Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA THE BOND OF THE BLOOD - PARTICIPAN DRAKE ENDE Y JOSSETTE LOUVRE. LA LLAVE - PARTICIPAN POSEIDÓN Y CRYSANTHE KASTAROS. EL CAOS VISTE DE GUERRA - PARTICIPAN ORN, DRITTSEKK, BRÖKK TOLLAK, SOLEIL, KATTRINA. NOCHE DE HALLOWEEN - PARTICIPAN VLADIMIR ROMANOVS y MAGGIE CRAIG.




Espacios libres: 15/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 30/07/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




El Caos viste de guerra (privado)

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El Caos viste de guerra (privado)

Mensaje por Orn el Jue Jul 13, 2017 6:37 am

Recuerdo del primer mensaje :

Hacia un par de días que la mayor parte de los Cannif habían atravesado el portal con distintas motivaciones.
Mientras Niels buscaba dar con aquel hechicero que quería acabar con su vida antes de nacer.
Ubbe se embarcaba en la búsqueda de una reliquia que nos ayudaría a balancear la guerra a nuestro favor.
Como no, tras Ubbe, salto la impetuosa Synnove, incapaz de cortar el cordón umbilical que la unía a su mellizo y tras ella el hermano protector de Hakon obsesionado con cuidar de los dos.

Allí con cara de gilipollas se quedó Dritt que por ser un bastardo nunca parecía listo para ningun tipo de misión.
Dritt era uno de los mas hábiles guerreros con la espada, pero cara al norte solo era una mancha para el honor de Hoor, el bastardo que Valeria trajo de París tras su separación, así que siempre resultaba ninguneado.
Yo que me crie en el seno de esa familia, acogido desde que era un niño por el mismo Höor, siempre fui tratado con aprecio, mi vinculo se estrecho mas con Drizz que con los otros, quizás porque no era un Cannif y porque era con él con quien entrenaba y no con el resto de todos ellos.

Dos días después llegó una información relevante, no conocíamos la veracidad de esta, pero por lo visto había una orden milenaria que custodiaba la reliquia, quizás habíamos lanzado a los Cannif a la boca del lobo y la aparente angustia de la señora Adaline, mujer de Erlend y madre de los tres hermanos que saltaron a por ese arma mitológica era palpable.
Höor valoraba la idea de ser él mismo quien saltara la otro lado, pero eso era algo que dejaría muy mermadas nuestras tropas que se enfrentaban a muerte en una guerra sin tregua.
Perder a Erlend, Ulf u Hóor en estos momentos incitaría al rey a lanzar sus tropas contra los nuestros, así que era algo que no nos podíamos permitir.

Dritt llegó con el semblante serio aquel día al entrenamiento, su cara lo decía todo, lo conocía, luchaba con fiereza como una bestia acorralada, el acero mordía con fuerza rugiendo esgrimido al viento y difícil me resultaba seguir el ritmo de un caballo desbocado que arrastraba demasiado.
-¿que cojones te pasa Dritt? -pregunté apretando los dientes mientras le daba una patada en el pecho para marcar distancia entre nuestros aceros.
Ambos jadeábamos uno frente a otro, fue entonces cuando volvió a pegarse a mi, el acero alzado, mi espada interpuesta y entonces me contó aquello que pensaba hacer.
Cruzar el portal como sus primos, el problema que Valeska nunca se lo abriría, necesitábamos otro con poder para hacerlo, nuestra mirada se desvió hacia Brökk.
-Es nuestro hombre -aseguré mirando a Dritt con picardia.

Acabado el entrenamiento rodeé el cuello mítico hijo de Ulf tirando de él hacia una de las esquinas.
Dritt al otro lado cerraba la marcha mientras ambos fingíamos entre risas una animada conversacion para no despertar la atención de nadie de los allí presentes.
-Brökk, sabes que tras saltar los Cannif, se ha descubierto que una orden secreta custodia el objeto, hemos pensado acudir en ayuda de los nuestros para conseguir esa reliquia que terminara con la guerra que asola el norte.
Te necesitamos para abrir el portal y después para volver a nuestro tiempo ¿te apuntas? -le pregunté sin darle muchas opciones a negarse.
avatar
Orn
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 37
Puntos : 35
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 11/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: El Caos viste de guerra (privado)

Mensaje por Orn el Vie Jul 28, 2017 3:06 am

Brökk tuvo una buena idea, ir a la casa de su madre que según él por estas fechas estaría vacía.
Enarqué una ceja cuando dijo que estaba al lado del cementerio, la verdad es que Giuliana pese a no ser norteña era muy apreciada por todos los vikingos.
Casi me atrevería a decir que idolatrada por lo sumamente bien que había llevado lo de convivir entre bárbaros, ademas su magia era potente y nos había sacado de varios atolladeros en las gestas mas duras y complicadas.
Ulf, el padre de Tollak era una leyenda entre los nuestros, el general de Höor, no había joven guerrero que no pusiera su estandarte en conseguir convertirse en un futuro en alguien como el lobo.
Con ese curriculum a las espaldas y los dioses de su lado Brökk apuntaba maneras.
Si bien era cierto que en la batalla no era tan bueno como Dritt, suplía esa carencia con la inteligencia y la magia, así que Brökk era uno de esos hombres que siempre deseas tener en tus filas como aliado. Supongo que por eso se entendía tan bien con Hakon Cannif, los dos eran bastante parecidos en cuanto a pensar antes de actuar.

La hechicera parecía estar fuera de lugar, como si nuestras palabras la confundieran mas de lo que la ayudaban.
El resumen era sencillo, así que tras dejar atrás a Dritt y Soleil que estaban tonteando dándose pellizcos y rozándose, la hechicera se acercó a nosotros.
Me bajé de un salto de la espalda de Brökk para mirar de arriba a bajo a la hechicera con una sonrisa de medio lado.
-Es sencillo de entender -apunté dejando escapar una risa pues la verdad no lo era -aquí el hechicero -dije señalando a Brökk tiene contacto con los dioses, así que Loqui, nuestro dios del caos, le mostró un portal por el que podríamos cruzar y venir de visita al pasado.
Todo esto no es un mero viaje dep lacer -mis ojso se clavaron en su boca -claro, que bien podría serlo -apunté divertido -el caso es que Dritt -señalé hacia atrás -el bárbaro ese de ahí atrás -es hermano de unos guerreros que antes de nosotros cruzaron un portal para venir a buscar algo a este tiempo.
Después descubrimos que ese algo estaba custodiado por una orden secreta, así que venimos a ayudar y a avisarles del peligro que corren pues al parecer la orden está al tanto de que estos han venido a por la reliquia ¿me he explicado?

Tiré de la cintura de la joven alejándola un poco de Brökk con una picara sonrisa y un “te jodes” pintado en mi cara.
-Ese libro que tenias esperamos nos de pistas ¿lo entiendes mujer?
Dritt desde atrás aportó la siguiente mejor idea del día. Ir a una taberna que sus hermanos solían frecuentar en París, sin duda todos los norteños eramos unos borrachos, en algún momento tenían que haber ido a mojar el gaznate y si la coincidencia no hacia que hoy nos reencontráramos era posible que preguntando al tabernero nos dieran algún tipo de pista sobre su ubicación.


avatar
Orn
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 37
Puntos : 35
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 11/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Caos viste de guerra (privado)

Mensaje por Brökk Tollak el Sáb Jul 29, 2017 1:26 pm

Llegaron a la Rue des Rondeaux, reconoció la casa en seguida porque era su casa, había cambiado poco en aquellos 24 años, subió las escaleras del porche y buscó una tabla suelta de la pared, que ocultaba un pequeño recoveco donde había una llave de repuesto. La sacó y abrió la puerta.

La decoración sí que había cambiado pero seguía siendo la misma casa. Las cocinas tenían tarros de conservas, quesos curándose y trozos de carne y pescado en salazón que podrían usar para alimentarse. El salón tenía las cortinas echadas, el despacho conservaba los tratados de magia que habían viajado con la familia y que Giuliana estaba estudiando, así como algunos artilugios para hacer pociones y ungüentos. Las habitaciones estaban en la planta superior y pronto anochecería.

Está bien... veamos...Dritt y Soleil, mirad en la cocina lo que podemos rescatar, Orn enciende un fuego en la chimenea y las cocinas, mientras tanto, Kattrina deja el libro sobre la mesa y veamos qué podemos encontrar. Nos iremos turnando para leerlo y a ver qué nos cuenta.

El tomo era grueso y una para una sola persona sería aburridisimo y pesado, pero necesitaban desentrañar los secretos entre sus páginas. Empezaron por en anagrama de la sierpe. Sacó un tomo que su madre siempre le decía que era básico conocer, el "Obumbratio", que venía siendo traducido el "Sombras oscuras". En él se relataba la historia más oscura de la magia, de sus hermandades y Logias, de las sociedades mágicas que habían sido exterminadas y aquellas que habían dejado que pareciese justo eso para poder operar en la clandestinidad. Le fue contando a Kattrina algunas cosas sobre ellos.

Venimos del futuro, de dentro de 24 años. Le pedí a mi dios protector que nos ayudara con el portal, yo no sé esa magia, pero una hermana de Dritt es bruja y sí controla el espacio y el tiempo. Sus hermanos...bueno, son medio hermanos...saltaron por el portal y están en esta realidad buscando a la orden de la Sierpe, porque su destino depende que los encuentren. Es todo un poco rebuscado, pero el resumen es que la Orden custodia una reliquia que es capaz de controlar a los seres sobrenaturales. La necesitamos para ganarle la guerra al rey Rannulf, que es cruel y sanguinario, y que ahora ya sabes que esa guerra va a durar más de veinte años. Además Niels, uno de los hermanos de Dritt tiene que encontrar a una hechicera que intentará matarlo antes de nacer. Parece extraño porque está vivo, una paradoja temporal, pero no es así. Ella lo intentará en el pasado por una serie de acontecimientos que son un lio y al final el resultado es que Niels dejará de existir.

Se sentó en despacho, en la silla que tantas veces había ocupado su madre y él mismo, se sacó las botas porque estaba muy cansado del viaje a Asgard a hablar con Loki y después lo del portal, bostezó y sacó papel y pluma para ir apuntando cosas importantes conforme las descubriesen.




Whatever it takes:

Elastic ♥️:
avatar
Brökk Tollak
Hechicero Clase Media
Hechicero Clase Media

Mensajes : 69
Puntos : 65
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 13/07/2017
Localización : París-Bergen-Nueva Orleans

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Caos viste de guerra (privado)

Mensaje por Drittsekk el Sáb Jul 29, 2017 4:25 pm

No tardamos demasiado en llegar a la casa de Bröok, que como había predicho estaba vacía. La llave escondida y el cementerio era lo suficientemente tétrico como para no tener visitas de ultima hora.
Una neblina rodeaba la casa, como si los dioses nos dieran amparo aquella noche en la que nos jugábamos ciertamente demasiado.

Bröok para variar empezó a dar ordenes, la verdad es que le teníamos afecto al vikingo, de no ser así creo que lo hubiéramos lanzado a alguno de los nichos vacíos y con gusto lo hubiéramos enterrado nosotros mismos.
-¿tengo pinta de mujer? -pregunté alzando la mano para que no se molestara en responder mientras me acercaba al libro que habían abierto.

Puede que fuera un bastardo pero mi educación había sido idéntica a la de mis hermanos, sabia leer en varios idiomas, escribir a la perfección distintas lenguas.
No entendía de magia, pero que yo supiera, era el único de aquí que entendía algo de la misión que llevábamos entre manos y la verdad el relato de Bröok aunque cómico me resultó bastante pobre.
-Voy a tratar de explicarlo con un poco mas detalle, pues Bröok estaba de viaje a Asgard y entre colocon y colocon se enteró de la mitad.

Orn reía a mis espaldas buscando algo que llevarnos la gaznate, si no nos calentaba el fuego lo haría el alcohol.
-Hace un par de semanas encontramos en una excavación unos papiros que hablaban de una reliquia...por lo que la egiptologa que se aloja en el castillo de mi padre, en el norte, nos comentó, parecía que esta tenia el poder de dominar a los inmortales. Por desgracia le faltaban libros para poder acabar de descifrar esos pergaminos.
Sabíamos que el rey del norte contaba también con esa información, así que sin tiempo para darle a la egiptologa que trabaja en el castillo, Ubbe, mi “primo” cruzó l portal que le creo Valeska, mi hermana para llegar a este tiempo en busca de la reliquia.
Tendría que descifrar todo sobre la marcha y dar con ella.
Parte de los papiros, los que no hablaban de la reliquia se quedaron en el norte, en el norte de nuestro tiempo y una semana después descubrimos que la reliquia esta dividía en dos partes, una que es la que Ubbe esta buscando, la otra queda custodiada por una peligrosa orden que la parecer ha descubierto que hemos venido a por sendas partes.
Hemos cruzado el portal en busca de mis primos, pues tras Ubbe, Hakon y Synnove, hermanos de este cruzaron para ayudarlo.
El plan es dar con ellos y averiguar todo cuanto podamos de esa orden y la otra mitad de la reliquia ¿lo entendéis?

Como bien había dicho Bröok era complejo de entender, nos faltaba mucha información y había demasiada gente implicada como para que con una simple explicación todo pudiera quedar claro.
-Niels es mi hermano, cruzo el portal hace un mes, en una visión mi hermana vio como un hechicero cruzaba el portal para matarlo antes de nacer, él ha venido a este tiempo a impedir que eso suceda..como entenderás no es de buen gusto desaparecer -apunté ladeando la sonrisa.



Soleil:
Spoiler:
avatar
Drittsekk
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 100
Puntos : 102
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 06/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Caos viste de guerra (privado)

Mensaje por Soleil el Vie Ago 04, 2017 8:26 am

Me alejé del grupo para adentrarme en la cocina pues como bien sabía, era mi sitio. Poco podía aportar a la situación a la que no encontraba ni pies ni cabeza, no comprendía porqué estábamos en el pasado, uno en el que obviamente ninguno había nacido. Suspiré largamente frente a los utensilios de cocina , supe enseguida lo que podría hacer.

Salí en silencio al patio de atrás , en donde hallé lo que buscaba... un pequeño huerto en donde poder coger algunas verduras. Una sopa fabulosa con ingredientes frescos, podría coger alguna que otra fruta. La época de las naranjas, a la vuelta hallé un naranjo , solo esperaba que no estuviesen amargas.En mi completo mundo, lavé y partí las verduras para colocarlas en un cuenco al que llené de agua, coloqué las naranjas en un plato de barro y suspiré largamente, mi misión prácticamente ya había concluído.

Brökk nos indicó a mí y a Dritt que nos fuésemos a la cocina, dudaba que le hiciese caso... él no había entrado en la cocina nada más que para zampar, lo demás era “para las mujeres”. Disponiendo los platos y demás, entrecerré los ojos al nombrar a varios Cannif, así que también habían cruzado... todo esto se estaba volviendo un completo lío, comencé a ponerme nerviosa...tanto que se me cayó un plato al suelo, me disculpé enseguida recogiendo los restos.

-Lo siento, no estoy acostumbrada y... -era mejor que ni me enterase de lo que hablaban... me sentía un poco fuera de lugar, mis ojos no se apartaban de Drittsekk tras su explicación. La cazuela , la coloqué en la lumbre...y esperé a que tuviese que remover, mi misión era una muy diferente que salvar el mundo, al fin y al cabo era eso, una esclava que seguía a su señor..”la niñera” según algunos.



Mon ami, mon amour:


Sol:




avatar
Soleil
Esclavo
Esclavo

Mensajes : 87
Puntos : 89
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 05/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Caos viste de guerra (privado)

Mensaje por Kattrina el Dom Ago 06, 2017 1:19 pm

El camino a la mansión se sintió más bien corto. Kattrina permaneció en silencio durante todo el trayecto mientras cada uno de los hombres intentaba explicarle a su manera los motivos de la travesía en la que se aventuraron a través del tiempo y por qué no, espacio, pues era evidente que sus creencias y costumbres les situaban en un origen lejano a la capital francesa. En su mente recogió las tres versiones de la historia y las mezcló para hacerse una idea del panorama general, tanteando las probabilidades en las que inmiscuirse en semejante embrollo le terminara siendo favorable.

Estuvo tentada a preguntar si consumieron demasiado alcohol o algunas de las setas alucinógenas que crecían en el bosque y los mercantiles vendían como si fueran champiñones, pero la seriedad que imprimían en su discurso era tal que la hechicera se abstuvo de realizar algún comentario inapropiado para el calibre la situación. Si era cierto lo que escuchaba, el relato involucraba la existencia de deidades superiores y un peligroso juego con el tiempo. Incluso para la época Kattrina pudo imaginarse que cambiar los sucesos del futuro, a pesar de ser por una buena causa, no podría implicar consecuencias del todo positivas.

Era sólo una hechicera, una terrible, por cierto, y por lo que escuchaba todos los involucrados esa historia estaban jugando a ser dioses; era una situación que la superaba.

Cuando ingresaron en la vivienda, la hechicera obedeció la orden de Brökk y dejó el libro sobre la mesa, tomando asiento en una de las sillas dispuestas alrededor de ella. Sonrió, asintiendo con una pizca de nerviosismo ante la conclusión de Drittsekk, tenía razón, desaparecer no se escuchaba de buen gusto y de alguna u otra forma pudo sentirse identificada.

De acuerdo.

Suspiró aún sin comprender la situación del todo. Todos miraban el ejemplar, pero hasta el momento ninguno había tomado la iniciativa de manipularlo. La hechicera comenzó a impacientarse y tamborileó los dedos sobre la madera, la curiosidad era grande y comenzaba a escocerle en el interior. Entonces sin más preámbulo decidió abrirlo de par en par.

¿Comenzamos? — Indagó paseando la mirada por los tres hombres.

Entre más pronto dieran inicio más pronto terminarían y entonces podría apartarse. Ella sólo necesitaba la verdad no quedar en medio de una batalla que estaba lejos de ser suya, incluso si el encanto de la situación la incitaba a lo contrario.



and i still have time to be:
hot mess:
avatar
Kattrina
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 26
Puntos : 16
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 06/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Caos viste de guerra (privado)

Mensaje por Orn el Dom Ago 06, 2017 3:08 pm

Demasiadas cabeza metidas en ese libro, la verdad es que yo difícilmente entendería el contenido, de lectura en francés lo justo y si ya entraba en tecnicismos mágicos, eso se convertiría en todo un desafio.
Así que sin que sirviera de precedentes y no porque me lo había pedido Bröok con la amabilidad que le caracterizaba después de dar un buen trago a la botella y sentirme un tanto ignorado decidí salir al exterior en busca de leños para hacer arder en la chimenea.

El clima de París en nada se parecía a las gélidas tierras del norte, era suave, esperaba que las mujeres fueran igual de cálidas en todos los aspectos.
Cerca del pantano había una zona boscosa, aunque allí donde vivía la madre de Bröok había demasiada humedad esperaba encontrar troncos que pudieran servir.
Hacha en mano partí unos cuantos maderos y atándoles una soga los arrastré con facilidad de nuevo hasta la casona.

Cuando regresé la cena estaba lista, pero esos tres pazguatos seguían deliberando sobre la utilidad del libro y sus significados.
La verdad no les presté demasiada atención, me limité a acercarme a la chimenea colocando los maderos de forma piramidal, en el centro la hojarasca seca, un chorro de alcohol y los prendí con la yesca y el pedernal.
No tardaron en coger intensidad, el crepitar del fuego pronto acompañó el vocifero de los dos bárbaros y la bella hechicera mientras Soleil miraba cansada desde la mesa a los tres, posiblemente preguntándose que cojones hacia allí.

Ladeé la sonrisa y tomé asiento a su lado llenando la copa de ambos.
-De momento hemos sido los únicos útiles en este viaje, tu has preparado algo que llevarnos al gaznate y yo he logrado calentar la estancia mientras ellos.. -los señale riéndome -bueno, ellos se las dan de que saben lo que hacen -bromeé llevándome una mirada de Dritt.

Me relamí los labios, el sabor del alcohol de París distaba mucho del norteño. Moví el vaso mirando su parduzco contenido.
-Parece meado de burro -alegué – espero entre mejor cuando este borracho -puntualicé en mi defensa -¿Que tal si os sentáis antes de que la cena se enfrié y seguís después deliberando como podéis salvar al mundo?

Esquivé entre risas un pisapapeles que Dritt me lanzó para que me callara de una vez.
-¿Que pasa Soleil que no le das descanso en el lecho? -pregunté sin dejar de reírme -su mala ostia tiene que tener una explicación verosímil..ya se, que no le dejas colarse entre tus piernas y por eso lleva la cara de amargado todo el día


avatar
Orn
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 37
Puntos : 35
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 11/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Caos viste de guerra (privado)

Mensaje por Brökk Tollak el Miér Ago 09, 2017 4:21 pm

Brökk estaba examinando unos dibujos que le sonaban de algo, porque en el libro había muchas lenguas mágicas arcanas mezcladas y él desde luego no hablaba egipcio antiguo, pero sí latín y algo de enoquiano, la lengua perdida de los ángeles, esa que la mayoria de nigromantes conocía porque era en la que estaban escritos los libros mágicos más oscuros como el Necronomicón. Aunque éste había sido traducido y conservado en árabe.

Repasó con los dedos el dibujo y se pellizcó el puente de la nariz. No tenía sentido, aquello era una alegoria clara al Yog-Sothoth conocido también como "La Llave y la Puerta", "El Todo-En-Uno", "El Oculto", "El Abridor del Camino". Era uno de los dioses Exteriores, un Primigenio, en teoría un mito. Pero a Brökk le constaba que algunos hechiceros poderosos los podían invocar y pedirles dones inimaginables. Pero su sello, que él reconoció, solía ir acompañado con los salmos correspondientes de protección y sin embargo no estaban, pero parecía que la página sí tenía hueco para tenerlos. Entonces se le ocurrió algo.

¡Kattrina! ¿sabes algun hechizo para revelar lo oculto en un libro? no consigo recordarlo...pero estoy seguro de que aquí mismo hay algo más ecrito, ese sello es de un primigenio, y debería ir con las protecciones, y no están. Eso significa que hay más textos ocultos entre estas paginas, quizás si la revelamos podamos encontrar lo que buscamos...¡Agh! no consigo recordarlo... Apa...Apare...no se que.

Miró a Dritt, que si bien se sabía la historia mejor que nadie y podría ser el cabecilla de la misión, a menos que los soprendiera recitando el ensalmo de revelación, en ese momento no podía aportar nada.

¿lo ves? ¡es que me liais! a veces me arrepiento de ir con vosotros a la taberna, si hubiera estudiado más ahora sabría qué hacer.— gruño, refunfuñando. Aunque en realidad no se arrepentía, Orn y Dritt eran sus mejores amigos, eran como hermanos. Y Sirius también, pero era más retraído y no le gustaba tanto divertirse.




Whatever it takes:

Elastic ♥️:
avatar
Brökk Tollak
Hechicero Clase Media
Hechicero Clase Media

Mensajes : 69
Puntos : 65
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 13/07/2017
Localización : París-Bergen-Nueva Orleans

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Caos viste de guerra (privado)

Mensaje por Drittsekk el Jue Ago 10, 2017 4:35 am

Cuando empezaron a hablar de cosas de magia supe que era el momento de abrirme, en nada podía colaborar allí y para que mentir mi estomago rugía ante la comida de Soleil.
Enganche a Bröok del cuello sacudiendolo entre risas.
-Piensa un poco, quizás necesites algo de beber para recordarlo, ya que pasas mas tiempo en la taberna que dándole a los libros -bromeé soltándolo camino a la mesa donde Orn bebía y bromeaba con Soleil.

Tiré de la mano de la doncella con una picara sonrisa en los labios para sentarme en la silla y subirla sobre mi regazo.
Sonreí cuando sus dedos peinaron mi pelo deslizándolos entre los mechones, Orn nos miraba bebiendo de su vaso y no dudo en servir raudo otro para mi.
-Sigo pensando que es buena idea ir a la taberna donde nos reuníamos en París, mis hermanos de seguro habrán ido en mas de una ocasión a mojarse el gaznate, si no están, es posible que alguna posadera pueda darnos su ubicación.

Llevé mis dedos a un trozo de carne mojada en salsa y lo llevé a mi boca, joder que bueno estaba.
Me relamí después empujándolo con un poco de vino mientras escuchaba a Orn hablar de ese otro sitio donde a veces entrenábamos en París, una montaña perdida en el bosque cuyo precipicio desembocaba en el mar.
Cierto era que borrachos solíamos también acudir allí a hacer de las nuestras...
-También podemos ir a un burdel, mis hermanos no aguantan sin meterla en caliente -apunte descojonandome contra el vidrio.
-Ni nosotros tampoco apunto Orn no sin falta de razón.
Le lancé un trozo de carne para que se callara que atrapó al vuelo como el pazguato que era.

Seguimos bebiendo y comiendo mientras los dos hechiceros hacían lo imposible por descifrar ese libro y sus entresijos.
Fue entonces cuando se me ocurrió la pregunta del millón.
-Y tu mujer -dije girándome hacia la hechicera -¿por que quieres saber algo de la orden? Nosotros te hemos hablado de nuestro propósito pero tu guardas silencio como una víbora antes de lanzarse a tu encuentro.



Soleil:
Spoiler:
avatar
Drittsekk
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 100
Puntos : 102
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 06/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Caos viste de guerra (privado)

Mensaje por Soleil el Jue Ago 10, 2017 6:15 am

La sopa estaba casi lista y la carne asándose junto al fuego, no me costó demasiado tiempo en realizar un menú improvisado. No entendí de magia, solo la que vi por los desastres y caos que el señorito Sirius Cannif había desplegado en el norte...pero poco más. No, no era ningún secreto en aquel techo que no pintaba nada en aquel lugar pues todos tenían algo que aportar.

No quise incomodar, me mantuve en silencio como si ni estuviese allí. Removí la sopa y dejé escapar un suspiro, mis cabellos se habían descolocado con tanto ajetreo y me peiné suavemente con los dedos, no me di cuenta que Orn se acercó y me dio tal susto que di un salto en la silla. Fruncí ligeramente el ceño a la vez que le di un manotazo en esa mano larga que poseía.

-Tócate otro sitio donde más falta te haga, vikingo -negué con la cabeza, observándoles desde mi posición. -¿No te habrás bebido tus propios fluidos? No me extrañaría, te quieres tanto...-bromeé riéndome por lo bajo por lo que él me atacó de esa manera muy poco considerado. Me sonrojé tanto que no supe que decir, le tiré la cuchara con la que removía la sopa -No soy una de esas mujeres con las que frecuentas. Deberías encontrar una buena chica que no solo admirase tu cuerpo y aguantase tus bobadas, una buena chica como...esa de allí -señalé con la cabeza a la bruja, sonriendo maliciosa...si él me atacaba no iba a quedarme de brazos cruzados.

-Broök , no te eches a perder como esta manada de holgazanes...por favor -suspiré enredando los dedos en el pelo de Drittsekk, seguido de una sonrisa...no era ningún secreto para ninguno de los que estábamos allí, como lo miraba pero como siempre...nunca pedía nada, solo esos efímeros momentos que nos convertían en... relativamente unos idiotas que no aceptaban lo que ocurría -No vamos a encontrarlos en la biblioteca...como encontraríamos a Sirius. Sí en esos lugares en lo que frecuentais...de verdad no lo entiendo, Broök,,,en serio, deja de juntarte con semejantes merluzos y tú no me mires así -dije apuntando sin mirar a Dritt, llevándome un poco de carne a los labios...pensé en mi madre, podría buscarla...pero solo fue un pensamiento ¿a quién le importaba tal cosa?



Mon ami, mon amour:


Sol:




avatar
Soleil
Esclavo
Esclavo

Mensajes : 87
Puntos : 89
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 05/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Caos viste de guerra (privado)

Mensaje por Kattrina el Vie Ago 11, 2017 2:36 am

Observó con cuidado el espacio en blanco señalado por Brökk en el ejemplar. Repasó la hoja con la yema del dedo, el sello al que se refería el hechicero hacía parte de la mitología de los dioses primigenios y si bien había leído alguno que otro libro en el que eran mencionados, su conocimiento sobre ellos no era tan amplio como para haber reconocido la procedencia de la imagen sin la ayuda de su semejante.

Asintió concordando con que había inscripciones ocultas entre las páginas del manuscrito. La magia que emanaba de las hojas era casi palpable y le era posible percibirlo incluso siendo ella la más pobre expresión de los de su clase. La mayor parte de su propia magia continuaba adormecida, se atrevería decir que incluso atrofiada y aunque tuviera acceso a ella, no sabría bien cómo utilizarla; sin embargo, era menester aparentar que sabía lo que hacía, incluso si era ella la más desorientada de los cinco.

Si Brökk no podía rememorar el hechizo necesario para develar la información, mucho menos ella. Lo suyo eran los temas mundanos y poco a poco caía en cuenta que la situación no sólo la superaba a ella sino también alcance de su mente. Mientras los extranjeros aprovecharon el tiempo para discutir asuntos de los que ella poca idea tenía, hizo el amague de vacilar en busca de la respuesta; la idea era no lucir completamente perdida y terminar por sentirse del todo inútil.

No fue hasta que Drittsekk se dirigió a ella que se simuló salir de su aparente estado de concentración; la verdad era que su mente divagaba por todos los lugares sin poder aterrizar en una respuesta correcta y la indagación del hombre empeoró su situación. La pregunta la tomó por sorpresa. El silencio se impuso en la habitación y ahora todos los ojos se posaban sobre ella, curiosos por su contestación. Odiaba semejante tipo de atención, aún más cuando la elección de las palabras equivocadas podría arruinarlo todo.

Aclaró la garganta y trago saliva. ¿cómo explicar su enrevesada historia? Sin duda no podía ir gritando a los cuatro vientos que no era quien pregonaba ser y mucho menos, que vivía bajo el techo de la orden.

Personas fueron asesinadas — Inhaló tanto aire como le fue posible he hizo una pausa, era la primera vez que compartía sus pensamientos en voz alta — Y la siguiente cosa que sé es que un grupo de hombres, que visten el emblema de la orden, se encargan de limpiar el desastre, como si nada hubiera pasado.

El sólo recuerdo del suceso le hervía la sangre. Se esforzaba por controlar sus emociones, pues sabía que eran el estímulo que despertaba su magia. Frunció el ceño, no tenía ánimos de dar explicaciones.

Quiero saber quién y por qué —Concluyó con firmeza, no era el momento para mostrarse intimidada, tampoco podía ahondar mucho en el tema — Pero no voy a conseguir nada si primero no entiendo de qué va esta orden, ninguno de nosotros, así qu-

Se interrumpió a sí misma cuando tuvo un momento de clarividencia. La orden, eso era. Por supuesto, la orden tenía su propia colección de ejemplares, conocimiento reservado para los integrantes meritorios de él, evidentemente, ninguno que fuera mujer, por ello, cuando logro hacerse con uno de los ejemplares las cosas no habían terminado bien, pero sí alcanzó a retener alguna que otra información de aquellas valiosas páginas. Entre ellas, precisamente el hechizo que necesitaban.

Se dio media vuelta olvidando por completo su discurso, devolviendo toda su atención al libro.

Aparecium — Pronunció después de darle golpear el símbolo tres veces con su dedo índice.

No pudo evitar sonreír cuando las palabras comenzaron a dibujarse sobre el lienzo complementando el significado de las ya presentes; no obstante, la mágica aparición se detuvo a la mitad. Su gesto satisfactorio se desvaneció, evidentemente algo había hecho mal. Observó a Brökk con inquietud, era clara su inexperiencia, pues a ella nunca nadie le enseñó cómo canalizar sus poderes de forma correcta.

Deberías hacerlo tú —musitó nerviosa — Antes de que termine por incinerarlo.

Se apartó del libro, después de todo, Brökk sabría que hacer, no necesitaba de ella para arreglárselas con un hechizo. Su lugar tampoco era con los demás, que disfrutaban de la cena que preparó Soleil. Allí tampoco tendría mucho que aportar, así que optó por reducir su presencia hacia una de las ventanas, perdiendo su atención en el exterior.



and i still have time to be:
hot mess:
avatar
Kattrina
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 26
Puntos : 16
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 06/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Caos viste de guerra (privado)

Mensaje por Drittsekk el Vie Ago 11, 2017 6:47 am

Deslizaba mis dedos por la espalda de Soleil pero no perdía de vista a la hechicera que francamente parecía nerviosa.
Algo no terminaba de cuadrarme de ella, aunque sus palabras sonaban sinceras, parecía lógico que quisiera averiguar algo sobre esos que habían limpiado el rastro de cadáveres a los que se refería.
De momento iba a creer en ella, tampoco tenia mas motivos para desconfiar.

Mordí con suavidad el hombro de Soleil volviendo a centrar mi miada en la comida y la bebida, me reí por las palabras de Orn, que le contestaba a Soleil.
-Yo no busco una buena mujer, esas me aburren, busco una muy mala que me lleve a Hel porque yo solo ya me abriré camino hasta el Valhalla.
-Allí estará la valquiria gorda que te pidió Bröok en su visita a Loqui -dije sin parar de descojonarme.

Los dos nos echamos a reír, sentí los labios de Soleil en mi piel, claro que un mordisco fue lo que me gane.
Llevé la mirada hacia Bröok que seguía encabezonado en descubrir esas lineas que decía la magia escondía en ese libro.
La bruja se largó hacia el ventanal, supongo se sentía fuera de lugar, le di un empujón a Orn para que fuera con ella, iría yo, mis palabras habían sido mordaces y tampoco era cuestión de amargar a la chavala el día, pero tenia el culo de mi vikinga encima y la verdad estaba cómodo dejando que me diera de comer y acariciándole las nalgas.

-Bröok vamos a cenar, el libro no tiene patas y quizás unas birras después encuentres la palabra mágica que nos enseñe las letras esas que buscas.
Abrí la boca para morder un trozo de carne que llevaba Soleil en los dedos, esta enarcó una ceja mientras yo me reia.
-Tengo las manos ocupadas -le dije sin quitárselas del culo -podríamos ir a la taberna después ¿que te parece Bröok? es fácil que haya visto a mis hermanos y puedan darnos alguna pista sobre ellos.
Ademas beber un poco no va a sentarnos mal, a lo mejor la bruja se relaja y socializa con nosotros.

Orn se levantó de la mesa con una jarra de cerveza para la chica y se acercó a ella dándole un repaso de arriba a bajo con la mirada.
-Anda bebe mujer -le dijo dándole la jarra -necesitas soltarte un poco ,a fin de cuentas todos buscamos a la orden esa no, lo que nos convierte en amigos -dijo ladeando la sonrisa.
Le tiré un trozo de cacahuete, algo me decía tendría que esforzarse mas con esa mujer. Estábamos acostumbrados a las mujeres norteñas y esta no debíamos olvidar que era una mujer de París, para hablar con un hombre necesitaba una alcahueta.
-Bröok y si fuera tinta que se ve al fuego, he leído no se donde -enarqué una ceja por la cara que puso Bröok al decirle que había leído -vale o a lo mejor me lo contó Sirius, no lo recuerdo, fijo iba ciego, que hay tintas invisibles que usaban algunas ordenes para que otros no leyeran los mensajes ocultos pero que al fuego si se veían.





Soleil:
Spoiler:
avatar
Drittsekk
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 100
Puntos : 102
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 06/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Caos viste de guerra (privado)

Mensaje por Orn el Vie Ago 11, 2017 2:28 pm

Drittsekk me dio un empujón para que fuera a hablar con la hechicera, estaba claro que yo era el hombre adecuado para hacerla sentirse cómoda, mi arrebatadora presencia, mi saber estar y mi discurso locuaz haría que en un momento estuviera con una sonrisa en la cara y quitando ese gesto de amargada que la pobre llevaba tras pasar un rato con Bröok.
Le di una colleja al hechicero cuando lazó la cabeza del libro al verme pasar en dirección a mi presa.
-Tu a estudiar -le dije entre risas con un “te jodes” implícito en ella.

Llegué frente a la dama con una buena jarra de cerveza, esto allanaría sin duda el camino entre los dos, y bueno, un poco de la magia de Orn y todo iria sobre ruedas, no podía ser de otro modo.
Puse la mejor de mis sonrisas, incluso alcé la ceja levemente poniendo actitud, desplegando todo mi arsenal de armas.
-Bebe mujer -le dije acercándole la jarra.

La chica desvió sus verdes de la ventana para mirarme un poco perpleja, no se si porque no esperaba mi arrebatadora presencia o porque.
-Luego vamos a ir a la taberna, esto es para ir entonadonos -aseguré llevando mis dedos a su largo cabello mientras deslizaba un mechón entre la yema de estos con una tenacidad que ni el mejor de los guerreros.

Drittsekk se descoronaba desde la mesa, estas mujeres parisinas eran duras de roer, una norteña ya estaría cabalgando sobre mi en la habitación contigua.
Carraspeé, no sabia exactamente que estaba fallando.
-¿te gustan las mujeres? Pregunté, era lo único que me cuadraba pues no la veía precisamente lanzarse a mis brazos.

La risa del resto de los que estaban en la habitación me desquiciaba, enarqué una ceja sin desviar mis ojos de mi preciosa presa.
-¿he dicho algo inapropiado? -pregunte mas perdido que un vikingo en una iglesia.



avatar
Orn
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 37
Puntos : 35
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 11/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Caos viste de guerra (privado)

Mensaje por Brökk Tollak el Vie Ago 11, 2017 3:40 pm

Estaba encabezonado en hacer aparecer las letras ocultas de ese libro, sabía que estaban ahí, ahora ya era personal, podía sentir la rabia hervir en su sangre. Su madre sabía hacer prodigios alucinantes y él no era capaz ni de rechistar un hechizo básico...porque se había dedicado a hacer el gañán con Dritt y Orn, y ahora que se necesitaba de sus habilidades... echaba de menos haberse ido más tiempo con Sirius a estudiar.

Kattrina les contó que había presenciado muertes y devastación y que la Orden había sido quien lo orquestó y lo llevó a cabo. No lo dijo implícitamente pero estaba seguro de que perdió a alguien en ese episodio y por eso quería dar con su paradero, estudiarlos y destruirlos. Pero al parecer no era una bruja muy versada. Pues sí que estaban bien apañados!!

La sugerencia de Dritt no era descabellada, pero podían ir mal muchas cosas y no podían correr el rosego de estropear las páginas.

Buen punto, Dritt. Pero no quiero que se queme, no tenemos más copias.

La bruja se puso a mirar por el ventanal y llegó Orn desplegando sus enormes dotes conquistadoras. No se podía ser más pazguato y más torpe. El brujo enarcó una ceja, después otra y finalmente hizo un facepalm. ¿De verdad no se estaba escuchando? parecía idiota. Entonces le soltó un collejón y el rubio le contestó.

¡¡eh!! repite eso y te arranco los huevos!! total, para lo que te van a servir hoy... ¿no ves que la muchacha pasa de ti? en serio tio...¿acabas de llamarla desviada? lo tuyo es poesía en estado puro, joder.— en ese momento Kattrina recordó el hechizo.— Aparecium!!! claro!! como soy tan inútil?? no lo recordaba!!

Ignoró a Orn y a todo lo demás y pasó los dedos por el libro, ordenandole que revelase sus secretos, los conjuros debían pronunciarse proyecctando la voluntad, eso sí lo sabía y lo había practicado.

Aparecium.

Las letras comenzaron a aparecer ante sus ojos y empezó a repasar las páginas, a ver todo aquello que se habían perdido por no mirar bien, eso les llevaría un buen rato.

si queréis ir a la taberna, id, yo me quedo descifrando esto.




Whatever it takes:

Elastic ♥️:
avatar
Brökk Tollak
Hechicero Clase Media
Hechicero Clase Media

Mensajes : 69
Puntos : 65
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 13/07/2017
Localización : París-Bergen-Nueva Orleans

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Caos viste de guerra (privado)

Mensaje por Soleil el Lun Ago 14, 2017 9:01 am

Al parecer la comida que había preparado, no era del agrado de aquella señorita. Estaba acostumbrada a cocinar para todos aquellos vikingos y seguramente, sobraría para más tarde. Me sentí culpable, quizás se sentiría mejor si le preparaba algo mucho más parisino. Sonreí, bajando la mirada un instante al oír hablar a Drittsekk.

-Creo que lo que necesita es una buena infusión, debería preparársela. Y vosotros...deberiais de dejar en paz al pobre Orn, no tiene la culpa de no saber que hacer cuando una mujer vale la pena...¿por qué lo sé? No se ha prendado de él desde el primer segundo... -abrí los ojos al oír la pregunta que si le gustaba la gente del mismo sexo. Ese hombre era estúpido, así de simple -Donde las dan las toman -me eché a reír, indicándole a Dritt lo de la taza de té. Le gustaría mucho, estaba segura de ello.

Mientras conversaban , calenté agua y busqué hierbas que pudiesen ayudarme a elaborar esa deliciosa taza. Tomé dos frascos, uno olía realmente bien y junto con el anís estrellado la relajaría. Eché el agua en una taza, tres flores de anís estrellado y un par de gotas de aquello tan delicioso , un poco de azúcar y listo.

Me acerqué a la joven, apartando con la mirada al estorbo de Orn y su impertinencia. Le sonreí, disculpándome en general por la reacción de todos aquellos estúpidos vikingos, menos Broök que tenía la suficiente cordura como para que no se descontrolase. Le acerqué la taza para que la tomase, le sonreí ampliamente para darle confianza.

No tenía ni idea de las gotas que eché en la infusión, me dieron buen olor y... quién iba a pensar en que aquello podía ser una especie de relajante...más que relajante. En cuanto diese un par de sorbos caería fulminada, mucho más eficaz que las palabras indicadas para un hechizo de sueño.



Mon ami, mon amour:


Sol:




avatar
Soleil
Esclavo
Esclavo

Mensajes : 87
Puntos : 89
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 05/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Caos viste de guerra (privado)

Mensaje por Kattrina el Miér Ago 16, 2017 7:23 pm

Se encontraba tan ensimismada en la lluvia arreciando al otro lado del ventanal que le tomó más de un instante notar la presencia de Orn, quien se acomodó tras ella, extendiéndole un vasado de cerveza. Tan pronto como sintió la fornida presencia a sus espaldas, entrecerró los ojos y se dio media vuelta recelosa comprobando como ciertas sus sospechas. Elevó ligeramente la cabeza para observar al hombre, no tenía que ser un genio para reconocer sus intenciones. La sonrisa, el acercamiento e incluso la forma en la que deslizó los dedos entre sus cabellos; Su mente había permanecido tan ocupada en la información del libro que, sólo hasta ese momento, reparó en las no tan sutiles insinuaciones que el rubio profería.

Permaneció en silencio, observó la jarra que le ofrecía y volvió la mirada a él con suspicacia. No estaba muy acostumbrada a que le brindaran semejante tipo de atención, a los ojos de quienes la conocían por lo que aparentaba ser, no era nada más que una aparecida, la chica del ático, un fenómeno cuyo único atractivo era el de su historia. Él, por su parte, parecía confundido. Kattrina se preguntó cuántas veces ladear la sonrisa le fue suficiente para llevarse a una mujer a la cama. La siguiente pregunta que este le hizo le dio la respuesta.

Apretó los labios reteniendo una carcajada e incluso se tomó el trabajo de fruncir el ceño, pretendiendo que el solo cuestionamiento la había ofendido. Ciertamente, le causaba bastante gracia que la única respuesta que encontrara a su fracaso fuera suponer que ella sentía gusto por las mujeres, cuando nada distaba más allá de la realidad. Seguramente aquella era la primera vez que las tácticas de seducción habían fallado.

Las reacciones fueron diversas, Brökk saltó a su defensa, lo cual encontró agradable pues le hizo sentirse respaldada y Drittsekk sólo se burló sin disimulo, a diferencia de Soleil, quien se lo tomó con más sutileza, no sin dejar en claro su entretención. Ninguno de aquellos hombres portaba rastro inocencia, sin embargo, el desconcierto que surcaba las facciones de Orn fue lo más cercano que encontró a ella. Claramente, en el tiempo y el lugar de donde provenían todo funcionaba a un ritmo diferente.

Entendía que la indagación nunca pretendió ser malintencionada así que le quitó la jarra de las manos y bebió su contenido, tratando de soltarse un poco como lo había sugerido. Quizá no tanto como él lo esperaba, pero si lo suficiente para sentirse más cómoda entre ellos. una vez terminó se dispuso a explicarle al guerrero que, si una mujer rechazaba a su cortejo, aquello no implicaba que gustara de su mismo sexo, sin embargo, Soleil interrumpió.

La doncella le ofrecía un vaso con aromática. Olía bastante bien. No tenía mucha sed, pues la cerveza suplió la necesidad, sin embargo, se sentía culpable por no haber degustado la comida que con dedicación les había cocinado y rechazar la bebida sería maleducado.

Gracias — Le sonrió con calidez.

Soleil se plantó a su lado esperando a que degustara el líquido y, para no decepcionar a la señorita, Kattrina vació el recipiente de un par de sorbos, regalándole un gesto de satisfacción a la mujer quien, finalmente, se retiró complacida. La verdad era que la bebida tenía un gusto muy similar al delicioso aroma que expelía, así que la tarea no fue mayor problema.

Volvió su atención al vikingo para retomar el tema abandonado, pero entonces percibió algo extraño. Ante sus ojos, todo aquello que se movía dejaba a su paso una estela y de la nada, frente suyo, no hubo uno, sino dos Orn que le observaban con extrañeza. Su cuerpo se sintió ligero y su voluntad más libre, tanto que, aunque careció de energías, un plácido sosiego se apoderó de su ser entero.

La verdad es que… — Se tambaleó hacia un lado, sus pies actuaban con torpeza, pero logró sostener su peso con la pared — Sí me gustan las mujeres — Bromeó antes de soltar una carcajada.

Tal comportamiento era completamente atípico de ella y en el fondo era consciente de ello, sin embargo, por algún motivo que desconocía, mantener la compostura poco le preocupaba; en realidad, nada lo hacía. La expresión que se quedó impresa en el rostro del hombre le hizo reír hasta perder el aliento.

Inhaló y exhaló presionándose el abdomen en un intento por recuperarse.

Sólo para que quede claro — prosiguió con un deje cansino en la voz — Sólo gustan los hombres… los hombres grandes y fuertes — le sonrió y lo señaló oprimiéndole ligeramente la punta de la nariz — como tú o… —  Observó hacia el techo titubeando por un instante y entonces deslizó el dedo por el aire en dirección a Brökk — o él — Volvió el índice hacia Drittsekk sin observarlo— El grandulón no, porque me asusta y evidentemente está enrollado con... — Indicó a Soleil, ahora dirigiéndose a ella — Por cierto, eso es lo mejor que he bebido en años…

Hizo el amague de sostenerse sobre sus pies separando su peso de la pared, más su esfuerzo fue en vano pues terminó cayendo de nuevo sobre ella.

Voy a necesitar la receta— comentó antes de desplomarse.



and i still have time to be:
hot mess:
avatar
Kattrina
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 26
Puntos : 16
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 06/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Caos viste de guerra (privado)

Mensaje por Orn el Jue Ago 17, 2017 4:04 pm

No entendí el porque de su ceño fruncido ¿acaso era descabellada mi idea? Estaba claro que no haberse fijado en alguien como yo implicaba cierta desviación.
Enarqué una ceja cuando tomó la jarra mientras Dritt se burlaba de mis dotes de seducción, que en el norte me funcionaban a la perfección y Bröok se metía conmigo defendiendo a la dama, seguro que con la misma intención en mente que yo, colarse entre sus piernas, solo que el cabrón era mas sagaz y lo hacia cual culebra rastrera.

La bruja se bebió la jarra a lo que sonreí hundiendo mi mirada en la ajena en señal de satisfacción, la tenia a mis pies, solo que se hacia la dura para acaparar mi interés.
-Tu tranquila preciosa, si solo tengo ojos para ti -le dije lanzandole un mordisco al aire.
Vale, para ella y otras doscientas mas que estuvieran buenas, pero eso no pensaba desvelarlo a la primera.

Soleil se acercó para quitarme protagonismo, desvié la mirada hacia el bastardo que se encogió de hombros justificando que se le hubiera escapado de las manos.
-Como atrapes así a todas las mujeres Drittsekk -bufé mientras este se reía.
Soleil le dio una taza de te a la bruja, la miré de soslayo sin acabar de entender que propósito podía tener eso de tomar te -¿Soleil no tienes nada mejor que hacer? -pregunté dejandole claro que nos molestaba.

Cuando se fue volví a poner la mejor de mis sonrisas, mi mano de nuevo al marco de la ventana, apreté los músculos para que se marcaran,  mi cuerpo su cárcel y alcé sendas cejas para que apreciara mi poderío.
-¿por donde íbamos preciosa? Todo esto puede ser tuyo.
Casi se me abre la boca desencajada cuando empezó a tambalearse, una cerveza no podía hacer ese efecto.
Me giré hacia Soleil que de nuevo había vuelto a la mesa riéndose entre dientes.
-¿pero a ti que cojones te pasa? Dritt esta loca -gruñí bufando

La hechicera daba tumbos riéndose como si llevara un pedo de tres pares de cojones, quizás no estuviera la noche perdida, porque ahora me confirmaba lo que yo ya sabia, que le gustaba,, bueno también señaló al hechicero de atrás, pero eso era irrelevante, podíamos compartirla, una noche cada uno, tampoco es que fuera el amor de mi vida.
Ni siquiera la conocía.

La alcé en brazos cuando se desmoronó, sus brazos rodearon mi cuello.
-Anda vamos señorita a buscar una cama donde dormirla.
Era muchas cosas, posiblemente ninguna buena, pero yo no me aprovechaba de una mujer borracha que se notaba a la legua que no quería tener nada con ninguno de los presentes, así que me encaminé escaleras arriba con ella entre mis brazos.
-No se os ocurra iros a la taberna sin mi -les dije frunciendo le ceño.

Llegué la piso superior, con el pié empujé la puerta de una de las habitaciones y con facilidad me colé dentro.
Dejé caer su cuerpo muerto sobre el lecho mientras la miraba riéndome de como estaba, ahora venia la mejor parte, desnudarla y arroparla en la cama.


avatar
Orn
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 37
Puntos : 35
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 11/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Caos viste de guerra (privado)

Mensaje por Drittsekk el Sáb Ago 19, 2017 2:03 pm

Acudimos a una posada, el ambiente parecía discernido, era ese lugar donde mis hermanos y yo solíamos reunirnos las veces que visitábamos París, allí se juntaba gente de la peor calaña, en su mayoría viajeros, así que cabía la posibilidad de que diéramos con alguno de los Cannif.
Por desgracia, ni rastro había de ellos aunque la posadera nos aseguró que quizás supieran algo en la taberna que había apenas unas cuadras mas allá.
Orn animado ya habia empezado a beber y pronto se unió a un joven de bonita silueta que acompañada de dos tipos mas jugaba a las cartas con una seductora sonrisa pintada en la cara.
Visto que Orn estaba entretenido Bröok y yo decididos acudir a esa taberna a buscar la información necesaria y volver mas tarde por él.
El grupo se había disgregado, pues las mujeres se habían quedado en la casa, una porque estaba drogada y la otra para cuidarla.

Regresamos a la hora, habíamos bebido algunas jarras, pero no habíamos conseguido nada de nada.
No tardamos en llegar de nuevo a la posada. Orn continuaba jugando a ese estúpido juego, parecia como drogado, o herido, por lo visto no iba muy bien. Tenía la cabeza acachada mirando hacia la mesa a pesar de que sabía que acabábamos de llegar y dos hombres enormes, por su aspecto debían de ser guerreros experimentados, estaban de pié detrás de él, y una tercera persona estaba sentada junto a él dándonos la espalda en ese momento.
Cuando nos íbamos a acercar a la mesa para preguntar qué pasaba, dos tipos me cortaron el paso.
-Dame tu arco -dijo uno de ellos-. Ahora es nuestro.
Mire a Bröok sin comprender muy bien lo que pasaba, aunque en su mirada vi el mismo desconcierto.
Eche un vistazo a la sala. Las dos moles que custodiaban a Orn llevaban una cota de mallas y una espada bastarda en sus cinturones y miraban la situación expectantes. Orn no hizo el menor intento de ponerse en pie, parecía abatido. En la mesa estaba su espada larga.
En ese momento lo comprendí, volví a mirar a Orn, que ni siquiera se atrevía a levantar la mirada, debían haberle engañado para que apostara nuestras armas a ese maldito juego, y desde luego las había perdido.
Al otro lado de la sala había otros dos tipos con sendos arcos en la mano, miraban atentos como se desarrollaban los acontecimientos. En la escalera una joven doncella jugueteaba con una ballesta, mientras nos miraba despreocupada.
Los hombres que se nos acercaron llevaban armadura de cuero tachonado y una espada corta colgaba de sus cintos, no eran tan enormes como los otros dos, aunque su tamaño y constitución no era nada despreciable y parecían ágiles. Era evidente que el grupo estaba bien organizado, posiblemente eran bandoleros, o venían como nosotros de otras tierras.
-Dame el arco –repitió el humano, esta vez con un tono amenazante.
Di un salto hacia atrás con rapidez, aterrizando sobre una de las mesas mientras deslizaba el arco por mi hombro con un rápido movimiento. Tense el arco colocando dos flechas en él.
-Si lo quieres, ven a cogerlo -dije con rabia mientras les apuntaba.
En ese momento la persona que estaba sentada junto al enano se giro para ver el alboroto que se había organizado. Era una chica de ojos azules y el pelo castaño cobrizo le caía suelto sobre la túnica negra que llevaba y miraba la situación divertida, a decir verdad parecía que deseara que disparara mis flechas sobre esos infelices. Sin duda, parecía la más peligrosa de todos ellos.
Los arqueros dirigieron sus arcos hacia mí, con sus flechas preparadas para impactar al mínimo movimiento. La otra chica de las escaleras apuntaba hacia Brökk con la ballesta sin perder detalle. Uno de los guerreros que franqueaban a Orn, se puso frente a la mesa con su arma en mano mientras que el otro continuaba vigilandolo. La hechicera de la túnica negra seguía sentada y una sonrisa irónica se dibujo en su cara.
Bröok avanzo hacia ella, quien parecía que era la cabecilla del grupo. El guerrero que se había adelantado en la mesa se interpuso entre el y la cabecilla con la espada preparada para atacar.
Bröokparecía sopesar la situación.
Seguí tensando la cuerda, sin despegar mis ojos de los tipos, sabía que en cuanto dejara volar aquellas flechas los arqueros harían lo mismo. Bröok estaba desarmado y sin su armadura frente al guerrero, mientras que a lo lejos le apuntaban con la ballesta. Era un suicidio, pero no podía permitir que se quedaran con nuestras armas.
-¿Cómo podemos recuperar las armas? -pregunto Bröok finalmente.
-Jugando, por su puesto.
-Drittsekk -oí la serena voz de Bröok-. Tenemos que arreglar esto a su manera -dijo con resignación.
-No sabes lo que me estas pidiendo –le conteste con rabia-. No me gustaba que me humillaran.
Brökk me sostuvo la mirada.
-No tenemos otra opción –dijo con la serenidad que a mi me faltaba.



Soleil:
Spoiler:
avatar
Drittsekk
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 100
Puntos : 102
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 06/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Caos viste de guerra (privado)

Mensaje por Brökk Tollak el Sáb Ago 19, 2017 2:40 pm

Dritt me arrastró a la taberna dejando atrás a las damas, que casi mejor que fuera así, porque Soleil con toda su buena intención había confundido la raíz de amapola con tisana digestiva y ahora la bruja dormía en el que sería el cuarto de Eira, una de mis hermanas. Después de ir de una a otra y no hallar respuestas a lo que buscábamos, regresamos con Orn, pero la situación en ese pub era preocupante. Pronto nos rodearon apuntándonos con armas, Orn estaba bajo el efecto de alguna sustancia o quizás... un embrujo, porque desde luego no era su habitual borrachera. Los timadores llevaban armas de largo alcance, pero sin duda la peor era la mujer del vestido negro, su aura crepitaba como la mía. Ella me vio y yo la vi, ahora entendía de qué iba aquello.

Dritt... esto es serio, necesito que te calmes y que te sientes conmigo, tenemos que jugar.

El juego era a priori "normal", con las reglas del black jack habituales, pero sabía que esa bruja tenía ases en las mangas. ¿Ilusionismo quizás? seguramente confundiría nuestros sentidos haciéndonos creer que en la mesa había unas cartas cuando había otras. Tenía que pensar rápido, yo no poseía esa habilidad, pero mi madre me había enseñado otras. Cada vez que la bruja variase un ápice su energía le inflingiría dolor, tenía que recitar el conjuro que atrayese a los muertos. Sabía que esa magia flotaba en mis venas, se lo había visto hacer a mi madre en muchas ocasiones, sólo tenía que intentarlo. Mentalemente lo repasé mientras repartían cartas y apostábamos. Tenía un 18, debería plantarme, pero la bruja subió la apuesta y Dritt quiso verla, sabía cómo jugaba éste, y seguramente en esta ocasión no fuera farol. Pero la bruja sonrió de medio lado y noté como su aura vibraba, estaba haciendo algo...¿pero que? fuera lo que fuera sería trampa, así que llamé a quien me escuchase y le ordené pincharla.

La hechicera dio un respingo al notar un aguijonazo en su muslo y de inmediato me miró, sabía que había descubierto su juego.




Whatever it takes:

Elastic ♥️:
avatar
Brökk Tollak
Hechicero Clase Media
Hechicero Clase Media

Mensajes : 69
Puntos : 65
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 13/07/2017
Localización : París-Bergen-Nueva Orleans

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Caos viste de guerra (privado)

Mensaje por Soleil el Miér Sep 06, 2017 2:41 am

Mi té surtió efecto pero no el esperado. Sentía la mirada de reproche de Orn, como culpable absoluta de que a la bruja le hubiese afectado. En ese viaje no había hecho otra cosa más que empeorar las cosas. No supe donde meterme, la bruja no reaccionaba de forma normal...más atrevida o así lo vi, en vez de alegrarse...el idiota de Orn me acusaba sin más.

Miré a Dritt , me sentía tan culpable que me ofrecí para ayudarla. Mis ojos oscuros se perdieron en un punto de la habitación, no supe lo que le eché a la infusión...me olió bien y pensé que estaría delicioso. La culpa me reconcomía, apenas dije nada... aunque ¿cómo iba a cuidar de una bruja una simple mortal?

Suspiré en cuanto los vi marchar, la llevé a la habitación y la eché en la cama...o al menos lo intenté. No sabría como disculparme , la tapé con una de las mantas para que descansara y pensé en todo lo ocurrido hasta ahora. El París que yo no conocí era muy distinto a aquel pues en ese instante, ni había nacido. Podía buscar a mi madre, advertirle y... cambiar el futuro, no hacerla pasar por esa vergüenza y terminar con aquel sin sentido.

Las cosas ocurrían por alguna razón, si Dritt y yo nacimos fue para encontrarnos pero muchas veces he pensado en que sin mí estaría mejor. Estaba tan ensimismada pensando en nada y en todo que me olvidé de ella, me encontraba en una de las sillas...mirando por la ventana. Giré la mirada, contemplándola... y sonreí cuando nuestras miradas se cruzaron, me acordé de Valeska y Fiolett..mis hermanas no de sangre pero sí de apego.

-¿Cómo te encuentras? Lamento mi descuido, no lo hice a propósito...solo quise agradarle, señorita. Sé que esta situación es extraña, lo es para todos ...imagínese para mí volver a un pasado en el que no existo... aún -mis ojos se perdieron de nuevo en la nada... -Si le puedo ayudar en algo...solo dígame y ...perdone a mis compañeros los vikingos, son así siempre pero son los mejores hombres que pueden guardar tus espaldas



Mon ami, mon amour:


Sol:




avatar
Soleil
Esclavo
Esclavo

Mensajes : 87
Puntos : 89
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 05/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Caos viste de guerra (privado)

Mensaje por Kattrina el Lun Sep 11, 2017 5:02 am

Desenlazó sus pestañas, recobrando la lucidez mas aún con una persistente y engorrosa sensación de vértigo que tendía a duplicar fugazmente las imágenes captadas por sus pupilas y que permanecían remanentes incluso al parpadear. Si bien las hierbas del té se habían desecho de la digna mesura parisina que se esforzaba en conservar, desafortunadamente no surtieron el mismo efecto con la memoria de su indecoroso acto. Se refregó la cara y restregó los ojos avergonzada ante la bochornosa evocación, deseando que la tierra se abriese en dos y le aspirara sin dejar rastro de alguno de su existencia.

Resopló y recorrió la estancia con la mirada, reparando en un sillón cercano a la ventana en donde reposaba Soleil, aparentemente extraviada en sus cavilaciones. Sin las estrepitosas voces de los vikingos retumbando entre los pasillos, la residencia se sumía en apacible silencio que, por obvias razones, sirvió de aviso de la ausencia de los mismos, lo cual, de alguna u otra manera le generó alivio. Precisaría de tiempo para poder confrontar las consecuencias de su escena, o por lo menos, para poder pretender que no recordaba nada sin sucumbir con vergüenza a medio camino.

Quizá el peso de su propia mirada sirvió como una llamada pues un par de segundos después la doncella que le acompañaba despabiló de su meditación y volvió su atención a ella. Soleil sonrió y instintivamente la hechicera le sonrió de vuelta. No tenía muchas amistades… pensándolo mejor no tenía ninguna, la única relación semejante que mantuvo en su vida fue con la verdadera Kattrina y ahora pretendía ser ella; por otro lado, la gente de la orden le veía más bien como alguna variante de paria, una ilegítima o aún peor, la chica del ático.

El gesto animoso que le regaló a Soleil se tornó en una melancólica mueca, aunque la moza tampoco lo percibió pues entre apresurarse a ofrecer disculpas tanto propias como ajenas, evidentemente volvió a ensimismarse en sus pensamientos.

Está bien, aunque no parezca todos estamos un poco desubicados… es decir, no todos los días conoces a quienes podrían ser tus nietos —Respondió entre afable y divertida, haciendo a un lado las mantas que cubrían su cuerpo y procediendo a acomodarse en el borde de la cama, dando la cara a la mujer — No tienes por qué disculparte, eres una buena muchacha, Soleil y no he imaginado por un instante que lo sucedido fuera a propósito —Dejó escapar un suspiro— Pero… al diablo con las formalidades, puedes decirme Kattrina — Continuó saliendo por la tangente, sin ánimos de ahondar mucho en el tema — Sólo deja de ofrecer disculpas en nombre de esos bocazas.

Soltó una pequeña risita en complicidad con la doncella. A pesar de todo, se sentía cómoda con ella, de vez en cuando le hacía falta una confidente, o siplemente compañía.

¡Vamos! —Le animó, levantándose de golpe mas necesitando un instante para deshacerse del leve aturdimiento que le acogió y por poco le hace perder el equilibrio— Quisiera echarle otro vistazo a ese libro y hacerme útil de una buena vez... apreciaría tu compañía.

Necesitaba distraerse y de paso, hacer alguna tarea productiva, así que tras insistir a Soleil, a quien imagino no le emocionaba mucho la idea, le arrastró a la primera planta dónde los hombres habían abandonado en libro por irse a beber. No le sorprendió. Se sentó junto a la mesa y observó a la mujer esperando que tomara asiento junto a ella.

Se concentró en las antiguas páginas del libro, rebuscando testimonio trascendente entre los párrafos ordinarios y letras que, gracias al hechizo que lanzó Brökk, llegaron a ser visibles. No encontró mucho, sólo algunos apuntes históricos de la enigmática organización que si bien a ella le podrían llegar a ser provechosos, dudaba que sirvieran a los vikingos. Gruñó frustrada y entonces ya resignada, volvió su atención a la moza, quien, a pesar de su notable esfuerzo por ofrecer ayuda, se apreciaba desorientada y poco entretenida.

Cerró el libro de repente.

¿Cómo fue terminaste atrapada en este lío? — Indagó curiosa, entrecerrando los ojos.

Le intrigaba conocer más de ellos, de todos. Quizá había estado buscando respuestas en el lugar equivocado, tal vez todo cuanto necesitaba saber se encontraba oculto en sus historias.



and i still have time to be:
hot mess:
avatar
Kattrina
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 26
Puntos : 16
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 06/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Caos viste de guerra (privado)

Mensaje por Orn el Lun Sep 11, 2017 5:48 am

Podía escuchar las voces de Bröok y Dritt, como si fueran ecos lejanos, me mantenía erguido, pero incapaz de articular palabra, el brebaje que me habían volcado sobre la jarra cuando no miraba había diezmado mi voluntad.
En aquella ciudad la gente no solía ir de frente, mas bien todo lo contrario, las artimañas eran el pan de sus idas y admito que caí en su trampa pensando que esto seria una timba normal como esas que tantas veces jugábamos en el norte para pasar el rato sin mas.

Mis ojos se entrecerraban, mis labios se resecaban, cada vez estaba mas ido, todo me daba vueltas, y los dos gorilas que me sostenían hacían bien su papel pues sabiendo de mi estado me mantenían pegado a la silla.
Les insertaría con gusto la espada por el culo si pudiera mover un solo musculo de mi cuerpo, peor ni este ni la mente acompañaban mis movimientos imaginarios.

Era como llevar una buena borrachera pero a lo bestia. Dritt no iba a ceder en entregar las ramas, lo conocía, solo agradecí en mi interior que estuviera Bröok ahí, era un hombre inteligente muy capaz de salir de esta, porque yo había visto algo que ellos no y la batalla podía complicarse mucho mas de la cuenta si ese era el sendero que tomaban ambos.
No solo porque con lo que había en ese lugar bien podrían matarnos, yo el primero que incapaz de defenderme estaba vendido ante el acero de los gorilas si no porque fuera les esperaba una sorpresa.

La puerta se abrió, un semiorco de más de dos metros de altura y gran comprensión, entro a trabes de ella, su piel verduzca, y sus dientes caninos que sobresalían de su boca, unida a sus puntiagudas orejas y espesas cejas le daba un aspecto bestial. Su pecho al descubierto, mostraba unos músculos perfectamente torneados, en su cuello un collar de púas con una especie de cierre mostraba lo completamente incontrolable que parecía. De él colgaba una especie de cadena de eslabones como si de una alimaña se tratase.
El semiorco se acerco a la bruja con paso firme y decidido, y esta acaricio su brazo con dulzura.


avatar
Orn
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 37
Puntos : 35
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 11/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Caos viste de guerra (privado)

Mensaje por Brökk Tollak el Lun Sep 11, 2017 11:09 am

Has dicho que querías jugar al Black Jack. ¿Has cambiado de opinión? porque si el juego es otro, estás haciendo trampas.— "Piensa...piensa..." se obligó a pensar algun hechizo de los que su madre le enseñó, porque sin armas y contra aquella mole iba a ser complicado hacer algo. Además estaba Orn medio colocado que no era de ninguna ayuda. Se concentró para intentar alcanzar con una plegaria a Loki, cuando sintió una sacudida en su cuerpo, fue como un crujido eléctrico que hizo que le faltase la respiración.

Las venas de sus sienes latían con fuerza, el corazón se le aceleró de tal forma que parecía que le iba a saltar del pecho, pero lo más escabroso es que por sus brazos empezaron a ascender unas venas negras que serpenteaban furiosas. Él no podía verse, pero en su rostro sucedió lo mismo, y cuando alcanzaron los ojos, éstos se tornaron negros como los más profundos pozos del infierno. Su cuerpo se sacudió expulsando una onda de energía oscura y en dos segundos los saqueadores empezaron a recibir ataque invisibles, sacudidas, cortes y golpes. Las botellas y vasos empezaron a girar en el aire explotando en mil pedazos y la bruja gritó.

— ¡¡Es un nigromante!! acabad con él!!!!

El caos que desató les proporcionó la ventaja para que Dritt pudiera recuperar sus armas y ayudar a los espíritus furiosos que se encargaban de golpear y rajar con la cólera desatada del brujo. El semiorco estaba suelto y la bruja trató de huir pero Brökk estaba poseído por una energía oscura que le hizo sonreir torvamente. Extendió la mano y la puerta voló, desencajándose de la jambas hacia la mujer, que recibió el impacto de canto, esquivandola con una onda de energía. Esa bruja era suya, iba a acabar con ella...en ese momento no pensaba si podía tener información sobre la Orden, tan sólo deseaba liberar ese poder dormido que lo había poseído a traición.

Nigromancia, magia oscura que se le manifestó a su madre cuando estaba embarazada de él, y que seguramente heredó en ese mismo instante, pero que había permanecido oculta por el bien de Brökk, para no romper el pacto con los Æsir. Desde luego no la controlaba, acababa de reducir aquella taberna prácticamente a ruinas sin proponérselo.




Whatever it takes:

Elastic ♥️:
avatar
Brökk Tollak
Hechicero Clase Media
Hechicero Clase Media

Mensajes : 69
Puntos : 65
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 13/07/2017
Localización : París-Bergen-Nueva Orleans

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Caos viste de guerra (privado)

Mensaje por Drittsekk el Lun Sep 11, 2017 3:21 pm

Lo que se desató allí fue el infierno, nunca había visto a Bröok descontrolado, muchas veces a Sirius y admito que la imagen de esos dos ante los muros de un castillo con lo chungos que se ponían podría amilanar al mas aguerrido de los guerreros.
Los espectros en una danza heterogénea de sombras y luces atravesaban los cuerpos de aquellas personas, sus huesos crujían partiéndose, aullaban de dolor cayendo al suelo incapaces de ponerse en pie, la muerte emergía de sus bocas sanguinolentas mientras Bröok centraba sus negros en los de la bruja.

Por encima de la mesa me deslicé con habilidad, recogí de allí mi arco y mientras resbalaba le calcé sendas flechas disparando a los hombres que sacando sus afilados cuchillos, pensaban degollar a un aturdido Orn.
Mis saetas surcaron la distancia cual halcones por su presa, el cuello de ambos fue su destino y atravesándolos cual manzanas, ambos cayeron al suelo ahogándose en sangre, emitiendo aquel delicioso ruido del la muerte, el gorgoteo del cadáver.

El puño del semiorco impactó en la mesa, por suerte justo a tiempo rodé por ella cayendo al otro lado, con el arco golpeé su frente ganando los segundos necesarios para soltarlo y afianzar con una de mis manos la bastarda que reposaba al lado de la silla de la hechicera.
Rugí frente a la bestia asiendo ahora el acero con sendas manos.
-¡Ven! -gruñí de forma salvaje abriendo los brazos en cruz y golpeando mi pecho con el mango y el puño simultáneamente.

No tuve que alzarme las enaguas y hacerle una reverencia para que aceptara el baile, el orco sediento de sangre corrió hacia mi con un hacha tan grande como mi propio cuerpo.
Ladeé la sonrisa al verlo correr desesperado, mas grandes torres habían caído ante mi acero.
Esquivé su embestida con destreza, dando un giro sobre mi pie derecho que me colocó a su espalda y agachando mi torso, mi espada sajó sus tobillos, escuche los tendones abriese, el dolor del demonio verde y como caía dejando sus pies rectos y sus tobillos torcidos.

Lo derribe y sin pensármelo dos veces, lo decapité en el suelo con un seco golpe de mis brazos.
La cabeza rodó hasta los pies de una temerosa bruja que miraba a Bröok conociendo que habia perdido la gesta.
Su última treta fue arrastrar a Orn frente a ella y colocar un punzante estilete en su carótida.
Apreté los dientes, movernos podía costarle la vida a mi hermano.



Soleil:
Spoiler:
avatar
Drittsekk
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 100
Puntos : 102
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 06/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Caos viste de guerra (privado)

Mensaje por Soleil el Jue Sep 14, 2017 2:00 am

Era sumamente extraño, esa joven podría ser mi madre en este tiempo. Tan extraño como curioso, mi curiosidad no dejaba de atormentarme, preguntándome qué sería de mi madre en este instante. Podría buscarla, sabía el nombre pero si lo hacía podría cambiar el trascurso de las cosas, situaciones que no deberían ocurrir...y guardé silencio. Dritt no iba a acompañarme a aquella locura, siempre quise conocerla pero quizás este momento no era el adecuado. Bajé un instante la mirada hasta mi colgante en forma ovalada, en él llevaba mi nombre con un grabado en cursiva Mon Soleil.

-Cierto, aún estoy asimilándolo...ni siquiera sabía que esto podía ocurrir. Conozco la magia en primera persona, mis hermanos... quiero decir, la señorita Valeska y el señorio Sirius me han enseñado muchas veces lo que son capaces de conseguir...y juntos ¡debería verlos juntos, señorita! Recuerdo el inmenso arco iris que se extendió por toda la habitación, la señorita hizo elevar todo...flotaba, esa es la palabra que buscaba y... parecía un cuento de esos que el señor Cannif nos contaba, aunque sus anécdotas son más interesantes...mon dieu, hablo demasiado...je suis desoleé -la lengua materna, seguía intacta, la señora no había permitido que la olvidase y yo la acogí como la que más, solo yo sabía hablar un perfecto francés.

-Son buenos hombres, ruidosos y tercos... pero buenos hombres. Orn es que está acostumbrado a tenerlo todo, le has descuadrado...Kattrina-busqué su mirada, sonreí cómplice y la seguí, preparé infusiones...sin echar nada, lo llevé a rajatabla y antes de ofrecerle a ella di un sorbo a mi taza, comprobando que no ocurría nada.

Seguía imaginando ciertas cosas, cómo sería realmente mi vida si conociese a mi familia...aquella que me entregó a los brazos de una buena familia porque quería y deseaban lo mejor para mí. Suspiré, era mejor no darle vueltas...simplemente aceptarlo. Mi sitio era el norte, me encantaba y disfrutaba como lo que era, una sirvienta y a la vez hija de aquella familia, ¡era mi familia! Y era feliz, claro que ese interrogante era mi espina clavada en el alma.

-Prometí a la señora...que intentaría que Dritt no se metiese en líos. Al menos me escucha, a veces...-me sonrojé ligeramente, di un sorbo nerviosa a la taza para darme valor a hablar sin que se me notase lo evidente -Los seguía, me agarré a su brazo y... -me mordí el labio inferior...sonaba tan patético que hasta me daba vergüenza seguir con la conversación -Suena tan ...no quiero que piense mal de mí, le he podido perder muchas veces por su inconsciencia... y -no supe qué más decir... era tan obvio mis sentimientos, tan fuertes cada día...



Mon ami, mon amour:


Sol:




avatar
Soleil
Esclavo
Esclavo

Mensajes : 87
Puntos : 89
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 05/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Caos viste de guerra (privado)

Mensaje por Kattrina el Miér Sep 20, 2017 1:02 am

Sonrió entretenida por el relato de la doncella. Soleil le narraba sucesos fantasiosos, de acontecimientos ajenos a su realidad y nombres que ciertamente desconocía, pero que era evidente a ella le suscitaban variedad de emociones; gran entusiasmo y quizá un deje de nostalgia. La tierra de dónde provenían le sonaba mágica… utópica, maravillosa, incluso si había sido la guerra el objeto que los había llevado hasta allí, a recorrer el tiempo y el espacio en la búsqueda de la salvación de su pueblo.

Hizo un gesto de negación con la cabeza cuando la señorita dejó a medias su relato y se disculpó por hablar demasiado. Encontraba regocijo en atender las anécdotas de otras personas, le recordaba los tiempos —que para entonces parecían lejanos— en los que su abuela le narraba alguna de las hazañas de sus años mozos; además, la curiosidad le picaba, si bien era un comportamiento natural el deseo de conocer lo que no se sabe, en ella era más bien una maldición.

Antes de que pudiera replicar, Soleil le aseguró que sus compañeros de aventura eran buenos hombres. No lo dudaba. El porte de los guerreros era rudo e intimidante, pero habían sido ellos, a pesar de sus diferencias culturales, más decentes que muchos de los hombres que conocía en París.

Soltó una carcajada ante el comentario de la doncella sobre Orn.

Oh para nada, apuesto que mañana ya lo habrá superado — comentó divertida — Es más, puedo imaginármelo en este preciso momento, ligándose a la primera escoba con falda que se encontró.

Nada más alejado de la realidad se pudo figurar.

Sol se retiró a la cocina por un par de minutos y volvió sosteniendo en sus manos dos pequeñas tacitas, cuyo contenido expelía humo de delicioso aroma. La sonrisa con la que le recibió se deformó en una mueca de terror, apreciaba la voluntad de la mujer por atenderla, pero temía que la infusión le causara efectos similares a la que le preparó con anterioridad. Interpretando el claro mensaje de su expresión, la señorita tomó la iniciativa y bebió de su vaso, demostrándole que no había ningún peligro y procedió a responder la pregunta que había quedado en el aire, o por lo menos lo intentó, pues se veía demasiado apenada como para organizar sus ideas.

Le quieres… — Completó la oración sin escatimar en rodeos, mas se detuvo allí cayendo en cuenta de su imprudencia.

No deseaba incomodar a la muchacha, después de todo se acababan de conocer y tampoco esperaba que fuera a diestra y siniestra contándole sus intimidades. Ese no era asunto suyo. Decidió sacudir el tema y entreabrió los labios dispuesta a pedirle que le relatara alguna otra anécdota del futuro, sin embargo, no alcanzó a formular palabra cuando la puerta se abrió de golpe y a través de ella cruzaron Brökk y Drittsekk, sosteniendo el cuerpo de Orn, uno de cada brazo. Por el semblante que les demarcaba el rostro la situación no pintaba bien.



and i still have time to be:
hot mess:
avatar
Kattrina
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 26
Puntos : 16
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 06/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Caos viste de guerra (privado)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.