Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA CE QUI NOUS UNIT - PARTICIPAN DAMIAN ALARCÓN Y LORA BELLAMY. RELEASE THE BEAST - PARTICIPAN ASTOR GRAY Y GWANGJONG GOREYO. VANN STEIN - PARTICIPAN HÖOR CANNIF, ULF TOLLAK, GIULIANA MORDRAKE, DANIELLE MORGAN, LUND, STAN MCQUINN, KHAYLA. NOSTALGIA - PARTICIPAN SUNI KANG y GWANGJONG GOREYO.




Espacios libres: 05/48
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 28/11/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas
» Fabuless {Privado} {+18}
Hoy a las 7:29 pm por Derek Corey

» The Cardinal Sin — Privado
Hoy a las 7:20 pm por Zéphyr C. Bonnet

» Min Skjebne, Mitt Doom ~ Privado {+18}
Hoy a las 7:11 pm por Nailah Zahir

» Dreaming II [Privado]
Hoy a las 6:58 pm por Vladmiri V. Mckennitt

» Retrospectiva
Hoy a las 6:48 pm por Epoch

» Evil Genius — Privado
Hoy a las 6:43 pm por Erinnia S. Graffiacane

» Noche de halloween (maggie)
Hoy a las 6:40 pm por Maggie Craig

» Fraude ou accord –Priv. Cagnazzo
Hoy a las 6:35 pm por Cagnazzo

» Deads tells no tales
Hoy a las 6:32 pm por Epoch



A Dream Within a Dream — Privado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

A Dream Within a Dream — Privado

Mensaje por Clarisse Aubriot el Dom Jul 30, 2017 9:42 am

Había elegido un ramo de amapolas silvestres, las mismas que solían crecer en el jardín de su casa. Eran las favoritas de su madre porque su esposo las había sembrado para ella, y Clarisse recordaba aquel gesto con especial devoción, porque justo solía pasar mucho tiempo entre esas flores, maravillada por ese color intenso e hipnótico de sus pétalos. Las amapolas eran las que solían vestir las tumbas de sus padres, y cada fin de semana de primavera, las cambiaba para que las lápidas se mantuvieran siempre vivas, dejando al lado ese aire sombrío tan característico de los cementerios. Las historias tras la muerte solían ser tristes, rodeadas de recuerdos nefastos, como los suyos. Si ellos habrían muerto por enfermedad, o por la edad, lo hubiera asimilado mejor, pero aquello distaba mucho de lo que los arrastró hacia el otro lado.

Aquella vez no llevó a sus pequeños hermanos con ella, porque debían asistir a las clases de piano que tanto los entusiasmaban. Además, obligarlos a acompañarla a un lugar tan triste, no era lo más sano, porque deseaba verlos siempre felices. Louis y Lucienne eran lo más importante para ella, junto con Darcell; eran su motivo para seguir adelante, a pesar de la terrible maldición que la atormentaba hasta en los sueños.

Las transformaciones le daban un giro a toda su existencia, incluso presentía que, en algún momento de desconocimiento de la realidad, había atacado a alguien. ¿Y si esa persona había terminado como ella? El cargo de conciencia solía fastidiarla de manera continua, pero prefirió optar por ignorar aquello; quizá sólo se trataba de un mal presentimiento suyo, nada más. Aparte, no podía llevar tristezas a la tumba de sus amados parientes, al contrario, debía asegurarles, en su lugar de descanso, que estaba bien; que a pesar de todo lo horrible de aquella noche en la que perdieron la vida, ella estaba bien. Y seguiría estándolo.

Clarisse solía ser una mujer fuerte de espíritu, porque la vida misma se encargó de forjarle ese carácter. No de la mejor manera, claro, pero así estaban las cosas. Ella no pretendía estar lamentándose de esquina en esquina, porque no era la única que perdía a un ser querido, ¡habían muchos que lo hacían! Y sin embargo, salían adelante, ¿por qué ella no? Los Aubriot nunca mostraban flaquezas, ¡nunca! Y el rojo intenso de las amapolas se lo confirmó. Hasta sonrió, con una sinceridad que le regresaba el alma al cuerpo. La visita al camposanto no debía ser motivo de decaimiento, sino de alegría, de respeto por el espíritu de los difuntos. Es más, mientras se hallaba caminando por el trecho que la conducía a los sepulcros de sus padres, recordó cuando su madre le hablaba de la abuela; nunca la vio llorar por su ausencia, porque decía que ahora la anciana estaría en un lugar mejor, en donde las miserias no la tocarían jamás.

Con ese recuerdo consolador, avanzó, consolándose con la idea de que ellos estarían en un sitio más afable, en donde nada los haría llorar. Un hermoso pensamiento, pensó. Uno que la llenaba de deseos de vivir. Pero, ya estando a un par de pasos de las tumbas, una brisa gélida, extrañísima, la sacudió. Clarisse no solía ser tan supersticiosa, no obstante, la mala impresión de ese aire frío no le dejó el pensamiento tranquilo, ni siquiera cuando estuvo cambiando las flores marchitas por las otras.

—Lamento estar tan intranquila —expresó, mientras arreglaba las amapolas—. No debería estarlo, y menos delante de ustedes. Quizá esté exagerando, pero, ¿saben? Desde que una parte de mí dejó ser humana, hay cosas del ambiente que no se ignoran con facilidad. Yo sé que me entienden, siempre lo hacían... Siempre.

Aunque se hallaba tan distraída, su propio cuerpo la puso en alerta. La espalda se le erizó, como lo haría el lomo de un animal al sentir una presencia ajena. Y, efectivamente, Clarisse ya no se encontraba sola en esa parte del cementerio. Apenas estaba cayendo la tarde, por lo que las visitas ya no eran tan recurrentes. Sin embargo, al parecer no era la única que prefería aquellas horas tan reservadas.




Sundown:
Gracias:
avatar
Clarisse Aubriot
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 13
Puntos : 16
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 29/03/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A Dream Within a Dream — Privado

Mensaje por Dennis Vallespir el Dom Nov 12, 2017 10:53 pm

Cementerios. Nunca habían sido realmente su fuerte, por mucho que sus dos padres llevaran supuestamente muertos desde que él tenía siete años —o eso le dijeron, claro, he ahí la cuestión—. Sus dos tumbas se encontraban en un mausoleo particular de su casa en Luxemburgo y siempre que los había visitado, la sensación distaba mucho de la que lo embargaba cada vez que había tenido que pisar aquellos lugares dedicados a compartir el recuerdo de la muerte. Para un hombre que había vivido en la gran mentira de una vida acomodada, aquella sucesión de lápidas no distaban mucho de una fosa común. Y para las patologías de un niño sin crecer que se mantenía alienado del mundo —salvo cuando era hora de sacarlo a la luz en sus comportamientos bipolares—, la sensación de estar entre tanto dolor ajeno con el que podía empatizar claramente lo agobiaba.

¿Insensible? ¿Egoísta? Humano, incluso cuando la luna llena probaba lo contrario.

Por culpa de los empujes desconsiderados que había aportado la figura de Abigail Zarkozi al misterio por el que se desvivía, se había acabado enterando de algo técnicamente horrible: que no sólo compartía naturaleza sobrenatural con su tía sino que el licántropo que lo convirtió a él tantos años atrás durante su primer viaje a París había sido su propio padre. Sí, el mismo que creía muerto, al igual que su madre. Ninguno lo estaba, o al menos no lo estuvieron entonces. Aquel mausoleo privado sólo representaba una farsa más en aquella espiral de mentiras. ¿Cómo esperaban que acabara saliendo él en mitad de todo eso? ¿Cuerdo? Eso explicaba muchas cosas.

Obviamente había más detalles en toda aquella historia y, por supuesto, una explicación al torrencial de preguntas que conllevaba. Como era de esperar en el luxemburgués, no iba a pensar en eso ahora, ni siquiera cuando venía muy relacionado al estar allí, en el cementerio, justamente para buscar el nombre falso de los restos de Klaus Vallespir… No quería hablar del puñetero tema y mucho menos con las voces apelotonadas de su cabeza.  

Caminó entre piedra y hierba, con la misma destreza que un elefante en una cacharrería, conforme analizaba su entorno en una mezcla de consideración e incomodidad. Se paró al divisar su objetivo, muy próximo a la única visitante, aparte del propio Dennis, que rondaba por allí a esas horas: una joven, otra 'Hija de la luna' según podía percibir a causa de su aura y cuya mirada le hizo olvidar completamente el motivo por el que acababa de plantarse en aquel sitio. Y si recordábamos que ese motivo había sido básicamente su vida entera desde que ésta se oscureciera para siempre, aquello que le transmitieron esos ojos cristalinos no podía tratarse de cualquier cosa…

Sucedió todo en un parpadeo: la negrura espesa de una noche, los gritos de súplica, el contacto fiero y la sangre. Su garganta se secó en el acto y el corazón le colisionó contra el pecho, deliberado y asustadizo, como el sudor que le perlaba la frente cada noche al despertarse en mitad de sus pesadillas. Su rostro desencajado y presa de la confusión más dolorosa volvió a acecharle entonces, sin ninguna medida de seguridad contra la posible incredulidad de una persona desconocida y que, sin embargo, le había despertado el recuerdo de otro misterio sin resolver. Lo había intentado adormecer sin éxito alguno, bastante tenía con lo que tenía, o eso pensaba…

Definitivamente, eso pensaba.

—Buenas tardes. —Todavía no supo cómo fue capaz de recomponerse y responder con tanta naturalidad, detrás de un carraspeo de pura torpeza que tampoco se iba a molestar en disimular a esas alturas. Se hallaba en mitad de una actividad muy poco inusual en sus costumbres, abrumado por el horror que había detrás de lo que llevaba tantos años queriendo desenterrar, así que no planeaba toparse con nadie y, por tanto, no se había preparado para actuar ante un encuentro social. Incluso si llevaba casi toda su existencia fingiendo ser un ciudadano de salud mental estándar, en aquellos momentos estaba cansado y vulnerable. Demasiado como para resistirse a la tensión tan intrigante que desprendía la sola presencia de aquella mujer— Disculpad, ¿nos conocemos de algo? —se sorprendió a sí mismo exteriorizando lo que se le pasaba por su trastornada mente, aunque… ¿Acaso alguna vez había podido detener sus impulsos cambiantes?— No es mi intención sonar así de intrusivo, mademoiselle, a mí también me cuesta entenderlo, pero hay algo en vos que… —Había soñado, literalmente— Olvidadlo, debo de estar delirando.

O recreando sus pesadillas a través de aquellos rasgos tan oníricos que a pesar de su natural belleza, le producían unos escalofríos que no comprendía.



Lobo hombre en Paris... Su nombre, Dennis.

Si no puedo salvar a nadie, no puedo salvarme a mí mismo:
You know the child wasn't really the problem, it wasn't Neverland a lie:
You can give it to me when I need to come along:

I planned it all, I just forgot romance:
No imaginé lo que ahora sé, me basta con mirar:
Prepared to burn:


avatar
Dennis Vallespir
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 170
Puntos : 215
Reputación : 107
Fecha de inscripción : 14/02/2012
Localización : Bajo el dedo de Judith

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A Dream Within a Dream — Privado

Mensaje por Clarisse Aubriot Hoy a las 4:59 pm

Quizá la repentina incomodidad de su mente sería algo producto de la sugestión. Encontrarse en un cementerio, a punto de derrumbarse la noche sobre la ciudad, no era algo muy sensato, y dadas las historias que rodeaban a estos lugares, lo más probable es que su mente se inquietaba ante tanta superchería. No lo negaba, pero tampoco lo aceptaba. Desde esa noche en la que fue atacada por aquella bestia, dejó de temerle a la muerte simbólica; a las vastas llanuras adornadas con lápidas y epitafios; a los relatos de fantasmas y aparecidos; al miedo que deambulaba en los camposantos. Para Clarisse ya no significaba nada. El cementerio era, simplemente, el lugar en donde reposaban los restos de sus padres, porque sus almas, de seguro, se hallarían en un lugar mejor, en ese sitio que sería su recompensa después de la vida física. Solamente eso.

Pero resultaba que todas esas teorías, a las que se aferraba con fervor, se disiparon; huyeron a un rincón muy oscuro de su cabeza, dejándola intrigada en ese instante. Su misma naturaleza le alertaba sobre algo que no alcanzaba a comprender. Las habilidades sobrehumanas, que llevaba acumulando desde hacía un par de años, le mostraban cosas que antes, siendo una simple mortal, no lograba ver, ni siquiera enterarse. Desde luego, no era algo que consideraba una bendición, muy al contrario, a veces representaba un trago muy amargo; un dolor de cabeza agudo y molesto. Y es que encontrarse con otros sobrenaturales no siempre era una buena señal, indiferentemente de su raza, la sensación solía ser la misma.

Por esa misma razón es que pudo darse cuenta que ese hombre, el que justó apareció a sus espaldas, era uno como ella. No solamente se trataba de alguien con una naturaleza fuera de lo común, sino que también resultó ser un licántropo. ¡Curioso! Llegó a pensar, sólo por el simple hecho de que ya había lidiado con otro hacía varios días atrás. Pero no, en aquel podía intuir algo diferente, hasta familiar... Tan idéntico como ocurrió con Hugo. ¡De acuerdo! Empezaba a volverse loca con tantas coincidencias extrañas. Y por más que quiso apartar semejantes ideas de sus pensamientos, no pudo hacerlo. La impresión incluso la enmudeció por un momento breve, mientras observaba en silencio a la figura del desconocido que se dirigía a ella.

Echó un vistazo a su alrededor, y tras esos segundos de confusión, sacudió la cabeza, frunciendo el ceño al mismo tiempo. Fue entonces cuando retornaron a su memoria las terribles imágenes que tantas pesadillas le han causado. El recuerdo lúcido de la noche en la que su familia sufrió un atentado espantoso; el mismo atentado que la maldijo para siempre por la presencia del plenilunio.

¿Por qué justo tenía que recordarlo? ¿Y por qué justo cuando sus ojos coincidieron con los de ese hombre?

—Buenas tardes —contestó, y lo hizo en voz baja, aún con la presencia extraña que rodeaba la escena. Era extraño que algo lograra silenciarla por mucho tiempo, aun así, sacó valor suficiente para no dejarse apabullar—. ¿Algo que le parece familiar? Digo, eso fue lo que quiso decir, ¿no es así? Porque creo que tengo la misma sospecha, y no lo entiendo. —Finalmente se puso de pie, retirando algunos pétalos de amapolas que quedaron pegados a su falda—. Creo que es la primera vez que lo veo, pero quizá no. He conocido a muchas personas, y a veces no las recuerdo a todas.

Por supuesto, intentó excusarse como mejor podía, y como mejor le alcanzara la lógica. Sin embargo, no podía ignorar los impulsos silenciosos de su cuerpo, de su mente; de tener la certeza de que había algo más oculto tras ese rostro pálido que se hallaba tan confundido como ella. A veces las coincidencias se daban en los lugares más insólitos, pero menos incongruentes para tales casos. Tal vez esa era de las veces en que ambas cosas se cumplían al pie de la letra, desafiando cualquier rastro de insignificantes teorías científicas.

—Si le sirve, mi nombre es Clarisse... Clarisse Aubriot. ¿Y el suyo? Supongo que esto podría ayudar, no lo sé —agregó, sabiendo que él podría rechazar la pregunta, largarse o simplemente evadirla. ¿Y si no lo hacía? ¿Y si realmente era necesario que coincidieran de esa manera?—. No se preocupe, siempre puede optar por no decir nada. Lamento si mi interrogante lo incomodó más de lo que ya estaba.


Sundown:
Gracias:
avatar
Clarisse Aubriot
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 13
Puntos : 16
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 29/03/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A Dream Within a Dream — Privado

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.