Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 07/45
Afiliaciones élite: abiertas
Última limpieza: 07/06


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




Hunting Night {Privado}

Página 4 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4

Ir abajo

Hunting Night {Privado}

Mensaje por Zeniba el Mar Jul 18, 2017 9:18 am

Recuerdo del primer mensaje :

Han pasado un par de días desde que el cachorro vino a casa tal y como él dijo que haría, a pesar de haber estado un día buscando a su hermano sin rastro del mismo fue hombre de palabra y pese a como estaba vino a casa, algo que he de decir que me sorprendió bastante porque de normal nadie lo hacía, cumplir con la palabra acordada ha perdido peso y ya no es lo mismo que era antes. Sorprendida me quedé cuando al abrir la puerta lo encontré tras ella, cansado, con ojeras, mojado por completo y lleno de barro pero con esas vino como prometió en su momento. Yo ya iba a salir antes de que él tocara a mi puerta pero al final nos quedamos en casa porque tampoco es que él pudiera hacer mucho más, incluso se quedó durmiendo en la tina mientras que yo preparaba la cena. Lo más extraño que hice esa noche fue dormir abrazada a alguien… yo no dormía con nadie, mis noches eran solitarias y frías sin saber si vivías un día más o no, sin saber qué ibas a encontrar al día siguiente… sin duda fue lo más extraño que esa noche hice, el despertar fue también extraño cuando al despertar me di cuenta de que no estaba sola.

Desde esa noche han pasado varios días en los que he seguido la pista de la misión que llevo entre manos, y que ha hecho que sea el motivo por el que estoy en la ciudad francesa. No consigo encontrar pista alguna del objetivo que perdí antes de entrar en el país pero que sé que está en la ciudad, solo espera el momento de que crea que me he dado por vencida para salir, estoy segura de ello. Llevo persiguiéndolo tiempo y ahora se esconde, agazapado como si me examinara para dar con el momento justo. Descalza recorro la habitación para terminar de ponerme los pantalones negros, salgo al salón y cojo las armas que voy a llevar esa noche, tengo tiempo para ponerme a limpiarlas y revisarlas antes de salir de caza. He quedado con el cachorro para ir a cazar, no es algo que suela hacer pero ver como caza un cachorro me parece algo que hay que ver, su herida cada día está mejor y presiento que nos vamos a encontrar con buenas presas esta noche.

Reviso mis tridentes, los limpio con cuidado y los guardo en sus fundas y repito la misma operación con unas dagas de plata. Es luna llena y quizás nos encontremos también con licántropos, llevo un par de estacas por lo que pueda cruzarse en el camino y también reviso con cuidado una ballesta; de color plata y negra que pienso llevar solo por si acaso. Flechas preparadas con punta de plata, estacas, dagas y mis tridentes está todo ya listo y preparado, voy a por las botas y las coloco para ponerme el cinto con todo y colocar la ballesta y el carcaj a mi espalda. Salgo y me apoyo en la puerta de casa a la espera de que venga el cachorro, me ha dicho que va a pasar a por mí y ya nos vamos de cacería… pero parece que llega tarde y eso me hace lanzar un bufido. Mientras llega lanzo uno de los tridentes al aire, haciendo que gire, para volver a cogerlo por el mango y vuelta a lanzarlo… es algo tan simple que apenas resto importancia a lo que hago. Es el sonido de un caballo que se acerca lo que hace que levante mi vista para encontrarme con un corcel y montado sobre este el cachorro.


-Llegas tarde –apunto como si eso para él no es obvio, pero claro que lo es mientras guardo el tridente y me acerco hacia él- ¿no te han enseñado nunca de que no es de buena educación hacer esperar a una dama? ¿O simplemente no ser puntual? –Enarco una ceja, es cierto que soy recta y meticulosa en muchos aspectos y ese es uno de ellos, pero como de costumbre él no hace caso de eso porque su forma de vida es diferente a la mía, a él lo más seguro es que no le importe demasiado llegar tarde o no. Sin esperar ayuda de un salto subo tras él sobre la montura y noto sus ojos en los míos como si está esperando algo, solo enarco una ceja y sonrío de lado- Vamos cachorro, hace una bonita noche para cazar algo –mis manos se posan en su cintura y le hago un movimiento para que se ponga en marcha- A ver que nos depara esta noche –la luna brilla con fuerza sobre nosotros, el cielo estrellado parece que nos mira brillando por mis palabras y espero a que él se ponga en marcha, no sé si espera algo más de mi parte pero no soy dada ni estoy acostumbrada a estas cosas, así que si quiere algo va a tener que pedirlo aunque de alguna forma sé que en vez de pedirlo, más bien, lo va a tomar de ser necesario.



My Life for you life:

Me he convertido en la muerte, en la destructora de mundos:


El poder de una mirada:




avatar
Zeniba
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 118
Puntos : 106
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 21/01/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: Hunting Night {Privado}

Mensaje por Leonidas Kana el Dom Mar 11, 2018 1:38 pm

Su cuerpo me buscaba como si me necesitara, no me había permito darle por detrás y eso que mi mano estaba manchada de su esencia y seguía adentrando mis dedos en su averno en una deliciosa tortura.
Ambos habíamos sido cazadores solitarios, yo de los que hasta apostar por lela tenía una mujer en cada puerto, ella por contra jamas se permitió abrirse a nada ni a nadie y romper su burbuja era casi una gesta imposible.

Su boca me busco en un torrente de sensaciones, lengua que como un ariete rompió mi portón y entro aniquilando el castillo hasta que las sinhuesos se fundieron a melé. La saliva de ambos bañaba nuestros labios en un beso prolongado en el tiempo, plagado de jadeos y que nos dejo sin aliento.
Su diestra no dudo en tomar mi tronco, por la punta brillante resbalaban un par de gotas que mojaron su dedo cuando los deslizó para después empezar a sacudir mi verga.
Gruñí sin dejar de jadear contra su boca y cuando no pudimos aguantar mas, aun con mis dedos dentro llevó la punta a su obertura para que la metiera, corneé su centro, esta se agarró a mi cuello arañando mi espalda.

Gemía mi nombre contra mi boca, y fue entonces cuando el abismo se abrió ante ambos y caímos de cabeza en una caída libre y sin red, el orgasmo nos hizo gruñir mirando nuestros dos azules y sonreí cuando escapó ese te quiero sincero.
Apoyé mi frente en la ajena, paladeando esas palabras susurradas contra mis labios.
te ha costado -susurré con una sonrisa picara mientras mordía su boca sintiendo ese sentimiento pronunciado.

Pasamos la noche tonteando, con miradas cómplices, risas y frases que hacían que nos buscáramos y nos encontráramos en tórridos besos.
Nos dormimos muy tarde, casi enredados en un nudo de pies y brazos, como la hiedra trepamos amándonos y sucumbimos ante la evidencia de que ambos nos habíamos enamorado.

La lumbre lamía nuestras pieles, aquella noche fue tan perfecta que temí que al despertar se hubiera desvanecido como un espectro y que no estuviera, peor cuando abrí los ojos con las primeras luces del alba, su piel canela estaba allí, orillada a la mía.
-te quiero -susurré cuando se removió contra mi cuerpo buscando mi desnudez.

Hoy teníamos planeado empezar a buscar soluciones, esto no podía quedar así, no podíamos dejar que le dieran caza y a mi se me había ocurrido algo atrevido pero que de salir bien cortaría el arranque de esos asesinos, al menos porque de pasarle algo todo apuntaría a su tío que no le interesaba toda Persia supiera que la verdadera heredera estaba viva y que su tío era el asesino del padre de esta.
-Nos vamos a Persia -sentencie -enfrentaremos la verdad allí,





my life:
avatar
Leonidas Kana
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 122
Puntos : 136
Reputación : 28
Fecha de inscripción : 12/08/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hunting Night {Privado}

Mensaje por Zeniba el Vie Abr 06, 2018 1:03 pm

No estoy segura de que pueda describir lo que siento en estos momentos en los que el cachorro me tiene bajo su cuerpo, golpeando mi cuerpo con su cadera en placenteras embestidas que me vuelven loca, un calor que hasta ese momento no he sentido nunca en mi vida se expande por mi pecho como si me abrieran una herida, trepa por todo mi cuerpo y lo caliente al ritmo de sus embestidas, como si estuvieran conectadas. No sé explicar lo que recorre mi pecho en esos momentos pero solo puedo pensar que, por primera vez, no estoy sola. Siempre he estado sola toda mi vida desde que tengo uso de razón, desde que me encontraron y me entrenaron he permanecido sola sin saber lo que es la amistad porque la organización no lo permite, sin un abrazo de ánimo, sin una caricia de apoyo... cosas que me he perdido durante toda mi vida forjando una cúpula a mi alrededor para que nadie pueda dañarme y ahondara en mi interior, una forma de protegerme de golpes externos que no me dañaran y me perjudicaran. Sí, me hice una mujer de hielo con muchas capas y muros para que nadie los pudiera atravesar y, de querer hacerlo, desistiera ante lo complicado que resultaba. Pero ha tenido que llegar él para cambiar todos mis planes y todos mis esquemas, no sé en qué momento he dejado que Leonidas se cuele en mi cama y traspase a mi vida, no sé en qué momento ha dejado de ser un juego de camas para ser algo más serio y profundo... no sé en qué maldito momento ha roto mi cúpula a golpes de espada y ha logrado lo que nadie ha podido conmigo: traspasar mis muros y mis defensas. Es el único que ha llegado hasta quien verdaderamente soy y eso me asusta, me da miedo porque abrirme a alguien de esa forma no es algo a lo que estoy acostumbrada y no estoy segura si es algo que, a esas alturas y tras lo que sé, debo de hacer. No sé cómo lo ha hecho pero lo ha conseguido, no puedo decir que ha derrumbado todas mis murallas pero sí ha encontrado el hueco para pasar entre estas y ahora me encuentro bajo su cuerpo, sintiendo que me todo mi cuerpo vence ante él y se entrega por completo en cuerpo... y en alma. El sentimiento está por mucho que quiera negarlo, el calor del mismo sube por mi pecho y soy incapaz de contener las dos palabras que nunca he pronunciado en mi vida cuando el orgasmo estalla en mi cuerpo, me aferro al suyo como una niña perdida que busca una guía para seguir adelante.

Sé que él necesitaba oírlo de mis labios pero yo, a mi manera y a mi forma, ya le he dicho esas mismas dos palabras pero de distinta forma aunque él no lo ha entendido. Me ha costado y sin embargo lejos de lo que siempre he pensado encuentro una sensación cálida y agradable recorrer mi pecho al decirlo, al mirar sus azules y darme cuenta de lo bien que sienta tener un sentimiento correspondido, respaldado... porque cada vez que él me dice lo mismo mi pecho estalla en mil pedazos, ¿es eso el amor? Pues no pensé que podría ser así, o que yo era merecedora de tenerlo pero he estado equivocada al parecer toda mi vida, porque él ha tenido que encontrarme y cambiar todos mis esquemas y todo mi mundo. Mi cuerpo tiembla bajo el suyo no solo por el placer sino también por lo que esa noche se ha forjado entre ambos, ya no son simples juegos de cama lo que tenemos sino que hay un sentimiento de por medio, ¿cómo es llevar una relación? Me encuentro con que no sé la respuesta y va a ser él quien me guíe porque, en esto, estoy demasiado perdida. Sé que me queda mucho por aprender pero sé que si damos juntos los pasos vamos a poder con ello... y ese pensamiento hace que me ría porque ¿dónde queda la Zeniba fría y sin sentimientos de hace unos meses? Sigue en el mismo sitio, pero ha descubierto otras cosas que han cambiado su forma de verlo todo. Él muerde mis labios y me dice que me ha costado a lo que yo hago un pequeño mohín y se lleva un manotazo por mi parte en su hombro, sienta bien tenerlo cerca y no quiero que se aleje y me vaya cuando más lo necesito, cuando dudo de todo pero irónicamente de lo único que no dudo es de él. En estos momentos no quiero hablar del pasado, tampoco quiero hablar del futuro porque solo quiero disfrutar de ese presente y del momento con él. Mi cuerpo está cansado pero hago un esfuerzo por permanecer despierta y disfrutar de ese remanso de paz, la cama nos acoge y nos refugia y nuestros cuerpos no se separan, se acarician, se rozan, se funden en mil caricias. Él, como siempre, intenta amenizar el momento y hace que me ría y que la noche sea más divertida, nos reímos, hablamos, nos besamos y nos tocamos hasta que enredados nuestros cuerpos caemos dormidos. No sé el tiempo que ha pasado pero para despierto ya es de día, parpadeo por la luz y mi cuerpo busca el suyo y el calor que este desprende, sonrío cuando dice que me quiere y mis azules suben a los suyos.


-Buenos días a ti también –mis labios buscan los suyos en un beso, mis dedos recorren su pecho y su brazo todavía desnudos y enredados, deseo por un momento poder quedarnos así el resto del día pero sé que es un imposible y que no puede ser. No me canso de escuchar decirme que me quiere y sé que eso rompe un poco más mi burbuja, intuyo que él también lo piensa igual que yo. Quiero disfrutar del día pero tenemos que movernos, ponernos en marcha y trazar un plan para acabar con los que intentan matarnos, es cuando voy a decir algo al respecto que sus palabras me sorprenden porque lo dice convencido, con determinación y yo me muerdo el labio y niego lentamente con la cabeza- no podemos ir a Persia cachorro, si no nos encuentran aquí nos van a esperar allí... créeme, conozco cómo es esa organización y no van a dejar que lleguemos a donde tú quieres llegar –quiero hablar las cosas bien, quiero que quede todo claro y que no haya problemas o mal entendidos entre nosotros- Leonidas, te agradezco mucho que me apoyes en esto y que quieras que tome el trono.... pero no quiero hacerlo –le digo porque es algo que tengo muy claro- yo no sé reinar, no sé cómo se lleva un reino y dudo mucho de sea la mejor opción para el pueblo... –y ese pensamiento me aterra, ¿cómo ser una reina cuando soy una asesina fría y despiadada?- Sí, me puedes decir que por mis venas corre sangre real pero... hace mucho de eso, ni siquiera me acuerdo de esa época. Sé lo que él intenta y por qué me quiere muerta, que esté viva le recuerda que puedo quitarle el trono pero no lo quiero.... se lo regalo –digo y giro para quedar sobre su cuerpo, una de mis manos se enreda en una suya, la otra recorre su rostro- de hacerlo me debería para mi pueblo y entonces, ¿qué pasaría con... esto, con nosotros? Tú eres de Grecia y te debes para tu rey Leonidas, me ha costado mucho llegar hasta esto como para ahora que has roto mi cúpula dejar que todo termine, no lo quiero, pero tampoco quiero reinar... me da miedo –reconozco y bajo mi rostro- me da miedo perder lo poco que tengo por ocupar un trono que aunque por derecho es mío otro me ha usurpado. Entiendo, también, que tú veas que lo normal es que yo lo ocupe pero... no puedo –muerdo mi labio y acabo recostada contra su cuerpo dejando mi rostro en su cuello, cierro los ojos y suspiro para tomar aire ante todo lo que se me viene encima, quiera o no- vamos a ocuparnos primero de los asesinos, luego podemos hablar con tu rey y... no sé, quizás él sepa mejor qué podemos hacer –alzo mi rostro para mirarlo- vamos por pasos, ir a Persia es muy arriesgado y una vez lleguemos qué vamos a hacer, ¿nos presentamos y decimos que soy la princesa que debió morir junto al resto de mi familia, y que vengo a reclamar mi trono? Creo que va a ser algo más complicado de lo que tienes en mente –muerdo su labio inferior y dejo un beso después para que no me rebata- por partes Leonidas, aún estoy intentando hacerme a la idea de que mi familia murió a manos de mi tío quien orquestó un asesinato para ocupar el trono y que yo soy la verdadera heredera –es que es de locos, el giro de acontecimientos que ha dado mi vida no tiene parangón.



My Life for you life:

Me he convertido en la muerte, en la destructora de mundos:


El poder de una mirada:




avatar
Zeniba
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 118
Puntos : 106
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 21/01/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hunting Night {Privado}

Mensaje por Leonidas Kana el Dom Abr 08, 2018 8:14 am

Los haces de luz que entraban por el carcomido postigo de la habitación dotaban de tonos dorados los azulados ojos de la cazadora.
Mis dedos se deslizaban lentos por su espalda mientras una sonrisa picara moría en sus labios confesandole nuevamente lo que por ella sentía.
Enarque una ceja al ver que algo no me decía, mi rostro adquirió un gesto sombrío, una parte de mi me decía que le agobiaba, que se sentía presionada, ya no solo porque mi forma de pensar fuera distinta a la de ella, si no porque no quería ir tan rápido en esta “relación” o lo que fuera.

Dejé escapar el aire pesado cuando trepó por mi cuerpo, no tardó en empezar a disertar sobre su imposibilidad de aceptar una responsabilidad que para mi ella tenia con su pueblo. Si su tío era capaz de mandarla al infierno deseando darle muerte para quedarse con la corona de Persía ¿que no haría con los que no eran su familia.
Quizás no deseaba ser princesa, quizás le gustaba esa vía como asesina, pero eramos cazadores y en mi caso yo no cazaba por diversión, por el gusto de matar sin mas, si no por salvar a Grecia de un futuro incierto.

Sus labios acariciaron los míos de forma tierna, sosegada, intentando hacerme asumir sus palabras.
-Entiendo -dije sin mas..quería que nos ocupáramos de los asesinos que la perseguían ,según ella ir a Persia era un error porque allí la esperarían mas, pero ¿acaso tras matar a estos asesinos no mandaría mas su tío?
-¿quieres ser libre? -pregunté con cierta decepción en mi mirada -en ese caso haz lo mas inteligente, finge tu propia muerte.

Si no quería luchas por su gente, ni tomar la corona que le pertenecía ¿para que seguir vivia?
-Ser asesina te ha convertido durante mucho tiempo en una sombra, por eso tu tío no ha tratado de matarte antes, simplemente desconocía tu existencia, pues acaba con ella..los asesinos quieren cumplir su misión y llevarle a tu tío resultados. Pues finjamos que han conseguido su objetivo.
Un cuerpo calcinado, aquello que te identifica en este y bueno..será mas que suficiente para que tu tío crea lo que quiere creer, a fin de cuentas la organización nunca falla y eso es una ventaja que bien podemos usar a nuestro favor.

Deslicé mis dedos por su espalda contando las vertebras mientras mis labios apaciguaban os suyos.
-No puedo evitar ser idealista, entiendo que has sido educada en la practicidad de las cosas, pero yo he sido educado de otra forma distinta.
Soy pasional, pienso que lo que hago obedece a algo mas que el hecho de matar por matar...
Agarwaen es perseguido por una hechicera que lo quiere muerto por el hecho de ser príncipe y estoico mantiene el tipo, lucha, aprieta los dientes y aun estando herido de muerte se alza para enfrentar al enemigo, lo hace porque Grecia lo necesita y Persia te necesita a ti, no voy a convencerte de nada, es tu decisión, no la mía, apoyaré la decisión que tomes, sea la de desaparecer como la de enfrentarte..






my life:
avatar
Leonidas Kana
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 122
Puntos : 136
Reputación : 28
Fecha de inscripción : 12/08/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hunting Night {Privado}

Mensaje por Zeniba el Jue Mayo 03, 2018 5:35 am

Cierro los ojos por unos segundos tumbada todavía en la cama, siento las manos del cazador recorriendo mi cuerpo y soy capaz de sentir la calidez que desprende en un gesto como ese, sonrío mientras dejo que sus dedos acaricien mi piel mientras la luz del sol entra por el resquicio de la ventana donde hay un hueco que ilumina el lugar donde nos encontramos. Mi cuerpo se ha amoldado al suyo y ahora los dos yacen enredados de forma que no sé dónde empieza el mío y termina exactamente el suyo, he dormido pocas veces junto a él pero he de admitir que los despertares a su lado han sido instantes precisos que han cambiado las cosas. Siempre me he acostumbrado a dormir en el frío y la soledad y tener a alguien que de alguna forma me proteja es algo nuevo para mí, algo a lo que nunca he estado acostumbrada a lo largo de mi vida. He tenido mis relaciones con hombres pero nunca, jamás, he dormido con ellos y mucho menos me he despertado abrazada a su cuerpo al día siguiente... y admito que me gusta esa sensación, es cálida, es diferente. Cuando abro los ojos y lo miro con esa sonrisa que porta en sus labios me doy cuenta de lo mucho que ha cambiado mi vida, y mi forma de ser, desde que lo he conocido. Se propuso una tarea complicada y casi difícil de realizar pero al final ha conseguido muchas cosas y ha ido rompiendo mi burbuja, yo lo siento y lo noto y estoy convencida de que él también lo sabe. No soy dada a expresar los sentimientos de forma tan natural como lo hace él, es la primera vez en mi vida que le digo a alguien “te quiero” y aunque me ha costado hacerlo, cuando lo he pronunciado, un sentimiento cálido se ha expandido por mi cuerpo. Sus labios buscan los míos y eso me provoca una leve risa aunque respondo al beso, mis dedos recorren su pecho desnudo y no hago movimiento alguno por levantarme, quiero permanecer así durante el resto del día y aunque sé que es un deseo inconcebible eso no hace que no disfrute del momento que tengo junto a él, de ese remanso de paz pequeño que hemos encontrado como si no nos persiguieran unos asesinos dispuestos a acabar con nosotros de una vez por todas. Noto por su gesto que algo piensa o algo le pasa y entiendo lo que es cuando me habla por primera vez en ese día; sé que no está de acuerdo con mis pensamientos y con mi idea de mantenernos al margen, matar a los asesinos y no clamar esa venganza contra mi tío. Sé cómo es él y lo que está dispuesto a hacer de ser necesario, sé que no le gusta mi decisión y que prefiere enfrentarse directamente a mi tío pero a mí aún me cuesta asimilar que soy una princesa, que mi familia está muerta y que mi tío me quiere matar para que no le quite un trono que me pertenece por derecho, pero que no quiero porque no me veo como una reina dirigiendo un país y reinando... yo no estoy echa de esa pasta.

Sé que Leonidas no piensa lo mismo y me lo hace saber aun cuando me muevo contra su cuerpo para elevar mi rostro y poder hablar con tranquilidad, hemos empezado bien la mañana y no quiero estropearla por una discusión sobre lo que tenemos que hacer. Me ha costado mucho llegar hasta el punto en el que estoy con él y no quiero perderlo todo, por primera vez en toda mi vida me doy cuenta de que no quiero perder a una persona que se ha ido ganando un hueco a golpes de espada; me da miedo perderle. Y me da miedo que me de miedo porque yo jamás he tenido esa sensación en mi vida, se supone que soy letal, fría y dura como una roca que no tiene sentimientos... y ha tenido que aparecer él en mi vida para hacerme ver lo contrario. Son muchas cosas juntas y todavía no asimilo del todo la verdad que me ha estampado de lleno en mi rostro, necesito aclarar mis ideas y aunque yo tengo claro que no vamos a ir a Persia es él quien hace, con sus palabras, que dude de todo cuanto debo hacer de nuevo. Me pregunta si quiero ser libre y mis azules se clavan en los suyos mientras mi dedo recorre su pecho, no respondo cuando le oigo decir que finja mi muerte y yo me muerdo el labio. ¿Un acto tan cobarde como ese? No puedo hacerlo tampoco, yo nunca he huido de nada en mi vida así que ¿cómo voy a huir ahora? Aunque sus palabras suenan lógicas en cuanto a fingir mi propia muerte para que mi tío me deje en paz, la idea de perder el medallón que lleve y que he llevado siempre no me gusta en absoluto... no puedo ser tan cobarde y fingir mi muerte, aunque sé que eso puede solucionarlo todo. Sus dedos se deslizan por mi espalda, su otra mano recorre mi rostro y sus labios besan los míos de forma tierna y dulce para darme tiempo a pensar en lo que quiero y creo que debo de hacer, de nuevo son sus palabras las que hace que dude. Él dice que debo luchar porque Pesia me necesita pero que, haga lo que haga, él va a apoyarme en todo momento aunque sé que en el fondo espera que tome la decisión más acertada. Cierro los ojos y lanzo un suspiro, apoyo mi rostro en su pecho y por unos segundos no digo nada en absoluto mientras mi mente trabaja a mil por hora, deja un beso en mi frente y no dice nada porque en cierto sentido quiere darme algo de margen para pensar pero sé que espera que le diga qué decisión he tomado.


-¿Sabes lo mucho que me has hecho cambiar? –Pregunto para alzar mi rostro y observarlo de una manera detenida, mi barbilla queda en su pecho por unos segundos hasta que alzo mi rostro del suyo para mirarle de una forma mejor- yo antes no dormía con ningún hombre, siempre me iba para no crear lazos afectivos porque en mí no cabía hacerlo, tampoco había dicho a nadie que le quería –mis dedos subieron a su rostro en lo que él apartaba unos mechones de mi pelo que caían por mi hombro- te miro y me doy cuenta de los cambios que he hecho desde que te conozco y cómo me has cambiado en todos los sentidos –muerdo mi labio inferior apenas unos segundos- antes ni siquiera te hubiera escuchado, habría pasado de lo que me dijeras y hubiera lo más práctico y sencillo para mí que es matar a los asesinos y seguir con mi vida –hago una pequeña pausa- pero ahora que te escucho y razono tus palabras... no puedo esconderme de esa forma, no puedo ser tan cobarde como para eso y no voy a hacerlo –afirmo mirándolo a los ojos- no quiero esconderme más y dejar que me cacen hasta el fin de mis días, antes no me habría importado pero ahora las cosas son... diferentes, tú lo has hecho diferente –me inclino para rozar sus labios con los míos- no sé todavía si voy a quedarme ese trono, porque no lo quiero, pero no puedo dejar que mi tío campe libre después de lo que le ha hecho a mí familia, de lo que me ha hecho a mí –todo ha cambiado por su culpa, él ha sido quien me ha empujado a ser la persona que era en esos momentos- vamos a luchar, sé que no va a ser fácil pero si tanto quiere matarme entonces que lo intente él en persona. Sé que es una locura porque va a estar protegido pero podemos intentarlo –ya veo la sonrisa que porta en sus labios por ello- pero Leonidas –lo miro de forma fija y él espera mis palabras- no sé si voy a tomar el trono, no creo que esté preparada para ello... aún me cuesta asimilar que pertenezco a la realeza y que mi vida es muy diferente a la que siempre he pensado –apoyo mi frente en la suya, cierro los ojos un par de segundos y los abro para mirarlo- te quiero, me ha costado muchísimo llegar hasta ese sentimiento y mucho más me ha costado pronunciarlo en voz alta, tú has cambiado mi vida pero no quiero que por ocupar un trono que me da pavor de pensar en ocuparlo te pierda a ti en el proceso –mi mano acaricia su rostro, mis labios rozan los suyos con cada palabra- voy a luchar porque tienes razón y no puedo ser tan cobarde, pero por el momento dejemos el tema del trono aparte, dame tiempo para pensar y asimilar las cosas –mis azules observan los suyos que brillan igual que los míos- nos vamos a Persia –digo para tomar sus labios en un beso, su mano en mi nuca me acerca más a él y acabo sentada sobre su cuerpo, uno que busca el mío en todo momento para al final acabar encontrándolo. Volvemos a unir nuestros cuerpos en uno solo y la habitación se llena de jadeos y de gemidos, sabemos que nuestro tiempo de paz se agota y que debemos de partir si queremos tomar ventaja. Sé que nos van a esperar cuando sepan que no estamos pero en esos momentos solo me concentro en el hombre que tengo bajo mi cuerpo y que me toma de forma distinta de todas las demás, más sentida, más cálida. Acabamos agotados en la cama perlados en sudor pero saciados y satisfechos, me abrazo a su cuerpo y dejo un beso en su cuello, sabemos que lo complicado empieza a partir de ese momento y tras concedernos unos minutos más terminamos por levantarnos, vestirnos y abandonar esa pequeña cabaña que nos ha cobijado- Leonidas –digo mientras salimos, tengo aferrada su muñeca y he parado su avance para hacer que se girara- gracias por ayudarme, por permanecer conmigo y no irte cuando hacerlo sería quizás lo más sensato. Sé que tú me das la fuerza que necesito, y aunque esta no es tu guerra, gracias por librarla conmigo –mis dedos se entrelazan con los suyos, a partir de ese momento vamos a emprender un viaje hacia mi destino, un viaje complicado y arriesgado pero que él me recuerda que ya había apostado por mí y que iba a seguir haciéndolo. Nuestro destino; Persia.



My Life for you life:

Me he convertido en la muerte, en la destructora de mundos:


El poder de una mirada:




avatar
Zeniba
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 118
Puntos : 106
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 21/01/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hunting Night {Privado}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 4 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.