Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


SALOMÉ AMERIS

MODERADORA

ENVIAR MP
RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP

CLIMA ÚLTIMO ACTO - PARTICIPAN CIRO, FAUSTO Y ÉLINE RIMBAUD. EL CONEJO DE LOS SEIS - PARTICIPAN HANIA DOE Y HÉCTOR LEBEAU-FORTIER. EL RASTRILLO Y LA PALA - PARTICIPAN DAMON LANDVIK Y BRIANNA DE MONTREIL ENCHAINED SOULS - PARTICIPAN ELORA PAINE, LEIF PAINE, KETHYR PAINE, REYDEK PAINE, XARYNE AKERMAN, STEIN AKERMAN, AVELINE BLACKMORE, AXEL BLACKMORE Y ALETHEIA BRUTUS.



Espacios libres: 08/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 17/01/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




Visitas *Libre

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Visitas *Libre

Mensaje por Erik Draven el Dom Jun 18, 2017 6:35 pm

Siempre había sentido emoción cuando se encontraba en tierras desconocidas. A la mitad de los bosques, en la cima de las montañas, en el fondo de océano, era el motor que hacía que sus pasos se dirigieran siempre hacía nuevos lugares.
Y esa noche en especial, todo marchaba de maravilla, pues había conseguido alimentarse satisfactoriamente, en su transformación de águila, gracias al infortunio de viajeros desarmados que transitaban los caminos más oscuros del denso bosque. Entre sus ropas (pues si ya los habían matado -seguramente por algún otro depredador sobrenatural- no iban a necesitar sus pertenecías) encontró dinero, cartas… dibujos de una ciudad cercana que de inmediato llamaron su atención, así que mientras alejaba los cadáveres del sendero principal, admiraba los bellos dibujos, que de manos humanas se habían producido en aquellas postales y hojas de papel. Había direcciones, y un mapa dibujado al reverso de una de las postales, probablemente del sitio al que se dirigían los peregrinos antes de morir.

Siempre había sido precavido evitando las grandes ciudades, pues eran cunas de distintos seres que, por proteger sus territorios, podrían llegar a representar un verdadero peligro. El conflicto entre los sobrenaturales era ávido y estaba lleno de tretas, nunca se había fiado por completo de sus aliados, mucho menos lo iba a hacer de los extranjeros, o de los extraños, sin embargo la curiosidad pudo más que su precaución y pronto se vio cabalgando hacía  tierras bajas. Una vez que pudo divisar la urbe a la distancia, se mantuvo lejos observando, tan solo mirando el humo, escuchando el ruido y percibiendo los fétidos aromas de la época.
Paso tres noches escondido entre los matorrales, durmiendo en las cuevas, antes de que decidiera dar el siguiente paso y visitar la urbe, que lo recibió con todo el bullicio de la normalidad en la ciudad. Por supuesto, caminar libremente era algo muy arriesgado, aun para un espía, por lo que cambio las avenidas y calles principales, por los callejones y los pasos a desnivel, los túneles bajo los puentes, incluso los parques. Todo lo que lo mantuviera cubierto era bienvenido.

La primera impresión fue deplorable, y a medida que iba adentrándose en la ciudad, encontró poco estético a tanta gente obesa, gente muy perfumada, o demasiado maquillada. Sus cuerpos apestaban a toda clase de brebajes, pociones y humos, y para alguien tan agreste como Draven, eso resultaba realmente desagradable. Sin embargo lo que mantuvo su atención puesta sobre la urbe, fueron sus edificaciones que se alzaban majestuosas hacia el cielo, casi queriendo tocar el cielo con sus altas torres, pero fue el Campanario de París lo que esa noche robo toda su atención.  
El imponente complejo se alzaba majestuosamente y se extendía orgullosamente ante sus ojos, y de inmediato encontró entre los rincones de su memoria los fragmentos de algo que creía haber olvidado:

”-… Solíamos visitar el campanario, a él le encantaba y yo era feliz de verlo sonreír…”-

-¿Sonreír? ¿A quién? –

-Verás… él era mi…-”

El sonido de los gritos del cochero de un carruaje lo despertó de sus pensamientos, tan solo para darse cuenta de que, a medida que los recuerdos llegaban a su mente, había caminado inconscientemente fuera de la oscuridad de los callejones para quedarse mirando el edificio a la mitad de la calle.

Molesto por la acción, camino hacia la acera  y anduvo por un rato alrededor del Campanario, mientras lo observaba como si buscara algo en particular en su exterior. Pero a juzgar por su rostro, parecía que no lograba encontrarlo.


avatar
Erik Draven
Condenado/Cambiante/Clase Alta
Condenado/Cambiante/Clase Alta

Mensajes : 72
Puntos : 65
Reputación : 35
Fecha de inscripción : 23/03/2015

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Visitas *Libre

Mensaje por Mina Valentine el Lun Jun 19, 2017 6:24 pm

Claro, la muerte no era para todos igual. Pero eso ya lo sabía ella

Mina se dedicaba a fijar el paso de otros por la vida, a dejar un último recuerdo físico que no se deshiciera tan pronto, y que pagara con creces cada franco que costaba su dedicado trabajo. Cada cliente que llegaba a su puerta era diferente, algunos eran más excéntricos o paranoicos que otros y, así mismo, solicitaban diferentes servicios. Mina ofrecía tres técnicas en particular (Aparte del arreglo mortuorio habitual): Retratar al difunto en el cajón, retratarlo como si estuviera durmiendo… y la más compleja (y costosa) que era fotografiarlo dando la impresión que estuviera vivo. Esto incluía poner al cadáver de pie, mediante un arnés de metal que se fijaba en la cintura del difunto y se ocultaba con la ropa, abrirle los ojos (o pintárselos sobre los parpados), vestirlo con su ropa habitual y armar una escena familiar, donde el difunto aparecía rodeado de sus seres queridos.

Como era de esperarse, no siempre trabajaba en su casa, puesto que muchos clientes preferían que las escenas fueran recreadas en sus propias moradas, donde sus parientes fallecidos habían caminado o permanecido horas atrás, perteneciendo de modo completo a sus familias y rutinas, a una vida que se había desvanecido en el transcurrir de algunas horas. Los servicios de la inglesa eran llevados a cabo lo más rápido posible, evitando así que el proceso natural de descomposición le ganara tiempo; por no mencionar la rigidez, que era lo más difícil de lidiar a la hora de hacer parecer a un muerto como si todavía estuviera vivo.

Esa noche, apenas oscureció, un hombre llamó a su puerta y al abrirla, supo que no sólo trabajaría con la muerte, sino también para ella. Mina conocía la palidez de los muertos, había hecho trabajos para la policía de París y reconocía esa tez que sólo daba la parca cuando tocaba a cualquiera. El hombre solicitó que fuera de inmediato con él, argumentando que quien fuera su señor, la requería con urgencia. Para su desgracia, Mina tuvo que negarse y lo hizo de modo rotundo, puesto que en al menos una hora, pasarían a llevarse un cadáver para conducirlo a su última morada, el cementerio de Montmartre. No obstante, sólo indicó que se tardaría un poco, pero que en cuanto se llevaran el cuerpo se dirigiría a donde era solicitada. Aunque no le mencionó nada al hombre de preocupado semblante, en el fondo sabía que ese “Señor” del que hablaba él, también se trataba de un vampiro, que seguramente tendría los años suficientes como para poner a su sirviente tan nervioso, al punto que casi le suplicó a Mina que partiera de inmediato con él. La respuesta de nuevo fue no. Tardaría un poco.

El vampiro partió y unos cuarenta y cinco minutos después, ella quedó libre. Alistó bastantes cosas y salió con un maletín hacía la casa del cochero que la llevara siempre a los lugares lejanos que le fueran necesarios. El camino hacia la mansión a donde iba no era un lugar de fácil acceso, según se le había indicado, pero cuando estuvo cerca de la morada de quien fuera a transportarla, notó en un callejón y tirado en el suelo al hombre que segundos antes tocara su puerta. El trabajo estaba cancelado, algo allí andaba lo suficientemente mal y era mejor que retornara sus pasos e hiciera de cuenta que nada había sucedido; hasta que la solicitaran de nuevo.

Sin más, neutralizó todos sus pensamientos para evitar predisponerse o permitir que algún inmortal hábil le leyera la mente. Ella prestaba un servicio, todos eran clientes, pero con unos debía tener mayor cuidado que con otros. Sus pasos avanzaron presurosos y cambió la ruta inicial, girando cerca al campanario y buscando encontrar más gente. Sintió que la seguían, e intentó no demostrar un cambio demasiado brusco en la velocidad que llevaba. Uno, dos, tres… empezó a contar en su mente para distraerse. Al frente, había un hombre ensimismado, y detrás de ellos, alguien emitió el más terrible grito que Mina escuchara en mucho tiempo. El hombre se giró de inmediato, ella quedó inmóvil, petrificada y dándole la espalda a una desconocida escena.




Gracias:

Mina:


avatar
Mina Valentine
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 68
Puntos : 73
Reputación : 37
Fecha de inscripción : 31/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.