Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


SALOMÉ AMERIS

MODERADORA

ENVIAR MP
RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP

CLIMA ÚLTIMO ACTO - PARTICIPAN CIRO, FAUSTO Y ÉLINE RIMBAUD. EL CONEJO DE LOS SEIS - PARTICIPAN HANIA DOE Y HÉCTOR LEBEAU-FORTIER. EL RASTRILLO Y LA PALA - PARTICIPAN DAMON LANDVIK Y BRIANNA DE MONTREIL ENCHAINED SOULS - PARTICIPAN ELORA PAINE, LEIF PAINE, KETHYR PAINE, REYDEK PAINE, XARYNE AKERMAN, STEIN AKERMAN, AVELINE BLACKMORE, AXEL BLACKMORE Y ALETHEIA BRUTUS.



Espacios libres: 05/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 17/01/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




Lucha de egos <privado>

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Lucha de egos <privado>

Mensaje por Vashni Indih el Dom Jul 16, 2017 1:51 pm

No me costó demasiado que esos patanes de la taberna emprendieran a mamporros contra mi, era tan fácil provocar a alguien cuando todos estábamos borrachos que ni siquiera tuve que recurrir a mi mejor repertorio.
Cagarme en su puta madre fue mas que suficiente para que el calvo de la barba que me sacaba dos cuerpos estallara de furia y que el resto de secuaces, a los que les garantice con una de mis infalibles sonrisas para hacer amigos, que sus novias me la chupaban todas las noches.
No necesité mas para que los primeros puñetazos asomaran, en aquella taberna de mala muerte donde servían un whisky que parecía meado de burra.

Esquivé unos cuantos, soltando algún derechazo que otro para encender mas a las masas, aquella noche no deseaba ganar, por eso ni siquiera se me ocurrió la maravillosa idea de llevar mi mano a los cuchillos que en interior de mi chaleco guardaba, con ellos bien hubiera podido terminar con esa bronca que yo había buscado.
Aquella noche necesitaba sentir, sentir un dolor físico tal que el emocional quedara relegado a la nada.
Aquellos ojos pardos me acompañaban con cada puñetazo que recibía mientras me reía a carcajada limpia.
-Pegáis como nenas -rugí, siguiendo con mi provocación mientras escupía sangre al suelo.

Había sido sincero con esa cazadora, Argent, maldije su apellido, ese que todo me lo arrebato hace ya tanto tiempo. Juego peligroso el que emprendí con ella y que como ya augure la primera vez que sus ojos se hundieron en los míos, perdí.
Hacia tan solo un par de días que me había encontrado con ella en el palacio Royal, desde entonces no me la había sacado de la cabeza, odiaba esa sensación que me orillaba a ella.

Sabia que la situación era difícil, ella me consideraba su peor enemigo, y en parte así era, pues la venganza aun corría rugiendo por mis venas, su padre era un asesino y tenia que pagar por ello.

Aquel día había acudido a la taberna dispuesto a olvidar, olvidar sus ojos ,su olor, su boca contra la mía, incluso olvidar mi nombre, si así olvidaba el suyo.
Me tragué sus palabras acompañadas de whisky, mas por desgracia no del suficiente.
Eso y sus palabras alegando que eramos enemigos y que si permanecía vivo era para verme perder ante ella era lo que hoy me había traído a esa taberna en busca, no de bronca, si no, de una paliza.

Necesitaba olvidar, el alcohol no era suficiente, pero el dolor, el dolor siempre funcionaba.
El dolor de los golpes, de las heridas era mucho mas fácil de soportar que el que ahora sentía.
Así continuo la pelea.
Siete hombres tratando de derribar a uno, que se defendía como podía mientras reía de forma enfermiza.
Puede que ellos no lo entendieran, pero necesitaba sangrar, necesitaba no tenerme en pie y la verdad, no lo estaban haciendo demasiado bien.
Un navajazo en mi costado fue el colofon, sentí con una sonrisa como quemaba mi piel cuando el acero se hundió, sonreí divertido, tomándole por el pecho aun con el puñal clavado para asestarle tantos puñetazos que le deforme el rostro.
Sangre en mis nudillos, sangre en el suelo ,sangre en todos lados y la fiesta solo había empezado.
Para mi decepción, un gruñido a mis espaldas los acabo por hacer salir corriendo.
Una mujer, fruncí el ceño tratando de zafarme de su agarre cuando esta buscaba ayudarme.
¿Acaso no se había dado cuenta de que no quería ayuda, solo mas pelea?

Me tambaleé hasta alcanzar el bordillo de la acera dejándome caer allí para poco después tumbar al completo mi cuerpo en el pavimento.
Mis ojos se hundieron en las estrellas admirando la constelación del guerrero antes de empezar a morirme de risa.


avatar
Vashni Indih
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 28
Puntos : 19
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 03/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lucha de egos <privado>

Mensaje por Amara J. Argent el Mar Jul 18, 2017 4:26 am

Desde el momento en el que Vashni reapareció en su vida, trece años después de cometido el crimen que le arrebató a su familia, clamando ser el culpable y revelando supuestas verdades sobre su pasado y existencia, había llegado a un punto de no retorno. No habría forma de apartar de su cabeza las palabras que ya habían sido escuchadas y poco a poco estas comenzaban a hacerse un fuerte eco en sus cavilaciones, impidiéndole seguir adelante con tranquilidad.

En los últimos días, realizar las tareas más sencillas se había convertido en todo un reto para la cazadora. Muchas de las memorias que reprimió años atrás se paseaban libremente por cada una de sus cavilaciones, reapareciendo de improviso hasta dejarle al borde de un ataque de pánico.

No quería comer ni quería dormir y la mayor parte del tiempo se encontraba a si misma observando su propio antebrazo, justo donde la presunta mordedura del lobo contrastaba con las demás cicatrices que se marcaban tenues en su piel. Su lógica gritaba que aquel hombre era su enemigo y un mórbido impulso, de desconocida procedencia, palpitaba ansioso por volverle a ver. Por supuesto, Bastien lo había notado, pero no tenía caso revelarle lo que conocía cuando fue él quien se tomó el trabajo de ocultárselo todo, al final del día sólo le haría enojar y aquello no le convenía.

Esa noche se había escabullido de su hogar con el fin de calmar sus inquietudes, mas todo fue en vano pues no encontró alivio. Su intención en un principio fue dar caza a la primera criatura que se atravesara en su camino, tratando de encontrar razones para despreciar la vida sobrenatural como le fue instruido; no obstante, vestida en su mejor ropa de caza y con la espada envainada en el tahalí, la castaña no había hecho más que caminar sin rumbo, tratando de encontrar una explicación más allá de la mordida para justificar aquello que sentía.

Su incesante andar le llevó a una parte de la ciudad menos agradable, un lugar que sólo tenía pinta de ser epicentro de problemas; pronto sus sospechas fueron comprobadas, cuando el bullicio propio de una buena pelea le atrajo hasta la puerta de una taberna frente a la cual, un grupo de hombres se abalanzaba salvaje sobre otro que se defendía con el mismo ímpetu con el que era atacado.

A un par de metros de distancia, la cazadora se detuvo en seco y observó entretenida el proceder de la pelea, con su admiración puesta sobre el hombre que seguía el ritmo de la batalla a los otros siete sin desfallecer. El lugar estaba pobremente iluminado así que le fue difícil distinguir de quien se trataba desde su posición, no obstante, cuando sus ojos captaron el destello de una navaja hundirse a un costado del hombre que se defendía, entendió que debía intervenir. Por la forma en la que batallaba, este probablemente no necesitaba de su ayuda, pero desde ningún ángulo era aquel un enfrentamiento justo, mucho menos cuando quien ostentaba la aparente desventaja ahora llevaba clavado un puñal en el torso.

Grande fue su sorpresa cuando su intervención develó la identidad de quien era atacado, dándole a entender inmediatamente que no era él quien necesitaba de su ayuda, sino los hombres a quienes se enfrentaba. Con fuerza, propia de su naturaleza sobrehumana, Vashni noqueó al sujeto a punta de puños hasta que sus nudillos se bañaron en sangre. Cinco de ellos observaban atónitos la escena mientras el hijo de la luna se reía a carcajadas disfrutando de la encarnizada golpiza. El sexto se acercaba a sus espaldas con otro puñal en mano, dispuesto a ensartarlo en su piel.

En ese momento Amara desenfundó su espada y la colocó firme sobre el cuello del hombre, advirtiéndole que se alejara. Sorprendido, este dejó caer el arma y se apartó lentamente, entonces, con una de sus manos atrapó el brazo de Vashni que se alzaba para asestar nuevamente el rostro de su víctima y gruñó descontenta cuando este se zafó brusco persistiendo en lanzarse sobre el individuo al que había dejado inconsciente.

De un empujón, la castaña consiguió alejarlo lo suficiente del cuerpo del hombre como para que sus compañeros le recogieran rápidamente y salieran a correr. Por su parte, el lobo, sin darse a la tarea de comprobarlo, trastabilló al borde de la acera y dejó caer su cuerpo sobre el pavimento, con expresión radiante cincelada en sus facciones mientras sus ojos se perdían en la densa oscuridad de la noche. Era evidente que había disfrutado de aquel encuentro. La sevicia con la que atacaba y recibía golpes lo dejó bastante claro.

Asomándose por encima de su rostro, Amara lo observó con curiosidad, sin poder adivinar las razones que lo llevaron a semejante situación. Estaba pasado de tragos y sin embargo aquel macabro semblante parecía ser producto de algo más. Pero, de nuevo, no tenía sentido esforzarse en entender las acciones de un hombre que había asesinado a una mujer y sus pequeñas hijas indefensas.

Resopló con resignación y se inclinó sobre él.

Debería enfrentarse a alguien que pueda seguirle el ritmo — sugirió sujetando la empuñadura del puñal incrustado en sus costillas — ¿O es que lo prende eso de golpear débiles y asesinar inocentes?

No le dio tiempo a responder, de un jalón retiró la hoja de acero ensartada en su piel y procedió a lanzarla tan lejos como le fue posible, entonces prosiguió a levantarle la camisa para apreciar con detalle la herida y volvió la mirada a él, acogida por las sensaciones que sólo despertaban en su presencia.

Realmente disfruta de ser un problema ¿no es así?



Half goddes, half hell:

"Women like you drown oceans" :
The drama is coming:
Don't you:
avatar
Amara J. Argent
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 73
Puntos : 70
Reputación : 10
Fecha de inscripción : 19/04/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lucha de egos <privado>

Mensaje por Vashni Indih el Mar Jul 18, 2017 7:52 am

Con el grado de embriaguez que llevaba en el cuerpo no me di cuenta que era ella hasta que su voz sonó por encima de mis risas.
Abrí los ojos tratando de enfocar a la cazadora, pero esta no se hizo de esperar y acuclillándose a mi lado tiró de la daga que llevaba hundida en mi costado alzándome la camiseta para poder inspeccionar su cerraba por si sola o por el contrario el arma era de plata y podía revestir peligro para mi vida.
-Estoy bien rugí apartando su mano de un manotazo.

Volví a sumergirme en mi propio caos de risas ebrias recordando su pregunta, esa necia me veía como a un asesino de mujeres y niñas, no se daba cuenta que habían jugado con su mente y aunque no era exactamente inocente, no podía culpar a nadie por ejecutar su venganza después de que los suyos, los Argent, se lo arrebataran todo.
Mi hermano había hecho mal y había pagado las consecuencias de sus actos..pero ¿y su padre y hermano? ¿también las habían pagado?
Negué con la cabeza derruido.
-Claro, buscaba pelearme en un parque por una piruleta, pero a estas horas no he encontrado niño alguno que despedazar, así que me he tenido que conformar con esos pobres hombres inocentes -me eche a reír ante la ironía de mis palabras.

Cerré los ojos todo me daba vueltas y mis palabras sonaban ciertamente enredadas. Me relamí los labios bajo su atenta mirada, parecía decidida a quedarse ahí, parada, aunque no sabia bien para que.
-No te necesito -alegué tratando nuevamente de apartarla de mi para que siga con su camino -creo que somos enemigos -apunté volviendo a estallar en carcajadas.

Así habíamos quedado en el arroyo, la próxima vez que nos cruzáramos seriamos justo eso, rivales.
Su condición de cazadora chocaba con mi licantropia y ahora que sabia que mi mordisco no había causado efecto ninguno en ella era absurdo seguir con este sin sentido..

Cerré los ojos, el sopor del alcohol me adormecía sobre la cera, un charco de sangre bajo mi cuerpo, aunque poco a poco mi don iba haciendo su efecto curando y regenerando la carne quebrada.
Abrí los ojos de nuevo sin poder parar de reírme la verla mirarme con esa cara, incorporé mi torso ligeramente quedando de frente a ella, de nuevo esa sensación de atracción fatal que no podía remediar, mis labios se entreabrieron, aliento errático que golpeo sus labios.
-Sigues sin explicarme porque no me matas... ¿ahora te dedicas a salvar mi vida en vez de acabar con ella cazadora? -pregunté ladeando la sonrisa -¿que pensaría tu padre señorita?



avatar
Vashni Indih
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 28
Puntos : 19
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 03/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lucha de egos <privado>

Mensaje por Amara J. Argent el Miér Jul 19, 2017 6:32 am

Cuando Vashni alegó encontrarse bien apartando su toque de un manotazo, Amara no insistió en volver a revisarlo, si bien la sangre se deslizaba escandalosa por su piel y encharcaba los adoquines bajo su cuerpo, era evidente que la herida se cerraba aceleradamente. En un par de minutos no quedaría señal alguna de la hendidura que causó el puñal.

La cazadora resopló con resignación y esperó a que el hombre se dignara a responderle, aunque no tardó mucho en salir con una ocurrencia que, para su sorpresa, le llegó a causar gracia, de tal forma que se vio obligada a apretar los labios y reprimir una carcajada. Aquella era la más genuina sonrisa que le habían arrebatado en meses, la última de ellas se había ido con Stavo al ejército y desde entonces no reconocía sincera diversión.

Respiró hondo y una vez recobró su semblante reservado, le tomó por el brazo, dándole un breve jalón.

Vamos, levántate.

Amara insistió en ayudarlo a ponerse en pie, pero este le respondió con otro manotazo, esta vez escupiendo que no necesitaba de ella pues eran enemigos justo antes de echarse a reír como maniático. Una punzada de culpabilidad le aguijonó el corazón cuando sintió empatía por el lobo; él no podría tomarle enserio mientras estuviera ebrio y sinceramente, ella tampoco.

Puso los ojos en blanco y gruñó frustrada, intentando llamar su atención removiendo su brazo más fuerza, pero no encontró más reacción que él ignorándole por completo por un minuto o dos hasta que, finalmente, tuvo la decencia de mirarle, con una sonrisa burlona extendiéndose en sus labios ante su evidente expresión de fracaso. Fue entonces cuando levantó su torso del piso inclinándose hacia ella sin quitarle la mirada, tibiándole los labios con el vaho de sus palabras.

Al sentir la caricia de su aliento, Amara no pudo evitar dejar caer su mirada sin disimulo sobre los labios que le indagaban el porqué de sus actos. Tentada por la cercanía que no sentía desde días atrás, atrapó entre sus dientes su labio inferior, apretó los parpados y apartó su rostro del lobo, volviendo a observarle desde una distancia más prudente. No entendía qué estaba mal con ella, era él el hombre que había asesinado a su familia frente a sus ojos, era retorcido e insensato nada más imaginarse semejante indiscreción, indiscreción que ya había cometido una vez en su primer encuentro cuando no hesitó en lanzarse a sus labios aun desconociendo su identidad.

No te he salvado la vida, lobo — refunfuñó — Se la he salvado a esos hombres y si tanto te interesa lo que piensa mi padre, él diría que soy una decepción, pero eso ya lo hace así que no le veo la diferencia.

No tenía sentido razonar con Vashni, no en ese estado y de por sí en ninguna forma, así que de inmediato lamentó las palabras que le salieron de la boca. Sin darle oportunidad a replicar o resistirse, de un solo tirón lo puso en pie y se pasó su brazo por el cuello sintiendo su peso recargarse ligeramente sobre ella; no quería que perdiera el equilibrio, demasiado trabajo le había costado ponerlo en pie. Entonces volvió la vista a él.

¿Dónde vives?

No esperaba que el hombre le soltara su dirección de buenas a primeras, pero no se sentía capaz de abandonarlo a su suerte, herido, borracho y tendido sobre la acera. Después de todo, el crimen que cometió fue reacción a un crimen semejante y si bien era cierto que parte de ella le odiaba, no lo hacía completamente.

No lo hagas más difícil.



Half goddes, half hell:

"Women like you drown oceans" :
The drama is coming:
Don't you:
avatar
Amara J. Argent
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 73
Puntos : 70
Reputación : 10
Fecha de inscripción : 19/04/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lucha de egos <privado>

Mensaje por Vashni Indih el Miér Jul 19, 2017 9:04 am

Sus dientes apresaron mi labio inferior, me relamí nada mas lo soltó interponiendo clara distancia entre los dos.
Mi boca entreabierta queria mas, un gruñido de desacuerdo escapó de mi garganta mientras de nuevo acortaba ligeramente la distancia.
Ladeé la sonrisa, era imposible no desear su boca, esa atracción me llevaría a la destrucción y aun sabiéndolo seguía allí, clavado en el sitio contemplando sus labios que ahora bien tomaría como doctrina.

Negué volviendo a estallar en carcajadas, al parecer la cazadora estaba salvando a esos pobres hombres del lobo feroz.
-tu padre te ha contado demasiadas veces el cuento del lobo feroz, el tema es que este siempre sera el malo si solo escuchas la versión de caperucita roja ¿no crees cazadora?
Enredaba mis palabras frente a su atenta mirada, fue entonces cuando sentí mi cuerpo alzarse, un tirón brusco de su mano basto para enderezar mi cuerpo y con rapidez colo su menudo cuerpo por debajo de mi brazo sujetándome contra ella para que no trastabillara y volviera a caer a tierra.

Mis ojos se centraron en sus pardos, bajaron lentos hasta sus labios, no entendía porque me ayudaba, no decía que solo había irrumpido para salvar a los humanos de la bestia que yo era.
-Estoy demasiado borracho para entender el por que de tus actos - confesé.
Ahora cuando la señorita me pidió que le dijera donde vivía, me dio tal ataque de risa que casi nos vamos los dos al suelo.
Ahora lo entendía quería la ubicación de mi manada para destruirla.
Negué incapaz de cesar en las carcajadas.
-Claro... -dije arrastrando las palabras -estoy borracho pero no soy un imbécil, no voy a llevarte frente a mi manada para que tu padre y hermano vengan a aniquilarla. Por experiencia se que arrasan con todo y no dejan nada en pie.
Matan primero, preguntan después..había niños, niños humanos aun no convertidos en bestias...

Recordé con dolor aquel día, lo había revivido tantas veces en mi cabeza que no estaba dispuesto a dejar sin vengar todas esas vidas arrebatadas.
-Suéltame -gruñí, mis ojos ámbar desafiaron sus pardos mientras forcejeaba por librarme de su agarre.
-Puedo volver solo a casa, no soy un cachorro -rugí contemplandola mientras esta me pedía que no complicara las cosas mas de lo que estaban.

Habíamos entrado en un bucle, yo no iba a llevarla a mi casa y ella posiblemente tampoco a la suya..así que no entendía muy bien a donde pretendía llegar con esto.
Alzó el rostro, de nuevo quedábamos a escasos centímetros de otro, como si mirándonos pudiéramos decirnos todo eso que callábamos.
Acorté esta vez yo la distancia, mordí su labio inferior incitándola a seguir ese beso que anhelaba.
-Y si vamos a un hotel..no tengo problema en colarme entre tus piernas, quizás así se solucione la tensión sexual no resuelta- apunté sin pelos en la lengua por mi grado de embriaguez.


avatar
Vashni Indih
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 28
Puntos : 19
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 03/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lucha de egos <privado>

Mensaje por Amara J. Argent el Jue Jul 20, 2017 5:59 am

Amara sonrió divertida ante el ofrecimiento de Vashni, quien parecía andar montado en un sube y baja de emociones como respuesta de su cuerpo al alcohol consumido. Primero le miraba desafiante, con sus ojos refulgiendo en vibrante tonalidad ámbar y luego estaba a milímetros de ella, incitador, sugiriendo darle rienda suelta a la tensión sexual que, evidentemente, les había rondado desde el momento en el que cruzaron palabra.

Consideró la proposición por un instante sin moverse un centímetro, permitiendo que sus labios se rozaran sugestivos.

A penas y puedes mantenerte en pie  — susurró con inflexión divertida — ¿Cómo podrías hacer más?

Se apartó enarcando una ceja y soltó una buena risa ante la expresión que llevaba Vashni en su rostro. Estaba listo para replicar, pero ella no le dio oportunidad.

No voy a aprovecharme de un hombre borracho.

La historia que les precedía no era la más afortunada y estaba demarcada por tragedia de parte y parte. Razonar no estaba en la lista de cosas que podía pedir de Vashni, pero estaba lo suficientemente embriagado para soltar verdades sin remordimiento y de eso sí tenía la intención de sacar ventaja. Era cierto que estaba sobrio la noche en la que confesó ser el asesino de su madre y hermanas, también cuando no tuvo problema en admitir que le había mordido como parte de su incesante búsqueda de represalia, no obstante, nunca había profundizado demasiado en los hechos que lo llevaron a tal necesidad y justo ahora comenzaba a dar pie para ello.

Es una buena idea la del hotel — pronunció ahora con más austeridad, aun sosteniendo el peso de Vashni sobre sus hombros mientras avanzaban por la calle. Su mirada se mantenía en el suelo — No para lo que estás pensando  — Se apresuró a aclarar

Amara caminó con Vashni explorando la zona en busca de algún hostal lo suficientemente decente cómo para que el hombre pasara la noche sin riesgo alguno de volver a ser apuñalado. Él podía defenderse, sí, pero no se había tomado la molestia de sacarle de un problema cómo para lanzarlo a otro.

La mayor parte del camino anduvieron ambos en silencio mas aquello no le impidió al hombre soltar alguna que otra enredada ocurrencia. Amara poco cuidado le puso, pues seguía concentrada en la búsqueda. Finalmente, después de lo que fue media hora a pie, cuando ya la espalda le hormigueaba de mantener el peso del hombre equilibrado, la cazadora dio con el lugar perfecto.  A regañadientes, la castaña arrastró al hombre al interior del edificio y en la recepción pidió una habitación, después de poner un par de francos sobre el mesón. La encargada le entregó una llave y le señaló el camino a seguir.

Ya dentro de la habitación, Amara, dejó caer al lobo sobre la cama, moviendo su cuello de un lado a otro con el fin de aliviar el calambre que le acogió como resultado de la travesía. Gruñó cuando Vashni insistió en levantarse y de un breve empujón lo volvió a mandar a la cama. Antes él había alegado que no era ningún cachorro, que podía cuidarse sólo, pero ahora se comportaba como tal.

¿Podrías quedarte quieto? — Indagó exasperada, alzando su camisa para revisar el estado de la herida.

La cortada había sanado casi por completo, pero tanto su piel como su vestimenta estaban cubiertas de sangre.

Deberías darte un baño.



Half goddes, half hell:

"Women like you drown oceans" :
The drama is coming:
Don't you:
avatar
Amara J. Argent
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 73
Puntos : 70
Reputación : 10
Fecha de inscripción : 19/04/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lucha de egos <privado>

Mensaje por Vashni Indih el Jue Jul 20, 2017 6:50 am

Enarqué una ceja cuando me dijo que no podría hacer mas, si apenas me mantenía en pie.
Me infravaloraba, iba a responder alzando el dedo pero me interrumpió con su siguiente frase.
“No voy a aprovecharme de un borracho”
-¿Eso quiere decir que si no lo estuviera esta noche el lecho crujiría por el movimiento de nuestros cuerpos? -pregunté con picardia.

Ella negaba con la cabeza, peor en el fondo en sus labios se asomaba una sonrisa que intentaba ocultar, casi tanto como la atracción existente entre los dos.
“Es una buena idea la del hotel” apuntó sin dar importancia a sus palabra,s aunque en mi rostro se dibujo una picara sonrisa que dejaba mas que claro que yo si se la daba.
No tardó en corregir, o mejor dicho en apostillar que no pasaría nada en esa habitación, lo que me hizo regalarle un infantil mohin.

Caminamos en silencio por las calles, yo de vez en cuando enredaba las palabras con mis mordaces comentarios, al parecer la dama estaba tan centrada en encontrar un hostal decente, que me ignoraba o al menos fingía hacerlo.
Tras una media hora caminando, llegamos a la recepción de un pequeño cuchitril, depositó unos francos sobre el mostrador y a cambio nos dieron una llave.
-Tanto buscar para esto -apunté volviendo a estallar en carcajadas.
El enfado de Amara iba en aumento y con su fruncir de ceño, también aumentaba mi risa.

Una vez en la habitación me dejó caer sobre el lecho, hice ademan de levantarme pero de nuevo me tumbo ordenándome que me estuviera quieto...no sabia esa mujer lo que me estaba pidiendo.
-Como quieras -apunté enredando su cintura y tirando de ella para dejarla caer conmigo sobre el colchón.

Mis pardos se centraron en los ajenos, su cuerpo trataba de escapar de mi agarre, pero sin duda mi fuera aun borracho era muy superior y la mantuve sujeta de frente a mi para que me mirara.
-¿que miedo me tienes? ¿no dices que no puedo hacer nada así como voy? -pregunté recordandole sus palabras.

Mi aliento ebrio chocaba contra sus labios, de nuevo esa atracción, nos mirábamos y las chispas saltaban, yo lo notaba y no entendía como a ella no le pasaba o mismo en ese instante en el que la intimidad de una habitación nos acompañaba.
Aparté un mechón de pelo de su rostro que había caído del forcejeo.
-¿que hago aquí? -le pregunté.

No me refería a ¿que hacia allí porque no recordara como había llegado? Si no ¿que la había empujado a cuidar de mi? a fin de cuentas era su enemigo y en su cabeza, el culpable de la muerte de su madre y hermanas.

Enarqué una ceja, solo se me ocurría un motivo por el que se contenía como lo hacia, no lo hubiera preguntado si no fuera por lo sumamente borracho que iba pero...
-¿hay otro? -pregunté clavando mi nublada mirada en sus ojos.




avatar
Vashni Indih
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 28
Puntos : 19
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 03/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lucha de egos <privado>

Mensaje por Amara J. Argent Ayer a las 8:22 am

Amara forcejeó intentando liberarse del agarre de Vashni, pero no tardó en entender que era un esfuerzo inútil pues, si bien era cierto que estaba pasado de copas, nada tenía que ver con el poder que le concedió luna; su fuerza siempre sería mayor, así que allí quedaría atrapada hasta que él soltara el agarre por voluntad propia. Afortunadamente, en ese momento, el acercamiento al hijo de la luna era mucho más amigable que en su último encuentro. Verlo en semejante estado no sólo le causaba gracia de vez en cuando, sino también había despertado un misterioso instinto de protección que aún no lograba comprender del todo.

Y quién dijo que te temo, lobo — resopló

Amara frunció el ceño, pero su expresión no tardó en relajarse una vez el silencio los acogió. No se trataba de una situación incómoda, sino más bien de una pausa de apreciación. Ambos se miraban fijamente, tentados a caer en los labios del otro. Justo como lo había sentido antes, la castaña fue invadida por el deseo de permitirse ceder a sus restricciones y dejar que las cosas fluyeran por sí solas; la idea era tanto incitadora cómo errónea. Ciertamente, Vashni era todo un dilema.

Al sentir el tacto de sus dedos apartar los mechones de cabello que rebeldes le cubrieron el rostro como resultado del forcejeo, Amara apretó los párpados, dándose la oportunidad de disfrutarlo mientras sus respiraciones colisionaban cálidas y sosegadas. Entonces fue él quien rompió el silencio.

Sabía perfectamente a qué se refería él con su pregunta mas aquello no implicaba tener la respuesta. Su proceder era un misterio tanto para él como para ella y aunque quería creer que la atracción que desbordaba entre ambos era el producto de algún retorcido juego de su imaginación o un capricho, era evidente que se trataba de algo más complejo.

No pronunció palabra alguna, por primera vez en mucho tiempo no encontraba cómi replicar, algo poco usual en el carácter de la impetuosa cazadora. Nunca había sido tan condescendiente con alguien cómo lo había sido con Vashni y lo que más temía, era no tener la voluntad para dejar de serlo, aún más, siendo él el confeso culpable de su mayor tragedia.

Amara apartó la mirada, deseaba descubrir el enigma que portaba él en su piel, pero aquello era incorrecto por un millón de razones.

Su siguiente pregunta la dejó perpleja, tanto que no pudo evitar volver la mirada a él. ¿Había otro? De todas las razones por las que se había resistido al hijo de la luna, aquella no era una de ellas. No, no había nadie más o, mejor dicho, no mantenía ninguna relación por el momento. ¿Guardaba sentimientos por alguien más? Esa era otra pregunta, tan enrevesada como todas las que referían a él mismo.

Mantuvo el silencio lo suficiente como para agotar la paciencia de su acompañante. De querer alejarlo aquella había sido la forma perfecta, pero ese no era el caso, pues comenzaba a disfrutar más y más de las sensaciones que afloraban en su presencia, fuera el más etéreo de los contactos o con una simple mirada.

Vashni…

La castaña se acercó a él, tomó su rostro entre las manos y sin dar mayor aviso lo atrajo hasta su boca, liberando el ansia que con tanto empeño había contenido. El beso era afanoso y sofocante, sus labios se habían convertido en una necesidad.

Jadeante y falta de aire, Amara se separó ligeramente, clavando su parda mirada sobre la de él.

Necesito la verdad completa.

Había cosas que aún le ocultaba y ella lo presentía ¿Por qué dejarla vivir a ella cuando había asesinado a su madre y hermanas? ¿Por qué solo morderla? Quería saberlo todo acerca de lo sucedido con su manada, o por lo menos, lo que incluía a su padre. Necesitaba una verdad mayor a la de sentirse atraída por el asesino de su familia.



Half goddes, half hell:

"Women like you drown oceans" :
The drama is coming:
Don't you:
avatar
Amara J. Argent
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 73
Puntos : 70
Reputación : 10
Fecha de inscripción : 19/04/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lucha de egos <privado>

Mensaje por Vashni Indih Ayer a las 9:22 am

La cazadora repasó mi rostro lentamente con sus dos pardos, parecía que mi pregunta la había pillado de improvisto, por un momento meditaba la respuesta ante mis vidriosos ojos, como si no supiera bien como darme una respuesta.
Me relamí los labios presos del candor de su aliento, iba a poner distancia, a veces los silencios resultaban mas clarificadores que las palabras y aun yendo tan ebrio como iba no era tan estúpido como para saber que cuando una mujer no respondía a una pregunta tan clara es porque la afirmación era la única respuesta.

Ante mi gesto escapó mi nombre de sus labios, lento, jamas lo había escuchado tan melódico como cuando ella lo pronunciaba.
Atajo la escasa distancia cálida por nuestro vaho que nos separaba, labios que colisionaron con fiereza, hambruna y que arrancaron un gruñido ronco a mi garganta mientras mis manso la atraían por las mejillas intensificando ese beso húmedo.

Mirada oscurecida, presa del deseo que sentíamos en ese momento, los jadeos se sucedieron entrecortados, escasa la distancia cuando la dama interpuso una pausa.
Una distancia para obtener lo que ella entendía como la verdad completa, pero la verdad estaba llena de matices..unos que no estaba seguro de querer contarle en este preciso instante.
-¿Por eso me has besado? -pregunté sin apartar mis lobunos ojos de los ajenos -para arrancarme la verdad ahora que estoy borracho.

Interpuse de nuevo la distancia entre nuestros cuerpos, mi mirada se alzó hasta el techo de esa cochambrosa habitación del hostal que encontramos.
-¿Por eso me has traído aquí? ¿por eso me estas “ayudando”?
No podía olvidar que era una Argent, ni siquiera sabia que demonios estaba haciendo con ella alli, pues su padre, mi vendetta, mató a todos los míos.
Eramos enemigos, aferramos sin duda alguna, yo era un hijo de la luna, una bestia y ella una cazadora con la plata en su cinto y en su apellido.

Traté de incorporarme, me tambaleaba frente a sus ojos pero permanecer allí era un error.
¿la verdad completa? La verdad era confusa, pues si ella creía que me excluía de ser el lobo feroz en el cuento de caperucita se equivocaba.
No fui yo quien mató a su madre y hermanas, pero por la luna que hubiera matado con gusto a su padre y a su hermano...así que, no, no era inocente del odio que corría por mis venas como una corriente de bravas aguas desbocadas.
Mis manso no estaban manchadas de sangre Argent, pero lo estarían.

Llevé mi mano a la pared para mantener el equilibrio, mi mirada se desvió hacia el lecho de nuevo.
-La verdad es muy relativa Amara, depende de quien la cuente puede tener un matiz u otro.
Para mi, la verdad es simplemente complicada..mi única verdad es que mataré a tu padre y a tu hermano si tu no acabas conmigo antes y créeme cuando te digo que creo eres la única que podría dar muerte a una bestia como yo.
Creo que ahí radicaba esa atracción, ella se estaba convirtiendo en mi verdugo, era incapaz de alzar mis garras contra esa mujer, lo que me colocaba en una clara posición de desventaja.



avatar
Vashni Indih
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 28
Puntos : 19
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 03/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lucha de egos <privado>

Mensaje por Amara J. Argent Hoy a las 5:29 am

Negó con la cabeza ante las acusaciones de Vashni. Lo del beso había sido un impulso, no merecía una explicación tan profunda pues luego se vería a sí misma intentando dar respuesta a más preguntas. Por el contrario, era menester para ella tener la certeza de su pasado y sabía que si no la obtenía del lobo iba a cargar con esa incógnita por el resto de su vida. A parte de Vashni, sólo su padre conocía la verdad en todo su esplendor, pero este detestaba la sola mención de la luna roja y aquello lo aprendió de la peor forma. Lo único que obtendría de Bastien era una buena golpiza de llegarlo a preguntar.

Bastien la construyó a su imagen y semejanza, pero nunca superior a él: le había aleccionado a obedecer sin protestar y a doblegar la voluntad sólo a su orden. Amara aprendió bien, pero aquello poco importó, así como todo el empeño que encontrar su total aprobación y ahora entendía por qué. Era ella el recuerdo andante de la luna roja, llevaba consigo la marca del asesino y ahora, aunque el progenitor lo desconocía, no sólo no lograba encontrar la voluntad para asesinar al criminal, sino también había tenido el descaro de ayudarlo, besarlo y continuar deseándolo después de haberlo hecho.

La mujer que era en presencia de Vashni era muy diferente a la que había criado Bastien Argent.

Más ofendida que enfadada Amara se acomodó en el borde de la cama justo después de ver al lobo ponerse en pie y apartarse con el equilibrio de un venado recién nacido. Él buscaba apoyo en la pared, mientras alegaba que la única realidad que tenía valor era esa en la que asesinaba a su padre. a la joven una gota de amargura le oscurecía la mirada más no quería dejárselo ver.

Deja de confundirme con mi padre de una buena vez — Espetó

Se puso en pie imponente, sin disposición a mirarle en contrapicado cuando este no podía apartar su necedad. Lo más prudente era respetar la distancia impuesta. De ser cierto lo de su manada tenía razón válida para odiar a su padre, a su apellido y todo lo que ello implicaba, mas olvidaba que ella estaba lejos de ser el hombre que asesinó a su gente y se acercaba a más a ser la niña que dejó sin familia.

La verdad me la debes —Aseguró al borde de perder los estribos— Llegas a mi vida, arrasas con mi familia frente a mis ojos y me muerdes para hacer de mi un paria entre mi propia gente… —hizo una pequeña pausa y respiró hondo meditando su tono, de nuevo, no tenía valor discurrir con él —  Pero, vale, guárdatela, haz lo que te plazca.

Amara ladeó la cabeza y lo observó con cuidado, realmente no estaba en su mejor forma, pero aun así insistía en irse. Puso en blanco los ojos y se acercó a él, no demasiado como para volver a la intimidad de minutos atrás, pero sí los suficiente para brindarle su apoyo cuando este intentó dar el paso y tropezó con sus propios pies. Se empeñaba en negarlo, pero necesitaba pasar la noche en aquel lugar, cómo podría llegar cerca de las puertas de su hogar si ni siquiera alcanzaba el umbral de la habitación.

Necesitas descansar, me iré yo, pero vuelve a la cama — Ordenó arrastrándolo a pequeños tirones — Si tanto deseo tienes de que acabe contigo, prefiero hacerlo cuando estés sobrio.

Vashni, por supuesto, hacía una pataleta del asunto. Ambos forcejearon, pero fue más sencillo para él perder la estabilidad, así que la castaña aprovechó la oportunidad para impulsarlo a la cama. No obstante, cuando obstinado intentó agarrarse de ella para no caer, terminó por enredar su mano en el colgante que le abrazaba el cuello causando que la cadena se reventara.

El collar de su madre se balanceaba entre los dedos del asesino y aquello fue suficiente para que un arrebato de ira invadiera a la cazadora. Repentinamente los irises de sus ojos se encendieron en un vibrante cerúleo. Mientras una estela de furia recorría su mirada, Vashni parecía devolverle una desconcertada. Lejos de saber que era aquella joya lo que le mantenía en su forma más humana, de un manotazo, Amara le arrebató el colgante, inconsciente del fulguroso brillo que le acogía, no obstante, tan pronto como el dije tocó su piel, este se desvaneció.

No te atrevas a tocarlo nunca más



Half goddes, half hell:

"Women like you drown oceans" :
The drama is coming:
Don't you:
avatar
Amara J. Argent
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 73
Puntos : 70
Reputación : 10
Fecha de inscripción : 19/04/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lucha de egos <privado>

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.