Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA CE QUI NOUS UNIT - PARTICIPAN DAMIAN ALARCÓN Y LORA BELLAMY. RELEASE THE BEAST - PARTICIPAN ASTOR GRAY Y GWANGJONG GOREYO. VANN STEIN - PARTICIPAN HÖOR CANNIF, ULF TOLLAK, GIULIANA MORDRAKE, DANIELLE MORGAN, LUND, STAN MCQUINN, KHAYLA. NOSTALGIA - PARTICIPAN SUNI KANG y GWANGJONG GOREYO.




Espacios libres: 05/48
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 28/11/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas
» Escuchando a la muerte susurrar (privado)
Hoy a las 12:22 am por Shannon Kincaid

» Shattered dreams [Privado]
Ayer a las 10:56 pm por Chantry Vilhjalmsdottir

» Give me adrenaline (privado)
Ayer a las 10:17 pm por Kattrina

» En fuga [Privado]
Ayer a las 10:08 pm por Darcell Aubriot

» CIERRE DE TEMAS
Ayer a las 9:44 pm por Drazel Sarbu

» Laburando, laburando. –Privado-
Ayer a las 9:41 pm por Drazel Sarbu

» Amistad gitana [Privado]
Ayer a las 9:29 pm por Rylan

» Relaciones de un actor suicida - Emerick Allard
Ayer a las 8:49 pm por Perséfone

» Registro de Avatar [OBLIGATORIO]
Ayer a las 8:40 pm por Jaecar Babenberg



Hunting Night {Privado}

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Hunting Night {Privado}

Mensaje por Zeniba el Mar Jul 18, 2017 9:18 am

Recuerdo del primer mensaje :

Han pasado un par de días desde que el cachorro vino a casa tal y como él dijo que haría, a pesar de haber estado un día buscando a su hermano sin rastro del mismo fue hombre de palabra y pese a como estaba vino a casa, algo que he de decir que me sorprendió bastante porque de normal nadie lo hacía, cumplir con la palabra acordada ha perdido peso y ya no es lo mismo que era antes. Sorprendida me quedé cuando al abrir la puerta lo encontré tras ella, cansado, con ojeras, mojado por completo y lleno de barro pero con esas vino como prometió en su momento. Yo ya iba a salir antes de que él tocara a mi puerta pero al final nos quedamos en casa porque tampoco es que él pudiera hacer mucho más, incluso se quedó durmiendo en la tina mientras que yo preparaba la cena. Lo más extraño que hice esa noche fue dormir abrazada a alguien… yo no dormía con nadie, mis noches eran solitarias y frías sin saber si vivías un día más o no, sin saber qué ibas a encontrar al día siguiente… sin duda fue lo más extraño que esa noche hice, el despertar fue también extraño cuando al despertar me di cuenta de que no estaba sola.

Desde esa noche han pasado varios días en los que he seguido la pista de la misión que llevo entre manos, y que ha hecho que sea el motivo por el que estoy en la ciudad francesa. No consigo encontrar pista alguna del objetivo que perdí antes de entrar en el país pero que sé que está en la ciudad, solo espera el momento de que crea que me he dado por vencida para salir, estoy segura de ello. Llevo persiguiéndolo tiempo y ahora se esconde, agazapado como si me examinara para dar con el momento justo. Descalza recorro la habitación para terminar de ponerme los pantalones negros, salgo al salón y cojo las armas que voy a llevar esa noche, tengo tiempo para ponerme a limpiarlas y revisarlas antes de salir de caza. He quedado con el cachorro para ir a cazar, no es algo que suela hacer pero ver como caza un cachorro me parece algo que hay que ver, su herida cada día está mejor y presiento que nos vamos a encontrar con buenas presas esta noche.

Reviso mis tridentes, los limpio con cuidado y los guardo en sus fundas y repito la misma operación con unas dagas de plata. Es luna llena y quizás nos encontremos también con licántropos, llevo un par de estacas por lo que pueda cruzarse en el camino y también reviso con cuidado una ballesta; de color plata y negra que pienso llevar solo por si acaso. Flechas preparadas con punta de plata, estacas, dagas y mis tridentes está todo ya listo y preparado, voy a por las botas y las coloco para ponerme el cinto con todo y colocar la ballesta y el carcaj a mi espalda. Salgo y me apoyo en la puerta de casa a la espera de que venga el cachorro, me ha dicho que va a pasar a por mí y ya nos vamos de cacería… pero parece que llega tarde y eso me hace lanzar un bufido. Mientras llega lanzo uno de los tridentes al aire, haciendo que gire, para volver a cogerlo por el mango y vuelta a lanzarlo… es algo tan simple que apenas resto importancia a lo que hago. Es el sonido de un caballo que se acerca lo que hace que levante mi vista para encontrarme con un corcel y montado sobre este el cachorro.


-Llegas tarde –apunto como si eso para él no es obvio, pero claro que lo es mientras guardo el tridente y me acerco hacia él- ¿no te han enseñado nunca de que no es de buena educación hacer esperar a una dama? ¿O simplemente no ser puntual? –Enarco una ceja, es cierto que soy recta y meticulosa en muchos aspectos y ese es uno de ellos, pero como de costumbre él no hace caso de eso porque su forma de vida es diferente a la mía, a él lo más seguro es que no le importe demasiado llegar tarde o no. Sin esperar ayuda de un salto subo tras él sobre la montura y noto sus ojos en los míos como si está esperando algo, solo enarco una ceja y sonrío de lado- Vamos cachorro, hace una bonita noche para cazar algo –mis manos se posan en su cintura y le hago un movimiento para que se ponga en marcha- A ver que nos depara esta noche –la luna brilla con fuerza sobre nosotros, el cielo estrellado parece que nos mira brillando por mis palabras y espero a que él se ponga en marcha, no sé si espera algo más de mi parte pero no soy dada ni estoy acostumbrada a estas cosas, así que si quiere algo va a tener que pedirlo aunque de alguna forma sé que en vez de pedirlo, más bien, lo va a tomar de ser necesario.



My Life for you life:

Me he convertido en la muerte, en la destructora de mundos:


avatar
Zeniba
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 105
Puntos : 95
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 21/01/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: Hunting Night {Privado}

Mensaje por Leonidas Kana el Jue Ago 17, 2017 2:16 pm

Sus océanos inundaron mi mirada cuando los bario, estaba sentado botella en mano, observándola dormir.
Me relamí los labios cuando se acercó quitándome la botella de la mano y buscando mi boca con suavidad preguntó como me encontraba.

No respondí, deje que mis labios lo hicieran por mi fundiendonos en un delicado beso, jadeé contra su piel recorriendo con mis dientes su mandibula, reparando con mi lengua su cuello.
Sabia que no venían tiempos fáciles, ni para ella, ni de lejos para nosotros.
Eramos perseguidos por la bruja que quería convertir a Agarwaen en su marioneta y controlar asi toda Grecia
No se quien de los dos suponía mas peligro para el otro.

Aparté dos greñas de su rostro volviendo a apurar la distancia, besándola con hambruna, yo tenia claro lo que quería, apostaría porque esto, fuera lo que fuera, siguiera adelante.
Lucharía, llevaba haciéndolo toda la vida.

Tiró de mi para irnos juntos a la cama, sonreí cediendo con una sonrisa, aunque la verdad es que con ella en mi regazo estaba bastante cómodo.
Besándonos nos enredamos en las sabanas, entre jadeos, mordiendonso los labios que se engrosaban al paso de los dientes ajenos.

Ella acabó sobre mi, con su centro pegado a mi hombría, sonriendo con esa traviesa mirada pintada en su mirada.
-¿que la cazadora quiere ta pronto abandonar mi lecho? -pregunté divertido ante su pregunta.
Habíamos vuelto a nuestras bromas constantes dejando atrás esa seriedad que había adquirido con anterioridad nuestra conversación.

Hice un mohin contra su boca deslizando mis manos por su cuerpo desnudo.
-Osea que después de desangrar al cachorro ahora quieres irte a de mi cuarto sin darme un justo pago -susurré alzando mi torso para chocar con su boca – ¿y te quieres perder el espectaculo?
Le mordí el labio inferior tirando de este mientras la tumbaba sobre el colchón sin poder dejar de reírme.

Le aseguré que ahora iba a bailar yo para ella, iba algo borracho por lo que había bebido así que entre eso y que la vergüenza no la conocía, me puse en pie moviendo mis caderas adelante y atrás como si me la follara, a lo que esta empezó a descojonarse de mi.

Le saque la lengua continuando con esa danza tarareada mientras desabrochaba mi pantalón dejándolo bajar despacio para de espaldas enseñarle el culo que moví delante de sus ojos al ritmo de esa música inventada.
-Un poco de emoción por favor, unos billetes en el tanga -bromeé entre risas hundiendo en ella mi picara mirada.

No tarde mucho mas en quitarme los zapatos y tras esto el pantalón que con un sutil movimiento le lance hasta su manos emitiendo sonidos con mi boca como si hubiera un coro animando mis actos.
No podía dejar de reír frente a su mirada clavada ahora en mi polla, seguramente pensando que yo solo me bastaba para montar un espectáculo en cualquier lado.
-Bueno, dado que has tenido tiempo de sobra para ponerme los billetes -susurré acercándome a ella para tomarla de la cama como si fuera un saco -bailemos juntos -apunté bajándola frente a mi con diversión.



my life:
avatar
Leonidas Kana
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 113
Puntos : 127
Reputación : 28
Fecha de inscripción : 12/08/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hunting Night {Privado}

Mensaje por Zeniba el Miér Ago 23, 2017 6:59 am

Me es difícil cambiar de actitud como lo hace él, hace que parezca fácil tumbados en la cama pegados el uno al otro, él tiene mucho más sentido del humor que yo y se nota en la forma en la que habla, en la que intenta que el ambiente oscuro y serio se quede a un lado para que salga el otro, ameno y divertido. Lo miro tumbada en la cama con sus manos por mi espalda y mi dedo recorre su pecho de forma lenta perdida entre mis pensamientos, he decidido como él apostar por lo que sea que tenemos, no sé cómo llamarlo porque realmente no sé qué es en realidad, solo sé que me siento bien con él, que me hace sonreír, me encuentro cómoda y me saca sonrisas con una facilidad que a veces me explico cómo lo hace. Nadie en toda mi vida me ha dado, o demostrado, lo que el cachorro en esos días ha hecho y eso es algo que tengo en cuenta. Para él sentir es muy fácil, pero para mí es demasiado complicado porque nunca lo he hecho y es algo que toda mi vida me han prohibido hacer... hasta que lo he conocido a él. Se ha empeñado en romper mi burbuja y cada vez voy sintiendo que lo hace más y más, con cada pequeño gesto, con cada detalle que tiene y la forma en la que me trata... lo sé, lo siento y él parece que también es consciente de ese hecho, sin embargo me gusta que no me presione en ciertos sentidos, como si de alguna forma entiende que a mí me cuesta y quiere dejar que sea yo quien de los pasos, y eso dice también mucho de él.

Me muerdo el labio y lo miro durante unos segundos, en verdad mi pregunta no era por si iba a dormir allí o no esa noche, si el resto de los días. La mansión es lo suficientemente grande como para que se queden diez personas más de ser necesario, aunque algo me dice que el cachorro prefiere que me quede en esa habitación con él. Sus manos se deslizan por mi cuerpo desnudo y siento calor allí donde él me toca, su pregunta me hace mirarlo con una leve sonrisa por lo que creo que quiere decir, habla de un pago y sé o creo saber al pago que se refiere y niego lentamente con la cabeza como respuesta, pero ¿espectáculo? No sé a qué se refiere con eso y lo miro algo intrigada para que me diga más pero parece no dispuesto a hacerlo, aunque viniendo de él me puedo esperar casi cualquier cosa. Muerde mi labio inferior y me gira en la cama para quedar él sobre mí buscando mis labios, los suyos saben al alcohol que ha estado tomando pero no es algo que me importe, se separa de mi cuerpo y dice que va a bailar para mí, enarco una ceja por ello y me muerdo el labio mientras pienso que eso no me lo puedo perder, va un poco contento por lo que ha ingerido y seguro que es un digno espectáculo de ver.


-¿Vas a bailarme como yo te bailé a ti? Puedo buscarte un pañuelo para que te lo pongas en la cintura –me saca la lengua pero no me dice nada, parece un niño pequeño en esos momentos y contemplo como se levanta y se pone de pie y comienza a hacer movimientos de sus caderas adelante y hacia atrás, río por ello y niego con la cabeza, me acomodo mejor en la cama y pongo el codo en el colchón para reposar la cabeza en mi mano. Lo miro como se mueve y comienza a desabrochar el pantalón al ritmo que tararea una canción y sonrío divertida- oh, vas a desnudarte para mí –comento viendo cómo se quita los pantalones, se da la vuelta y me enseña sus nalgas que mueve y yo río sin poder creérmelo ante lo descarado que es ese hombre. Le doy un azote antes de que se aparte y se gire para quitarse del todo los pantalones que lanza en mi dirección y que cojo al aire para dejarlos a un lado en la cama mientras él sigue con el espectáculo. Está desnudo frente a mí y no evito que mi mirada lo recorra por entero, un cuerpo cincelado y curtido para la batalla, los músculos se notan en su cuerpo y mi mirada recorre también su miembro quien parece que se ha unido a la fiesta que el cachorro lleva encima. Niego con la cabeza con diversión pensando en que ese hombre tiene muchas facetas, o quizás es que yo tengo muy pocas, se acerca para cogerme de improvisto y alzarme como si fuera un saco de patatas en un gesto que no he podido prever y que hace que abra mis labios y mis ojos de la sorpresa- cachorro... bájame –le pido pero no hace caso alguno mientras se ríe y se aleja de la cama, le doy un azote más fuerte en sus nalgas y es cuando me baja rozando ambos cuerpos hasta que me deja de pie frente a él, lo miro con el ceño fruncido pero luego enarco una ceja cuando me dice de bailar- ¿bailar? Yo no sé bailar, cachorro. No más de lo que te he enseñado, o la danza de la muerte –sonrío de lado y su mano va a mi cintura, la otra coge mi otra mano entre sus dedos y me indica que ponga mi mano en su hombro- ¿de verdad quieres hacer esto? –Pregunto pero su sonrisa no se borra en ningún momento y sigue ahí, comienza a moverse y yo me veo obligada a seguirle bajo una canción que él tararea y que no reconozco, me dice como tengo que moverme pero no lo pillo del todo y lo voy pisando cada tres pasos que doy, me equivoco, me frustra y me canso de ese baile que no hace más que marearme sin poder quedarse mis pasos y pisándolo todo el rato. Siento que, de alguna forma, estoy haciendo el ridículo y me separo para alejarme diciendo que es una soberana tontería, pero su mano aferra mi muñeca y me atrae de nuevo hasta su cuerpo, me pega a él y me vuelve a coger de nuevo. No se rinde, si hay algo que lo caracteriza es la tenacidad que tiene ese hombre y lo constante que es, me dice que lo intente de nuevo y que me deje llevar- no sabes lo que pides –medio sonrío por ello, ¿dejarme llevar? Si apenas estoy aprendiendo a hacerlo. Acabo por cerrar los ojos y dejar que sea él quien guíe, sus movimientos son algo más fluidos y me conduce por la habitación, parece que no lo piso tanto y que me aclaro más en los movimientos. Al final se para y abro los ojos para mirarle, nuestros cuerpos se rozan en cada movimiento y parece que el ambiente en la habitación se ha caldeado- es la primera vez que bailo así –le digo sin apartar mis ojos de los suyos, sus manos me atraen hacia su cuerpo y no hay espacio alguno entre ambos- ¿así es como se baila en Grecia? –Pregunto con una sonrisa ladeada pero él, en vez de responderme, lo que hace es acercarme de la nuca y juntar nuestros labios para fundirnos en un beso, toma el control del beso y su brazo rodea mi cintura no dejando que me separe pero tampoco pienso en hacerlo. Su cadera se mueve de forma que noto su miembro rozando mi vientre como si no lo sintiera ya de por sí y muerdo su labio inferior al separarnos, sus labios descienden por mi cuello dejando besos y mordiscos y yo solo cierro los ojos y me dejo llevar por él. Es extraño porque no sé en qué momento he cambiado, un poco, mi forma de ser con él, no recuerdo el momento exacto pero solo sé que me dejo llevar cuando sus manos recorren mi cuerpo, cuando nuestros pechos se rozan al respirar y siento que el calor me recorre con cada beso, mordisco y caricia que me da- cachorro –murmuro en mitad de un jadeo y me abandono a él, me aferro a su cuerpo y dejo que por esa noche sea el dueño de todo, de todo lo que quiera darme, de todo lo que quiera marcar en ese momento.



My Life for you life:

Me he convertido en la muerte, en la destructora de mundos:


avatar
Zeniba
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 105
Puntos : 95
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 21/01/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hunting Night {Privado}

Mensaje por Leonidas Kana el Miér Ago 23, 2017 10:29 am

La cazadora se reia de mi, creo que empezaba a dudar de la falta de raciocinio que tenia en este momento y la verdad es que era ninguna, me estaba dejando llevar, con ella eso era fácil, me gustaba, mas incluso de lo que reconocía y sentía ese calor cuando nuestros cuerpos friccionaban y nuestros labios se acariciaban presos de una sonrisa.
Ella se negó a bailar, claro que no la dejé ir, mi mano en su cintura, nuestros cuerpos pegados y los dedos de la otra mano enredados en una tibia caricia.

Tarareé un vals, algo que cualquier idiota como yo podía bailar, pero la cazadora me pisaba sin parar, veía la frustración en sus ojos como intentaba zafarse incomoda por parecer vulnerable ante mis ojos.
Finalmente se separó, malhumorada, se rendía pero mi mano enganchó su muñeca en una petición que no hice muda.
-Por favor -le pedí tirando de ella hasta que de nuevo nuestros cuerpo impacto, creo que se sentía ridícula cada vez que me pisaba, así que eso tuvo fácil solución, la alcé colocando las plantas de sus pequeños pies sobre los míos, ladeé la sonrisa cuando sus orbes azules me miraron sorprendida.
-Todo tiene solución, rendirse es la ultima opción -susurré contra sus labios con tenacidad.
Me relamí sintiendo el aliento de esta impactar en ellos, nos mirábamos fijamente, sus dedos ascendieron por mi brazo enredándose en el pelo de mi nuca.
Yo me limitaba a movernos por esa pista improvisada mientras nuestros labios se rozaban lentos.

Presos de esa magia creada por los dos, el beso primero lento, húmedo, cálido y lleno de sentimientos se torno tórrido, rudo, mi nombre escapaba de sus labios entre jadeos, gruñí impactando su vientre con mi hombría.
Estaba bastante excitado en ese momento ,algo que le provocó una ladeada sonrisa.
La alcé por las nalgas, nuestros sexos se encontraron haciéndonos arder en las llamas del infierno, tiré de su labio inferior llevándola hacia el escritorio y de un manotazo me deshice de todo aquello que había sobre este colocando allí sus prietas nalgas.
Su cuerpo, cincelado por la misma Afrodita, esculpido por Ares dios de la guerra me volvia completamente loco, no había una parte de su piel que mis labios no recorrieron entre roncos gruñidos, ella se dejaba hacer, con su cabeza echada hacia atrás , sus caderas vencidas hacia mi, su espalda arqueada y esos dos pechos que parecían escarpadas montañas ofrecidos a mi boca hambrienta de todo y de nada.

La hice mía aquella noche como si fuera la primera y la ultima, si algo teníamos los dos claro es que nuestro futuro era incierto, los dos eramos cazadores, habíamos antepuerto la seguridad de otros a la propia y sabíamos lo que nos jugábamos cuando empuñábamos plata y acero, pero hoy, en ese momento, lo único importante era amarla sobre ese mueble, el resto del mundo para mi carecía de importancia.

Despertamos enredados en las sabanas a la mañana siguiente, deslicé mis labios por su cuello despacio, mordiendo ligeramente su hombro para despertarla.
-Tengo hambre -confesé riéndome como escusa a haber irrumpido en su sueño.
Ella frunció el ceño pero yo alegué que un cachorro necesita que le echen de comer, es mas, que se lo den.
Ella se reía por la cara que le echaba a todo.
-¿tu no has oído eso de que quien no llora no mama? -apunté buscando su teta y enganchandome a su pezón mientras esta se reía empujándome de la cabeza para que me separara.



my life:
avatar
Leonidas Kana
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 113
Puntos : 127
Reputación : 28
Fecha de inscripción : 12/08/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hunting Night {Privado}

Mensaje por Zeniba el Jue Ago 24, 2017 10:05 am

Él no se rendía, él nunca se rendía. Eso era algo tan claro que tengo del cazador y que ahora ha demostrado cuando me he separado de él, por un momento me he sentido ridícula bailando de esa forma con él, pisándole cada dos por tres y sintiendo que me frustraba aún más con cada paso que daba y yo no podía aprenderme los malditos pasos. Él me frenó e hizo que mi cuerpo se pegara al suyo, ahora estoy sobre sus pies y es él el que nos mueve a los dos por aquella pista de baile improvisada, de esta forma no le piso y donde él da un paso yo le sigo porque estoy encima de él y me lleva hacia donde él quiere. Me dejo llevar y dejo que baile aun conmigo encima y dejo mi rostro en su cuello, me demuestra que nunca se rinde y de alguna forma es como si quiere decirme que yo tampoco lo haga, que siempre hay una solución para todo. A veces me siento pequeña a su lado, pequeña en el sentido de que él tiene mucha más vida que yo por delante, vida que ha “vivido” mientras que yo me he quedado relegada en las sombras sin sentir. Me doy cuenta de que lo que he estado haciendo no es nada y que además estoy descubriendo un mundo nuevo a su lado, me hace ver cosas que nunca antes las había visto así, me hace sentir cosas que jamás he sentido... me cambia, se ha propuesto mover todo mi mundo para ponerlo patas arriba y siento que lo consigue, no sé cómo ni de qué manera, pero lo consigue.

Termina de bailar y nuestros ojos se cruzan, los dos azules como el mismo cielo y siento que su brazo rodea mi cintura, no me separa de su cuerpo y de un ágil movimiento me eleva de la cadera en mitad de un beso que ha empezado lento pero que se ha tornado más pasional y salvaje, me eleva sobre su cuerpo con sus manos en mis nalgas y siento su miembro rozar mi entrada, me deja caer de forma que lo noto dentro y gimo por la sensación que me recorre, mis piernas rodean su cintura y me dejo llevar por él, esa noche dejo que sea él quien marque todo, quien haga todo y me de todo lo que quiera darme... por una vez voy a dejarme llevar, voy a ponerme a mí misma por completo en sus manos, algo que nunca he hecho y que quiero saber cómo se siente hacer algo como eso. Me lleva al escritorio donde ya me he sentado una vez cuando me trajo a su habitación, de un movimiento tira todo al suelo y me deja sobre la fría madera. Sus labios recorren mi cuello y yo echo atrás la cabeza para dejarme hacer, gruñe contra mi piel y no deja de moverse provocándome placer. Mis caderas están en el borde de la mesa, abro más mis piernas para dejarlo entrar y arqueo mi espalda en respuesta al placer.

Mi mano recorre su espalda y sube hasta su pelo donde dejo mis dedos enredados en sus hebras, su boca se centra en mis pechos y gimo en respuesta, muevo la cadera hacia él y me dejo llevar por todo lo que él quiera darme, todo cuando quiera ofrecerme esa noche. Por primera vez me entrego a alguien de forma incondicional y me aferro a su cuerpo cuando me doy cuenta de ello, mis labios buscando los suyos y gimo su nombre cuando noto que el placer llega a su cúspide, siento que me deshago un poco entre sus brazos y que me rindo ante él. Mi cuerpo explota por el placer ante la manera en que me toma y me hace suya y yo me aferro porque siento que, de alguna forma, es lo único que tengo, que es un rayo de luz en mitad de la oscuridad que me rodea. Me besa los labios cuando termina y yo cierro los ojos, no sé describir lo que siento pero es algo, algo que noto cálido. Me lleva a la cama y nos tumbamos en ella, se aferra a mi cuerpo y yo me veo que no puedo apartarlo, porque con él me siento bien, me siento segura.


Despierto a la mañana siguiente con sus labios en mi cuello y en mi hombro, abro los ojos y veo sus océanos puestos en los míos, sonrío y dice que tiene hambre y que por eso me ha despertado, ¿me está pidiendo que le haga el desayuno? Ese hombre tiene mucha cara y estoy segura de que si lo hago va a querer también que se lo de, frunzo un poco el ceño y enseguida responde que es un cachorro y que como tal tienen que darle la comida... no me puedo creer que se aferre a ese mote tanto y que le de tanto partido como le está dando, niego con la cabeza porque no voy a ceder de nuevo frente a eso pero como si él lo supiera baja con sus labios por mi cuerpo y tras su pregunta, una que sí he oído antes, y antes de que me de cuenta su boca está en mi pecho y se aferra a mi pezón, siseo por el placer de su acto y noto sus dientes de forma delicada apresando mi pezón como si de verdad fuera un niño pequeño y chupa del pezón. Mi mano va a su pelo e intento separar su cabeza y río porque parece un niño pequeño aparte de que siento unas leves cosquillas en el lugar, logro apartar su boca de mi pecho y tiro su cabeza hacia atrás para alejarlo, subo sobre su cuerpo pero no dejo de tirar su cabeza hacia atrás y sonrío de lado.


-¿Y ahora, debo de castigarte por haberte portado mal? ¿Qué tal unos azotes para que aprendas la lección? –Mis labios bajan por su cuello y dejo un mordisco sin mucha delicadeza, él se toma venganza y me deja de nuevo bajo su cuerpo, nuestros labios se buscan y sé que debemos de ponernos en marcha, dejar la cama y empezar a buscar información, no me siento tranquila al ponerlo en peligro por mi culpa y sé que pueden atacar en cualquier momento- Leonidas –lo llamo y él ya sabe que, cuando digo su nombre, es porque algo es serio- tenemos que empezar la búsqueda, no me siento cómoda al saber que vienen por mí y que no sabemos dónde pueden estar. Me gusta tú cama, o me gusta lo que hay en tú cama –digo porque me refiero a él, claramente- pero tenemos que ponernos en marcha. Soy tú invitada, eres tú quien debe de prepararme el desayuno –dejo un mordisco en su labio inferior- tengo que pasar por el piso, recoger ropa, armas... si no voy a volver más allí quiero ir a por mis cosas, no quiero que tengan nada mío. Bastante me han quitado ya.



My Life for you life:

Me he convertido en la muerte, en la destructora de mundos:


avatar
Zeniba
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 105
Puntos : 95
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 21/01/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hunting Night {Privado}

Mensaje por Leonidas Kana el Jue Ago 24, 2017 11:11 am

Le lancé un mordisco con cierta diversión cuando me dijo que si me daba unos azotes en el culo por portarme mal, de echo moví el culo frente a ella para que lo hiciera, si con eso se levantaba y me hacia un suculento desayuno que acallara el ruido de msi tripas.
Entre risas volvimos a enredar nuestros cuerpos, un beso largo, húmedo que nos convirtió en uno, pero mi nombre finalmente escapó de sus labios, entero, ni Leo, ni Leoncito, ni Cachorro, un Leonidas con el que me decía que no estaba de broma, que era hora de levantarnos.

Con la chorra amorcillada por el magreo la sacudí delante de su rostro.
-Mira que triste la tienes -bromeé mientras esta se llevaba una mano a los ojos y se reía, casi podía adivinar lo que pensaba, que era un completo idiota, y lo era, pero..la había hecho reír y con eso me bastaba.
-Mi chorra dice que en un momento te prepara un rico desayuno de leche -apunté guiñándole un ojo haciendo como si pudiera hablar con mi miembro mientras me lo tocaba para moverlo.

La cazadora me dio un manotazo para bajarme de la cama y que me fuera a ponerme algo de ropa, lo decía en serio, muy en serio lo de que teníamos que ponernos en marcha, así que ocn un mohin le hice caso me empecé a vestir con cara de pocos amigos.
-Si era un momento -repliqué, a ver que te costaba tenerla feliz.

La veía reírse mientras me miraba, mas aun cuando la enfundé dentro del pantalón asegurandole que al final del día si no le daba la cazadora lo suyo yo mismo le regalaría un cuatro contra uno..
Así salimos de la habitación, mis manso se perdieron en su cintura y mis ojos en su escote, tenia que admitir que la cazadora estaba bien formada, menudas perolas se gastaba.

Annabel y Agarwaen desayunaban, ella en sus brazos le revolvía el pelo mientras este le contaba una de sus batallitas para quedar como el rey del mundo.
-Agarwaen tienes que actualizar tu repertorio o acabaras aburriéndola.
Este se reía negando altivo.
-Tranquilo, esta loca por mi.
Los dos nos echamos a reír y el príncipe se llevó un capón bien dado de la loba que apuntaba lo poco educados que eramos al no presentarle a la otra dama que nos acompañaba.
Agarwaen levantó las manos en alto en claro signo de que él no la conocía de nada.
-Sera la única mujer de París que te fata por conocer -apunté entre risas mientras este me lanzaba un chusco de pan para que me callara y Annabel lo miraba con cara de mala hostia garantizada.

-Tuvo un encuentro con la loba y la dejo preñada, pero él no lo sabia y siguió su marcha acostándose con medio París, hasta que Annabel volvió a su vida y ahora están prometidos, la historia es mas larga, pero con eso basta -le susurré a la cazadora en el oído.

Nos sentamos a desayunar, la cazadora parecía algo incomoda por la presencia de otros y el distendido humor que nos gastábamos, pero se intentó acomodar y yo la subí a mi regazo mientras ella me pegaba manotazos muy contraria a mostrar su afecto en publico.
-En la cama es una loba, con respeto a la loba de la sala -apunté ladeando la sonrisa.



my life:
avatar
Leonidas Kana
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 113
Puntos : 127
Reputación : 28
Fecha de inscripción : 12/08/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hunting Night {Privado}

Mensaje por Zeniba el Vie Ago 25, 2017 9:21 am

Lo miro tumbada desde la cama para que me haga caso pero sus labios acaparan los míos y aunque empieza de forma suave al besarme pronto se torna algo más pasional y sus manos recorren mi cuerpo, quiero dejarme llevar pero la idea de que los enemigos pueden estar cerca hace que me separa de sus labios aun cuando siento su miembro que se desliza por mi centro y noto que comienza a excitarse, mejor parar ahora que no cuando sea más tarde y nos hayamos perdido en el cuerpo del otro. Pero sé que la intención de él es seguir como estamos, quiere quedarse en la cama más tiempo y como un niño pequeño lanza un pequeño gruñido en desacuerdo por mis palabras aun cuando lo llamo por su nombre y no por ningún otro apelativo, quiere decir que voy en serio y eso es algo que él sabe. Pese a todo su humor sale a relucir y llevo una mano para tapar mi rostro, no me puedo creer lo cara dura que es el cazador al restregarme cómo está y hacerme responsable directa de su situación, río entre dientes y niego con la cabeza porque ese hombre no tiene remedio alguno y ya me doy cuenta de que la vergüenza no la conoce ni sabe lo que es. Dice que puede prepararme un desayuno en un momento y lo miro porque sé a lo que se refiere, no se corta en decírmelo aunque sea de esa forma y niego con la cabeza.


-Eres incorregible –al final se levanta tras darle un breve empujón y lo miro mientras se pone el pantalón, le habla a su miembro como si fuera la cosa más natural del mundo y le promete que si a la noche no le doy atenciones su mano lo va a hacer por mí. Enarco una ceja por ello, me sorprende la facilidad que tiene para hacer ciertas cosas en la vida o es que soy yo la que le cuesta más de lo normal, quizás es ambas cosas porque le sale tan natural que no puede evitar pensar que él es así. Me levanto de la cama y busco mi ropa que está por el suelo ya que no tengo nada más que ponerme, quiero ir a casa a por ropa y a por armas coger todo lo que pueda para no dejar ningún tipo de rastro, me enfundo los pantalones y el corsé cuando el cazador ya está vestido, bajamos para desayunar y sus manos se pasean por mi cintura y no digo nada, no me molesta ni me incomoda. Cuando llegamos al comedor me doy cuenta de que no estamos solos y no me acordaba de que en la mansión vive junto a su príncipe, quien a su vez vive con su pareja o lo que recuerdo que me dijo una vez. Entramos y me pongo un poco rígida, no ha pasado ni un minuto siquiera y ya me siento incómoda, el cazador habla con su príncipe con confianza y me fijo en ella cuando les riñe por no presentarnos, las palabras del cachorro hace que le de un codazo y me explica brevemente al oído la relación que tienen. Los miro de forma fija, una loba y un cazador, me resulta extraño como dos razas enemigas están juntas pero no digo nada, me siento en la silla cuando le sonrío a ella al ser educada- soy Zeniba –es lo único que digo cuando siento que el cachorro me sube a su regazo pero yo me opongo, una cosa es que lo haga a solas y otra cuando hay más gente, menos cuando no me siento cómoda. Le doy manotazos pero no me aparta y me agarra con fuerza para que no me baje, por sus palabras lo miro a los ojos y frunzo el ceño por ellas, ¿quiere eso? Pues eso va a tener, sonrío de lado de forma algo malvada porque pienso responder a eso- alguien de los dos tiene que serlo cuando eres un cachorro en la cama –la risa de su príncipe estalla en la sala y lo miro diciéndole que, si sigue, yo también puedo responderle a sus palabras.

Empiezo a desayunar pero me niego a darle algo del desayuno y si por mí fuera lo hubiera pasado callada, sin embargo la loba me hace preguntas y yo le respondo aunque no tengo mucho por responder, de donde soy, por qué estoy en París... siento la mirada de su príncipe sobre mí como si me evaluara pero no hice especial caso a ello. Al terminar salimos hacia las caballerizas en busca de su corcel, me monto tras él y emprendemos el camino hacia mi casa o la que era mi casa. El lugar al llegar está tranquilo pero no nos fiamos, no sabemos lo que puede pasar. Bajamos del corcel y armas en mano nos adentramos en la casa, no hay nadie y está vacía y no parece que haya entrado nadie, todo está en orden pero no termino de fiarme del todo. Lo miro a los ojos y le hago una seña para entrar al pasillo que lleva a la habitación y al aseo, el resto de la casa está despejada pero intuyo que nos aguarda alguna sorpresa. Entramos con cuidado en la habitación pero no hay nadie, vamos al aseo y tampoco... todo está vacío sin embargo tengo una corazonada de que algo va a pasar, volvemos sobre nuestros pasos y entro a la habitación dispuesta a coger ropa para irnos de allí, las armas están guardadas y también me las pienso llevar. Es cuando cojo un maletín cuando oigo un siseo, un siseo que antes he pasado desapercibido pero que conozco bien, rápida me giro y cojo de la camisa al cachorro para lanzarnos fuera de la habitación, al girar veo una cobra real que está pegada a la pared y que ha ido a atacarnos, si no nos hubiéramos movido nos habría mordido el tobillo y hubiera sido nuestro final. Sus ojos están fijos en los nuestros y antes de que se mueva, porque son rápidas, lanzo uno de los tridentes que se clava en el animal y lo mata al instante... es una señal, y lo sé.


-Han estado aquí –digo cuando sé que la serpiente está muerta, retiro el tridente y miro al animal- una víbora, es un aviso de que saben dónde vivo y un recordatorio de que vienen a por mí –miro al cachorro, tenía razón, hubiera sido un error volver a casa la otra noche- ten, en el salón hay una tabla rota donde guardo las armas escondidas, mete todo lo que quepa mientras yo cojo la ropa –le entrego otro maletín y lo miro, parece que no quiere dejarme sola pero le insisto en que se mueva porque si saben dónde vivo puede ser que ahora nos estén observando. Cojo rápida toda la ropa y la guardo mientras pienso en quién me quiere muerta y porqué, no entiendo nada pero tiene que ser algo muy gordo para enviar a las víboras, a la élite de los asesinos, la víbora es su emblema y sé que es un aviso, cuando “Las sombras” tienen un objetivo jamás fallan en su cometido, son reconocidos por pasar desapercibido y moverse sin que nadie los vea, ocultos por altos señores que financian todo para la organización. Vuelvo al salón cuando tengo todo listo y lo veo que está terminando de recoger las armas, ahora sé que lo he expuesto y que también está en peligro por ir conmigo, quién no me dice que incluso su príncipe y su loba lo estén- quizás es bueno que se lo digas a tú príncipe –él me mira cuando termina y se levanta para quedar frente a mí- te he expuesto y puede que vayan también a por él, no quiero que carguen con algo que no les corresponde más de lo que ya tienen encima –doy un paso hacia él y mi mano recorre su pecho- vamos a llegar al fondo de esto, juntos –le digo porque sé que si le pido que me deje hacerlo sola no va a querer, está convencido en ayudarme hasta el final y yo no voy a apartarlo- es la primera vez que voy a trabajar en equipo, así que no me culpes si sale mi vena dominante de vez en cuando –mi mano se queda en su nuca y lo miro, sé que él va a darme las fuerzas que necesite, sé que con su ayuda podemos con esto... pero por otro lado temo, y ese sentimiento desconocido recorre mi pecho.



My Life for you life:

Me he convertido en la muerte, en la destructora de mundos:


avatar
Zeniba
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 105
Puntos : 95
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 21/01/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hunting Night {Privado}

Mensaje por Leonidas Kana el Sáb Ago 26, 2017 1:53 pm

Entramos en la casa con el gesto tenso, ambos sabemos que es el primer sitio donde irían a buscarla y aunque todo parece estar en su sitio, hay algo que grita a mis sentidos un claro “desconfía” con la espada entre mis dedos reviso una a una todas las puertas, si alguien a estado allí no ha dejado ni huella, algo que no necesariamente es bueno.
Juntos nos dirigimos a su habitación, es la ultima parada y le instigo a que coja la ropa rápido mientras yo vigilo hacia le pasillo por si han estado esperando bajo y ahora que nos han visto entrar nos hacen una emboscada.

Zeniba coge un maletín dispuesta a cargar las armas cuando se detiene en seco, tarda un segundo en reaccionar empujándome por la camisa sacándome del cuarto y en otro segundo hunde su tridente en la serpiente que alzada sisea dispuesta a darnos muerte.
Mis ojos buscan los ajenos con una clara pregunta que trasformo en otra porque no quiero que se preocupe mas de la cuenta.
-¿sabes cocinar serpiente? Han sido tan amables en traernos la cena -apunté ladeando la sonrisa.

Se que no era una broma, se que nuestras vidas han corrido peligro y casi puedo leer en su pequeña cabeza como da vueltas a la idea de mantenerme lejos y a salvo de todo esto.
Niego antes incluso de que hable, no se que va a decir pero yo si tengo claro mi discurso.
-No voy a separar mi camino del tuyo Zeniba, así que...

Me interrumpió con una sonrisa antes de empezar a hablar, solo quería que avisador a Agarwaen, ya que si iba a vivir conmigo en casa era justo que este conociera el peligro al que nos enfrentábamos. Sinceramente lo que nos asediaba a nosotros no era menos peligroso ni de lejos, así que creo que unas merecidas tablas era este juego.
-Lo que tenemos que averiguar es porque te quieren muerta, tantas molestias por una cazadora son absurdas, con todo mi respeto.
Me refiero, la princesa busca a mi príncipe con un fin, mueve a sus hombres y mueren por esa causa porque el objetivo si cumplen su misión es alto, controlar toda Grecia.
Sin embargo ¿no seria absurdo que la princesa moviera a tantos hombres por matarme? Yo solo soy un cazador, nada mas allá de su satisfacción personal encontraría en mi muerte ¿lo entiendes? Si alguien se toma estas molestias por ti es porque debes de valer mucho por lo que sabes ,o por lo que eres o por algún motivo que aun desconoces, encontremos el motivo y sabremos como luchar contra ellos.

Cogí las armas que me pidió de debajo de la tablilla del comedor sin dejar de estar alerta al menor movimientos, si había una serpiente no dudaba que pudiera haber otra y para mi era esencial que saliéramos cuanto antes de esa casa.
Esos tipos conocían bien a Zeniba, no estaba a salvo si seguía con sus viejos hábitos, era fácil predecir sus movimientos estudiados en la gran escuela de los asesinos sin sentimientos.

Cuando llegó rodeé su cintura y tiré de ella para salir al exterior, de nuevo montamos sobre el espectro poniendo rumbo a la mansión, dejaríamos allí lo que habíamos recogido y trazaríamos un plan a seguir, uno que no esperaran en absoluto.
-Tenemos que hablar -le dije, era la primera vez que me ponía serio.



my life:
avatar
Leonidas Kana
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 113
Puntos : 127
Reputación : 28
Fecha de inscripción : 12/08/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hunting Night {Privado}

Mensaje por Zeniba el Dom Ago 27, 2017 11:09 am

No hace falta saber mucho para darme cuenta de que han estado allí, de que han entrado y es posible que incluso sigan en la casa, pero nos damos cuenta de que no es así y que la casa está vacía. Algo que me extraña y que me escama porque no son de los que entran y no hacen nada, cierto que son meticulosos y que no dejan rastro pero es una sensación que tengo y no termino de convencerme. No es hasta que estoy recogiendo la ropa que oigo ese siseo que reconozco, apenas un par de segundos es lo que diferencia la vida de la muerte y consigo apartarnos al empujar al cachorro, caer al suelo del pasillo y lanzar el tridente que da muerte a la serpiente. Su símbolo, claro ejemplo que han dejado para que sepa que han estado y que saben dónde vivo, que sepa que vienen a por mí y que ese pensamiento me aceche. Me levanto y lo miro no sin antes mandarle a que recoja las armas escondidas que hay en el salón y yo cojo la ropa, haber vuelto habría sido un error y ahora sé que el cachorro tenía razón, que lo mejor fue quedarse en su casa y no volver. Vuelvo junto a él y veo que ya ha recogido todo, va a decirme algo pero lo corto porque seguro que piensa que lo quiero alejar, y aunque no se equivoca, mi discurso va algo más alejado de lo que él cree.

Quiero que avise a su príncipe de lo que mete en su casa, del peligro que puede correr él y su loba aparte de la hechicera esa que lo quiere para gobernar toda Grecia. La mirada del cachorro me dice que hay algo más y no tarda en darme la explicación... y tiene razón. Se toman muchas molestias por matarme para ser solo una asesina o una cazadora y solo se me ocurre que si vienen a por mí, si los han mandado a ellos es porque ciertamente debo de saber algo, debo de haber matado a alguien que no recuerdo para que me den esta caza. Sé que los que gobiernan en la sombra son gente importante, eso es algo que todo el mundo conoce, peros sus identidades están ocultas, se esconden y no dan la cara porque son ellos quienes financian dichos asesinos, así que no se van a dejar ver tan fácilmente y yo no encuentro una razón clara ni lógica para que me den la caza que me están dando. No lo entiendo y lo miro de forma fija al tiempo que dice esas palabras, pero no puedo decirle nada porque no tengo la respuesta, no tengo la razón pero pienso averiguarla, pienso saber por qué vienen tras de mí y qué es lo que quieren.


-No te puedo dar una respuesta, cachorro, porque no la tengo. He matado a mucha gente y quizás haya sido alguien más importante de lo que me han dicho, pero no puedo decir más –él está dispuesto a llegar al fondo de todo y ayudarme, tiene una cruzad personal pero también se implica en esta aun cuando no debería... pero lo hace. Su apuesta sigue siendo firme aunque yo no quiera que se meta en este problema se ha metido él solo de lleno, dice que no va a dejar que separe nuestros caminos y me encuentro en cierta forma con que no quiero que lo haga, su apoyo es algo nuevo en mi vida pero me gusta, da más confianza, da más seguridad. Cuando tenemos todo salimos de la casa y nos montamos en su corcel rumbo a la mansión, en esa casa que dejo atrás nada queda porque me he llevado todo lo que me he traído desde Persia, todo lo “importante” ya lo he cogido. Dice que tenemos que hablar y su voz suena seria, por primera vez en todo ese tiempo deja a un lado las bromas, los chistes y se pone serio porque su tono de voz no deja duda en ello, mis brazos rodean su cintura pero no digo nada, espero a llegar a la mansión y bajo cuando llegamos a las caballerizas no sin antes coger los maletines donde tengo la ropa y las armas. Espero a que deje el caballo y lo miro de forma fija, sé que tiene algo que decir pero me veo con que no sé qué es lo que va a decirme- has dicho que teníamos que hablar, supongo que también vas a informarle a Agarwaen sobre lo que me acontece y lo veo bien, de hecho debería de saber qué es lo que pasa –ya tienen bastante con lo suyo pero parece que ahora ambos luchamos contra dos frentes diferentes- creo que es la primera vez que te veo tan serio –apunto sin apartar mis ojos de los suyos y, si se ha puesto así, quiere decir que es algo importante lo que está a punto de decirme y aunque intento averiguar qué es no doy con la respuesta- ¿De qué quieres hablar, Leonidas? Creo que te he contado todo lo que yo sé, a grandes rasgos, pero lo he hecho.



My Life for you life:

Me he convertido en la muerte, en la destructora de mundos:


avatar
Zeniba
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 105
Puntos : 95
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 21/01/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hunting Night {Privado}

Mensaje por Leonidas Kana el Dom Ago 27, 2017 4:49 pm

Podía ver reflejado en la mirada de Zeniba el desconcierto, la prueba fehaciente fue que en cuanto nos apeamos su primera pregunta fue sobre aquello que me guardaba en ese momento para hablarlo mas tarde, cuando estuviéramos descansados.

Ciertamente intuía que mi propuesta no le iba a gustar, pero yo no era de los que pedían permiso, así que fuere como fuere iba a llevar a cabo mi plan.



Ladeé la sonrisa para calmarla y lancé mi brazo por encima de sus hombros atrayendo su cuello con el para pegar nuestros labios.

-Mejor lo hablamos después, cenando, con una copa en la mano -le dije acariciando su boca muy despacio.



Zeniba estaba nerviosa, por primera vez la veía así, creo que no era porque estuviera e peligro, ambos estábamos acostumbrados a ver de frente a la parca y jugar con ella a las damas, creo que lo que no sabia era como manejar una conversación seria conmigo, pues hasta este instante no lo habíamos tenido.



Llegamos a mi habitación, aunque el ambiente por mi parte era discernido y de nuevo le gastaba bromas metiendole mano por todos los sitios ella parecía aun enfrascada en eso que no decía y que la tenia preocupada.

Dejé escapar el aire mirando sus dos océanos que ahora se apagaban.

-Esta bien, prepara la tina, bajo y cojo una botella de vino, dos copas y subo. Pongámonos cómodos y hablemos.



Dicho y echo, al subir dando zancadas todo estaba preparado, incluso había puesto velas para iluminar el baño.

-No voy a terminar con lo que sea que tenemos Zeniba, si eso es lo que piensas que tengo en mente te equivocas, te dije que había apostado a rojo y sigo haciedolo.



Desnudé a la cazadora muy despacio, las lazadas del corseé y con un suave movimiento bajé los tirantes de su vestido que calló al suelo.

Ella hizo lo propio con mi ropa y desnudos nos metimos en las cristalinas y cálidas aguas.

Apoyó su cabeza en mi pecho, como una niña dibujo nerviosa letras sobre mi piel algo que me hizo sonreír no solo por las cosquillas.



Serví sendas copas, notaba su impaciencia mientras se la entregaba.

-Voy a infiltrarme en la orden de asesinos.

Asi, sin anestesia lo solté sin mas, porque dicho dándole vueltas el resultado iba a ser el mismo, una negativa sin sentido pues como antes había dicho, no estaba pidiéndole permiso.

-Jugamos sin poseer toda la información ya sabes que esos tipos no hablan, antes la muerte, no hay manera de saber porque te quieren, asi que voy a ser un topo, el mejor de todos ellos y desde dentro descubriré porque te buscan y porque te quieren muerta.

Sabes que tengo razón Zeniba, sabes que es la forma mas rápida de descubrir las cosas, mis capacidades me permitirán entrar, solo tengo que encontrar el modo de que me alisten y deduzco que si me cargo a uno de ellos en un “fortuito accidente” pronto pondrán los ojos en ese que es capaz de derrotar a los suyos ¿cuanto crees que tardaran en reclutarme?

¡Vamos red, sabes que es lo mejor!



my life:
avatar
Leonidas Kana
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 113
Puntos : 127
Reputación : 28
Fecha de inscripción : 12/08/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hunting Night {Privado}

Mensaje por Zeniba el Vie Sep 01, 2017 4:23 am

Es la primera vez que me topo con esa mirada seria y con esas palabras que denotan que algo ocurre, que algo pasa. Me dice que vamos a hablar en llegar y yo me encuentro todo el camino que no dejo de preguntarme qué es lo que tiene que decir, qué es lo que va a contarme. Ponemos rumbo a la mansión y subimos directos hacia su habitación, dejo los maletines con la ropa y las armas y lo miro porque no sé qué esperar en esos momentos. Creo que tiene que decirle a su príncipe lo que ocurre y el peligro que conlleva meterme en su casa, pero no es algo que yo pueda hacer por él y espero que en algún momento los dos hablen a solas. Sus ojos azules me miran de forma fija y su mano se desliza por mi mejilla, creo que entiende que no soy capaz de aguantar mucho más con el misterio y el suspense, no hemos tenido una conversación seria entre los dos y mi mente va a mil por hora para intentar dar con una salida. Dice que mejor hablarlo después de una cena y una copa y yo enarco una ceja sin creer que pueda decir eso cuando sabe que estoy algo nerviosa, sin embargo él no deja de hacer bromas y de gastarlas, sus manos recorren mi cuerpo y me desconcierta más sobre lo que me tiene que decir o sobre lo que tenemos que hablar.

Lo miro de forma fija como dándole a entender que quiero que me diga qué pasa y me pide que prepare el baño ya que él va a por una botella y unas copas, que al subir me hablaríamos y se marcha de la habitación dejándome allí. Me acerco al baño y lleno la tina con agua templada, veo algunas velas en el lugar y las enciendo mientras espero a que suba y me diga de una vez qué es lo que pasa ya que no puedo con el misterio que encierra. Nada más entrar asegura que no va a terminar con lo que sea que tenemos, que sigue apostando al rojo, por mí, y que no es eso de lo que quiere hablarme ¿entonces, de qué? Es una de las cosas que se me han ocurrido pero si él dice que no entonces ya no sé mucho más en lo que puede ser. Sus manos suben por mi cuerpo y van directos a deshacer los lazos que abrochan por la espalda el corsé, siento que lo afloja cada vez más hasta que finalmente queda libre y solo le vasta de un ligero toque para hacer que caiga al suelo, mis manos también suben a su pecho y le desabrocho los botones de la camisa que lleva, cuelo mis manos por sus hombros y deslizo la prenda hacia abajo. Nos desnudamos de forma lenta y al final acabamos metiéndonos en la tina con las velas que iluminan el lugar, el agua templada que relaja nuestros cuerpos.

Apoyo mi cabeza en su pecho y cierro los ojos, entre sus brazos me he dado cuenta de que me siento segura y es una sensación que rara vez he sentido o tenido en mi vida, no he tenido nunca a nadie que cuide o vele por mí, que el cachorro apueste a todo por mí es algo que nadie ha hecho... y lejos de asustarme encuentro con que la sensación me gusta. Es como si me diera fuerzas, es como si pensara que ese hecho me hace algo más fuerte, como si pueda con todo lo que se me pase delante. Sus dedos se deslizan por mi espalda de forma lenta y al final acabo por incorporarme y mirarlo, quiero que me diga de una vez qué es lo que pasa, nunca he sido buena con la paciencia y siento que esta me devora por dentro.


-Leonidas... dime lo que tengas que decirme de una vez –mis ojos lo miran de forma fija y él sirve dos copas, me entrega una de ellas y es cuando de golpe suelta esas palabras que me congelan y que me dejan un poco paralizada. “Voy a infiltrarme en la orden de asesinos” desde luego no era algo que hubiera pensado que puede haber pensado y no era una opción, mis ojos lo buscan sorprendida por sus palabras y niego con la cabeza por lo que dice, no sabe dónde se va a meter y en lo único que pienso es en quitarle la idea de la cabeza- No puedes hablar en serio –pero sé que está hablando en serio, que no es ninguna broma y su mirada y su gesto lo dice todo- ¿en qué estás pensado? No es una organización cualquiera, no es tan fácil entrar, sino ¿crees que no los habrían derrocado ya? –Pregunto y dejo la copa a un lado, quiero convencerle de que desista de esa idea loca y suicida, si se infiltra lo van a matar. Escucho sus palabras pero niego con la cabeza, él está convencido de que es lo mejor, de que así puede averiguar por qué me quieren muerta pero si es a costa de su vida no lo quiero- ¡no es lo mejor! –Digo con el ceño fruncido- ¿crees que son tontos, crees que no saben ya que estás conmigo, dónde puedo estar ahora mismo? No es fácil entrar Leonidas, no dejan ningún cabo suelto y quizás si dejan que entres será para darme más caza y obligarme a entregarme, harán un trueque que será mi vida por la tuya y aunque me entregue los dos moriremos –me pongo bien sobre él para tener su rostro a la misma altura y llevo allí mis manos- dices que has apostado todo por mí, lo acepto, pero esto es un suicidio Leonidas... si yo apuesto todo al azul, ¿crees que voy a dejar que el azul vaya a una misión suicida? Claro que no, no pienso dejar que vayas ni que cometas esa estupidez, una cosa es apostar por mí y otra es de lleno meterte en la boca del lobo cuando tiene sus fauces medio cerradas y los colmillos te rozan. No Leonidas, no –niego con la cabeza- quítate esa idea de la cabeza, hallaremos la forma de obtener información pero por favor... por favor, no lo hagas –no suelo pedir las cosas por favor, no suelo pedir nada pero... esto es demasiado y siento que no voy a poder con ello, mis labios rozan los suyos en un intento de que desista de esa idea, de que no cometa esa locura.



My Life for you life:

Me he convertido en la muerte, en la destructora de mundos:


avatar
Zeniba
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 105
Puntos : 95
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 21/01/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hunting Night {Privado}

Mensaje por Leonidas Kana el Lun Sep 04, 2017 5:52 am

Se sentó sobre mi, sus azules como el mismo océano, ahora plagados de preocupación, suplicantes se hundían en los míos, quería hacerme cambiar de opinión, que viera otra posibilidad que no implicara lo que para ella era un suicidio y para mi la única opción.
Infiltrarme era el único modo de descubrir porque la perseguían, sin información teníamos una seria desventaja.

Su planteamiento era razonable, nada que yo no hubiera pensado antes, la atraje de la nuca para deshacerme en sus besos, paladearlos, mientras nuestras lenguas dentro y fuera de nuestras bocas danzaban sin tregua.
Se separó para volver a insistir, hacerme desistir de mi plan, según ella apostaba a azul y no quería verme muerto.
-Tengo claro que los asesinos saben que estoy contigo, es mas se que me habrán investigado, sabrán de donde vengo, sabrán de mi muchas cosas, entre ellas mi temperamento impulsivo, que soy un cazador letal y sobre todo que llevando desde niño con un arma en la mano sigo vivo, algo que creo dice mucha a mi favor ¿no crees?
Se que si me presento llamando a su puerta no me van a creer, me aceptaran y me usaran pero...y si a todo lo que te he dicho antes le sumamos un odio abismal hacia tu persona ¿que crees que pasaría?

Ladeé la sonrisa deslizando mis dedos por sus labios despacio.
-Te dije que había apostado todo a rojo y cuando dije todo es todo, así que red guarda silencio y escucha.
Hice una pausa sellando su queja con mis labios.
-Vamos a hacer la mejor interpretación de nuestras vidas .dije triunfal -vas a liarte con Agarwaen, ha de ser creíble así que ponle entusiasmo al asunto. Os pillaré y renegaré de mi príncipe, mi mejor amigo, ese que después de haber protegido durante toda la existencia me abandona por unas faldas.
Te odiaré a ti por tu traición y lo mas importante me quedaré solo en París ahora que mi hermano a desaparecido, la rabia me invadiré y me iré a beber solo a una taberna.
Ebrio estoy seguro que alguien de su organización me encontrará y ...bueno ¿no hay nada mejor que un hombre al que no le queda nada para convertirlo en un asesino ¿no crees?

Se que no le gustaba mi plan, se que no quería ponerme en peligro...pero ¿había opciones? Ella habían atado a muchos, buscar el por que era buscar una aguja en un pajar y no teníamos tiempo para eso.



my life:
avatar
Leonidas Kana
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 113
Puntos : 127
Reputación : 28
Fecha de inscripción : 12/08/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hunting Night {Privado}

Mensaje por Zeniba el Mar Sep 05, 2017 10:25 am

No me puedo creer lo que el cachorro quiere hacer y, en parte, tengo la sensación de que no sabe lo que dice. Infiltrarse es la peor idea que se le puede haber ocurrido y no quiero ni pensar por qué quiere hacerlo, sé que lo hace por mí y por averiguar por qué me quieren muerta, por qué ese empeño que tienen y quién ha puesto precio a mi cabeza. Sé que es la única opción por lo que lo hace y no quiero que lo haga, no sabe lo que habla, no sabe lo peligrosa que es la organización esa y tengo que buscar la forma de que desista. No voy a poner su vida más en juego de lo que ya la he puesto, él ha querido apostar todo por mí y no voy a poner pegas por ello, pero otra cosa muy diferente es ver las fauces del lobo y lanzarse en un acto suicida a que sus colmillos se ciernan sobre la carne... niego con la cabeza porque no quiero que lo haga, es más, no lo va a hacer porque no se lo pienso permitir. Sé que lo van a utilizar en mi contra, que van a hacer todo lo posible para que yo salga y me entregue con la condición de que no le hagan daño para luego acabar con mi vida y con la suya, no sabe que con ese pensamiento nos va a condenar a los dos y me niego a ese hecho. Le pido que no lo haga y yo no soy de pedir por favor las cosas, nunca lo he hecho pero es la única forma que se me ocurre de sacarlo de esa estúpida idea que va a acabar con su vida, pero parece empeñado en que va a hacerlo.

Sus labios buscan los míos y me calla con un beso, su lengua se enreda con la mía y su mano me acerca a él por la nuca para que no proteste por lo que va a hacer, pero esto no va a aplacar mis palabras y mi intento de que ni por asomo vaya a infiltrarse, no he apostado por él y dejado que rompa poco a poco mi burbuja para que ahora se entregue a esa organización, la idea es de locos y me dan ganas de golpearlo hasta que se le pase la maldita idea de la cabeza. Me separo y lo miro con el ceño fruncido, su idea no me gusta para nada y él confirma lo que ya sé: que también ha pensado en que ellos saben quién es y que además está conmigo, ellos no dejan ningún cabo suelto. Pero lo que si no entiendo es cuando me dice sobre el odio, ¿odio... qué quiere decir con eso? Voy a hablar de nuevo cuando siento que uno de sus dedos se pone sobre mis labios para mantenerme callada, mi mirada está fija en él y espero para que hable y me diga qué es lo de la parte del odio porque me he perdido un poco. No puedo evitar que mis ojos se agranden de la sorpresa y mis labios se entreabran un poco al escuchar sus palabras y niego con la cabeza incrédula. ¿Liarme con Agarwaen? El cachorro está loco si piensa que siquiera lo voy a hacer y menos para que se logre infiltrar, niego con la cabeza cerrada en mi idea.


-No pienso hacerlo y, de saber tú príncipe la idea que tienes tampoco va a dejar que lo hagas –frunzo el ceño aunque no sé realmente cómo es él pero... no puede estar de acuerdo en esa idea. Su idea es francamente suicida, un completo suicido del que no quiero formar parte y ya pienso en la forma de sacarlo de la ecuación pero algo me dice que no va a ser fácil porque él ha tomado su decisión y está completamente convencido de llevarla a cabo- no puedes hablar en serio Leonidas, no puedes decirme que me líe con tu príncipe para montar un número como ese y que ellos crean que te has alejado de nosotros, que reniegas de todo y que estás en rabia y despechado con el mundo –lo miro de forma fija con algo de cabreo en mi interior, no sé cómo decirle que esa organización no deja cabos sueltos y es muy peligrosa como para entrar en sus filas, no me fio para nada, si no fueran ellos no tengo problema alguno en que se infiltre, yo misma me he infiltrado muchas veces y no ha pasado nada pero... estamos hablando de una de las organizaciones más peligrosas del mundo- no voy a arriesgarte de esa forma, encontraremos la manera de saber qué es lo que pasa pero por favor no sigas adelante con la idea, no me fio de ellos y aunque sé que eres capaz no me termina de convencer esa misión suicida –mis dedos suben por su pecho- tiene que haber otra forma Leonidas, otra que no te implique a ti entre sus filas, además que no quiero liarme con tú príncipe –mis dedos recorren ahora su nuca y no aparto mis ojos de los suyos- no es a él a quien mi cuerpo desea –y aunque es cierto que no me va a costar hacer esa parte, que no es por la que tengo el mayor problema, tampoco quiero hacerlo- estoy segura de que si le dices el mismo disparate que me acabas de decir a mí te va a decir que no –o eso quiero pensar, que él también diga que no para frenarle de esa locura- no quiero seguir escuchando más planes suicidas, basta por hoy, ya he tenido suficiente –mi rostro se inclina al suyo para dejar mis labios cerca de los suyos- así que cállate, bésame y hazme tuya de una maldita vez –digo moviendo mis caderas sobre su miembro en un intento en que deje de pensar en esa misión suicida que, por todos los medios, voy a evitar que haga.



My Life for you life:

Me he convertido en la muerte, en la destructora de mundos:


avatar
Zeniba
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 105
Puntos : 95
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 21/01/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hunting Night {Privado}

Mensaje por Leonidas Kana el Miér Sep 06, 2017 12:51 pm

Ladeé la sonrisa no por su insistencia en que abandonara esa idea según ella estúpida suicida, si no mas bien porque me pidió sin complejos que la tomara y la besara.
-Como plan disuasorio he de admitir que es una gran táctica cazadora, ahora mismo solo puedo pensar en tu épico cuerpo desnudo -confesé atravesando con mi lengua su boca con hambruna.

Gruñí alzando sus caderas para subirla sobre mi verga completamente dura, su boca repasó el contorno de mi mandíbula, jadeé sin pausa ante la sensación de sus dientes perfilando mi piel, deslizándose por mi cuello y dejando un lascivo mordisco en mi nuez.
Exhalé el aire al sentir como sonreía con picardia, arrastrando las palabras preguntándome si eso era suficiente para que desistiera en mi locura.
-ni de lejos -confesé antes de sentir le vaivén de sus caderas sobre mi glande -aunque confieso que tus bailes de los siete velos logran arrastrarme al infierno.

Eché la cabeza hacia atrás apoyando la nuca en el borde de la tina, sintiendo como su cintura empezaba a serpentear arrastrando esas caderas casi felinas.
-Joder -solté con la voz ronca.
Mi hombría palpitaba en su abertura, mojando mi glande con el liquido pre-seminal, la vi reírse al ver la oscuridad en mi turbia mirada.
El efecto que en mi provocaba esa mujer era algo que a nadie podía pasarsele por alto, ni siquiera a ella.

Sus pechos se movían, erguidos, ofrecidos y expuestos, pezones duros que acaricié con mis dedos, entreabiertos no perdiendo detalle de sus felinos movimientos.
Cuando sentía que iba a metersela, solo la humedecía mas, pero sin dejarme por completo entrar.
-Joder nena, si sigues así me voy a correr con dos sacudidas, me pones muchísimo.
Ella reía haciendo un alto para tomar su copa y darle un lento trago sin apartar sus océanos de mis mares.
-Dame -pedí.

Su rostro maliciosos lo decía todo, con el dedo me llamó para que me acercara a su boca, mi torso se alzo y bebí directamente de ella, como un manantial que dejaba a través de sus labios resbalar el alcohol.
No quedó ni de lejos ahí aquel instante, el alcohol resbalaba por su cuello, se colocó la botella y dejó que escurriera por sus pechos, mi boca bajó siguiendo el sedero, la cascada de alcohol que resbalaba por sus pezones muriendo en mi boca que tragaba mientras succionaba sus pezones, los mordia y los torturaba.
Llevé mis dedos a su coño caliente, metí dos de ellos y empecé a sacudirlos al ritmo en el que ella bailaba de forma ardiente.
-Mas -pedí empapado de alcohol
Queria mas de su cuerpo, emborracharme contra su piel y follar con ella hasta el amanecer.

Tiré de sus caderas y la lacé hundiendo ligeramente mi boca para dejarla en su sexo, mi lengua recorrió su trinchera paladeando le sinuoso sabor de su feminidad.
-Estas muy mojada.
Ella se reía pues el alcohol seguía resbalando esta vez por su vientre acabado entre mis labios, joder me estaba poniendo muchísimo.



my life:
avatar
Leonidas Kana
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 113
Puntos : 127
Reputación : 28
Fecha de inscripción : 12/08/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hunting Night {Privado}

Mensaje por Zeniba el Sáb Sep 09, 2017 12:36 pm

No quiero que el cachorro haga esa misión suicida y mi plan, por llamarlo de alguna forma, es que se olvide de dicha misión y de dicho disparate en el que quiero creer que su príncipe se va a oponer cuando le cuente lo que quiere hacer, por ahora lo quiero distraer y por eso le pido que se calle, que me bese y que me haga suya, sé que no se va a oponer a algo como eso cuando noto lo excitado que está y sonrío de lado al escuchar sus palabras. Su boca busca la mía y nos fundimos en un beso en donde nuestras lenguas se buscan, sus manos cogen mis caderas y me alza ligeramente para rozar su miembro con mi sexo, con mis labios recorro su mandíbula, su cuello con mis dientes también y termino por morder su nuez para preguntarle si es suficiente motivación para que desiste, pero me dice que ni de lejos aunque dice que mis bailes logran arrastrarlo al infierno. Mis caderas se mueven de forma que mi sexo se desliza por su miembro y crea una fricción, echa su cabeza hacia atrás y jadea a lo que yo sonrío, noto su miembro duro que busca adentrarse en mi cuerpo pero yo sigo con ese roce y con ese juego un poco más, sus ojos están oscuros y río ligeramente por ello cuando se posan en los míos. Lo tengo justo donde quiero y solo deseo que se olvide de esa ridícula y suicida idea, quiero llevarle al límite para hacer que desista, y pretendo conseguirlo.

Sus manos no se quedan quietas y van a mi pecho, los recorre con sus dedos sin dejar de mirar como mueve mi cadera sobre su miembro, juego con él y le hago creer que voy a meterme su miembro, pero solo dejo que entre un poco la punta y me separo otra vez, quiero que no piense nada más que en ese momento y en mi cuerpo, borrar de su mente cualquier otra opción y parece que lo consigo por la forma en que me mira, por la forma en que me recrimina que de seguir así no va a aguantar luego, algo que hace que me ría. Cojo la copa para dar un trago y me pide que le de, sonrío y le pido con el dedo que se acerque para darle de beber directamente de mis labios. Sus labios en los míos bebían lo que yo dejo o quiero que beba, pero es imposible que algunas gotas caigan por mi comisura y bajen de forma que creen un camino que él no tarda en recorrer con sus labios así que tiré un poco más de vino para que resbale por mi cuerpo, su boca se queda en mis pechos y bebe del licor al tiempo que succiona mis pezones, los muerde y los tortura y yo suelto un jadeo por ello. Gimo con fuerza cuando no espero que dos de sus dedos van a mi sexo y los hunde, arqueo mi espalda y muevo mi cadera en respuesta, se mueve al mismo ritmo que marco con mis caderas y muerdo mi labio con fuerza. Estoy completamente empapada y sus dedos solo crean más placer, me dan más ganas de mucho más.


-Cachorro –gimo contra sus labios ahora que hago una pausa pero él me pide más y sin esperarlo levanta mis caderas y hace que me ponga en pie para llevar su boca a mi sexo, su lengua lo recorre y un gemido más profundo escapa de mis labios. Dice que estoy mojada y no puedo rebatirle, lo estoy y es algo que yo también sé. Dejo que de nuevo el vino caiga por mi cuerpo pero esta vez hasta llegar a mi sexo donde él bebe sin apartar su boca de esa zona, no me da ninguna tregua en ese momento y dejo la botella a un lado, mis dedos van a su pelo los enredó allí para cogerlo con fuerza, cierro mis ojos ante el placer que su lengua me provoca en mi sexo. Muerde mi clítoris, lo succiona y su lengua se adentra en mi interior provocándome, no dejo que se mueva de ese lugar y mis caderas van contra su boca mientras siento el placer que recorre todo mi cuerpo. Me vuelve loca con su toque y él no deja de estimularme y de darme placer, su mano va hacia una de mis nalgas y deja un azote que me hace lanzar un gruñido como respuesta pero que me gusta, aprieta mi nalga entre sus manos y cuando siento que mis piernas fallan, cuando noto que de seguir así va a llevarme a la locura es cuando aparto de un tirón su boca de mi sexo, lo miro y me fijo en que se lame los labios con una mirada lujuriosa y lasciva y yo solo quiero sentirlo dentro. Me agacho de nuevo y lo primero que hago sin soltar su pelo es lamer sus labios y besarlo, mis caderas se mueven y rozo su miembro hasta que una de mis manos lo coge entre mis dedos, doy un par de sacudidas con mi mano que le hacen arrancar un gemido y bajo mis caderas para notar como entra por completo hasta quedar sentada sobre él. Gimo contra sus labios y abro mis ojos para mirarlo, muerdo su labio inferior y comienzo a moverme sobre él, sé lo que le gusta que baile así que hago movimientos lentos con mi cadera circulares, diferentes, cambio el ritmo como quiero y lo desespero porque sé lo que quiere y de momento no se lo doy. Cojo sus manos y la subo por mi cuerpo para dejarlas en mis pechos y yo muevo de nuevo mis caderas, me gusta ver el brillo que tienen sus ojos en ese momento y sobre todo me gusta verlo de esa forma, jadeando y pidiéndome por más con tan solo una mirada. Mis labios recorren su cuello y dejo mordiscos en su piel, sé que pronto va a marcar él el ritmo que quiera y subo a sus labios de nuevo, lo miro a los ojos sin dejar de moverme sobre él, los dos jadeamos por el placer que sentimos y sus manos recorren mi cuerpo pero se quedan en mi cintura para ayudarme y sonrío, sé que pronto va a manejarme como quiera y no pienso oponerme a lo que quiera hacerme.



My Life for you life:

Me he convertido en la muerte, en la destructora de mundos:


avatar
Zeniba
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 105
Puntos : 95
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 21/01/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hunting Night {Privado}

Mensaje por Leonidas Kana el Dom Sep 10, 2017 12:18 pm

Tira de mi pelo alzando mi rostro, vaivén de miradas, la lujuria servida cálida sobre nuestros labios.
Alcohol, sabor a sexo y nuestras lenguas que se enzarzan en un enraizado duelo. Bailan dentro y fuera de nuestras bocas acompasadas al vaho que emiten nuestras respiraciones entrecortadas.
Sus caderas se convierten en un arma arrojadiza hacia atrás y hacia delante incitan a mi espada a ser envainada, sonrió contra su boca al sentir el mordisco de la desesperación, gruñó completamente fuera de mi y sus ojos centellean al ver como me encuentro ahora mismo.

Me relamo en ese ínfimo instante en que sus dedos toman mis rostro para mirarme, para volver a colisionar con mi boca con la desesperación de un loco y la contundencia de un autómata.
Sacude mi miembro un par de veces haciéndome gemir y se la mete de golpe bajando por completo.
Mis manso se apoderan de su cuerpo, no hay resquicio de piel que no baile entre mis dedos.
Sus pechos erguidos ofrecidos son mi reclamo y mi boca ávida de ella los lame con desesperación, su pezón duro roza mis labios, lo calcino con mi aliento mientras ella se mueve sacudiéndome de placer dentro.

El ritmo es desenfrenado, el agua es empujada por nuestros cuerpos desbordándose con violencia, en ese instante somos dos cazadores con la necesidad de dos bestias.
La giró de golpe, su vientre impacta con el filo del a bañera, gruñe por el empujón, ríe al sentirme tan excitado pegándome de nuevo a ella.
Mi hombría se pasea por el centro de sus nalgas, mi pecho se pega a su espalda mientras mi aliento impulsa su pelo con cada gruñido que escapa de mi garganta.

Embisto por detrás con una violencia inusitada, su bajo vientre golpea con la pared de la tina, cada empalamiento es un golpe, gruñimos al unisono, beso que se hace largo, eterno y húmedo pues por encima de su hombro me busca necesitada de aplacar mis roncos gemidos.
Mi mano busca la entrada de su vagina, dos de mis dedos se adentran en las profundidades mientras no dejo de moverme rudamente a sus espaldas.
Mi palma masturba con roces su engrosado botón, siento como tiembla, como sus piernas ya no la sujetan ,eso me excita mas que cualquier cosa, sus pechos caen por la tina moviéndose contra la fría pared.

Explotó en su interior, mi simiente se esparce con fuerza, empujo dejando mas dentro mis últimos coletazos, sus paredes convulsionan contra mis dedos, la sujeto con mi otro brazo mientras ambos caemos en la tina exhaustos.
-Ouhhhhhgggg -susurro con la voz ronca, con el aire errático de mis labios golpeando su cuello.
Cierro los ojos, no pienso en nada mas que en ella en este momento.
-¿estas bien? -preguntó sin soltarla besando despacio su cuello al sentir su cuerpo ceder del todo contra el mío.
-Me gustas mas de lo que deberías -confieso.

Nos quedamos en silencio, abrazados entre las cálidas aguas, es obvio que nos enfrentamos a una situación demasiado complicada y cuando nada tienes que perder no existe el miedo pero ahora mismo, empiezo a sentir demasiado y eso por primera vez me asusta.
No voy a cesar en mi empeño de ayudarla y sigo pensando que mi plan es el adecuado, Agarwaen esta bajo y en cuanto pueda voy a comentárselo.



my life:
avatar
Leonidas Kana
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 113
Puntos : 127
Reputación : 28
Fecha de inscripción : 12/08/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hunting Night {Privado}

Mensaje por Zeniba el Mar Sep 12, 2017 9:45 am

Soy yo la que lleva el ritmo en esos momentos, mis dedos están en su pelo y nuestros labios se besan y yo no dejo de moverme, sus manos recorren mi cuerpo y ayuda a mis caderas para moverme sobre él, nuestros alientos se mezclan en el beso y jadeamos contra el otro. Su boca baja y ahora sus manos están en mis pechos, los alza para llevar allí su boca que no tarda en recorrer con su lengua, me muerdo el labio y veo como succiona mi pezón, sus dientes lo apresan y aprieta de forma leve de una forma que me hace jadear, acaba succionando mi pecho y luego pasa al otro para hacer exactamente lo mismo. El placer nos ciega y yo no dejo de moverme sobre él, por los movimientos el agua se desborda de la tina pero a ninguno nos importa, solo nos importa ese momento que estamos teniendo, el placer que sacude nuestros cuerpos. Echo mi cabeza hacia atrás y llevo mis manos a cada lado de la tina como punto de apoyo para moverme mejor, sus manos vuelven a recorrer mi cuerpo y van otra vez a mi cadera, sé que pronto va a marcar él un ritmo y que se va a apoderar de mí cuerpo pero no me importa, quiero todo lo que tenga para darme. Mi mano ahora baja por su pecho y araño su piel en mi descenso hasta llegar justo a la base de su miembro y apretar mis dedos un poco sin dejar de moverme sobre él, lo oigo gemir y sonrío al tenerlo de esa forma, me gusta verlo así al mismo tiempo que me excita.

Como ya sabía no tarda mucho en tomar el control del momento, me eleva con sus manos en mis caderas, me gira y me pega contra el borde de la tina, mi vientre roza el frío borde de la misma y suelto una risa corta por la impaciencia que muestra, por lo excitado que está. Separo mis piernas todo lo que la tina me lo permite y aparto mi pelo a un lado para que no me moleste, no tarda en acercarse a mi cuerpo y pega su pecho a mi espalda, siento su aliento en mi nuca y en mi cuello y de esa forma oigo los gruñidos que salen de sus labios, muerdo los míos al mismo tiempo que noto como su miembro se hace hueco entre mis nalgas, se restriega por esa zona de forma lenta y sé lo que va a hacer. No intento pararlo ni quiero hacerlo tampoco, me dejo llevar por lo que él quiera hacerme y es entonces cuando un gemido escapa con fuerza de mis labios, siento como se adentra en mi interior de esa forma salvaje y mis manos cogen con fuerza el borde de la tina para aferrarme a algo por los poderosos y salvajes embistes que me da el cachorro. Ahora parece todo un león cuando se mueve de esa forma y cierro los ojos mientras me acostumbro a tenerlo dentro, duele un poco pero el placer es mayor y lo aplaca conforme pasan los segundos. Con cada embestida mi vientre choca contra el borde de la tina y un gemido sale de mis labios, muevo mis caderas contra él y giro mi rostro para buscar sus labios en ese momento.

Nos besamos en mitad del frenesí que tenemos y mi mano va a su pelo, enredo mis dedos y lo sujeto contra mí con fuerza, sus labios acallan mis gemidos y se embebe de ellos. Una de sus manos me aferra de la cadera con fuerza para tenerme sujeta y la otra hace un recorrido hasta mi sexo, siseo cuando noto sus dedos que acarician mi sexo húmedo y gimo otra vez cuando sus dedos se cuelan en mi interior, ahora siento que me llena por completo y gimo con fuerza. Muerdo su labio incapaz de contener los gemidos que salen de mi boca ante la sensación que me recorre, me embiste con fuerza desde atrás y sus dedos se mueven de igual forma en mi sexo de forma que me llevan a un placer que no he sentido nunca, que no he experimentado jamás. Mi cuerpo se sacude y no solamente por los embistes rudos del cazador, sino por el placer que me recorre, siento que el orgasmo se acerca y mis piernas tiemblan incapaces de sostenerme en esa tina donde hemos salpicado mucha agua. Mis pechos rebotan fuera de la misma y su brazo rodea mi cadera como puede ver que no me sostengo, mi mano no suelta su pelo y con la otra me agarro al borde ya casi rozando el orgasmo. Su palma fricciona el clítoris y me sacudo con fuerza, tiemblo por completo y siento como si mi cuerpo fuera a estallar en miles de pedazos de seguir así, jamás he sentido nada igual o parecido.


-Leonidas –gimo su nombre como puedo entre respiración y respiración y finalmente alcanzo el orgasmo, gimo con fuerza y mi cuerpo se tensa por el placer, él da unos últimos embistes y termina por llegar también en mi interior, noto que lo hace y como mi interior aprisiona su miembro y sus dedos entre palpitaciones furiosas por el orgasmo, mi cuerpo cede incapaz de sostenerme y cae sobre el suyo que me acoge, siento sus labios en mi cuello y yo sigo con los ojos cerrados incapaz de moverme. Me pregunta si estoy bien y deja besos en mi cuello, se encarga de sujetar mi cuerpo contra el suyo y asiento con la cabeza, aún tengo la respiración entrecortada y el corazón me bombea con rapidez. Confiesa que le gusto más de lo que debería y lanzo un suspiro, acabo contra su cuerpo y él de nuevo me acuna contra su pecho abrazados en lo que queda de agua, mi rostro sube a su cuello y dejo un par de besos ahora más calmada, subo a su rostro y lo beso de forma lenta tras la tormenta que hemos desatado, mi mano recorre su rostro y lo miro de forma fija- tú también me gustas, por eso mismo no voy a dejar que cometas esta locura... me niego –dejo mi cabeza en su pecho y suspiro, solo rezo porque Agarwaen se niegue a esa locura de plan, es mi esperanza para que desista de esa idea suicida, dejo un beso en su pecho y luego un pequeño mordisco- si piensas hablar con tú príncipe quiero estar presente –quiero pensar que, si estoy delante, le ayude a que diga que no.



My Life for you life:

Me he convertido en la muerte, en la destructora de mundos:


avatar
Zeniba
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 105
Puntos : 95
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 21/01/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hunting Night {Privado}

Mensaje por Leonidas Kana el Mar Sep 12, 2017 12:24 pm

Llegamos al salón donde la loba besaba despacio a Agarwaen como hacia escasos minutos habíamos hecho ambos en la tina.
Se acariciaban cómplices hasta que la loba al sentir nuestra presencia se incorporó mordiéndole el labio mientras este se relamía.
-Necesito que te enrolles con mi novia -pedí sin anestesia.

Un gruñido fue la respuesta de la loba que me lanzó con una rapidez dada por sus reflejos sobrenaturales un objeto contundente a la cabeza que casi me da de lleno y que agradecí haber esquivado francamente.
Agarwaen explotó en carcajadas mientras yo alzaba las manos en dirección a la loba para uqe me dejara explicarme.

Esta ya cogía un segundo objeto cuando mi príncipe rodeo su cintura incorporándose despacio y apoyando su barbilla en el hombro de esta le pidió mientras besaba su cuello que me dejara hablar.
No escatimé en detalles, la situación no era para reírse, creo que le ambiente se tensó ante la peligrosa situación que acontecía y de la que ahora todos eramos conscientes

Sabia que Agarwaen no iba a negarse, hace tiempo me pidio que si su maldición se extendía lo suficiente como para no ser él o si la bruja que lo asediaba ganaba la batalla sacara como fuera a Annabel y a su Vástago de allí.
Le di mi palabra, lo haría porque sabia que él las elegía por encima de todo, supuse que también entendería que en esta situación, necesitaba portegerla, apostar todo por la mujer que amaba.

Nada iba a conseguir quedándome quieto esperando que alguien me trajera información, mi unica opción era salir a buscarla y si para eso tenia que meterme en la boca del infierno lo haría sin problema alguno.
Agarwaen acepto, no podía ser de otro modo, los planes de la cazadora se iban al traste pues de seguro pensaba que mi príncipe se negaría en rotundo.

Ladeé la sonrisa mirándola mientras le daba un suave azote en el culo.
-Tampoco pongáis mucho empeño que si no la loba me arrancará la cabeza de los hombros -bromeé divertido buscando los labios de una silenciosa Zeniba que algo me decía aun no había dicho ni de lejos su ultima palabra en esto.
-Todo arreglado pues -dije mas feliz que una perdiz.



my life:
avatar
Leonidas Kana
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 113
Puntos : 127
Reputación : 28
Fecha de inscripción : 12/08/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hunting Night {Privado}

Mensaje por Zeniba el Sáb Sep 16, 2017 6:33 am

El baño ha terminado y nos disponemos a hablar con su príncipe ahora que nuestros cuerpos se han saciado del otro, solo espero que él se niegue para que el plan loco que tiene el cachorro no siga adelante porque de alguna forma sé lo que va a pasar, no son tontos, no es cualquier organización más y si entra en ella lo que va a conseguir es que nos maten a todos de una forma completamente diferente, de una forma como si casi se lo sirva él mismo en bandeja. Seco mi cuerpo con la toalla y siento la mirada del cachorro de nuevo sobre mí cuerpo mientras él hace lo mismo, en parte estoy algo enfadada con él aunque hace unos minutos no lo demostrase, así que no busco su mirada esa vez para dejarle claro que no me gusta la idea y salgo ya seca y desnuda a la habitación para ponerme la ropa que he traído de mi casa, nos vestimos en silencio y una vez estamos listos lo sigo escaleras abajo para llegar al salón donde se encuentran ambos. Como cazadora que soy me cuesta hacerme a la idea todavía de que un cazador esté con una loba, los miro tumbados en el sofá con ella sobre él, sus labios se besan despacio y ella al notarnos deja un mordisco en su inferior y se incorpora para mirarnos a ambos, seguramente nada contenta con que le hayamos interrumpido. Las miradas de ambos se fijaron en nosotros y el cachorro dice sin rodeo alguno lo que quiere de él. Enarco una ceja y lo miro de reojo cuando dice la palabra “novia”, es la segunda vez que la emplea y no sé si puedo llamar a esto “relación”, al menos no por el momento.

La loba, mucho más rápida por su condición que todos nosotros, le lanza un objeto a la cabeza que él logra esquivar y que a mí me hace sonreír con cierta malicia. Se lo tiene merecido por decir semejante tontería, una risa corta como burla es lo que sale de mis labios y no me aparto puesto que contra mí no va su furia, ya está cogiendo otro objeto que tirarle dejándole en claro su negativa cuando su príncipe la rodea de forma calma por la cintura, se incorpora en el sofá y deja su mentón en su hombro para pedirle que se calamara y que lo dejara hablar... bien, a ver si él es capaz de poner un poco de lucidez en su locura. Leonidas les cuenta lo que ocurre y el por qué estoy también en la mansión, no se ahorra ninguno de los detalles y pasa a explicarles que pretende infiltrarse en la organización que pretende matarme para averiguar por qué quieren hacerlo, como brillante idea le dice que necesita que piensen que le he traicionado y de ahí que le haya pedido exactamente eso. El ambiente se vuelve tenso por momentos y mi mirada se clava en ellos, espero que ella también lo convenza a que diga que no, es su pareja y los lobos son muy territoriales con los suyos.

Tras un silencio algo tenso en lo que todo queda expuesto mi mirada se centra en Agarwaen, quiero que diga que no porque es una locura, es un disparate lo que piensa hacer pero para mí enorme sorpresa... acepta. Lo miro incrédula de que haya dicho que sí y miro a la loba para que le diga que no, que no va a hacerlo pero nada sale de sus labios. Como es de esperar el cachorro está feliz por la decisión de su príncipe y se acerca para dejar un azote en mis nalgas, yo por el contrario estoy bastante cabreada y lo cierto es que fulmino con la mirada a Agarwaen por haber aceptado tal locura. El cachorro, en broma, dice que pongamos mucho empeño o la loba se enfadará con él pero yo solo puedo pensar en lo estúpido que resulta todo esto, él cree que ya puede infiltrarse y que ha conseguido lo que quiere pero se olvida de que yo me sigo negando y el hecho de que su príncipe diga que sí a su disparate no significa que se haga, yo no estoy dispuesta y no voy a cambiar de opinión así que no hay plan alguno. Me aparto ligeramente del cachorro cuando me busca con sus labios y dejo espacio entre ambos, quiero que note y que sepa que no estoy de acuerdo y mis ojos expresan, exactamente, la ira y la rabia que me corroe por dentro.

No digo nada, me doy la vuelta y salgo de allí denotando lo enfadada que estoy y los dejo a los tres en el salón, mis pasos me llevan fuera de la mansión y siento que necesito descargar todo lo que llevo dentro, así que recuerdo que hay un patio de armas pasando un pequeño jardín y allí me dirijo, necesito descargar lo que llevo dentro porque no iba a estallar en el salón, aunque poco me ha faltado para hacerlo. Cuando llego al lugar miro las armas que tienen y cojo un par de dagas, tienen tocones para practicar y me ensaño con ellos con rabia, quiero desquitarme y es la única forma de hacerlo de esa forma, lanzo las dagas contra el tocón de madera sin descanso alguno, no paro ni un solo segundo y sé que no va a tardar en acercarse hasta donde estoy, dejo las dagas clavadas en la madera y cojo una espada, comienzo a asestar golpes como si se tratase de mi enemigo, descargo golpes con rabia e ira, lo hago por no descargarlo sobre una persona en concreto pero siento que no estoy sola, llevo una daga en el cinto y la lanzo al girarme de forma rápida, impacta contra el tocón de madera pero al lado, justo al lado, está el cachorro. Mi respiración es errática y mis ojos, como dos dagas de hielo, se quedan clavados en sus azules. Estoy más que enfadada y en este momento deseo... deseo matarlo, yo le voy a dar una muerte más piadosa que la que encuentre en la orden.



My Life for you life:

Me he convertido en la muerte, en la destructora de mundos:


avatar
Zeniba
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 105
Puntos : 95
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 21/01/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hunting Night {Privado}

Mensaje por Leonidas Kana el Dom Sep 17, 2017 12:52 pm

Podía leer en su mirada la rabia que la invadía en ese momento, es mas, ni una palabra salio de sus labios, se limitó a girar sobre sus propios talones y tras miras a Agarwaen perdonándole la vida se largó apresuradamente de la mansión hacia el campo de entrenamiento.
Negué con la cabeza, algo me decía que no pensaba ni de lejos permitirme hacer lo pensado y planeado, así que solo me quedaba una opción, llevar el plan a cabo aun contra su voluntad.

Caminé tras ella y me detuve unos metros mas allá viendo como luchaba con los aceros contra un tocón, gruñía con la respiración errática completamente fuera de si.
Una vez descargo su frustración o al menos así lo vi yo, me acerqué con una ladeada sonrisa.
-Mis decisiones me pertenecen Zeniba ¿podría yo pedirte que abandonaras tu profesión? ¿que en vez de matar sin razón como un ser sin escrúpulos lo hicieras solo por causas justas?
No me juzgues cuando no te juzgo yo. Mi intención, lo que juré desde antes incluso de nadar pues provengo de un linaje de cazadores era proteger a la raza humana de las bestias oscuras que la acechan. Puede que no lo creas peor nunca he faltado a mi palabra y no voy a hacerlo ahora.
Protejo lo que amo y te amo.

Ladeé la sonrisa nuevamente por la cara que puso. No me había pasado desapercibida la cara que puso cuando la llame´”novia”
-No te he pedido nada -repliqué -tengo claro que no quieres una relación. Los dos tenemos una vida, en la tuya no encajo yo. Somos amigos con derechos, lo tengo claro, no te preocupes por eso-dije con seriedad -pero eso no quita que pretenda ayudarte.

Admito que mi ego estaba tocado, nunca le había pedido una mierda pero ella seguía empeñada en mantenerme ajena a su vida.
Podíamos follar, pero..poco mas.
Si me había enterado de esto es porque habíamos acudido a cazar juntos, de no ser así podía apostar las manos y no las perdería, a que no me hubiera dicho una palabra, me mantendría ajeno a su vida como hasta hoy había hecho con absolutamente todo.
¿Que sabia de ella porque me lo hubiera contado y no descubierto por mi mismo? Francamente nada, lo que me había reconocido era porque yo lo había visto

Cogí una de las dagas de la diana y empecé a lanzadla contra ella dando en el centro, estaba cabreado, cabreado por una estupidez porque ella era libre de vivir su vida como le viniera en gana.
Dejé escapar el aire intentando calmarme, a fin de cuentas nunca había pedido nada a una mujer y no iba a empezar ahora.
-Deja de cabrearte, ni yo puedo exigirte nada, ni tu pedirme que me olvide de apostar al rojo, así que...me infiltraré en esa orden de asesinos, lo haré con tu ayuda o sin ella..tu eliges.



my life:
avatar
Leonidas Kana
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 113
Puntos : 127
Reputación : 28
Fecha de inscripción : 12/08/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hunting Night {Privado}

Mensaje por Zeniba el Mar Sep 19, 2017 10:04 am

Lo veo parado al lado del tocón y me dan ganas de matarlo, intento comprender el motivo por el que lo hace pero no hallo respuesta alguna, no consigo entender por qué jugarse la vida de esa manera por mí y dejar a su príncipe a merced de lo que pueda pasarle con la bruja. Se supone que debe de protegerle, que debe de estar cerca de él para que nada malo le pase y, sin embargo, me encuentro con que ha urdido todo un plan para infiltrarse en la orden, es más, su príncipe ha aceptado la idea que ha tenido pero se olvida que para ese engaño yo también tengo que aceptar y, hasta el momento, yo no he aceptado hacerlo. Me niego a que entre en esa orden de asesinos, ellos no dejan cabos sueltos y es posible que lo maten antes incluso de que él quiera enterarse de qué pasa, o peor, lo utilicen a él para hacerme salir a mí y entonces matarnos a los dos. Él también está en el punto de mira ahora que estoy aquí, ahora que me vigilan y que saben cuáles son mis movimientos, lo he puesto en peligro y no solo eso, también he puesto en peligro al cazador y a la loba que nada tienen que ver con todo esto, me quieren a mí y yo sola soy la que debo de enfrentarme a ellos... pero eso al parecer el cachorro no lo entiende, no le entra por más que intento decírselo pero es como hablar contra un muro con el que choco una y otra vez. Mis ojos se clavan en los suyos e intento hallar algo que me aporte algo de luz, alguna respuesta... pero solo tengo sus ojos puestos en los míos que me mira de forma fija, cuando cree que es conveniente acorta la distancia y se queda delante de mí con una sonrisa ladeada, está seguro de lo que hace y no va a cambiar de parecer ni de opinión.

Me pide que no le juzgue pero, lo que no sabe, es que no lo estoy juzgando, no soy quien para hacerlo pero sí que juzgo que es una idea suicida lo que pretende hacer porque sé de qué son capaces, sé lo que pueden llegar a hacer y él no sabe a lo que se enfrenta realmente. Dice que sus decisiones le pertenecen y es algo que entiendo, pero no comparto o al menos esta vez no lo comparto. Lo miro de forma fija y dejo que hable y me diga lo que tenga que decirme y yo me cruzo de brazos mientras lo escucho. No me gusta la idea que ha tomado y cuando pensaba que su príncipe iba a negarse se ha ofrecido y ha aceptado, no sé qué ideas locas tienen en la cabeza pero sin duda alguna no saben el alcance y la magnitud de la situación ni del peligro al que se exponen. Dice que desde que era pequeño ha jurado proteger a los humanos de los peligros, aunque lo que me persigue no es nada sobrehumano, que no ha faltado nunca a su promesa y no piensa hacerlo y empezar ahora. Dice que protege lo que ama y que me ama... no entiendo tampoco su forma de sentir, quizás es que yo me he negado o me han negado tanto el sentirlo que me cuesta mucho más de lo que a él le cuesta, dice que no me pide una relación y que lo que tenemos es una relación de amigos con derechos, que lo tiene claro, que no va a pedirme más y que eso no le impide el querer seguir ayudándome.

Mis ojos lo miran de nuevo de forma fija y yo no sé cómo explicarle que, lo que para él puede ser más fácil, para mí es un esfuerzo titánico. Que nunca he sentido porque no me han dejado, que nunca he tenido lo que tengo con él y que me cuesta incluso así comprender y entender qué es lo que pasa entre los dos. Yo no he pensado siquiera en si es una relación o no, pero me ha sorprendido cuando dijo la palabra “novia”, no lo voy a negar porque es verdad. Para mí es una palabra extraña y rara, no he tenido pareja nunca, no he tenido una relación nunca y mucho menos he tenido lo que tengo con él durante tanto tiempo, los hombres solo han estado en mi vida una noche y después me he marchado, con él me he quedado y aunque para él parezca fácil para mí dar el paso no lo ha sido, pero sigo a su lado pese a que me siento extraña y no es a lo que estoy acostumbrada... no sé cómo decirle que no soy normal, que soy más fría y diferente que el resto, que lo más cotidiano para mí es una novedad y que los cambios cuestan, no se producen de la noche a la mañana. Estoy bien con él, me gusta y se lo he dicho porque es verdad, me hace sentir cosas que no he sentido nunca, me he preocupado por él, he temido por él y no es a lo que acostumbro en mi vida... para mí todo es nuevo y una novedad, me cuesta lidiar con lo que siento o, más bien, me cuesta distinguir qué es lo que siento por él. Sé que mi gesto le ha dolido, lo sé por la forma en la que tiene de decirme que no espera nada de mí y que no lo ha pedido... cierto es que no lo ha pedido, pero hasta yo puedo ver que lo quiere, y yo me encuentro en la encrucijada mayor de que en cierta parte... lo quiero también.


-Leonidas –empiezo y lo paro antes de que siga hablando, ya le he dicho como soy miles de veces, le he dicho que soy fría, que me cuesta sentir, que una burbuja me recubre... eso se aplica en todos los sentidos, soy así pero él lo ha sabido desde el principio del todo. Me cuesta confiar en la gente y no es algo que encuentre en mi día a día- lo que para ti puede ser sencillo y fácil de expresar para mí es mucho más complicado. No sé cómo hacerte ver, o entender, lo que pasa realmente por mi cabeza o lo que realmente siento porque a veces incluso ni yo misma lo sé. Te dije cómo era, soy fría, me cuesta confiar en la gente porque de donde yo vengo eso no existe, me han desprovisto toda mi vida de sentir algo y cuando lo siento... no estoy segura de lo que es, me cuesta definirlo. No me has pedido nada y es algo que sé y que tengo claro, estoy cambiando mi forma de ser, estoy sintiendo más contigo, estoy descubriendo cosas que antes jamás he tenido... no he tenido nunca una relación, no he pasado con un hombre más de una noche, no soy buena hablando de lo que siento o dejo de sentir porque nunca, nunca –recalco- lo he tenido que hacer –lanzo un suspiro- no puedes pretender que mi burbuja se rompa en un día y sea, quizás, como esas mujeres que no dudan en expresar lo que sienten... pero cuando no has tenido algo durante toda tú vida y te das de bruces con ello... cuesta. ¿Entiendes que no es que no quiera, sino que no puedo? Me cuesta, sí, y lo reconozco porque es verdad, porque me gustas y aunque soy consciente de esa sensación y de ese sentimiento no sé definir qué más provocas en mí. Tú hablas de amor y yo no estoy segura de lo que es eso –hago una pausa- sentir por primera vez no es fácil, y no sé cómo hacerte ver que todo me produce dudas, que todo me es desconocido y que no sé cómo actuar en muchas situaciones porque nunca me he visto en ellas –me ha dolido que, en cierta forma, me reproche que no encaja en mi vida- ¿no te das cuenta de que si no me importaras, si no sintiera nada por ti, ahora mismo no estaría aquí y me importaría una mierda que te infiltraras o no? –Lanzo la pegunta porque no tengo modo de expresarme con claridad y eso me desespera, él dice las cosas de una forma que ambos lo entendemos pero a mí me cuesta mucho más hacerlo- me pides ayuda para entrar en la boca del lobo –digo cuando él lanza las dagas y dejo que lo haga, noto su tensión y después se gira a mirarme, está convencido de hacerlo con mi ayuda o sin ella, lanzo un suspiro y miro al cielo para luego mirarlo a él- no va a ser fácil, vas a tener que actuar muy bien para que te crean... de hecho vas a tener que herirme, si ven que me atacas quizás cuele la treta que pretendes hacer –cierro los ojos unos segundos y luego lo miro- no puedo creer que te esté ayudando en esto... más te vale que no te maten, no quiero perder mi apuesta al azul.



My Life for you life:

Me he convertido en la muerte, en la destructora de mundos:


avatar
Zeniba
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 105
Puntos : 95
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 21/01/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hunting Night {Privado}

Mensaje por Leonidas Kana el Mar Sep 19, 2017 1:37 pm

La escuché, lo hice con el ceño fruncido, entendía lo que me intentaba hacer ver, que nunca había sentido, de allí de donde venia parecía estar prohibido.
Nunca me mintió, no me sentía engañado, dijo que era fría, que era calculadora y que para ella era un gran esfuerzo mostrarme algo.

Eso no mermaba un ápice mis ganas de seguir apostando por ella pero quizás por lo pasional que yo era me sentía completamente incapaz de asumir todo lo que me estaba diciendo.
-Para mi no es excusa, los sentimientos se sienten, no se meditan, dices que no has aprendido a sentir, que no sabes identificar exactamente lo que provoco en ti, pero no tiene lógica, no para mi.
¿Si crees que soy un tipo enamoradizo te equivocas, mas bien era de un amor en cada puerto, jamas he querido una familia, no porque siempre he creído que mi vida seria corta, no quería dejar viuda e hijos de por medio, provocar dolor en nadie por mi muerte.
Nunca me he planteado una relación estable, he preferido simplemente sentir placer sin mas, sin complicarme.
Contigo todo a sido distinto, también estoy aprendiendo a improvisar sobre la marcha, también estoy haciendo un esfuerzo por luchar contra mis fantasmas, pero tu no lo ves -rugí -eres egoísta, solo eres capaz de mirarte el ombligo, siempre con excusas varias, siempre culpando lo que te han enseñado a ser.
Joder, se quiere o no se quiere y las dudas significan que no lo suficiente.

Estaba cabreado, era evidente, acababa de soltarle verdades como puños y cuando me cabreaba no solía esperarme a que me dieran la replica, me largaba, así era y y si me tocaba lidiar con su frialdad a ella iba a tocarle lidiar con mi carácter intempestivo...
Salí de allí a paso rápido, las caballerizas mi destino y antes de que pudiera cortarme le paso salí sobre mi espectro cruzando la finca hasta llegar la portón de hierro que atravesé al galope sin pensarlo.

La taberna se convirtió en mi destino, el alcohol en mi único amigo y el cabreo que llevaba encima en el arma de doble filo.
No se las copas que vacié, no se exactamente las horas que pasaron en aquel lugar de mala muerte solo se que mi cabreo no se desvanecía ni siquiera con el alcohol recorriendo mis venas.



my life:
avatar
Leonidas Kana
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 113
Puntos : 127
Reputación : 28
Fecha de inscripción : 12/08/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hunting Night {Privado}

Mensaje por Zeniba el Jue Sep 21, 2017 6:27 am

“Eres egoísta” Mis ojos se fijan en los suyos cuando me está hablando y puedo ver cierto dolor en ellos, dice que soy egoísta por centrarme solo en mí y en lo que me rodea y yo no le discuto en absoluto, puede que sea cierto, puede que solo me he centrado en el hecho de que a mí me cuesta expresar las cosas, de mostrar lo que puedo o no sentir... para mí no es fácil, reprimir toda emoción desde que tengo diez años y después, más de diez años después empezar a sentir algo cuando ya tengo una cúpula, una burbuja que me rodea y que no deja llegar nada no es fácil. Me encuentro con que, por primera vez en toda mi vida, noto algo que me recorre el pecho de forma cálida, algo que no he experimentado nunca y que me da un poco de miedo, es algo agradable a lo que nunca he pensado que se puede sentir y son demasiadas cosas en tan poco tiempo para manejarlas. Intento hacerlo, cada día hago el esfuerzo por descubrir qué es lo que siento y quizás solo me he centrado en eso que no he podido pensar, o siquiera imaginar, que como yo él también puede tener fantasmas. Pero a él se le ve más cálido, a él se le ve más natural con todo eso, mucho más cómodo de lo que puedo estar yo en situaciones que he pasado estos últimos días. Me pregunto si, en realidad, él no ha luchado contra algo ahora que lo dice y me lo hace saber... pero es, si soy franca, no se me ha pasado por la cabeza que él tenga fantasmas y esté luchando contra estos, no cuando lo veo tan cómodo, tan natural, tan sencillo y cotidiano con lo que tenemos... y sí, quizás he sido egoísta por no darme cuenta de lo que le pasaba pero ¿cómo hacerlo cuando cada cosa que paso con él, para mí es todo nuevo?

Lanzo un suspiro sin apartar mis ojos de los suyos y dejo que diga lo que tenga que decir, está dolido y enfadado y en parte es por mi culpa, no le niego cuando dice que soy egoísta, pero no es cierto que voy siempre con excusas porque no es así. Para mí es complicado explicar lo que siento y lo que él me hace sentir, darle un nombre o una forma a algo que jamás he experimentado en toda mi vida. Me entrenaron para restar toda emoción posible, las relegaron y encerraron en una caja guardada bajo llave y ahora, al parecer, ha aparecido él y ha abierto dicha caja... siempre le he dicho como era, siempre le he dicho que me cuesta expresar lo que siento y no es que dude de si me gusta o no, me gusta, dudo de la magnitud de lo que siento. ¿Cómo puedo saber si es amor... cuando nunca he amado? Entiendo sus palabras y, aunque no las comparta, yo no dudo de lo que siento... quizás un poco, pero de lo que dudo es de la magnitud. Todo me viene grande y se lo he dicho, él lo sabe de sobra... no puede pretender que cambie de la noche a la mañana, eso es algo totalmente imposible. Quiero decirle algo en contra de lo que me ha dicho pero no me da opción a ello, cuando intento coger su brazo para pararlo me esquiva y se alejaba a grandes pasos con el cuerpo tenso, totalmente cabreado y enfado y yo... yo no sé qué debo de hacer.


-Leonidas –lo llamo solamente para no encontrar respuesta alguna y, para cuando me doy cuenta, se ha subido a lomos de su corcel y lo espolea para atravesar el portón de hierro de la entrada y me deja allí, miro el camino por donde se ha ido hasta que lo pierdo de vista y miro al cielo, sus nubes empiezan a juntarse y a ennegrecerse y algo me dice que esa noche va a caer tormenta. Me encuentro en la tesitura de no saber qué hacer, mis manos recorren mis brazos y siento un pequeño pinchazo en el pecho ante su marcha, hay algo que no me gusta y un escalofrío me recorre. Quizás lo más sensato es ir tras él, quizás es lo que debo de hacer pero... me encuentro parada en mitad del camino, quizás lo mejor sea darle ese tiempo y que se tranquilice, yo no soy buena para lidiar con ese tipo de cosas y me giro para entrar en la mansión, paso de largo a la pareja que sigue en el sofá y me voy a la cocina en busca de algo que beber, cojo una botella de cristal, un vaso y sentada en la mesa de la cocina lleno este por la mitad, miro el contenido ambarino y lo bebo de un trago. Quema, arde y siento el licor bajar por mi garganta, nunca he sido de las que necesitan beber pero esa noche lo necesito. No sé cuánto tiempo pasa, pero ha sido quizás media hora, cuando tengo la sensación que hay alguien parado en la puerta que me observa. Pienso quedarme despierta hasta que vuelva, aunque bebiendo no es la mejor de las opciones, pero tengo un mal presentimiento y es algo que no se me quita.




*********************************




La noche se torna más oscura conforme pasan las horas, tenemos al objetivo vigilado y sabemos dónde se encuentra. No ha ido a su casa de nuevo y sabe que la seguimos, que seguimos su rastro y que podemos encontrarla. La orden es clara: matarla a toda costa. La pequeña misiva que hemos enviado para que la siga no volvió con ningún resultado, de hecho, mataron a todos los integrantes haciéndonos saber que no está sola, sino que los dos son buenos luchando y que la misión no va a ser tan fácil como pensábamos. No por nada han ofrecido la cuantiosa y desorbitada suma de dinero por su cabeza, cuando los jefes te apuntan un nombre no se pregunta, directamente se hace el trabajo y se mata. Sabemos que ahora está en una mansión a las afueras de la ciudad, la he seguido cuando dejó su casa y vi que estaba acompañada de otro cazador. No ha sido muy complicado averiguar algo sobre dicho cazador, ya sé quién es, de dónde es y el motivo por el que está en París. Esa cazadora no sabe que podemos utilizar a su cazador para sacarla de donde esté y luego mataros, pero como si el destino me quiere poner las cosas más fáciles y en una bandeja de plata, me encuentro con que en la taberna en la que estamos bebiendo encontramos al cazador. Llega solo, se sienta solo en una mesa y no deja de beber, de beber y de beber... está cabreado y si algo sé es que la cazadora a la que tenemos que matar le ha puesto en ese estado. Sonrío de lado mientras lo observo, quizás las cosas sean más fáciles de lo que pienso y dando una mirada a los dos hombres que me acompañan les hago un gesto para que salgan, cuando están fuera me levanto, dejo unas monedas en la mesa y me acerco con paso lento pero firme a la salida, pero antes en el camino paso por su mesa y me inclino ligeramente para que solamente él me escuche.


-Ninguna mujer debería de tenernos así –no digo nada más, dejo una daga clavada en la mesa y salgo junto al resto de los hombres, montamos sobre los caballos y nos vamos alejándonos de allí. Sé que él va a captar el mensaje, y si no lo hace, la daga con un emblema de la víbora en ella le va a decir lo que necesita. No me ha visto, no sabe quién soy pero yo sí, y eso me divierte en demasía.




My Life for you life:

Me he convertido en la muerte, en la destructora de mundos:


avatar
Zeniba
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 105
Puntos : 95
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 21/01/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hunting Night {Privado}

Mensaje por Leonidas Kana el Jue Sep 21, 2017 7:30 am

Alcé mi turbia mirada hacia la dama envuelta en negro cuero que susurró en mi oído arrastrando las palabras que no debería estar así por ninguna mujer.
Me relamí los labios animado de mas, ladeando la cabeza para centrarme en su redondo y torneado trasero mientras arrancaba la daga y tropezando por mi estado la seguía hasta el exterior.
-Se te ha caído esto en mi mesa -susurré arrastrando las palabras ante sus dos enormes esmeraldas

Con un gesto los otros dos que la acompañaban montaron largándose de allí,
-¿siempre son tan estirados? -pregunté ladeando la sonrisa -no me extraña que tengas que dejarle dagas a desconocidos.
Atajé la distancia quedando frente a ella mi nariz chocó con la ajena, ella no se apartó parecía divertirle este duelo de dos.

Sabia por supuesto que pertenecía a la orden, sabia que no había dejado esa daga de forma casual, sabia que quería utilizarme para capturar a Zeniba, pero..siempre me gustó jugar fuerte y estaba borracho.
Atajé la distancia que separaba nuestros labios, choque de trenes hambrientos y efusivos, ella buscando encontrar mi lealtad por la mujer que me había hecho acabar en este estado la noche, yo por contra jugando mi juego personal.

Aquella noche ambos acabamos en un hotel, las sabanas fueron nuestras aliadas, nuestros gemidos un secreto a voces y el alcohol corrió durante toda la noche.
Ni hubieron promesas ni palabras de amor, aunque me esforcé en que entendiera que la deseaba volver a ver.
Se que dudaba de si mi lealtad por ella, me había visto con Zeniba, sin duda también discutir con ella en el patio de armas.
Si estudiaba un poco mi repertorio, siempre fui caprichoso, una mujer en cada barco, así que no tenia porque escamarle este encuentro, mas cuando aseguraba que Zeniba solo me había usado para su propio beneficio

Salí de la habitación para volver a la mansión de mi príncipe, amaba a Zeniba, si tenia que meterme en la boca del lobo, si tenia que hacer lo necesario para salvar su vida lo haría y puede que mis métodos no le gustaran, pero...la hoja que guardaba con una dirección era lo que mas me acercaba a esa organización que la queria muerta y la noche entre las piernas de otra la prueba de que mi lealtad no estaba atada.

Cuando llegué aun borracho la vi esperándome en el cuarto, dejé escapar el aire enfrentando sus océanos.
Podría haberle dicho que lo sentía, pero no era cierto, haría lo necesario por que viviera aunque tuviera que venderle mi alma al diablo.
-Voy a darme un baño -dije sin mas.



my life:
avatar
Leonidas Kana
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 113
Puntos : 127
Reputación : 28
Fecha de inscripción : 12/08/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hunting Night {Privado}

Mensaje por Zeniba el Miér Sep 27, 2017 6:58 am

Me quedo sentada en la barra de la cocina y lleno el vaso de aquel licor ambarino que quema mi garganta, de alguna forma quema la desazón que siento o al menos la disminuye un poco. Es la primera vez que me encuentro en una situación parecida y aunque le he dicho que sí, que acepto ese disparate y esa locura que ha pensado y que incluso su príncipe ha aceptado. No saben lo que dicen, no saben que se están metiendo en la boca del lobo y el cachorro no sabe que por mucho que él crea que puede crear una escena para que piensen que lo he traicionado y así se pueda unir a ellos, no me gusta para nada la idea que tiene y pienso que es de lo más desacertada posible, es cuando dejo el vaso por segunda vez que oigo unos pasos tras mi espalda, cuando giro la cabeza me encuentro con su príncipe que me mira de forma fija, seguro que ha visto cómo se ha ido él después de irme del salón de esa forma sin decir nada y ha adivinado lo que pasa. No digo nada y solo cuando me pregunta si puede sentarse es que hago un gesto con la cabeza, es su maldita mansión y no la mía, es como si me quiere echar de aquí, yo solo soy una invitada. Presiento que va a decirme algo y aunque no tengo ganas de escucharle me quedo porque sé lo que me va a decir, o más bien, sobre quién me va a hablar. Lanzo un suspiro y cuando empieza vuelvo a llenar otra vez el vaso con el licor, me tiende uno para que lo llene también y empieza a hablarme mientras yo presto atención.

Noto que él le importa, no es que solo sea su “guardaespaldas” sino que llevaban muchas cosas juntos y que han cargado el uno sobre el otro, veo que le importa de verdad y me dice que no ha aceptado solamente porque se lo haya pedido, él entiende el riesgo que eso conlleva pero también sabe que Leonidas no se lo pediría de no ser necesario. Dice que lo hace por mí y, aunque es algo que ya sé, no puedo evitar mirar hacia otro lado cuando me lo dice. También dice que es la primera vez que lo ve de esta forma y que aunque se arriesga por las personas que quiere no lo hace si no fuera importante para él, y aunque me cueste, que confíe en lo que hace. Lanzo otro bufido y es entonces que lo miro, sus palabras y todo lo que me dice calan y me quedo con todas y cada una de ellas, me dice que para Leonidas tampoco es fácil y que quizás no soy capaz de ver las cosas, no es el primero que me lo dice pero el cachorro por el contrario ya sabía cómo era porque se lo había dicho, no me callé nada en su momento y sin embargó decidió seguir adelante. Me pide que confíe en él y que le de un voto de confianza, acaba por terminar el vaso y me deja de nuevo a solas en la cocina. Bromea sobre lo de fingir y que espera que la loba no le corte la cabeza por eso y, aunque debo de reírme por ello, solo sonrío sin ganas.

Lleno por última vez el vaso y me encamino hacia la habitación para esperar a que venga, me tumbo en la cama y me doy cuenta de que las sábanas y la almohada tienen su olor, cierro los ojos e inspiro con fuerza de forma que su olor me llega y me envuelve, intento quedarme despierta pero el sueño me vence y acabo por rendirme ante Morfeo. No sé cuánto tiempo ha pasado desde que me he quedado durmiendo pero los rayos del sol se cuelan de forma tímida por la ventana, me incorporo ligeramente y es cuando oigo que la puerta se abre, mis ojos van hacia el hombre que entra por ellos y nuestras miradas se quedan ancladas la una a la otra, sé por el estado en el que está que ha bebido y además me llega el olor sin embargo no digo nada, tan solo me dice que va a darse un baño y desaparece por la puerta del aseo. Me muerdo el labio con fuerza y no me he percatado de que tengo mis puños aferrados a las sábanas, lanzo un suspiro y no sé si levantarme y acercarme hasta donde está o quedarme en el sitio. Termino por levantarme y descalza encamino mis pasos hacia la puerta del baño, la abro y me encuentro con su imagen metido en la tina desnudo, la ropa está tirada en el suelo y mi mirada se centra en la suya. No soy buena para estas cosas, no soy dada a decir lo que siento ni mucho menos a pedir perdón por algo que he hecho, eso no es algo para que me han enseñado y sin embargo ahí estoy, de pie frente a él.


-Leonidas, me gustaría....
–mis palabras se quedan atascadas en mi garganta, mis ojos se centran en una parte de él y siento que mi cuerpo se paraliza por completo. Siento un frío que me recorre por dentro y mi boca se abre ligeramente cuando me doy cuenta de la marca que lleva en el cuello, una marca que sin duda yo no le he hecho y que cuando se ha ido no tenía en su piel- ¿pero qué...? –Pregunto y en apenas un segundo me planto a su lado, mis dedos se enredan en su pelo y tiro con fuerza de su cuello hacia un lado, las marcas son visibles y sin duda yo no las he hecho, pero tampoco necesito preguntar cómo se las ha hecho, es más que evidente. Lo suelto como si su tacto me quemara y lo miro de forma fija y fría, mis manos se cierran en sendos puños y aprieto con fuerza para no lanzarme sobre él y pegarle como estoy deseando... ¡qué narices! Mi puño se estampa en su rostro con fuerza por la rabia que siento, siento que un frío recorre mi cuerpo y en mi pecho un dolor se expande... me ha traicionado, y yo no sé por qué lo he creído cuando me decía que apostaba por mí y que me quería, siento que he sido una imbécil al creerme sus palabras aun cuando no debía de haberme creído ninguna y no puedo evitar pensar que me ha traicionado. Se ha ido y ha pasado la noche con otra después de decir que apostaba por mí, después de decir que me ama... pero el amor no existe. Ni siquiera sé qué decirle, ni siquiera sé por qué me duele tanto lo que ha hecho pero me duele, y es cuando entiendo más que nunca por qué nos obligan a no tener sentimientos: porque duelen y son una soberana mierda, porque te hacen débiles- tremendo hijo de puta –es lo que le digo cuando doy varios pasos hacia atrás, siento que el dolor se extiende por mi pecho y que mi garganta arde pero si de algo estoy segura es que no pienso volver a llorar delante de él, no por esto- ¿esto es lo que dices que quieres a una persona, la forma que tienes de amarla? Pues déjame decirte que es una mierda –me siento un poco bloqueada y no sé muy bien qué hacer- no sé cómo pude ser tan imbécil de.... –me callo y me muerdo el labio con fuerza, tengo tanta rabia por dentro, me siento tan frustrada, engañada, desconcertada y dolida que no sé bien cómo gestionar todo- se acabó –es lo único que puedo decir, he confiado en él, me he entregado a él y ahora veo el tremendo error que eso ha supuesto... me doy cuenta de que es mejor no sentir nada a sentir el vacío que siento ahora en el pecho.



My Life for you life:

Me he convertido en la muerte, en la destructora de mundos:


avatar
Zeniba
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 105
Puntos : 95
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 21/01/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hunting Night {Privado}

Mensaje por Leonidas Kana el Miér Sep 27, 2017 8:44 am

Tiró de mi pelo para fijar su mirada turbia en la marca que portaba, el dolor quedo reflejado en su mirada y clavado a fuego en mi alma, apreté los dientes, o me quedaba otra que mantener esta farsa pues de sobra sabia que nos espiaban.
Solo esperaba que leyera en mis ojos lo que silenciaba, que entendiera que esto no era ni de lejos una traición si no el único modo que veía de salvarla.

Soltó mi cabeza asqueada, en sus ojos veía tanto que decirme que nada sentía por mi en este momento era imposible, un guantazo que tenia mas que merecido fue su regalo, uno que giró mi cara y que como si fuera un demente despertó una fingida risa en mi.
-Vamos cazadora, ahora no te hagas la ofendida, me has dejado claro antes que te importo una mierda, que nunca has sentido por mi y que solo he sido una distracción pasajera, el tonto útil que necesitabas.

Me llamó hijo de puta, no le faltaba razón, como un hijo de puta me comportaba, pero joder ¿acaso no me conocía? ¿donde había quedado todo cuanto le había dicho? ¿como no veía que estaba simplemente interpretando un papel? Lo único bueno es que si ella me creía también lo haría esa zorra que me había tirado y que esperaba fuera la llave para entrar en la organización y descubrir porque cojones la querían muerta e impedirlo de paso.

Mis ojos brillaban, aguantaba la rabia que sentía al verla así y no poder abrazarla.
-Vamos nena, yo quiero a una en cada puerto y mas cuando esa una me deja claro que soy para ella solo una muesca mas de sus espaldas. Tu me has jodido y yo me lo he pasado bien jodiendo a otra, por cierto las asesinas folláis bien, sos unas putas entretenidas, sin sentimientos pero muy excitantes -aseguré mordaz.

¡Vamos Zeniba, mírame! Eso era lo único que pensaba mi cabeza, que se diera cuenta de que solo estaba siendo asi por un motivo, salvarla a ella.

“Se acabó” esa palabra me destrozo, pero no podía derrumbarme, así que me mantuve inalterable mientras ella abandonaba la cámara furiosa rumbo a las caballerizas.
Yo me dejé caer en el lecho y apagué la luz fingiendo dormir.
El plan marchaba como debía, peor no pude evitar que mis ojos llenos de aguas se desbordaran.

Agarwaen:

Como estaba planeado la cazadora se adentró en los establos hecha una furia, la atrapé cubriendo con mi mano su boca pidiéndole en un gesto claro que guardara silencio.
Cuando se tranquilizó y me reconoció aflojé el agarre alzando las manos.
-Escucha, Leonidas me ha pedido que te de esto. En un papel una dirección de un motel en las afueras.
Me ha pedido que antes te registres en el hotel de las Arenas, has de fingir instalarte allí, acostarte en la cama..has de escabullirte sin ser vista..él se reunirá contigo en el motel.
Confía en él -le dije sin mas antes de desaparecer de su vista, no teníamos mucho tiempo si tardaba de salir de las caballerizas sospecharían.



my life:
avatar
Leonidas Kana
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 113
Puntos : 127
Reputación : 28
Fecha de inscripción : 12/08/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hunting Night {Privado}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.