Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA THE BOND OF THE BLOOD - PARTICIPAN DRAKE ENDE Y JOSSETTE LOUVRE. LA LLAVE - PARTICIPAN POSEIDÓN Y CRYSANTHE KASTAROS. EL CAOS VISTE DE GUERRA - PARTICIPAN ORN, DRITTSEKK, BRÖKK TOLLAK, SOLEIL, KATTRINA. NOCHE DE HALLOWEEN - PARTICIPAN VLADIMIR ROMANOVS y MAGGIE CRAIG.




Espacios libres: 15/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 30/07/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




Una insipiente amistad, producto de una vieja historia (Privado)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Una insipiente amistad, producto de una vieja historia (Privado)

Mensaje por Róis Brady el Sáb Jul 08, 2017 8:13 pm

Su jefe, le había enviado a la biblioteca, con una misión especifica, debía buscar un par de libros escritos por un historiador prestigioso, que era del mismo reino que su adorado amo. Curiosa, volvió a sacar de su bolso el trozo de papel en el que había anotado el nombre de aquel erudito - Kang - leyó, ese ere el apellido, pero no podía descifrar el nombre de aquel sujeto. Frunció el señor, un tanto frustrada, ya que pensaba ¿como se suponía que podría dar con el autor especifico, si su amo y jefe, solo le había podido escribir el apellido de éste?, Refunfuñó por lo bajo mientras guardaba nuevamente el trozo de papel, para luego apresurarse a entrar en la biblioteca. Había pasado la mañana acomodando la agenda del embajador, y luego, pasado una hora tocando el haegeum - un tipo de laúd con arco -, aquel instrumento le parecía tan cautivador, como cada uno de los instrumentos, que su querido amo le había enseñado a tocar.  Sonrió como una niña pequeña, al recordar como él, le fue enseñando cada instrumento, la posición de los dedos, la forma correcta de ejecutarlo y sobre todo, la importancia que se debía dar a la interpretación, pues si al momento de ejecutar una pieza, no se lograba emocionar al espectador, poco o nada, habría valido la destreza técnica, ni la  calidad del instrumento.

Pensando en aquello, se introdujo en la biblioteca, que silenciosa invitaba a sumergirse en todo ese conocimiento que allí se atesoraba. Sus pasos, hicieron un sonido rítmico y aunque algo perceptible por los amantes de la lectura, no llegó a perturbar aquel ambiente de serenidad y paz. Al llegar al lugar donde los empleados de la biblioteca se encontraban, se acercó a uno de ello y le preguntó por el autor. La morada que el hombre le devolvió, mas el movimiento de la cabeza, le dio a entender que no tenían la menor idea de quien era el escritor, y menos que se trataba de un historiador prestigioso, apenas si consiguió que le indicaran donde podía encontrar la sección de libros orientales, pero le explicaron que estaba escritos en Hangul y que no tenían en ese momento a ningún interprete que le pudiera ayudar para encontrar el libro que estaba buscando, - no se preocupe, que yo podré encontrar el correcto - dijo mientras se despedía del empleado, sonriendo e inclinándose de forma ceremonial, como lo había aprendido de su amo.

Pronto se encontraba en el sector de la biblioteca que le habían indicado y fue pasando sus dedos por el lomo de los libros, extrayendo algunos del estante y nombrando en voz alta el titulo y el autor de la obra. Sus ojos se iluminaron cuando observó la tapa de uno de ellos, era imposible no reconocer a su amo en ella, aunque allí decía que se trataba del cuarto emperador de la dinastía Goryeo - amo - susurró, mientras apretaba contra su pecho el ejemplar. No había duda, ese era el libro, ya que su autor era el historiador Kang. Mientras volvía a comprobar que se trataba del libro adecuado, decidió, sentarse un momento a hojear el libro y curiosearlo, ya que no era tan común encontrar un libro en el que se hablara de su amo.

Sin perdida de tiempo, se acercó nuevamente a los empleados, hizo el tramite pertinente para poder llevarse el libro y se acomodó en una de las mesas, dispuesta a pasar un par de horas leyendo tan importante obra.


avatar
Róis Brady
Esclavo de Sangre/Clase Media
Esclavo de Sangre/Clase Media

Mensajes : 32
Puntos : 13
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 13/01/2016
Localización : Paris

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una insipiente amistad, producto de una vieja historia (Privado)

Mensaje por Suni Kang el Miér Sep 27, 2017 11:25 pm

Suni podía pasar largas horas sumergida entre arte e historia. Amaba su trabajo como la Directora del departamento de antigüedades Orientales, Arte y Cultura Rusa en el museo, empleo que su amado padre le ayudo a conseguir. En un inicio de la travesía, había sido su padre el elegido para ostentar ese puesto en la capital parisina, pero su avanzada edad y el deseo de permanecer al lado de su esposa,  le impidieron aceptar, no obstante, el aclamado historiador se encargó de proponer a su amada hija, una mujer que él aseguraba ser perfectamente capaz de cumplir con las expectativas de los dueños del museo. Fue así, por la sugerencia de su padre que ella terminaba entonces en París, sitió en el que hasta la fecha no había defraudado.

Cada una de las exhibiciones planeadas por la Kang era un rotundo éxito y ninguno de sus colegas sabía el por qué, aunque para ella, el motivo era bastante claro. La joven coreana ponía el corazón en lo que hacía, siempre buscaba dar de más a las exposiciones, siempre estaba buscando libros nuevos de historia que leer y por supuesto, artículos nuevos y únicos para poner en exhibición. Ese día en particular, Suni hacía un cambio de ambiente laboral y suplía su oficina en el museo por una mesa en la biblioteca de París.

Si bien llevaba pocos meses en la ciudad, la Kang se adaptó con suma rapidez. No solo le benefició el saber francés antes de mudarse, sino que además, su personalidad dulce y afectiva la llevó a cosechar amistades más pronto de lo que lo haría cualquier otro extranjero. De hecho, era por su amistad con uno de los muchachos encargados de la biblioteca, que ahora ojeaba con gran interés un manuscrito original y antiguo de su corea. El joven trabajador se lo prestó con la condición de que lo cuidara como a su vida, algo que que él ya sabía de antemano que Suni haría, ya que aquel manuscrito debía estar guardado en un lugar especial dada su antigüedad. La Directora de una de las secciones del museo estaba tan enfrascada en aquel manuscrito que no se dio cuenta de que varias horas habían transcurrido desde su llegada a la biblioteca, afortunadamente, alguien decidía que una mesa cercana a la suya era la apropiada para echar un vistazo a los libros y fue la manera en que el libro era colocado sobre la mesa, lo que hizo que por primera vez desde que tomara asiento, la Kang alejara su mirada del manuscrito.

De manera casual, la coreana giro el rostro para observar a la muchacha de cabellos rubios sentada en la mesa vecina y con curiosidad, sus ojos fueron a posarse sobre el libro que la muchacha decidía revisar. Una sonrisa divertida apareció en los labios de Suni al percatarse de que el libro que la muchacha revisaba estaba escrito justamente por su padre y sin poder contenerse, carraspeo para llamar la atención de la rubia.
¿Le interesa la historia coreana? – preguntó de manera amable, esperando para saber si la muchacha quería saber más sobre el país de la Kang o buscaba algo especifico. Cualquiera fuera el motivo, Suni esperaba poder ayudarla, después de todo, ¿Qué mejor para mantener sus conocimientos frescos que auxiliar a otros sobre su cultura?.


Nadie puede amar como amamos nosotros

Kang:

avatar
Suni Kang
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 16
Puntos : 19
Reputación : 10
Fecha de inscripción : 28/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una insipiente amistad, producto de una vieja historia (Privado)

Mensaje por Róis Brady el Dom Oct 22, 2017 7:48 pm

La suave voz de la mujer, llegó a sus oídos, haciendo que su atención se centrara en la desconocida, que había quebrado el silencio de la sala. la mirada sorprendida y ruborizada de Rois, al ser sorprendida, investigando el pasado de su amo, la habían avergonzado, - Ehmmm... si - dijo con timidez, mientras asentía con un suave movimiento de su cabeza, - la verdad... es que de un tiempo a ésta parte, me he dado cuenta que es necesario conocer más la cultura de mi am... - se detuvo en seco, -que estas por decir - se reprendió mentalmente, - ¿cómo podrías revelar que el Embajador es tu amo? - sonrió nerviosa - amigo... digo, mi amigo - dijo intentando salvar la situación y que  la joven no se preguntara, el porqué una joven como Rois, llamaba amo, a un hombre.

Carraspeó, mientras se acomodaba un mechón de su cabello, que había caído pesadamente sobre su rostro, tras la oreja. Acarició la cubierta del libro, al tiempo que sonreía a la joven que se había sentado enfrente de ella, llevando su mirada, desde los orbes de la joven, a la cubierta del libro, - él, suele volverse muy cerrado en si mismo, cada vez que intento preguntarle sobre las costumbres o vida de su tierra... Corea - Su mirada volvió a buscar la ajena, - podemos hablar de muchas cosas, del arte, de las danzas y la música, me ha enseñado a tocar los instrumentos que más adora... pero, en cuanto intento preguntar sobre la historia del país, se cierra como un caracol en su caparazón - suspiró, entristecida al darse cuenta que por más que ella le quisiera como a un hermano, él no lograba abrirse a ella, como si fuera su Dongsaeng. - por eso, como no puedo preguntarle, es que he decidido averiguar por mis propios medios - concluyó, sonriendo con una dulzura que demostraba cuán importante era ese hombre para ella.

Un segundo de silencio se hizo entre ellas, mientras Rois, pensaba en Gwang So, no el embajador, ni en el cuarto rey de Goryeo, sino en el joven que se había enamorado, que sufría aún, luego de casi un milenio, la pérdida de su verdadero amor, - hoy es solo una sombra, que se oculta en la oscuridad, para llorar su perdida - susurró, mordiendo sus labios y conteniendo las lágrimas, - si tan solo pudiera olvidarla y ser feliz - caviló. Su mirada, clavada aún en la de aquella hermosa joven asiática,  se observaba nublada por las lágrimas, ausente en sus pensamientos, unos que parecían estar cargados de tristeza. Un segundo después, había vuelto al presente, haciendo que se sobresaltara, - ¡Oh! por favor, disculpe, que poco sociable que me he comportado - se disculpó, levantándose de la silla e inclinándose varias veces,  - no me he presentado, me llamo Rois, Rois Brady - dijo, inclinándose nuevamente, sin saber si extender la mano, como se saludaba en la cultura occidental, o inclinarse de forma ceremoniosa, como lo harían en Corea.


avatar
Róis Brady
Esclavo de Sangre/Clase Media
Esclavo de Sangre/Clase Media

Mensajes : 32
Puntos : 13
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 13/01/2016
Localización : Paris

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una insipiente amistad, producto de una vieja historia (Privado)

Mensaje por Suni Kang el Sáb Nov 04, 2017 1:02 pm

El conocer más sobre un amigo era lo que la rubia decía, le llevaba a indagar sobre la tierra de la Kang y saber, que era por el bien de otra persona que alguien se interesaba en su historia, provocó que de manera sincera la historiadora sonriera para después, con sumo cuidado, cerrar el manuscrito que había pasado tanto tiempo leyendo.
Es muy admirable que este aprendiendo para su amigo, seguramente él se sentirá sumamente honrado por lo que hace, incluso yo, una desconocida me siento honrada de ver a alguien interesarse por mi pueblo – de manera casi ceremoniosa, tomó el manuscrito entre sus manos y lo acercó a su pecho, protegiendo aquel delicado documento de todo lo que existía a su alrededor y centrándose después de eso, completamente en la rubia que se hallaba tan cerca.

No me sorprende que sea él de esa manera – respondió tras escuchar a la rubia expresar lo complicado que era tener una conversación con su amigo respecto a la historia del país de la Kang. Suni, a diferencia de muchos de los suyos, amaba la historia pero sabía, al igual que su padre, que muchas personas preferían enterrar el pasado y no era para menos, pues para muchos antepasados, la vida había sido difícil en especial durante el reinado de Wang So, el emperador favorito de la Kang – la historia de nuestra tierra es complicada y esta escrita con sangre – sonrió con cierta tristeza – más sangre que la de muchas otras naciones, pero sabe, aún con todo eso, es una historia hermosa – los ojos de ambas mujeres se encontraron y Suni pudo sentir el pesar en el alma de la rubia, quien realmente parecía querer sanar las heridas de su amigo, pero sanar las heridas de otros, era algo que nadie podía hacer y eso, no se atrevió a decírselo.

La sonrisa colmada de calidez volvió a aparecer en el rostro de la Kang al ver a la rubia levantarse y saludarla como si se encontraran en su Corea, acto al que ella respondió de la misma manera, una vez que dejó su manuscrito sobre la mesa.
Un placer el poder conocerla señorita Brady, mi nombre es Suni… – su mirada fue a posarse sobre el libro que la Brady estuviera leyendo y lo señalo divertida – Suni Kang y si puedo ayudarle en algo a que comprenda mejor el texto de mi padre, me sentiré feliz de hacerlo.


Nadie puede amar como amamos nosotros

Kang:

avatar
Suni Kang
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 16
Puntos : 19
Reputación : 10
Fecha de inscripción : 28/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una insipiente amistad, producto de una vieja historia (Privado)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.