Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA THE BOND OF THE BLOOD - PARTICIPAN DRAKE ENDE Y JOSSETTE LOUVRE. LA LLAVE - PARTICIPAN POSEIDÓN Y CRYSANTHE KASTAROS. EL CAOS VISTE DE GUERRA - PARTICIPAN ORN, DRITTSEKK, BRÖKK TOLLAK, SOLEIL, KATTRINA. NOCHE DE HALLOWEEN - PARTICIPAN VLADIMIR ROMANOVS y MAGGIE CRAIG.




Espacios libres: 17/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 30/07/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas
» Orchid. {priv.Corbin}
Hoy a las 7:45 am por Corbin Lockwood

» En busca de... // Privado - Ryuu
Hoy a las 7:02 am por Aneu Chandler Arkensow

» Time out. {priv. Aletheia}
Hoy a las 6:54 am por Anaé Boissieu

» Respuestas // Privado
Hoy a las 5:07 am por Storm

» Vann stein (privado)
Hoy a las 4:21 am por Lund

» Dark Road to Arizona. [Ruta 66~2017]. (priv)
Hoy a las 4:00 am por Höor Cannif

» A prueba de muerte | Privado
Hoy a las 3:29 am por Agnar Jorvik

» Sin luna[Libre]
Hoy a las 2:04 am por Sylvana Di Angelo

» A suspicious job (Calliope)
Hoy a las 1:54 am por Soren Kaarkarogf



Por un mendrugo de pan | April Moore

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Por un mendrugo de pan | April Moore

Mensaje por Galina A. Cherenkova el Dom Jul 16, 2017 10:18 am

Era un miércoles por la tarde. Una apacible tarde primaveral en la ciudad de París, donde numerosos transeúntes caminaban sin ningún tipo de preocupación por sus calles. Pero no todos los que se encontraban allí gozaban de esa despreocupación, y ese era el caso de una muchacha gitana, que iba un poco a hurtadillas entre la multitud, robando unas monedas de aquí, unos anillos de allá, un pañuelo de seda, un reloj de bolsillo, un lápiz labial... Cualquier objeto era bienvenido a sus pobres manos. Cualquier cosa se podía usar o vender.

Su melena negra, larga y ondulada, no permitía ver bien su rostro, por lo que si la pillaban en pleno acto de hurto, nadie podría reconocerla con seguridad. Si bien es cierto que salía a robar con cierta frecuencia, últimamente se había convertido en una horrible necesidad. Llevaba poco en París y, de momento, no había tenido mucho éxito con su negocio legal: la lectura del futuro. Apenas tenía clientes y la situación se hacía insostenible, puesto que tenía bocas que alimentar. Ni siquiera con lo que sacaba su tía Nadezhda vendiendo frutas y verduras en el mercado le llegaba para alimentar a sus pequeños. Ella llevaba tres días sin comer, y ya no podía soportarlo más.

Estaba a punto de desmayarse de hambre y si llegaba a quedarse sin conocimiento en plena calle, lo más probable es que la llevaran a los calabozos o, directamente, acabaran con su vida. Tenía que sacar fuerzas de donde fuera para poder, al menos, regresar a casa, con la esperanza de que Nadezhda hubiera reservado algo que llegara para alimentar a toda la familia. Pero cuando estaba de camino, sosteniéndose en pie con cierto esfuerzo, se topó con un restaurante. El olor que provenía de él le causó tal sensación que casi notaba como si se le estuviera haciendo un agujero enorme en el lugar donde debía estar el estómago.

No pudo evitarlo. Se dirigió hacia los cubos de basura y comenzó a rebuscar. Tenía que haber algún trozo intacto de pollo o pescado que algún ricachón fino hubiese dejado tirado en su plato tras haberse saciado en exceso.
Umm, esto está delicioso... —pensó mientras rebañaba un muslo de pavo que había encontrado y al que le había quitado las moscas de encima unos segundos antes.

También había algunos mendrugos de pan quemados un poco más al fondo del cubo y según estaba mordisqueando uno de ellos mientras el resto se los guardaba en una bolsa que llevaba oculta bajo sus ropajes, se abrió la puerta trasera del restaurante. Le pilló tan desprevenida que ni siquiera le dio tiempo a esconderse. 

Tanto sigilo durante todo el día para que ahora le pillaran comiendo de la basura. ¿Qué había hecho?


avatar
Galina A. Cherenkova
Gitano
Gitano

Mensajes : 38
Puntos : 41
Reputación : 16
Fecha de inscripción : 19/08/2014
Localización : Área de gitanos de París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario https://open.spotify.com/track/1F2wRLLcUCUfhGrsAXhbwH

Volver arriba Ir abajo

Re: Por un mendrugo de pan | April Moore

Mensaje por April Moore el Dom Jul 16, 2017 5:16 pm

La gitana
Le Moulin de la Galette

- Ajam.-respondí sin mucho arte antes de tomar camino a la puerta trasera del restaurante, tome uno de los tres botes de basura que me aguardaban como tarea auto impuesta, cargándolo sin dificultad.
Muchos en el restaurante pensaron al verme la primera vez que no tendría fuerza y que sería una carga traída directamente de Estados Unidos para ellos, una flor acostumbrada solo a los buenos tratos y palabras de consolación. Igual pensaban que era una mujer débil por mi aspecto y no tan responsable y organizada por mi juventud, aunque pequeños rasgos de disciplina se percibieran en mi rostro impasible. Yo pensaba que tonto el que lo ignorara.

Incansable pero no sin carecer de sorpresa y cierta desazón, me había encargado en la vida de desmentir a los que me trataban como inferior o frágil y siempre lo había intentado hacer con una sonrisa de satisfacción en el rostro, tenía fuerza de sobra para levantar más de cinco de los mismos botes repletos de basura sin lastimarme un dedo ni ensuciar mi impecable uniforme blanco y azul. Por eso el "ajam" como  simplona respuesta para un ¿estás segura que puedes?, antes de abandonar el lugar con los desechos del almuerzo que en la noche o madrugada recogerían.

No había duda que era mucha la comida que se desperdiciaba, parecía más sencillo solo hacerme la de la vista gorda mientras contemplaba aquellos grandes pedazos de pavo, una mezcla de cremas que se servían en el restaurante y entre ellas verduras diversas sin haber sido probadas por algunos comensales y aún tenía como chef la certeza de que había sido un buen servicio y que uno mejor se avecinaba, que fuera un miércoles era la entrada a un fin de semana cargado de trabajo.

Abrí la puerta y lo primero luego de sentir la fresca brisa de París en el rostro y de esperar ver la piedra oscura del edificio de al lado, fue notar que no estaba sola. Una joven se hallaba a unos pasos, en medio del silencio y la complicidad del lugar escondido. Bajé algunos escalones, noté la piel oscura entre los cabellos ensortijados de la mujer. No era una cambiante, pero lo primero que pensé era que parecía una depredadora en una selva de cemento, una leona en una situación poco favorable.

- ¿Qué haces?- pregunté mirando sus manos y notando el grupo de basura cerca a ella. ¿Acaso estaba comiendo de aquella? - ¿Estás comiendo del...del basurero?- costó terminar la frase, era algo que me parecía triste e inconcebible del mundo, la jovencita no parecía ser una mala persona y levanté la mano algo indignada,  disgustada con la situación más no con la protagonista de tal escena.

Detallé que parecía una gitana, eso quizás daba a entenderlo todo. Dejé el cubo, sacudí mis manos entre si pensando en una posibilidad. Nunca había cocinado para una gitana, los había visto y reconocido más de cerca al llegar a París y parecía haberme acostumbrado a su presencia, más que los propios nativos franceses.

Así llegué a la conclusión de que la posibilidad de hacerlo y experimentar se me antojaba interesante, a parte de sencilla.

Miré la puerta a mi espalda, como si pudiera saber en qué lugar se hallaba cada uno de los empleados del restaurante, aún faltaba para la cena y analicé el pavo mordisqueado que parecía un trofeo para la morena, para mi eran sobras imperfectas de un pasado honorable. - Deja eso, por favor. - le pedí cortes meneando la cabeza, no era una escena que encontrara cuerda o lógica, tampoco perdonable.
En mis instintos actuaba aún reservada.

- ¿Cuál es tu plato favorito? - no anticipé mi deseo, debía primero ver la reacción y el gusto de conversación de mi interlocutora. Era posible que la mujer no quisiera la compañía y opinión de una burgués que no conocía el real concepto de la pobreza y el hambre.
- Espero que no me digas que cubos de pan quemado y pavo de basurero. - sonreí bromeando, mirándola curiosa y a lo que tenía en su mano.

「PoliceBox Rules!」



avatar
April Moore
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 54
Puntos : 32
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 13/07/2017
Localización : En la cocina de Le Moulin de la Galette

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por un mendrugo de pan | April Moore

Mensaje por Galina A. Cherenkova el Lun Jul 17, 2017 4:11 am

Cuando la puerta se abrió y apareció aquella paya flacucha, la gitana no sabía si asustarse o reír. En cualquier caso, lo primero que se le pasó por la cabeza fue tirar el hueso del muslo de pavo a la cabeza de la chica y salir corriendo, pero, por algún extraño motivo, no lo hizo. 

Se quedó mirándola fijamente durante unos instantes, con esos ojos oscuros que escondían la tristeza bien al fondo y casi nunca la dejaban salir. Había algo raro en ella, y no era lo menuda que era para cargar con los gigantescos cubos de basura del restaurante, sino algo totalmente distinto. Era su aura. Sí, eso era. A pesar de que estaba débil por la falta de nutrientes, sus poderes innatos no la habían abandonado. Su intuición seguía ahí. La muchacha no era humana, de eso estaba bien segura.

Conque tenemos aquí un amable animalillo... —pensó para sí al darse cuenta de que la chica del restaurante era lo mismo que había sido Sylvana cuando aún estaba viva: una cambiante. Tenía ese mismo tipo de energía, aunque la de la señorita Di Angelo era mucho más suave por eso de que estaba muerta y tal. Además, pudo percibir que sus intenciones eran buenas, que no había motivo para sentirse amenazada, aunque, obviamente, siendo ella, nunca abandonaba la desconfianza. Y menos con una paya finolis.

¿En qué tipo de animal se transformaría? No sabía qué posibilidades había. Solo había conocido a una de ellos, pero no la había visto transformarse, ya que ahora era un fantasma. ¿Todos se convertirían en gatos o solo sería ella? De momento se guardaría esta información para ella.

"Deja de hacer eso, por favor", dijo la chica. Eso la obligó a volver a la Tierra y dejar sus pensamientos de lado. Por mucho que la chica le dijera, no pensaba tirar el trofeo que había encontrado, a menos que... A menos que pasara lo que pasó a continuación, claro. ¿De verdad le estaba proponiendo entrar al restaurante? A ella, que llevaba los ropajes llenos de mugre y olía fatal. Mugre, así la habían llamado siempre por eso mismo...

No necesito tu compasión y menos que te burles de mí, niña —le espetó la gitana. En otra ocasión la habría tratado de usted, pero la joven no había sido así de cordial con ella. Estaba claro que no todos los cambiantes tenían los mismos modales que la señorita Di Angelo.

La verdad era que se moría de hambre, pero si la única razón por la que la ayudaban era porque sentían pena por ella, podía quedarse con su pavo y sus tonterías. Con ella que no contara.


Última edición por Galina A. Cherenkova el Lun Jul 17, 2017 10:10 am, editado 2 veces


avatar
Galina A. Cherenkova
Gitano
Gitano

Mensajes : 38
Puntos : 41
Reputación : 16
Fecha de inscripción : 19/08/2014
Localización : Área de gitanos de París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario https://open.spotify.com/track/1F2wRLLcUCUfhGrsAXhbwH

Volver arriba Ir abajo

Re: Por un mendrugo de pan | April Moore

Mensaje por April Moore el Lun Jul 17, 2017 7:44 am

La gitana
Le Moulin de la Galette


Me asombré al ver cómo me vio la mujer. O parecía asustada o estaba deduciendo algo. Entrecerré los ojos y sonreí. ¿Tendrían verdaderos poderes adivinatorios los gitanos? Me acerqué un poco más y me detuve al escucharla.

Enarcando una ceja sin disimulo, crucé los brazos sobre el pecho, sin una sonrisa , bueno, si existía, una muy tenue, una que no ansiaba ser vista por el peligro de incrementar la indignación aparente de la gitana, una que se divertía con las palabras y el orgullo de la morena. Me gustaba el orgullo, sobretodo el propio.

Suspiré profundo, meneé la cabeza cerrando los ojos y pensé en lo estúpida que había sido al creer que aceptaría tan fácil mi compañía y responder mis preguntas, que por cierto tenía muchas. Ya entendía porque le parecían complicados a los parisinos, pero no debía caer en los rumores excluyentes, había crecido en una ciudad donde existían otras magias y muchos eran extraños.

- No es compasión ni burlas, mujer.-  dije colocando las manos sobre mi cintura mientras me desperezaba, saqué un cigarrillo de uno de los bolsillos del delantal. Lo coloqué en mis labios y miré al cielo, lo que se alcanzaba a ver en medio de las dos altas construcciones.

Un pequeño y cuadrado fragmento del interminable espacio, colores azules oscuros y claros, un poco de naranja y un salvaje rojo que anunciaba la noche en unas horas junto a la visión borrosa de la luna, como su reflejo en el agua. - Es sentido común.-  me encogí de hombros y bajé mis ojos azules, para plantarlos en la mujer sin miedo por mi anterior desatino y palabras malentendidas.

- Estoy segura que tú harías por mi lo mismo.- dije con abierta sinceridad y guardé silencio. - Lamento si te ofendí.-  muy pocas veces salían de mi boca aquellas palabras, excepto cuando era en extremo necesario. Se sentía bien hacerlo. - Soy April Moore. - dije, consciente que al seguir creciendo ya no era solo una niña.

Dejé en uno de los botes el cigarrillo que no había encendido y la miré con más atención. - ¿Estás bien? Pareces enferma, gitana.- me acerqué un poco para saber si iba a desmayarse.  - Yo puedo y quiero darte de comer y tú debes darte un baño.- tal vez dormir la noche si la mujer lo aceptaba, en el segundo piso y hotel podía asearse, ella pagaría si era necesario.

- ¿Puedes ver cosas?-  o personas y sus características...le pregunté y quise preguntarle mientras esperaba dejando que el ruido de la calle se escuchara en una silenciosa pausa de las que a nadie le gustan. ¿Sabría que era una cambiante?

「PoliceBox Rules!」



avatar
April Moore
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 54
Puntos : 32
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 13/07/2017
Localización : En la cocina de Le Moulin de la Galette

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por un mendrugo de pan | April Moore

Mensaje por Galina A. Cherenkova el Sáb Jul 22, 2017 4:21 am

Por más que la muchacha le aseguraba que no se burlaba de ella ni la ayudaba simplemente por pena, la gitana no se fiaba ni un pelo. A cada palabra de la chica, por extraño que pareciera, desconfiaba más aún. ¿Que se diera un baño? ¿Qué insinuaba? Bueno, pensándolo bien, sí, apestaba, y sí, se moría de hambre, así que, ¿por qué no coger la oportunidad que se le presentaba?

Si en algún momento se sentía incómoda, podía largarse sin más y ya está, así que decidió que por una vez aceptaría esa ayuda.
Ummm.... está bien, acepto —dijo a regañadientes—. Por tu nombre, deduzco que de aquí no eres, ¿no, niña? —Era gracioso que la llamara "niña" cuando apenas tendría unos años más que ella. Galina siempre había sido de espíritu viejo y más siendo que se había criado en una comunidad en la que se dejaba de ser joven a una edad muy temprana—. Yo soy Gryaz. Tampoco soy de aquí.

No pensaba dar mucha más información, pues era muy reservada con sus cosas, pero la chica le hizo aquella pregunta que estaba harta de oír. Se tenía por costumbre pensar que todos los gitanos tenían, por así decirlo, poderes sobrenaturales. Si bien es verdad que no era así, en su caso sí se confirmaba la regla: "veía cosas".
¿Que si veo cosas? Bueno, depende de lo que se me pague —respondió ingeniosamente, dando a entender varias cosas.

La primera, que no dejaba claro si de verdad podía ver cosas o no. Y la segunda, que de hacerlo, no trabajaba gratis.
Lo que puedo ver ahora mismo es que me vas a dar un plato de comida caliente, ¿no? Eso está bien porque llevo como... —Intentó contar, pero no lo consiguió—. Varios días sin comer, así que estaría bien tener algo con que llenar el buche.


avatar
Galina A. Cherenkova
Gitano
Gitano

Mensajes : 38
Puntos : 41
Reputación : 16
Fecha de inscripción : 19/08/2014
Localización : Área de gitanos de París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario https://open.spotify.com/track/1F2wRLLcUCUfhGrsAXhbwH

Volver arriba Ir abajo

Re: Por un mendrugo de pan | April Moore

Mensaje por April Moore el Sáb Jul 22, 2017 11:54 am

La comensal
Le Moulin de la Galette


- No, no soy de aquí. Soy de América. - asentí. - ¿Y tú, Grayz?- le pregunté, ella había hablado de ser de otro lugar, deseaba saber de cuál. - ¿Qué significa Grayz?- pregunté, así sabría y no me quedaría con el interrogante que me interesaba.

Sonreí con sus palabras, así que estos eran los gitanos, les gustaba el oro a cambio de sus dones, la mujer era un enigma y no quedaba claro si los tenía o no. - Sí. Vamos a comer. - avancé a las escaleras y la invité a que me siguiera. Comencé a pensar en qué platos conocía de los gitanos.

Podía hacer una garnacha, eran espinacas con leche, comino y azafrán. Una berza con tocino, cerdo y garbanzos, junto a la berza o col verde, pimentón, también merluza con ajo, tomate, cebolla y pimienta. Todo acompañado por un postre en el que aún fantaseaba y unas deliciosas tazas de café gitano, tenía un poco en la alacena.

Abrí la puerta y adentro la cocina se escuchaba en marcha, lo bueno era que tenía mi lugar de trabajo libre. Todos me miraron asombrados por la compañía, pero al ser femenina y bonita se les antojó la libertad de seguir en sus labores mirando con curiosidad qué hacíamos. Tomé una silla, dos platos de una mesa cercana anunciando que lo haría y las coloqué sobre mi mesón.

- Comenzaremos con una pequeña entrada. Langostinos al ajillo apanados con salsa de mango agridulce con pimienta, ciruelas, sal y miel más vinagre blanco. Una delicia oriental con wasabi.- coloqué dos platos blancos, uno tenía los mariscos crujientes y calientes para que comiera y el otro la bolita verde clara con un tenedor junto a una servilleta, no todos sabían comer como los orientales, eso lo sabía.

En el restaurante se vendían diversidades del mundo como una sección alterna a los platos franceses. Me alejé para tomar una botella de vino mirando su etiqueta, aunque ya reconocía cuál era. - Château Casenove, Muscat de Rivesaltes. - le dije tomando dos copas y sirviendo en ellas hasta la mitad, agua y dos aromática de frutos rojos nos trajo una de las chef auxiliares. Pensé que podría variar mi receta y darle a probar otros sabores.

- ¿Eres intrépida?- la miré arrastrando la copa por la mesa para entregársela, tomé la mía y le di un trago mojando mis labios. - ¿Intrépida en cuanto a sabores o eres tradicional?- aclaré, los aromas se mezclaban en la amplia cocina del lugar que parecía un molino y tomé uno de los seis langostinos del plato mojándolo en la salsa para comerlo lento esperando la decisión.


「PoliceBox Rules!」



avatar
April Moore
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 54
Puntos : 32
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 13/07/2017
Localización : En la cocina de Le Moulin de la Galette

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por un mendrugo de pan | April Moore

Mensaje por Galina A. Cherenkova el Sáb Jul 29, 2017 5:20 pm

Aquella muchacha preguntaba demasiadas cosas y Galina no estaba acostumbrada a personas tan entrometidas. Normalmente, la gente con la gente que se relacionaba, en su mayoría clientes, es decir, personas que querían algo de ella, eran también reservadas. Ninguna de las dos partes se molestaba en saber mucho de la otra, puesto que cuanto menos se supiera, mejor. Así, a ella no podían delatarla y a los otros no podían relacionarlos con una gitana harapienta. No sabía muy bien cómo tratar con gente tan curiosa, pero si la chica quería saber un par de cosas tontas a cambio de darle de comer, no podía ser tan malo, ¿no? Además, sabía cómo esquivar el hecho de dar demasiada información. Le daría la justa para dejar de oír rugir a su estómago, que a esas alturas ya estaba bailando con los olores del restaurante.

La gitana se había acostumbrado a no comer, pero tras atravesar las puertas, inmediatamente fue golpeada por el aroma de las delicias que allí se servían. Siguió a la chica por el establecimiento a la par que todos los ojos estaban puestos en ellas. Le entraron ganas de gritarles "¿QUÉ MIRÁIS?". ¡Malditos ricachones! Siempre miraban por encima del hombro a los demás, sobre todo a los que eran como ella. Aprovechaban cualquier momento o circunstancia para pisotearlos como a cucarachas y burlarse de ellos. Esperaba que esa chica, April, no le estuviera tendiendo una trampa para hacer lo mismo.

Se sentó en la silla que le ofreció y miró los cubiertos. ¿Serían de plata? Pensó en que podría llevárselos al terminar y comprobarlo más tarde, intentando venderlos. Todas las dudas y sospechas sobre April se quedaron apartadas durante un momento al ver los platos que aparecían ante ella. No tenía ni idea de lo que era nada de lo que le estaban hablando, solo sabía que se comía y que olía muy bien. De nuevo, como antes en el contenedor, no pudo parar sus instintos y se abalanzó sobre la comida, casi olvidándose de que le habían traído cubiertos. Acto seguido, cogió la copa de vino al segundo de servírsela y se bebió todo su contenido de golpe.

Disculpa... —dijo, dándose cuenta de sus actos. 
No era que le dieran vergüenza, pero seguramente que a su acompañante sí se la daba. Normalmente, no solía disculparse ante nadie, pero por un momento decidió dejar de lado la bordería y la rudeza en el tono de voz que estaba usando. Quizá tuviera algo que ver el hecho de llevarse comida decente a la boca por primera vez en tres días.

Suelo cocinar siempre las mismas cuatro cosas porque tampoco es que tenga mucho donde elegir, ¿sabes? —dijo, riéndose de forma leve al final. Era evidente que se encontraba mejor —. Gryaz significa "mugre", suciedad. Siempre me han llamado así. En ruso no suena tan terrible si desconoces el idioma, supongo. ¿Cómo acabaste aquí si eres de América?
Ella también quería saber cosas. Le parecía lo justo.


avatar
Galina A. Cherenkova
Gitano
Gitano

Mensajes : 38
Puntos : 41
Reputación : 16
Fecha de inscripción : 19/08/2014
Localización : Área de gitanos de París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario https://open.spotify.com/track/1F2wRLLcUCUfhGrsAXhbwH

Volver arriba Ir abajo

Re: Por un mendrugo de pan | April Moore

Mensaje por April Moore el Jue Ago 03, 2017 7:35 pm

¿CUÁNTO ES LEJOS?
Le Moulin de la Galette


Verla comer fue un encanto. Para mí no había nada mejor que ver que el apetito se satisficiera. Pero supe que tenía real hambre, no iba a enojarme con ella por eso. Menee la cabeza.

-No hay problema. ¿Te gusta?- pregunté, qué era lo importante.- ¿ Te gustaría otro?- tomé tres huevos y dos filetes de ternera. Yo nunca cazaba bebés, pero los compraba. Siempre, desde niña había pensado que los huevos eran fetos...lo son. ¿Seguía habiendo alguna diferencia teniendo hambre? En mi estado de ciervo yo prefería el pasto verde y algunas hojas y bayas.  Cómo humana comía saludable pero lo había probado casi todo, no cosas asquerosas.

Y el agua en cualquiera de mis dos yo. De río o arroyos, también de una jarra, pero limpia.  Comencé a contarle, aunque bien habría podido darle mi mano para que lo viera. Sería interesante si lo hacía. Pero le conté.

- Mi abuela enfermó, con mi madre y mi hermano menor, hemos dejado nuestra casa y estamos con ella.- unos tomates muy maduros y rojos, para un gazpacho frío en la noche o tarde y unos cubos de pan tostados en ajo y mantequilla con unos champiñones para acompañar. - Allí se quedaron mi hermano y mi padre.- ¿por qué no confiar? Yo no me sentía amenazada y veía a alguien cómo yo, una errante.

-Mugre. - repetí en francés divertida. - Me gusta la palabra.  Ohhhh... si, es Gryaz. Me gusta también.- dije disculpándome por el error anterior. - Pero París es hermosa.- era cierto. Me gustaba como había ascendido en el trabajo y era independiente. -Si quisiera podría irme de casa. - pensé mientras cortaba los tomates. Si no tuviera la gloria de alguien a quién alimentar sería una sin propósito.

-¿ Y tú? - la miré con la sartén en la mano para colocar los tomates. -¿Por qué estás lejos de casa?- porque era lejos incluso estando en el mismo continente.

Había algo que yo no entendía de reyes o mandatarios. Yo no sabía mucho de política, de hecho mi opinión terminaba en un no opino, gracias. Pero se me hacía intolerable el hambre y más aún la indiferencia del mundo y de los que regían. - También cuéntame…¿Qué suele comer la gitana Gryaz?- una última pregunta antes de dejarle responder el bombardeo de curiosidades que era ella para mí.

Prendí el fuego, coloque la sartén y pronto aquel pedazo de la cocina olió a mantequilla fresca.


「PoliceBox Rules!」





Última edición por April Moore el Sáb Ago 05, 2017 7:30 am, editado 1 vez


CIERVA NO SIERVA:

SWEET NATURE:

:3:
avatar
April Moore
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 54
Puntos : 32
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 13/07/2017
Localización : En la cocina de Le Moulin de la Galette

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por un mendrugo de pan | April Moore

Mensaje por Galina A. Cherenkova el Sáb Ago 05, 2017 6:21 am

La gitana la miraba con cierta atención, intentando aprender a cocinar lo que la muchacha americana estaba haciendo. ¡Como si en algún momento ella fuera a tener la oportunidad de tener todos esos alimentos! Y más tan frescos y con tan buen sabor. Si bien es cierto que cerca de su carromato, en el campamento gitano que había situado a las afueras de París, ella y su familia tenían un pequeño huerto, ni de lejos las cosas tenían tanto sabor como aquellas que le estaban ofreciendo en el restaurante.

En aquel momento, la cosecha no prosperaba. Y, además, siempre intentaban llevar la mayoría al mercado para venderlo y, con el dinero, conseguir cultivar más y poder comprar un poco de carne, pero por alguna razón, la tierra no estaba dando sus frutos. ¿Quizá era el clima? ¿Habría una plaga? Normalmente era su tía la que se ocupaba del huerto y lo poco que conseguían cultivar se lo daba a los niños. Ellas apenas comían.

Pero dejó de lado todo su drama familiar sobre huertos y comida y se concentró en la situación que estaba viviendo en ese instante. Así que aquella niña finolis también tenía una especie de drama. Vaya.
Es importante que la familia permanezca unida porque no sabes cuándo será la próxima vez que veas a aquellos que dejaste atrás —dijo, pensando en su propia situación, tan terrible que enseguida dejó de hacerlo—, aunque supongo que en tu caso es más sencillo. Supongo que os escribís cartas o vas allí cada tanto, ¿no?

Ah, la vida de la gente sin problemas económicos. No podía imaginarse cómo sería aquello. Ella ni siquiera sabía leer o escribir, y menos en un idioma que no era el suyo. Bastante que había logrado defenderse en francés hablando.
Yo estoy aquí de paso en mi camino a Latinoamérica. En ningún sitio somos bienvenidos. Los gitanos, digo —aclaró, por si acaso—. Pero en Rusia es algo exagerado.

Por el momento no pensaba compartir mucho más.


avatar
Galina A. Cherenkova
Gitano
Gitano

Mensajes : 38
Puntos : 41
Reputación : 16
Fecha de inscripción : 19/08/2014
Localización : Área de gitanos de París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario https://open.spotify.com/track/1F2wRLLcUCUfhGrsAXhbwH

Volver arriba Ir abajo

Re: Por un mendrugo de pan | April Moore

Mensaje por April Moore el Miér Ago 16, 2017 10:02 am

NIÑA RICA
Le Moulin de la Galette

El omelette seguía en la sartén, ya había sido suavemente doblado con la espátula para ser una media luna de oro pálido. Estaba acabando de macerar la pimienta, el perejil, el tomillo y la albahaca. Como una arañita seguí a los tomates del segundo plato y de cortar el cebollín, para hacer del huevo, la pimienta, la sal, el ajo, las hierbas y la leche un manjar.

- Nos escribimos. - asentí sin darle mucha importancia, no había nada significante en mis palabras a mi padre, más que el trasfondo de su escasez. Mi madre moría por ver a mi padre, yo ya sabía que él deseaba pedirme cuentas de cierto viaje a un faro. Yo enviaba casi siempre las mismas palabras en una caligrafía elegante, informal y fluida. Estoy bien, espero que tú también. Saludos a Henry, dense un fuerte abrazo de mi parte. Con amor, April.
¿Los amaba? Sí. ¿Incluso a mi padre? Sí.

La miré con una sonrisa. No sé si mi extrema confianza se debía a su presencia, a las palabras que le había escuchado y a resumir que éramos errantes... cada una a nuestro modo. Yo actualmente no me encontraba en casa, aunque tenía las comodidades de las cuales la gitana no gozaba y el amor de mi abuelita, mi madre y mi hermano menor. Pensé que ella debía creer que era una niña rica, lo era pero trataba a todos por igual y no me envilecía por eso. De hecho no me gustaban los que eran así, solía rehuirlos en casa y aquí.

- Se me ocurre algo. No sé qué pienses y decidas.- me encogí de hombros.
-¿Que tal si vienes cada noche o al medio día?- sería una buena forma de devolverle al universo lo que él me daba y ella me agradaba a pesar de su reserva conmigo, podía cortarse con uno de mis filosos cuchillos.

- Podríamos hablar, me encantaría conocer de ti y tu cultura y siempre te dejaría comer tranquila sin preguntas. Lo juro.- levanté la mano para sellar la promesa. - Una de mis fascinaciones es conocer a las personas, de primera impresión puedo mostrar demasiada animosidad. Hoy eres mi elemento exótico en este inmenso molino.- señalé todo el lugar mientras llevaba el plato con el omelette terminado frente a ella, encima más queso rallado y aritos minúsculos y verdes del cebollín que llevaba adentro y una ramitas de albahaca fresca.

Tomé un trozo del acompañamiento perfecto , uno que había sofrito dejando como sorpresa final al plato e hice una rosa, hecha de... maravilloso tocino, no tan tostado para que lo carnoso aún fuera perceptible con facilidad. Lo coloqué sobre el plato y a un lado del huevo dorado claro. -Ya conozco tu lejos. - suspiré y cerré los ojos, seguido sonreí mirando a la cocina, todos en sus estaciones con los sartenes calientes y los ayudantes pendientes de las futuras ordenes...olía a ansía, siempre era igual. La hora del almuerzo comenzaba.

- Me parece un desperdicio que un país y sus habitantes no encuentren interesante, útil y primordial proteger y preservar la diferencia e identidad de cada uno de ellos y los que los rodean.- Suspiré profundo de nuevo y calma la contemplé de nuevo queriendo sonreír, como si se pudiera con tal realidad, Estados unidos no era ajena a eso de despreciar a los suyos por sus diferencias, el color de la piel era algo indispensable a la hora del trato.

Decidí moverme a una de las alacenas, no había tiempo que perder y algo faltaba para completar el plato. Cinco toronjas brillantes me acompañaron de vuelta al mesón y de ellas salió el más dulce y dorado jugo, como para hacerme sentir orgullosa. - Así que a Latinoamérica...- coloqué el vaso frente a su plato. - ¿Qué buscas allí, Gryaz? - le pregunté curiosa retrocediendo algunos pasos a mi estación para organizarla y así seguir. Pregunté porque suponía que encontrar en América del Sur habría mucho ya que decían que era hermoso, pero qué buscar parecía la pregunta más acertada para la rusa.


「PoliceBox Rules!」



avatar
April Moore
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 54
Puntos : 32
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 13/07/2017
Localización : En la cocina de Le Moulin de la Galette

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Por un mendrugo de pan | April Moore

Mensaje por Galina A. Cherenkova el Lun Sep 18, 2017 4:00 pm

Algo en su forma de decir "Nos escribimos" hizo que la gitana prestara más atención a lo que la muchacha le contaba. No iba a preocuparse por ella, era raro que le pasara eso con la gente, y más cuando apenas acababa de conocerla, pero sí que le hizo reflexionar sobre su propia vida. ¿De qué escribiría ella si supiera cómo hacerlo? ¿Y a quién?

A la única persona a la que echaba de menos ya no tenía sentido escribirle nada, pues no podría leer. A esas alturas los gusanos ya le habrían arrancado los ojos y las cucarachas, la piel. Se imaginó delante de él, de su cuerpo sin vida y no pudo evitar que el inicio de una lágrima le asomara por el rabillo de uno de sus ojos brillantes y castaños. Se llevó la mano a aquel lugar y se limpió rápidamente, antes de que la bella muchacha pudiera darse cuenta, incluso, de que había algo que ocultar. Una de sus habilidades era la distracción, y en ese momento, aunque no la iba a usar para robar, hizo uso de ella.

Agitó la mano que se había llevado a la cara, toda llena de anillos brillantes, haciéndolos resonar como si de un instrumento musical se tratara y la posó sobre uno de los brazos de la chica.
No te via mentí. Me encantaría que me llenaras el buche —dijo, llevándose la mano libre a la altura del estómago para frotarse ligeramente la barriga por encima de sus ropajes harapientos—. Aunque a decir verdad, preferiría tener la opción de poder llevarle comida a mi familia que el hecho de comer aquí. No te ofendas —añadió, apartando la mano que había colocado sobre ella—, no es que tu compañía no me agrade, pero tengo varias bocas que alimentar, no solo esta que está hablando.

La miró durante unos segundos en silencio, parándose a observar su aura de nuevo. Durante todo aquel rato que había estado con ella, no había dejado de brillar y brillar cada vez más. Notaba su tranquilidad, y era extraño. Era muy extraño que otra persona que estuviera con ella se sintiera relajada, segura y, por qué no decirlo, confiada. Normalmente, ocurría todo lo contrario.
Pero si no te importa, también puedo venir a verte.
Sus palabras no parecían decir mucho, pero en realidad sí que lo hacían.

En Latinoamérica solo busco la paz —respondió en referencia a su última pregunta.
Realmente dudaba que en ningún lugar pudiera encontrar la paz, ¿pero qué iba a tener en la vida si perdía la esperanza? ¿Qué había para sus hijos si no?


avatar
Galina A. Cherenkova
Gitano
Gitano

Mensajes : 38
Puntos : 41
Reputación : 16
Fecha de inscripción : 19/08/2014
Localización : Área de gitanos de París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario https://open.spotify.com/track/1F2wRLLcUCUfhGrsAXhbwH

Volver arriba Ir abajo

Re: Por un mendrugo de pan | April Moore

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.