Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 00/45
Afiliaciones élite: cerradas
Última limpieza: 16/01


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


La llave (privado)

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ir abajo

La llave (privado)

Mensaje por Poseidón el Sáb Jul 01, 2017 4:12 am

Recuerdo del primer mensaje :

El ron corría por mi garganta como el gua, los vocifeos de otros marineros tan desdichados como yo en aquella taberna cercana al puerto mostraban la desazón de lo que un día fuimos.
Anécdotas de un pasado cercano en mi caso, de lejanas historias y leyendas en el de otros muchos.
Los mas jóvenes reíamos sin dejar de empinar el codo de la historia inverosímil que contaba un viejo pirata que ya penas se mantenía en pie.
Sus ropas inducían casi a la mendicidad, desgraciado hasta decir basta, enredaba las palabras hablando de una doncella bella como las mismas sirenas, una diosa del Olimpo caída a la tierra para su desdicha y nuestro beneficio.
Muchos la habían buscado, nadie la había encontrado, ella era la llave para abrir un secreto lugar marcado con una “x” en ese mohoso mapa que sacudía entre sus quebrados dedos, reflejo de una vida en la mar, trabajando con cavos, timones. El esfuerzo pintado en cada gesto, una vida dura, como la de todo aquel que se convertía en hijo de la mar, pero también libre, nada había mas bello que surcar las olas sobre tu propio navío, nada te hacia mas dueño de tu destino que eso.

Había perdido mi barco, mi único amor, ahora ni el alcohol aplacaba mi dolor.
Borracho, seguí escuchando aquella inverosímil historia que al menos entretenía a nuestras mentes perturbadas.
El premio ademas de oro e innumerables joyas se coronaba con una barco negro, rápido como un espectro. Una embarcación invencible digna del mas fiero de los piratas y por la que muchos hombres emitieron grandes carcajadas.

Pronto la gente se dispersó, el viejo había contado su fantasía, solo, seguía vociferando completamente ebrio que él y solo él había dado con esa joven, la llave, que la tenia presa y que no compartiría el tesoro con ninguno de esos ingratos que lo llamaban loco.
Sinceramente ni una palabra de ese hombre creí, pero al escuchar que tenia la llave, intuí que ese tipo había capturado a una pobre chica inocente llevando a cabo la locura que el mismo se creía.

No me costó mucho fingir que lo creía, mi intención, salvar a esa pobre chica y tras varias copas mas accedió a llevarme hasta ella, nos repartiríamos el botín y del mismo modo el barco seria para que los dos surcáramos las gélidas aguas marinas, eso si, él seria el capitán, algo que no le discutí.
Me llevo hasta un almacén viejo en el puerto, reía alegando que había sido el mas listo, que había perseguido los rumores de esa chica hasta este lugar y que ahora con ella en su poder nada podía alejarlo de la gloria que un día ostento al surcar el mar.

Cuando la puerta se abrió, una chica amordazada a una silla, en penumbra y con la boca cerrada por un pañuelo anudado a su nuca sollozaba presa de la desdicha.
Nos acercamos a ella, seguí fingiendo estar de acuerdo con todo, pero a la primera que el tipo se despistó le asesté un golpe con un remo en la nuca dejándolo inconsciente caer a peso contra el suelo.
Bajé el pañuelo de sus labios, quedando colgando en su cuello, nuestras miradas chocaron como las embravecidas olas. Bellos sus intensos mares, invitaban a surcar por ellos.
-No te preocupes, voy a sacarte de aquí -aseguré aflojando las cuerdas de sus muñecas y pies hasta que quedó libre de toda atadura.
Tome en ese momento el mapa, parecía verdadero, llevaba a aguas inhóspitas, unas que jamas yo había surcado, tras este indicaciones y un dibujo, trazado y grabado en oro, sin duda esa imagen era el vivo retrato de aquella belleza que tenia delante.



Spoiler:
avatar
Poseidón
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 59
Puntos : 53
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 25/08/2016
Localización : Puerto de París

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: La llave (privado)

Mensaje por Crysanthe Katsaros el Jue Mar 15, 2018 12:03 am

El rubio podía tomárselo a la ligera, no creer un ápice mis palabras, pensar que lo engañaba o más bien, querer creérselo en su afán de encontrar el barco. No había hombre más tozudo que un marinero dispuesto a hacerlo todo con tal de hacerse de un tesoro mitológico y más si le sonaba peligrosa la leyenda en torno a este, les exaltaba la hombría, les hacía creerse invencibles la posibilidad de lograr lo que ningún otro había logrado.

-Haces honor a tu nuevo puesto… pareces un pirata. Pero recuerda cuanto dan los piratas a cambio de sus ambiciones, a cuantos has visto con parches, patas de palo o garfios en lugar de manos. Créeme si solo fueras a perder algo de eso ni siquiera te advertiría sobre la locura que te impulsa ahora.-
 
Posé mi mirada en él desde mi posición sobre las frazadas y lo observé largamente. No le creí nada cuando dijo que me dejaría marchar después de lograda la travesía. -¿No te das cuenta de que nada valdrá lo que dices si no regresamos?- 
 
Fui entrecerrando los ojos cuando bromeó con el brindis sobre nuestro matrimonio, mi respuesta fue incorporarme lo suficiente para lanzarle una almohada.
 
Negué, era suficiente, no tenía más que decir por ahora. Permanecí en silencio observando las olas del mar por la ventana e ignorando el sonido de sus pasos que anunciaban su ida y venida por el camarote. -Apaga las velas cuando decidas dormir...-
 
 



A la mañana siguiente me desperecé desenroscándome de mi posición fetal con lentitud, los rayos entraban por la ventana anunciando que debía haber amanecido hace un rato. Bostecé antes de mirar a mi alrededor, notando que el cachorro no estaba y suspiré al percatarme de ello. Podría al menos haberme dado los buenos días, un hola, cómo estás, ¿dormiste bien? o qué se yo. Se notaba que le valía mi presencia excepto en lo que estuviese relacionado con su dichosa búsqueda, pero si creía que iba a aceptar ese chantaje con el cual me decía que me daría la libertad a cambio de mi ayuda se equivocaba de lo lindo.
 
No le vi durante las horas diurnas, al parecer, ya que se trataba de su primer día al mando se requería su presencia. Imaginé que debía convencer a los demás de sus “dotes” de capitán, solo esperaba que lo lograra porque francamente, solo faltaba que se consiguiera un motín a bordo. Afortunadamente estos eran los mismos piratas que seguían al desquiciado de Ramsey, no debía ser tan difícil lograrlo.
 
Por mi parte casi no salí del camarote, por lo que me aburría a raudales, hasta que me sentí harta de encontrarme allí. ¿Qué se suponía que hacía? ¿Esperar a mi “esposo” cual solícita novia? Pues no.
 
Me escabullí fuera del camarote para dirigirme a cubierta, pero de forma bastante subrepticia y disimulada, hasta alcanzar la borda en inclinarme sobre esta para llamar silenciosamente. -Poseidón… Poseidón…- Me mordí el labio al hacerlo observando las claras aguas del océano.
 
Extendí la mano hacia ellas y sus profundidades. Si lograba que salieran chispas de mis manos como había sucedido accidentalmente el día anterior, si lograba acrecentar mi llamado… Me concentré intentándolo una y otra vez hasta que comencé a sentir como las yemas de mis dedos se calentaban y comenzaban a iluminarse. Una sonrisa se dibujo en mi boca pero fui interrumpida por un par de piratas que tuvieron la brillante idea de acercarse.
 
-Es la esposa del capitán.- Un codazo al otro y los dos se acercaron por lo que tuve que alejarme de la borda. Nada más bastó que me observaran bajo la luz de la luna para que ambos pusieran expresión boba y una sonrisa se extendiera en mis labios. Ya me hacía falta que alguien apreciara mi presencia.
 
Al poco rato me encontraba rodeada de piratas, con las jarras en alto, la cerveza corriendo a raudales y un sonoro ¡Yo ho! saliendo de las gargantas del grupo que me rodeaba. Me eché a reir antes de tomar más cerveza, estaba muy buena, al menos los piratas sabían divertirse. Uno de ellos se sacó la camisa para enseñarme los músculos y se acercó diciéndome que podía tocarlos. Estaba a punto de alzar la mano hacia ellos cuando el cachorro hizo acto de presencia. 

-Caapitáaannn!- Arrastré un poco las palabras y tomé un trago de la jarra antes de ponerme de pie y lanzar un -Ups!- al sentirme mareada, tropezar y percatarme como de inmediato cinco piratas se lanzaban a rescatarme, uno de ellos atajándome a tiempo. -¿Te uness a la fiesssta?-


Última edición por Crysanthe Katsaros el Miér Abr 04, 2018 11:15 pm, editado 1 vez



Goddess:
Olympian Sea:
avatar
Crysanthe Katsaros
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 20
Puntos : 18
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 28/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La llave (privado)

Mensaje por Poseidón el Jue Mar 15, 2018 8:10 am

Con las primeros haces de luz que se adentraron por los ojos de buey del camarote me puse en pie, me coloqué la casaca de capitán, me calcé pantalones y botas y tras adecentarme en la palangana del agua subí por las escalinatas hasta cubierta, era la hora del cambio de turno, aquellos que habían hecho noche se retiraban a dormir y la mayoría de piratas ocupaban sus puestos conmigo al mando posando las manos en el timón.

El viento golpeaba mi rostro, el mar estaba calmo y con aquel mapa en mi mano fui guiando la embarcación hacía donde parecía indicar el mapa que se hallaba el tesoro.
No paso demasiado tiempo que escuche el barullo de los marineros, enarqué una ceja posando mi mano sobre mi frente para dirigir la mirada hacia el lugar donde unos cuantos rodeaban animados por las jarras a  mi esposa.

Apreté los dientes y salté bajando a cubierta caminando con largas zancadas hasta aquel coro que vociferaba y se reía con la diosa.
-¡Se acabó la fiesta! ¡El barco no se tripula solo y si no queréis acabar corriendo la pasarela para convertiros en pasto de tiburones, volver a vuestras posiciones! -rugí llevando mi diestra al mango de mi sable por si alguien decidía amotinarse.

El que sujetaba a mi borracha mujer la soltó y esta trastabilló hasta caer entre mis brazos.
-¿cual es tu plan? -dije enarcando una ceja mientras esta se sujetaba a mi jugando con la solapa de la casaca con los dedos y riéndose sin parar mientras arrastraba las palabras llamándome “capitán” -¿quieres que te violen?
Parecía que no era capaz de entender el deseo que despertaba en los hombres. Gruñí sintiendo el abrasador contacto de su aliento contra mis labios que se abrieron de inmediato.
-No te lo tomes a risa, si todo el barco se empecina, da igual que yo sea el capitán, no era el primer motín al que esta gentuza se enfrenta.

Ella no podía dejar de reír, su cuerpo como el mismo barco se balanceaba y sus dedos suaves y cálidos ahora repasan mis labios tarareando mi nombre sin dejar de mirar mis pardos con eso orbes turbios por el alcohol.
-¡Vamos a seguir la fiesta en el camarote preciosa! -dije consciente de que no podía razonar con ella ahora mismo, estaba demasiado borracha.

Hundí mi hombro en su vientre y como si fuera un saco la alce mientras ella reía sin parar tocándome el culo con la mano y pidiéndome mas ron.
-Ahora te doy, en la habitación.
La baje en el camarote y cerré la puerta ras de si quedando así los dos de frente, mis ojos se deslizaron por su cuerpo, esa mujer tenia el don de excitarme y mi verga empujaba mi pantalón abultándolo ante sus ojos, ella sonreía consciente de los que era capaz de hacer en un hombre y parecía haberse propuesto volverme loco aquel día.
-¡Vamos a dormir la mona! -le dije acercándome a ella para tomarla de la cintura y ayudarla a llegar a la cama, peor esta aseguraba querer mas alcohol, exigía que su marido le prestara atención con esa picarda que ostentaba.



Spoiler:
avatar
Poseidón
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 59
Puntos : 53
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 25/08/2016
Localización : Puerto de París

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La llave (privado)

Mensaje por Crysanthe Katsaros el Jue Abr 05, 2018 1:35 am

Dejé escapar un sonoro -pfffffff- cuando el cachorro impidió que tocara los músculos del pirata que de buen grado me animaba a hacerlo. No había nada de malo en admirar la anatomía masculina, honestamente, y además tenía unos bíceps nada desdeñables.
 
Pero no, el rubio lanzó un rugido como si no conociera el concepto de diversión y estuviésemos maquinando algo en su contra. Bueno, tal vez hacer eso no era tan mala idea… ahora que lo pensaba, si con ello lograba sacarlo de sus casillas. Claro que la idea se desvaneció cuando alcé la jarra e inmediatamente un solícito pirata cambio la vacía por otra llena.

De buen humor por las atenciones tomé un buen trago, además el ron estaba logrando que me sintiera muy animada.

-FIEEEESSSTAAAAA!- Lancé un grito que de inmediato se hizo resonar en ecos animados de todos los presentes que alzaron sus jarras. Aparentemente el cachorro no había nacido para pasarla bien, no solo no se nos unió si no que llevó la mano a su sable, enviando a todos de vuelta a ocuparse de sus tareas.
 
-Lo siento muchachos, el capitán anda de malas otra vez.- El pirata que me sostenía me soltó de inmediato. -¡Eeeeyyy!- protesté ante la total falta de consideración, enredándome con mis pies antes de ir a dar a los brazos del rubio.
 
-¿No te gusta pasarla bien?- Sonreí al caer en ellos observando su rostro, su mano se había deslizado alrededor de mi espalda, manteniéndome cerca y podía percibir su aliento flotando en la ínfima distancia hacia mis labios.
 
Me eché a reir repasando su boca con mis dedos antes de que el barco diera una vuelta dejándome de cabeza. ¿O era yo la que había girado? -¡Hasta la vista muchachos!- Les dije adiós con la mano mientras observaba las numerosas piernas y el barco se iba zarandeando a medida que el cachorro caminaba. Otra risilla escapó de mi garganta, oh cielos, estaba mareada.
 
Íbamos bajando las escaleras hacia los camarotes cuando me percaté de que estaba sobre su hombro. -¿Qué diablos?!- Me moví ahora si, resistiéndome para bajarme pero poco logré hacer antes de que ya estuviésemos adentro.
 
Forcejeé cuando me percaté de que me tenía agarrada de la cintura, resistiéndome a que siguiera guiándome como si fuera una desvalida niñita. Le di tirones en una persistente lucha y en una de esas di un tirón muy fuerte y vi el techo sobre mi cabeza dando vueltas antes de aterrizar. lo cual por alguna razón me hizo soltar la risa. 

-Que aguafiestas…- Mareada aún intenté enfocar la mirada, había caído atravesada en la cama y estábamos tan enredados que me tomó un momento discernir que partes de mi anatomía eran mías y cuales suyas.

-No tengo ganas de dormir la mona.-
Me mantuve unos segundos en silencio, al caer sobre el colchón mi vestido se había alzado lo suficiente para descubrir mis muslos y al moverme contra él pude sentir perfectamente su excitación al quedar tan alineados que esta se apretaba contra la insignificante barrera que se descubría en medio de mis piernas.
 
Bajé mis pestañas, observándolo con los labios entreabiertos. -¿No ibas... a buscar el ron?-



Goddess:
Olympian Sea:
avatar
Crysanthe Katsaros
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 20
Puntos : 18
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 28/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La llave (privado)

Mensaje por Poseidón el Jue Abr 05, 2018 3:12 pm

Los dos caímos enredados sobre el lecho, su aliento golpeaba cadencioso y alicorado la humedad de mi boca mientras nos mirábamos. Sus ojos verdes, reflejaban aquel brillo que traía el alcohol, mientras los míos oscurecidos, la tempestad que se desataba en el interior de mis venas alzando el mástil que se hundía entre sus muslos.
-¿Ron? -pregunté contra sus labios mientras esta ponía morritos asegurando que era un aburrido y que quería beber y celebrar nuestra matrimonio.
-Has olvidado que es de conveniencia? -pegunté con la voz ronca mientras esta con una sonrisa tibia seguía provocándome.

Sus caderas se movieron elevándose, golpeando la plenitud de mi envergadura.
-Para -susurré.
Algo que lejos de amilanar a mi esposa fue el pistoletazo de salida para repetir tan lascivo gesto llevando su indice a mis labios para deslizarlo por ellos arrastrando mi inferior.
-Pues trae ron -me dijo con ese don de manipulación que ostentaba la dama.
Acostumbrada a que con una bajada de pestañas todos los hombres perdieran el culo creo que le suponía un reto que yo no hiciera lo mismo.

Su pecho quedaba apretado contra el mio mientras la cercanía de nuestros rostros friccionaba nuestra nariz.
-Ron - repetí acortando mas la distancia sintiendo su fantasmal hálito sobre mis húmedos labios.
Su ria ebria colisiono con ellos y tras ello mi lengua sedienta atravesó sus fronteras arrancándome la cordura. Gruñí incapaz de seguir conteniendome, de mantener firme mi idea en la que trabajo y placer no podían funcionar bien.

Su sinhueso emergió en mi búsqueda, podía notar como le divertía verme sucumbir ante ella, seguramente porque jamas hombre alguno consiguió oponer resistencia a tan bella diosa, su poder era inmenso, un delito no recorrer con mis callosas manos su cuerpo y su sonrisa triunfal desapareció con el primer jadeo al notar mi verga empujar contra su centro.
-Te deseo
Como si eso no fuera mas que obvio, ella se relamió los labios enredando en mi pelo los dedos, atrayéndome hacia su boca de nuevo, engullendo mi lengua mientras esta repasaba sus muelas entre gruñidos.

Mis manos alzaron mas su corto vestido, acariciando sus muslos, serpenteando hacía la cara interna hasta friccionar con mi palma sus bragas mojadas.
-Estas muy cachonda -susurré lamiendo su inferior -voy a por ron ¿o ya no lo quieres?-musité incapaz de levantarme de la cama con ese calenton mientras mis dedos hacían a un lado su braga y se deslizaban por la trinchera bañándose en su esencia.



Spoiler:
avatar
Poseidón
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 59
Puntos : 53
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 25/08/2016
Localización : Puerto de París

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La llave (privado)

Mensaje por Crysanthe Katsaros el Jue Mayo 03, 2018 11:23 pm

-Aguafiestas.- le recriminé. -Aguafiestas y cascarrabias.- Dadle al césar lo que es del césar. Aparentemente el rubio vivía con una estaca atravesada por detrás, no se podía ser tan serio todo el tiempo, especialmente cuando los mortales contaban con tantas maneras de festejar. Eso sin mencionar las distintas clases de alcohol que al parecer afectaban más mi sistema humano de lo que podía darme cuenta, encontrándome como me encontraba bajo mi estado etílico actual.

-Te diré un pequeño secreto…- Las palabras quedaron suspendidas en el aire, dejé mis labios entreabiertos y mi cálido aliento acarició los suyos acelerando la respiración masculina. Estaba tan cerca que podía notar perfectamente el oscurecimiento de sus orbes  y como las pequeñas vetas que usualmente salpicaban sus iris en tonos más claros se tornaron incandescentes en la clara dilatación de sus pupilas. -No estamos casados realmente…-  

Solté una risita boba, el alcohol hacía estragos y no estaba en mis cinco sentidos. Todo el camarote se balanceaba y daba vueltas.

Me moví procurando calmar la sensación de vértigo y mi vientre se encogió al sentir nuevamente la presión de su protuberancia en medio de mis piernas. Mi humedad descendió despacio para salir al encuentro de su miembro inflamado, mojándolo a través de mis bragas. Me arqueé elevando mis caderas y comencé a masajearle la rigidez con mi sexo, diversas ráfagas eléctricas viajaron por cada una de mis terminales nerviosas tornando mi respiración ronca, sin detenerse volvieron a enviar réplicas a lo largo de mi cuerpo cuando dejé caer mi cabeza hacia atrás inmersa en las sensaciones.

-Te deseo.- le escuché decir. -Eso lo sé cachorro.- Mi voz sonó aterciopelada y mi mirada siguió los movimientos de su boca al escucharle. Una sonrisa se extendió ladeada en mis labios y concentrada alcé mis manos para tomarle el rostro. 

Hasta el momento solo habíamos compartido el beso al final de la ceremonia. Mi menté voló hacia el recuerdo de su lengua dentro de mi boca, caliente y volátil…

Mi lengua recorrió su labio inferior con una húmeda caricia, mis dientes le atraparon y lo succioné en una excitante provocación. -Tanta vivacidad en ti cachorro…- Las yemas de mis dedos se habían detenido y mi mirada reflejó el conocimiento de pasadas épocas mientras le observaba, genuinamente interesada en su sino. -Resguárdala, no busques lo que no puedes tener... y que este viaje no se lleve lo mejor de ti.- 

Nuestras bocas se encontraron, la mía acogió su respiración caliente y nuestras lenguas bailaron con un ritmo tan antiguo como las inmensidades del tiempo. Lenta y húmeda mi lengua se movió contra la suya, me apreté contra su torso y me impregné de su boca en un encuentro como un volcán en erupción. La lava ardiente descendió hacia nosotros en su recorrido dejando escombros por todo su paso, mi cuerpo se adhirió más al de él y mi pelo alborotado se derramó sobre la cama mientras nos presionábamos los labios con firme intensidad hasta hacerlos doler.

Sus manos ascendieron por mis muslos y en medio de ellos apartaron la tela, alcanzaron los sedosos rizos oscuros y se deslizaron a lo largo de la hendidura que cobijaba mi vulva  caliente e hinchada. Volví a dejar caer mi cabeza sobre el colchón, arqueándome hacia sus dedos que me repasaron llenándose del líquido que descendía en espirales lentas. Abrí más mis piernas, flexionándolas un poco y dándole unas vistas muy claras, puse su mano en uno de mis pechos y por un instante el camarote se llenó únicamente de nuestras entrecortadas respiraciones al mirarnos fijamente el uno al otro.

Un par de golpes en la puerta resonaron en interrupción. En un principio no los noté pero se repitieron con insistencia, volviéndose más fuertes al continuar el llamado, de tal manera que el jarrón sobre la pequeña mesa a mi izquierda comenzó a vibrar.



Goddess:
Olympian Sea:
avatar
Crysanthe Katsaros
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 20
Puntos : 18
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 28/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La llave (privado)

Mensaje por Poseidón el Vie Mayo 04, 2018 3:48 am

Lenguas ardientes, eran fuego valquirio incandescente, voraz capaz de destruir todo mientras los dragones bailaban entre las llamas acariciándose, apareándose dentro y fuera de las cuevas cavernosas de nuestras bocas.
Gruñí al sentir el mordisco en mi labio inferior, cuando tiró de este succionandolo y con su mirada turbia por el alcohol busco mis pardos oscurecidos de un deseo inalterable.
Esa mujer tenía el donde de enloquecer a los hombres, perdido en sus besos, en su esencia, me deje llevar por el reloj de arena.

Mis dedos surcaron las olas de su centro, bañados de su elixir que escurría espeso entre mis dedos gemí contra su boca, ella insistía en que abandonara esa idea loca de ir por el barco o perdería la vida, pero mi decisión había sido tomada y a cabo la llevaría.
Ella era un volcán y mis dedos cadenciosos se hundieron en su agujero con fuerza, sintiéndolos resbalar mientras ardientes sus caderas me buscaban en lo que era una danza intemporal y eterna.

De nuevo nuestras bocas se encontraron colisionando fieras, como los aceros cuando chocan, como la pólvora cuando explota.
Ella era ingobernable, lograba lo que deseaba y yo allí, frente a ella había abandonado el timón y levado ancla dejándome llevar por la marea.

Gruñí cuando la puerta retumbó, no quería moverme del lecho, solo follar con la que era mi esposa, aunque ella había confesado borracha que solo era una falacia.
Insistente la puerta no dejó de ser golpeada, así que la final me vi en la obligación de dejar el caliente cuerpo de la diosa de la belleza para ir a abrir la puerta.
-¿Que pasa joder?! -rugí despeinado, con la respiración acelerada y los labios mojados.

-Señor, nos atacan -dijo el hombre con el gesto desencajado, son ingleses, soldados, nuestro barco ondea bandera pirata si no escapamos acabaran nuestras cabezas decoradas con una soga.
Miré a la morena y la señalé con mi diestra.
-No te muevas de ahí -sentencié antes de salir corriendo del camarote cerrando la puerta a mis espaldas.

Escaleras arriba llegue a cubierta dos buques de guerra se acercaban de forma peligrosa, apreté los dientes consciente de que si nos alcanzaban la muerte seria el menor de nuestros problemas.
¡Vamos mequetrefes! A vuestros puestos.
Los cañones empezaban a preparase, aunque esperaba no fueran necesarios, huir era mi primera gran idea, sus navíos eran mas grandes y cerca había una zona de arrecifes si lograba sortearlos ellos encallarían.














Spoiler:
avatar
Poseidón
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 59
Puntos : 53
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 25/08/2016
Localización : Puerto de París

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La llave (privado)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.