Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA THE BOND OF THE BLOOD - PARTICIPAN DRAKE ENDE Y JOSSETTE LOUVRE. LA LLAVE - PARTICIPAN POSEIDÓN Y CRYSANTHE KASTAROS. EL CAOS VISTE DE GUERRA - PARTICIPAN ORN, DRITTSEKK, BRÖKK TOLLAK, SOLEIL, KATTRINA. NOCHE DE HALLOWEEN - PARTICIPAN VLADIMIR ROMANOVS y MAGGIE CRAIG.




Espacios libres: 17/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 30/07/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




Opus No. 1 "Escarlata" (The Phantom)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Opus No. 1 "Escarlata" (The Phantom)

Mensaje por Nicodemo Arimatea el Dom Jul 09, 2017 11:43 pm

<< Primero que nada quiero agradecer a The Phantom user por resucitar a su personaje para ayudarme a entrar en este fantástico universo.>>

<< Quizás habrá pasado algún tiempo relativo para que la gente dejará atrás un mito que aterrorizó a París algunos siglos atrás >> pensaba el joven muchacho que iba encaminado al teatro desde hace menos de treinta minutos, con su violín en la espalda en un viejo estuche estropeado que había encontrado en una de las calles llenas de desperdicios en una provincia cercana a París y su vestimenta era algo demasiado improvisado, telas viejas y descoloridas tratando de dar la apariencia a un disfraz para un baile de máscaras. Él esperaba que el gusto de los organizadores fuera excéntrico o que por el contrario no les importase lo más mínimo porque sin duda no era la mejor creación de ropajes que hubiera hecho en su vida, en realidad, opinaba que seguía siendo el mismo harapiento de siempre con una máscara que se asemejaba más a la cáscara arrancada de una fruta podrida que a algo más elegante.
-Bueno igual, cualquier cosa siempre es mejor que estar desnudo— suspiro cansado de pensar en el mismo tema, encogiese de hombros y continúo su camino hacia la guarida del maestro (Si es que el siniestro pero genial personaje aún residía allí).
Luego otra idea pasó por su mente mientras pisaba el asfalto lleno de imperfecciones que podía sentir bajo las suelas gastadas y agujeradas de sus zapatos viejos que ha tenido por lo menos desde hace tres años atrás << ¿Y que diablos le voy a decir al genio cuando lo tenga frente a mi?, esperando que intente asesinarme antes de escuchar… ¿En donde he de buscar? >> se detuvo bruscamente cerca de un callejón, un gato lo percibió, saliendo despavorido de su rincón pasando por sus pies << Bien, creo que aquí esta la respuesta >>. Se imaginaba saliendo del teatro igual que el animal atigrado y gris, con el Maestro atrás sosteniendo una cuerda o un cuchillo en las manos, su piel se erizo de tan solo imaginarlo, pero al momento se convenció de que era una persona creativa, si se metía en problemas antes de tiempo, ya se las ingeniaría, tal vez no de una forma tan espectacular o inteligente pero lo haría.
Continuó su camino por entre las calles solitarias y concurridas del Paris nocturno, en medio de risas, señales y prejuicios y aunque se fija en todo eso a su alrededor, le restaba toda importancia,  en su interior había un contraste de emociones, un coctel digo a ser retratado por la música, por las cuerdas del violín, miedo, emoción y algo más… movía su curiosidad y esta hacia que sus pies caminarán aún a mayor velocidad, su corazón latiera tan rápido que casi doliera y unas gotas de sudor resbalaran por su frente, esa curiosidad le hacia saber que estaba a una calle.

Frente a él se extendía una maravillosa estructura, caprichosas columnas revestidas de musas y oro se erguían hasta el alto del cielo encapotado de estrellas y luna, señalando férreamente al que reinaba por encima de ellas, por encima de todo París: El Dios Apolo y su lira, con su mirada fija, intentando percibir que hay más allá de las murallas que separan las tierras del Maestro del resto del mundo.
Era encantador e hipnotizador aquel panorama que nunca dio cuenta de lo que la gente invitada y los transeúntes señalaban con sorpresa y admiración. Un poco más abajo de donde Apolo reinaba existían siete ventanales, cuyo color cristalino provocaba una ilusión óptica digna de admirarse, cada cristal daba la apariencia de que toda la sala estaba pintada de suelo a techo, incluyendo el tapiz y las alfombras, pero la que resaltaba más se encontraba hacia el occidente, era de color escarlata y de paños de un funebre color que se antojaba a verse negro o gris, era difícil adivinarlo, sobre todo cuando daba la impresión de que aquella estaba empapada en sangre.
Fascinado por el retrato que sus ojos veían, se apresuró a entrar, en primer lugar por la curiosidad de conocer la belleza del hogar del gran maestro y segundo para poder entablar una conversación con él, sino es que acaba muerto. Algo en su interior presentía que algo más iba a pasar, por ellos se tomo un minuto más de meditación antes de entrar, pero quería y por la misma inercia de sus ambiciones se veía caminando directo a las puertas del recinto.
—Bienvenido monseuir— dijo una voz con amabilidad —El baile del personal es por la puerta lateral, adelante—. con ello, el nerviosismo pasó a un segundo plano, su disfraz lejos de generar sospecha causó la sensación de personificación de un trabajador, no pudo más que sonreír y mostrase enérgicamente agradecido con quién sea que le haya permitido el acceso, pese a no estar bañado con jabón de olor.
—Monseuir, una pregunta solamente- el trabajador asintió sin detenerse a observarle —¿Quién fue el genio que mandó a poner esa cristalería tan fina?—
El hombre contestó —No lo sé, ni los administradores saben, cuando llegamos esta mañana, las habitaciones ya estaban coordinadas con el color del cristal recién colocado—. se encogió de hombros, como intentando borrar el miedo que aquello le provocaba y continuo atendiendo a los que viajeros que iban llegando.
—Quizás hayas sido tu, Maestro el responsable de tan majestuoso efecto- murmuró y continuo su andar pero no hacia las puertas laterales, sino en búsqueda de las escaleras que le llevaran a ver aquellas majestuosas habitaciones.
avatar
Nicodemo Arimatea
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 5
Puntos : 3
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 04/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Opus No. 1 "Escarlata" (The Phantom)

Mensaje por The Phantom el Lun Jul 10, 2017 9:29 pm

El rencor es algo que jamás se arranca del alma una vez que se ha instalado allí durante siglos… lo entendí tan pronto trate en vano de pelear contra este oscuro instinto que cada día me va consumiendo hasta llegar a niveles insoportables que nadie se atreve si quiera imaginar. El anonimato que me brindan las sombras me es exquisito pero solo cuando se trata de ocultar mi huella ante el asesinato que maquilo.

Además del olor de la sangre fresca y su indescriptible sabor salado y tibio, extrañaba en demasía el juego que entablará con la psique de los mortales, añoraba volver a ver sus rostros cubiertos de espanto con tan solo un cuerpo o una desaparición que anunciara mi presencia, añoraba mi palco que me permitía observar el notorio nerviosismo del personal y los administradores por la vida del que ejecutaba la pieza, administradores, pobres incautos, pobres infelices… idiotas que creyeron que el ángel de la muerte había desaparecido de la faz de la tierra, al menos de la suya, creyeron que más cartas recibidas solo era broma de un hombre que cuidaba las caballerizas, cuyo humor es demasiado cómico para mi gusto, y todo dejo de ser chascarrillos a un asunto de seriedad al ver para su espanto los cristales principales de siete habitaciones teñidos de colores distintos, lo había hecho con mis propias manos porque nadie se atrevió a cumplir mis exigencias. Sabía perfectamente que mi acto no pida ser del todo señalado como autoría del ángel de la muerte porque cambiar vidrios no era su estilo, por lo que decidí dejar una pequeña firma auténtica y original.

En la habitación que se hallaba al occidente, exactamente aquella que estaba marcada con el número siete, el color escarlata se hizo presente, no solo porque el vidrio había adquirido ese color tan subirme y sus alfombras terciopeladas poseían un carmín aun mas intenso sino porque contaban ya con sus primeras manchas de sangre provenientes de un hermoso y frío cuerpo que pendía del techo con una cuerda, las ropas hechas girones y cubiertos de sangre hacían inspirar el horror más efímero y contagioso del que me fascina deleitar, pero sabia que en el afán de seguir en la ensueño de mi desaparición eterna, limpiarían todo el bello y sangriento escenario por la mañana, yo mismo me encargué que mi voz se escuchara aun por el día cuando los demonios como yo regresan al infierno…

Un enorme reloj con péndulo dorado y números escritos en romano apareceria ante los ojos de todos los que llegaran a la mañana siguiente. Su imponente tamaño y su madera de ébano color negro que le recubria dejaría sin posibilidades de negar que algo mas allá de su comprensión mortal estaba sucediendo. Se preguntarían porque esta detenido y la respuesta la descubrirán la noche del baile anual que se ofrecía para todo el personal, sería un espectáculo que jamás olvidarían. El carmesí marcaría mi rregreso.

Aquella noche, las máscaras venían y bailaban al compás de la orquesta que esta dando apenas la gala de sus primeros acordes, sus pasos eran descompaginados y los tacones de las damas torturaban el mosaico de los suelos recién pulidos, podía escucharlos desde los orificio que ofrecían las catacumbas que daban a los sótanos mientras mis telas oscuras eran cambiadas por algo mejor que se prestara a la ocasión.

-Los inútiles e idiotas mortales siguen sin entender que nunca puede haber luz sin un poco de oscuridad- murmuré, antes de sofocar la llama de la vela con mis dedos enfundados en guantes escarlata, todo tenia que combinar con aquella habitación.

Las puertas se cerraron a las once de la noche en punto, entre la música y las copas que ofrecían, la gente pronto olvidó el misterio de aquel reloj, hasta que las campanadas comenzaron a hacer eco en todo el lugar, vi desde las alturas como todo se detuvo, la orquesta calló y la gente desorientadas se miraban unas a otras en búsqueda de respuestas,era como si su miserable mente y su putrefacta alma sintieran que la muerte estaba cerca. Las jóvenes se escondian detrás de sus parejas y los ancianos se limpiaban gotas de sudor con sus estúpidos pañuelos blancos.

-El ángel de la muerte les da la bienvenida a su recinto, que pronto además de la música agradable a sus oídos, se llenara de carmesí entre sus pasillos. Bienvenidos al Opus escarlata-

Y aunque la voz grave y de tintes oscuros provocó desconcierto entre los presentes, el inútil del administrador trato de calmar el miedo que respiraba, que me hacia sentir vivo, argumentado que se trataba solo de una broma hecha por los trabajadores de menor categoría que ya debían estar ebrios.

-Estúpido-reí entre dientes -Gracias por ofrecerse a ser el primero en morir y demostrar que la muerte nunca es un mal chiste- susurre, antes de seguirle la pista desde las sombras
.


Una estrella en el oscuro fimamento:

Recuerdos de las guerras pasadas:

Think of me.. my angel :

avatar
The Phantom
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 281
Puntos : 353
Reputación : 158
Fecha de inscripción : 06/12/2011

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.