Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 02/45
Afiliaciones élite: abiertas
Última limpieza: 16/01


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


Mujer precavida vale por dos [Viktor Paine]

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ir abajo

Mujer precavida vale por dos [Viktor Paine]

Mensaje por Helen H. Blackmore el Lun Jul 31, 2017 4:30 pm

Recuerdo del primer mensaje :

En algún punto del territorio Paine, entrada la noche.




Helen había esperado a que la noche cayera sobre París para salir de paseo. Llevaba un mapa de la ciudad en la mano e indicó al cochero hacia dónde quería ir. No debería ir sola y menos siendo tan joven. Veía en la mirada suspicaz del buen hombre la misma que tendría su padre si le viera aun levantada y lejos de casa, a esas horas de la noche y sin compañía, pero el conductor tenía algo que su padre no, sed monetaria. Así que en cuanto la chiquilla levantó la mano con un saquito de pequeña barriga no dudó en cogerlo y abrir la puerta del carro a la chica que entró tranquilamente, como si no tuviera miedo de que ese desconocido fuera un degenerado. Tal vez era la inconsciencia de los jóvenes, que no medían el peligro como podrían hacerlo otros. No se estaba fijando ni si el camino era correcto, se dedicaba a pasar su dedo índice por el mapa, llevándoselo de vez en cuando a los labios que mordisqueaba distraída completamente enfocada en el camino que debía tomar hasta llegar al lugar que quería. No debía ser difícil, solo tenía que cruzar un puente y luego seguir río abajo.

El cochero tuvo que toser, hacer aspavientos, intentar llamarla y hasta que no movió el mapa que Helen estaba mirando la chiquilla no levantó la vista con bastante gesto de molestia, el hombre le indicó entonces el exterior, el carro se había detenido y seguramente ya estaban donde deberían. Pestañeó varias veces e inclinó la cabeza a modo de agradecimiento antes de recogerse las faldas y salir del carruaje. Se las acomodó sacudiéndolas, porque no eran precisamente de buena calidad, como solían ser siempre que acompañaba a su familia a algún evento oficial o paseaba con su padre, eran más bien cómodas, unas faldas sin floripondios, de color marrón oscuro y un corsé blando, como los que siempre solía usar su tía y que eran mil veces más cómodos que los rígidos que le hacía poner su madre. Así que se encaminó por la calle, saliendo de París y adentrándose lentamente en los caminos que daban hacia el campo y las afueras. Aun el cochero le miró extrañado y negando con la cabeza o era una muchacha en fuga o una muerta.

A la Blackmore no le parecía tanta locura o no tenía tanto apego por su vida, porque no llevaba luz ni ningún tipo de guía que no fuera el mapa, pero hasta este dejaba de seguir llegado al puente, así que se lo guardó cuando estuvo seguro de estar en el camino correcto y levantó la mirada hacia las estrellas, para cerciorarse. Tardó más de lo que esperaba, pensaba que se había perdido como siempre solía hacer, pero entonces divisó el puente y se apresuró a llegar y cruzarlo sin demorarse. Se quedó cerca del río, cuyo cauce se escuchaba perfectamente en la oscuridad, pero procuró no estar cerca de la orilla o todos sabían cómo iba a volver a casa. Caminó un buen rato, hasta que pensó que no iba a funcionar, que no iba a encontrar lo que buscaba, tal vez no estuvieran tan cerca de la orilla, tal vez no necesitaban una tierra tan húmeda..Eso era. Justo eso, cómo no había caído antes. Entró entonces, desviándose de forma tangencial del cauce del río hasta internarse en el bosque. En un principio no le ahuyentaron los sonidos, porque en cuanto se adentró un poco más encontró lo que buscaba. Unas florecillas azuladas estaban completamente abiertas a la luz de las estrellas y se llevó las manos a la boca, demasiado entusiasmada como para darse cuenta de dónde se estaba metiendo.

Dio la vuelta al bajo de sus faldas y rebuscó,a saber dónde, hasta sacar un pequeño frasco de cristal que destapó, empezó a cortar suavemente las flores y a meterlas en el tarro una a una y con delicadeza, como si fueran alas de mariposa.

Escuchó entonces el sonido de los animales, le apreció escuchar un gruñido y miró a su alrededor. Había estado recogiendo tantas flores minúsculas como para llenar la mitad del tarro y no sabía hacia dónde había camino para llegar hasta allí, pero el sonido no le gustó nada. ¿Lobos?..Frunció el ceño. No, el territorio Paine estaba mucho más lejos..¿O no? Levantó la vista hacia las estrellas..Tal vez era hora de irse, pero al mirar el tarro apretó los labios. ¡Es que le faltaba tan poco para llenarlo! “Bien, lo llenas y vuelves..Como se entere papá”. Se llevó una mano a la frente agobiada, como se enterase su padre..Se disgustaría, le regañaría y luego la perdonaría, pero prefería no preocuparle.

Empezó a recoger, procurando hacerlo lo más rápido posible y durante un rato estuvo así, los sonidos le hacían imaginarse todo tipo de cosas y no hacía más que pensar en lobos, porque era al territorio que más cerca estaba, sin ser consciente que había ya traspasado los límites, los sonidos le ponían nerviosa y le hacían trabajar rápido pero entonces..Entonces escuchó algo mucho peor: Nada.

Cuando se dio cuenta de que todos los bichos, todos los habitantes de aquel lugar, hasta los grillos, se habían quedado en silencio, la muchacha se incorporó y miró a su alrededor..No veía nada..Desde luego, pero..Lo intentó. Apretó los labios y cerró el tarro. Hora de volver a casa. Ni guardó el tarro por las prisas de irse cuanto antes, ni se dio cuenta de que en vez de acercarse al río se alejaba, tan impaciente estaba por volver al puente que tampoco se fijó en las estrellas para guiarse, sencillamente empezó a patear rápidamente mirando hacia atrás de tanto en tanto, con la mala sensación de que algo o alguien le estaba acechando.
avatar
Helen H. Blackmore
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 28
Puntos : 24
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 05/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: Mujer precavida vale por dos [Viktor Paine]

Mensaje por Viktor Paine el Dom Oct 22, 2017 3:08 pm

-Quiero tomarme esto como un desafortunado accidente, así que exigir que rueden cabezas no me parece la forma más inteligente de solucionarlo. Y tampoco quiero que Helen se tome una prohibición a entrar en mi territorio como una ofensa personal. Además, tampoco quiero poner a Krys en el brete de elegir entre su hermana y su amigo. Y mucho menos a ti el hacerlo entre tu hija y tu posición como líder de la Orden. No he venido hasta aquí a pedir una compensación, aunque no veo mal que se disculpe, más por tener algo con lo que apaciguar los ánimos de alguno de los lobos. Aunque sea inintencionado, ha sido un ataque directo al alfa y eso para nosotros es algo imperdonable.

Se tomó unos segundos para poner en orden las palabras que había pensado decirle al capitán. Una idea quizás descabellada, pero que podía acabar en un beneficio mutuo. Se la había comentado a su madre y después de decirle que estaba loco, que la iba a matar de un disgusto, que no había tenido bastante sufrimiento con la muerte de su padre y de Jack y que era igual que su padre, había aceptado la idea.

Aletheia no pensaba que fuera una medida sin sentido o inútil, al contrario, le pareció una solución diplomática más que adecuada. Pero era su madre y era esa parte de ella la que había hablado en un primer momento. Nada que no se esperase.

-Yo más bien había pensado en lo contrario. Quiero que venga, libremente, aunque a ser posible acompañada, bien por uno de tus cazadores, bien por uno de mis hermanos. Al menos al principio, para evitar incidentes. Que venga a hablar conmigo y a pedirme lo que necesite, como corresponde. Si Krys lo hace, Helen también puede hacerlo. Es cierto que Krys me lo pide como amigo, pero tampoco seré injusto con Helen. Lo único que quiero es que entienda que así no se hacen las cosas y que puede hacerlas como corresponde. Sinceramente, Axel, no me importa si es o no muda, no voy a ponerme en plan "oh, pobrecita, nadie la entiende". La creo lo suficientemente capaz de cualquier cosa, quizás sólo necesita que la dejeis sentirse útil, como bien has dicho. Así que... ¿Qué te parece? Si vas a ofrecerle la opción de trabajar para la Orden, yo quiero darle la opción de hacerlo para la manada. Puede ayudar a mi madre a cuidar de los pequeños o aprender a hacer con ella algunas de las pociones que empleamos para combatir los envenenamientos de acónito o muérdago. Si quiere sentirse respetada y útil, que lo haga de día, a la vista de todos, y siendo útil de verdad. Por supuesto, esto es sólo una sugerencia, tú eres su padre y la última palabras es tuya.




The Paines:

avatar
Viktor Paine
Licántropo Clase Media
Licántropo Clase Media

Mensajes : 44
Puntos : 42
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 14/05/2017
Edad : 217

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mujer precavida vale por dos [Viktor Paine]

Mensaje por Axel Blackmore el Miér Nov 01, 2017 4:25 pm

El senescal se levantó estrechando la mano de Viktor de nuevo para despedirse, ya que el acuerdo era correcto. Paine había sido razonable, no le había exigido un castigo ejemplar y además le había dado algunas ideas que quizás pudiera poner en práctica.

Tendrás tu disculpa, porque es lo mínimo. Y respecto a lo que me has comentado, pensaré de qué forma hacerlo que sea mejor para las dos partes. Si ha de ir a tu territorio, que lo haga sin ser a escondidas, y a ser posible, acompañada, al menos por ahora. Dale recuerdos a tu madre de mi parte y agradecele de nuevo que cuidara de ella.


****

Unas horas más tarde...

Axel esperaba a Helen en su despacho, había mandado nota para que fuera allí. Cuando su hija se presentó en la Sede la hizo sentar frente a él, le puso un papel y una estilográfica delante y la miró muy serio.

Escribe una disculpa para el clan Paine. Entraste en su territorio a escondidas, como una ladrona, atacaste al alfa sin querer, pero lo atacaste con acónito y plata. Eso es una ofensa en toda regla y necesitamos mantener la paz. Sé que fue un accidente, así que cuanto antes acabemos esto, mejor.

Esperó a que Helen escribiese las letras que le demandaba para colocarlas en un sobre y cerrarlo con el sello de la Orden de Hellsing. Hora de pasar a otro tema...

A ver Helen, no sé cómo decirte esto pero...al margen del problema que has causado...¿cómo narices se te ocurrió ese invento? es verdaderamente bueno!! Se me ocurren muchas ocasiones en las que me hubiera venido muy bien uno de esos. ¿Tienen nombre? deberías ponerselo y... estoy pensando en que deberíamos fabricar algunos para las misiones complicadas contra licántropos que no respetan el acuerdo. Para eso tenemos que perfeccionarlo así que he pensado que lo mejr es que pases a formar parte de la Orden, en la división de investigación y armamento. ¿Qué me dices?

Esa era la primera parte del acuerdo, había lanzado el caramelito y tenía la esperanza de que picase el anzuelo y se motivara a hacer algo que la hiciera sentir útil. El resto de lo pactado lo dejaría para el día siguiente o en unos pocos días, pues si le decía a Helen que Viktor quería que fuera por su territorio y que ayudase a Aletheia en algunos menesteres...le iba a dar un síncope.




Spoiler:


avatar
Axel Blackmore
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 120
Puntos : 115
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 07/12/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mujer precavida vale por dos [Viktor Paine]

Mensaje por Helen H. Blackmore el Lun Nov 13, 2017 11:03 am

Helen aun temía lo que le iba a caer encima, esperó en el exterior hasta que pudo pasar al despacho de su padre. Se sentía allí bastante incómoda, con todo ese papeleo, que si al menos fueran cosas interesantes como los ciclos lunares o la alta proliferación de cucarachas en el mes de junio, todavía, pero aquello no eran más que contratas y contratas, sermones, que si quejas, que si daños por aquí un vampiro loco por allá. Se pasó las manos por el vestido antes de sentarse y le miró con ojos de cachorro. Ella no pensaba lo mismo pero empezaba a ver que explicarse iba a dar exactamente igual. No atentó contra la vida de nadie, aunque casi matara al primogénito de los Paines, fue simple casualidad, si se hubiera tirado al agua y rebozado en barro al menos habrían evitado que se siguiera intoxicando, pero el terco prefirió hacerla daño.

Pensando en el tema Helen había empezado a fruncir el ceño y a apretar los labios. A pesar de todo cogió la estilográfica y empezó a escribir casi de forma automática, después de todo no era la primera disculpa que escribía aunque nunca tan “seria” puso allí lo que seguramente Paine quería escuchar y punto, alguna que otra ironía se le escapó sin darse cuenta, aunque no sintiera ni dos terceras partes, fingir se le daba bien, al parecer aquella no era una virtud ni Blackmore ni mucho menos Boissieu. Ella no había entrado allí como una ladrona, había sido sin querer y sin darse cuenta, que no tenía la necesidad de ver lobos asfixiados y hombres en pelota picada. Ni siquiera sabía cómo entraban los ladrones a los sitios, ella solía ser sigilosa sin darse cuenta, no lo hacía a propósito y de todas maneras, el licántropo sabía muy bien que estaba allí y le asustó. ¡Qué injusta era la vida!

Le entregó la carta a su padre y miró hacia otro lado, ignorándole y mirando un cuadro que había hecho en tinta, a ella no le parecía nada especial pero se lo había hecho su madre a su padre cuando eran jóvenes, aunque no sabía si Axel habría sido joven alguna vez. Le miró de reojo mientras él hablaba, pero la verdad era que no se estaba enterando de nada ni se esforzaba por entenderle. Hasta que escuchó la palabra fabricar. Pestañeó y se puso recta en la silla mirando fijamente a su padre. Inclinó la cabeza hacia un lado. Le empezó a dar vueltas la cabeza. Fabricar más. La Orden. Armamento. Demasiada información.

Se llevó la mano a la sien y presionó un momento, cuando su mente daba vueltas a lo loco dolía tanto que era insoportable, tenía que ordenar las cosas de una en una, por partes. Miró a su padre cogiendo aire. Se señaló.-¿Yo en la orden..?-Pero tenía sentido al menos en cuanto a la parte de investigación. Se acercó sin darse cuenta a la mesa de su padre para tenerle más cerca con un brillo especial en los ojos ilusionada.- ¿Es..Es en serio papá?..O lo dices solo para que no me meta en líos. Líos en los que se metió el Paine él solito..
avatar
Helen H. Blackmore
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 28
Puntos : 24
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 05/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mujer precavida vale por dos [Viktor Paine]

Mensaje por Axel Blackmore el Mar Nov 21, 2017 2:43 am

Axel levantó el dedo y frunció el ceño, eso no era bueno. Pocas veces mostraba su enfado reflejado en la cara y ahora era uno de esos momentos.

¡¡Helen Harper Blackmore!! ¿quién te crees que eres? una señorita noble que vivirá como un florero todfa su vida? eres una Blackmore!! eres capaz de conseguir lo que te propongas y mucho más. Tu madre y yo no nos hemos esforzado en balde en criaros, daros una educación y unos valores para que ahora los pisotees con tus dudas infantiles. Madura de una vez!! Tienes una responsabilidad con la vida. A ti se te han otorgado talentos, la posibilidad de desarrollarlos al tener una familia pudiente y no vas a desperdiciar tu vida nadando en tu mar de dudas. Vas a entrar en la Orden, vas a pronunciar el juramento por escrito y vas a dedicarte, como hago yo, a velar por todos aquellos que salen ahí fuera a exterminar el mal. Les facilitarás la vida con tus inventos y te ocuparás de proporcionarles todo tipo de logística que les permita sobrevivr más tiempo. Hay mucho trabajo que hacer. Cada día se inventan cosas nuevas, tejidos más resistentes y ligeros para fabricar petos protectores, metales más resistentes, nuevas técnicas industriales que podrían ser aprovechadas. Pero estamos desfasados y necesito que alguien se ponga al día, y ese alguien vas a ser tú. No es de recibo que el mundo cambie y evolucione y nosotros no.

Miró a su hija más tranquilo después de haberle soltado el sermón y se quedó pensativo mirando al techo.

Trabajarás con el maestro armero, pero quiero que además recibas clases de ingeniería. Sé que las mujeres no pueden ir a la universidad, pero el dinero lo compra todo, así que estudiarás y aplicarás lo que aprendas por y para la Orden. No es negociable.




Spoiler:


avatar
Axel Blackmore
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 120
Puntos : 115
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 07/12/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mujer precavida vale por dos [Viktor Paine]

Mensaje por Helen H. Blackmore el Miér Nov 22, 2017 3:52 pm

Helen mentiría si dijera que no le sorprendió la reacción de su padre. Axel siempre era bueno con ella, tierno, hasta podría decirse que blando, de modo que cuando usó su nombre completo apretó los puños en los pliegues de su falda y le miró con los ojos muy abiertos. No estaba acostumbrada a que su padre le tratase así, a que le impusiera su voluntad sin dar opción a rechistar y mucho menos que le levantase la voz.

Se sintió muy avergonzada y también dolida, enfadada, triste y con ganas de gritar a los cuatro vientos que iba a hacer lo que le diera la gana. Que no pensaba entrar en la maldita orden, ¡Que le dieran a la Orden! ¡A la universidad y a la responsabilidad de ser una Blackmore! Sentía que iba a estallar, era muy poco lógico, ella siempre había querido ser parte de la familia, no quería ser un trueque con algún noble o por contactos en alguna otra parte del mundo, no quería quedarse sentada a parir hijos, siempre había querido ser como Krystha pero ahora que se lo imponían de esa forma ya no le hacía tanta gracia. Apretó los labios con fuerza, intentando no hacer ninguna mueca rara, pero su labio empezó a temblar. No era ninguna niña, quería ser útil, pero su padre había sido quien no le había dejado serlo, ¿Por qué se enfadaba ahora y le decía todo eso?

Agachó la cabeza cuando se le escaparon las lágrimas y se las secó con rapidez, sollozaría si pudiera y cuando levantó la mirada hacia su padre estaba claro qué había en sus ojos.- Te odio.- Se levantó arrastrando la silla y empezó a caminar a pasos vivos hacia la puerta, casi podría decirse que más que furiosa estaba huyendo de allí. La reacción de su padre le costaba asumirla. En otro momento, de otra forma, le hubiera hecho tanta ilusión todo esto, hubiera agradecido tanto a su padre que le diera esa oportunidad, pero de esta manera no, así no. Así parecía que había estado toda su vida quejándose como una cría. ¡Cuando todo lo que había querido era ser útil!

Apenas sabía lo que estaba haciendo cuando se encontró en la biblioteca. Allí había muchos tipos de libros y eso que tener ese tipo de ejemplares era todo un lujo. Apenas hizo caso al hombre que le miraba aturdido, Helen empezó a buscar libros, algunos los lanzaba al suelo con furia otros los dejaba con aun más fuerza contra la mesa y cuando recopiló una buena montaña se sentó arrastrando la silla aun con más furia. Se sentó y abrió el primer libro, se tenía que limpiar los ojos de vez en cuando para poder leer, pero nadie iba a volver a repetirle que tenía dudas, que no valía para nada. Por muy cría que fuera. Iba a ser una cría toda la vida, ¡Pero una que se había leído todos los malditos libros de la Sede! Por su madre que Axel se iba a arrepentir de lo que había dicho.
avatar
Helen H. Blackmore
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 28
Puntos : 24
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 05/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mujer precavida vale por dos [Viktor Paine]

Mensaje por Viktor Paine el Vie Nov 24, 2017 6:44 pm

Viktor regresó a casa tras la conversación con Blackmore. Apenas cruzó el umbral, vio a su madre sentada en el salón, junto a la chimenea, envuelta en un chal de punto, esperándole en la butaca que recordaba verle ocupar desde siempre, junto a la que había sido el sitio de su padre y que ahora tomaba él cuando se sentaba a charlar con ella.
-Hola mamá -saludó, llegando hasta donde la bruja estaba y dándole un beso en la mejilla, antes de ocupar el asiento contiguo, con un suspiro, intuyendo que iban a tocar algún tema espinoso.
-¿Qué tal ha ido la visita a la Sede?
-Bien. Como se esperaba. Blackmore y yo hemos hablado y creo que le ha parecido bien la propuesta que le he hecho.
-No me gusta.
-Mamá... Fue un accidente, no voy a echar por tierra el trabajo de veinte años por eso. Papá y tú os hartasteis de decirnos eso cada vez que Krys y yo nos metíamos en problemas, que no íbais a poner en peligro el pacto por chiquilladas nuestras.
-¡Viktor! Casi mueres.
-¿Y? No es la primera vez y no será la última. Soy un licántropo, soy un Paine, soy el alfa. Mamá, ya no soy un niño.
-Siempre serás mi niño.
-Lo sé, pero ya lo hemos hablado y estabas de acuerdo en que era una solución adecuada.
-Sí, pero eso no hace que me guste la idea. ¿Y si hay otro accidente y no llegamos a tiempo? ¿Y si afecta a los más pequeños?
-Mamá, no va a pasar nada. Helen vendrá igual que viene Krys. De hecho, es más que probable que vengan juntas. Esto va a salir bien y nuestras relaciones con los Blackmore saldrán reforzadas, ya lo verás.

Se levantó y fue a sentarse en el brazo del sillón donde estaba su madre, para pasarle el brazo por los hombros y abrazarla.
-Cualquier día me vas a matar de un disgusto. Eres igual que tu padre.
-¿Y desde cuándo eso es algo malo? -cuestionó con una sonrisa.
-Desde nunca -cogió la mano de Viktor entre las suyas-. Si tienes razón, pero no puedo evitar preocuparme. Si te pasa algo, me muero. A ti o a cualquiera de tus hermanos.
-Lo sé, pero estaremos bien, te lo prometo.

La besó en la mejilla y se levantó para abandonar la casa y reunirse con Esthia y Uryan, sus pretorianos, para poner en orden las defensas de la manada. Hasta que no estuviera la situación completamente controlada y olvidado el incidente, mantendrían algo más alta la vigilancia. Se encargaría él personalmente, junto a sus hermanos y sus dos betas más cercanos, para no alertar a los demás.




The Paines:

avatar
Viktor Paine
Licántropo Clase Media
Licántropo Clase Media

Mensajes : 44
Puntos : 42
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 14/05/2017
Edad : 217

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mujer precavida vale por dos [Viktor Paine]

Mensaje por Axel Blackmore el Mar Nov 28, 2017 10:23 am

Le sorprendió la reacción de Helen porque pensaba que era eso lo que realmente quería y deseaba: ser útil, tener un lugar donde desarrollar sus talentos, donde ser considerada y valorada...pero nada más lejos. Acababa de decirle "te odio" antes de largarse con un portazo. Se dejó caer hacia atrás en su butaca con la manos juntas delante de la barbilla, pensativo. Helen siempre había sido su niña, sus ojitos, la que más lo necesitaba y ahora no sabía cómo ayudarla, eran como dos extraños y no quería imponer su voluntad, pero tampoco ella estaba siendo razonable. Resopló y de un manotazo tiró un cartucho de cuero lleno de legajos al suelo, estaba contrariado, enfadado consigo mismo porque esa situación no le gustaba un ápice.

La dejó irse y calmar su ira durante un par de horas en las que dudó si ir a por Anaé y que le diera consejo, él no se veía ya capaz de razonar con Helen. Pero luego pensó que era mejor no seguir cabrados antes de llegar a casa y fue en su busca a la bilioteca, donde se sentó a su lado.

Helen. Siento haberte hablado así. Sólo busco la forma de que seas más feliz. Realmente creo que tienes mucho talento, no te veo como una señorita florero de la alta sociedad, pero no puedes hacer las cosas improvisando y sin preparación porque puedes salir herida como ha pasado esta vez. Sé cual es nuestro deber por ser de la familia Blackmore, y me enorgullezco de cada uno de vosotros, igual que de tu madre, que adoptó esta carga para compartirla conmigo. Pero a la vez sois mis hijos, mis pequeños y no puedo soportar veros heridos, maltrechos o en peligro. Hagámoslo juntos, serás una pieza clave en la Orden, y no por ser hija de nadie, sino por ser Helen Blackmore. ¿Qué me dices? ¿Olvidamos lo de antes?




Spoiler:


avatar
Axel Blackmore
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 120
Puntos : 115
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 07/12/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mujer precavida vale por dos [Viktor Paine]

Mensaje por Helen H. Blackmore el Miér Dic 20, 2017 1:30 pm

Helen era tranquila, por lo general, reaccionar así le había sorprendido hasta a ella. Al principio estaba muy enfadada, leyendo el primero de la montaña de libros que había escogido para iniciarse en ingeniería, además había cogido un par de “chucherías” más que habían llamado su atención casi sin darse cuenta mientras echaba abajo la mitad de la estantería de una pataleta. No quería comportarse como una niña pero había reaccionado como tal, sin embargo no estaba dispuesta a avergonzarse todavía y menos cuando su padre le había hablado de esa manera. Leía con total apatía, pero centrada en las páginas, tanto que hasta que no escuchó la voz de su padre no se dio cuenta de que estaba ahí.

Se revolvió en la silla incómoda por la sorpresa pero luego fingió ignorarle mientras pretendía seguir leyendo. Lo que más le había afectado era que se creyera que estaba quejándose por gusto, siempre había querido ser útil, hasta donde podía recordar había sido cosa de su padre el decirle que no servía, que ella pertenecía a la luz, como su madre, o algo parecido, el que se había empeñado en alejarla de todo lo referente a los cazadores..Así que que le acusase precisamente de ser una vaga comodona le dolió mucho. Le miró de reojo, porque su padre siempre sabía qué decir, era de lo poco que le molestaba de él, además era una cualidad que Krystha había heredado y le sacaba aun más de quicio.- En teoría, yo no salí herida..Fue el lobo.- Habló con él,dejando para ello el libro que estaba leyendo con cierta condescendencia, empezaba a coger mucha tirria a los Paine.- No me importa ser una pieza clave o no, solo quería formar parte de esto y vosotros nunca me habéis dejado. Soy la tonta de la familia, la que no sirve para nada, lo se y no me importa, pero no me digas que ha sido por decisión propia, si fuera por ti no pondría un pie en la calle sola ni cuando esté vieja.-Suspiró, hastiada.- Haré lo que quieras. Así que deja de preocuparte, me mantendré aquí quieta, para el resto de mi miserable vida, estudiaré, ayudaré, cumpliré condena con esos Paine y vuelta a mis estudios. Para que no me pase nada de nada y tu puedas estar tranquilo. ¿Así todo estaría a su gusto, lord Blackmore?- En su vida había usado ese tono con su padre, la ironía no la dominaba, pero estaba muy dolida.- Solo dime qué días tengo que ir a visitar a esos lobos y acabemos de una vez. Quiero estar sola.

Había algo que le preocupaba, pero estaba demasiado obcecada con su propio orgullo herido como para plantear la pregunta. ¿Tendría que ir a una universidad? ¿Tendría que irse? Cogió aire despacio y miró de reojo a su padre, no soportaba esa sensación, la de estar enfadada, era impropio de ella. Nunca le duraban los enfados ni dos horas, a no ser que fueran con Krystha, pero con su padre no se había enfadado hasta ahora y le resultaba muy duro.


Spoiler:

avatar
Helen H. Blackmore
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 28
Puntos : 24
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 05/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mujer precavida vale por dos [Viktor Paine]

Mensaje por Viktor Paine el Jue Dic 21, 2017 4:11 am

Krystha estaba bastante sorprendida, Viktor no solía faltar a sus promesas. Al principio, se enfadó, pero cuando se paró a pensar, definitivamente no era propio del lobo, así que temiéndose que estuviera en algún lío se acercó al territorio Paine. No se quitó las armas, pero las dejó fuera de la casa de Aletheia, en el porche, como tenía costumbre de hacer y tocó con firmeza dos veces. Se retiró un paso y esperó pacientemente.


-Mamá, es Blackmore -se escuchó la voz de un chico desde la parte superior de la casa. Era fácil distinguir el olor de la cazadora, pues era habitual que anduviera por allí.
La puerta se abrió unos segundos más tarde, dejando a la vista a la bruja, que llevaba una expresión de "ya podrías haber abierto tú". La miró de arriba a abajo.
-Krystha. Hola, cielo. Pensaba que era tu padre. Pasa, pasa. -Le dejó hueco para que accediera al interior de la casa-. ¿Cómo está tu hermana?

Krys llevaba los pantalones habituales de caza, cuero, correas, bolsillos, con una camisa blanca de hombre por dentro de los pantalones y botas altas. Arqueó una ceja al pasar.
-..¿Mi hermana?..Bien..Supongo. En casa.- No lo había cmprobado, pero Helen no salía nunca de allí así que..- ¿Y Viktor? El muy..Quiero decir..No le he visto desde hace días.

La hechicera la miró de arriba a abajo. O actuaba muy bien o no tenía ni idea de lo que había pasado. Cosa normal si había estado en uno de esos entrenamientos a los que se sometían los cazadores. Lo veía en Arya muy a menudo.
-No tienes ni idea de lo que ha pasado, ¿verdad? -suspiró, tomando aire para soltarle la bomba-. Tu hermana y Viktor tuvieron un encuentro desafortunado en el bosque.

La cazadora levantó mucho la ceja izquierda.
-..¿Con quién?

-Con Helen
-concretó Aletheia, pensando que no sabía a qué hermana se refería-. Viktor, vuelve a la cama. -dijo sin alzar la voz, sabiendo que su hijo le escucharía sin problemas.
Como respuesta les llegó la carcajada de James, quien se asomó desde la habitación donde estaba el alfa.
-Ja. Algún dia tienes que decirme cómo consigues oírnos siempre, mamá.
-Soy vuestra madre, James, llevo años escuchándoos levantaros de la cama.
-Dice Vik que ya se lo explica él.
Ale puso los ojos en blanco. Paines... Era igual que su padre, no podía negarlo.
-Está bien, pero que no se levante. Pasa, Krys, ahora os llevo algo para merendar.




The Paines:

avatar
Viktor Paine
Licántropo Clase Media
Licántropo Clase Media

Mensajes : 44
Puntos : 42
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 14/05/2017
Edad : 217

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mujer precavida vale por dos [Viktor Paine]

Mensaje por Axel Blackmore el Lun Ene 08, 2018 3:54 am

Axel enarcó una ceja. ¿En serio?¿desde cuando Helen ostentaba ese tono irónico? eso era propiedad de su hermana Faith y de él mismo en contadas ocasiones, pero desconocía que su hija supiera ni lo que era, creía que era como Anaé, transparente como el cristal y sin dobleces, pero lo hizo sonreir.

¿Desde cuando sabes tú usar el sarcasmo, señorita? pfff...me estoy haciendo viejo, sí señor. Ahora más que nunca sé que has heredado lo peor de mi y lo mejor de tu madre.— Apoyó las manos sobre la mesa y la miró de frente.— No es un castigo, bueno lo de los Paine sí, pero lo demás es una oportunidad. ¿La quieres o no? yo estaré contento tanto si te dedicas a pasear, como si quieres ser florista, siempre y cuando tú seas feliz con ello. Lo único que quiero que entiendas es que será duro, que tendrás que hacer sacrificios y que no siempre saldrán bien las cosas. Tu hermana eligió el camino de la caza y le han llovido palos por todas partes. A ti también te sacudirán, no te creas que por no estar en la primera fila estarás en un lugar cómodo y seguro. Es más, tu papel, como el mío, aunque sea en la retaguardia, tiene más peso que el de los otros, porque si fallas morirán otros por tu culpa. Bienvenida a mi mundo, Helen. Ahora ya sabes por qué cuesta tanto estar al mando y que otros dependan de ti.

Le tendió la mano cerrandole el libro, quería que se marcharan juntos a casa, como tantas y tantas veces habían hecho.

Necesito que dejes atrás el rencor y cualquier cosa que creas saber hasta ahora porque este mundo te viene grande. Necesito que madures, que seas valiente y que seas capaz de acatar las órdenes de tu superior, pero no porque sea así, sino porque en verdad debes confiar en mi criterio. Yo estoy seguro de que alcanzarás todo tu potencial, pero necesitas el entrenamiento adecuado, y no es en la Arena, es de otro tipo, y para recibirlo no estabas preparada pero ahora ya si. A partir de ahora, en esta sede ya no seré tu padre, seré tu capitán y las cosas van a cambiar, sólo te pido que no lo mezcles, al salir por esa puerta volveremos a ser los dos de siempre. Ambos tendremos que acostumbrarnos a ello, te prometo que seré objetivo contigo y no me dejaré arrastrar por mi afán protector, pero si te doy una orden, espero que la cumplas, como cualquiera que va por estos pasillos.




Spoiler:


avatar
Axel Blackmore
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 120
Puntos : 115
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 07/12/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mujer precavida vale por dos [Viktor Paine]

Mensaje por Viktor Paine el Sáb Ene 13, 2018 6:40 am

Después de dos noches de fiebres altas y tener a su madre con el corazón en un puño y a toda la manada con los nervios a flor de piel, Viktor había pasado la infección de la plata. Los conocimientos y la magia de su madre habían tenido mucho que ver en ello, pero también su propia fortaleza. Era un Paine, después de todo.

Tenía ojeras y el pelo revuelto y una cara de cansancio considerable. Pero se pondría bien. Esa noche, su madre le daría cualquier potingue de los suyos para hacerle dormir mil horas y dejar que su cuerpo se sanase a sí mismo, una vez libre de plata y acónito. Luego una buena ración de comida y de nuevo a correr por el bosque como si nada hubiera pasado.

Salvo que sí había pasado. Las consecuencias de esa noche no serían físicas, pero iban a traer cola, porque había acordado con Blackmore que Helen iba a pasar tiempo en la manada, como "castigo"... Aunque era más para que entendiera que ellos eran aliados, que no suponían un peligro y que el apellido Blackmore se respetaba en el bosque mientras se recibiera un trato recíproco para los Paine y aquellos bajo su protección.



Apoyado contra el cabecero de madera de la cama, recibió a su amiga con una sonrisa agotada y le indicó que se sentase en la cama, a su lado. Tenían demasiada confianza ya como para que se quedara en la silla o de pie.
-No me mires así, sobreviviré -se permitió bromear-. Aunque reconozco que siempre pensé que serías tú la Blackmore que me acabaría matando de un disgusto. ¿Cómo ha ido el entrenamiento? -Sabía que habían estado unos días muy ocupadas porque su sobrina tenía la misma rutina-. ¿Cómo está Helen? -porque realmente no había querido hacerle daño, había sido por culpa de casi morir-. Krys... no quiero que esto sea un problema entre nosotros. Sé que es tu hermana, pero espero que sepas que yo no la ataqué conscientemente.

Le explicó a su amiga su versión de lo ocurrido, dejando que sacara sus propias conclusiones. Sabía que la ponía en una situación complicada, pero esperaba que su amistad estuviese por encima de eso.

-He pensado en ir a hablar con tu padre. Todo el rollo ése de "de Alfa a Capitán" y bla bla bla. Quiero que Helen venga cuando necesite algo, como haces tú. No tiene que venir a escondidas y ponerse en peligro ella y ponernos en peligro a todos. Esta vez he sido yo, Krys, pero podía haber sido Peter... y él no hubiera sobrevivido. Así que quiero que se acostumbre a estar aquí, que venga a ayudar a mi madre, a recoger las hierbas o lo que sea, pero que interactúe con la manada. Están todos bastante alterados con el incidente y quiero que los míos también perciban que no hay peligro con ella. Sé que puede sonar descabellado, pero... Tampoco puedes esperar otra cosa del hijo de alguien a quien apodaban "el Loco".




The Paines:

avatar
Viktor Paine
Licántropo Clase Media
Licántropo Clase Media

Mensajes : 44
Puntos : 42
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 14/05/2017
Edad : 217

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mujer precavida vale por dos [Viktor Paine]

Mensaje por Helen H. Blackmore el Sáb Ene 20, 2018 6:05 pm

Helen tenía mucho de Anaé, era abstraída, distinta y algo complicada de entender, pero todo el arrojo y la iniciativa que le faltaba a su madre lo había heredado ella multiplicado por dos por culpa de su padre, era obstinada, no lo podía evitar, era incapaz de ver a todos en su papel, aportando su grano de arena, mientras ella miraba por al ventana sin hacer nada más que leer y leer, que si, que le encantaba leer, de hecho si algo le interesaba podía tragarse libros y libros hasta dejar las existencias de cualquier librería del revés, pero eso no quitaba que quisiera ser Blackmore, tenía mucho de Boisseu, pero a todo el mundo se le olvidaba que por sus venas corría la misma sangre que la de Axel. Tampoco había practicado la ironía y de hecho se sintió la peor persona del mundo por actuar así, pero tenía tanta rabia, tanta impotencia. ¡Si no fuera tan torpe!

El reproche de su padre le cayó como agua fría y bajó la mirada clavándola en el libro que tenía delante, avergonzada, pero no quiso contestarle, el orgullo era parte de la soberbia de los ingleses y ella había sido criada por dos. Levantó al vista del libro cuando Axel se inclinó hacia ella. Le odiaba. ¿Por qué le hablaba así? Era injusto, quería estar enfadada con él toda la vida. ¡Es más! Había decidido estar enfadada con él hasta después de ser una vieja, pero se lo ponía muy difícil, así no se podía seguir con un berrinche. Apretó los labios hasta hacer un mohín, era una táctica que había aprendido desde bien pequeñita.- Eso es lo que tu quisieras, que fuera florista o bibliotecaria, donde no vería la luz del sol jamás de los jamases.- pero se notaba por sus expresiones y gestos, que estaba ya más refunfuñando que realmente enfadada, que así como sus explosiones eran instantáneas también eran muy fugaces.

Tragó saliva, no había pensado en la responsabilidad..Pero ella no era como su padre, le estaba diciendo todo esto para que se echase atrás. De nuevo hizo un mohín.- Pero yo no estoy ni voy a estar al mando de nada, esa es Krys, no yo. Yo no soy tonta, tampoco quiero pasarme la vida viendo informes aburridos, teniendo reuniones tediosas, con gente más tediosa aun y acudiendo a fiestas de sociedad para aparentar.- Suspiró y se puso en pie, cogió la mano de su padre, no dudó al hacerlo pero su mente si lo hizo. No quería que su padre dejase de ser su padre, no quería llegar allí y que fuera Capitán. Bajó un momento la mirada...Le gustaba ser su niña, aun no estaba preparada para dejar de serlo. Sintió ganas de echarse a llorar, a saber por qué, se acercó a su padre y dejó caer la frente contra su pecho, necesitó unos minutos para recomponerse y luego mirarle.- Te prometo que no quería hacerle daño papá..Me asusté y solo quería ganar unos minutos para echar a correr..No quería estropearlo todo.- Se enjuagó las lágrimas con su mano cerrada.- Cómo puedo saber si la orden me la estás dando como Capitán o como padre..No tengo garantía.- Empezó a caminar a la salida, pero pocos pasos después se detuvo, fue a recoger unos cuantos libros y dejó una nota al bibliotecario para decirle que se los devolvería cuando hubiera acabado con ellos y volvió con su padre, cargada de cuatro libros cuyo peso le costaba manejar.-...No creo que sea tan fácil para mi como para Krys..A mi me gusta que seas mi padre..Y venir a visitarte con el almuerzo que te hace mamá..Y quedarme a leer en tu oficina mientras tu estás a tus cosas..Y que me lleves a por helado cuando es temporada. No se si puedo dejar de hacer todo eso de pronto..No quiero.


Spoiler:

avatar
Helen H. Blackmore
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 28
Puntos : 24
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 05/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mujer precavida vale por dos [Viktor Paine]

Mensaje por Axel Blackmore el Lun Ene 29, 2018 3:07 am

Tampoco a él le gustaba que ella dejara de ser su niña bonita, la más delicada, la que más le necesitaba. No estaba preparado para que dejase de necesitarle, para que quisiera volar sola, pero algun día tendría que abrir la mano y ese día había llegado.

— Está bien... iremos poco a poco. Pero ya sabes que tenemos unas normas, y esas normas son para todos, no puedo hacer excepciones con mis hijos, si no...¿qué clase de capitán sería? Lo entiendes ¿verdad? tienes que cumplir el castigo con los Paine. Si hubiera sido Krystha la que infringiera una norma, su castigo sería como el de cualquier otro cazador, contigo debo hacer lo mismo, aunque no te guste. Si eres parte de la Orden, lo eres para todo. Yo confiaré en ti si tu confías en mi, esto va así, yo te guardaré la espalda si tú guardas la mía.


Salieron por la puerta de la plaza de Tertre y pasó el brazo por encima del hombro de Helen.

— Pasaremos por la Maison du Sucre y le llevaremos a tu madre esas pastas de té que tanto le gustan.— a su edad y tras seis hijos, seguía manteniendo a su esposa como en un pedestal, adorándola y trayéndole detalles a cada ocasión que podía porque Anaé seguía siendo el faro que guiaba su corazón.— Quiero que me hagas una lista de cosas que necesitas para tu lugar de trabajo. Te quedarás en las dependencias de investigación y armamento, pero quiero que me digas qué necesitas para tu día a día. Richard Walters será tu profesor durante al menos dos o tres horas al día, estudió ingeniería en Londres antes de acabar aquí. Serás su aprendiz y cuando hayas avanzando lo suficiente en tus estudios, harás los exámenes de acceso a la universidad. Hay pocas mujeres, pero estoy seguro de que tú lo conseguirás. Todos tus tíos y yo mismo, tenemos formación académica, tú no serás distinta, pero vayamos poco a poco.

Se detuvieron en la pastelería que tanto le gustaba a Anaé y compraron una caja de galletas y otra de pastas. Por la calle Axel metió la mano en la primera y sacó dos galletas, una para Helen y la otra para él.

— tendrás que inventar alguna cosa para que tu madre no me pille cuando meto la mano en las cajas de pastas, no sé comno lo hace pero siempre lo sabe. Si lo consigues, te levanto el castigo.— le sonrió a su hija y le guiñó el ojo mientras caminaban hacia la casona que habitaba la familia Blackmore.Se detuvo frente a la puerta y la sujetó de los hombros mirándola.— Por desgracia para mi, has crecido, y este día ha llegado. ¿Estás preparada para abrir la puerta a tu nueva vida?




Spoiler:


avatar
Axel Blackmore
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 120
Puntos : 115
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 07/12/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mujer precavida vale por dos [Viktor Paine]

Mensaje por Helen H. Blackmore el Lun Ene 29, 2018 6:35 am

Veía en los ojos de Axel los mismos sentimientos que ella guardaba, ninguno de los dos quería que todo fuera tan drástico pero era necesario..Helen se calmó un poco pensando que todavía no había llegado el momento de dejar de ser la niña de su padre y no tenía claro que eso fuera a cambiar en toda su vida. La relación que guardaba con él era muy especial, era al único que se sentía un poco más afín, a su madre era incapaz de comprenderla aunque Anaé siempre la había entendido más que cualquier otro de la familia, había más pena y preocupación en sus ojos que otra cosa. No era tan desvalida como todos se pensaban y quería demostrarlo, pero hacerlo bajo unas condiciones tan duras no había entrado en sus planes.

Se agarró del brazo del cazador, mirando al suelo mientras su cabeza daba vueltas, pero sonrió a medias por el comentario de las pastas, su padre siempre era así, la gente podía decir barbaridades sobre la relación entre Anaé y Axel, Helen sospechaba que era más envidia que otra cosa, porque no hacía falta ser cercano a ellos para darse cuenta de lo mucho que se amaban, a ella le parecía que había demasiado azúcar en esa relación, pero le gustaba ver lo que se querían, que su familia no estaba construida en base a un matrimonio concertado y siempre los recordaba así, acaramelados.

Al principio, la lista no le pareció mala idea, lo primero sería no tener un guardaespaldas como una necesidad prioritaria, pero en cuanto el capitán empezó a alargar demasiado la frase, con cosas que ella todavía no había asimilado del todo, la cabeza le empezó a dar vueltas y tuvo que colocar significativamente una mano sobre el brazo del lord inglés y darle unas cuantas palmaditas, para que se fijara en la cara de circunstancia que tenía su hija. Solo con sus ojos le recordó que tenía que ir...Poco a poco..Porque empezaba a estar asustada de verdad, tenía ganas de meterse en la cama, ocultarse bajo las mantas y quejarse por no hacer nada para aportar mientras las horas pasaban y a su padre se le iba la absurda idea de enviarla a la universidad. Le emocionaba mucho estudiar, pero..Le aterraba. Se plantó delante de él con gesto preocupado.- ¿Me vas a enviar lejos…?- No sabía dónde estaban las universidades, nunca se había interesado porque de todas formas era un terreno vedado a las mujeres. En el fondo, con un buen maestro dentro de la Sede que pudiera enseñarle lo necesario para ser útil, le bastaba,  no necesitaba un maestro venido a más para darle lecciones, los libros podían hacer exactamente lo mismo sin tener que aguantar a nadie. Era un aprendizaje lento, que requería el doble de esfuerzo pero eso nunca le había detenido, se le ocurrió la pequeña bola de plata y acónito gracias a un libro sobre los orígenes de la licantropía, no por los sermones de un estudioso y sin contar con que estaría cerca de su casa y de su familia, de la que nunca se había separado. Su hermana y ella no se soportaban, pero tampoco podía contemplar una vida sin ella, le ocurría lo mismo con el resto de los Blackmore...Estaba unida a ellos y no se sentía con ganas de abandonar el nido, le daba..Miedo.

Siguió caminando hasta llegar a la tienda de las pastas, estaba un poco preocupada por lo que estaban hablando, se le estaba viniendo el mundo encima y no había calculado hasta dónde iba a afectar su decisión, le iba a cambiar la vida entera, no solo un pequeño detalle. Sonrió de medio lado y le miró de nuevo, divertida.- Cuando dejes de mirar a mamá con cara de culpabilidad, entonces ella dejará de adivinar qué has hecho. No es por las pastas..Ella no se daría cuenta de algo tan simple, ¡Son tus caras, que te delatan! Tienes una para cada ocasión, si has robado galletas, si has bebido, si te has liado en la oficina y llegas tarde a cenar, si tienes algo que pedirle...- Se frotó el brazo, aun con la duda, pero si...No quería seguir siendo un cero a la izquierda, quería hacer algo y si eso significaba ir a la universidad...Por mucho que la idea le sobrecogiese..Lo haría. Por su padre, para que estuviera orgulloso de ella, sería un bicho raro pero..De todas formas ya lo era, así que no tenía nada que perder. Asintió con la cabeza, nerviosa.- No se..Lo que voy a necesitar..Libros ya hay en la biblioteca, supongo que con eso es suficiente. También puedo enseñarle a..a..-¿Cómo le había dicho que se llamaba su mentor..?-..Ese..Cómo hacer las bolitas.


Spoiler:

avatar
Helen H. Blackmore
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 28
Puntos : 24
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 05/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mujer precavida vale por dos [Viktor Paine]

Mensaje por Viktor Paine el Vie Feb 02, 2018 4:28 pm

A Krystha le parecía curioso que a día de hoy Aletheia siguiera tratándoles como a críos, pero aun así no se quejó por la merienda y subió las escaleras saludando a James por el camino, tenía trato con la mayoría de los Paine, pero con Viktor era algo especial, ambos eran los mayores, se había comido hormigas juntos, bañado juntos y hasta se contaban las penas el uno al otro.
Se sentó junto a él, bastante rígida, teniendo en cuenta que... Le veía bastante hecho polvo y que eso no era lo natural. Por un momento no fue capaz de contestarle a nada, ¿En serio estaban hablando de Helen? ¿De Su Helen?
-Por favor Vik... Para el carro, ni siquiera se de lo que me estás hablando. Explícame qué es todo esto antes de que pierda la cabeza. ¿Helen te ha dejado así? Eso es imposible, sabes perfectamente que mi hermana no es capaz de dar tres pasos sin tropezarse con algo.

El joven alfa arqueó la ceja de un modo que hacía innegable que era un Paine. Era el mismo gesto que hacía su padre.
-Krys, ¿realmente crees que me inventaría algo así? -suspiró y retomó la historia desde el principio, más o menos-: Helen vino al bosque hace un par de noches, no sé a qué, porque no tuve tiempo de averiguarlo. El caso es que la abordé, porque me resultó raro que anduviera sola, a esas horas y sin avisar de que venía. Se asustó al verme y me estalló una bola de cristal llena de acónito y polvo de plata en la cara. El resto te lo puedes imaginar.

El minuto de solemne silencio invadió al habitación del licántropo.
-..¿Bola de acónito y polvo de plata? De dónde sacaría algo así.
- Frunció el ceño cogiendo aire y llevándose una de las manos a la frente.- Voy a matarla,  seguirá con al tontería de unirse a la Orden, cuando es evidente que no es vida para ella. Y no es..Cuestión de que te inventes nada, hay bichos por ahí capaces de cambiar de forma en un pestañeo..Solo te pregunto porque me parece inverosímil....Es como si me dijeras que tu padre ha vuelto a la vida..¿Entiendes?

-Ya. Pues esto ha sido muy real, Krys. Reconozco que como arma, su invento es rápido y muy efectivo. Pero no me gustaría que decidiera probarlo en mi manada. Somos amigos desde que nacimos, nuestros padres trabajaron mucho para que hubiera paz y colaboración entre la manada Paine y la Orden... y tu hermanita ha estado a punto de dar al traste con todo. -le sonrió, porque tenía claro que iría a hablar con su padre, de hombre a hombre, de líder a líder, para que esto quedara como mera anécdota, pero los ánimos estaban calentitos esos días entre los lobos. Habían estado a punto de perder a su alfa-. ¿Crees que sería buena idea que tu padre la dejara inventar cosas lejos de aquí? Somos aliados y me encanta teneros de visita, pero conozco a mis hermanos y sé lo tocapelotas que pueden llegar a ser, así que no me gustaría que acabaran envenenados.

-...No se qué decirte, no me imagino a Harper haciendo nada de eso Viktor..Es..Inofensiva, lo único que hace es quejarse, rechistar y recordarnos a todos que existe pero esto..Esto está fuera de los límites. - Se encogió de hombros.- Todo esto que me cuentas es nuevo para mi, ni siquiera sabía que ella era capaz de inventar nada ..Y mucho menos de herir a nadie..Lloraba cada vez que le arrancábamos las alas a una mosca cuando eramos crios Viktor..No me la imagino atacando a tus hermanos..Claro que tampoco pensaba que pudiera atacarte a ti..Esto no tiene ningún sentido.

-Para mí tampoco, pero no llevo dos días postrado en esta cama medio muerto por gusto -hasta se permitió reír-. En serio, Krys, quizás tiene un talento desaprovechado, pero si es así, tal vez debería encauzarse hacia cosas útiles, porque si va por ahí con plata y acónito en el bolsillo... me parece que alguno de los mellizos acabará merendándosela -a la bola, no a Helen-.

-Lo se..Solo estoy..Asimilándolo.- Suspiró, mirándole preocupada. negó con al cabeza y le puso una mano en el hombro.- Cálmate, no digo que seas un mentiroso, me sorprendería más que me engañases con esto que mi hermana la haya fastidiado, siempre que mete la mano en algo acaba estropeándolo todo, no sería la primera vez pero..Esto..Es grave, hablaré con mi padre, me aseguraré que no se quede sin castigo Vik..Y me aseguraré de que no vaya por ahí haciendo el tonto con plata y acónito, esto no es un juego.

-Gracias, pero realmente tampoco quiero que la flagelen. Hablaré con tu padre del castigo que merece. Pufff, odio cuando empiezo a sonar tan solemne -se pasó la mano por el pelo y soltó una carcajada-. Va, cuéntame cómo ha ido el entrenamiento y por qué me da en la nariz que hay algo más que contar...

No quería hablar del tema cuando tenían algo tan importante entre manos pero..tal vez no era mala idea entretener a Viktor con sus propios problemas para quitar hierro a su convalecencia.
- Acabamos besándonos, ya me conoces, me provoca y me saca de quicio, tu prima es así y no puedo soportarlo. Pero no hay mucho más que contar..Tendremos una misión conjunta dentro de poco, al parecer nuestros padres empiezan a darse cuenta de que si no nos dan más cuerda, la romperemos.

-Me vas a hacer soltarte el discursito de -agravó la voz cómicamente- "como le hagas daño a mi sobrina te las verás conmigo". Por favor, no. Creo que prefiero mantenerme al margen de vuestras movidas. Me divierte mucho veros pelear para que acabeis así.

- Con ella no hay otra forma, le gusta sacarme de quicio pero luego no soporta ver que estoy hablando con otra persona que no tiene nada que ver con la Orden o la Manada..Me frustra..Prefiero no hablar de esto, no voy a volverme loca ni voy a ir detrás de ella, tengo cosas mejores que hacer, no estoy por la labor de encariñarme con nadie a ese nivel..Tu lo sabes mejor que nadie, el día de mañana tendré que casarme con alguien que me convenga y dudo mucho que eso  entre en los planes de Arya

-Ya, en eso estás como yo. O peor, porque tú tienes todo ese rollo de los títulos y la nobleza y patatín, patatán. Yo sólo tengo la presión de encontrar una compañera a la altura de mi madre. -Le pasó el brazo por los hombros-. Estamos jodidos, Krys. Pero eh, me aseguraré de liarla en tu boda para que tengas un maravilloso recuerdo de ese día.

Se rió con suavidad y apoyó al cabeza sobre la de Viktor un instante, era una manía que había adoptado desde que era pequeña, se sentía cómoda con él y se permitía ser vulnerable, algo que ni siquiera delante de su familia era capaz de hacer.
- Me aseguraré de echarle la bronca a Harper cuando llegue a casa y que cumpla su castigo..-Suspiró.- Al menos tu puedes elegir a quien quieras. A mi no me merece ni la pena hacerlo, prefiero ir sobre la marcha y ver lo que va surgiendo por el camino sin esperar nada más, es lo más sano.

-Mira el lado bueno, siempre puedes decirle a tu marido que como ose desviarse un milímetro de lo que se espera de él, tendrá a un licántropo arrancándole los huevos. -Se quedó allí, contra el cuerpo de la cazadora, de su mejor amiga, a la que quería como si fuera su hermana y en la que confiaba por encima de todo-. Ya verás como al final sale bien.

- No espero nada de mi marido, en realidad si tengo que casarme espero que podamos llegar a un acuerdo..Que él haga loq ue le de la gana mientras me deje a mi hacer exactamente lo mismo..Pero los hombres no se por qué soléis ser bastante egoistas en ese sentido y de todas maneras..Sería un problema para mi estar interesada en alguien..¿Qué le digo? tengo que casarme por el bien de mi familia y por el compromiso que tengo con la orden, pero no me dejes. Ni hablar...tendrás que aguantar verme frustrada en el ámbito conyugal.- Y sonrió divertida separándose de él negando con la cabeza.- En realidad..Si lo pienso friamente, es gracioso que mi hermana te haya pegado una paliza..¿En qué estabas para comerte una bola de esas?

-Pues estaba preocupado, pensaba que se había perdido o algo así. Helen nunca o casi nunca viene al bosque y mucho menos sola. Pensé que podía pasarle algo y me acerqué. No es mi culpa si puedo moverme sin ser visto por mi terreno.

- la próxima vez..Carraspea..O algo..-Sonrió divertida negando con la cabeza.- ¿Estás fuera de peligro no? te agradezco que intentes evitar roces entre nuestras familias..Me imagino qué hubiera pasado si alguno de la manada hiriera de gravedad a mi padre..

-Sí, por suerte Esthia y Uryan estaban cerca y me trajeron a casa. Mi madre tiene una bonita colección de antídotos, pero realmente podría no haberlo contado. Y conociendote... habrías ido a buscarme al otro barrio para regañarme por darte plantón.

-Hubiera ido por ti y te habría traído de vuelta.- Sonrió, la verdad era que prefería no pensar en lo cerca que había estado su mejor amigo de la muerte. Eso no podía volver a ocurrir.- Quién me escucharía penar si no estuvieras tu...En fin..Me aseguraré de que venga sin acónito y sin plata...Dudo mucho que mi padre sea flexible en esto, esta vez mi hermanita se ha pasado de la raya..

-Déjame a tu padre a mí
-le guiñó un ojo-. Tengo que tenerlo contento si no quiero que me corte los huevos por deshonrar a su primogenita -broma fácil que llevaban haciendo desde siempre, por las veces que habian dormido juntos.

- perdona que te diga que no estoy dispeusta a soportar las críticas de tu madre, adoro a Aletheia pero en lo referente a sus hijos es como todas las madres..O casi todas..La mia prefiere decirnos que ojalá seamos tan afortunados como ella..me dan ganas de vomitar..

-Jajajaja, a lo mejor te quiere más como nieta postiza. ¿Te imaginas realmente cómo sería eso? ¿Tú y yo? Eso no hay pacto que lo soporte.

- no bromees, te he visto tantas veces en cueros que no tengo claro si sería capaz de sentir nada. Estás bien hecho..pero es como ver a mi hermano.


-¡Eh! ¿Estás poniendo en duda mi hombría? ¬¬

-..¿En serio, viktor? ¿En serio? A ver..Piensa friamente. Tu y yo, cumpliendo con nuestro compromiso. Ponte en situación.


-... ... Vale, no. Pero no pongas en duda mi hombría ¬¬


-Qué manía tenéis los hombres con pensar que todo afecta a vuestra hombría. Eso se lo puedes demostrar el día que te toque cumplir..¿No has elegido a nadie todavía?

-Ya lo he demostrado ¬¬. Y no, no he elegido a nadie. No es sencillo llegar y decirle a una mujer "hola, soy el alfa de una manada de hombres lobo, ¿quieres casarte conmigo, vivir en el bosque y parir a mis cachorros?


-Si ya lo has demostrado a qué viene tanta insistencia, no dudo que seas capaz de cumplir..mientras no seas como esos orangutanes que se piensan que con un estruje de pecho y un mete saca insulso es suficiente para complacer a una mujer, todo está bien.- Tampoco hablaba con nadie de estas cosas, solo con él, era su amigo y el resto del mundo que estaba en su círculo era familia, incluida su tía, a la que apreciaba y quería como a nadie, pero seguía siendo su tia y no le apetecía hablar de encuentros amorosos con ella.- Y si no eres capaz..Pues yo te puedo dar un par de consejos.-Se encogió de hombros, pensando en la situación.- Creo que..Más bien deberías elegir a una, enamorarla y luego ya decirle todo lo demás..Si lo haces a la inversa lo más probable es que llame a la inquisición...A no ser que sea arriesgado también para ella..¿Qué tal un cambiante?

-Supongo que todavia no he conocido a la que me guste lo suficiente. Tampoco tengo prisa, mi padre tardó mucho en encontrar a mi madre, aunque si te soy sincero, dudo que tenga esa suerte. Si encuentro una mujer que me mire como mi madre miraba a mi padre, te juro que me caso. Pero tengo que pensar en lo mejor para la manada y eso me hace valorar otras cosas.

- Hoy en día enamorarse es una suerte..Mi madre puede ser muy..Suya..Pero tiene razón al decir que ellos son afortunados, aun no se qué vio mi padre en ella pero..Parece feliz..De modo que..Ojalá tu tengas algo parecido a ellos. No eres tan mayor, pero no se cómo funciona la jerarquía en una manada..Soy la primogénita, pero al final soy mujer, nada de lo que tienen los Blackmore será mio, salvo el título nobiliario de mi padre, solo heredaré la Sede si realmente demuestro que lo merezco.


-Lo harás, estoy seguro. Nadie puede ocupar ese puesto mejor que tú. Y a mí me vendría genial tener a mi mejor amiga al frente. Pero tranquila, el día que me enamore, seras la primera en saberlo para que puedas meterte conmigo y amenazar a la pobre muchacha de muerte.

Asintió con la cabeza.
- ¿Quieres que haga algo más? Como amiga o como cazadora, puedo pasear por aqui y hacer guardias para que tu familia se sienta más segura..Se que una Blackmore ha herido a su lider, pero también me interesa que sepan que no estamos de acuerdo con esa acción

Negó.
-Nah, ve y descansa. Aquí está todo aclarado. Es cierto que están tensos, pero ninguno hará nada hasta que tu padre y yo aclaremos esta situación. Los Blackmore y los Paine llevamos años unidos y no vamos a joderlo por algo que al final no ha tenido consecuencias. Tendré que ponerme un poco serio con Helen y obligarla a que se gane la confianza de la manada de nuevo, pero estará bien.


-No se qué bicho le habrá picado a harper pero..Te aseguro que ella no suele ser así..Inconsciente si pero..No está hecha para la caza, mi padre siempre la ha protegido más que al resto..Tal vez también le haya consentido más de la cuenta y estas son las consecuencias.- Se puso en pie.- Mi hermana..Es un auténtico pelmazo Viktor..Y es...rara..Así que..no se cómo decir esto sin que suene mal viniendo de mi, pero es un tanto..Especial..ten paciencia con ella.

-Krys, soy un hombre lobo, créeme, se lo que es ser "especial". Pero tranquila, tendré paciencia. No piendo ponerla en una mala situación, lo que quiero es que se gane la confianza de los lobos de nuevo. Si no la han matado es justamente por ser una Blackmore, pero necesita recuperar el terreno perdido.

-Lo que digo es...Que Helen no es de las que se entera de esas cosas..Ella es...-Suspiró, dándose por vencida.- Lo verás cuando estés un rato con ella, explicarlo es muy difícil..Solo digo que seguramente si no llega a ser mi hermana no hubiera visto la luz del sol...

-Ser la mayor es dificil, a mi me cuesta, sobre todo con los mellizos, y eso que tengo tres hermanos más mayores. Pero bueno, poco a poco, a lo mejor ver que se le deja salir al mundo hace que se sea más responsable. Es sólo que... ya he perdido a un hermano, no quiero perder a más.

Miró a un lado, ella no entendía lo que era perder a un hermano y en parte le gustaba que sus hermanos no parecieran por la labor de unirse a las filas de infantería. Así estaba segura de que estaban a salvo en casa...
-..Viktor mi hermana..Lo siento. No se lo que hizo, ni por qué, ni cómo llevaba un arma así encima, pero si algo se de ella es que jamás podría matar a nadie, tuviese motivo o no, es ese tipo de persona..Se que esto no tiene sentido que te lo diga, podría haber ocurrido una desgracia, no me importa si eres duro con ella, pero si se te hace cuesta arriba llámame..Aun me tiene un poco de respeto..

Le cogió del mentón para que lo mirase.
-Eh, vamos, la hemos liado muy gorda muchas veces y hemos escapado, ¿no? Pues esto será igual. Helen aprenderá a moverse por el bosque y se ganará a la manada, estoy seguro. Cuenta con mi protección, aunque sea un poco duro con ella al principio, nadie la tocará. Confía en mí, ¿vale? Voy a protegerla como si fuera mi hermana.


-No lo digo por eso, si es que para unas cosas es igual que mi padre y para otras es igual de terca que cualquiera de nosotros. -Se acercó a él para abrazarle, al final era como su hermano.- Solo te digo que te va a volver loco, tus hermanos, hasta los gemelos, son unos santos, a mi me saca de mis casillas...Y mira que no es fácil.  Se que no le harías nada, no eres tonto, procura que ella no te haga nada ti y con un ojo siempre detrás,s e pone a deambular y se pierde...No sabe ni dónde está nuestra casa, es como ua niña de tres años.

-Entonces podra jugar con Peter. Anda, dale un poco de tregua y veamos cómo pasan las cosas. Prefiero tenerla a la vista mientras esté aquí, por si acaso.

- Como tu veas, solo quiero que me avises si tienes problemas.


-Claro que sí, ¿no lo he hecho siempre? Vamos, vamos, será cosa de unas cuantas semanas, luego todo volverá a la normalidad, ya lo veras.


Le miró bastante poco convencida.
- Mira.:Dentro de unas semanas nos vemos..Y me cuentas, a ver si opinas lo mismo.


-Hecho. En unas semanas te digo si quiero matarla o si estás exagerando.

Se echó a reír y asintió con al cabeza.
-Te voy a dejar descansar antes de que tu madre me eche de aquí. Procura no hacer ninguna locura..Y haz caso a tu madre.


-Está bien. Y tú no te metas en problemas, que ahora no estoy en condiciones de salvarte el culo.

-Antes de irme a la misión vendré a despedirme, no te preocupes, aun tengo que darte mucho la paliza con mis problemas.


-Estaré esperando.




The Paines:

avatar
Viktor Paine
Licántropo Clase Media
Licántropo Clase Media

Mensajes : 44
Puntos : 42
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 14/05/2017
Edad : 217

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mujer precavida vale por dos [Viktor Paine]

Mensaje por Axel Blackmore el Lun Feb 12, 2018 10:36 am

Las conversacuiones de Axel y Helen continúan en este tema: http://www.victorianvampires.com/t39782-duty-honour-family-blackmore




Spoiler:


avatar
Axel Blackmore
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 120
Puntos : 115
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 07/12/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mujer precavida vale por dos [Viktor Paine]

Mensaje por Helen H. Blackmore el Lun Feb 12, 2018 5:37 pm

Después de hablar largo y tendido con su padre, enviar la carta de disculpa y demás sandeces, Helen fue a cumplir condena en compañía de su hermana mayor, quien le guió hasta la frontera que marcaba el territorio Paine. Krystha llevaba un rato soltándole uno de sus sermones, aun no sabía cómo no se había dado cuenta de que llevaba desde que empezó la perorata sin escucharla, se fijaba en su alrededor, reconociendo el puente por donde entró, pero poco más. Allí había pasado todo, cerca del río, seguía pensando que no había sido culpa suya y que al final había conseguido hacer algo con su vida...Lo que le gustaba menos era que fuera casi a costa de otra. Pero..Eso había sido un accidente.

Krystha esperó en el exterior, casi como un ritual, ella no necesitaba permiso para entrar pero pensó que era mejor empezar con buen pie, como debería haber sido, cuando apareció quien quiera que tuviera que recoger a su hermana pequeña, miró a su hermana y sin necesidad de palabras Helen ya supo qué quería. Puso los ojos en blanco al notar esa mirada de: Pórtate bien. No dijo absolutamente nada cuando Krystha saludó a los licántropos y acto seguido se marchó, mientras Helen miraba distraídamente al suelo, ¿Esa era la flor que había estado buscando? Se inclinó para recogerla, sin darse cuenta si estaban hablando con ella, esperándola o qué.

Había ido allí forzada, que no esperasen un trato cordial o que la mediana de los Blackmore se esforzara en ser algo que no ea, no estaba delante de grandes señores, ni de nadie excesivamente interesante, por lo que Helen encontraba cosas más llamativas las flores azuladas del campo, que ahora se encontraban cerradas y ocultas, que el recibimiento que estuviera recibiendo, fuera este con discurso incluido o con un sencillo: Hola, puedes pasar.


Spoiler:

avatar
Helen H. Blackmore
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 28
Puntos : 24
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 05/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mujer precavida vale por dos [Viktor Paine]

Mensaje por Viktor Paine Hoy a las 12:09 pm

Ewan se dejó ver unos metros antes de alcanzarlas, pero la cazadora sabía que había otros ojos mirándolas en las sombras, por si acaso. El muchacho sonrió a Krystha ampliamente; era la mejor amiga de su hermano y él también la apreciaba. De hecho, era más de su edad que de la de su hermano, pero los lobos siempre parecían más jóvenes, así que encajaba más con su hermano mayor, tanto por apariencia, como por carácter. Eran tal para cual, inseparables.

-Bienvenidas, señoritas -dijo con cordialidad, aunque estaba claro que todo aquello era por Helen, porque Krys se habría colado hasta el dormitorio de su hermano sin necesidad de llamar a la puerta.

Ewan le entregó una nota a la mayor de las Blackmore, de Viktor, donde la citaba esa misma noche. Evidentemente quería comentar con ella el primer dia de Helen en territorio Paine. Después guió a Helen entre los árboles hasta el claro donde se alzaban las casas de la manada. La más grande, de dos pisos, era la que ocupaban los Paine, la que había sido la casa de sus padres y donde todo seguía prácticamente igual que cuando Leif murió.

Tras él, dos figuras idénticas, asomaron las orejas para saludar a Krystha con sendos guiños antes de volver a perderse entre la floresta, escoltando a su hermano mediano y a su invitada. Jon y James.

Viktor había enviado a sus hermanos para darle a Helen la importancia que se merecía, pero no habia ido en persona, porque era el alfa y tenia que mantener su papel en esas circunstancias, al menos hasta que Helen se ganara el derecho a ir y venir a sus anchas, como Krystha.

Aletheia estaba junto a Viktor. No la miraba con reproche, porque entendía que había sido un accidente, pero no podia evitar esa punzada al pensar que casi pierde a su niño. Viktor podría tener veinte años y ser el alfa, pero siempre sería su niño.

-Bienvenida, Helen
-tomó la palabra Viktor al recibirla en su casa, en la sala principal-. Me alegra que hayas aceptado mi invitación.

No alargó demasiado el momento, que sabía que no era para nada cómodo para la muchacha. En seguida la dejó a cargo de su madre, para que la ayudara a preparar antídotos contra el acónito. Era algo que había acordado con Axel, si Helen iba a hacer armas para los cazadores, debía aprender también a contrarrestarlas y llevar encima los antídotos para evitar accidentes como el que ya habían tenido.
Cazadores y licántropos eran aliados y si iban a trabajar juntos, lo harian de la forma más segura y eficiente para ambos.

Aletheia llevó a Helen a la habitación que muchos años atrás Leif había acondicionado para ella y le enseñó algunas propiedades de las plantas y diferentes usos que podían tener o cómo combinarlas para hacer medicinas o venenos. Fue una clase somera, una mera aproximación, pero lo que pretendía era despertar el gusanillo de la muchacha para que poco a poco sus visitas allí no fueran una obligación, sino algo que deseara, que considerase útil y enriquecedor.




The Paines:

avatar
Viktor Paine
Licántropo Clase Media
Licántropo Clase Media

Mensajes : 44
Puntos : 42
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 14/05/2017
Edad : 217

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mujer precavida vale por dos [Viktor Paine]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.