Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA THE BOND OF THE BLOOD - PARTICIPAN DRAKE ENDE Y JOSSETTE LOUVRE. LA LLAVE - PARTICIPAN POSEIDÓN Y CRYSANTHE KASTAROS. EL CAOS VISTE DE GUERRA - PARTICIPAN ORN, DRITTSEKK, BRÖKK TOLLAK, SOLEIL, KATTRINA. NOCHE DE HALLOWEEN - PARTICIPAN VLADIMIR ROMANOVS y MAGGIE CRAIG.




Espacios libres: 17/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 30/07/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas
» Orchid. {priv.Corbin}
Hoy a las 7:45 am por Corbin Lockwood

» En busca de... // Privado - Ryuu
Hoy a las 7:02 am por Aneu Chandler Arkensow

» Time out. {priv. Aletheia}
Hoy a las 6:54 am por Anaé Boissieu

» Respuestas // Privado
Hoy a las 5:07 am por Storm

» Vann stein (privado)
Hoy a las 4:21 am por Lund

» Dark Road to Arizona. [Ruta 66~2017]. (priv)
Hoy a las 4:00 am por Höor Cannif

» A prueba de muerte | Privado
Hoy a las 3:29 am por Agnar Jorvik

» Sin luna[Libre]
Hoy a las 2:04 am por Sylvana Di Angelo

» A suspicious job (Calliope)
Hoy a las 1:54 am por Soren Kaarkarogf



Nocte, Frigus Et Tenebris, Semper Fidelis ~ Privado {+18}

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Nocte, Frigus Et Tenebris, Semper Fidelis ~ Privado {+18}

Mensaje por Noctis el Mar Jun 27, 2017 9:50 am

Recuerdo del primer mensaje :

París, mis ojos contemplaron aquella ciudad que se extendía ante mis ojos estando en la cubierta de aquel barco, sin saber por qué estaba en Dublín y sin saber qué era lo que debía de encontrar en aquella ciudad. Poco, o más bien nada, recordaba de quién era, de dónde venía, quién era mi familia… ¿me estaría buscando esta? ¿Sabrían qué me había pasado? Cuando desperté hacía unas semanas en la habitación de aquel hospital no recordaba absolutamente nada, los médicos solo pudieron decirme que me encontraron unos hombres por la mañana, malherida, con un golpe muy fuerte en la cabeza del cual si no me hubieran encontrado habría perdido la vida seguramente. Intentaron hacerme recordar quien era, si sabía o podía recordar lo que me había pasado, quien era mi familia, incluso mi simple nombre… pero no recordaba nada en absoluto. “Noctis”, así me había puesto cuando no pude recordar nada, un nombre en latín que significaba “noche”, porque me sentía identificada con esta; fría y solitaria… pero siempre fiel.

Era como una niebla densa y oscura que se había instalado en mi cabeza y que cuando intentaba hallar algún recuerdo, algo que me hiciera saber quién era, se desvaneciera lentamente sin dejar ningún tipo de pista. En mis ropas no habían encontrado nada significativo que pudiera darme respuesta, tan solo me entregaron un colgante que llevaba al cuello, una medalla cuya inscripción trasera ponía “París”. ¿París? ¿Qué significaría aquello? No lo sabía, no sabía si es que era de allí, o tenía algún familiar allí… no tenía ni sabía nada, la única pista que podía utilizar era aquel medallón que colgaba de mí cuello, un destino al cual debía de ir para saber quién era realmente. Lo único que recordaba antes de que todo fuera oscuridad era que corría libre por el bosque, pero no en forma humana… sino en forma de lobo. Algo que no dije a los médicos porque me tacharan como a una loca y me encerraran… esa era la única imagen clara que tenía antes de perder la consciencia, antes de que la oscuridad me envolviera.

Miré de nuevo el colgante que apresaba entre mis dedos, durante los días que había durado aquel viaje mi naturaleza salió a flote sin poder evitarlo, la loba de nuevo tomó forma en aquel camarote dándome cuenta de que no había sido un sueño aquellas imágenes que recordaba, sino que todo había sido real. En aquel barco pude notar además varias auras diferentes a las de los humanos que habían, algunas brillantes con las que me sentía tranquila y que identifiqué como hechiceros, y otras algo más oscuras haciéndome ver las razas que eran. Además de eso, incluso sin transformarme, cada raza desprendía un olor característico que junto con su aura los delataban, por ejemplo; los vampiros. Estar cerca de uno de ellos hacía que se arrugara mi nariz sin poder evitarlo y los mirara de manera desafiante, como si la loba interna les avisara de que no se acercaran para nada.

Por suerte nada pasó en aquel viaje y ahora, en aquella noche, por fin tomábamos tierra en aquella tierra que desconocía, de la cual no sabía a dónde acudir, en qué lugares buscar… solo tenía un colgante con el nombre de la capital francesa, nada más. ¿Cómo se podía buscar y recuperar unos recuerdos rotos y fragmentados solamente con aquello? Tenía la vaga esperanza de que pasear por sus calles, fundirme con su gente y parecer una parisina más hiciera que poco a poco fuera recuperando la memoria. Los médicos dijeron que quizás con el paso del tiempo esta volviera de nuevo, pero no era algo que pudieran asegurar e incluso al pasar unos días allí sin que nadie fuera a buscarme me aconsejaron que lo mejor era ir a París, que quizás así encontrara de nuevo mis recuerdos perdidos, mi memoria que había quedado fragmentada en pequeños trozos y fragmentos…

Esa noche mis sentidos me pedían con cierta necesidad que fuera hacia el bosque, como si supiera donde podría estar pero que finalmente hallé como si hubiera estado anteriormente, aunque nada me hiciera recordarlo. Tras tantos días sin poder transformarme sentía la necesidad de sentirme libre tras el encierro que había sufrido en el barco y en el camarote, sin poder dejar que esa parte animal que tenía saliera para sentirse libre. La luna brillaba aquella noche especialmente con fuerza, como si me estuviera dando la bienvenida a aquella ciudad, luna llena que iluminaba con su nacarada luz mis pasos, mi sombra, mi pelo oscuro y mis ropajes como si quisiera acompañarme allá a donde fuera. Nada más adentrarme en el bosque la loba tomó forma, una loba de negro pelaje que comenzó a correr por el bosque descargando adrenalina, como si necesitara gastar energías tras aquel encierro que debía de admitir no me había gustado. No me gustó sentirme tan encerrada, tan “atrapada” a un lugar sin poder sentir la libertad que sentía en esos momentos, correr, el viento azotar mi rostro, mis patas pisando con fuerza sintiendo la tierra hundirse bajo mi peso por lo húmeda que estaba… mi visión era perfecta en la oscuridad, todos mis sentidos los tenía más aumentados cuando estaba en esa forma, podía oír que había un arroyo cerca, los animales que cobraban vida por la noche, las ramas crujiendo bajo mi carrea…

Pero no me di cuenta y no lo pude ver realmente cuando ya fue demasiado tarde, pisé en mi carrera sobre lo que debía de ser un cepo, una trampa puesta para cazar animales y presas que al sentir el peso de mi pata esta se cerró, cerniéndose sobre mi piel, las afiladas sierras clavándose en mi pelaje y atravesando la carne. Aullé cuando me sentí presa por el dolor, había sido en una pata trasera y sentía que no podía liberarme. El olor a sangre inundaba todo el lugar y si en esa forma no podía soltarme siendo humana menos podría hacerlo, el acero quemaba incrustado en mi piel mientras la sangre caía, gruñí rabiosa, enfadada por aquello y pensando que como el dueño de aquel cepo se acercara iba a descuartizarlo con mis colmillos. Era luna llena, no me extrañaba que algún cazador lo hubiera puesto para algún licántropo estando en la zona en la que estábamos.

Intenté como pude deshacerme de aquel cepo pero era imposible, cada movimiento era dolor en la zona y me revolvía intentando quitármelo… pero no me iba a dar por vencida, saldría de allí quitándome ese maldito cepo como fuera, y cerca aguardaría la llegada del pobre humano desgraciado que lo puso, acechándolo entre la oscuridad de la noche para convertirlo en mí presa por aquello… no iba a tener piedad alguna contra él y aquella noche sería su fin. Estaba intentando quítame el cepo cuando sentí un aura que se aproximaba al lugar, levante la cabeza mirando en la dirección de donde sentía el aura para darme cuenta del color que tenía, y no solo eso, sino el olor que acompañaba a dicha aura… y gruñí. Mis ojos, oscuros como la misma noche, fijándose en aquel lugar notando que se aproximaba más y más, mi hocico se arrugó ante el olor y mis colmillos ya asomaban en claro aviso de lo que haría si intentaba hacerme algo.

“Mierda, un vampiro” Porque su aura era muy característica, pero era el olor lo que me desagradaba. Cuando lo tuve a la vista gruñí de nuevo, un gruñido que nació desde mi pecho mostrando los afilados colmillos en posición de defensa, pero al mismo tiempo, de ataque. Mi pelo encrespado, “engrifado” denotando que no era ningún juego… porque podría estar herida y desangrándome, pero no iba a dejar que aquel vampiro me tocara, mucho menos sin pelear, y mis colmillos estaban deseando clavarse en la carne de alguien… quizás el vampiro probara lo que era tener el mordisco de una loba.


Última edición por Noctis el Vie Jul 14, 2017 10:26 am, editado 1 vez




Behind the wolf:







avatar
Noctis
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 46
Puntos : 41
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 25/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: Nocte, Frigus Et Tenebris, Semper Fidelis ~ Privado {+18}

Mensaje por Utukki Black el Jue Jul 13, 2017 2:05 pm

Abrió los labios sin dudarlo engullendo de golpe todo mi falo, su lengua recorrió mi frenillo tibiamente, jugando con sus dientes sobre mi glande y de nuevo lo metía entero en su boca repasando el tronco con sus labios mojados.

Tiré haca atrás la cabeza emitiendo roncos jadeos, hacia tiempo que no me había costado tanto que una mujer me la comiera y admito que esto era un delicioso triunfo en toda regla.
Sus caderas danzaban frente a mi turbia mirada, estaba ardiendo por dentro y el ritmo demencial de su boca marcaba su clara impaciencia.

Mi mano sujetaba su pelo, dedos enredados en aquellos mechones de cuervo que detenían o incrementaban el ritmo.
Se la metía dentro por completo, mantenía un rato la posición alzando la mirada para deleitarme de la lasciva imagen, mi hombría vibraba contra la cara interna de sus mejillas y en ese momento volvía a sacársela casi entera, apoyando sus labios en mi punta.
Hambrienta su viperina lengua bebía del liquido que salia recogiéndolo con la punta.

Gruñí cuando su mano se deslizó por su vientre hasta su mojada feminidad, acuclillada como estaba vi como se perdía en su propio sexo complaciéndose a si misma mientras hacia lo propio con mi hombría.
El ambiente se caldeó, aire espeso en esa habitación que olía sexo, sangre y fuego.
-Pídemelo – gruñí con la voz ronca sin dejar de clavar mis centelleantes rojos en sus oscuras tempestades.

La alcé con violencia cuando lo hizo, cuando sus palabras gemidas mas que habladas me pidieron que me la follara.
Sus manso contra la pared, brusca mi forma de acortar la distancia y como si se tratara de la mas afilada de las estacas me adentré en su interior empalandola.
Anclé el collar con mi mano contra la pared para que no pudiera moverse.
Su cuerpo completamente pegada a esta, sus pechos meciéndose por el vaivén de mis salvajes embestidas y como no, su cuello ofrecido para mi personal deleite.

Veía como su yugular se marcaba por el ritmo frenético con el que la sangre era bombeada por todo su delicioso cuerpo.
Deslicé mi lengua trazando el sendero de esa vena, gruñí contra su mandíbula y aflojé el agarré del collar para que su boca se batiera en duelo con la mía.
Su culo era abierto por mis manso para meterme mas adentro, abría las nalgas, lo veía todo y gruñía de placer y excitación por el espectáculo de un cuerpo cincelado por y para mi.

Estaba tan mojada que el choque de la carne y de los fluidos se escuchaba, gruñíamos con cada roce de nuestros cuerpos, la giré de golpe, ahora quedando de cara.
La lacé por las nalgas volviendo a adentrarme en le paraíso de sus piernas, mordiendo con mis colmillos sus ofrecidas tetas.
Los pezones duros como astas me daban de mamar sangre fresca, succionaba a tirones los ríos escarlata mientras esta arqueaba la espalda apoyando la cabeza en la pared completamente colocada suplicando mas, mas dentro, mas fuerte, mas de todo aquel torrente de sensaciones que la convertían en mi esclava.



Blood Black:
avatar
Utukki Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 46
Puntos : 41
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 20/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nocte, Frigus Et Tenebris, Semper Fidelis ~ Privado {+18}

Mensaje por Noctis el Vie Jul 14, 2017 10:25 am

Mi boca torturaba su miembro totalmente excitada, ida por el calentón que tenía todo mi cuerpo y la enorme necesidad que sentía de que me aliviaran, de sentir placer y que la sensación dejara de quemar y de en cierta forma hasta doler. Sus dedos en mi pelo a veces marcaban un ritmo más rápido o más pausado, o simplemente dejaba que fuera yo la que impusiera el ritmo. Sus jadeos se escuchaban en la habitación y eso me ponía a su vez más cachonda, saber que solo con mi boca le otorgaba placer sin hacer nada más que eso. Mi lengua recorría su tronco, mis labios lo envolvían para sentirlo por completo, la sentía completamente dentro y podía notar sus ojos puestos en los movimientos que hacía, en cada una de las cosas que le hacían echar hacia atrás la cabeza y jadear. Mis caderas se movían por inercia totalmente excitada incapaz de controlarlo, me la metía por completo en mi boca y alzaba la mirada para verlo con los ojos rojos brillando por lo que le provocaba, notaba lo que le gustaba aquello y luego la sacaba lentamente para con mi lengua recorrer la punta y que fueran mis labios los que lo acariciaran.

Sin poder aguantarlo más bajé una de mis manos por mi cuerpo hasta llegar a mi sexo, caliente y húmedo, tremendamente mojada por aquella sensación que me había provocado su sangre y jadeé contra su miembro al notar mis dedos que recorrían mi sexo y me hacían jadear y que mis caderas se movieran casi al mismo son que marcaba mi cabeza, incapaz de aguantar las ganas de sentir alivio ante tanto placer. Mis ojos se alzaron para mirar los de él cuando me dijo que se lo pidiera, con la voz ronca en esos momentos por lo que le estaba provocando y ni siquiera lo pensé… mi voz sonó en la habitación, ronca, excitante, mostrando la necesidad que sentía en esos momentos y fue más bien una petición en mitad de un gemido al pensar que podría saciar y colmar lo que llevaba sintiendo, esa quemazón que me recorría el cuerpo entero y me hacía perder el sentido.

Apartó su miembro de mi boca y de un tiró me levantó para empujarme contra la pared quedando de cara a esta, mis manos pararon un poco el golpe pero pronto lo sentí a mí espalda, con su mano cogía el collar y lo pegaba contra la pared para que no pudiera moverme, su miembro rozando mis nalgas y pronto lo sentí que me penetraba de una estocada hasta el fondo. Cerré los ojos y gemí con fuerza al notarlo en mi interior moviéndose sin cesar ni un solo segundo. Su otra mano se enredó en mi pelo y ladeó mi rostro dejando mi cuelo expuesto, mis pechos se rozaran contra la pared y yo abría las piernas para darle mejor acceso mientras gemidos salían de mi boca ante las salvajes embestidas que me producían un placer hasta el momento que no había sentido nunca, y si lo había sentido era incapaz de recordarlo.

Su lengua recorrió mi cuello sobre la vena que palpitaba con rapidez por el desbocado bombeo de mi corazón, quitó el agarre del collar notando ya sus labios en mi mandíbula y giró mi rostro para que nuestros labios entraran en contacto en una batalla salvaje, gimiendo contra ellos mientras no cesaba de entrar y salir, raudo, rudo y salvaje haciendo que cada embestida me pegara por completo contra la pared y mis pechos se rozaran y quedaran momentáneamente aplastados contra la misma. Sus manos en mis nalgas, apretándolas, separándolas y yo moviendo mi cadera contra él incapaz de quedarme quieta, embriagada por tal placer que me recorría. Se separó de mi cuerpo y gruñí disconforme por ello, me giró de nuevo quedando de cara con mi respiración errática, pegó mi espalda a la pared, me alzó de las nalgas y se adentró de nuevo arrancándome un gemido de placer. En la habitación se escuchaba el choque enloquecedor de nuestros cuerpos, nuestros gruñidos y gemidos.

Ahora se entretuvo con mis pechos mordiéndolos, clavando sus colmillos para beber directamente de ellos y yo arañaba su espalda ante el placer que me recorría. Mi cabeza echada hacia atrás, mi cuerpo arqueado al suyo y mis ojos cerrados dejándome hacer por aquel vampiro que me había vuelto loca… una risa escapó de mis labios, entre jadeo y jadeo, como si estuviera completamente loca en aquellos momentos y no fuera capaz de pensar en nada más en que siguiera, en que me llevara al borde de la maldita locura y me dejara caer por el precipicio. Quería más, nada era suficiente en esos momentos, lo quería absolutamente todo, completamente ida, como si fuera una loca demente que no obtenía suficiente de lo que me daban.


-Más –pedí entre jadeos ahora dejando mi rostro a la altura del suyo, una de mis manos se enredó en su pelo y lo alcé dejando mis labios justo sobre los suyos- quiero más… -mis caderas se movían con cada embestida que él daba y que me hacía chocar contra la pared- dame más duro… más… más fuerte… -mis dientes mordieron su labio inferior sintiendo sus ojos rojos puestos en los míos, oscuros pero brillantes, casi idos por lo que me provocaba con esa sonrisa que siempre llevaba y ahora mordía tirando de su labio sin delicadeza alguna- no te contengas –gemí contra sus labios notando que el placer se extendía por mi cuerpo, ida por completo, pero que me acercaba más y más a un devastador orgasmo que iba a arrasarlo todo- Utukki… -casi gemí contra sus labios comenzando a notar que todo mi cuerpo se tensaba, mis labios bajaron a su cuello y mordí con fuerza clavando mis dientes con saña hasta provocarle una herida de la que brotó sangre que comencé a lamer y succionar antes de ver como la marca desaparecía de su cuello como si no la hubiera hecho. Me aferré a él con fuerza, mis uñas se clavaron desgarrando la piel de su espalda cuando noté que me alcanzaba el orgasmo, arqueé mi cuerpo y gemí dejando mi cuerpo temblando y él seguía embistiéndome para buscar su propio placer pero yo ya me había ido, ido por completo en todos los sentidos y solo fui consciente del placer que me arrolló y mientras este recorría mi cuerpo la risa se mezcló con todos los sonidos de la habitación, nuestros cuerpos chocando, mis nalgas rebotando contra la pared, los gruñidos del vampiro… creando una sinfonía extraña mientras yo me perdía y me dejaba caer contra el cuerpo del vampiro que me cogía y la risa moría contra su cuello, como si en parte rozara un poco la locura, pero no era más que lo que su sangre me provocaba y el efecto que tenía, sumado a todo lo demás… como un cóctel explosivo hasta que fue remitiendo hasta simplemente dejarme con la respiración acelerada y el cuerpo completamente cansado, saciado y hambriento.




Behind the wolf:







avatar
Noctis
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 46
Puntos : 41
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 25/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nocte, Frigus Et Tenebris, Semper Fidelis ~ Privado {+18}

Mensaje por Utukki Black el Vie Jul 14, 2017 1:01 pm

Noctis me pedía mas, mas dentro, mas fuerte, mas violento, nuestras bocas chocaban rabiosas, mis colmillos desagarraban su piel haciendo que ríos escarlata recorrían su cuerpo. Heridas que cerraban de inmediato por la cantidad de sangre que había consumido y que la dejaban expuesta, colocada y haciéndola arder por dentro.
Sus uñas se hundían en mi espalda, me desgarraba la piel gruñendo, hambrienta, lamiendo la sangre que brotaba de cada herida.

Su cuerpo se sacudió contra el mio, gemía arqueando su espalda ofreciéndome un placer ilimitado.
Mi hombría vibró salvaje en su interior, sensación que se incrementó cuando sus húmedas paredes alargaron su orgasmo creando espasmos contra mi glande.

Extenuado apoyé la mano en la pared, empujaba acabando de esparcirme en su interior, su espalda contra ese lecho improvisado y nuestras bocas que danzaban lentas enredándose en un baile de férreo sabor.
-Ufffff -bufé contra sus labios ladeando la sonrisa, alzando el rostro para contemplar su dilatada mirada -cógete loba, vamos a la cama.

Tiré de su cuerpo cuando sus piernas se anclaron a mi cintura y así, juntos, acortamos la distancia que nos separaba del lecho donde yo había dormido o al menos lo había intentado.
-Te has portado bien nena -apunté contra su boca acariciando su nariz con la mía -te has ganado que te saque a dar una vuelta, a cenar y quizás hasta podamos repetir a la vuelta -apunté lanzandolé un par de bocados.

Gruñó, pero casi fue un ronroneo, estaba tan colocada todavía que su cuerpo seguía buscándome hambriento.
Mis dedos recorrieron su piel trazando figuras distintas, fijándome en cada una de sus curvas.
-Tranquila pequeña, pórtate bien en la salida y a la vuelta te daré mas sangre, mas de esto -dije empujando mi hombría que aun estaba dentro de ella contra sus incendiadas caderas.

Acabé saliendo de su interior, mis ojos apreciaron la belleza de esa salvaje mujer que desnuda retozaba sobre las blancas sabanas.
Me coloqué un impoluto traje gris, camisa blanca y unos gemelos, la corbata a juego en tonos azulados y grises mas claros y como no, los brillantes zapatos.
Hice que el encargado del hotel me consiguiera un vestido rojo fuego, muy acorde con sus medias y que pronto me fue entregado a juego con unos zapatos de tacón exagerado.
-Pontelo -pedí dejándolo caer sobre el lecho -te quiero impoluta, recógete el pelo -ordené tomando asiento en el sofá copa de bourbon en mano.

La miré fijamente, seguía desnuda en el lecho, la imagen era muy erótica, no iba a perderme ni un instante de aquel bello regalo que un cepo me había entregado hacia apenas una noche.
-Vístete -repetí dando un trago de mi copa -¿quieres pequeña? -pregunté relamiendome los labios.
Acababa de montármelo con ella y ya le tenia otra vez ganas.

Saqué de un cajón de la mesita una cadena de diamantes con un eslabón que encajaba al collar que lucia en su cuello, uno que jamas podría quitarse si yo no lo permitía, sin duda, aquella cadena seria el aderezo final de su sexy vestido.



Blood Black:
avatar
Utukki Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 46
Puntos : 41
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 20/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nocte, Frigus Et Tenebris, Semper Fidelis ~ Privado {+18}

Mensaje por Noctis el Sáb Jul 15, 2017 11:50 am

Mi cuerpo quedó completamente pegado a la pared mientras sentía que el vampiro me penetraba un par de veces más antes de llegar en mi interior, mi respiración agitada hacía que mi pecho subiera y bajara con rapidez, mi pelo caía como una cascada negra por parte de mi cuerpo y por mi espalda, mis piernas casi que se deslizaban por la cintura del vampiro al quedarme casi sin fuerzas tras aquel orgasmo que me había devastado por completo. El vampiro alzó mi rostro para mirarme a los ojos, algo turbios todavía por el viaje y al quedarme completamente saciada tras aquel acto, notando ahora sus labios en los míos que me besaban notando el sabor ferroso de la sangre en el beso. Al separarnos mis ojos casi que se cerraron y un bufido salió de sus labios dando contra los míos, me pidió que me cogiera y no hice nada por contradecirlo, me sentía cansada y hambrienta pero tremendamente saciada, el orgasmo poco a poco se iba disipando así como la sensación abrasadora que antes había recorrido mi piel y que me había vuelto loca. Mis brazos rodearon su cuerpo sintiéndome muy cansada y mi frente se apoyó en su hombro notando que ahora se movía y que notaba que me dejaba sobre algo muy mullido, seguramente sería la cama.

Todavía seguía enredada en su cuerpo, podía sentirlo en mi interior todavía ya que notaba ese frío que desprendía todo su cuerpo y que contrastaba con lo caliente que estaba el mío, mi rostro se giró a un lado y tenía los ojos entrecerrados con mis piernas todavía entorno a su cintura. Dijo que me había portado bien y que me sacaría a dar una vuelta y a cenar, y que quizás podríamos repetir hasta cuando volviéramos. Le gruñí, aunque más bien fue como un ronroneo porque aunque el efecto en su mayor medida había pasado todavía seguía quedando algo por mi cuerpo, le intenté apartar con mi mano pero fue como una caricia ya que mi mano resbaló por su pecho hasta caer de nuevo contra el colchón y mis caderas se movían a los lados, colocada todavía. Notaba sus manos recorriendo mi piel, su tacto frío resbalando por mi piel más caliente paseándose por mi cuerpo totalmente desnudo, recorriéndome de arriba abajo mientras yo intentaba fijar mi mirada en él, pero solamente podía distinguirlo muy poco.

Dijo que si me portaba bien en la salida a la vuelta me daría más sangre, más de algo que no especificó qué era pero que entonces pude notar que movía su cadera y notaba su miembro deslizándose en mi interior, mis caderas se arquearon por el incinerante toque y un leve jadeo escapaba de mis labios. Acabó finalmente alejándose y yo me quedé tumbada en la cama con los ojos cerrados, dejándome vencer casi por el sueño que me vencía en esos momentos y casi que me quedé dormida. No supe cuánto tiempo pasó hasta que sentí que me despertaba y dejaba algo en la cama alegando que me lo pusiera, más bien ordenándomelo. Abrí los ojos parpadeando para incorporarme en la cama, decía que me quería impoluta y que me recogiera el pelo. Sentía mi cuerpo cansado y ahora que el efecto había pasado sobre mi cuerpo recordó lo que habíamos hecho cuando me estaba bañando… y eso hizo que quisiera matarlo en esos momentos. Me había vuelto a dar otra vez de su sangre, eso había hecho que me pusiera tan caliente que no había sido capaz de razonar las cosas y me había dejado llevar por esa sensación eufórica que me clamaba porque me tomara el vampiro.

Gruñí, ahora sí más alto, haciendo que mis ojos fueran a los suyos sentado en aquel sofá con una vaso en la mano bebiendo seguramente alcohol, estaba completamente vestido con un traje gris, llevaba una camisa blanca y una corbata en tonos azules y grises a juego con el traje que llevaba. Sus ojos fijos en los míos, su sonrisa ladeada que tanto odiaba pintada en sus labios… volvió a ordenarme que me vistiera y miré el vestido que había dejado a mi lado, con unas medias de rejilla negras a juego con el conjunto de la ropa interior de encaje también negro, y unos tacones negros también para completar el juego. Di un puñetazo en la cama odiándolo por haberme dado de su sangre y por haber jugado conmigo de esa forma, aunque era cierto que era plenamente consciente del orgasmo que me había dado porque de alguna forma todavía podía sentir al vampiro en mi interior… había sido tremendamente salvaje, pero eso no era excusa y no lo libraba.


-No. Vuelvas. A. Darme. Tú. Jodida. Sangre –especifiqué cada palabra pronunciándolas por separada para que me entendiera, estaba muy cabreada en esos momentos, tantos que de tener todas las fuerzas suficientes me habría lanzado a por él para matarlo- no juegues conmigo vampiro, no siempre vas a tener la suerte de tú lado –solo permanecía a su lado porque hasta el momento era el único que podría decirme quien era, en cuanto lo supiera me alejaría de él pero eso no significaba que aceptara todas y cada una de las cosas que él quisiera. Miré el vestido y luego lo miré a él, mientras notaba que mis tripas rugían por el hambre que tenía… me levanté de la cama gruñendo de nuevo y esa vez me metí al aseo dando un portazo donde me di un baño rápido eliminando todo rastro del vampiro que tuviera en mi piel, salí con una toalla enrollada en la cintura y como no tenía más ropa que aquella y no quería morirme de hambre… por esa vez cedí. Cogí la ropa interior y me la puse bajo la mirada atenta del vampiro que no me quitaba la vista de encima, me puse las medias de rejilla y finalmente cogí el vestido rojo. Llevaba un escote de pico y era de tirantes, y que se amoldaba a cada curva de mi cuerpo, recogí mi pelo en un moño dejando un par de mechones que caían en ondas por mi rostro, los tacones que me había dejado y me giré para encontrarme al vampiro de pie repasándome de arriba abajo conforme iba. El collar quedaba expuesto y a la vista de todos, había intentado quitármelo de todas las formas posibles y no pude así que en cuanto se acercó mi vista se fijó en aquella cadena de diamantes que llevaba en sus manos, haciendo que diera un paso atrás- ¿qué crees que vas a hacer con esa cadena? –La señalé con la cabeza aunque los dos sabíamos, de sobra, lo que pretendía hacer- Ni de coña vampiro, no vas a ponerme una cadena como si fuera una mascota para ir paseándome –le di un empujón apartándolo y me acerqué a la puerta dispuesta a salir por ella y dejarlo a él atrás, desde luego que no iba a ponerme esa cadena si era lo que pensaba, antes prefería morir de hambre a que dejara que me volviera a tratar como su jodida mascota.




Behind the wolf:







avatar
Noctis
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 46
Puntos : 41
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 25/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nocte, Frigus Et Tenebris, Semper Fidelis ~ Privado {+18}

Mensaje por Utukki Black el Sáb Jul 15, 2017 4:39 pm

Abrió los ojos cuando el vestido calló sobre el lecho que había acogido nuestros cuerpos, parecía desubicada, pero poco a poco iba centrando la mirada para clavarla en mis pardos que dilatados por la belleza que retrataban desde el sofá donde me había sentado.

El alcohol se deslizó lento por mi garganta mientras mis labios se curvaban contra el cristal de la copa al escuchar sus amenazas.
“No. Vuelvas. A. Darme. Tú. Jodida. Sangre  “
Admito que esa mujer me resultaba excitante, no solo por el afán que tenia de luchar a cada segundo por demostrar que podía hacer frente a un monstruo como yo, si no por el brío que presentaba con cada uno de los latidos de su corazón.
Apuñaló la cama con rabia antes de alzarse de ella para dedicarme una mirada asesina que a mi me resulto lasciva.

Un portazo y escuché como el agua de la tina corría, podía recrear en mi mente con todo lujo de detalles aquel encuentro salvaje mientras degustaba aquel bourbon.
Por suerte la dama no se hizo de esperar, toalla cubriendo su desnudez rehízo los pasos para colocase primero esa ropa interior de encaje negro que le quedaba como un guante y que parecía creada para mi deleite.

Con el dedo la pedí que girara para dejarme ver sus nalgas, pero ella no me hizo el menor caso, mas bien me gruñó logrando que me riera en su cara mientras seguía viendo como a regañadientes se vestía colocándose aquel preciosos vestido rojo y recogía como yo había solicitado su pelo en un moño.

Al parecer fue la cadena lo que le molesto de sobremanera, pues se negó en rotundo y eso que y se la mostré con la mejor de las sonrisas.
-Ambos sabemos que saldrás con ella puesta, porque no me lo pones fácil lobita y cedes a mis caprichos a la primera..imagina que es un complemento mas de ese impresionante vestido que te hace estar radiante querida.

Paso de largo como si mis palabras fueran simple basura, dejándome con la cadena en la mano decidida a girar le pomo de la puerta,
Mis ojos centellearon, acorté la distancia que nos separaba con la velocidad sobrehumana que caracterizaba a los de mi raza y la alcé por le cuello haciendo que su espalda impactara contra la madera noble de la puerta.
-Querida, veo que aun no eres capa de comprender que aquí mando yo y tu has de limitarte a obedecer.

Sus manos trataban de zafarse de mi agarre arañándome el cuello, la cara con sus afiladas uñas, heridas que rápidamente cerraban frente a sus ojos.
Tomé le eslabón y allí coloqué la cadena para dejarla caer medio ahogada al suelo donde tomó una bocanada de aire para recuperarse.
-Levanta -ordené tirando de la cadena para que me obedeciera, peor esta seguía en sus trece de no obedecer ni una sola de mis ordenes, así que sin pensármelo dos veces empecé a caminar arrastrándola por aquel pasillo largo mientras ella se retorcía como un animal salvaje intentando sacarse el collar que ahora le oprimía el cuello dejándola sin aire.

No me corté ni pelo, bajé las escaleras arrastrando su cuerpo, cada escalón marcaba su piel a fuego, en ocasiones rodaba varios escalones abajo, seguía luchando, sus medias se rompieron y parte del moño se descompuso y con él crecía el odio en mi interior, porque la quería impoluto y ahora parecía una zorra de burdel.
-Rugí cogiéndola del pelo y levantándola para estamparla contra la pared.
-Compórtate -pedí con la respiración errática, los ojos rojos como el fuego pegando mi cara a la ajena para que entendiera que no jugaba.



Blood Black:
avatar
Utukki Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 46
Puntos : 41
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 20/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nocte, Frigus Et Tenebris, Semper Fidelis ~ Privado {+18}

Mensaje por Noctis el Lun Jul 17, 2017 2:07 am

Había aceptado ponerme aquel vestido rojo que había dejado sobre la cama porque no iba a salir desnuda, me había vestido porque era lo único que tenía de ropa en esos momentos, la ropa con la que llegué a París estaría desperdigada por alguna zona del bosque en el momento en que me transformé, si me vestía era simplemente por no ir todo el rato desnuda como él realmente quería y ya me había avisado que en esa habitación así es como iría, no porque me lo hubiera pedido me estaba vistiendo, quizás se creía que lo hacía por sus órdenes cuando en realidad a mí nadie me ordenaba. Lo hacía también porque tenía hambre, quería comer y si él iba a llevarme a cenar, ¿por qué negarme? Solo tenía que ponerme un vestido rojo bastante llamativo y sexy, unas medias, hacerme un moño y me llevaría a cenar. Demasiado fácil para que fuera verdad, demasiado fácil incluso para alguien como él… seguro que había algo más que no me había dicho y que no tardaría en mostrarme.

Me puse los tacones negros dando así por finalizado el vestirme y ya estaba él levantado portando algo que, sin duda alguna, sería el toque final que quisiera darme aquel vampiro pero… no le iba a dejar, bajo ninguna circunstancia. En su mano portaba una cadena de diamantes que fue lo que llamó mi atención en el momento en el que se acercó para recorrerme con la mirada. Era consciente de como el vestido rojo se ceñía a mi cuerpo realzando cada curva para deleite del vampiro. Gruñí cuando lo vi con la intención de ponerme la cadena que enlazaba perfectamente con el collar que no podía quitarme del cuello, y antes incluso de que hiciera el amago de ponerme el collar mientras me explicaba que ambos sabíamos que así era como iba a salir, y que le pusiera las cosas fáciles… ni siquiera le presté atención, mi mano apartó al vampiro poniéndola en su pecho y haciéndole a un lado para dejarme pasar. ¿Ponerle las cosas fáciles? ¿Salir con esa cadena? Ni en broma me dejaba atar como un animal para que él me paseara.

Pasé de largo, es más, ni siquiera le presté atención a lo que estuviera diciéndome cuando ya estaba llegando a la puerta, cuando mi mano iba a girar el pomo para salir de la habitación fue que me giró con violencia, mi espalda se estampó contra la puerta y su mano en mi cuello me alzó privándome del aire. Mis manos que no se quedaron quietas en ese momento mientras el vampiro me miraba con los ojos rojos como el mismo fuego fueron a sus brazos, arañándolos, llevándome parte de su piel con mis uñas para ver como se cerraban en pocos segundos, pataleé dándole en el estómago con mis tacones para que me soltara pero no lo conseguí, arañé su rostro también con mis uñas dejándole surcos de sangre que se cerraron enseguida por su regeneración tan rápida mientras sentía que el aire se me escapaba, como poco a poco notaba que o me soltaba o pronto me quedaría sin oxígeno.

No paraba de decirme que no entendía que ahí, entre los dos, era él quien mandaba y que a mí solo me quedaba obedecer, pero esa palabra era una con la que no me llevaba bien y que no iba a hacer con él, no iba a obedecerle como un perro fiel, yo no era un perro ni una jodida mascota para que me pusiera una cadena y me paseara por toda la ciudad. Era una loba, un animal salvaje y libre que jamás se dejaba dominar por nadie, y si eso él no lo entendía tenía un serio y grave problema. Al final acabó enlazando la cadena al collar y me dejó caer soltando el agarre de mi cuerpo mientras yo, de rodillas llevando mi mano al cuello buscaba por aire en una bocanada de aire grande haciendo que el oxígeno llegara de nuevo a mis pulmones, con la maldita cadena puesta. Poco a poco recuperé el aliento y fue entonces cuando dando un tirón a la cadena, mientras seguía de rodillas, me pidió que me levantara del suelo… algo que no hice, no mientras llevara aquella cadena que me hacía parecer una mascota; su mascota.

Pero eso no le frenó en ningún momento porque no lo pensó cuando abrió la puerta de la habitación y salió al pasillo tirando de la cadena llevándome arrastras, en contra de mi voluntad. Tiraba de la cadena con fuerza y con rabia y eso hacía que el collar me oprimiera el cuello, que no me dejara pasar de nuevo el aire como debía de hacer mientras me revolvía por el suelo intentando soltarme del maldito collar, por más que tiraba y tiraba era imposible arrancarlo de mi cuello como si tuviera algún hechizo puesto, y el vampiro no dejaba de andar con paso firme por el pasillo tirando de mí como si fuera un animal rebelándose contra su amo. Ni siquiera se paró cuando comenzó a bajar las escaleras, pataleé intentando soltarme pero todavía en el suelo siendo arrastrada hubo veces en que mi cuerpo bajó escalones de golpe, que lo adelantara solo para que él siguiera bajando mientras mi cuerpo se golpeaba escalón tras escalón. Gruñía con cada golpe pero él no paraba, notaba que me había roto las medias, el moño lo llevaba algo menos recogido y más suelto.

Al final acabó cogiéndome del pelo y con fuerza volvió a estampar mi espalda contra la pared pegándome a ella, pude recobrar el aliento y mi respiración era errática en esos momentos en los que buscaba por aire, sus ojos estaban rojos de nuevo y gruñó acercándose a mi rostro para pedirme que me comportara, con la respiración errática como la mía pero por otro motivo diferente. Estaba tremendamente cabreado y enfadado, algo que me hizo sonreír de lado por verlo de esa forma porque me quería impoluta… y ahora ya no era así. Pero, ¿qué esperaba, que me pusiera un collar y que no luchara para quitármelo por el trato recibido por su parte? Por mí como si se iba al maldito y jodido infierno, me importaba una mierda lo que él quisiera pero, mientras me tratara de esa forma, no iba a obtener una buena respuesta por mi parte.


-Que te jodan, vampiro –fue mi respuesta notando su aliento gélido dar contra mi rostro mientras no me soltaba, sus dedos enredados en mi pelo deshacían más el moño y su cuerpo estaba completamente pegado al mío- ¿Crees que iba a dejar que me llevaras con esa jodida cadena, como si fuera un perro al que pasear? Vete a la mierda –le espeté mirándolo de forma fija, cabreada a más no poder, gruñéndole como el animal salvaje que era mientras tiraba de la cadena que portaba, ¿qué no era un juego? Bien, yo tampoco estaba jugando con mis palabras- Trátame como me merezco y quizás me comporte, pero si me trates como un animal… no esperes que responda como una persona. ¿No dices que soy tú mascota? Pues las mascotas se comportan rebelándose contra sus dueños cuando no les gusta algo, no son civilizadas porque no son humanas así que… elige qué es lo que quieres vampiro, pero si sigues dejándome esa cadena no vas a tener un mejor trato de mi parte –hice una pausa mirándolo- Además, ¿qué vas a hacerme? ¿Me vas a pegar? Adelante amor, sabes que aguanto bien el dolor y los golpes. ¿Vas a morderme? No te olvides que yo soy una loba y que el último mordisco siempre será el mío –mis manos subieron por su pecho hasta llegar a sus hombros- ¿follarme, tal vez? Estoy bastante convencida de que te gustó follarme y que de alguna forma quieres volver a hacerlo, arrancarme el vestido y hundirte mientras llevo la cadena puesta… ¿me equivoco? –Mis caderas se movieron contra el vampiro como si quisiera provocarle, algo quizás que no debería de hacer pero… no me importaba en absoluto- Esto es lo que hay; o me dejas la cadena y ninguno obtiene lo que quiere… o me quitas la cadena, dejas que me arregle el pelo y nos vamos a cenar. Es todo lo que vas a obtener de mí, y dado que no puedes controlarme del todo… -le di un par de golpecitos en el rostro- oh, qué pena –dije con sarcasmo porque no lo sentía para nada. Llevé mis manos a mi pelo quitando de un manotazo la mano que cogía mi pelo y rehíce el moño de nuevo, arreglé el vestido- siempre puedes pedir unas medias nuevas. Y ahora, ¿qué tal si me llevas a cenar? Quizás luego decida portarme bien y dejo que me folles –le di la vuelta a la tortilla siendo yo, ahora, quien mandaba.




Behind the wolf:







avatar
Noctis
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 46
Puntos : 41
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 25/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nocte, Frigus Et Tenebris, Semper Fidelis ~ Privado {+18}

Mensaje por Utukki Black el Lun Jul 17, 2017 11:38 am

Noctis no parecía dispuesta a ceder, la cadena la iba a llevar si o si, pero a su vez no podía sacarla a la calle pareciendo una puta y no una bella mujer tan mía, que la cadena de su cuello lo decía.
No entendía que le costaba a esa mujer darme un gusto cuando yo le daba mi sangre logrando que sintiera placer, que sintiera frenes, éxtasis, la llevaba al borde de la locura, la hacia sentir una diosa ¿cual era la maldita queja? ¿una cadena?

Aflojé el agarre del moño, mis ojos rojos chocaban rabiosos contra sus pardos tratando de dejarle muy claro que las condiciones no iba a cambiar un ápice por mucho que su verborrea pretendiera que eso sucediera.
-Los perros son fieles y lo suficientemente listos como para no morder la mano del que les da de comer -rugí desafiante -te estoy tratando como una diosa ¿dime que no sientes placer cuando bebes de mi? Te he convertido en una mujer mas poderosa de lo que nunca podrías llegar a soñar y aun así te empeñas en desafiarme, no tiene sentido alguno.

Sus palabras trataban de dar la vuelta a las cosas, como si ella mandara, me aconsejaba que quitara el eslabón de la cadena y ella a cambio se recogería el pelo, pondría la mejor de sus sonrisas y cogida de mi brazo podríamos ir a degustar una deliciosa cena..si era así se comportaría como yo quería, pero con la cadena no lo haría.
A eso en el infierno se le conocía como chantaje, algo que me produjo cierta diversión.

Ladeé la sonrisa, no se en que momento se pensó que ella tenia el control, pero se equivocaba por completo.
-Te lo voy a explicar preciosa, despacito para que lo entiendas -me relamí los labios sin apartar mi desafiante mirada de la ajena – yo no tengo necesidad ninguna de alimentarme, eso quiere decir que puedo girar sobre mis talones, arrastrarte hasta la habitación ,despedazar ese precioso vestido y follarte hasta que acabes tan agotada que dormir atada a la columna se te antoje hasta agradable.

Metí uno de sus mechones tras la oreja lentamente, una caricia de mis dedos se deslizó por su delicado rostro, hasta caer a una lado de mi cuerpo.
-También puedes amor, comportarte como te pido, olvidar la cadena que llevas cogida del precioso collar, arreglarte el moño, quitarte las medias, recolocarte el vestido y sonreírme como si fuera tu dueño...si lo haces, yo prometo llevarte al mas caro de los restaurantes de París, degustaras la comida mas deliciosa, beberás el mejor vino, cava y borracha, saciada y excitada volverás a la habitación para ser tomada. Es mas, si te portas bien dejaré que te tumbes en mi cama sin cadena ninguna ¿que me dices preciosa?

La atraje de la nuca acariciando sus labios con mi aliento, incitándola a seguir así mis consejos.
-Te daré de mi sangre a la vuelta, estoy seguro que el trato para ti es mas que ventajoso..aunque claro, siempre podemos volver a la habitación, no negaré que follarte sin mas me motiva bastante.



Blood Black:
avatar
Utukki Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 46
Puntos : 41
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 20/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nocte, Frigus Et Tenebris, Semper Fidelis ~ Privado {+18}

Mensaje por Noctis el Mar Jul 18, 2017 11:55 am

De alguna forma ya intuía que el vampiro no se iba a quedar de brazos cruzados mientras las palabras salían de mis labios, ahora como si pretendiera darle la vuelta a la tortilla y cambiar la situación como si yo tuviera el control de la misma. Él me trataba como una mascota así que no esperara por mi parte que me comportara civilizadamente porque no lo iba a hacer, ponerle las cosas difíciles era lo que haría si no me trataba como merecía, como la mujer que tenía delante y no como la mascota con collar y cadena en su cuello que él veía. ¿Quería pasear algo con una cadena? Bien, había miles de perros por las calles que podría coger para ponerles sus jodidas cadenas y pasearlos como a él le gustaban, pero a mí no me iba a sacar para que fuera su mascota en forma humana, ni de ninguna forma iba a sacarme a pasear por mucho que él lo dijera, por mucho que él lo pidiera. Podía hacerme de todo, pegarme, insultarme, forzarme… me daba absolutamente igual, no iba a ceder a ese capricho absurdo que él tenía y que al parecer no se le iba a quitar de la cabeza tan pronto, porque había sacado demasiado rápido la cadena cuando ya estaba vestida y seguro que lo había pensado desde el momento en que me vio en el cepo.

No le gustaron sus palabras y me lo demostró con el gruñido que dio mientras su rostro seguía pegado al mío, con sus ojos color fuego clavándose en los míos más oscuros y soltó el agarre que tenía sobre el moño que me había hecho, pero su mirada siguió puesta en la mía. Me respondió con las siguientes palabras que me dijo, básicamente que si era lista debía de no enfurecerlo y tenerlo contento, comparaba aquello con el símil del amo y el perro que muerde su mano cuando le da de comer como si eso fuera lo que estaba haciendo, aunque en realidad bien podría serlo. ¿Quería que mordiera su mano? Perfecto, que me dejara transformarme en loba y le arrancaría la cabeza de un mordisco con mucho placer y deleite, si era lo que quería tan solo tenía que dejar que lo hiciera y acabaría con ello de una vez por todas. Rugió desafiándome con sus palabras, su tono y sus ojos rojos como el fuego en los míos como si me intentara intimidar… para su desgracia no lo hizo, sonreí de lado con cierto cinismo tras sus palabras.


-¿Eres tú la mano que me da de comer, Utukki? Porque si es así, no lo veo –le espeté devolviéndole sus palabras, si pensaba que me iba a quedar callada sin responderle estaba demasiado equivocado conmigo- ¿Cómo una Diosa? Si me trataras como a una Diosa pisarías el jodido suelo por el que ando, vampiro, me rendirías tributo y culto y no veo que lo hagas –hice una pequeña pausa y no le contesté a su pregunta, algo más que placer sentía cuando había bebido de su sangre, él lo sabía así que no le iba a dar el gusto de reconocerlo y que lo oyera de mis labios- ¿te he pedido acaso que me trates así, que me conviertas en la mujer que dices que soy? ¿No, verdad? Me diste tú sangre porque te dio la jodida gana, porque te excitaba ver cómo tú sangre me excitaba por completo y me volvía loca que cualquier cosa que me pidieras iba a hacerla, te excitó y te gustó verme de esa forma ¿no? No lo niegues, te gustó verme postrada a tus pies bebiendo de tu brazo y deseándote de un modo enfermizo, te gusta tener a la gente bajo tú control y cuando no puedes dominarlos recurres al viejo y sucio truco de la sangre, porque sabes lo que provoca… dime, ¿con cuántas has tenido que hacer eso? ¿Soy la única que se ha resistido a ti de forma natural? –Me reí de forma irónica por ello- seguro que sí, que soy la única que se rebela contra ti… ¿te excita eso, mi rebeldía, que no te ponga las cosas fáciles? Bien amor, porque puedo ser mucho más rebelde y más complicada de lo que he sido hasta ahora –él decía que lo había hecho porque, por alguna extraña razón, yo se lo había pedido… pero no era cierto, solo había pedido por un trato justo y el que me correspondía como cualquier persona, no como su mascota.

Tras mis palabras ladeó la sonrisa, esa que tanto odiaba en sus labios, y dijo que me lo iba a explicar despacio para que lo entendiera, a lo que fruncí el ceño por sus palabras. Y lo hizo, explicó perfectamente que él no tenía necesidad de alimentarse, que podría darse la vuelta y llevarme a la habitación de nuevo desnudarme de nuevo y follarme hasta que mi cuerpo no pudiera más y me dejara atada a la columna, como anoche, para que durmiera allí porque al parecer ese era el sitio que me correspondía. Le gruñí, como un animal salvaje rebelándome contra él, para luego notar que apartaba un mechón de mi pelo tras la oreja y daba la otra explicación y la otra opción que tenía: sumisión, básicamente. Que me pusiera el collar, comportarme como él me pedía, arreglarme el moño, quitarme las medias, adecentar el vestido y me llevaría a cenar a un lugar lujoso, me importaba una mierda el lujo, y que tras beber saciada, borracha y según él excitada llegaríamos a la habitación donde me tomaría de nuevo y me dejaría el honor de dormir con él en la cama.

En esos momentos lo miré de forma fija y pensé, por unos segundos, qué era lo que primaba más en mí ¿el alimentarme… o el orgullo? La respuesta surgió rápida sin ningún tipo de duda alguna porque prefería quedarme sin comer antes de salir a la calle con el maldito collar puesto, mi orgullo primaba más y podía contra cualquier cosa, no me rebajaría ante nada y si había aceptado vestirme es porque era la única forma de salir de allí y de alimentarme, pero ¿con una cadena como un perro? No, era cierto que tenía una parte animal en mi interior pero esta era mucho más salvaje y libre, él pretendía domarla y no era posible. Me acercó de la nuca a sus labios notando su aliento en ellos, alegó que me dejaría de beber al llegar y aunque fue cierto que me mordí el labio cuando lo dijo… no caí, no cedí.


-¿Así que puedo elegir? Vaya, eso no me lo esperaba –comenté notando sus labios rozando los míos, él esperaba que cediera ante su capricho y que me dejara llevar con la cadena para pasearme, para exhibirme como suya frente a todo el que nos cruzáramos por las calles, como si fuera una buena mascota que luego por portarse bien obtenía un premio, ¿y cuál era ese? Dejarme dormir a su lado y darme de su sangre… no eran premios que quisiera, quería saber quién era y obtener mis recuerdos de vuelta. Quería que mis acciones y todo lo que hiciera con él tuvieran una connotación como si fuera mi dueño, mi amo… y yo era libre como el mismo viento, algo que no iba a obtener de mí. Él esperaba mi respuesta con sus labios rozando los míos como si así pudiera convencerme, con su mano en mi nuca… y yo llevé la otra mano libre que tenía al enganche del collar, solté la cadena que cayó al suelo, le empujé un poco para separarlo de mí y mi puño se estampó en su rostro con cierta violencia. Moví mis dedos por el golpe porque no me había dolido tanto como esperaba, ya sabía los duros que eran los vampiros, y lo miré desafiándolo con mis ojos brillantes y encendidos por la rabia que me consumía- Jamás dejaré que me paseas con una maldita cadena al cuello, nunca dejaré que me ates de esa forma y nunca podrás poseerme como si fueras mi dueño Utukki, a una loba no se le puede pedir tener un amo cuando son salvajes y libres. Pero ten cuidado –advertí mirándolo con sus ojos rojos, como las mismas llamas del infierno- su lealtad va al precio del mejor postor, y aunque ahora es cierto que eres el único que me puede devolver mis recuerdos… eso no quita para que mañana venga alguien que me ofrezca algo mejor de lo que tú lo haces… y entonces, yo te pondré este precioso collar con el que intentas adiestrarme para que sea tú perra fiel y te arrancaré la cabeza de un mordisco con esto rodeándote el cuello –le amenacé de forma baja como si fueran cuchillos envenenados cada una de las palabras que dije hacia él, en tono bajo. Negarme a sus deseos era algo que me producía placer, no hacer lo que él esperaba y decirle que no y lanzarle aquel dardo envenenado bien valía no probar comida por ese día, no mientras él me intentara dominar y controlar a su antojo, no mientras quisiera domesticarme como algo que no era y que nunca sería.




Behind the wolf:







avatar
Noctis
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 46
Puntos : 41
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 25/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nocte, Frigus Et Tenebris, Semper Fidelis ~ Privado {+18}

Mensaje por Utukki Black el Miér Jul 19, 2017 6:52 am

La loba gruñía mostrándome los dientes, al parecer no le apretaba bastante el maldito collar pues aun tenia ganas de desafiarme.
-Largo tu discurso, quizás me equivoqué -reconocí.
Pude ver como su rostro cambiaba, como si pensara que podríamos finalmente ir de cena, olvidar lo que había pasado y centrarnos en una conversación plagada de besos y caricias.

Ladeé la sonrisa, ahora venia la primera estocada, si pensaba que en mi no residía el mal en estado uro se equivocaba.
-Me equivoqué en no comprar una mordaza a juego con el vestido y los zapatos lobita.
Sin mediar palabra alguna tiré del collar para rehacer el camino hacia la habitación del hotel.
-Veo que no tienes hambre, así que ..impondremos una nueva regla en este juego. Cuando tengas me avisas, el vestido, los zapatos y correa te estarán esperando y yo me sentiré a gusto de llevarte al mejor restaurante de París..mientras tanto amor...voy a respetar tu ayuno.

Mi ladeada sonrisa lo decía todo, orgulloso arrastre a la loba que gruñía mostrándome los colmillos hasta la habitación, de nuevo su destino fue el suelo y aquella enorme columna donde podía empezar a formar su guarida.
-Yo por el contrario loba, voy a ir de caza, beberé un poco … no me esperes despierta querida esposa mía.



Pasada gran parte de la noche mi risa ebria podía oírse desde el pasillo, la espada de una mujer chocó contra la puerta de mi habitación mientras entre risas trataba de acertar con la llave la cerradura.
La joven rubia de ojos miel tiraba de mi camisa impaciente por adentrarnos en el habitáculo y caer en le lecho. Desabotonaba los botones, buscando mi boca hambrienta, tirado de mis labios mientras jadeaba ansiosa moviendo sus caderas contra mi abultada entrepierna.

Gruñí al lograr abrir la puerta, entre risas, nos adentramos en la cámara, nuestros labios no se separaron ni por un instante, sin embargo mis ojos recorrieron a la loba que me miraba furiosa desde el suelo apoyada en la columna.
Ladeé la sonrisa alzándola de las nalgas a la rubia que de un empujón cerró la puerta tras nuestros cuerpos.

Ella con palabras lascivas me pedía entre roncos gemidos y palabras malsonantes que me la follara, que me deseaba.
Su espalda iba chocando contra las paredes al ritmo que la ropa iba cayendo al suelo, gruñíamos mordiendo nuestras bocas, repasaba con mi lengua sus labios.

Llevé a la rubia hasta el colchón y allí, en ropa interior la deje caer, mi mirada repasó a la loba antes de bajarme los calzoncillos y quedar completamente desnudo ante las dos.









Blood Black:
avatar
Utukki Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 46
Puntos : 41
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 20/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nocte, Frigus Et Tenebris, Semper Fidelis ~ Privado {+18}

Mensaje por Noctis el Miér Jul 19, 2017 2:09 pm

Notaba la mirada del vampiro fija en la mía, con sus ojos rojos como el mismo fuego tras lo que le había dicho, había dos opciones aunque yo ya había tomado la mía firme en que no iba a dejar que me sacara a la calle con collar y correa como si fuera un perro para que me paseara, era una mujer y como tal tenía mi orgullo… ya me había quitado un poco de este cuando me dio de beber su sangre y había acabado haciéndole aquello dejando que me tomara, cierto era que lo disfruté pero mi orgullo estaba por encima de todo y bajo ningún concepto iba a permitir y a dejar que me siguiera tratando como le diera la gana. Sabía que no iba a cambiar de parecer, que no iba a quitarme el collar y a permitirme irme con él de esa forma porque las opciones estaban claras y parecía que él ya sabía lo que debía de hacer en cada situación, así que tras mis palabras y tras soltarme del collar estaba convencida de que llevarme a cenar no era una de ellas. Es más, prefería pasar hambre a que me sacara de esa forma, me negaba en rotundo.

Lo miré frunciendo el ceño por las palabras que me decía, ¿me daba la razón? No, no podía ser todo tan fácil… el vampiro no era de los que solía reconocer cuando se equivocaba y cuando no, no lo veía de esa forma y por un momento fue cierto que me creí sus palabras pero pronto negué levemente con la cabeza como si la sacudiera sabiendo que el vampiro que tenía delante no claudicaría tan fácilmente y no se dejaría vencer así como así. La cuestión de todo era ¿en qué exactamente se equivocaba? Porque algo me decía que a mí favor no era así que solo podía esperar saber sobre qué estaba equivocado… pero no me hizo esperar demasiado para saberlo, sonrió de lado de esa forma que tanto odiaba y las palabras sonaron firmes y bajas. “Un bozal”, en eso era en lo que había estado equivocado y que le había faltado para ponerme… gruñí por sus palabras. Con la cadena en su mano tiró del collar de nuevo para deshacer nuestros pasos de vuelta a la habitación tal y como me había imaginado.

En el camino no dudó en decirme que cuando quisiera comer tendría que decírselo, es más, se atrevió a decirme que el vestido, los tacones y la cadena estarían esperando a que yo decidiera pedirle que me llevara a comer y que él gustoso lo haría al mejor restaurante de todo París, pero solo con la correa puesto sino podría ir despidiéndome de todo lo demás. Dijo que iba a respetar mi nuevo ayuno como si supiera que en algún momento cedería puesto que tenía que alimentarme en algún momento, y el muy capullo lo iba a aprovechar a su favor. Gruñía revolviéndome contra él por sus palabras mientras este portaba la sonrisa odiosa en sus labios, tiraba de mí y finalmente me metía en la habitación lanzándome al suelo junto a la columna de nuevo, de donde no tardó en atarme de nuevo a la columna mientras yo intentaba soltarme totalmente en vano porque no podía hacerlo. Me miró divertido por la situación y me dijo que él se iba a beber y de caza y que no lo esperara despierto. Quise apresarlo para arañarlo, destrozarlo, descuartizarlo en ese momento… pero me esquivó con facilidad y se fue cerrando la puerta, dejándome allí sola.

El rato que estuve me las ingenié para soltarme de la cadena pero era imposible, por más que tiré y tiré esta no se rompía y comenzaba a pensar que debía de llevar algún tipo de magia imbuida porque era imposible que no pudiera aquel simple collar que llevaba puesto. Además también había que decir que mis fuerzas estaban algo mermadas porque no había comido nada y el vampiro había bebido también de mí sangre, necesitaba alimentarme para reponer fuerzas, así como dormir bien y no en aquel maldito suelo… pero el maldito hijo de puta tenía la situación controlada por el momento, solo tenía que esperar el momento adecuado para cambiar las tornas y poder alejarme de él, aunque… eso conllevaba perder mis recuerdos para siempre, uno que no lograba todavía recordar porque parecía estar en blanco, algo que también me tenía frustrada.

No supe en qué momento me había quedado durmiendo apoyada contra la pared, cansada por lo que había pasado en esos dos días que había llegado a París, y fue precisamente la risa del vampiro lo que me hizo entreabrir los ojos algo somnolienta todavía mientras me incorporaba un poco… pero mi oído no me engañaba, era la risa del vampiro que al parecer había bebido junto a la de una mujer y se acercaban los dos hacia la habitación. Un golpe contra la puerta y más risas me hizo saber que iban algo borrachos, además el olor a alcohol que ambos desprendían se mezclaba con el de la excitación que traían… y fruncí el ceño, el maldito capullo había traído a su presa a la habitación donde tendría que oír todo aquello… una mueca de asco se instaló en mi rostro nada más pensarlo. La puerta finalmente se abrió y por ella entraron los dos, ella una simple humana algo joven y rubia no se despegaba del vampiro, cerró la puerta al entrar mientras se besaban como si no hubiera un mañana.

La mirada del vampiro fue hacia donde estaba encontrándose con mi cara de mala leche, enfadada y con el ceño fruncido porque sabía que no iba a desatarme, que le daba igual que estuviera atada y que viera cómo se tiraba a la humana… pero a mí de pensarlo me repelía la imagen. Sonrió de lado conocedor de que ahí atada y encadenada no iba a poder hacer nada e incluso por un momento pensé que eso le daba más placer. Alzó a la rubia quien totalmente excitada le rogaba entre gemidos que la tomara, bastante mal hablada de forma sucia le pedía las cosas sin parecer reparar en mi presencia en ningún momento. La dejó en la cama ya en ropa interior y ella lo miraba deseando que se la tirara, él se separó al pie de la cama para quedarse desnudo y me miró por un momento con una sonrisa ladina. Ah, ¿de verdad se pensaba que iba a dejar que se la tirara mientras me obligaba a presenciarlo aunque no quisiera? Aunque no lo viera lo oiría, el vampiro sabía de sobra alguna que mis sentidos estaban más desarrollados que los de un humano y por mucho que me tapara los oíos oiría cada maldito grito y gemido, porque parecía que era de las que gritaban en la cama. Pues estaba bastante equivocado.


-¿De verdad vas a dejar que te folle un vampiro? –Mi voz sonó alta y clara por la habitación, es más, fue el momento en el que ella frunció el ceño y al incorporarse un poco me vio, sentada y atada contra la columna sin poder moverme, su mirada lo decía todo aunque no dijera nada- Oh, ¿no sabías que era un vampiro? Qué ingenua –me reí entre dientes mientras ella miraba ahora al vampiro sin comprender nada, sin saber por qué había una mujer atada a la columna de la habitación. Bien, ahora había captado su atención por completo y me levanté para que me mirara con el collar en el cuello que iba hasta la columna- Soy su mujer, encantada –sonreí con cierta malicia mientras ella no sabía dónde meterse y le había cortado el rollo totalmente- si te lo preguntas me tiene encadenada porque me niego a salir a la calle con este collar y una cadena para que él me pasee como su mascota –ella abrió la boca sin creérselo y yo acorté la distancia todo lo que la cadena me dejó, haciendo que viera el vestido, los tacones y lo que quedaba del moño en mi pelo- seguro que te habrá dicho que puede llevarte al Infierno si le dejas colarse entre tus piernas… -ella me miró como si no supiera cómo lo sabía y yo solo sonreí- ah, a mí también me lo decía al principio… y como tú caí –sonreí con malicia- pero no te confundas, lo hará y cuando lo haga te matará, clavará sus colmillos en tu piel y te dejará sin vida… te ayudaría pero… -señalé la cadena, ella se levantó y se acercó para intentar abrirla preguntándole que por qué me tenía encadenada y en vano intentaba quitar el collar- es inútil, solo él puede hacerlo –le increpaba ahora ya sin la excitación en su cuerpo y eso me produjo cierto placer mientras el vampiro nos miraba y yo sentía que le había jodido por completo- yo te di huiría ahora que puedes, si a mí que soy su mujer me hace esto… ¿qué crees que no te haría a ti que no eres nada para él? –Aparte se me notaba cansada, mis tripas rugían y por si eso fuera poco le enseñé la marca de los colmillos que me había dejado el vampiro en el pecho- ¿ves eso? Marcas de colmillos amor, los que tú verás como no te largues ahora –parecía dudar pero los ojos rojos del vampiro, preso de la ira, pareció que le dieron la información que necesitaba y ni siquiera se lo pensó cuando se dirigió a la puerta para salir por ella, claro que el vampiro no la dejó y conforme estaba la siguió por el pasillo alcanzándola enseguida para meterla en la habitación y tirarla sobre la cama, a lo que yo miré al vampiro con diversión en el rostro al haberle jodido el plan que llevaba en mente, hasta atada sin poder moverme le jodía- ¿Estás enfadado, Utukki? –Pregunté con malicia en mi voz, mirándolo con la misma sonrisa que él ponía ladeada- la joven merecía saber lo que eras antes de que utilizaras tus trucos con ella –ahora el plan había cambiado por completo, ahora la joven lo único que quería hacer era alejarse de él en vez de que se acercara, y yo sonreí por ello. Si él me jodía yo le jodía, tan simple como eso.




Behind the wolf:







avatar
Noctis
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 46
Puntos : 41
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 25/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nocte, Frigus Et Tenebris, Semper Fidelis ~ Privado {+18}

Mensaje por Utukki Black el Jue Jul 20, 2017 3:13 pm

La loba aun atada a la columna pensaba joderme la noche, esta vez no lanzándome objetos, si no con sus verborrea fácil.
Tenia a la rubia dispuesta, excitada, su sangre fluía rauda, oxigenada, pidiéndome que la tomara.
Pero la lobita no se quedó mirando sin mas, todo lo contrario, aseguró con ese deje de rabia en su voz que yo era un vampiro.

La rubia aun ebria como iba centro entonces sus ojos miel en ella, su pregunta no tardo en llegar ¿que hacia una mujer ahí y que quería decir con eso de que yo era un vampiro.
Le hubiera echo un croquis para que lo entendiera, pero la verdad, mis ojos rojos incendiados del fuego de la ira, dieron veracidad a sus palabras.

La joven corrió para liberar a la otra mujer, seguro que ahora pensaba que era un psicópata que pensaba matarlas a las dos..no se equivocaba, si en el numero, pero no en mi intención.
La loba se presentaba como mi mujer, era mordaz en sus palabras y mas lo fue cuando centro en mi sus pardos consciente de que acababa de joderme la fiesta.

Esa loba empezaba a desesperarme en demasía, iba borracho y no era el momento de jugar a atrapar el rabo al demonio.
La rubia salió corriendo como una loca, claro que no llego ni a la puerta cuando mi velocidad detuvo su avance y arrastrándola del pelo la lancé sobre el lecho.
No me corté, mis colmillos acortaron la distancia que había hasta su yugular.
El abrazo se produjo, su cuerpo apenas con fuerza se resistió en un principio, mientras poco a poco iba cediendo a los tirones que daba a través de mis colmillos alimentándome de ella sin copasion ninguna.

Mis rojos centrados en la loba, ella me desafiaba sin apartar la mirada, yo era un monstruo y ella lo sabia.
El cuerpo cayó al suelo inerte cuando con desprecio lo aparte, me relamí los labios que goteaban carmesí acercándome a la loba. Mi estado de embriaguez era evidente, frente a ella me acuclille contemplándola.
-Querida esposa, ya que has interrumpido mi acto con la amante, ven y ocupa el lugar que te corresponde en la cama, tengo ganas -rugí aflojando el eslabón del collar y arrastrándola del brazo hacia el lecho.

Ella forcejeaba, pero su cuerpo aun siendo mas fuerte que el de cualquier humana, nada tenia que hacer comparado con el de un inmortal milenario.
De un guantazo la lancé sobre el lecho, estaba cansado de andarme con remilgos con esa mujer que no hacia mas que desafiarme en todo momento.
Me miro gruñendo con el labio ensangrentado, mis manos alzaron el vestido rojo rudamente, una de mis manos en su sexo alzándola, la otra abriéndola las piernas para dejarla a cuatro patas mientras esta se revolvía.

Le arranqué de un tirón las bragas de encaje, no era así como lo había imaginado, mas bien otra era la idea, volver con una botella de vino, beber juntos...
Pero si así lo quería, así lo tendría, mi hombría mordió la entrada de su sexo y con violencia la penetre embistiéndola.
Gruñí contra su espalda, mis dientes marcaron el camino ascendente hacia su cuello sin dejar de entrar por completo en ella, manteniendo mi mástil dentro por completo, quería que sintiera mi superioridad, mi dominio.
-Reconoce que te gusta -aseguré -mis dedos torturaban su clítoris, se mojaba humedeciéndose por completo.
Ladeé la sonrisa, sus palabras, su actitud decía una cosa, pero sus caderas, su cuerpo suplicaba otra.




Blood Black:
avatar
Utukki Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 46
Puntos : 41
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 20/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nocte, Frigus Et Tenebris, Semper Fidelis ~ Privado {+18}

Mensaje por Noctis el Sáb Jul 22, 2017 6:43 am

Si el vampiro se pensaba que me iba a quedar de brazos cruzados mientras él se tiraba a la humana estaba muy equivocado. Él no dejaba de mirarme de lado en cada momento disfrutando seguramente de tenerme atada sin poder hacer nada, encadenada a la columna y la huna desde luego que no había reparado siquiera en que estaba allí, como si estuvieran los dos solos le pedía lo que quería que le hiciera de forma bastante sucia, así que aproveché el momento que vi oportuno cuando el vampiro se quedó desnudo y me miró para entonces joderle la noche, si él me jodía dejándome atada lo más normal es que yo le jodiera ahora a él. La joven cuando habló la verdad es que se incorporó un poco como si no supiera donde me encontraba en esos momentos hasta que sus ojos finalmente se centraron en los míos, sorprendida de verme allí al no darse cuenta antes y verme encadenada. Pero ahí no acabó mi ataque, sino que ahora con su atención puesto en mí seguí y seguí mientras a ella se le abría la boca de lo que veía y escuchaba, mientras el vampiro me miraba con los ojos rojos llenos de ira, y yo sonreí con malicia.

La joven se levantó para intentar ayudarme mientras le preguntaba al vampiro por qué me tenía así atada, a lo que yo gustosamente le contesté haciendo que ella se desesperara más pero ¿no era evidente que me tenía atada y que no podíamos soltarme? No se creyó lo de que era un vampiro hasta que vio los ojos rojos del mismo y fue entonces cuando se dio cuenta de que todo lo que le había dicho era verdad, fue entonces cuando decidió correr para salir de allí y salvar su vida aunque para su desgracia ya era demasiado tarde, había firmado su sentencia cuando decidió acompañarlo al hotel. Se fue hacia la puerta para salir por ella pero el vampiro, mucho más rápido, la paró cogiéndola del pelo para lanzarla sobre la cama sin que la humana pudiera hacer nada. Y el vampiro no tuvo piedad alguna con la que iba a ser su compañera de cama esa noche.

Hundió los colmillos en su yugular mientras yo lo presenciaba todo, ella gritó al sentir el mordisco e intenté apartarlo pero era imposible, el vampiro tenía mucha más fuerza y ella nada podría hacer, yo menos que estaba atada a la columna. Fue cediendo poco a poco y dejando de luchar conforme el vampiro iba bebiendo de ella, sus ojos rojos como el mismo fuego estaban clavados en los míos, podía ver mi sonrisa llena de satisfacción y malicia por haberle fastidiado la noche que él quería mientras terminaba de beber de la humana, sin dejar de mirarle de forma fija mientras la mataba. Acabó de beber de ella y como si no le importara nada, y realmente seguro que no lo hacía, se separó del cuerpo de la joven y de un movimiento tiró el cuerpo al suelo, como si fuera una muñeca con la que se había cansado de jugar sin dejar de mirarme.

Se levantó lamiendo sus labios rojos por la sangre limpiándolos acercándose hacia donde estaba con paso lento sin apartar sus ojos de los míos hasta que estuvo delante de mí, a él también se le podía notar que al igual que la human iba algo bebido pero en menor estado, eso no le impidió mirarme de forma fija y hacerme ver que como había interrumpido su acto con la amante, al decirle que yo era su esposa, tenía que ocupar el lugar en la cama que me correspondía y que él tenía ganas. Fruncí el ceño por ello y lo miré desafiante pero él decidido a cumplir su palabra soltó el eslabón de la cadena y cogió mi brazo apretando su mano con fuerza, intenté ahora libre de ataduras soltarme, forcejear con él, pegarle, arañarle y hacerle de todo pero él tiraba de mi como si lo que le estaba haciendo fueran meras caricias, y dejándome delante de la cama me dio un sonoro guantazo que, por la inercia del golpe, me hizo caer en la cama.

Gruñí por el golpe, uno que no me había dolido por mi resistencia al dolor, pero que sí me había hecho una herida de donde salía sangre, lo miré con los ojos brillando de la rabia y me iba a lanzar contra él cuando se subió de rodillas a la cama y me mantuvo con una de sus manos en mi espalda contra el colchón sin que yo dejara de revolverme por ello, levantó el vestido que llevaba, su mano fue hacia mi sexo para alzarme dejándome de rodillas con todo el pecho pegado al colchón. Mis manos intentaban llegar a él para apartarlo pero su fuerza era mayor que la mía y era imposible quitarlo por más que me revolvía y revolvía contra él. De un tirón arrancó la ropa interior, separó mis piernas pero yo las volví a cerrar luchando contra él así que quitó la mano de mi espalda y me abrió las piernas otra vez con las dos manos, me iba a levantar para girarme e ir a por él cuando cogió mi cadera con su mano y de una me penetró embistiéndome.

Grité notando como se adentraba en mi interior y apreté con fuerza la mandíbula, mis manos aferraron con fuerza las sábanas y gruñí notando sus dientes ascendiendo por mi espalda hasta llegar a mi nuca, sintiendo su aliento gélido contra mi piel mientras se quedaba dentro por completo y algo me decía que no era para que me acostumbrara, eso seguramente le diera igual, sino porque me tenía dominada en esos momentos, le gustaba dominar a la gente y quería que lo notara… lo notaba, y no me gustaba notarlo. Aseguró que me gustaba y que lo reconociera, gruñí girando mi rostro y llevé mi mano al suyo arañando lo que pude dada la posición que estaba, revolviéndome contra él pero me agarró con fuerza de la cintura manteniéndome en el lugar, su mano fue a mi sexo comenzando a acariciarlo y me mordí el labio con fuerza, notando la sangre de la herida del mismo, cuando mi cuerpo comenzó a ceder a sus caricias sin que pudiera evitarlo por mucho que intentaba luchar contra ello era imposible, mi cuerpo respondía por si solo y comenzaba a excitarme… y eso él lo sabía.


-Reconozco que te odio, reconozco que en cuanto me des la oportunidad… voy a matarte –mi cadera se movió por su toque y por sus caricias, jadeé por el placer que comenzaba a sentir y apreté mis manos cerradas en puños con fuerza mientras ahora era él quien se deleitaba con la forma en que me tenía- reconozco que no me gusta… -arqueé mi espalda mientras él seguía masturbándome sin piedad, humedeciéndome más dejándome como una mentirosa por mis palabras aunque yo no controlaba mi cuerpo, no podía hacerlo- ¿por qué no terminas de una jodida vez? –Levanté mi rostro para mirarlo por encima del hombro- conforme estás de bebido ¿qué vas a durar? ¿Vas a embestirme un poco y luego te vas a correr? –Me reí entre dientes buscando burlarme de él en todo momento porque dudaba que durara demasiado conforme estaba en esos momentos- vamos, cuanto antes empieces antes podré líbrame de ti –moví mi cadera hacia delante y hacia atrás como si me estuviera penetrando para que terminara y se corriera, así me dejaría en paz y yo podría matarlo- vamos vampiro, no es que vayas a durar mucho y tampoco es que vayas a hacer que llegue al orgasmo, dudo que puedas darle un orgasmo a una mujer sin que beba de tu sangre… porque seguro que eres incapaz de conseguirlo –me reí observándole, con sus ojos rojos puestos en mí de forma fija- Oh, ¿he dado en el clavo? ¿Por eso las emborrachas antes de hacer nada, o les das tú sangre? Patético. Venga vampiro, empieza para que me pueda reír de ti –quería que me sintiera humillada por estar de esa forma, pero no lo iba a conseguir por mucho que lo intentara, era más fuerte que eso y el vampiro no iba a conseguir lo que se proponía, no más de lo que ya tenía en esos momentos y porque me ganaba en fuerza.




Behind the wolf:







avatar
Noctis
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 46
Puntos : 41
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 25/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nocte, Frigus Et Tenebris, Semper Fidelis ~ Privado {+18}

Mensaje por Utukki Black el Dom Jul 23, 2017 11:48 am

Cada palabra de la loba retumba en mi cabeza, parece decidida a no dejarme disfrutar de este momento y peor aun a no permitírselo a si misma.
Gruñe tratando de zafarse de mi agarré algo imposible cuando mi miembro la ancla contra mi, esta mojada, empapada, por como mis dedos azotan su centro.
Su respiración errática acompaña cada una de esas desafiantes palabras y no se da cuenta que empieza a ponerme muy cachondo el modo que tiene de replicar para que no la tome cuando su cuerpo grita que lo haga sin contemplaciones.

La embisto, son sus caderas las que se mueven buscándome, haciendo que las sensaciones se intensifiquen, su espalda se arquea, alega que estoy borracho y es cierto, también muy excitado y eso es solo gracias a ella.
-Te correrás -aseguró contra la piel de su espalda donde hundo mis colmillos creando la delicada figura de un rio.
Mi lengua recorre cada surco mientras sus caderas bailan entre rugidos.
-Noctis -jadeo su nombre lamiendo las gotas carmesí que resbalan por su cálida tez. Las embestidas se tornan rudas, pesadas y mis manos sueltan las caderas para tomar sus dos pecho que saco sin contemplaciones del corseé.

Tiro de sus dos astas pellizcandolas, su rostro se gira gruñendo desafiante, al ver como se endurecen sus pechos, torturados siente como los retuerzo, como la palma de mi mano presiona sus dos pechos todo ello acompañado de mis roncos gemidos.
-Me pones a mil lobita -confieso con los labios manchados de vitae.
Escasa la distancia entre nuestras bocas, solo se separan cuando mis envites la hacen temblar, cae a cuatro patas sobre el lecho una y otra vez,cuerpo perlado en sudor que disfruta de este momento salvaje y sin control.

Notó como sis paredes vibran, me acogen muy cálidas, esta muy caliente y no quiero terminar todavía, necesito mas, mucho mas.
La saco de su interior, se queja como la gata flora que si se la metes chilla y si se la sacas llora.
Ladeo la sonrisa tumbándola en el lecho, mi boca no se detiene, quiera la distancia que existe hasta su mojado sexo y allí paseo mi lengua por todo su centro.
Sus caderas se alzan en mi búsqueda, su mano toma mi pelo para hundir mi cabeza mas en ella y mi risa se pierde contra su coño completamente complacido.
Uno de mis dedos busca su trasero, despacio se abre hueco , la estimulo por atrás mientras por delante mi lengua se apodera de todo, de su esencia.

Lamo, succiono y golpeo su clítoris sin pausa, con la mano que tengo en su culo la extiendo y mi dedo gordo se mete en su otro agujero, es mía por completo, ella lo sabe, lo se yo y la masturbo sin pausa, quiero que entienda que yo soy su dios, que a mi lado encontrara el placer absoluto, porque después de follármela yo, nadie mas lo hará mejor.
-Pídeme mas loba -le susurró calcinando con mi aliento su sexo -pídeme lo que necesitas ahora.
Necesito que se vuelva loca, quiero que suplique.




Blood Black:
avatar
Utukki Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 46
Puntos : 41
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 20/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nocte, Frigus Et Tenebris, Semper Fidelis ~ Privado {+18}

Mensaje por Noctis el Mar Jul 25, 2017 8:57 am

Parecía que mis palabras más que enervarlo más bien lo estimulaban, como si pretendiera hacerme ver y entender que no iba a pasar lo que le estaba diciendo, que sí que iba a aguantar y que sí que iba a alcanzar el orgasmo por la forma en la que tenía de mirarme, como gruñía en respuestas por mis palabras que buscaban reírme de él y hacerle algo de daño, denigrarlo, joderlo como él me había estado jodiendo con su maldita fuerza, bebiendo de mí, atándome como a su mascota contra la columna de la habitación, tratándome como si fuera un trofeo que tenía que lucir y exhibir frente a los demás, acatando y obedeciendo cada cosa que me decía… pero qué poco me conocía, más bien parecía que nada, si pensaba que iba a dejar que me doblegara como él quería en esos momentos porque estaba muy equivocado. Yo era una loba, un animal salvaje y libre y así es como pretendía seguir siendo y estando, y en cuanto tuviera la oportunidad me largaría de allí y si era posible llevándomelo por delante para acabar con su existencia mucho mejor entonces.

No quiero que note que mi cuerpo empieza a ceder ante él, ante lo que sus dedos me provocan cuando me estimula, gruñí al no poder controlar mi cuerpo que poco a poco iba cediendo a lo que él quería, que era tenerme de esa forma frente a él como el macho alfa, el que dominaba y tenía bajo su control… claramente sabía que me estaba dominando y eso, a una loba salvaje y libre, no era algo que le gustara. Sus dedos no me daban tregua y tras mis palabras y mi corta risa se movió, sus caderas se movieron comenzando a embestirme y es imposible evitar que en esos momentos en los que estoy húmeda, excitada, mis caderas se muevan buscándolo… no quiero admitirlo, no quiero reconocerlo pero mi mente iba por un lado y mi cuerpo iba por el camino contrario. Seguía moviéndose torturándome con su dedo, afirmó que me correría y fue cuando sentí que sus colmillos atravesaban la piel de mi espalda, gruñí arqueando esta, cerrando mis manos aferrando las sábanas con fuerza por lo que me estaba haciendo mientras él no dejaba de moverse, de penetrarme sin cesar y sin descanso cada vez aumentando más y más el ritmo, la forma salvaje en la que me tomaba.

Mi nombre salió en forma de jadeo de sus labios y su lengua quitó todo rastro de sangre que manaba de los pequeños orificios en la espalda, moviéndose implacable en mi interior de forma ruda, una y otra vez, chocando contra mi cuerpo. Sus manos abandonaron mis caderas para liberar mis pechos, me incorporó y mi espalda quedó contra su torso con sus manos abarcando mis pechos, sus dedos apresan mis pezones pellizcándolos, gruñí girando mi rostro para mirarlo de forma desafiante para que dejara de tocarme, pero no lo hizo y tiró de mis pezones, los retorcía para su placer juntando mis pechos pegando uno al otro sin dejar de moverse, rudo y raudo, salvaje. Sus palabras me hicieron mirarlo e intentar separarme de su cuerpo pero era imposible, sus labios manchados de sangre rozaban los míos, mezclando ambos alientos erráticos y fue cuando me embistió más fuerte de tal forma que mi cuerpo cayó hacia delante moviéndose salvaje, duro, raudo de forma descontrolada que me hicieron temblar, un jadeo escapó de mis labios apoyando las manos en el colchón al notar que el placer crecía y crecía en mi cuerpo aunque yo no lo quisiera, notando como de seguir así alcanzaría el orgasmo y eso era algo que el vampiro, sin duda alguna, ya sabía. Mi cuerpo se había abandonado al placer y sentía que iba a alcanzar el orgasmo, que apenas faltaba para lograrlo…

Se separó de mi cuerpo y gruñí notando la sensación que provocó en todo mi cuerpo al dejarme casi a las puertas del orgasmo, me tumbó boca arriba en la cama y antes de que pudiera hacer nada raudo su boca fue directo a mi sexo lamiéndolo, un gemido escapó de mis labios sin control alguno y mis caderas se alzaron contra él, quien no se detuvo en ningún momento y siguió dándome placer con su boca y su lengua, arqueé mi espalda y cerré los ojos llevando mi mano a su pelo para aferrarlo con fuerza y acercarlo más a mi sexo, caliente, húmedo y necesitado de más. El vampiro no me daba tregua torturándome de aquella manera, su mano fue hacia mis nalgas buscando al parecer estimularme esa zona y es cuando sentí su dedo en esa zona que gruñí y tiré de su pelo, advirtiéndole que no jugara con ese lugar y su boca y lengua fueron implacables en mi sexo, lamiendo, mordiendo, succionando… mi cuerpo entero hervía pidiendo por más, porque me tocara más y me llevara al orgasmo. Fue cuando estimulando con su mano aquella zona que sentí que su dedo me penetraba, gemí y elevé mis caderas llevando la mano libre a uno de mis pechos para acariciarlo, sintiéndome perdida entre sensaciones.


-Maldito hijo de puta… -logré murmurar mientras sentía que me tenía por completo de esa forma, odiándolo por estar haciéndome eso mientras el placer crecía y aumentaba. Mordí mis labios y eché la cabeza hacia un lado cuando dijo que le pidiera más notando su aliento contra mi sexo, negué con la cabeza porque no quería pedirle más, pero mi cuerpo me rogaba que lo hiciera. Volvió a insistir para que le pidiera lo que necesitaba en esos momentos… y yo me debatía, por un lado quería alejarme de él, matarlo y largarme de allí… por otro lado deseaba que siguiera con lo que estaba haciendo, que hiciera sucumbir mi cuerpo al orgasmo como notaba que lo necesitaba, todo mi cuerpo me lo pedía y mi mente era lo único que parecía rebelarse contra el vampiro. Volví a morderme el labio mientras él no dejaba de tocarme, de dominarme, de tenerme en todos los sentidos… gemí incapaz de controlar mi cuerpo que se revelaba contra él y me negué, cerré los ojos y me negué a pedirle y rogarle como él quería que hiciera, pero sabiendo que me tenía por completo de esa forma, más suya que nunca, dominándome en todos los sentidos. Mi mente luchaba por seguir oponiéndose pero de esa forma me era totalmente imposible, luchaba por no sucumbir y me costaba mantener esa batalla que veía que iba a perder, que estaba perdiendo. Él no dejó de tocarme y de darme placer, mis caderas se movieron contra él necesitadas de más, todo mi cuerpo quería más y al final sentí que perdí… esa batalla la había ganado él, pero no iba a dejarle ganar la guerra- más… -jadeé arqueando mi espalda, moviendo todo mi cuerpo contra él perdida en el placer más absoluto- quiero más… necesito más… -me incorporé como pude viendo la imagen del vampiro entre mis piernas otorgándome placer y jadeé, tiré con fuerza de mi mano en su pelo para quitarlo de aquella zona y que su rostro subiera por mi cuerpo hasta que alcanzó mi rostro tumbada de nuevo contra el colchón- hazlo… fóllame –mordí su labio inferior con fuerza y mis piernas rodearon su cintura, lo quería dentro, y lo quería ya- vamos maldito vampiro, demuéstrame que puedes llevarme al orgasmo sin que beba de tú sangre –mis caderas se rozaban con las del vampiro, nuestros sexos se rozaban y mi mano bajó entre nuestros cuerpos para envolver su miembro entre mis dedos, moviéndolos por el tronco mirándolo con esos ojos rojos que tenía- hazlo –volví a pedir bajando mi mano por su espalda dejando los surcos de mis uñas clavadas allí por donde pasaba hasta que llegué a sus nalgas, donde clavé las uñas con fuerza también esperando a que me penetrara, necesitaba que lo hiciera, mi cuerpo entero lo pedía a gritos y estaba convencida de que él lo sabía. Mordí tan fuerte su labio inferior que le hice sangre mientras esperaba a que marcara el punto final de aquella lección, de aquel encuentro salvaje entre ambos.




Behind the wolf:







avatar
Noctis
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 46
Puntos : 41
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 25/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nocte, Frigus Et Tenebris, Semper Fidelis ~ Privado {+18}

Mensaje por Utukki Black el Miér Jul 26, 2017 7:03 am

“Mas” esa palabra fue música para mis oídos, me regalaba la victoria y hacia que la lobita se tragara todas y cada una de sus palabras.
Podía lograr que se corriera solo con una mano, pero ella no quería eso, sus caderas se sacudían contra mi mano buscando lago mas que unos dedos dentro de su laberinto.
“quiero más… necesito más… “ sus ojos se centraron en mis rojos, tiro de mi pelo sacando así mi cabeza de entre sus piernas, nuestras bocas se encontraron hambrientas, como si la gesta solo empezara y el ruido de aceros acallara de forma atronadora la tormenta desatada entre nosotros.
“ hazlo… fóllame “ pedía entre gruñidos.

Nuestros sexos se acariciaban, mis ojos contemplaban su turbia mirada, estaba desatada, necesitada y no se daba cuenta de lo completamente ofrecida que en este instante la sentía.
Me había convertido en su dueño, sin necesidad de collar, ni correa, su cuerpo me exigía un encuentro.

Mi miembro alzado envistió su cuerpo, me adentre en su interior abriéndome paso a través de su centro con una violencia inusitada, mis manos apresaban sus caderas, mis dedos se hundían en su carne atrayendola contra mi alzada bastarda.
La metía y la sacaba casi entera deleitamiento de la demencial imagen de los sexos resbalando por completo.

Alcé la mirada, ella se tocaba las tetas, estaba tan excitada que no podía disimular un ápice aquello que su cuerpo narraba.
Al borde del abismo jadeaba, excitada, solo necesitaba un empujón, el ultimo para perder la razón.
Ella buscaba mi boca, sedienta, tiro de mi inferior haciéndome sangrar.
Aparté mis labios de los ajenos con una ladeada sonrisa, no pensaba dejarla beber, no porque entonces lo usaría como arma de doble filo, no cuando estaba a nada de correrse sin necesidad de una gota sola de mi vitae.

La volteé, saqué mi miembro de su interior sustituyéndolo por tres de mis dedos.
Su espalda se arqueo cuando voraz metí mi hombría en su trasero ya dilatado y como si fuera un martillo golpeé tenaz el yunque de su feminidad.
-Eres mía -gruñí cachondo -dilo -pedí con la voz ronca por el deseo.

Nuestros cuerpos estaban relampagueando contra el del otro, las corrientes nerviosas de uno y otro se fundían y mis colmillos se hundieron en su espalda cuando mi virilidad explotó esparciéndose en su interior.
Sus paredes golpeaban mis dedos ardientes, húmedas, vibrando con violencia...

Nos caímos presos de aquella sensación sobre las blancas sabanas de la habitación, cerré los ojos relamiendome los labios de los ríos carmesí que los surcaban.
Ella aun jadeaba con mis dedos en su centro, los dos estábamos exhaustos, presos de la locura.
Ladeé la sonrisa cuando se giró para enfrentar mi mirada.
-¿que decías de que no iba a aguantar y no se que otras gilipolleces mas? -pregunté orgulloso deslizando mi lengua entre sus labios desafiante.
-Quédate a dormir conmigo, te lo permito -dije dejando escapar un par de carcajadas por la cara que ponía.



Blood Black:
avatar
Utukki Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 46
Puntos : 41
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 20/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nocte, Frigus Et Tenebris, Semper Fidelis ~ Privado {+18}

Mensaje por Noctis el Jue Jul 27, 2017 12:06 pm

Mi cuerpo me pedía y me exigía por una liberación que no llegaba, un orgasmo que quería consumirse entre todas las llamas que sentía por mi cuerpo y que el vampiro me había provocado esa noche y ahora no podía acallar lo que mi cuerpo me demandaba, necesitaba que terminara con aquello y me llevara al orgasmo y así todo acabaría aunque fuera una derrota mía y una victoria suya, pero si mirábamos el marcador aún seguía llevando ventaja y el tiempo aún no había acabado. Mi cuerpo me había traicionado por completo y en esos momentos era presa de lo que sentía y de lo que quería, lo quería a él, que me llevara al abismo y que me arrojara por él para alcanzar el orgasmo, negarlo sería una tontería dado como reaccionaba mi cuerpo con su toque. Estaba totalmente caliente, excitada y húmeda y por mucho que lo negara las evidencias eran tan claras que hasta un ciego podría verlas, asumida esa parte de la derrota solo quería que me follara y me llevara al orgasmo, luego podría lamentar aquello pero en esos momentos mi mente no pensaba en otra cosa que en el placer, saciarlo por completo.

Acerqué el rostro del vampiro al mío para que dejara de torturar mi sexo y nuestros labios se rozaron mientras se acomodaba sobre mi cuerpo y nuestros sexos se rozaban, no tardó demasiado tras mi petición en embestirme de una y penetrarme por completo, gemí arqueando mi cuerpo hacia el suyo con la cabeza hacía atrás notando como se movía de forma ruda y rápida. Sus manos en mis caderas me acercaban hacia él quien se movía de forma implacable, voraz, hambriento… me embestía de forma ruda sacando todos su miembro para volver a penetrarme y vuelta a empezar, arrancándome jadeos, haciendo que mis piernas se enredaran entre las suyas y las abriera más para darle más acceso. Mi mano se enredó en su pelo y tire con fuerza mientras veía como me embestía y luego subió su rostro dejándolo cerca del mío, mis manos acariciaban mis pechos completamente loca y mordí su labio inferior tan fuerte que le hice sangre pero se apartó sin dejar que pudiera lamer esa gota de sangre.  

No cesó en ningún momento de forma casi salvaje arrancándome gemidos y jadeos de mis labios incapaz de contenerlo, en un momento dado se separó de mi cuerpo, me giró con brusquedad poniéndome a cuatro patas sobre el colchón y metió varios dedos en mi interior haciendo que jadeara por ello, grité cuando noté que me penetraba desde atrás y apreté las sábanas con fuerza en mis manos y arqueé mi espalda quedándome un par de segundos sin respiración, pero voraz e implacable siguió moviéndose sin tregua embistiéndome sin parar mientras me acostumbraba y con sus dedos me poseía por completo de todas las forma posibles. Sus labios recorrieron mi espalda y sentí que me mordía haciendo que jadeara por el mordisco y mi cuerpo temblara por lo que eso provocaba, dijo que era suya con la voz ronca totalmente excitado, y se atrevió a pedirme que dijera que era suya… pero eso sí que era algo que no iba a decir.

Sentí como mi cuerpo se iba dejando y que pronto alcanzaría el orgasmo mientras él no dejaba de moverse, casi como un demonio, brutal y salvaje que me estaba llevando al orgasmo. Su otra mano fue a mi cuello y lo cogió con fuerza mientras se movía más rápido y sus dedos en mi interior iban casi al mismo ritmo cuando noté que alcanzaba el orgasmo mientras él daba un par de embestidas más y terminaba corriéndose en mi interior, apartó su mano de mi cuello y caí contra el colchón sin poder aguantarme notando que me temblaban las piernas, mi respiración era errática y el sudor perlaba todo mi cuerpo. Había salido de mi interior pero sus dedos todavía los notaba dentro, podía sentirlos en cada espasmo de placer que me recorría y como pude me giré para mirarlo mientras recuperaba la respiración y todo mi cuerpo se calmaba de aquel orgasmo salvaje. Su rostro se acercó al mío preguntándome que donde quedaban mis palabras, casi burlándose mientras su lengua recorría mis labios y lo fulminé con la mirada. Aparté su mano de mi cuerpo mientras se coronaba con aquellas palabras y le gruñí aun cuando seguía cansada y temblando por aquello.


-Vete a la mierda –fue lo único que le contesté mientras él se reía divertido seguramente por la cara que traía puesta en esos momentos, me aparté de él y me puse lo más alejada que pude en aquella cama para mirarlo frunciendo el ceño- no quiero dormir, quiero comer. Así que más te vale que le pongas remedio si no quieres que me transforme en loba y lo primero que desgarre hambrienta sea tú miembro para que no puedas volver a utilizarlo más… sería el principio un aperitivo –lo desafié tumbándome de lado para mirarlo- prefiero dormir mil veces en el suelo a que pienses que quiero dormir contigo. Pero si es así como tratas a tú mujer entiendo por qué quizás me fuera de tú lado, no me has demostrado lo contrario así que supongo que todo lo que me dijiste fue mentira, sino ¿dónde está mi anillo, o el tuyo? Lo único que me retenía aquí era el hecho de poder saber quién era, pero empiezo a entender que no vas a poder darme lo que quiero y necesito y yo no soy de nadie, si quieres una mascota cómprate un perro. Jamás voy a ser tuya Utukki, por mucho que intentes trucos sucios para ello.




Behind the wolf:







avatar
Noctis
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 46
Puntos : 41
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 25/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nocte, Frigus Et Tenebris, Semper Fidelis ~ Privado {+18}

Mensaje por Utukki Black el Vie Jul 28, 2017 4:16 am

No podía dejar de reír, su cara de fastidio se pintaba como un lienzo con una mueca torcida que enfrentaba mi mirada.
De nuevo estaba de mala leche y empezaba a pensar si no iba a dejar nunca de gruñir.
Ponía distancia entre nuestros cuerpos como si quemara nuestro contacto, claro que eso solo provocaba en mi mas risa.
-¿Tienes hambre? -pregunté tras su afirmación, pues es fácil, ponte el collar y nos vamos a cenar algo..pronto saldrá el sol y no podre sacarte de esta habitación.

Ladeé la sonrisa cuando dijo que se comería mi miembro.
-Ufff, eso suena excitante ¿en una promesa preciosa?
Resoplaba con su mirada clavada en la mía, aseguraba no querer dormir conmigo, antes el suelo, es mas decía que pensaba que le había mentido, tenia que admitir que había tardado mas de lo esperado en llegar a esa conclusión...
-Ya te he dicho que nuestra relación no es precisamente convencional -apunté sin darle mas explicaciones.

Alargué mi brazo para rodear su cintura y atraerla hacia mi, mi aliento golpeaba su boca.
-Hagamos un trato, algo que nos beneficie a ambos. Según tu, borracho como voy no iba a aguantar ni a llevarte al infierno y lo he hecho...he ganado, así que...y si salimos, te invito a cenar, sin cadena y a cambio a la vuelta te portas bien y me das un masaje mientras me duermo...?
Que luego quieras dormir o no en el lecho o en el suelo es cosa tuya ¿que me dices preciosa? -susurré acariciando su boca con la mía.

Estaba aflojando la soga, pues así solo nos desafiábamos sin tregua, a veces hay que dar un poco de cuerda antes de volver a tensarla por completo.
Sus ojos me miraban buscando el truco, como si dudara de la veracidad de mis palabras pues erala primera vez que le tendía un puente.
-No hay truco, puedes achacarlo a que sigo borracho y me apetece salir a beber mas contigo..no es por ti, es por placer personal -apunté con una sonrisa ladina.

Llamé a dos de mis esclavas para que se deshicieran del cuerpo de la rubia mientras desnudo me alzaba del lecho dirigiéndome al servicio para darme un bañó y ponerme un traje en condiciones.
-¿Piensatelo preciosa? - apunté -cuando salga me iré contigo o sin ti. Pide a mis esclavas algo de ropa, te la dejaran gustosas.

Medio hora después salí impecable del aseo, mis ojos buscaron a la loba, sinceramente con ella nunca tenia la certeza de nada.
Tan fácil era encontrarla preciosa lista para darme el gusto de acompañarme como de encontrarla con el pelo revuelto sobre su precioso rostro mirándome desafiante.




Blood Black:
avatar
Utukki Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 46
Puntos : 41
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 20/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nocte, Frigus Et Tenebris, Semper Fidelis ~ Privado {+18}

Mensaje por Noctis el Lun Jul 31, 2017 12:00 pm

El vampiro tenía en su rostro esa cara de victoria como si hubiera ganado algún premio importante, más bien, seguramente sería porque tras haberle dicho que no iba a durar y que no sería capaz de llevarme al orgasmo básicamente había hecho todo aquello: aguantar y llevarme al orgasmo, es más, el muy hijo de puta había hecho que le rogara porque me tomara y llevarme a la cúspide del placer más absoluto... algo que odiaba, odiaba a ese jodido vampiro, odiaba que jugara de esa forma conmigo y me odiaba a mí misma por dejarme llevar por él, por no haberlo matado de una maldita vez como debería de haber hecho. Es más, cuando me aparté y le hice aquella amenaza sonrió divertido como si mis palabras fueran un chiste, puso esa sonrisa ladeada que tanto odiaba y se atrevió a jactarse de que era algo que le excitaba y que si era una promesa... gruñí por ello, él que jugara y pensara que eran palabra vanas, cuando llegara ese momento disfrutaría mientras yo me reía por lo que le estaba haciendo y le recordaría este preciso momento. Seguía en sus trece de que si quería ir a cenar tenía que dejar ponerme la cadena, y una mierda, bastante había sido ya lo que acababa de pasar entre los dos y cómo me había comportado como para dejar que me pusiera la cadena, antes prefería morirme de hambre.

Pero al parecer se le había ocurrido otro plan al vampiro más interesante según él, como había dicho, un “acuerdo” que nos favoreciera a los dos... aunque dudaba que en algún momento hacer un trato con él me pueda beneficiar. Permanecía a su lado solo porque dentro de mí quería saber quién era y qué era de mi familia, si lo que él me había dicho era verdad o mentira y una parte rogaba porque fuera mentira, y otra muy diferente porque fuera verdad. Si era verdad, significaba que no sabía cómo ni por qué pero estaba con aquel odioso vampiro y quizás eso explicara un poco por qué me tenía cogido el punto como tenía. Sin embargo, por otra parte quería pensar que era mentira porque él decía que mi familia estaba muerta, si era mentira eso también lo sería y aún seguiría con vida... en mi interior una lucha se libraba porque una parte lo creía, aunque no creía todas sus palabras y eso me hacía odiarlo aún más de lo que ya hacía. No entendía como si era cierto podía estar con él, era odioso, petulante engreído, insolente, vanidoso... lo odiaba con todas mis fuerzas, conforme era de carácter dudaba que me hubiera dejado tratar así por él.


-Será una promesa como sigas diciendo que sin el collar no me piensas sacar, ¿crees que no puedo irme sola? Lo haré si es necesario, pero encuentro más placer al pensar que puedo convertirme en una loba y que puedo hacerte pedazos... no debería de jugar con un animal salvaje, al final te acabará mordiendo –sonreí de forma ladina- y eso también es una amenaza –hice una leve pausa y lo miré frunciendo el ceño- algo me dice que nada contigo es convencional, pero si es así me gustaría que me iluminaras y me dijeras, exactamente, qué era lo que teníamos porque por si se te ha olvidado no recuerdo nada. Así que me gustaría que arrojaras algo de luz –claramente lo hacía para ver qué me decía, todavía seguía sin creérmelo y al no tener ningún recuerdo ni que ninguno volviera me hacía seguir sospechando. Sin embargo como él había dicho tenía un plan mejor y fue por ello que alargó su brazo para cogerme de la cintura y acercarme de nuevo a su cuerpo tan cerca que nuestros rostros quedaron a escasa distancia, podía sentir su aliento golpeando mis labios. Se volvió a jactar de que había “ganado” ya que había hecho aquello que le dije que no podía y que, por ello, dio que me invitaba a cenar sin cadena con la condición de que a la vuelta le diera un masaje. Lo miré de forma fija frunciendo levemente el ceño, ya... ¿y dónde quedaba el truco en todo ello? No me creía del todo sus palabras, había insistido muchas veces en que íbamos a salir con cadena como si fuera un perro y ahora decía que sin ella... no me cuadraba nada- nunca dije que esto fuera una competición, así que en lo que a mí respecta no has ganado nada –me costaba creerle después de lo que había pasado y de cómo me había tratado por negarme a salir sin ella... había algo que no cuadraba y pareció darse cuenta porque volvió a asegurar que no había truco, que simplemente le apetecía salir a beber y ya está, que me decidiera rápido porque en pocas horas saldría el sol. Llamó a un par de esclavas que se acercaron para deshacerse del cuerpo como si fuera lo más normal del mundo y se levantó para darse una ducha no sin antes asegurarme que les pidiera ropa a ellas que me la dejarían, y que al salir se iría conmigo o sin mí.

Había que admitir que lo miré frunciendo el ceño desde la cama sin creerme del todo sus palabras, es más, iba a mandarlo a la mierda cuando mi estómago volvió a rugir de nuevo doliéndome por la falta de alimento, llevaba casi dos días sin probar bocado nada más que la sangre del vampiro que no es que alimentara mucho y eso fue lo que me terminó decantando por tener que pedirle que me dejaran algo de ropa, ellas ni siquiera preguntaron y me enseñaron todo lo que tenía y enarqué una ceja. Al parecer al vampiro le gustaba que fueran bastante elegantes y demasiado provocativas porque todo lo que veía era claramente para el placer visual de un hombre, en este caso el vampiro, y aunque miré algo más recatado no tenían nada que se ajustara a esas características, lo mismo se podía aplicar a la ropa interior; provocativa. Acabé cogiendo un vestido negro de tirantes finos con escote en pico y que dejaba media espalda al descubierto, que se ceñía a mi cuerpo resaltando cada curva y me dejaron incluso utilizar el baño, de hecho, es que me aconsejaron que debería de hacerlo a lo que yo iba a irme pero insistieron en ello no dejándome salir y en otro momento las habría apartado sin miramiento alguno, en esos momentos en los que me encontraba cansada y débil accedí por no discutir tontamente con ellas y me di un baño poniéndome el vestido a juego con unos tacones negros que me hacían algo más alta.

Lista y preparada volví a la habitación del vampiro, no sin antes dejar que me pusieran perfume antes de irme porque según me dijeron “conocemos muy bien los gustos del vampiro” y solo así me dejaron marchar. Me senté en la cama y mis dedos fueron hacia el colgante que tenía en el cuello y volví a estirar pero fue imposible ya que no se rompía, ni se abría ni nada... debería de llevar algún hechizo porque no encontraba otra explicación. Fue entonces cuando escuché la puerta abrirse del aseo y el vampiro salió por ella con un traje de chaqueta, muy elegante también como toda la ropa que tenían sus esclavas, y sus ojos me buscaron sin saber si me había decantado por ir con él o por el contrario quedarme en el hotel. Ganaba más mis ganas de comer algo y llenar el estómago porque de lo contrario ni siquiera me habría molestado, su sonrisa que tanto odiaba ya estaba en sus labios y yo me levanté observándolo mientras él me repasaba con la mirada, se acercó hacia donde estaba y tomando mi mano me hizo dar una vuelta sobre mí misma para su deleite y que me hizo gruñir, como si me exhibiera para él.


-Creo que no conoces el sentido de la palabra “recatado” ¿verdad? –Lo fulminé con la mirada, segundo vestido que me ponía y el que era muy parecido al rojo que me había hecho llevar la primera vez- ahora que parece que tengo tú visto bueno ¿nos vamos? Me muero de hambre –le recordé para que no se entretuviera en los detalles de lo que llevaba puesto y como si la situación le divirtiera me ofreció su brazo para que lo cogiera, bufé pero acabaríamos antes y saldríamos de allí mucho antes si le cogía del brazo así que así salimos de la habitación y enfilamos el pasillo, bajamos por las escaleras esa vez sin que tirara de mí ni las bajara rodando y llegamos hasta el hall principal donde saludó de forma cortés y educada y yo me reí entre dientes por la falsa hipocresía que mostraba, hasta que finalmente salimos a la calle y al hacerlo y notar la primera brisa cerré los ojos... había echado de menos la libertad de estar al aire libre tras el encierro de esos días, no era alguien a quien le gustara estar encerrado y agradecí ese soplo de aire fresco- así que me vas a invitar a cenar como... ¿si fuera una cita, la primera? –Sonreí de lado y lo miré- ah no, se me olvidaba, que no puede ser nuestra primera cita... dime Utukki, ¿cómo nos conocimos? ¿Cómo puede ser que, un vampiro como tú, haya conseguido algo más que odio por mi parte? Quizás así los recuerdos vengan mientras ceno y tú bebes.




Behind the wolf:







avatar
Noctis
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 46
Puntos : 41
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 25/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nocte, Frigus Et Tenebris, Semper Fidelis ~ Privado {+18}

Mensaje por Utukki Black el Mar Ago 01, 2017 3:24 am

Cuando salí del baño ladeé la sonrisa mientras recolocaba las solapas de mi chaqueta.
-Estas preciosa -aseguré caminando con ldo ojos rojos al ver la perfección que lucia mi presa.
Tomé su mano para darle una vuelta para mi deleite personal, algo que la hizo gruñir y a mi reír.
Su carácter era intempestivo, pero eso convertía esto en un juego infinitamente mas entretenido.
cazar una presa sin que se resista no tiene diversión alguna y yo era un depredador con tiempo y paciencia para doblegarla.

Le extendí el brazo para que lo tomara, lo miró como si fueran las mismas llamas del infierno, quizás no se equivocaba, pues era justo eso y se engancho de el finalmente con el ceño fruncido.
Así atravesamos el umbral de la habitación simulando la pareja perfecta, elegantes, en mis labios una eterna sonrisa puesta mientras bajábamos despacio las escaleras.
Ese vestido rojo sangre le quedaba perfecto, los zapatos a juego y ese recogido que dejaba al descubierto su inmaculado cuello, todo era exactamente como lo quería, incluso el perfume.

Saludé a los de recepción dejando allí la llave, no podía caber en mi gozo cuando todas las miradas se centraron en el bonito ser que me acompañaba, no podía negar que me gustaba lucir a las mujeres que poseía y esta era sin duda alguna una de mis mejores adquisiciones.
Caminamos por la calle, los cuello de los hombres iban a romperse de mirarla, en ese momento llegó su pregunta ¿que podía ver en mi una mujer como ella? ¿en serio?
-Voy a explicártelo preciosa -tiré de su mano pegando su espalda a mi pecho, mis dedos se deslizaron lentos por su muslo alzando ligeramente la falda, muchos se detuvieron para mirar el espectáculo a lo que esta me regaló un gruñido, posiblemente fruto de la rabia y de la excitación.

Mi aliento se perdía en su cuello, gélido, inmortal mientras las yemas de mis dedos tenaces continuaron ese ascendente camino hacia su centro.
Emitió un ligero jadeó al sentir como me colaba bajo su falda y reclamaba como mía la cara interna de su muslo.
-Lo entiendes -susurré en su oído mientras su pelo se movía lento por la caricia de mi aliento.
Su cabeza se apoyó en mi pecho, con los labios entreabiertos, las mejillas rojas y mis dedos dentro sacudiéndose despacio.

Un “para” fue su petición mientras sus caderas me buscaban, mi hombría torturaba la parte alta de mi espalda y mi aliento impactaba furibundo en sus labios que pedían intimidad para ese acto.
Saqué la mano al tiempo que ella emitió un quejido, lleve mis dedos húmedos a la boca para lamerlos ofreciéndole de nuevo el brazo para seguir nuestro camino.
-Si te portas bien , luego te daré mas de eso y de sangre -apunté ladeando la sonrisa -pero ahora vamos a cenar, no quiero que te conviertas en un saco de piel y huesos.

Llegamos al restaurante, nos dieron la mejor de las mesas, aquel lugar desprendía lujo y la mirada de la loba se perdía en cada rincón fascinada.
-Supongo que este es el otro motivo por el que estas conmigo -dije con una picara sonrisa -te parece pocos motivos estar con un hombre inteligente, rico, guapo, que te hace alcanzar el infierno con solo dos dedos y ademas todo un caballero -esto ultimo lo dije a modo de sarcasmo mientras le movía la silla para que se sentara antes de tomar asiento a su lado en la mesa.
-Pide los que quieras preciosa, sin duda lo vales.



Blood Black:
avatar
Utukki Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 46
Puntos : 41
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 20/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nocte, Frigus Et Tenebris, Semper Fidelis ~ Privado {+18}

Mensaje por Noctis el Mar Ago 08, 2017 2:03 pm

Egocentrismo. Eso era lo que se podía ver del vampiro conforme pasaba más y más el tiempo a su lado. Cada vez me quedaba más y más claro que aquel vampiro era un narcisista egocéntrico que lo que más le gustaba era lucir a alguien a su lado para que todas las miradas se fijaran en él, ¿podía caber en sí dado lo narcisista que era? No me extrañaba que en el bolsillo de la chaqueta que llevaba me encontrara un pequeño espejo para poder mirarse durante lo que restaba de noche, admirándose solo como un narcisista podría hacerlo. Le gustaba regodearse de lo que tenía y con solo salir del aseo y la forma en la que me miró me quedó más que claro que les compraba vestidos caros solo para que los lucieran y los demás lo vieran. Me dio una vuelta, contra mi voluntad, para contemplarme y darme su vista bueno alegando lo que ya sobradamente sabía: que estaba preciosa. No por nada sus esclavas lo conocían de tal forma que casi me habían impuesto el vestido que debía de llevar, el peinado, los zapatos, el perfume incluso... no habían dejado detalle alguno sin pasar por alto y como consecuencia tenía al vampiro mucho más complacido de lo que me hubiera gustado tenerlo. Me ofreció su brazo y como si no pudiera rechazarlo, dudaba que pudiera realmente, me condujo por el hotel bajando hasta el hall donde dejó la llave y donde su sonrisa se ensanchó al ver que la gente se nos quedaba mirando sabiendo que la función en parte de sacarme era precisamente esa: exhibirme.

Ir por la calle no fue diferente de cuando estábamos en el hall, los hombres que pasaban por nuestro lado se nos quedaban mirando –más bien se me quedaban mirando a mí de forma fija- incluso aunque fueran con sus mujeres quienes les daban un golpe para que dejaran de mirar de forma tan descarada, los más jóvenes giraban sus cuellos hasta que me perdían de vista y no era difícil sentir sus miradas recorriéndome entera... no me gustaba. Yo era una persona que le gustaba más pasar desapercibido y no llamar la atención tanto como estaba haciendo, el único motivo por el que había decidido ponerme la ropa y salir con él era porque llevaba casi dos días sin comer nada y el hambre llamaba en ese momento más que mi orgullo, y eso que mi orgullo no cabía en mí, pero si quería comer era lo que tenía que hacer para ello. Porque alimentarme de su sangre estaba descartado, no iba a convertirme en su esclava y tenía más que claro que en el momento en que recobrara los recuerdos me alejaría de su lado porque no entendía, ni concebía, como anteriormente podía haber estado con él... no lo creía, no era para nada un hombre que fuera acorde con lo que a mí me gustaba, sus maneras dejaban muchísimo que desear y la sonrisa que traía en sus labios me daban ganas de arrancársela a mordiscos, o a golpes, daba igual cómo.


-Quita esa estúpida sonrisa de sus labios –me estaba sacando de mis casillas ver como cada vez que nos miraban su sonrisa se ampliaba algo más, a ese paso se le saldría del rostro aunque, pensándolo bien.... mejor para mí si le pasaba eso, pero odiaba ver la sonrisa que traía en sus labios así que esperaba que la quitara, porque era como si fuera mi dueño y me estuviera exhibiendo por todo París para que me vieran con él. Pensaba que iba a pasar de mi pregunta así que lo que no me esperé para nada fue que tirara de mi mano para pegarme a su pecho, con mi espalda contra esta, y sus dedos se deslizaran por mi muslo mientras yo intentaba apartar su mano pero no me dejaba, cogiendo ambas manos con una de las suyas. Le gruñí, amenazante, advirtiéndole de que como siguiera de esa forma en mitad de aquella calle al final acabaría arrancándole la cabeza a mordiscos, sin importarme que los transeúntes se dieran cuenta de que me transformaba en una loba negra y que supieran que había algo más que humanos por la tierra. El muy maldito se atrevió a colar su mano bajo mi falda ascendiendo por mi muslo hasta que sus dedos se colaron por mi ropa interior y repasaron todo mi sexo- maldito vampiro –murmuré cerrando los ojos apretando con fuerza sus muñecas mientras su brazo rodeaba mi cintura y sus dedos, fríos y gélidos, se paseaban por todo mi sexo a su voluntad- saca tu mano de ahí –algunos se nos habían quedado mirando y juraba que lo mataría por lo que me estaba haciendo sintiendo su aliento en mi cuello que me explicaba con pocas palabras lo que quería decir que era suya, reclamándome frente a los demás, haciéndome ver que por mucho que yo quisiera apartarlo mi sexo se mojaba con cada caricia que sus dedos me daban incapaz de tener control sobre mi cuerpo y lo que me hacía. “Lo entiendes” fue todo lo que dijo antes de meter dos dedos en mi interior, se me cortó la respiración y jadeé cerrando los ojos notando lo fríos que estaban sus dedos en contraste con mi piel mucho más caliente. Aferré con fuerza la muñeca del brazo que rodeaba mi cintura pegándome a él y apoyé mi cabeza en su hombro abriendo ligeramente mis labios, presa de lo que sus dedos en mi interior moviéndose lentamente me hacían, entrando, saliendo en un bucle que me hacía querer más aunque, en el fondo, quisiera matarme por lo que mi cuerpo pedía y la forma en que reaccionaba contra él- Para –pedí en un murmullo en mitad de un jadeo- ahora mismo... –volví a pedirle mientras mis caderas se movían contra su mano, sentía su miembro contra mis nalgas y giró mi rostro para que mirara sus ojos que me observaban, su sonrisa fue toda la respuesta que obtuve notando su aliento dar contra mis labios- Utukki –le pedí mirándolo de forma fija y él, para mi enorme sorpresa, quitó sus dedos de mi sexo dejándome en el fondo con ganas de más y lo vi lamer esos mismos dedos como si con ello me hubiera dado toda la explicación que necesitara- maldito vampiro del demonio –me separé en cuanto pude zafándome de su agarre mientras él aseguraba que después me daría más, de aquello, y de sangre a lo que lo fulminé- ni muerta voy a beber de tú sangre –me giré para comenzar a andar mientras sentía las miradas de los demás tras aquella escena, lasciva y caliente, en mitad de la calle y él me paró aferrando mi brazo para llevarme como era debido hasta el restaurante. Nos sentamos en una de las mejores mesas y mientras yo miraba la carta él pedía algo de vino. Enarqué una ceja ante su segunda parte de la respuesta, ¿lujos? Jamás me había gustado el lujo, al menos no desde lo que podía recordar de esa “nueva vida”- creo que te estás equivocando de persona Utukki, quizás antiguamente me pudiera gustar el lujo y que me llevaras a restaurantes como este... pero la nueva “yo” te aseguro que no le gusta para nada, ni que me exhibas como un trofeo, ni que me reclames como si fuera tuya. No soy tuya, vampiro –apunté cogiendo la copa con una de mis manos y dando un trago- la nueva yo, Noctis, no va a permitir que cometa los errores del pasado. ¿Quieres una mascota que pasear y que lucir? Cómpratela. Tienes dinero de sobra como para comprar todos los malditos y jodidos perros de la ciudad, ponys, caballos, hasta los jodidos animales del zoo o del circo si gustaras... pero no voy a entrar en tú colección. No voy a ser como esas pobres esclavas que tienes que si chasqueas los dedos aparecen desnudas ofreciéndote su cuello, complacidas de ser meros objetos que viven –reí por esa palabra y rectifiqué- bueno, “viven” no sería una palabra realmente adecuada ¿no crees? ¿Cuál sería más? Yo diría que... “están” o no, mejor aún: “existen” Sí, esa palabra me gusta más –di un trago a la copa y proseguí ahora cambiando la palabra- como iba diciendo, no voy a ser un mero objeto que existe por y para ti, por tus deseos, caprichos y placer. ¿Qué eres un vampiro? Bueno, sois débiles a la madera así que bueno... ya puedes imaginar cómo me podría librar de ese pequeño problema –sonreí de lado, se las daba del depredador que estaba en la cima, el ser milenario e inmortal que tenía el poder sobre todos aquellos a los que tenía a su alrededor- “inmortal” no es la palabra que usaría para describiros... longevos en cambio sí, pero podéis morir como todos. ¿Crees que tus colmillos te dan el prestigio que crees que tienes? Yo también tengo colmillos, también tengo garras afiladas que pueden destrozar la carne, y también soy más longeva que un humano –me callé porque el camarero volvió a acercarse de nuevo para tomar pedido de lo que quería y sonreí de lado, tenía bastante hambre. Pedí de primero un plato de pasta que, por lo que había leído, tenía una pinta estupenda y que de solo leerlo se me había hecho la boca agua, de segundo pedí el mejor –y más caro todo había que decirlo- plato de carne que tenían con la correspondiente guarnición y luego acabé diciéndole que el postre luego lo pensaría, pero el soufflé de chocolate había llamado mi atención totalmente y le devolví la carta para que pudiera retirarse- ¿crees que por ponerme un vestido caro y traerme a un restaurante de lo más lujoso ya me tienes, como si me añadieras a tú colección privada? –Me reí de forma algo maliciosa- ni de coña, vampiro. Las cosas materiales no es algo que me importen –no sabía por qué, pero desde que había despertado así era, de hecho incluso había llevado poca ropa a aquel viaje- si pretendes conquistarme de nuevo, te puedo asegurar, que te restas puntos de manera drástica tú solo. Quien quisiera que fuera cuando me conociste murió, y cuando tenga mis recuerdos... tú solo serás otro más de ellos.




Behind the wolf:







avatar
Noctis
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 46
Puntos : 41
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 25/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nocte, Frigus Et Tenebris, Semper Fidelis ~ Privado {+18}

Mensaje por Utukki Black el Miér Ago 09, 2017 11:16 am

Escuché su largo discurso, aseguraba que no podía comprarla con dinero, francamente no era esa mi intención, era mía porque si, no necesitaba comprarla, ya la tenia..solo que ella no lo sabia.
Ladeé la sonrisa escuchando todas sus palabras vacías, quizás otro hombre caería de rodillas suplicando por su amor y que no lo abandonara nunca, le aseguraría que cambiaría que se convertiría en alguien mejor.
-¿Has terminado? -pregunté con cierta indiferencia después de que hiciera su pedido, uno caro, para no valorar el dinero no es uqe hubiera pedido un bocadillo para llevar y una botellita de agua para acompañar.

Esta frunció el ceño, sabia que mi forma de actuar era algo que odiaba, pero ¿la verdad? Me daba exactamente igual.
-Tu odio por mi me estimula querida ¿puedes culparme por verte bella y querer que los demas aprecien eso que yo poseo?

Iba a hablar pero la hice callar de nuevo.
-No me repliques, eres mía, mía porque aunque lo niegues, me deseas, no te gusta como soy, peor no puedes alejarte de mi, no quieres irte de mi lado y no solo porque quieres recuperar tus recuerdos, si no porque crees que debajo de esta fachada hay algo mas que podrás sacar.
Estas equivocada, soy un hijo de puta -no sabia cuanta verdad escondían mis palabras -no hay nada debajo de la mascara, soy lo que ves, nunca he sabido amar y ya me veo un tanto mayor para aprender ¿no crees?

Reí dando un trago de la copa de vino guardando silencio mientras venía el camarero con la comanda y la dejaban frente a mi preciosa loba.
-Pero puedes intentar convertir a tu marido en un buen hombre, no desistas quizás antes de tu muerte lo consigas -me eché a reír con cierta diversión por las caras que ponía.

La vi alimentarse, desde luego no era tan estimulante como ver a una vampiresa morder a un humano, verla hundir sus colmillos en la presa y ver como se excitaba con el calor de la sangre recorriendo su cuerpo.
Lo que me recordó que hacia tiempo que no me acostaba con una de las mías, es lo que tiene el encierro, no recibía muchas visitas.

Una vez terminó la cena le tendí la mano una orquesta tocaba una melodiosa canción, así que lucirla de nuevo frente a los presentes me parecía excitante.
-Acábate la copa y ven, baila conmigo querida -le pedí, mas bien le ordené.
Mi dedos acariciaron su delicado rostro, el vino había ido acompañándonos a ambos durante toda la cena y mi cuerpo estaba necesitado de ciertas emociones mas fuertes que la danza en una pista.

Sujeté su cintura, nuestros ojos se hundieron en los del otro, nuestros labios entreabiertos se acariciaban tal y como la música daba sus primeros acordes y nuestras manso se entrelazaban de forma lenta.
-Tengo la boda de mi hermano en poco tiempo, espero me acompañéis -susurré contra sus labios sin poder dejar de mirar esa deliciosa boca.
Mi mano en la parte baja de su espalda, caricias que bajaban por su culo.
-Estas deliciosa en todos los sentidos -apunté recordando el sabor de mis dedos en el paseo.





Blood Black:
avatar
Utukki Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 46
Puntos : 41
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 20/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nocte, Frigus Et Tenebris, Semper Fidelis ~ Privado {+18}

Mensaje por Noctis el Sáb Ago 12, 2017 11:14 am

Si algo caracterizaba al vampiro es que era arrogante, petulante, creído, engreído, narcisista, egocéntrico pero sobre todo: vanidoso. Le gustaba exhibir lo que era suyo para que los demás lo contemplaran, lucirme como si fuera un trofeo que había adquirido o ganado frente a todos los demás y su sonrisa arrogante era lo que más daba muestras de ello... se la arrancaría, al final acabaría arrancándole la sonrisa del rostro con mis zarpas o con mis colmillos la verdad es que daba igual siempre y cuando el resultado fuera el mismo. Me había dejado hablar pero su cara de indiferencia estaba pintada en su rostro, como si en realidad no escuchara ninguna de mis palabras o le importara lo más mínimo lo que tuviera que decirle, aunque en verdad algo me decía que realmente no le importaba lo que tuviera que decirle, porque suya sería la última palabra y yo nada tendría que hacer frente a eso. Lo odiaba, odiaba ese carácter que tenía el vampiro creyéndose dueño y señor de todo aquello cuando pisaba y contemplaba, como si los demás debieran de postrarse a sus pies cuando pasara frente a ellos y pisar el suelo por el que andaba... odiaba ese tipo de personas y que de todas las que había en París me hubiera topado con el mayor de ellos me desquiciada, era imposible no hacerlo con la forma de ser que tenía. Él tomaba, no preguntaba ni pedía permiso.

Decía que mi odio hacia él lo estimulaba, para él seguramente fuera como un reto porque no estaría acostumbrado a que ninguna mujer le plantara cara, le negara a todo cuanto él pidiera y eso era algo que me gustaba, negarlo todo cuanto me pidiera me provocaba cierto placer porque no quería complacerle bajo ningún concepto, no cuando se creía mi dueño y mi señor y yo no era dueña de nadie salvo de mí misma, era libre como el viento y seguiría así. A él solo lo necesitaba para una cosa que era recuperar mis recuerdos, pero a esas alturas dudaba de que él pudiera arrojar algo de luz en toda la oscuridad que me rodeaba así que más bien esperaba encontrar el momento para escaparme de él y encontrar mi camino, por algún motivo tendría que tener aquel colgante y dado por cómo se comportaba conmigo dudaba que algo de lo que me hubiera dicho fuera verdad... no recordaba nada y la duda la tenía, era por esa misma duda que me quedaba de momento con él, pero en cuanto comenzara a recordar y viera que nada de lo que me había dicho lo recordaba... me alejaría, entonces tendría ese motivo que tanto buscaba para matarlo.

Gruñí por sus palabras recordándome que le gustaba exhibirme y que no podía culparlo por ello, que me viera como un trofeo me enervaba completamente y si no me había levantado y le había dado ya un sonoro guantazo en su rostro era porque estábamos frente a gente, en mitad de un restaurante, y lo que no me gustaba era centrar la atención en mí a diferencia de lo que él si quería y gustaba. Iba a replicarle por sus palabras pero me mandó callar y fruncí el ceño apretando mis manos en sendos puños evitando las ganas de alzarme y empezar a asestarle golpes en su rostro y en su cuerpo hasta que la sangre manchara el suelo, la mesa y aquel blanco y caro mantel que había en la misma. Gruñí más fuerte cuando dijo que era suya pero que sobre todo “lo deseaba”, yo no lo deseaba... solo si era para verlo muerto, entonces sí lo deseaba, pero bajo ningún otro concepto lo hacía. Cierto era que no quería alejarme de él porque las dudas sobre si lo que me decía era cierto o mentira me carcomían y no quería perder la oportunidad que se me ofrecía por delante, pero esa era la única razón por la que permanecía a su lado y no porque lo deseaba... no lo hacía, lo odiaba con todas mis fuerzas. Pero se equivocaba en algo: yo no quería buscar nada más bajo esa fachada. No buscaba nada en él y no iba a hacerlo porque en tener mis recuerdos, fueran verdad o mentira, me alejaría de él tan rápido como pudiera.


]-Te equivocas vampiro, que eres un hijo de puta es algo que no pienso discutir contigo porque es lo que eres... pero no quiero buscar nada más allá que eso, no quiero mucho menos cambiarte porque no quiero nada de ti salvo los recuerdos si es que son verdad. ¿Quieres amar? –Me reí de forma baja pero irónica- ]tú dudo mucho que sepas lo que es el amor, alguien tan posesivo, arrogante y vanidoso narcisista como lo eres tú jamás llegará a amar a nadie... salvo a ti mismo. ¿Crees que me importa que puedas o no amar? Me es indiferente porque en cuanto obtenga lo que quiero de ti me largaré de tú lado y jamás te volveré a ver –hice una pausa cuando vino el camarero para dejar los platos que había pedido- ]ya te lo dije Utukki: jamás seré tuya –afirmé mirándolo con el ceño fruncido y comencé a comer olvidándolo durante lo que duraba la cena bebiendo de la copa que tenía enfrente y que él se encargaba de rellenar cuando la vaciaba. Solo me centré en comer y en saciar el hambre que había estado arrastrando por aquellos dos días y que con lo que había pedido fue más que suficiente, pero cuando se llevaron el último plato me trajeron el postre de chocolate que al partirlo comenzó a salir chocolate líquido, llevé mi dedo al chocolate que salía y lo quité del plato llevándolo a mis labios degustándolo y saboreándolo, hacía tanto tiempo que no comía ese postre que un jadeo escapó de mis labios. Bueno, al menos que yo recordara desde que había despertado no lo había probado al menos. Terminé todo el postre que había estado sumamente delicioso y llevé la copa a mis labios terminando lo que quedaba en ella. No sabía si había bebido dos o tres durante la cena, no lo recordaba, las suficientes como para entrar en un puntillo como el que llevaba en ese momento.

Al terminar de cenar el vampiro se levantó y observé su mano tendida en mi dirección para que la tomara, una orquesta se oía de fondo que empezaba a tocar y volvió a ordenarme de nuevo que tomara su mano y que fuéramos a bailar. Lo odiaba, que me exhibiera, que me mandara y ordenara como si fuera una de sus esclavas que tenía bajo su absoluto y completo control... quise no coger su mano pero insistiría y cuanto antes me lo quitara de encima mejor. Tiró de mí para llevarme a la pista, luciéndome de nuevo con esa sonrisa arrogante que se gastaba el vampiro, sus dedos acariciaron mi rostro una vez en la pisa y su mano bajó hasta ponerla en mi cintura, la otra tomó con delicadeza mi otra mando enredando los dedos y me pegó a su cuerpo restando las distancias. Mis ojos estaban fijos en los suyos que ya no estaban de color rojo, sino que eran castaños igual que los míos y nuestros alientos chocaban contra los labios del otro. Comenzamos a movernos al mismo ritmo de la música aunque más bien era él quien llevaba el control de aquel baile, sus ojos ahora estaban fijos en mis labios y sus palabras me hicieron fruncir el ceño ante lo que me pedía, ¿ir a la boda de su hermano con él? Ni de coña, tenía a sus esclavas que estarían encantadas de complacerlo en todas sus necesidades y excéntricas peticiones, yo no pensaba quedarme tanto tiempo a su lado.


-En poco tiempo pretendo perderte de vista, vampiro –aseguré notando que de forma grácil movía mi mano y me hacía girar dando una vuelta para de nuevo quedar frente a frente- ¿no tienes esclavas que poder lucir en la boda de tú hermano? Seguro que estarán encantadas de hacer todo lo que les pidas –al mismo tiempo que me recordó que estaba deliciosa, sin saber a qué se refería exactamente pero seguro que cuando había hundido sus dedos en mi interior, su mano había bajado en dirección a mis nalgas y quitando mi mano de su hombro alcé su brazo dejándolo de nuevo en mi cintura, lo hizo de nuevo y yo le di un pisotón totalmente a posta que hizo que gruñera y yo sonreí de lado en advertencia para que no lo hiciera de nuevo. La pieza terminó y comenzó una algo más rápida y movida, más sensual que la primera y el vampiro cogiéndome con fuerza de la cintura comenzó a guiarme centrados en aquel baile como si los demás no existieran a nuestro alrededor, como si fuera una lucha de poder en aquella pieza algo más atrevida que la primera que habíamos bailado. Me movía, me giraba y yo sin saber por qué le seguía los pasos como si siempre lo hubiera hecho, compenetrándonos sin saber que yo podía llegar a saber bailar de aquella forma, algo que no recordaba. Me giraba, me pegaba a su pecho con mi espalda y nos deslizábamos por la pista en nuestro particular baile donde intentábamos imponernos, al final acabamos con su mano en mi cintura y yo espalda hacia atrás, su otra mano pasó por mi pecho hacia abajo en una caricia más que atrevida y volvió a enderezarme para darme un giro y acabar pegándome a su pecho quedando ambos rostros cerca el uno del otro. La pieza terminó y deslizó de nuevo su mano hasta dejarla en mis nalgas para escuchar los aplausos de los demás que nos miraban antes de que la orquesta tocara la siguiente pieza, nuestras respiraciones eran erráticas y su sonrisa estaba mucho más ancha después de aquello- no sabía que sabía bailar así –comenté con cierta... duda, era extraño descubrir algo de una misma que se había olvidado pero que de pronto surgía, de la nada. Me miró de forma fija con una sonrisa ladeada totalmente arrogante y bufé por ello buscando interponer distancia entre su cuerpo y el mío, nuestros pechos se rozaban por la cercanía y por la respiración errática y di un paso hacia atrás pero su brazo me tenía sujeta con fuerza contra él- quiero dar una vuelta antes de que vuelvas a encerrarme de nuevo –la verdad es que quería por algo de aire, era un poco extraño haber descubierto eso de la nada y quería alejarme de su cuerpo y de su cercanía, no quería que pensara cosas que no eran pero debía de admitir que aquel baile me había gustado, la forma en la que me había llevado y en la que me había provocado... lo que odiaba, era como mi cuerpo respondió ante el suyo.




Behind the wolf:







avatar
Noctis
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 46
Puntos : 41
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 25/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nocte, Frigus Et Tenebris, Semper Fidelis ~ Privado {+18}

Mensaje por Utukki Black el Sáb Ago 12, 2017 12:59 pm

Danzábamos en la pista, frente a todos los allí presentes, como de costumbre un endiablado duelo de egos donde yo la exhibía y ella me dejaba mas que claro lo que odiaba que hiciera eso, aun así, cada vez que nuestros cuerpos se orillaban al otro las chispas saltaban. El deseo era patente por mucho que esa loba terca se empecinara en demostrar lo contrario.
Ladeé la sonrisa cuando alzó mi mano que convenientemente se había instalado en sus nalgas de nuevo a su cintura.
-¿que pasa, no vas bastante borracha aun para confesar que me deseas? -pregunté de forma engreída mientras esta negaba.

La pieza termino, la loba pensó que ahí había terminado la exhibición, mas se equivocaba de lleno, el calentamiento solo había terminado, el tango, la expresión de la pasión en su grado máximo.
La pieza comenzó y de un brusco tirón pegué su cuerpo al mio repasando cada curva de este con una de mis manos.
Si lo de antes había sido un duelo, esto era una batalla, aunque diferente, una en la que ardíamos, apasionados nos mostrábamos el poder del otro y la temperatura que podían alcanzar nuestros cuerpos al friccionar siguiendo el caotico ritmo.


Aplausos, solos en la pista jadeando, nuestras bocas se rozaban entreabiertas, necesitadas de que un lecho nos acogiera.
-¿estas segura de que no eres mía? -le pregunté contra sus labios sin dejarla ir todavía -yo creo que nunca has pertenecido mas a nadie en tu vida.



Salimos del local juntos, ella seguía rehacía a mi, aunque decía querer pasear antes de regresar al hotel.
-¿quieres que vayamos a un fumadero de opio? Conozco uno, quizás la droga te ayude a sobrellevar mi presencia o quizás te encienda mas y solo quieras perderte en mi cuerpo. Claro que si no me deseas nada tienes que temer pequeña -susurré contra su oído abrazándola por detrás.

Parecía meditar mis palabras mientras mis dedos se paseaban lentos por su piel, acariciándola mientras sta se erizaba.
-podemos pedir unas botellas y fumar un poco ¿que me dices? -la tenté de nuevo mordiendo el lóbulo de su oído.

Nos dirigimos al local, nada mas entrar el olor de la sustancia se notaba, una bruma de humo inundó nuestras fosas nasales y se veía claramente como de colocado iban todos los allí presentes, las mujeres semidesnudas fumaban sobre redondos lechos mientras eran tomadas por uno o dos hombres.

Bacanales en otro de ellos y en todos ellos las indiscutibles protagonistas eran las pipas con el codiciado opiaceo.
-No tengas miedo -susurré en su oído quitandole el abrigo -cuando quieras nos iremos



Blood Black:
avatar
Utukki Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 46
Puntos : 41
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 20/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nocte, Frigus Et Tenebris, Semper Fidelis ~ Privado {+18}

Mensaje por Noctis el Dom Ago 13, 2017 11:57 am

Incluso tras lo que le había dicho al vampiro seguía bromeando con que era suya y que le pertenecía, me había pedido bailar y ahora nos encontrábamos en mitad de la pista bailando una lenta canción mientras él quería lucirme y yo le demostraba lo mucho que odiaba que hiciera eso, no me gustaba para nada y prefería que no me exhibiera de esa forma aunque a él le encantaba por la sonrisa que llevaba en su rostro y que ensanchaba sus labios, lo odiaba con todas mis fuerzas y era algo que no podía evitar que pasara bajo ningún concepto. Odiaba que me tuviera así, odiaba que se proclamara mi dueño y mi señor cuando yo era una loba libre que hacía y deshacía a mi antojo y que no me ataba a nadie, mucho menos me iba a atar a un ser de la noche y rotundamente no iba a hacerlo a ese vampiro arrogante petulante y engreído que se creía el dueño del mundo y de todo lo que había a su alrededor y a su paso. Mientras bailamos la primera vez le pisé, de forma disimulada, todas las veces que pude aunque sabía que su resistencia al dolor era bastante fuerte y que no le haría nada pero eso no quitaba para que yo me descargara un poco de él y aliviara la rabia que me recorría por entera. Pero si pensaba, por un segundo, que habíamos terminado es que estaba más equivocada que nunca porque ahora lo que quería era bailar la siguiente pieza que comenzaba a sonar, una diferente, atrevida, sensual, elegante. Gruñí mirándolo cuando me dijo si todavía no iba lo suficientemente borracha para decirle que lo deseaba... vanidoso y engreído, lo odiaba con todas mis fuerzas.


-Ni en tus sueños más húmedos, vampiro –le respondí antes de que me pegara a su cuerpo, su mano recorriera este deslizándose por mi lado y comenzáramos a bailar en una lucha de egos para ver quién de los dos era el mejor mientras nos rozábamos, nos pegábamos y deslizábamos por la pista siguiéndole unos pasos que desconocía que sabía bailar, reconocía qué tipo de baile era pero jamás llegué a pensar que yo podría bailarlo porque seguía cada desafío del vampiro, cada movimiento que hacía era respondido por mi parte, sensual y provocador dejándonos llevar por lo que ese baile en sí representaba como si estuviéramos solos en la pista de baile y todo lo demás dejara de existir. Al final terminamos de bailar pegados el uno al otro con la respiración entrecortada, quería alejarme de aquel hombre e interponer distancia por la forma en que mi cuerpo había respondido contra el suyo, la manera en que lo seguía y cómo me había dejado llevar de una forma que me gustó, ninguno se dejó conducir en aquel baile que más bien fue una batalla en toda regla y ahora nos mirábamos con la respiración entrecortada, sus labios rozaban levemente los míos y quise separarme pero su agarre se mantuvo firme y su brazo me sujetó con fuerza de la cintura para no dejarme ir. Su pregunta me hizo fruncir el ceño e intentar soltarme pero su agarre se intensificó como si quisiera hacerme ver lo que él sabía y pensaba, pero negué con la cabeza y me contuve de armar un número en aquel momento- jamás seré tuya, Utukki... métetelo en la cabeza –aseguré para luego pasar de sus palabras, ¿qué nunca había pertenecido a nadie más en toda mi vida? A ese vampiro engreído se le estaba subiendo demasiado a la cabeza, lo miré con el odio brillando en mis ojos intentando esconder lo que mi cuerpo sentía, odiándolo a él y odiándome a mí misma por ello- Jamás. Voy. A. Ser. Tuya –recalqué cada palabra contra sus labios y finalmente me separé para que pagara y saliéramos a la calle, necesitaba coger aire y dar una vuelta antes de volver al hotel y alejarme de su presencia, pero como si fuera mi particular demonio se acercó hacia donde estaba quedándose en mi espalda preguntándome si quería ir a un fumadero de opio, ¿para qué querría ir a un lugar como ese? Él me dio las respuestas susurrándolas en mi oído mientras me abrazaba por detrás como si tuviera frío cuando, realmente, mi cuerpo ardía- no tengo miedo de nada –dije notando sus dedos recorrer mi piel, traicionándome cuando erizó mi cuerpo y dejó un mordisco en mi oreja que me hizo morder mis labios pero si se pensaba que me negaba por algo que tuviera que ver con él iba a dejárselo claro- Está bien, vayamos –me separé de su cuerpo y esperé a que comenzara a andar como de costumbre su brazo rodeando mi cintura para que todos supieran que “era suya” y comenzamos a mezclarnos entre la gente hasta que finalmente llegamos al local que él decía, el olor era bastante fuerte y sobre todo para alguien como yo lo era aún más, arrugué la nariz conforme me vino la olor dejando que me quitara el abrigo, se podían ver a mujeres fumando mientras algún hombre las complacía y las tomaba, otros en otro lugar disfrutando de diferentes placeres pero con la pipa siempre de por medio. Me giré para mirarlo de forma fija- si crees que me has traído aquí para tomarme delante de todos estos estás muy equivocado, al primero que me toque le arranco la mano –aseguré fulminándolo con la mirada- si quieres dar el espectáculo tráete a tus esclavas y si quieres las desnudas y te las tiras delante de ellos, pero conmigo no lo vas a tener, ¿queda claro? –Pregunté fulminándolo con la mirada antes de girarme y pedir el reservado que tuviera, no pensaba estar a la vista de nadie ni ver a nadie, la mujer algo mayor nos condujo hacia un reservado con una cortina que nos tapaba de los demás y en cuanto entramos y el vampiro le pidió una botella cerré pasando la cortina, el olor de aquello era bastante fuerte y volví a arrugar la nariz mirando como el vampiro preparaba todo, me senté en uno de los cojines y lo miré- está bien, puesto que parece que tienes mucha más experiencia que yo... muéstrame como se hace –no pensaba hacerle ver que le tenía miedo a algo, así que le plantaría cara a todo lo que me ofreciera. La mujer no tardó en llegar con la botella y con un par de vasos, supe que la noche iba a ser larga así que los llené y cogí uno de ellos para llevarlo a mi boca y beber el contenido- ¿crees que esto me ayudará a recordar, o me has traído aquí por tú propio placer y diversión? –Decía que también podría ponerme más encendida y esperaba, por todos los medios, que no fuera eso.




Behind the wolf:







avatar
Noctis
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 46
Puntos : 41
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 25/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nocte, Frigus Et Tenebris, Semper Fidelis ~ Privado {+18}

Mensaje por Utukki Black el Dom Ago 13, 2017 1:28 pm

Ladeo la sonrisa mientras nos adentramos en el local, la dama me asegura que no voy a tomarla delante de nadie, que me vaya olvidando de eso, es mas me instiga a traer una de mis preciosas esclavas para esos menesteres, al parecer no se ha dado cuneta de que ya he venido con una de ellas, claro que esta se resiste a reconocerse como tal.
-No haremos nada que no desees que pase -susurré contra sus labios clavando en ella mis pardos.

El juego de palabras es un echo, porque siempre dice unas cosas y desea otras distintas, su cuerpo me grita lo que sus labios no dicen, mis dedos se deslizan por su brazo muy despacio y su piel se eriza suplicando mi contacto.
Nos adentramos en un reservado, Noctis cierra las cortinas nada mas nos sirven la botella y dos vasos.
Hago un pequeño mohin, pues sin duda las vistas era parte de la excitación que produce este lugar, pero le he prometido que sol ose hará lo que deseé y soy hombre de palabra.

Preparo la pipa prendiendo el opio, doy varias caladas rápidas para que prenda y una vez lo hace inhalo con fuerza dejando que el humo negro salga lentamente por mi boca y mi nariz.
Me relamo contemplándola entre el espeso humo y como si fuera el mismo diablo le tiendo la pipa para que haga lo mismo.
-Te he traído aquí para que te desinhibas ¿recuerdos? Puede ser, la verdad mi única intención es que nos coloquemos y que suceda lo que tenga que suceder...no tengo nada planeado pequeña loba ¿decepcionada?

Ladeé la sonrisa, era cierto, solo quería pasar un rato con ella, que dejara de pensar lo que decir y dijera por una vez la verdad, una que yo sabia pero quería escucharla escapar de sus labios.
Me deseaba y que la hiciera mía era una idea que no dejaba de pasarsele por la cabeza, también quería mi sangre, quería todo aunque no pedía nada y esa reticencia me excitaba de algún modo.

Tomé el vaso y di un profundo trago, ladeé la sonrisa de forma pérfida deslizando mis ojos por su cuerpo mientras daba una calada del opiaceo.
-hagamos una cosa, como te he dado mi palabra de que no se hará nada que no quieras hacer...voy a hacerte exactamente aquello que me pidas.

Iba entrando en calor así que me quité la chaqueta dejándola a un lado, estaba reclinado sobre el redondo lecho mirándola, en el centro una pequeña mesa de madera con los vasos el whisky y la pipa.
Un hombre paso por nuestro reservado corriendo las cortinas, susurró algo en mi oído y yo le entregue dinero a cambio de lo que portaba en una pequeño bote lleno de liquido.

La loba lo miro desvanecerse y de un tirón cerré nuevamente las cortinas dejando caer el bote sobre la mesita con una ladeada sonrisa.
-La mandrágora es una de las sustancias "afrodisíacas" más usadas en la historia de la humanidad, con una inextricable relación con la brujería occidental. Este narcótico es un elegante y sutil aliciente del sexo.
La mandrágora junto con la belladona, es usada en ceremonias paganas (como la wica), en rituales de sexo.
¿Que me dices? ¿de verdad no tienes miedo a lo que desees esta noche?

Abrí el bote y corté mi muñeca dejando que mi sangre se fundiera con la belladona.
-¿y ahora? Es decisión tuya ponerlo o no en nuestra copas.
Tomé la mía y seguí bebiendo sin apartar mi mirada de la suya, admito que quería ver hasta donde llegaba.




Blood Black:
avatar
Utukki Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 46
Puntos : 41
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 20/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nocte, Frigus Et Tenebris, Semper Fidelis ~ Privado {+18}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.