Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA THE BOND OF THE BLOOD - PARTICIPAN DRAKE ENDE Y JOSSETTE LOUVRE. LA LLAVE - PARTICIPAN POSEIDÓN Y CRYSANTHE KASTAROS. EL CAOS VISTE DE GUERRA - PARTICIPAN ORN, DRITTSEKK, BRÖKK TOLLAK, SOLEIL, KATTRINA. NOCHE DE HALLOWEEN - PARTICIPAN VLADIMIR ROMANOVS y MAGGIE CRAIG.




Espacios libres: 15/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 30/07/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas
» Inverse Midas Touch → Privado
Hoy a las 1:00 am por Benedict Fripp

» night walk /Libre/
Hoy a las 12:49 am por Lyriett Moon

» ¿QUIÉN ROLEA?
Hoy a las 12:04 am por Faith Blackthorn

» Sonata en la noche //priv. Baran//
Ayer a las 11:50 pm por Arikel Voerman

» Dark Road to Arizona. [Ruta 66~2017]. (priv)
Ayer a las 11:42 pm por Elora Paine

» Drowning (Ephaste)
Ayer a las 11:29 pm por Ephaste Arkwright

» Orchid. {priv.Corbin}
Ayer a las 11:15 pm por Corbin Lockwood

» En viento en calma (privado)
Ayer a las 11:12 pm por Danielle Morgan

» Time out. {priv. Aletheia}
Ayer a las 10:55 pm por Anaé Boissieu



We're willing to take the risk | Flashback | Privado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

We're willing to take the risk | Flashback | Privado

Mensaje por Dagna Holbein el Jue Jun 08, 2017 6:27 am

Pero esto no era una pesadilla,
yo estaba a su lado y las pesadillas no se sueñan de a dos.

Julio Cortázar.



Tenía frío. Miedo, hambre y frío. Dagna se mantenía inmóvil, casi sin respirar, en esa cama que le habían asignado. Era la segunda noche que pasaba en aquel orfanato y ya extrañaba la libertad de las calles donde no tenía que hacerle caso a nadie, solo a Priska.

El lugar le había parecido limpio, los niños eran muy disciplinados y los celadores estrictos –al menos eso comentaban los demás por lo bajo, hablaban de severos castigos-, pero Dagna tenía miedo. Todavía no comprendía bien lo que estaba sucediendo en su corta vida, se refugiaba en su hermana pues era quien marcaba el ritmo que ella seguía ciegamente. Si Priska se asustaba ante algo, Dagna se perdía por completo. Si Priska se sentía confiada, ella se relajaba y hallaba paz. Si su hermana estaba serena, ella intentaba ser lo que era: una pequeña con ganas de olvidar el dolor y jugar como lo haría cualquier niña de su edad. Así vivía Dagna Holbein: unida irreversiblemente a Priska.

Las habían separado. Si bien Priska solo era un año mayor que ella, le había correspondido dormir con las niñas más grandes mientras que Dagna debía permanecer en el dormitorio de las menores.
No podía soportar no estar con su hermana. La noche anterior había sido tortuosa, había soñado que se la llevaban, que por error la enviaban a otro sitio lejos de Priska.
Ahora sentía que esa segunda noche era aún peor que la primera; había despertado de pronto con la sensación de que alguien se hallaba sentado a sus pies, en la penumbra ella no podía ver nada, pero lo sentía. Quiso gritar, pero el miedo no la dejó. Intentó moverse, pero tampoco tuvo el coraje. ¿Quien era? ¿Alguno de los otros niños? ¿Una de las celadoras? ¿Un espíritu? ¿La muerte que venía por ella? ¡Oh, quería volver a las calles! Allí podía dormir abrazada a su hermana. En el suelo sucio y helado, sí, pero abrazada a Priska.

Cuando ya no lo pudo soportar más, pues la sensación de que alguien se movía junto a ella era demasiado real, Dagna reunió valor. Contó hasta siete –porque siempre había sido su número favorito- y salió de la cama con un solo movimiento. Caminó veloz –chocando con todo a su paso- hasta la puerta y la traspasó, hallándose en el pasillo que sí estaba iluminado. No tardó en ingresar, con los pies helados, en la habitación de las niñas grandes, sabía cual era la cama de su hermana pues la había ayudado a armarla la noche anterior. Confiada se metió bajo la raída frazada y se abrazó al cuerpo caliente de Priska. Era ella, era su perfume el que le llegaba, era su cabello suave el que la acariciaba. Su corazón latía desbocado a causa del miedo, pero Dagna Holbein se sabía ya a salvo.


-Priska, Priska, tengo miedo –le dijo en susurros, sacudiéndola para que despertase-, alguien quiso romper mis pies… Priska, Priska.

Para comprobar la veracidad de su horrible pesadilla, ruidos provenientes del pasillo la obligaron a dejar de respirar. Una puerta se abría y pasos resonantes –de botas pesadas-, se acercaban sin preocuparse por el ruido que hacían.


avatar
Dagna Holbein
Prostituta Clase Media
Prostituta Clase Media

Mensajes : 11
Puntos : 8
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 09/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: We're willing to take the risk | Flashback | Privado

Mensaje por Priska Holbein el Lun Oct 23, 2017 4:36 am

Dagna era su fortaleza. Quizá no lo notaba, pues era más pequeña e inmadura, pero Priska encontraba el valor en su mirada. Si la menor tenía miedo, ella reunía coraje; si estaba alegre, ella brotaba felicidad; si estaba intranquila, ella le transmitía paz. Estaban irreversiblemente aunadas por un amor infinito y puro, que las volvía hermanas y compañeras, que las fortalecía y las llenaba de luz. No importaba si el mundo se venía abajo, se tenían la una a la otra, y era lo único que en verdad contaba. Porque las habían rechazado y abandonado, mas ellas se mantuvieron juntas en la adversidad. Sostener la mano de Dagna era suficiente para calmar la angustia, la tristeza y hasta el hambre.

Eran unas niñas, aún demasiado chiquitas para tomar dimensión de lo que les pasaba, pero Priska tenía una intuición privilegiada. Al instante mismo que cruzaron el umbral de aquel orfanato, supo que algo no iba a estar bien, pero se esmeró en ocultar sus emociones para que su hermana pudiera adaptarse y, tal vez, tener esperanza de algo mejor. Contempló con recelo a la celadora que les dijo que no compartirían habitación, y recibió una reprimenda por sostenerle, desafiante, la mirada. Le pidió a la menor que la ayudase a acomodar sus aposentos, así la nena tenía idea de cómo llegar hacia ellos y, de esa forma, buscarla en caso de que algo estuviese mal.

No esperó que todo se desencadenase tan rápido. Escuchó las pisadas de Dagna –pues las reconocía entre miles- y se hizo a un lado para darle lugar. No se había podido dormir, a pesar de que el reloj del hall había marcado la medianoche. Volteó para observar a su hermanita, tan rubia como ella, y le apoyó el dedo índice en la boca para que dejase de hablar. Con lentitud, pasó un brazo bajo la nuca de Dagna y la apretó contra su pecho. Con el otro, la abrazó. La firmeza de los pasos que se acercaban, le provocó un escalofrío, y a pesar de que le hubiera gustado cerrar los ojos, los mantuvo abiertos de par en par. La figura masculina se plantó junto a la cama, estiró la mano en dirección a la más chiquita, pero Priska la detuvo clavándole las uñas. El hombre lanzó una exclamación.

¡Mocosa endemoniada! —la maldijo, mientras se hacía hacia atrás. Encendió la vela que había en una precaria mesa de luz. La mayor ya se había removido y colocado delante de Dagna. — ¡Mira cómo me dejaste la mano! —y le mostró las pequeñas marcas con sangre en el dorso de la extremidad. — ¿Qué hace tu hermana aquí? Es contra las reglas.

Es mi culpa. Yo la obligué a que viniera —respondió rápidamente, con firmeza. Apretó suavemente la muñeca de Dagna, para que ni se le ocurriese intervenir. —Por la tarde le dije que viniera a la medianoche, que iba a darle comida —para esa parte del relato, las demás niñas ya se había despertado y, aterrorizadas, contemplaban al trío. —Merezco cualquier castigo —concluyó, sosteniéndole la mirada.


avatar
Priska Holbein
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 8
Puntos : 8
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 09/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.