Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA CE QUI NOUS UNIT - PARTICIPAN DAMIAN ALARCÓN Y LORA BELLAMY. RELEASE THE BEAST - PARTICIPAN ASTOR GRAY Y GWANGJONG GOREYO. VANN STEIN - PARTICIPAN HÖOR CANNIF, ULF TOLLAK, GIULIANA MORDRAKE, DANIELLE MORGAN, LUND, STAN MCQUINN, KHAYLA. NOSTALGIA - PARTICIPAN SUNI KANG y GWANGJONG GOREYO.




Espacios libres: 05/48
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 28/11/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




Dead Men Tell No Tales — Privado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Dead Men Tell No Tales — Privado

Mensaje por Berenice el Jue Ago 03, 2017 1:37 am

¿Es acaso la felicidad una ilusión perfectamente elaborada para engañarnos? ¿Es acaso nuestra existencia un nefasto engaño? ¿Qué somos en realidad? Jamás me he cuestionado mucho al respecto, porque mi no-vida ha pertenecido al delirio de la soledad; he estado condenada a sufrir el pesar de los siglos en búsqueda de un verdugo, al que hallé finalmente. Pero, y ahora que me encuentro a su lado, ¿era lo que realmente quería mi espíritu atormentado? He vacilado. He dudado. Porque justamente he caído en las trampas desgraciadas de este mundo; me he cegado por mi propio egoísmo. ¡Soy un títere más de esta existencia sempiterna! El naufragio de mis pensamientos es sólo un anticipo al caos que se aproxima en mi mente. Una tormenta de nieve sobre la fragilidad de un corazón marchito.

Espero que Egaeus perdone mi repentina actitud y la duda que se está anidando como una serpiente en mi interior. Supongo que ha de cuestionarme, yo también lo hice en su momento, por su falta de empatía; por haberme abandonado bajo la soledad terrible que me obligó a vagar por ciudades que ahora recuerdo con pesar. Apenas Génova se roba una frágil sonrisa de mi rostro cansado, porque es el lugar en donde habitaba mi pequeño ángel de porcelana. La tierna Svanna, a la que amargué el destino dándole el abrazo de la inmortalidad. Ahora ella deberá vagar entre penumbras hasta que el agotamiento de su alma la conduzca a un desierto sin sol.

En mi ciudad siempre es invierno; nunca sale el sol... la nieve es tan gélida como las caricias del viento. Recordé con nostalgia. Era una línea de una historia cualquiera y poco conocida; el diario de un poeta muerto. Ahora mi existencia se parece mucho a ese relato, como si sus palabras desencadenaran todas mis desgracias. ¡No! Como si la frase me estuviera advirtiendo sobre la crueldad que me depararía durante los siglos siguientes.

¡Deberías estar feliz! Criatura malagradecida. ¡Lo sé! Pero me cuesta aferrarme a una idea cercana a la verdadera felicidad, la que aún es una irrealidad, mientras intento hallar algún refugio que no consuma el fragmento de mi espíritu que aún quiero conservar conmigo, tatuado en cada centímetro de mi interior. ¡Oh, Dios mío! Me siento tan confundida y ni el abrazo del silencio es capaz de consolarme en mi angustia. Nunca antes había experimentado tanto arrepentimiento; tanta duda arremolinándose en mi cabeza, creando un laberinto de conflictos. Tal vez sólo sea un estado temporal de mi conciencia, pretendo creer que es de ese modo. ¡Ojalá y así sea!

Cuando cuestionaba a los errantes, jamás había comprendido su agonía. Ahora es muy diferente, porque me he unido a ellos sin quererlo. Yendo por un camino sin rumbo, arrastrando mis propias tristezas sobre el suelo nebuloso, hasta que el rugido del mar intentó apaciguar mis temores. ¿Podría yo arrojarme a las aguas enfurecidas para convertirme en la espuma que abraza los acantilados? O tal vez me quede naufragando como los espectros de los ahogados, hallando alguna isla fantástica en donde reposar por toda la eternidad.

Pero las historias maravillosas han llegado a su fin, porque, para mi mala fortuna, ya no me hallo sola en medio de las penumbras que reinan con orgullo en el lugar. Un demonio, como al acecho, ha seguido mis pasos... Lo supe desde que abrí mis alas al viento para escapar de mis dudas inciertas.

«¿Quién eres tú?»



De Lumiere Et D'Obscurite:
Mi ángel:

avatar
Berenice
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 43
Puntos : 43
Reputación : 17
Fecha de inscripción : 09/03/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dead Men Tell No Tales — Privado

Mensaje por Aleksandr Mussorgsky el Lun Nov 20, 2017 10:22 pm


Un rey de un reino hecho cenizas, Aleksandr era el gobernante de todo aquello que ha muerto, del delirio, de la sangre y del crimen más dulce y el martirio más cruel. Con ese porte fantasmal, señorial, de duque del Inframundo, se deslizó como sombra por París, la ciudad que ahora ha señalado como siguiente en su lista de grandes obras macabras, siguiendo los pasos ligeros de un ángel tan blanco que parecía su deber mancharlo.

La devastación es el alimento del hoyo negro que habita ahí donde alguna vez tuvo un alma, misma que terminó por corromperse y luego esfumarse cuando dio muerte a su propia madre. ¡Matricida! ¿Y qué pecado más imperdonable hay en esta tierra perenne que ese? Acabar con quién te ha dado la vida, pero es que Miroslava ya no tenía nada para él, y se interpuso en su camino. El peor pecado que alguien puede cometer ante su infernal gloria. Y si ha sido capaz de acabar con su propia progenie, ¿qué le depara al resto de los habitante de este planeta condenado? Sonrió ante el pensamiento, regocijándose en su impiedad.

Largamente observó la figura tan blanca como su propia piel albar. Desdichada y sola, pero sobre todo, poseedora de eso que a él más le gusta: la locura. Usualmente estaría más atraído por alguien capaz de cometer magia como él alguna vez tuvo esa capacidad, pero para sus oscuros y grandiosos planes de descifrar los libros de Ilya ya tenía a la candidata perfecta: Alchemilla, traicionera como su propia naturaleza parásita. No, esta mujer era atractiva por otras cosas, entre ellas, que ante ya la había visto con otro de los suyos, esbirros de la noche, sanguijuelas que maman de las venas del orbe.

Sus ojos verdes, como verdes los tuvo su abuelo, Ilya el hechicero más infame de la historia, se clavaron en la mujer, y sólo hasta que lo creyó prudente, avanzó y de ese modo la luz de la luna y las estrellas, reflejada en las olas que en la hora nocturna eran más bravas, proyectó su su silueta larga sobre el cielo hasta tocar la punta de los pies de la mujer, y su rostro argento se vio delineado por los juegos del fulgor celeste.

Es peligroso estar solo por estos rumbos, incluso para nosotros —dijo de modo meridiano, avanzando con paso recto, desenfadado y seguro de tal modo que pareció haber sido creado sólo para caminar hacia ella de ese modo, en esa noche, en ese sitio. Llevó ambas manos a los bolsillos, dejando aún más manifiesta su intención de inocencia, con toda la falsedad que eso significaba.

¿O está perdida? —Era la típica pregunta del vampiro que quiere atacar a la niña tonta que se ha alejado de los sitios seguros; pero éste no era el caso, Aleksandr lo sabía y por ello mismo, su sonrisa como guadaña que corta la oscuridad se acentuó—. París es una ciudad traicionera. Parece muy ordenada, pero al final, sus calles terminan por formar un laberinto. Lo acepto, yo también me perdí las primeras veces —dijo, sin aclarar que esas primeras veces habían sido hace siglos, cuando los francos reinaban, cuando Roma tomó el control, cuando los godos vinieron en hordas.

Te he visto, antes, sola, llorando —declaró después, sin ocultar que la había estado espiando—. Entiendo tu dolor, esta existencia nuestra es una condena. —Lo era y lo creía, sólo que había maleado la desgracia a su favor, con ella se había hecho yelmo y coraza, espada y escudo. Con lo que sobró, confeccionó una bandera de gules anunciando peste y guerra.

Ven. —Extendió su mano—. Puedo ayudarte —sonó casi amistoso, ocultando sus intenciones. Terminar de empujar por la borda de la locura era lo que mejor sabía hacer.


Ages of delirium. Curse of my oblivion.
æternum:
Gracias:
avatar
Aleksandr Mussorgsky
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 55
Puntos : 80
Reputación : 40
Fecha de inscripción : 29/10/2015
Localización : París

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.