Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


SALOMÉ AMERIS

MODERADORA

ENVIAR MP
RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP

CLIMA ÚLTIMO ACTO - PARTICIPAN CIRO, FAUSTO Y ÉLINE RIMBAUD. EL CONEJO DE LOS SEIS - PARTICIPAN HANIA DOE Y HÉCTOR LEBEAU-FORTIER. EL RASTRILLO Y LA PALA - PARTICIPAN DAMON LANDVIK Y BRIANNA DE MONTREIL ENCHAINED SOULS - PARTICIPAN ELORA PAINE, LEIF PAINE, KETHYR PAINE, REYDEK PAINE, XARYNE AKERMAN, STEIN AKERMAN, AVELINE BLACKMORE, AXEL BLACKMORE Y ALETHEIA BRUTUS.



Espacios libres: 08/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 17/01/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




My Back Pages → Privado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

My Back Pages → Privado

Mensaje por Roland F. Zarkozi el Mar Jun 06, 2017 9:20 pm

“Todo placer tiene un componente ilusorio.
Lo que deseamos se mezcla con lo que obtenemos”.
- Juan Villoro



Roland se encontraba desnudo en su patio trasero. Se encontraba agitado, su cuerpo empapado de sudor. Aquella noche de luna llena no había sido normal. Por vez primera desde su cambio de naturaleza, no se encerró. Cada periodo de transformación se encerraba en una cueva llena de plata, se impedía el tener que escapar de casa y tener que hacerle daño a gente inocente. Sin embargo algo en él estaba cambiando, y sus ganas infinitas de rebelarse a sus propios principios, iba acrecentando.

Y ahí se quedó, desnudo, pensativo y cansado. Su cuerpo llevaba rasguños y rastros de sangre, probablemente habría tenido una pelea con alguno de su misma condición, no lo sabría nunca ya que no recordaba, y no tenía las ganas para hacerlo. Sonrió, pocas veces se daba el privilegio de poder dejarse llevar por sus impulsos y emociones; sinceramente no lo desagradó, incluso llegó a pensar que podría repetirlo no sólo cada luna llena, sino su día a día.

El inquisidor caía en su abismo personal. Él creía que en su interior existía un hoyo negro, mismo que se expandía y no se podía controlar. Probablemente Gregory tuvo razón, a final de cuentas su vida era una total desgracia y no le interesaba remediarla, por más acciones positivas, ninguna le salía bien, para él era preferible simplemente ya dejarse llevar. Su maldición no era ser un hombre lobo, su maldición era ser él, simplemente él.

Los rayos del sol comenzaron a dejar ver su cuerpo moribundo. Hizo una gran mueca, a Roland no le gustaba mucho el sol, quizá porque ya se había vuelto un hijo de la luna. Se levantó y al ponerse de pie, estiró su cuerpo; su espalda tronó. Avanzó con cautela por la parte de su casa, miró a ambos lados y se concentró para poder agudizar la percepción de su oído. Todos los inquisidores humanos seguían durmiendo, por lo que no tuvo problema alguno al ingresar a casa sin ser visto. Hizo aquello que comúnmente hacía. Comía carne cruda, bebía un poco de zumo de naranja, se daba una ducha fría y terminaba por adentrarse en la cama, así hasta que su cuerpo le indicara que debía despertar, levantarse, e intentar hacer ver que no había pasado nada, aunque toda la inquisición ya supiera su secreto. Bueno, no toda, pero si los que vivían en sus terrenos.

Aquella tarde Roland despertó inmerso en una gran tristeza. Observó su gran y fría habitación, se encontraba vacía. Los años se le estaban pasando, y nunca pensó que en realidad quería compartir su vida con alguien más. En ciertas ocasiones escuchó a un par de colegas dudar de sus gustos, en ocasiones de raro no lo bajaban, y una vez intentaron golpearlo a muerte para poder corregirlo. Una acción que costó muy cara para los posibles atacantes.

Roland no sabía que estaba esperando de su vida, lo que si sabía era que necesitaba satisfacer esa necesidad que murió el día en que Gianna dejó esa vida. Debía buscarse una nueva amiga, o alguien que simplemente le bajara las ganas. No era bueno socializando, mucho menos tenía maestría en seducción, pero por su propio bien debía hacer algo o moriría de impotencia. Algo más vergonzoso que llegar a buscar a una mujer en un burdel.

¡Ahí se encontraba la respuesta! ¿Pagar por la compañía de una mujer? Eso sí daba vergüenza, de sólo pensarlo llegó a creer que sí, podía existir algo de rareza en su interior. Aquella noche Roland no se vistió con pulcritud, se puso prendas ligeras pero no reveladoras, su estilo era casual, pero no dejaba de lado lo que era. Su alma solitaria lo invadía, pero esa noche su necesidad le era más grande.

Caminó por el bosque sin mirar atrás, no hubo criatura que interrumpiera su paso, parecía que todo estaba perfectamente planeado para que él cumpliera con aquella secreta misión. ¿Qué ocurría por la mente de El Silencioso? Nada, la puso en blanco, si llegaba a pensar más de la cuenta, las consecuencias serían graves, porque mientras más pensaba, más meditaba sus acciones, eso impediría que concluyera la noche de forma satisfactoria.

Roland escuchó gritos a lo lejos y a mitad de camino, en un principio se rehusó a hacer caso alguno, si interrumpía sus pasos, nunca más volvería a retomar ese camino. El detalle fue el grito de ayuda, un grito femenino mezclado con angustia y reto. Su sentido de la protección y el deber apareció. Todo aquello que creyó iba a ocurrir, se desvaneció. En un abrir y cerrar de ojos el ataque llegó. Fueron varios frentes, no lo vio venir. Se trataba de tres vampiros sedientos, mismos que pudo hacer que se fueran sin culminar su acto de horror. Antes de caer al suelo presa del dolor ocasionado por el veneno que en su cuerpo se alojó, pudo entrever una melena negra azabache, contraste perfecto a la blancura de una hermosa piel.

¿Acaso lo ayudaría?


"Si le prestas atención a su mirada en vez de su sonrisa.
verás la tristeza en sus ojos."
Abigail&Roland:
Zarkozi:
Roland F. Zarkozi:
avatar
Roland F. Zarkozi
Condenado/Licántropo/Clase Alta
Condenado/Licántropo/Clase Alta

Mensajes : 71
Puntos : 113
Reputación : 51
Fecha de inscripción : 07/11/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: My Back Pages → Privado

Mensaje por Alchemilla Gillespie el Jue Jun 08, 2017 2:07 pm

¿Todos los burdeles funcionarían igual que aquel en el que me encontraba yo? Tal vez unos meses atrás habría podido responder a esa pregunta, pero una de las desventajas de no recordar nada era que no tenía ni idea de cómo funcionaban ciertas cosas, mientras que otras las empezaba a conocer por vivir en ellas, nada más. Suponía que no, porque la intuición así me lo decía; esa misma intuición me había dicho que yo era prostituta, y a los hechos me remitía para saber que lo era, aunque sólo fuera por la cantidad creciente de clientes que acudían a mí, satisfechos y deseosos de más.

¿Egocentrismos, Alchemilla, cuando todo lo que haces es abrirte de piernas y dejar que te monten estúpidos que no valen nuestro tiempo? Vaya contigo...

¿Y por qué no? Si los hechos decían una cosa, sería estúpido por mi parte no hacerles caso; podía estar desmemoriada, pero si había sido capaz de sobrevivir incluso a casi morir (ojalá pudiera olvidar cómo me había despertado de dolorida, en aquella cabaña, y plenamente consciente de por qué había terminado así...), tan mal no me iría, ¿no? ¡Ja! Si no te va mal es gracias a mí, no te olvides nunca de eso, ¡fulana desagradecida! Sacudí la cabeza casi imperceptiblemente, y la madame se lo tomó como que aceptaba; por supuesto, esa era mi suerte, ¿acaso me sorprendía...?

¡Debería! Merecemos algo mucho mejor que mancillarnos a domicilio, ¡ni que fuéramos esclavas! ¡Ni que fuéramos objetos que pueden utilizar...!

Pero lo somos, así que cállate. Y con la mirada clavada en la madame, que me daba las últimas instrucciones para llegar a la mansión del hombre que había requerido una prostituta, fingí que la escuchaba, sin interés. Estaba más ocupada intentando recordar si se suponía que los inquisidores, como aquel, tenían permitido solicitar los servicios que las fulanas ofrecíamos o si la Iglesia se lo prohibía... Tan distraída estaba que no me di cuenta de que me había llamado a mí misma fulana hasta que la voz, ella, me lo recordó despectivamente; me tuve que morder la lengua para no responder, pero por suerte la madame terminó y pude ir a prepararme.

Sí, Alchemilla, ve a arreglarte para el matadero; ponte tus mejores galas para el Sacrificio ritual... ¡Ay, si al menos ese sacrificio fuera a parar a Robbie el Conejo...!

A menos que el conejo planee pagar, lo dudo. Y con esa firmeza de mis pensamientos se calló, ¡por fin! Con el silencio me concentraba mejor en lo que hacía y en recordar las órdenes de la madame, ya que si no las cumplía podía significar la diferencia entre un día sin comer y un día con alimentos deliciosos que poder llevarme a la boca. Así pues, me embellecí como me habían solicitado, con transparencias negras que destacaban sobre mi piel demasiado pálida para lo que creía que podía llegar a ser (se sentía correcto pensar que el sol me doraba la tez, así que lo asumía como cierto), el pelo suelto y los labios carmín. Una vez lista, me marché sin mirar atrás.

¡Ojalá fuera eso cierto, hipócrita, pero mirarás atrás porque volverás a que sigan humillándonos! Podrías matarlos a todos... Podrías deshacerte de ellos y controlar el burdel; conozco las palabras perfectas...

¡No me interesan! A punto estuve de taparme los oídos, pero no lo hice porque estaba en público; no necesitaba recordar mi pasado para saber que comportarme como una demente en público me traería problemas, más aún que ser una mujer que iba por la calle sin acompañante masculino. Así quedaba particularmente claro a qué me dedicaba, pero las miradas de rechazo que recibí de otras mujeres con las que me cruzaba me resbalaron, como si ni siquiera las estuviera recibiendo. Hacía tal esfuerzo por concentrarme en no escuchar la voz que lo demás tampoco me importaba. Probablemente así fue como me perdí.

Oh, no... ¡Vampiros! ¿Los hueles? ¿Los notas? ¡Qué excitante! Pero te persiguen, te quieren devorar, ¡corre!

En vez de correr me detuve, y no por desobedecer (a veces, debía reconocerlo, ella tenía razón), sino porque fue mi reacción natural, presa del miedo. Los había oído, claro; estaba desmemoriada, no sorda, pero ¿qué podía hacer contra ellos? No tenía nada de plata salvo un brazalete en la muñeca, que no serviría mucho; aun así, cuando llegaron a atacarme, me defendí de uno de ellos clavándole la plata en la mejilla, y sirvió para alejarlo y enfadarlo, de modo que me atacó. No pude evitarlo: chillé.

¡Cobarde, eres una cobarde, estúpida, podemos defendernos..!

¡Pero ya lo intentaba! Me valía del brazalete de plata aunque el vampiro me estuviera golpeando, más interesado en eso que en morderme porque lo había enfadado; me llevé buenos golpes, que me empezaban a doler cada vez más, pero seguía viva. ¿Seguía viva! Abrí los ojos, que no sabía que había cerrado, y los vi atacar a un hombre con saña, mucha más que la que habían demostrado conmigo. ¿Por qué? Porque es un lobo, ¡fíjate bien! Y lo vi, claro, vi al lobo en él, pero me dio igual, ya que en cuanto se fueron corrí hacia él y me agaché para examinar sus heridas.

– Oh, no, no... – murmuré, y comencé a arrancarme trozos de la tela del vestido (¡otro castigo de la madame, estaba segura!) para anudarlos encima de sus heridas, haciendo un... Torniquete. ¡Eso! Torniquetes que apreté con fuerza para que el veneno no se extendiera; no sabía cómo lo sabía, pero lo hacía. A continuación, apreté las marcas de mordiscos para que expulsaran la mayor parte del veneno, y una vez creí que lo habían hecho, solté los torniquetes y le acaricié el rostro, pálido. – ¿Está bien? ¿Tiene algún sitio a donde pueda llevarlo? Debe descansar. – pregunté



Get a little bit higher so we can fall till we bleed:

Push a little bit harder, pull me in to the spear:

So tell me can you feel this?:

Come into my dream, are you ready to awaken?:

Are you ready to feel?:

avatar
Alchemilla Gillespie
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 156
Puntos : 256
Reputación : 126
Fecha de inscripción : 25/06/2012

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.