Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


SALOMÉ AMERIS

MODERADORA

ENVIAR MP
RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP

CLIMA ÚLTIMO ACTO - PARTICIPAN CIRO, FAUSTO Y ÉLINE RIMBAUD. EL CONEJO DE LOS SEIS - PARTICIPAN HANIA DOE Y HÉCTOR LEBEAU-FORTIER. EL RASTRILLO Y LA PALA - PARTICIPAN DAMON LANDVIK Y BRIANNA DE MONTREIL ENCHAINED SOULS - PARTICIPAN ELORA PAINE, LEIF PAINE, KETHYR PAINE, REYDEK PAINE, XARYNE AKERMAN, STEIN AKERMAN, AVELINE BLACKMORE, AXEL BLACKMORE Y ALETHEIA BRUTUS.



Espacios libres: 04/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 17/01/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


La reina de la nieves {privado}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La reina de la nieves {privado}

Mensaje por Hania Doe el Lun Jun 19, 2017 5:44 pm

The vagabond:

Hania salió de la mansión Lebeau subiéndose el cuello del abrigo inutilmente, pues hacía tiempo que no sabía lo que era sentir el calor. Al parecer el frío emanaba de su alma que últimamente languidecía a oscuras y en soledad.

Caminó más de dos horas para llegar hasta el castillo abandonado donde vivía Drakul, una propiedad en estado ruinoso y alejada de la ciudad, más ruinosa desde que Assur se presentó allí llevando la desolación a cuestas. Durante un trozo del camino la sorprendió la fina lluvia de París, con ese tiempo loco que tan pronto te volabas, como te caía una nevada o lucía un sol asfixiante. Podría haberle dicho a uno de los cocheros que la llevase, pero quería caminar, le ayudaba a distraerse. Había atravesado la ciudad y parte de la campiña cuando sintió la mente del transilvano cerca; menos mal, porque no estaba segura de si lo hallaría allí.

Se detuvo frente al portón y agarró la aldaba para hacerla sonar con dos golpes secos. Tenía los bajos de la falda con un palmo de barro y el pelo pegado a las sienes. ¿Qué podía esperar de Drakul? siempre se había portado bien con ella, siempre había querido su seguridad y a pesar de que a veces sentía su extrañeza cuando se ponía a hablar como una chalada, siempre había sido respetuoso. Era lo malo de una mente con tal poder, saber lo que piensa la gente de ti a veces no es buena idea, ella preferiría no saberlo, pero no lo podía evitar.

Se sentía sola, a eso se reducía todo. El ciego que nunca ha visto el sol no lo echa de menos, pero el que antes veía y ya no puede verlo sí. Ella había sido como el primero, siempre sola, siempre apartada, siempre consciente de que era rara, de que estaba rota, de que nadie se acercaba a ella porque tenían razones para no hacerlo. Pero después, cuando todo se puso peor, cuando cayó derecha en la boca del infierno, apareció Assur y dejó de sentirse así. Y ahora de nuevo tenía vetado el ver a su Sol. Tenía que aprender a vivir sin él, tenía que llenar su vida con nuevos soles, lunas, vientos o lo que fuera. Era la Reina de la Nieves, como la del cuento; recluída en su castillo de hielo y cristal, condenada a no amar a nadie porque eso sería la destrucción de quienes osaran darle su cariño, rodeada de estatuas de hielo y silencio.

Esperó en la entrada, con los labios algo azulados y una leve tiritona, a que el dueño del castillo abriese la puerta.






Mi Sol:
avatar
Hania Doe
Vampiro Clase Baja
Vampiro Clase Baja

Mensajes : 125
Puntos : 116
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 11/02/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La reina de la nieves {privado}

Mensaje por Drakul Ardelean el Mar Jul 04, 2017 9:59 am

El polvo acumulado por el paso del tiempo era el verdadero dueño del castillo, Drakul no era más que un vagabundo asentado en las ruinas de lo que alguna vez debió ser un deslumbrante castillo. La alcoba fue la única habitación restaurada con motivo de hacer creer que era allí donde reposaba durante el día, mas la realidad era muy distinta: todas las noches, antes de romper el alba, cavaba su propia tumba con las manos y se enterraba aguardando la llegada de la siguiente luna. Lloviera o nevara, aquel era su descanso. No hubo maestro que le enseñara la costumbre de ataúdes, solo supervivencia en camino nómada. Sin embargo, llevaba el suficiente tiempo establecido allí para decir que era el morador del castillo. No había candelabros parlantes ni hechizos perecederos como en los cuentos de princesas, pero sí un monstruo solitario moviéndose entre el polvo, esperando paciente un cambio en el destino.

Hania podía ser ese cambio. Al menos, hasta el momento, había sido motivo suficiente para quedarse en Francia. Seguía sin saber el por qué de aquel vínculo invisible que, creía, les unía, pero si de algo estaba seguro era de que no pensaba separarse de la joven. Tal vez veía en ella cierto reflejo del pasado, cuando aún era un crío que nada sabía de la vida y seguía a ciegas al hombre que le rescató del dolor: Vlad Têpes. Assur podría hacer de ella lo que Têpes hizo con él, una máquina de guerra guiada por sus hilos, por ese motivo se sentía obligado a impedirlo. Hania no merecía convertirse en un monstruo.

El sonido de la lluvia contra los ventanales le impidió escucharla venir de lejos, no fue hasta que sus pequeños pies crujieron en la grava de la entrada que supo que tenía visita. Nadie más que ella y Assur sabían de su residencia y, desconociendo de cuál de los dos se trataba, bajó con una de sus espadas colgada en la espalda y solamente los pantalones como única vestimenta. Se había dado un baño no hacía mucho y su cabello, casi seco, caía suelto rozándole los hombres. Al abrir y encontrarla allí, tan pequeña y trémula, su instinto de protección creció y le tendió la mano.

-Hania... - musitó preocupado, pues era extraño que andara sola tan lejos del ala de su "sol". Sabía que las cosas no iban muy bien en la casa Black desde la llegada de su nueva concubina, pero no se esperaba que la joven saliera sola. - Ven conmigo, necesitas secarte.

La llevó escaleras arriba hacia su alcoba, una amplia habitación presidida por una cama de matrimonio con dosel. Ni una pizca de polvo flotaba en la estancia, todo estaba ordenado y limpio. Las sábanas de lino blanco, el tocador que nunca usaba e incluso las gruesas cortinas doradas, envejecidas por el tiempo. La chimenea seguía prendida tras haber calentado el agua del baño y de inmediato puso más agua a calentar para ella. Luego fue al baño, la puerta entreabierta de la derecha donde cogió una toalla para empezar a secarle el cabello. - ¿Qué ha ocurrido, pequeña? De haber sabido que querías venir habría ido yo a buscarte. Sabes que solo debes llamarme para que vaya a tu lado.



People are strange:
avatar
Drakul Ardelean
Vampiro Clase Baja
Vampiro Clase Baja

Mensajes : 21
Puntos : 18
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 22/01/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La reina de la nieves {privado}

Mensaje por Hania Doe el Jue Jul 20, 2017 10:54 am

Ya lo sabía,  sabía que Drakul la iría a buscar siempre que lo necesitase, confiaba en su palabra y agradecía esa predisposición a ayudarla, a comprenderla y escucharla. Pero había veces que necesitaba hacer las cosas por si misma, experimentar el dolor para aprender, para madurar...aunque casi siempre fuera la niña eterna.

Se dejó guiar al interior, el fuego de la chimenea la reconfortó y se sentó delante, quitándose los botines y los calcetines empapados.

Aunque el frío no se va nunca del todo, es agradable.— Probablemente no se había alimentado bien, quizás un par de sorbos de las botellas que Héctor le proporcionaba. Pero es que se le olvidaba, y cuando lo recordaba, también recordaba que era antinatural, que era un monstruo y que esa sangre era de personas. Se aborrecía a si misma, y no tomaba más que lo justo para no descontrolarse. Además un punto de hambre en el estómago la hacía estar más alerta. Fijó sus ojos en la danza de las llamas y empezó a hablar despacio, contándole a Drakul lo que había sucedido en el cabaret, pero de esa forma incoherente en la que a veces mezclaba las cosas.

Después de lo del Consejo...Ya no vivo con Assur, me he mudado con Héctor, que es mi antepasado...Héctor me invitó a ir a una fiesta en un cabaret a la que había sido invitado. Pensé que sería lo correcto, nunca me pide nada...supongo que le debo todo ahora.— acercó las manos al fuego.— El cabaret era L'Enfer y ahora es de Kane Black, el padre de Assur. Si, es Caín, su espíritu reposa en el interior de un cuerpo. ¿Por qué ha regresado Caín justo ahora? no lo sé, sólo sé que quería hablar con Héctor y él no me cuenta por qué.— Pasó sus dedos entre los mechones largos y rubios para separarlos, apelmazados de la lluvia.— Pude sentir su aura, negra como la noche, como un vacío que te engulle...fue...como si me hudiera en alquitrán. Es un ser horrible. Pero se apartó de mi porque hay algo que le molesta, que le duele. No sé si es mi esencia de titán o... no lo sé. Se lo conté a Héctor, porque supongo que eso no es bueno, y prefiero que lo sepa, ahora soy su responsabilidad y quiere protegerme. Assur también estaba y ...

Suspiró y se pasó las manos por los antebrazos sin cubrir, ahora que se había quitado el abrigo empapado. Su piel inmaculada, casi translúcida, estaba erizada del frío.

Ya sé que todos lo odiáis, que ha hecho cosas terribles pero... no habéis visto que hay otro Assur, y me duele mucho verlo así, tan perdido...y no poder ayudarlo. Yo sólo le causo más dolor, soy una debilidad y no se lo puede permitir. La culpa de que Assur sea como es la tiene Kane, y ahora ha vuelto. No quiero que le haga sufrir más, ya lo ha hecho bastante.

Suspiró y se encogió, la ropa la tenía también mojada, observó que tenía una colcha de aspecto calentito sobre la cama, así que se levantó y sin más, le dio la espalda a Drakul y se quitó la ropa para enrollarse en ella. No lo hacía con ánimo de provocar, tan sólo tenía frío y le pareció la opción más sensata.






Mi Sol:
avatar
Hania Doe
Vampiro Clase Baja
Vampiro Clase Baja

Mensajes : 125
Puntos : 116
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 11/02/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La reina de la nieves {privado}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.