Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA THE BOND OF THE BLOOD - PARTICIPAN DRAKE ENDE Y JOSSETTE LOUVRE. LA LLAVE - PARTICIPAN POSEIDÓN Y CRYSANTHE KASTAROS. EL CAOS VISTE DE GUERRA - PARTICIPAN ORN, DRITTSEKK, BRÖKK TOLLAK, SOLEIL, KATTRINA. NOCHE DE HALLOWEEN - PARTICIPAN VLADIMIR ROMANOVS y MAGGIE CRAIG.




Espacios libres: 15/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 30/07/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


Bonjour, mon petit guerrier. -Privado

Página 2 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Bonjour, mon petit guerrier. -Privado

Mensaje por Soleil el Vie Jul 07, 2017 6:18 pm

Recuerdo del primer mensaje :

Solo tú tienes la llave para abrir el cajón de tu propia felicidad.





El sol me había sorprendido sacando los bollos del horno de piedra, los favoritos de la familia. Siempre, los remataba con mi toque especial: una mezcla de azúcar y canela que le daban un toque delicioso. El café acababa de hacerse cuando una el tintineo de una de las campanitas de la cocina me avisó de que sirviera el desayuno un día más. Antes de colocar el desayuno en las bandejas de plata, tan resplandecientes como espejos, me miré en una de ellas pues mi apariencia era muy importante.

Aparté de mi rostro un par de mechones y coloqué lo de todos los días, a cada bandeja lo que degustaba la familia , ninguna bandeja era igual pero en todas…mis famosos panes. Podía oír a medida que me encaminaba hacia el salón por el pasillo… las voces de los hijos de los Cannif, como siempre, se encontraban entrenando a capa y espada en el patio de armas. Todos entre sí, menos uno…uno de ellos jamás participaba en esas batallas familiares que como vencedoras eran las chicas, Synnove y Fiolett.

Repartí todas las bandejas, menos una, a él me tenían dicho que le sirviera el último. Hasta en ese detalle, él no tenía privilegio alguno pero eso no quitaba que fuese con él un poco más generosa. Siempre echaba más comida en su plato y más bebida. Sonreí antes de llamar a la puerta, esperé que me dieran paso y entré como cada día. En la bandeja no solo estaba lo dispuesto para comer, una flor fresca, una rosa tan blanca como la nieve que aún conservaba las gotas del rocío de la mañana.

-Señor, su desayuno -dejé caer los terrones de azúcar en el café, abrí el panecillo y unté mantequilla en él, un toque de mermelada en el centro  y la flor, a un lado de la bandeja -Ya puede usar el patio de armas, ya lo dejaron libre -recogí la ropa para ser lavada, mientras tarareaba por lo bajo, era inevitable estar de buen humor cuando me encontraba allí con ellos… en esa habitación sabía estaba a salvo -¿Puedo serviros en algo más? -al no oír respuesta, desvié mi oscura mirada hacia la cama, estaba allí pero no respondía, apenas se había movido desde que entré… no, no se movió ni un ápice.

Solté la ropa, dejándola caer en el suelo y en un par de zancadas me acerqué al borde de la cama, destapándolo. Le tomé de los hombros, zarandeándolo un tanto, ese hombre podía conmigo… no era la primera vez me asustaba de esa manera, dormía como un auténtico tronco -Señor… -y él…siempre me hacía olvidar el protocolo, al menos en esos momentos de pánico. Tomé la jarra de la mesita, la dispuesta para asearse a la mañana. Llené el vaso y se lo eché en la cara, esperando así que despertase. Me eché a reír por su reacción, inclinándome lo suficiente para que solo él me oyese, nuestra confianza era más cercana que con los otros miembros de la casa -Dritt, deberías levantarte. Ya me gustaría dormir durante toda la mañana pero hay cosas qué hacer. Siento lo del agua pero me asustaste…ah y… -sonriendo, me acerqué a él un tanto más para susurrarle como si fuese un secreto -Para ti, dos panecillos, los más grandes. Y la primera rosa de la primavera ¡hace un día espléndido! -me sonrojé ligeramente, mirándole a los ojos por un segundo, apartando la mirada…pues me estaba prohibido hacer tal cosa.

Éramos amigos, nos criamos juntos y se me olvidaba… con él no era lo mismo ni yo me comportaba como debía.

-Vas a tener que venir conmigo al mercado. Niels siempre desaparece cuando lo necesito… pero si no puedes, se lo diré al señor Cannif o… me gustaría que fueses tú, así que levántate -aparté la sabana, dormía desnudo… no me sorprendió tal cosa pero inevitablemente…me sonrojé.
avatar
Soleil
Esclavo
Esclavo

Mensajes : 86
Puntos : 88
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 05/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: Bonjour, mon petit guerrier. -Privado

Mensaje por Drittsekk el Mar Jul 18, 2017 1:21 pm

Soleil manchada mascullaba en francés sus quejas ante mi atenta mirada, me gustaba cuando fruncía el ceño y bufaba como una vikinga.
Negué incapaz de dejar de reírme, primero decía que no la limpiara, luego que lo hiciera porque no podía volver así y que madre la viera.
-Claro, la señorita responsable no puede acudir manchada a casa.

Bebía de mi botella, algo que me hizo enarcar una ceja, a este paso, se acababa ella mi regalo y la idea era bebérmelo yo..o al menos eso creía.
No tardó mucho en caer presa de los efectos del alcohol, la deje, porque jamas haca eso y por un día que fuera a la inversa, que la llevara borracha yo a casa, tampoco es que fuera a pasar nada.

Se dejó caer sobre la mullida hierba entre risas, a su lado me tumbé yo sin dejar de reírme por como su nariz tomaba un tono rojizo y sus mejillas se sonrojaban.
-Estas borracha -susurré cuando me dijo que le contara el deseo que había pedido al soplar la vela -que mi valquiria sea tetona y este buena -mentí entre risas.

Tomé la botella dándole un trago mientras Soleil me empujaba del pecho enfadada por mis palabras, me relamí los restos de alcohol de mi boca centrando mis pardos en sus turbios ojos.
Estaba sentada a horcajadas, casi sin querer sus caderas se movieron alzando mi entrepierna, sintiendo la dureza presionar el centro de su sexo.

La cara que puso era un poema, yo ladeé con picardia mi sonrisa llevando mi mano a sus caderas para moverla ligeramente contra mi duro miembro.
-Te excita ¿verdad? -aseguré de forma altiva entre risas.
Su cuerpo cedió sobre el mio, su pelo caía como una rizada cascada de cuerpo cubriendo mi rostro mientras el cálido aliento de ambos acortaba la distancia entre nuestros labios.

Llevé mi mano a su vientre, la introduje por debajo del corseé para tomar un poco de la tarta que habia quedado impresa en su piel y la llevé a mi boca lamiendo mis dedos.
-Esta buena -aseguré sin apartar mi oscurecida mirada de ella.
Si o fuera Soleil ahora mismo estaría montandola con rudeza sobre la hierba peor aprovecharme de que iba borracha para arrebatarle esa virginidad que ostentaba y que con tanto celosa guardaba no hubiera sido correcto, no así...

-Deberías soltarte mas a menudo, siempre estas tan ocupada con las cosas de la casa, que apenas tienes tiempo de vivir, algún día miraras hacia atrás y te darás cuenta de que nunca volverás a estar aquí, conmigo, en este instante, manchada de tarta y borracha -apunté con media sonrisa -ahora creo que debería ser bueno y llevarte a casa -apunté tirando de ella para levantarme del suelo y cargar con ella como si fuera un pesado saco de patatas.

Azoté sus nalgas con mi mano mientras me reía.
-Y no hagas ruido o te pillará madre toda borracha y mancharas tu intachable trayectoria de “voz de mi conciencia”
Aunque seguro que si la veían de esta guisa me culparían a mi...




Soleil:
Spoiler:
avatar
Drittsekk
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 97
Puntos : 99
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 06/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bonjour, mon petit guerrier. -Privado

Mensaje por Soleil el Miér Jul 19, 2017 1:44 am

Gruñí por lo bajo, sabía hacerme enfadar y lo conseguía. No solo enfadarme... también, lo mejor de mí misma. Tanto el uno como el otro... éramos totalmente iguales, nosotros mismos. Nos conocíamos mejor que nadie, siempre sabíamos lo que pensaba el otro, nos adelantábamos a lo que pudiesemos decir y... como no, para mí era tan transparente como especial. Nunca me vería del mismo modo aunque sí al mismo tiempo, era extraño. Él solo vivía para la lucha, intentar buscar su sitio...el que le correspondía. Lo admiraba porque Era lo que era por sí mismo, nadie le había dado nada. Ni tenía un apellido por el que abanderar... sí un nombre y había hecho tragar palabras a los que osaron desafiarlo.
'
-Tu valquiria, bastante tiene contigo. ¿En serio has pedido eso? -estallé en carcajadas, de él me lo esperaba todo , le gustaban las chicas de buenas curvas y bonitas...yo no tenía nada que ver con ellas. Asentí varias veces al asegurar que estaba borracha, lo estaba, eso no era ningún secreto. Una risita se me escapó de los labios, mirándole fijamente...ligeramente con el pelo alborotado y una pequeña sonrisa que solo le dediqué a mi guerrero.

Aquel momento más cercano, me hizo entreabrir los labios. Pude sentir arder mi piel, necesitar seguir ejerciendo cierta presión...se sintió demasiado bien. Tenerlo cerca era una completa tentación y con el alcohol todo se magnificaba. Siseé, colorada como un tomate para que parase, me gustaba tanto tenerlo cerca que aunque le dejé claro que lo quería lejos... mis dedos se enredaron en el cabello de su nuca.

Volvía a acercarse demasiado, podía incluso notar su aliento muy cerca, presa del nerviosismo...me eché a reír al notar su mano navegar por mi piel, sabía no me haría nada...y así fue. Sus palabras lograron que dejase de reirme, tenía razón pero si me soltaba como él decía...jamás seríamos los de siempre, además...yo no sabía hacer eso. Fui a decir algo pero tarde, ya me había cogido en brazos, volví a reír aprovechar la posición para pellizcar sus nalgas y me soltase. Cada vez más fuertes, quería conseguir volver a ese punto que nos encontrábamos ahora... no me apetecía volver y a él...esta estaba segura que tampoco.

Caí sobre la hierba tras forcejear y moverme como una condenada, rodé tirando de su pierna para que se uniese , vo0lviésemos a estar allí, los dos juntos. Antes de que tan siquiera pudiese ponerse en pie, volví a sentarme sobre su regazo. Mi mirada turbia por el alcohol, acompañada por una gran sonrisa... me acerqué, su rostro muy cerca del mío, quería estar así, ser por primera vez valiente.

-Me dices eso pero quieres volver... ¿por qué? No soy como una valquiria, tambien sé que me ves como una niña -con la punta de mi nariz, acaricié su rostro, dibujando su mandíbula tanto con la nariz como con mis labios, reí sobre su piel - Tienes tarta...aquí -me mordí el labio inferior, tentada a tomar la inexistente tarta, atreverme por primera vez..pasando la lengua por su cuello , despacio hasta que dejé un mordisco cerca del lobulo de su oreja -No quiero volver , quiero seguir celebrando tu cumpleaños...eso que te he regalado está rico ¿qué era?-me relamí, mordiéndome los labios... estaba tan cerca que mis oscuros ojos no podían apartarse de sus labios entre risas...iba a condenarme y lo sabía.

Aún recordaba ese acercamiento, en el que con tan solo un roce hicimos arder nuestros cuerpos. Esa tensión nunca desaparecía y la verdad, no quería que desapareciese jamás.



Mon ami, mon amour:


Sol:




avatar
Soleil
Esclavo
Esclavo

Mensajes : 86
Puntos : 88
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 05/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bonjour, mon petit guerrier. -Privado

Mensaje por Drittsekk el Miér Jul 19, 2017 6:08 am

Soleil se revolvió entre mis brazos, no quería irse, quedarse, celebrar mi cumpleaños ..ese era su gran plan.
Cayó a la hierba, sus labios pronunciaban palabras inconclusas, decía que no era una valquiria y que la veía como una niña y eso no era cierto..era otra cosa lo que me llevaba a no dar el paso.

Me dejé caer cuando esta me empujo para caer con ella. Subió su cuerpo sobre mi, sus caderas volvían a buscar mi hombría para hacerla rugir, mientras sus brazos rodeaban mi cuello dejando escasa la distancia que separaba nuestros labios.
Escasa la distancia cálida por el vaho de nuestras bocas, sus ojos danzaban de mis tormentas a mis labios mientras yo ladeaba la sonrisa.

Sus dedos en mi nuca, enredándose en mi pelo, caricias de su nariz por mi mandíbula, su boca probaba la tarta, lengua que se deslizaba por mi piel.
Entreabrí los labios, giré mi rostro rozando mi boca con ajena preso de mis propias ganas.
-Es whisky -aseguré contra su boca.
Nuestra nariz rozándose, chocando..
-Soleil -susurré con la voz ronca presa del deseo.

Sus caderas se movían sombre mi alzado miembro, hambriento de dar un paso mas, pero intentando controlarlo.
Si fuera otra, la tendría a cuatro patas, gimiendo mientras la embestía con mi bastarda, pero … yo no estaba preparado para una relación, con ella no podía ser el polvo de una noche.
Ella no era como la mayoría de las mujeres vikingas que mantenían relaciones esporádicas con los hombres y las disfrutaban.
Ella sin embargo ,con una mentalidad diferente parecía reservarse para el amor de su vida y yo no estaba.

Desvié mis labios hasta su cuello, deposité un mordisco en el y lamí los rastros de mis dientes sonriendo contra su piel.
-¿que has pedido tu? -pregunté entre risas mirándola fijamente -ser una valquiria -bromeé sin dejar de reír.

Era difícil no sentirse atraído por ella, era preciosa, pero creo que me recia lago mejor que yo...
Era consciente de como me miraba, quizás también de lo que sentía, pero yo me mantenía en mi sitio porque no podía tener algo serio conmigo, no con un bastardo que no había demostrado nada todavía.




Soleil:
Spoiler:
avatar
Drittsekk
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 97
Puntos : 99
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 06/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bonjour, mon petit guerrier. -Privado

Mensaje por Soleil el Miér Jul 19, 2017 4:54 pm

Cerré los ojos esperando un beso que no llegó. No se aprovecharía, era algo de lo que estaba realmente segura. El alcohol me incitó a buscar sus labios, solo un beso, no pedía más. Se lo pedí en silencio, entre risas divertidas pero la verdad era una muy distinta. No me importaría que ocurriese en ese mismo momento, sería con él pero jamás ocurriría ni más remotamente parecido. Él no me deseaba ni siquiera como mujer, me tenía como su hermana...pequeña. Mis ojos se cerraron para ocultar entre risas, la verdad.

La piel se me erizó al oír mi nombre de sus labios, contesté con un “umm?” pero no recibí la respuesta que esperaba. Él no reaccionaba como creería que lo haría, me dibujaba una línea invisible sin darse cuenta...de la cual no podría cruzar. Eché hacia atrás la cabeza, enredando sus dedos en su cabello, buscando su boca...volvía a querer perderme en sus labios y volví a perder en esa gesta. ¿Qué había pedido? Aquella pregunta hizo que me detuviese de golpe, el agarre en su cabello se deshizo, tomándole de la mejilla y perderme en su oscura mirada.

Había pedido algo tan simple como a la vez complejo. Le dediqué la más tierna de las sonrisas, no podía confesarle mi deseo no porque temiese que no se cumpliese, él no debía saber ciertas cosas. El alcohol te hacía sentirte pleno, atrevido pero a medida que iba transcurriendo el tiempo...se transformaba en algo peligroso que alguien inteligente...podría utilizar en tu contra.

-Sí, ser una valquiria, inmaculada, de piel nivea y ojos claros -todo lo contrario a lo que yo era. Quise ser su valquiria, la mujer que le volviese completamente loco y no la criada que se metía en donde no la llamaban, siempre persiguiéndole porque solo a mí me escuchaba. Terminaría cansándose de que le pisase los talones...y yo, solo cumplía órdenes -He pedido algo que.. espero se cumpla pronto -pedí no sentir más, no supe cuando ocurrió...en qué momento de nuestras vidas pero...él no solo era especial, para mi era el único y aún así sabía que tenía que olvidarme de aquella locura.

-Serás grande, Dritt. El gran Drittsek, el bastardo que todos juzgan...el mejor guerrero, terminará alzándose con la victoria -peiné su cabello, tomando su rostro entre mis manos...lo veía doble y encima borroso pero estaba allí -Tienes razón, lo mejor...es volver a casa, tu madre me estará buscando por todas partes y espero que al menos te...haya gustado el vino, ...digo el whisky con tarta -

Reí como esa niña que fui entre sus brazos y seguía siendo ante sus ojos. Me estaba mareando, mi único agarre su cuello. Terminé abrazada a él, con el rostro oculto en su cuello...eso era lo más que podía aspirar tenerle. Siseé para que me dejase un momento, lo abrazaba...me estaba despidiendo de él sin que lo supiera. Era una necia por pensar que sentía lo mismo que yo. Cerré los ojos con fuerza, no pude reprimir un sollozo... estaba tan saturada y triste que solo quería volver a casa.

-Llévame a casa-le rogué mientras me dejaba llevar como una muñeca rota, durante el camino me dormí y al despertar...volví a estar sola, salvo que esta vez olía a él. Mis haciendas fueron las mismas que siempre, solo que...me acordaba de todo. Hice el ridículo más grande, busqué su boca y me fue negada.

Mis pensamientos, me llevaron a descuidarme...se me cayó una jarra de leche recién ordeñada. Me llevaría tiempo volver a hacerlo, enseguida, otra la sustituyó... busqué quien había sido . Sam, me miraba con su sonrisa amplia de siempre.

-¡No dormí bien, disculpa! -él me sonrió guiñándome un ojo, iría a las caballerizas -Deberías sonreír más a menudo, no te preocupes...le llevo el desayuno al señor y...descansa, no te veo bien -se lo agradecí con una gran sonrisa, necesitaba un poco de aire y tender al aire libre, cerca del patio de armas iba a ayudarme. Dejé la colada en el suelo, de fondo, el ruido de las espadas chocar con frenesí. Entre ellos, estaba Dritt y yo simplemente, me limité a tender la colada...guardando las distancias, anoche me dejó claro que para él sería siempre Soleil, no como cualquier mujer...él no me necesitaba. Como siempre, llevé toallas limpias con una de mis amplias sonrisas...pero esta vez, no me entretuve, volví a mis quehaceres...

-Señor...



Mon ami, mon amour:


Sol:




avatar
Soleil
Esclavo
Esclavo

Mensajes : 86
Puntos : 88
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 05/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bonjour, mon petit guerrier. -Privado

Mensaje por Drittsekk el Vie Jul 21, 2017 3:02 am

La noche anterior llevé a Soleil de vuelta a casa completamente ebria, tanto que durante el camino de vuelta se durmió entre mis brazos, admito que era una mujer preciosa, quizás ella creyera que no era consciente de como me miraba en ocasiones y de lo que seguro no era consciente es de como la miraba yo.
Ella no merecía un bastardo. Cuando pedí matrimonio a aquella vikinga el padre de esta hablo de deshonra ¿como iba yo a deshonrar a Soleil? Seriamos el bastardo y la criada y la verdad es que la ecuación no me gustaba.
Antes de dar ese paso tenia que convertirme en Drittsekk y no por ser un bastardo de nacimiento si no por mis grandes gestas en el campo de batalla y eso solo lo lograría fundiendome en uno con el acero.

A la mañana siguiente no tuve panecillos ni desayuno en mi lecho, supuse que la resaca no la había dejado ponerse en pie, así que con un mohin me vestí perdiéndome como de costumbre en el metálico sonido del choque de los aceros.
Muchos eramos los guerreros que tras los Cannif ocupábamos el campo de batalla, todos hambrientos de guerra, de morder con nuestras espadas y demostrar que eramos los mejores allí donde los haya.

Mi vista se desvió un instante hacia donde Soleil tendía la ropa, tiempo que Brökk no dudo en utilizar para lanzarme el suelo y fingir un mordisco con su acero.
Rugí, yo no era de esos a los que les gustaba caer, aunque siempre me ponía en pie.
Menudo sitio había elegido esta mujer para tender.
La lucha prosiguió durante un par de horas mas, hasta que completamente usado me dirigí a la tina para darme un baño, me crucé por le camino con Soleil, la había visto tontear con uno de los criados, la verdad es que le deseaba algo mas que un criado en su maldita vida.
-Buenos días -le dije con una sonrisa y dándole un azote en sus nalgas mientras pasaba de largo directo hacia mi habitación -hoy no me has traído desayuno, deberías recompensarme -apunté mirándola por encima del hombro desde la otra punta de pasillo.

Salí de la tina descalzó, goteando agua rumbo a mi habitación, en una hora había quedado con los chicos para ir de caza, y esta noche para ir a tomar unas buenas cervezas a la taberna...
Soleil entraba en ese momento por la puerta con los dos panecillos, algo que me hizo sonreír, mas cuando casi se le caen al suelo al verme desnudo.
-Deberías ya estar acostumbrada aseguré acercándome a la toalla para secarme por encima y calzarme los pantalones.

Me acerque a ella y cogí uno de los panes, estaba hambriento, un mordisco y mis arduos navegaron pro su rostro.
-Esta noche voy con los chicos a tomar algo a la taberna, ahora que ya eres una borracha quizás quieras acompañarme -apunté entre risas despertando su cara de enfado.



Soleil:
Spoiler:
avatar
Drittsekk
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 97
Puntos : 99
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 06/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bonjour, mon petit guerrier. -Privado

Mensaje por Soleil el Vie Jul 21, 2017 11:39 am

Recordaba fugazmente momentos que viví la anterior noche, otros...deseé no recordarlos. Me había dejado llevar demasiado. Lo que teníamos era especial, de niños amistad y confianza...de mayores no lo perdimos. Siempre supe cual sería mi sitio en cuanto empezase a servir, pues aunque la señora me viese como a uno de sus hijos... yo nunca podría ver a Drittsek como a un hermano, pues era mucho más que eso. Ante todo, mi amigo, en el único en quien confiaba.

La piel aún me quemaba, en sueños pude saborear un beso que no llegó. A quién pretendía engañar, aquello jamás ocurriría entre ambos, ni un beso como el que me dio preso de la rabia, se lo podía haber dado a cualquiera....no me hice ilusiones por ello. La señora siempre alegaba lo madura que era para mi edad, cumplía con mis obligaciones y como obligación era olvidarme de aquello que sentía porque seguro me estaba confundiendo.

Ensimismada, recorrí el pasillo hasta la última habitación... la de él. No me molesté en llamar , pensé seguía en el patio de armas cuando lo vi pasar ante mí completamente desnudo. Enrojecí de la cabeza a los pies y se me cayó casi la bandeja. Ya no era un niño, estaba acostumbrada a ver a los hermanos vikingos desnudos pero no era lo mismo y no sabía porqué. Le agradecí la ayuda con una sonrisa y un gruñido al mismo tiempo al ver que el maldito me dio un azote, eso lo odiaa.

-Si yo me paseara desnuda ante ti...¿te acostumbrarías? No sueñes porque eso no va a pasar nunca , además ya estás acostumbrado...quiero decir, a ver mujeres desnudas. Yo en cambio...bueno que cierres el pico y comas, me pones de los nervios -bufé, frunciendo el ceño, aún sonrojada e intentando no imaginármelo. Volví a imaginar cómo él me buscaba en el bosque, las risas cómplices...tragué saliva pues al recordar aquel acercamiento, en el que nuestras caderas danzaron inconscientes...se me escapo un gemido que esperaba por Odin que no me hubiese escuchado,

-¿Me estás llamando borracha? Bebí para acompañarte, no acabé tu regalo...demasiado grande la botella y yo tan pequeña ¿cierto? No puedo, me han invitado a otro sitio, la fiesta de verano, Sam irá y me ha propuesto acompañarle. Nunca he estado en una fiesta del pueblo pero lo ha pintado tan bien que estoy segura que repetiré ¿por qué no vienes? ah...quedaste con el trío calavera. -reí mientras hice la cama, sonriendo y tarareando...estaba de buen humor, aunque algo me traía por el camino de la amargura -¿Qué se supone tengo que ponerme para ir? Tampoco...tengo un vestuario...no sé, quizás le pida a Valeska algo, siempre me está insistiendo en que debería vestir más como una señorita y no como bien puntua “una pordiosera”



Mon ami, mon amour:


Sol:




avatar
Soleil
Esclavo
Esclavo

Mensajes : 86
Puntos : 88
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 05/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bonjour, mon petit guerrier. -Privado

Mensaje por Drittsekk el Vie Jul 21, 2017 1:59 pm

Soleil parecía contenta, todo gracias a ese criado que la había invitado a no se que mierda de fiesta.
Ademas Valeska la animaba a arreglarse para ese tipo y yo allí plantado escuchando su historia de mierda.
-Pásalo bien -me limité a decir acercándome al armario para sacar una de las camisolas – no creo que podamos pasarnos por allí, vamos a la taberna y a saber donde acabamos después -apunté con una ladeada sonrisa.

Tampoco sabia bien que decirle en ese momento, yo mismo la empujé la noche anterior a vivir, a disfrutar de la vida y ahora tampoco podía pretender que no siguiera mis propios consejos.
En estos momentos yo no podía ofrecerle nada, así que...
-Pásalo bien -le dedique un guiño de ojo mientras apretaba las correas en mi pecho que engarzaban la bastarda a mi espalda.

Pasé por su lado y deposité un casto beso en su cabeza antes de abandonar la habitación dándole un ultimo bocado al panecillo que me había traído recién horneado.
Pasó la tarde, después llegó la noche, fui a la taberna con mis amigos, podría decir que disfruté de la noche y en parte así fue, era complicado no reírse con las batallas de Orn y con la forma que tenia Brökk de poner cordura completamente ebrio a aquellas conversaciones trascendentales.
Ademas se nos unieron algunas vikingas con las que pasamos un buen rato compitiendo a lanzar los dardos.
Algo cada vez mas complicado cuando el alcohol corría por nuestras venas.

Al final empujado por Orn acabamos yendo a esa fiesta, según él, era enorme y era difícil que la viera, así que simplemente nos divertiríamos un rato y de ahí al patio de armas, empalmaríamos la noche con el día.
Brökk por el contrario decidió echar unas horas de sueño antes del entrenamiento, pero yo me deje liar.



Soleil:
Spoiler:
avatar
Drittsekk
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 97
Puntos : 99
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 06/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bonjour, mon petit guerrier. -Privado

Mensaje por Soleil el Sáb Jul 22, 2017 12:28 pm

No iba a perderme esa fiesta por nada del mundo, nunca había asistido a las fiestas en el poblado y ahora, mi curiosidad no conocía fronteras. Además , Brök y Orn tenían razón...siempre estaba tras él, o cerca de donde se encontrase. Era hora de cambiar de aires, después de lo de anoche... habíamos cambiado aunque todo para él fuese como siempre. Las mismas bromas y demás, para mí no era lo mismo. Evitaba incluso mirarle a los ojos, tratarle como el señor de la casa que era y así debía de ser.

-Merci -fue lo único que atiné a decir mientras arreglaba la habitación, tuve varios motivos por los que no acepté. Él veía algo normal vernos con los otros dos vikingos pero sabíamos que ya no éramos niños. Anoche me desencanté, me di de bruces contra el suelo pues cuando por fin me atreví a dar un paso más... él volvió a indicarme cual era mi sitio. ¿A quién pretendía engañar? Mis emociones y sentimientos, debían de meterse en un baúl y ser lanzado al agua para que no emergiera nunca más.


A él le daba igual, sonreí como siempre. Si Dritt venía a la fiesta con los demás, seríamos más ¿qué importaba? Su beso de despedida me arrancó un suspiro, yo no le pedía nada...nunca lo hice, menos después saber de que seguía enamorado de esa mujer. Le dediqué una última sonrisa , sonrisa que se congeló cuando salió por la puerta. Faltaban horas para ir a la dicha fiesta cuando Valeska me interceptó por los pasillos y entre risas, me probó toda clase de vestidos. Ella era como la señora, elegante y distinguida, siempre vestía bien y la verdad... ir con un vestido aparatoso e incomodo...

me decanté por un vestido de gasa de color crema, nunca me había puesto algo así salvo mis vestidos normales sin color y mi uniforme. He de admitir que me quedaba mejor de lo que pensaba, la señorita...se molestó en hacerme un recogido que consiguió enmarcar mi rostro e incluso, me dio algo de carmín. El resultado fue inesperado. Sam me esperaba en la entrada, al verme, silbó y entre risas , me di la vuelta sobre sí misma para que apreciase el resultado.

Ya había anochecido, las antorchas colocadas al inicio del poblado nos invitaban en silencio a la fiesta. Podía oír la música, el murmullo de las personas y las risas. Una hoguera se extendía en medio de la plaza, flores blancas por todas partes. La carne asada predominaba como manjar, después de un buen día de caza. Sam me acercó una copa de vino a la cual le di un largo trago, el calor del día me dejó completamente sedienta.

-Mira Soleil, el señor .-sonreí al ver aparecer a Dritt, los demás pronto se unieron a la fiesta. Quise jugar, también ayudó, me acerqué sin que se diese cuenta, había bastante gente , seguramente ni se lo esperaría. Tapé sus ojos de forma torpe por detrás, sin soltar mi copa de vino, Sam nos miraba desde su posición, no entendía como podíamos ener esa complicidad -Has venido al final ¿sabes que el vino también está rico? Al final soy del bando de los borrachos -estaba diferente a como solía ir siempre, claro que él... no me vería jamás como ese criado que me miraba embelesado.



Mon ami, mon amour:


Sol:




avatar
Soleil
Esclavo
Esclavo

Mensajes : 86
Puntos : 88
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 05/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bonjour, mon petit guerrier. -Privado

Mensaje por Drittsekk el Sáb Jul 22, 2017 1:03 pm

Sentí como unas manos suaves tapaban mis ojos, ladeé la sonrisa haciéndome el desconcertado, la verdad sabia perfectamente quien era, su olor para mi era una droga inconfundible, pero no pude evitar bromear como de costumbre.
-Eres Manya -dije antes de estallar en carcajadas girándome para atrapar la cintura de Soleil y atraería hacia mi.

Ella golpeaba mi pecho de forma airada, como si mis palabras la hubieran molestado de sobremanera, algo que me hizo sonreír nuevamente.
-Nadie huele a panecillos -bromeé guiñándole un ojo.
La verdad es que hoy no era ese el olor que desprendía, si no uno a flores silvestres y grosellas.

Mis ojos se deslizaron por su cuerpo, sin duda aquella noche estaba especialmente guapa y lo peor es que no se había vestido así para mi si no para ese idiota que la miraba con una copa en la mano.
-Parece que te esperan -le dije con cierta rabia que me costó disimular.
Sobrio era mas fácil marcar la distancia que Soleil merecía, pero ebrio como iba la idea de que acabara en manos de ese criado y no entre mis brazos me jodía.
-Y si lo plantas -pedí orillando mis labios a los ajenos.

Mis palabras sonaban tentadoras, reí cuando dijo que se había unido a la panda de los borrachos, lo que me hizo cierta gracia, la verdad es que yo llevaba bastante mas alcohol en el cuerpo que ella en ese momento.
-¿que le ves a ese idiota ?-pregunté enarcando una ceja.

Orn tiraba de mi brazo para que me fuera con él, al parecer había conocido a unas cuantas jóvenes y necesitaba cobertura.
-Orn, joder estoy ocupado, ahora voy -bufé apartando mi brazo de golpe para que me soltara.
Lo escuché maldecir mientras se alejaba rumbo a la troupe de féminas que nos esperaba.
-¿Y si vamos a mi habitación y compartimos lo que queda de botella de whisky?



Soleil:
Spoiler:
avatar
Drittsekk
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 97
Puntos : 99
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 06/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bonjour, mon petit guerrier. -Privado

Mensaje por Soleil el Sáb Jul 22, 2017 4:39 pm

Y es que aunque estuviésemos en tensión por lo ocurrido, las bromas no cesaban. Reí pellizcándole por todas partes, mi contraataque más efectivo. Esperé algo que no sé si llegó a ocurrir pero ...de verdad deseé que se fijase en mí. Sonreí como siempre, perdiéndome en sus ojos un instante, el vino me estaba subiendo demasiado deprisa. Despeinado, ebrio y ese toque divertido... Dritt volvía a ser el mismo y los dos, volvimos a reír al unísono.

-Cierto... y nadie huele a mofeta, como tú ¿dónde te has metido? ¿en un estercolero? -un nuevo trago a la copa, estaba tan fresco y tan rico que no pude evitar el acabármela...deseaba más, las noches de verano eran tan calurosas y más...en mi estado de ebriedad, con él delante y medio borracha no pensaba con claridad.

Giré el rostro hacia Sam oír que me esperaban, alcé la copa hacia mi compañero de tareas, copa vacía el cual no tardó en volver a ir a por una botella de vino. Mi sonrisa se ensanchó pero se volvió a congelar cuando noté el cálido aliento mezclado con el olor a alcohol. Mis ojos oscuros se clavaron en sus rojos labios que me invitaban indirectamente al pecado. ¿Plantarle? Fui con más personas, aquello no era ningún tipo de cita amorosa ni nada por el estilo aunque la verdad, me agradó el presente que me hizo aquel criado, me regaló una flor para adornar mi cabello y numerosas veces me reconoció lo especialmente bonita que estaba esa noche.

-Le veo doble, Dritt. Y no le llames idiota -reí al ver a un Orn muy inquieto, le saludé con una sonrisa, no tenía remedio...no era la primera vez. Sonreí bajando un instante la mirada, las risas de las jovenes tras mi espalda, lo esperaban y no iba a entreteerle más. -Te esperan -repetí como él solo que mi tono fue el de siempre aunque mis ojos se entrecerraron, bajando la mirada sin perder la sonrisa. Él no era para mí, ni esa noche ni nunca. Su invitación la hubiese aceptado sin pensar pero...esa noche no era como las demás.

Realmente me lo estaba pasando bien y él por su lado también, no lo perseguía ni acabamos los dos tirados en la hierba picándonos...ni yo tampoco era como esas mujeres, le daban lo que deseaban...una noche de sexo desmedido. Apreté los labios, por primera vez me negué, dando un par de pasos hacia atrás. Mi mano acarició su rostro, mis dedos peinaron su cabello, dejándola caer entre risas.

-On te espera y Sam ya tiene mi botella. Podemos beber en otra ocasión o puedes quedarte si quieres... ese vikingo cabezota no para de llamarte a gritos. Anda ve. -sonreí como pude pero si pensaba que sería como ellas estaba muy equivocado -No soy ni seré como ellas , Dritt, ya lo sabes... no tienes que estar perdiendo el tiempo conmigo cuando ya podrías estar en la cama con alguna, bebiendo tu whisky ...como siempre has hecho. -no pude evitarlo..lancé una mirada al que había sido tanto en mi vida y me dirigí hacia Sam -Soy Soleil, Dritt, el vestido y la apariencia que no te engañen...mañana podrías lamentarlo porque... si ocurre será con la persona que más me haga sentir y tú no... -me calle y seguí caminando hasta Sam, deseaba tanto perderme con Dritt fuera de allí... que me mirase igual que lo hacía Sam pero para mi amigo de toda la vida...era tan solo eso, amistad y yo lo repetaba ante todo pues no le pedí nada.



Mon ami, mon amour:


Sol:




avatar
Soleil
Esclavo
Esclavo

Mensajes : 86
Puntos : 88
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 05/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bonjour, mon petit guerrier. -Privado

Mensaje por Drittsekk el Dom Jul 23, 2017 8:33 am

Sin aflojar mi agarré escuché como lo defendía, parecía realmente tener mas ganas de pasar la noche con él que conmigo, de echo, se había puesto ese vestido justo para eso, no para venir a beber a mi cuarto.
Sus palabras me confirmaron aquello que yo pensaba, que quería pasar la noche con Sam y que yo podía quedarme o irme con Orn y las vikingas, a fin de cuentas a ella le daba igual

Aflojé el agarre, mis ojos turbios se centraron en los ajenos cuando me aseguró que ella era la Soleil de siempre y que le daría su virginidad a aquel que la hiciera sentir, un golpe que me pareció bajo teniendo en cuenta que me pedía me largara a compartir la botella con otra que me abriría las piernas.

No estaba preparado para una relación seria, no después de que pidiera la mano aquella mujer que me rechazó con desprecio.
Fue ahí donde me di cuenta que para poder volver a plantearme algo parecido a tener una familia, primero tenia que ganarme un nombre, nadie quiere ser la mujer y los hijos del bastardo.

Una ultima miada fue cuanto le dediqué la ver como caminaba feliz hacia Sam, me di la vuelta cabreado por su rechazo y sin pensarlo dos veces tome de la cintura a dos de las vikingas que con Orn me esperaban.
Era cierto, ella era Soleil y necesitaba a un buen hombre, yo era un bastardo que había entregado mi vida a los dioses, mi camino lo guiaba Thor, mi acero se alzaba en cada guerra y algún día los dioses me reclamarían para luchar por ellos.

Nos quedamos un rato en la fiesta bailando con las norteñas, como nosotros iban bastante animadas, asi que la idea era acabar la fiesta en un lugar algo mas intimo, aunque a decir verdad, no es que nos estuviéramos cortando mucho por estar en las calles, el sexo para nuestra cultura era algo normal y disfrutado de igual modo por hombres que por mujeres.

De vez en cuando mi turbia mirada se cruzaba con la de Soleil, pero ella estaba enfrascada entre los brazos de Sam, algo que me sacaba de mis casillas y me obligaba a beber mas.
No se las jarras que llevaba, solo que Orn tiró de mi para irnos de la fiesta a otro sitio un poco mas apartado.
Las chicas tenían ganas de seguir la fiesta en privado ,así que no me negué, ya había visto suficiente.



Soleil:
Spoiler:
avatar
Drittsekk
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 97
Puntos : 99
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 06/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bonjour, mon petit guerrier. -Privado

Mensaje por Soleil el Dom Jul 23, 2017 2:52 pm

La sonrisa se desvaneció en cuanto me di la vuelta y emprendí el camino hacia el grupo de personas que me esperaba, no solo Sam. Ese era supuestamente “mi mundo”, entre los criados y trabajadores que se encargaban de llevar el castillo. No era una vikinga aunque supiese de su cultura , en ese aspecto...me sentía identificada con la señora. No lo pasó bien en su llegada pero luchó como jamás nada creyó y era feliz, cómo no serlo al lado del hombre que siempre amó. Me encantaba oír las historias de cuando los señores eran jóvenes , cómo se conocieron y todos los muros que tuvieron que escalar.

Pero ellos no éramos nosotros. Dritt a pesar de ser un bastardo, pertenecía a una clase social alta y yo...aunque me estimaban, era una criada. Me dolió más de lo que él pensaba en su estado de embriaguez, quería estar a su lado pero desde anoche...me di cuenta de que necesitaba algo más que ser la amistad a la que contar aventuras, entre ellas... de faldas. Sin darme cuenta, durante todos estos años...mis sentimientos seguían guardados, aunque mi mirada me delataba cuando lo miraba a los ojos en ciertos momentos. Siempre , supe cual era mi sitio y no era a su lado, además él no me veía de ese modo y esperaba que no lo hiciese nunca pues solo le buscaría aún más problemas.

Bebí demasiado, copa iba y venía. Risas, canciones cantadas a pleno pulmón , bailes improvisados. Apenas podía seguir en pie mientras intentaba ir acorde a la música. Sonreía sin dejar de dar vueltas con la copa en la mano, me lo estaba pasando bien pero de mi cabeza no se iba la idea de que él...estaba con otra. Busqué la mirada de Dritt por si se había ido y así fue, otra lo besaría, se perdería en su piel esa noche. Pude ser yo pero ¿tenía que ocurrir estando ambos borrachos?

Comencé a no encontrarme bien, apenas podía mantener los ojos abiertos y seguir mis pasos, la alegría se iba apagando...solo quería volver. Los demás estaban en mi mismo estado así que, por mi cuenta, me alejé del murmullo. Sam regresó con más botellas pero yo ya no estaba, volvía al castillo y sola. En cuanto me perdí por uno de los caminos, elegí el más largo para disfrutar de mi soledad... las lagrimas se mezclaron con mi eterna sonrisa. Pasos lentos, murmullos que se iban quedando atrás.

No me percaté de que entre los árboles y la maleza, un grupo de vikingos bebían a destajo. Me vieron a lo lejos , iba tan bonita esa noche que esperé un halago que no llegó...no de la persona que deseaba. Sequé mis lágrimas, con el dorso me quité el carmín que quedaba y no sé como ocurrió pero cuando quise darme cuenta, uno de los hombres me había tomado de la cintura a la fuerza, llevándome con él...alejándome del camino.

Forcejeé, le oía reírse mientras alzaba mi vestido inmaculado. Le dio igual quien era, solo necesitaba desfogarse. No pude gritar, me tapó la boca con la mano libre y sentí morir cuando me arrebató lo que nadie podría darme jamás. Supe en cuanto cayó sobre mí totalmente inconsciente de que ya nada sería lo mismo. Tardé en quitármelo de encima. Sangre que manchaban la cara interna de mis muslos a cada paso. Solo quería llegar a casa , cruzar el pasillo de piedra y encerrarme en mi habitación. Cerré los ojos en completo silencio, tambaleándome... y me dejé caer en la cama, rota y desgarrada. Parecía haber heredado aquello por lo que nací... aún podía sentirlo dentro de mí y un grito ensordecedor escapó de mis labios...dando paso al silencio.




Mon ami, mon amour:


Sol:




avatar
Soleil
Esclavo
Esclavo

Mensajes : 86
Puntos : 88
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 05/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bonjour, mon petit guerrier. -Privado

Mensaje por Drittsekk el Lun Jul 24, 2017 2:04 am

Aquella noche como muchas otras me dejé llevar, la fresca hierba de un bosque cercano se convirtió en nuestro lecho, unas ruinas de una vieja construcción, ahora muy deteriorada por el paso del tiempo en el refugio de nuestros cuerpos y así acabé enredado con dos mujeres que me dieron y recibieron placer a partes iguales y a las que posiblemente de ver mañana no recordaría como las amazonas que hoy cabalgaban sin tregua sobre mi abultada entrepierna.

Mi menté aun recordaba como Soleil me había negado, prefería irse con ese criado, no la culpaba, yo era esto, un bárbaro, ella por el contrario atesoraba su virginidad como si le fueran a dar algún tipo de premio cuando ascendiera a los cielos y viera de frente a su dios cristiano.
Por contra mis dioses nada dicen sobre el placer de las carnes, solo tienen en cuenta el manejo del acero, convertirnos en grandes guerreros.

Regresé con Orn hacia el castillo, los dos bastante perjudicados íbamos rememorando la gesta aun sabiendo que pocas eran las horas que nso separaban del alba y en ese momento nuestro maestro nos esperaba en el campo de batalla.
Allí era donde se forjaban los hombres.

Nos despedimos en el portón de entrada, queríamos darnos un baño con agua fría para despejarnos un poco y si la cosa se terciaba dormir al menos una hora.
Mi inquietud por Soleil no menguaba, si que decidí antes de ir a mi cuarto pasar por el suyo, solo para saber si estaba sola, si había llegado bien o si por el contrario no lo estaba.

Abrí la puerta despacio, reí porque recordé cuando de niños nos colábamos a hurtadillas en la habitación del otro para contarnos aquello que habíamos hecho durante el día.
Ella estaba encogida sobre el lecho, sola al parecer, peor lo que me hizo quedarme anclado al sitio fueron los sollozos que emitía como si esa hubiera sido la peor noche de su vida.

Me acerqué al borde de la cama sentándome a su lado y con cuidado aparté de su rostro aquel pelo de cuervo que se pegaba con las lagrimas.
-¿Que ha pasado Soleil? -pregunté tirando de su cuerpo para subirla a mi regazo y enfrentar sus pardos buscando las respuestas que solo ella podía darme -o me contestas o salgo por esa puerta y engancho a Sam de la pechera para que lo haga él.
Habías quedado a su cuidado, por Odin que como te haya pasado lago lo mataré ¿te ha tocado contra tu voluntad? ¿que ha pasado?

Mi impaciencia crecía, mi rabia, la ira.. fue entonces cuando me di cuenta de que su ropa estaba manchada de sangre, por bajo, su sexo desgarrado manchaba no solo el vestido si no las sabanas de un rojo carmesí.
Apreté los dientes preso de la frustración, culpabilidad por haberla dejado atrás e irme como me pidió y sin mediar mas palabra ni esperar respuesta salí de su cámara como lo hace un violento tornado que todo lo arrasa.
La habitación de Sam mi destino, no espere permiso para entrar lo hice dándole una patada a la puerta y alzando al tipo del cuello como si fuera un muñeco de trapo, estampé su cuerpo contra la puerta.

Golpe tras golpe, su rostro se desfiguraba bajo el martillo en el que se habían convertido mis puños, el tipo solo alzaba la mano en busca de clemencia, algo tarde a estas alturas buscar de eso después de lo que había hecho.



Soleil:
Spoiler:
avatar
Drittsekk
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 97
Puntos : 99
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 06/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bonjour, mon petit guerrier. -Privado

Mensaje por Soleil el Lun Jul 24, 2017 10:57 am

Debía ser una pesadilla, no era la primera vez que soñaba algo parecido pero si así era ¿por qué seguía despierta? Mis sollozos no cesaban, el olor a sudor y suciedad se mezclaba con el aroma a frutos rojos que la señora me regaló en Paris. Iba a ser la mejor noche de mi vida y lo fue cuando unos ojos oscuros me miraron de esa forma que tanto deseé, me conformé tan solo con eso.

Mis lagrimas no dejaron de resbalar por mis mejillas desde que abandoné la fiesta. Había algo más doloroso que haber sido forzada, saber que pudo haber sido mío esa noche. Pensé en él cuando aquel cuerpo pesado apresó el mío, entró con violencia. No me esperaba que aquello a lo que llaman placer me produjese tanto daño. Mi mirada no se apartaba de la ventana, esperando un nuevo día. No me importaba nada, en la misma noche lo perdí todo...se lo entregué a otra y mi castigo fue aquel...más bien era mi destino como lo fue el de mi madre.

Cuando la puerta se oyó chirriar, me abracé a mí misma. En el castillo estaba a salvo pero ahora mismo...solo deseaba cerrar los ojos y olvidar. Su tacto me arrancó un suspiro entre sollozos, no quería me viese de tal manera por lo que escondí el rostro bajo mis manos. Deseé que se marchase, sabía de dónde venía y con quién, por primera vez los celos... sacaron lo peor de mí. La rabia recorría mis venas, me aparté de él para que no me tocase, ni siquiera lo miré. Solo negué con la cabeza, creería que fue Sam el culpable, intenté tapar la obviedad de lo ocurrido pero fue imposible. Supe a donde se dirigía y lo seguí tan rápido como pude, por el pasillo tuve que pararme un par de veces para no desfallecer...si no llegaba a tiempo, seria tarde.

Oía los golpes, mezclados con los gritos de clemencia. La señora Valeria salió de su alcoba y nuestras miradas se cruzaron una milésima de segundo, no hizo falta decir más, lo supo. Supo qué me había pasado y dónde se encontraba su hijo, buscando venganza. Valeria se interpuso entre el criado y su hijo, intentó por todos los medios que no cometiese una estupidez...pues si mataba a alguien en su propia casa solo le traería problemas. Me quede apoyada en la puerta, observando la escena. Sam no fue, acababa de llegar, fue un vikingo y su risa, volvió a hacer eco en mis oídos.

-Lo siento -murmuré acercándome hasta el cuerpo inconsciente de Sam. Intenté limpiar sus heridas con jirones del vestido de la señorita, nuestras sangres se mezclaron[, él no tenía la culpa...me fui color=white]-Me fui ...me alejé del grupo...y le he estropeado el vestido a la señorita... [/color]-la señora me miraba sorprendida, ayudaba a otro cuando acababa de sucederme aquello -Un baño... me daré un baño y... preparo el desayuno -me levanté con ayuda de la señora Valeria, quien apartó mi cabello, mirándome a los ojos y ofrecerse a ayudarme pero me negué -Estoy bien -pese a todo, sonreí , buscando la mirada de Dritt, cuando así fue...mis lagrimas no se escondieron, acariciaron mi mejilla pues perderlo fue aún más doloroso...-Dritt, hijo... será mejor que te marches, ayuda a Soleil a volver a su cuarto y custodia su puerta. -negué, iba a hacer mis labores...no me estaba muriendo pero sí por dentro -Puedo sola -pero las emociones.. pudieron conmigo, caí sobre los brazos de la única madre que conocí y ésta, pidió en silencio a su hijo algo que no deseaba...cuidarme.



Mon ami, mon amour:


Sol:




avatar
Soleil
Esclavo
Esclavo

Mensajes : 86
Puntos : 88
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 05/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bonjour, mon petit guerrier. -Privado

Mensaje por Drittsekk el Lun Jul 24, 2017 1:07 pm

No entendía porque mi madre se interpuso entre Sam y yo, no entendía porque Soleil se arrodillaba para curar las heridas de ese cabrón.
Quizás el alcohol no me dejaba pensar con claridad, pero desde cuando se le dedican atenciones a un maldito violador.
Rugí queriendo volver a atrapar la solapa de Sam, levantarlo y matarlo a puñetazos ¿acaso merecía menos?
Pero mi madre intentaba sin mucho éxito sujetarme mientras yo lo amenazaba, gruñía y bufaba desesperado.

Fue entonces cuando me llegó la información que me faltaba, no había sido él, lo que me llevó a la siguiente pregunta.
-¿quien? -rugí apartando a mi madre para coger a Soleil por los brazos alzándola para que me mirara -¡¿quien!? -pregunté nuevamente preso de una ira que era incapaz de mantener dormida.

Mi madre me pedía que llevara a Soleil a la habitación, que la ayudara a ponerse cómoda, pero se equivocaba si pensaba que ese crimen quedaría impune, hoy mas que nunca entendí a mi “ padre”.
-No madre -rugí exasperado -merezco mi venganza, me la debes -rugí señalando a Soleil -¿¡dime quien, quien!?

Mis pardos se hundieron en las esmeraldas de mi madre, sabia que ella no entendía la ley vikinga, pero, yo era un bastardo bárbaro y sin duda estaba mas cerca de las creencias de mi padre que de las de ella.
-¡Le arrebataste a padre su vendetta, no cometas dos veces ese error! -rugí desesperado -¡no me puedes privar de matar a quien ha tocado a Soleil!

Padre salio por la puerta viendo el panorama, sus ojos recorrieron a cada uno de nosotros, casi podía leer en su mirada la desaprobación, pero esta vez no era hacia mi, si no hacia madre.
Soleil lloraba desconsolada entre los brazos de Valeria, fue Höor quien se agachó para alzarla entre sus brazos.
-Escucha Soleil, si no permites que Dritt vengue esta afrenta, no te lo perdonará nunca, merece esa venganza, merece demostrar que es un hombre, y no un pelele al que pueden arrebatarle lo que quieran y él dejará que lo hagan.
Si esperas un futuro con Dritt algún día, dile quien es ese que te ha robado la virginidad, solo así él encontrará paz.

-¿¡Quien!? -rugo gruñendo desesperado mientras lanzaba uno de los muebles al suelo preso de la ira y de la frustración.
Mi madre parecía no estar de acuerdo en que me largara en mi estado a buscar venganza, pero la decisión era mía y no suya.
-Soleil, dime quien y antes del amanecer tendrás tu venganza, tu honor quedará intacto, lo juro Por Odin, aunque se Loqui quien guié mis pasos.



Soleil:
Spoiler:
avatar
Drittsekk
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 97
Puntos : 99
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 06/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bonjour, mon petit guerrier. -Privado

Mensaje por Soleil el Lun Jul 24, 2017 5:59 pm

Un escalofrío me recorrió de la cabeza a los pies cuando Dritt me tomó de los brazos, zarandeándome insistente y preso de rabia, preguntándome quién había sido. No lo sabía, solo conocía su olor corporal y su risa, una que no olvidaría en mi vida. No conocía su rostro, menos su nombre. Mi estado de embriaguez terminó por turbarme la visión y tampoco quise ver quien tomaba lo que no le pertenecía, lo que tanto atesoré para entregarlo a la persona que lo mereciese. Cerré los ojos cansada, solo quería dormir y comenzar a olvidar. Después de esto nada, ni yo misma... sería la misma.

-No sé quién fue... no veía bien. Decidí alejarme del grupo, bebí demasiado y quise volver. Fue cerca de la plaza pero no sé quien ...-giré el rostro, le estaba fallando y lo sabía -No lo sé... pero no fue Sam -aseguré mientras la señora intentaba calmar a su hijo quien no podía estar más furioso por segundos, verme derrotada y vencida, le llevó por el camino de la ira más absoluta -¡No te lo privo! Busca al culpable, hazle pagar pero no ha sido el criado, ha venido con el grupo mucho antes de que Soleil viniese . No se lo merece, ella no y yo misma hundiré el acero en su corazón cuando sepa quién es. Ve y encuentrále, le cortas lo que tiene de hombre para que no vuelva a hacerlo nunca más. Pero cálmate, mantén la calma y medita bien cómo realizar tu venganza, la ira te puede jugar una mala pasada.. no puede ganar dos veces -

jamás oí a la señora hablarle así a su hijo y a su marido, pasó por lo mismo y sabía que siempre se arrepintió de no haberse quedado al lado del señor Cannif, contándole la verdad y sufrir las consecuencias. La voz de Drittsek me martilleaba la cabeza, quería saberlo...estar segura pero no podía recordar quién fue, solo el color del cabello y una cicatriz que a duras penas podía identificar.

-Cabello largo y claro, cicatriz en la mejilla izquierda...una cruz que ocupa casi toda la mejilla y...no recuerdo más, su risa... pero hasta que no la oiga no...Dritt, deja de gritar, por favor... sé que...-enmudecí, verle exasperado y completamente enfurecido, fuera de sí. Con ayuda de la señora me puse en pie y me dirigí hacia él, el señor Cannif tenía razón pero si no recordaba quien era hasta estar completamente segura sería condenar a un inocente -No lo recuerdo con exactitud -no dejaba de sangrar, me había desgarrado, intenté cerrar las piernas para no manchar el suelo...esa era mi preocupación pues mi trabajo ante todo.

Me dolía horrores todo el cuerpo...pero más el corazón. Negué con la cabeza para que la señora me dejase sola, necesitaba tranquilizarme y no pensar. Busqué con la mirada a Dritt, le dije demasiado en silencio. Lo necesitaba más que nunca, alargué la mano para enredarla en su cabello como hacía siempre, mi sonrisa de súplica lo arrastraba hacia mí y al mismo tiempo deseaba que se alejase...

-No soy nadie para decirle esto señor Cannif pero... se parece más a usted que nadie -la señora sonrió, quizás no debí decir nada pero así lo sentí...en cuanto crucé la puerta y oí sus pasos tras de mí volví a temblar, el acto no dejaba de repetirse una y otra vez -Dritt -murmuré apenas en un susurro, tomando su mano y tirar de él para que me acompañase, él era el único que podía calmarme -Le llamaron general, lo celebraron por haberme violado... no sé quién es -cerré los ojos , más para no desfallecer y sin pensar, rodeé su cintura con mis brazos, apoyando mi mejilla en su pecho...el latir de su corazón me calmó -Mi honor quedará intacto... lo sé -me aferré a él sin querer soltarle...solo lo quería conmigo -No quiero manchar el suelo de sangre... deja que me cure.. me dé un baño y... no tienes que venir - pero lo cierto es que deseaba más que nada él me calmase entre sus brazos.




Mon ami, mon amour:


Sol:




avatar
Soleil
Esclavo
Esclavo

Mensajes : 86
Puntos : 88
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 05/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bonjour, mon petit guerrier. -Privado

Mensaje por Drittsekk el Mar Jul 25, 2017 2:57 am

No se en que momento dejé de escuchar las voces de todos los allí presentes, solo se que ataba los cabos, las pistas que Soleil me daba y que se repetían una y otra vez en mi cabeza.
Generales, rubios y con una cicatriz en la mejilla, eso era suficiente para dar con el hijo de puta que le hizo esto.
Creía saber quien era, la descripción concordaba con la Warher “el destructor” un tipo de gran envergadura que comandaba uno de los ejércitos de tierra de padre.
Su reputación precedía su nombre, era una bestia parda, y mis ojos buscaron los de padre con una ladeada sonrisa que lo dijo todo y a su vez nada.

Madre fruncía el ceño por eso que ambos callábamos, ella no estaba familiarizada con los guerreros de padre, así que no tenia idea de a lo que me enfrentaría y algo me decía que padre no iba a decírselo tampoco.
Alcé en brazos a Soleil ahora mas tranquilo, el olor a venganza inundaba mi espíritu.
Caminé con ella entre mis brazos, tenia razón, no era el momento de discutir, si no de reponerse y la ayudaría a ello, una vez se durmiera, buscaría mi objetivo.

De una patada abrí su habitación, caminé hacia le baño dejando que el agua llenara lenta la tina mientras acariciaba en silencio su espalda.
-Tenias que haber venido conmigo, nunca te hubiera pasado esto -le dije sin poder guardarme dentro lo que pensaba -no debí haberte dejado con el inútil del criado.
La paliza que le había dado la merecía de buen grado, puede que él no la hubiera violado, pero sin duda había propiciado la situación para que eso sucediera.

Mis dedos lentos empezaron a desabrochar la camisola que cubría su cuerpo, mis ojos bailaban de sus pardos a su boca, no podía evitar sentir esa atracción que me consumía como una vela y si bien era cierto que ahora no era el momento...mi nariz, rozó la ajena y mi aliento calcino con su falta de aire la boca de la mulata.
Deslicé con mis dedos la camisa por sus hombros que calló sobre el embaldosado, desnuda sobre mi regazo nos contemplamos un instante en le que nuestras frentes acortaron toda distancia posible.
-Tenias que haber venido conmigo -repetí como un autómata con la voz ronca por el deseo.

La ayude a alzarse y así, despacio se introdujo en la tina manchandola de ríos escarlata, mi mano se paseó por su cuerpo despacio hasta sumergirla en busca de la esponja con la que moje estrujándola su piel.
Nuestras miradas seguían ancladas, como un barco que solo el faro puede guiarlo a puerto, mis dedos se deslizaron tibios por su mejilla, sus labios y tiré del inferior arrastrándolo sutilmente con al yema de mi dedo.
-Antes de que caiga la noche tu honor quedará intacto -aseguré- pediré a una de las criadas que te traiga una infusión de hierbas para purgar su simiente.



Soleil:
Spoiler:
avatar
Drittsekk
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 97
Puntos : 99
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 06/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bonjour, mon petit guerrier. -Privado

Mensaje por Soleil el Miér Jul 26, 2017 4:48 am

De todos los guerreros, aquel que lo hizo, tenía un gran prestigio pues le oí llamarle “mi general”. Alguien a quien no le importó otra cosa que marcarme un punto de mi vida para siempre. Iba a ser una gran noche, salí por primera vez con mis compañeros, empezaría de cero y me olvidaría de ciertas cosas que eme estaban consumiendo.

Y aún así, no perdí la calma, seguí siendo yo misma. Parecía como si no hubiese ocurrido nada, así quise que fuese, me viesen pese  a todo bien. Esa noche perdí más que mi virtud, tuve la oportunidad de pasarla a su lado y lo rechacé para no hacerme más daño. Otro se llevó lo que iba a pertenecer a esa persona que me importaha más que nada pero eso...ya no podría ser nunca. Perdí mucho a esa noche aunque ¿cómo iba a perder lo que nunca ha sido mío?

Me dejé llevar entre sus brazos como una muñeca rota, mi nariz se perdió en su cuello en donde descubrí otros olores que no le pertenecían. Escogimos anoche caminos diferentes, le arrojé a los brazos de otra. Me encogí en mí misma cuando comenzó a quitarme el vestido. Habíamos estado desnudos muchas veces ante el otro pero esta vez no era lo mismo. Cerré los ojos cuando nuestras narices se rozaron, dejé un pequeño beso en la comisura de sus labios. Tenerlo cerca siempre me había cortado la respiración. Sonreí por sus palabras, ambos sabíamos que de haber sido así...  a saber qué hubiese ocurrido.

-¿Y si me hubiese ido contigo? -murmuré sin apenas fuerzas, mis ojos se perdían en sus labios, incapaces de mirarle a los ojos. Mi piel se erizó al desnudarme, estaba desnuda ante él, notaba sus ojos bailar por mi piel al igual que sus manos con un tacto que me conmovió, arrancándome un suspiro, un sollozo seguido de su nombre -No quise ir, te hubieses arrepentido...al tener que despedirme al día siguiente y es incómodo, lo dijiste - suspiré de alivió al sentir el agua recorrer mi piel, desechando los restos de aquel maldito hombre, mis dedos se anclaron en sus brazos...dedicándole una caricia silenciosa hasta que cada brazo quedó a un lado de mi cuerpo.

Me quemaba su tacto, no podía dejar de mirarlo y sentirlo ni un segundo. Avergonzada, bajé la mirada...me había pasado lo mismo que a mi madre. Y él... no tenía que arriesgar su vida por mi honor, yo era una criada.

-Me tomaré las hierbas -me giré en la bañera para quedar de lado, apoyando mi mejilla en uno de sus brazos situado al borde de la bañera, la otra mano.. tembló al peinar su cabello despacio, me deleité en acariciar mis dedos su rostro y sonreí presa de la tristeza y la frustración -Cuando me tome la infusión no quedará nada de él y... - terminé con la frente apoyada en el borde, lo que iba a pedirle quizás no era lo correcto, no lo deseaba pero odiaba verme tan derrotada ante él -No quiero que vayas a buscar a nadie, cuando descanse y coma algo estaré mejor.. forma parte de mi trabajo ¿no? Soy una criada, Dritt, no una señorita como tus hermanas. Mi honor da igual y odio que me mires de esa manera, no quiero infundir en ti lastima -porque no podía ser otra cosa, me separé de él, el olor de otra mujer me inundó los sentidos, me hizo daño y no pude disimularlo - ¿Por qué viniste a mi habitación? Debiste quedarte al lado de con quien pasaste la noche. Quiero estar sola... será mejor que te marches -



Mon ami, mon amour:


Sol:




avatar
Soleil
Esclavo
Esclavo

Mensajes : 86
Puntos : 88
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 05/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bonjour, mon petit guerrier. -Privado

Mensaje por Drittsekk el Miér Jul 26, 2017 7:48 am

“-¿Y si me hubiese ido contigo? “ preguntó con la mirada fija en mis pardos.
No era adivino, quizás no hubiera pasado nada como otras tantas noches en los que por un o  por el otro nos habíamos frenado o quizás hubiéramos amanecido desnudos sobre mi lecho, eso solo las oráculos podían predecirlo.
Lo que si sabia es que de haberse ido conmigo a beber a mi habitación, ni el aire hubiera podido hacerle daño.

“-No quise ir, te hubieses arrepentido...al tener que despedirme al día siguiente y es incómodo, lo dijiste “ Negué con la cabeza, utilizaba contra mi mis propias palabras y no era justo.
No era el único hombre que mantenía relaciones sexuales con mujeres, no era un eunuco y hasta la fecha ser un bastardo no me privaba de los placeres carnales que en el norte se disfrutaban.
Era cierto que no traía mujeres a mi habitación, no existía necesidad, porque yo no dormía con las mujeres que me follaba, era sexo, acabado el desahogo cada uno seguía su marcha.
¿Que crimen había en eso cuando sendas partes estábamos de acuerdo en eso?
No prometía una relación, solo un momento de diversión...
-Sabes perfectamente que contigo no seria así...pero no estoy preparado para una relación estable, un compromiso, no todavía Soleil y pedirte que me esperes es una gilipollez.
Tengo que darme un nombre, el de bastardo no es algo que quiera arrastre mi mujer y menos aun mi descendencia ¿lo entiendes?

La esponja seguía recorriendo cada tramó de su piel, mi barbilla en su brazo, nos mirábamos despacio.
“Me tomaré las hierbas  “ asentí contemplando sus pardos. No iba a decir mas al respecto. Madre no lo hizo, no la juzgaba, gracias a eso estaba en este mundo, peor admito que entendía también a padre..quizás si hubieran hablado ,si le hubiera contado la verdad...

“-No quiero que vayas a buscar a nadie, cuando descanse y coma algo estaré mejor.. forma parte de mi trabajo ¿no? Soy una criada, Dritt, no una señorita como tus hermanas. Mi honor da igual y odio que me mires de esa manera, no quiero infundir en ti lastima  “
Eso si que me plagó de ira, creía que estaba claro que iba a hacerlo, creía que entendía mis malditos motivos.
Me alcé de su lado bufando, trataba de aplacar mi ira, pero.. ¿en que demonios pensaban las malditas mujeres parisinas?
-Lo voy a matar -dije con la voz ronca, tan gutural que escapaba de mis entrañas -lo traeré arrastras al patio de armas y ahí voy a desafiarlo para limpiar tu honor frente a todos los demás presentes, lo mataré  -rugí.
No iba a consentir que ese crimen se quedara sin venganza, no estaba dispuesto a dejarlo estar como ella me pedía.

“¿Por qué viniste a mi habitación? Debiste quedarte al lado de con quien pasaste la noche. Quiero estar sola... será mejor que te marches - “
Ya estaba otra vez con lo mismo, joder..que solo era sexo, yo no pasaba la noche con las personas con las que follaba.
-No paso la noche con las mujeres a las que me follo, no hay sentimientos, solo pura diversión, excitación...



Soleil:
Spoiler:
avatar
Drittsekk
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 97
Puntos : 99
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 06/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bonjour, mon petit guerrier. -Privado

Mensaje por Soleil el Miér Jul 26, 2017 10:26 am

Y no tardaron en llegar esas palabras “no estoy preparado para una relación”, no le pedí nada...nunca lo hice. Es más, estaba segura que en cuanto tuviese un nombre y apellido, escogería a su antojo a aquella con la que pasaría el resto de su vida. Y siempre supe que no era yo. Asentí con una breve sonrisa, más que él deseaba que fuese reconocido, dejar de ser un don nadie porque para mí era uno de los mejores guerreros con lo que podía contar el ejército que dirigía el señor Cannif, su padre...tenía y debía serlo, eran tan iguales. Pero ¿quien iba a tener en cuenta lo que pensase una criada?

-No merece menos, una muerte dolorosa y agonizante. No quiero que te pase nada, aunque sé que en cuanto lo mires a los ojos será sentenciado a muerte -encogí mis piernas, el muy hijo de perra me había desgarrado, la señora había llamado a su médico particular para que me curase. -Y no te he pedido nada. Jamás lo he hecho, no en ese sentido. He estado ahí para ti siempre, te he apoyado y he creído en ti pero...nunca te he propuesto más. Y … quiero dejar de hablar de esto, me siento cansada...me siento sucia -

Me levanté como pude de la bañera, apoyándome en el borde. Que él me viese desnuda no era problema, ya me vio muchas veces y aún así, me abracé tapándome hasta que enredé una toalla por mi cuerpo. No dije nada sobre su opinión con las mujeres.

-¿Diversión? Para mí el sexo no es divertido, no lo fue. Fue la peor experiencia de mi vida. ¿Sabes lo que es que te aplasten sin poder mover ni un músculo y entren en ti con fuerza y sin miramientos? Solo para saciar su sed, daba igual mis gritos ahogados en la palma de su mano. ¿Excitación? -me eché a reír, él no me conoció así pero aquello cambió parte de la Soleil a la que estaba acostumbrado -Por mí como si a ese malnacido le cortan la cabeza y cae en su propio plato del postre. Por mucho honor que limpies, voy a ser la esclava que violaron. La “esclava Cannif” como muchos me llaman -

Me odiaba tanto a mí misma. Si hubiese sido una guerrera o una señorita como Valeria o Fiolett... todo sería lo mismo. Me di cuenta, su piel más clara que la mía ¿quién iba a desear un hijo de alguien de color? Salí de la bañera, caminé hasta él y tomé su mano, estaba temblando. El general sería buscado y capturado, era un hecho pero ¿por violar a una esclava? Mi vida no valía nada, fuese de los Cannif o no.

-No manches tu nombre por alguien que no vale nada. Dritt. Eres un Cannif. ¡LO ERES! -grité presa de la rabia, estaba cansada de oír que era un bastardo cuando la señora me aseguró que siempre tuvo esa duda...-Cuando cumplas tu misión, serás reconocido, pediré que así sea y así... podrás tener tu apellido. Deseo que lo tengas, más que nada en el mundo y cuando así sea... seré tu criada. No Soleil, seré una más del servicio. Cuando...des caza a ese hombre, mírale a los ojos y recuerda esto: no dejé de susurrar tu nombre -le solté, necesitaba descansar. Él se iría... aquello acababa de comenzar.

Y aquel hombre, no era cualquier vikingo. Guerrero reconocido. Victorias ganadas a sus espaldas, una presa difícil y ...acababa de lanzarle a los los lobos. Creía en él, solo esperaba que no fuese apresado, herido de gravedad o lo peor... la muerte.

-No puedo dormir... -gimoteé, en la cama, desnuda...dejando caer la toalla a un lado, esperando que la puerta se cerrase -Solo por esta noche...¿te quedarás?



Mon ami, mon amour:


Sol:




avatar
Soleil
Esclavo
Esclavo

Mensajes : 86
Puntos : 88
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 05/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bonjour, mon petit guerrier. -Privado

Mensaje por Drittsekk el Miér Jul 26, 2017 12:43 pm

Soleil parecía agotada, no la culpaba, sus palabras eran la prueba de ese cansancio físico que narraba.
Me pidió que lo matara, pese a que hacia apenas unos minutos había rogado lo contrario.
Las mujeres eran una contradicción eterna, no sabia como podíamos salir cuerdos manteniendo una relación con una de ellas..
Aunque no pude evitar ladear la sonrisa, me gustaba, me gustaba su polaridad, su risa, su forma de molestarme incluso cuando hacia de niñero yendo tras de mi preocupada por si algo me pasaba.

Sabia que no me había pedido nada, era consciente de ello, pero es que yo ahora mismo no podía ofrecer nada...
No tenia apellido, no era un general como Ubbe o un guerrero como Niels cuya pronunciación simple de su nombre hacia temblar a los enemigos.

Llevaba la guerra grabada a fuego en mi piel, no solo por la gran cantidad de cicatrices que surcaban mi cuerpo relatando las gestas de las que había salido victorioso, si no también porque la fiereza era mi bandera, era un bárbaro, uno de los mejores guerreros que padre tenia en sus filas, solo que este parecía no darse cuenta de ello.

Soleil se cubrió para acercarse a mi posición, me aseguraba que algún día poseería una apellido, tierras y que ella seguiría siendo la esclava de los Cannif.
Se equivocaba, madre nunca la trató como una esclava, al igual que a mi jamas me trató como un bastardo, as sin duda eso eramos ambos.
Yo luchaba por un apellido y el día que lo tuviera la reclamaría como mía dándole esa libertad que merecía.
No era la primera esclava que se convertía en señora, ni seria la primera señora convertida en esclava.
Eso era lo bueno del norte, que el campo de batalla podía darte lo que otros te quitan y arrebatártelo todo, mandándote a Hel del mismo modo.

Se acostó en el lecho, tomaba mi mano suplicando que me quedara, pero no podía hacerlo, lo sabia ella, lo sabia yo, de eso eramos conscientes ambos.
-He de ir a buscarlo, he de retarlo a un duelo singular frente a todos los vikingos para limpiar tu honor.
Solo así quedará saldada la deuda, la sangre llama a la sangre, así es la ley del norte al que nos acogemos los vikingos.

Me acerqué depositando un beso en la mejilla con suavidad, una sonrisa al hundir mi cabeza en su cuello por un instante y antes de que pudiera detenerme atravesé el umbral de la puerta rumbo a mi destino.


Con los primeros rayos del laba y tras una noche de busqueda incansable el general del ejercito de tierra “ el destructor” y yo nos presentabamos ante nuestro señor, “mi padre” en el patio de armas.
Muchos los vikingos congregados.
Madre junto a padre contemplaba la escena en la que su hijo se batiría a muerte por el honor de una esclava.
El general clavo en el suelo su rodilla para dirigirse al conde.
-Mi señor, os soy fiel en cada batalla, mi aprecio por usted y su familia se remota hasta generaciones pasadas y si vos deseáis mi vida, tomarla.
No he cometido afrenta alguna, las esclavas son solo eso, la violación con respecto a ellas no es un delito, puede gustaros o no señor y alego en mi defensa la cantidad de alcohol ingerida, peor mi señor, somos bárbaros y esto pasa a diario con las esclavas que sirven en distintas haciendas.
No deseo batirme en duelo con Drittsekk, no por miedo, si no porque de hacerlo le arrebataré a vuestra mujer un hijo.

Mi padre guardó silencio clavando sus pardos ahora en los míos.
-Dritt ¿que tienes que responder a eso?
Ladeé la sonrisa emitiendo un rugido mientras mi bastarda salia mortal de la vaina silbando al viento.
Dispuesta a morder fue lanzada de forma salvaje contra el general que vista mi barbarie tomo escudo y espada para defenderse en este combate.
La parlamentacion había terminado, yo le había puesto final sin emitir palabra alguna.



Soleil:
Spoiler:
avatar
Drittsekk
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 97
Puntos : 99
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 06/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bonjour, mon petit guerrier. -Privado

Mensaje por Soleil el Jue Jul 27, 2017 2:32 am

Los señores Cannif, nunca me trataron como una esclava. Era su criada pero ni me maltrataron físicamente y mucho menos se aprovecharon de mí en otro sentido. Fui educada por Valeria Cannif, junto a sus hijas, al ser mayores me enseñaron mucho. Lilie, más bien Valeska, por el gran parecido a su madre...me enseñó a ser elegante, ser yo misma mientras Fiolett, ser fuerte y valiente... no en la lucha sí en la vida. Ambas me enseñaron no tener miedo a nada ni a nadie y esta vez, iba a hacerlo. Demostrar que después de lo ocurrido, sería más fuerte que nunca e inquebrantable... ahora me encontraba rota, hecha pedazos pero los recogería y recompondría.

Cuando la puerta se cerró , mis ojos lo hicieron a la par. Iba a enfrentarse por mi honor, con uno de los mejores guerreros que estaban al servicio de los Cannif. Mi honor no valía nada para ellos, él luchaba a capa y espada por mí cuando para ese hombre solo fui un objeto al que usar. Y pensando en todo y en nada me quedé dormida tras tomarme la infusión de hierbas y me curasen. La señorita Valeska se encargó de ello en vez del médico, insistió en que fuese la magia quien me reparase. Gracias a ella me sentí mucho mejor y acompañada, cuando abrí los ojos seguía allí, me mostró una breve sonrisa.

-¿Qué es ese jaleo? -ella, se asomó por la ventana...el duelo cara a cara acababa de comenzar, el patio de armas estaba repleto y muchos guerreros se encontraban como espectadores, entre ellos...el señor Cannif. -Dritt..no -murmuré porque temí le pasara algo , la señorita me peinaba sin dejar de mirar la escena...oyendo unas palabras por parte de aquel hombre que a ninguna de las dos nos agradó en absoluto -Merece morir. Lo matará, vencerá y lo sabes. Tiene que limpiar tu honor, Soleil ¿o quieres que tu reputación sea una muy diferente? Para esos bárbaros las esclavas son solo objeto de tomar si lo desean y tú y yo sabemos para nosotros lo que sois, lo que representas...eres una más y para él... -señaló con la cabeza a Dritt, no la entendí pero por su sonrisa... -No. Sigue enamorado de la señorita esa -fruncí ligeramente el ceño, Lilie se echó a reír y me sonrojé... dije demasiado.

Ambos aceros se encontraron en un duelo a muerte. En esa batalla solo uno saldría vivo, recé mentalmente a todos los dioses para que la rabia y la ira no le jugasen una mala pasada . Lilie se encontraba especialmente tranquila, lo que me dio a pensar que como yo... pensaba que su hermano era mucho más fuerte de lo que imaginaban, lo tenían tan subestimado. Veía al general mirarle fijamente, apretando los dientes, deteniendo cada golpe y luchar por su vida , cualquier segundo podía ser el último.

Hubo un momento de silencio cuando en un movimiento rápido vi la espada del hombre desaparecer pero Dritt volvió a esquivarla, luchando con uñas y dientes, golpes que de acertar serían mortales. Esperaba que de una estacada , hundiese el acero en el corazón de aquel malnacido pues el sonido de su cuerpo caer sería mi remanso de paz.

-Creo en él. Sé que.. -contuve la respiración, Lilie me abrazó contra sí para que hundiese mi rostro en su pecho... estaba muy igualado y yo...tenía miedo.



Mon ami, mon amour:


Sol:




avatar
Soleil
Esclavo
Esclavo

Mensajes : 86
Puntos : 88
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 05/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bonjour, mon petit guerrier. -Privado

Mensaje por Drittsekk el Jue Jul 27, 2017 3:57 am

La espada giraba entre los dedos de su mano derecha antes de golpear el escudo con presteza para animar a las masas a que lo hicieran.
Ambos dábamos vueltas en circulo como dos depredadores que se estudian.
Pronto el patio de armas se trasformo en un circo romano, el rudo de los aceros contra los escudos resultaba tan atronador como el mismo trueno de Thor, ese al que hoy encomendaba mi lama.
Gruñí rabioso embistiendo al general, mi mandoble buscaba su costado empujado por mis dos manos mientras este interponía en el ataque el escudo parando mi arma no sin esfuerzo.

Aprovechando mi ataque y que mi flanco había quedado descubierto, lanzó su espada silbando voraz de carne que sajar. Raudo giré sobre mi mismo interponiendo de nuevo mi mandoble evitando la mordida.
Cada ataque se convertía en un rugido, ninguno de los dos parecía dispuesto a ceder un ápice, nuestros cuerpos se buscaban en un duelo de aceros que desafiaba a nuestros dioses y abría las puertas del Valhalla para uno de sus hombres.

Pronto la sangre de uno y otro bañó las tierras norteñas, perlados en sudor continuamos con una gesta en la que solo iba a salir vivo uno de los dos.
Bailamos durante horas en el patio de armas, bajo la atenta mirada de mi padre que no dijo ni una palabra y que calló a mi madre en mas de una ocasión.

Alcé la espada con desprecio nuevamente, la punta acariciaba el suelo, los dos estábamos cansado, nuestra errática respiración dejaba entrever que el combate estaba igualado, mas no sentenciado.
Grité sacando la voz mas ronca de mis entrañas y con un devastador ataque volví a atacar sin pausa, esta vez aun interponiendo en medio su escudo lo partí en dos, mi sonrisa se ladeo sabiendo que su defensa mayor había caído y con un giro de cuerpo arranque su cabeza de los hombros.
El cuerpo cayó a mis pies, inerte, bañando mis botas de ríos escarlata, la cabeza rodó hasta los pies de madre.
-El honor de Soleil queda intacto Drittsekk se ha encargado de vengarlo -dijo padre con solemnidad.

Jadeando me apoyé ligeramente en la espada, mi nombre era coreado al unisono entre los presentes, la sangre resbalaba por mi cuerpo.
Alcé la mirada hacia le ventanal por el que de seguro Solelil me miraba, ladeé la sonrisa agachando en forma de saludo ligeramente la cabeza.
Ya estaba hecho y con eso tenia que ser bastante.

Madre corrió hacia mi, acariciaba mi rostro mientras el resto de guerreros volvían a sus quehaceres diarios.
-Estoy bien madre, ya no soy un niño -aseguré apartando sus manos para dedicarle una sonrisa – Creo que padre preferiría tener a su general vivo que a mi -apunté la ver como se largaba de allí sin decirme una palabra.

Erlend me miraba por la ventana, siempre estaba pendiente de mi, tenia que reconocerle que gran parte de esta victoria se la debía a él y a los entrenamientos que me daba.
Abrí los brazos cuando Soleil que corría hacia mi posición chocando con mi cuerpo.
-Ahora si puedo dormir un rato -apunté dejando un mordisco en su cuello con cierto deje de diversión.



Soleil:
Spoiler:
avatar
Drittsekk
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 97
Puntos : 99
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 06/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bonjour, mon petit guerrier. -Privado

Mensaje por Soleil el Vie Jul 28, 2017 2:44 am

La batalla de los dos guerreros no parecía tener fin. Mi respiración se entrecortaba con cada golpe de acero. Pasaron horas en que mi alma en vilo fue reconfortada por Valeska quien no se separó de mi lado en ningún instante. En completo silencio, me acariciaba el pelo para calmarme, susurrándome que todo estaría bien pero ¿como no estar pendiente? Dritt...podría morir y lo que era peor, por mi culpa...por mi honor, cuando no me importaba que quedase manchado si eso conllevaba salvar la vida del que fue mi compañero de juegos en la infancia, mi confidente.

Pero más que él deseaba que ese bárbaro muriese, sufriese y se arrepintiese de tal barbarie. Si Dritt vencía, él cenaría en el Valhalla hoy mismo, prefería que fuese al mismo infierno donde lo condenasen. Notaba la tensión de la señora, sufría al ver a su hijo darlo todo en el campo de batalla y aunque estuvo de acuerdo en lo de limpiar mi honor...aún no se acostumbraba a esos duelos a muerte. El señor Cannif no apartó la mirada ni un segundo, miré a Valeska con una breve sonrisa pues ambas sabíamos que estaba orgulloso de aquel digno combate.

Un golpe seco, un grito ahogado en cada norteño que presenciaba la escena. Las manos niveas de la señora tapándose la boca, ante sus pies...la cabeza de aquel indeseable que tanto mal había hecho. Horrorizada pero aliviada, Valeria se acercó apresuradamente a su hijo, sonriéndole orgullosa. Daba igual que por parte de Hoór no recibiese reconocimiento, él solo acababa de demostrar que era un gran guerrero. La mujer, se dio cuenta de algo insólito que guardó en silencio. Así , tal como sonrió y totalmente empapado en sangre, le recordó a su marido siempre que venía de alguna gesta. Para ella, siempre fue un Cannif ¿cuándo llegaría el día en que fuese reconocido como tal? Podía haber algún modo...

-Tu padre está orgulloso. De no haber luchado sí que lo habría pensado...y ahora ve, Soleil está preocupada -Valeria se perdió por uno de los pasillos. La señorita Valeska se echó a reír al verme sonrojada hasta la misma raíz de mi cabello al ver la reverencia que me dedicó su hermano -Es innegable lo que sientes, corre a su lado antes de que cualquier vikinga aprovechada te lo arrebate y deja de preocuparte por el vestido. Hay cosas más importantes. Ve

Mordí mi labio inferior, acelerando el paso hasta el patio. Ya se habían marchado todos, el impulso y la alegría de verle vivo, no pude evitar correr hasta él y abrazarlo con fuerza, en completo silencio. No me importó mancharme de sangre, mis dedos se enredaron en su pelo , reí por su mordsisco, revolviéndole el pelo como venganza. Mi frente se apoyó en la ajena, con los ojos cerrados...mi respiración acelerada por la carrera, los sentimientos y sensaciones más intensos que nunca. Pero callé, lo que hablamos la última vez cambiaba ese momento.

-Hueles a cerdo en plena matanza. Ven, necesitas que te cure y un buen baño. Creo que hay una comida...es en tu honor pero ya sabes que tu padre no lo afirmaría nunca. Y... debo admitir que cuando ha caído su asquerosa cabeza en el empedrado...he sentido...me he alegrado ¿soy mala persona? -bajé la mirada, paseando antes mis ojos por su rostro... me encantaba mirarle desde tan cerca, solo esperaba que no se diese cuenta de la realidad -Ven, te ayudaré con las heridas y el baño -sonreí como siempre, tirando de él y dejase su espada a buen recaudo, no le haría falta por hoy, necesitaba agradecérselo y empezar por ese baño...era lo máximo que podía ofrecerle -No sé como ...darte las gracias, aunque creo que no hace falta. Eres un completo desastre . ¿Iras a celebrarlo con el trio? -rei divertida... esperaba tal cosa pues eran inseparables, yo de momento me conformaba con el baño.



Mon ami, mon amour:


Sol:




avatar
Soleil
Esclavo
Esclavo

Mensajes : 86
Puntos : 88
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 05/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bonjour, mon petit guerrier. -Privado

Mensaje por Drittsekk el Vie Jul 28, 2017 5:31 am

Revolvió mi pelo como venganza por mi mordisco, sonreí contra su piel cerrando los ojos, olía a flores silvestres, así que hundí mi cabeza entre su pelo mordiendo ligeramente su cuello y besándolo suavemente.
“-Hueles a cerdo en plena matanza. Ven, necesitas que te cure y un buen baño. Creo que hay una comida...es en tu honor pero ya sabes que tu padre no lo afirmaría nunca. Y... debo admitir que cuando ha caído su asquerosa cabeza en el empedrado...he sentido...me he alegrado ¿soy mala persona? “

Enarque una ceja alzado la cabeza para mirarla, mi fingido enfado por decir que olía a cerdo y que necesitaba un baño se evaporo convirtiéndose en una risa mientras nuestra nariz se rozaba.
Su frente contra la mía, nuestros alientos agitados calcinaban nuestras bocas entreabiertas mientras nos trasformábamos en cíclopes mirándonos.

Me relamí los labios sonriendo con picardia, no lo pensé, mis manso en sus nalgas y la alcé hasta que sus piernas se enroscaron en mi cintura.
-¿Entonces me vas a hacer una comida en mi honor? -pregunté con una sonrisa de medio lado.
Soleil golpeo mi pecho encontrándose con un siseo de dolor que le hizo poner cara de preocupación.
-No me ha dolido -le susurré confesando mi engaño entre risas mientras ella se cabreaba y me ordenaba que la bajara.
-No -repliqué caminando con ella a horcajadas hacia mi habitación -has dicho que me ibas a cuidar, a bañar y voy a cobrarme mi premio -apunté relamiendome los labios de nuevo con los ojos clavados en los ajenos.

Mientras atravesábamos el pasillo casi alcanzando el portón de mi cuarto me preguntó si esa noche iría a celebrarlo con Brökk y Orn.
-No lo se ¿tenes para mi un plan mejor? -pregunté guiñándole un ojo -cuando caiga el sol voy con Erlend al bosque a entrenar un par de horas, a la vuelta supongo que saldré un rato con los muchachos...

Abrí el portón con el pie cruzando el umbral de mi cuarto con Soleil pegada a mi cuerpo. Su pelo hacia de cortina entre nuestros rostros, un instante de silencio en el que solo se escuchaba nuestra agitada respiración mientras nos mirábamos fijamente.
Ataje la distancia que me separaba de su boca presionando sus labios con los míos lentamente, los entreabrí dejando que mi aliento la calcinara y pronto mi lengua se coronó dueña del tiempo y del espacio atravesando el laberinto de sus labios para encarcelar la ajena.
Jadeé atrayendola de la nuca, un beso que se tornaba húmedo, apasionado, necesitado.
Gruñí empujando mis caderas contra el centro de su feminidad, martillo contra yunque le mostraba a Soleil lo forjado que estaba para la guerra en ese instante.




Soleil:
Spoiler:
avatar
Drittsekk
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 97
Puntos : 99
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 06/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bonjour, mon petit guerrier. -Privado

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.