Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA THE BOND OF THE BLOOD - PARTICIPAN DRAKE ENDE Y JOSSETTE LOUVRE. LA LLAVE - PARTICIPAN POSEIDÓN Y CRYSANTHE KASTAROS. EL CAOS VISTE DE GUERRA - PARTICIPAN ORN, DRITTSEKK, BRÖKK TOLLAK, SOLEIL, KATTRINA. NOCHE DE HALLOWEEN - PARTICIPAN VLADIMIR ROMANOVS y MAGGIE CRAIG.




Espacios libres: 17/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 30/07/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




The Black Curse ~ Privado

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

The Black Curse ~ Privado

Mensaje por Sunshine Denveraux el Vie Jun 09, 2017 9:32 am

Recuerdo del primer mensaje :

Habían pasado unos días desde que había encontrado a Assur en aquella cueva en el bosque tras la visita a Joe y a su prometida, en la que la noche no había acabado precisamente como yo esperaba. Tras pasar unos días en la cabaña hasta que el vampiro pudo recuperarse por fin pudimos volver a la mansión, donde allí con más sangre que la de la vampira y la mía se recuperaba poco a poco, había sido mucho, y el vampiro venía de una noche anterior donde aquella loba lo había infectado con su sangre… era todo un milagro que siguiera con vida. Se recuperaba favorablemente aunque despacio, sus heridas infligidas y todo ese veneno retrasaban por mucho la curación que debería de tener un vampiro como él, ahora descansaba tras haber de nuevo darle sangre, y yo salí en busca de más sangre que pudiera ayudarnos, tanto a él como a mí.

Necesitaba nueva sangre y además poner en orden mis pensamientos tras todo lo que había pasado, sabía que nos debíamos una conversación que haríamos cuando él estuviera recuperado por completo, y ni siquiera quería pensar en ella. No porque quizás se acabara todo y no estaba preparada para asumirlo, ahora estaba débil y no me había dicho nada al respecto, habíamos mantenido las formas cada uno y ninguna palabra sobre ello había salido de nuestros labios, como si ambos supiéramos que lo haríamos cuando fuera el momento adecuado, y ese momento no era precisamente estos días… sino más bien cuando todo hubiera pasado y la calma volviera de nuevo tras la tempestad.

Sabía que Erlend estaría vigilándome, ese vampiro era implacable en su cometido y aunque no lo notara porque muchas veces siempre mantenía esa distancia conmigo, sabía que me estaba siguiendo. Le debía bastante, en verdad. Si no hubiera sido por él no habría podido encontrar a Assur, si no me hubiera seguido a la mansión esa noche no hubiera dado con él, ni encontrado a Assur, ni mucho menos con el tiempo que teníamos llevarlo a la cabaña que él solía utilizar. También agradecí que volviera la noche siguiente para contarme lo que sabía que había pasado, no tendría por qué haberlo hecho pero lo hizo, quizás sus formas y sus modales no fueran las que Assur más le gustara, pero había que reconocer que el vampiro tener honor en sus palabras… y lo había demostrado también cuando tuvo que intervenir la noche antes.

Debería de agradecerle en verdad lo que había hecho por mí, sabía que Assur le estaría pagando sumamente bien y que yo nada tendría que poder ofrecerle salvo que me quedara encerrada para no tener que vigilarme, que le relegara de sus obligaciones para poder pasar más tiempo con su mujer… sin duda alguna eso sería mucho mejor que lo que pudiera estar pagándole por su servicio como guardaespaldas. Miré hacia atrás de forma inconsciente como si pudiera verlo pero sabiendo que no lo iba a hacer, porque no se acercaba demasiado como para que notara su presencia. Me interné por uno de los callejones de la ciudad para evitar ir por las calles más concurridas de la ciudad, cuando noté una… vibración en el aire, algo diferente cuando de uno de los tejados que había, a unos pocos metros, alguien cayó quedando a unos pasos de donde estaba.

Por el aura podía ver que era un humano, pero ese brillo con ese matiz era uno que reconocía propio de los hechiceros. El humano frente a mi llevaba una capa de color gris que no dejaba ver su rostro del todo, y me pregunté si serían los mismos que me habían cogido para sacar mi sangre, pero las vibraciones que sentía eran diferentes a esas… no tenían nada que ver con ellos. El humano se lanzó contra mí creando una pequeña bola de fuego que esquivé con mis reflejos, haciendo una mueca por tener que ponerme a luchar en esos momentos, estaba cansada, pero no por ello iba a rendirme tan fácilmente. Me puse a su espalda con rapidez y llevé mis manos a su cuello con la intención de partirlo, pero con sus brazos apartó mis manos, se giró con fuerza y sus manos impactaron en mi pecho con fuerza, como si fuera una onda que me empujó contra la pared.

Gruñí por aquel truco que había hecho y lo miré con los ojos rojos, iba a matarlo y a descuartizarlo por entero, hasta reducirlo a trocitos pequeños que quedarían esparcidos por el suelo. Cuatro más bajaron de los tejados, con la misma capa, había visto un símbolo en rojo cuando había pillado al primero por la espalda, un símbolo que no me sonó de nada en aquel momento. Si creían que iba a estar sola, estaban muy equivocados, porque bien sabía que Erlend no tardaría en aparecer, mientras tanto iba a cargarme alguno de ellos. El olor a sangre llenó el callejón cuando el que me había atacado primero se hizo un corte en la palma de la mano, la sangre goteó hasta el suelo del callejón y pronto comenzó a pronunciar unos cánticos mientras yo me acercaba hacia donde estaba.

De pronto me vi privada de todo movimiento posible, me vi anclada en el suelo como si me hubiera quedado paralizada, forcejeé por moverme pero nada pude hacer. Mis brazos se estiraron como si sendas cadenas apresaran mis muñecas en cada pared del callejón, tiré pero no pude mover ningún músculo mientras los otros cuatro protegían al que se había hecho el corte, haciendo un dibujo en el suelo mientras yo solo podía ver lo que hacían, incapaz de moverme, incapaz de hacer nada bajo aquel hechizo.




Mi querido demonio:

Gracias Niro:

Nothing Can Happen, If We're Together:

Look At Me:







avatar
Sunshine Denveraux
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 263
Puntos : 247
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 18/10/2015
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: The Black Curse ~ Privado

Mensaje por Assur Black el Mar Jun 20, 2017 2:16 pm

Mis dedos se enredaron en su nuca atreyendola con cierta hambruna Aquel día estaba devastado y por mas que trataba de contener mis instintos primarios me costaba no dejarlos aflorar contra su boca.
-Me pides demasiado -aseguré con la voz ronca.
Protegía aquello que me importaba, haría lo que hiciera falta por mantenerla con vida. Ahora, era todo cuanto me quedaba, aunque algo me decía que era cuestión de tiempo que me abandonara, también ella lo haría, era una bestia infame incapaz de no romper todo aquello que tocaba.
Durante siglos Sun había vivido ajena a todo este infierno y desde que su vida se había unido a la mía no había hecho mas que destrozarla por dentro. Hania había sido lista, había huido a tiempo.

La bruja nos hablo de un libro antiguo escrito en una lengua muerta, según ella quizás en el pudiéramos encontrar información sobre una cura para esa maldición que ahora atenazaba a mi hermano y a Sun.
Joe se puso en pie, tan enigmático como de costumbre y con ese peculiar tono mordaz suyo, dijo que si pensaba que ahí terminaban todos nuestros problemas estaba muy equivocado.

Se sirvió una copa antes de proseguir con las buenas nuevas, una carta envuelta en seda negra una invitación a una fiesta y según él, los rumores apuntaban a que nuestro padre había regresado del infierno para caminar entre los vivos y algo me decía que no era casualidad que hubiera elegido París para empezar.
-Yo iré -atajé al escuchar toda la información que Joe me tenia que dar.

Mis ojos se centraron en la preocupada mirada de Sun, deslicé mis dedos por su rostro.
-Deberías alimentarte, ahora cuando mi hermano y su futura mujer se vayan a jugar a sus perversiones personales... -dejé la frase en el aire mientras le dedicaba una ladeada sonrisa.
Se que estaba preocupada, no solo por el sobre que habia dejado si no por los nuevos acontecimientos que Joe había dejado claros.

Tenia ganas de quedarme a solas con ella, de fundirme en su piel, hacia demasiado que no teníamos intimidad, que no había nada entre los dos y en parte sentía como si las cosas se hubieran quebrado entre tantas noches complicadas.
Cerré los ojos hundiéndome en su cuello un instante, sus dedos acariciaron lentamente mi pelo.

Dan sin embargo no mostró muestra ninguna de afecto por mi hermano, sin embargo este parecía la mas de tranquilo ante la reacción de su futura esposa un “sin sentimientos” que sin duda facilitaba mucho las cosas.
En lo único que pesaba esa mujer era en el infierno en el que se estaba metiendo en este momento.



Assur:

Mi pequeña debilidad:

El infierno arde:

Blood Black:
Assur y Hania:
avatar
Assur Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 226
Puntos : 228
Reputación : 16
Fecha de inscripción : 01/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Black Curse ~ Privado

Mensaje por Sunshine Denveraux el Lun Jun 26, 2017 5:48 am

Seguía sin gustarme la idea que había tenido Assur de vincular nuestra vidas, de compartir la maldición que si no encontrábamos una solución y la parábamos acabaría por matarme, y ya no solo a mí, sino que acabaría matando también a Joe. Este me explicó, con pocas palabras y en tono frío, que no lo había hecho por mí y era algo que sabía sin necesidad de que me lo dijera, era consciente de que al vampiro no le caía del todo bien, sobre todo cuando la vida o la existencia de su hermano estaba metida de por medio, que lo había hecho solamente porque Assur tenía una larga lista de enemigos a su espalda y porque todavía se estaba recuperando de aquella batalla contra el consejo, que yo viviera o muriera era algo que a él no le importaba en absoluto, pero la sangre llamaba y estaba claro que lo había hecho para salvar a su hermano, más que a algo relacionado conmigo.

Sus dedos recorrieron la piel de mi cuello y me acercaron hacia él para acortar la distancia, una necesitada por parte de los por motivos diferentes, notaba como estaba y no era solamente por lo que a mí me acontecía, había algo más en todo aquello del cual no iba a presionarle si no quería decírmelo, no mientras notaba cómo estaba, no cuando veía con facilidad que se sentía devastado en esos momentos… dejaría que él me lo contara cuando estuviera preparado, aunque algo me hacía pensar sobre qué era. Lo miré de forma fija ante sus palabras, ¿qué le pedía demasiado? No podía decirme aquello, ¿era demasiado pedirle que no arriesgara su vida de esa forma por mí, que no quería que le pasara nada? Antes prefería la muerte que permitir que algo le pudiera pasar por mí, si hubiera enlazado su vida con la mía jamás me habría perdonado el hecho de no encontrar una solución… y lo peor es que podría haber acabado de ser así yo misma con mi existencia, pero ahora tenía la vida de Joe ligada a la mía y eso era algo impensable.

No hice comentario alguno por aquello, no iba a entrar en una guerra en esos momentos y solo me mordí el labio ante sus palabras, aunque pese a todo seguía prefiriendo llevar yo sola aquella maldición y no tener que compartirla con Joe, pero eso nos ayudaría a ganar un tiempo que al parecer de la otra forma no íbamos a tener, y ahora nos debíamos de centrar en buscar aquel libro que la anciana nos había comentado, mis ojos miraron los de Assur y supe que no tenía que preguntarle sobre si lo intentábamos o no, mucho menos después de haber pensado en aquello. Apreté mi mano enlazada en la suya, de encontrar aquel libro dependía salvarnos y encontrar una cura, y si algo sabía, es que ninguno de los dos cejaríamos en aquel empeño.

Pero por si fuera poco Joe tenía más noticias para nosotros, más bien para el vampiro, que no tardó en dar a conocer mientras se servía una copa y nos miraba a todos ahora habiendo captado nuestra atención. Empezó con los rumores sobre su padre y aguardé escuchando sus palabras, Assur ya me había contado algo sobre su padre y sabía que aquello no podía ser nada bueno, no después de lo que me había contado. Pero esa vez Joe parecía que sí que podría haber vuelto, y como aportación, le lanzó a Assur una invitación que este comenzó a leer y que yo estando a su lado también leí, aquel pasaje que estaba escrito junto a la invitación que venía al final de la cita. Corroboró que era él y los dos pensaron en asistir pero dado como estaba Joe quizás lo más lógico es que fuera solamente uno, y ya sabía lo que quería decir: que tendría que ser el vampiro quien fuera.

Se ofreció voluntario para corroborar que de verdad era su padre quien había vuelto y no me gustó lo que dijo Joe, sobre todo, que nombrara a aquel inmortal que había sido la causa por la que tuve la pelea con su hermano, el que era parte del consejo y me había engañado en aquella fiesta… y el hecho de que su padre lo hubiera invitado no era algo que me gustara tampoco. Conocía a Assur lo suficiente como para saber que no iba a quedarse de brazos cruzados, algo que no me gustaba en absoluto. Mi mano aferró la manga de su camisa y luego sus dedos entre los míos con fuerza, sus ojos subieron para mirarme pudiendo notar que no quería que fuera, la preocupación que había en ellos por la situación de aquel momento… no quería que fuera él, menos si sabía que Hector iba a estar presente. Me sorprendió oír hablar sobre su hermana, no tenía noción de que tuvieran alguna y era algo que él no me había dicho.

Sus dedos se deslizaron por mí rostro sin apartar mi mirada de la suya, dijo que debía de alimentarme como si me recordara que lo necesitaba y yo lo hubiera olvidado, entre tantas cosas así había sido. Mi lengua se deslizó por uno de mis colmillos como si eso corroborara sus palabras y sentí su rostro esconderse en mi cuello, cerré los ojos y mis dedos acariciaron su rostro, enredándose en su pelo, ladeé mi rostro para dejar mis labios rozando su nariz y luego sus labios, esperando a que Joe y Dan se fueran para seguir su noche, mis ojos se centraron en ambos notando el aura de la cazadora, rojo como el mismo fuego, pero que sin embargo había mantenido el tipo durante todo el rato. Solo cuando se fueron dejándonos a solas fue que el vampiro levantó su rostro y lo miré, acerqué mis labios para dejar un beso para luego ver que se levantaba seguramente a buscar a alguna de sus esclavas, pero mi mano aferrando la suya con fuerza cortó su avance, haciendo que se girara para mirarme.


-No quiero que vayas –dije mientras lo miraba de forma fija, sabía que nada haría cambiar de opinión al vampiro, él ya había tomado su decisión y yo nada podría hacer para que cambiara de idea- dime, ¿por qué te has ofrecido a ir tú? –Pregunté acariciando con mi pulgar su mano sin soltarle, no quería entrar en una discusión, mi voz tampoco era elevada simplemente era una pregunta, quería saber el porqué de sus labios- no quiero que te pase nada, prométeme que no harás nada… -y ambos sabíamos a lo que me estaba refiriendo, saber que cierto vampiro iba a estar presente no me aliviaba en absoluto. Lancé un suspiro y solté su mano para que pudiera llamar a una de sus esclavas mientras yo me levantaba de la cama y me acercaba a ese espejo de cuerpo entero que había en la habitación, levanté el camisón que llevaba observando en el espejo las marcas negras, las runas que la rodeaban pasando la yema de mis dedos por el lugar, siguiendo estando caliente todavía repasándolas cada una mientras pensaba que debíamos de encontrar ese libro, costara lo que costara. Bajé el camisón cuando noté dos auras que se acercaban a la habitación y me giré para encontrarme con la figura del vampiro seguido de una de sus esclavas, no era muy dada a beber y alimentarme de esclavos pero en ese momento lo necesitaba, me senté en la cama y ella hizo lo mismo a mi lado, apartó su pelo dejando su cuello al descubierto, notaba con claridad su sangre fluir por sus venas y eso hizo que mis colmillos crecieran con hambre.

Lamí mis labios y acerqué mis labios a su yugular, lamí la zona notando como su corazón bombeaba sangre con fuerza y pronto hundí mis colmillos en el lugar, ella emitió un jadeo de sus labios y mis ojos subieron a ver los del vampiro mientras succionaba, mientras su sangre bajaba por mi garganta y daba aquellos sorbos alimentándome, saciando el hambre que había sentido. Mi mano subió a su cuello para sujetarlo con fuerza sin apartar mis ojos de Assur, tomando la sangre hasta que noté que era suficiente y que de seguir acabaría con la vida de la joven al ritmo al que iba. Me separé y lamí el lugar para luego lamer mis labios limpiando todo rastro de sangre, en lo que ella se levantaba y se iba tras haber cumplido su cometido. Mi cuerpo ardía por la sangre de la joven, ahora ya saciada, y me levanté acortando la distancia que había entre los dos para rodear su cuello con mi mano, dejando allí mis dedos, y elevar mi rostro para besar sus labios recorriendo su pecho con la mano libre.


-Assur… -su nombre salió en mitad de un jadeo necesitado tras separarme de aquel beso, no dije mucho más y simplemente me abracé al vampiro pegando nuestros cuerpos, necesitándolo. Habían sido unas noches horribles en que la distancia entre ambos me había matado, habían sido noches duras y entre todo lo que teníamos nos faltaba la maldición que me había puesto esa hechicera… era como la gota que había colmado el vaso. Escondí mi rostro en su cuello dejándome envolver por su esencia, acaricié con mi nariz el lugar y dejé varios besos sin querer apartarme, como si aquel abrazo pudiera restar el tiempo que habíamos estado tan separados- te necesito –dije contra su cuello sin separarme para luego volver a buscar sus labios, incapaz de mantenerme separada de él tras todo lo que había pasado.




Mi querido demonio:

Gracias Niro:

Nothing Can Happen, If We're Together:

Look At Me:







avatar
Sunshine Denveraux
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 263
Puntos : 247
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 18/10/2015
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Black Curse ~ Privado

Mensaje por Assur Black el Lun Jun 26, 2017 8:19 am

Mi hermano y su extraña prometida salieron de aquel lugar dejándonos por fin en soledad.
No entendía bien la relación de esos dos, quizás porque era difícil de plasmar en un contrato, era como si estuvieran de un modo u otro ligados pero por otro lado les importara bien poco lo que la otro pudiera o no pasarle.
Al menos eso es lo que desde fuera yo percibía, claro que ya tenia bastante con los problemas propios como para solucionar controversias ajenas.

Me fui a levantar para traerle a una de mis esclavas cuando su mano aferró mi muñeca deteniendo así el avance.
Mis ojos la buscaron ,estaba preocupada y sabia exactamente el porque, nade tenia que ver con ese libro mitológico que si no encontrábamos le costaría la vida llevándose junto a la suya la de mi hermano, si no mas bien la reunión familiar a la que me presté voluntario para asistir.

Ladeé la sonrisa aflojando el gesto, fingir que estaba bien no se me daba nada mal y en este momento en el que todo se derrumbaba a mi alrededor como una baraja de naipes yo era el que tenia que permanecer en pie, cuidar de los míos.
-lo se -fue mi respuesta a su afirmación, sabia que no quera que fuera, pero la decisión estaba tomada y ella eso también lo sabia.
Acaricié su mejilla con lentitud escuchando la siguiente pregunta ¿por que yo? ¿y por que no?
-Joe esta maldito, padre no tardaría en aprovechar esa debilidad a su favor, ademas, conmigo siempre ha sido especialmente duro, nada cambiará porque asista a una reunión familiar, al menos nada que no haya vivido milenios atrás.

Sus dedos se deslizaban por mi gélida piel, por una vez eran sus yemas las que ardían contra mi contacto.
-No puedo prometer algo que no se si podre cumplir.
Era cierto y sabia por lo que lo decía, Hector acudiría a esa fiesta y ambos teníamos viejas redecillas, ahora mas avivadas pues Hania me había abandonado para ir a buscarlo.
-La sangre pesa mas que el agua -mascullé para mi mismo.
Que estaba jodido era una evidencia, puede que lo disimulara bajo mil escudos pero esa carta en el escritorio quemaba y lo peor es que ni siquiera había leído una sola linea ¿para que?

Abandoné la estancia rumbo a las habitaciones secundarias, allí mi particular harén, de bellas damas engalanadas para mi visita, una que ya no se producía.
Hice llamar a una, últimamente eran utilizadas unicamente como ganado, el sexo ya no entraba en sus quehaceres diarios, había cumplido mi palabra ¿que era un hombre sin ella?
La lleve de nuevo a la cámara principal, allí encontré una angustiada Sun haciéndose cargo de la cruenta realidad, la mancha de su vientre era algo con lo que tendría que convivir hasta que encontráramos la solución a esa maldición.

La esclava tomó asiento en el lecho, Sun a su lado, mis ojos enrojecieron al ver como se alimentaba de ella, no me había dado cuenta pero también yo estaba francamente hambriento y sin embargo, un nudo en mi estomago no me permitía probar bocado.
Cuando el servicio finalizó la esclava salio de la habitación dejándonos de nuevo solos a los dos.
Sun corrió a mis brazos, la acogí con delicadeza, entendía sus miedos, pero estaba allí para ella, saldríamos de esta.

Nuestros labios se encontraron, cálidos, necesitados y sus palabras solo fueron el inicio de una petición sincera.
La elevé de las nalgas, mi boca colisiono rabiosa en la ajena, jadeé de forma ronca necesitado de desfogarme, de agotar aquella sensación de desazón que me invadía.
Todo se derrumbaba pero yo estaba en pie, mi hombría era un arma afilada que pugnaba por adentrarse en su interior, colisionar con el rastrillo, derrumbar el portón.

Gruñí haciendo que sus nalgas golpearan contra la mesa, mis manos lanzaban al suelo precipitadamente todo lo que había sobre esta mientras la espalda de Sun quedaba allí recostada.
Me quité la camisa con rapidez, sus dedos desabrocharon mi pantalón liberándome del encierro.
Ambos jadeábamos bruscamente contra la boca ajena, como si de un modo u otro ese fuera el único modo de silenciar nuestros miedos, nuestra rabia, nuestra pena y porque no la sensación de quemazón que sentíamos los dos.



Assur:

Mi pequeña debilidad:

El infierno arde:

Blood Black:
Assur y Hania:
avatar
Assur Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 226
Puntos : 228
Reputación : 16
Fecha de inscripción : 01/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Black Curse ~ Privado

Mensaje por Sunshine Denveraux el Miér Jun 28, 2017 11:41 am

Mis ojos contemplaron los del vampiro mientras me explicaba la razón por la cual se había prestado voluntario a ir a aquella reunión, entendía sus palabras y lo que me decía, que de ir Joe podría ser incluso peor ahora que la maldición nos enlazaba a los dos de una manera que me seguía costando asimilar, pero que al fin y al cabo era algo que no solo nos hacía ganar tiempo, sino que también a la que tenía que acostumbrarme hasta que encontráramos la solución para ponerle fin. Me mordí el labio con fuerza cuando dijo que no pasaría nada que no hubiera vivido milenios anteriores, pero igualmente la sensación desesperante seguía en mí pecho, no quería que fuera pero de sobra sabía que la decisión la había tomado, y que nada podría hacer para cambiar la idea que se le había metido entre ceja y ceja. También entendía por qué no podía hacerme esa promesa, Assur era un hombre de palabra, fiel a ella casi como si fuera esclavo y presas de las mismas, de sobra sabía que hacer una promesa que ni él sabía si podría cumplir era impensable, pero igualmente… maldición, no quería que hiciera ninguna locura y como se cegara en algo…

Lancé un suspiro dejando que se fuera frustrada por mis propios pensamientos, que no me gustaba esa reunión era algo que no escondí en absoluto, no iba a ser una reunión familiar de bienvenida y algo me hacía pensar que algo iba a pasar en ella, tenía esa extraña sensación, como un mal presentimiento… solo con saber quién iba a asistir y cómo era el vampiro… no quería ni pensarlo, mis pensamientos estaban bastante divididos entre la reunión y los nuevos acontecimientos. Me encontraron al volver mirándome la marca a la que tendría que acostumbrarme ver en mi cuerpo y finalmente acabé por beber de la humana aunque me sentía mejor que el día anterior, algo me decía que cada vez que la marca se extendiera me sentiría igual que el día anterior, como si me mermaran las fuerzas y me debilitara… y dado que no sabía cuándo podría pasar eso lo convertía en algo sumamente peligroso, más si me pasaba fuera de aquella mansión y me debilitaba.

No quise pensar en nada de eso, bebí de la humana lo suficiente mientras mi mirada estaba puesta en el vampiro y cuando terminé esta se alejó saliendo de la habitación dejándonos solos, lamí mis labios quitando la sangre restante y me acerqué a él para abrazarlo, para sentirlo cerca de mí. Habían sido días complicados y difíciles, muy oscuros, donde lo había echado de menos y la distancia me había matado, sumándole a eso los últimos acontecimientos que nos habían asolado. Lo necesitaba, sentir su piel contra la mía, sus manos sobre mi cuerpo como si fuera lo único que pudiera paliar lo que mi cuerpo sentía, toda la rabia, la frustración, desazón, malestar… todo aquello que se arremolinaba en mi interior y que me consumía lentamente, como me consumía la maldición.

Nuestros labios se encontraron y sus manos alzaron mi cuerpo, mis piernas no tardaron en rodear su cintura correspondiendo a su beso, necesitado, hambriento, desesperado incluso… mis manos en su rostro mientras nos besábamos moviendo mis caderas contra su miembro que evidenciaba su estado de excitación, el mismo que yo sentía en esos momentos. Se movió para dejarme caer sobre la mesa, sus manos apartando lo que había encima tirándolo al suelo sin despegar mis labios de los suyos bajando mis manos ahora por su cuerpo. Él comenzó a desabrocharse la camisa y mis manos hicieron lo propio con su pantalón que libre cayó al suelo, nuestras respiraciones mezcladas, erráticas, chocaban la una contra la otra de forma brusca como si nos faltara el aliento. Mis manos bajaron su ropa interior dejándolo desnudo al tiempo que sus manos de un tirón rasgaban el camisón por la mitad dividiéndolo en dos partes, dejándome desnuda y raudo sus manos deslizaron la ropa interior por mis piernas para colarse entre ellas rozando nuestros sexos.

Mis piernas volvieron a rodear su cintura subiendo mis manos por su cuerpo hasta enredarse en su nuca, mi espalda apoyada contra la mesa arqueándose hacia el cuerpo del vampiro buscándolo de forma necesitada, sus manos recorriendo mi cuerpo parándose en aquella marca que miró durante unos segundos, como si él también tuviera que acostumbrarse a ella y al calor que desprendía en mí cuerpo. Tiré de su pelo para elevar su rostro e impactar mis labios con los suyos cuando de un movimiento se abrió paso en mí interior, un gemido escapó de mis labios que murió en los suyos moviéndose sin parar, moviendo mi cadera en cada una de sus embestidas, arqueando mi cuerpo buscando el suyo. No había delicadeza en aquel acto, tampoco la quería, era como una forma de dejar fluir todo lo que llevábamos dentro, como desquitarnos, como un bálsamo para calmarnos que aliviara aquello que sentíamos en ese momento.

No necesitaba que me demostrara que me quería en ese momento, con el sacrificio que iba a hacer bastaba, me había dado cuenta de que más que nunca mi vida pendía de un maldito hilo que se podría romper en cualquier momento, necesitaba que me anclara de alguna forma a él, que me hiciera sentir… viva, pese a que mi corazón no latía. Sus embestidas eran raudas, salvajes, profundas y placenteras que me hacían perder la razón, mis manos por su cuerpo recorriéndolo, mis labios recorriendo su cuello dejando mordiscos y besos para luego subir a los suyos, gemía, jadeaba, pronunciaba su nombre entre gemidos sin soltarlo en ningún momento. La mesa se movía con cada embestida del vampiro impactando contra la pared por la fuerza con la que se movía, mis nalgas a veces se movían por la fuerza que imprimía, mis labios buscaron los suyos para fundirnos en un beso necesitado en el que arrasé con su boca adueñándome de la misma, una mano en su nuca acercándolo a mí y la otra arañando su espalda.



-Assur –gemí contra sus labios moviendo mis caderas contra él, apresando su cintura con fuerza con mis piernas notando que de nuevo me acercaba a aquel abismo al cual era el único que conseguía llevarme, sintiendo que el placer se extendía por mi cuerpo y un calor se arremolinaba en mi vientre, muy diferente al de la maldición, que me iba a hacer estallar de placer.





Mi querido demonio:

Gracias Niro:

Nothing Can Happen, If We're Together:

Look At Me:







avatar
Sunshine Denveraux
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 263
Puntos : 247
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 18/10/2015
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Black Curse ~ Privado

Mensaje por Assur Black el Miér Jun 28, 2017 2:45 pm

Atravesé las nueve puertas del tártaro entre sus piernas. Su calor era abrasador, de su humedad me embebí por completo, ebrio de su esencia, ella, solo ella me llevaba a ese extremo de locura en el que las llamas del Olimpo se me antojaban eternas.
Gruñí contra sus labios con cada embestida placentera, jadeaba sin tregua, su boca acogía mi roncos gemidos para sellarlos, acompañarlos en todo el recorrido.
Me sacudí de forma intensa dentro de si, llenadola de mi, no hubo delicadeza en aquel acto, ninguno necesitaba eso, era evidente cuando la sangre chorreaba de mis labios.
Su inmaculado cuello fue testigo de mi abrazo, lo necesitaba, la necesitaba de ese modo único que teníamos los vampiros de compartir el fuerte vinculo de la sangre.
Ladeé la cabeza aun sintiendo como su coño ardía atrapándome con mis últimos coletazos, no pidió permiso, no lo necesitaba, sus colmillos se hundieron en mi cuello haciendo que el orgasmo se incrementara por completo.
Eramos dos furias salvajes, dos bestias necesitadas de sexo y sangre.

Mi cuerpo cedió contra el suyo en el mismo instante en que su boca abandono mi piel, se relamía y así de nuevo nuestras lenguas se perdieron en un duelo eterno que bien podía representar el cielo y el infierno.
La alcé aun con la respiración errática para llevarla al lecho, sobre este me deje caer acoplado por completo a su piel.
Me desquité en ella de todas mis preocupaciones, galopé como los mismos jinetes del apocalipsis haciéndole pagar caro todo lo que en estos días había pasado, me convertí en hambre, muerte, victoria y guerra, no deje nada por arrasar de su cuerpo, toda de ella me pertenecía por completo.

Sus dedos trataban de calmarme, mis ojos rojos pero oscurecidos con ese color burdeos, delataban que la bestia me acompañaba en ese encuentro, era la segunda vez que esta la tomaba, la primera fue una violación, solo mi bestia copo mi razón, esta por el contrario fue distinta, pues en ese encuentro convivimos los dos.

Se que muchas eran las preguntas que tenia, los silencios la delataban, pero no las hacia porque en le fondo creo que sabia que por mucho que habláramos de ciertas cosas no encontraríamos un punto que satisficiera a los dos.
-Te prometo que daremos con ese libro -susurré contra su pelo, sus dedos jugaban con mi pecho antes de alzar la mirada para encontrarse con una de mis sonrisas ladeadas -pero hoy déjame disfrutar de tu cuerpo -apunté deslizando mis anos por su espalda, zigzagueando hasta alcanzar sus nalgas, las apreté suavemente moviendo sus caderas contra mi hombría.
-Necesitaba esto -confesé -trataré de tomarme con clama la fiesta que da mi padre, no puedo prometer que volveré del mismo modo que me fui, pero prométeme tu una cosa...
Su mirada se perdió en la mía expectante.
-Prométeme que cuando vuelva estarás aquí.

Hania me había abandonado, no soportaría otra nota que guardar en ese escritorio a la espera de tener el valor suficiente para leer sus lineas.



Assur:

Mi pequeña debilidad:

El infierno arde:

Blood Black:
Assur y Hania:
avatar
Assur Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 226
Puntos : 228
Reputación : 16
Fecha de inscripción : 01/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Black Curse ~ Privado

Mensaje por Sunshine Denveraux el Vie Jun 30, 2017 11:22 am

Assur era el único que podía llevarme a ese estado en el que me encontraba en esos momentos, capaz de llevarme a un abismo por el cual me volvía completamente loca, perdía la razón y luego me dejaba caer por el mismo perdiéndome en él y en todo lo que me hacía sentir. Nos desquitábamos con aquel acto de todo lo que habíamos pasado los días anteriores, como si quisiéramos borrar en nuestra piel todas y cada una de las sensaciones que nos atenazaban en esos momentos, como si fueran un bálsamo que curara y aliviara lo que sentíamos. Mis uñas rasgaron ligeramente la piel de su espalda marcando aquel acto que no era delicado en ninguno de nuestros movimientos, no lo necesitábamos en ese momento en que nuestros cuerpos nos pedían aquella danza más salvaje y primitiva. Mi cadera se movía con cada embestida que me daba hacia él para hacerla más profunda, pegada completamente a su cuerpo y el agarre de mis piernas no disminuía en ningún momento.

Cerré los ojos y gemí cuando sentí sus colmillos rasgar la piel de mi cuello, ladeé este para que pudiera resultarle más fácil beber de mi sangre sin dejar de moverse como el demonio y la bestia que era, ahora unidos en aquel momento, llevándome al borde de la locura. Se apartó con sus labios manchados de su sangre y ladeó su cuello para darme mejor acceso, y ni siquiera me lo pensé. Lo acerqué con una de mis manos enredada en su pelo y mis colmillos salvajes se hundieron en la piel de su cuello logrando ambos alcanzar el orgasmo mientras bebía de su cuello, marcando aquella unión entre vampiros, con sangre, la más fuerte de todas. Lo sentía irse en mi interior mientras el orgasmo me recorría y eso me hizo gruñir contra su cuello, separando mis labios para lamerlos bajo su atenta mirada completamente en ese tono burdeos que ya conocía y fundirnos en un beso mezclando ambas sangres en aquel beso, rudo, salvaje y necesitado.

Me alzó de aquel lugar para llevarme sin separarse de mi cuerpo a la cama donde se dejó caer sin soltarme pegado completamente a mí cuerpo, dejándome recostada contra su pecho mientras nos recuperábamos de aquel asalto primitivo, salvaje y pasional que habíamos tenido. Notaba su respiración dar contra mi pelo y mis dedos hacían figuras imaginarias sobre su pecho. Tenía cosas que preguntar, muchas dudas asolaban por mi cabeza pero en ese momento decidí callarme y disfrutar del momento que teníamos, disfrutando de tenerlo conmigo. Sus palabras hicieron que me mordiera el labio, si algo caracterizaba al vampiro era que lo que prometía lo cumplía… nunca juraba en vano y sabía que al igual que yo no descansaría hasta encontrar aquel maldito libro. Levanté la mirada hasta la suya para ver esa sonrisa ladeada que tanto me gustaba, dejé un beso en su pecho negando levemente con la cabeza sacándome una sonrisa sintiendo sus manos descender por mi espalda hasta llegar a mis nalgas, apretándolas suavemente moviéndolas de forma que se rozara con su miembro y me sacara un jadeo que murió contra su pecho.



-Te he echado de menos –confesé dejando un sutil mordisco en su esternón para alzar la mirada apoyando mi barbilla en su pecho y mirarle, era cierto que lo había echado de menos, sus manos, su cuerpo contra el mío, sus besos, sus caricias… a él. Si lo que quería era disfrutar de mí cuerpo ¿quién era yo para negárselo? Me gustaba sentir sus manos deslizándose por mi piel provocándome pequeños escalofríos pequeños, mis labios fueron hasta los suyos para dejar un beso corto para luego escuchar sus palabras, unas que no me gustaron porque eso quizás podría decir que cabía la posibilidad que volviera herido, una de tantas cosas que podrían pasar y que me hizo fruncir el ceño durante unos segundos. No quería que le pasara en aquella fiesta, ante su pausa para que le prometiera una cosa mis ojos subieron a los suyos esperando para que hablar sin saber qué era lo que iba a pedirme. Mis ojos lo contemplaron de forma fija tras sus palabras, recorriéndolo para subir mi mano de mi pecho a su rostro, ¿temía que me fuera? Y si era así, ¿por qué motivo me iba a ir? Si no me había ido ya… no iba a irme en esos momentos. Negué levemente con la cabeza recorriendo sus labios con mi pulgar- eso no hace falta que te lo prometa, Assur… soy incapaz de irme de tú lado –confesé con sinceridad- hace un tiempo quizás me habría costado prometértelo pero ahora no encuentro mejor lugar que el volver a tú lado, que estar aquí… contigo –mi nariz rozó levemente la suya en una sutil caricia para mirarlo de nuevo- ¿aún no te has dado cuenta, verdad? Me tienes anclada y completamente atrapada… como si una cadena me encadenara a ti y que nace desde aquí –cogí una de sus manos y la dejé sobre mi pecho, sobre mi inerte corazón- y ni puedo ni quiero romperla. Una vez te dije que no quería ni oro, ni joyas, ni castillos, ni siquiera esta mansión… he vagado toda mi existencia por el mundo sin tener un sitio donde quedarme sin saber que no buscaba un dónde, sino un quién –lo miré de forma fija- ahora tú eres mi lugar y mi hogar Assur, y no hace falta que te prometa que me encontrarás aquí cuando vuelvas, en esta misma cama, desnuda si hasta lo prefieres… -mis labios rozaron los suyos- me invadirá la impaciencia, estaré nerviosa todo el rato y se me hará eterno pero no me iré de aquí –mordí su labio inferior con sutileza- quiero que tú me prometas algo; que pensarás antes de actuar. Que no se te olvide que eres el rey sobre el tablero, y que es mejor analizar las jugadas antes de hacer nada… al menos prométeme eso, sabes mover las fichas sobre el tablero, convierte esa reunión en tu campo y muévete sabiendo esquivar los jaques que puedan darte.




Mi querido demonio:

Gracias Niro:

Nothing Can Happen, If We're Together:

Look At Me:







avatar
Sunshine Denveraux
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 263
Puntos : 247
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 18/10/2015
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Black Curse ~ Privado

Mensaje por Assur Black el Vie Jun 30, 2017 12:29 pm

Mi vientre se contrajo cuando los dientes de Sun me mordieron con suavidad, ladeé la sonrisa cuando su mirada se perdió en la mía, su barbilla apoyada en mi pecho y unas palabras que sonaron sinceras “te he echado de menos”
Cambien yo lo había hecho, como ahora echaba de menos a Hania en la habitación contigua, puede que ella creyera que no le di bastante, puede que así fuera, pero trate de hacerla fuerte, de enseñarla a ser una Black, mostrarle como se caza, como nos alimentamos.
Entendía que su sitio no estaba conmigo, la sangre pesa demasiado y yo sufriría su ausencia en silencio.
No le mostré a Sun mi dolor, no estaba acostumbrado a romper ante nada ni ante nadie.

Leía preocupación en su mirada, supongo que la maldición, la consecución de enemigos que nos asediaban era motivo mas que suficiente como para enloquecer a cualquiera, aun así, Sun era fuerte, se mostraba imbatible a mi lado y valoré esa determinación y mas las palabras que dijo a continuación prometiendo que no me dejaría.
Sonreí sin apartar mis azules de sus pardos, puede que para ella fuera un absurdo mi petición, daba por echo que no podría irse de mi lado jamas, sin embargo yo estaba acostumbrado la abandono, a un mundo sin sentimientos, algo que mas bien era debilidad, un pecado.
Perdía el control cuando amaba, quizás por eso para mi era mas fácil hablar de contratos, eso podía controlarlo.

Su nariz se floto con la mía, mis labios se entreabrieron para acoger su boca pero fueron mas palabras las que entraron exhaladas por ella hasta mis labios entreabiertos.
-no, no me he dado cuenta -respondí.
Me gustaba escucharlo ¿a que hombre no le gustaba saber que era amado?
Su boca impacto con la mía, beso largo profundo y necesitado, la atraje por la cintura enredándonos como la hiedra.
-¿desnuda? -bromeé guiñándole un ojo -eso es motivador -trate de ponerle un ápice de humor a un día catastrófico para los dos -solo pensaré en volver -apunté lanzandole un par de bocados al aire haciendo castañetear mis dientes

Mordió mi labio inferior, nuestras risas chocaron furibundas, dibujé sus labios con mi lengua provocandola.
-No puedo prometer eso Sun, ya me conoces, intentaré controlarme, pero hay cosas que no se tocan y si Hector me busca, me encontraría, lo juro.
Se que ella entendía por donde iban mis palabras, no iba a tolerar que me hablara de forma despectiva de Sun, tenia ya bastante con soportar que me paseara por los morros a su nueva adquisición.



Assur:

Mi pequeña debilidad:

El infierno arde:

Blood Black:
Assur y Hania:
avatar
Assur Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 226
Puntos : 228
Reputación : 16
Fecha de inscripción : 01/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Black Curse ~ Privado

Mensaje por Sunshine Denveraux el Sáb Jul 01, 2017 10:54 am

Me gustaba poder volver a estar de nuevo de esa forma con Assur, sin tener que preocuparnos por la frialdad y la distancia que habíamos soportado los días anteriores, juntos, como si ahora el estar pegados de aquella forma piel con piel pudiera paliar el hecho de haber estado tanto tiempo separados. Podía sentir su cuerpo bajo el mío pero en donde más notaba su piel era allí donde calmaba y aliviaba sobre la marca, sobre aquellas runas que mantenían esa parte de mi cuerpo caliente como si de nuevo volviera a tener vida, calor… era algo extraño y a lo que tendría que acostumbrarme hasta hallar la forma de quitarlo, sabiendo que no podía arriesgar mi vida porque si algo me pasaba a mí como consecuencia le pasaría a su hermano… así que esperaba que este tampoco hiciera nada extraño y que pasara desapercibido como él decía, ahora más que nunca.

Volvíamos a estar en ese tono en el que la tensión se había esfumado, todo parecía tranquilo y en calma entre los dos y disfruté de ese momento, de sentirlo junto a mí, sus manos recorriendo mi cuerpo y mis ojos observando los suyos mientras de forma sincera, de la más sincera que sabía expresar en esos momentos, le decía lo que era para mí. Quizás no me hubiera dado cuenta hasta ese momento pero no valoras realmente lo que tienes hasta que lo pierdes, o hasta que lo puedes perder en todo caso… yo ya sabía de mis sentimientos por el vampiro, eso lo tenía más que claro, pero no me había dado cuenta que yo que siempre había vagado por el mundo sin importarme tener un sitio al que volver ahora, precisamente, me anclaba y me desesperaba el hecho de no volver al lado del vampiro, de ese con el que jamás llegué a pensar que podría estar en la situación en la que estaba ahora.

Me reí divertida cuando dijo que no se había dado cuenta mordiéndome el labio, mirándolo con cierta diversión porque ¿cómo no darse cuenta? Pero claro, quizás es que no me iba a decir lo que evidente que era y prefería mejor dejarlo así, no me importaba tampoco, pero por si no lo sabía yo se lo dejaba más claro aún. Mis labios fueron de nuevo a los suyos y nos besamos de forma algo más prolongada, calmada, sosegada notando su brazo acercándome más a él como si eso fuera imposible, solo podríamos estar más juntos si fundiéramos nuestra piel en una sola, porque no había ni un solo centímetro de mi piel que no estuviera pegada al cuerpo del vampiro. Reí mordiendo su labio inferior ante mi propuesta de esperarlo desnuda sabiendo que ese pequeño detalle no lo pasaría por alto, negué con la cabeza cuando dijo que eso era un buen motivo para volver sabiendo que quería quitar hierro al asunto, ponerle un poco de humor a ese momento y yo lo dejé… tenía el don peculiar de poner ese tono divertido y distendido en momentos como aquel.

Bufé cuando dijo que no podía prometerme aquello tras lamer mis labios de forma lenta y provocativa, que ya sabía cómo era, que se intentaría controlar pero que había ciertas cosas que no iba a dejar pasar, y sí, sabía perfectamente a lo que se estaba refiriendo en esos momentos… para lo que él podría ser una ofensa, a mí me daba exactamente igual lo que el vampiro pudiera decir o siquiera pensar de mí, porque para mí no era nada y su opinión me era totalmente indiferente, no me conocía y yo sabía perfectamente quién era, lo que hacía y lo que dejaba de hacer. Llevé mi rostro a su cuello y mis labios recorrieron este dejando pequeños mordiscos y besos por todo el lugar notando su vena bajo mis labios. Mi nariz también acarició la piel del lugar y terminé por subir a su oreja dejando un mordisco, sutil, en su lóbulo antes de apartarme para mirarlo dejando mi rostro cerca del suyo.


-¿Puedes prometerme, al menos, que volverás de una pieza?Porque discutir con él en algo que tenía claro y fijo era tontería, y además no quería discutir en esos momentos con él ahora que estábamos bien- Ya sabes, que volverás aquí donde te estaré esperando para ser esa calma y el bálsamo que necesites por lo que pueda llegar a pasar esa noche… -mis labios acariciaron los suyos y subí mis ojos para mirarlo- necesito algo a lo que anclarme, Assur, algo que me deje tranquila dentro de mi intranquilidad esa noche –no me esforcé en ocultar que, aparte de no gustarme su decisión ya tomada, que no estaba segura ni tranquila y que en parte hasta me atemorizaba ese encuentro, apoyé mi frente contra la suya y cerré los ojos un par de segundos para luego volver a buscar sus labios de forma lenta, queriendo olvidarme por un momento de esa noche que aún no había pasado pero que pronto pasaría. Me separé dejando mi rostro contra su pecho donde dejé un beso, mi mano acariciaba su costado hasta que cerré los ojos con fuerza, me mordí el labio apretándolo con mis dientes y tensé mi cuerpo clavando mis uñas contra el costado del vampiro, un calor se extendió un poco por mi vientre y siseé para luego acabar lanzando un pequeño jadeo volviendo a la calma cuando todo pasó… sabía lo que había sido, la marca se había extendido un poco, la había notado subir un poco por mí piel y no me era necesario mirarlo para comprobarlo. Mis ojos subieron al vampiro lamiendo la pequeña herida que llevaba en el labio- estoy bien –dije para tranquilizarlo, había dolido un poco pero mucho menos que cuando me lo hicieron- ¿y tú querías compartir esto? Con que lo sufra uno es más que suficiente, ¿no crees? Mordí su labio inferior con sutileza- demonio insensato, ¿cómo se te ocurrió esa idea? –Dije, aunque más para mí misma que para él- mañana empezaré con la búsqueda de ese libro, a ver si puedo averiguar algo.




Mi querido demonio:

Gracias Niro:

Nothing Can Happen, If We're Together:

Look At Me:







avatar
Sunshine Denveraux
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 263
Puntos : 247
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 18/10/2015
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Black Curse ~ Privado

Mensaje por Assur Black el Dom Jul 02, 2017 2:14 pm

La escuché bufar cuando le dije que no podía prometerle eso, su boca se paseo por mi cuello haciéndome sonreír, me gustaba que me colmara de atenciones, para que mentir, lo necesitaba.
Mordió el lóbulo de mi oreja, me giré ligeramente buscando su boca, húmeda, entreabierta, con sabor a fruta madura.
-¿define una pieza? -Susurré contra sus labios con una divertida mueca.
Tampoco eso podía prometerlo, no estaba seguro de que la noche no acabara con un derramamiento de sangre, cuando quedas con un Titan y un demonio las piezas del tablero se complican, claro que eso no me situaba por debajo de ninguna de ellas, quizás ambos olvidaban algo..yo llevaba 6000 años vagando por la tierra ¿ellos cuanto? Dioses demonios, copaban cuerpos menores comparados la mio, eso era un hecho.
-Prometo que volveré -aseguré con cierta altivez.

Ladeé la sonrisa al decirme que me esperaría, que seria mi bálsamo, mi paz tras una noche en guerra.
-Tu espérame desnuda, estoy seguro de que buscaré mas guerra y después hagamos la paz ¿te parece? Apunté con cierta diversión volviendo a perderme en sus labios.
Quería quitar hierro al asunto, quería que no se preocupara y se centrara en lo realmente importante, la herida de su vientre, esa maldición que la consumiría.

Acaricié su rostro despacio, centrándome en su mirada parda.
-Te lo prometo, volveré y lo haré de una pieza -entendía que necesitara un ancla, algo que le diera paz en tiempos de guerra.
Alce su nuca con mi mano suavemente, mi boca se perdió en la ajena, deslizando la lengua por cada recoveco de esta.

Nos perdimos en caricias, besos y risas, el lecho se convirtió en el cómplice de nuestra dicha, de nuestro “amor”. Habíamos pasado unas semanas muy malas, hoy la noche había sido peor incluso, pero de algún modo nos había unido, nos necesitábamos, quizás porque yo fuera su ancla y ella la paz que o necesitaba, quizás porque solo eramos almas errantes que de algún modo se encontraban o quizás eran los miedos que nos habían hecho huir del otro una eternidad los que ahora nos atraían como imanes para darnos la mayor lección de nuestras vida.

Sonreí por sus palabras, compartir la maldición era el modo que encontré de ganar tiempo, el único que se me ocurrió y aunque las cosas no habían salido exactamente según lo planeado no pensaba dejar que muriera ninguno de los dos.
Finalmente, acabamos los dos sucumbiendo sobre el colchón, el sueño nos venció cuando los primeros rayos del alba chocaron contra los postigos de la habitación que no dejaron entrar ni uno solo de estos haces de luz velando por el sueño de ambos.


Fin.



Assur:

Mi pequeña debilidad:

El infierno arde:

Blood Black:
Assur y Hania:
avatar
Assur Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 226
Puntos : 228
Reputación : 16
Fecha de inscripción : 01/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Black Curse ~ Privado

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.