Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA CE QUI NOUS UNIT - PARTICIPAN DAMIAN ALARCÓN Y LORA BELLAMY. RELEASE THE BEAST - PARTICIPAN ASTOR GRAY Y GWANGJONG GOREYO. VANN STEIN - PARTICIPAN HÖOR CANNIF, ULF TOLLAK, GIULIANA MORDRAKE, DANIELLE MORGAN, LUND, STAN MCQUINN, KHAYLA. NOSTALGIA - PARTICIPAN SUNI KANG y GWANGJONG GOREYO.




Espacios libres: 05/48
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 28/11/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




Om Shanti {Thian Rom}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Om Shanti {Thian Rom}

Mensaje por Kala Bhansali el Lun Ago 07, 2017 7:19 am

Oscuridad. Eso era todo lo que su vista alcanzaba a ver. La nada, el vacío. A su alrededor sólo se oían gritos de angustia y miedo, los disparos desesperados de los habitantes del campamento y los rugidos de las bestias contra las que combatían. Kala era capaz de diferenciar las voces que le rodeaban, pero era difícil saber qué le decían exactamente; sólo oía retazos de conversaciones aceleradas que no auguraban nada bueno. El dolor de la espalda era tan intenso que casi dejó de sentirlo, o, más bien, empezó a hacerlo por todo su cuerpo. Desde las piernas hasta los brazos, aunque no estuvieran heridos, le dolían casi tanto como la parte que sí lo estaba. Sus piernas dejaron de responderle en el momento en el que dos pares de brazos la sujetaron de las axilas. Su cuerpo cayó pesado, inerte. Podía escuchar como gritaban su nombre, llamándola para evitar que se durmiera, pero su cuerpo no respondía a esos gritos. Era como si nada de aquello fuera con ella, como si no conociera a esa Kala a la que todos llamaban. Entreabrió uno de los ojos, o eso creyó hacer, y sólo vio luces y sombras moviéndose de manera rápida. Nada era nítido y todo la mareaba.

Cuando la alzaron un poco más para poder subir las los escalones de su carreta un dolor más intenso le cruzó la espalda, pero tenía tan poca fuerza que ni gritar pudo. Puede que hiciera una mueca, pero nadie se percató. Todos estaban ocupados, bien quitándose de encima a los licántropos que habían rodeado el campamento, bien ayudando a los heridos —puesto que ella no parecía ser la única, aunque sí la más grave—, o llevándose las manos al rostro sin saber qué demonios hacer. El caos era tan desmesurado que muchos no sabían cómo proceder. El pueblo gitano, que siempre se quedaba al margen de todo y de todos, no estaba acostumbrado a todo aquello y le había sentado como un jarro de agua fría.

Kala terminó de perder el conocimiento en algún punto entre los escalones y su cama, donde la dejaron boca abajo con todo el cuidado del que fueron capaces. No lo volvería a recuperar hasta pasados unos días, pero ello no significaba que allí dentro no pasara nada en todo ese tiempo. La gente iba y venía con bártulos en las manos, intentando por todos los medios parar una hemorragia que no se detenía ni siquiera haciendo presión. Todo estaba cubierto de sangre, y las ropas que llevaba Kala tan destrozadas que lo mejor sería tirarlas a la basura, aunque, por el momento, reposaban amontonadas en una esquina, esperando a que todo se calmara un poco. Muchos se habían congregado en la pequeña carreta intentando ayudar, pero unas simples manos humanas sin demasiada experiencia poco podrían hacer. Iban a necesitar ayuda de otro tipo, más allá de todo lo humanamente posible, y aunque muchos allí se decantaran más por el misticismo y la magia, pocos —si no ninguno— eran los que verdaderamente tenían dones para ello, o conocían a alguien que lo llevara a cabo, como les iba a hacer falta en aquel caso.



Om:




Shanti:


Om:

avatar
Kala Bhansali
Gitano
Gitano

Mensajes : 185
Puntos : 205
Reputación : 69
Fecha de inscripción : 01/03/2015

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Om Shanti {Thian Rom}

Mensaje por Thian Rom el Dom Ago 27, 2017 1:01 pm

Conocía a Kala desde que eran muy pequeños. Podía considerarla como a una hermana, de hecho así la veía… como si fuese una más entre ellas. A pesar de lo que siempre se decía acerca de la peligrosidad que carga la amistad entre personas de diferentes sexos, Kala y Thian eran la evidencia de que se podía. Existía la amistad sin confusiones.

“Mataré a quien haya hecho esto”, se juró Thian al verla respirar con dificultad.

En verdad, él no había entendido lo sucedido… Había sido una noche de luna llena, eso siempre era peligroso y todos lo sabían, pero ¿en qué momento se habían metido esos demonios en el campamento del circo?
En cuanto escuchó el griterío y las corridas, Thian tomó su cuchilla y salió de su toldería –sí, hacía tiempo que había dejado la carreta de su madre, prefería tener su propia tienda donde podía meter a quien quisiera sin dar explicaciones-, estaba dispuesto a averiguar qué sucedía.


-¡Todos a las carretas! –ordenó con la voz de mando que había heredado de su padre-. ¡No usen las carpas ni los toldos, refúgiense en las carretas! –Obviamente, ellas parecían ser una estructura mucho más segura y sabía que ningún gitano le negaría cobijo a otro.

No tuvo oportunidad de usar su arma contra ninguna de esas bestias. Los hombres del circo ya estaban combatiéndoles y los tenían fuera de los límites del lugar… Usaban fuego para hacerles retroceder. ¿En qué momento acababa la maldición? ¿Con la primera luz del día? ¡Faltaba tanto!
Ayudó a los niños a hallar refugio. Buscó especialmente a su prima Ania, la encargada de vender las entradas, en el toldo que ella compartía con su esposo -un malabarista que se hallaba en la ciudad haciendo trámites legales del circo-, para llevarla a la carreta de las Rom. La encontró asustada y con un palo en las manos dispuesta a defenderse de lo que fuese…


-Soy yo –le dijo mientras la abrazaba por la abultada cintura, propia de una mujer que cursa el octavo mes de embarazo-, debes ir a la carreta de mi madre.

Su prima amagó a preguntar qué estaba sucediendo allí afuera, pero Thian no pudo responderle… los rugidos de aquellas bestias destacaban en la noche y avivaban los gritos de los gitanos que se sabían atacados.
Le costó trasladar a su prima, lo único que hacía Thian era rezar para que aquel susto no le precipitase el trabajo de parto. Estaban subiendo los escalones ya cuando Thian se volteó y la vio: Kala estaba realmente mal, la traían en brazos desmayada y ensangrentada. Dejó a Ania en el abrazo seguro de su madre y corrió hacia Kala.


-Dámela, dámela –le pidió a Hanes quien no tardó en entregársela-. ¿Qué ha sucedido?

-Una de las bestias la atacó, tenías que verlo… era como si la conociese… Debo volver.  No sé si sobrevivirá, Thian.

Hanes corrió, con la escopeta entre sus manos, y Thian se quedó solo plantado en el centro del campamento sosteniendo el peso muerto del cuerpo de Kala, esa hermana que la vida le había regalado. Le costó un par de segundos darse cuenta que debía avanzar, que tenía que llevarla a un lugar seguro. Corrió con ella en brazos hasta la carreta en la que ella vivía, no estaba muy lejos, pero Thian tenía la sensación de que no llegaría a tiempo al refugio.

-Kala… Kala, mírame –le rogaba-. Estarás bien, yo sé que estarás bien –ella entreabrió los ojos, pareció querer mirarlo, pero no le respondió-. Vamos, Kala, resiste.

La carreta de Kala estaba usurpada por algunas gitanas que se habían metido en busca de escondite. A ellas les pidió ayuda para desnudarla y comenzar a limpiar sus heridas, ella gruñía aún en medio de la inconciencia, por el dolor. Vio el costado arañado, de allí brotaba la mayor cantidad de sangre… Fue en ese momento en el que Thian Rom se juró que hallaría al responsable y vengaría el dolor de su amiga. Pero antes debía buscar ayuda.


avatar
Thian Rom
Gitano
Gitano

Mensajes : 14
Puntos : 11
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 19/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Om Shanti {Thian Rom}

Mensaje por Ladislav Pekkus el Lun Ago 28, 2017 1:44 pm

Siempre se sentiría bien entre los gitanos. No sólo por el tiempo que había pasado viviendo y viajando entre ellos, sino también porque nunca dejaría de amar a Karishma. La gente de ella era su gente, sus costumbres le eran conocidas y confiaba en ellos tanto como en ella… aunque aquel amor no hubiese terminado bien.

“En verdad no terminó”, pensó Ladislav mientras cruzaba el campamento de los gitanos pertenecientes al circo.

¿Qué había ocurrido allí? Todo estaba caótico, sucio. Como si un huracán los hubiese sacudido. Los gitanos a penas se asomaban de sus tiendas o carros, como si temieran.
Le habían comentado algo acerca de un ataque de sobrenaturales, ahora al ver como había quedado todo Ladislav se hacía una idea. Cargaba con su baúl de medicinas y, pese a que le habían pedido que ayudase a una de las integrantes del circo en particular, Ladislav creía que la mujer no debía ser la única herida.
Ingresó al carro y se topó con Thian, el dueño del circo lo saludó y le refirió lo que ya le había dicho el hombre que había ido en su busca: la mujer –de nombre Kala- había sido atacada por un sobrenatural, desde ese momento –durante la pasada madrugada- ella no había despertado.


-Bien, veamos –dijo de inmediato y se acuclilló junto al camastro que ocupaba buena parte del lugar-. Por favor, Thian. Sólo quedate tú, los demás pueden irse.

Las personas salieron del lugar, solo ellos dos quedaron junto a la muchacha. Ladislav le quitó las improvisadas vendas que le habían puesto, necesitaba evaluar la profundidad de las heridas… y sí que eran profundas, principalmente la del costado. Él no podía llegar a dilucidar si se trataba de un zarpazo o un mordisco.

-Si esto llegara a ser un mordisco tu amiga estará en graves problemas –le dijo, suponiendo que el gitano entendía bien a lo que se refería. Kala corría riesgo de estar infectada y acabar convirtiéndose en una licántropo más de los que ya plagaban la ciudad-. Reza para que sea un zarpazo, pues ni con mis poderes podría lograr quitarle la maldición…

Limpió la herida con agua fresca y una mezcla de hierbas que había llevado consigo en el baúl. No sólo tenía esa en el costado –que era la más profunda y la que en verdad le preocupaba-, sino también un claro arañazo en el hombro y una torcedura en el tobillo.

-Ha querido escapar, de seguro en algún momento cayó… o la empujaron.

Una vez terminadas las curaciones, Ladislav volvió a centrarse en la herida de gravedad. Podía ponerle un ungüento especial y luego intentar cerrar la herida con el poder de sus manos. Así lo hizo… se untó dos dedos con la cataplasma –hecha de barro del bosque, menta y flores orientales- y cubrió la herida. Luego acercó las manos al pecho de la joven, que a penas se elevaba con una respiración arrítmica y débil, y sin apoyarlas sobre la piel de ella se concentró. El poder no tardó en salir de él, lo sintió recorriendo su columna, sacudiendo sus huesos y haciendo vibrar la piel de sus manos, se estremeció cuando la correntada abandonó su cuerpo para dirigirse directamente al cuerpo de ella.

-Esperemos, puede que despierte de inmediato o que lo haga en unas horas –le dijo, viendo al gitano que lo observaba esperanzado-. Kala, ¿me oyes? –le preguntó a la muchacha, no quería presionarla. Ella no debía despertar sino estaba lista para hacerlo, pero quería que supiese que no estaba sola.




La memoria… esa cruel enemiga del consuelo

arte rei:

Arena entre los dedos:
avatar
Ladislav Pekkus
Hechicero Clase Media
Hechicero Clase Media

Mensajes : 38
Puntos : 33
Reputación : 15
Fecha de inscripción : 09/08/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Om Shanti {Thian Rom}

Mensaje por Kala Bhansali el Dom Sep 17, 2017 6:17 am

¿Por qué su cuerpo no respondía a lo que su mente le pedía? Escuchó la voz de Thian que la llamaba, y ella intentó mirarle y decirle que no se preocupara, pero, en cambio, lo único que consiguió fue un fuerte dolor de cabeza al ver la poca luz que los rodeaba. Entreabrió los ojos y los cerró casi de inmediato, agotada como se encontraba. Le resultaba una tarea titánica mantenerse despierta, y lo único que quería era dormir. ¿Por qué se empeñaba en mantenerla consciente? ¿Qué problema había en que durmiera un poco? Estaba tan cansada… Sólo los cerraría un momento, lo justo para descansar. Sí, eso haría…

Su consciencia volvió en sí poco a poco, como quien despierta de un largo letargo. A través de los párpados podía apreciar la luz del día, teñida de ese tono rojizo que le da la piel sobre los ojos cerrados. Se sentía entumecida por completo, tanto su cuerpo como su cabeza, con la que no conseguía pensar con claridad. Podía oír los latidos de su corazón retumbándole en los oídos, ensordeciéndola hasta el punto de querer arrancarse las orejas para no seguir escuchándolos. Intentó mover las manos para taparse los oídos, pero ni siquiera consiguió mover un sólo dedo; todo el cuerpo le dolía sólo de pensarlo, como si hubiera estado trabajando de sol a sol y sin descanso bajo el cruel mando de un látigo. La espalda, curiosamente, la sentía anestesiada por completo, pero había algo húmedo pegado a ella, como una especie de mejunje, que no presagiaba nada bueno.

Todavía sin abrir los ojos, intentó hacer memoria sobre lo que había pasado y el porqué de su incapacidad para hacer nada. Recordaba la noche, el bosque y los aullidos, pero nada más. No podía recordar qué fue lo que pasó desde que vio… ¿a Emhyr? Sí, lo vio esa noche. ¿Estaría allí también, con ella? La sensación en su cuerpo era tan parecida a la de aquella vez en la que los jenízaros atacaron el campamento que, por un momento, pensó que lo mismo había pasado. Si era así, ¿dónde estaba él? Y lo más importante: ¿estaría bien?

Entre todo ese estruendo que sólo era capaz de escuchar, pudo apreciar cómo alguien la llamaba. Giró el rostro hacia el lugar de donde creía que provenía la voz y entreabrió los ojos. Vio la figura de un hombre cerca de ella, pero no era capaz de distinguir los rasgos. Detrás de él vio a otro, pero el rostro, al igual que el del primero, estaba completamente borroso. No sabía quiénes eran, pero ellos sí parecían conocerla.

¿Emhyr? —llamó, pero su garganta no conseguía emitir sonidos muy altos, con lo que se quedó en un mero susurro que ni siquiera ellos pudieron escuchar.

Abrió los labios para tomar aire profundamente y, cuando lo hizo, los pulmones le ardieron como si estuviera en el centro del infierno. Se quejó, y entonces fue la espalda la que empezó a dolerle de una forma tan intensa que creyó estar sufriendo un castigo divino. Gritó y empezó a llorar. Aquello era tan insoportable que deseó morirse allí mismo.

¿Qué… ha...? —preguntó a las sombras, intentando que alguien le explicara qué demonios le pasaba—. Por favor...



Om:




Shanti:


Om:

avatar
Kala Bhansali
Gitano
Gitano

Mensajes : 185
Puntos : 205
Reputación : 69
Fecha de inscripción : 01/03/2015

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Om Shanti {Thian Rom}

Mensaje por Thian Rom el Jue Oct 05, 2017 2:18 am

Parecía que, al fin, Kala volvía al plano de los vivos. Poco a poco se fue moviendo, estaba pálida y los párpados parecían pesarle, mas ella luchaba por enfocar su mirada y Thian no podía más que admirarla por esa fuerza que la impelía a resistir.

-¿Qué le sucede? ¿Está bien? –preguntó al brujo, después de todo era increíble presenciar una magia así, y éste levantó una mano para pedirle silencio.

¿Cómo podía conservar la calma en un momento tan terrible? ¡Su mejor amiga había sido atacada! ¡El campamento entero había sido amenazado por esas bestias! Definitivamente no podía estarse sosegado.


-¿Quién es él? –preguntó, incapaz de mantener el silencio por más tiempo, cuando ella hizo mención de un nombre. Ante la mirada reprobatoria de Ladislav, Thian cambió por completo su tono de voz-: Kala, mírame… Hola, bonita –susurró y se inclinó a su lado-. Hola, estás bien. Estás a salvo, nada te ocurrió y nada malo te ocurrirá, vamos a cuidar de ti… ¿Qué pasó, Kala? –Le preguntó, mientras le acariciaba el cabello.

Parecía no querer hablarle y Ladislav le pidió una vez más que la dejase descansar, que le diera tiempo… Las palabras del hechicero le sonaban sensatas, pero no tenían lógica para él.


-Alguien quiso entrar en el campamento, hirieron a Kala y a otros más… No puedo estar tranquilo, no si se meten con mi familia, Ladislav.

Hablando con él en un rincón de la carreta, Thian se tranquilizó. Respiró profundo y comprendió que en esos momentos la prioridad era que se repusieran todos los heridos, en especial ella que se había llevado la peor parte entre los atacados. Recibió instrucciones de Ladislav sobre cómo y cuándo proceder con las curaciones sobre las heridas de su amiga. El hechicero le dejó una caja con ungüentos, para que pudiesen nutrir con ellos las lastimaduras, y le pidió que mandase a buscarlo si había indicios de temperatura alta o si las heridas cambiaban de color.

-Así lo haré, amigo querido –le aseguró y lo abrazó para despedirse-. Gracias.

Volvió hacia la cama y se sentó junto a Kala. Pasó unos minutos observándola, debatiéndose entre hablar o callar. No quería presionarla, pero necesitaba saber. Con una sola palabra de ella, Thian se daría cuenta si eso había sido un ataque premeditado o uno casual. Y que se agarrasen todos los demonios de la ciudad si aquello había sido intencionado, pues lo que Thian Rom tenía de generoso también lo tenía de vengativo. Y todavía estaba el misterio de ese nombre… ¿Quién era ese hombre? ¿Un amigo? ¿Un amante? Ella jamás le había contado nada al respecto.

-Kala, háblame. Sé que estás débil y dolorida, pero necesito saber qué ha pasado. ¿Conocías a quién te hirió? –Tomó las manos de ella entre las suyas y le sonrió para transmitirle paz, pero si ella lo conocía tanto como él creía, sabría bien que por dentro estaba incendiándose.


avatar
Thian Rom
Gitano
Gitano

Mensajes : 14
Puntos : 11
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 19/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Om Shanti {Thian Rom}

Mensaje por Kala Bhansali el Dom Oct 29, 2017 3:23 pm

Nada más abrir los ojos, una de las siluetas borrosas se acercó a ella y se agachó a su lado. La corta distancia que los separaba le permitió enfocar sus rasgos, que identificó con los de Thian. A pesar del intenso dolor que le surcaba la espalda y le agarrotaba todo el cuerpo, consiguió esbozar una ligera sonrisa cuando lo escuchó hablar.

Thian —llamó entre susurros, puesto que era incapaz de elevar la voz.

Quiso mover la mano para sujetar la suya, pero cuando intentó levantarla se dio cuenta de que apenas podía doblar los dedos. No sólo eran las heridas de la espalda lo que se lo impedía. Sentía uno de los codos dolorido como si hubiera caído sobre él, mientras que el tobillo de la pierna contraria al codo lo tenía del tamaño de una pelota pequeña. Un recuerdo la asaltó y se vio a sí misma corriendo para huir de una de las bestias cuando, de pronto, tropezó con algo y cayó al suelo. También sabía que había golpeado al lobo con el pie y que había conseguido volver a huir, pero el recuerdo terminaba ahí. Su subconsciente, sin embargo, sabía que después de aquello había venido el arañazo de la espalda, y Kala sintió unas náuseas muy profundas que la obligaron a cerrar los ojos de nuevo.

Cerró los dedos en un puño y sintió escozor en la palma. ¡Por todos los dioses, estaba completamente magullada! No quería mirarse el cuerpo, debía tener un aspecto horrible. Y sueño, tenía mucho sueño. Su mente debió pensar lo mismo, y la sumió en un estado de duermevela en el que oía a Thian y al otro hombre hablar, pero no les prestaba la atención suficiente como para saber qué decían.

Sintió la puerta abrirse y la suave corriente de aire que se coló en la carreta. La luz de la mañana también bañó la habitación, pero se esfumó tan pronto como Ladislav salió y cerró tras de sí. Aunque seguía con los ojos cerrados, supo que Thian no se había marchado. Se conocían desde hacía muchos años, tantos como los que llevaba ella viviendo en aquel campamento, y sabía que el gitano era muy protector con los suyos. Si él no podía estar ahí, conseguiría que otro la hiciera compañía, algo que, en el fondo, tranquilizó a Kala. Aunque estuviera físicamente agotada, dolorida e incapaz de ocuparse de sí misma, estaba también muy asustada, principalmente porque todo lo que había pasado era como una nube densa que no dejaba ver lo que había tras ella. Las imágenes que era capaz de reproducir eran inconexas entre sí, una amalgama de escenas que no podía (y, en el fondo, no quería) enlazar de manera que se entendieran correctamente.

La cama se hundió ligeramente, pero la gitana no intentó abrir los ojos, al menos de momento. Había conseguido acompasar su respiración de manera que sus costillas no la magullaran demasiado. Las manos descansaban apoyadas sobre su vientre, que subía y bajaba al ritmo de su pecho. Cuando escuchó hablar a Thian, giró el rostro en la dirección de donde había venido la voz y abrió los párpados. Pestañeó un par de veces para acomodarlos a la escasa luz y se lo quedó mirando sin saber muy bien qué contestarle.

No lo sé, Thian. No recuerdo bien qué ha pasado. —Tragó saliva, pero tenía la garganta tan seca que parecía arena del desierto—. ¿Me traes agua, por favor?

Quiso incorporarse para poder beber, pero lo único que consiguió al girarse de lado fue incrementar el dolor. Notó como su frente se perlaba de sudor, en contraste con el frío que sentía en el cuerpo y que la hacía temblar. Se veía tan impotente, tan confundida y tan triste que no pudo evitar volver a llorar de manera silenciosa.

¿Qué ha pasado? —preguntó entre sollozos—. Recuerdo cosas, pero ninguna tiene sentido. Sé que había lobos, uno de pelo rojizo que… —El dolor le produjo una arcada que consiguió aguantar, pero no lo haría por mucho tiempo—. Thian, creo que voy a vomitar.



Om:




Shanti:


Om:

avatar
Kala Bhansali
Gitano
Gitano

Mensajes : 185
Puntos : 205
Reputación : 69
Fecha de inscripción : 01/03/2015

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Om Shanti {Thian Rom}

Mensaje por Thian Rom el Miér Nov 22, 2017 12:11 am

Verla así, tan débil y dolorida, lo estaba matando. Tal vez fuese lo más prudente llamar a su madre –la de Thian, claro- o a alguna de sus hermanas para que la cuidase, seguramente la figura y el influjo de una mujer haría que Kala se sintiese más cómoda, más confiada, pero no podía dejarla. Kala era su amiga adorada, su confidente, una de las personas con las que más familiaridad tenía y sentía personal lo que le habían hecho, Thian estaba tan herido como ella pero con más deseos de venganza de los que ella era capaz de sentir, pues era buena y ese era su único defecto.

-Aquí estoy, Kala –volvió a decirle-. No me iré a ningún lado, amiga. Al menos no de momento. –Antes necesitaba saber qué era lo que ella había visto, cuánto más sabía en comparación al resto de gitanos que había visto de cerca de las bestias que habían atacado el campamento.

Se apuró a cumplir con su pedido, tenía agua fresca cerca de la cama de Kala. Que pudiese beber requirió de todo un despliegue y eso no hizo más que abrirle los ojos a Thian sobre el estado de salud de ella. Debía llevarle paz, no quería asustarla con nada, ella necesitaría recuperar la seguridad en sí misma, volver a confiar en las sensaciones de su cuerpo.


-Bebe, vamos, sí que puedes –la animó, mientras le ayudaba para que no tuviese que hacer más esfuerzo que el mínimo necesario-. Te haré un té con unas hierbas que Ladislav me dejó, él estuvo aquí –le contó, esperando que ella lo recordase de veces anteriores, Ladislav era muy cercano a los gitanos desde hacía tiempo-, dijo que estarás bien, que eres fuerte y que esto pasará pronto. Solo hay que cuidarte mucho y limpiar bien tus heridas, también debes alimentarte, Kala.

Encendió la pequeña salamandra en la que Kala solía calentar el té. Sin saber bien cómo debía proceder –si debía picar las hierbas previamente o no-, Thian optó por arrojar simplemente aquello que el brujo le había dado al agua.

-Él te curó, también te vendó. ¿Te duele mucho? ¿Qué sientes? –dijo, aún junto al fuego donde se calentaba la tetera de metal-. Nos han atacado –le respondió finalmente, no quería preocuparla, pero saberlo no cambiaría nada pues en verdad era algo que ella no tardaría en recordar-, han atacado nuestro campamento. Bestias sobrenaturales, licántropos. Ellos te hicieron esto, a ti y a algunos más pero eres tú quién peor la ha sacado, Kala.

Corrió hacia ella para ayudarle a ponerse de costado. Que vomitase en el suelo de madera si lo necesitaba, no importaba porque ya se encargaría él luego de limpiar.

-El té te ayudará, hará que te sientas mejor –le aseguró mientras le secaba el sudor de la frente con un pañuelo limpio. Había palidecido considerablemente-. Kala, si sabes algo más… -No debía presionarla, pero algo le decía que Kala no le era del todo sincera, ya fuera por el olvido circunstancial que atravesaba o por proteger a alguien.

Cuando estuvo, Thian Rom sirvió el té y se sentó junto a su amiga en la cama para ayudarle a beber.


-Tal vez debamos esperar. Esto está muy caliente todavía.


avatar
Thian Rom
Gitano
Gitano

Mensajes : 14
Puntos : 11
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 19/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Om Shanti {Thian Rom}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.