Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 00/45
Afiliaciones élite: cerradas
Última limpieza: 16/01


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


A new song [privado] [+18]

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ir abajo

A new song [privado] [+18]

Mensaje por Devon Pendragon el Jue Ago 10, 2017 9:17 am

Recuerdo del primer mensaje :

Intentémoslo, dijo él, aquella noche, varios días atrás. Sus palabras le dieron cobijo a mi alma y me llenaron de una alegría que no había experimentado antes. No es que no supiese como ser feliz, porque podía recordar pequeños sucesos durante mi vida que de una forma u otra me habían hecho sentir así, como la primera vez que alcé una espada en el patio de armas y mi tío comenzó a entrenarme, o la primera vez que toqué un instrumento musical en frente de mis más allegados, o el correr fuera del castillo para recibir a mi padre cuando regresaba al final del día.

Sin embargo, y aunque atesoraba todos esos momentos, no podía decir que hubiese experimentado algo similar a aquello que sentí cuando escuche a Niels decir esas palabras.

Tres días atrás volvimos a cambiar de posada en la cual hospedarnos, parecía lo más lógico, no permanecer en un solo sitio durante mucho tiempo cuando tanto a él como a mi nos seguían fuerzas sobrenaturales empeñadas en no darnos descanso. La posada que elegimos esta vez estaba un poco más alejada de la ciudad, la rodeaba un amplio terreno verde y tenía como dueñas a cuatro hermanas con las que entablé conversaciones cuando Niels se marchaba a tratar algunos asuntos con alguno de sus primos. Parecía que siempre había algo nuevo que tratar o un nuevo enemigo a quien despistar por lo que en realidad aún no habíamos tenido tiempo de conversar, solo de compartir el tiempo amándonos intensamente en el lecho sin saber que traería el mañana.

Precisamente hoy Niels se había marchado muy temprano, por lo que yo había bajado a entretenerme en la cocina. Resulta que a las posaderas les agradaba bastante la idea de tener una mano extra, porque esta noche habría un baile en la posada. Solían realizarlo una vez cada tres meses, por lo que el ajetreo entre el personal para tener todo en su punto preciso era mayúsculo. A mi me divirtió bastante asistirles en la preparación del banquete y cuando salí de la cocina un momento para saludar a Synnove que preguntaba por una de las posaderas para vender una presa que había cazado, mi rostro estaba completamente cubierto de harina, azúcar, mantequilla y no sé cuántos ingredientes más.

La expresión de la vikinga al mirarme nos hizo soltar la carcajada a ambas, conversamos un poco y antes de que se marchara le comenté acerca de la fiesta, quizás a ella le gustaría acudir con Hakon y hacernos compañía, a todos nos hacía falta algo de diversión en medio de todo el caos reciente. Ella prometió comunicárselo a su hermano y sonreí al verla marcharse. Aunque no se lo había preguntado directamente sabía que tenía sentimientos por Hakon, lo descubría en la manera en que lo miraba y en lo que sin palabras se traslucía en su rostro, porque presentía que algo similar debía de reflejarse en el mío cuando miraba a Niels.

Regresé apresuradamente a la cocina y para el momento en que terminamos con la preparación del banquete subí a la habitación a descansar, a tomar un baño y a escribir dos notas. Una, era un telegrama que enviaría a mi abuelo, en el le notificaba que me encontraba bien, que había llegado a Paris pero que un grupo de bandoleros habían intentado secuestrarme en el camino, que un guerrero del norte me había asistido y que aún seguía haciéndolo, no le di muchos detalles más, esos los guardé para la correspondencia que escribí para el menor de mis tíos. La otra nota la envié al jefe de la guardia que me esperaba en París, explicando que de momento me encontraba bien y que estaría en comunicación con ellos.

Cuando los rayos naranja se avistaron en el cielo y el sol comenzó a ponerse en el horizonte, salí de la posada por la puerta posterior. Frente a mi había un enorme jardín, bellamente iluminado, con múltiples mesas, a un lado, los músicos, que al mirarme me gritaron que fuera con ellos. Me habían escuchado tocar la flauta y querían que les acompañara un rato. Miré a una de las  posaderas, Simone, que le dio el visto bueno a mi aspecto. Llevaba puesto un vestido color lila y había dejado mi cabello negro suelto, adornado con un tocado de pequeñas flores del mismo color. Me aseguró que en cuanto Niels pusiera un pie de vuelta en la posada le avisaría donde me encontraba así que corrí alegremente hacia el grupo.

La noche cayó, los pueblerinos fueron llegando, no era nada parecido a los bailes que verían en un salón real sino en los barrios bajos de Irlanda adonde el ambiente es desenfadado y la música hace golpetear los talones contra la madera de la pista de baile. Me ponía de buen humor tocar mi flauta, y cuando estaba a punto de tocar otra pieza mi mirada recayó sobre Niels. Tan pronto lo vi sentí un golpeteo de tambores en mi pecho, sus esmeraldas verdes refulgían al mirarme, se había cruzado de brazos y me miraba con una sonrisa ladeada, de inmediato me puso nerviosa el solo mirarlo, para mi era el hombre más atractivo de todo el lugar y lograba que los pies se me clavaran al suelo y que me olvidara de lo que hacía.

Le sonreí desde mi posición, sus esmeraldas volvían a convertirse en una corriente que me arrastaba hacia él y si podía naufragar en ellas bastaría para hacerme feliz. Alcé la flauta y mis dedos cobraron vida, nunca antes había tocado esta melodía ni la conocía, simplemente surgió como algo que quise tocar para él.




Última edición por Devon Pendragon el Vie Mayo 25, 2018 12:05 am, editado 3 veces


Now, once more, I must ride with my knights to defend what was, and the dream of what could be.
Pendragon´s heritage:
Moments of happiness:
My Story:
Collision of time:
avatar
Devon Pendragon
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 69
Puntos : 64
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 03/02/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: A new song [privado] [+18]

Mensaje por Niels Cannif-Cavey el Sáb Ene 06, 2018 3:26 pm

Apreté los dientes, nos asediaban, nos lanzaban mordiscos guiándonos como si fueran una manada de perros rabiosos, tras nosotros un acantilado.
Dentelladas en nuestra dirección, otra bola de fuego que arrasó el césped avanzando hacia nosotros devastadora y que detuvieron mis dos gemelas con su azulado resplandor.
Gruñí desafiante, manteniendo a raya a esos perros mientras el hechicero de copa se acercaba a nosotros, mas algo me decía que eso no era lo peor, pues el demonio quería hacerse con Devon, venia por ella, luchar contra todo era un riesgo que no correría en este momento.

Nos miramos un instante, el suficiente como para saber que lo mejor era saltar, nuestra única opción residía en ese acantilado.
-Confía en mi -rugí antes de que con las manos enlazadas saltáramos a la vez dejándonos caer al vació.
El viento mecía nuestro pelo, alzaba nuestras ropas, la sensación de libertad era única, sonreí de medio lado clavando mis verdes en sus asustados pardos y de golpe la nada, agua, como si nos envolviera, engullera, dimos tumbos separándonos.

Una roca impactó en mi hombro, golpes violentos pero con cada uno de ellos me daba cuenta de que seguía vivo y de la muerte emergí como el ave fenix jadeando, dando mi primera gran bocanada de aire puro mientras mis ojos la buscaban plagados de preocupación.
-¡Devon!¡Devon! -grité su nombre plagado de desesperación hasta que mi segunda bocanada de airé hincho mis pulmones al verla emerger a mi lado.

Mis manos afianzaron su tembloroso cuerpo, la atraje hacia mi, besé sus labios hambriento, deslizando mi lengua a través de ellos
Gruñí, los mordí atrayendola de las nalgas mientras esta posaba sus manos en mi pecho para separarnos un poco y recordarme que mi dosis de adrenalina se debía a que nos perseguían y que no era razonable seguir en el agua.
-Vale, pero me cobraré esto nada mas lleguemos a casa ¿como cojones se te ocurre largarte sola en busca del hechicero? -le pregunté clavando mis ojos en los suyos -no vuelvas a hacerlo, no puedo perderte ¿me escuchas? Estamos juntos en esto, lo mataré, al demonio, al hechicero..pero no vuelvas a irte sola ¿de acuerdo?

Salimos del agua, cubrir nuestras huellas y volver al motel de las zonas alejadas era lo mas razonable aunque ambos sabíamos no podríamos pasar mucho mas tiempo en ese lugar, no si no queríamos que dieran con nosotros.
-Escúchame, hay que ir a ver a tu abuelo, no podemos luchar sin información ¿lo entiendes? Eso que te persigue lo hace por algo y creo está ligado a tu apellido, tu abuelo a de saber..quizás te envió aquí no solo con el firme propósito de que encontraras marido, algo que ya has hecho, si no para que no pudieran perseguirte.






No desenvaines la espada sin razon, ni la envaines sin honor
Niels:


Paz en un mundo de guerra:
Cannif:

Spoiler:
avatar
Niels Cannif-Cavey
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 144
Puntos : 143
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 18/01/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A new song [privado] [+18]

Mensaje por Devon Pendragon el Dom Feb 04, 2018 11:57 pm

Tras la caída el agua se convirtió en nuestra enemiga y aliada a la vez, fue un lecho de rocas que afortunadamente mi cuerpo no golpeó de forma directa. Cuando emergí me topé con el rostro de Niels, aún en shock por la caída y tiritando de frío dejé que nuestros labios se unieran y que me envolviera en sus brazos. Su cuerpo me irradiaba calor ahuyentando el frío y sus manos sosteniendome lograban que mi temor comenzara a apaciguarse.

Asentí aturdida cuando me dijo que no debía volver a ir sola por el hechicero y juntos nos dirigimos a la orilla. El viento nocturno le dio la bienvenida a mi piel cuando puse el primer pie sobre el verde césped. Niels me decía algo, no estaba muy segura de qué, era imprudente no echar a andar de una vez así que inmediatamente emprendimos la marcha, desplazándonos con cautela y con rapidez. 

En el cielo las nubes oscuras se fueron acercando, liberando una lluvia que no solo lavó nuestros cuerpos maltrechos si no que nos ayudó a disfrazar nuestro rastro mientras regresábamos a la posada en la que nos hospedábamos.

Cuando llegamos a destino la noche ya estaba avanzada, tan pronto entramos en la habitación y sin siquiera esperar a que cerrara la puerta, me colgué de su cuello sobrecogida, intentando tragarme las lágrimas que pugnaban por salir.

Había estado tan asustada creyendo que no habría escapatoria, que este podía ser nuestro fin, que podía perderle de un segundo a otro, y ahora que volvíamos a encontrar refugio tan solo quería sentirme a salvo junto a él... tan solo quería que me abrazara. -Lo siento… mi única intención era seguir al hechicero, no perderle la pista y avisarte de algún modo. No pensé… no pensé que todo escalaría de esta forma… - Mis palabras se enredaron formando un nudo en mi garganta.

Abrazados muy juntos, sintiendo nuestros tibios cuerpos mojados escondí mi rostro en su cuello, aún temblaba al pensar en lo que pudo pasar. Solo quería asegurarme con ese abrazo de que él seguía conmigo. -No volveré a ir detrás de él sin ti.- Finalmente no pude contener más mis emociones y las lágrimas comenzaron a resbalar por mis mejillas.

-Nunca sentí la muerte tan cerca como hoy… nunca tuve tan claro que no quiero perderte.-
Sentí una opresión en mi pecho, pensaba en nuestra última conversación, en como la otra noche habíamos vuelto a casa en silencio. No quería eso, no quería silencio entre nosotros, no quería que él pensara que no lo quería, o que no me importaba lo que me decía, que hablase de ir a pedir mi mano, que visualizase una vida conmigo, aunque desafiáramos al tiempo… No quería que se fuera… -No quiero que nada nos separe Niels…-


Now, once more, I must ride with my knights to defend what was, and the dream of what could be.
Pendragon´s heritage:
Moments of happiness:
My Story:
Collision of time:
avatar
Devon Pendragon
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 69
Puntos : 64
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 03/02/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A new song [privado] [+18]

Mensaje por Niels Cannif-Cavey el Lun Feb 05, 2018 5:12 am

Cerré la puerta a mis espaldas, fue entonces cuando una rota Devon se abrazó a mi dejando que las lagrimas rodaran por sus ojos, estaba temblado como una hoja y algo me decía que no solo era porque tenia las ropas mojadas, si no porque estaba muy asustada.
-Shhhhh, no permitiré que nunca te pase nada -susurre contra sus labios acogiéndola entre mis brazos.
Necesitaba deshacerse de esa ropa mojada, darse un bañó caliente y descansar mas que nada.
No eran los momentos de los reproches, no tenia que haber ido sola, no porque no fuera una gran guerrera o mejor dicho, no pudiera serlo, si no porque necesitaba entrenamiento y ese hechicero y lo que la perseguía era lo suficientemente peligroso como para matarla.
No quería vivir sin ella, no podía...después de haberla conocido, hasta ella las mujeres eran para mi un pasatiempo, un buen rato, un desahogo. Ella era tan dulce, tan paciente, soporto mis comentaros no siempre adecuados, me empeciné en decirle que yo no quería nada serio, que yo no era de esos y que moriría joven..¿como esperaba que tras mi ultima declaración me dijera que si?
Había alzado los muros, no esperaba un no y ahora mismo aunque sus labios contra los míos aseguraban temer perderme, yo no sabia en que sentido tomar sus palabras.
-Olvídalo- susurré para que dejara de torturarse -voy a darte un baño y a la cama Pendragon -alcé el dedo con una sonrisa picara -sin rechistar.

Tiré de ella con suavidad, no me costó demasiado calentar el agua de la tina y acuclillado frente a esta me aseguré de que la temperatura fuera la adecuada.
Devon seguía como perdida en otro mundo, me acerqué a ella besando delicadamente sus mejillas, acariciando con mi boca sus labios mientras mis dedos ágiles iban quitándole cada prenda de ropa mojada que cubría su delicado y tembloroso cuerpo.
-No permitiré que te pase nada -prometí ayudándola a meterse dentro de la tina.

Me acaché con la esponja en mi mano, deslizándola suavemente pro su piel con unas gotas de jabón con cierto aroma relajante.
Apreté la esponja sobre su pecho dejando que el agua caliente escurriera por estos.
-¿Mejor? -pregunté buscando con preocupación sus pardos.

Una vez entró en calor, la saqué con suavidad envolviéndola en una toalla y al llevé hasta el lecho donde usando una de mis camisolas como improvisado pijama la hice tumbarse arropándola con las mantas.
Me quité en ese momento la ropa poniéndome ropa seca mientras la miraba.
-¿quieres una copa? -pregunté acercándome a la lumbre para echar un par de troncos que mantuvieran la temperatura en al estancia.


No desenvaines la espada sin razon, ni la envaines sin honor
Niels:


Paz en un mundo de guerra:
Cannif:

Spoiler:
avatar
Niels Cannif-Cavey
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 144
Puntos : 143
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 18/01/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A new song [privado] [+18]

Mensaje por Devon Pendragon el Vie Mar 02, 2018 10:06 pm

Supongo que entré en shock por primera vez en mi vida, y no es que no hubiese presenciado las consecuencias de la guerra demasiadas veces. En innumerables ocasiones asistí a los soldados heridos tras regresar de una batalla, muchas veces vi la sangre correr en caballeros que perdieron órganos o miembros, escuché gritos de agonía e incluso asistí cuando muchos decían sus últimas palabras, pero esta noche fue diferente, incluso de las otras ocasiones en que estuve en peligro desde que llegué a Paris. Niels me había hablado de un futuro tan solo un par de noches atrás y ahora podría haberle perdido irremediablemente…

Él se comportó de manera paciente, ayudándome a relajarme con un baño antes de depositarme suavemente sobre la cama. Me hubiera agarrado de su cuello para impedirle que se pusiera de pie y me dejara pero el aturdimiento no me hizo mover músculo alguno, lo cual no me impedía percatarme de que me cuidaba de manera muy dulce, me recordaba la manera en que me atendió en la montaña, aquella primera vez que hicimos el amor después de que se ocupara de mis heridas.

Comenzando a salir de mi abstracción lo observé caminar por la habitación, al ver el aire distraído en su rostro sentí un nudo en la garganta y apreté los labios. Temía que el hechicero oscuro se saliera con la suya porque no me imaginaba ya no tenerle cerca, porque mi alegría era tenerle presente, algo que nunca me sucedió con nadie más, era algo distinto, algo que por momentos me abrumaba porque deseaba aferrarme a él, saber que estaba conmigo, y por sobre todo me asustaba que aún estando en la misma habitación él se alejara de mi, que nuestro amor peligrase y que la distancia entre ambos no nos dejase volver atrás. Nuestro amor

Me deslicé hasta la orilla de la cama para abandonarla y descalza caminé para detenerme detrás de él frente a la hoguera que nos calentaba desde la pequeña chimenea. Mis brazos lo buscaron rodeando su cintura desde atrás, esta vez quería ser yo quien le abrazara… quería quererlo... que me comprendiera. -Lo siento…-

Me mantuve así, abrazada a él y sintiéndolo respirar. -Lamento mi imprudencia… lamento haber permitido que el silencio dominara el espacio entre nosotros anoche… cuando en realidad hay tanto que he querido decirte. Desde que te conocí no dejo de pensar en ti. Cada mañana despierto y me maravillo de descubrirte durmiendo profundamente al lado mío, te miro y siento que mi pecho no va a poder contener lo que siento, apenas atino a moverme. Temo que al tocarte te desvanezcas, que las reglas del tiempo te reclamen de vuelta y te roben de mi lado, así que la emoción me sobrecoge cuando finalmente mis dedos te rozan y me cercioro de que realmente estás conmigo…-

Lo solté para avanzar unos pasos y detenerme frente a él. -Ni siquiera se el momento exacto en el que me enamoré de ti... pero me sentí hechizada desde que te vi en el bosque entrenando.- Sonreí al recordar como lo había espiado desde atrás de un árbol, lo imposible que me fue dejar de mirarlo y el rubor que de inmediato trajo a mis mejillas. Sentí lo mismo que ahora al mirarlo, me puse de puntillas para echarle los brazos al cuello y besé dulcemente su rostro, recorriéndolo con mis labios, el roce de su barba me producía cientos de escalofríos.

Después de un instante descansé mi mejilla en su hombro y mi pecho se volvió pesado porque tenía que decirle la verdad, necesitaba que él supiera. -Sabes que vine a Paris por mandato de mi abuelo, que él deseaba que aceptara a algún pretendiente… pero hubiese escogido o no a alguno de los prospectos que él tenía en mente, mi paso por aquí siempre hubiera sido temporal, me hubiera establecido de vuelta en Irlanda… nunca podría haberme quedado acá.-

Llegado a ese punto sentí crecer mi agitación por lo que sin notarlo le estreché con mayor fuerza. -Puedo entender que quieras a tu tierra, a tu gente, que no puedas abandonarlos. Sabes que siento lo mismo por mi tierra, por el reino que me vio nacer… Amo a mi gente, a mi familia, me aferro a ellos porque me recuerdan a mi padre… Irlanda me vio nacer, Inglaterra me trajo a mi madre, son mis raíces… No he querido ser igual a un caballero simplemente por el hecho de andar con una espada, ni es un capricho… llevo a mi reino en mis venas y por eso entiendo que no puedas dejar a Noruega ni jamás te lo pediría, jamás…-

Alcé la mirada a sus esmeraldas, preguntándome… buscando las palabras. -No es fácil tampoco saber que en tu corazón ocupo el segundo lugar… que siempre amarás a Noruega más que a mi.- Mi mano recorrió su rostro, si, era una tonta que quería ser la primera… y me costaba asimilar que no era así. Él era fuego, la batalla era su antorcha y creo que precisamente por eso lo quería… aunque también me inquietaba que debido a ello me dijera que no sabía cuanto tiempo viviría.

-Quiero a Irlanda, quiero a los míos, no creo que alterar las reglas del tiempo viajando al futuro no traerá consecuencias. No voy a mentirte y decirte que si me alejo de todo lo que conozco no voy a añorar a mi familia, que no sentiré nostalgia, que no dejaré parte de mi corazón atrás…-
Había leído que el amor era perder la razón, que era locura, pasión, alegría y dolor, y era verdad, porque todo ello lo sentía, todo ello lo despertaba y se resumía en él.

-Así que vas a tener que amarme Niels Cannif-Cavey, vas a tener que quererme lo suficiente como para nunca tener que renunciar a ti, a tu presencia, o a la imagen de tu sonrisa ladeada, porque ni puedo ni quiero prescindir de ella…-

Me estremecí ahora intentando adivinar lo que se le cruzaba por la mente, en lo que me respondería, en si me seguía queriendo... en si me quería como yo a él. -Esta noche me he percatado como nunca de que no puedo ni quiero perderte. Quiero conocer la tierra que amas y a tu familia, quiero luchar a tu lado en cada nueva batalla que se nos presente, seguir vivos, que nada nos derrote, porque quiero seguir a tu lado, porque iré contigo adonde vayas. Lo haré porque te quiero, te quiero de verdad.- 


Now, once more, I must ride with my knights to defend what was, and the dream of what could be.
Pendragon´s heritage:
Moments of happiness:
My Story:
Collision of time:
avatar
Devon Pendragon
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 69
Puntos : 64
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 03/02/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A new song [privado] [+18]

Mensaje por Niels Cannif-Cavey el Sáb Mar 03, 2018 2:53 pm

Sentí sus manos en mi pecho, me abrazaba por la espalda en silencio mientras poyaba su cabeza en mi omóplato. Durante unos segundos solo eso, permanecimos en esa posición quietos, sintiendo el calor del otro y la agitada respiración de nuestros cuerpos. Los dos seguramente teníamos demasiadas cosas que decir y también que silenciar.
Yo la amaba, esa era una realidad, pero por mis venas corría norte, fuego de fraguas norteñas, la guerra era despiadada en mi tierra, demasiado como para permitirme amar sin condiciones...Nunca dejaría a padre solo, él lo había arriesgado todo, había dedicado su vida a proteger a aquellos que de por si no podían.
Lo vi arriesgar tantas veces su vida, mirar de frente a Hela y volver cuadrándose de hombros malherido para que nosotros no lo viéramos vencido, pese a que lo estaba.
Crecí con la espada en la mano, crecí con los valores que me habían inculcado, crecí con la convicción de que un día derrotaríamos a Randulf y ahora no podía quedarme en París y olvidar todo lo que yo era.

La escuché hablar, lo entendía, entendía cada palabra que de sus labios salia, ella también amaba sus tierras, su abuelo, su tiempo, los dos pertenecíamos a un fin mayor y eso nos alejaba de un modo demasiado doloroso como para creerlo.
Yo era un guerrero, estaba acostumbrado a mantenerme en pie aunque cada día los golpes me invitaran a no hacerlo.
Me giré para enfrentar sus pardos, si esto era una despedida quería mirarla de frente y besar sus labios antes de hacerlo.

Mas cuando creí que nada mas quedaba por hacer, sus palabras retumbaron en mi oído, mi sonrisa se ensanchó.
-¿estas diciéndome que iremos al norte y que conocerás a mi familia, que te estas planteando una vida a mi lado?
La alcé de las nalgas, sus piernas me abrazaron y mi boca arrasó con la ajena volviéndose voraz como un tornado. Nuestras lenguas, húmedas se enredaron, jadeamos sin para, sin resuello que consumir.
-Prometo que tus guerras también serán las mías, quiero hacer las cosas bien, conocer a tu abuelo, tu mundo...no quiero que lo pierdas todo por mi, quiero que ambos nos sacrifiquemos de algún modo.

Caminé hacia el lecho enredado en su piel.
-La magia forma parte de mi familia, aunque el norte se convierta en nuestro hogar, no voy a consentir que tus tierras queden desprotegidas, podrás contar con mi espada y se que yo con la tuya.
El lecho se convirtió en nuestro aliado, la piel en el contrato que sellamos con besos, con mordiscos y a lametazos. La tinta se creo ante la fricción de dos cuerpos hambrientos y la pluma fue el amor que en ese encuentro nos procesamos.



No desenvaines la espada sin razon, ni la envaines sin honor
Niels:


Paz en un mundo de guerra:
Cannif:

Spoiler:
avatar
Niels Cannif-Cavey
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 144
Puntos : 143
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 18/01/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A new song [privado] [+18]

Mensaje por Devon Pendragon el Lun Mar 12, 2018 12:32 am

Angustia, temor… el silencio después de mis palabras que, aunque fue breve, me pareció eterno. Me había sincerado con él, y temía, temía que de alguna manera dejara de quererme. Quizás era un pensamiento irracional porque sabía que me quería. Tan solo un par de noches atrás esas dos palabras pronunciadas por él por primera vez me habían hecho tan feliz y ahora no podía dejar de temer, de algún modo...

¿Me seguía queriendo?

Sin más el giró para dejarme ver su rostro, y lo primero que noté fue esa hermosa sonrisa suya llegando hasta su mirada, ese brillo en sus esmeraldas que resplandecieron al mirarme y que al posarse en mi lograron que por unos segundos no fuera capaz de nada, apenas consciente de como se hacía para respirar, incapaz de moverme, únicamente estremeciéndome por dentro.

Solo eso bastó para hacerme comprender otra vez, con certeza. Ese sentimiento que se abría paso, que desbocaba mi corazón, inducido por esos ojos verdes que me veían como nadie lo había hecho… Toda la verdad se reducía a ello, desvaneciendo los obstáculos, haciéndome olvidar los tiempos y las tierras, nada me parecía insalvable si él iba a mirarme así.

Una sonrisa se extendió en mis labios, un si deseando ser pronunciado que ni siquiera lograba escapar de ellos. No atiné a decir palabra, tan solo asentí cuando me preguntó si me estaba planteando una vida con él, rogando que mi mirada fuera suficiente para reflejar toda la verdad en ella. 

Sus manos me alzaron y mis piernas abrazaron su cintura, mis dedos enredándose de inmediato en sus castañas hebras, eliminando esa distancia entre nosotros a la que le temía más que a nada. -Una vida contigo.- Apenas atiné a decirlo, su lengua arrasó entre mis labios dejándome sin aliento, paseándose por mis rincones, haciéndome temblar como una hoja al viento mientras todo mi ser se abandonaba a él.

-Te quiero.- No creía habérselo dicho lo suficiente, ¿cuántas veces se lo dije? Quería que lo supiera, que no tuviera duda de que en esa habitación no existía una verdad más grande.

-Sé que eres sincero, también quiero que tu espada respaldé mi tierra como la mía lo hará con la tuya.-
Mis palabras encerraron el deseo intenso de que así fuera, de amar todo lo que para él tenía importancia, que él amara lo mío, y al mismo tiempo me aferré a sus palabras y creí todo lo que me decía.

Despacio me llevó al lecho, deslicé mis dedos por su espalda mientras al caer nos acariciábamos los labios, nuestros cuerpos pegándose el uno al otro. Cada uno de mis músculos tembló al encontrarme entre sus brazos, su lengua voraz se introdujo en mis labios y la mía salió a su encuentro incapaz de mantener tranquila mi respiración, un cosquilleo reptaba entre mis muslos y el rubor irremediable se encendió en mis mejillas. 

Lo contemplé incapaz de apartar la mirada, anclada a sus esmeraldas, con la respiración irregular. De repente pensaba que él podía tener a cualquier mujer que escogiera, una más exuberante, más hermosa, más experimentada… Yo era inexperta… demasiado posiblemente… -¿Por qué yo?- 


Now, once more, I must ride with my knights to defend what was, and the dream of what could be.
Pendragon´s heritage:
Moments of happiness:
My Story:
Collision of time:
avatar
Devon Pendragon
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 69
Puntos : 64
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 03/02/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A new song [privado] [+18]

Mensaje por Niels Cannif-Cavey el Lun Mar 12, 2018 1:15 pm

Acaricié con mi nariz la suya, era cierto que su piel enredada a la mía abrasaba, el deseo me consumía, pero aquel día necesitaba quizás algo distinto. Sus palabras acariciaban mis labios, el modo de mirarme derrumbaba mis murallas y su lengua que traspasaba mis fronteras jugaba sobre la propia lamiéndose húmedas.
-¿Por que tu? -susurré relamiendome para mirar esas dos estrellas titilantes que se gastaba al observar mis verdes -porque creo que nunca he sentido que ninguna mujer me amara, no soy un hombre fácil de querer, he estado muy cerrado ante el amor. Primero porque el caos formaba parte de mi vida, he crecido escuchando que moriría joven y no puedo negar que así lo pensaba, por otro lado, mi relación con Lakme siempre fue complicada, solo he vivido relaciones esporádicas, la mayoría de una noche y no permitía que nada pudiera traspasarme, era el modo de protegerme a volver a ser dañado por el amor y luego llegaste tu, tan dulce, tan sincera, no te costo demostrar y decir que me querías, para mi era nuevo que no te ocultaras tras un escudo aun cuando yo te decía que era un cabrón y que no te hicieras ilusiones vanas.

Ladeé la sonrisa al ver como ella me ofrecía la curvatura mas bella de sus belfos.
-Eres transparente, como si no temieras a nada mientras yo soy un cobarde menos en todo lo que no tuviera que ver con el acero .Tus caricias, tus besos...la forma en la que me hablas, se que a veces te gustaría mandarme a Hel con viaje de ida, que a veces llego borracho porque me he ido de fiesta con mis hermanos, se que soy un bárbaro, que hablo con rudeza y actuó como un salvaje ..que tu eres por contra refinada, una dama y diferente pues como el mio, el acero también es parte de tu camino, pero te aseguro que si es cierto que quieres una vida a mi lado, voy a cuidar de ti y haré lo posible por regresar del Valhalla.

Gateé por su piel, no dejamos de mirarnos una y otra vez, enredándonos en un beso de lenguas de fuego que dentro y fuera de nuestras bocas buscaban apagar el incendio de nuestros cuerpos.
-Te quiero -aseguré contra sus labios bañados en saliva.
Las prendas de ropa fueron cayendo, incapaz de dejar de mirarla mis esmeraldas recorrieron su curvilíneo cuerpo, ladeé la sonrisa con picarda.
-Quiero que lo celebremos, has dicho que quieres una vida conmigo...pidamos fruta, chocolate y champang ¿quieres?

Mordí el hueco que quedaba entre cuello y hombro, volví a morder sus labios mientras ella enredaba en mi pelo sus dedos para atraerme contra si arrancándome mas de un jadeo.
Vamos, déjame celebrarlo contigo -susurré con cara de hacer mas de una travesura mientras ella negaba muerta de la risa -eres preciosa, en serio, me gusta tu cuerpo, me excita muchísimo esto -mordí sus dos pechos, me pone también mucho esto -susurré mordiendo su vientre, desliando mis labios dejando un reguero de besos hasta su monte de venus -y esto me hace enloquecer.

Devon reía feliz y sin pensarlo tomé una toalla que lié a mi cintura y me bajé corriendo a por unas fresas, chocolate y champang mientras Devon me gritaba que era un vikingo loco y que me vistiera.


No desenvaines la espada sin razon, ni la envaines sin honor
Niels:


Paz en un mundo de guerra:
Cannif:

Spoiler:
avatar
Niels Cannif-Cavey
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 144
Puntos : 143
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 18/01/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A new song [privado] [+18]

Mensaje por Devon Pendragon el Lun Abr 02, 2018 1:43 am

En ese instante la habitación se llenó de silencio mientras mi pregunta se mantenía en el aire. ¿Por qué yo? Para mi era muy importante saber, comprender… tan solo atiné a mirarlo aguardando la respuesta.
 
Mis dedos se movieron acariciando su rostro con suma ternura, su nariz jugó con la mía, liberándome de mi seriedad para impulsarme a sonreír. Me concentré en lo que me decía otra vez tornándose mi expresión pensativa. Le escuché hablar de su experiencia con las mujeres, de su vida llena de caos, de su relación con aquella mujer, de sus relaciones esporádicas. Un nudo se formó en la boca de mi estómago. Si habían sido muchas… entonces, ¿yo? ¿por qué? Habló de mí, de la manera en que me fui acercando a él, sin escudos, me dijo.
 
-Me sería demasiado difícil no quererte.- confesé. Mis dedos se movieron acariciando su corta barba, sintiendo como hacía cosquillas en mis dedos. Despacio lo fui tocando, como si volviera a descubrirlo otra vez por primera vez, acariciando su mejilla hasta llegar detrás de su oreja y deteniéndome a disfrutar de ese dulce roce. De cierta forma quería constatar que estaba tan cerca, que seguía siendo real, el hermoso viajero que se había saltado las reglas para estar conmigo.
 
Una sonrisa se fue dibujando en mi boca a medida que lo escuchaba hablar, mi mirada brilló por todo lo que me decía. Acaricié su nariz nuevamente con la mía, percatándome de la sencillez con la que el amor se podía expresar sin palabras porque este fluía al dibujar con mis dedos sus pómulos, al seguir el contorno de su mandíbula. Se manifestaba en la sonrisa inevitable que me provocaba al perderme en él a cada segundo, sintiendo como mi alma quedaba desnuda bajo la atención que hacia mi reflejaban sus verdes esmeraldas.
 
-Te quiero por como eres.- Intenté explicarlo, ponerlo en palabras que necesitaba expresar, que quería que supiera. -Alguna vez me hablaste de Asgard, de tus dioses… ellos han de haber usado el mismísimo fuego para moldearte. Hay algo en ti… que me orilla a querer consumirme en el. No puedo ni quiero alejarme.- Niels era una fuerza de la naturaleza, era caos, pero yo no cambiaría nada de él… puede que me asustara a la vez, por la posibilidad de que ese caos podría arrastrarle a su Valhalla, porque no quería perderle, pero yo lo amaba por ser exactamente así.

El silencio nos envolvió en un juego de miradas en las que dije todo, era la primera vez que me enamoraba…  

Él trepó sobre mi piel y juro que escuché los cuervos graznar en lo alto desde el exterior, cada parte mía se estremeció bajo el contacto de su cuerpo. Lo quería y sentía deseo por él, uno tan intenso que me empujaba hacía él y a la vez me llenaba de miedo. 

Nuestras lenguas se perdieron cuando alcanzó mis labios, nuestros sabores se fundieron en una poción muy dulce que, torrencial, se vertió en nuestras venas. Había tanto que quería sentir con él, que quería vivir con él.
 
Mutuamente nos despojamos de nuestras ropas, sintiéndome incapaz de mirar o de concentrarme en algo que no fuera él.
 
Lo miré con curiosidad cuando habló de celebrar, sonriendo otra vez al oírle decir que podíamos celebrar una futura vida juntos.
 
-No es mala idea.- Se me incendiaron las mejillas al pensar en las fresas, el champagne y el chocolate… y al divagar mi mente en las posibilidades.
 
La razón se me escapó por la ventana cuando se inclinó para morder mis pechos. Cerré los ojos bajo su suave mordida sobre mi vientre, bajo los besos que descendiendo desbocaron mis pulsaciones hasta alcanzar el interior de mis piernas.
 
Reí alegremente al escuchar sus palabras y aún sin poder respirar bien lo miré con la ceja alzada al ver como se cubría de la cintura para abajo. Entre risas le dije que estaba loco, y salté de la cama para correr hacia la puerta y verle como corría bajando las escaleras, visión que me hizo reír aún más.
 
Como una boba di vueltas sobre mi misma, sonriendo aún, y corrí hacia la ventana que abrí para inclinarme en el marco y gritarle cuando le vi abajo un -¡Apresúrate a volver!-
 
Caminé impaciente mordiéndome el labio al pensar en lo que habíamos hablado, una vida juntos… una vida con Niels.
 
Los minutos se me hicieron demasiado largos estando separada de él. Busqué una toalla, me enfundé en ella y salí de la habitación corriendo para bajar las escaleras, llegué al primer piso y salí velozmente por la puerta. 

Niels tenía que haber ido al restaurante de la esquina así que salí hacia la noche y crucé corriendo la calle para encontrarme con su figura a media banqueta que regresaba con una bolsa en las manos. -¡Te quiero!- Con mis latidos desbocados lo besé apasionadamente, le mordí el labio haciendo que gruñera y tironeé de su mano para que corriésemos de vuelta hacia la posada. 


Now, once more, I must ride with my knights to defend what was, and the dream of what could be.
Pendragon´s heritage:
Moments of happiness:
My Story:
Collision of time:
avatar
Devon Pendragon
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 69
Puntos : 64
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 03/02/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A new song [privado] [+18]

Mensaje por Niels Cannif-Cavey el Mar Abr 03, 2018 4:01 am

Volvía sujetando la toalla con la zurda y llevando las fresas, el improvisado chocolate fundido y una botella de champang cuando me ví Devon correr en mi búsqueda con su toalla perfectamente anudada y pegada a su curvilíneo cuerpo y una sonrisa capaz de derretir los polos.
No pude evitar echarme a reír cuando se lanzó sobre mi alegando quererme y mi boca acogió su cavidad caliente y cadenciosa deslizando mi lengua por cada sendero conocido, paladeando aquel sabor a fruta madura, lamiendo su paladar, sus dientes mientras jadeaba gruñendo.
Tal fue mi ímpetu que la toalla me cayo al suelo pues mi mano recorría cada uno de los bordes de su cuerpo.
Alzada mi envergadura golpeó su vientre mientras esta se reía pidiéndome que me tapara con la toalla la tienda de campaña.
-Te quiero Devon -aseguré casi sin percatarme del espectáculo que estábamos dando, de como las mujeres se “tapaban” las bocas con los pañuelos y fingían no mirar aunque lo hacían y los hombres ofendidos por mi osadía tiraban de ellas alegando que era un loco o un borracho vagabundo o quizás ambas cosas.
-¡La quiero! -rugí abriendo los brazos en cruz con esa falta de vergüenza que me precedía -quiere compartir su vida conmigo – grité como un loco mientras Devon muerta de la risa intentaba taparme la verga con la toalla y taparme la boca con la otra mano.
-Se me ve el culo -susurré contra su boca mientras ella negaba pensando lo incorregible que era.

Regresamos entre risas, cómplices miradas y besos profundos y húmedos hasta la habitación. Sus dedos tiraban de los mechones de mi pelo acercándome a su boca entre gruñidos, mi lengua como un ariete se colaba entre sus belfos imponiendo su voluntad a golpes, abriendo sus murallas proclamandome vencedor de esta gesta húmeda y prolongada.
-Te quiero -susurré en ese pequeño instante en el que fui capaz de tomar aire.

Mordió mis labios haciéndome sonreír mientras buscaba donde dejar la bolsa a ciegas pues sus manos acunaban mi rostro y mis pie luchaban por quitarme las botas, lo único que me había calzado para salir en busca del preciado alimentos.

La alcé de las nalgas, de un salto esta trepó decidida enredándose a mi cintura como la hiedra, sus caderas danzaban enloquecidas, mi mástil se perdía entre su trinchera ansiosos de llegar, vencer y tomar aquella cavidad oscura que desde hacía ya algún tiempo solo era mía.
-Te necesito -rugí separando mi boca un instante y llevando mi diestra a la bolsa saqué la botella de clampang.

Devon se reía porque no me dejaba abrirla, ahora dejando un reguero de besos y mordiscos por mi cuello.
-Me estas volviendo loco.
Acabé quitando el corcho con los dientes mientras mi sonrisa picara se pintaba ante sus labios llevando la boquilla a su boca para que diera un trago.

El ambarino liquido resbalo por sus comisuras, como un rio se deslizó por su cuello muriendo en sus dos montañas alzadas.
Seguí el sendero con mi lengua, embebiendome de ella entre jadeos cada vez mas calientes que denotaban como estaba.



No desenvaines la espada sin razon, ni la envaines sin honor
Niels:


Paz en un mundo de guerra:
Cannif:

Spoiler:
avatar
Niels Cannif-Cavey
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 144
Puntos : 143
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 18/01/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A new song [privado] [+18]

Mensaje por Devon Pendragon el Sáb Abr 28, 2018 1:48 am

Niels abrió los brazos en cruz y gritó a los cuatro vientos que me quería y para mi fue como si su imagen se presentase frente a mi en cámara lenta. Gritando a voz en cuello, con su espontaneidad habitual, sin importarle un bledo la multitud o lo que pensaran de él, mientras las luces de un farol a nuestra diestra le iluminaban, permitiéndome observar el perfil de aquel hombre indomable.

El viento nocturno meció sus castaños mechones rebeldes antes de que su mirada esmeralda se dirigiera hacia mi para atravesarme, logrando que mi corazón se hinchara de felicidad y supiera, que de verdad, él era la persona con la que quería compartir mi vida. 

Si tuviera que narrarle a alguien más como había vivido un momento perfecto, este saltaría de inmediato en mi memoria, porque eso es todo lo que era, perfecto y mucho más. 

-Estás loco.-
Reí alegremente intentando cubrirlo con la toalla, fracasando en mi objetivo al cubrirle solo a medias, distraída como estaba con él mientras regresábamos a la posada entre varios encuentros húmedos de bocas que bastaron para calentarme todo el cuerpo y erizar cada vello de mi piel. 

Con rapidez regresamos a la habitación y aunque puse mi primer pie en ella fui incapaz de dejarle ir. Estaba inmersa en él, completamente perdida en aquel baile de besos y de caricias mientras mis manos se apoyaban en su pecho en su búsqueda, deseando su suavidad, su calor, aquel tacto que me hablaba de promesas y de sentimientos compartidos y expresados esta noche.

Mi nariz se regocijó con su olor masculino y mi boca no deseó otra cosa más que impregnarse  de su sabor. La presión de sus labios cumplió mi deseo solicitando la conquista de mi ser y de toda mi cordura. Con su primer encuentro mi líbido despertó en mi interior, su lengua lamió mi labio y al deslizarse en mi boca el húmedo roce bastó para provocar la contracción de mi feminidad.

-Te quiero Niels…-
 arrastré las palabras sin resuello. Su lengua lamió la mía, acariciándome la superficie de los dientes. Las apasionadas succiones que exploraron cada rincón me enfebrecieron, mis dedos se hundieron en su pelo para apretarme más contra su boca, sintiéndola indispensable, como si se convirtiera en mi única fuente de supervivencia. -Niels…-

Sus manos alcanzaron mis nalgas, trepé a su cintura, debajo de mi palma sentí el latir del corazón del vikingo, de mi vikingo. Gemí al sentir su erección presionándome, cientos de mariposas liberaron su vuelo en mi vientre, batiéndose en mis entrañas. 

Solté mi toalla dejándola caer y aparté ligeramente mi rostro para recuperar el aliento. Con mis labios hinchados por sus besos y las mejillas sonrojadas deslicé mis manos hasta sus glúteos y los apreté para acercarnos y acoplar nuestros torsos desnudos, quemándonos al tocarnos. Sin poder parar, esclava de mi necesidad de él, deslicé mis manos por sus costillas sintiendo el creciente deseo devorarme.

Niels me devolvió la mirada, pasándome la botella de champagne que acababa de abrir con los dientes. Tomé un trago, permitiendo que el líquido espumoso resbalara por las comisuras de mi boca, debatiéndose en su camino lento sobre mi piel. Jadeé cuando sus labios siguieron el trayecto del champagne, estremeciéndome por el roce de su lengua, ladeé el cuello para darle acceso, húmeda, ardiente y suave se paseó volviéndome loca por él.

Un gemido salió de mi garganta cuando siguió descendiendo hasta alcanzar mis pechos, tomó el pezón en su boca, bebiéndose las gotas, rodeándolo con la lengua como si mamara dulcemente. Chupándolo lo puso duro, mareándome entre estertores de mi cuerpo al perderme sin remedio cayendo en picada mientras prendido de él lo succionaba.

Estiré el brazo y alcancé el chocolate fundido, tomé su rostro entre mis manos, para separarlo de mi pecho un instante en el que lo miré con la mirada completamente turbia. Hundí mis dedos en el chocolate y pasé el líquido espeso y terso por su cuello y por sus labios, sin poder despegar la mirada del sendero que iba trazando.  

Retiré el rastro de chocolate al lamer la piel de su cuello, me detuve a hurgar en él con mis dientes y mi lengua, succionándolo con fuerza al hacerlo. En un rastro de saliva y chocolate continué sobre su mandíbula, alcancé sus labios y me interné en un beso candente en el que nuestras lenguas entraban y retrocedían mientras tomaba sus dedos para que hundiéndose con los míos en el recipiente de chocolate me ayudara a cubrir con el mis pezones. Las yemas de sus pulgares se entretuvieron en cubrir por completo mis aureolas, repasándolas y tornando mis pezones aún más rígidos mientras ambos gemíamos y yo me apretaba más contra el, acariciándole las nalgas.


Última edición por Devon Pendragon el Jue Mayo 24, 2018 7:55 pm, editado 2 veces


Now, once more, I must ride with my knights to defend what was, and the dream of what could be.
Pendragon´s heritage:
Moments of happiness:
My Story:
Collision of time:
avatar
Devon Pendragon
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 69
Puntos : 64
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 03/02/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A new song [privado] [+18]

Mensaje por Niels Cannif-Cavey el Sáb Abr 28, 2018 5:46 am

Mis labios bañados en alcohol buscaron los ajenos una presión suave que la hizo entreabrir la boca dando paso a mi ávida lengua que como un leviatan se hundió en la húmeda profundidad de su caverna para serpentear entre roncos gruñidos con la ajena.
De vez en cuando la risa pausaba nuestros besos, nuestros ojos reflejaban al otro mientras los cuerpos friccionaban necesitados del piel con piel reconociéndose como eternos, pues esa noche habíamos jurado que lo que era “conocernos” se había transformado en “prometernos”.

Ladeé la sonrisa al ver como esta estiraba su diestra manchándose los dedos, me relamí estirando el cuello, dejándola pringar mi piel de aquel espeso dulce liquido que formó un sendero ascendente que murió en mis labios.
-Ummm -susurré cuando su lengua recogió cada trazo, me reiá porque hubo un momento que me hizo cosquillas y jadeé al sentir el mordisco en el lateral de mi nuez.
-Uffff -susurré atrayendola mas con mis manos, clavando como una estaca mi miembro alzado en ese vientre que algún día me daría mi propio linaje.

Yo nunca creí en que llegaría a ver a mis hijos crecer, peor ahora, con ella, con mi paz en tiempos de guerra empezaba a ver alcanzable un mañana.
Mordió mi barba y mis labios la buscaron hambrientos del dulce manjar y de esa lengua serpenteante,  que humedeció mas mi verga.
Sus besos sabían deliciosos, pero esta vez era mi turno y ella misma guió mis dedos a pringarlos llevándolos a sus dos alzados pechos.
Me entretuve en sus dos astas, manchandolas con cuidado dejando su aureola cubierta de chocolate.
Mi risa picara iluminó la estancia al escuchar sus jadeos y pronto mi boca hizo el resto, mamé de sus pezones, relamí el manjar de los dioses y gruñí excitado apuntnadola con mi acero alzado.

Tiré de sus nalgas alzándola, sus piernas abrazaron mi cintura, estaba tan mojada y dilatada que mi verga se adentraba sola en los confines de su laberinto y con un rudo movimiento la clave en su interior logrando que su espalda se arqueara, sus montañas aun algo manchadas quedaran ofrecidas y su pelo como una cascada de aguas turbias cayera acariciando su piel perfecta.

Mi boca coronó la cumbre, me corone dueño y señor de esa mujer que era mía por derecho, una a la que me ataba no solo un gran deseo si no algo que en mi interior iba creciendo.
-Eres preciosa -susurré calcinando con mi aliento sus pechos, mordiendo sus picos y jugando con ellos al escondite.

No dejé de empujar, sus uñas se hundían en mis hombros mientras como un péndulo sus caderas bailaban sacándosela y metiéndosela de un modo demencial


No desenvaines la espada sin razon, ni la envaines sin honor
Niels:


Paz en un mundo de guerra:
Cannif:

Spoiler:
avatar
Niels Cannif-Cavey
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 144
Puntos : 143
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 18/01/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A new song [privado] [+18]

Mensaje por Devon Pendragon Hoy a las 12:04 am

Las manos de Niels eran el cielo, una de ellas rodeó mi cintura, tomándome para pegarme a su cuerpo, haciéndome sentir que tenía todos los derechos sobre mí, de tomarme para él, de que fuera únicamente suya, de nadie más. Jadeé apretándome contra él, una sensación mágica y eléctrica me recorrió al estar pegada a su tibio cuerpo, sintiendo sus dedos pintar mis aureolas de chocolate, la suavidad de mis senos marcaba mi respiración irregular.

Al acercarme a él mi vientre quedó apretado contra lo que inmediatamente se hizo evidente como su rigidez, provocando que el calor naciente que sentía entre mis piernas se tornase líquido y se deslizara despacio entre ellas.

Mis dedos acariciaron dulcemente sus mechones, su aliento flotó acercándose a mis pezones, logrando que se me encogiera el estómago mientras estos deseaban un contacto más directo.

Un gemido se me escapó cuando sentí la punta de su lengua tocarme para comenzar a retirar el chocolate de los pezones que había endurecido al hacerlos perderse en su boca. Mi espalda se arqueó mientras su mano cogía mi pecho con la mano y succionaba el dulce chocolate capturándolo en su húmeda cavidad, dándole vueltas a mi pezón con su lengua, metiéndoselo entre los dientes y mordiéndolo con suavidad tortuosa.

El calor se expandió en mis mejillas al darme cuenta de cómo me comportaba, gimiendo y arqueándome contra él, incapaz de hacer otra cosa más que buscarle. El rubor se extendió rebelde por toda mi piel y se hundió en mi corazón, flotando en un mar caliente que en su oleaje hervía de puros sentimientos hacia él.

Volví a sentir su erección, esta vez más dura, gemí de nuevo moviéndome inquieta contra él, necesitada de que me separara las piernas y me penetrara, tratando de alcanzar algo de fricción contra el pequeño botón de mi sexo que clamaba por atenciones. -Niels…-

Observé esas esmeraldas que alzadas me miraron brillantes y me hicieron temblar. Tiró de mis nalgas para alzarme y con un solo movimiento me penetró hasta el fondo, un gruñido escapó de su pecho al hundirse en mi carne dulce y rosada. Rodeé su cuello con mis brazos y me deslicé sobre su miembro enterrándomelo todo lo que pude, dándole la bienvenida a cada centímetro que abría mi sexo para envolverlo en mi calor y humedad.

Sus dientes volvieron a la carga, torturaron mis pezones, lametones y mordiscos suaves se sucedieron arrancándome jadeos, limpiando el dulce líquido espeso para dejar solo el sabor de mis cumbres a la vez que su pelvis chocaba contra la mía desenfrenada. Con su rostro enterrado en mi pecho y la fricción de nuestras pieles me volví a deslizar por su miembro hasta adoptar un ritmo más lento pero igual de profundo.

Alcé su rostro y una sonrisa se extendió en mis labios al ver que los suyos tenían rastros de chocolate. Los seguí con mi lengua antes de rozar la suya con pasión y dulzura, el calor que manaba de ambos al fundirnos con cada embiste se llevaba mi cordura, haciendo latir desenfrenado mi corazón, me derretía por dentro.

-Niels…- dejé salir con voz ronca. Rodeé su cintura con las piernas disfrutando de sus embestidas constantes. Sentía que me deshacía de placer infinito, contrayéndome una y otra vez alrededor de su falo, le humedecía sin parar. -Dime… si te hago feliz...-

Me movía como si fuera la primera y la última vez que estaba con él, ida con su miembro que pulsátil se deslizaba dentro y fuera con el movimiento de nuestras pegadas caderas. Le escuchaba gruñir con cada respuesta de mi cuerpo y deseaba con todas mis fuerzas poder complacerle, ser la indicada para él.


Now, once more, I must ride with my knights to defend what was, and the dream of what could be.
Pendragon´s heritage:
Moments of happiness:
My Story:
Collision of time:
avatar
Devon Pendragon
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 69
Puntos : 64
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 03/02/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A new song [privado] [+18]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.