Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA THE BOND OF THE BLOOD - PARTICIPAN DRAKE ENDE Y JOSSETTE LOUVRE. LA LLAVE - PARTICIPAN POSEIDÓN Y CRYSANTHE KASTAROS. EL CAOS VISTE DE GUERRA - PARTICIPAN ORN, DRITTSEKK, BRÖKK TOLLAK, SOLEIL, KATTRINA. NOCHE DE HALLOWEEN - PARTICIPAN VLADIMIR ROMANOVS y MAGGIE CRAIG.




Espacios libres: 15/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 30/07/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


La venganza viste una mascara <privado>

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La venganza viste una mascara <privado>

Mensaje por Vashni Indih el Mar Jun 20, 2017 2:34 pm

Odio, si una palabra podía representar aquello sentía por la familia Argent era exactamente eso, Odio.
Habían destrozado mi vida desde la mas tierna de mis infancias, condenando a mi manada a una muerte devastadora. No hicieron preguntas, nos dieron caza como si fuéramos alimañas y después contaron jartandose de nuestra desgracia, la cantidad de presas que habían atrapado para nuestra desgracia.

Apenas mi hermano, unos cuantos hombres mas y yo, logramos encontrar refugio y escapar de la matanza.
Si la cosa se quedara ahí, seria la típica historia de destrucción, de dolor, pero la verdad es que va mucho mas allá.
Una noche cegados por el alcohol, la ira y la frustración, mi hermano y yo decidimos vengar a nuestros padres, nuestros amigos, la familia, la manada y nos adentramos en la casona de los Argent.
En mis planes no venia encontrar a una mujer con sus pequeñas hijas indefensas, si no a los causantes de la masacre, quería pillarlos de improvisto, desarmados y en una batalla singular ver cuan fieros eran esos tipos, mas no sucedió eso, si no algo muy distinto.

La sangre inocente manchó las manso de mi hermano, cegado por el dolor dio muerte a la mujer y a dos de las pequeñas, me interpuse antes de que alcanzara su tercer objetivo, otra niña de largo pelo oscuro.
Nosotros no eramos unas bestias ¿que nos diferenciaba de ellos si matábamos niños?
Los hombres Argent regresaron ,mi hermano calló bajo sus manos y yo logré escapar, eso si, dejandoles un bonito recuerdo, algo que les haría entender en sus propias carnes lo que es tener un licantropo en sus filas.
Mordí a la pequeña, con la firme idea de regresar algún día por ella.

Largos fueron mis caminos, difíciles los senderos que tuve que crear para mi y la diezmada manada que adquirí con la caída del último miembro de mi estirpe, mas lo conseguí.
Me acabé haciendo con un territorio, convirtiéndome en un hombre de negocios, sacando adelante a los míos, dándome un nombre, ganándome el respeto.
Era el momento de regresar a por aquello que era mio, pero primero tenia que encontrarlo, así que decidido aquella noche me coloqué el mejor de mis trajes.

El Palacio Royal lucia espectacular, muchos eran los invitados a aquella conmemoración de la ciudad, sin duda alguna los Argent estarían invitados, muchos años habían pasado desde la última vez que nos encontramos, claro que yo nunca olvidaría su olor, el mezquino saber de la sangre de esos que en el pasado me habían condenado.

Ella era mi presa, mi venganza servida en bandeja de plata.



Amara y Vashni:
avatar
Vashni Indih
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 78
Puntos : 63
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 03/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La venganza viste una mascara <privado>

Mensaje por Amara J. Argent el Vie Jun 23, 2017 5:55 am

El encierro comenzaba a tornarse insoportable y el silencio de su padre era cada vez más frustrante. Un mes entero había pasado desde la última vez en la que el cazador le dirigió palabra alguna y mucho más importante, desde la última novedad con relación al asesinato de sus congéneres; si bien antes le había parecido extraña la súbita reserva de Bastien, después de que este se vanagloriara del último indicio que había llegado a sus manos prometiendo revelar la identidad del perpetrador, ahora estaba convencida de que algo andaba mal. Desde entonces, su progenitor se mostró desinteresado en el avance de sus entrenamientos y en las noches de cruzada continuaba rehusándose a dejarle salir de casa.

Después de mucho pensarlo, Amara había llegado a la conclusión de que Bastien sabía algo, una verdad que seguramente ella también conocía pero que, por algún u otro motivo, al hombre no le convenía revelar. El cazador planeaba algo y por mucho que le disgustara el simbólico exilio al que  le había sometido, no tenía más remedio que esperar, resignarse a la ignorancia y sumergirse entre la siniestra calma que precedía a la tormenta.

Una invitación había llegado, un baile de máscaras en conmemoración a la ciudad; la asistencia al evento era tan simple como una mera formalidad entre la nobleza a la que, por desgracia, ella pertenecía.

Tan pronto como Amara puso un pie fuera de la tina, después de tomar un corto baño, un par de criadas saltaron encima de ella, encargándose de arreglar su vestimenta, peinado y maquillaje con tanta rapidez como les fue posible.  Cuando la jovencilla se atrevió a indagar el motivo de su presurosa colaboración, una de las doncellas vaciló sobre la respuesta, argumentó la situación a una orden directa de su padre sin entrar en mayor detalle y acalló otras posibles dudas ajustando fuertemente su corsé, dejándole casi sin aliento.

Una vez estuvo lista, sin pronunciar palabra alguna, una de las criadas le entregó un antifaz y con él una nota en la que el cazador se excusaba vagamente por su ausencia, ordenándole asistir al evento en su nombre y ocuparse de sus obligaciones en sociedad según lo requirieran las circunstancias.

Sin poder protestar, pues el cazador había abandonado la mansión algunas horas atrás sin dar razón de su regreso, la joven partió al evento escoltada por uno de los hombres de su padre, quien se aseguraría de que acatara sus deseos e interpretara su papel como era debido.

Si bien no era entusiasta de los eventos sociales, al menos tendría la oportunidad de poner un pie fuera de la casa.

Una vez en el Palacio Royal, Amara se ocupó de apresurar la tarea que le había sido asignada, saludando y sonriendo con hipocresía a las personas a las que estaba segura su padre querría que se dirigiera, o por lo menos, a los pocos que pudo identificar bajo las pintorescas, pomposas y extrañas máscaras.

Dada por terminada su tarea, la cazadora aprovechó el primer descuido que encontró y se escabulló de la vista de su vigía; cuando se vio libre de guardia, se acomodó en el rincón menos concurrido que encontró y retiró el antifaz de su rostro, después de todo, desde donde se encontraba, nadie repararía en ella, o al menos eso era lo que creía.

Ciertamente, necesitaba un respiro, o quizá, sólo necesitaba escapar.


"She wears strength, and darkness equally well, the girl has always been half goddess, half hell."
silver:

"Women like you drown oceans" :
Falling for you:
black sea:
Don't you:
avatar
Amara J. Argent
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 119
Puntos : 107
Reputación : 10
Fecha de inscripción : 19/04/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La venganza viste una mascara <privado>

Mensaje por Vashni Indih el Vie Jun 23, 2017 4:08 pm

Como un espectro me moví entre los asistentes enmascarados, varias eran las auras sobrenaturales que danzaban en esa pista plagada de mascaras, peor ninguna de ellas la reconocía como a aquella bestia que trasformé de niña.
Una copa entre mis dedos que fui apurando como el mismo tiempo que escapaba raudo entre mis dedos.
Muchas las damas que repararon en mi presencia, baile de abanicos y la frustración en mi oscura mirada debajo de la mascara.

Enarqué una ceja al ver una dama buscando la intimidad de un rincón poco transitado, como si tomar aire fuera la única opción que tenia en una fiesta a la que al parecer acudía por obligación.
Su aura era distinta, no era la de un licantropo, ni la de un humano, ni la de una bruja ¿que demonios era ese ser que tenia frente a mis ojos?

Tomé sendas copas, acercándome a la joven agazapada, le tendí una ladeando la sonrisa con cierto descaro mientras sus ojos se alzaban para chocar con mi parda mirada.
-¿Nos escapamos? -bromeé dejandole claro que para mi aquella fiesta resultaba tan cargante como para ella – disculpe mis modales, no se si los he perdido tras la segunda o la tercera copa que he tomado, mi nombre princesa es Vashni ¿vos sois?

Di un sorbo del ambarino liquido del cristal esperando que la dama enmascarada me diera algo de información sobre si misma.
-¿deseáis bailar? O mejor...¿deseáis pasear por los jardines y bailar bajo las estrellas? aquí todo esta muy cargado y fuera hace una noche perfecta.
Dado que es una fiesta de mascaras, mantengamos el anonimato protocolario, por una noche podemos ser dos desconocidos ¿que me dice?

Tampoco yo quería dar mucha información sobre mi persona, buscaba a una dama aproximadamente de su edad, una que ostentara el don de la licantropia, pero su aura no se correspondía del todo con lo que esperaba, con lo cual la duda me asaltaba.
Solo su apellido me daría una respuesta clara.
-¿estáis sola? Aunque no me importaría convertirme en un ladrón si con eso pudiera gozar por unos minutos de vuestra presencia.

Yo era bastante mas rudo, mordaz y sarcástico pero la mascara hacia su papel, nadie se iría con un salvaje lobo a correr por el bosque, al menos no de buenas a primeras.
Di un nuevo sorbo esperando la reacción de la dama, ya había movido pieza en el tablero, ahora le tocaba a la reina.



Amara y Vashni:
avatar
Vashni Indih
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 78
Puntos : 63
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 03/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La venganza viste una mascara <privado>

Mensaje por Amara J. Argent el Mar Jun 27, 2017 12:47 pm

Tan pronto como removió su antifaz, un hombre de formidable presencia atrapó la atención de la cazadora cuando le vio hacer su camino en dirección a ella. No era propio de Amara aparentar, así que, una vez observó su intención, mantuvo la mirada fija esperando la llegada del hombre, retrasado por cantidad de personas enmascaradas que revoloteaban de un lado a otro obstaculizando su andar. Al igual que los demás asistentes al evento, el misterioso señor cubría su rostro con una máscara, dejando a la vista nada más que un par de ojos oscuros y media sonrisa divertida; no recordaba haberle visto antes, era típico de celebraciones semejantes encontrar rostros conocidos, sin embargo, un aire de familiaridad circundaba su porte, lo suficientemente peculiar como para causar intriga en la jovencilla.

Una vez el enmascarado se encontró frente a ella, tras romper el hielo y brindarle una copa, Amara pudo apreciar con más detalle sus facciones, sin entender aún la procedencia de aquel sentimiento que reconocía como singular el semblante del hombre. La cazadora, dubitativa, entrecerró los ojos y aceptó la copa sin decir palabra hasta que su interlocutor indagó su nombre.

Amara — respondió sin entrar en detalle, observando a su interlocutor con curiosidad

Incluso a pesar del recelo propio de los de su clase, la casual forma en la que el hombre se dirigió a ella fue de su agrado. Usualmente, la mención de su apellido conducía a formalidades que no deseaba recibir.

Ante la propuesta de su acompañante, las comisuras de sus labios se alzaron brevemente, estudiando con cuidado la mirada de su interlocutor, entonces, deslizó sus ojos a través del abarrotado salón y atrapó entre sus dientes su labio inferior, debatiendo entre aceptar o no la osada proposición, después de todo, no conocía nada de él y siempre cabía la posibilidad de que se tratara de alguna artimaña para lastimarle, ciertamente, París estaba infestada de criaturas de la noche e hijos de la luna, enemigos naturales de los de su clase.

Mi padre siempre me advirtió que no debía huir con extraños — comentó y dio un sorbo al fino champagne, haciendo una pequeña pausa para apreciar la reacción del hombre ante su respuesta— Desafortunadamente mi padre no está presente hoy para verme ignorar sus lecciones. En cualquier otra ocasión tomaría más trabajo persuadirme a tal indiscreción, pero hoy debe ser su día de suerte — bromeó y vació el contenido restante en la copa de un nuevo trago, entonces amarró nuevamente el antifaz a su rostro y devolvió su atención a Vashni —  No he llegado sola, pero dudo que mi acompañante me eche de menos — Señalo con la mirada a su vigía, quien se observaba entretenido conversando amenamente con otra mujer — así que… seamos desconocidos.

Amara extendió su mano al hombre y un gesto travieso se cinceló en su rostro. La verdadera razón por la que había cedido a la arriesgada invitación era la necesidad de indagar en aquello que le causaba intriga, quién era exactamente el hombre y qué buscaba, debía encontrar la forma de averiguarlo. Detrás de la máscara y lo que hasta el momento aparentaba el hombre, se ocultaba un misterio mayor, su instinto nunca le fallaba y si la complacencia no era suficiente para escudriñar en él, aun le restaba la daga convenientemente oculta bajo el talle de su vestido.

La velada comenzaba a tornarse interesante.


"She wears strength, and darkness equally well, the girl has always been half goddess, half hell."
silver:

"Women like you drown oceans" :
Falling for you:
black sea:
Don't you:
avatar
Amara J. Argent
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 119
Puntos : 107
Reputación : 10
Fecha de inscripción : 19/04/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La venganza viste una mascara <privado>

Mensaje por Vashni Indih el Mar Jun 27, 2017 4:00 pm

Sus ojos se alzaban lentamente analizando cada parte de mi cuerpo mientras yo copa en mano y sonrisa ladeada la dejaba hacer.
Permitirle deleitarse era una de mis partes favoritas de la conquista, pues sin duda me facilitaría las puertas de su corazón, ¿había dicho corazón? Me refería a su entrepierna.
No tardaron nuestros ojos en cruzarse, los suyos, almendrados y negros, brillantes posiblemente por el champagne de mas que la dama llevada por el aburrimiento había ingerido..
Su frase, intentando jugar al gato y al ratón conmigo me convirtió en el depredador que soy y por un momento mis ojos brillaron casi oscureciendo frente a sus hermosos orbes.
Observé sus movimientos, seductores, atrevidos mientras sin despegar sus ojos de los míos pronunciaba su nombre en apenas un susurro “Amara”
Parecía preguntarse a si misma si acceder a mi propuesta la condenaría, ladeé la sonrisa con picardia.
-Los padres siempre tienen la razón -puntualicé con aire engreído sin dejar de mirarla a través de mi mascara -hay mucho lobo suelto que desea atrapar a caperucita..la pregunta correcta seria ¿que guardas pequeña en la cestita?
Me relamí los labios contemplando los ajenos centrarse en el borde de su copa, casi podía leer lo que se preguntaba ¿Por que acompañarme?
-Porque conmigo todo es inolvidable -susurré acercando mis labios a su oído, rozándolo con mi aliento antes de separarme ligeramente de ella.
Tomo la copa y se la bebió frente a mis ojos llevando después su mano coqueta a sus labios por le cosquilleo que las burbujas producían en ellos , relamí los míos concentrándome en su carnosa boca.
Sentenció alegando que su padre no estaba en esa fiesta, algo que celebré con jubilo tomando con delicadeza su mano para depositar un tibio beso en ella.

Sonreí pícaramente ignorando lo que decía de su acompañante, un necio que había quitado sus ojos de mi presa, su mirada suplicaba que le hiciera algo oscuro que la sacara de aquella frustrarte monotonía.
Con mi mano en su delicada espalda, la guie hacia el exterior del gran salón, una balconada de piedra blanca dejaba unas maravillosas vistas a un jardín iluminado por farolas y como no por la menguante madre luna que nos admiraba.

Acerque mi cuerpo al suyo muy despacio, casi arrinconándola contra la hermosa baranda de piedra blanca de aquel floral balcón.
La sentí retroceder tras cada uno de mis pasos, mas no parecía asustada, me atrevería a decir que todo lo contrario.
-Vera mi señora, me debato entre dos cosas y no se cual me apetece mas en este instante...-susurré casi rozando sus labios con los míos -si portarme como un caballero y suplicarle que me explique el porque me resulta tan arrebatadoramente fascinante, o por ende, descubrirlo por mi mismo -musité dilatando mis pupilas frente a sus ojos.
Entreabrí mis labios dejando que nuestras respiraciones se encontraran, salvajes, antes de posar mis férreos brazos a cada lado de la baranda dejando así su cuerpo encerrado en ellos sin mas escapatoria que la de mi boca.
Nunca fui un hombre sensato, pero admito que hasta esto era demasiado para mi, pero me atraía de un modo sin igual, como si de alguna manera encajara conmigo de un modo mágico.
Mis ojos la contemplaban fijamente ¿que era esa mujer?





Amara y Vashni:
avatar
Vashni Indih
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 78
Puntos : 63
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 03/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La venganza viste una mascara <privado>

Mensaje por Amara J. Argent el Sáb Jul 01, 2017 4:52 am

Sin protestar, Amara permitió que el hombre guiara el camino, dejándose llevar a través del concurrido salón en dirección al balcón con vista hacía el parterre en la parte trasera del excéntrico edifico. Una vez allí, ubicados en la esquina menos llamativa de la terraza, Vashni avanzó a paso cadencioso acortando la distancia que les separaba; cierto aire de satisfacción acogía su semblante mientras ella retrocedía. Si bien la cazadora hacía el intento de ampliar el espacio que su acompañante se empecinaba en disminuir, ni sus firmes pasos, ni su lasciva mirada llegaron a intimidarle, por el contrario, alejarse era parte de la diversión y fue así como confirmó que el hombre estaba más que dispuesto a jugar.

La intensidad de la situación había escalado bastante rápido mas la cuestión que mayor impresión causó en ella fue que, a pesar de ser una competidora empedernida, no había tenido problema en dejar que su oponente tomase ventaja, aún más cuando lo único que conocía de él era su nombre e incluso aquello podría tratarse de una mentira. Cualquiera que fuese el impulso que lo había llevado a aquel deliberado y probablemente inapropiado acercamiento, ella lo quería saber.

Como resultante de su retroceder, sus piernas se estrellaron con el barandal que cercaba el balcón, perdiendo el equilibrio cuando el peso de la parte superior de su cuerpo amenazó con hacerle caer al precipicio. Para entonces, Vashni ya se encontraba encima suyo, aprisionándole sugestivamente entre una caída libre y sus labios; la decisión era bastante obvia. Por instinto, la joven se sostuvo del traje del hombre e inclinó brevemente su rostro hacia él, quedando sus labios a la altura de los de él, tan cercanos que Amara pudo sentir un cosquilleo fantasmal sobre ellos.

Sus comisuras se alzaron con picardía y entonces acarició con su labio inferior los de Vashni, no como para considerarlo un beso, pero si lo suficiente para tentarlo.

Un poco inapropiado ¿no cree? — Susurró en tono incitador sin distanciarse — ¿Qué otro tipo de cosas inapropiadas le vienen a la mente?

Seductora, la joven paseó su mano derecha por su cuello y la deslizó despacio hasta su pecho, distrayendo la atención del hombre, mientras la izquierda, discreta, buscaba entre el talle de su vestido la daga que llevaba consigo siempre que contaba con el infortunio que tener que asistir a eventos similares. Tan pronto como encontró el cabo del arma, la desenvainó, apartó su rostro y la colocó justo bajo el mentón del hombre, frotando con delicadeza la filosa hoja de plata contra su piel. La cautivadora sonrisa se amplió de inmediato, tiznándose con una pizca de mofa ¿Cuál era la gracia de ceder a sus deseos tan pronto?

No creería que sería así de sencillo ¿verdad? — indagó colocando un poco de presión sobre la daga que punzó ligeramente la dermis de Vashni, obligándole a dar un paso atrás— No soy como las mujeres con las que seguramente está acostumbrado a lidiar, soy mucho menos delicada y preciso mucha más persuasión… incluso si la oferta es interesante.

Un travieso gesto se cinceló en su rostro y entonces otorgó un indiscreto vistazo al hombre de pies a cabeza. Sí, era atractivo, pero más allá de su llamativo físico, ella encontraba un singular gusto en la provocación. Sin previo aviso, la joven intercambió su posición, empujando al hombre hacia el barandal.

Sus ojos ocultan algo — continuó — No sé quién sea usted y si vale la pena mencionarlo, ni siquiera sé qué es usted — La joven envainó la daga bajo el talle de su vestido y volvió la mirada a Vashni, sin perder el talante de sagacidad—  Pero estaría mintiendo si dijera que no he tomado interé-

Señorita Argent — Interrumpió un colega de trabajo de su padre, quien se paseaba por el balcón en compañía de una dama.

Al caer en cuenta de quien se trataba, Amara hizo una pequeña reverencia en respuesta al saludo del respetable señor. Tan pronto cómo obtuvo respuesta, el hombre prosiguió su camino; ella se limitó a observarle alejarse.

Supongo que el anonimato no duró tanto como esperaba.

La expresión de Vashni se transformó y a pesar de no comprender a qué se debía el súbito cambio, no encontró forma de interpretarla.


"She wears strength, and darkness equally well, the girl has always been half goddess, half hell."
silver:

"Women like you drown oceans" :
Falling for you:
black sea:
Don't you:
avatar
Amara J. Argent
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 119
Puntos : 107
Reputación : 10
Fecha de inscripción : 19/04/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La venganza viste una mascara <privado>

Mensaje por Vashni Indih el Sáb Jul 01, 2017 12:09 pm

Nuestros labios tan cerca y tan lejos a su vez parecían entablar una silenciosa gesta espectral, solo el vaho de nuestras bocas calcinaba el espacio entre nosotros, sus labios se curvaron en una picara mueca.
-¿es inapropiada la atracción por una extraña? Mea culpa, me confieso pecador -susurré sin apartarme un ápice - ¿quieres comprobar que otras cosas me parecen tremendamente apropiadas? -susurré deslizando mi maño por la parte baja de su cintura hacia sus nalgas.
La empujé para que su cadera colisionara con mi abultada entrepierna mientras nuestros ojos se devoraban a través de las mascaras.

Su mano se deslizó lenta por mi nuca, zigzagueó por mi pecho sin apartar ni un instante sus tempestades de la mía y en ese instante preciso en el que la distancia ínfima se iba a convertir en la nada, una hoja afilada de acero impacto en mi garganta.
Mis ojos centellearon presos del embrujo que esa dama ejercía sobre mi.
-Me hubiera decepcionado madam si esto hubiera sido fácil, claro que yo no soy de los que se rinden solo porque el filo de un arma me impida alcanzar mi cometido.

Atajé la distancia una sintiendo la hoja rasgar mi piel, la meta sus labios y con rudeza los tomé una colisión efímera, mas suficiente como para demostrarle que necesitaba mas que eso para detenerme.
El duelo de titanes había empezado, ella me atraía de un modo que no lograba entender, era como si estuviera hecha para mi, la mitad de mi esencia residía en ella.
Madre luna había colocado ante mi a la mujer que junto a mi lideraría los míos, solo era cuestión de tiempo que ella se diera cuenta de esto mismo.

Su rostro se cincelo en una picara sonrisa, como si aquel combate fuera exactamente lo que necesitaba en su vida y con un sutil movimiento, firme pero a su vez templado, convertido en caricia me volteó para intercambiar las posiciones.
-¿vas a comerte al lobo caperucita? -bromeé con picardia.
Si era eso lo que deseaba no opondría resistencia, era evidente el grado de excitación que me producía.

Envainó nuevamente la daga hablando de aquello que ocultaba mi mirada, esta vez yo fui quien sonreí con arrogancia.
-Descubrelo -la incite.
Pero por desgracia aquel tu a tu fue interrumpido por otro hombre de mediana edad.
Una reverencia fue cuanto le dedico la dama y un nombre que quedo impreso en mis entrañas.
“Argent” aquel apellido era todo cuanto odiaba.

Mi gestó cambio, si era la joven Argent, era la niña a la que mordí, aquella que había venido a llevarme junto a mi, eso podía explicar parte de mi atracción por ella, esa familiaridad en su olor..peor..no era una licantropo, conocía a los míos y ella no lo era ¿entonces?
Las dudas se paseaban frente a mi turbia mirada, mi gesto endurecido lo decía todo sin palabras.

Ladeé la cabeza como el depredador que era, demasiada gente en esa fiesta para llevármela a la fuerza, mas tenia claro que lo haría, ella me pertenecía y vengarme de su padre y hermano por lo que habían echo con mi familia era un hecho, solo tenia que encontrar cual seria el mejor momento.
-Ya que nos han roto la magia ¿que tal si cambiamos de escena? Bebamos , pero no aquí...



Amara y Vashni:
avatar
Vashni Indih
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 78
Puntos : 63
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 03/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La venganza viste una mascara <privado>

Mensaje por Amara J. Argent el Lun Jul 03, 2017 4:05 am

De todos los actos que había cometido aquella noche, encabezando la lista el sucumbir a las pretensiones del hombre, al no imponer resistencia cuando este forzó el camino a sus labios, permitirle conocer su identidad, sintió Amara, fue el más inapropiado de todos. En aquella palabra de cinco letras, que portaba como legado, no sólo cargaba una herencia de cientos de años de antigüedad, también decía mucho de sí misma, en realidad, lo decía todo; ciertamente, su padre se había encargado que ella no fuese nada más que su apellido, ese mismo que le hacía poderosa, respetada y letal, pero nada más.

Argent, traducía en el único elemento realmente nocivo para los descendientes de la luna, o al menos, el único conocido. Su deber era convertirse en eso, plata, por orden de su padre, en honor a sus congéneres y sucesión de su linaje; sin embargo, sin poder preverlo o evitarlo, de alguna u otra forma, el destino siempre le guiaba hacía la misma dirección: una infausta atracción por las criaturas de la luna, aquellos cuya existencia se suponía debía acabar y Amara estaba segura de que tarde o temprano, esa mórbida adhesión a lo prohibido se convertiría en su perdición.

La castaña posó su atención en las gotas de sangre que resbalaban por la curvatura del cuello de Vashni, herida que se infligió a sí mismo al no atender la distancia propuesta por la daga, obstinándose a atrapar sus labios. Incluso aunque se trataba de una pequeña incisión, a partir de ella la cazadora pudo sacar una sólida conclusión acerca de la naturaleza del hombre, si él fuese un hijo de la noche, la herida habría sanado en cuestión de segundos, por el contrario, de ser un lobo, al ser forjada en plata el arma con la que se incurrió, aquella misma cortadura tardaría un par de minutos en sanar. A simple vista, aún continuaba abierta.

Amara hurgó entre la pequeña cartera que llevaba en busca de un pañuelo y tan pronto como lo encontró dio un paso al frente, acortando nuevamente la distancia que le separaba del hombre.

No acostumbro comerme a mis presas — respondió mientras limpió con delicadeza el líquido carmesí que aún brotaba de la herida — Qué clase de cazadora sería…

Levantó sus comisuras divertida y agarró la mano del hombre, llevándola hasta su cuello, obligándole a sostener el pañuelo por sí mismo.

Pero, de nuevo, insisto en que esta noche es un hombre afortunado —continuó una vez el hombre agarró la tela — Hoy interpreto mi papel menos entretenido, pero quizá esta versión de mi sea la que mejor le convenga.

La joven deslizó sus dedos por la extremidad que su opuesto conservaba libre y agarró los de él con suavidad, dando un paso atrás e invitándole a seguirle con un sutil gesto incitador dibujado en sus labios.

Amara caminó al interior del edificio e hizo su camino hacia el bufé entre la zona más concurrida del salón, con un agarre flojo sujetando la mano de Vashni; si bien era innecesario, guardaba curiosidad por conocer si este haría un esfuerzo por seguirle el paso. La joven lanzó una recelosa mirada hacia los lados y al comprobar que nadie prestaba atención, tomó una botella del más costoso champagne.

Con una mueca traviesa, la joven guio con prisa a su acompañante en dirección la salida.  Una vez afuera, genuinamente entretenida, Amara volvió la atención al hombre.

Ya que yo he puesto el licor, lo más justo es que usted, Monsieur, proponga el lugar. — sonrió ampliamente — Claro, si aún desea beber conmigo.


"She wears strength, and darkness equally well, the girl has always been half goddess, half hell."
silver:

"Women like you drown oceans" :
Falling for you:
black sea:
Don't you:
avatar
Amara J. Argent
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 119
Puntos : 107
Reputación : 10
Fecha de inscripción : 19/04/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La venganza viste una mascara <privado>

Mensaje por Vashni Indih el Lun Jul 03, 2017 8:17 am

La dama Argent saco un pañuelo de su pequeño bolso, su preocupación por mi estado era entrañable, claro que esa herida cerraría pronto, mas tarde lo que pensaba en un principio, pues la daga era de plata haciendo clara referencia a su apellido.
-¿que tipo de cazador no come lo que caza? ¿un asesino quizás? -pregunté ladeando la sonrisa con picardia.
Era cierto, la humanidad había cazado para comer durante toda la eternidad, no eran tan diferentes a nosotros, los lobos. Eran ellos los que habían impuesto nuevas normas abanderándose como los protectores de todos los humanos que se encontraban.

Como en todas las especies había dementes, claro que había manadas de lobos asesinos y que pagaran por sus crímenes lo veía justo y necesario, pero no era el caso de los míos y aun así, fueron masacrados.
¿Acaso no habían asesinos entre los humanos? Merecían por ello ser cazados y matados sin tan siquiera ser juzgados.
El padre de esa hipnótica criatura me arrebato lo que mas amaba en este mundo, no descansaría hasta que yo hiciera lo mismo.

Apreté la herida con el pañuelo dedicándole una sonrisa ladeada, mis pardos se perdieron en esas dos tempestades que ostentaba la dama, no sabia aun el porque pero cuando la miraba era como si pudiera reflejar en sus ojos mi alma.
-Nunca la mejor versión es la mas aburrida -aseguré guiñándole un ojo al sentir como su mano bajaba lentamente por mi brazo -digamos que prefiero ver la pasional, la salvaje, la real.

Tiró de mi mano para adentrarnos nuevamente en la fiesta destino a el lugar donde se acumulaban gran parte de las bebidas, una botella de champan fue nuestro pistoletazo de salida, una ladeada sonrisa curvo mis labios como asentimiento a aquello que nos esperaba y juntos salimos de aquel lugar de gente aburrida para descubrir una noche diferente, no sabía cuan diferente seria.
-Bien, dado que vos ponéis el alcohol, pondré yo el lugar ¿me acompañáis? -pregunté sin esperar respuesta tirando de su mano hacia uno de los mozos que había fuera.


No tardó en sacarme mi corcel, un espectro negro como la noche que salvaje se alzó sobre sus patas traseras.
-¿me permite? -apunte tomando su cintura suavemente para elevarla, de nuevo nuestros cuerpos se buscaban, mi aliento se perdió en su boca y sus labios entreabiertos lo acogieron en un juego complicado.
La senté sobre la silla, de un salto subí tras ella y así emprendimos al galope el camino hacia mi victoria, su derrota.

Nuestros cuerpos se rozaban, amoldándose a la perfección ,el viento azuzaba su pelo embotandome de su olor, cada vez que se giraba nuestros labios se rozaban en una conversación premeditada que nos llevaría a alcanzar las llamas del infierno si la noche nos convertía en demonios pendencieros.

Desmontamos en un valle verde, repleto de amapolas rojas como la sangre, a nuestra espalda una pequeña gruta, un regalo de la naturaleza para cobijarnos si la necesidad apremiaba, frente a nuestros ojos un lago de aguas claras que reflejaba una menguante luna que nos acunaba con su brisa.
Ladeé la sonrisa contemplándola observar todo a su alrededor.
-¿te gusta? -pregunté tomando la botella para descorcharla.

El espumoso subió ligeramente, apoyé ahí mis labios y di un buen trago, dejando que la bebida bajara lenta por mi garganta
Le pasé la botella secando mis labios con la manga del traje.
-Esta bueno señorita Argent



Amara y Vashni:
avatar
Vashni Indih
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 78
Puntos : 63
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 03/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La venganza viste una mascara <privado>

Mensaje por Amara J. Argent el Mar Jul 04, 2017 5:02 am

Tal como fue propuesto, Vashni ayudó a la cazadora a montar el corcel y una vez acomodó su cuerpo en el sillín, tomando asiento tras de ella, agarró las riendas,guiando el camino a un lugar desconocido.

Amara era consciente del riesgo que implicaba huir con un desconocido, mucho más uno le la misma especie de aquellos que por naturaleza eran sus enemigos; ciertamente, de tener que enfrentarlo, el lobo tenía todas las de ganar. Iba pobremente armada, e incluso, si cargara consigo un mejor equipo, no importaba que tan buena horma hiciese el vestido a su cuerpo, a la hora del combate sólo entorpecería sus movimientos. No obstante, a pesar de haber considerado a detalle las probabilidades en su contra, ninguna de ellas le impidió replantear la aventura en la que se había embarcado aquella velada.

Después de algunos años de experiencia en la caza, la castaña había aprendido a equilibrar la balanza entre la lógica y sus instintos, de la primera siempre había sido fiel partidaria, tal y como Bastien se lo había instruido, mas de los segundos aún desconfiaba, sin embargo, había aprendido a escucharlos. En los últimos meses sus instintos habían comenzado a palpitar con más y más fuerza, arrastrándole a un punto donde las emociones nublaban su juicio, predilección que usualmente le conducía a situaciones similares, a convivir con criaturas que en otras épocas no hubiesen tenido la oportunidad de contener el aliento antes de probar el amargo sabor de la derrota en la hoja de su espada.

El destino le había arrojado en una corriente hacía un trágico destino del que no podía escapar incluso aunque intentara navegar persistentemente en la dirección contraria.

Era innegable la conexión que existía entre ambos, quizá era aquella la razón por la cual sus corporeidades insistían en encontrarse.  No era la primera vez en su vida que adhesiones semejantes habían surgido de la nada, mas la que le ataba a Vashni era la primera de su clase. No se trataba de un vínculo emocional, tampoco de un lazo ancestral, era una cuestión somática, como si sus sentidos y entrañas se removieran ante la presencia del hombre, implorándole acercarse a él, como si en su cuerpo se escondieran todas las respuestas.

La curiosidad era cada vez mayor.

Una vez el caballo se detuvo, el hombre se bajó primero y se ofreció como apoyo para que ella hiciera los mismo. Tan pronto como sus pies tocaron tierra, Amara apartó sus pensamientos y se detuvo a contemplar el maravilloso paisaje que se ante su vista. Por un momento la joven perdió el aliento; El campo, se tapizaba con amapolas de pétalos rojos y más allá se extendía una pequeña y calma laguna que brindaba un toque fantasioso al panorama.

No cayó en cuenta de lo ensimismada que se encontraba hasta que reparó en Vashni, quien observaba divertido su reacción. Incluso siendo la delicadeza una cualidad impropia de ella, la castaña no era inmune al encanto de la madre naturaleza.

Es precioso  — exclamó, respondiendo así a la indagación de Vashni — Sospechaba que tenía buen gusto, pero estoy impresionada —bromeó sonriente

La joven se acercó al hombre y recibió la botella que este le brindaba. Él había hecho los honores y había degustado el primer sorbo, ahora era su turno. Amara llevó el pico de la botella hasta sus labios y bebió un pequeño trago, dándose a sí misma un momento para saborear el dulce licor. Entonces la joven tomó asiento bajo la sombra de un árbol y desde el suelo sonrió coqueta al hombre invitándolo con la mirada a sentarse a su lado.

Vamos — Le extendió la mano en la que sostenía la botella — Prometo mantener mi daga lejos de su cuello.


"She wears strength, and darkness equally well, the girl has always been half goddess, half hell."
silver:

"Women like you drown oceans" :
Falling for you:
black sea:
Don't you:
avatar
Amara J. Argent
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 119
Puntos : 107
Reputación : 10
Fecha de inscripción : 19/04/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La venganza viste una mascara <privado>

Mensaje por Vashni Indih el Miér Jul 05, 2017 4:08 am

La cazadora parecía hipnotizada por el paisaje, casi del mismo modo que mis ojos quedaban preso de cada voluptuosidad de su cuerpo, esa aparente atracción casi mágica recorría cada parte de mi cuerpo en pequeñas descargas eléctricas.
¿Que demonios era esa mujer y porque tenia esa fuerte vinculación con ella?

La dama de plata tomo asiento bajo la sombra de un viejo árbol de raíces profundas y mullido lecho, dos golpes sutiles en el suelo le bastaron para llamarme, algo que me produjo cierta diversión.
-Vaya, ¿llama también así a sus perros de caza? -pregunté orillándome a su piel para dejarme caer a su lado.

Apoyé el antebrazo sobre mi rodilla, mi cuerpo ligeramente ladeando hacia ella y de nuevo la distancia entre nuestros cuerpos se acortaba como si fuéramos presos de la fuerza de los imanes.
-Vos habéis puesto el alcohol -tomé la botella y la sacudí ligeramente -aunque creo nos quedaremos muy cortos solo con esto -apunte sin dejar de contemplar sus tormentas -yo he puesto el lugar. Os toca ¿que mas me vais a dar? -puntualicé con picardia acariciando sus labios con cada una de las palabras dispuestas.

Se notaba que al igual que yo era una depredadora segura de si misma, de no serlo, jamas abría aceptado venir con un desconocido que aun no había osado a quitarse la mascara que cubría sus ojos, es mas, miles de mascaras cubrían esa pues cuando descubriera quien era ya seria tarde para ella.

Mi venganza estaba a escasos centímetros de mi, ella, la niña que un día mordí ahora era una doncella hermosa cuya atracción era palpable bajo el manto de estrellas.
Si algo me torturaba era no entender porque mi mordisco no la atrajo hacia madre luna, no sentía su aura como la mía, pero tampoco era exactamente la de una humana, esa criatura me pareció única y pensaba descubrir sus secretos uno a uno aunque de sus labios no escaparan.
-Tic-tac -susurré sin apartarme un ápice de ella -me pregunto ¿cuanto tardaras en olvidar que eres una dama y harás lo que mas deseas, besarme.

Engreído, con mi porte altivo no me andaba por las ramas ¿para que? No era de esos que paseaban por los jardines acompañados de una nana que nos vigilara, yo era salvaje como el bosque, como la cruel naturaleza, aunque en crueldad la familia Argent me superaba.
-Cierto -apunte curvando os labios -que según vos no vais a ser tan fácil -¿que os parece entonces si me lo gano?

Me relamí los labios al contemplarla de cerca era muy bella, algo que resultaba desconcertante porque su apellido me causaba una repulsión extrema sin embargo ella me resultaba tan ardiente como la misma luna llena.



Amara y Vashni:
avatar
Vashni Indih
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 78
Puntos : 63
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 03/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La venganza viste una mascara <privado>

Mensaje por Amara J. Argent el Jue Jul 06, 2017 5:22 am

Lamentablemente no tenemos de esos — se encogió de hombros, jugueteando con el colgante de la cadena que abrazaba su cuello— Pero de tener, apuesto que serían más obedientes que usted, Monsieur

Desde el primer momento en el que cruzaron mirada, tanto el lobo como la cazadora iniciaron un peligroso juego y el camino a la victoria se construía a partir del ingenio de sus palabras ¿Quién cedería primero? Incluso ignorando la verdadera motivación de su acompañante, Amara estaba al tanto de haberle brindado, conscientemente, una gigantesca ventaja. Aquella era la primera vez que se encontraba en semejante situación.

En el momento en el que se permitió traspasar la barrera del decoro, las probabilidades se tornaron en su contra, pero ¿realmente deseaba ganar? Por supuesto que sí, estaba sedienta de victoria, la competencia era parte de su estirpe, su naturaleza. Sin embargo, por más que se forzara a opacarla, una parte de ella encontraba regocijo en la forma que el hombre le observaba y en la persistencia de sus cuerpos por encontrarse, incluso en el más etéreo de los toques.

Una vez Vashni tomó asiento a su lado ella giró su cuerpo brevemente hacia él, apoyando su peso contra el robusto tronco, enredando sus propios cabellos entre sus dedos coquetamente, observándole curiosa mientras hacía el intento de descubrir el misterio que envolvía al hombre y el porqué de su inusual atracción por él. Los ojos del lobo le habían dejado en claro lo que a su dueño le apetecía; un lascivo destello refulgía en ellos cada vez que se desplazaban indiscretos sobre ella. Las palabras eran innecesarias pero cuando hallaron relación con lo que su mirada admitía, Amara se limitó a simular sorpresa, sin moverse un centímetro de su posición.

¿Eso cree? — indagó, otorgándole a su semblante una pizca de inocencia y confusión, pretendiendo desconocer aquello que era obvio — ¿Qué más podría tener yo para ofrecerle?

Amara apretó los labios y llevó la mirada hacia el cielo, pretendiendo desconocer la respuesta a su propia pregunta. El comentario que vino después, le obligó a abandonar su acto cuando una pequeña risa emergió de su boca. La castaña valoraba la franqueza con la que su interlocutor de dirigía a ella, de hecho, la sinceridad era su cualidad más destacada y si bien la imaginaba como una virtud, en más de una ocasión se le había considerado como su peor defecto.

Entretenida por la dicción de Vashni, la joven permaneció en silencio anclando su mirada inquisitiva sobre él. Sus cejas se enarcaron presuntuosas. Él no tardó en completar su discurso.

Aún sin pronunciar palabra, Amara colocó la mano derecha sobre la rodilla de Vashni, deslizándola despacio por su muslo, rodeando con su toque terreno inapropiado sin llegar a posarse sobre él. Estaba jugando con fuego, tentando a su suerte, algo atípico de ella. Quizá, en cierta forma, había dejado de jugar, quizá, solo quizá, ella quería de él algo similar a lo que él deseaba de ella.

¿Por qué siempre debían ser lobos?

Puede que mienta y no sea tan difícil como lo aseguraba — Alzó su espalda levemente y ladeó la cabeza hacia él, quedando sus labios a la altura de la nariz del hombre, entonces, con el dedo índice de la mano que no mantenía ocupada, levantó con delicadeza el mentón del hombre hasta que sus bocas se encontraron a la misma altura, clavando su parda mirada directo sobre la de él — O puede que no y requiera un poco más de su esfuerzo, después de todo ¿dónde queda la diversión en lo sencillo? — continuó en un susurro incitador — De cualquier forma, nunca lo sabrá. Ahora que lo ha mencionado si tendrá que ganárselo.

Inmediatamente, la cazadora se apartó de él, volviendo a su posición inicial, cuando la distancia y sus manos fueron prudentes.

Adelante, impresióneme.

Amara llevó sus ojos en dirección opuesta al lobo, casi como si nada hubiese sucedido.


"She wears strength, and darkness equally well, the girl has always been half goddess, half hell."
silver:

"Women like you drown oceans" :
Falling for you:
black sea:
Don't you:
avatar
Amara J. Argent
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 119
Puntos : 107
Reputación : 10
Fecha de inscripción : 19/04/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La venganza viste una mascara <privado>

Mensaje por Vashni Indih el Jue Jul 06, 2017 1:56 pm

La dama de plata no parecía acobardarse ante mis intenciones, mas bien todo lo contrariar, le gustaba tentarme, jugar al gato y al ratón y la verdad es que en este instante no sabia quien de los dos era el depredador.
Su cuerpo se inclino sutilmente hacia el mio, su mano se poso suave en mi rodilla mientras su pelo caía en cascada por encima del hombro mecido por el viento.

Nuestras bocas quedaron relativamente cerca, alientos que se calcinaban por momentos y su mano en mi mentón que dejo nuestros labios a la misma altura dispuestos a embeberse por completo.
Nuestra nariz se rozo, tan cerca estábamos los dos que nos convertimos en cíclopes, casi era capaz de  paladear el sabor de su boca presionando la mía, pero como antes, se apartó, el ratón se escondía en la madriguera dejando que el gato se relamiera.
-Vaya, vaya, así que esas tenemos, jugando sucio con un pobre hombre desesperado -apunté curvando con diversión los labios.

Ni yo era un hombre desesperado, ni ella una dama en apuros, aquí solo veía dos titanes dispuestos a jugar la mayor partida de sus vidas.
-Así que la dama busca ser seducida e impresionada ¿como hacerlo pues si no me mira? -pregunté cuando esta desvió sus ojos hacia el lado contrario a mi persona.

Parecía divertirle mis palabras pues sus pardos nuevamente se centraron en mi sin mayor dilación.
-Vaya, ¡que suerte! He vuelto a acaparar su atención.
Me alcé de su lado quitándome la chaqueta y la camisa para dejarla caer a su lado sin demasiada delicadeza, dejando así cubiertas algunas de las amapolas que nos acompañaban ese día.
Con picardia elevé el dedo hasta uno de los picos rocosos de la montaña que moría en la parte mas profunda de aquel lago, un escarpado precipicio que sin duda presentaba una considerable caída.
-¿que me dice señorita? ¿El salto desde ahí arriba será suficiente para impresionar a la dama?

No esperé respuesta aunque en sus ojos si vi reflejado el miedo por la locura que mi acto ostentaba.
Entre risas me fui alegando “lo que hay que hacer por un beso” y así emprendí camino hasta alcanzar la parte mas alta del acantilado.
No lo pensé demasiado, tomé carrera desde la cima y …

Vacio, aquella sensación de libertad absoluta mientras el aire golpea tu cuerpo acunándolo en ese inmenso vació.
Y después frio, solo eso, el frio de las gélidas aguas colisionando contra tu cuerpo como si de mil alfileres y uno se clavaran en tu cuerpo.
Sorteé las rocas con destreza mientras la espuma brava, blanca y voraz me engullía hacia el fondo.

Silencio, allí debajo del agua, acariciado por las mansas olas y alumbrado por la media luna plata que se trasparentaba en ellas me sentía vivo.
Me impulse cuando el oxigeno se agotaba en mis pulmones sacando la cabeza a flote para en ese momento escuchar los gritos desesperados de mi acompañante.

Creo que Amara no imaginaba que estuviera tan loco como para cometer estupidez tal por un beso,  esta que posiblemente me daba por muerto y que no sabia que para matarme hacia falta mucho mas que un acantilado, corría hacia mi mojándose por completo el vestido para sacarme del embrollo en el que su boca me había metido.

Nade hacia ella sumergiéndome de nuevo para que no me viera llegar para emerger de golpe frente a su rostro con una picara sonrisa.
-creo que necesito que me haga el boca a boca -bromeé frente a sus labios morados por el frió.



Amara y Vashni:
avatar
Vashni Indih
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 78
Puntos : 63
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 03/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La venganza viste una mascara <privado>

Mensaje por Amara J. Argent el Vie Jul 07, 2017 5:08 am

El hombre habló, pero Amara sostuvo su postura, pretendiendo que a su lado no existía nada más que aire, una suave brisa que soplaba amenazando convertirse en huracán; sin embargo, las palabras continuaron emergiendo de su boca, pidiendo sutilmente su atención. La curiosidad de Amara era fácil de despertar, era propio de ella querer indagar, empero, mantener satisfecho su interés requería mucho más empeño y de alguna u otra forma, el hombre se las había arreglado para mantener vivo el fulgor de la intriga. La joven le miró de soslayo primero, debatiendo si la condescendencia era el movimiento más adecuado, entonces volvió completamente su rostro hacia él, alzando ligeramente las cejas en espera a su siguiente jugada.

De repente Vashni se deshizo de los ropajes que cubrían la parte superior de su cuerpo, permitiéndole a la cazadora el detallado panorama de su torso desnudo y los músculos que se formaban en sus brazos; su cuerpo era bastante atlético. Divertida por el espectáculo, la castaña ladeo la cabeza un poco desorientada, sin comprender enteramente el por qué se desvestía.

Si realmente quiere impresionarme, temo que tendrá que hacer algo mejor.
que eso, Monsieur
— apuntó frunciendo el ceño

El hombre soltó una risa burlona y apuntó con su dedo hacia las elevaciones rocosas que cercaban el fondo de la laguna; ella siguió el curso de su indicación, juntando las piezas en su cabeza un momento antes de que él continuara explicando la hazaña que tenía en mente.

¿Qué? ¡No! — Exclamó

Pero ya era demasiado tarde. En un par de zancadas el hombre ya había llegado hasta las rocas y en un par de saltos ya se paseaba por la cumbre del acantilado, por supuesto, desatendiendo su negativa.

¡Por favor, baje de ahí! — vociferó ansiosa, el solo hecho de verle inclinarse hacia el precipicio hizo a su estómago revolverse — ¡Ya me ha impresionado!

Amara corrió hasta el borde de la laguna. No entendía por que le preocupaba, de hecho, no entendía por qué se molestaba en razonar con él cuando estaba segura de que no escucharía sus peticiones. De nuevo la conexión palpitaba, desatando un sentimiento en ella que no se manifestaba frecuentemente, menos a causa de un extraño. Daría su vida por otros de ser necesario, era parte de su oficio y del voto que consagró a este, no obstante, auténtico interés por el bienestar de un desconocido era terreno inexplorado para la cazadora.

Súbitamente, Vashni se decidió a bajar… pero directo hacia las cristalinas aguas.

Sin poder evitarlo, la castaña soltó un grito de espanto. El hombre voló por los aires y se clavó con gracia en la laguna, siendo el lugar donde cayó el epicentro de pequeñas olas que viajaron hasta sus pies.  Luego de aquello, nada sucedió, absoluta quietud y un amargo silencio.

¡Vashni! — le llamó

Desconcertada, se deshizo de sus zapatos y se apresuró hacia la laguna, adentrándose en el agua hasta que un poco más de la mitad de su cuerpo fue consumido por ella.

¡Vashni! — repitió afanada, pero nadie respondió.

Repentinamente, justo frente suyo, el hombre emergió de las aguas, con semblante divertido y una sonrisa engreída cincelada en sus labios. Una punzada de horror acogió su abdomen, impresionada, la joven se ahogó un grito. Allí estaba él, recobrando el aliento que mantuvo bajo el agua, esperando el premio por su victoria.

Amara le observó con seriedad y sin previo aviso le dio una cachetada, parecía legítimamente cabreada.

Eso es por hacerme creer que había muerto — explicó el motivo de su acción mientras él le devolvía una expresión de perplejidad.

Ella suavizó su semblante y sus ojos grandes y oscuros le transmitieron alivio, justo antes de descender hasta su boca.

Y esto...

La castaña sostuvo el rostro del hombre entre sus manos y sin darle más vueltas al asunto se inclinó y atrapó con sus labios los de él, entregándole la recompensa prometida, deslizando sus brazos alrededor de su cuello y sus dedos ligeros entre sus cabellos mientras sus cuerpos se presionaban, extinguiendo toda distancia posible. Finalmente, Amara interpuso su dedo índice sobre los labios de él, separando sus bocas.

Su premio —  sonrió, apartándose y llevando la mirada a la cima del risco, aún sin convencerse del riesgo — Espero que haya valido la pena.

Entonces se dio media vuelta dispuesta a salir a tierra.


"She wears strength, and darkness equally well, the girl has always been half goddess, half hell."
silver:

"Women like you drown oceans" :
Falling for you:
black sea:
Don't you:
avatar
Amara J. Argent
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 119
Puntos : 107
Reputación : 10
Fecha de inscripción : 19/04/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La venganza viste una mascara <privado>

Mensaje por Vashni Indih el Vie Jul 07, 2017 9:41 am

Emergí de las gélidas aguas de la laguna frente a ella, no pude evitar reír por su cara de sorpresa, miedo e incredibilidad y ese grito ahogado que escapó de sus labios por mi súbita aparición.
Claro que la dama, no dudó en soltarme un guantazo con la mano abierta mientras yo me quedaba anclado al suelo con cara de no entender porque se había tomado tan mal algo que había hecho mil veces.

Su ceño estaba fruncido y a escasos centímetros se encontró con mi rostro, un gruñido escapo de mi garganta, ojos ámbar que chocaron con sus pardos, no estaba dispuesto a permitir que ningún Argent me golpeara, aun siendo esa mujer por la que sentía una unión mágica que me frustraba.
Su explicación no me convenció, habíamos quedado en que tenia que ganarme el beso y eso había hecho, si no le gustaba mi actuación libre era de dármelo o no.

Su semblante se relajó, sus manso acunaron en ese instante mi rostro mientras ahora ella ladeaba su sonrisa orillando su boca a la mía, mis labios se entreabrieron lentos, dando acceso a su aliento a arrasarlos por completo. Choque de aceros en ese duelo en el que nuestras lenguas emergieron logrando que las chispas  bailaran furibundas en nuestras bocas por unos momentos.

Jadeé preso del vació cuando la dama, tal como llegó, se fue relamiéndose los labios y asegurando que por hoy eso era todo cuanto me había ganado con el salto.
-No soy su perro de caza señorita Argent, no funciono a fuerza de premio o castigo -le puntualicé dejándome caer de espaldas para que las aguas envolvieran un cuerpo mas que caliente por la cercanía de esa mujer.

Sus ojos se clavaron en los míos, no estaba dispuesto a ir tras ella, de echo el agua en ese instante me parecía un buen lugar para friccionar nuestros cuerpos.
-Ha merecido la pena ¿por que no te desnudas y vienes? -le pregunté lanzando los zapatos hacia la orilla -yo he dado un salto de fe – le aseguré alzando la vista hacia la parte alta del precipicio – os toca a vos hacer lo mismo – susurré sin apartar mis pardos de su intempestiva mirada -ven, prometo que no te comeré.

La dama parecía meditar que hacer en este juego en el que los dos teníamos poco que ganar y mucho que perder, yo no podía olvidar que esa mujer que me atraía era una Argent, mi peor enemigo y lejos de ser una dama en apuros era una cazadora letal capaz de destruir a muchos de los míos.
Por otra parte, yo era un licantropo, no uno cualquiera, si no el que la mordió y aun no se porque no le trasmití la maldición.
-Tu aura -susurré sin apartar mi mirada -no es la de una humana ¿que demonios eres? Me estas volviendo loco y no se por que...es como si estuvieras en celo.

No era necesarias mas medias tintas, saqué la mascara que cubría mis ojos para ahora si contemplarnos por completo.
Ella a estas alturas ya sabia que yo era un licantropo, creo lo supo cuando la herida de mi cuello cerró hace rato. Y yo sabia que ella no era ni una licantropo, ni una cazadora, ni una hechicera ¿que demonios era y por que me atraía de esta manera?



Amara y Vashni:
avatar
Vashni Indih
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 78
Puntos : 63
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 03/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La venganza viste una mascara <privado>

Mensaje por Amara J. Argent el Sáb Jul 08, 2017 6:29 am

Amara ya había recorrido medio camino hacia tierra firme cuando el lobo manifestó de forma sutil que no tenía intenciones de seguirle. La cazadora se giró sobre sí misma dándole de nuevo la cara a su acompañante, quien había optado por adentrarse más en las gélidas aguas.

No le veo como mi perro de caza, no creo que le quede el papel — confesó — No sería entretenido si me obedeciera.

Para entonces su cuerpo ya había comenzado a sucumbir a los calambres, producidos a causa del frío que acompañaba la noche; con la mitad de su cuerpo húmedo, la brisa primaveral erizaba su piel, logrando hacerle tiritar. Estaba a punto de retomar su camino mas el hombre no se daba por vencido, nuevamente le llamaba, esta vez, incitándole a deshacerse de sus vestiduras, sugiriendo prolongar el juego o quizá llevarlo a otro nivel, argumentando que su turno no había sido complicado y era necesario que se aventurara a su siguiente jugada. No fue hasta que él prometió no lastimarla que ella se decidió a seguirle el juego, reanudando una partida que ya consideraba terminada.

Creí que estaba claro que no le temía  — avanzó hacia él cadenciosa, alzando con brevedad su rostro, ese talante que adquiría cuando se sentía retada — Si realmente quiere ver lo que hay bajo mi vestido tendrá que intentar descubrirlo usted mismo  — sonrió con una pizca de maldad — Intentaré no hacerlo tan difícil.

Poco a poco, Amara se acercó a Vashni, quedando su cuerpo casi completamente sumergido en el agua, sus rizos flotaban libres sobre la superficie mas su rostro aún no se había humedecido. La baja temperatura comenzaba a calar en sus músculos, moverse entre el agua era cada vez más difícil. Su labio inferior tembló sutilmente amenazando con desvanecer la sonrisa traviesa que se había esforzado en mantener. No daría vuelta atrás, no obstante, ya a un metro de distancia del hombre, sus siguientes palabras le hicieron frenar en seco.

Bastien le había obligado estudiar incontables horas sobre las habilidades que desarrollaban los portadores de la maldición; no obstante, la percepción del aura era una capacidad propia de la mayor parte de seres sobrenaturales que rondaban la tierra. Si bien ella no tenía idea de cómo lucía un aura, conocía que estas tendían a modificarse según la estirpe del ser. Si ella era humana, por ende, la suya debía ser similar a la de sus semejantes. La confesión del lobo le había dejado desconcertada, lo suficiente para hacerle olvidar la algidez que traspasaba su piel.

¿Está tratando de hacerme un cumplido? — indagó con auténtica confusión acogiendo sus facciones, sin perder el semblante divertido — Pensé que ya sabía que soy una cazadora  — continuó — No bebo la sangre, mi cuerpo no cambia en las noches y no hay una pizca de magia en mi… soy solo una mujer —sentenció encogiéndose de hombros, simplificando así el asunto— Pero buen intento, casi logra hacerme sentir especial — Bromeó con picardía

Amara se acercó más a él quedando a unos pocos centímetros de nuevo, limitándose a observarle expectante. Realmente no lo sabía, su padre se había ocupado de mantenerle en las sombras, ocultándole de su verdadera naturaleza ¿Continuaría ella cazando de enterarse? Era incierto. La realidad era que nunca había estado en compañía de algún ser sobrenatural el tiempo suficiente como para conversar acerca de su aura, sin embargo, en aquel momento, estaba con una criatura que no tenía problema alguno en lanzarle la verdad a la cara.


"She wears strength, and darkness equally well, the girl has always been half goddess, half hell."
silver:

"Women like you drown oceans" :
Falling for you:
black sea:
Don't you:
avatar
Amara J. Argent
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 119
Puntos : 107
Reputación : 10
Fecha de inscripción : 19/04/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La venganza viste una mascara <privado>

Mensaje por Vashni Indih el Sáb Jul 08, 2017 9:09 am

La cazadora sintiéndose retada no dudó en atajar la distancia que nos separaba, mi sonrisa se ladeo con picardia, labios que quedan de nuevo retándose por la corta distancia.
Los suyos amoratados por las gélidas aguas parecían suplicar ser tomados mientras sus dientes castañeteaban.
Mi vaho los calentó, para mi era mas fácil soportar el frio, los elementos y las distintas inclemencias que para una simple humana.

Enarqué una ceja descubriendo ahora la sorpresa que mis palabras provocaban en la dama, creía que ella era consciente de que era imposible con ese aura ser una mera humana, pero o era una buena actriz o por el contrario desconocía completamente no solo su pasado, ese en el que yo la mordí si no algo mas importante, que su aura distaba mucho de la de las humanas.

Su cuerpo pegado al mio, se que tomarla hubiera sido lo fácil, lo que en parte la atracción que esa mujer ejercía en mi reclamaba. La deseaba y eso era innegable, por como mis ojos se  fijaban en su boca dibujando cada una de sus tibias palabras, pero no podía olvidar lo que era..una Argent y no una cazadora cualquiera.

Negué curvando los labios de forma engreída mientras alzaba un dedo para señalarla.
-Ya veo, sabes quien soy ¿verdad? Por eso me estas engañando, finges ser una mera cazadora pero ambos sabemos que eso es falso, tu aura encierra tonos muy distintos a los humanos.
No eres una licantropo, ni una maldita hechicera pero tienes trazas de todo ello en una aura roja, fuerte y complicada, nunca he visto algo así ¿que demonios eres? -rugí con mis ámbar desafiando sus pardos.

Alcé las manos al darme cuenta de que perdía el control, no quería asustarla pero su familia se había llevado a todos los míos, maldita sea odiaba eso que representaba con toda mi alma.
-Salgamos fuera, tenemos que hablar -gruñí mascullando entre dientes mientras afianzaba su brazo y tiraba de ella hacia el exterior de la laguna.

Podía ver como temblaba, no podía fingir el frio, peor si fuera una licantropo su cuerpo no perdería calor tan rápido, decía no poseer magia pero sin embargo yo ante ella me sentía hechizado y desde luego no era un vampiro.
-No volveré a preguntártelo cazadora ¿que eres?

Tomé la camisa seca del suelo y se la ofrecí sin apartar ni por un minuto mis ojos de los suyos.
-Quítate la ropa mojada y ponte esto -dije de forma inquisitiva – tienes mucho que explicarme así que ponte cómoda preciosa, porque te aseguro que ninguno de los dos nos moveremos de qui si no obtengo las respuestas a las preguntas que busco.



Amara y Vashni:
avatar
Vashni Indih
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 78
Puntos : 63
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 03/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La venganza viste una mascara <privado>

Mensaje por Amara J. Argent el Dom Jul 09, 2017 6:33 am

El juego había terminado y Amara lo entendió cuando vio refulgir en un vigoroso tono ámbar los ojos del licántropo. Estaba realmente molesto, tanto que, en medio de su discurso, la cazadora puedo escuchar el agitado resoplar de la bestia abriéndose paso en la piel del hombre. No obstante, incluso aunque intentó otorgar sentido a sus alegatos, no podía encontrarlos más absurdos ¿Cómo podría ocultarse en su aura una mezcla de existencias si era ella una sola y aquella su forma más humana?

Amara estaba consciente de que no era ella una mujer ordinaria, así como tampoco lo eran su vida y el oficio al que se consagraba, sin embargo, cada vez que el hombre posaba sus ojos sobre ella era como si hiciera un descifrar un enigma, un ser mítico, propio invento de la mente de algún novelista borracho cuyos escritos han dejado de tener sentido.

Ella negó con la cabeza, la picardía que antes acogió su rostro se había desvanecido en un gesto severo, incluso aunque su cuerpo entero punzara de frío, ella no le iba a brindar la satisfacción al lobo de verse intimidada; aunque la forma de la bestia se antepusiera a la del hombre en aquel instante, ella no retrocedería. Estaba acostumbrada doblegar voluntades y no existía poder en el infierno que le llevara someter la suya.

No tengo idea quien es usted más allá de un lunático  — gruñó con una gota de molestia tiznando su discurso, manteniendo el ceño fruncido — Ya le he dicho que soy, si está buscando otra respuesta conmigo pierde su tiempo porque no tengo la más remota idea de que me está hablando   — exclamó con un tono de voz más alto mas sus palabras no parecieron hacer diferencia.

El hombre lucía convencido de lo que aseguraba y ella no alcanzaba a imaginar qué le habría llevado a semejante conclusión. De repente, el forzó un agarre sobre su antebrazo y le arrastró sin delicadeza fuera de la laguna e incluso aunque la castaña opuso resistencia, era evidente que ella no contaba ni con un cuarto de la fuerza de su opuesto. A su mente llegó el recuerdo de la daga que resguardaba bajo el talle de su vestido, pero cuando lo palpó con la mano que mantenia libre no encontró nada, aparentemente se había perdido entre las gélidas aguas.

Sólo una vez en su vida se había sentido igual de indefensa y los terribles recuerdos de aquella infortunada noche comenzaron a interponerse en sus cavilaciones.

Nuevamente bajo la sombra del viejo árbol donde se habían estacionado antes de aventurarse a la laguna, Vashni le ofreció la camisa de la que se había despojado con anterioridad. Amara la tomó de mala gana, incluso aunque quisiera rechazar la oferta, valoraba su vida lo suficiente como para evitar una pulmonía; no pasaría de aquella noche si no se desprendía de su empapado vestido.

Mientras el hombre le aseguraba que ninguno abandonaría el lugar hasta resolver sus interrogaciones, la castaña le dio la espalda y comenzó a aflojar el amarre de su corsé hasta que estuvo lo suficientemente flojo; súbitamente el pomposo vestido cayó a sus pies. Amara estaba acostumbrada a vestir pantalones la mayor parte del tiempo pues eran estos la vestimenta más apropiada para las cruzadas, por ello, su ropa interior solía ser un poco más corta y atrevida que los pantaloncillos usados por otras damas. Más allá de sus interiores, nada más cubrió su piel hasta que ella se cubrió con la camisa de Vashni, que, si bien era grande para ella, a penas y alcanzaba a cubrirle parte de los muslos.

La mujer se dio media vuelta enfrentando nuevamente al lobo, terminando de apuntar los últimos botones de la prenda.

Si usted cree que por jugar al lobo grande y malo me va a intimidar, se equivoca   — pronunció segura de sus palabras, con temple inquebrantable, avanzando hacia él — Vamos a dejar algo en claro  — continuó sacando los rizos atorados entre el cuello de la camisa, entonces, se cruzó de brazos hasta encontrarse a unos centímetros de Vashni —  Le diré lo que me plazca y me iré cuando me venga en gana   — Él era unos cuantos centímetros más alto que ella así que alzó su rostro brevemente — o no llegaremos a ningún acuerdo.


"She wears strength, and darkness equally well, the girl has always been half goddess, half hell."
silver:

"Women like you drown oceans" :
Falling for you:
black sea:
Don't you:
avatar
Amara J. Argent
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 119
Puntos : 107
Reputación : 10
Fecha de inscripción : 19/04/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La venganza viste una mascara <privado>

Mensaje por Vashni Indih el Dom Jul 09, 2017 1:23 pm

La cazadora me dio la espalda para aflojar las lazadas de su corsé, pronto el vestido escurrió en una caricia por su piel mientras mis ojos ámbar recorrían presos de la atracción su espalda curvilínea.
Tenia varias cicatrices, en una piel inmaculada, desprendía un olor atrayente, comparable a cuando una de nuestras mujeres entraba en celo y tuve que contenerme para no acortar en ese instante la distancia y dejar actuar a la bestia que en mi interior aullaba.

Se colocó la camisa por los hombros dándose la vuelta para enfrentarse a mi abrochado a su vez los ultimo botones de esta.
Mi mirada turbia de la excitación lo decía todo y aun así desafiante saco el pelo de cuervo de la camisa dejándolo caer salvaje frente a mis ojos.

Creía que no podría estar mas bella que vestida como la había encontrado en la fiesta, me equivocaba, así, sin tanto maquillaje, semi desnuda y con ese gesto de cabreo que ostentaba estaba infinitamente mas sexy.
Me relamí los labios cuando acortó la distancia, claro que no fue precisamente para que nuestros alientos se encontraran si no para dejarme muy claro que yo no mandaba, que esta reunión era cosa de dos y se largaría en el preciso instante en el que le viniera en gana.

Ladeé la sonrisa con altivez “Lobo malo” sonaba bien, ademas si ese era el efecto que causaba en ella estaba en lo cierto, era exactamente eso, el lobo malo que la mordió de niña y con el que posiblemente habría tenido cientos de pesadillas.
-Veo que no te has percatado de algo princesa – le replique con cierta mordacidad – tu eres mi prisionera -sentencié sin mas.

Volví a coger su brazo mientras ella forcejeaba, de frente volvimos a encontrarnos desafiándonos, el aliento de ambos se entremezclo violento, era el combustible que el fuego que crecía entre nosotros necesitaba y nuestras miradas la evidencia de ese algo mágico que nos recorría en cada instante en el que nos tocábamos y nuestros cuerpos combustionaba.
-¿Que demonios eres? -rugí contra su boca.

Esa pregunta no dejaba de merodear mi cabeza, no entendía porque no encontraba una licantropo en ella pues sin duda era la niña que mordí, no conocía a nadie a quien no le hubiera afectado la mordedura.
Tome su brazo con rudeza y arremangue la camisa centrándome en la marca de mis colmillos que deje apenas siendo una niña en su piel, era una cicatriz que había quedado marcada, por allí deslicé mis dedos lentamente. De haberse convertido hubiera curado, con lo cual no lo había hecho ¿por que?
-¿Por que no eres un licantropo? -le mostré la marca de los colmillos -te mordieron y sin embargo no has cambiado ¿por que? -pregunté centrándome en sus pardos -necesito respuestas -rugí contra su boca preso del hechizo que sobre mi desprendía esa mujer.



Amara y Vashni:
avatar
Vashni Indih
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 78
Puntos : 63
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 03/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La venganza viste una mascara <privado>

Mensaje por Amara J. Argent el Lun Jul 10, 2017 5:43 am

De la misma forma en la que la presencia del hombre encendió en ella la llama de la curiosidad, todas y cada una de las palabras que se formulaban en sus labios desataron un tipo de furia que desconoció por años. La atracción continuaba latente, podía sentir el mismo cosquilleo eléctrico de minutos atrás viajar por su piel cuando su aliento le acariciaba la piel pero, en aquel instante, el enojo era tan grande que bien pudo ser forjado en el noveno círculo del averno, sobreponiéndose a esa fracción de ella que parecía encandilarse con él.

¿Quién se creía él para tildarle de su prisionera? O aún peor ¿Quién creía que era ella para acusarle de mentir sobre su naturaleza y tener la osadía de considerar que iba a permitirle retenerle contra su voluntad? Resopló exasperada, con el ceño fruncido y la mandíbula tensa. Ganas golpearle no le faltaron mas invocó la calma y mantuvo la compostura considerando que se encontraba desarmada y, por ende, indefensa; sí, conocía muy bien como batallar cuerpo a cuerpo pero no era el movimiento más astuto.  Su oponente le superaba en fuerza y aquella era una batalla perdida, al menos sin la daga.

No soy la prisionera de nadie — espetó atrapando con su mano la mandíbula de hombre, apretando el agarre y acercándolo a su altura, otorgándole la perspectiva más cercana de su furia — No debería subestimarme.

El proceder del destino se inclinaba en su contra mas no se permitiría lucir como si lo supiera, su orgullo era grande y el temor que le acogía era mínimo, incluso aunque tuviese que morir en las garras de aquel lobo, moriría con el mismo talante imponente que forjó durante años.

Él agarró su brazo con brusquedad y sin su consentimiento remangó la camisa hasta el codo, dejando a la vista la tersa piel de su antebrazo. Ella opuso resistencia más pronto comprendió que fue en vano. Vashni continuaba inculpándole de ser un ente superior a su humanidad y a ella se le agotaban las ideas para hacerle entender lo contrario.

No le parece que recordaría si me hubieran mordido — Explicó más calmada, intentando adjudicar a la razón del hombre que cada segundo cedía más a su bestia — Soy una cazadora, tengo cicatrices en todo mi cuerpo y estoy segura de que lo ha notado

Innumerables eran las veces que había batallado y muy escasas las que había salido del todo ilesa. Desde arañazos superficiales a lesiones profundas, Amara las había experimentado todas y, aun así, las heridas tendían a sanar casi por completo, desvaneciéndose en sutiles cicatrices que se asemejaban a hilillos de plata, casi haciendo honor a su apellido. Si algo tenía Vashni a favor de su alegato era que la marca de la herida señalada sobresalía entre las demás, sin embargo, de aquello no constataba nada y en cuanto a ella respectaba, pudo haberla obtenido de cualquier otra forma que no implicara los colmillos de un licántropo ensartados en su piel.

¿Cuántas lunas cree que han pasado desde que tengo esa herida? — Inquirió anclando su parda mirada en la del lobo — ¿Qué clase de lobo muerde y no transmite la maldición? Este mundo es retorcido, pero se apega a sus propias reglas. Si fuera cierto que un lobo me mordió ¿Qué podría ser sino uno semejante a usted?

Amara soltó su brazo del agarre de Vashni cuando lo sintió más flojo y volvió a cruzarse de brazos.

De donde vengo el único remedio para los que son mordidos es la muerte, de hecho, si yo fuera eso que usted me acusa de ser, mi propio padre no vacilaría en matarme — hizo una pequeña pausa considerando brevemente sus siguientes palabras; con el rabillo del ojo atrapó un destello que identificó como su daga, yaciendo a unos pocos metros de donde había abandonado sus zapatos— es más, si yo fuese lo que usted me acusa de ser, felizmente acabaría con mi propia vida — gruñó sin remordimiento.

La castaña tomó distancia y caminó hasta donde centellaba su daga de plata, entonces se inclinó y la levantó, asiéndose con ella, mientras una sonrisa pícara volvía a cincelarse en sus labios.

Es evidente que gusta de mantener el control y no le culpo… a mí también, pero eso es un problema — hizo girar la daga ligera entre sus dedos — Así que… ¿lo solucionamos de la forma fácil o de la difícil? — Enarcó una ceja impaciente — Si me lo pregunta yo elegiría el camino difícil, me vendría bien entrar en calor.


"She wears strength, and darkness equally well, the girl has always been half goddess, half hell."
silver:

"Women like you drown oceans" :
Falling for you:
black sea:
Don't you:
avatar
Amara J. Argent
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 119
Puntos : 107
Reputación : 10
Fecha de inscripción : 19/04/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La venganza viste una mascara <privado>

Mensaje por Vashni Indih el Lun Jul 10, 2017 10:16 am

Enarqué una ceja ante su pregunta “¿cuantas lunas habían pasado? Sabia exactamente cuantas pues yo era el responsable de su mordida.
Ella me desafiaba con cada gesto, no parecía dispuesta a ceder un ápice, creo que ni escuchar y eso que las respuestas las formulaba con sus propias preguntas.
-Ningún licantropo es capaz de morder sin trasmitir la maldición, eso es algo que tu y yo sabemos, pero hay algo por contra que tu desconoces y yo se.

Volví a tomar su brazo con fuerza mientras ella forcejeaba por no quedar a mi merced.
Deslicé la yema de mi dedo dibujando la clara mordida
¿Con que arma te has hecho esto? -pregunte con una ladeada sonrisa que lo decía todo -era obvio que era un mordisco, es mas quería recordar si era consciente de cuando se hizo esa herida.
Cierto era que muchas eran las cicatrices que surcaban su piel, pero tampoco eso tenia sentido, pues los licantropos poseíamos el don de regenerarnos.

Es mas fue entonces cuando la cazadora sacó a relucir su odio por los míos, alegaba que de ser una licantropo no solo su padre acabaría gustoso con su vida, si no que ella misma no dudaría en terminar con la maldición acabando con su ultimo aliento para no convertirse en lo que soy yo.
-Vaya. Vaya, esta bien susurrar contra mi boca y tomarla con ansia, sin embargo me odias por lo que soy, te repugna tanto que no dudarías en acabar con tu vida si en algo te parecieras a mi ¿como exactamente se cocina esa contradicción?

También yo odiaba a los Argent, sin embargo a ella la deseaba mas que cualquier otra cosa, era como un hechizo que me orillaba contra su piel.
Tenia que averiguar que paso ¿existiría una cura para la licantropia? ¿cual era el motivo de ese aura misteriosa que no lograba identificar? Es mas ¿por que me atraía de ese modo irracional?

Sus ojos en la daga que resplandecía sobre la hierba, no tardó en acortar distancias para tomarla con  decisión y hacerla bailar entre sus dedos creyendo que eso me intimidaría.
Mi sonrisa picara me traicionó, acorté las distancias con mis ojos ámbar centelleando como relámpagos de una noche de tormenta contra sus pardos.
-Bien, dices odiar a los lobos y eso soy -el filo en mi cuello  y yo vivo un dejavuu porque ya he notado sobre este el quemazón de la plata de su hoja -clavala en la yugular y te habrás desecho de un licantropo mas ¿por que no lo haces? ¿por que tu pulso tiembla?

La desafié no solo con palabras si no con gestos, necesitaba que me escuchara, que comprendiera que de algún modo estábamos ligados aunque desconocía aun el por que y el como.
-Vamos señorita Argent, haga honor a su apellido y sea implacable con la bestia que tiene frente a si, segur que tu padre estará muy orgulloso de ti.

Me relamí los labios sintiendo su cálido aliento perderse en ellos, seguía mirándola como si fuera lo único que había en ese instante allí.
-También puedes soltar el arma y escucharme de una puta vez -rugí sin apartar mis ámbar -yo soy el que te hice esa cicatriz, es la marca de mis colmillos lo que tienes grabado a fuego en tu piel... ¿por que no eres un licantropo?



Amara y Vashni:
avatar
Vashni Indih
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 78
Puntos : 63
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 03/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La venganza viste una mascara <privado>

Mensaje por Amara J. Argent el Miér Jul 12, 2017 1:31 pm

Amara no pudo evitar soltar una carcajada, en su mente no podía concebir las palabras que, con arrogante convicción, el lobo soltaba sin tapujos, como si fueran verdades universales.

No creo importe mucho cuando acusa a toda mi esencia de ser una contradicción  — se encogió de hombros, restándole valor al asunto, evadiendo con sutileza verse obligada a dar una explicación—  Tiene razón, me desagrada su naturaleza   —Enfatizó — Es obvio que no pensaba con claridad.
 
A decir verdad, aunque intentase encontrarle sentido a los sucesos de aquella noche, ninguno recaía del todo sobre una justificación razonable, realmente no tenía claro por qué había optado por huir con un desconocido siendo consiente de los peligros que aquello conllevaba, mucho menos podía discernir el motivo por el que se había atrevido a besarlo a pesar de reconocerle como bestia; la sola idea parecía inconcebible, durante toda la velada se había repetido a sí misma que actuaba por el mero impulso de la curiosidad pero ¿era solo curiosidad?

Aunque la cazadora lo intentara, no tenía forma de recordar lo sucedido, mucho menos de conocer las respuestas que el licántropo le exigía, la mayoría del tiempo, las demás personas aparentaban conocerle mejor de lo que ella se conocía a sí misma y el simple hecho de quedarse especulando sobre si su cuerpo albergaba alguna clase de secreto que superara las condiciones de su humanidad, le llenó de pánico, sin embargo, no se lo dejó saber a su interlocutor.

Su padre le había enseñado a controlar sus emociones y no permitir que en momentos de tensión le nublaran el juicio. El hombre había hecho un buen trabajo.

Cómo podría ella saber que la cadena con dije de zafiro que abrazaba su cuello, esa misma que le perteneció a su madre en vida, era el motivo por el que mantenía intacta su humanidad. El colgante se encargaba de absorber completamente la magia de la maldición que se extendía por su cuerpo, manteniendo su esencia en un limbo que todos, menos ella, podían percibir. Nació como hechicera, fue mordida por un licántropo y criada como una cazadora, una humana que podría perecer en cualquier momento, pues la ausencia de magia le dejaba indefensa; cuatro seres diferentes en uno sólo y aquella era la primera vez que se enfrentaba a la verdad pues recuerdos habían sido moldeados al gusto de su padre después de varias sesiones de hipnosis.

Amara jugaba con la daga ansiosa, haciéndole girar de un lado a otro entre sus dedos. Cuando Vashni se acercó a ella, una punzada de adrenalina le recorrió el cuerpo entero, causando que sus respiraciones fuesen más fuertes y sus palpitaciones se aceleraran. Él se detuvo, con una sonrisa descarada curvando sus labios cuando sintió el filo de la hoja acariciar peligrosa su cuello y entonces le miró fijamente. Él con sus ojos centellando como nunca, le retaba con sus palabras, que, una a una, hacían eco en su mente.

Su vínculo con Vashni era fuerte, mas era la bestia oculta en su interior, demandando su lugar y haciéndose su camino en ella, quien más le deseaba. La criatura era leal a su creador.

Ella vacilaba y él lo había notado. Con el fin de disfrazar la falta de firmeza de su amenaza y la duda que asaltaba sus pensamientos, con lentitud, deslizó la punta de la daga por la piel del lobo, dejando a su paso delgado y coloreado rasguño que se desvaneció un instante después. Cuando la hoja encontró el pecho del hombre la cazadora se detuvo, apuntando con el arma al corazón, sin embargo, su mano aún flaqueaba.

Exasperada por su falta de determinación la cazadora resopló resignada.

No puedo hacerlo si no se defiende   — Reclamó

Era un caso perdido, así que Amara finalmente apartó la daga de Vashni. Sin embargó deseó no haberlo hecho cuando él confesó ser la causa de la cicatriz que se extendía en su dermis.

Bien, si quiere hacerlo de esa manera, adelante, refresque mi memoria y dígame cuando fue que sucedió esta supuesta mordida milagrosa, por que ciertamente no puedo recordarlo  — Refunfuñó— ¡Y ya le dije que no tengo la respuesta a su pregunta! — Exclamó más alterada, entonces inhaló fuerte, tratando de buscar su compostura— Pero podemos encontrarla.... Sólo dígame una cosa, de ser cierta esta... locura...  

Amara observó su propio antebrazo con recelo, temerosa de pasar su propia mano sobre la cicatriz, entonces apretó los puños en un vano intento por no ceder a la inquietud.

¿Qué es lo que quiere de mí?


"She wears strength, and darkness equally well, the girl has always been half goddess, half hell."
silver:

"Women like you drown oceans" :
Falling for you:
black sea:
Don't you:
avatar
Amara J. Argent
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 119
Puntos : 107
Reputación : 10
Fecha de inscripción : 19/04/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La venganza viste una mascara <privado>

Mensaje por Vashni Indih el Miér Jul 12, 2017 4:15 pm

La dama no desistió, si era cierto que no recordaba esa marca, parecía empeñada en que se lo recordara, mas no fue capaz de hundir la daga en mi pecho, algo que indicaba que la fiera cazadora se debatía entre peligrosas aguas.
-Vaya quizás aun no este todo perdido con vos -musité relamiendome los labios atrapando así el sabor que me regalo su beso dentro de esas gélidas aguas.

Desesperada alegó desconocer las respuestas a mis mil preguntas, peor la templanza pronto volvió a su rostro para sugerir que le ayudara a buscar esas respuestas que al parecer yo necesitaba.
“¿que quieres de mi?”
Negué curvando mis labios en una mueca mordaz.
-¿quieres la verdad? -pregunté recorriendo sus pardos – aunque mas bien la pregunta seria ¿podrás soportarla?

Le señalé con la mirada la daga del suelo, mis ojos centellearon alzándose nuevamente para enfrentarla.
-Quizás la necesites -musité con cierta altivez -después de lo que escuches.
Le tendí la mano para que tomara la mia, deslicé msi dedos por la marca nuevamnete muy despacio, casi recordando aquel instante en el que su padre marco mi sino y el de lso mios.
-Venganza, vine buscando venganza -aseguré sin apartar mi turbia mirada.

Tiré de su brazo pegándola a mi cuerpo, escasa la distancia que nos separaba, mi respiración errática murió en sus labios, desafiante, acelerada.
-Y he encontrado algo que no esperaba -susurré acariciando con cada palabra su boca antes de separarme para darle la espalda esperando recomponer el tono ámbar de mis ojos antes de proseguir la historia.

Era cierto, la atracción que sentía por ella era difícil de contener, no se que demonios era ella, pero no era atracción pura y dura, iba mas allá de eso, casi una conexión mágica que me orillaba contra su piel una y otra vez.
Era mi enemigo, un Argent y sin embargo...no era eso lo que sentía.

Me giré perdiendo mi mirada en aquellas aguas, no quería ver la expresión de su cara mientras confesaba algo que sabia me convertiría en su peor enemigo, claro que tampoco iba a contarle la triste historia de un niño al que el Sr Argent se lo arrebató todo.
-Se que esa marca es de un mordisco de licantropo porque es mía, puede que no lo recuerdes porque tan solo eras una niña.
Antes de huir de tu casa, te marqué, quería arrebatarle a tu padre algo, su dignidad ,que sintiera el dolor en sus carnes de perderlo todo, de enfrentarse a lo que somos, bestias esclavas de la luna llena.

Mis ojos ahora se hundieron en sus pardos, estaba seguro de que no tardaría en atar cavos.
-¿y ahora? No deseas matarme? -pregunté airado mientras seguía desafiándola con cada palabra que escapaba pérfida de mis labios.
-No se que demonios eres, pero te aseguro que tu aura no es el de una humana -sentencié esperando el inminente ataque de la cazadora.






Amara y Vashni:
avatar
Vashni Indih
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 78
Puntos : 63
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 03/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La venganza viste una mascara <privado>

Mensaje por Amara J. Argent el Jue Jul 13, 2017 7:41 am

Cuando el hombre indagó si estaba segura de querer escuchar la verdad de sus motivos, Amara hizo un breve movimiento de negación con la cabeza, manteniendo su rostro en alto. Estar a la defensiva era lo más seguro, salir de su zona de confort no era una opción válida, así se lo había instruido su progenitor: Siempre apostar a la jugada infalible.

Probablemente no —hizo una breve pausa y soltó un suspiro, tratando de aliviar sus preocupaciones — Pero la necesito.

En aquel momento, la opción más viable era permanecer infalible sin importar las palabras que brotaran de la boca de Vashni, no obstante, un brutal ataque de ansiedad comenzaba a transformar su acto en una tarea difícil. Su cuerpo se estremecía sutilmente entre la camisa del hombre y sus dedos golpeteaban impacientes sobre la piel de su muslo; su corporeidad entera se preparaba para el brutal golpe de la verdad.

Amara reforzó el agarre sobre la daga cuando el lobo apuntó con la mirada hacia ella, alegando que le sería útil una vez terminara su confesión, sin embargo, no se mostró temerosa. Vashni extendió su mano pidiendo la de ella y prevenida, Amara tanteó las posibilidades. Finalmente accedió a entregársela; si quisiera lastimarle era probable que ya lo hubiese hecho.

Él palpó la cicatriz con delicadeza, acariciándola como la victoria que era, pues aquella marca, lejos de ser sólo un trofeo, implicaba también venganza, esa que admitía buscar en ella. De repente, Vashni afianzó un agarre sobre su antebrazo, menos brusco que los anteriores, y le atrajo hacia su cuerpo, de forma que nula distancia se interpuso entre ambos y sus labios friccionaron gráciles al ritmo del discurso que causó que un etéreo cosquilleo recorriera la piel de su abdomen.

Ella apretó los parpados tratando de deshacerse de las inoportunas sensaciones que le acogían, mas cuando volvió a separarlos, encontró al hombre lejos de ella, dándole la espalda con disposición a continuar su declaración, o por lo menos, la parte más sustancial de la misma.

Nada le hubiese preparado para lo que escuchó a continuación.

Palabra a palabra, su mundo entero, comenzó a desmoronarse. La verdad fue más devastadora de lo previsto. No importaba desde que punto lo viera, todos apuntaba hacia la misma dirección, la misma maldita noche. Amara sintió su corazón caer a sus pies, que cedieron como si estuviera a punto de desplomarse, finalmente su fachada se derrumbó y el diamante se quebró como si se tratara de cristal. Su cuerpo estaba allí, enfrentando al perpetrador del crimen que le arrebató su infancia, su familia y su felicidad, sin embargo, su mente se encontraba sumida en aquella noche, en los colmillos del licántropo desgarrando los cuerpos de sus congéneres y en sus garras arrebatándoles la vida, en la sangre tibia que le remojaba los pies y en el terror causado por implacable ámbar que refulgía en los ojos del asesino cuando puso la vista en ella.

Después de aquello, solo quedó oscuridad, miedo y un infinito vacío.

Para cuando despertó de la ensoñación, Amara cayó en cuenta que asía la daga de forma incorrecta apretando la filosa hoja contra su piel, incrustándola, mientras su mano, temblorosa reforzaba el agarre. La sangre no tardó en desbordarse escandalosa y aunque se suponía que debía doler, la sensación permaneció adormecida.

Eso lo explica todo  — musitó para sí misma, con la mirada perdida en la nada. Siempre se había preguntado por qué su padre nunca pudo volver a mirarle con amor, para él, ella estaba tan muerta como el resto de su familia.

Con la mirada clavada en su interlocutor, la cazadora empuñó el arma correctamente y se acercó a él, quedando a unos centímetros de su espalda.

Mírame  — Exigió con severidad, él aún no se dignaba a verla, incluso aunque el tono de sus palabras permanecía altivo

Amara esperó a que el hombre se diera la vuelta.

Bien  — pronunció entre dientes una vez sus miradas se encontraron

Allí permaneció unos instantes, observándolo con sus ojos bien abiertos y sin expresión. Su interior se sentía como un agujero negro y pudo percibir que aquello tuvo impacto en el lobo, cuya mirada no se interesó en descifrar.

Súbitamente clavó la daga en el muslo del hombre y lo rasgó haciéndole perder el equilibrio y caer de rodillas; sin darle tiempo a reaccionar, de un fuerte codazo en la cara lo tumbó de espaldas y se montó sobre él, afianzando la punta de la daga sobre su pecho, esta vez con firmeza. Nada de aquello le mataría, pero sí iba a doler.

No arruinaste la vida de mi padre, arruinaste la mía —  Rugió fiera, hundiendo brevemente la daga en su dermis — Mi padre está bien, más cabreado y más peligroso, pero bien y yo…  —Un par de lágrimas se deslizaron por sus mejillas. Irritada por su debilidad, hizo más presión sobre la daga — Yo me quedé sin nada.  

Amara hizo más presión sobre la daga que ya había causado una pequeña incisión en la piel de Vashni. Sus ojos escocían, su cuerpo temblaba y su corazón golpeteaba violentamente contra su pecho. Decidida alzó la daga como si la fuese a incrustar  por completo en el corazón de la bestia mas  terminó anclándola en la tierra.

Será mejor que me mates ya, porque mientras conserve mi humanidad, sigues perdiendo — pronunció con desdén — Y quiero que vivas sabiéndolo.


"She wears strength, and darkness equally well, the girl has always been half goddess, half hell."
silver:

"Women like you drown oceans" :
Falling for you:
black sea:
Don't you:
avatar
Amara J. Argent
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 119
Puntos : 107
Reputación : 10
Fecha de inscripción : 19/04/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La venganza viste una mascara <privado>

Mensaje por Vashni Indih el Jue Jul 13, 2017 10:50 am

“Mirame” exigió, mas solo su empuje volteandome enfrentó nuestras miradas.
Pardos contra pardos, rugían violentos, hombre contra bestia y la sangre que de su mano brotaba como juramento final de la desdicha que la perdida de nuestras familias a ambos nos consumía.
-Si esperas un lo siento no lo oirás -rugí contra sus labios preso aun del hechizo, de esas inoportunas sensaciones que me ataban a su maldito cuerpo -no lo siento -escupí en su rostro remarcando cada una de mis palabras con odio.

Nuestras miradas aun ancladas, en sus tormentas veía vació y mi rostro mostró cierta sorpresa cuando me vi reflejado en ella, los dos eramos el reflejo de un mismo espejo, cargados de ira, dolor y odio, la venganza nos consumía a ambos.
Dos caras de una misma moneda.
La respuesta que esperaba no se hizo de esperar, afilada plata incrustada en mi muslo me hizo caer de rodillas entre gruñidos contra la húmeda hierba verdusca.

Amará me di un codazo en la cara que me tumbó subiéndose rauda sobre la bestia de ojos ámbar y dientes prominentes que ahora rugía frente a su cara con el acero incrustado ligeramente en su pecho.
-¡Hazlo! -gruñí rabioso.
Cuando escuché que era a ella y no a su padre a quien había lastimado arrebatandoselo todo.

Alzó la daga con ímpetu, admito que una parte de mi anhelaba el descanso que irónicamente de la mano de esa niña de ojos grandes podía encontrar, paz.
Yo no era un asesino ¿podía decir lo mismo su familia? Mis manso no estaban manchadas de sangre, no porque no hubiera jamas matado, si no porque siempre lo hice en defensa propia y por el bien de los mios.
¿Los Argent hacían lo mismo?

La daga se clavo en el suelo y rugí furioso al darme cuenta de que no había podido hacerlo, la tumbe sobre la hierba gruñendo contra su rostro.
Mis manos aferraban sus brazos, mis ámbar en sus pardos, ahora las tornas se invertían, ella me pedía un final digno ,de no tenerlo yo seguiría perdiendo, no se que no había entendido, no era su muerte lo que busqué aquel día, tampoco era eso lo que anhelaba ahora.
No quería vengarme de una niña ¿que me diferenciaría eso de su familia? Mi venganza era por y para con su padre y ese es el que algún día pagaría por lo que hizo.

Caí sobre su cuerpo extenuado, tratando de controlar a la bestia que rugía en mi interior.
-No eres lo que yo esperaba -apunté con la voz ronca moviendo el pelo de su oído con mi vaho.
Cerré los ojos, su olor era embriagador y ahora que era EL escudo de su cuerpo sentía mas esos hilos mágicos de unión que me empujaban a amarla sobre la hierba mojada.

Puse distancia con la mirada turbia alzándome de su cuerpo, al instante una soga mágica tiraba de mi hasta ella para que no fuera tan idiota de seguir alejándome.
-Dile a tu maldito padre que la manada del árbol retorcido no es historia, que uno de ellos sigue con vida y que si no da él conmigo antes, seré yo quien ponga final a nuestra historia.
Que se coja las enaguas pues estoy dispuesto a invitarlo a este baile, la muerte sera la melodía que bailaremos los dos y solo uno  acabará en pie cuando la orquesta toque su ultima canción.

Le di la espalda, no podía seguir allí, con ella, de hacerlo nos condenaríamos mutuamente, era evidente que no podía mirarla como a una mujer cualquiera y la mente la necesitaba clara para culminar mi venganza.



Amara y Vashni:
avatar
Vashni Indih
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 78
Puntos : 63
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 03/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La venganza viste una mascara <privado>

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.