Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA THE BOND OF THE BLOOD - PARTICIPAN DRAKE ENDE Y JOSSETTE LOUVRE. LA LLAVE - PARTICIPAN POSEIDÓN Y CRYSANTHE KASTAROS. EL CAOS VISTE DE GUERRA - PARTICIPAN ORN, DRITTSEKK, BRÖKK TOLLAK, SOLEIL, KATTRINA. NOCHE DE HALLOWEEN - PARTICIPAN VLADIMIR ROMANOVS y MAGGIE CRAIG.




Espacios libres: 20/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 30/07/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




Lucha de egos <privado><+18>

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Lucha de egos <privado><+18>

Mensaje por Vashni Indih el Dom Jul 16, 2017 8:51 pm

No me costó demasiado que esos patanes de la taberna emprendieran a mamporros contra mi, era tan fácil provocar a alguien cuando todos estábamos borrachos que ni siquiera tuve que recurrir a mi mejor repertorio.
Cagarme en su puta madre fue mas que suficiente para que el calvo de la barba que me sacaba dos cuerpos estallara de furia y que el resto de secuaces, a los que les garantice con una de mis infalibles sonrisas para hacer amigos, que sus novias me la chupaban todas las noches.
No necesité mas para que los primeros puñetazos asomaran, en aquella taberna de mala muerte donde servían un whisky que parecía meado de burra.

Esquivé unos cuantos, soltando algún derechazo que otro para encender mas a las masas, aquella noche no deseaba ganar, por eso ni siquiera se me ocurrió la maravillosa idea de llevar mi mano a los cuchillos que en interior de mi chaleco guardaba, con ellos bien hubiera podido terminar con esa bronca que yo había buscado.
Aquella noche necesitaba sentir, sentir un dolor físico tal que el emocional quedara relegado a la nada.
Aquellos ojos pardos me acompañaban con cada puñetazo que recibía mientras me reía a carcajada limpia.
-Pegáis como nenas -rugí, siguiendo con mi provocación mientras escupía sangre al suelo.

Había sido sincero con esa cazadora, Argent, maldije su apellido, ese que todo me lo arrebato hace ya tanto tiempo. Juego peligroso el que emprendí con ella y que como ya augure la primera vez que sus ojos se hundieron en los míos, perdí.
Hacia tan solo un par de días que me había encontrado con ella en el palacio Royal, desde entonces no me la había sacado de la cabeza, odiaba esa sensación que me orillaba a ella.

Sabia que la situación era difícil, ella me consideraba su peor enemigo, y en parte así era, pues la venganza aun corría rugiendo por mis venas, su padre era un asesino y tenia que pagar por ello.

Aquel día había acudido a la taberna dispuesto a olvidar, olvidar sus ojos ,su olor, su boca contra la mía, incluso olvidar mi nombre, si así olvidaba el suyo.
Me tragué sus palabras acompañadas de whisky, mas por desgracia no del suficiente.
Eso y sus palabras alegando que eramos enemigos y que si permanecía vivo era para verme perder ante ella era lo que hoy me había traído a esa taberna en busca, no de bronca, si no, de una paliza.

Necesitaba olvidar, el alcohol no era suficiente, pero el dolor, el dolor siempre funcionaba.
El dolor de los golpes, de las heridas era mucho mas fácil de soportar que el que ahora sentía.
Así continuo la pelea.
Siete hombres tratando de derribar a uno, que se defendía como podía mientras reía de forma enfermiza.
Puede que ellos no lo entendieran, pero necesitaba sangrar, necesitaba no tenerme en pie y la verdad, no lo estaban haciendo demasiado bien.
Un navajazo en mi costado fue el colofon, sentí con una sonrisa como quemaba mi piel cuando el acero se hundió, sonreí divertido, tomándole por el pecho aun con el puñal clavado para asestarle tantos puñetazos que le deforme el rostro.
Sangre en mis nudillos, sangre en el suelo ,sangre en todos lados y la fiesta solo había empezado.
Para mi decepción, un gruñido a mis espaldas los acabo por hacer salir corriendo.
Una mujer, fruncí el ceño tratando de zafarme de su agarre cuando esta buscaba ayudarme.
¿Acaso no se había dado cuenta de que no quería ayuda, solo mas pelea?

Me tambaleé hasta alcanzar el bordillo de la acera dejándome caer allí para poco después tumbar al completo mi cuerpo en el pavimento.
Mis ojos se hundieron en las estrellas admirando la constelación del guerrero antes de empezar a morirme de risa.


Última edición por Vashni Indih el Jue Jul 27, 2017 8:40 pm, editado 1 vez



Amara y Vashni:
avatar
Vashni Indih
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 63
Puntos : 51
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 03/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lucha de egos <privado><+18>

Mensaje por Amara J. Argent el Mar Jul 18, 2017 11:26 am

Desde el momento en el que Vashni reapareció en su vida, trece años después de cometido el crimen que le arrebató a su familia, clamando ser el culpable y revelando supuestas verdades sobre su pasado y existencia, había llegado a un punto de no retorno. No habría forma de apartar de su cabeza las palabras que ya habían sido escuchadas y poco a poco estas comenzaban a hacerse un fuerte eco en sus cavilaciones, impidiéndole seguir adelante con tranquilidad.

En los últimos días, realizar las tareas más sencillas se había convertido en todo un reto para la cazadora. Muchas de las memorias que reprimió años atrás se paseaban libremente por cada una de sus cavilaciones, reapareciendo de improviso hasta dejarle al borde de un ataque de pánico.

No quería comer ni quería dormir y la mayor parte del tiempo se encontraba a si misma observando su propio antebrazo, justo donde la presunta mordedura del lobo contrastaba con las demás cicatrices que se marcaban tenues en su piel. Su lógica gritaba que aquel hombre era su enemigo y un mórbido impulso, de desconocida procedencia, palpitaba ansioso por volverle a ver. Por supuesto, Bastien lo había notado, pero no tenía caso revelarle lo que conocía cuando fue él quien se tomó el trabajo de ocultárselo todo, al final del día sólo le haría enojar y aquello no le convenía.

Esa noche se había escabullido de su hogar con el fin de calmar sus inquietudes, mas todo fue en vano pues no encontró alivio. Su intención en un principio fue dar caza a la primera criatura que se atravesara en su camino, tratando de encontrar razones para despreciar la vida sobrenatural como le fue instruido; no obstante, vestida en su mejor ropa de caza y con la espada envainada en el tahalí, la castaña no había hecho más que caminar sin rumbo, tratando de encontrar una explicación más allá de la mordida para justificar aquello que sentía.

Su incesante andar le llevó a una parte de la ciudad menos agradable, un lugar que sólo tenía pinta de ser epicentro de problemas; pronto sus sospechas fueron comprobadas, cuando el bullicio propio de una buena pelea le atrajo hasta la puerta de una taberna frente a la cual, un grupo de hombres se abalanzaba salvaje sobre otro que se defendía con el mismo ímpetu con el que era atacado.

A un par de metros de distancia, la cazadora se detuvo en seco y observó entretenida el proceder de la pelea, con su admiración puesta sobre el hombre que seguía el ritmo de la batalla a los otros siete sin desfallecer. El lugar estaba pobremente iluminado así que le fue difícil distinguir de quien se trataba desde su posición, no obstante, cuando sus ojos captaron el destello de una navaja hundirse a un costado del hombre que se defendía, entendió que debía intervenir. Por la forma en la que batallaba, este probablemente no necesitaba de su ayuda, pero desde ningún ángulo era aquel un enfrentamiento justo, mucho menos cuando quien ostentaba la aparente desventaja ahora llevaba clavado un puñal en el torso.

Grande fue su sorpresa cuando su intervención develó la identidad de quien era atacado, dándole a entender inmediatamente que no era él quien necesitaba de su ayuda, sino los hombres a quienes se enfrentaba. Con fuerza, propia de su naturaleza sobrehumana, Vashni noqueó al sujeto a punta de puños hasta que sus nudillos se bañaron en sangre. Cinco de ellos observaban atónitos la escena mientras el hijo de la luna se reía a carcajadas disfrutando de la encarnizada golpiza. El sexto se acercaba a sus espaldas con otro puñal en mano, dispuesto a ensartarlo en su piel.

En ese momento Amara desenfundó su espada y la colocó firme sobre el cuello del hombre, advirtiéndole que se alejara. Sorprendido, este dejó caer el arma y se apartó lentamente, entonces, con una de sus manos atrapó el brazo de Vashni que se alzaba para asestar nuevamente el rostro de su víctima y gruñó descontenta cuando este se zafó brusco persistiendo en lanzarse sobre el individuo al que había dejado inconsciente.

De un empujón, la castaña consiguió alejarlo lo suficiente del cuerpo del hombre como para que sus compañeros le recogieran rápidamente y salieran a correr. Por su parte, el lobo, sin darse a la tarea de comprobarlo, trastabilló al borde de la acera y dejó caer su cuerpo sobre el pavimento, con expresión radiante cincelada en sus facciones mientras sus ojos se perdían en la densa oscuridad de la noche. Era evidente que había disfrutado de aquel encuentro. La sevicia con la que atacaba y recibía golpes lo dejó bastante claro.

Asomándose por encima de su rostro, Amara lo observó con curiosidad, sin poder adivinar las razones que lo llevaron a semejante situación. Estaba pasado de tragos y sin embargo aquel macabro semblante parecía ser producto de algo más. Pero, de nuevo, no tenía sentido esforzarse en entender las acciones de un hombre que había asesinado a una mujer y sus pequeñas hijas indefensas.

Resopló con resignación y se inclinó sobre él.

Debería enfrentarse a alguien que pueda seguirle el ritmo — sugirió sujetando la empuñadura del puñal incrustado en sus costillas — ¿O es que lo prende eso de golpear débiles y asesinar inocentes?

No le dio tiempo a responder, de un jalón retiró la hoja de acero ensartada en su piel y procedió a lanzarla tan lejos como le fue posible, entonces prosiguió a levantarle la camisa para apreciar con detalle la herida y volvió la mirada a él, acogida por las sensaciones que sólo despertaban en su presencia.

Realmente disfruta de ser un problema ¿no es así?


"She wears strength, and darkness equally well, the girl has always been half goddess, half hell."
silver:

"Women like you drown oceans" :
Falling for you:
black sea:
Don't you:
avatar
Amara J. Argent
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 108
Puntos : 99
Reputación : 10
Fecha de inscripción : 19/04/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lucha de egos <privado><+18>

Mensaje por Vashni Indih el Mar Jul 18, 2017 2:52 pm

Con el grado de embriaguez que llevaba en el cuerpo no me di cuenta que era ella hasta que su voz sonó por encima de mis risas.
Abrí los ojos tratando de enfocar a la cazadora, pero esta no se hizo de esperar y acuclillándose a mi lado tiró de la daga que llevaba hundida en mi costado alzándome la camiseta para poder inspeccionar su cerraba por si sola o por el contrario el arma era de plata y podía revestir peligro para mi vida.
-Estoy bien rugí apartando su mano de un manotazo.

Volví a sumergirme en mi propio caos de risas ebrias recordando su pregunta, esa necia me veía como a un asesino de mujeres y niñas, no se daba cuenta que habían jugado con su mente y aunque no era exactamente inocente, no podía culpar a nadie por ejecutar su venganza después de que los suyos, los Argent, se lo arrebataran todo.
Mi hermano había hecho mal y había pagado las consecuencias de sus actos..pero ¿y su padre y hermano? ¿también las habían pagado?
Negué con la cabeza derruido.
-Claro, buscaba pelearme en un parque por una piruleta, pero a estas horas no he encontrado niño alguno que despedazar, así que me he tenido que conformar con esos pobres hombres inocentes -me eche a reír ante la ironía de mis palabras.

Cerré los ojos todo me daba vueltas y mis palabras sonaban ciertamente enredadas. Me relamí los labios bajo su atenta mirada, parecía decidida a quedarse ahí, parada, aunque no sabia bien para que.
-No te necesito -alegué tratando nuevamente de apartarla de mi para que siga con su camino -creo que somos enemigos -apunté volviendo a estallar en carcajadas.

Así habíamos quedado en el arroyo, la próxima vez que nos cruzáramos seriamos justo eso, rivales.
Su condición de cazadora chocaba con mi licantropia y ahora que sabia que mi mordisco no había causado efecto ninguno en ella era absurdo seguir con este sin sentido..

Cerré los ojos, el sopor del alcohol me adormecía sobre la cera, un charco de sangre bajo mi cuerpo, aunque poco a poco mi don iba haciendo su efecto curando y regenerando la carne quebrada.
Abrí los ojos de nuevo sin poder parar de reírme la verla mirarme con esa cara, incorporé mi torso ligeramente quedando de frente a ella, de nuevo esa sensación de atracción fatal que no podía remediar, mis labios se entreabrieron, aliento errático que golpeo sus labios.
-Sigues sin explicarme porque no me matas... ¿ahora te dedicas a salvar mi vida en vez de acabar con ella cazadora? -pregunté ladeando la sonrisa -¿que pensaría tu padre señorita?




Amara y Vashni:
avatar
Vashni Indih
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 63
Puntos : 51
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 03/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lucha de egos <privado><+18>

Mensaje por Amara J. Argent el Miér Jul 19, 2017 1:32 pm

Cuando Vashni alegó encontrarse bien apartando su toque de un manotazo, Amara no insistió en volver a revisarlo, si bien la sangre se deslizaba escandalosa por su piel y encharcaba los adoquines bajo su cuerpo, era evidente que la herida se cerraba aceleradamente. En un par de minutos no quedaría señal alguna de la hendidura que causó el puñal.

La cazadora resopló con resignación y esperó a que el hombre se dignara a responderle, aunque no tardó mucho en salir con una ocurrencia que, para su sorpresa, le llegó a causar gracia, de tal forma que se vio obligada a apretar los labios y reprimir una carcajada. Aquella era la más genuina sonrisa que le habían arrebatado en meses, la última de ellas se había ido con Stavo al ejército y desde entonces no reconocía sincera diversión.

Respiró hondo y una vez recobró su semblante reservado, le tomó por el brazo, dándole un breve jalón.

Vamos, levántate.

Amara insistió en ayudarlo a ponerse en pie, pero este le respondió con otro manotazo, esta vez escupiendo que no necesitaba de ella pues eran enemigos justo antes de echarse a reír como maniático. Una punzada de culpabilidad le aguijonó el corazón cuando sintió empatía por el lobo; él no podría tomarle enserio mientras estuviera ebrio y sinceramente, ella tampoco.

Puso los ojos en blanco y gruñó frustrada, intentando llamar su atención removiendo su brazo más fuerza, pero no encontró más reacción que él ignorándole por completo por un minuto o dos hasta que, finalmente, tuvo la decencia de mirarle, con una sonrisa burlona extendiéndose en sus labios ante su evidente expresión de fracaso. Fue entonces cuando levantó su torso del piso inclinándose hacia ella sin quitarle la mirada, tibiándole los labios con el vaho de sus palabras.

Al sentir la caricia de su aliento, Amara no pudo evitar dejar caer su mirada sin disimulo sobre los labios que le indagaban el porqué de sus actos. Tentada por la cercanía que no sentía desde días atrás, atrapó entre sus dientes su labio inferior, apretó los parpados y apartó su rostro del lobo, volviendo a observarle desde una distancia más prudente. No entendía qué estaba mal con ella, era él el hombre que había asesinado a su familia frente a sus ojos, era retorcido e insensato nada más imaginarse semejante indiscreción, indiscreción que ya había cometido una vez en su primer encuentro cuando no hesitó en lanzarse a sus labios aun desconociendo su identidad.

No te he salvado la vida, lobo — refunfuñó — Se la he salvado a esos hombres y si tanto te interesa lo que piensa mi padre, él diría que soy una decepción, pero eso ya lo hace así que no le veo la diferencia.

No tenía sentido razonar con Vashni, no en ese estado y de por sí en ninguna forma, así que de inmediato lamentó las palabras que le salieron de la boca. Sin darle oportunidad a replicar o resistirse, de un solo tirón lo puso en pie y se pasó su brazo por el cuello sintiendo su peso recargarse ligeramente sobre ella; no quería que perdiera el equilibrio, demasiado trabajo le había costado ponerlo en pie. Entonces volvió la vista a él.

¿Dónde vives?

No esperaba que el hombre le soltara su dirección de buenas a primeras, pero no se sentía capaz de abandonarlo a su suerte, herido, borracho y tendido sobre la acera. Después de todo, el crimen que cometió fue reacción a un crimen semejante y si bien era cierto que parte de ella le odiaba, no lo hacía completamente.

No lo hagas más difícil.


"She wears strength, and darkness equally well, the girl has always been half goddess, half hell."
silver:

"Women like you drown oceans" :
Falling for you:
black sea:
Don't you:
avatar
Amara J. Argent
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 108
Puntos : 99
Reputación : 10
Fecha de inscripción : 19/04/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lucha de egos <privado><+18>

Mensaje por Vashni Indih el Miér Jul 19, 2017 4:04 pm

Sus dientes apresaron mi labio inferior, me relamí nada mas lo soltó interponiendo clara distancia entre los dos.
Mi boca entreabierta queria mas, un gruñido de desacuerdo escapó de mi garganta mientras de nuevo acortaba ligeramente la distancia.
Ladeé la sonrisa, era imposible no desear su boca, esa atracción me llevaría a la destrucción y aun sabiéndolo seguía allí, clavado en el sitio contemplando sus labios que ahora bien tomaría como doctrina.

Negué volviendo a estallar en carcajadas, al parecer la cazadora estaba salvando a esos pobres hombres del lobo feroz.
-tu padre te ha contado demasiadas veces el cuento del lobo feroz, el tema es que este siempre sera el malo si solo escuchas la versión de caperucita roja ¿no crees cazadora?
Enredaba mis palabras frente a su atenta mirada, fue entonces cuando sentí mi cuerpo alzarse, un tirón brusco de su mano basto para enderezar mi cuerpo y con rapidez colo su menudo cuerpo por debajo de mi brazo sujetándome contra ella para que no trastabillara y volviera a caer a tierra.

Mis ojos se centraron en sus pardos, bajaron lentos hasta sus labios, no entendía porque me ayudaba, no decía que solo había irrumpido para salvar a los humanos de la bestia que yo era.
-Estoy demasiado borracho para entender el por que de tus actos - confesé.
Ahora cuando la señorita me pidió que le dijera donde vivía, me dio tal ataque de risa que casi nos vamos los dos al suelo.
Ahora lo entendía quería la ubicación de mi manada para destruirla.
Negué incapaz de cesar en las carcajadas.
-Claro... -dije arrastrando las palabras -estoy borracho pero no soy un imbécil, no voy a llevarte frente a mi manada para que tu padre y hermano vengan a aniquilarla. Por experiencia se que arrasan con todo y no dejan nada en pie.
Matan primero, preguntan después..había niños, niños humanos aun no convertidos en bestias...

Recordé con dolor aquel día, lo había revivido tantas veces en mi cabeza que no estaba dispuesto a dejar sin vengar todas esas vidas arrebatadas.
-Suéltame -gruñí, mis ojos ámbar desafiaron sus pardos mientras forcejeaba por librarme de su agarre.
-Puedo volver solo a casa, no soy un cachorro -rugí contemplandola mientras esta me pedía que no complicara las cosas mas de lo que estaban.

Habíamos entrado en un bucle, yo no iba a llevarla a mi casa y ella posiblemente tampoco a la suya..así que no entendía muy bien a donde pretendía llegar con esto.
Alzó el rostro, de nuevo quedábamos a escasos centímetros de otro, como si mirándonos pudiéramos decirnos todo eso que callábamos.
Acorté esta vez yo la distancia, mordí su labio inferior incitándola a seguir ese beso que anhelaba.
-Y si vamos a un hotel..no tengo problema en colarme entre tus piernas, quizás así se solucione la tensión sexual no resuelta- apunté sin pelos en la lengua por mi grado de embriaguez.



Amara y Vashni:
avatar
Vashni Indih
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 63
Puntos : 51
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 03/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lucha de egos <privado><+18>

Mensaje por Amara J. Argent el Jue Jul 20, 2017 12:59 pm

Amara sonrió divertida ante el ofrecimiento de Vashni, quien parecía andar montado en un sube y baja de emociones como respuesta de su cuerpo al alcohol consumido. Primero le miraba desafiante, con sus ojos refulgiendo en vibrante tonalidad ámbar y luego estaba a milímetros de ella, incitador, sugiriendo darle rienda suelta a la tensión sexual que, evidentemente, les había rondado desde el momento en el que cruzaron palabra.

Consideró la proposición por un instante sin moverse un centímetro, permitiendo que sus labios se rozaran sugestivos.

A penas y puedes mantenerte en pie  — susurró con inflexión divertida — ¿Cómo podrías hacer más?

Se apartó enarcando una ceja y soltó una buena risa ante la expresión que llevaba Vashni en su rostro. Estaba listo para replicar, pero ella no le dio oportunidad.

No voy a aprovecharme de un hombre borracho.

La historia que les precedía no era la más afortunada y estaba demarcada por tragedia de parte y parte. Razonar no estaba en la lista de cosas que podía pedir de Vashni, pero estaba lo suficientemente embriagado para soltar verdades sin remordimiento y de eso sí tenía la intención de sacar ventaja. Era cierto que estaba sobrio la noche en la que confesó ser el asesino de su madre y hermanas, también cuando no tuvo problema en admitir que le había mordido como parte de su incesante búsqueda de represalia, no obstante, nunca había profundizado demasiado en los hechos que lo llevaron a tal necesidad y justo ahora comenzaba a dar pie para ello.

Es una buena idea la del hotel — pronunció ahora con más austeridad, aun sosteniendo el peso de Vashni sobre sus hombros mientras avanzaban por la calle. Su mirada se mantenía en el suelo — No para lo que estás pensando  — Se apresuró a aclarar

Amara caminó con Vashni explorando la zona en busca de algún hostal lo suficientemente decente cómo para que el hombre pasara la noche sin riesgo alguno de volver a ser apuñalado. Él podía defenderse, sí, pero no se había tomado la molestia de sacarle de un problema cómo para lanzarlo a otro.

La mayor parte del camino anduvieron ambos en silencio mas aquello no le impidió al hombre soltar alguna que otra enredada ocurrencia. Amara poco cuidado le puso, pues seguía concentrada en la búsqueda. Finalmente, después de lo que fue media hora a pie, cuando ya la espalda le hormigueaba de mantener el peso del hombre equilibrado, la cazadora dio con el lugar perfecto.  A regañadientes, la castaña arrastró al hombre al interior del edificio y en la recepción pidió una habitación, después de poner un par de francos sobre el mesón. La encargada le entregó una llave y le señaló el camino a seguir.

Ya dentro de la habitación, Amara, dejó caer al lobo sobre la cama, moviendo su cuello de un lado a otro con el fin de aliviar el calambre que le acogió como resultado de la travesía. Gruñó cuando Vashni insistió en levantarse y de un breve empujón lo volvió a mandar a la cama. Antes él había alegado que no era ningún cachorro, que podía cuidarse sólo, pero ahora se comportaba como tal.

¿Podrías quedarte quieto? — Indagó exasperada, alzando su camisa para revisar el estado de la herida.

La cortada había sanado casi por completo, pero tanto su piel como su vestimenta estaban cubiertas de sangre.

Deberías darte un baño.


"She wears strength, and darkness equally well, the girl has always been half goddess, half hell."
silver:

"Women like you drown oceans" :
Falling for you:
black sea:
Don't you:
avatar
Amara J. Argent
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 108
Puntos : 99
Reputación : 10
Fecha de inscripción : 19/04/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lucha de egos <privado><+18>

Mensaje por Vashni Indih el Jue Jul 20, 2017 1:50 pm

Enarqué una ceja cuando me dijo que no podría hacer mas, si apenas me mantenía en pie.
Me infravaloraba, iba a responder alzando el dedo pero me interrumpió con su siguiente frase.
“No voy a aprovecharme de un borracho”
-¿Eso quiere decir que si no lo estuviera esta noche el lecho crujiría por el movimiento de nuestros cuerpos? -pregunté con picardia.

Ella negaba con la cabeza, peor en el fondo en sus labios se asomaba una sonrisa que intentaba ocultar, casi tanto como la atracción existente entre los dos.
“Es una buena idea la del hotel” apuntó sin dar importancia a sus palabra,s aunque en mi rostro se dibujo una picara sonrisa que dejaba mas que claro que yo si se la daba.
No tardó en corregir, o mejor dicho en apostillar que no pasaría nada en esa habitación, lo que me hizo regalarle un infantil mohin.

Caminamos en silencio por las calles, yo de vez en cuando enredaba las palabras con mis mordaces comentarios, al parecer la dama estaba tan centrada en encontrar un hostal decente, que me ignoraba o al menos fingía hacerlo.
Tras una media hora caminando, llegamos a la recepción de un pequeño cuchitril, depositó unos francos sobre el mostrador y a cambio nos dieron una llave.
-Tanto buscar para esto -apunté volviendo a estallar en carcajadas.
El enfado de Amara iba en aumento y con su fruncir de ceño, también aumentaba mi risa.

Una vez en la habitación me dejó caer sobre el lecho, hice ademan de levantarme pero de nuevo me tumbo ordenándome que me estuviera quieto...no sabia esa mujer lo que me estaba pidiendo.
-Como quieras -apunté enredando su cintura y tirando de ella para dejarla caer conmigo sobre el colchón.

Mis pardos se centraron en los ajenos, su cuerpo trataba de escapar de mi agarre, pero sin duda mi fuera aun borracho era muy superior y la mantuve sujeta de frente a mi para que me mirara.
-¿que miedo me tienes? ¿no dices que no puedo hacer nada así como voy? -pregunté recordandole sus palabras.

Mi aliento ebrio chocaba contra sus labios, de nuevo esa atracción, nos mirábamos y las chispas saltaban, yo lo notaba y no entendía como a ella no le pasaba o mismo en ese instante en el que la intimidad de una habitación nos acompañaba.
Aparté un mechón de pelo de su rostro que había caído del forcejeo.
-¿que hago aquí? -le pregunté.

No me refería a ¿que hacia allí porque no recordara como había llegado? Si no ¿que la había empujado a cuidar de mi? a fin de cuentas era su enemigo y en su cabeza, el culpable de la muerte de su madre y hermanas.

Enarqué una ceja, solo se me ocurría un motivo por el que se contenía como lo hacia, no lo hubiera preguntado si no fuera por lo sumamente borracho que iba pero...
-¿hay otro? -pregunté clavando mi nublada mirada en sus ojos.





Amara y Vashni:
avatar
Vashni Indih
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 63
Puntos : 51
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 03/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lucha de egos <privado><+18>

Mensaje por Amara J. Argent el Vie Jul 21, 2017 3:22 pm

Amara forcejeó intentando liberarse del agarre de Vashni, pero no tardó en entender que era un esfuerzo inútil pues, si bien era cierto que estaba pasado de copas, nada tenía que ver con el poder que le concedió luna; su fuerza siempre sería mayor, así que allí quedaría atrapada hasta que él soltara el agarre por voluntad propia. Afortunadamente, en ese momento, el acercamiento al hijo de la luna era mucho más amigable que en su último encuentro. Verlo en semejante estado no sólo le causaba gracia de vez en cuando, sino también había despertado un misterioso instinto de protección que aún no lograba comprender del todo.

Y quién dijo que te temo, lobo — resopló

Amara frunció el ceño, pero su expresión no tardó en relajarse una vez el silencio los acogió. No se trataba de una situación incómoda, sino más bien de una pausa de apreciación. Ambos se miraban fijamente, tentados a caer en los labios del otro. Justo como lo había sentido antes, la castaña fue invadida por el deseo de permitirse ceder a sus restricciones y dejar que las cosas fluyeran por sí solas; la idea era tanto incitadora cómo errónea. Ciertamente, Vashni era todo un dilema.

Al sentir el tacto de sus dedos apartar los mechones de cabello que rebeldes le cubrieron el rostro como resultado del forcejeo, Amara apretó los párpados, dándose la oportunidad de disfrutarlo mientras sus respiraciones colisionaban cálidas y sosegadas. Entonces fue él quien rompió el silencio.

Sabía perfectamente a qué se refería él con su pregunta mas aquello no implicaba tener la respuesta. Su proceder era un misterio tanto para él como para ella y aunque quería creer que la atracción que desbordaba entre ambos era el producto de algún retorcido juego de su imaginación o un capricho, era evidente que se trataba de algo más complejo.

No pronunció palabra alguna, por primera vez en mucho tiempo no encontraba cómi replicar, algo poco usual en el carácter de la impetuosa cazadora. Nunca había sido tan condescendiente con alguien cómo lo había sido con Vashni y lo que más temía, era no tener la voluntad para dejar de serlo, aún más, siendo él el confeso culpable de su mayor tragedia.

Amara apartó la mirada, deseaba descubrir el enigma que portaba él en su piel, pero aquello era incorrecto por un millón de razones.

Su siguiente pregunta la dejó perpleja, tanto que no pudo evitar volver la mirada a él. ¿Había otro? De todas las razones por las que se había resistido al hijo de la luna, aquella no era una de ellas. No, no había nadie más o, mejor dicho, no mantenía ninguna relación por el momento. ¿Guardaba sentimientos por alguien más? Esa era otra pregunta, tan enrevesada como todas las que referían a él mismo.

Mantuvo el silencio lo suficiente como para agotar la paciencia de su acompañante. De querer alejarlo aquella había sido la forma perfecta, pero ese no era el caso, pues comenzaba a disfrutar más y más de las sensaciones que afloraban en su presencia, fuera el más etéreo de los contactos o con una simple mirada.

Vashni…

La castaña se acercó a él, tomó su rostro entre las manos y sin dar mayor aviso lo atrajo hasta su boca, liberando el ansia que con tanto empeño había contenido. El beso era afanoso y sofocante, sus labios se habían convertido en una necesidad.

Jadeante y falta de aire, Amara se separó ligeramente, clavando su parda mirada sobre la de él.

Necesito la verdad completa.

Había cosas que aún le ocultaba y ella lo presentía ¿Por qué dejarla vivir a ella cuando había asesinado a su madre y hermanas? ¿Por qué solo morderla? Quería saberlo todo acerca de lo sucedido con su manada, o por lo menos, lo que incluía a su padre. Necesitaba una verdad mayor a la de sentirse atraída por el asesino de su familia.


"She wears strength, and darkness equally well, the girl has always been half goddess, half hell."
silver:

"Women like you drown oceans" :
Falling for you:
black sea:
Don't you:
avatar
Amara J. Argent
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 108
Puntos : 99
Reputación : 10
Fecha de inscripción : 19/04/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lucha de egos <privado><+18>

Mensaje por Vashni Indih el Vie Jul 21, 2017 4:22 pm

La cazadora repasó mi rostro lentamente con sus dos pardos, parecía que mi pregunta la había pillado de improvisto, por un momento meditaba la respuesta ante mis vidriosos ojos, como si no supiera bien como darme una respuesta.
Me relamí los labios presos del candor de su aliento, iba a poner distancia, a veces los silencios resultaban mas clarificadores que las palabras y aun yendo tan ebrio como iba no era tan estúpido como para saber que cuando una mujer no respondía a una pregunta tan clara es porque la afirmación era la única respuesta.

Ante mi gesto escapó mi nombre de sus labios, lento, jamas lo había escuchado tan melódico como cuando ella lo pronunciaba.
Atajo la escasa distancia cálida por nuestro vaho que nos separaba, labios que colisionaron con fiereza, hambruna y que arrancaron un gruñido ronco a mi garganta mientras mis manso la atraían por las mejillas intensificando ese beso húmedo.

Mirada oscurecida, presa del deseo que sentíamos en ese momento, los jadeos se sucedieron entrecortados, escasa la distancia cuando la dama interpuso una pausa.
Una distancia para obtener lo que ella entendía como la verdad completa, pero la verdad estaba llena de matices..unos que no estaba seguro de querer contarle en este preciso instante.
-¿Por eso me has besado? -pregunté sin apartar mis lobunos ojos de los ajenos -para arrancarme la verdad ahora que estoy borracho.

Interpuse de nuevo la distancia entre nuestros cuerpos, mi mirada se alzó hasta el techo de esa cochambrosa habitación del hostal que encontramos.
-¿Por eso me has traído aquí? ¿por eso me estas “ayudando”?
No podía olvidar que era una Argent, ni siquiera sabia que demonios estaba haciendo con ella alli, pues su padre, mi vendetta, mató a todos los míos.
Eramos enemigos, aferramos sin duda alguna, yo era un hijo de la luna, una bestia y ella una cazadora con la plata en su cinto y en su apellido.

Traté de incorporarme, me tambaleaba frente a sus ojos pero permanecer allí era un error.
¿la verdad completa? La verdad era confusa, pues si ella creía que me excluía de ser el lobo feroz en el cuento de caperucita se equivocaba.
No fui yo quien mató a su madre y hermanas, pero por la luna que hubiera matado con gusto a su padre y a su hermano...así que, no, no era inocente del odio que corría por mis venas como una corriente de bravas aguas desbocadas.
Mis manso no estaban manchadas de sangre Argent, pero lo estarían.

Llevé mi mano a la pared para mantener el equilibrio, mi mirada se desvió hacia el lecho de nuevo.
-La verdad es muy relativa Amara, depende de quien la cuente puede tener un matiz u otro.
Para mi, la verdad es simplemente complicada..mi única verdad es que mataré a tu padre y a tu hermano si tu no acabas conmigo antes y créeme cuando te digo que creo eres la única que podría dar muerte a una bestia como yo.
Creo que ahí radicaba esa atracción, ella se estaba convirtiendo en mi verdugo, era incapaz de alzar mis garras contra esa mujer, lo que me colocaba en una clara posición de desventaja.




Amara y Vashni:
avatar
Vashni Indih
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 63
Puntos : 51
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 03/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lucha de egos <privado><+18>

Mensaje por Amara J. Argent el Sáb Jul 22, 2017 12:29 pm

Negó con la cabeza ante las acusaciones de Vashni. Lo del beso había sido un impulso, no merecía una explicación tan profunda pues luego se vería a sí misma intentando dar respuesta a más preguntas. Por el contrario, era menester para ella tener la certeza de su pasado y sabía que si no la obtenía del lobo iba a cargar con esa incógnita por el resto de su vida. A parte de Vashni, sólo su padre conocía la verdad en todo su esplendor, pero este detestaba la sola mención de la luna roja y aquello lo aprendió de la peor forma. Lo único que obtendría de Bastien era una buena golpiza de llegarlo a preguntar.

Bastien la construyó a su imagen y semejanza, pero nunca superior a él: le había aleccionado a obedecer sin protestar y a doblegar la voluntad sólo a su orden. Amara aprendió bien, pero aquello poco importó, así como todo el empeño que encontrar su total aprobación y ahora entendía por qué. Era ella el recuerdo andante de la luna roja, llevaba consigo la marca del asesino y ahora, aunque el progenitor lo desconocía, no sólo no lograba encontrar la voluntad para asesinar al criminal, sino también había tenido el descaro de ayudarlo, besarlo y continuar deseándolo después de haberlo hecho.

La mujer que era en presencia de Vashni era muy diferente a la que había criado Bastien Argent.

Más ofendida que enfadada Amara se acomodó en el borde de la cama justo después de ver al lobo ponerse en pie y apartarse con el equilibrio de un venado recién nacido. Él buscaba apoyo en la pared, mientras alegaba que la única realidad que tenía valor era esa en la que asesinaba a su padre. a la joven una gota de amargura le oscurecía la mirada más no quería dejárselo ver.

Deja de confundirme con mi padre de una buena vez — Espetó

Se puso en pie imponente, sin disposición a mirarle en contrapicado cuando este no podía apartar su necedad. Lo más prudente era respetar la distancia impuesta. De ser cierto lo de su manada tenía razón válida para odiar a su padre, a su apellido y todo lo que ello implicaba, mas olvidaba que ella estaba lejos de ser el hombre que asesinó a su gente y se acercaba a más a ser la niña que dejó sin familia.

La verdad me la debes —Aseguró al borde de perder los estribos— Llegas a mi vida, arrasas con mi familia frente a mis ojos y me muerdes para hacer de mi un paria entre mi propia gente… —hizo una pequeña pausa y respiró hondo meditando su tono, de nuevo, no tenía valor discurrir con él —  Pero, vale, guárdatela, haz lo que te plazca.

Amara ladeó la cabeza y lo observó con cuidado, realmente no estaba en su mejor forma, pero aun así insistía en irse. Puso en blanco los ojos y se acercó a él, no demasiado como para volver a la intimidad de minutos atrás, pero sí los suficiente para brindarle su apoyo cuando este intentó dar el paso y tropezó con sus propios pies. Se empeñaba en negarlo, pero necesitaba pasar la noche en aquel lugar, cómo podría llegar cerca de las puertas de su hogar si ni siquiera alcanzaba el umbral de la habitación.

Necesitas descansar, me iré yo, pero vuelve a la cama — Ordenó arrastrándolo a pequeños tirones — Si tanto deseo tienes de que acabe contigo, prefiero hacerlo cuando estés sobrio.

Vashni, por supuesto, hacía una pataleta del asunto. Ambos forcejearon, pero fue más sencillo para él perder la estabilidad, así que la castaña aprovechó la oportunidad para impulsarlo a la cama. No obstante, cuando obstinado intentó agarrarse de ella para no caer, terminó por enredar su mano en el colgante que le abrazaba el cuello causando que la cadena se reventara.

El collar de su madre se balanceaba entre los dedos del asesino y aquello fue suficiente para que un arrebato de ira invadiera a la cazadora. Repentinamente los irises de sus ojos se encendieron en un vibrante cerúleo. Mientras una estela de furia recorría su mirada, Vashni parecía devolverle una desconcertada. Lejos de saber que era aquella joya lo que le mantenía en su forma más humana, de un manotazo, Amara le arrebató el colgante, inconsciente del fulguroso brillo que le acogía, no obstante, tan pronto como el dije tocó su piel, este se desvaneció.

No te atrevas a tocarlo nunca más


"She wears strength, and darkness equally well, the girl has always been half goddess, half hell."
silver:

"Women like you drown oceans" :
Falling for you:
black sea:
Don't you:
avatar
Amara J. Argent
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 108
Puntos : 99
Reputación : 10
Fecha de inscripción : 19/04/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lucha de egos <privado><+18>

Mensaje por Vashni Indih el Sáb Jul 22, 2017 7:38 pm

Amara estaba desquiciada, me ordenaba que el contara esa verdad que me guardaba “un me lo debes” que escapó de sus labios plagado de dolor y que impacto contra mi pecho con rabia.
-No te debo una mierda -mascullé entre dientes.

La vi cargarse de paciencia, nuevamente se acercó a mi como si entendiera que en este instante no estuviera pensando con demasiada claridad.
Tiró de mi hacia el lecho, me empujaba alegando que se iría ella y que yo necesitaba descansar.
-Deja de cuidarme -rugí molesto negando con la cabeza de forma tozuda.

Me intentaba mantener en pie, no quería ceder a su petición, me trataba como un niño, no era un maldito niño.
La verdad es que mi cabeza no daba mas de si, era la terquedad por la terquedad, no darle la razón, la rabia de saber que me había besado para obtener información.

En el forcejeó trastabille, iba demasiado borracho y aunque era mas fuerte que ella mi equilibrio estaba muy menguado, en el intento de quedar en pie, ante su empujón hacia el lecho agarré el colgante que lucia en su pecho arrastrándolo conmigo hasta el colchón.
La cadena se rompió y en ese momento lo vi claro, el colgante pendía entre mis dedos pero Amara me miró con los ojos plagados de odio y un azul en el iris tan brillante como el mismo cielo.

Me arrancó la joya de las manos, incrédulo, fascinado por esa mirada que jamas había presenciado, entreabrí los labios, mas nada mas el metal acarició de nuevo su piel, aquel iris se torno nuevamente pardo.
Mi respiración errática calcinaba en ese momento la distancia que nos separaba y así alcé las manos para que se tranquilizara.
-No lo tocaré -aseguré -pero...

Tiré de su brazo para hacerla caer conmigo al lecho, necesitaba comprobar algo, algo que pese a mi estado de embriaguez había visto sin lugar a error.
-Te cambio la verdad por un instante sin esa joya en tu cuello -pedí señalandole la mesa de noche que había junto al lecho donde quedaban recostados nuestros cuerpos.

Mis pardos en los suyos, necesitaba volver a ver esa bestia, quizás tenia algo que ver con lo que sentía a su lado, con esa atracción, esa unión bestial que tiraba de mi hacia ella como si fuera mi mayor condena, mi única penitencia y mi mayor necesidad.
-Por favor -pedí posando mi frente contra la suya.
De nuevo era escasa la distancia que quedaba entre nuestros labios, cálida por como el vaho de nuestras bocas llenaba ese espacio.
-Si quieres que me quedé, deja el collar en la mesa -pedí nuevamente -te lo contaré todo -pero...necesito verte sin mascaras de nuevo.

Mi mano se enredó en su pelo, mi deseo crecía y cuando abrí los ojos el tono ámbar me comprometía.
-Deja ese collar -gruñí rozando su boca con la mía.



Amara y Vashni:
avatar
Vashni Indih
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 63
Puntos : 51
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 03/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lucha de egos <privado><+18>

Mensaje por Amara J. Argent el Lun Jul 24, 2017 9:46 am

El ímpetu de furia que le invadió no le permitió prever que el lobo le sujetaría por el brazo arrastrándole con él hasta la cama. Ya habían pasado por situación similar minutos atrás y había entendido que era inútil desgastar sus fuerzas intentando librarse, no obstante, su obstinación no le impidió intentarlo de nuevo. Gruñó quejumbrosa, removiéndose persistente bajo el cuerpo del lobo en busca de salida, pero ni su mayor esfuerzo fue suficiente para lograrlo, así que no tardó en agotarse, entregándose finalmente a la voluntad de su oponente.

Hasta el momento la ira había mitigado la tentadora energía de la cercanía, sin embargo, poco a poco la segunda tomaba fuerza. No estaba acostumbrada a resignarse a ser la presa, Bastien le había aleccionado mejor que eso, pero, de nuevo, hasta el momento Vashni parecía ser la excepción a todos los preceptos con los que le criaron a pesar de que debería ser castigado por ellos, con todo el peso de la ley por la que se regía su linaje.

No —Gruñó cuando el hombre sugirió el trueque.

Sus palabras le resonaron en la mente “La verdad por un instante sin la joya” era una oferta desconcertante y por sobre todo imprevista ¿a dónde quería llegar con eso? No comprendía, quería hacerlo, pero eso implicaría tener que conceder la insólita petición del hombre.

El colgante de su madre era su posesión más preciada, lo resguardaba como si la existencia del mundo dependiera del mismo pues se había hecho a la idea que de quitárselo conllevaría a terribles situaciones. era una idea estúpida, considerando que no reconocía en la joya valor más allá del sentimental, no obstante, era aquella una percepción implícita en sus pensamientos, una noción de la que nunca se pudo distanciar.

El hombre  se lo pedía con impaciencia tinturando su voz, incluso a pesar de que eran las palabras más amables que había conseguido de él en toda velada y aún así le era un misterio el porqué. El peso del cuerpo de Vashni recaía ligeramente sobre el suyo, sus frentes se encontraban, sus respiraciones colisionaban agitadas y la cercanía y la promesa de la verdad despertaban la tentación. Evidentemente la estaba sobornando así que se mantuvo firme en su negativa.

Has perdido la cabeza, suéltame — Demandó exasperada

Él gruñó contra su boca perdiendo la paciencia y ella gruñó de vuelta de la misma forma, ninguno parecía querer ceder y el ámbar volvía a centellar sobre los pardos de Vashni con fulgor intimidante. Debería saber mejor que eso, si buscaba amedrentarla ninguno de sus trucos baratos le servirían. Tomaría el canje, pero sería bajo sus propias reglas pues estaba cansada de condescender a los deseos de su opuesto cuando debía ser todo contrario; ningún Argent que hiciera honor a su apellido se plegaría a voluntad ajena.

Bien — Resopló

Repentinamente volcó su peso sobre el del hombre, intercambiando posiciones, quedando el lobo bajo su peso y ella montada sobre la parte baja de su torso. Lo miró fijamente y con severidad, agarrándole de la camisa y alzándolo brevemente hacia ella, mientras su otra mano balanceaba el colgante.

Este collar pendía del cuello de mi madre cuando un lobo lo desgarró con sus fauces — Le recordó mientras sus puños apretaban con fuerza la cadena. Las palabras salían forzadas de su mandíbula tensada — Deberías saberlo mejor que yo ¿verdad?

Con cuidado dejó la joya sobre la mesa de noche que le había indicado el lobo y acto seguido soltó el agarre dejándole caer sobre el colchón.

Tienes un minuto — Pronunció desafiante, sin notar que, nuevamente, sus ojos refulgían en vibrante azul.


Última edición por Amara J. Argent el Lun Jul 24, 2017 7:01 pm, editado 1 vez


"She wears strength, and darkness equally well, the girl has always been half goddess, half hell."
silver:

"Women like you drown oceans" :
Falling for you:
black sea:
Don't you:
avatar
Amara J. Argent
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 108
Puntos : 99
Reputación : 10
Fecha de inscripción : 19/04/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lucha de egos <privado><+18>

Mensaje por Vashni Indih el Lun Jul 24, 2017 12:01 pm

Amara no parecía dispuesta a ceder, la cárcel de mi cuerpo solo servia para mantenerla quieta gruñendo, enfrentada a mis ámbar, pidiendo que la soltara.
Ella quería la verdad, yo también la anhelaba y ese colgante que le arrancaría a las malas de ser necesario me la negaba.

Mi aliento impactaba furibundo contra sus labios, frente contra frente, era imposible no desear acortar la ínfima distancia que nos separaba.
La respiración errática de ambos danzaba incitándonos a pecar, a consumirnos, devorarnos peor de nuevo no acababa de hacerlo, era como si algo la frenara y la idea de que existía otro no dejaba de deambular por mi cabeza.

“Bien” apuntó finalmente volteandome para quedar sobre mi montada sobre la parte baja de mi cadera, su parda mirada me desafiaba, mientras mis ámbar seguían marcando la distancia.
Tiró de mi camisola alzando mi torso, de nuevo escasa la distancia, nuestras nariz se acariciaron.
La cadena se balanceaba entre sus dedos, no dudó en recordarme que ese collar pendía del pecho de su madre cuando el asesino, mi hermano acabó con ella, me advertía de su importancia para ella y de que ni en sueños podía ponerle mi zarpa encima, algo que me hizo ladear ligeramente la sonrisa.
-Trato hecho -sentencié sin apartar mis ámbar de sus pardos, todo su gesto estaba tenso, creo que nunca me había odiado tanto como en este instante lo hacia.

Dejó caer la joya en la mesilla de noche, era fascinante ver lo que sucedía nada mas su piel dejaba de estar en contacto con el colgante.
Sus ojos de un intenso azul cielo desafiaban mis ámbar, ahora como yo era una bestia, su aura brillaba, trazas de mi condición bailaban por ella.
-Un minuto -repetí cuando soltó mi camisa dejándome caer sobe el colchón.

Ladeé la sonrisa, aun demasiado ebrio como para pensar con claridad, mi pecho subía y bajaba y bajo su sexo creció mi miembro preso de la excitación que esa mujer me provocaba.
-Me sobran 30 segundos -dije de forma engreída -la verdad es que tu padre y tu hermano son unos asesinos, la verdad es que destruyeron a mi manada, me dejaron huérfano y muchos inocentes murieron esa noche en la que le fuego, y la plata sentenciaron el sino de dos hermanos.

Ella parecía impaciente, como si quisiera llegar a esa parte en la que maté a su madre y hermanas.
-Crecimos con la vendetta como única meta, una noche mi hermano y yo habíamos bebido bastante, el odio se apoderó de nosotros y el alcohol envalentonó nuestros actos, así que sin pensarlo nos fuimos a la mansión Argent.
Nuestra intención era encontrar a tu padre y a tu hermano, pero supongo estarían despellejando lobos en otro sitio dejan do a su mujer e hijas indefensas entre esas paredes que se tiñeron de carmesí.
Mi hermano mató a tu madre y hermanas, no lo hizo contigo porque yo me metí entre medias...el resultado fue peor de lo que pensaba.
Mientras mi hermano y yo nos peleábamos, llegó tu padre y hermano y acabaron con la vida de lo único que me quedaba.
Me hirieron, pero antes de huir hundí mis colmillos en tu brazo, mi intención era cobrarme de algún modo la venganza que en ese momento no pude ejecutar.
Matar a tu madre y hermanas no me convertiría en algo distinto a lo que los Argent eran.

Me relamí los labios, ni por un minuto aparté mis ámbar de sus azules, esa atracción era devastadora.
-Tus ojos centellean en un tono azul intenso, ese colgante no es el que llevaba tu madre, si no la correa que tu padre ancló a tu cuello para evitar que en mi compañera te convirtieras.
Ahí tienes tu verdad pequeña cazadora...ya puedes irte con ella y correr hacia los brazos de ese que te impide hacer conmigo lo que deseas.




Amara y Vashni:
avatar
Vashni Indih
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 63
Puntos : 51
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 03/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lucha de egos <privado><+18>

Mensaje por Amara J. Argent el Mar Jul 25, 2017 1:23 pm

Nuevamente las cartas se voltearon y el lobo recobró su posición sobre ella, esta vez más firme que la anterior, sin intención alguna de dejarse dominar. Amara no se resistió, no tenía sentido hacerlo, no hasta que le relatase la verdad de su pasado, o al menos la versión que él resguardaba de ello. No esperaba de él verdades absolutas, pero sí hechos los suficientemente verosímiles como para tener un punto de partida.

Vashni le sonrió con descaro, era evidente lo que sentía y estaba claro que no se tomaría molestia en disimularlo. ella permaneció con temple neutro e inflexible, como si ignorara por completo lo que sucedía, antes que nada, necesitaba que cumpliera con el trato y soltara de una buena vez aquello que custodiaba con tanto recelo.

Su cuerpo se relajó, las respiraciones se apaciguaron y simplemente, se dedicó a observar al lobo con fulgor cerúleo en su mirada hasta que este comenzó a explicar sin tapujos la historia que los había llevado hasta ese momento. Resulta que su padre era un asesino, vaya novedad, eso ya lo sabía; sin embargo, él continuaba refiriéndose a un hermano, lo curioso del asunto es que ella no tenía ninguno, por lo que supuso que se refería a Stavo quien, prácticamente, representaba esa figura en su vida. De Bastien nada le extrañaba, Vashni tenía razón, el cazador siempre actuaba antes de preguntar e incluso, a veces, ni siquiera se tomaba el trabajo de hacerlo. Plantearse dudas parecía innecesario cuando ya había cometido su voluntad. Por otro lado, parecía bastante impropio del segundo ser perpetrador de una barbarie como la que su opuesto le describía.

Sintió decepción, ese no era el legado que portaban en la sangre, habían jurado proteger a aquellos que no podían protegerse a sí mismos, pero nunca acabar con todo lo que luciera como obstáculo en su camino. Frunció el ceño, sentía empatía con el lobo mas no deseaba dejárselo saber. Aún no alcanzaba la  parte crucial dentro de la narración, sangre inocente faltaba por derramar y esta vez se trataba de los suyos.

La cazadora comenzó a impacientarse una vez percibió que su tragedia se acercaba a los labios del hombre. Intentó quedarse quieta más le fue imposible, un leve temblor acogió su cuerpo y su mirada, lejos de mantenerse inquebrantable como antes, ahora suplicaba por más.

Vashni rememoró la noche de la luna roja, culpando a los tragos y a su hermano como directos responsables de su desgracia. Aparentemente las manos de lobo no se habían manchado con la sangre de sus congéneres y la única razón por la ella aún respiraba era la heroica intervención que le impidió al criminal terminar el delito. Amara bufó, la ironía era demasiada.

Para cuando su opuesto terminó el discurso el refulgir de sus propios ojos estaba en la cumbre de su esplendor. Era difícil evocar la calma cuando tantas emociones revoloteaban en su interior. Sensaciones contradictorias le acogían, si bien ganas de atravesarle el corazón no le faltaban, la posición y la escasa distancia entre ambos acrecentaban el deseo.

Entonces, básicamente te debo la vida — se mofó, mas era evidente que no intentaba mostrarse divertida, pues molestia surcaba su rostro en diversos tonos — Perdóname si no me emociono ¿Por qué no dejarle a tu hermano terminar el trabajo? Ya le habías permitido acabar con la vida de otros inocentes ¿Por qué salvarme a mí?

Amara inquirió con resentimiento demarcado en su voz, la verdad no acababa en los hechos, continuaba en los motivos y eso aún no le quedaba claro. No se iría a ninguna parte. Alzó la cabeza ligeramente, el aura fantasmal de sus labios acariciaba los del lobo.

¿Cuál era el plan? — susurró deslizando su boca por la mejilla del hombre hasta llegar a su oído — ¿Cogerte a la hija de tu enemigo antes de su gran final?

Podía sentir la respiración Vashni perderse en la piel su cuello. Cerró los parpados y por un instante se permitió disfrutar de la provocación de sus cuerpos juntos. Apretó los labios cuando sintió el impulso de besarlo, se había colocado a sí misma a un punto donde era difícil no dejarse llevar lo cual no estaba precisamente a su favor.

Dime lobo ¿según tú qué es lo que deseo? Todavía te faltan preguntas por responder. Te daré otro minuto, pero aprovéchalo bien porque probablemente será la última vez que veas esta versión mía.


"She wears strength, and darkness equally well, the girl has always been half goddess, half hell."
silver:

"Women like you drown oceans" :
Falling for you:
black sea:
Don't you:
avatar
Amara J. Argent
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 108
Puntos : 99
Reputación : 10
Fecha de inscripción : 19/04/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lucha de egos <privado><+18>

Mensaje por Vashni Indih el Mar Jul 25, 2017 3:14 pm

“Entonces, básicamente te debo la vida  “ Sus mordaces palabras albergaban un deje de mofa en su voz, ladeé la sonrisa preso de la ira, admito no esperaba que acogiera así mi confesión, tampoco que se lanzara a mis brazos al conocer la historia..la verdad, no se que mierda esperaba.
Seguía lanzándome afiladas las palabras ¿por que no le impedí las demás muertes? ¿por que a ella?
No quería escuchar la verdad, quería odiarme sin mas.
Creo que necesitaba aferrarse a ese sentimiento para alejarse de mi por completo.

Guardé silencio cuando sus labios recorrieron mi mejilla para centrarse en mi oído, su aliento lo acariciaba con suavidad, pero pese al deseo, me escupía rabia, ira y desprecio.
Ya me había juzgado, nada cambiarían las respuestas que le diera, ademas, no iba a excusarme frente a ella, había sido sincero, morderla y dejarla con vida había sido mi venganza, quizás menos cruel que la de mi hermano, mas igual de cruenta, mi intención fue hacer daño a su padre y a su hermano, que sintieran en sus entrañas lo que era tener entre sus filas, a una licantropa.

También admito siempre entro en mis planes volver por ella, convertirla en mi alfa y vengarme de su padre dándole una muerte definitiva, mi actitud no era loable, ni siquiera digna de admiración, pero si buscaba otra verdad, una en la que fuera un príncipe azul dispuesto a socorrerla de todo mal, se equivocaba conmigo, era esa bestia que odiaba.
-Solo soy un hijo de la luna que buscaba y busca venganza -apunté con hambruna, con intención de dañarla – pero eso no cambia el echo de que tu también eres una bestia -alegué con ese mismo desprecio con el que ella a mi se refería.

Tomé la joya de la mesita y se la lancé sobre el pecho apretando los dientes para aguantar esa rabia que mis ojos ámbar destilaban.
-Pontela, conviértete en lo que tu padre quiere que seas y esconde esa loba que me desea, a mi ¿puedes negarlo? No seas necia, no estoy ciego -rugí contra sus labios

Nuestro aliento chocaba furibundo, duelo de egos que nos arrastraban a un abismo que claramente se había abierto entre nosotros. A su vez, el deseo estaba implícito en como nuestros cuerpos, se rozaban aun desafiándose en cada segundo, mi hombría se hundía en su vientre alzada, dispuesta a convertirla en mía.

Me dejé caer a un lado del lecho liberando el cuerpo de la cazadora, clave mis ámbar en el techo por unos momentos, no tenia nada mas que hacer en esa habitación con ella...ahora conocía la verdad, no me había dejado ni un punto, ni una coma por narrar.
Era su momento, podía ponerse ese collar, esconder lo que era y huir de mi como una cobarde. Obviar la realidad que la empujaba a mis brazos le gustara o no. Esa tensión era tan palpable como el azul brillante de sus ojos, tan evidente como el ámbar de los míos.
-Piénsalo bien Amara -le advertí -si sales por esa puerta, quizás la próxima vez que nos veamos mis garras estén despedazando el cuello de tu padre.



Amara y Vashni:
avatar
Vashni Indih
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 63
Puntos : 51
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 03/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lucha de egos <privado><+18>

Mensaje por Amara J. Argent el Miér Jul 26, 2017 2:39 pm

La situación entera era un sinsentido y no alcanzaba a comprender desde cuando su vida se había tornado en la más grande de las ironías. Un minuto estaba cazando bestias de la noche y al siguiente era prácticamente una de ellas. Le desagradaba sentir ese poder adormecido bajo su piel aguardando impaciente por emerger, sentía que traicionaba su juramento, su familia y por sobre todo, su linaje. Una gran y poderosa ascendencia acabaría con ella de permitir que la luna le hiciera suya, maldiciéndole con la naturaleza de quienes cazó tenazmente. Su apellido no le traería gloria como alguna vez se lo prometió su padre, sino sería lo que acabaría con ella y de repente lo sintió como un presagio, un mal karma que le persiguió desde la noche de la luna roja y continuaría haciéndolo hasta el final de sus días.

Detestaba darle la razón a alguien que no fuese a sí misma, se acostumbró desde pequeña a hacer de sus certezas universales, sin embargo, Vashni tenía un buen punto, quizá más de uno solo y aquello comenzaba a irritarle. Sería una hipócrita de desacreditar los hechos que llevaron al licántropo a concretar un plan de venganza, e incluso, los que llevaron a su hermano a asesinar inocentes, después de todo su padre lo hizo también y por lo visto, lo hizo primero. Sangre llamaba más sangre, y a pesar de los execrables actos cometidos, comprendía su razón de ser.
Todas las bestias nacen de la perdida y para entonces ella no era la excepción.

No le extrañó cuando Vashni le obsequió una respuesta rebosante de displicencia, la misma que cargaron sus propias palabras segundos atrás. Ambos se despreciaban, se deseaban y al mismo tiempo, incluso aunque lo rebatieran, también se comprendían, pero el planeta tierra parecía demasiado pequeño para contener sus respectivos orgullos, mucho más en ese instante, encerrados en aquella habitación, tumbados sobre un lecho que anulaba casi por completo la distancia opuesta entre ambos.

Era cierto, su naturaleza la llamaba, en ese momento más que nunca. Lo deseaba todo de él y estaba segura de que no tendría problema en permitirle que tomara todo de ella allí mismo. No era difícil descifrar que él concordaba, su cuerpo lo delataba e incluso aunque no lo hiciera, ella podía leer su mirada cómo si le hablara en su lengua natal, una mezcla de excitación y furia que acrecentaba a cada instante. A cuál cedería primero era el verdadero misterio.

Entonces le lanzó la cadena sobre el pecho.

No intento negarlo Vashni, puede que sí quiera lo mismo que tú, pero ceder a esta naturaleza que forzaste en mi es un gusto que no te voy a dar.

El azul se encendió de nuevo en sus pupilas, se retaban mutuamente con el refulgir de sus bestias, no obstante, de repente, Vashni se retiró y se dejó caer boca arriba a su lado, anclando su la mirada al techo como si allí se encontrara el infinito. Amara intentó calmar sus respiraciones, cerró los ojos y apretó contra su pecho el colgante, sintiendo su humanidad volver, mas la dicha le duró poco pues recordó que se trataba de una vana ilusión. ¿Estaba dispuesta a vivir esa mentira el resto de su vida?

El silencio consumió el espacio, la tensión iba en aumento. Por supuesto, Vashni no tuvo problema en hablar, sugiriendo que el futuro que les esperaba no era el más amigable. Amara giró la cabeza y lo observó con detalle, era el momento de alejarse, de huir de aquello que sentía, sin embargo, alguna fuerza invisible la mantuvo allí.

Él continuaba con la mirada perdida así que ella volteó su rostro para que le observara. La de él refulgía en ámbar, pero ella se la devolvía parda y opaca pues en una de sus manos aún resguardaba el colgante.

No puedo perdonarte, ni olvidar lo que hiciste y dejaste de hacer y si soy sincera no espero que te importe.

Antes de que pronunciara palabra Amara lo acalló atrapando sus labios.

Pero puedo ignorarlo — susurró a escasa distancia, alzándose brevemente por encima de él— Al menos por un rato

Lanzó el collar a la mesa de noche y ladeó la cabeza, observándolo con los ojos entrecerrados a la espera de una respuesta.

Estoy dispuesta a jugar si tú también lo estás


"She wears strength, and darkness equally well, the girl has always been half goddess, half hell."
silver:

"Women like you drown oceans" :
Falling for you:
black sea:
Don't you:
avatar
Amara J. Argent
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 108
Puntos : 99
Reputación : 10
Fecha de inscripción : 19/04/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lucha de egos <privado><+18>

Mensaje por Vashni Indih el Miér Jul 26, 2017 3:42 pm

Su mano ladeó mi rostro para que la mirara, ahora con el collar en su mano, me devolvía una mirada opaca, parda, la de una humana corriente, aunque su aura me gritaba lo contrario.
Me aseguró que no podía perdonar mi acción, la verdad es que no buscaba la redención, menos aun su perdon.
Había hecho lo que tenia que hacer y ni un ápice de arrepentimiento había mostrado en el relato de mi historia, es mas repetiría el mismo hecho una y cien veces si el resultado era ganarme la ira de su padre.

Iba a responder con la mordacidad que de normal ostentaban mis palabras cuando su mano cubrió mi boca pidiéndome de forma clara que dejara que terminara su argumento.
“Pero puedo ignorarlo  Al menos por un rato “ aseguró alzándose del lecho para subir a horcajadas sobre mi cuerpo.
El colgante fue lanzado hacia la mesita de noche, mi sonrisa se ladeo y fue mi cuerpo el que se alzó voraz para como respuesta colisionar mi boca con sus entreabiertos labios.

Mi lengua cruzó el precipicio de la ajena, me asomé dejándome caer al vació mientras nuestras respiraciones pesadas chocaban con brío.
Jadeábamos en una danza de serpientes, ambas lenguas se consumían voraces dentro y fuera de nuestras bocas.
Mis manos sobrevolaban su cintura, aflojé la lazada del corseé con los dedos, tratando de deshacer los nudos con rudeza e impaciencia hasta que la prenda cedió y de un tirón me deshice de ella lanzandola al suelo.

Un gruñido escapó de mis labios al sentir como mordía mi inferior, nuestros ojos de bestias, los suyos azules como el océano, los míos ámbar como el infierno chocaban hambrientos mientras nos tomábamos un instante para tomar aliento.
Nos estábamos dejando llevar, perdiéndonos en un duelo de pasiones, de miedos, de palabras acalladas y de odios que por un momento quedaban sobre la mesa en forma de joya.

Apenas un instante separó nuestras bocas, ese que aproveché para sacar por encima de su cabeza la camisola.
Mi boca se deslizo calma por su mandíbula, ruda en la forma de tomar cada centímetro de su piel con mis dientes, su cuello mi mayor perdición, allí succioné su piel marcándola como mía, pues en  ese instante así lo sentía.
-Mía -rugí con la voz ronca por el deseo.

Su espalda se arqueaba ante el placer que mis manos le otorgaban, como la lava de un volcán mis manso se deslizaban por su torso hasta alcanzar las dos alzadas montañas de su cuerpo.
Las apreté tenaz, mis dedos se pasearon lentos por las cúspides arrancador gemidos que acallé con mi boca de forma voraz.

Sus caderas me buscaban, estaba excitada y yo perdido en esa danza de los siete velos donde mi hombría completamente alzada rogaba por hundirse en su centro.
Las prendas de ropa molestaban, gruñí exasperado girándola hasta que su espalda impactó en el lecho, ahora yo era su escudo y mis manso el ariete con el que tiraba de sus pantalones dispuesto a quitar toda barrera que separara nuestros cuerpos.

Mis ámbar se centraron en sus azules. Su pelo esparcido sobre las sabanas blancas formaba un bello abanico, ladeé la sonrisa contemplando como su pecho subía y bajaba, ofrecida por completo al instante que nos rodeaba, sus manos tiraron de mi camisa abriéndola de golpe.
El tintineo de algunos botones cayendo por el suelo despertaron su picara sonrisa y de nuevo nuestras bocas se buscaron voraces, dejando que las lenguas de fuego imitaran el candor del infierno.



Amara y Vashni:
avatar
Vashni Indih
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 63
Puntos : 51
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 03/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lucha de egos <privado><+18>

Mensaje por Amara J. Argent el Jue Jul 27, 2017 5:56 pm

No tenía sentido alguno resistir más lo que su cuerpo imploraba. Los labios de Vashni atraparon los suyos implacables, consumiéndolos con impaciencia y sus lenguas, inquietas se enredaron con ansia voraz. Amara deslizó los dedos entre el cabello del lobo e hizo presión hacia ella tal y como si sus bocas no estuvieran consumiéndose ya; necesitaba tenerlo aún más cerca y un simple beso nos sería suficiente para satisfacer el placer que anhelaba.

No había espacio para respirar, no lo quería tampoco, la sensación de ahogo acrecentaba entre los labios del lobo que reclamaban los suyos como nadie lo había hecho en un largo tiempo, haciendo de ellos una necesidad mayor a recobrar el aliento.

De no ser porque su boca estuviera ocupada en aquel momento, sus comisuras se hubieran alzado cuando sintió las manos de Vashni juguetear por su cintura, desanudando las cintas de su corsé hasta que estuvieron lo suficientemente flojas para ceder, sin embargo, en aquel momento de fogosidad, la palabra paciencia comenzaba a carecer de lógica y de un solo jalón se deshizo de la prenda.

Amara se removió sobre él, buscando acomodar su entrepierna de forma que pudiera sentir bajo su pelvis esa parte de él que más la deseaba y aprisionó con sus dientes el labio inferior del hombre cuando lo logró, solo para darle una etérea caricia con su lengua como indulto por la provocación. Él se separó brevemente y sus alientos colisionaron mientras las miradas se mantenían sobre el otro expectantes a continuar con el acto, no obstante, cuando en los ojos de su opuesto captó en una estela el refulgir de los propios y una pizca de temor la invadió.

No tardó mucho el sobresalto en intercambiarse por excitación cuando el lobo la despojó de la camisola que le cubría el torso para proseguir a arrastrar los labios por su piel.

Gruñó cuando le escuchó clamarla como suya preso de la excitación, en otro lugar, en otro tiempo le hubiera lanzado un derechazo, más en ese instante tan descarado susurro solo logró prenderla más, pues lo único que anhelaba que sus palabras se consumaran y tomara lo que restaba de ella.

Un quejido de placer se escapó de sus labios, acogidos por un leve temblor ante la cálida sensación de las manos del hombre apretando sus senos, acariciándolos en busca de robarle uno nuevo que no tardó en acallar con su boca.

Ansiosa por sentir más de él, la cazadora le desabrochó los botones del pantalón acercándole las caderas hacia de aquello que les apetecía. Rugió irritada cuando no logró su cometido y él la lanzó hacia el colchón, apresándola con su cuerpo, arrebatándole primero la prenda a ella. Lo observó con el ceño fruncido, cayendo en cuenta que mientras ella se encontraba sin nada más que su piel desnuda, él aún cargaba con todas sus vestiduras.

No es justo — voceó jadeante, con los ojos centellando en cerúleo mientras su pecho se elevaba y distendía agitado.

Sin más aviso le jaloneó la camisa hasta que los botones salieron a volar, abriéndola de par en par y deslizándola presurosa, hasta que pudo apretarle los músculos de los brazos. Una vez terminó de despojar de vestidura del torso, continuó con su parte inferior, codiciosa de lo que le prometía el alzado bulto bajo los pantalones.

Posó la mano sobre el cuello del lobo, atrayéndolo hasta su boca de nuevo, permitiendo que sus lenguas volvieran a juguetearan insaciables, dándose el tiempo necesario para retirar la prenda que hasta el momento más estorbo significaba ante los dos. Deslizó seductora las manos sobre el marcado abdomen del hombre, recorriéndolo de arriba hacia abajo y viceversa. El miembro de Vashni se frotaba con su intimidad, tentándola lo prohibido aún sin concretar nada. De un breve empujón lo apartó unos centímetros, retándolo con su refulgente mirada.

¿Qué estás esperando? ¿Una invitación? —Rugió expectante

Ella pudo observar una sonrisa de satisfacción asomarse en los labios del lobo. Su ceño se frunció aún más, aunque fue traicionado por su mirada. Suplicaba de diez mil maneras por sentirle dentro, su cuerpo entero imploraba por ello.

No lo toleró, tampoco le dio tiempo a tomar cartas en el asunto pues repentina se volcó sobre él y acto seguido le deslizó los labios sobre la tensada piel de su abdomen, paseándose por su cuello hasta llegar a su boca, mientras sus rizos le caían encima acariciándole el rostro. Le dio un pequeño mordisco a sus labios, con media sonrisa surcando los propios y entonces se apartó, echando hacia atrás tanto la cabeza como el torso mientras su cabello ondeó al aire hasta caer grácil sobre su espalda.

Su torso se alzó por completo, ella tenía el control y sin más preámbulo permitió que la hombría de Vashni de sumiera en ella muy despacio y a ese mismo ritmo comenzó a danzar montada en él, haciendo su mejor intento por asfixiar los gemidos que afloraban de su boca incontrolables. Lo observó jactanciosa, sabía que no era ese el compás que esperaba, él le apretó los muslos devolviéndole una mirada aguda. Incluso en aquel momento de gozo sus egos reñían una disputa más allá de sus naturalezas.


"She wears strength, and darkness equally well, the girl has always been half goddess, half hell."
silver:

"Women like you drown oceans" :
Falling for you:
black sea:
Don't you:
avatar
Amara J. Argent
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 108
Puntos : 99
Reputación : 10
Fecha de inscripción : 19/04/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lucha de egos <privado><+18>

Mensaje por Vashni Indih el Jue Jul 27, 2017 8:38 pm

Sus manos ávidas de carne desrizaron mi camisa por los hombros, nuestras bocas seguían buscándose llameantes dejando que un torrente de terminaciones nerviosas recorrieran nuestro cuerpo haciéndonos arder en la plenitud del infierno.
Jadeé al sentir sus dedos en la cinturilla de mi pantalón, ligeros serpentearon por mi abultado miembro mientras su sonrisa pérfida moría en mi boca y su mirada en mis tempestades.
Desabrochó el enganche con rudeza bajando la prenda para liberar mi espada lista para entrar en batalla.

Su centro acogía mi glande que caliente se paseaba por su trinchera forjándose para la guerra, su respiración hambrienta me robaba el aliento entre apasionados besos, lenguas que como las llamas de la forja bailaban desesperadas.
“¿que esperas una invitación?
La impaciencia era un hecho, sus palabras me arrancaron primero una ladeada sonrisa y luego un gruñido al sentir como se abría de piernas abriéndome paso a través de su húmedo y caliente laberinto.

Me volteó haciendo que mi espalda impactara en el colchón, sus ojos azules brillaban con fuerza, la bestia se había apoderado de ella y admito que eso me excitaba.
Mis ámbar acogían su mirada logrando que los gruñidos se incrementaran, la complicidad entre nuestros licantropos nos llevaba a un punto sin retorno en el que la pasión, el amor y el odio no conocían parangón.
Deslizó su boca por mi torso, lamiéndolo, repasando cada cicatriz con su lengua, su pelo de cuervo caía rizado sobre mi cuerpo.
No podía mas, llevé a sus caderas mi mano, tire de ella acariciando nuevamente con mi hombría su centro, masturbando su clítoris con cada pasada de mi glande por su trinchera.

Un jadeo escapó al unisono de nuestras bocas, lentamente sus caderas danzaron sobre mi glande, atrapándolo, engullendolo, metiéndoselo por completo.
Mi torso se alzo dejando que nuestros pechos se rozaran prendiéndose con cada roce, su cabeza hacia atrás, sus pechos expuestos a mi voluntad y con mi boca repasé sus dos montañas haciéndola gemir a voluntad.
Lamí la cúspide, mordí sus astas tirando de ellas con mis labios mientras el ambiente se caldeaba entre nosotros. Cada mirada era un duelo de pasión desenfrenado.
Martillo contra yunque, las embestidas eran cada vez mas fuertes, mas voraces y mas salvajes, nuestras bestias se buscaban, se necesitaban.

Gruñí cuando tiró de mi pelo para alzar mi rostro, su boca marcaba mi mandíbula, arrastraba sus dientes por mi cuello de forma posesiva logrando hacerme gruñir con cada roce hasta que de nuevo nuestras bocas chocaron jadeantes.
Estaba al borde del abismo, mi hombría se sacudía contra sus paredes. La embestía mas dentro, dejando que diera sus ultimo coletazos mientras me esparcía completamente en su interior.
Sus paredes vibraron presas del orgasmo, mordiéndonos los labios para acallar los rugidos guturales que emitíamos.

Me deje caer rendido hacia atrás, su cuerpo laxo calló sobre el mio, ambos cuerpos perlados en sudor, aun sintiendo los estragos del éxtasis alcanzado. Nos miramos con una ladeada sonrisa pintada en el lienzo de nuestro rostro.
-Ufffff -susurré contra su boca -creo que se me ha pasado el pedo.
Mis dedos se deslizaron por su espalda lentamente, sintiendo su piel erizarse expuesta bajo la yema de mis dedos.
Sabia que esto era un instante efímero, pues como había dicho, no podía perdonarme y yo tampoco perdonar a su padre.
Estábamos condenados a ser enemigos, sin embargo en este instante la deseaba mas de que nunca lo hice con nadie.
Le hubiera pedido que se quedara, incluso lo hubiera hecho yo..pero.. ¿hubiera servido de algo? ¿hubiera cambiado nuestro sino?



Amara y Vashni:
avatar
Vashni Indih
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 63
Puntos : 51
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 03/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lucha de egos <privado><+18>

Mensaje por Amara J. Argent el Vie Jul 28, 2017 8:15 pm

Era placer en su expresión más pura. Las manos del hombre se paseaban por todo su cuerpo y las suyas recorrían de igual forma el ajeno, sus bocas se alcanzaron, se enfrentaron y colisionaron con vehemencia mientras, en medio de afanosas embestidas ambos trabajaban por alcanzar el esplendor del éxtasis, fruición que viajaba sobre su piel y calaba en sus entrañas, arrancándoles plácidos gemidos de sus labios, acallados entre besos y jadeos ansiosos.

Sus dedos se hundieron en la piel de hombre, el clímax sacudió su cuerpo, contrajo sus músculos en un cálido y placido hormigueó situado sobre su piel, estallando en su cabeza, despojándole por un breve instante de todas sus fuerzas. Vashni le alcanzó pronto en la culminación del acto y juntos se dejaron caer exhaustos sobre el lecho, ella encima de él, con media sonrisa complacida extendida sobre sus labios que aún reposaban cercanos a los de él.

Los dedos de Vashni cayeron etéreos por la curvatura de su espalda en un delicado cosquilleo que le erizó la piel. Amara acomodó su cabeza sobre el pecho del hombre y permaneció en silencio, escuchando el agitado latir de su corazón aminorar con cada palpitación, reposo que procede al ajetreo. Aún podía sentir en su interior rezagos incorpóreos de las sensaciones que le acogieron instantes atrás, la sola idea de ello le inhibía la voluntad para tomar la distancia propia de dos enemigos, esos que estuvieron destinados a ser desde que sus caminos se intersecaron.

Apoyó la quijada sobre sus pectorales y lo observó con intriga. Su cuerpo necesitaba de él, la criatura que residía en ella le incitaba a entregarse a lo prohibido, a ceder a sus principios, no obstante, la culpa comenzaba a punzar, a escocer sobre la herida aún abierta de su tragedia. Había pecado con el hombre que no tuvo problema en dejar morir a sus congéneres y tampoco se arrepentía de ello, el hombre que ansiaba desgarrar el cuello de su padre y que había hecho de ella una bestia tanto de renombre como de naturaleza.

Negó ligeramente con la cabeza alejando con el movimiento las inquietantes cavilaciones.

Repentinamente se apartó del lobo y tomó asiento al borde de la cama, la presión era demasiada y la aflicción iba en aumento, lo que sucedió entre ambos se había sentido correcto mas estaba lejos de serlo. Soltó un suspir,  ladeó la cabeza y observó de soslayo a Vashni.

Te dije que podía ignorarlo, solo que quizá no lo suficiente.

Se puso en pie, incapaz de mirar la expresión en el rostro de su opuesto y sin mayor preámbulo comenzó a buscar su ropa entre todas las prendas que habían caído al suelo. Dándole la espalda al lobo, presurosa se colocó la camisola, metió las piernas en su pantalón y apretó el corsé a su cintura, enlazando las cintas que mantenían el ajuste; sin embargo, justo cuando acababa de hacer el último nudo una gota de sangre cayó sobre sobre su mano, tinturando de carmesí su pálida piel. Extrañada Amara palpó su  nariz, lugar de donde comenzaban a resbalar escandalosos hilillos del vital líquido. Un agudo dolor punzó en su cabeza, y comenzó a desplazarse por su corporeidad entera, como si diez mil agujas le pincharan la piel convirtiéndose en taladros al alcanzar sus huesos.

Vashni… —Lo llamó a media voz, pero él no parecía querer escucharla

La sensación se tornaba insoportable, su cabeza semejaba una bomba de tiempo, Amara sentía que explotaría en cualquier momento. Sus ojos le escocieron y la vista se le nubló en rojo, no eran cristalinas gotas la que emergían de sus lagrimales sino el líquido carmesí.

Vash… — Intentó volver a llamar, volviéndose hacia él con esfuerzo, pero un grito terminó con sus palabras.

Se agarró la cabeza entre las manos y se dejó caer de rodillas cuando el dolor no le permitió mantenerse en pie. Sus ojos captaron un fugaz destello en la piedra del colgante que aún reposaba sobre la mesa. No entendía por qué, la implacable aflicción le impedía pensar con claridad, pero sabía que necesitaba abrazar la joya a su cuello. Lo cierto era que nunca había pasado tanto tiempo sin la cadena, e incluso aunque aquella no era noche de luna llena, Vashni había despertado a una bestia que ahora se abría paso, reclamando su lugar, intentando liberarse de su prisión.

Eran demasiadas las lunas que Amara había pasado sin transformarse, contener a la criatura de semejante forma tenía consecuencias. Las transformaciones eran dolorosas, después de todo se trataba de una maldición, sin embargo, en ese momento el sufrimiento se asemejaba más a sus vísceras siendo licuadas. Justo como les pasaba a los niños mordidos a muy temprana edad, el poder contenido en su interior parecía ser más fuerte de lo que su cuerpo podía soportar.

El collar — alcanzó a mascullar con esfuerzo antes de perder el conocimiento.


"She wears strength, and darkness equally well, the girl has always been half goddess, half hell."
silver:

"Women like you drown oceans" :
Falling for you:
black sea:
Don't you:
avatar
Amara J. Argent
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 108
Puntos : 99
Reputación : 10
Fecha de inscripción : 19/04/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lucha de egos <privado><+18>

Mensaje por Vashni Indih el Vie Jul 28, 2017 10:34 pm

No se puede decir que me sorprendieron sus palabras, menos aun su reacción, apoyada aun contra mi pecho, con su mentón clavado en el, sus ojos se centraron en los míos para recordarme que el efímero momento había pasado y que de nuevo eramos enemigos aferramos.
No moví un musculo, detenerla era absurdo cuando ninguno de los dos cesaría en su empeño.
Ella odiaba en lo que yo la había convertido, ella protegería a su padre hasta las ultimas consecuencias.
Yo no cedería a olvidar mi vendetta ni siquiera por eso que sentía cuando nuestros cuerpos se encontraban.
Tenia que reconocer que nos consumíamos como velas cuando nuestro fuego prendía y si lo negaba es porque estaba mas ciega de lo que creía.

La vi alzarse del lecho impasible, buscando las prendas de ropa que mezcladas entre las mías quedaban esparcidas por le suelo de esa cámara que había sido testigo de algo único.
Se colocó la camisola, el pantalón y ajustó el corseé como despedida, como final de lo vivido dejándome desnudo sobre aquel colchón mullido.

El olor a sangre fresca invadió mis sentidos, enarqué una ceja incorporando el torso sin entender muy bien el motivo.
Fue cuando mi nombre escapó de sus labios y cayó derruida sobre el marmoleo suelo cuando me alcé de un salto para sustentar su cuerpo contra el mio.
-Amara -su nombre sonaba agónico de mis entrañas, la veía sangrar, retorcerse de dolor y no entendía el porque de esta maldita situación.
Fue entonces cuando ella señaló con la respiración entrecortada el collar que su padre le regalo.
Lo entendí en ese mismo instante en el que me abalancé como si mi vida fuera en ello hasta la mesita de noche tirando de la cadena para arrastrar la joya hacia la cazadora.
Mi mano acortó la distancia colocando sobre la suya tan bello como peligroso objeto.

Nos miramos, ahora me devolvía una mirada parda, una de humana, de nuevo su bestia quedaba relegada a la nada.
Su padre en ese afán de que no mutara la había condenado a llevar esa argolla en su cuello de por vida.
Su progenitor no solo me había arrebatado a mi familia, si no que del mismo modo me la quitaba a ella, pues sin ese colgante todo apuntaba a que perecería incapaz de completar su trasformación.
Demasiadas lunas habían pasado burlando a la maldición y ahora la bestia rugía voraz en su interior consumiéndola hasta sus ultimas consecuencias.

Tensé el gesto atrayendola por la nuca contra mi pecho, mis dedos se deslizaron silenciosos por ella, enredando ligeramente en ellos los cabellos pardos que poseía.
-Estoy aquí- susurré para que se calmara.
Mucho era lo que esa mujer hoy tenia que asumir y lo peor es que su enemigo era lo único que ahora mismo tenia en esa habitación que se empezaba a trasformar en su prisión.



Amara y Vashni:
avatar
Vashni Indih
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 63
Puntos : 51
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 03/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lucha de egos <privado><+18>

Mensaje por Amara J. Argent el Sáb Jul 29, 2017 9:11 pm

Sus pestañas se entrelazaron bajo el cálido aliento del susurro reconfortante que le dedicó Vashni, quien, para su sorpresa, no solo se tomó la molestia de alcanzar el collar hasta su piel, sino también la resguardaba entre sus brazos con delicadeza, repasando sus cabellos en una caricia mientras el dolor menguaba.

Sus parpados se abrieron de par en par y poco a poco su conciencia se aclaró hasta alcanzar lucidez completa. Su cuerpo reposaba sobre el lecho, y su rostro sobre el pecho de Vashni, que enredaba los dedos entre sus rizos aguardando a que despertara. Un leve dolor residual se situaba sobre su nuca y se extendía por parches en su cabeza; de no ser por ello hubiera jurado que todo había sido producto de su imaginación. Tocó la piel de sus propias rostro, el hombre había limpiado la sangre que le cubría, pero manchas carmesíes aún tinturaban sus vestiduras. Se restregó los parpados, pestañeó un par de veces tratando de enfocar la vista y alzó la mirada hacia él, quien le observaba consternado.

Gracias — Susurró una vez se encontró la altura del rostro de Vashni

Media sonrisa melancólica le surcó los labios, a penas y podía sentir la cercanía del aura fantasmal de sus narices. Su mirada cayó a la boca de Vashni, un impulso la llevaba a encontrar conforte en ella, mas ante la tentación de un desliz prefirió apartarse unos centímetros.

No podía decir que no le desconcertaba el proceder de su opuesto, de él esperaba muchas cosas, pero no exactamente el atento cuidado que le brindaba; al sucumbir a la pasión a la que les tentaban sus cuerpos, Amara no esperó que nada cambiara, eran enemigos y sus intereses contrastaban vastamente, no obstante, la situación se sentía diferente, no porque el sexo en sí tuviese algo que ver, sino porque había probado un trozo de ese vínculo que les unía, ese resguardado en sus bestias.

Ambos se observaban en silencio, había mucho por decir, pero una vaga idea de dónde empezar. No pertenecía a ningún lado, no con los cazadores, pues tan pronto como notaran su condición le darían cruzada como la abominación que era, no sin antes darle la opción de quitarse su propia vida. Incluso en caso de que nunca lo descubrieran, no estaba segura de poder interpretar aquella farsa; los lobos tampoco eran una opción, no sólo la reputación de su familia la precedía, sino que su cuerpo nunca sería capaz de completar la transformación y de hacerlo, no podría vivir consigo misma siendo aquello que más despreciaba.

Ancló la mirada en el techo y soltó un suspiro.

Todos me han quitado algo, Vashni— musitó más como si hablara para sí misma que dirigiéndose al lobo — Tu hermano me quitó a mi familia, tú me arrebataste mi humanidad, mi legado y ahora mi padre me quitó a la bestia — Volvió la mirada hacia él— Estoy cansada de ser la víctima, un daño colateral en esta estúpida guerra que llevas con mi padre.

Necesitaba desahogarse y esas cuatro paredes eran muy estrechas para contener tanto las sensaciones como la historia que compartían. Ella sonrió entretenida cuando el hombre endureció la expresión al escucharla, como había dicho, estaba cansada de la guerra y discutir no era la intención que buscaba con sus palabras.

Te has pasado todo el tiempo diciéndome lo que quieres ¿Quieres venganza? Ve y tómala — se encogió de hombros — ¿Sabes que quiero yo?

Se calló y le dio un espacio para adivinar. Se puso en pie, no se sentía bien, pero era demasiado orgullosa para mostrárselo. Se colocó el tahalí en el que llevaba la espada y enarcó una ceja volviendo su atención a Vashni.

Un trago, quiero olvidarme de todo —Escupió sin más rodeos — Bueno… de casi todo —Vaciló y se mordió el labio mientras una sonrisa traviesa se asomaba alzando sus comisuras — Sé que te traje aquí para lo contrario, pero cambié de opinión así que… ¿Vienes o te quedas?


"She wears strength, and darkness equally well, the girl has always been half goddess, half hell."
silver:

"Women like you drown oceans" :
Falling for you:
black sea:
Don't you:
avatar
Amara J. Argent
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 108
Puntos : 99
Reputación : 10
Fecha de inscripción : 19/04/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lucha de egos <privado><+18>

Mensaje por Vashni Indih el Dom Jul 30, 2017 9:26 am

Silencio, si algo quedo claro en esa habitación es que un silencio puede consumirte y que una palabra puede devorarte.
Solo nuestras agitadas respiraciones danzando al unisono nos convertían en mártires de unas realidades bien distintas.
Ella condenada a dos mundos sin pertenecer a ninguno.
Yo condenado a perderla por una venganza que no podía olvidar, ni quería hacerlo.
Los dos eramos juguetes en las manos del destino, como la mejor de las obras de Shakespeare.

Ladeé la sonrisa contra su pelo, por lo que yo recordaba el final era trágico, el veneno se llevo a uno y un disparo al otro.
Alzó su rostro solo para acariciar mis labios con una sonrisa melancólica, un gracias que me supo a despedida y una mirada que auguraba el caos en su esencia mas pura.

Sus siguientes palabras tensaron mi cuerpo si aun siendo ciertas, me colocaban a la misma altura que su padre. Yo le robé la humanidad, el a la bestia y ahora ella quedaba en tierra de nadie, era la victima de dos depredadores que solo tenían sed de sangre mas...¿acaso la sangre no llama a la sangre? ¿No fue el le primero en derramarla?
-Sin embargo a mi tu padre me lo ha quitado todo, mi familia, mi hermano... -guardé silencio, demasiado prematuro hubiera resultado escupir un “a ti” aunque así lo sentía de cierto modo.

Sonrió al ver mi gesto, tenso como las cuerdas de un arpa, como si por esa noche ya hubiéramos tenido la ración de discusión necesaria.
-¿que te apetece a ti? -pregunté recorriendo con la yema de mi brazo su hombro ligeramente descubierto -dime que es volver a quitarte la ropa y volver al lecho, aun queda noche para unos cuantos asaltos y si hemos de odiarnos mas vale esperar al alba.

Negó con la cabeza mientras se ponía en pie, los dos estábamos para volver al lecho, pero ninguno reconocería algo tan obvio.
“Un trago, quiero olvidarme de todo  Bueno… de casi todo  Sé que te traje aquí para lo contrario, pero cambié de opinión así que… ¿Vienes o te quedas?”



Ladeé la sonrisa alzándome del suelo tras ella, mi pecho impacto contra su espalda y mis labios recorrieron lentos su cuello repasando con mi lengua las marcas que había dejado durante el acto sexual.
Tomé la joya para colocarla en su cuello, ella apartó la cascada de cuervo sobre uno de sus hombros dándome acceso para cerrar el broche con mas facilidad.

-¿eso nos convierte en amigos hasta el alba? -bromeé enlazando su mano para tirar de ella hasta la puerta – al principio de la noche me parecía una gran idea beber en la taberna hasta no tenerme en pie y ahora mismo, sigue pareciéndome la segunda mejor idea de la noche -me relamí los labios alzando sendas veces la ceja en un gesto picaro, la mejor idea la habíamos culminado sobre el lecho.

Cruzamos el umbral de la puerta entre risas, la taberna quedaba algo lejos, peor en un rato estaríamos llenando le gaznate y abrasándonos las entrañas, nada mejor se podía pedir para dos locos condenados a muerte.



Amara y Vashni:
avatar
Vashni Indih
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 63
Puntos : 51
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 03/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lucha de egos <privado><+18>

Mensaje por Amara J. Argent el Dom Jul 30, 2017 8:28 pm

Vashni recorrió con su boca el cuello de Amara, repasando con su lengua de forma sugestiva la templada piel, aun sensible de los besos que marcó en su cuello cuando la hizo suya. Apretó los párpados permitiéndose disfrutar el placentero estremecimiento que dejaba atrás el cálido contacto. Sus labios eran tentadores y no le fue difícil caer presa de esa magnética sensación, esa fuerza invisible que les condenaba a atraerse como como polos opuestos; sin embargo, estaba demasiado sobria para caer de nuevo en el abismo de la pasión sin sentirse afligida por lo que implicaba el lobo dentro de su vida, era suficiente tener que hacerse a la idea de quererle junto a ella aquella noche, incluso aunque los minutos corrieran raudos, amenazando con llevarse la tregua que habían concretado con sus cuerpos en el lecho.

Abrió los ojos y ladeó la mirada, con expresión divertida cincelada sobre sus facciones. Él soltó una pequeña risa y tomó la cadena que se enredaba en sus dedos, haciéndole una ceña para que apartara a un lado los rizos que caían libres sobre su espalda y así poder amarrarle el colgante al cuello. La reposó delicada sobre su pecho y Amara la tomó entre sus dedos sintiéndola ajena a sí misma. En ese momento no supo qué odió más, si el poder de la luna adormecido en sus entrañas o la impresión de falsa humanidad que le brindaba el mágico artificio.

No tuvo tiempo para debatirlo más, Vashni deslizó su mano entre la suya y la arrastró hacia la puerta, indagando por el estado de su singular relación, apuntando sutilmente que la mejor parte de la velada residía en la habitación que ahora abandonaban. Ella soltó una risotada al ver el gesto que acompañaba a las palabras de su interlocutor, cuando no estaba en modo venganza, ciertamente, el hombre era bastante entretenido.

Mmmm — juntó los labios, entrecerrando los ojos, tanteando el término correcto que los definía aquella noche — Ser amigos nos compromete mucho, mejor enemigos con beneficios — bromeó

Amara dejó la llave de la habitación sobre el mostrador antes de partir del edificio. La noche era fresca, una suave brisa primaveral le revolvía los cabellos mientras andaban por la calle. Él la tomó de la cintura, pero ella se soltó de su agarre y le aprisionó el brazo entre los suyos, conduciéndole a un paso más rápido.

Vamos, andas muy lento y la noche es corta.

El gruñó y de mala gana le siguió el presuroso ritmo que acortó el tiempo de llagada a su destino. A pesar de los muchos hechos y rencores que les sentenciaban a ser rivales, la castaña se sentía a gusto con el lobo, demasiado para su beneficio y aquello comenzaba a asustarle; no obstante, aquel momento era acerca de olvidar miedos y evadir preocupaciones, ya tendría bastante tiempo para lo contrario con el alza del sol.

Ingresaron en la taberna y Vashni estaba dispuesto a pedir la primera ronda, pero Amara le detuvo, colocándole la mano sobre el pecho, previniendo que avanzara más.

Yo me encargo — Articuló entre divertida y jactanciosa

A paso cadencioso se acercó a la barra y procedió a inclinarse sobre ella, apoyando sus brazos sobre el mueble y observando al cantinero coqueta.

Dos cervezas, por favor  — Pidió con sonrisa amplia, enroscando su dedo índice en uno de sus rizos

El tabernero se apresuró a servir la bebida en dos grandes jarras que dejó sobre la barra, dándole un guiño antes de poner su atención en un borracho que demandaba más trago. Amara agarró los recipientes satisfecha y volvió su atención a Vashni, soltando una carcajada al ver cómo le observaba.

¿Qué? — Indagó pretendiendo inocencia — Así es como consigues cerveza gratis.

Acortó el espacio que la separaba del lobo, empujando la jarra contra él y acercando sus labios a los ajenos, acariciándoles con su aliento mientras le anclaba la mirada directa en las pupilas. Sus ojos eran pardos, pero a otra luz, Amara pudo notar visos de verde adornando sus irises.

Por si no te quedó claro en el lecho, esta noche estoy contigo — Aclaró con diversión impresa en su dicción, esperando a que le recibiera el recipiente.

Sin previo aviso tomó distancia y apresó la mano de Vashni con la suya, llevándolo hasta una mesa al fondo de la taberna, tomando asiento y señalando la silla a su lado para que él hiciera lo mismo.

Dime algo de ti, Vashni — Le dio un sorbo a la bebida que pasó fría por su garganta; su mirada se mantuvo fija en su acompañante— Algo que no tenga que ver con tu venganza — Advirtió, aquello sólo los llevaría a discutir y esa no era la idea — Por ejemplo, tu apellido. Salté a la cama de un hombre que no me ha dicho su nombre completo, eso no debe hablar muy bien de mí.


"She wears strength, and darkness equally well, the girl has always been half goddess, half hell."
silver:

"Women like you drown oceans" :
Falling for you:
black sea:
Don't you:
avatar
Amara J. Argent
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 108
Puntos : 99
Reputación : 10
Fecha de inscripción : 19/04/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lucha de egos <privado><+18>

Mensaje por Vashni Indih el Lun Jul 31, 2017 12:49 pm

Amará dejó las llaves de la habitación en el mostrador, enarqué una ceja ladeando la sonrisa.
-¿Y si luego las necesitamos? -bromeé dándole un manotazo en su trasero.
Esta negó entre risas cazando mi brazo entre sus manos quejándose de que iba muy lento a lo que respondí con un gruñido, como ir mas rápido si lo único que me apetecía era meterle mano.
Desistí ante su risa, podíamos ser enemigos pero que negara la evidencia la convertía en una necia.

Juntos nos divertíamos, la complicidad pese a ser dos extraños existía, como si la magia de un modo u otro nos uniera convirtiéndonos en almas gemelas.
No era muy dado a creer en esas historias de viejas, esas que hablan de la única pareja posible para un lobo.
Dicen que si la encuentras lo sientes, quedas atrapado por ese influjo y jamas nada puede romper esa unión ancestral que se remonta al inicio de los tiempo, como almas que se buscan de forma implacables a lo largo de la eternidad.

Llegamos a la taberna mas cercana, la peste a alcohol, sudor y el ruido de algunos pasados de copas evidenciaba que estábamos en nuestro ambiente.
Iba a pedir dos jarras cuando mi preciosa cazadora se adelantó, enarqué una ceja contemplando la escena.
Ella contoneaba sus caderas atrapando no solo la atención del tabernero si no de todos los hombres del recinto lo que me hizo gruñir celoso, desafiante hasta que muchas miradas se apartaron de ese cuerpo que me pertenecía, al menos esa noche lo hacia.

Regresó coqueta con las dos jarras, mi cara de mala ostia lo decía todo, lo que le provocó una risa divertida alegando que no me preocupara, que por si en le lecho no me había quedado claro hoy era mía.
-A mi me queda claro, pero parece que no la resto de la taberna -rugí molesto rodeando su cintura de forma posesiva mientras apretaba su culo con mi mano y paseaba mis ámbar por todos los presentes para marcar mi posesión.

Tomamos asiento en un pequeño sofá frente a la lumbre, tiré de su cintura subiéndola sobre mi regazo, iba a protestar, pero la calle con mis labios en los suyos y un shhhhhhhhhhh que la hizo enojar y a mi reír contra su boca.
-¿No eres mía durante esta noche? pues complace a este lobo -apunté antes de dar un trago a la fría jarra sin dejar de tocarle el culo con la otra mano.

Mis labios se pasearon por su cuello mientras escuchaba su pregunta.
-Indih, me apellido es Indih ¿ya podemos volver a la cama? -bromeé llevándome un manotazo en el pecho – mi vida ha sido complicada, perdí mi manada y he tenido que empezar de cero, pero tampoco es que quiera hablarte de eso ahora, prefiero centrarme en otras cosas -susurré contra su piel.
-Vivo bien, tengo negocios, una mansión..no me puedo quejar ¿y tu Amara? Ademas de la extraña relación que te une a tu padre...¿que anhelas? ¿que deseas? Aparte de a mi claro -apunte de forma engreída ladeando la sonrisa.

La jarra pronto se vació, alcé la mano pidiendo otra, una camarera se acercó a nosotros dejando una botella de bourbon y sendos vasos.
Me guiñó el ojo mientras yo sonreía divertido por la expresión de Amara.
-Tranquila princesa, soy tuyo por esta noche -le susurré en el oído.



Amara y Vashni:
avatar
Vashni Indih
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 63
Puntos : 51
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 03/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lucha de egos <privado><+18>

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.