Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA CE QUI NOUS UNIT - PARTICIPAN DAMIAN ALARCÓN Y LORA BELLAMY. RELEASE THE BEAST - PARTICIPAN ASTOR GRAY Y GWANGJONG GOREYO. VANN STEIN - PARTICIPAN HÖOR CANNIF, ULF TOLLAK, GIULIANA MORDRAKE, DANIELLE MORGAN, LUND, STAN MCQUINN, KHAYLA. NOSTALGIA - PARTICIPAN SUNI KANG y GWANGJONG GOREYO.




Espacios libres: 05/48
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 28/11/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




farligt spil

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

farligt spil

Mensaje por Valcourt Blâmont el Jue Jun 15, 2017 3:42 pm

El demente Conciergerie una vez más se ha cautivado por una extraña belleza, le conoció, estaban hablándose, una cambiante personalidad, y no quedaba ahí, resurgió una nueva enfermedad, estaba obsesionado con ella, observando cada gesto, cada fracción, un mínimo movimiento lo perfeccionaba con la mirada, una belleza al caos, donde el bosque hechizado era el mejor encuentro para esos dos, ya que entre cada paso forjado una magia, un imán intenso le atrae a su presencia, un encanto le domina, tan sublime lindeza le puede arrastrar en las profundidades de sus vehemencias, todas esas locuras le controlan, le sofocan los encantos que tienden a producir en sus instintos un deseo de poseer, acariciar, deleitar y adorar en todas sus facciones. Tan engatusador le es la criminalidad de sus acciones, pues aparte de posicionarlas, las hace suyas, (en el sentido de proclamarse ser dueño de estas) Sin esperar que nadie más las observe, las defiende hasta que sean clausuradas por solo sus pupilas. Tan egoísta, pero solo es como protege su arte. ¡Ha matado por ello! ¡Ha sacrificado todo por mantenerlo! Nadie comprende este sentimiento, tan desgarrador que le mata si no lo complace. Cada una le brinda aliento, cada una son sus secretos, ella es su secreto. Brünhilde, la cambia pieles que le conquistó. Tan exquisito pelaje muestra, ahí como una fiera se pasea por el bosque, está hablando con ella porque se siente conectado a sus movimientos, a la manera en la que sigue su andar, no es momento de cacería, o quizás pareciese una, más no lleva un arma, él era el arma, tan peligroso que puede matar. ¡No, a ella no! La necesita viva, su vida, su glamour, su fuerza, una combinación perfecta, que así como la ha visto en pieles, la ha observado desnuda, quizás se haya dado cuenta ya desde el primer dia y se mezcló a este juego, quizás le resulta tan excitante como a él.

El hombre posee un corazón sombrío, que ama y mata a la vez, desea y destroza, sosegado por el glamour de lo oculto, dejándose guiar por el desastre natural, ante el claroscuro e incierto desenlace, porque está ahí, yendo hacia lo que quiere atrapar… — Muéstrate, ambos sabemos que lo deseamos, detente y déjame conocerte más de lo que me has dejado ver y de lo que he permitido que me conozcas, dime tu nombre. Detente, y toma esto al menos si esta vez no me dejaras ver tu cuerpo.

Con la tentación de lo bizarro, se detuvo, gritando a los vientos, a esos árboles que atraviesan la vibración, directamente a ella, se desabrocha la camisa y la arroja lo más lejos que le permite el viento lanzar al hacerlo una bola, descubriendo su pecho, notando su trabajado cuerpo ante los musculos. Quizás cree que su cuerpo es lo único que busca, pero en cierta manera era mentira, por lo que le debía dar la certeza de que no era así. Por eso se giró, esperando que aquel animal salvaje se transformara.

Cayendo en pasionales mentalidades de elocuentes desenlaces. Con trampas en el destino que desenfocan la realidad, siempre en la perdición de sus vicios más profundos, a todas sus musas les daba un lugar especial, y ahora era el turno de ella, la tentación le invadía como un fuego abrasador, la victoria sobre la estética cumbre y la vida misma plasmada y formándose sobre el fuego. Tal vez, solo tal vez el aliento necesita ser viciado, necesita tocar lo prohibido y necesita solo quizás un tal vez, arrancar de por vida lo que tanto añora; su belleza interna y externa.


«No hay ningún criminalista que niegue que todo crimen en su origen es el producto de la miseria. Pues bien; se me acusa de excitar las pasiones, se me acusa de incendiario porque he afirmado que la sociedad actual degrada al hombre hasta reducirlo a la categoría de animal»
I haven't finished with you:

Let's play a game,"He muttered happily, dark eyes meeting mine. "Let's see which one one of us can kill the most humans tonight.:
AWARDS:
avatar
Valcourt Blâmont
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 34
Puntos : 38
Reputación : 18
Fecha de inscripción : 18/03/2016
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: farligt spil

Mensaje por Brünhilde Vilhjalmsdottir el Miér Jul 12, 2017 2:48 am

Desde aquella particular misión en Rumania, sabía que algo en ella había cambiado por completo. No se sentía la misma mujer arrogante y caprichosa de antes, en realidad, se encontraba mucho más sosegada, luego de haber pasado por un momento de intranquilidad impropio de su carácter. Aunque, no podía negarlo, se sentía particularmente bien así, como si le hubiera regresado el alma al cuerpo. Estaba bien eso, desde luego que sí. Incluso consideraba que podría asumir varias situaciones con mayor madurez, y no como la niña protegida de Cagnazzo a la que había que aplaudirle los berrinches. ¡Esa Brünhilde quedaría enterrada para siempre! Hasta aquella que había sido hermana de Chantry. Es más, desde la última vez que se encontró con su hermana menor, intuyó que algo en sí misma ya no sería igual.

¿Tendría que ver eso con el hallazgo hecho en aquella ocasión? Probablemente Cagnazzo la había enviado con esa intención, aunque prefirió no decirle nada luego del incidente, porque no le apetecía. Tampoco era como si él hubiera ignorado ese cambio en ella, pero supo callar, y Brünhilde lo notó sin necesidad de analizarlo mucho. Lo único que empezaba a fastidiarla era la relación que había surgido con Piero. Tal parecía que no había sido la única en cambiar un poco; por supuesto, él seguía siendo un pesado de proporciones bíblicas, aun así, durante los últimos días, se encontraba un tanto diferente, en especial con ella.

No lo quería cerca, ¿para qué engañarse? Y no, no se trataba del malestar que sentía en un principio, cuando le obligaron a trabajar a su lado en la Inquisición. Esta vez se trataba de algo diferente y no quería saber con exactitud qué era. Su orgullo resultaba ser muy grande, y siempre seguiría siéndolo. Aparte, luego de pensar que podría ser una de Los Custodios, prefería estar metida en otros asuntos para distraer su mente y mantenerse muy lejos de Piero, para su propio bienestar mental. Por eso terminó liada con aquel extraño hombre, ¡y ni sabía por qué demonios lo había hecho! Tal vez se trataba de ese mórbido interés por lo oscuro que había despertado en ella con la esencia de un supuesto demonio. Bien, tenía que poner sus sentidos al límite, para comprobar si resulta ser la encarnación de uno de aquellos seres o no.

Valcourt Blâmont podía ser muy pesado en ciertas ocasiones, pero a la vez, muy pasional. Por supuesto, Brünhilde sabía que el interés de él no era algo común, como el de cualquier hombre, al contrario, existía mucha perversidad en su aura, y eso le gustaba... ¡Sí! A la Brünhilde de ahora le atraían todas esas cosas. Y fue esa misma sugestión la que propició un pacto cualquiera, en un día... cualquiera. Aunque el juego había iniciado de una manera poco común, ¿y qué más daba? No es como si Valcourt fuese del todo un hombre corriente; además, debía aprovecharse de su innegable atracción hacia la naturaleza propia de un cambiante, ¿qué mejor manera de conducirlo hasta sus dominios?

En un principio lo escuchó, jugó con él... lo fastidió. No iba a mostrarse tan pronto, ¿para qué? Era mejor atrasar las cosas y no precipitarse tanto, sino, que aburrido sería todo. ¡Vale! Tampoco pretendía acabar con su paciencia, porque mucho menos era su intención. Así que, luego de abandonar la forma de un lobo común y silvestre), se ocultó tras un árbol, aún con la piel del animal cubriéndole, como si de un abrigo costoso se tratara.

—¿Por qué tan ansioso? Las cosas con prisas suelen salir mal, ¿lo sabías? —dijo, aún resguardada entre penumbras—. ¿Y qué se supone que deseamos? Aún no me lo dejas claro. Sólo si acabas con mis dudas, me pensaré si es propicio revelarte mi identidad o no.




Lost and Found:
avatar
Brünhilde Vilhjalmsdottir
Condenado/Cambiante/Clase Media
Condenado/Cambiante/Clase Media

Mensajes : 39
Puntos : 51
Reputación : 22
Fecha de inscripción : 04/03/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: farligt spil

Mensaje por Valcourt Blâmont el Vie Sep 08, 2017 11:48 pm

Que no salga de donde esté, si no desea devorar, que no se siga ocultándose, si es que va a jugar. Porque él es el cazador, y ella es la presa, ¡ah! No cualquier cazador, ni el que podrían tener en mente, ah, no. Ni ella es la presa, que se deja atrapar. Es más bien un demonio que también puede mostrar lo que es el cielo, ya que ahí estaban, jugando en el paraíso, como Eva tentando a Adán, cometiendo un crimen en el que jamás podrán ser perdonados, y por el cual, fue el gran paso a la tentación. Así, entre ellos se desata un sendero incierto y peligroso, mal visto y criticado, pero a ninguno le interesa más que seguir el rumbo de los instintos, de los placeres almacenados en la carne propia. La desea, con una intensidad que corroe el cuerpo, la mente, y el mismo actuar, esa atracción liberada a su rareza, a sus provocaciones inhumanas. Situándose como el anzuelo para atraparla, más, ¿quién atraerá a quién? El filo del instrumento, o la carnada.

— ¿Por qué hablar de la prisa cuando hemos al menos recorrido este bosque? Más lo saboreas, sabes de mi ansiedad y te revuelcas en ella para aumentarla, me gusta, sigue acumulándola pero cuidado, lo excesivo es dañino, y estoy seguro que no querrás eso, ¿o sí?

Cada quien en su extensión territorial, resguardando lo que son, y lo que representan en esa ocasión, Valcourt, como un hombre enfermizo, vestido de secretos y más secretos, con un altivo interés en lo poco común, y siempre enfocándose en lo extraño de las cosas, expresando una mirada pesada, obscena y quizás bizarra, en la que puede disfrutar de la sed que le genera la espera de vislumbrarla, relamiéndose los labios a tan replica retadora, porque así se sintió, avanzando hacia ella, paso por paso y con suspenso en sus gestos, yendo por lo que quiere y por lo que está dispuesto a dar para obtener, que si su vida peligraba, ¡al diablo con ello, se la juega!  

— Dime, ¿que no deseas encajarme con fiereza tus blanquillos, el azotarme contra los árboles y arrancarme la piel que me cubre?. Dime que al igual que yo, deseas liberarte del instinto. Conoces bien lo que quiero de ti, y también sé que me lo darás, ¿por qué lo sé? Te lo diré en cuanto me mires a los ojos. Pero llámame Valcourt, que no tengo nada que perder con revelarte mi identidad. Por lo que no debes temer en darme la tuya, ambos sabemos a la perfección que no puedo matarte, y que hay más probabilidad a que lo hagas. Pero eso no me detendrá, sé que lo sabes con exactitud, así que dime, ¿qué te está deteniendo?

Sí, invitaba con la voz, a que se mostrará, ya la ha observado desnuda, y con pelaje, una u otra forma le ha añorado, queriendo estar frente a ella, que estaba a punto de hacerlo, seguía recorriendo lo verde, erizando los vellos por el roce del mismo y sumándose el viento. Como un lobo pervertido que persigue a una niña inocente, pero en cuanto se vea la realidad, quizás sea lo contrario, más, solo la naturaleza lo sabrá, tal que no tenían nada que seguir ocultando, él iba arrastrando lo que es.


«No hay ningún criminalista que niegue que todo crimen en su origen es el producto de la miseria. Pues bien; se me acusa de excitar las pasiones, se me acusa de incendiario porque he afirmado que la sociedad actual degrada al hombre hasta reducirlo a la categoría de animal»
I haven't finished with you:

Let's play a game,"He muttered happily, dark eyes meeting mine. "Let's see which one one of us can kill the most humans tonight.:
AWARDS:
avatar
Valcourt Blâmont
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 34
Puntos : 38
Reputación : 18
Fecha de inscripción : 18/03/2016
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: farligt spil

Mensaje por Brünhilde Vilhjalmsdottir el Sáb Nov 18, 2017 11:33 pm

De acuerdo, ella había decidido seguirle el juego, ¿no? Ahora que se aguantara, pero lo cierto es que su humor no había sido el mejor durante los días anteriores, y menos lo sería ahora, aunque, no se engañaba, le tentaba la idea de experimentar con esas nuevas cosas que despertaba su demonio interior, como si clamara devorar. Oh, claro, por algo representaba la gula. ¿Por qué no pudo haberle tocado otro? Sin embargo, su lado más corriente; más humano, incluso, se hizo un guiñapo en su interior, asustado ante la nueva dinámica que se mostraba en esa nueva identidad adquirida, y no pedida.

¿En qué iba? Ah, sí, él le había hablado de instinto. Ay, pobre, si supiera la realidad que rodeaba a Brünhilde, hasta él, que se jactaba de un sadismo extremista, iba a considerar muchas cosas. Porque los hombres suelen hablar de querer desafiar a los demonios reales, pero cuando éstos visitan sus moradas, se quedan petrificados ante las indeseadas visitas que los acechan. Es una cadena que no revienta... ¿Y cómo lo sabía? Oh, no tenía muy claro el porqué. Sólo lo creía y punto. Ya después atacaría de preguntas a Lazet, o a Cagnazzo, casi como lo haría una chiquilla ávida de conocimiento. Sin embargo, ahora sólo debía centrarse en aquel escenario extrañísimo que se abría frente a sus ojos.

¿Se estaba haciendo esperar a propósito o...? ¿O qué? No lo había pensado con exactitud. En otras circunstancias sí se habría arrojado al peligro, sin pensárselo dos veces, porque así de cabezota era. Pero en aquel momento, algo la detenía. ¡No! No podía recordar lo que hizo en aquel viaje con el odioso de Piero, ¿por qué le complicaba la existencia de ese modo? Así que, a pesar de no estar tan segura, decidió mostrarse ante ese hombre, Valcourt. Era una suerte que su propia piel de animal aún cubriera su cuerpo, sino, ¡qué bochorno! Y justo ella se quejaba de eso, que pocas veces solía hacerlo. ¿Sería eso parte del orgullo de Ciriatto?

—Valcourt, Valcourt... ¡Mírate! Pareces ansioso y eso me fastidia, ¿sabes?
—dijo, aún apoyando la mitad de su cuerpo en el tronco del árbol, mientras lo miraba con una ceja enarcada—. Y no, yo no deseo encajarte nada, ¿qué te hace pensar eso? Yo prefiero que me seduzcan bien, y no en un bosque en donde pasa cualquier marginal. Soy caprichosa, demasiado, y me gusta que se hagan las cosas bien, no este circo que has montado.

Se le acercó sin miramientos, aún con los brazos cruzados sobre su pecho, observándolo de arriba abajo. Arrogante, antipática... ¡Así siempre sería! Que se aguantara si quería algo de ella.

—¿Qué te hace pensar que eres merecedor de mi atención? Soy una sobrenatural, eso me hace estar por encima de ti, ¿o no? Quizá pueda que cambie de opinión y muestre un poco de interés hacia tu insistencia. No lo sé, tampoco es que me lo he pensado demasiado. ¿Qué harás? —Y fue entonces cuando decidió alejarse, aunque lo hizo de manera lenta, y hasta tentadora. Oh, sí, lo chantajeaba con sus acciones; lo hacía a propósito.



Lost and Found:
avatar
Brünhilde Vilhjalmsdottir
Condenado/Cambiante/Clase Media
Condenado/Cambiante/Clase Media

Mensajes : 39
Puntos : 51
Reputación : 22
Fecha de inscripción : 04/03/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: farligt spil

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.