Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA THE BOND OF THE BLOOD - PARTICIPAN DRAKE ENDE Y JOSSETTE LOUVRE. LA LLAVE - PARTICIPAN POSEIDÓN Y CRYSANTHE KASTAROS. EL CAOS VISTE DE GUERRA - PARTICIPAN ORN, DRITTSEKK, BRÖKK TOLLAK, SOLEIL, KATTRINA. NOCHE DE HALLOWEEN - PARTICIPAN VLADIMIR ROMANOVS y MAGGIE CRAIG.




Espacios libres: 20/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 30/07/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


Bonjour, mon petit guerrier. -Privado

Página 3 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Bonjour, mon petit guerrier. -Privado

Mensaje por Soleil el Vie Jul 07, 2017 6:18 pm

Recuerdo del primer mensaje :

Solo tú tienes la llave para abrir el cajón de tu propia felicidad.





El sol me había sorprendido sacando los bollos del horno de piedra, los favoritos de la familia. Siempre, los remataba con mi toque especial: una mezcla de azúcar y canela que le daban un toque delicioso. El café acababa de hacerse cuando una el tintineo de una de las campanitas de la cocina me avisó de que sirviera el desayuno un día más. Antes de colocar el desayuno en las bandejas de plata, tan resplandecientes como espejos, me miré en una de ellas pues mi apariencia era muy importante.

Aparté de mi rostro un par de mechones y coloqué lo de todos los días, a cada bandeja lo que degustaba la familia , ninguna bandeja era igual pero en todas…mis famosos panes. Podía oír a medida que me encaminaba hacia el salón por el pasillo… las voces de los hijos de los Cannif, como siempre, se encontraban entrenando a capa y espada en el patio de armas. Todos entre sí, menos uno…uno de ellos jamás participaba en esas batallas familiares que como vencedoras eran las chicas, Synnove y Fiolett.

Repartí todas las bandejas, menos una, a él me tenían dicho que le sirviera el último. Hasta en ese detalle, él no tenía privilegio alguno pero eso no quitaba que fuese con él un poco más generosa. Siempre echaba más comida en su plato y más bebida. Sonreí antes de llamar a la puerta, esperé que me dieran paso y entré como cada día. En la bandeja no solo estaba lo dispuesto para comer, una flor fresca, una rosa tan blanca como la nieve que aún conservaba las gotas del rocío de la mañana.

-Señor, su desayuno -dejé caer los terrones de azúcar en el café, abrí el panecillo y unté mantequilla en él, un toque de mermelada en el centro  y la flor, a un lado de la bandeja -Ya puede usar el patio de armas, ya lo dejaron libre -recogí la ropa para ser lavada, mientras tarareaba por lo bajo, era inevitable estar de buen humor cuando me encontraba allí con ellos… en esa habitación sabía estaba a salvo -¿Puedo serviros en algo más? -al no oír respuesta, desvié mi oscura mirada hacia la cama, estaba allí pero no respondía, apenas se había movido desde que entré… no, no se movió ni un ápice.

Solté la ropa, dejándola caer en el suelo y en un par de zancadas me acerqué al borde de la cama, destapándolo. Le tomé de los hombros, zarandeándolo un tanto, ese hombre podía conmigo… no era la primera vez me asustaba de esa manera, dormía como un auténtico tronco -Señor… -y él…siempre me hacía olvidar el protocolo, al menos en esos momentos de pánico. Tomé la jarra de la mesita, la dispuesta para asearse a la mañana. Llené el vaso y se lo eché en la cara, esperando así que despertase. Me eché a reír por su reacción, inclinándome lo suficiente para que solo él me oyese, nuestra confianza era más cercana que con los otros miembros de la casa -Dritt, deberías levantarte. Ya me gustaría dormir durante toda la mañana pero hay cosas qué hacer. Siento lo del agua pero me asustaste…ah y… -sonriendo, me acerqué a él un tanto más para susurrarle como si fuese un secreto -Para ti, dos panecillos, los más grandes. Y la primera rosa de la primavera ¡hace un día espléndido! -me sonrojé ligeramente, mirándole a los ojos por un segundo, apartando la mirada…pues me estaba prohibido hacer tal cosa.

Éramos amigos, nos criamos juntos y se me olvidaba… con él no era lo mismo ni yo me comportaba como debía.

-Vas a tener que venir conmigo al mercado. Niels siempre desaparece cuando lo necesito… pero si no puedes, se lo diré al señor Cannif o… me gustaría que fueses tú, así que levántate -aparté la sabana, dormía desnudo… no me sorprendió tal cosa pero inevitablemente…me sonrojé.
avatar
Soleil
Esclavo
Esclavo

Mensajes : 70
Puntos : 72
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 05/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: Bonjour, mon petit guerrier. -Privado

Mensaje por Soleil el Vie Jul 28, 2017 1:12 pm

Conocía mis puntos débiles, uno de ellos, su bienestar. Me sonrojé ligeramente, admitir que haría el mejor asado de todos los tiempos...sería otorgarle méritos y se jactase de ello. Esa noche era diferente, limpió mi honor batiéndose a un duelo a muerte. No me importaba si el señor Cannif no dijo nada al respecto, quien estaba orgullosa de él éramos todas nosotras, sus hermanas, madre y...yo.

Parpadeé por ese “no me ha dolido” que me hizo reír, a la vez.. intentaba hacerle cosquillas sin mucho resultado. Seguíamos riendo, mirándonos a los ojos y ...mis mejillas aún más sonrojadas. Ya no era lo mismo cuando lo tenía tan cerca, lo que seguía siendo para él un juego de niños para mí era una tortura constante porque sabía que él no me veía de ningún modo. A quién pretendía engañar, desde luego que a mí misma...ya me había resignado.

Sus brazos me envolvieron, abrazándome contra él y sentirme tan especial que sin poder controlarlo, el revuelo de mariposas en la boca de mi estómago me dejó sin respiración durante unos segundos, solo podía mirarle. Observarle en silencio, el sol se iba poniendo en el horizonte y la imagen que me daba de Dritt me dejó sin palabras, entreabrí los labios y sonreí. Sus largas pestañas, perderme en sus ojos oscuros, delinear cada parte de su rostro mientras mi dedo índice acaricia la barba de unos días.

-No es para menos, celébralo, ¿quién mejor que con tus amigos?pero tened cuidado que los tres sois un peligro constante -reí contra sus labios, bajando un instante la mirada, me cautivaba tan solo con que me mirase. Ya era tarde, sabia lo que me había ocurrido pero sería solo mi secreto aunque la señorita Valeska lo insinuase. No debía cruzar la línea pero él no me lo ponía fácil. Me moría por tan solo un beso, aunque no significase nada. Mis ojos se cerraron y sonreí dejándome llevar.

Temblé, después de lo sucedido todo era diferente. Era él pero el recuerdo de la noche en la que perdí mi virtud...cambió todo por completo. Me gustaba la forma en la que me besaba, buscándome para fundirnos en uno solo ...pero no pude. Separé nuestras bocas, aún con la respiración entrecortada...no podía hacerlo, cerraba los ojos y veía el rostro de aquel malnacido. Y supe que aquel arranque de pasión no era por mí si no por el momento, sonreí tomando su rostro entre sus manos...esperando me dejase en el suelo. Acaricié su nariz con la suya, mostrándole la más tierna de mis sonrisas.

-Lo siento, creo que... no soy... -dejé de tocarlo, dejando caer mis manos y enredar mis dedos en mi cabello, peinándolo sin hacer falta, ahora mi deber era prepararle el baño y así hice. Llené la bañera con los cubos de agua caliente que anteriormente había calentado para él y... tomé el jabón para sumergirlo, creando espuma al frotarlo con mis manos. No era un jabón cualquiera, él sabía que era cosa mía -Haré asado y esos panecillos que tanto te gustan... espero que la cena sea de tu agrado y después con esos dos...estoy segura que celebrarás la victoria como se merece. -sonreí, observándole de rodillas al borde de la tina, era cosa mía...al menos esta vez.

Me levanté, ofreciéndole mi mano y cuando la tomó, tiré de él. Nuestros cuerpos volvieron a chocar y reí por ello, reí de puro nerviosismo. Mis pequeñas manos, comenzaron a desabrochar cada botón y broche, primero la parte de arriba.... a medida que la piel quedaba al descubierto, mis yemas delinearon cada músculo de su torso, con infinito cuidado... señalando las heridas que debía curar después, primero se tendría que desinfectar con jabón.

-No es grave. No morirás -bromeé sacándole la lengua, mientras mis manos.. bordearon su cintura dejando caer su pantalón...ahora que estaba desnudo ante mí...el calor del agua, junto con las sensaciones del momento... mis mejillas iban a estallar -Metete en la cama...digo, quiero decir...maldición, ¡en la tina! Y deja de reírte de mí



Mon ami, mon amour:

Sol:




avatar
Soleil
Esclavo
Esclavo

Mensajes : 70
Puntos : 72
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 05/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bonjour, mon petit guerrier. -Privado

Mensaje por Drittsekk el Vie Jul 28, 2017 4:02 pm

Temblaba entre mis brazos tal y como ese beso se intensificaba, mi lengua ávida de una gesta que no acabara buscaba ser acariciada por la ajena en un duelo de espadas sin tregua.
Soleil, mas sensata que el guerrero, fue la que puso la cordura a este encuentro, a fin de cuentas ¿que podía ofrecerle si solo era un maldito bastardo?
Ladeé la sonrisa deslizándola por mi cuerpo con cuidado, aun estaba dañada, no quería que ningún dolor la atenazara.

Tiré de su cintura con una sonrisa, entendía sus palabras y con un beso en su mejilla aseguré que no pasaba nada. No era necesario ser correspondido, a fin de cuentas no había luchado para ser después saciado en la cama, lo había hecho por honor, ese que el hijo de puta del general le había arrebatado.

Me llevó hasta la tina entre risas, revolvía mi pelo rebelde sin dejar de mirarme, como si fuera todavía ese niño con el que jugaba en su infancia.
Empezó la ardua tarea de quitarme la ropa, sus dedos se deslizaban por cada herida, cada surco de piel que cicatrizado contaba gestas del pasado.
La contemplé en silencio, sin duda algún día haría esto mismo con su marido, con la diferencia que después lo saciaría en el lecho y le daría un linaje del que sentirse orgulloso.

Me introduje en la tina, sus manos se llenaron de jabón, el agua de espuma y lentamente fue limpiando cada una de mis heridas.
-Mas abajo -bromeé divertido ante su cara de enfado y esa negativa que me decía en silencio un “eres incorregible”
Cerré un momento los ojos dejándome hacer, estaba cansado, el cuerpo me dolía y escuchar su voz me clamaba aunque me hablaba de la comida que pensaba hacer en mi honor y con lo que saciaría sin duda mi hambre y mi sed.

Soleil parecía tímida ante mi desnudez, hablaba de la cama, o la tina o sendas cosas, la verdad es que por mas que me esforzaba en mantener los ojos abiertos me pesaban.
Aun me quedaba un duro entrenamiento por delante con Erlend y algo me decía que no pensaba perdonármelo por mucho que hubiera luchado en el patio de armas a muerte.

No se en que momento dejé de escucharla, su voz, solo se que caí preso de un profundo sueño, solo sentía los dedos de Soleil repasar mis heridas y su risa lejana retumbar en mis oídos.
Abrí de golpe los ojos sobresaltado buscando la espada que de normal guardaba a mis espaldas, pero pronto me di cuenta de que estábamos solos.
Era su mano dándome punzadas para coser alguna herida mas profunda.
Me fijé en el agua y en sus ríos escarlata, después en los ojos pardos de Soleil y ladeé la sonrisa contemplándola.
-¿Te estas vengado de mi? -pregunté sin borrar la sonrisa.



Soleil:
Spoiler:
avatar
Drittsekk
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 73
Puntos : 74
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 06/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bonjour, mon petit guerrier. -Privado

Mensaje por Soleil el Vie Jul 28, 2017 5:11 pm

No sé en qué momento ocurrió pero entre risas, dejé de oír la suya. Con una sonrisa, le observé en silencio, sin dejar de enjabonarle. Dejé de hacerlo y con un vaso grande, tomé agua de uno de los cubos de metal que aun conservaba agua caliente y limpia. Lentamente, lo dejé caer sobre su rostro, para aclararle, peinar su cabello con los dedos y deslizarlos por cada rincón de cara, le había conseguido relajar.

-¿Dritt? -susurré bajito, asegurándome de que dormía y al ser así, sonreí de forma leve..triste -Dritt , como me hayas engañado y estés despierto...no te hablaré en lo que queda de vida y será corta porque te ahogaré en la bañera yo misma y... -pero entreabrió los labios asegurándome que había caído, se encontraba tan profundamente dormido que no pude evitarlo...gateé hasta él y apoyé mi frente en su hombro, dejando un tierno beso. Iba a contarle algo que quizás él supiese pero lo dudaba, éramos unos niños.

-Cuando por primera vez llegué aquí, apenas sabía el idioma...era muy pequeña. Siempre al lado de tus hermanas, aprendí tannto de ellas que...bueno a lo que voy -jugueteé en el agua , introduciendo las manos y dejar que mis dedos se deslizasen por sus hombros, un suave masaje para relajarlo y no se enterase de mi confesión, una que deseaba con toda mi alma tanto guardarla...como confesarle ¿qué tenia que perder? ¿qué esperaba?-Pedí al revoltoso de Niels que me enseñase unas palabras en noruego , dos. Se reía de mí pero al final, cuando por fin pude decirlas bien... llegó una niña ante ti y la vi...contigo. Fue el día en que decidí decirte... que...”te quiero”, siempre te he querido -suspiré aliviada pero él no me había oído.

Me dediqué a coser las heridas después de mi absurda confesión , era la única forma en la que podía decirle lo que pensaba y sentí.. me sobresalté cuando se despertó, acababa de coserle la última y me dio tiempo de ir a por ropa limpia, iba a salir con esos desastres. Sonreí como siempre, negando con la cabeza.

-Puede que me esté vengando de ti, quién sabe si te he cortado eso que es tan útil para darte placer, a las gallinas les ha encantado comérselo -reí, señalando su ropa con un gesto de cabeza. Por primera vez, me quedé sin saber que decir. Y por primera vez, quise ser otra persona...cualquier mujer que pudiese pasar con él una noche y no una criada. No podía darle eso, no quería que me viese como una más y estaba seguro que él pensaba lo mismo -Estás como nuevo, bueno...menos esa herida tan fea con moco mugriento -bromeé, buscando su mirada dedicarle una de mis sonrisas -Gracias -me acerqué, titubeé y sin pensar... besé su mejilla, un beso sentido que nos supo a poco.



Mon ami, mon amour:

Sol:




avatar
Soleil
Esclavo
Esclavo

Mensajes : 70
Puntos : 72
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 05/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bonjour, mon petit guerrier. -Privado

Mensaje por Drittsekk el Sáb Jul 29, 2017 2:37 am

Enarqué una ceja cuando me dijo que me había dejado nuevo, pero que quizás había cortado una parte de mi cuerpo que usaba mas a menudo de lo que a ella le gustaría y mas poco de lo que yo quería.
Ladeé la sonrisa contemplándola, eramos dos idiotas, podíamos tener la felicidad frente a nuestros ojos y seriamos incapaces de cogerla.
Yo porque no quería un bastardo para ella, ella porque no quería una criada para mi.
Negué sumergiendo la cabeza al completo para despejarme mientras la sacudía entre las cálidas aguas.

Ala emerger estaba ella, con esa cara que siempre ponía de diversión, besó mi mejilla esa parecía ser su única concesión del día.
Me encogí de hombros alargando la mano para coger la ropa que lancé contra la silla y entre risas traviesas tiré de su mano hasta que calló sobre mi en la tina.
-Esa te la debía por despertarme con el miedo de quedarme eunuco -bromé levantándome para salir corriendo sin que pudiera atraparme.

La miré por encima del hombro, mojada estaba preciosa, siempre lo estaba. Cogí la toalla secándome el agua que me resbalaba por la piel.
Tomé la camisola cubriendo mi torso, solo una herida supuraba pero aguantaría el entrenamiento con Erlend.
Me calcé los pantalones, las botas mientras me reía echándole un vistazo.
Ella bufaba y gruñía, era divertido verla así alisándose los pliegues del vestido alegando que ahora tendría que cambiarse mientras me llamaba maldito vikingo entre dientes.

Me acerqué ella con mi picara sonrisa pintada en los labios, sobre su mejilla le devolví ese beso que a todos los efectos parecía condenarnos a la vida de los eternos amigos.
-Ya sabes una cena con los panecillos que me gusta -apunté guiñándole un ojo.
Me acerqué a la esquina del habitáculo, tome el mandoble y lo aferré con los correajes a mi espalda.
Erlend de seguro me esperaba como de costumbre en el patio de armas pues el ocaso ya había hecho acto de presencia.

Atravesé le umbral de la puerta rumbo al portón cuando escuché a Padre discutiendo con Erlend en el gran salón, madre también estaba allí y el silencio se hizo cuando pasé por la puerta deteniéndome a mirar a los tres.
La cara de padre y Erlend eran tensas, como si la discursion hubiera ido a mayores. Erlend salio de allí pasando por mi lado para decirme que me esperaba fuera, que no tardara.
Asentí sin mas clavando mis pardos en los de mi padre que guardó silencio sepulcral y en las esmeraldas de madre que no me resultó fácil de interpretar.
Yo había sido el motivo de esa discursión entre los tres, lo que desconocía era el por que.

Entrene con Erlend como de costumbre, lucha de aceros que silbaban buscando la técnica, el arrojo y la mordida perfecta y regresé lleno de barro, cansado de nuevo a casa.
Esperaba que Soleil hubiera preparado esa cena que me había prometido, estaba hambriento.



Soleil:
Spoiler:
avatar
Drittsekk
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 73
Puntos : 74
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 06/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bonjour, mon petit guerrier. -Privado

Mensaje por Soleil el Sáb Jul 29, 2017 10:41 am

Ese maldito hombre hacía conmigo lo que quería, al final como predije...yo también probaría la tina. Me enfadé a medias pues no dejaba de reírme por el gesto que puso al verme completamente empapada. Mi risa se detuvo en cuanto la puerta se cerró. Aún quemaban los besos profesados esa tarde, deslicé desde mi mejilla a mis labios, la yema de mis dedos. Me supo a tan poco, estaba sedienta de su boca y hambrienta de sus besos, pero como la otra vez... fue por pura adrenalina, no porque lo desease de verdad.

Desde la ventana, pude ver al señor Erlend Cannif esperarle. Me agradaba ese hombre, era rudo y su carácter frío como el hielo pero estimaba a Drittsek, estaba segura que lo consideraba un Cannif, además de como un hijo mas al que enseñarle todo lo que sabía y esa tarde, lo había demostrado. Estuve toda la tarde cocinando, el asado en su punto, lo regué con salsa por última vez ya en la bandeja y lo dispuse en medio de la mesa en donde aquella familia a la que tanto adoraba, pronto lo devorarían.

Saqué las copas de cristal rojo como la sangre y el borde dorado, eran mis favoritas. La señora al ver la mesa, sonrió satisfecha. Estaba impoluta pero...eso quedaría en nada cuando aquellos devoradores arrasaran con todo. La señora, se acercó a mí en silencio, tomó mi barbilla con dos de sus dedos y me preguntó con la mirada si estaba bien. Solo asentí, mis ojos se desviaron hacia la puerta en cuanto Drittsekk entró. Valeria sonrió por lo que apreció en mis ojos , brillaron de pura fascinación, era incapaz de mirar a otro que no fuese él . Los demás tomaron su asiento de siempre, las hermanas Cannif me llamaron entre risas...las conocía, algo estaban enredando.

-Sol, he pensado hacer esta noche una reunión de chicas, vendrás con nosotras. Fiolett se encarga de quitarte a los moscones de un espadazo ¿que dices? Y yo...si no te sientes segura, le lanzaré un hechizo para convertirlos en cucarachas ¿por quién quieres que empiece? -reí divertida por la ocurrencia de la señorita Valeska, Fiolett bebía vino con una gran sonrisa...hacía muchísimo tiempo no hacíamos las tres nada juntas -Iremos a la taberna, tenemos algo que celebrar. Mañana es tu cumpleaños ¿no? Después del de... ese mocoso -aún le llamaban mocoso, me gustaba verles así, porque era querido por ellas... Niels y los demás seguían a lo suyo. Solo asentí con una sonrisa, buscando a Drittsekk con la mirada, esperaba disfrutase del festín.

-¡Brindo por Drittsekk! Que su ejemplo deje claro a esos malnacidos que un no es un no. Alzad la copa, miserables -Fiolett fulminó con la mirada a su padre , se lo merecía pero tampoco esperaba que lo reconociese.

En cuanto acabé mis quehaceres, me dispuse a darme un baño. Las señoritas me dijeron sobre las ocho, no tenia muchas ganas de salir pero o lo hacía o me llevaban a rastras. Y así fue , me esperaban para ser ellas quien me bañasen , me enredasen hasta adornar mi cabello con una bonita trenza con flores, a la señorita Valeska le encantaban ese tipo de cosas y Fiolett, me regaló un atuendo según ella...”de auténtica vikinga”

las tres, nos sentamos en una de las mesas, Fiolett casi tira la tarta por la fuerza con la que la dejó en la mesa y Valeska detuvo el impacto.No pude evitarlo, recorrí el lugar...él estaría allí, todos esa noche estaríamos de fiesta.



Mon ami, mon amour:

Sol:




avatar
Soleil
Esclavo
Esclavo

Mensajes : 70
Puntos : 72
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 05/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bonjour, mon petit guerrier. -Privado

Mensaje por Drittsekk el Sáb Jul 29, 2017 4:03 pm

La cena estaba deliciosa, siempre me gustaba sentarme alrededor de la mesa con los Cannif, no se podía decir que fueran cenas tranquilas, la hidromiel corría y con Niels sentado en ella el caos tenia que llegar de algún modo u otro.
Padre no decía nada, no se unió a esa celebración que mis dos hermanas junto a Soleil insistían en dedicarme.

A media noche quedé con Orn y Brökk en al taberna donde de normal solíamos empezar como punto de partida, nuestro principal lugar de reunión, allí donde a base de hidromiel entrabamos en calor.
Llevamos cerca de una hora riéndonos con unas jóvenes norteñas que escuchaban atentas mi hazaña, narrada por Orn me convertía en un héroe.
Me reía alegando que podía dejar lo de ser guerrero para convertirse en juglar, se le daba bastante mejor, a lo que este me respondía lanzándose sobre mi para darme puñetazos en la boca del estomago en broma.

Estábamos jugando a lso dardos, ibamos ya algo borrachos lo que dificultaa lo suyo acertar en el centro de la diana, cuando mis hermanas y Soleil entraron por la puerta con sus encantadoras sonrisas y sus pintas de vikingas.
Pocos eran los hombres que osaban acercarse a ellas, Valeska por lo evidente, era una oráculo, estaba prohibida y era venerada de sobremanera.
Fio porque tenia una mala ostia de la que hacia gala lloviera o tronara, así que pobre de aquel que osara desafiarla.

Me bajé de la mesa de un salto, el dardo aun en mi mano pues pensaba que desde lo alto tendría mas suerte que desde abajo, y corrí hacia Soleil alzando los brazos en señal de victoria, no por la hazaña del patio de armas, si no porque mientras pasaba lancé el dardo y di en el centro.
Orn negaba mascullando entre dientes que eso era trampa y yo me reía fruto de la ebriedad que llevábamos encima.

Alcé a Soleil de la cintura acercándola a mi mientras les guiñaba el ojo a mis dos hermanas.
-Has venido ¿eres mi premio? -pregunté con una picara sonrisa deslizando mi mirada descaradamente por su cuerpo -al menos bailaras una vez conmigo -le pedí -lo hiciste con el gilipollas ese ¿no merezco yo lo mismo?

Orn me gritaba que acabará lo empezad, nos habíamos jugado una ronda y quería su premio.
-¡Espera joder! -rugí desde el otro extremo de la taberna -venir a jugar con nosotros -les dije a las tres.
Mis dedos se deslizaron por bajo del corseé de Soleil en un intento de convencerla rápidamente mientras mi boca depositaba un mordisco suave sobre su hombro -anda ven -le pedí.



Soleil:
Spoiler:
avatar
Drittsekk
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 73
Puntos : 74
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 06/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bonjour, mon petit guerrier. -Privado

Mensaje por Soleil el Dom Jul 30, 2017 5:56 am

Risas cómplices entre las tres. Con ellas era muy diferente, ningún hombre se atrevía a acercarse, ni siquiera sus hermanos. Fiolett y su carácter tan indomable como ella y la señorita Valeska, tan hermosa e intocable. Antes de soplar las velas, Fiolet fue por unas jarras para que brindemos por mi cumpleaños, quedaban minutos y Valeska no hacía otra cosa que observar a Dritt y a los otros dos jugar a los dardos, eso y cómo conversaban con las norteñas que escuchaban a Orn encantadas y ensimismadas.

Me quedé observando la escena, por primera vez quise ser una de ellas. Lo tendrían una vez y para mí eso bastaba , siendo quien era, siendo Soleil la criada... jamás tendría derecho alguno a nada. Sonreí, Fiolett enarcó una ceja mirándome sin dejar de negar con la cabeza, sabía lo que quería decir con eso, Valeska se reía a carcajadas pero me comprendía en el fondo.

-Sol ¿preparada para tener un año más? Aunque jamás nos adelantarás en edad... bueno, en cierto modo, mira a mi hermana...sigue siendo una niña consentida -Valeska casi muerde a Fio por el comentario, ésta última tiró de su cabello rubio y me eché a reír a carcajadas. Cuando Drittsekk se acercó a nosotras, me sonrojé ligeramente. La bebida le hacía más vulnerable y cercano, aún más. Entreabrí los labios sin saber qué decir por lo que Fiolett le dio una colleja a su hermano, tenía antes que soplar las velas. -Espera, cretino . Tiene que soplar las velas y pedir un deseo, ¿no te has olvidado tu premio en la barra? A tu inseparable amigo Orn el rarito, que tiene una patada en las pelotas de campeonato -esos dos siempre se batían a ver quien era mejor guerrero , reí y asentí pero insistió en que fuera con él y ...maldita sea, a él no podía negarle nada.

-Está bien...primero una cosa y luego otra... -tomé de la mano a Dritt para que se acercase a la mesa, Valeska encendió la única vela que se encontraba en medio de la tarta con un soplido y...tras pedir el deseo mentalmente, la apagué. La hechicera sonrió satisfecha y supe porqué -Me has leído el pensamiento ¡Lilie! -Fio desapareció a por más bebida y tímidamente, cogí de la mano a Dritt para sacarlo de allí.

Que recordase, nunca habíamos bailado, ni tan siquiera cuando éramos unos niños...él siempre ocupado con ser el mejor en la lucha y no lo culpaba, él más que nadie lo tuvo complicado.

-¿Qué pasa? -la hechicera había manchado mi mejilla de restos del pastel a propósito y eso que no me había acercado. Una alegre canción sonaba de fondo, estaba borracho y lo sabía -¿Este es mi regalo? Tu premio fue la comida, no esperes más -ajena a que estaba manchada , me refugié una vez mas en su mirada, recé para que no se diese cuenta que en ese instante me volví a enamorar de él...



Mon ami, mon amour:

Sol:




avatar
Soleil
Esclavo
Esclavo

Mensajes : 70
Puntos : 72
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 05/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bonjour, mon petit guerrier. -Privado

Mensaje por Drittsekk el Dom Jul 30, 2017 9:15 am

Mis hermanas siempre dando el coñazo, ahora tenia que soplar las velas y no iba a dejarla ir hasta que no lo hiciera, la paciencia de Orn se agotaba, ahora subido a la mesa me gritaba que fuera como una enamorada ramera mientras yo le hacia guardar silencio y las vikingas se reían mirándonos hacer el canelo a ambos.
Bröok apuraba su tercera jarra sentado en la barra, con los pies colgando mientras Niels se daba el lote con la mas guapa de la taberna frente a la chimenea mientras el resto suspiraban haciendo cola.

Synnové corrio hacia mis hermanas ne cuanto las vio pasandoles los brazos por encima, no se olvidó de darme un puntapié en el culo a modo de saludo mientras yo negaba con la cabeza.
Ubbe y Hakon conversaban en una mesa algo apartada con las jarras en la mano pero ni de lejos iban borrachos, parecían traerse algo entre manos.
La cosa cambio cuando la loba Bry entro en el lugar acaparando la atención del general que se despidió de su hermano y alcanzando las nalgas de la loba salio de la taberna.

Hakon se unió a Brökk para beber en la barra mientras yo esperaba el puñetero deseo de Soleil.
Por fin pude arrastrarla del lado de mis hermanas. Agarré su cintura pegándola a mi cuerpo mientras me reía por la mancha de chocolate de su mejilla.
Mis labios acortaron la distancia, mi lengua hizo el resto, lamí lentamente su piel paladeando el dulce sabor.
-¿Sabes así en todas partes? -pregunté con un deje de diversión.

Hundí mi cabeza en su cuello, era difícil tenerla tan cerca y no desear cada parte de su cuerpo, el alcohol me calentaba y me hacia perder la poca cordura que aun podía tener.
Dejé por este un reguero de besos hasta alcanzar su mandíbula y quedar cerca de su boca pero aun manteniendo esa ínfima distancia donde bailaban nuestros alientos.
-Feliz cumpleaños -susurré casi rozándolo.

Nuestros cuerpos danzaban al unisono, despacio, casi inmóviles, mientras nos mirábamos a los ojos.
La magia termino cuando dos vikingos entraron en la taberna gruñendo y bufando para dirigirse a donde estaba Niels bastante ocupado a decir verdad.
La mirada de todos se dirigió a ellos, no tardamos en enterarnos que la dama que estaba restregándose con Niels era la mujer de uno de ellos.
Mi hermano, como de costumbre salio con una de esas sandeces engreídas de tipo que poco o nada le importa su vida.
“No os preocupéis, no soy celoso, en unas horas os la devuelvo” dijo sin dejar de meter mano a la joven.

El marido alzó a mi hermano de la pechera, todos los Cannif nos pusimos en alerta, claro que para variar Niles no dio mucho tiempo a dialogar, de un puñetazo lo tumbo contra la mesa, saltó sobre esta y de una patada le rompió la mandíbula.
Desde arriba abrió los brazos en cruz desafiante, riéndose como un demente esperando que el otro vikingo le atacase.
-¡Vamos! -rugía




Soleil:
Spoiler:
avatar
Drittsekk
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 73
Puntos : 74
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 06/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bonjour, mon petit guerrier. -Privado

Mensaje por Soleil el Lun Jul 31, 2017 2:46 am

Allí se encontraban prácticamente todos los Cannif. Volvimos a mirarnos a los ojos  y él a acortar la distancia, una que no esperé y me hizo sonrojar por atreverse a lamerme la piel. Se sintió demasiado bien, deseé que lo hiciese por cada parte de mi cuerpo y sin querer, un pequeño gemido escapó de mis labios. Por una vez, quise ser valiente...me acerqué a sus labios pero el ruido me detuvo, no entendí qué pasaba hasta que la pelea se originó.

Como siempre, el señor Niels se metía en problemas y como no, relacionado con mujeres. Se bastaba solo pero allí, todos sus familiares se pusieron tras el haciendo de escudo y entendí que Dritt fuese. Me separé de él con tanto revuelo, Valeska se percató de mi gesto de temor. No me gustaban las peleas, al igual que a la señora..no las terminaba por comprender. No supe qué hacer, tomé de la mano a Dritt y la apreté con fuerza para que él fuese a ayudar si era preciso.

Ni en sueños imaginé que mi cumpleaños terminase de esa forma. Sonreí para que no se preocupase y volví mis pasos a la mesa, Fiolett se unió a la gesta mientras Valeska suspiraba mirando la escena de lo más divertida. Niels y ella eran tan diferentes que chocaban, o quizás muy iguales por eso siempre andaban discutiendo, poderosos a más en su campo.

-Gracias por la tarta, aunque...-miré la escena desde mi posición, el lugar se había llenado de norteños que presenciaban la pelea, entre ellas, aquella mujer...la vikinga que a Dritt quitaba el sueño la que le rechazó pero ahora...parecía ser muy distinto . Su mirada puesta en él, sonreía satisfecha por verle desenvolverse en la pelea. -Salvar tu honor parece ser que ha despertado interés en esa urraca -no cambié el gesto, semblante tranquilo con infinita sonrisa...que se congeló al ver  a Dritt en el suelo, lo tomaron entre varios llamándole “bastardo” en su idioma...su nombre y no paraban de golpearle, se zafó de ellos y me incorporé para ir en su búsqueda pero... alguien se me adelantó. Aquella mujer.


Me bloqueé, la vi tomarlo entre sus brazos y mi corazón se detuvo durante unos segundos. Quería irme de allí, no deseaba ver más. Pedí en silencio a que me acompañase y juntas, salimos de allí , entre aquel estruendo.

-Gracias, señorita ¿te puedes quedar conmigo? Solo hasta que me duerma , no consigo concebir el sueño y...-miré de reojo a Dritt y terminé bajando la mirada, aceleré el paso, dejándole allí....donde debía estar.



Mon ami, mon amour:

Sol:




avatar
Soleil
Esclavo
Esclavo

Mensajes : 70
Puntos : 72
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 05/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bonjour, mon petit guerrier. -Privado

Mensaje por Drittsekk el Lun Jul 31, 2017 7:09 am

Como siempre Niles acabó convirtiendo una noche de fiesta y celebración en el caos mas absoluto.
Pronto los Cannif cerramos filas a su lado y del mismo modo lo hicieron otros del lado de los ultrajados vikingos a los que les habían levantado a la mujer en sus morros.
Niels era peligroso, según Erlend dentro de él habia una tempestad que con conocia final, solo cuando Lakme estaba cerca parecía ligeramente amainar, pero en épocas como esta, esas que ella lo abandonaba a su suerte dejándolo huérfano no solo de maestra si no de algo mas que no alcanzaba a comprender, Nies se desataba como la mas voraz de las bestias y nada podía hacer que el trueno dejara de reflejarse en él.

Pronto aquel lugar se convirtió en sillas rotas, golpes, insultos que no menguaban en absoluto, mis ojos buscaron a Soleil para quedarme tranquilo al ver como Valeska la sacaba del lugar.
Caí la suelo golpeado por varios norteños, alcé la mano parando el puño de uno, de una patada empotré a otro contra la pared mientras un tercero se abalanzaba contra mi y era detenido por la vikinga a la que hace tiempo le pedí matrimonio y fui rechazado.

Nuestras miradas se encontraron, su sonrisa iluminó la instancia por un momento, pero no tuvimos mucho tiempo cuando de nuevo todo estallo en golpes.
Cuando la pelea terminó salí corriendo hacia le exterior, pero no había ni rastro de Soleil, al parecer se había largado con Valeska, no así sucedió con la preciosa vikinga que a mis espaldas pronunciaba mi nombre con una sonrisa ladeada.

Me giré para verla, no entendía bien que podía querer de mi, siempre había estado ciega por Niles, mi hermano.
Mis pardos se centraron en sus afilados ojos, un silencio corto antes de que se abalanzara contra mi cuerpo, mis labios presos de la adrenalina del momento la acogieron, nuestros cuerpos chocaron hambrientos mientras los gruñidos de uno y otro rompían el silencio del gélido ambiente norteño.

…........................................................................................................................................................

Me subí el pantalón mientras ella se arreglaba con los dedos ligeramente el pelo y me dedicaba una lasciva sonrisa de despedida.
Estaba cerca el amanecer, así que me fui directo a la cama, imaginaba que Orn y los demás habrían hecho lo mismo pues yo me había separado del grupo.

Al llegar vi a Soleil sentada con una manta en el porche, estaba dormida así que la alcé entre mis brazos para llevarla a su cuarto.
La dejé caer suavemente sobre su lecho, deslicé mis ojos por su perfecto rostro, ella se había empeñado en poner distancia entre ambos, quizás porque como para todas un bastardo no era suficiente.
Arranqué el colgante de mi cuello y lo dejé en su almohada.
-Feliz cumpleaños -susurré besando su pelo antes de salir por la puerta.



Soleil:
Spoiler:
avatar
Drittsekk
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 73
Puntos : 74
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 06/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bonjour, mon petit guerrier. -Privado

Mensaje por Soleil el Lun Jul 31, 2017 10:27 am

Ambos decidimos una vez más caminos diferentes. De camino hacia el castillo junto a la señorita Valeska, no pude evitar mirar de vez en cuando hacia atrás, por si él me buscaba. Llegamos y juntas nos quedamos en la entrada de la casa, sin hablar. Podía haber ocurrido cualquier cosa antes de la pelea, incluso pensé en que iba a besarme... ¡él a mí! Negué con la cabeza, no quería imaginarlo, lo hice y Valeska suspiró, acariciando mi cabello despacio. Sabía que estaba leyendo mi cabeza y ella, podía leer no solo mis pensamientos si no saber qué había pasado con Dritt esa noche.

No me dijo nada, pestañeó evitando mirarme a los ojos, no quería decirme algo que ya sabía y ella me confirmó. Sonreí y asentí con la cabeza, dando a entender que estaba todo bien. Se había quedado con ella, ¿por qué no me sorprendía? En mi interior , una mezcla de demasiadas emociones... tuve que morderme el labio inferior, se me escapó de las manos una vez más. Él no era ni sería nunca para mí. Pequeñas lagrimas escaparon de mis ojos al cerrarlo, en un vano intento de no pensar. Ella me las limpió, susurrando un “no merece la pena llorar”.

Aún así, me quedé allí esperando. Esperándole cuando él estaba con otra, con ella. Entre lagrimas me quedé dormida, la señorita me echó la manta y entró en la casa. Estaba tan dolida que no me percaté de que fui trasladada por él a mi cuarto. Abrí los ojos de golpe cuando cerró la puerta, una de mis manos lo buscó en la cama...pudo haber sido un sueño pero no, su colgante estaba allí burlándose de mí. No me pertenecía...ni él, ni nada referente a su persona.

Mis quehaceres diarios me llevaron hasta la habitación de Drittsekk. No entré como siempre, llamé pues hoy sí podía estar acompañado. Esperé a que me diera paso y con un buenos días, dejé la bandeja en la mesita. Recogí la ropa en silencio y fui a marcharme cuando, volví mis pasos a su cama y dejé caer el colgante. Mis ojos oscuros, fijos en aquel regalo que no me pertenecía. Me sentía dolida, engañada y rota por dentro cuando ni siquiera debía, él no era mío...no me podía jurr lealtad ni amor porque no lo sentía.

¿Como comportarme como siempre? Sonreí, haciendo de tripas corazón y busqué su mirada. Estábamos condenados a ser nada y lo único que deseaba en este mundo es que él fuese feliz, encontrase la persona que le hiciera sonreír, diese esa descendencia que tanto ansiaba...sería el mejor padre del mundo, yo estaba segura de eso.

-No puedo aceptarlo. Anoche la señorita me sacó del jaleo, creyó mas conveniente regresar..volví a casa -me separé de la cama como si quemase, me estaba costando tanto comportarme como siempre, desde que me ocurrió aquello, las cosas no eran lo mismo... -Dáselo a quien realmente … quién se lo merezca, Dritt -dejé los panecillos, el café y un trozo de tarta que Fiolett me había regalado, la de la vela de cumpleaños...pues él fue mi deseo -Deseé que fueses feliz y reconocido, Dritt y lo serás. -sonreí ampliamente, acariciando su cabello rebelde y darme el simple capricho de acariciar su mejilla, dolía mucho y tuve que dejar de hacerlo... su tacto quemaba, era y sería una estúpida criada y no una colosa guerrera incapaz de ayudarle más que a tener limpio todo -Puedes usar el patio de armas, han salido a cazar -cogí la ropa e hice ademán de marcharme... no podía quitarme de la cabeza verlos juntos.



Mon ami, mon amour:

Sol:




avatar
Soleil
Esclavo
Esclavo

Mensajes : 70
Puntos : 72
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 05/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bonjour, mon petit guerrier. -Privado

Mensaje por Drittsekk el Lun Jul 31, 2017 11:40 am

Abrí los ojos cuando Soleil entro en mi habitación, no necesitaba ser muy listo para saber que algo le pasaba pues rehuía mi mirada como si fuera el mismo Hel.
La vi dejar la bandeja sobre la mesa, con mis panecillos y sin bromas de ningún tipo para después dejarme el colgante en la almohada.

Mi mirada perdida lo decía todo, no entendía el porque no aceptaba mi regalo, claro que cuando dijo esas palabras me quedo claro.
-Ya se lo he regalado a la persona que quiero que lo tenga Soleil
La seriedad quedaba marcada entre ambos como si una abismo creciera devorándonos.
-Salí a buscarte, pero no estabas -dije como si eso pudiera excusarme del encuentro que mantuve después con la norteña.

Era un hombre libre, yo no tenia porque dar explicaciones, luchaba, follaba y bebía como lo hacían mis hermanos y no entendía porque tenia que sentirme mal por ello cundo era Soleil la que me había rechazado una y otra vez.

Desvié mi mirada hacia la ventana al sentir el vació de sus pasos, no podía detenerla ¿que decirle cuando ella ya me había juzgado como juez y parte.
Sentenciado a muerte me incorporé del lecho para mojarme con el agua de la palangana a ver si así me espabilaba.
Mis sentimientos por Soleil existían, todos allí los conocían, solo que no era nuestro momento ¿que podia ofrecer un hombre que no tiene nada?

Cerré los ojos molesto mientras mis manos se apoyaban en la mesa y el agua resbalaba por mi rostro cayendo.
-No es justo -rugí antes de que la puerta se cerrara.
El colgante que haba arrastrado conmigo pago el pato de mi intempestivo carácter siendo lanzado contra el mismo fuego de la lumbre.

Me vestí calzando después mis botas y anclando a mi espalda el mandoble salí por la puerta preso de un cabreo monumental por sentirme incomprendido por ella.
Salí a buscarla maldita sea.



Soleil:
Spoiler:
avatar
Drittsekk
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 73
Puntos : 74
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 06/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bonjour, mon petit guerrier. -Privado

Mensaje por Soleil el Mar Ago 01, 2017 2:18 am

Alcé un muro entre ambos cuando no tenia derecho alguno de reclamarle ndada. Era libre para estar con quien quisiera y sin embargo, seguía buscándome al igual cuando era niño para que saliésemos a jugar. Ya no éramos niños, lo sabíamos. No podía ni mirarle a los ojos, sus palabras me hirieron sin tener que hacerlo. “Salí a buscarte pero no estabas” y se quedó con ella, porque era su persona...a la que siempre quiso y tuve que presenciar durante todo este tiempo. Ahora si era correspondido , podría tener a quien siempre deseó.

-No tienes que darme explicaciones. Te quedaste con ella como has hecho otras veces con otras -no se lo reproché, era una realidad.. no le estaba pidiendo nada y nunca lo haría porque siempre sería su eterna amiga, su criada... y yo no podía darle lo que quería , no podía pasar una vez y... olvidarlo. Y como una maldita estúpida, me quedé en el porche esperándole...preocupada por si estaba bien cuando ella se encargó de que así fuese.

Él me conocía, nunca me vio enfadada y ahora tampoco lo estaba. Acababa de tomar la mejor decisión para los dos, comenzar a olvidar lo que sentía y que cada uno regresase a su posición ¡no le pedí nada! Y no lo haría nunca. Dispuse todo y cerré la puerta, me quedé apoyada en ésta incapaz de dar ningún paso hasta que suspiré y volví a mi trabajo.

Junto a Sam, recogía frutos rojos para las tartas que la señora Valeria mandó a hacer. Los dos en un silencio sepulcral y con cesta en mano, nos dispusimos a recolectar todo aquel fruto rojo que nos encontrábamos, nos volvimos expertos en ese arte apartando los venenosos. El joven apenas me miraba, aún los golpes hacían reflejos en su rostro y me sentía tan culpable.

-Lo siento, Sam. No tuviste la culpa, no avisé y sé que me buscasteis todos... ¿me perdonas? -le ofrecí una de las flores que me encontré por el camino y él tomó pero para colocármela en el pelo y apartar algún que otro mechón de mi rostro, ante eso sonreí -Gracias y ahora volvamos, tienen que estar listas para la hora de la merienda -sonreí como siempre mientras conversábamos hasta las cocinas.

Pero yo no escuchaba...seguía inmersa en aquella noche, en la de mi cumpleaños en donde habría sido tan diferente , bajé la mirada y sin darme cuenta...se me cayó la cesta al suelo. Le pedí a Sam que siguiese su camino, había frutos rojos por todo el patio...los recogí despacio, sin prisa...inmersa de nuevo en mis pensamientos.



Mon ami, mon amour:

Sol:




avatar
Soleil
Esclavo
Esclavo

Mensajes : 70
Puntos : 72
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 05/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bonjour, mon petit guerrier. -Privado

Mensaje por Drittsekk el Mar Ago 01, 2017 5:28 am

Acabado el entrenamiento Orn y yo decidimos ir al lago a darnos un baño, me dijo que me adelantar porque le al parecer andaba enredado con una de las criadas, así que iba a perderse un rato en las cocinas para verla.
Negué entre risas, Orn no cambiaría nunca pero a fin de cuentas eramos hombres y todos teníamos necesidades, no solo de acero nos saciábamos.

Aferré la espalda a mi espalda con las hebillas poniendo rumbo hacia el lago, iba sudado, con los músculos aun tensos por el entrenamiento, así que solo tenia ganas de llegar a las gélidas aguas del norte.
Me crucé con Sam de camino, al parecer venia del bosque, bajo la cabeza, tampoco esperaba algo distinto, no me arrepentía ni de un solo golpe.
Yo no la hubiera perdido de vista, cuando te quedas con una dama borracha, lo mínimo es estar atento a ella.

Lo que no esperé es cruzarme con Soleil, enarqué una ceja al verla recoger los frutos rojos de la cesta.
Me agache para ayudarla, la verdad me molestaba un poco que estuviera con Sam, ese tío no merecía ni ir a pasear con ella..o quizás no solo paseaban.
Estaba claro que Soleil se refugiaba en él...
-Hola -dije sin mas -voy al lago, he quedado allí con Orn.

La verdad no sabia que mas decir, siempre habíamos estado de bromas, nunca con esta rara situación que ahora mismo parecía marcar un claro abismo entre los dos.
-Salí a buscarte, pero no estabas. No voy a negar la evidencia, me acosté con ella, tampoco diré que no volverá a pasar, con ella o con 1000 mas, pero no era mi primera opción, lo sabes y lo se.

Me alcé cuando el ultimo fruto calló en la cesta y antes de emprender mi camino de nuevo hacia el lago cogí un puñado con una ladeada sonrisa para ir comiéndomelo por el camino.
-Gracias preciosa -le dije guiñándole el ojo
Sus pardos se clavaban en los míos como si tuviera que decir algo que no dijo, así que de nuevo nos separamos en un continuo juego del escondite donde siempre nos perdíamos.



Soleil:
Spoiler:
avatar
Drittsekk
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 73
Puntos : 74
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 06/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bonjour, mon petit guerrier. -Privado

Mensaje por Soleil el Mar Ago 01, 2017 4:59 pm

De rodillas, me tomé mi tiempo en recoger los frutos rojos esparcidos por todas partes..maldita fuese mi suerte. Esa mañana andaba especialmente distraída y con razón, era mi cumpleaños y estaba siendo el peor de todos. La señora se había empeñado en hacer tartas de esos frutos que tanto me gustaban...y sabía la razón , festejar sin ser festejado al mismo tiempo el cumpleaños de Drittsekk y el mío.

Conocí esas botas que se detuvieron ante mí a ayudarme, era él pero no dije palabra alguna , solo asentí con la cabeza a modo de saludo. Él no sabía qué decir y yo la verdad tampoco, solo quería volver a las cocinas y pasar allí toda la tarde, pedí a la cocinera ser yo quien elaborase las tartas para la merienda, haría una con más frutos rojos para la señorita Fiolett y otra con menos para su hermana. Pensaba en tartas para no seguir imaginando otras cosas, que pronto no tardó en recordarme.

“No era la primera opción..”

negué con la cabeza, me confirmó que volvería a ocurrir con cualquiera, me hacia tanto daño que tuve que apretar con fuerza el asa de la cesta, los labios se entreabrieron dispuestos a emitir alguna palabra pero no pude, me bloqueé. Con todo el descaro del mundo, tomó los frutos rojos de la cesta y se fue, como si nada. Y allí me quedé, como una estatua...observándole irse como si tal cosa. No solo me había restregado lo de esas mujeres, me trataba como si fuese estúpida.

Sentí algo que jamás experimenté...rabia. Tanta que no pude controlarlo y con cesta en mano la estampé contra una de las paredes, dejando que los frutos rojos volviesen a rodar por todas partes, ni me molesté en recogerlos , volví mis pasos hacia la cocina. Sam se extrañó al ver la cesta vacía pero tampoco preguntó por mi gesto. Enseguida me puse con las tartas y dejé que aquello me relajase, hasta la hora de la cena en donde ya fui libre.

---*

Contemplaba las estrellas en el porche, cuando unos pasos se dirigieron hacia mi posición. La señora , me sonrió y le devolví la sonrisa...una sonrisa fingida pues seguía dañada, rota y estúpida. Entre las manos de la mujer una caja que me entregó, era su regalo, siempre me hacía uno a lo largo del día. La abrí con cuidado y dentro, una bonita caja de madera con dibujos en plata, y la inicial de mi nombre, insistió en que la abriese y dentro, un papel perfectamente doblado.

-Es el nombre de tu madre, Soleil, la he localizado. Sigue en Paris. Sé que para ti es importante, no le guardas rencor pues comprendiste sus motivos y... -mis ojos se llenaron de lagrimas, las tuve retenidas demasiado tiempo... saber eso y lo de Drittsekk fue el detonante. Me enjugó las lagrimas y cerré la caja, no quise leerlo, no aún. -Puedes volver a Paris si quieres, mi niña. O quedarte , es tu decisión. Esta familia te acoge tal cual cosa elijas... -sonreí asintiendo con la cabeza... quizás esa fuese la solución.

La caja tenía una llave, la introduje en la abertura correspondiente y di vueltas hasta dar el tope, al abrirla, una melodía embriagó mis sentidos, sonreí agradecida y la señora, desapareció. Me senté con la caja de música en el regazo, tomé el papel entre mis dedos...aquel el cual podría cambiarme la vida, porque quizás...y solo quizás...mi sitio no era este.
Spoiler:



Mon ami, mon amour:

Sol:




avatar
Soleil
Esclavo
Esclavo

Mensajes : 70
Puntos : 72
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 05/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bonjour, mon petit guerrier. -Privado

Mensaje por Drittsekk el Miér Ago 02, 2017 3:06 am

Pasamos el día en el lago, se nos unieron mas norteños y acabamos liandola como de costumbre saltando desde la zona mas escarpada del acantilado.
Cuando llegó el ocaso todos hablaban de ir a la taberna a beber y picar algo, a Orn el plan le parecía bueno, entre otras porque andaba en ese momento enredado con una joven vikinga de pelo rojo como el fuego.
Hubiera acudido de no ser porque era el cumpleaños de Soleil y aunque la norteña que me tiré la noche pasada casi suplicaba por tener de nuevo mi presencia aquella noche tuve que declinar la oferta.

Volví a casa para encontrarme con Soleil en le porche llevaba una caja de musica en la mano, parecía sumida en emociones encontradas.
Alzó la vista al verme, creo que no me esperaba tan pronto, pero ya le dije que ella era mi primera opción y me apetecía pasar un rato con ella antes de que acabara el día de su cumpleaños.

Tomé asiento a su lado con una picara sonrisa, mi regalo para ella había ardido en el fuego, así que nada mas tenia, pero esperaba le bastara este acto, mi compañía.
Por contra ella no quitaba sus manos de esa caja, como si significara para ella mas que nada y yo no entendía el porque de ese desasosiego hasta que me lo explico.

Madre de nuevo jugaba a ser dios, no le había bastado por decidir por todos con lo que a mi respectaba, si no que ahora me quitaba aquello que amaba mandándola directa a París y a la boca del lobo.
Gruñí, bufé y rugí poniéndome en pie para dar vueltas como un maldito animal acorralado.
-No te puedes ir -dije con rudeza.

No se me daba bien expresar sentimientos, pero yo no esperaba ni siquiera que Soleil pudiera plantearse irse lejos de mi lado.
Como la bestia que era me adentré en le interior de la casa, madre peinaba su dorado cabello en la habitación mientras padre debía estar en el despacho atendiendo algunos asuntos.
Abrí la puerta de golpe enfrentandome a las esmeraldas de madre.
-No te bastó con traerme a este mundo para ser el bastardo del norte – gruñí enfadado .-que ahora me arrebatas a la mujer que amo ¿que cojones te he hecho para que emplees tanta quina con tu hijo?

Tomé una de las botellas de su mueble bar y sin darle tiempo ni a contestar la estampé con rabia en la pared de su habitación rompiéndola en mil añicos como roto estaba yo.
Cerré de un portazo dispuesto a abandonar el castillo.



Soleil:
Spoiler:
avatar
Drittsekk
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 73
Puntos : 74
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 06/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bonjour, mon petit guerrier. -Privado

Mensaje por Soleil el Miér Ago 02, 2017 11:33 am

Ensimismada, mi mirada se centró en la caja. Mi respuesta estaba dentro, escrita en un papel de puño y letra de la señora. El nombre de mi madre, lo que tanto ansíe conocer. Nunca la juzgué, quiso un mejor destino para mi, según me dijo la señora Cannif, se aseguró de mi bienestar y me entregó entre lagrimas desesperadas, mi madre me amó y estaba segura que lo estaría haciendo allá dónde estuviese.

Apenas era una niña cuando llegué al Norte, casi podía decir que era más norteña que parisina aún así... mis raíces no las olvidé, la señora siempre me las tuvo presentes y juntas soñamos más de una vez con volver, para encontrar a mi madre, viese en quien me había convertido.

Ni siquiera me di cuenta, la voz de Dritt me hizo sobresaltarme. Aferré contra mí pecho la caja y suspiré, no tenía ganas de verle precisamente, menos de seguir con aquella situación insostenible. Estaba muerta de miedo por primera vez, pero....tenía tantas ganas de conocer mis orígenes que no me importaba en absoluto dejar mi vida aquí, después de lo de este fatídico día en donde me di cuenta que era mejor no seguir persiguiendo fantasmas. Drittsekk y yo éramos solo amigos, nos habíamos criado juntos y lo tendría que ver como tal.

-Dentro está el nombre de mi madre, en Paris... y puedo volver, conocer de dónde vengo. -su reacción me hizo bajar la mirada, no podía estar ordenando que me quedase. Fruncí el ceño y me levante, pero fue imposible seguir sus pasos. Cuando llegué a su destino, él ya se había ido furioso, tras lanzar truenos a la señora quien tras el espejo, me dedicó una mirada que lo significó todo. Drittsekk le había hecho daño, reprochado el porqué de tenerle en esta tierra de bárbaros, me acerqué a ella y apoyé mi mano en su hombro -Lo siento, señora no quiero que...-Valeria alzó la mano, no hacía falta que dijese nada...pero esas orbes esmeraldas reflejaban demasiado cansancio, la vida seguía castigándola y cualquier persona se hubiese rendido... pero ella seguía allí, a pesar de que todos le reprochaban sus actos.

Dejé a su cuidado la caja, y corrí hacia las afueras del castillo. No pensé y no debí hacerlo sola pero poco me importaba, fui al lago donde seguro se encontraba. Mi respiración sobresaltada, mi mirada perdida en sus ojos oscuros. Después de aquellos días se cruzaron nuestras miradas. No pude controlarme, le crucé la cara de un golpe y lo señalé con uno de mis índices, estaba tan enfadada.

-No vuelvas, jamás, a hablarle así a la señora, a tu madre... ¿me has oído? ¿Sabes lo que tuvo que pasar durante todos esos meses? Te tuvo porque te amaba, eras su hijo y... a mí me salvó al igual. -negué, estaba tan irritada, tan enfadada con él que no pude contenerme de nuevo, golpeé su pecho incansables veces -Y voy a irme. Quiero conocer a mi madre, te ahorraré la despedida. ¿Para qué voy a seguir aquí? No me retiene...nada -escupí las palabras, estaba tan enfadada que las lagrimas salían de mis ojos incontrolables -Nunca fui tu primera opción. Siempre fui la última, Adiós, Drittsekk. -di un par de pasos hacia atrás, en dirección al Castillo, en cuanto fuera posible...partiría hacia Paris.



Mon ami, mon amour:

Sol:




avatar
Soleil
Esclavo
Esclavo

Mensajes : 70
Puntos : 72
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 05/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bonjour, mon petit guerrier. -Privado

Mensaje por Drittsekk el Miér Ago 02, 2017 12:33 pm

Soleil me alcanzó antes de llegar al lago, me giró con brusquedad enfrentando con rabia mis pardos.
Su advertencia no la esperé, menos así el golpe que me dio en el rostro, una guantazo que no diré que no merecía pero que me hizo gruñir contra sus labios.
Tenso, con la mandíbula cuadriculada me daba cuenta de que esa mujer no se enteraba de nada.
-Estas ciega -rugí contra su boca cuando dijo que ella era la ultima de todas ¿ultima? Nunca fue la ultima ni de lejos, pero cada vez que había intentado acercarme a ella me había rechazado por un motivo u otro.

Se alejó dos pasos que me supieron a despedida mientras yo apretaba los puños incapaz de decirle adiós, aunque el suyo retumbo en mi cabeza con quina dejándome la herida abierta.
-Si te largas, no esperes que este esperándote a que vuelvas -mascullé con rabia y la voz ahogada -si te vas, no vuelvas, quédate en el maldito París que te vio nacer.

Me decía que yo había dañado a madre ¿no lo hacia ella corriendo a los brazos de la que un día la vendió por unas monedas? ¿no me hacia daño a mi con esa partida que ni de lejos yo merecía?
Estaba acostumbrado al dolor, físico y mental pero esto dejaba una brecha en mi difícil de cerrar.
-Si te vas no existirá futuro para ambos, juro por Odin que borraré el pasado y el presente. Yo no soy Höor Cannif, si vuelves seis meses después te mandaré a Hel a que te congeles, lo juro por mis dioses, si te vas no vuelvas pues nada de mi aquí encontraras.

Estaba cabreado, mis palabras eran altivas, cargadas de dolor, me conocía suficiente para saber que yo moría atacando y este era el modo que tenia de pedirle entre suplicas desconsoladas que se quedara conmigo ¿como podía irse y elegir a una madre que no conocía?

Nuestros ojos se quedaron anclados en los del otro, silencio, eso que a veces desgarra mas que las palabras, solo un tupido silencio que presagiaba una noche en llamas.
Ella era mayor para tomar sus decisiones, unas que yo respetaría.
-No voy a decirte adiós, si te vas ni siquiera eso de mi obtendrás y ahora ve, huye de todo, de mi, de esta familia y conviértete en la mujer que siempre has soñado ser.




Soleil:
Spoiler:
avatar
Drittsekk
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 73
Puntos : 74
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 06/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bonjour, mon petit guerrier. -Privado

Mensaje por Soleil el Miér Ago 02, 2017 4:58 pm

Una amenaza, así la oí y sentí. Amenaza de “no habrá un futuro para ambos” ¿qué futuro? No me quería en él de esa forma, no entendía cómo podía ser tan egoísta. Él mejor que nadie me conocía, siempre me pregunté cómo sería mi madre y mis orígenes. Yo en cambio, no la odiaba pero Dritt sí que odiaba a veces a la señora, simplemente por haberle traído a este mundo para el que solo era el bastardo. No lo rechacé, siempre supe cuál era mi sitio...

Compararse con el señor Cannif fue la gota que colmó el vaso, apreté con fuerza los dedos en las palmas de las manos. Si no recordaba mal, desde que la señora supo de su existencia, ya nada fue lo mismo para ese matrimonio, pues decidió tenerlo a sabiendas de que podía ser de aquel ser despreciable pero también...de su marido, el bebé no tuvo culpa de ser engendrado así... y,...allí estábamos los dos. Ambos engendrados supuestamente de la misma forma y yo... muriéndome por dentro por tener que estar despidiéndome cuando lo único que quería era una reacción muy diferente.

-No me amenaces. No soy como uno de tus enemigos. -no lo supimos nunca hasta ahora, cuando nos enfadamos, éramos exactamente iguales. Lo que iba a decirle seguramente no debería pero... lo hice. No iba a callármelo por más tiempo, esto algún día tenía que salir y ahora que esa maldita vikinga estaba tan entregada a él... -¿Por qué no vas y le pides que se case contigo? Ya te ha abierto las piernas como querías, la amabas ¿no? Tuve que soportar cómo me hablabas de ella, cuánto la admirabas y lo que sentías... lo segundo me lo dijeron tus ojos. No tienes que esperarme, ni un mes ni seis... ni años. Cásate con ella -palabras que dañaron no solo a Dritt, a mí más...porque si terminaba haciéndolo lo habría perdido para siempre.

-No huyo, solo quiero...conocer mis orígenes. -callé y me mordí la lengua, no er ningún secreto lo que sentía por él pero ¿y él por mí? Tenía que soportar el olor de otra todas las mañanas mientras recogía su ropa, me contase sus batallas  y anécdotas como si fuese uno más de su cuadrilla de amigos. Me hacía daño, no paraba de hacerlo y no se estaba dando cuenta que yo sin pedirle nada... me había rendido pues conocía mi sitio -Tu futuro y el mío no están ligados, no voy a quedarme. Mi sitio no es este y esta noche me ha quedado claro cual es. Gracias, por nada, Drittsekk -no podía moverme, fui tan estúpida que seguía a su lado, como la incansable mejor amiga...ese era mi papel.

-Espero que nunca, sientas lo mismo ...como me siento en este momento -me acerqué para dejarle en la palma una pulsera de cuero trenzada, no era gran cosa...pero cómo iba a serlo cuando fue la Soleil del pasado, esa niña que lo amaba por lo que era...siempre fue así.



Mon ami, mon amour:

Sol:




avatar
Soleil
Esclavo
Esclavo

Mensajes : 70
Puntos : 72
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 05/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bonjour, mon petit guerrier. -Privado

Mensaje por Drittsekk el Jue Ago 03, 2017 2:35 am

¿Una pulsera de cuero? ¿en serio? Esto se me antojaba surrealista. No se que parte del discurso no había escuchado, si se largaba era el final y no pretendía llevar suyo ni siquiera el recuerdo, menos la pulsera de cuero que ahora había dejado caer en mi mano sentenciando una despedida que yo no merecía.

Acorté la distancia volviendo a ponerla en su mano.
-No la quiero, quiero que te quedes, si esa pulsera es para decirme que lo harás, perfecto, me la pongo ahora mismo, nos bañamos en el lago y olvidamos todo esto, pero si es tu forma de decirme adiós, ahorratelo, puedes llevarla a París y dársela al hombre que te salga de ahí abajo -aseguré sin vacilar en ninguna de mis palabras.

Nunca se me dio bien expresar sentimientos, era algo burdo para ello, así que si esperaba que me arrodillara cogiéndome a los bajos de su vestido y arrastrándome como una culebra para que me regalara su amor, se equivocaba así no era yo.
Lo que tenia frente a si era todo cuanto obtendría de mi, un bárbaro, rudo, incapaz de decirle muchas cosas, pero capaz de batirse en duelo por ella mil veces.

No entendía como podía estar tan ciega, no entendía como no era capaz de ver a través de mis actos.
Sus palabras aun retumbaban en mi cabeza.
-¿por que no le pido que se case conmigo? -me eché a reír delante de su cara -¿te has planteado que quizás a estas alturas sea yo el que ya no quiere casarse con ella? Parece que no entiendes nada y yo no tengo ganas de explicártelo.
No tengo el menor interés amoroso por esa vikinga que un día admiré. Mi interés esta frente a mi en estos momentos, pero esa mujer esta tan ciega que no lo ve y por eso huye del norte, porque no es capaz de aguantar que me acueste con otras mujeres.
He intentado muchas veces acercarme a ti, todas ellas me has rechazado, así que no me vengas ahora con gilipolleces.
Soy un hombre y tengo mis necesidades, si no lo entiendes puedo hacerte un esquema -rugí molesto -¿Por que en vez de cabrearte no me dices que te molesta? Podemos hablar como adultos, solucionarlo... cobarde, eres una maldita cobarde.



Soleil:
Spoiler:
avatar
Drittsekk
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 73
Puntos : 74
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 06/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bonjour, mon petit guerrier. -Privado

Mensaje por Soleil el Vie Ago 04, 2017 9:11 am

Acostumbrado a que las cosas se hiciesen a su modo y semejanza, negué con la cabeza...aquella pulsera se la hice hace mucho, apenas era una niña...quería que tuviese eso y me recordase, lo tenía claro...quería ir a conocer mis orígenes y no preguntarme qué hubiese ocurrido si...

Según me dijo la señora Cannif, mis orígenes no eran ni por asomo como creía. Mi madre no era de color, había mucho más tras mi historia pero si nadie me respondía a las preguntas ¿cómo iba a saciar mi curiosidad? Siempre supe que mi madre no quiso hacerme daño , se aseguró que alguien de buena familia se ocupase de mí y así fue.

Estaba siendo egoísta, daba igual lo que quisiera siempre tenía que opta por lo que a él le viniese mejor y estaba cansada. Cansada de esperar algo que no llegaría nunca, menos me merecía. Estaba ciega, ciega por aquel imposible y miles muros que había entre ambos. Cerré los ojos, estaba agotada de día, quería marcharme y emprender una nueva vida, pues allí dudaba que pudiese empezar de nuevo. Y no lo creí, si se suponía no estaba interesado ¿por qué se quedó con ella en vez de ir por mí? Siempre estuve a su lado, mi forma de mirarle a escondidas..


-¿Interés? Y me da igual con quién te acuestes, lo has hecho muchas veces, todas las noches desde hace años ¿por que tenía que afectarme ahora? Yo no...no es verdad. Deja de decir ...para que me quede. ¿Interés? -repetí mordiéndome los labios de pura impotencia. Ahora me venía con que le había rechazado, él me conocía...no me entregaba a cualquiera...me reservaba para esa persona especial y... -No te rechacé, si querías sexo , tenías todo el que deseabas y sigues teniendo... a mí no me necesitas. Tú y yo...no. Somos amigos, siempre me lo dejaste claro. No tengo nada que ofrecer salvo... que sea una más de la lista de norteñas a las que te tiras y sí, he dicho tirar -me estaba enfadando y mucho... cerré los ojos con fuerza, volvíamos a estar enfrentados el uno al otro.

-No hace falta que me hagas un esquema. -escupí cabreada, abrazándome a mí misma...solo tenía ganas de correr… el día de mi cumpleaños estaba siendo y convirtiéndose el peor día de mi vida. -Me molesta que me tomes por estúpida, no soy una de tus conquistas... no me entregué a nadie, él me lo arrebató y sabemos que ni es el momento ni lo será nunca. -di un par de pasos hacia atrás, me perdí en su mirada...mis ojos decían más que mis labios, me importaba, era lo que más me importaba y siempre... siempre lo quise -Deberías sentar la cabeza ahora que esa vikinga se ha interesado en ti, en lo que hiciste... por mí, al menos te ha servido para tenerla -le dediqué una mirada de reproche, se había acostado con ella y yo como una estúpida lo esperé -Me fui de allí porque era peligroso , ella se me adelantó y quizás, al no ser una vikinga...no sepa luchar pero ¿cómo luchar por algo que no es tuyo? Me miró triunfal cuando accediste a ir de su mano...como si ella había ganado y lo hizo .-bajé la mirada e hice ademán de marcharme -Partiré en cuanto sea posible



Mon ami, mon amour:

Sol:




avatar
Soleil
Esclavo
Esclavo

Mensajes : 70
Puntos : 72
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 05/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bonjour, mon petit guerrier. -Privado

Mensaje por Drittsekk el Vie Ago 04, 2017 10:16 am

¿Sentar la cabeza? No se exactamente donde veía ella la necesidad de que sentara la cabeza. Ninguno de mis hermanos lo había hecho aun...ni siquiera mis primos y eso que todos ellos tenían el mejor apellido que en el norte podías ostentar “Cannif” no habría doncella que se negara a un petición formal de cualquiera de ellos, pero yo aun tenia mucho que demostrar, para no convertir a Soleil en la mujer del bastardo.
-Pues vete...pero no vuelvas -dije dándole la espalda mientras me quitaba la camisa, las botas y los pantalones dispuesto a entrar al lago.

Ella había tomado su maldita decisión, yo le acababa de decir que mi idea era algún día estar con ella, pero no parecía bastarle, lo entendía, en París podría tener a cualquier hombre lamiendo sus pies, era preciosa y yo un necio por dejarla ir..pero ¿acaso podía porhibirselo cuando madre, padre y ella estaban de acuerdo.
Me dolió mas que cuando la vikinga rechazó mi petición de matrimonio por ser un bastardo, pero no lo demostré entonces, no iba a demostrarlo ahora, aunque si me conocía sabría que huir, meterme en el agua era el modo de no mostrarle que estaba devastado.

No iba a decirle adiós, así que la conversación había sido zanjada en el momento que me dijo que se iba a largar me gustara o no.
Corrí hacia el agua, me sumergí por completo lanzándome a las cristalinas, buceé entre ellas dispuesto a adentrarme mas a nado y llegar a las rocas para escalar hasta el precipicio de la escarpada montaña.
“Adiós Soleil”






Soleil:
Spoiler:
avatar
Drittsekk
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 73
Puntos : 74
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 06/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bonjour, mon petit guerrier. -Privado

Mensaje por Soleil el Dom Ago 06, 2017 6:18 am





Dritt se alejó de mí escupiendo las palabras, entre ellas que me fuese para no volver. El hecho de saber el nombre de mi madre lo cambiaba todo, la buscamos entre las dos y por fin, el trabajo de la señora dio sus frutos. El nombre de mi madre se encontraba, en la caja de música. De mí dependía ir a buscar mis raíces o seguir con mi vida tal como estaba.

No entendía nada en esos momentos. Cuando le vi alejarse en el lago, supe que algo se había roto entre ambos, algo que dudaba que pudiese recuperar. Seguí su silueta bajo el agua cristalina hasta que desapareció ante mis ojos. A pesar de que me acababa de decir su interés en mí, supe que fue por el calor del momento, por el hecho de no perderme y marcharme. Ninguno tenía nada que ofrecer el otro y ahora mismo, no tenía ni idea de qué hacer, me carcomía el hecho de que se refugiase en otros brazos y alegase que le había rechazado cuando no fue así...

me alejé corriendo hacia el castillo, no le vi en unos días. Nunca habíamos estado alejados del otro tanto tiempo. Lo evadía, era un hecho, necesitaba pensar en soledad. No iba a marcharme de un día para otro, menos después de pasar tanto tiempo que no iba a Paris. Terminé mi jornada y lo esperé en su habitación, en mis manos una cesta con unos bocadillos y una botella de vino blanco. Alcé la cesta para que entendiese porqué estaba allí, quería cenar con él...olvidarnos de lo que ocurría. Demasiado tiempo sin hablar.

-Si te vas a ir a beber... podemos dejarlo para otro día. -esperé su respuesta, me mordí el labio inferior sin saber qué decir -Traje fresas.. hace demasiado calor para pasarla dentro del castillo. -saqué mi pañuelo de la cintura de mi vestido y le sequé el sudor de la frente, mis dedos acariciaron su mejilla en una caricia efímera...esperaba su respuesta.






Mon ami, mon amour:

Sol:




avatar
Soleil
Esclavo
Esclavo

Mensajes : 70
Puntos : 72
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 05/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bonjour, mon petit guerrier. -Privado

Mensaje por Drittsekk el Dom Ago 06, 2017 9:34 am

Durante días nos esquivamos mutuamente, me levantaba del lecho antes de que me trajera el desayuno, intentaba no coincidir con ella mas allá de las comidas y en ninguna jamas estábamos solos.
Entrenaba con el amanecer, llegaba ebrio cada anochecer y la facilidad de olvidar con el alcohol resultaba algo mucho mas tentador.
Mi palabra había sido dicha, su decisión dispuesta y mi determinación clara.
Ella partiría rumbo a París para encontrar a una madre que la vendió por unas monedas, a cambio sentenciaba a muerte lo que algún día podridas haber tenido.
A cambio se casaría con un pazguato que no me llegaría ni a la suela del zapato, claro que le daría eso que quería, nombre...la convertiría en una dama cuando ella había sido educada como una norteña.

No esperé en absoluto verla allí plantada, con una cesta dispuesta a compartir cena conmigo, a solas, como si tuviera algo relevante que decirme cuando en el fondo todo ya había sido hablado.
-¿Vas a quedarte? -esa fue mi pregunta ante su propuesta, de no hacerlo nada de esto tenia sentido pues yo no pretendía ser su amigo.

Se que mi rudeza no le gustaba, pero yo era exactamente eso, un norteño con las cosas claras, un negado para los detalles y para las rosas enlazadas en su pelo ya tenia a Sam, el criado ,que sin duda podría prometerle la luna, claro que bajársela era algo mas complicado.

En mi caso no había dobleces, si se quedaba aceptaría esa cena, nada me apetecía mas que beber, comer, besarnos y montarla hasta que el alba nos encontrara..pero si se iba a ir ¿de que iba a valer todo eso?
No cuando ella me había dicho por activa y por pasiva que ella no era una mas de muchas tantas..mas luego se quejaba de que no la tomara...la verdad no comprendía nada.
¿que quería?
-Mujer habla -rugí molesto por la inmediatez de su despedida y el empeño que ponía en decirme adiós cuando yo solo quería decirle hola.




Soleil:
Spoiler:
avatar
Drittsekk
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 73
Puntos : 74
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 06/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bonjour, mon petit guerrier. -Privado

Mensaje por Soleil el Lun Ago 07, 2017 2:13 am

Esperaba esa pregunta, dos palabras que podían cambiarlo todo entre nosotros pero... no respondí. Solo dejé escapar un suspiro , aferrándome a la cesta con fuerza y por primera vez, no saber cómo comportarme ante él. Nunca le pedí nada, ni que me correspondiese, ni que hiciese lo que yo quisiera y me deseaba oír. Vivíamos en el mismo techo pero a la vez eramos tan diferentes, nos conocíamos bien pero él de sobra sabía que me callaba muchas cosas...prefería dejarlo pasar porque mi sitio no era el mismo que el suyo.

-Estoy aquí, sigo aquí de momento ¿eso no te sirve? No voy a irme sin más a lo desconocido, a buscar a alguien quien quiso deshacerse de mí porque no tuvo más remedio... quiero saber qué pasó, porqué lo hizo...me lo merezco. ¿Nunca te has hecho preguntas? -me mordí el labio inferior y me callé, era mejor no tentar a la suerte...no era el lugar para hablar de todo eso. Le hice un gesto con la cabeza para que retomásemos el camino hacia el lago, si no quería venir, era cosa suya...ya le dije que estaba aquí , para mí me importaba el aquí y ahora.

De pequeños jugábamos a ser grandes guerreros, prometer que siempre estaríamos juntos. Todos nos lo prometimos, éramos niños...y aunque ninguno mi familia yo la sentí así siempre. Lilie, Fiolett, Niels y Sirius para mí eran como mis hermanos pero él...no. Drittsekk suponía algo más auténtico en mi vida, nadie me miraba del mismo modo y a pesar de ser la amiga infinita, con hacernos reír me conformaba.

-Quiero que vengas conmigo -tragué saliva, me estaba poniendo muy nerviosa, tanto que casi me tropiezo con una de las piedras del camino. Tenía miedo de su respuesta, quizás no querría y si su respuesta era un no... mi sentencia estaba asegurada, debía olvidarme de ciertas cosas para siempre pues aquí lo dejaría y el recuerdo de lo que fuimos, fui feliz y lo era con el simple hecho de estar a su lado.

Sonreí sin saber la respuesta, una leve brisa se enredó en mi cabello y al girar el rostro, lo contemplé como si fuese la única persona para mí. Estaba tan perdida por él que no me percataba de que era demasiado obvio la forma en la que lo miraba. Su olor llegó a mis sentidos y tuve que detenerme, tomándole de la muñeca y tirar de él para que parase. Quería mirarle a los ojos, decirle lo que no me atrevía con palabras, dejé despacio la cesta en el suelo...entre los dos, dejando un límite que me recordaba a mí misma no sobrepasar.

Siseé, cuando mi mano acarició con suavidad su muñeca, la forma en la que enredé mis dedos en los suyos y como mi cuerpo se amoldó al ajeno, abrazándolo y dejar apoyada mi mejilla en su pecho. Oí su corazón, apresurado y alocado como nosotros... sonreí, terminando por abrazarlo por la cintura, enredarme en su cuerpo y no decir más. Lo abracé con toda mi alma y tuve que ocultar mi rostro, bajando un tanto la mirada para que... no leyese en mis ojos lo que sentía en ese momento.

-Ha sido extraño, estos días...no quiero sentirme vacía



Mon ami, mon amour:

Sol:




avatar
Soleil
Esclavo
Esclavo

Mensajes : 70
Puntos : 72
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 05/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bonjour, mon petit guerrier. -Privado

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.