Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA THE BOND OF THE BLOOD - PARTICIPAN DRAKE ENDE Y JOSSETTE LOUVRE. LA LLAVE - PARTICIPAN POSEIDÓN Y CRYSANTHE KASTAROS. EL CAOS VISTE DE GUERRA - PARTICIPAN ORN, DRITTSEKK, BRÖKK TOLLAK, SOLEIL, KATTRINA. NOCHE DE HALLOWEEN - PARTICIPAN VLADIMIR ROMANOVS y MAGGIE CRAIG.




Espacios libres: 15/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 30/07/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas
» Registro de Apellido [OBLIGATORIO PARA QUIEN TENGA]
Hoy a las 12:14 pm por Vesta Voerman

» Sette peccati mortali (libre)
Hoy a las 12:14 pm por Guerra

» Registro de Nombre [OBLIGATORIO]
Hoy a las 12:12 pm por Vesta Voerman

» Vår Begynnelse, Vår Ende ~ Privado {+18}
Hoy a las 11:48 am por Ubbe Cannif

» Hunting Night {Privado}
Hoy a las 11:14 am por Leonidas Kana

» Temas recomendados
Hoy a las 10:18 am por Raven Wallace

» Ma vie, ma vôtre [Privado]
Hoy a las 10:04 am por Soleil

» Un salto de fe. [Priv. Bloondy]
Hoy a las 10:03 am por Bloondy Blackbird

» CIERRE DE TEMAS
Hoy a las 9:53 am por Reya



La reina de la nieves {privado}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La reina de la nieves {privado}

Mensaje por Hania Doe el Lun Jun 19, 2017 5:44 pm

The vagabond:

Hania salió de la mansión Lebeau subiéndose el cuello del abrigo inutilmente, pues hacía tiempo que no sabía lo que era sentir el calor. Al parecer el frío emanaba de su alma que últimamente languidecía a oscuras y en soledad.

Caminó más de dos horas para llegar hasta el castillo abandonado donde vivía Drakul, una propiedad en estado ruinoso y alejada de la ciudad, más ruinosa desde que Assur se presentó allí llevando la desolación a cuestas. Durante un trozo del camino la sorprendió la fina lluvia de París, con ese tiempo loco que tan pronto te volabas, como te caía una nevada o lucía un sol asfixiante. Podría haberle dicho a uno de los cocheros que la llevase, pero quería caminar, le ayudaba a distraerse. Había atravesado la ciudad y parte de la campiña cuando sintió la mente del transilvano cerca; menos mal, porque no estaba segura de si lo hallaría allí.

Se detuvo frente al portón y agarró la aldaba para hacerla sonar con dos golpes secos. Tenía los bajos de la falda con un palmo de barro y el pelo pegado a las sienes. ¿Qué podía esperar de Drakul? siempre se había portado bien con ella, siempre había querido su seguridad y a pesar de que a veces sentía su extrañeza cuando se ponía a hablar como una chalada, siempre había sido respetuoso. Era lo malo de una mente con tal poder, saber lo que piensa la gente de ti a veces no es buena idea, ella preferiría no saberlo, pero no lo podía evitar.

Se sentía sola, a eso se reducía todo. El ciego que nunca ha visto el sol no lo echa de menos, pero el que antes veía y ya no puede verlo sí. Ella había sido como el primero, siempre sola, siempre apartada, siempre consciente de que era rara, de que estaba rota, de que nadie se acercaba a ella porque tenían razones para no hacerlo. Pero después, cuando todo se puso peor, cuando cayó derecha en la boca del infierno, apareció Assur y dejó de sentirse así. Y ahora de nuevo tenía vetado el ver a su Sol. Tenía que aprender a vivir sin él, tenía que llenar su vida con nuevos soles, lunas, vientos o lo que fuera. Era la Reina de la Nieves, como la del cuento; recluída en su castillo de hielo y cristal, condenada a no amar a nadie porque eso sería la destrucción de quienes osaran darle su cariño, rodeada de estatuas de hielo y silencio.

Esperó en la entrada, con los labios algo azulados y una leve tiritona, a que el dueño del castillo abriese la puerta.





Mi Sol:

TITAN FAMILY:

A THOUSAND YEARS:
avatar
Hania Doe
Vampiro Clase Baja
Vampiro Clase Baja

Mensajes : 192
Puntos : 178
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 11/02/2017
Localización : perdida entre las nieblas de su mente

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La reina de la nieves {privado}

Mensaje por Drakul Ardelean el Mar Jul 04, 2017 9:59 am

El polvo acumulado por el paso del tiempo era el verdadero dueño del castillo, Drakul no era más que un vagabundo asentado en las ruinas de lo que alguna vez debió ser un deslumbrante castillo. La alcoba fue la única habitación restaurada con motivo de hacer creer que era allí donde reposaba durante el día, mas la realidad era muy distinta: todas las noches, antes de romper el alba, cavaba su propia tumba con las manos y se enterraba aguardando la llegada de la siguiente luna. Lloviera o nevara, aquel era su descanso. No hubo maestro que le enseñara la costumbre de ataúdes, solo supervivencia en camino nómada. Sin embargo, llevaba el suficiente tiempo establecido allí para decir que era el morador del castillo. No había candelabros parlantes ni hechizos perecederos como en los cuentos de princesas, pero sí un monstruo solitario moviéndose entre el polvo, esperando paciente un cambio en el destino.

Hania podía ser ese cambio. Al menos, hasta el momento, había sido motivo suficiente para quedarse en Francia. Seguía sin saber el por qué de aquel vínculo invisible que, creía, les unía, pero si de algo estaba seguro era de que no pensaba separarse de la joven. Tal vez veía en ella cierto reflejo del pasado, cuando aún era un crío que nada sabía de la vida y seguía a ciegas al hombre que le rescató del dolor: Vlad Têpes. Assur podría hacer de ella lo que Têpes hizo con él, una máquina de guerra guiada por sus hilos, por ese motivo se sentía obligado a impedirlo. Hania no merecía convertirse en un monstruo.

El sonido de la lluvia contra los ventanales le impidió escucharla venir de lejos, no fue hasta que sus pequeños pies crujieron en la grava de la entrada que supo que tenía visita. Nadie más que ella y Assur sabían de su residencia y, desconociendo de cuál de los dos se trataba, bajó con una de sus espadas colgada en la espalda y solamente los pantalones como única vestimenta. Se había dado un baño no hacía mucho y su cabello, casi seco, caía suelto rozándole los hombres. Al abrir y encontrarla allí, tan pequeña y trémula, su instinto de protección creció y le tendió la mano.

-Hania... - musitó preocupado, pues era extraño que andara sola tan lejos del ala de su "sol". Sabía que las cosas no iban muy bien en la casa Black desde la llegada de su nueva concubina, pero no se esperaba que la joven saliera sola. - Ven conmigo, necesitas secarte.

La llevó escaleras arriba hacia su alcoba, una amplia habitación presidida por una cama de matrimonio con dosel. Ni una pizca de polvo flotaba en la estancia, todo estaba ordenado y limpio. Las sábanas de lino blanco, el tocador que nunca usaba e incluso las gruesas cortinas doradas, envejecidas por el tiempo. La chimenea seguía prendida tras haber calentado el agua del baño y de inmediato puso más agua a calentar para ella. Luego fue al baño, la puerta entreabierta de la derecha donde cogió una toalla para empezar a secarle el cabello. - ¿Qué ha ocurrido, pequeña? De haber sabido que querías venir habría ido yo a buscarte. Sabes que solo debes llamarme para que vaya a tu lado.



People are strange:
avatar
Drakul Ardelean
Vampiro Clase Baja
Vampiro Clase Baja

Mensajes : 39
Puntos : 36
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 22/01/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La reina de la nieves {privado}

Mensaje por Hania Doe el Jue Jul 20, 2017 10:54 am

Ya lo sabía,  sabía que Drakul la iría a buscar siempre que lo necesitase, confiaba en su palabra y agradecía esa predisposición a ayudarla, a comprenderla y escucharla. Pero había veces que necesitaba hacer las cosas por si misma, experimentar el dolor para aprender, para madurar...aunque casi siempre fuera la niña eterna.

Se dejó guiar al interior, el fuego de la chimenea la reconfortó y se sentó delante, quitándose los botines y los calcetines empapados.

Aunque el frío no se va nunca del todo, es agradable.— Probablemente no se había alimentado bien, quizás un par de sorbos de las botellas que Héctor le proporcionaba. Pero es que se le olvidaba, y cuando lo recordaba, también recordaba que era antinatural, que era un monstruo y que esa sangre era de personas. Se aborrecía a si misma, y no tomaba más que lo justo para no descontrolarse. Además un punto de hambre en el estómago la hacía estar más alerta. Fijó sus ojos en la danza de las llamas y empezó a hablar despacio, contándole a Drakul lo que había sucedido en el cabaret, pero de esa forma incoherente en la que a veces mezclaba las cosas.

Después de lo del Consejo...Ya no vivo con Assur, me he mudado con Héctor, que es mi antepasado...Héctor me invitó a ir a una fiesta en un cabaret a la que había sido invitado. Pensé que sería lo correcto, nunca me pide nada...supongo que le debo todo ahora.— acercó las manos al fuego.— El cabaret era L'Enfer y ahora es de Kane Black, el padre de Assur. Si, es Caín, su espíritu reposa en el interior de un cuerpo. ¿Por qué ha regresado Caín justo ahora? no lo sé, sólo sé que quería hablar con Héctor y él no me cuenta por qué.— Pasó sus dedos entre los mechones largos y rubios para separarlos, apelmazados de la lluvia.— Pude sentir su aura, negra como la noche, como un vacío que te engulle...fue...como si me hudiera en alquitrán. Es un ser horrible. Pero se apartó de mi porque hay algo que le molesta, que le duele. No sé si es mi esencia de titán o... no lo sé. Se lo conté a Héctor, porque supongo que eso no es bueno, y prefiero que lo sepa, ahora soy su responsabilidad y quiere protegerme. Assur también estaba y ...

Suspiró y se pasó las manos por los antebrazos sin cubrir, ahora que se había quitado el abrigo empapado. Su piel inmaculada, casi translúcida, estaba erizada del frío.

Ya sé que todos lo odiáis, que ha hecho cosas terribles pero... no habéis visto que hay otro Assur, y me duele mucho verlo así, tan perdido...y no poder ayudarlo. Yo sólo le causo más dolor, soy una debilidad y no se lo puede permitir. La culpa de que Assur sea como es la tiene Kane, y ahora ha vuelto. No quiero que le haga sufrir más, ya lo ha hecho bastante.

Suspiró y se encogió, la ropa la tenía también mojada, observó que tenía una colcha de aspecto calentito sobre la cama, así que se levantó y sin más, le dio la espalda a Drakul y se quitó la ropa para enrollarse en ella. No lo hacía con ánimo de provocar, tan sólo tenía frío y le pareció la opción más sensata.





Mi Sol:

TITAN FAMILY:

A THOUSAND YEARS:
avatar
Hania Doe
Vampiro Clase Baja
Vampiro Clase Baja

Mensajes : 192
Puntos : 178
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 11/02/2017
Localización : perdida entre las nieblas de su mente

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La reina de la nieves {privado}

Mensaje por Drakul Ardelean el Dom Jul 30, 2017 10:29 am

Escuchó atentamente su relato mientras por dentro se maldecía una y otra vez. Las últimas semanas había estado ayudando a la Orden de Blackmore, lo cual le mantuvo lo suficientemente alejado de la pequeña Hania para perderse aquellos avances. Sabía de la existencia de Héctor, a quien aún no lograba dar explicación, y por supuesto escuchó el nombre de Kane Black. Saber que era la mismísima reencarnación de Caín le dejó intranquilo, más de lo habitual, y se dijo a sí mismo que debía investigar y acechar, saber más al respecto. Por el bien de Hania.

-El hombre elige su camino, Hania, nada tiene que ver con aquellos que le han criado. Tú has visto mis recuerdos, mis experiencias, lo más oscuro de mi mente... pero elegí dejar ese camino. Assur podría hacer lo mismo, pero desea el poder absoluto como muchos otros hombres. Y tú, querida, eres deseada precisamente por ese poder... - suspiró y se sentó en la butaca que había a un lado de la chimenea. Era imposible que la joven le convenciera de que Assur no era malvado, pues con sus propios ojos había visto la avaricia de ese hombre. Del pequeño mueble a su lado, aprovechó que Hania se estaba desnudando para sacar una botella y un par de copas que rellenó del líquido rojizo. Era sangre, por supuesto humana, que mezclada con sal y agitada durante un rato era posible mantenerla líquida durante más tiempo. Algo que aprendió de los cazadores en el bosque, que usaban aquel truco para crear un rastro para sus perros.

Se puso entonces de pie y se acercó a ella, clavando una rodilla al suelo, a su lado, para ofrecerle una de las copas. - Toma, bebe. Sé que no te gusta, pero te ayudará a reconfortarte. Y no te preocupes, no proviene de inocentes... - Se sentó a su lado y miró las llamas concentrado. - No eres débil, Hania, y mucho menos un lastre. Pero no has sido criada para la guerra y careces de las habilidades necesarias para valerte por ti misma. Pero de querer mejorar... y en contra de mis propios deseos, puedo enseñarte todo cuanto quieras aprender. Incluso a usar una espada, si así lo deseas. Pero también puedo ofrecerte la juventud que te arrebataron, una vida normal en la que puedas disfrutar como cualquier otra mujer, esté o no maldita por la sangre.

Tenía a su lado muchos protectores, pero de nada servirían si ella misma parecía desvalida ante una amenaza mayor como podía ser Caín. Conocía poco del poder que dormía en el interior de la joven, pero tal vez con la ayuda de ese antepasado suyo, Héctor, pudieran ayudarla a controlar ese poder y, quien sabe, si usarlo a su favor. - Quédate aquí hoy y, mañana por la noche, te acompañaré donde Héctor. Quiero tener una conversación con él.



People are strange:
avatar
Drakul Ardelean
Vampiro Clase Baja
Vampiro Clase Baja

Mensajes : 39
Puntos : 36
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 22/01/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La reina de la nieves {privado}

Mensaje por Hania Doe el Lun Ago 07, 2017 4:28 am

No quería matar, no quería más dolor ni sangre, más remordimientos y culpa. Pero tenía claro que su vida nunca sería normal, que estaba condenada a ingerir ese liquido rojo proviniera de inocentes, de culpables o del monstruo de lago Ness. No quería ser dependiente de la oscuridad y la vitae, pero la realidad es que lo eran, y no sabía de dónde sacar la suficiente fortaleza, serenidad y madurez para aceptar eso.

Fue una niña solitaria, rara y rota porque su cabeza no estaba sanda del todo, no se le podía pedir que procesara los acontecimientos de su vida como lo haría alguien seguro de si mismo, forjado y curtido en las batallas de la vida.

Tomó la copa y bebió unos sorbos, pensando que alguna parte positiva debía tener todo aquello, era la único que podía hacer, aferrarse a las cosas buenas para no dejarse caer en la desesperación.

no quiero matar, no quiero usar una espada porque ninguna sirve para dibujar o hacer música, son para asesinar y arrebatar vidas. No sé cuánto tiempo tardaré en encontrar mi camino... pero hay algo de lo que me alegro en todo este lío: que te he podido conocer, y también a otras personas que se han portado muy bien conmigo, como Esthia, Uryan y Assur.

Dejó la copa a un lado y se cambió de asiento, yendo a parar a las rodillas de Drakul, al que se abrazó, dejando descansar su dorada cabeza contra el pecho surcado de cicatrices del rumano. Cerró los ojos inspirando profundamente, notando como el aire entraba y salía de su cuerpo como si fuera una chimenea, era un gesto inútil pero la reconfortaba, la acercaba a su naturaleza humana. Quizás Drakul estuviera frío y no respirase, pero estando así se sentía segura, más que sabiendo blandir un arma o practicando la activación del caldero de sangre. Para ella no había mayor protección que la que pudiera obtener cuando fuese perdonada por sus crímenes, por ser un monstruo abominable, cuando alguien la aceptase así como era y no le importase las cargas y el peso de la culpa que arrastraba. No quería liberarse de ellas, su dolor era cuanto le quedaba de humana, su penitencia la forma de saber que seguía siendo Hania Doe.





Mi Sol:

TITAN FAMILY:

A THOUSAND YEARS:
avatar
Hania Doe
Vampiro Clase Baja
Vampiro Clase Baja

Mensajes : 192
Puntos : 178
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 11/02/2017
Localización : perdida entre las nieblas de su mente

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La reina de la nieves {privado}

Mensaje por Drakul Ardelean el Sáb Ago 12, 2017 4:36 pm

Tratar con Hania era difícil, sobretodo para alguien que jamás tuvo contacto con mujeres más que para liberar tensiones sexualmente entre batalla y batalla, o para matarlas por infieles. Un guerrero no tenía familia, cualquier atadura emocional suponía debilidad ante el enemigo. Pero ya no había enemigos, nadie en concreto buscaba su muerte, y aún así seguía con las mismas costumbres solitarias cual lobo sin manada. La idea de formar una familia jamás cruzó su mente, mucho menos siendo un muerto viviente, pues ¿qué esperanza habría de tener descendencia? Brujería, tal vez, pero de donde él venía las brujas no eran mujeres con las que amistarse.

El abrazo debió ser reconfortante para ella, mas no para él, que seguía buscando una manera de aliviar el dolor a la joven, de poder verla sonreír de corazón sin la tristeza empañando sus grandes ojos curiosos. La rodeó con los brazos, acariciando su espalda con la cabeza perdida e intentando en vano bloquearla para que la rubia no se preocupara. Volvieron a su mente las palabras dichas. "Las espadas no sirven para dibujar o hacer música". Aquello era lo que quería la vampira, pero en su castillo no tenía nada que ofrecerle para satisfacer tales deseos.

Los minutos pasaron en silencio hasta que finalmente una idea tomó forma. Había una forma de que diera rienda suelta al arte, estuviera con jóvenes de su edad y pudiera sentirse útil. Una sonrisa se insinuó en su rostro cuando la apartó lo suficiente para poder verla a los ojos, acariciándole el mentón.

-Joven Hania, ¿te gustaría ayudar a los necesitados? He oído muchas veces los lamentos de niños en los hospitales. Se sienten solos, nadie les visita por miedo a ser contagiados por alguna de sus enfermedades. Pero tú no correrías ese riesgo. Podrías leerles cuentos, tocar música o dibujar junto a ellos.



People are strange:
avatar
Drakul Ardelean
Vampiro Clase Baja
Vampiro Clase Baja

Mensajes : 39
Puntos : 36
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 22/01/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La reina de la nieves {privado}

Mensaje por Hania Doe el Jue Ago 17, 2017 2:36 pm

Escuchó las palabras del transilvano y gota a gota se deshicieron en su mente. Ayudar a los niños enfermos...ella ya no podía enfermar...aliviar su sufrimiento, su soledad... ¿Acaso no tenía todo el tiempo del mundo? ¿acaso no disponía de una eternidad en la que no tenía ningun propósito de vida? Era la mejor idea que había escuchado en años. Por su rostro cruzó un rayo de luz, de esperanza, de dignidad. Podía ser útil, podía aportar algo bueno, podía compensar lo monstruosa que era devolviendole a la humanidad lo que le robaba de cada botella.

Pero también dudó. ¿Y si se descontrolaba? eran niños, podría acabar con ellos con una facilidad pasmosa...

¿vendrás conmigo?... tengo miedo de descontrolarme. ¿Y si... el olor de su sangre me tienta? y si sus corazones tiernos me gritan?... sería...¿oh! dioses...no quiero pensarlo.

Se mordió los nudillos cerrando los ojos. Podía hacerlo, debía hacerlo. Drakul sobrevivía a su existencia aniquilando a los vampiros que eran mosntruos, tenía su propósito. Los cazadores permanecían en pie contra todas las estadísticas para cumplir con sus promesas, con sus ideales de servir y proteger a la humanidad. Todo el mundo tenía una dirección, un rumbo, algo que guíaba su hoja de ruta excpeto ella, que no encontraba su lugar. Demasiado humana para ser cainita, demasiado cainita para ser humana. Si no estaba dispuesta a renunciar a su corazón, a su alma, a su personalidad...entonces tenía que hacer algo con ella, orque estar tan perdida y vagar como un alma errante no era el mejor plan para la eternidad.

Suspiró y trató de hacer acopio de coraje y determinación.

Lo haré. Quiero hacerlo. Me gustaría llevar un poco de consuelo a quienes sufren, acompañarlos en sus horas oscuras. Pero necesitaré que me acompañes, no me atrevo a quedarme sola con ellos.





Mi Sol:

TITAN FAMILY:

A THOUSAND YEARS:
avatar
Hania Doe
Vampiro Clase Baja
Vampiro Clase Baja

Mensajes : 192
Puntos : 178
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 11/02/2017
Localización : perdida entre las nieblas de su mente

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La reina de la nieves {privado}

Mensaje por Drakul Ardelean el Dom Ago 20, 2017 1:52 pm

-Iré y me quedaré contigo el tiempo necesario hasta que te des cuenta que tu miedo ante la posibilidad de hacerles daño es más fuerte que la sed - volvió a apretarla entre sus brazos y besó su sien con aire paternal, encontrando paz en ese gesto tan íntimo y sencillo. Empezaba a darse cuenta que el contacto físico carente de intenciones sexuales era agradable, humano tal vez, pero no por ello lo hacía desmerecedor de él. Ayudar a la joven Hania le estaba ayudando a sí mismo a saborear la vida, por irónico que fuera estando ahora muerto. - Además, nosotros los vampiros tenemos los sentidos más desarrollados. Podemos oler la enfermedad en los vivos, es otro punto para que la sed retroceda, un instinto de supervivencia innato en nosotros, pues la sangre enferma, aunque no nos mate, puede debilitarnos.

Miró el reloj sobre la chimenea. - En la biblioteca de este castillo hay libros de todo tipo, tal vez tengamos suerte y alguno sea apropiado para niños - se puso en pie llevándola en brazos, pues no quería apartarse tan pronto de ese abrazo relajante. - Y, si te sientes con deseos, esta misma noche podemos hacer la primera visita.

Salió del dormitorio y caminó por el oscuro pasillo hacia la biblioteca que se encontraba en una de las torres. La noche era clara; la luz de luna se filtraba por los ventanales acariciando el polvo que flotaba en aquel solitario hogar. Dentro de la torre todo era más oscuro, daba al ala contraria de donde se alzaba la luna, de modo que tras sentar a la joven en una vieja butaca, sacó un yesquero del bolsillo y de un salto alcanzó el techo, prendiendo las velas de la araña que colgaba de este. La luz iluminó la redonda estancia, cuyas paredes estaban llenas de estanterías repletas de libros. Una capa gris, señal de que nadie le había hecho uso en décadas, cubría todos los libros cual cortina.

-¿Vemos a ver qué encontramos? - le sonrió, o pareció hacerlo -pues en su tosco semblante tal reacción era extraña de ver- y le tendió la mano animándola a ponerse en pie.



People are strange:
avatar
Drakul Ardelean
Vampiro Clase Baja
Vampiro Clase Baja

Mensajes : 39
Puntos : 36
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 22/01/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La reina de la nieves {privado}

Mensaje por Hania Doe el Dom Ago 20, 2017 2:09 pm

Negó con la cabeza. Demasiado precipitado todo, era una idea fantástica pero tenía que procesarla, asumir las consecuencias de lo que iba a hacer, estar preparada por si algo sucedía de forma inesperada...y quería hablarlo con Héctor. Sabía que sus contactos y su fortuna le abrirían cualquier puerta y le facilitarían cualquier cosa.

esta noche prefiero quedarme aqui contigo. Se lo contaré a Héctor, y seguro que él puede arreglarlo para que mi presencia en el hospital no sea extraña.

Se aventuró en la biblioteca, que olía a polvo, moho y viejo. Casi como los vampiros. Soltó una risilla al pensarlo.

esta biblioteca huele como nosotros, a viejo y mohoso.— Paseó los dedos por algunos estantes, frotando los tomos de los libros para leer el título.— creo que un día de estos aprenderé a tocar el piano, la hermana Adolfina lo hacía y me gustaba escucharla...además creo que voy a tener tiempo de sobra ¿no?

Tanto saber acumulando entre viejas páginas, tantas cosas por ver, mundos por recorrer...pudriéndose en estanterías a la espera de ser leídos una vez más. Sacó un volumen de "Leyendas populares de centroeuropa".

Mira, quizás aquí hablen de ti y de Vlad Tepes. En casa de Héctor hay libros que hablan de los titanes y son tan graciosos...no aciertan en nada.— Abrió el libro y una ilustración de un castillo sobre una montaña algo tétrica le indicó que seguramente hablase de eso.— Me encanta!! seguro que habla de malvado vampiro del pelo blanco y ojos rojos que se come a los niños...grgrgrgr

Le hizo una mueca cómica a Drakul, como si ella fuera un monstruo con colmillos, que lo era, pero esta vez en clave de provocación.





Mi Sol:

TITAN FAMILY:

A THOUSAND YEARS:
avatar
Hania Doe
Vampiro Clase Baja
Vampiro Clase Baja

Mensajes : 192
Puntos : 178
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 11/02/2017
Localización : perdida entre las nieblas de su mente

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La reina de la nieves {privado}

Mensaje por Drakul Ardelean el Dom Ago 20, 2017 2:29 pm

Sabía que Héctor era su abuelo y aún así sintió un extraño pinchazo en el estómago, algo que también ocurría cuando la joven hablaba tan bien del condenado Assur Black. A qué se debía lo desconocía, pero tampoco quería indagar demasiado. El terreno emocional era totalmente desconocido para él, solo había conocido el dolor y el agridulce sabor de una victoria, todo lo demás escapaba de su entendimiento. Con Hania, sin embargo, estaba empezando a aprender cosas nuevas, unas más agradables que otras.

-Tendré que comprar perfume, entonces, para oler menos a rancio... - había sido un intento de broma que, en su semblante serio, pasó totalmente desapercibida. Pero era la primera broma que hacía en prácticamente toda su vida. No recordaba que hubiera sucedido antes. - Creo recordar que en algún lugar de este castillo había un piano, pero seguramente esté deteriorado por el tiempo.

Se le escapó una carcajada ante la actitud de Hania, cubriéndose la boca porque, nuevamente, era algo que jamás había ocurrido y se sintió extrañamente bien. Se acercó a ella por detrás y miró por encima de su hombro, inclinado sobre ella. - No creo que hablen de mí - dijo, con cierta curiosidad -, el protagonista siempre era Vlad y, cualquier cosa que diga en ese libro, por horrible que parezca, seguramente sea verdad. Él sí que atemorizaba a los niños... aunque supongo que yo también. ¿Crees que los del hospital se asusten cuando me vean? Probablemente las enfermeras piensen que te he secuestrado cuando nos vean juntos.

Al alzar la vista vio el título de otro libro en su lomo y lo cogió por el significado que él le dio. Se lo enseñó a Hania. "La bella y la bestia". - Este seguro que se parece más a nosotros que cualquier otro. Tú eres hermosa y yo, un monstruo.  



People are strange:
avatar
Drakul Ardelean
Vampiro Clase Baja
Vampiro Clase Baja

Mensajes : 39
Puntos : 36
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 22/01/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La reina de la nieves {privado}

Mensaje por Hania Doe el Dom Ago 20, 2017 2:42 pm

Oh, no, no! te lo aseguro, no se parecen, ése lo he leído. Bella es una muchacha fuerte y decidida, que quiere salir de su pueblo y ver el mundo...yo soy más bien como Din Dong, me da miedo todo lo que no conozco, y me gusta que las cosas siempre estén bien hechas...aunque igual sí que te pareces un poco a la bestia por eso de tu modales un poco... hum... rústicos. Transilvanos. ¿Anticuados?

Ya que estaban hablando de forma informal, se podía permitir ese ambiente distendido y hacer bromas. No creía que Drakul se las tomase a mal, a ella no le importaban sus maneras como salidas de un libro de historia.

Si un día apareces lleno de perfume y con los rulos en la cabeza creo que me moriré de la risa, seré el primer vampiro que se murió definitivamente de risa.— Cuando lo escuchó hablar de Vlad, supuso que la historia que le tocó vivir fue muy dura y cruel, ella no podía imaginar algo así, pero el pasado era pasado.— Pues entonces me alegro no haber conocido a Vlad y haberte encontrado a ti.

Pasó las páginas del libro viendo las ilustraciones y se detuvo en una donde aparecia un bosquejo de un vampiro, se lo enseñó a Drakul conteniendo la risa.— te pillaron el perfil malo...¿le mordiste un pie al dibujante?





Mi Sol:

TITAN FAMILY:

A THOUSAND YEARS:
avatar
Hania Doe
Vampiro Clase Baja
Vampiro Clase Baja

Mensajes : 192
Puntos : 178
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 11/02/2017
Localización : perdida entre las nieblas de su mente

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La reina de la nieves {privado}

Mensaje por Drakul Ardelean el Dom Ago 20, 2017 3:10 pm

-Pues a mí me pareces fuerte y decidida, y sin lugar a dudas hambrienta por ver mundo - no se tomó a malas lo de ser anticuado, recorriendo mundo ya se había dado cuenta que los años no pasaban en balde y que empezaba a quedar patente su edad. De hecho incluso le hizo algo de gracia su comentario, entre ambos la edad era como un acantilado, pero era incapaz de "modernizarse". Tenía más de 50 años cuando fue mordido, toda una vida a sus espaldas para cambiarla a esas alturas que ya sumaba más de 300. - Es un poco tarde para cambiar mis modales ahora...

No tenía ni la más remota idea de qué eran los rulos y quedó claro por su expresión confusa, pero tampoco preguntó, se limitó a sonreír por la alegría que volvía a destilar la joven. Hacía tiempo que no la veía tan relajada, y estaba aliviado de que hubiera perdido aquella expresión triste de cuando se la encontró en la puerta del castillo.

-Un momento... - frunció el ceño y apoyó la mano en el libro que Hania tenía entre las suyas, impidiendo que pasara página para poder centrar la mirada en aquel boceto. Lo reconocía perfectamente, no era la primera vez que lo veía, aunque sí a modo dibujo. - Yo conozco a este ser y no es Têpes... es el ser que me convirtió en cainita. Aunque... - frunció más el ceño, acercando la mirada para verlo más detenidamente -, se veía más femenino cuando me atacó a mí.  

Se apartó de la vampira con el rostro ensombrecido, buscando en sus recuerdos aquel día exacto en el que su condena se decidió. No había pensado en ello en mucho tiempo, simplemente aceptó su nuevo sino, pero reencontrarse de nuevo ante tal ser le hizo preguntarse ¿seguiría vivo?



People are strange:
avatar
Drakul Ardelean
Vampiro Clase Baja
Vampiro Clase Baja

Mensajes : 39
Puntos : 36
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 22/01/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La reina de la nieves {privado}

Mensaje por Hania Doe el Mar Ago 22, 2017 5:12 am

¿Tienes un mal recuerdo? yo creo que nunca lo superaré. La hermana Adolfina lo mató pero... a veces me despierto gritando, sintiendo sus colmillos en mi cuello...y luego el frío de la bandeja de la Morgue...— cerró los ojos y se estremeció.— Héctor me dijo que nos han ido cazando a lo largo de la historia. Hay alguien que no quiere que los titanes regresen y por eso nos convierten en vampiros.

Observó el dibujo de nuevo y luego a Drakul. Pensaba que Tepes era quien lo había convertido y sin embargo no fue él, fue otro cainita.

¿quieres hablar de eso?

Quizás el cazador de bestias necesitaba soltarlo, contarlo, escucharlo en sus propias palabras. Ella misma lo había dicho en alto alguna vez y parecía que al contarlo perdía un poco de fuerza, quizás a Drakul pudiera servirle también. Lo que no estaba segura es de si Ardelean estaba conforme con su transformación o no. Sabía que Héctor no lo estaba, estaba furioso por haber perdido la posibilidad de ascender de nuevo a divinidad, pero evidentemente se había repuesto y ahora sacaba ventaja de lo que era. Ella desde luego no lo estaba, pagaría el precio que fuera necesario para volver a ser sólo humana.





Mi Sol:

TITAN FAMILY:

A THOUSAND YEARS:
avatar
Hania Doe
Vampiro Clase Baja
Vampiro Clase Baja

Mensajes : 192
Puntos : 178
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 11/02/2017
Localización : perdida entre las nieblas de su mente

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La reina de la nieves {privado}

Mensaje por Drakul Ardelean el Mar Ago 22, 2017 5:37 am

-Todo aquel que tenga poder vivirá bajo amenaza constante - resumió asintiendo con la cabeza. Él no era un titán, pero aún así le convirtieron y desconocía el por qué. Nunca fue tan fuerte como lo fue Vlad, entonces, ¿por qué él y no su superior? No había caído en la cuenta de ello hasta esa noche al ver el dibujo y rememorar ese evento del pasado, que en su día creyó que formaba parte de su destino. Pero ahora que tenía el conocimiento de lo que significaba ser vampiro, empezaba a preguntarse qué motivo habría empujado a aquel ser a convertirle en un inmortal.

Miró a Hania y caminó hacia la butaca, donde tomó asiento apoyando los codos en los reposa brazos. Unió las puntas de los dedos ante su mentón, pensativo. No tenía problema ni resultaba un tabú hablar de lo sucedido y, si Hania sentía curiosidad, él lo relataría. - Durante décadas fui un fiel guerrero de Vlad Têpes; podría decirse que era su mano derecha. Confiábamos uno en el otro, pero llegó un punto en el que no pude soportar su sadismo desmedido. La guerra estaba llegando a su fin y no podía permitir que él ganara y sembrara muerte allá donde fuera. De modo que le traicioné... - en su rostro cruzó la sombra de la culpabilidad. Sabía que hizo lo correcto, pero no dejaba de ser un acto despreciable para con el que fue su amigo desde niños. - Supe desde el mismo momento que le di muerte que no podría vivir con tales recuerdos a mis espaldas, de modo que abandoné mi hogar y puse rumbo a los montes, donde los rumores hablaban de una muerte segura. No quería que encontraran mi cuerpo. No quería ser recordado, no lo merecía.

Mientras hablaba, en su mente volvían frescos los recuerdos como si los estuviera viviendo una vez más. - Lo que encontré en la montaña fue, en efecto, a la misma Muerte. Era como la de ese dibujo, pero vestía de mujer y su piel no estaba tan demacrada. Jamás había oído hablar de vampiros y, en mi desconocimiento, creí ciegamente que se trataba de la Muerte que había acudido a mi llamado. Recuerdo que sin palabra alguna se abalanzó hacia mí y tras el dolor inicial, todo se volvió negro. Desperté solo siendo lo que soy ahora, un cainita, y nunca más he vuelto a saber de ese ser. Y ahora me pregunto: ¿seguirá morando la tierra? ¿dónde se encuentra y por qué me convirtió en lugar de simplemente matarme?



People are strange:
avatar
Drakul Ardelean
Vampiro Clase Baja
Vampiro Clase Baja

Mensajes : 39
Puntos : 36
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 22/01/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La reina de la nieves {privado}

Mensaje por Hania Doe el Sáb Ago 26, 2017 10:32 am

Oh!... así que no sabe quién fue ni por qué. Conozco esa sensación y es mucho peor la incertidumbre que te mantiene en vilo con preguntas sin respuesta que la certeza aunque sea de algo realmente malo.

Posó una mano sobre su brazo y la deslizó arriba y abajo, en un gesto para reconfortarlo.

Puedo preguntarle a Héctor si él sabe algo sobre los vampiros de esa zona, ha vivido en muchos sitios y conoce a la mayoría.— abrió mucho los ojos cuando de pronto un pensamiento cruzó por su cabeza.— ¿y si también eres un titán? sería...puf.

Elevó los ojos hacia las vidrieras de aquella biblioteca percibiendo la claridad que empezaba a colarse por aquellas ventanas.

está amaneciendo. Si vas a cavar un hoyo deberías hacerlo ya, pero preferiría que te quedaras conmigo, sólo de pensar que estás bajo tierra me da claustrofobia. Yo...¿te importa si me quedo arriba? tu cuarto parece calentito.





Mi Sol:

TITAN FAMILY:

A THOUSAND YEARS:
avatar
Hania Doe
Vampiro Clase Baja
Vampiro Clase Baja

Mensajes : 192
Puntos : 178
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 11/02/2017
Localización : perdida entre las nieblas de su mente

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La reina de la nieves {privado}

Mensaje por Drakul Ardelean el Dom Ago 27, 2017 7:19 pm

Un titán... Dudaba ser como Héctor o la misma Hania, él siempre fue un punto indefinido en medio de la historia. El guerrero a la sombra que no saldría en los libros, el fiel lacayo de un amo sádico. Si en los cincuenta años que había vivido como humano no se había despertado la esencia de titán, a esas alturas era imposible siquiera imaginarlo. Sin embargo, tras volver a despertar el recuerdo en su mente, se dio cuenta de cuán ilógico resultaba su conversión. ¿Por qué transformarle en cainita, cuando hubiera sido más sencillo darle muerte y ser alimento? ¿Por qué, si luego iba a abandonarlo a su suerte sin un ápice de humanidad? Las preguntas empezaron a amontonarse en su ya de por sí ocupada mente, despertando ante el susurro preocupado de la pequeña Hania. Miró hacia las ventanas encontrado la certeza de sus palabras y sonrió observando su rostro.

-Hoy dormiré contigo, será la primera vez en mucho tiempo que no lo hago bajo tierra.

La llevó de vuelta al dormitorio, cerrando tras de sí la puerta que bloqueó con sus hechizadas espadas. Estas impedirían que cualquiera intentara abrir la puerta mientras permanecieran en el sueño profundo al que el sol les esclavizaba. Las ventanas estaban tapiadas por madera, así las encontró cuando decidió establecerse en ese castillo abandonado, y siempre quedaban ocultas por gruesos cortinajes de dorado terciopelo. Retiró los cojines de la cama y desató las cortinas del dosel, de intenso rojo burdeos, a sabiendas que toda precaución era poca ante la fragilidad de cualquier cainita bajo la luz solar.

-Nadie ha yacido en esta cama durante décadas, mas la he mantenido limpia - el por qué, no lo sabía, tal vez simple cordialidad en caso de tener invitados, como finalmente había sido el caso. Se tumbó primero, solamente con los pantalones para evitar incomodar a Hania, y estiró el brazo esperándola para recibirla a su lado. No quiso darle muchas vueltas, pero la idea de dormir con la rubia entre sus brazos sonaba más apetecible que cualquier banquete que un grupo de criminales pudiera ofrecerle en noche de caza. Pegó la nariz contra su pelo y la apretó en un abrazo que intentaba ser reconfortante.

-Descansa joven Hania, nuevas experiencias nos depararán mañana noche.



People are strange:
avatar
Drakul Ardelean
Vampiro Clase Baja
Vampiro Clase Baja

Mensajes : 39
Puntos : 36
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 22/01/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La reina de la nieves {privado}

Mensaje por Hania Doe el Vie Sep 01, 2017 6:15 am

Se volvió a colocar la saya que llevaba bajo el vestido y que ya estaba seca y los gruesos calcetines de lana, se metió bajo el edredón y al encontrarse con unas brazos dispuestos a mecerla entre ellos, no lo dudó. Los abrazos calentaban su profunda soledad, daba igual que la piel estuviera fría, o que un hueso se clavara en sus costillas, los abrazos la hacían sentir aceptada, querida y consolada. Se pegó a Drakul y se acomodó en los huecos que le debaja suspirando levemente. Podría dormir así cada día.

Durmió del tirón todo el día, sin despertarse por molestia alguna y al abrir los ojos se encontró con el albino pelo de Drakul cosquilleándole sobre la mejilla. Se lo retiró con suavidad detrás de la oreja. Se dedicó a contemplar cómo dormía, no respiraba, pero tenía una expresión plácida mientras surcaba el reino de los sueños. Se fijó en sus cicatrices, un mapa lleno de lugares y sucesos que lo habían forjado para ser como era. Frío, implacable, letal. Las cicatrices de Hania no se podía ver, estaban bajo la piel, en su cabeza, en su alma, esa que guardaba celosamente y a la que se aferraba para no hundirse en la oscuridad.

Cuando el transilvano despertó le dio los bueno días.

buenos días, dormilón. Ya se ha puesto el sol, pero reconozco que estaba tan a gusto aquí que no me hubiera movido en una semana.— se removió un poco y finalmente sacó sus pies de la cama, yendo a recoger su ropa.— Si me acompañas a casa podemos preguntarle a Héctor. Él sabe muchas cosas, quizás conozca a alguien en Rumanía que sepa algo más o... no sé. Igualmente hay una forma de averiguarlo, pero requiere que te muerda. Descubrimos lo que era yo cuando me mordió.





Mi Sol:

TITAN FAMILY:

A THOUSAND YEARS:
avatar
Hania Doe
Vampiro Clase Baja
Vampiro Clase Baja

Mensajes : 192
Puntos : 178
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 11/02/2017
Localización : perdida entre las nieblas de su mente

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La reina de la nieves {privado}

Mensaje por Drakul Ardelean el Lun Sep 11, 2017 10:05 am

Era incapaz de recordar la última vez que durmió con tanta placidez. Sin el estruendo de la guerra resonando en la oscuridad, ni la sangre tiñendo cualquier imagen que corriera tras sus párpados. Tanto en vida como en la muerte, las pesadillas eran compañeras constantes y recurrentes en sus sueños, incapaz de alejarse de ellas. Y, sin embargo, aquella noche no recordaba siquiera haber soñado. El abrazo tierno de Hania fue todo en cuanto se concentró. La pequeña parecía tener cierto poder sobre él, era la portadora de su paz espiritual y eso le gustó.

Llevaba un rato despierto, pero estaba tan a gusto que ni al sentirse observado hizo amago de abrir los ojos. Se decidió al cabo de un rato, cuando el ruido de la noche le hizo saber que no podían pasar todo el tiempo en la cama. La observó y dibujó una sonrisa mientras le acariciaba la mejilla. - Me alegra que hayas dormido tan bien... yo también lo he hecho
- dejó un beso en su frente antes de verla levantarse e hizo lo mismo, buscando sus ropas mientras volvían al mundo real, el que les esperaba afuera del castillo.

La idea de ser mordido por Hania no le fue en absoluto indiferente, mucho menos desagradable. La miró y asintió, sentándose de nuevo al borde de la cama mientras la invitaba a acercarse. - Entonces hazlo. Bebe de mí. Estoy de acuerdo en visitar a Héctor, su larga trayectoria le ha hecho mucho más rico en saber que yo, pero primero quiero que seas tú quien vea la verdad en mi sangre - sentó a la rubia en su regazo y se apartó el cabello del cuello, ofreciéndoselo mientras la rodeaba con los brazos. Su piel era mucho más dura que la de cualquier humano, pero estaba seguro que sus incisivos colmillos no tendrían problema alguno en penetrar la carne.

Los recuerdos que vería al beber no serían muy distintos a los que ya había visto en su mente. La guerra constante, la muerte acompañándole... las barbaridades que hizo en nombre de su rey, de su amigo, y la traición que le llevó al auto destierro que, más adelante, le hizo encontrarse con su verdugo, la vampiro que cambió su vida y su camino. No quería que Hania fuera testigo de tantos horrores de guerra, suficiente dolor cargaba en sí misma, pero no había forma de escoger qué podía o no ver.



People are strange:
avatar
Drakul Ardelean
Vampiro Clase Baja
Vampiro Clase Baja

Mensajes : 39
Puntos : 36
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 22/01/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La reina de la nieves {privado}

Mensaje por Hania Doe el Sáb Sep 16, 2017 9:57 am

No le gustaba morder de la vena a nadie porque tenía miedo de descontrolarse, pero confiaba que Drakul sabría pararla.

Pues...allá voy, pero tendrás que pararme si bebo demasiado, no estoy acostumbrada a esto...— tomó aire aunque no le hiciera falta, era un gesto para auto-infundirse coraje, y se acercó a su cuello. Estaba frío, duro, como la piel de Assur o de Héctor, pero sabía que esa aparente sensación de calma sería todo lo contrario en cuando bebiese. Hundió sus pequeños colmillos y la sangre fluyó. Vio desfilar delante de sus ojos las escenas de guerra que ya había visto en su mente con anterioridad. Rios de sangre, gritos y dolor. Eso era la guerra, algo que nadie ganaba, pues la humanidad siempre perdía. Las imágenes siguieron retrocediendo hacia atrás, borrosas y observó a Drakul humano, hastiado, lleno de oscuridad, caminar a solas por un bosque. Esta imagen se entremezcló con otras que parecían suceder en otro lugar: un círculo de gente con túnicas y capuchas entonando unas salmodias en lengua arcana, brujos sin duda. Uno de ellos habló con voz alta y clara:

el que tiene que salvar nuestro mundo ya ha nacido. El que traerá el equilibrio a este país ya está con nosotros. Id, protegedlo en la sombra, no debe saber nada hasta que no sea capaz de desarrollar sus poderes.

La imagen se fundió en negro con otra de un niño pequeño tan rubio que su cabello era casi blanco. Niño que al crecer, tornó el color de su pelo por el níveo. Debía ser Drakul, el que debería restablecer ese equilibrio al parecer, y que luego creció ajeno a su destino. Vio una de las túnicas en el sueño manchada con mucha sangre, después el brujo al que había escuchado con la inequívoca señal de los colmillos de vampiro en el cuello, muerto también. Parecía como si los protectores de ese niño hubieran sido liquidados, algo similar a lo que les habían hecho a los titanes.

La visión terminó cuando ese Drakul hastiado de la guerra recibió el abrazo oscuro en ese bosque. Abrió los ojos y se separó de su cuello tratando de procesar toda aquella información, que no era poca.

No eres un titán...eres... algo más complejo.





Mi Sol:

TITAN FAMILY:

A THOUSAND YEARS:
avatar
Hania Doe
Vampiro Clase Baja
Vampiro Clase Baja

Mensajes : 192
Puntos : 178
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 11/02/2017
Localización : perdida entre las nieblas de su mente

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La reina de la nieves {privado}

Mensaje por Drakul Ardelean el Dom Sep 17, 2017 10:35 am

Era la primera vez después de su conversión que alguien le mordía. Habían pasado casi tres siglos desde entonces y aún a veces podía recordar lo que sintió cuando la muerte roja se apoderó de él. El espiral creciente desde las mismísimas entrañas, un Dolor con mayúsculas, con carácter, tan intenso que aniquiló su identidad por un periodo de tiempo incapaz de mesurar. Sin embargo, los colmillos de Hania no le provocaron más que un ligero cosquilleo a comparación de aquel recuerdo. La situación, aunque enturbiada por las memorias más oscuras de su pasado, se le antojó íntima e incluso agradable. Si fuera posible, le daría de su sangre a la joven todas las noches con tal de no hacerla pasar por lo que ella más odiaba, ni siquiera supondría un sacrificio pues, en el fondo, estaba disfrutando de ese momento. No obstante, el ensueño se vio interrumpido por aquella extraña profecía.

Mientras era mordido pudo vislumbrar los recuerdos por los que la rubia buceó y un inmenso abismo se abrió bajo sus pies cuando vio los rostros de aquellos brujos. En cuanto los colmillos de Hania abandonaron su cuello, le besó la frente y la dejó sentada en el borde de la cama para ponerse en pie más serio que nunca. Su cabeza era un hervidero de rostros, pasaba de uno a otro intentando encontrar a aquel brujo que tanto le sonaba. Hasta que lo logró. Y lo que sus ojos transmitieron era una extraña mezcla de temor e incomprensión.

-Era mi padre - dijo de repente, sin mirar a nada en concreto. - Uno de los brujos que has visto en ese círculo... era mi padre. - Para poder poner en orden aquella extraña y sorprendente revelación, se sentó de vuelta a su lado y habló nuevamente de su pasado. - Yo era aún un crío cuando el emperador otomano ordenó que nos entregaran para su nuevo ejército... pero aún guardo algún recuerdo de mi padre. No su nombre, ni a qué se dedicaba, pero hubo una vez...

Un nuevo recuerdo le vino a la mente y alzó la cabeza. De pequeño nunca le había dado importancia, pero llegado a ese punto empezaba a tener sentido. - Tengo que volver a Rumanía. Lo hecho, hecho está, sé que aquella profecía dejó de tener sentido cuando me convertí en vampiro. Pero tal vez haya algo más que pueda hacer, aunque sea para entender mejor todo esto. Vamos - la miró, extendiendo la mano para que le siguiera al dormitorio, donde buscó sus ropas de siempre, las de guerra, para empezar a vestirse. - Te llevaré de vuelta con Héctor.



People are strange:
avatar
Drakul Ardelean
Vampiro Clase Baja
Vampiro Clase Baja

Mensajes : 39
Puntos : 36
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 22/01/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La reina de la nieves {privado}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.