Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA THE BOND OF THE BLOOD - PARTICIPAN DRAKE ENDE Y JOSSETTE LOUVRE. LA LLAVE - PARTICIPAN POSEIDÓN Y CRYSANTHE KASTAROS. EL CAOS VISTE DE GUERRA - PARTICIPAN ORN, DRITTSEKK, BRÖKK TOLLAK, SOLEIL, KATTRINA. NOCHE DE HALLOWEEN - PARTICIPAN VLADIMIR ROMANOVS y MAGGIE CRAIG.




Espacios libres: 20/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 30/07/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


Way Out Amongst The Madness | Privado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Way Out Amongst The Madness | Privado

Mensaje por Vincent Sacheri el Dom Ago 06, 2017 12:44 am

Había pasado noches enteras tratando de hallar respuestas o algún indicio que le permitiera tener una visión mucho más clara de lo que pudiera haber sucedido con su padre. La luz tenue de las velas era suficiente para que la atmosfera taciturna le cobijara con una atmosfera de nostalgia y remordimiento. Padecía de insomnio en esos espacios donde las memorias dolientes de su pasado le invadían por completo, armado más que con una taza de café muy cargado y su papeleo, cartas y demás cosas que su abuelo le había proporcionado antes de morir, donde hablaba sobre sus orígenes sobrenaturales y la manera en la cual su madre había muerto en el parto dando como prioridad su nacimiento. Eran demasiadas cosas que en tan poco tiempo cayeron como una lápida sobre el italiano. Suspiró con desgano. Estaba consciente de que demoraría mucho y que sería demasiado complicado aterrizar todas aquellas piezas a buen puerto, pero mientras su mente y su cuerpo le permitieran hacer el trabajo lo haría.

A últimas fechas su trabajo altruista en el hospital comunitario estaba tranquilo, salvo el caso del paciente con lepra a quien visitaba recurrentemente. Ese aspecto quizás era lo único que pudiera alejarle de esta titánica labor. Vincent era un hombre solitario por naturaleza, aun de pequeño cuando sus clases particulares eran impartidas por sus tutores nunca mostró interés por socializar con ellos o con otros jovencitos de su edad, si a ese detalle le sumamos su homosexualidad no podía permitirse el hecho de ver a un hombre con otros ojos o de charlar con ellos en un ámbito más personal. Así que a raíz de la muerte de su abuelo no podía pensar en otra cosa más que en hallar a su padre, y no había cabida para algo más. Dedicado y apesadumbrado, así lo podrían catalogar sus colegas de la facultad quienes eran reconocidos doctores. Pero el joven de cabellos oscuros prefirió mantenerse en un perfil bajo. Una casa de clase media con lo necesario, ropa común, dejando a un lado la opción de ser un niño rico más que solo curaba a sus pacientes como un pasatiempo.

No, en realidad él lo hacía de corazón.

De ese modo también podía salvaguardar sus secretos, sus conocimientos sobre los seres sobrenaturales y otros misterios que estaban condenados por la iglesia y la medicina misma. Si mismo padre había sido humillado y catalogado de loco cuando anunció su teoría sobre seres cambiantes, humanos que poseían ciertos dones para mutar en otras especies animales. Vincent poseía cada uno de esos tratados que fueron obsequiados por su abuelo y para ser honestos, él también creía que eso podía ser posible. Apartó por unos minutos los papeles y bebió el último sorbo a su café. Sería una noche larga. Repentinamente el sonido seco sobre su puerta le sorprendió, no esperaba visitas ni mucho menos pero debía cerciorarse. Llevaba el cabello desalineado y la camisa fuera de los pantalones con las mangas remangadas productos de las largas jornadas de trabajo las últimas noches. Cuando abrió la puerta se topó con la figura de un caballero bien vestido.

–Buenas noches Monsieur ¿En qué le puedo ayudar?–




We are just shadows in the cascades of history:

We drop from the sky And fill our lungs to feel alive:
avatar
Vincent Sacheri
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 93
Puntos : 74
Reputación : 32
Fecha de inscripción : 05/10/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Way Out Amongst The Madness | Privado

Mensaje por Jacquin Toussaint el Miér Ago 30, 2017 10:08 pm

Hacía tres noches que Jacquin no dormía. La investigación estaba enloqueciéndole. Sí, así se sentía: loco, desencajado… no se reconocía ya cuando oía sus palabras ni la tonalidad sebera que les imprimía con su voz, su humor –usualmente calmo y reflexivo- había mutado, se hallaba irascible y susceptible a la mirada ajena. Tal vez… sí, quizás todo se debiese a que no tenía con quien hablar, no hallaba a nadie que se mostrase apasionado –hasta el punto de olvidarse de comer o dormir- como él lo estaba con los cambiantes.
Había logrado dar con la prueba que necesitaba, tenía en su poder la evidencia de que los cambiantes existían –por supuesto que eso él ya lo sabía, estaba casado con una, mas ahora ¡al fin tenía cómo demostrarlo ante el consejo de científicos de la ciudad!-, pero sentía que eso sólo era el principio. Había llegado a la meta y desde allí una nueva carrera se abría ante sus ojos. Y lejos de abrumarlo, eso –tener nuevos objetivos- le hacía sentir vivo, más que nunca y más que con ninguna otra cosa.

Hacía tiempo que barajaba la posibilidad de acercarse a la familia Sacheri, pues –si sus investigaciones habían llegado a lo correcto- padre e hijo parecían ser hombres de ciencia y eran justo lo que él necesitaba: pares a él que le comprendiesen, que hablasen el mismo idioma de ciencia que él manejaba. Jacquin supo de ellos gracias a que había dado con un manojo de informes escritos por Sacheri padre, varias de las teorías en ellos expuestas respaldaban –y a su vez eran respaldadas- por los recientes descubrimientos de Jacquin. Podría decirse que la investigación del hombre era complementaria a la suya.

Así y todo, Jacquin sentía que estaba en un punto sin retorno. Tenía el cuerpo de un cambiante en la improvisada morgue del departamento de ciencias de la Académie, tenía la veracidad de que los cambiantes existían y que sus cuerpos estaban modificados desde el comienzo de sus vidas, pero ¿cuándo y por qué mutaban por primera vez? ¿Qué determinaba que un persona fuese cambiante o que otras no? Esas preguntas le desvelaban, no podía parar de escribir en su libreta, de dibujar todo lo que ya había visto en la autopsia realizada…

Enloquecería si no hacía algo ya. Necesitaba buscar la guía de quienes pudiesen entenderlo. Preguntó aquí y allá, habló con sus colegas, quienes al estar más interesados que en el los círculos sociales podrían facilitarle datos acerca de los Sacheri… Asombrosamente, nadie parecía saber nada del autor de los escritos que tanto le habían ayudado en la investigación. ¿Qué había pasado con él? ¿Acaso había desistido? ¿Se había rendido ya?


-Vincent Sacheri –susurró Jacquin al momento de descender de su coche frente a la casa del joven. Solo ese dato habían podido darle, el médico italiano vivía en una casita solo… Y no tardó en abrir la puerta de su hogar-. Buenas noches, señor Sacheri –le dijo, inspirando, no había esperado que el muchacho fuese tan bello, pero ¿qué italiano no lo era?-. Disculpe que haya venido así, sin aviso previo. Pero me urge hablar con usted, es sobre algunas investigaciones que estoy llevando a cabo –miró a un lado y al otro con recelo, no quería hablar mucho más del tema allí en la puerta-. Mi nombre es Jacquin Toussaint y soy el rector de la facultad de ciencias de la Académie. ¿Podrá concederme algunos minutos? Le aseguro que no me demoraré, sé que es tarde y que debe estar pronto a descansar.

“Afortunados quienes pueden dormir”
, pensó y se pasó las yemas de los dedos por los ojos para aclararse la vista ya cansada en extremo.




El sueño constante de todas mis épocas.
avatar
Jacquin Toussaint
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 25
Puntos : 28
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 17/01/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.