Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 02/45
Afiliaciones élite: abiertas
Última limpieza: 16/01


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




Solo pido un poquito de paz | Arsénico

Ir abajo

Solo pido un poquito de paz | Arsénico

Mensaje por Galina A. Cherenkova el Miér Jul 12, 2017 11:42 am

—Grisha, dile a Sasha que se calle ya, me vastallar la cabeza.

Galina estaba desesperada, pues su hijo pequeño de tres años, Aleksandr, llevaba ya cerca de veinte minutos llorando sin parar y, tras haber intentado de todo, le había pedido a su adorable Grigoriy, de no mucha más edad, que cuidara de su hermano mientras ella alejaba la idea de arrancarse el cráneo y lanzarlo por ahí con tal de no sentir tanto dolor. Buscó entre el suelo de su casa algo que le pudiera servir como paño hasta que finalmente encontró una especie de trapo sucio de color marrón, resto de alguna de las prendas que ella misma se había hecho, seguramente. También cogió un cubo de madera medio podrida con agua sucia en su interior.

Voy un momento al río y vuelvo, na de hacer trastadas, que nos conocemos —advirtió la gitana a sus pequeños diablillos.
El menor de ellos había dejado de llorar en el momento en el que su hermano había ido a jugar con él. ¿Cómo lo conseguía? Con ella no había manera. Sospechaba que Sasha, de alguna forma, la odiaba y dado que se pasaban el día con Nadezhda, la tía de Galina, lo más probable era que la prefirieran a ella como madre.

Nadezhda, en ese momento, estaba en el mercado vendiendo algunas frutas y verduras con el fin de obtener unas cuantas monedas que le permitieran hacerse con cualquier trozo de carne para llevarlo a casa. Por eso, Galina tenía que quedarse allí todo el día, cuidando de sus hijos en lugar de salir a robar a los estúpidos visitantes adinerados que venían a París a ver a algún amigo o familiar por un breve periodo de tiempo y aprovechaban la situación para darse largos y despreocupados paseos por la capital francesa.

Por supuesto que Galina quería a sus hijos, pero era muy independiente y así quería que fueran los demás con ella, incluso niños menores de cinco años. Nada más salir de su hogar, vació el cubo de agua en el suelo y fue al río a lavar el trozo de tela y a llenar el recipiente con agua más o menos limpia. Después, se dirigió hacia su casa y cuando entró, sus hijos se estaban peleando. Ahora lloraban y gritaban los dos. Esto no había quien lo soportara.

La gitana resopló, dejó el cubo en el suelo con el paño dentro y se dirigió hacia los niños, cogiendo a cada uno con una mano por uno de sus bracitos. No los estaba cogiendo con fuerza, pero los zarandeó ligeramente enfadada, separándolos.
¡¿SE PUÉ SABER CACÉIS?! TOL DÍA REGAÑANDO, QUE PACÉIS PAYOS DE ESOS. Los gitanos respetan a su gente, vergüenza debería daros —dijo esto muy seria, mirando a uno y a otro—. Ahora os vais a quedar cada uno en un rincón, sin hablar, y después ya veré qué hago con vosotros.

En realidad no tenía nada pensado, nunca castigaba a sus hijos como tal. Era despegada, pero no gruñona, y nunca les había puesto la mano encima, aunque a veces las ganas no le faltaban. En cualquier caso, con eso conseguía un rato de paz. Se descalzó y se sentó en una especie de sillón cochambroso y de color verde esmeralda, recubierto de terciopelo estropeado y rasgado en algunas zonas. Estrujó el paño que había dejado en el cubo de agua y se lo puso sobre la frente, echando la cabeza hacia atrás y cerrando los ojos.

Todo parecía ir bien hasta que, apenas cinco minutos más tarde, Grisha comenzó a hablar:
... Mi madre dice que no podemos hablar, vete... —murmuró hacia un rincón en el que no había nadie, aunque Galina no podía escucharlo desde donde ella estaba.
¿Qué he dicho? ¡Callarse! —gritó, sin abrir los ojos todavía, por lo que no pudo ver que Sasha también miraba hacia aquel espacio vacío con cierto hipnotismo. Lo único que le importaba en ese momento era disfrutar del silencio mientras durara.


avatar
Galina A. Cherenkova
Gitano
Gitano

Mensajes : 40
Puntos : 45
Reputación : 18
Fecha de inscripción : 19/08/2014
Localización : Área de gitanos de París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario https://open.spotify.com/track/1F2wRLLcUCUfhGrsAXhbwH

Volver arriba Ir abajo

Re: Solo pido un poquito de paz | Arsénico

Mensaje por Arsénico el Sáb Jul 22, 2017 2:58 pm

La paz está sobrevalorada, lo había estado siempre desde que pensé por primera vez en la muerte hasta cuando no me habían enseñado una palabra para eso —y eso que el error más grave que cometieron conmigo en mi vida fue enseñarme a leer y a escribir—. Sin embargo, yo adoro mi no-existencia, y llegados a este punto sé que es como si los humanos os pusierais a hacer disertaciones sobre lo mucho que os gusta el oxígeno. No reparáis en ello aun cuando os hace suma falta para… bueno, para todo si estáis muy unidos al paso previo que a algunos nos acaba atando al limbo. Claro que a decir verdad, yo sí que reparé en lo que me hacía falta y por eso, porque por primera vez en mi embobada y placentera trayectoria como espíritu errante habían conseguido que me sintiera amenazada, no iba a abandonar mi anhelado mundo sin jugar bien mis cartas. Y eso, de algún modo o de otro, la incluía a ella.

Pobrecita mía, encantada me tenías de perturbarte la vida.

Los gitanos me resultan fascinantes, llevan ya muchos siglos como parias sin que la tierra se comprometa por fin a investigar la raíz del asunto para acabar con todo y por aquellos tiempos tan recientes desde mi muerte, cualquier colectivo que se sintiera marginado de la sociedad, evidentemente, contaba con mi total empatía. Quizá les volviera más desgraciados aún tener de aliado al veneno que no ponía remilgos en ser igual de tóxico para amigos y enemigos, pero eso era algo que sólo la joven Galina estaba a punto de descubrir en esos momentos. Pues quién mejor para aliviar un poco mis temores hacia una bruja piruja con el poder suficiente para invocar mi exorcismo que las artes adivinatorias de esa gente menos aparatosa. Los pobres estaban metidos en el ajo de aquella manera y aun así se las apañaban para no acabar en el medio de aquella guerra fría entre naturales y sobrenaturales. Casi un poco como yo, aunque todo hay que decirlo: yo era mucho más metomentodo y sabía que me lo había buscado. ¿Quién sería acaso si no buscara lo que me pasaba? Una pasiva no, desde luego.

Después de unos cuantos días de hacerme con la simpatía de sus pequeñas criaturitas —los niños y los animales son adorables, con su pureza íntegramente mala o buena, si el mundo los tomara de referencia quizá no me hubiera aburrido tan deprisa ni me hubieran entrado tantas ganas de largarme así del otro lado—, me decidí por fin a presentarme ante ella. ¡Qué nervios, por favó! Hacía mucho que no me dejaba ver por alguien para pedirle, bueno, ¡algo! Y para eso no había ido a por cualquiera al azar, incluso cuando yo era de encontrarle el detalle interesante hasta a una mota de polvo en la alacena. La gitana en cuestión me parecía peculiar, divertida y bueno, aun cuando defeco sobre las preferencias —o lo haría, si pudiera—, supongo que poseo cierta debilidad por las mujeres con carácter. Alguien tiene que salvaguardar la poca dignidad que le queda a la raza, especialmente si las cagadas del sexo masculino siguen apestando hasta para el olfato inexistente de una fantasma belga.

Así pues, me puse a jugar con los dos críos, siendo los únicos que podían captar la visión de mi cuerpo antropomorfo —qué palabrejas, qué arte me creo que tengo—, mientras Galina acababa desquiciada y cuando el temor de los pequeños se hizo mayor que su curiosidad, los dejé entretenidos en silencio con una ilusión muy agradable y aproveché para centrarme en su madre. Sobrevolé su cabeza y desde arriba comencé a infundirle más y más sueño, volátil pero sugestivo, un trance apetecible e inofensivo hasta que la sensación de estar hablando dormida fue del todo real. Idónea para conversar con los vivos y en esos momentos, completamente a mi merced. Sólo entonces ella se convirtió en la única persona que podía verme y escucharme.

—Ya te he proporcionado un poco de la paz que querías, ¿conseguiré que me prestes tu atención un segundito? —le susurré con mi tono afrutado todavía a espaldas de ella—. Hola, por cierto, me llamo Arsénico y no, no he venido a hacerles daño. Tampoco a ti, porque ya que sacas el tema, bueno, estoy aquí expresamente para charlar contigo, 'Mugre' querida.



A faire pâlir tous les Marquis de Sade, a faire rougir les putains de la rade...

You're lovable, so lovable, but you're just troubled:
La mort c'est plus marrant, c'est moins désespérant, en chantant:
Y más tarde, si ésa fuera la voluntad de su inquisidor, el privilegio de morir...:
Candy is dandy, but liquor is quicker:


avatar
Arsénico
Fantasma
Fantasma

Mensajes : 108
Puntos : 88
Reputación : 38
Fecha de inscripción : 30/03/2013
Localización : Donde tu mano se cierra

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Solo pido un poquito de paz | Arsénico

Mensaje por Galina A. Cherenkova el Dom Jul 30, 2017 1:01 pm

Aunque en ese momento había pedido silencio por el dolor de cabeza que tenía, no había cosa que odiara más que el hecho de que no se oyera nada. Nada salvo el latido de su corazón luchando contra sus sienes y, por supuesto, contra su pecho, recordándole de golpe todas las cosas malas que le habían pasado hasta entonces. Por eso evitaba el silencio: odiaba quedarse sola con sus pensamientos más tristes. 

Siempre había sido una mujer fuerte, pero eso no quitaba que una parte de ella estuviera rota en mil pedazos. Cada vez que dejaba a su mente vagar le venía lo mismo: el rostro de su marido, quien había muerto poco antes de abandonar Rusia con sus churumbeles y su tía. Nadezhda había sido como una madre para ella durante toda su vida, sobre todo desde que su verdadera madre abandonó el mundo de los vivos también y la dejó huérfana a los doce años. Grigoriy, su marido, sabía que seria el amor de su vida en cuanto la vio, en una fiesta del campamento gitano en el que ambos se criaron. Ella, por el contrario, no llegó a quererlo hasta poco antes de perderlo para siempre. 

Recordó el momento en el que nació su primer hijo, al que llamaron igual que a su padre porque así había sido en su familia durante generaciones y no quería que se perdieran ni el nombre ni la tradición. Ella accedió de mala gana porque quería llamarlo Aleksandr. Por este motivo, llamó así a su segundo hijo. Poco a poco, habían conseguido sacar a flote a su familia y tenían comida casi todos los días. Se podía decir que, por una vez, les iba bien. Y quizá fue por eso que se truncó todo de golpe, de la peor manera posible. No. En eso sí que se negaba a pensar. Agitó levemente la cabeza hacia los lados, como si con ese acto físico pudiera de verdad despejar su mente. Obviamente, no funcionó, pero al menos pudo parar durante algunos segundos aquel torrente de recuerdos negativos.

Empezó de nuevo a intentar relajarse. Cogió aire y lo sostuvo durante un, dos, tres segundos y después lo solto de golpe. Hizo eso mismo una y otra vez, de la forma más lenta y tranquila posible. Intentó relajarse como había hecho en numerosas ocasiones para realizar rituales que necesitaban cierto nivel de concentración y exigían tener la mente en blanco. Comenzó a imaginarse, de hecho, el color blanco. El blanco lo cubría todo, no había espacio para nada más. Era tan luminoso que no se dio cuenta del momento en el que ese blanco comenzó a ser negro.

Se había dormido.

¿Se había dormido? Pero podía oír la voz de una mujer, ¿no? ¿Sería todo aquello real? Aunque una parte de ella, la consciente, sabía que quería despertarse inmediatamente, la otra parte estaba más que contenta por haber logrado un rato de paz. Si aquello fuera una batalla, se podría decir que iba ganando el bando de Morfeo.
¿Quién eres?
La mujer se había presentado, pero parecía no haberla escuchado. Mejor dicho, sus palabras no aclaraban nada en absoluto. ¿De dónde había salido? ¿Qué quería? Y quizá lo más importante: ¿cómo sabía quiénes eran ella y sus hijos?


avatar
Galina A. Cherenkova
Gitano
Gitano

Mensajes : 40
Puntos : 45
Reputación : 18
Fecha de inscripción : 19/08/2014
Localización : Área de gitanos de París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario https://open.spotify.com/track/1F2wRLLcUCUfhGrsAXhbwH

Volver arriba Ir abajo

Re: Solo pido un poquito de paz | Arsénico

Mensaje por Arsénico el Mar Ago 29, 2017 9:29 pm

¿Que quién era yo? ¡Valiente tontería! ¿No os parece? No, claro, vosotros también os lo estaréis preguntando desde que posasteis vuestras fatigosas pupilas en mí misma como ente, o en mis propias palabras como escritora fallida. Es una pregunta fácil de recrear acerca de mi presencia, real o metafórica.

¿Y desde cuándo me ha atraído a mí lo fácil, mis queridos degenerados?

Una vez a mis anchas dentro de la fantasía que yo misma había creado para nuestro deleitable reposo, me dediqué a contemplar a la gitana sin tapujos en aquel sucedáneo de realidad en que ambas nos podíamos mirar cara a cara. Aun cuando no me suelo mostrar al mundo de los vivos con tanta asiduidad, me gusta la sensación que provoca en mí el recuerdo de volver a ser iguales, aunque sólo sea en una burda apariencia digna de una mamarracha como yo.

¿Quién puede aguantarme de verdad? ¿Acaso no habéis aprendido nada de mis escritos?

—Quién soy yo no es tan importante en este caso como qué soy yo, pero lo que soy tampoco debería sorprender a quien procede de una cultura tan familiarizada con lo paranormal —respondí, o eso creía durante unos instantes, pues a juzgar por la confusión que aún brotaba de sus ojos no parecía haberle complacido mucho. ¡Ay, señor! Se ve que ya no estaba hecha para la comunicación humana, ¡dichosa falta de práctica! Ni siquiera se me daba bien cuando respiraba…—. ¿Qué te dice tu instinto, bella Galina? ¿Debo creer que soy la primera de 'nosotros' con la que te has topado?

Lo dije mientras permitía que a través de la parálisis del sueño —gracias a mí, mucho más agradable— tuviera una casual vigilancia de sus alborotados retoños, que bien me conocía los molestos actos reflejos de una madre respecto a sus hijos… y por una leve brecha en el tiempo que había empezado controlando, todo se detuvo para que yo pudiera acordarme de la mujer que había dado luz al veneno hacía ya cincuenta y dos largos años ajenos a mi joven aspecto… ¿Qué estaría haciendo la desgraciada de Emmanuelle ahora mismo? ¿La habría matado de pena nada más huir de su obsesiva dependencia o seguiría retrasando el momento en el que nuestras miradas se cruzarían definitivamente en el limbo? A veces pensaba que sólo eso podría ser realmente capaz de reunirnos… Ni la vida que yo había deseado abandonar desde el primer momento en el que ella me la dio tenía ya respuestas a lo que nosotras habíamos llamado 'familia'.

—¡Ups, perdona! —me disculpé antes de salir de mi trance rememorativo y colocarme de frente a ella para que pudiera, al fin, contemplarme enteramente. ¡Hay que ver, abduciendo a personas para mi propio beneficio y quedándome en Babia después! Mala y despreocupada Arsénico…— ¿Por dónde íbamos? Ah, quién soy yo… No sé si existe un nombre real para definirme, en la tierra todavía no ha habido labor alguna que le hiciera honor, pero creo que el folklore le empezó a dar algunos: 'espíritu', 'fantasma'... Dejémoslo en fantasma, sí. Una simple fantasma, pues, que lleva ya un tiempo sabiendo de ti y de tus hijos. A ellos les caigo bien, por cierto, imaginé que te gustaría saberlo… —recalqué, conforme la ilusión creada para su diversión les volvía más contentos y entretenidos, dejando así a las 'adultas' —bonita palabra para definir mi sesera— un margen mayor para la relajación— Dime entonces, mi buena 'Mugre', si estarías dispuesta a escuchar mis intenciones aquí.

Al grano, aun cuando mi piel era asquerosamente porcelanosa, muchos a mi alrededor no sabían si eso era un defecto o una virtud… Esperaba que aquella mujer tan original tuviera una tercera opción mejor.



A faire pâlir tous les Marquis de Sade, a faire rougir les putains de la rade...

You're lovable, so lovable, but you're just troubled:
La mort c'est plus marrant, c'est moins désespérant, en chantant:
Y más tarde, si ésa fuera la voluntad de su inquisidor, el privilegio de morir...:
Candy is dandy, but liquor is quicker:


avatar
Arsénico
Fantasma
Fantasma

Mensajes : 108
Puntos : 88
Reputación : 38
Fecha de inscripción : 30/03/2013
Localización : Donde tu mano se cierra

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Solo pido un poquito de paz | Arsénico

Mensaje por Galina A. Cherenkova el Sáb Nov 11, 2017 5:49 am

Como gitana que era, bien sabía que ni durmiendo podía anhelar o desear una pizca de paz. Que en raras ocasiones el sueño era simplemente eso. Que en cualquier momento podían venir imágenes a su cabeza que, por desgracia, se correspondían con situaciones reales, cercanas en el tiempo, que iban a suceder de verdad. Pero en aquel momento, lo que sentía no se correspondía con aquello que llamaban "premonición". No. Era algo totalmente distinto.

Se hallaba atrapada sin poder despertar, como si estuviera encadenada a un muro por los tobillos y las muñecas, pero, sin embargo, no había cadenas que la sostuvieran y la sensación de ansiedad estaba disfrazada de calma aparente. No podía estar intranquila del todo, pero tampoco entregarse a la paz. De momento, decidió escuchar a la mujer que tenía delante con toda la concentración que pudo reunir, pues de veras le interesaba saber qué estaba pasando.

"Fantasma". Esa palabra retumbó durante unos segundos dentro de su cabeza como si alguien la hubiese gritado en las montañas y, a pesar de que se encontraba atrapada en ese estado tan extraño, logró recordar el rostro de otro muerto con vida que se le presentó casi nada más llegar allí a París: tierra plagada de monstruos.

En aquella ocasión, su compañía no resultó ser ningún monstruo. Todos los cuentos, mitos y leyendas sobre espíritus se disiparon al conocer al ser de luz que parecía ser la señorita Di Angelo. Si bien es cierto que lo que buscaba era venganza, que aquello era lo que la retenía en el mundo de los vivos, en vida había sido un ser que luchaba por el bien. ¿Sería esta ocasión como aquella? Sus sentidos le decían que no se fiara en ningún monento, ¡vaya sorpresa! Siempre había sido así, era lo que le habían inculcado desde pequeña: no confíes en nadie o vas a sufrir. Y había podido comprobar en varias ocasiones que esa frase era totalmente cierta.

No sé qué quieres, pero tampoco lo quiero saber —dijo la gitana de forma tajante—. Los muertos no deberíais estar aquí.
Estaba un poco asustada, pero no se le notaba en absoluto. Ni siquiera miró a sus hijos cuando la fantasma se los mostró. No dejaría ver ni un ápice de debilidad. Y el hecho de que aquella mujer llevara rondando un tiempo a sus churumbeles (y a ella misma) solo le provocaba más rechazo hacia ella. Si quería que la escuchara, tendría que esforzarse mucho.


avatar
Galina A. Cherenkova
Gitano
Gitano

Mensajes : 40
Puntos : 45
Reputación : 18
Fecha de inscripción : 19/08/2014
Localización : Área de gitanos de París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario https://open.spotify.com/track/1F2wRLLcUCUfhGrsAXhbwH

Volver arriba Ir abajo

Re: Solo pido un poquito de paz | Arsénico

Mensaje por Arsénico el Miér Ene 17, 2018 8:42 pm

Amorrados a la tela del telón, a algunos al final se les cae la boca de decir cosas como 'la función debe continuar'. Vaya que sí, mis buenos y excitados amigos, pero no a costa de que mis principios acaben desplumados al instante después de que yo me haya postrado a sus lindos pies.

¿Principios? ¿Una fantasma? Ésa es buena, ¿verdad? Pues os informo de que sí, los tengo y lo más gracioso de ellos suele ser que siempre me sorprenden en los momentos más inesperados. Lo sé. ¿Qué otra cosa se podía esperar viniendo de mí? ¡Ah, pobrecilla Galina, hoy le había tocado a ella poner a los astros en orden para convertirla en la joven desafortunada del día!

—Oh, ¿disculpa, querida? —A pesar de que yo también me enfadaba, como todo el mundo —¿Qué os ha hecho pensar todo este tiempo que soy distinta? ¿Que esté loca de remate y rematarme fuera precisamente lo que tuvo que pasar para que una muerta en vida acabara siendo fantasma? Minucias…—, mi tono de voz nunca se escuchaba convencionalmente furioso, más bien parecía igual, o más, curioso que de costumbre y quizá fuera eso, junto a la expresiva exactitud de mi rostro y mi mirada, lo que lo volvía escalofriante. Pues a pesar de todo, yo no sabía cómo lo hacía, pero mis víctimas siempre conseguían darse cuenta de que me habían tocado el coño— ¿Que los muertos no deberíamos estar aquí? ¿He oído bien o llevo demasiado tiempo atontada por el falso silencio del limbo y sólo te he malinterpretado?

Chisté y por un segundo me recordé a la madre que nunca tuve —yo te quería, Emmanuelle, pero seamos justas, nunca se te dio demasiado bien—: hermosa, honesta, envidiable pero temible, arriesgada y tóxica. ¿Mi ofensa tenía aquellas consecuencias sobre los demás? ¿Tan egoísta resultaba mi poder? Huy, se me estaba subiendo un poco a la cabeza. ¡Sería la falta de costumbre! Claro que para acabar de ser sincera de verdad, no podía decirse que hubiera estado nunca acostumbrada a una comunicación simple que facilitara las cosas. Al resto del planeta que interaccionaba conmigo, por supuesto, en lo personal no me facilitaba nada, sólo me encorsetaba y aunque pasar a gestionar la imagen de su majestad la reina Smith en cueros que realzaran sus ya realzados pechos supusiera un deleite extrasensorial, no había acabado siendo el espíritu que siempre había ansiado ser para que me encorsetaran, ni siquiera metafóricamente.

Una gitana, como cualquiera un poco espabilado sabe, no tiene esos problemas con los corsés. Aunque nunca fui una gitana, yo tampoco los tuve. ¿Qué tal si dejaba de boicotear mis propias metáforas?

—¿Y quién se atreve a lanzar semejante afirmación sobre los muertos? —retomé el tema, mientras de la visión de mi bostezo salía una cascada de colores— ¡Ah, claro! ¿Cómo no? ¡Una viva! —di una palmada cuyo sonido retumbó por cada recoveco interno del cuerpo de la humana que aún dormía en mi ilusión— Es más, una viva, ¡y gitana! Quelle surprise! Dime, ¿acaso a ti te gusta que vengan los payos a decirte dónde deberíais o no deberíais estar? Me habría imaginado una hipócrita falta de empatía de cualquiera menos de ti, Galina. ¿O debería decir 'Gallina'? Parece que te describe mejor.

Quizá lo único que se 'debería' hacer ahí era cambiar de idea y buscarme otra persona para mi cometido. Bien es sabido que nunca me ha frenado la gente siesa ni poco receptiva. ¡Al contrario, los encuentro desperdiciadamente adorables, como los perritos que se persiguen sus propias colas! Pero por una vez en mucho tiempo, el asunto me corría prisa, tanta como para que un comentario así de boca de otra marginada social me pudiera acabar decepcionando.



A faire pâlir tous les Marquis de Sade, a faire rougir les putains de la rade...

You're lovable, so lovable, but you're just troubled:
La mort c'est plus marrant, c'est moins désespérant, en chantant:
Y más tarde, si ésa fuera la voluntad de su inquisidor, el privilegio de morir...:
Candy is dandy, but liquor is quicker:


avatar
Arsénico
Fantasma
Fantasma

Mensajes : 108
Puntos : 88
Reputación : 38
Fecha de inscripción : 30/03/2013
Localización : Donde tu mano se cierra

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Solo pido un poquito de paz | Arsénico

Mensaje por Galina A. Cherenkova el Dom Ene 28, 2018 6:54 am

La gitana escuchaba atenta cada palabra de aquel bello y airado ser mientras que buscaba, disimuladamente, algo que agarrar con las manos para arrojárselo a la muerta. Todo podría salir mal en ese momento, puesto que gran parte de lo de ser fantasma, en la mayoría de los casos, conlleva no tener corporeidad alguna, así que por más que consiguiera arrojarle algo, existía la posibilidad de que simplemente le atravesase. Y si no la atravesaba, ¿qué? ¿Desataría aquella mujer, más todavía, su ira contra ella? ¿Cometería el peor error de su vida? En fin, quizá merecía la pena arriesgarse porque en aquel momento no veía muchas más opciones.

Precisamente porque soy gitana sé —y no dijo "creo"— que los muertos no debéis estar aquí. —Su tono no dejaba de ser severo y, para más inri, lo acompañó con un dedo acusador lleno de anillos y mugre—. Ni siquiera sé cómo sabes quién soy ni quiénes son mis hijos.
Lo más extraño de todo era que ella estaba convencida de que había protegido su casa contra los espíritus. ¿Cómo había podido pasar allí entonces? ¿Quizá había engañado a sus pequeños para que la ayudaran? A cada momento que pasaba más se enfadaba con el hecho de que ese ser tuviera relación con sus churumbeles. ¡Y encima venía como con aires de aristócrata sin siquiera haberle ofrecido nada a cambio! Solo exigencias. La verdad es que estaba harta de que la mangonearan, pero tampoco podía arriesgar mucho su vida.

Entre palabra y palabra, había encontrado algo que agarrar. Se trataba de un candelabro viejo que en tiempo atrás había tenido un brillante y hermoso color verde y que ahora estaba cubierto de cera y óxido.
¡Solo quiero que te vayas de aquí y no regreses jamás! —gritó a la par que intentó agarrar el candelabro.
Pero palideció en el momento en el que se quedó en eso: un intento. No podía coger ningún objeto. La que atravesó las cosas no fue la fantasma, sino ella... Y entonces, y solo entonces, ató cabos. Era cierto, estaba dormida. Y aquel ser la tenía retenida como una araña retiene a una mosca entre su tela, pegajosa e indefensa a punto de ser devorada.

Despiértame inmediatamente y podremos negociar, antes no —dijo seria, sin ningún tipo de titubeo al encontrarse con la nueva situación—. Eso sí, espero que tengas en mente darme algo de parné porque no tienes tú poca lacha ni na.

Estaba claro que no tenía pensado dejarse pisar y que no le iba a dar la oportunidad de creer lo contrario. Lo que más rabia le daba era que ella allí no tenía el control, pero su expresión decía todo lo contrario. Estaba dispuesta a luchar hasta el final, sobre todo por sus hijos. Lo que no entendía todavía era por qué acudían a ella todo estos bichos. ¿No había otro gitano al que molestar que siempre iban a por la misma tonta? Se tendría que poner las pilas en cuanto a formas de protegerse contra los malos espíritus (eso o empezar a cobrar sus servicios más caros...).


avatar
Galina A. Cherenkova
Gitano
Gitano

Mensajes : 40
Puntos : 45
Reputación : 18
Fecha de inscripción : 19/08/2014
Localización : Área de gitanos de París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario https://open.spotify.com/track/1F2wRLLcUCUfhGrsAXhbwH

Volver arriba Ir abajo

Re: Solo pido un poquito de paz | Arsénico

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.