Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA THE BOND OF THE BLOOD - PARTICIPAN DRAKE ENDE Y JOSSETTE LOUVRE. LA LLAVE - PARTICIPAN POSEIDÓN Y CRYSANTHE KASTAROS. EL CAOS VISTE DE GUERRA - PARTICIPAN ORN, DRITTSEKK, BRÖKK TOLLAK, SOLEIL, KATTRINA. NOCHE DE HALLOWEEN - PARTICIPAN VLADIMIR ROMANOVS y MAGGIE CRAIG.




Espacios libres: 15/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 30/07/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas
» Inverse Midas Touch → Privado
Hoy a las 7:00 pm por Benedict Fripp

» night walk /Libre/
Hoy a las 6:49 pm por Lyriett Moon

» ¿QUIÉN ROLEA?
Hoy a las 6:04 pm por Faith Blackthorn

» Sonata en la noche //priv. Baran//
Hoy a las 5:50 pm por Arikel Voerman

» Dark Road to Arizona. [Ruta 66~2017]. (priv)
Hoy a las 5:42 pm por Elora Paine

» Drowning (Ephaste)
Hoy a las 5:29 pm por Ephaste Arkwright

» Orchid. {priv.Corbin}
Hoy a las 5:15 pm por Corbin Lockwood

» En viento en calma (privado)
Hoy a las 5:12 pm por Danielle Morgan

» Time out. {priv. Aletheia}
Hoy a las 4:55 pm por Anaé Boissieu



Chemin Du L'enfer ~ Privado

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Chemin Du L'enfer ~ Privado

Mensaje por Sunshine Denveraux el Vie Ago 11, 2017 11:32 am

Salir de aquel templo había sido una verdadera tortura, conmigo llevaba ambos libros dejando atrás aquel lugar donde todo había sucedido de forma tan rápida que había sido imposible hacer algo por evitarlo. ¿Me culpaba? Por supuesto que lo hacía, mucho, a cada maldito segundo que pasaba me culpaba por lo que había pasado, ¿cómo no pude prever que iba a hacer algo tan estúpido como eso? Pensé que el sacrificio debía de ser yo, sacrificarme para que la marca dejara de existir y que eso no afectara para nada a Joe, Assur había vivido miles de años y él mejor que  nadie podría reponerse de lo que pudiera pasarme tras mi pérdida... sim embargo ahora me encontraba con la agónica y dura realidad de que el que se había marchado había sido él, encerrado en un mundo que no era aquel junto a aquella bruja, perdido, solo... gruñí mientras encontrándome mejor aceleraba el paso viendo de lejos aquel templo de las oráculos. Había tardado menos tiempo en volver de aquel maldito templo movida también por la sensación de aflicción que me recorría junto a la rabia y a la impotencia más amarga de no haber podido haber hecho nada. Entré al templo y cuando las oráculos me vieron ni siquiera preguntaron, directa pasé de ellas y me encaminé hacia donde estaba la que me había mostrado la visiones y que quería aquel libro que portaba entre mis manos.

No fue agradable las palabras que tuve con ella y en parte descargué parte de mi rabia, de mi ira y de todo mi dolor con ella... la hice la culpable de lo que había pasado directamente, sabía desde un principio cuál iba a ser el resultado de sus palabras, sabía que calaría en el vampiro y que él se ofrecería como ese sacrificio que me lo había arrebatado de mi lado. Quise matarla, quise hundir mis colmillos en ella y desangrarla de la forma más cruel  y dolorosa que conocía, hacerle pagar por lo que ella había propiciado pero sin embargo no lo hice, la necesitaba para que me dijera dónde encontrar exactamente a Joe, México era una información demasiado basta y supe que ella podría verlo, ella tenía poderes más fuertes e importantes que el resto y de alguna forma le obligué a que lo hiciera. Sus palabras habían sido que ella veía diferentes finales y futuros, pero que éramos nosotros mismos los que escribíamos con tinta el final de estos, que nuestros pasos y nuestras decisiones eran los que marcaban nuestro destino y que ella no sabía cuál de las opciones pasaría, reconoció que sí había visto aquel final pero que había sido uno de tantos otros porque ella veía “hipótesis”, posibles desenlaces.

No supe qué me frenó de matarla pero pareció que mi pena y mi dolor era grande y tras recibir el libro importándome una mierda sus agradecimientos por llevárselos me mostró lo que quería: el punto exacto donde encontrar a Joe. No le di las gracias ni me despedí siquiera, en cuanto tuve lo que había ido a buscar me alejé de allí para poner rumbo a la ciudad, acercarme al puerto y coger el primer barco que zarpara para ponerme en marcha cuanto antes fuera posible. Mi destino era encontrar a Joe, por lo que sabía estaba tras una pista que había encontrado para poder parar la maldición... sonreí sin ganas por ello, la maldición parecía haberse quedado “parada” porque desde que la bruja se había desvanecido junto al vampiro no había vuelto a sufrir como crecía, se había detenido y no supe realmente el por qué, quizás por no estar en aquel mundo y no tener su magia efecto alguno. Mientras la marca estuviera visible había esperanzas, iría a ese maldito infierno y traería yo misma al vampiro de vuelta a mí lado, mataría con mis manos a la bruja y la reduciría a cenizas para que jamás viera un nuevo amanecer. Había tocado lo único de mi existencia que era importante, lo único que tenía sentido y lo único que no debió de haber tocado: Assur. El vampiro era mío, mío por derecho, mío porque había luchado por tenerlo contra viento y marea y no iba a dejar que me lo arrebatara esa maldita zorra. Su cuerpo era mío, su alma era mía y su corazón me pertenecía. Todo, absolutamente todo de él era mío, así como todo cuanto yo era le pertenecía a él.

La semana que duró el viaje hasta que por fin llegamos a México fue desesperante, lenta, agónica y veía que no se acercaba el momento de llegar de una maldita vez. Pensar a cada minuto que no lo tenía conmigo y que no sabía dónde podía estar me mataba, su ausencia me mataba a cada instante que pasaba y me culpaba por no haber visto lo que él pretendía hacer para salvarme. Ahora debía de devolverle aquello, ir a por él y no dejar que nada más nos separara de nuevo porque no iba a permitirlo, suficiente tormento estaba ya sufriendo como para dejar que de nuevo pasara... me encargaría de ello, costara lo que costara. Por fin había llegado a México y mi búsqueda empezaba para encontrar a Joe, por suerte sabía la zona en la que estaba y eso reducía bastante el área por el que debía buscarlo. Incluso pensé en ir a París para buscar a Erlend y que me ayudara, era el mejor rastreador que conocía pero eso era perder tiempo que no tenía, mientras Assur estaba con aquella maldita zorra, y además con la preocupación que tenía hacia su mujer era mejor dejarlo junto a ella y no molestarlo. Me puse a buscarlo una vez recuperé fuerzas y energías alimentándome del primer pobre desgraciado que se cruzó en mi camino y aprovechando que era de noche empecé la búsqueda. Ni siquiera opté por quedar en algún sitio las horas de luz, solo necesitaba de mis poderes para ello y fue más que suficiente.

Al segundo día de estar en México y tras una incansable búsqueda apurando cada uno de los minutos que tenía de oscuridad di con su rastro, estaba cerca y podía notarlo además me di cuenta de que le acompañaba la cazadora y me hizo sonreír de lado por ello, así era mucho más fácil de seguir el rastro hasta donde se encontraban. Nos habíamos metido ya en la jungla y debía de encontrarlo sí o sí, así que fui todo lo rápida que mi condición me permitía y al cabo de unos veinte minutos siguiendo el olor de la humana... di con ellos. Me paré observándolo tan sólo unos segundos y pareció que él se dio cuenta de mi presencia porque, antes de que yo dijera nada, él se había dado la vuelta para mirarme. Su mirada me repasó por completo y siendo sincera jamás me había alegrado tanto de verlo. Nuestras diferencias eran notorias, no sabía por qué no le caía bien al vampiro pero eso no me había importado nunca, ahora lo necesitaba más que nunca. No dije nada, simplemente acorté la distancia y contra todo pronóstico... lo abracé. Él era la clave para ayudarme a salvar a mi demonio y tras aquellos días por fin parecía ver algo de luz en mitad de toda la oscuridad que me envolvía. Seguramente se sorprendió por mi acción pero al menos no me apartó de malas maneras y me dejó hacer mientras, seguramente, buscaba a su hermano con la mirada. Si yo tenía la marca de esa forma seguramente que él también la tendría igual, me separé para mirarlo y su primera pregunta fue clara: dónde estaba Assur.


-Assur... –hacía tiempo que no pronunciaba su nombre, no al menos en voz alta y hacerlo recordando lo que había pasado me provocó un sollozo que brotó de mi pecho, apoyé la frente en el pecho de Joe y aferré su camisa entre mis dedos con fuerza. No lo quería hacer ver pero estaba hundida y rota, perderlo había sido un golpe demasiado duro para el que no estaba preparada y todo pesaba sobre mí, como una carga que era incapaz de sostener ni de aguantar- la tiene ella... Dreifest –sabía que Joe quería y necesitaba respuestas pero no me azuzó en ningún momento, como si viera y comprendiera mi dolor dejó que me calmara y me separó para mirarme de forma fija pidiéndome que le contara qué había pasado. Lancé un suspiro y lo hice, desde que nos habíamos separado para ir al norte hasta que Assur había desaparecido se lo conté todo- por eso la marca está de esa forma, tú tampoco has tenido otros ataques ¿verdad? –Se le veía bien también y eso era porque la marca nos había dado un respiro- pienso patear su trasero de vuelta en cuanto lo encuentre –afirmé frunciendo el ceño, pareció una broma pero lo decía en serio- ese vampiro no sabe que es mío y que si tengo que ir al mismísimo y jodido infierno para traerlo de vuelta... lo haré. Lo necesito conmigo Joe y sé que estabas siguiendo una pista, necesito que me ayudes a llegar hasta donde él está para sacarlo de allí.




Mi querido demonio:

Gracias Niro:

Nothing Can Happen, If We're Together:

Look At Me:







avatar
Sunshine Denveraux
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 268
Puntos : 252
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 18/10/2015
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chemin Du L'enfer ~ Privado

Mensaje por Joe Black el Vie Ago 11, 2017 3:57 pm

Nuestros días en México estaban siendo incesantes, nos habíamos convertido en marido y mujer, pero ademas la marca se había detenido como por obra de magia lo que significaba que algo habían encontrado Sun y mi hermano para parar sus efectos.
Esperaba que ahora con ánimos infundados y con Dan apresando mi mano pudiéramos llegar hasta ese templo maya que guardaba en su interior a la diosa que nos concedería la cura definitiva para esta maldición que nos atenazaba.

Me detuve al sentir el aura de Sun ¿que cojones hacia allí? Mi sorpresa fue mayuscula cuando corrió a mis brazos desesperada y se arropó en ellos como si no existieran otros en lso que camuflar su dolor.
Mis ojos se hundieron en los de mi mujer mientras acariciaba suavemente el pelo de Sun.
No encontraba a mi hermano y no necesitaba ser muy inteligente para saber que el estado de la inmortal se debía a su ausencia.

En un principio pensé en un nuevo ataque de celos de Assur, que se la había dejado tirada, pero después conociéndolo, supe que no lo haría estando herida de muerte y vinculada a mi vida, antes de abandonarla la salvaría porque la quería, eso era indiscutible.
Mas sus palabras susurradas con un hilo de voz fueron aun peor de lo que me temía, desesperación ,eso es lo que sentí en mi oscuro e inmóvil corazón.
Acababa de decirme que había perdido a mi hermano, que estaba en un infierno vete a saber tu donde con la maldita bruja que había sido la que había ocasionado todo esto, la cosa sonaba catastrófica y si no lo dije en alto es porque no quería que Sun se derrumbara.
-Vamos a buscar ese templo maya, la solución a de pasar por ese lugar.

Pronto amanecería y ciertamente poco habíamos descubierto hasta el momento del templo maya que buscábamos.
Nos habían contado algunas leyendas populares como la de Sac-Nicté y Canek :

Sac-Nicté significa Blanca Flor. Nació de Mayapán: el poderío de tres territorios que convivían en paz: Mayab, Uxmal y Chichen Itzá.
Canek significa serpiente negra, un príncipe valeroso y tenaz de corazón. Cuanto tuvo 21 años fue levantado rey de Chichen Itzá y ese mismo día vio a la princesa Sac-Nicté, de 15. Ambos se enamoraron. Sin embargo, Sac Nicté estaba destinada para el joven Ulil, príncipe heredero de Uxmal.
Pasó el tiempo y el joven Canek fue invitado a la fiesta de bodas de Sac-Nicté. Cuenta la leyenda que un pequeño consejero le dijo que Sac-Nicté lo estaría esperando entre flores verdes: que sería necesario luchar por ella, antes de que el destino actuara en su contra.
El día de la boda, y mientras todos los invitados danzaban alegres, Canek llegó con sesenta de sus guerreros principales y subió al altar donde ardía el incienso y cantaban los sacerdotes. Llegó Canek con el signo Itzá sobre el pecho: ¡Itzalán!, ¡Itzalán! gritaban como en campo de combate, y en el instante, arrebató a la princesa de los testigos. Ulil enfurecido se levantó en armas. La guerra se había desatado: Mayapán y Uxmal contra el Itzá.
Aunque el reinado de Mayapán había terminado, Los itzaes dejaron sus casas y templos de Chichen Iztá,abandonando la ciudad llorando. Delante de los hijos de Itzá iba el rey Canek, caminando por los senderos a lado de Sac-Nicté. Aunque se salvaron los itzaes, los ejércitos de Uxmal y Mayapán encontraron ecos en los palacios y templos vacíos. Chichen Itzá quedó muerta, pues su pueblo había sido abandonado.
 

Nada sacábamos en claro pues buscábamos una diosa, pero al menos eramos conscientes de que ese templo del que hablaban encerraba una leyenda que quizás había sido trasformada en otra con el paso de los siglos.
-Vamos a descansar, el sol pronto emergerá, quizás Sun pueda darnos algo de luz si ve el libro de los muertos, pues esos libros del otro templo norteño pueden quizás coincidir en algo o ayudarnos a descifrar lo que se nos puede escapar.
Un mapa es lo que necesitamos.
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Me dejé caer en el lecho con el libro en mis manos, las dos mujeres conversaban con un vaso de whisky en sus manos mientras yo devoraba las paginas.

Los mayas y los aztecas rindieron tributo a este dios, como un gran ser dueño de los misterios de la vida y la muerte. Los templos nahuas con forma de herradura estaban dedicados al culto de camazots, sus altares eran de oro puro y orientados hacia el este, donde según se contaba, se encontraba el inframundo. El dios murciélago tenía el poder de curar cualquier enfermedad, pero también podía cortar el hilo de la vida que une el cuerpo con el alma.

Otras veces se cuenta, que el poder de Camazots era tal, que su sola presencia podía provocar la muerte de cualquiera.

A Camazots se le puede encontrar en varios códices, por ejemplo, en un códice maya, se le muestra con el cuchillo de sacrificio en una mano, y la víctima en la otra, sus ofrendas siempre eran decapitaciones, debido a que camazots representa al "ángel" oscuro que bajo del cielo para decapitar a los primeros hombres de la tierra, por ello se le asocio siempre con el inframundo, la oscuridad, y la decapitación.

En el Popol Vuh el murciélago es un ángel que bajó del cielo para decapitar a los primeros hombres mayas hechos de madera, el murciélago celeste que aconsejó a Ixbalanqué y a Hunahpú lo que debían hacer para salir victoriosos de la prueba de la caverna del dios murciélago, misma prueba que tenían que superar los que querían alcanzar el rango de caballero águila (Cuauhtli) o caballero Jaguar (Ocelotl), los mas altos dentro de la milicia Maya. 

La prueba consistía en que el candidato a caballero, pasara una noche entera en la casa del murciélago, enfrentando al dios, si lo lograba, era ascendido, pero si huía durante la noche, el propio camazots lo decapitaba.

LA LEYENDA


En el Popol Vuh, Camazots, era el nombre común referido a los monstruos similares al murciélago encontrados por los héroes gemelos mayas Hunahpú y Ixbalanque durante sus pruebas en el mundo subterráneo de Xibalbá. 

Obligados a pasar la noche en la Casa de Los Murciélagos, los muchachos pueden mantener a las criaturas a raya hasta que Hunahpu pierda su cabeza intentando mirar la llegada del alba. 

Ixbalanque afligido llama a todos los animales, mientras instruyendo cada uno para devolver su comida favorita. Cuando el coati vuelve con una calabaza, Ixbalanque lo talla en una nueva cabeza para su hermano, y ellos continúan sus aventuras, mientras provocando la derrota eventual del Xibalba.

Alcé la mirada hacia ella...
Aquí habla de dos hermanos que cruzaron Xibalba (el infierno Maya)..quizás la diosa que bebe sangre sea una esclava de esos murciélagos presa en un templo.
Mi cabeza ya no daba para mas, necesitaba un descanso y fue Dan quien se acercó a mi para darme un sorbo de su copa y un beso en los labios.








mi perdicion:

Blood Black:
avatar
Joe Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 271
Puntos : 252
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 16/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chemin Du L'enfer ~ Privado

Mensaje por Danerys Garnert el Dom Ago 13, 2017 9:48 am

Los días en el barco habían pasado y aún no podía creerme del todo que hubiera terminado casándome con el vampiro... claro que esa boda había sido más para garantizar mi seguridad que otra cosa, pero aun así nos habíamos casado de forma no oficial, porque la verdadera boda sería cuando volviéramos del viaje donde sabía que mi madre estaba organizando todo y conociendo a esa mujer y lo que había hecho con mi fiesta de cumpleaños... ya podía imaginarme qué clase de boda organizaría. Aunque no pensaba dejar que todo lo llevara ella, si por mí fuera lo haría todo de forma mucho más sencilla de la que ella haría seguramente, pero a mi madre le gustaban las grandes fiestas y hacerlo todo por lo alto... algo que, por suerte, yo no había sacado de ella. También como si el hecho de que casarnos no hubiera sido ya suficiente con esa semana, la marca hacía unos días que se había detenido. Últimamente había tenido ataques más frecuentes y cada vez peores en los que yo no podía hacer nada por ayudarlo, solamente me podía quedar a su lado ayudándolo a calmar su dolor, no se alimentaba demasiado pero de la noche a la mañana la marca se había clareado un poco más, se había hecho un poco translúcida y desde ese momento no le había vuelto a pasar nada, no había sufrido ningún ataque y sus fuerzas y energías estaban renovadas.

Supusimos que Sun y Assur algo debían de haber hecho y encontrado para parar por el momento la marca, la bronca que le eché al vampiro cuando eso sucedió no fue pequeña precisamente, le eché la bronca por haberse dado por vencido antes de tiempo haciéndole ver que el resultado estaba a la vista. Ellos habían encontrado la forma de pararla, quizás nosotros encontráramos la forma de quitarla del todo. Suponía que mientras la marca estuviera en su cuerpo de alguna forma no se habría ido del todo, habría desaparecido aunque yo no entendía demasiado de esas cosas. Me tuvo que dar la razón aunque en ese momento no me valían para nada, me hubieran valido si lo hubiera hecho el día en que le dije que se dio por vencido. Ahora nos habíamos centrado en intentar hallar algo que pudiera ayudarnos en el libro, alguna leyenda, algo que nos ayudara y nos guiara hacia la pista que él había tenido. Al final acabó contándome que en el libro se había sucedido una leyenda sobre una semidiosa, pero no hablaba demasiado sobre ella así que lo que tendríamos que hacer sería preguntar a la gente de allí por dicha leyenda porque seguro que ellos sabían mucho más de lo que el libro decía.

Unos días más tarde llegábamos a México, en aquella época el calor era más agobiante incluso que en París y agradecí en parte avanzar solo por la noche aunque de día, en el lugar en el que nos encontrábamos, yo no evitaba salir a dar una vuelta para ver el lugar mientras el vampiro descansaba. Ya podía alimentarse mejor y lo hacía de las esclavas aunque estas no nos acompañaban todo el rato, y porque yo también le insistía en que lo hiciera pero ya no ponía tanta resistencia como antes. Era extraño porque a pesar de que nos habíamos “casado” no notaba diferencia ninguna, nos seguíamos tratando de igual forma con nuestros tiras y aflojas constantes, y por supuesto con esos silencios tuyos que tanto odiaba por encima de todas las cosas, sabía que callaba demasiado y algún día lograría tirarle de la lengua para que me contara. Me había encargado de preguntar a las gentes de allí sobre dicha leyenda que encontramos y obtuve algo más de información, una que le di al vampiro cuando se hizo de noche y que nos llevaba al templo que él había dicho, ahora sabíamos cómo se llamaba pero necesitábamos saber dónde paraba porque las respuestas a esa pregunta eran diferentes de las anteriores y ninguna era clara.

Al tercer día de estar en el país mientras avanzábamos como siempre por la noche en busca de respuestas sobre el templo que todos mencionaban pero que ninguno sabía cuál era su ubicación exacta con la mano del vampiro aferrando la mía, notando que cada día que pasaba se encontraba mejor y parecía decidido a luchar por terminar con aquello fue que se paró de golpe haciendo que me girara para mirarlo, iba a preguntar qué era lo que pasaba cuando de la nada apareció Sun que corrió a sus brazos aferrándose a él casi con desesperación, me pregunté qué haría allí y sentí los ojos del vampiro sobre los míos mientras este acariciaba su pelo y dejaba que se tranquilizara, Assur no estaba con ella y yo me mantuve a un margen mientras ella se separaba y comenzaba a relatar todo lo que les había pasado desde que habían salido de París. Abrí mi boca cuando dijo “infierno” y que estaba junto a aquella bruja y explicó que por ese motivo estaba así la marca, explicó que él tenía una pista y ella creía que era la clave para ir a por Assur, iba a ir por el vampiro y de alguna forma supe que Joe también iría a por él sin duda alguna. Primero debíamos de encontrar un lugar donde quedarnos porque amanecería pronto y volver a mirar en el libro, ella traía otro consigo y quizás allí encontráramos la solución.

Encontramos una cabaña donde poder pasar el día mientras descansábamos y miré de reojo a Joe quien se encontraba en la cama tumbado con aquel libro que me regaló entre sus manos, saber que Assur estaba en un supuesto infierno parecía que había reavivado sus fuerzas y se había propuesto ayudar a Sun para ir a sacarlo, en esos momentos quien más ojeaba el libro era él en busca de respuestas, yo me encontraba sentada en la mesa junto a la vampira que estaba destrozada, no hacía falta mirar más que un par de segundos para darse cuenta de su estado, estaba triste, apagada y parecía tremendamente cansada aunque no lo dijo en ningún momento. Me sentí mal por ella en esos momentos, no quería imaginar lo que tuvo que ser afrontar lo que le había pasado cuando nos lo contó, ahora me contaba lo que le habían dicho y había descubierto sobre la bruja que había creado dicha maldición, lo que le habían dicho las oráculos y lo que averiguó en el templo. Recordarlo parecía que la entristecía y la miré durante unos segundos mordiéndome el labio.


-Seguro que encontramos una solución, quizás en el libro que traes encontremos otra pista más –ella alzó sus ojos para mirarle- deberías de descansar Sun –sonrió de forma algo triste y acabó el contenido de su copa levantándose para irse a la otra cama que había en el otro lado de la cabaña con aquel libro en sus manos, como si no pudiera descansar hasta encontrar algo. Lancé un suspiro y me acerqué hacia el vampiro sentándome a su lado en la cama pasándole el vaso dejando un beso en sus labios- ¿has encontrado algo? –Pregunté cerrándole el libro y dejándolo a un lado, lo notaba preocupado sobre todo por su hermano y lo miré apartando algún que otro mechón de su pelo tirándolo hacia atrás- sé que estás preocupado por Assur, pero seguro que encontramos el lugar donde está ese templo... quizás esa semidiosa pueda ayudarnos para llegar hasta él, por lo que hemos oído de las leyendas es probable, el “dios murciégalo” me suena a que es un dios vampiro, cuadraría bastante ¿no crees? –Me recosté a su lado y miré a la vampira que parecía no poder descansar mirando aquel libro- deberíamos de descansar, mañana seguiremos con la búsqueda –estaba cansada, había cambiado mi rutina y mi horario de sueño para adaptarlo al del vampiro y todavía me costaba un poco, pero entre el calor, la humedad y el cansancio hacía mella demasiado en mí y todos debíamos de estar bien para los días que nos esperaban por delante.



Encadenados para la eternidad:


Play with fire:






avatar
Danerys Garnert
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 148
Puntos : 139
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 28/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chemin Du L'enfer ~ Privado

Mensaje por Sunshine Denveraux el Dom Ago 13, 2017 2:42 pm

Joe intentaba calmarme pero era algo francamente imposible, todos esos días que había estado aguantando sola la ausencia del vampiro ahora todo se había derrumbado cuando sus brazos me aferraron y acarició mi pelo para tranquilizarme mientras sentía la presencia de la humana a su lado, lo había pillado por sorpresa y sabía en lo que ambos estaban pensando pero el que más desencaminado era Joe. Cuando le dije por qué su hermano no estaba conmigo en aquel momento pude ver como sus ojos se oscurecían, sentía lo mismo que sentía yo y si había alguna forma de ir a por Assur, si ellos tenían alguna pista por muy pequeña que fuera, por muy remota que resultara quería saberlo, cualquier cosa por rescatar a mi demonio del infierno en el que estaría metido en esos momentos con la zorra de la bruja, haría cualquier cosa para sacarlo de allí, no importaba lo que tuviera que hacer para ello.
Lo miré en cuanto me dijo que había algo que podíamos hacer para ayudar a Assur y le pedí que me explicara lo que sabía, me habló sobre una antigua leyenda que habían oído a algunos lugareños de la zona, una que hablaba sobre una semidiosa que adoraba al “dios murciélago” algo que podría ser sinónimos de vampiro, y que además dichos dioses se alimentaban de sangre y que ella era el cebo. Según había dicho esta semidiosa estaba encerrada en un templo pero no tenían la ubicación del mismo, que por más que preguntaron no habían descubierto dónde se hallaba con exactitud.

Me mordí el labio mientras los observaba a los dos de forma fija, decían tener un libro donde habían encontrado la leyenda y me enseñaron el libro... era bastante parecido al que yo tenía y lo mostré sacándolo de donde lo llevaba guardado en aquel viaje que había hecho. Quizás entre ambos libros pudiéramos hallar algo que nos resultara factible para encontrar el templo, si esa semidiosa concedía un deseo yo ya sabía lo que iba a pedir: ir a por el vampiro. Lo tenía bastante claro y no había duda alguna, Joe podría venir aunque no sabía si iba a involucrar o no a su prometida pero de ser necesario iría hasta sola, no me importaba, solo me hacía falta hallar algo con lo que poder matar a la zorra y entonces todo sería perfecto. Asentí cuando Joe dijo que lo mejor era encontrar un sitio donde pasar el día y al final acabamos encontrando una cabaña con un par de camas separadas en ambos lados de la cabaña, había algo de alcohol en el lugar y mientras Joe revisaba el libro tumbado en una de las camas Dan y yo estábamos sentadas la una frente a la otra en aquella mesa, bebiendo de la botella de whisky. Notaba sus ojos fijos en mí recorriéndome y supe lo que estaba pensando, leer sus pensamientos era demasiado fácil incluso en el estado en el que me encontraba. Yo por mi parte le conté lo que sabía de la bruja y lo que me habían dicho las oráculos, ella puso una de sus manos sobre la mía y me sonrío.



-Quiero creer que sí, no puedo vivir sin ese maldito demonio –miré hacia otro lado, yo no era dada de expresar mis sentimientos y bastante me había costado hacerlo con el vampiro, pero no hacía falta ser demasiado inteligente para saber cuál era mi estado, ella lo había detallado a la perfección en su mente. La miré cuando dijo que debería de descansar y sonreí con cierta tristeza, descansar era lo que no  había podido hacer esos días, al menos no del todo bien, sabiendo que el vampiro se encontraba en aquel infierno... me destrozaba pensarlo y no podía cargar con la idea. Pero tenía razón, el amanecer estaba próximo y a la noche reanudaríamos la búsqueda y debía de estar con todas las fuerzas necesarias para ello, acabé el contenido de la copa y la miré agradeciéndole los ánimos y con el libro que había cogido del templo me tumbé en la cama mientras me ponía a leerlo, entre ambos libros debería de haber algo mientras obviaba a la pareja en la otra punta tumbados en la cama- por mí no cortaros, Joe –dije con cierta sonrisa socarrona mirándolo para luego volver al libro pasando sus hojas, había visto alguna que otra arma dibujada y quizás nos pudiera servir algo de lo que allí había. Pasando una de las páginas leí la daga de la que se hablaba, decían que dicha daga estaba maldita y que su hoja negra era por todas las vidas que había segado y que anidaban en su interior. Decían que, originalmente, el filo de la daga era el diente e una serpiente alada que contenía un potente veneno, uno que era inigualable en el mundo, que podía acabar con cualquier cosa. Habían varias leyendas sobre dicha serpiente y me levanté para pedirle el libro a Joe viendo que Dan ya estaba durmiendo- quiero comprobar una cosa –aseguré pasando las páginas del libro que él tenía donde, en una de sus páginas, estaba la misma daga que yo había encontrado- mira esto –le pedí para que se acercara y le mostré las páginas de dichos libros. Hablaban de la misma daga salvo que las “serpientes gigantes aladas” que se describían en cada cultura eran diferentes, para los Nórdicos tenía un hombre y para los Maya otro diferente- hablan de la misma daga, ¿crees que la tendrá la semidiosa? La última leyenda reza que está oculta en un templo perdido, aunque en tú libro pone más cosas que en el mío –cerré ambos libros y lancé un suspiro sentándome en la mesa y pasando mis manos por el rostro- si esa daga está en el templo no voy a dudar en lo que quiero hacer –alcé mi vista a él- si lo que dices es cierto y esa semidiosa puede conceder un deseo ya sabes lo que voy a pedir –era algo más que obvio- si no me lo puede traer iré yo misma a por él Joe, acabaré con esa zorra si encuentro la daga y todo esto solo quedará como una pesadilla pasada –me levanté para mirarlo- Yo.... gracias, por lo de antes –dije refiriéndome a cuando lo había encontrado- sé que no me tienes en demasiada estima pero créeme cuando te digo que amo a tú hermano, y de haber sabido lo que el idiota tenía pensado hacer no habría dejado que entrara en esa sala. Lo traeré de vuelta –aseguré poniendo una mano sobre su brazo, aunque fuera lo último que hiciera. Me giré cogiendo el libro que encontré en el templo pero cuando di un par de pasos me giré para mirarle- por cierto, felicidades. Tú eres hermético y cerrado, pero tú mujer es como un libro abierto aunque no quiera leer su mente. -sonreí mirándolo- Buenas noches, Joe –me giré finalmente para ir hacia la cama y me tumbé dándoles la espalda, otra noche más que pasaba lejos de él y cada vez me pesaba más y más... era un maldito demonio que se iba a enterar cuando fuera a por él y lo sacara de ese lugar, no sin antes hundir la daga en el corazón de la bruja y borrarla de la faz de la tierra.




Mi querido demonio:

Gracias Niro:

Nothing Can Happen, If We're Together:

Look At Me:







avatar
Sunshine Denveraux
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 268
Puntos : 252
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 18/10/2015
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chemin Du L'enfer ~ Privado

Mensaje por Joe Black el Dom Ago 13, 2017 3:59 pm

Dan se acerco a mi, deslicé mis dedos por su rostro, no podía perderla y me había dado cuenta hace tiempo pero ver a Sun en el estado que estaba por la perdida de Assur reforzaba mas si cabía mi idea de dejar a Dan fuera de todo esto.
Presioné sus labios con los míos, la atraje despacio por la nuca para perderme en un lento beso con la que ya era mi esposa.
-Si, deberíamos descansar, moveré cielo y tierra para dar con mi hermano y si esta en el infierno haré una visita a mis pesadillas y lo traeré conmigo, soy un demonio, allí de seguro me sentiré como en casa.

Dan iba cediendo entre mis brazos, estaba cansada, había tratado durante este tiempo de seguir el ritmo frenético que marcaba la búsqueda en México, había adaptado sus horas de sueño a las mías y estaba agotada, tenia ojeras y necesitaba descanso.
Una vez se durmió me alcé del lecho, me serví una copa y me acerque a Sun que ahora tomaba mi libro para comparar informaciones sobre las dos partes de una misma daga.
No era descabellado pensar que en el interior de esta daga en forma de serpiente se encontrara el veneno capaz de dar con la hechicera.

Escuché lo que me tenia que decir, también yo tenia que hablar con ella ahora que Dan había sucumbido a un profundo sueño.
-Se que quieres a mi hermano, no tengo nada en tu contra mas allá de la idea que tengo sobre el amor. Puede que estáis en esa fase en el que os hace sentiros invencibles, peor al final del camino el amor duele, quiebra y despedaza tu alma ¿no lo sientes ahora mismo?

No quería que me debatiera mis palabras no lo necesitaba, no iba a cambiar de opinión, mi relación con Dan era distinta a la suya, en ningún momento habíamos hablado de amor, mas bien era un qui pro quo.
-Si no nos devuelve esa semidiosa a Assur iremos a buscarlo al mismo infierno, de seguro el cabrón de mi hermano esta tomando una buena botella de bourbon con todos los amigos que a mandado a ese sitio a lo largo de los milenios -apunté guiñándole un ojo.

Sun pensaba despedirse cuando la detuve, a ver déjame el libro, creo que he encontrado algo, pero no quería decirlo delante de mi mujer.
Deduje que al igual que yo bebía de Dan, ella habría hecho lo propio con Assur así que sin pensarlo cogí su mano y la sajé con mis colmillos haciendo lo propio con la mía.
Llevé ambas manso entrelazadas a la tapa de un libro y la sangre se filtro en ella coloreando un mapa, ciertamente la mitad de un mapa, la otra mitad estaba en su libro, así que repetimos la operación mientras nos mirábamos esperanzados el uno al otro.
-Xibalba, es la entrada al infierno Maya y da la casualidad que se encuentra en este templo -dije posando el dedo sobre la x marcada en el mapa, creo que hemos encontrado el camino.
Se me ocurrió la idea cuando leí que la sangre de los hermanos nos llevaría a Xibalba, así que...

La detuve un instante antes de que se levantara.
-De esto Dan no puede saber nada, no quiero que venga conmigo, no puedo perderla Sun, iremos juntos a por Assur, pero ella ha de permanecer a salvo, si le pasara algo... -hice una pausa -no puedo soportar la idea de perderla, así que por favor ayúdame a mantenerla a salvo.



mi perdicion:

Blood Black:
avatar
Joe Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 271
Puntos : 252
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 16/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chemin Du L'enfer ~ Privado

Mensaje por Danerys Garnert el Lun Ago 14, 2017 7:09 am

Miré al vampiro recostándome a su lado en la cama, se había pasado las últimas horas enfrascado en aquel libro para buscar una solución que nos llevara a aquel templo para salvar a Assur. La que peor estaba de todos sin duda alguna era Sun, pese a que se notaba que llevaba días sin dormir seguía en la cama tumbada mirando aquel libro, negué con la cabeza y me centré en el vampiro que se había convertido en mi marido. Su dedo se deslizó por mi mejilla notando su dedo frío en comparación con el calor corporal de mi cuerpo, su mano fue a mi nuca y me acercó a su rostro para besar mis labios de forma lenta, las palabras de Sun de que no nos cortáramos por ella me hizo mirarla de soslayo aunque se notaba el tono jocoso que había empleado y Joe se rió como si supiera algo que yo no sabía para volver a besarme de nuevo. Me sentía cansada, no estaba acostumbrada a dormir de día pero lo había hecho para poder avanzar con el vampiro en aquella búsqueda que se hacía extenuante. Al final acabé recostada contra su cuerpo cediendo finalmente al sueño sintiendo su mano deslizarse por mi espalda mientras yo caía en un profundo sueño. Desperté finalmente cuando la luz del sol entraba un poco por la parte inferior de la puerta, todo lo demás estaba totalmente a oscuras. Me estiré en el lecho sintiendo el brazo del vampiro rodear mi cintura mientras dormía de forma plácida, no sabía dónde había quedado eso de “dormir cada uno por separado” pero desde aquella noche en la que fui a buscarle no había pasado un día en el que no hubiéramos dormido juntos.

Mis tripas sonaron haciéndome ver que debería de comer algo, al no llevar esclavas el vampiro se alimentaba de mí y necesitaba reponer fuerzas para las jornadas de viaje que nos quedaran. Era entrada la tarde así que aún tendría algo de tiempo hasta que se despertaran para cazar y comer algo aprovechando las horas del sol. Salí de su abrazo dejándolo en la cama moviéndose un poco y cogiendo las dagas salí para cazar algo para comer, como era yo sola con algún animal pequeño como conejo o liebre me serviría. Me adentré en la selva despacio sin hacer ruido alguno, llevaba un par de dagas así que debería de ser más que suficiente. Estuve al menos media hora buscando una presa hasta que al final, cerca de un pequeño arroyo encontré lo que andaba buscando: un conejo, de color marrón que bebía agua. Suficiente para mí. Me posicioné y despacio sin que mi presa se enterara aprovechando el viento a favor y que estaba de espaldas a mí lancé la daga que se clavó en su cuerpo y fui corriendo para recoger mi presa y volver a la cabaña. Cuando entré para dejar la presa en la mesa, antes de hacerlo, me di cuenta de que había una gota de sangre en la mesa, una que ya estaba seca y que por el tono oscuro diría que era de alguno de los dos vampiros. El libro de Joe estaba sobre la mesa y al fijarme pude ver que presentaba una pequeña mancha bajo el pico de la portada, fruncí el ceño sin entender nada pero notando que había algo que no me habían contado.

Preparé la comida y salí fuera para hacer una hoguera donde cocinar la presa y a solas, con mis pensamientos, lo preparé todo y acabé comiendo sin dejar de pensar en lo que había visto. ¿Casualidad? No, ¿por qué iban a poner su sangre en aquel libro? No entendía nada pero si de algo estaba segura era de que el vampiro querría protegerme a toda costa, ya me lo había dejado claro en el barco y si él pensara que había algo sumamente peligroso ni siquiera me lo diría. No haría mención alguna sobre ese tema y dejaría que el curso siguiera pero iba a estar más pendiente de sus actos y de sus palabras, porque indudablemente me estaban ocultando algo y pensaba averiguar qué era lo que me ocultaban, el vampiro ya sabía que era experta en llegar al fondo de las cosas y en ese aspecto no iba a ser menos. Apagué la hoguera y me adentré cuando quedaba poco para que anocheciera y me tumbé en la cama con el libro para echarle un vistazo, el vampiro al notarme se pegó a mi cuerpo como si buscara mi calor y yo pasé las páginas en busca de algo que me diera alguna pista. Solo despertaron cuando el cielo se oscureció por completo, sentí que se movía a mí lado y giré mi rostro para encontrarme con sus ojos que me observaban a mí pero que también se paseaban por el libro que traía entre manos.


-Buenas noches –comenté con tono divertido, aún no me acostumbraba a ese hecho y me di cuenta de que la vampira ya había salido de la habitación murmurando un “ahora vuelvo” que seguramente implicaba que iría a buscar alguna presa, no me extrañaba dado que seguramente el lugar estuviera plagado de cabañas. Dejé el libro a un lado y miré al vampiro- seguro que se ha ido a alimentarse, y tú deberías de hacer lo mismo –me senté apoyando mi pecho contra la pared y le tendí mi brazo para que bebiera- no te hagas de rogar –le miré de forma fija, a veces era reacio a alimentarse pero mientras yo me alimentara y me encontrara bien no había problema alguno. Sus labios recorrieron mi antebrazo hasta llegar a mi muñeca, su lengua lamió el lugar donde iba a morder y un suspiro salió de mis labios. Antes de clavar sus colmillos en mi piel sus ojos subieron a los míos, me miró de forma fija y fue entonces que me mordió. Una súbita corriente de placer envolvió mi cuerpo y cerré los ojos dejándome llevar por las sensaciones que aquel mordisco me provocaba, sentía como daba tirones de mi sangre aunque estos no eran bruscos y moví mi cuerpo por acto reflejo contra el suyo. Acabó de beber y lamió el lugar limpiando la sangre y abrí los ojos para ver que se relamía y se acercaba para buscar mis labios mientras yo me reponía de aquel pequeño subidón que me producía. Poco después cuando ya estábamos preparados apareció Sun quien nos miró desde la puerta, y cogiendo todo lo que llevábamos encima continuamos con la búsqueda de aquel templo, avanzando por aquella selva.



Encadenados para la eternidad:


Play with fire:






avatar
Danerys Garnert
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 148
Puntos : 139
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 28/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chemin Du L'enfer ~ Privado

Mensaje por Sunshine Denveraux el Lun Ago 14, 2017 9:16 am

Iba a despedirme del vampiro cuando ya había comprobado lo que quería saber sobre la daga que hablaba mi libro, al parecer su libro también mencionaba dicha daga y eso me hacía pensar que no solo era una mera y simple leyenda, sino que había algo de veracidad y aunque en su libro se hablaba algo más concretamente sobre donde se encontraba dicha daga, eso me hacía tener esperanza. Por lo que sabía la bruja fue encerrada porque no habían podido matarla, sino, ¿por qué no matarla y saber que la amenaza se eliminaba de un plumazo? No tenía sentido alguno dejarla encerrada aunque estuviera protegida por un hechizo, porque después de tantos siglos, incluso milenios, había podido salir de su jaula de cristal aunque estuviera en otro lugar... pero estaba viva. Esa daga era mi esperanza para acabar con la zorra de Dreifest y así dar por finalizada la maldición de una vez por todas, recuperaría al vampiro y olvidaría toda aquella pesadilla. Su libro proporcionaba más información y de verdad que esperaba poder encontrarla en el templo al que íbamos a ir en busca de la semidiosa, los dos teníamos claro lo que pasaría y sabía que él no se quedaría atrás, que también iría a buscar a su hermano para traerlo de vuelta de aquel infierno.

Sus palabras hicieron que sonriera de forma amarga, “al final del camino” lo que él no sabía es que ese final lo habíamos recorrido Assur y yo bastantes veces, camufladas todas bajo juegos del gato y del ratón en su mayoría, pero siempre que nos despedíamos había un tinte amargo, o al menos por mi parte. Que lo que habíamos hecho había sido retrasar lo inminente y al final por muchos juegos, por muchas despedidas no había servido de nada, solo atrasarlo más tiempo y darnos tiempo para pensar y volver a calmarnos y enfriarnos de nuevo. Le había dicho que era un cobarde en un par de ocasiones, aunque yo también lo fui en su momento porque sus “reglas” también me venían bien a mí, pero finalmente acabé estallando. Sí que sabía lo que se sentía, no era la primera vez que lo sentía y ya sabía lo que dolía, no era la primera vez que perdía al vampiro aunque sí que era la más fuerte de todas pero el día que lo encontré en la gruta... pensé que lo perdía, y me reproché por ello. Quizás Joe pensara que no había sentido nada de lo que me estaba diciendo, sabía que él si lo había sentido en algún momento la otra vez que iba a casarse, y que sabía de lo que hablaba... pero claro que yo lo sabía también.


-No he dejado de sentirlo en ningún momento desde que tú hermano desapareció frente a mis ojos, es algo que me acompañaba cada maldita hora del día –aclaré para mirarlo, siempre había pensado que al vampiro no le caía bien y seguía en ese mismo pensamiento por la forma en la que me había mirado un par de veces cuando estaba con Assur, sabía que la sangre tiraba pero no entendía a veces por qué me miraba de esa forma, ¿serían por sus palabras? Cuando habló sobre la semidiosa y que el vampiro estaría bebiendo un vaso de bourbon no me ayudó demasiado, aunque no se lo hice ver. No había mucho más que hablar entre ambos cuando me paró cogiendo el libro que traía en mis manos, se lo tendí para que lo mirara y fue entonces cuando sin esperarlo tomó mi mano haciendo un corte con sus colmillos a lo que le miré frunciendo el ceño por ello, viendo que él también hacía lo mismo con su mano y juntaba ambas mientras las gotas de sangre caían sobre la tapa del libro sin entender qué hacía- tienes la maldita costumbre de morderme sin pedir permiso, Joe –le respondí con una sonrisa socarrona que a él le hizo sonreír recordando nuestro primer encuentro cuando bebió de mí sin permiso y pronto vimos como un mapa, o la mitad de este, aparecía en la tapa de aquel libro. Rápido hicimos lo mismo esperanzados de haber encontrado el mapa que necesitábamos y juntamos ambos donde claramente ambas mitades encajaban, marcando una “X”. Lo miré cuando habló del Infierno Maya y de la entrada que había en aquel templo, enarqué una ceja ante su explicación- así que dedujiste que me había estado alimentando de tú hermano y, en vez de preguntar, decidiste probar suerte –él me miró con una sonrisa ladeada, la misma que a veces ponía su hermano cuando algo era más que obvio y luego volví a mirar el mapa- si lo que dices es cierto y nos damos prisa, toda la que podemos darnos teniendo en cuenta que vamos con una humana, a lo sumo en dos tres días podríamos llegar al templo –dije mirando en el mapa donde nos encontrábamos más o menos, y donde estaba el templo. Esperaba que Joe tuviera razón y que en el templo estuviera la entrada que estábamos buscando, si la semidiosa no nos devolvía a Assur al menos teníamos la oportunidad de ir a por él nosotros mismos. Fui a levantarme cuando me paró y centré mis ojos en lo suyos, me decía que Dan no podía saber nada de lo que habíamos descubierto, sus palabras dejaban claro que no quería ponerla en peligro y mucho menos perderla y ya sabía que cuando a un Black se le metía algo entre ceja y ceja lo haría sin lugar a dudas. Me callé observándolo de forma fija durante un par de segundos, mis ojos fueron hacia la cazadora y luego miré al vampiro detenidamente como si pudiera leer en él aunque después de sus palabras no me hacía falta- la quieres, ¿verdad? No hace falta que respondas, no te voy a juzgar por eso ni necesito la respuesta... tú mismo me la has dado –sino, ¿por qué ese empeño en proteger cuando no te importaba? Cuando protegías a alguien era porque te importaba, y si te importaba era porque algo sentías por esa persona. Mi mano se puso en su brazo dándole a entender que yo no diría nada- tú mujer no sabrá nada del plan por mi parte, pero es demasiado perceptiva e intuitiva así que si vamos derechos al templo con un rumbo marcado cuando antes no lo teníamos... sospechará, yo si fuera ella lo haría –si resultaba que teníamos que ir a por Assur debíamos de ir con cuidado para que ella no se enterara- la dejaremos al margenno me fiaba demasiado, no por ella, sino porque si íbamos al infierno a por Assur ella sería una presa muy fácil y podía entender esa preocupación del vampiro- deberíamos de descansar Joe, tenemos que estar en buena forma si al final tenemos que ir por el vampiro –me levanté ahora sí sin que él me cogiera y me tumbé en la cama para conciliar el suelo sabiendo al menos que teníamos un destino fijo, un lugar marcado con una “X” que nos indicaba el camino a salir. Pronto, muy pronto iría a por mí demonio y lo rescataría de ese infierno.



La noche llegó tras aquel sueño y horas de descanso, cuando me desperté la humana estaba despierta recostada junto al vampiro que todavía no se había despertado y decidí darles algo de privacidad así que me levanté para buscar algo de alimento, seguramente Joe se estuviera alimentando de ella y yo encontraría algo con lo que hacerlo. Lo bueno que tenía ser vampira es que notabas las auras y podía oír los latidos de los corazones que me indicaban el rumo a seguir, la selva era grande y había muchas cabañas donde la gente vivía así que no tardé más de quince o veinte minutos en encontrar una cabaña, por suerte para mí había un hombre solo dentro de ella y no perdí el tiempo. Entré y lo seduje con mi poder para que él mismo se ofreciera a entregarme su cuello, mucho más rápido y sencillo. Bebí lo que necesité y lamí todo rastro de sangre, lo dejé tumbado en la cama y cuando se despertara mareado por la pérdida de sangre no recordaría lo que había pasado. Volví a la cabaña cuando los dos me estaban esperando y miré a Joe, ambos teníamos un “pacto” establecido y haciéndoles una seña comenzamos a adentrarnos en la selva. Él tenía que pensar cómo hacer que habíamos encontrado el camino sin hablar sobre los libros, así que a mí se me había ocurrido una idea.



-He oído que por esta zona hay una tribu no muy lejos de aquí que tiene a un gran chamán, quizás si le preguntamos por el templo en cuestión sea capaz de decirnos donde para –miré al vampiro de reojo- quizás incluso pueda aportarnos algo más de luz en mitad de todas estas leyendas y mitos que hemos encontrado. Tenemos claro lo que hay que hacer pero no el lugar al que ir –que la cazadora supiera lo del templo, por un chamán, haría menos sospechoso que ir directamente al templo. Luego no tenía por qué saber lo que pretendíamos y a él le daba una coartada- yo voto por ir y preguntarle directamente, los chamanes siempre suelen ayudar a la gente y no habría motivo para que no lo hiciera –Dan estaba conmigo en esa idea y miraba al vampiro como esperando su aprobación, pero yo no la necesitaba- estará como a una hora de camino, vamos –comencé a andar en la dirección que sabía porque de todas formas teníamos que ir avanzando y quizás el chamán nos pueda dar alguna información que no hubiéramos encontrado, no por nada se comunicaba con los espíritus y eran de las personas más sabias de la tribu.




Mi querido demonio:

Gracias Niro:

Nothing Can Happen, If We're Together:

Look At Me:







avatar
Sunshine Denveraux
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 268
Puntos : 252
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 18/10/2015
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chemin Du L'enfer ~ Privado

Mensaje por Joe Black el Lun Ago 14, 2017 3:33 pm

Sun abandonó la habitación para darnos algo de intimidad, al parecer la conversación mantenida la noche anterior había surtido su efecto, en ella le deje muy claras mis intenciones, no pensaba exponer a mi mujer a ningún peligro y desde luego la entrada al infierno me parecía el peor de todos los peligros existentes.
No estaba preparado para perderla, así que mi decisión estaba clara, iba a protegerla aunque después no me hablara durante una buena temporada.

Sun se comprometió a ayudarme sobre todo después de hacerme la pregunta del millón ¿la quieres? No era evidente la respuesta, no era un necio conocía mis sentimientos por la que se había convertido en mi mujer solo que si los callaba, si no los decía en alto no tenían porque convertirse en una realidad. Era consciente de que el amor acababa en destrucción y yo ya lo había experimentado en una ocasión.

Besé los labios de mi mujer cuando arrastró ese buenas noche contra mi piel, ladeé la sonrisa recorriendo con delicadeza su cuello, plagandolo de besos.
-buenas noches cazadora -susurré contra sus labios.

Dan no dudó en pedirme que me alimentara de ella, era irónico porque cuando nos conocimos esta se negaba a que eso ocurriera, lo veía como una ofensa hacia su condición de cazadora eso de servir de alimento para alguien como yo.
Ahora sin embargo me lo pedía, me intentaba mantener alimentado, incluso aunque no lo decía disfrutaba con la placentera sensación de mi abrazo.

Su muñeca en mis labios, mordí con suavidad contemplando sus pardos, entreabrió los ojos dejando que un jadeo escapara de ellos empecé a dar tirones, su sangre abandonaba sus venas corriendo rauda por mi interior.
Gruñí con un ronco jadeo cuando su cuerpo se movió contra el mio.
Ligeramente saciado aparté mis colmillos de ella, deslicé mi lengua por su piel para limpiarla mientras nuestras bocas se buscaban nuevamente para enredarse en un tórrido beso con sabor férreo.
Húmedo, necesitado, plagado de jadeos que fue subiendo la temperatura de ese cuarto.
Nos detuvimos al ser interrumpidos por la inmortal, era la hora de proseguir con nuestro plan, teníamos el mapa pero Dan lo desconocía, así que la idea de Sun se me antojo perfecta, buscar información en un poblado que nos venia de camino hacia el templo, allí había unos chamanes que según la inmortal nos podrían dar información, Dan lo secundo y yo no me negué en absoluto.

Emprendimos de nuevo camino a través de la selva virgen, tenia claro que Dan no pasaría de ese poblado, el templo estaba a una hora de allí, así que la drogaria y la dejaría la cuidado de esos hombres hasta mi regreso.
Caminamos durante horas, Dan parecía cansada no solo por el trayectoque recorrimos a paso rapido, si no porque sus horas de sueño se habían visto reducidas por mi culpa.
Una vez llegamos al poblado me separé de ambas alegando que iba a buscar información, mientras Dan bebía un poco y recobraba las fuerzas para seguir el camino.

Hablé con el jefe, una gran suma de dinero fijo nuestro acuerdo, custodiarían a mi mujer hasta mi regreso, se ocuparían de que no me siguiera y en caso de que no volviera la embarcarían en el primer barco rumbo a París que encontraran.
Cerrado le trato acudí hasta donde estaba Dan, sonreí de medio lado pidiéndole que me acompañara un momento a una choza cercana, necesitaba hablar con ella en privado.
Esta por suerte no dudó, así que juntos nos adentramos en el lugar, allí la bese con desesperación, alegando que la necesitaba con vida y antes de que pudiera dudar tan siquiera, hundí la aguja en su brazo e inyecté un sedante que la dejaría fuera de juego durante horas.

Su cuerpo se derrumbo despacio en mis brazos, al alcé acariciándola, mientras la llevaba sobre el lecho dispuesto para ella.
-Lo siento, peor no puedo perderte, prometo que volveré, nada podrá alejarme de ti, peor no voy a llevarte al infierno, espero que me perdones por esto.
Bese sus labios antes de abandonar la cabaña sin escuchar mas nada.



mi perdicion:

Blood Black:
avatar
Joe Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 271
Puntos : 252
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 16/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chemin Du L'enfer ~ Privado

Mensaje por Danerys Garnert el Mar Ago 15, 2017 10:09 am

Intuía que los dos tenían un plan que no iban a decirme, la pregunta era ¿por qué? Solo se me ocurría que fuera algo sumamente descabellado y peligroso para dejarme al margen, sabía que Joe no me expondría a peligros porque ya me lo había dejado más que claro, no quería perderme y aunque no sabía el por qué todavía de aquello solo se me ocurría que si era algo muy peligroso entonces me dejarían al margen. De momento me centré en que el vampiro se alimentara cuando Sun nos dejó a solas, esa vez no se hizo de rogar demasiado y sentí sus labios deslizándose por mi antebrazo y sus ojos puestos en los míos antes de que sus colmillos se clavaran en mi piel y comenzara a beber dando tirones, cerré los ojos y dejé escapar un jadeo al sentir el subidón que me provocaba que me mordiera mientras notaba como bebía de mi sangre. Una vez finalizó mi cuerpo se movió contra el suyo y sobre mi piel dejó un gruñido que me hizo abrir los ojos, lamió la sangre de la herida y subió sobre mi cuerpo para buscar mis labios en un beso con saber a sangre, a mi propia sangre. El vampiro se movió contra mi cuerpo conforme nos íbamos calentando más y más con el leve colocón que me provocaba sus mordiscos y mi mano subió por su espalda hasta su pelo en aquel beso, caliente y húmedo que nos encendió a los dos por completo. Solo nos separamos cuando Sun entró diciendo que era hora de marcharnos porque de no haber entrado seguramente habríamos acabado haciéndolo en aquella cabaña.

Salimos adentrándonos en la selva sin rumbo al que seguir, solo teníamos la mención de un templo pero no donde estaba. Fue entonces que la vampira dijo que cerca había una tribu donde habían chamanes que quizás podrían ayudarnos, por lo que sabíamos de estos podían incluso contactar con los espíritus para que pudieran ayudarnos, veía bien la idea que planteaba Sun quizás nos dijeran donde estaba aquel templo y teníamos por fin un sitio al que ir. Miré a Joe y este simplemente asintió cuando secundé la idea de ir a aquel pueblo, ¿qué podíamos perder por el camino? Sun no haría nada que fuera una pérdida de tiempo así que confiaríamos en ella. La aldea estaba algo más lejos de lo que ella había dicho y aunque intentaba seguir el paso de los dos inmortales era un poco complicado debido a su velocidad, mucho mayor que la mía y que me hacía quedar rezagada. El vampiro tenía tomada mi mano y tiraba de mí ayudándome a ir algo más deprisa pero ni así era suficiente, aparte el cansancio me acusaba porque no estaba acostumbrada a ese tipo de vida, había cambiado mi rutina del sueño por completo y todavía se me resistía por lo que no dormía bien del todo, a eso teníamos que añadirle el calor y la humedad que hacía en el lugar y que hizo que finalmente rompiera parte de mi vestido para facilitar el que fuera a través de la selva.

Por fin llegamos al pueblo donde todos estaban alrededor de una hoguera, cantando canciones y bailando como si celebraran algo, nada más llegar me senté en uno de los troncos mientras me refrescaba y bebía algo de agua para hidratarme y Sun y Joe hablaban con el chamán de la aldea, Sun le expuso el problema que teníamos y este pronto comenzó a relatarnos historias, las mismas historias que ya sabíamos y que habíamos encontrado en el camino. Sin darme cuenta Joe desapareció de mi vista por un rato y no lo vi hasta más tarde, mientras Sun y yo contemplábamos como el chamán hacía su “magia” para poder indicarnos el camino a seguir. Un humo más espeso salió de la hoguera con diferentes colores que danzaban en la leve brisa que corría y pronto este comenzó a sacudirse como si estuviera en un trance, figuras que no conseguía distinguir del todo se veían en aquel humo y el chamán en el suelo, la tierra comenzó a dibujar un camino que nos llevaría hasta el templo señalando dónde nos encontrábamos nosotros... por fin teníamos un sitio al que ir. Una vez se recuperó Sun le dio las gracias aunque, la verdad, no la vi tan emocionada como debería de estar al saber que teníamos destino, e iba a decirle algo cuando el vampiro me llamó para que lo acompañara. Me levanté siguiéndolo preguntándome qué querría decirme cuando entramos a una de las cabañas y cerró la puerta tras mi espalda. Sus labios me buscaron con desesperación y un jadeo salió de los míos.


-Joe... –murmuré en un suspiro- ¿esto querías decirme? –Pregunté con una sonrisa divertida subiendo mis manos por su pecho mientras él me atraía de la cintura y del pelo enredando allí sus dedos. Mi cuerpo se pegó al suyo y como si de una chispa se tratara lo busqué de forma inconsciente moviendo mis caderas contra las suyas besando ahora su cuello dejando pequeños mordiscos. Fui a separarme para decirle algo sobre que me necesitaba con vida y antes de que me diera cuenta sentí como algo me pinchaba en el brazo, al separarme vi ya tarde que era una aguja y aunque intenté quitarla de mi brazo fue imposible porque empecé a marearme- ¿qué has hecho...? –Pregunté perdiendo fuerza hasta que caí entre los brazos del vampiro que me llevó hasta la cama que había dejándome allí, luchaba por mantenerme despierta aun cuando todo mi cuerpo me pesaba y mis ojos querían cerrarse. Sus manos me acariciaron de forma lenta y quise levantarme pero no podía, todo parecía darme vueltas y era como si el sueño me llamara y yo no pudiera evitar su llamado. Escuché sus palabras casi con un poco de eco y fruncí el ceño centrando mi mirada, o intentándolo, en el vampiro que tenía delante. Sentí sus labios en los míos e intenté aferrar su camisa pero no tenía fuerzas, me dormía poco a poco y no aguantaría mucho más- Joe... –lo llamé estirando mi brazo queriendo moverme luchando contra el sopor que recorría mi cuerpo pero no pude- ....maldito... vampiro... –fue lo último que pude decir cuando me perdí en la inconsciencia y en un profundo sueño que me dejó cao, ahora que sabíamos a dónde teníamos que ir me dejaba atrás, cumpliendo su palabra de que no iba a ponerme en peligro. Odiaba sus palabras, pero odiaba más sus silencios.



Encadenados para la eternidad:


Play with fire:






avatar
Danerys Garnert
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 148
Puntos : 139
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 28/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chemin Du L'enfer ~ Privado

Mensaje por Sunshine Denveraux el Mar Ago 15, 2017 10:46 am

Sabía que el vampiro no iba a oponerse a la idea de ir a aquella aldea a consultar a un chamán para que nos ayudara, él necesitaba una coartada para lo del templo y seguramente eso le daría tiempo para poder dejar a Dan a salvo y que no viniera con nosotros al templo. Nada más llegar tardando un poco más porque ella era incapaz de seguir nuestro rápido e incesante ritmo, se sentó en uno de los troncos junto a la hoguera a descansar y a beber agua mientras yo le exponía al chamán nuestro caso y Joe parecía que se iba a hablar con el jefe de la aldea, una mirada bastó para saber qué era lo que estaba haciendo, seguramente la humana se quedaría aquí porque nuestra siguiente parada sería el templo y él no permitiría que se acercase a dicho lugar. El chamán mientras nos contaba historias, historias que Joe y ella ya me habían contado pero que igualmente escuchamos y así le daba tiempo al vampiro a preparar todo. Sabía lo que iba a hacer, como su hermano se garantizaba que a ella no le pasara nada y, como me había pasado a mí, ella tampoco vería venir la jugada del vampiro. Una vez terminó de contarnos las leyendas y las historias Dan le preguntó por aquel templo y la miré de reojo, el chamán no sé qué comenzó a hacer tirando algunas hierbas a la hoguera pero de pronto el humo de esta cambió y se hizo mucho más espeso.

El chamán pareció entrar en trance mientras se convulsionaba y decía palabras que ninguno lográbamos entender, del humo de la hoguera se veían figuras y demás pero era imposible distinguir bien lo que era, pronto comenzó a dibujar en el suelo un camino que marcaba el lugar en el que estaba el templo, el mismo que ya sabíamos y que ahora ella también lo sabía, pero de nada le serviría porque seguramente no pasara de la aldea. Una vez terminó le ayudaron a levantarse y le agradecí la ayuda que nos había prestado mientras le daban algo para beber que intuí sería algún tipo de bebida alcohólica que harían ellos, fue entonces cuando el vampiro llegó y se llevó a Dan a un lugar más privado y yo me quedé conversando con ellos pensando que pronto llegaríamos al templo y que pronto iríamos a por Assur. Al rato Joe volvió esa vez sin la humana y lo miré a los ojos para darme cuenta de que algo había hecho para garantizar que no le pasara nada y que también era hora de partir, parecía que le costaba un poco dejarla atrás y me acerqué hacia donde él estaba para ponernos en marcha, mi mano se dirigió hacia su hombro y asentí con la cabeza.



-Has hecho lo mejor para ella –fue lo único que dije, lo mismo que el vampiro había pensado que sería lo mejor para mí, salvo que no era lo mejor y que aunque yo no estuviera en su mismo lugar yo también atravesaba un infierno lejos de él- vayamos a ese maldito templo de una vez –ahora que íbamos los dos nos movíamos con mayor velocidad sabiendo donde debíamos de dirigirnos, el templo que era la entrada a Xibalbá, la entrada al infierno Maya y que nos daría una opción para ir a por el vampiro. Qué nos encontraríamos era algo que ninguno de los dos sabía pero estábamos preparados para todo, ahora que la marca se había parado y con las fuerzas renovadas la maldita zorra se enfrentaría a dos vampiros que acabarían con su maldita existencia, pero antes debíamos de encontrar la daga que habíamos visto en los libros para poder matarla. Tras una hora, o una hora media en la que ninguno de los dos paramos llegamos a un paraje en lo más profundo de la selva que parecía bastante perdido, por donde tenías que cruzar una pequeña cueva que te llevaba hacia lo profundo de un valle desde donde se podía ver aquel templo, enorme y que parecía tener muchos años de antigüedad. Nos miramos antes de avanzar por aquel lugar donde el templo estaba construido sobre un río aunque desde donde estábamos no podía verse el final de este. El templo estaba medio escondido y era normal que nadie supiera su ubicación, era como si la cueva que habíamos atravesado la ocultara con un propósito del resto de los mortales.

Nos fuimos acercando hasta pararnos en las decenas de escaleras que habían hasta llegar a lo alto del templo, la luna llena iluminaba con sus haces de plata todo el lugar dándole un aspecto algo más tétrico, el lugar estaba cubierto por vegetación ya que parecía que nadie había pisado aquel lugar por mucho tiempo. Miré al vampiro y comenzamos a subir aquellos escalones que nos conducirían hacia el templo. Estatuas de diferentes figuras y dioses mayas estaban tallados en piedras cada cierto número de escalones pero no podía distinguir a muchos de ellos puesto que no conocía del todo a sus dioses, solo a algunos. En la entrada a los lados habían cabezas de seres que parecían animales tallados en piedra que parecían bastante fieros, como si avisaran de que dentro había un peligro mucho mayor y no debíamos de pasar pero... habíamos ido allí en busca de la semidiosa así que nada había que perder. Encendimos unas antorchas que había en la pared y abrimos el portón que llevaba al interior del templo, oscuridad era lo único que había y nos adentramos por aquel pasillo. Pronto llegamos hasta una sala donde habían figuras, pero no había salida.



-No puede ser que no haya nada –dije mirando los grabados que había en las paredes en busca de algo que pudiera servirnos, no sabía mucho sobre cultura maya pero quizás algo de lo que encontráramos pudiera servirnos. Fue en una de las paredes que encontré una figura que parecía ser la imagen de un murciélago, la miré durante unos segundos y llamé al vampiro- Joe, mira esto –le señalé la figura- ¿no se hablaba en las leyendas de que esta diosa ayudaba al dios murciélago? –Pregunté mirándolo, también me había dicho algo en la leyenda sobre los hermanos que me había contado- y con los hermanos también... quizás tenga algo que ver –dije mientras tocábamos en la pared allí donde estaba la pintura, no sé cómo pero al parecer tocamos lo que parecía ser un hueco en la pintura que activó que se abriera una trampilla tras nosotros, al asomarnos nos dimos cuenta de que era una escalera bastante inclinada que descendía hacia abajo. Lo miré y supe que ninguno de los dos iba a darse por vencido, así que tras él comenzamos a bajar por aquella escalera inclinada y de caracol que parecía que nos trasladaba a lo más profundo de la tierra donde una sala, mucho más iluminada con antorchas nos aguardaba, pero esa sala a diferencia de la arriba no estaba vacía y ambos nos miramos al notar la presencia de alguien en dicha sala. ¿Sería la semidiosa que buscábamos?




Mi querido demonio:

Gracias Niro:

Nothing Can Happen, If We're Together:

Look At Me:







avatar
Sunshine Denveraux
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 268
Puntos : 252
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 18/10/2015
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chemin Du L'enfer ~ Privado

Mensaje por Joe Black el Mar Ago 15, 2017 12:39 pm

Como si el mismo diablo guiara mis pasos abandone la choza dejando empeñado en ella mi corazón, sabia que al despertar no lo iba a entender, es mas, posiblemente me odiaría por este acto gran parte de su vida, peor si cargar con ese sentimiento era lo único que la mantenía con vida, a mi lado, estaba dispuesto a pagar el precio.

Aun así mi rostro reflejaba cierto abatimiento, se que al despertar y no verme se va a desesperar, peor es lo mejor para ella y la mano de Sun en mi hombro me reconforta.
No nos decimos nada, no somos amigos y ni siquiera espero que lo entienda pero en esto mi hermano y yo no somos diferentes protegemos lo que amamos hasta las ultimas consecuencias.

Continuamos a paso rápido el sendero marcado por el mapa, ahora mucho mas veloces por contar con nuestra velocidad sobrenatural y no tener que esperar a Dan, en aproximadamente una hora llegamos al templo Maya, la boca hacia el infierno.
Sumergido en plena selva, cubierto por una espesa vegetación y oculto al ojo humano aquello parecía invisible ante ojos inexpertos o mejor dicho ante aquello que no tuvieran una x marcada en el mapa.

Nos abrimos paso a golpe de machete hasta adentrarnos en una gruta cuya salida llevaba directa a unas amplias escalinatas con grabado de guerreros mayas, todos muy feos, con cara de malos y que de hablar nos dirían “hijo de puta no des un paso mas”
Por suerte nosotros no eramos de los que se amedrentaba, menos aun de los que escuchaban y pensábamos salir de allí con mi hermano aunque tuviéramos que revolver el infierno y sus entrañas en el intento.

La entrada ya reflejaba la oscuridad que aquel lugar representaba, ladeé mi sonrisa mirando a la inmortal.
-menos mal que no hay luz solar, eso si hubiera sido un inconveniente con el que lidiar -bromeé con cierta diversión en mi voz.

Prendimos unas antorchas para ver los grabados de una sala, con buen ojo la inmortal se fijo en el dios murciélago, tenia razón, según la leyenda la diosa era suya o él la convirtió en lo que era, fuere como fuere su mano repasó una abertura y el suelo se movió dejando al descubierto una escalinata que descendía despacio hacia el fondo del templo.

Bajamos con la altivez que desprendía nuestra inmortalidad, aun con la convicción de que este viaje hacia el infierno no iba a resultar sencillo.
No tardamos en percatarnos de que no estábamos solos en esa sala, me preguntaba si seria la semi diosa, pero pronto nos dimos cuenta de que era un hombre ataviado con armadura, un español por sus ropas, uno de esos que atracaron en estas tierras hace ya demasiado tiempo.
Me mostró sus colmillos de serpiente mientras gruñía ante mis ojos.
-Mira templario o lo que quiera que seas, si no quieres que te envié a ver a tu dios de un bocado, te aconsejo que nos lleves ante la preciosa diosa que nos va a conceder el deseo.
No me obligues a frotar la lampara, soy muy meticuloso frotando, no se si me entiendes serpiente.






mi perdicion:

Blood Black:
avatar
Joe Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 271
Puntos : 252
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 16/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chemin Du L'enfer ~ Privado

Mensaje por Sunshine Denveraux el Miér Ago 16, 2017 12:27 pm

La llegada al templo había sido bastante rápida ahora que podíamos ir a nuestro paso y no nos retrasábamos porque Dan era imposible que nos siguiera incluso siendo cazadora, algo que hizo que nuestra llegada fuera mucho más rápida y que ganáramos en tiempo. Ninguno de los dos hablamos mucho por el camino, estaba claro que no éramos amigos y que solo nos unía aquella expedición porque queríamos salvar y rescatar a la misma persona, por nada más que por eso. Podía notarlo algo alicaído al haber dejado a la humana atrás pero era lo mejor para ambos, así él también podía centrarse en lo que tocaba y no estaría pendiente de ella y de lo que le pasara, eso solo lo desconcentraría. Además, no sabíamos qué íbamos a encontrarnos cuando fuéramos a por Assur y no era muy buena idea llevarnos a una humana que seguramente fuera mucho más frágil en aquel lugar y que sería una tentación para todo lo que pudiéramos encontrarnos. Joe era como su hermano y no me había sorprendido para nada el hecho de que quisiera dejar atrás a Dan, Assur también había buscado la forma de mantenerme al margen aunque eso ahora hubiera provocado que fuéramos a por el al maldito infierno, seguro que se sentía en su salsa dominando el lugar o al menos quería pensar en positivo y no en negativo, bastante tenía ya con saber que estaba allí por mi culpa.

El lugar desde luego estaba bastante escondido y a nosotros nos costó dar con el lugar y no me extrañaba que nadie supiera su ubicación exacta, incluso con aquel mapa que habíamos tenido a nosotros se nos había complicado, imagínate si no llevabas ninguno. Por fin nos adentramos en el lugar y sin pensarlo subimos las decenas de escalones que había hasta la entrada del maldito templo, las estatuas parecían presagiar los peligros que había más adelante pero ni Joe ni yo éramos dos que se echaban hacia atrás así que era imposible que no llegáramos hasta el final de aquel templo. Al entrar y encender las antorchas nos encontramos con que no había nada en aquella sala, algo que no parecía ser del todo posible porque todo apuntaba a que esa era la entrada a Xibalbá, así que nos pusimos a investigar hasta que encontramos la estatua del dios murciélago, por lo que me había contado en las historias se hacía referencia a él y, la semidiosa que buscábamos, adoraba a dicho dios. Encontramos un hueco en la pared que activó una trampilla que se abrió en el suelo, en ella unas escaleras bastante empinadas y que descendían en forma de caracol hasta conducirnos a una sala mucho más grande y algo más iluminado donde sentimos una presencia en el interior.

Miré a Joe pensando que sería la semidiosa que estábamos buscando, aunque ninguno sabía si sería ella o no y si nos ayudaría, pero si no lo hacía la obligaríamos a que lo hiciera. Además no se me olvidaba el hecho de encontrar la daga que contenía aquel veneno de la serpiente gigante alada, de la que hablaban ambos libros y la que necesitaría para matar a la bruja una vez la tuviera delante, disfrutaría con ello mientras veía cómo se acababa por fin su vida y todo terminaba de una vez por todas. Pero si pensábamos que la semidiosa iba a ser tan fácil de encontrar estábamos equivocados, porque más bien un soldado vestido de armadura y que nos miraba de forma fija con sus colmillos asomando en señal de amenaza, ¿creía ese bicho, templario, o lo que fuera que podía y tenía el lujo de perder el tiempo? Lo miré frunciendo el ceño mientras Joe le amenazaba y debía de decir que me hizo hasta gracia, ninguno de los dos al parecer teníamos paciencia y eso se demostró en esos momentos. El hombre, o vampiro más bien por los colmillos que se gastaba, nos los mostró mientras nos miraba de forma fija y al hablar su voz retumbó como un eco en un lugar, su advertencia era clara: que nos marcháramos. Pero lo cierto era que no nos íbamos a ir de allí y queríamos ver a la semidiosa. No pensaba dejarnos pasar para ver a la única que podía ayudarnos y no estábamos para perder el tiempo.



-Creo que esta serpiente no entiende a razones, Joe –comenté con una sonrisa torcida, si debíamos de matarla o de luchar para pasar perfecto, que empezara la fiesta cuanto antes y así menos tiempo perderíamos en estúpidas conversaciones que no llevaban a nada- no quiere que nos acerquemos a su diosa y no va a dejarnos pasar así que... –dejé la antorcha que cayera al suelo y sin pensarlo, imprudente como solía ser siempre, me lancé de lleno contra ella para luchar y poder pasar hasta llegar al final del todo. Para sorpresa aquel hombre, más bien vampiro, se movía mucho más rápido de lo normal y esquivó mi ataque deslizándose hacia un lado poniendo distancia, pero no pensaba desistir así que volví a lanzarme contra él solo para que me esquivara con una facilidad pasmosa y con cierta gracilidad en sus movimientos- ¿qué tal si me ayudas y no te quedas ahí mirando? –Miré hacia atrás de reojo para recibir un golpe que me hizo retroceder de vuelta a donde estábamos, al lado del vampiro- vale, admito que es más rápido de lo normal, pero dudo que pueda contra los dos así que venga, bailemos un rato Joe –no me venía nada mal algo de acción, descargar adrenalina, pegar un poco y restar toda la rabia que llevaba por dentro en aquellos momentos. Los dos nos abalanzamos sobre aquel vampiro, aunque no sabía si decirle vampiro exactamente, mientras este esquivaba nuestros movimientos como si fuera algo bastante fácil y sencillo. Aquella maldita diosa tenía un buen guardián pero sus días estaban contados y esa noche iba a perderlo porque ninguno de los dos iba a desistir. Intercambiamos golpes atacando los dos a la vez para aprovechar cualquier oportunidad, pero se movía muy rápido y cierto era que nos estaba costando... pero finalmente pudimos atraparlo, mi brazo rodeó su cuello para intentar inmovilizarlo y sus colmillos se clavaron en mi piel quemando, como si fuera ponzoña- joder –exclamé soltándolo por el dolor para darme cuenta de que sí, era veneno lo que caía de sus colmillos- ¿qué narices eres? –Tenía que sacarme el veneno así que antes de que pasara de forma rápida a mi torrente sanguíneo hice un corte más arriba del mordisco para que la sangre comenzara a fluir y comencé a chupar de la herida extrayendo el veneno que me había inyectado- ¿qué eres, una mini versión de la serpiente alada que buscamos? –escupía el veneno y por suerte lo había podido parar a tiempo y había reaccionado rápido, sino no sabía las consecuencias que podría llegar a tener, pero me las iba a pagar. Cuando Joe lo cogió evitando ahora que se moviera me lancé a la espalda de aquello y mis dientes comenzaron a romper y desgarrar la piel de su cuello hasta que al final de un tirón más fuerte cuando tenía una gran herida acabé por arrancarle la cabeza escupiendo la sangre mientras el cuerpo caía inerte contra el suelo, limpié mis labios con cierto asco y miré al vampiro- Vayamos a por la diosa, tiene un deseo que concedernos y debemos encontrar la daga.




Mi querido demonio:

Gracias Niro:

Nothing Can Happen, If We're Together:

Look At Me:







avatar
Sunshine Denveraux
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 268
Puntos : 252
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 18/10/2015
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chemin Du L'enfer ~ Privado

Mensaje por Joe Black el Jue Ago 17, 2017 2:12 pm

Sun como yo no era precisamente una mujer de grandes conversaciones, su impaciencia por matar a la rata, quiero decir a la serpiente de armadura plateada no conocía parangón, quizás porque ambos estábamos ya hasta los cojones de la marca que llevábamos en el vientre.
Encogí mis hombros cuando la dama me dijo que el bicho no parecía muy dialogante, una suerte porque yo tampoco lo era.

Sun se me adelanto lanzándose a por la bestia escamosa que parecía rápida y la esquivaba con una soltura inusitada.
Había que decir a nuestro favor que andamos mas débiles que de costumbre debido a la maldición, porque de no ser así lo hubiera decapitado ya de un zarpazo.

Sun me miró con el ceño fruncido invitándome a la fiesta mientras yo con la sonrisa ladeada en le rostro miraba con diversión como la “novia” de mi hermano se las arreglaba.
De un golpe la envió hasta mi, la sujeté divertido mientras la escuchaba.
-No quería intervenir, se os veía tan bien bailando solos ...y ya sabes que mi hermano es de los celosos, por un momento pensé que sacaría una mano desde el infierno y se la metería por el culo a la culebra.

Los dos nos echamos a reír antes de abalanzarnos contra esa mini proyección del dios.
-Te han hecho un mal favor tío, siempre seras llamado el mini y eso suena muy despectivo.
La culebra gruña mientras nosotros lo esquivábamos y lanzábamos ataques al unisono que quebraban su gruesa piel, aunque no lo suficiente había que reconocer que la tenia dura el muy cabrón, la piel.

Mordió a Sun, esta aulló de dolor mientras yo me abalanzaba a las espaldas de mini culebra tratando de sujetarlo.
-vamos preciosa, que no tengo todo el día -le dije mientras ella se sacaba el veneno y yo sujetaba dando tumbos a la criatura.

Finalmente logramos reducirla, bueno, fueron los colmillos de Sun la que acabo matándola, porque la verdad es que no era mi tipo, yo me reservaba mas para la diosa y el deseo prohibido.
Atravesamos la puerta custodiada por mini, llegando a un gran salón, al fondo un enorme trono de metal, forjado con garras de dragón y algunas esmeraldas en forma de ojos en las cabezas que hacían las veces de reposa brazos.
Sentada en este, sobre un altillo con unos cinco escalones que la situaban en una posición mas elevada nos miraba una joven doncella de pelo rubio y ojos verdes que sonreía ante nuestra llegada.
-hola preciosa ¿como va esto? Te pedimos el deseo..tenemos que frotarte las tetas...si es así yo me sacrifico por la cusa -dije con una picara sonrisa.
Si estuviera aquí Dan me llevaría un capón, o dos, de echo me los iba a llevar cuando me pillara por banda.





mi perdicion:

Blood Black:
avatar
Joe Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 271
Puntos : 252
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 16/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chemin Du L'enfer ~ Privado

Mensaje por Sunshine Denveraux el Mar Ago 22, 2017 11:33 am

Habíamos encontrado la entrada y las escaleras que nos habían conducido hacia esa sala donde estaba aquel soldado, mitad humano y mitad serpiente, que nos impedía el paso para encontrarnos con la semidiosa que nos llevaría hasta Assur. Sabía que las cosas no iban a ser tan fáciles y desde que Joe me había dicho que en la leyenda los dos hermanos habían cruzado Xibalbá... supe, de alguna forma, que los dos deberíamos de hacer lo mismo para encontrar a Assur y sacarlo de aquel infierno. Lo que hiciera falta, cualquier cosa que me pidiera para poder sacarlo de allí sería poco si con ello lograba rescatarlo, y por consiguiente también mataría a la maldita zorra que se lo llevó y que había puesto esa maldita maldición que me había estado debilitando tanto y que había hecho que todo aquello pasara de esa forma. Pero antes debíamos de llegar hasta ella y además también debíamos primero de acabar con su guardián quien no nos estaba poniendo las cosas fáciles, claro que aquel era su cometido pero yo no quería perder más el tiempo con cosas como aquella, bastante eran ya los días que había estado lejos de Assur como para que ahora una... bueno, aquel ser con colmillos que se movía con agilidad y rapidez me robara más el tiempo. No parecía demasiado dispuesto a colaborar así que lo mejor sería atacarlo y matarlo para así poder continuar, no iba a perder el tiempo más de lo que ya lo había perdido, me negaba en rotundo.

Me lancé a por el ser sin pensar en las consecuencias solo pensando en matarlo a lo que Joe se quedó parado sin hacer nada mientras el bicho esquivaba mis golpes con gracilidad, casi con burla, y yo me enfurecía más y más por como uno estaba parado y el otro me esquivaba. Finalmente un golpe me llevó cerca del vampiro quien dijo que me había dejado para ver si así su hermano, lleno de esos celos que siempre hacía gala, aparecía para cargarse al bicho... sabía que lo decía a broma para sobrellevar mejor aquello, pero más que eso necesitaba que me ayudara a matarlo. Los dos juntos contra él era mejor que uno por uno, nos esquivaba igualmente aunque parecía que con los dos le era más difícil de esquivarnos y no dejaba que nos acercáramos demasiado para hacerle daño, además de que tenía la piel excesivamente dura y eso también dificultaba el que le hiriéramos. Apresándolo del cuello para mantenerlo fijo clavó sus colmillos en mi brazo y tuve que soltarlo para quitar el veneno de mi sangre, momento que el vampiro aprovechó para cazarlo por la espalda y mantenerlo apresado para que yo pudiera derribarlo, le lancé una mirada airosa cuando me dijo que no perdiera el tiempo pero primero debía de extraerme el veneno antes de que llegara al torrente sanguíneo puesto que ninguno de los dos sabía exactamente cuáles serían sus consecuencias, y yo ya no me fiaba de nada.

Acabé lanzándome contra el bicho y mis colmillos se encargaron de desgarrar la carne de su cuello sin demora, provocando incisiones que arrancaba más y más carne dejando un agujero hasta que finalmente le arranqué la cabeza, el cuerpo cayó al suelo formando un charco de sangre mientras me limpiaba los labios de los restos que había quedado, nos miramos y continuamos por la puerta que celosamente había guardado y custodiado llegando a una sala más grande y más iluminada que la anterior en la que habíamos estado. En ella justo en el centro había un trono, dos garras de dragones que lo formaban y una silla cuyos brazos eran cabezas de los mismos con esmeraldas como ojos, esmeraldas como las que había visto en el templo de Dreifest, y me pregunté si tendría algún tipo de conexión o no. En ella sentada elevada por los cinco o seis peldaños que había se encontraba una joven rubia, muy guapa, que nos miraba con una sonrisa ladeada como si supiera que íbamos a llegar hasta ella. Ojos verdes como esmeraldas, las misas que tenía por joyas, el pelo rubio cayendo lacio vestida con un traje verde y negro lleno de pedrería que resaltaba bajo la luz de las antorchas que iluminaba el lugar. Mis ojos repasaron aquella enorme sala donde había varias vitrinas repartidas por todo el lugar y donde quizá encontráramos la daga que necesitábamos.

Escuché las palabras del vampiro y lo miré de reojo ante estas y sonreí de lado, seguro que si Dan hubiera estado delante quizás no las hubiera dicho mientras me seguía fijando en lo que estaba buscando. La daga debería de estar por allí y seguramente en alguna de las vitrinas que tenía por todo el lugar, no me fijé demasiado en la diosa aunque podía notar su mirada puesta en ambos con esa sonrisa en sus labios, hasta que finalmente di con lo que hallaba buscando. Me acerqué sin pensarlo demasiado dejando que fuera Joe quien negociara de momento con ella hasta que al acercarme pude ver la daga, la misma que habíamos encontrado en los libros frente a mí, tan solo me bastaba romper la vitrina y llevármela para acabar con la bruja, claro que primero deberíamos de tener aquel pase de la diosa. Sin pensar demasiado en lo que hacía levanté mi mano dispuesta a romper el cristal y cuando estuve a punto de hacerlo una mano paró la mía, cálida y suave que me hizo mirar hacia el lado encontrándome a la diosa a mi lado, mirándome con sus ojos verdes de forma fija.


-No puedes tomar la daga simplemente porque quieras, no es tuya –su voz sonaba dulce pero, al mismo tiempo, denotaba el poder que aquella mujer tenía. Claro que no era mía, era suya porque así la tenía ella, pero me había podido la impaciencia. Fui a hablar pero enseguida me cortó volviendo a hablar ella de nuevo haciendo que frunciera el ceño por ello- para tomar la daga debes de darme algo a cambio, todo lo que hay aquí debe de ser retornado a su lugar pero para poder tenerlo hay que entregar algo a cambio, algo por su valor -¿algo a cambio de su valor? No llevaba nada encima para poder entregar a cambio de la maldita y jodida daga, solo la quería para matar a Dreifest y después se la devolvería una vez tuviera a mi demonio.
-No tengo nada que pagarte para obtener la daga y tampoco la quiero, solo la necesito para matar a una bruja del demonio y después te la devolveré sin mayor problema –negó con la cabeza y extendió su mano a todo lo que había alrededor.
-Soy la guardiana de todo lo que hay en la sala, soy la encargada de que prevalezcan y que jamás salgan de este lugar. Sé por qué quieres la daga, tus pensamientos gritan tan altos que soy capaz de oírlos con solo mirarte –oh, así que también podía leer mi mente- y aunque sé para qué la quieres no puedo dártela si no entregas algo a cambio por ella.
-No poseo nada de valor para darte a cambio de la daga, solo tengo lo que ves frente a ti. Mi alma, mi vida o cualquier cosa que posea a cambio de la daga, lo que me pidas será tuyo –ella me miró de forma fija recorriéndome de arriba abajo y luego se paró de nuevo en mis ojos.
-Ciertamente no posees nada de valor que puedas darme a cambio de la daga, sin embargo sé a dónde pretendéis ir y quizás pueda hacer un trato por la daga –se alejó de donde estaba y se sentó en el trono para mirarnos a ambos respectivamente- queréis que abra un camino hacia Xibalbá para rescatar a una persona, a un vampiro que ha sido enviado allí –hizo una leve pausa y sonrió de lado- vaya, parece que Dreifest por fin ha caído en el lugar que le corresponde –se rió entre dientes ella sola, apoyó un codo en uno de los brazos del trono y descansó su mejilla en su puño- y queréis matarla por lo que os ha hecho, reconozco su magia y la estela que deja en ella –miré al vampiro para saber si entendía algo pero parecía tan perdido como yo, solo nos interesaba saber si nos iba a llevar ante Assur y si nos iba a dar esa daga- os daré la daga solo con la condición de que me traigáis a alguien también de vuelta del infierno, yo no puedo ir allí y lleva demasiados siglos en ese lugar, lo que hagáis con Dreifest no es algo que me importe puesto que debió de pagar mucho tiempo por lo que hizo –su ceño se frunció y se levantó para ir hacia donde estaba la daga y cogerla, se acercó a nosotros y me entregó la daga- soy una sierva de un Dios al que le pedí que me devolviera a la persona que vais a rescatar para mí, pero él no me hizo caso y por siglos ha dejado que vagara en el infierno aun cuando no lo merecía, yo estoy aquí presa bajo su servicio... traédmelo de vuelta y os daré la daga para matar a Dreifest, ella nada me importa –me miró de forma fija y luego miró a Joe- incumplid el trato y os quedaréis atrapados en el infierno para toda la eternidad, soy la única que os pude ayudar a volver y antes de que os abra el portal sabré si habéis cumplido con vuestra palabra –supuse que, al igual que yo vi en mi mente una imagen clara y nítida del hombre que quería que rescatáramos Joe también la había visto- ahora ya sabéis quien es –puso la daga en mi mano y cogiendo mi otra mano y la otra de Joe hizo un corte con sus uñas en ambas palmas de donde salió sangre, las junto y luego bebió de ellas cerrando los ojos, se separó y dejó que la sangre cayera al suelo mientras pronunciaba unas palabras en un idioma que no entendí pero pronto comencé a notar como un viento me arrastraba y me llevara, de nuestro lado apareció un vórtice y se separó para mirarnos- vuestro camino está abierto, pero debo avisaros de que solo disponéis de dos días antes de que el portal vuelva a abrirse de nuevo, una vez hayáis encontrado lo que buscáis y rescatado a dicha persona pronunciad mi nombre tres veces: Xtabai. Una vez lo hagáis abriré el portal de vuelta pero solo si sé que habéis cumplido con vuestro trato –miré a Joe tras sus palabras, teníamos el portal que nos llevaría al infierno y teníamos la daga. Dos días enteros para encontrar a Assur, matar a Dreifest y encontrar al hombre que nos había pedido ella.
-Muy bien Joe, no perdamos más tiempo... tenemos trabajo que hacer –íbamos a ir al Infierno a por su hermano, literalmente, así que cogí su mano con fuerza antes de acercarme al vórtice que nos arrastró con fuerza a su interior.




Mi querido demonio:

Gracias Niro:

Nothing Can Happen, If We're Together:

Look At Me:







avatar
Sunshine Denveraux
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 268
Puntos : 252
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 18/10/2015
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chemin Du L'enfer ~ Privado

Mensaje por Joe Black el Mar Ago 22, 2017 4:14 pm

Sun era voraz, podía leer en su aura esas trazas apagadas, no por la marca que como yo lucia en su vientre si no por la perdida, sabia lo que era eso, la oscuridad que te envuelve cuando sientes que nada te queda, el vació y la desesperación teñida de rojo.
Después el dolor empieza a trasformarse en rabia, ira, nada te sacia, te conviertes en algo aun peor de lo que eres, después la indiferencia, nada te importa, la sombra te consume y es tan fácil como dejar de sentir para poder vivir.

Ella aun albergaba esa ciega esperanza de recuperarlo, yo quería traer de vuelta a mi hermano y en esas estábamos ambos, hablando con una diosa que parecía a su vez querer de nosotros algo.
Todo tiene un precio y estaba claro que aunque nada pudiéramos ofrecerle, ella impondría el suyo.
La daga estaba en una vitrina, la inmortal estaba decidida a llevársela a toda costa, matar a la bruja era una prioridad pues necesitábamos deshacernos de la maldición si queríamos un futuro.

Aceptamos, lo hicimos porque nada teníamos que perder, juro que en ese instante pensé en Dan, en el cabreo que debería llevar y sonreí como un idiota porque no me arrepentía de nada, estaba a salvo y eso me daba paz, cierta tranquilidad.
Me encogí de hombros al mirar el vórtice que se abría, la entrada al xibalba ¿teníamos otra opción? No habíamos llegado hasta allí para dar media vuelta y aunque sabia de sobra que nos la estaba jugando que ese tipo que pretendía rescatar era mas de lo que decía, ya nos ocuparíamos de ese problema en su momento, ahora teníamos otros asuntos en los que centrar toda nuestra atención.
-Dos días para pasear por le infierno -apunté ladeando la sonrisa mientras me dirigía al vórtice -me sobra día y medio para tomarme unos chupitos a tu salud diosa -le dije guiñándole el ojo antes de desaparecer de aquel templo para adentrarnos en las áridas tierras de un inmenso desierto.
-Bienvenida al infierno señorita Sun ¿que desea tomar? -pregunté con cierto humor alzándome de la arena y esposando sus dorados granos de mi traje.

Miré a mi alrededor, en principio ni oasis, ni cactus llenos de sangre, nada de nada, solo arena dorada y un árido paisaje.
Bueno, esto tenia que tener un significado, pasear por el infierno nunca resulto fácil si no mas bien algo complicado, creo que en este nivel íbamos a tener que enfrentar nuestros miedos y quizás la soledad del desierto representaba para ambos el desierto.
-Usted primero preciosa, no se podrá negar que soy todo un caballero.

La instigué a andar, pero algo me decía que daríamos vueltas en circulo, sabia que no saldríamos de ese paraje sin antes jodernos un poco la cabeza.
-¿algo que confesar Sun?, creo que este es el momento.



mi perdicion:

Blood Black:
avatar
Joe Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 271
Puntos : 252
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 16/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chemin Du L'enfer ~ Privado

Mensaje por Sunshine Denveraux el Miér Ago 23, 2017 12:05 pm

Teníamos la daga y teníamos aquel portal que nos llevaría directos al infierno donde estaba Assur, había algo que no me terminaba de convencer del todo y más después de entregarnos la daga a cambio de salvar a dicha persona, ninguno preguntó quién sería ni ella dio explicación alguna así que quizás fuera alguien más importante y quería ocultar la identidad del mismo, fuera como fuera debíamos de llevarlo con nosotros para que nos abriera el portal y que pudiéramos volver de nuevo. Miré a Joe y rodé los ojos ante su comentario mirando a la semidiosa, decía que lo sobraba día y medio y esperaba que fuera verdad y no nos viéramos en el límite del tiempo para encontrarlos a los dos. Cuando él atravesó el portal me giré para mirar por última vez a la semidiosa, esta asintió con la cabeza y aferrando la daga con fuerza crucé el vórtice que me llevó de lleno a ese Infierno que habíamos estado buscando. Arena fue lo primero que me encontré al caer al lugar y me levanté espolsándome los granos dorados mientras miraba alrededor buscando algo que nos pudiera servir de ayuda. Estábamos, seguramente, en el lugar más peligroso de todos y debíamos de estar atentos a cualquier movimiento que viéramos porque no sabíamos lo que nos encontraríamos, pero nada bueno de eso estaba segura.

Miré de forma fija al vampiro cuando comenzó a bromear y me pregunté si, esa faceta y cualidad la tenían todos los Black cuando había una mala situación, porque Assur también lo hacía mucho. Siempre sacaba ese humor para que el ambiente fuera más distendido y no le contesté en ningún momento centrada en encontrar algo que pudiera ayudarnos, tanta tranquilidad en un lugar que tenía por nombre “infierno” no era algo que me tranquilizara del todo y supe que había algo escondido en todo aquello, algo que ninguno de los dos nos habíamos percatado pero esperaba hacerlo pronto porque no quería perder el tiempo, cuarenta y ocho horas no significaba que las pasáramos enteras en el lugar así que más bien cuanto antes los encontráramos más tranquila me quedaría. Le hice una mueca ante su comentario cediéndome primero el paso y sin vacilar comencé a andar en una dirección porque no se veía nada en ninguna de las direcciones. Joe me siguió y los dos andamos sobre aquella dorada arena pero que, en contraste, chocaba con el cielo negro que había sobre nuestras cabezas y que sin duda alguna presagiaba que estábamos en el Infierno.

Estuvimos un buen rato andando y mi mano en ningún momento soltó el agarre que tenía de la daga, ningún aura, nada que pudiera hacernos ver que había alguien en donde nos encontrábamos apareció... estábamos solos en aquel desierto y comenzaba a pensar que aquello no era más que una prueba que debíamos de superar porque era imposible que no hubiera nada, ni siquiera una leve brisa, ni sol, ni ninguna planta... solo arena y aquel cielo oscuro que se extendía como si fuera un mar negro en el cielo. Miré al vampiro cuando me preguntó si tenía algo que confesar, que era un buen momento y enarqué una ceja. ¿Se creía que estaba para bromas? Lancé un bufido y seguí andando aunque quizás tuviera razón, ¿y si era una prueba más? Según el Infierno que describía Dante habían círculos que debían de ser superados para llegar al final del mismo, ¿y si estábamos en el primero de todos? Miré a Joe de reojo y me giré para encararlo.



-¿Crees que es una prueba que debemos de pasar y que solo lo haremos mediante confesiones? –Enarqué una ceja- los hermanos tuvieron que pasar pruebas para atravesar el Infierno, ¿no es así? –Hice una pausa- está bien, pensemos por un momento en que tienes razón y que no es más que una prueba, que todo esto es algo que nos representa y que nos identifica y que solo con la verdad conseguiremos pasar –lo miré de forma fija- pero si hay algo que quiera confesar, es que no quiero confesarme contigo –sonreí de lado por mi juego de palabras y miré hacia arriba, todo negro y oscuro y bajo la arena que parecía no tener fin- por esta vez te haré caso. Confieso que sigo pensando que no te caigo bien del todo y que no tiene nada que ver con la relación que tengo con tú hermano, también que hubo una época en la que quise matarte cuando le diste a Assur aquella información que ni siquiera te molestaste en confirmar ni en pensar por qué podría acudir al consejo –fruncí el ceño recordando esa noche- siempre he tenido miedo cuando me encontraba con tú hermano durante esos siglos que nos dedicamos a jugar al gato y al ratón, no por lo que pudiera hacerme porque desde que me encontró por primera vez jamás me hizo daño, me mostró un mundo que desconocía y que encontré que me gustaba –hice una leve pausa- sino más bien porque cada vez sentía más por él y me obligaba a pensar que alejándome, poniendo distancia mis sentimientos morirían el tiempo que estuviéramos separados... pero lejos de lo que yo pensaba, mis sentimientos aumentaban. Cuando me di cuenta de ellos empecé a ser consciente de que la eternidad en soledad pesaba demasiado y no sabía cómo tu hermano podía aguantar seis milenios en soledad, me di cuenta de que tenía miedo de afrontar la eternidad sola y solo podía pensar en una persona para pasarla a mi lado, un demonio con el que disfrutaba pero que sabía que para él era solamente eso; un pasatiempo y una diversión momentánea a pesar de las veces que nos habíamos encontrado y separado. Estuve a punto de decirle mis sentimientos justo antes de que me traicionara y me vendiera a la inquisición, una jugada un poco rastrera pero brillante por su parte, que me dejó un poco rota y de la cualconseguí escapar antes de que me apresaran. Sentí sentimientos encontrados y quise matarlo, por primera vez sentí ganas de matarlo de verdad pero de alguna forma sería como perderlo del todo y esa realidad hacía que me frenara. Hui de él y de lo que sentía pensando que el tiempo lo curaría todo hasta que volví a encontrarlo el París, pero mis sentimientos no habían cambiado –hice una leve pausa mirando hacia otro lado- estuve a punto de acabar con mi existencia cuando tenía la marca en mi cuerpo, de alguna forma sabía que haría lo que fuera necesario para salvarme pero yo sabía que no tenía salvación posible... lo habría hecho si no te hubieras metido por el medio y hubieras enlazado tu vida a la mía. Eso fue lo único que frenó, eso y pensar que podría sobrellevar mi muerte con el paso de los siglos, pero no la tuya –lo miré- me hago culpable y responsable directa de todo lo que ha pasado desde que me pusieron la marca y si hubiera sabido que pretendía ligar su vida a la mía habría acabado con mi existencia yo misma, de esa forma hubiera evitado todo lo que pasó a continuación. Siento que hayas tenido que soportar lo mismo que yo he soportado Joe, no lo merecías para nada –aunque yo tampoco merecía la maldición, pero al fin y al cabo a quien se la habían puesto era a mí y no a ellos. Un leve temblor sacudió el lugar donde nos encontrábamos y a unos pasos de donde estábamos un pequeño agujero se abrió paso en la arena, como un pequeño vórtice pero del cual no cabíamos ninguno de los dos, ¿había sido por mis palabras? Miré al vampiro de forma fija- tenías razón, pero me parece que no voy a ser la única que se confiese. ¿Algo que quieras decir, Joe? Me temo que no seguiremos si no te “confiesas” tú también.




Mi querido demonio:

Gracias Niro:

Nothing Can Happen, If We're Together:

Look At Me:







avatar
Sunshine Denveraux
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 268
Puntos : 252
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 18/10/2015
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chemin Du L'enfer ~ Privado

Mensaje por Joe Black el Miér Ago 23, 2017 3:04 pm

Su larga confesión había funcionado, sonreí con arrogancia cuando vi el vórtice abierto, pero pronto enarqué una ceja, al parecer no era suficientemente grande para ser cruzado por los dos, algo que me hizo gruñir de pura desesperación, yo no era bueno en esto de las confesiones, Dan podía dar fe de ello.
Lo que Sun había contado en parte lo sabia, vamos, miraba a Assur como si nada mas le importara en este mundo, pero en mi caso mis secretos eran mucho mas profundos.
-¿No hay otro modo? -pregunté frunciendo el ceño.

La inmortal se desesperaba conmigo, creo que me hubiera intentado matar allí mismo si no fuera porque me necesitaba para cruzar al otro lado.
Dejé escapar el aire y alcé un dedo amenazante, si esto sale de aquí juro por mi apellido que te daré muerte aunque Assur se convierta de hermano en enemigo.
-Confieso que esperé mucho tiempo cuando caí en manos de ldo Iluminati que mis hermanos vinieran por mi ,que me liberaran de mi encierro.
Aguantaba las torturas confiado en que los Black les haríamos pagar cada golpe, cada herida, cada afrenta recibida.
Los años se convirtieron en siglos y los siglos en milenios y no se bien en que momento descubrí que estaba solo, completamente solo.
La rabia se convirtió en mi credo y ya no era una vendetta hacia los iluminatti lo que crecía en mi interior, si no hacia esos que compartían mi sangre y que me habían dejado de lado.

Me encogí de hombros ante su atenta mirada, no era mi intención dar lastima, pero si querían la verdad, ahí la tenían.
Llegué a París por casualidad, admito que solo pensaba en vengarme, en conquistar el mundo de nuevo, en crear caos y la desolación, estaba tan lleno de ira que ni siquiera era capaz de ver mas allá de mi propia sombra.
Ese día la conocí a ella, Celine, en una fiesta -ladeé la sonrisa -era como un pájaro enjaulado, nunca había experimentado el amor hasta entonces, no así la pasión que es un sentimiento recurrente en nuestra condición.
Admito que me recordó a mi, al tiempo de mi cautiverio y decidí liberarla de sus cadenas...digamos que la historia no acaba bien.
Su padre no me soportaba, tampoco es que yo fuera el perfecto prometido y bueno...un día se fue, sin mas, sin despedida, ni carta, se evaporó y de nuevo con ella mis esperanzas.

Decidí cerrarme en banda, nadie mas iba a poder hacerme daño, nadie mas me llevaría la abismo, al vació o al infierno, así que busqué una prometida que fuera justo aquello que mas odiaba y que a su vez mas podía odiar todo mi ser.
Al principio iba bien, carente de esperanza me divertía jugando a echar leños al intenso odio que nos procesábamos.
El juego cambio las reglas un buen día, admito que los sentimientos entraron a formar parte de la partida y ahora aquí estoy, buscando a mi hermano porque aunque sea un gilipollas, es mi hermano y pensando en esa mujer que me he dejado atrás y que cuando salga de aquí me va a matar.

Tu no me caes mal, solo que eres una debilidad para Assur como para mi lo es Dan, supongo que solo intento proteger a los Black, que ya es mas de lo que han hecho por mi ellos.
Se por experiencia que el amor no acaba bien, es una subida pero la cada es en picado y no quiero volver a experimentar que me abandonen otra vez.

El vórtice se ensancho, no podía haber sido mas sincero.
Miedo, eso es lo que me llevaba a no ser sincero con Dan, miedo a que me abandonara.



mi perdicion:

Blood Black:
avatar
Joe Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 271
Puntos : 252
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 16/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chemin Du L'enfer ~ Privado

Mensaje por Sunshine Denveraux el Jue Ago 24, 2017 11:59 am

pasáramos los dos, supuse que ya que éramos dos los que pretendíamos pasar por aquel infierno lo más lógico es que si no nos confesábamos los dos no serviría para nada, yo ya había abierto la veda y ahora faltaba que él continuara para poder seguir, sabía que lo haría porque quería rescatar a Assur pero que, como me había pasado a mí, a la que menos quería confesarse seguramente fuera conmigo. Sin embargo no le quedaba más opción y ante mi impaciencia porque veía que no hablaba nada y ante su pregunta de si había otro modo para hacerlo negué con la cabeza y le insté a que comenzara de una maldita vez, teníamos solamente dos días y algo me decía que llegar al centro de todo y a donde se encontraba Assur no sería para nada fácil ni sencillo. Era consciente de que tendría cosas que no quería que supiera nadie pero para su desgracia estábamos juntos en aquella empresa y debíamos de seguir juntos porque solo así alcanzaríamos lo que andábamos buscando, me crucé de brazos y enarqué una ceja al ver que no empezabMi confesión no había sido bastante ni suficiente para que el vórtice que se abrió en el suelo fuera grande para que a y yo me desesperaba conforme pasaba el tiempo y él no hablaba, finalmente alzó un dedo en mi dirección amenazándome con que no contara a nadie lo que fuera a decir y me pregunté que a quién se lo podría contar.

Por fin comenzó, por algo que ya sabía porque él mismo me lo había dicho cuando nos conocimos pero sin entrar tanto en detalle. Su cautiverio con los Illuminati, recordaba esa pelea que tuvo con Assur en el hotel y la reticencia de Joe cuando este quiso restar distancias entre ambos, pero después de lo que él estaba contando era imposible no sentirse así y ahora entendía mucho más lo que había pasado el vampiro, su negativa a ver a su familia y ver a su hermano, las palabras rudas que le dijo en aquel momento... y pese a todo, después de lo que le había pasado, se había cambiado con él para compartir la maldición y que no fuera su hermano quien la llevara en su vientre, ahora se arriesgaba a descender a los infiernos para buscarle... después de todo. Podría alegar que era porque quería proteger a los Black, pero en el fondo yo más bien pensaba que era porque quería a su hermano, sino, ¿por qué entonces cambiarse por él e ir a buscarlo? Ningún otro Black, que yo supiera, se había ofrecido a hacerlo aunque quizás no lo supieran. No dije nada al respecto igual que él no dijo nada cuando yo me estaba “confesando”

Pero la cosa no se quedó ahí sino que habló sobre su anterior prometida, poco sabía del tema porque poco le había preguntado a Assur. Sabía cuando le seguía que se iba a casar con una humana y tiempo más tarde me encontraba con la noticia de que iba a ser otra con la que se casara. Lo escuché en silencio mirándolo de forma fija tras sus palabras, me acordaba cuando defendió su relación con la humana en el hotel y cuando le dijo que era un cobarde por negarse a sentir cuando él si sentía. Parecía que su relación con la humana no acabó bien y por eso mismo había buscado una prometida que resultaba ser Dan, admitía que cuando me lo dijo Assur pensé que estaba loco por prometerse a una cazadora pero escuchando sus razones parecía tener más lógica, prometerse a alguien que te odiaría de por vida por lo que eras para que los sentimientos no interfieran... en esos momentos me pregunté qué tenían los Black con los sentimientos, quizás fuera el hecho de que seis mil años cambiaba demasiado a las personas, pero los dos que había conocido los dos se negaban a sentir aunque uno antes animara al otro a hacerlo. Se sintió herido y se cerró en banda buscando una prometida que no lo amara, y que lo odiara, para no volver a sufrir... ¿no era eso lo que había parado tanto a Assur? Sufrir, el miedo que les atenazaba y que admitía yo también había sentido.

Pero no era tonta y me di cuenta de lo que Joe sentía por la cazadora con la que se había cazado, su afán de protegerla y dejarla de lado, su necesidad de saber que se quedaba a salvo y que nada le pasara... ¿no era eso lo mismo que había hecho mi demonio conmigo? Salvarme, pese a que eso lo condenara a él. Joe estaba haciendo lo mismo y en sus palabras noté más que ese juego que él se había creado por no sentir había acabado traicionándolo para hacer eso que quería evitar: sentir. Tenía miedo de que Dan lo abandonara como lo había hecho la primera prometida que tuvo, ¿podía culparlo? No, no podía. También afirmó que no tenía nada en mi contra sino que sabía que era una debilidad para su hermano y que quería proteger a su familia aun cuando no habían ido a por él. Tras sus palabras el vórtice se hizo más grande de manera que podíamos pasar por él y alejarnos de aquel lugar que nos había llevado a confesarnos, miré hacia otro lado aferrando la daga con fuerza y luego miré al vampiro que tenía frente a mí, él no quería que sus palabras salieran de allí y así iba a ser.



-Te prometo que nada de lo que aquí has dicho saldrá de mis labios, puedes estar tranquilo –me mordí el labio mirándolo, debíamos de continuar y los dos lo sabíamos- solo quiero decir que... puedo entender tu miedo pero no deberías de juzgar a todas las personas por lo que te pasó con Celine, y que jamás quiero que Assur se vea débil a mi lado por mi culpa, quiero que esté fuerte porque está conmigo y que podamos con todo como hasta ahora hemos hecho. El amor te hace débil pero solo si tú lo permites, si no luchas estás perdido –hice un pausa- una ironía que de lo que tratamos de huir nos veamos luego fuertemente encadenados ¿no te parece? –Miré hacia el vórtice y me encaminé mirando hacia abajo- hora de seguir Joe, dudo que esto se acabe aquí –lo miré antes de dejarme caer por el lugar hasta llegar a uno nuevo donde la oscuridad mayormente predominaba en el lugar, una pequeña bruma se extendía por el lugar y la luz de un farolillo de color azul iluminó a estancia cuando ambos caímos por el vórtice hasta la tierra. El suelo llano parecía todo una roca donde a lo lejos había otro farolillo que se veía entre la bruma que había, miré a Joe cuando este cayó a mi espalda y comencé a andar ya que detrás no había salida alguna. El sonido del agua fluir fue lo que me llamó la atención y mientras más nos acercábamos al farolillo más se podía oír, al llegar vimos que el suelo terminaba y un río se extendía ante nuestra vista, a lo lejos otro farolillo que indicaba el final del camino, frente a nosotros una barca para cruzar el río que no era un río normal y corriente como otro cualquiera. Sus aguas eran oscuras y pequeños vapores salían de estas como si el agua estuviera caliente, era difícil ver el fondo si es que lo tenía y parecía más bien agua oscura estancada, como si más que un río fuera como un pantano. Miré a Joe y me encogí de hombros, no había otra forma que cruzar para seguir y no nos íbamos a quedar parados- Vamos Joe, un paseo en barca por el río –dije antes de comprobar la estabilidad de la barca y subirme encima, el vampiro hizo lo mismo y cogiendo los remos comenzamos a remar para llegar hasta la otra orilla. Por el camino me fijé en las aguas que estábamos cruzando y pude ver como pequeñas luces que habían en el fondo, como figuras humanas y susurros que procedían de sus aguas pero no había nada, allí no se podía sentir nada. Seguimos remando pero cada vez más miraba hacia el río como si algo en su interior me llamara y me atrajera, figuras humanas como si fueran almas condenadas parecían flotar por el río, susurros que parecían decirme cosas que había hecho en el pasado aunque no las recordaba, llevé una mano a mi cabeza y cerré los ojos donde durante dos segundos apareció como una imagen en flashback que no fui capaz de reconocer, sacudí la cabeza y seguí remando pero cada vez oía más esas voces, miraba más el río y las imágenes se sucedían aún más. Pude ver a mi familia muerta, muerta por un ser de la noche que cuando levantó su rostro... era el mío, mis ojos rojos, mi pelo negro, mis colmillos manchados de sangre sujetando el cuerpo inerte de mi hermana pequeña- no... –murmuré dejando de remar mientras las voces y las imágenes su sucedían cada vez de forma más y más frecuente. Ahora imágenes de todas las vidas que había segado, sus rostros que me miraban y sus dedos acusándome mientras me llamaban monstruo y asesina, pesando sobre mí- ...parad... –murmuré sin poder escuchar nada más que las voces, imágenes de un Assur que desaparecía entre el vórtice en aquel templo para luego su cuerpo ser atravesado por una espada estando de rodillas, sus ojos mirándome y suplicando que no lo hiciera, a mi alrededor los miles de cadáveres que había matado sumándoles los de mi familia, los de Joe e incluso el de Dan manchados de sangre, las súplicas del vampiro que me pedía que no lo hiciera y yo levantando la espada... rebanaba su cabeza con ella, cayendo el cuerpo con vida y luego incendiándolo creando un humo negro- ...basta ya... –una y otra vez imágenes de ese tipo asolaban mi cabeza, las voces me decían que pagara por mis pecados y me sumergiera en las aguas como penitencia, purgando todo lo que había hecho como si eso me purificara... y lo vi claro, tenía que hacerlo- si... lo haré –me puse en pie en mitad de la barca y miré hacia el agua asomándome, mi cuerpo se inclinó y como si de una fuerza magnética se tratara sentí que mi cuerpo cedía hacia las aguas.




Mi querido demonio:

Gracias Niro:

Nothing Can Happen, If We're Together:

Look At Me:







avatar
Sunshine Denveraux
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 268
Puntos : 252
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 18/10/2015
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chemin Du L'enfer ~ Privado

Mensaje por Joe Black el Jue Ago 24, 2017 3:06 pm

Me encogí de hombros cuando hablo del amor, mi experiencia era nefasta, quizás ella solo lo hubiera experimentado con Assur y aun así de seguro sabia lo que era experimentar la traición o lo que ella creía que lo fue.
Mi hermano no se caracterizaba por ser un hombre calmo, creo que de los dos, el siempre fue mas desafiante, el que siempre plantaba cara a padre, yo intentaba pasar desapercibido, no destacar en exceso, no obedecía pero tampoco es que me enfrentara en un duelo a muerte, luego estaban otros como Utukki, para el padre siempre fue el salvador, su voluntad nunca estaba errada, así que era siervo fiel de todo aquello que este pedía.
-Mas te vale que esto no salga de aquí, si Dan descubre lo que siento por ella aprovechará mi debilidad -aseguré -yo no se lo que ella siente por mi, me traicionará.

Era cierto, no sabia bien que pensar acerca de la cazadora, incluso el día que nos casamos me dijo que seguía odiándome solo que la pasión era mas fuerte, ella dijo que algún día quería experimentar el amor, lo que implicaba que por mi no lo había sentido, era complicado porque nuestra relación se basaba mas en el deseo, los juegos peligrosos y el caos de nuestros demonios internos que en el amor propiamente dicho.

Cruzamos al otro nivel, este estaba formado por un rio de aguas tan negras como nuestros miedos y con una barca que parecía preparada para hacernos naufragar en nuestros propios anhelos.
Emprendimos le viaje remando, cuanto mas lo hacíamos mas largo y peligroso era el sendero.
Sun fue la primera en sentir el desasosiego, al parecer las almas de sus muertos venían a su encuentro, ella gritaba, pedía clemencia, que pararan, pero sucumbía ante ellos.
Ladeé la sonrisa cuando el mal se abrió ante mi, yo nunca me habia arrepentido de acabar ocn la vida de nadie, llevaba demasiado tiempo siendo un monstruo para que a estas alturas la conciencia no me diera un respiro.
Las lamas se alzaban ante mi, muertos por doquier, niños, mujeres, todos me daban igual ciertamente.

Fue entonces cuando vi a Sun alzarse para dejarse vencer por las aguas negras, su idea ahogarse entre ellas, me lancé enganchándola de la cintura para tumbarla junto a mi cuerpo en la barcaza y que n ose moviera.
-No es real Sun, y aunque lo fuera, somos depredadores, las vidas que hemos sesgado han cumplido su finalidad mantenernos en pie, estamos aquí, buscas a mi hermano ese que dices te hace fuerte, pues piensa en él y muévete, rema porque si te hundes lo haré contigo y no quiero mojarme el puto traje -apunté frunciendo el ceño esperando a que esta reaccionara de una vez.

La barca era llevada por la corriente, ella parecía suplicar un perdón que no llegaba, pero es que nada tenia que perdonar nuestras faltas, eramos seres de la noche, debería comprender a estas alturas que le pasado era parte de nuestro sino y ahora hundir la daga en el vientre de la bruja y liberar a Assur era nuestro único cometido, bueno y encontrar al pirado ese que quería la diosa para cumplir sus menesteres.





mi perdicion:

Blood Black:
avatar
Joe Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 271
Puntos : 252
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 16/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chemin Du L'enfer ~ Privado

Mensaje por Sunshine Denveraux el Vie Ago 25, 2017 10:01 am

Aquel “paseo” en barca se estaba tornando más peligro de lo que habríamos pensado en un principio, claro que en aquel lugar nada podía ser fácil y cruzar un simple río por mucho que sus aguas fueran oscuras no significaba que fuera sumamente fácil el cruzar por ellas. Las voces cada vez se sucedían de forma más constante y de forma más intensa, las imágenes se sucedían también en mi cabeza no dándome tregua atacando a mis miedos, a mis peores pesadillas y a aquello que había tenido miedo desde hacía tanto tiempo. Si había algo que sobre todo de lo que me culpara era de la muerte de mi familia, aunque de haber estado allí jamás habría podido salvarles y hubiera tenido el mismo resultado, pero ver a mi hermana pequeña con tan sólo siete años en los brazos de aquel vampiro me recordó de nuevo el por qué lo odiaba, por qué nunca dejé de hacerlo. Mis miedos salían a la luz y si había uno por encima de todos era perder al vampiro, mi mente me jugaba malas pasadas mientras las voces cada vez se oían con más fuerza y con más poder retumbando en mi interior y yo suplicaba porque pararan... pero no lo hacían. Eran como si las voces provinieran directamente de aquellas oscuras aguas y las imágenes de destrucción y de muerte se sucedían una y otra vez pero siendo yo el verdugo que las ejecutaba, acabando con la vida de todos aquellos que alguna vez quise y me importaron, de los que ahora quiero y me importan.

Tenía muy claro lo que tenía que hacer, las voces tenían toda la razón cuando me decían que esas aguas podían purificar todos mis pecados, todas mis faltas que había cometido a lo largo de los siglos y lo vi muy claro: debía de sumergirme en sus aguas, no había otra forma ni otra opción para redimirme de lo que sentía y de lo que me atenazaba en esos momentos. Dejé de remar y me levanté mirando las oscuras aguas en donde las almas se reflejaban en ellas, donde se paseaban y me invitaban a hundirme en sus profundidades para purificarme, para expiar todos mis pecados durante aquellos casi nueve siglos que llevaba en la tierra. Mi cuerpo como si fuera atraído por un imán cedió ante las aguas pero algo me paró, algo evitó que mi cuerpo cayera por completo y noté un cuerpo junto a mío mientras pedía que pararan e intentaba zafarme para ir al agua, lo único que quería era ir al agua porque sentía que era lo que debía de hacer, acabar con todo aquello y acallar las voces... solo así se callarían. Unas manos me apretaron contra el suelo de la barca y una voz que conocía, que me era sumamente familiar llegó hasta mis oídos... me sonaba tanto, sus palabras calaron en mi consciencia y me quise aferrar a ellas mientras las otras voces gritaban porque me tirara al agua y no hiciera caso.



-Assur... –murmuré con los ojos cerrados luchando con las voces que escuchaba pero sobre todo intentando centrarme en la que más “calor” me proporcionaba, decía que no era real y que buscaba a su hermano y que estábamos allí para salvarlo... me dijo que luchara y luché, las voces poco a poco se fueron acallando y mis pensamientos recobraron la normalidad, las imágenes se disiparon y pronto la claridad volvió a reinar en mi interior. Me incorporé de golpe cuando todo cesó sintiendo mi pecho subir y bajar con rapidez, mi pelo negro cayó por un lado de mi cuerpo mientras mis ojos contemplaron que seguíamos por aquel río y que cada vez se veía más de cerca el farolillo con el color azul del otro lado del río. Me giré para mirar al vampiro que, sentado a mi lado, me contemplaba esperando que hubiera recobrado la normalidad y dejara a un lado el pensamiento de lanzarme y sumergirme bajo sus aguas, condenándonos a los dos si hacía eso pues por el momento compartíamos el mismo sino- No sé qué es lo que ha pasado... –reconocí con sinceridad sabiendo que si no hubiera estado él habría sucumbido a las voces y habría acabado lanzándome al agua, llevé una mano a mi cabeza- solo escuchaba las voces y veía las imágenes y... todo en lo que podía pensar era en lanzarme al agua –volví mi vista a él- gracias por pararme y traerme de vuelta –dejé mi mano sobre su brazo en agradecimiento- sigamos, salgamos de este maldito río –de nuevo nos pusimos a remar ya sin que las voces ni ninguna imagen nos pudiera molestar o hacer que cayéramos de nuevo en las aguas. Unos minutos más tarde llegamos finalmente hasta donde estaba la otra orilla, la barca tocó el borde de aquel pequeño muelle iluminado solamente por el farolillo y bajamos dejando atrás aquel maldito río. Avanzamos en silencio mientras la niebla que había se iba disipando cada vez más hasta que finalmente nos encontramos con unas enormes puertas de acero con grabados donde el dolor y el castigo eran representados, miré a Joe que estaba a mi lado y ambos pusimos las manos sobre la puerta para comenzar a abrirla, esta pesaba pero finalmente logramos hacerlo donde ante nuestra vista se extendía un inmenso cenagal que parecía no tener fin, el cielo oscuro como la misma noche de donde caía una tormenta que azotaba el lugar y un viento helado nos azotó el rostro- pensaba que en el Infierno pasaríamos más calor que frío –dije ante lo que se extendía a nuestra vista y como las otras dos veces no sería fácil, algún secreto escondería el lugar que solo atravesándolo encontraríamos. Solo juntos podíamos llegar hasta el final y algo me decía que con cada “prueba” la cosa se iría poniendo más y más peliaguda- no me fio de este lugar pero no tenemos otra opción, hay que estar atentos –lo miré cuando se lo dije y asentí con la cabeza dándole a entender que estaba lista para emprender el viaje, la daga la seguía aferrando con fuerza y en mi mente solo estaba el salvar al vampiro, y al otro hombre, y matar a la bruja. Nada más.




Mi querido demonio:

Gracias Niro:

Nothing Can Happen, If We're Together:

Look At Me:







avatar
Sunshine Denveraux
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 268
Puntos : 252
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 18/10/2015
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chemin Du L'enfer ~ Privado

Mensaje por Joe Black el Sáb Ago 26, 2017 12:30 pm

Sun agradeció mi ayuda, la verdad es que no era necesario, los dos habíamos venido con un mismo fin, quitarnos la marca y sacar del infierno a mi hermano, no lo hacia por ella, si no por ambos.
-Esta de mas que te explique como puedes agradecérmelo ¿no? -bromeé señalando mi mástil.
Estaba claro que era una broma, no porque Sun me pareciera una mujer desdeñable ante los ojos, si no porque pertenecía a mi hermano y porque en mi cabeza solo quería volver con Dan, aunque no lo reconociera.

Nos apeamos de la barca al otro lado, caminamos entre la bruma hasta llegar a unas enormes puertas doradas con tallados pintados en ella que representaban el dolor y el sufrimiento.-Hay que reconocer que esta gente es imaginativa, primero nos dan una vuelta en barca por los canales de Venecia y ahora una cena privada en el Tártaro, teníamos que habernos traído ropa mas elegante pequeña -bromeé antes de poner mi mano para que la puerta se abriera lentamente.

Enarqué una ceja al ver el cenagal.
-He dicho ropa elegante, quería decir que teníamos que haber venido en chandal -bromeé adentrando mis pies en aquel asqueroso cieno oscuro que parecía ir engullendonos a cada paso que dábamos.
Aun así no nos rendimos, caminábamos sin tregua, no pensaba darme la vuelta, así que a ver a donde nos llevaba todo esto.

Habíamos atravesado un buen trozo cuando ante nosotros emergió de la ciénaga un ente polimorfo con una boca y unos ojos echos de la misma lava oscura.
-Este debe ser el que vende las invitaciones para el baile, así que no desesperes -le dije a Sun -dos directas al infierno, por favor -le pedí ladeando la sonrisa -lo tenéis aquí bien montado, quizás os faltan unas bailarinas...

Ni caso, aquel ser no tenia ni sentido del humor ni nada que se le pareciera y como si tuviera estudiado le discurso para que nada se le olvidara al abrir su gran bocaza nos advirtió que si queríamos pasar deberíamos de dejar allí algo.

Enarqué una ceja, si con “algo” se refería a mi miembro íbamos a tener un serio problema porque tenia la fea costumbre de que me acompañara a todos lados.
Lo dejé hablar con cierta resignación, Sun ponía la misma cara que yo y casi se nos desencaja la mandíbula al saber que ese algo tenia que ser un recuerdo, el mas importante que tuviéramos.
Uno que por supuesto no íbamos a recuperar.

Medité unos segundos, muchos recuerdos venían a mi mente, pasados principalmente, dolorosos muchos de ellos, pero sin duda el que mas conmemoraba últimamente fue el día en el que en el barco Dan soltó esas tontas palabras que no significaban nada pero que a su vez nos habían encadenado para toda la eternidad “si quiero” el día de nuestra rápida y absurda boda.
Todo había sido una farsa y sin embargo recordar esa noche me hacia sonreír, supongo que si no era mi recuerdo mas importante, pues tenia muchos de la niñez que nunca volvería a tener, ese era el que mas feliz me hacia.

La bruma me invadió, pude sentir como aquellas imágenes se evaporaban de mi cabeza, luché por aferrar su risa, sus labios y el tequila implícito en ellos, la lujuria del camarote pero voló, mi recuerdo desapareció.



mi perdicion:

Blood Black:
avatar
Joe Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 271
Puntos : 252
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 16/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chemin Du L'enfer ~ Privado

Mensaje por Sunshine Denveraux el Lun Ago 28, 2017 3:17 am

Joe parecía que tenía buen sentido del humor en aquellos momentos negué con la cabeza ante la forma que me dijo en que le diera las gracias por haberme salvado, claro que sabía perfectamente que estaba bromeando porque como ya había sabido desde el día en que lo conocí jamás me tocaría un pelo porque estaba con Assur y había, por así decirlo, un pacto entre ambos, y además porque sabía de los sentimientos que tenía por la cazadora así que no me molestaron en absoluto sus palabras. Seguimos remando hasta que llegamos a la orilla donde el farolillo iluminaba el lugar con aquel color azul para continuar el camino que nos llevó hasta una enorme puerta con diferentes grabados, de dolor prácticamente todos, y miré al vampiro cuando habló enarcando una ceja por el sentido del humor que tenía en esos momentos. Lo cierto era que en ese aspecto era igual que su hermano, haciendo el ambiente distendido cuando en peores momentos estábamos. Sonreí de lado por sus palabras cuando dijo que deberíamos de habernos traído ropa elegante, y lo cierto era que tras abrir la puerta solté una carcajada ante lo que se extendía ante nosotros, un vasto cenagal que parecía no tener fin y lo miré de reojo ante lo que había dicho sin quitar la sonrisa algo burlona de mi rostro cruzándome de brazos con cierta diversión, tenía que hablar para que le callaran la boca de esa forma.


-¿Qué era lo que decías, Joe? –Pregunté para luego escuchar que rectificaba y negué con la cabeza. No me gustaba aquel lugar y mucho menos meterme en una ciénaga pero... era lo que debíamos de hacer si queríamos rescatar a Assur. Comenzamos a caminar por aquel lugar con un poco de complicación sintiendo que el vestido se pegaba a mis piernas y me dificultaba un poco el andar, incluso así no paré en ningún momento y deseé que aquel lugar se acabara pronto porque me estaba cansando de andar por allí. Pasados unos minutos de entre las profundidades de aquel lugar salió un monstruo que nos cortó el paso, y cómo no, Joe tuvo que lanzar una gracia sobre que era quien vendía las entradas de aquel lugar y yo negué con la cabeza pero no dije nada al respecto. El monstruo era de color negro y casi se podía confundir con el lugar perfectamente de no haber emergido, de hecho, me hacía preguntarme qué más cosas encontraríamos o si había algún monstruo más escondido en el lugar. Su boca y sus ojos eran también negros pero se podían distinguir porque parecía que llevaran brillo o eso es lo que a mí me pareció. No tardó demasiado en decirnos que para continuar debíamos de entrar algo, ¿algo? Si pensaba ese monstruo que le iba a entregar la daga con la que podría matar a Dreifest estaba muy equivocado, era mi única baza y pensaba aprovecharla todo lo que pudiera porque juraba que esa bruja sí que no saldría de aquel lugar con vida. El vampiro y yo nos miramos unos segundos para luego escuchar lo que aquel ser tenía que decirnos, cuando se refería a “algo” se refería a un recuerdo, uno que no podríamos recuperar. Abrí mi boca ante lo que aquel ser decía repitiéndolo como si fuera una oración y luego fruncí el ceño, un recuerdo, un recuerdo a cambio de continuar por aquel camino. Pero no uno cualquiera, sino el más importante de todos.

Lo cierto es que pensé en qué recuerdo le daría a aquel ser para que nos dejara pasar, el más importante de todos... la verdad es que sí que había uno que para mí era importante, bastante importante además, y si era el precio a pagar para continuar y salvar a Assur... entonces pagaría el precio. Quizás podría haber sido cuando me pidió, de esa manera tan poco convencional y tan suya, que me casara con él cuando me entregó el corazón de aquel oso, pero ese no era el más importante. Para mí el más importante fue cuando me dijo por primera vez que me quería, no era muy dado a expresar lo que sentía y lo cierto es que me lo había dicho tras una noche bastante catastrófica donde casi pude perderlo en dos ocasiones; una por mi gran desacierto con aquella joven, y otra por el veneno de Batshiva. Hasta ese momento hacía un par de meses que habíamos empezado con aquel “contrato” pero él jamás me había dicho que me quería aun cuando yo sí se lo había dicho. No me importaba, sabía cómo era el vampiro y también sabía que me lo demostraría más con acciones que con palabras... así que cuando me dijo que me quería, por primera vez, sentí revoloteos en el estómago. Él quiso dejarlo pasar y cambiar de tema pero yo quise aferrarme a esos momentos, porque era la primera vez que me sentía “segura” de lo que teníamos pese a que Assur era un hombre de palabra. Su primer “te quiero” era sin duda el más importante y el que más atesoraba y me hacía sonreír cuando lo recordaba. Pronto comencé a sentir como el recuerdo se iba desvaneciendo, como si me lo estuvieran arrebatando y la imagen clara del vampiro tumbado en la cama bajo mi cuerpo comenzó a evaporarse y a desvanecerse, traté de luchar por aferrar ese recuerdo pero... se esfumó, se había ido. Aquel ser tras unos segundos en los que me sentí un poco perdida sintiendo que algo me faltaba desapareció y en su lugar en lo que parecía que seguía aquella extensión de cenagal apareció una puerta como si siempre hubiera estado allí y no hubiéramos sido capaces de verla. Ambos habíamos entregado un recuerdo para seguir, así que lo miré y le hice una seña con la cabeza.


-Sigamos, quiero llegar de una maldita vez –no dije demasiado mientras me acercaba a aquella puerta de un tono caoba, más pequeña y sencilla que la que habíamos atravesado y que parecía más bien un portal que otra cosa. Acabamos para abrir la puerta simplemente para caer de nuevo en un lugar rocoso rodeado por lava, como si fuera el mismo centro de un volcán que parecía estar a punto de estallar. Se oían gritos y lamentos, gritos desgarradores que pedían por ayuda y por auxilio y mientras nos levantábamos dos figuras negras se aproximaron. Parecía que estábamos en uno de los extremos de aquel lugar porque el suelo era de roca negra y a nuestro lado se extendía un río de lava, el lugar parecía el mismo centro de un volcán porque las paredes eran de la misma roca negra y caían como pequeños hilos de lava por ellos. Al mirar hacia las dos figuras me di cuenta de que no eran dos personas, sino más bien parecían dos demonios negros de los que solo se veía la boca y los afilados colmillos que destacaban por lo brillantes que lo tenían, lanzaron un rugido que pareció traspasarnos y comenzaron a correr hacia nosotros- parece que vamos a tener que luchar, Joe. Un baile en el infierno, esto se parece más a lo que tenía en mente cuando supe que íbamos a bajar aquí.




Mi querido demonio:

Gracias Niro:

Nothing Can Happen, If We're Together:

Look At Me:







avatar
Sunshine Denveraux
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 268
Puntos : 252
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 18/10/2015
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chemin Du L'enfer ~ Privado

Mensaje por Joe Black el Mar Ago 29, 2017 1:53 pm

Despojados de aquellos recuerdos que nos ataban a nuestras “parejas” seguimos avanzando, me acogí ferviente al resto de recuerdos, habían tantos, noches en las que nos encontrábamos regalador placer y ese juego que nos traíamos en una eterna lucha de egos, los dos eramos buenos apostando y ahora podía apostar mi vida y no la perdería que Dan estaría cabreada conmigo hasta un grado que no lograba ni imaginar.

Cruzamos esa puerta, al menos habíamos superado otro nivel mas, estábamos mas cerca de mi hermano y de meterle el puñal por el culo a la bruja esa de los cojones que nos había maldito.
Tenia muy claro que de este infierno ella no iba a salir con vida, no sabia aun en donde se había metido esa víbora, los Black somos vengativos, mucho.

Atravesada esa puerta llegamos a otro lugar que parecía un volcán a punto de entrar en erupción, la lava salia bulliciosa.
Ladeé la sonrisa contemplando a Sun cuando unos demonios negros como el carbón corrieron dispuestos a hacernos frente en estos momentos.
-¿Bailar? Siempre tengo un hueco para un baile -apunté divertido mientras mis colmillos crecían, mi labios se contraían y mis zarpas se convertían en afiladas armas.

No esperé a que llegaran, no cuando estaba sediento no solo de sangre si no de muerte.
Corrí hacia ellos con mi velocidad sobrenatural y pronto me enredé en una justa batalla a melé donde uno y otro se dedicaba al ataque y a la defensa entre terribles gruñidos.
Paraba con su antebrazo mis garras, yo sus golpes con los miso mientras nos gruñíamos mutuamente buscando encontrar el menos error para golpearnos salvajemente.

En un quiebro encontré el hecho directo a su cuello, clave mis colmillos, mas no sorbí su putrefacto liquido si no que arranque de cuajo parte de su yugular viendo como una sangre negra y ponzoñosa emergía de él.
Ladeé la sonrisa, mas mi confianza me llevó a cometer un error y alzándome el demonio me lanzó contra el suelo haciendo que mi cuerpo crujiera del golpe de efecto.

Se lanzó a por mi desangrándose, rodé evitando su agarré y desde el lateral hundí mi mano en su esternón en busca de ese corazón que descubrí no bombeaba.
Rugí de nuevo esta voz metiendo mi otra mano ,con ambas abrí sus costillas, ss tripas cayeron e aullaba de dolor y yo gritaba de placer quedando embadurnado con sangre y vísceras.

Mis ojos rojos como el fuego buscaron a Sun que de seguro estaría luchando con el otro ente diabólico, algo me decía que con la rabia que acumulaba no necesitaba mi ayuda.
Encontrar a Assur era un motor que la movía con fuerza, tenia que reconocer, aunque no me gustara que mi hermano había elegido bien y eso que en un principio estaba algo reticente, pero ahora viéndola me di cuenta que era perfecta para el loco psicópata de mi hermano.



mi perdicion:

Blood Black:
avatar
Joe Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 271
Puntos : 252
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 16/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chemin Du L'enfer ~ Privado

Mensaje por Sunshine Denveraux el Jue Ago 31, 2017 5:54 am

Una vez nos habíamos despojado de aquel recuerdo que era importante para nosotros aquel ser nos dejó pasar creando una puerta que parecía que siempre había estado ahí pero que no habíamos podido ver hasta ese momento, como si todo terminara allí y el hecho de que la ciénaga se extendiera fuera todo una ilusión. Cruzamos la puerta solamente para llegar a lo que parecía ser el centro de un volcán activo, caímos por la puerta hasta llegar justo a un camino de roca negra que empezaba en aquel lugar, a nuestra espalda un río de lava del cual procedía bastante calor, las paredes eran también de roca negra de donde caían pequeños hilos de lava que llegaban hasta el río, poco a poco aquello se iba pareciendo más a la idea o al concepto que tenía por Infierno. Solamente teníamos un camino para seguir pero antes siquiera de dar dos pasos oímos unos ruidos que procedían de lo alto del camino, dos figuras negras que se acercaban corriendo hacia nosotros como si fuéramos la presa y ellos los depredadores hambrientos. Se podían ver sus ojos rojos que brillaban en el lugar sobre aquel cuerpo negro que parecía ser hecho de ceniza o de carbón, abrieron la boca para enseñarnos unos colmillos afilados que parecían sierras capaces de desgarrar cualquier cosa, blancos y brillantes que destacaban con su cuerpo.

Sonreí de lado cuando escuché las palabras del vampiro y antes de que los demonios llegaran hacia donde él estaba se abalanzó corriendo en dirección a ellos y pronto comenzó una lucha con uno de ellos mientras que el otro venía derecha a por mí. Se abalanzó como una fiera y esquivé el primer golpe que quería darme, sus garras afiladas intentaron desgarrar mi carne pero no lo consiguió y pronto empezamos una lucha en la que ambos queríamos acabar con el otro. Nuestros gruñidos y golpes se mezclaban con los ruidos de la otra pelea y así los cuatro nos enzarzamos en una batalla a muerte donde solamente podían quedar dos de pie, y eso seríamos Joe y yo. El demonio comenzó a intentar darme dentelladas con sus afilados y peligrosos colmillos que yo esquivé porque parecía que, de las puntas de los colmillos, un líquido verde fluía como si fueran los colmillos de una serpiente que podían inyectar veneno y, lo cierto, es que si era así no me sorprendería en absoluto. Esquivé los golpes pero mi enemigo también lo hacía con los míos, en uno de sus envites caímos rodando por el suelo hasta casi llegar al final del camino donde comenzaba el río de lava, una de sus manos aferró mi muñeca e intentaba ejercer fuerza para llevarla al río de lava mientras intentaba morderme y yo me revolvía como podía.

Puse un pie en su pecho y lo lancé hacia atrás liberándome de su agarre, me lancé contra él y con la daga que me había dado la semidiosa intenté clavársela en el pecho pero solamente rocé su brazo cuando rodó para esquivarme, gritó de dolor y un líquido negruzco salió de la herida como si tuviera la sangre negra, me enseñó más los dientes y con la herida sangrando todavía volvió a lanzarse contra mí pero esa vez lo esquivé y volví a hacerle otro corte en el cuerpo, parecía cabrearse por momentos y ya atacaba casi sin pensar, tras una consecución de golpes que intentó darme y llevándome algún que otro arañón de sus afiladas garras en mi brazo conseguí pararlo y la daga cortó una de sus manos que cayó al suelo y pareció convertirse en ceniza, la sangre salpicó por el lugar y sin perder el tiempo demasiado lo desestabilicé haciendo que cayera de rodillas y la daga cortó la cabeza de aquel demonio que salió rodando por el suelo hasta caerse a la lava donde se hundió enseguida, el cuerpo se evaporó reduciéndose a ceniza y me giré para encontrarme con la mirada del vampiro quien también había acabado con el otro, él estaba mucho más manchado de sangre que yo y me acerqué mientras limpiaba la daga que parecía mucho más dura y afilada de lo que se veía a simple vista.


-¿Estás bien? –Pregunté porque, con tanta sangre, era difícil de saberlo pero la mirada que me echó y la sonrisa que puse fue suficiente para darme cuenta de que estaba bien- bien, sigamos, solo tenemos un camino y quizá lleguemos pronto al centro de todo –no sabíamos cuánto tiempo había transcurrido desde que entramos a aquel lugar pero el tiempo corría y no debíamos de perder el tiempo. Seguimos el camino de roca negra que nos llevó hasta lo alto de una ladera donde, al otro lado, se extendía el río de lava donde en su interior se podían ver las almas condenadas que intentaban salir de allí pero no podían hacerlo como si se sintieran atrapadas, aunque más bien parecía un mar de lava porque su extensión era enorme y parecía que no tenía fin. Cada vez que alguno salía del río había unos pequeños demonios que les volvían a empujar cayendo de nuevo a su castigo eterno. Miré al vampiro y sonreí de lado- esto ya se va pareciendo un poco más al infierno, quizás estemos cerca. Ahora pasemos sin que caigamos al río y que los demonios no nos empujen al río –bajamos con cuidado por la ladera hasta llegar al único camino que había, un pasaje estrecho de roca negra que conducía al otro lado, se podía oír los gritos y los lamentos de quienes estaban en el río y las risas diabólicas de los pequeños demonios que los volvían a empujar al río. Por extraño que parezca ninguno se acercó hacia nosotros y pudimos pasar sin mayor complicación, como si los demonios solo estuvieran allí para evitar que los condenados salieran del río de lava. Llegamos hasta una puerta que había al otro lado, nos miramos antes de abrirla sin saber qué nos encontraríamos y al hacerlo seguía el mismo paisaje; paredes de roca negra donde caían hilos de lava y en el centro del lugar rodeado por la lava un laberinto con una única salida, un laberinto enorme con muros bastante altos que no nos dejaba ver lo que había en su interior, habían unas escaleras para llegar y no teníamos más remedio, tendríamos que atravesar el laberinto y buscar la salida para seguir y llegar hasta Assur- ¿cómo se te dan los laberintos, Joe? ¿Tienes buena orientación? –Pregunté mientras bajábamos los escalones que conducían hacia la entrada del laberinto. Al principio de esta una puerta enorme de piedra con las puertas abiertas, a sus lados dos columnas donde había antorchas y una figura mitológica estaba dibujada en ella. Un ser con cuerpo de hombre y cabeza de toro, enarqué una ceja porque en ambas columnas estaba representado con un enorme martillo. Las paredes del laberinto eran muy altas con un jardín de espinas que las envolvían creando un aspecto más lúgubre por donde no te dejaban escapatoria, se oían gritos del interior como si alguien estuviera siendo torturado o simplemente era el lugar en sí mismo, miré al vampiro- no nos queda de otra, espero que esas imágenes de las columnas solo sea un simple mito –pero algo me decía que no iba a ser tan fácil.




Mi querido demonio:

Gracias Niro:

Nothing Can Happen, If We're Together:

Look At Me:







avatar
Sunshine Denveraux
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 268
Puntos : 252
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 18/10/2015
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chemin Du L'enfer ~ Privado

Mensaje por Joe Black el Vie Sep 01, 2017 3:01 am

Los demonios sucumbieron ante nosotros, estaba claro que eramos dos depredadores únicos, en mi caso mi existencia se remontaba hasta Cain, posiblemente aquellos que habían sucumbido ante mi eran hermanos de segundo o tercer grado. Mi padre era un demonio, uno que había poblado la noche en la tierra de sus vástagos.
No iba a ser tan fácil mantenernos recluidos en este xivalba o como quiera que esos mejicanos lo llamaran.

Ensangrentados continuamos avanzando. Dale a un hombre un motivo, un cuchillo y se convertirá en un demonio, dale a un demonio una razón y sera el fin del mundo.
Yo tenia mi razón, pobres de aquellos que se interpusieran en mi camino por ahora mismo ni los jinetes del apocapipto cabalgaban con mas ira de la que guiaba mis pasos.
Estaba cansado, cansado de juegos, de xibalbas, de brujas, maldiciones y despojos humanos, atravesaríamos este lugar volcánico, recuperaríamos a mi hermano y le meteríamos la daga por el culo a la bruja..
Después me esperaba a Dan dispuesta a clavarme una estaca en el corazón, pero bueno, esa gesta la tenia que librar solo yo.

Seguimos caminando por el filo del volcán, lava negra hecha ceniza negra, roja como el fuego en ebullición, y los demonios con sus tridentes ahogando a los desgraciados que no lograban salir del fuego abrasador.
Atravesado este nivel, ensangrentados y con el gesto sombrío como la noche llegamos ante un laberinto.

Mis recuerdos en el laberinto eran nefastos, allí me largué dejando a Dan pues ella tenia la necesidad de amar ¿podría yo darle lo que quería? Solo era un monstruo, un demonio no muy diferente a los de atrás, pero mucho mas atractivo a decir verdad.
-Los laberintos son mi especialidad preciosa, tiendo a salir rápidamente de todos ellos -bromeé no mintiendo ciertamente.

Del interior llantos, suplicas, posiblemente de los desgraciados que no habían logrado emerger de él.
-Vamos preciosa, piensa que si no escapamos de aquí vas a tener que soportarme por el resto de tu eternidad
Sun torció el gesto en una mueca divertida, creo que prefería aguantar a Assur para toda su vida.
-o se que tiene él que no tenga yo -bromeé con picardia haciéndome el indignado y adentrándome entre las gruesas paredes que cambiaban como si fueran un reloj a nuestro paso.

El laberinto no era inmóvil, por eso era casi imposible escapar, pero todos los mecanismos siguen un patrón, solo teníamos que encontrar cual era y vencerlo o inutilizarlo si llegábamos a su centro.
-Morenita despliega tus encantos y busca algo en el suelo, nos anclajes o algo que podamos encontrar, engranajes de las paredes.

Con una velocidad sobrenatural y un abrasador sol corrimos entre las paredes que se movían.
Llegamos corriendo a una zona circular lo malo es que las paredes cubrían cada dos por tres los mecanismos dorados, así que era complicado ver como desactivarlos.
-¿alguna idea princesa? Si hubiera alguna vara de hierro que nos diera algo mas de tiempo para poner entre las paredes y mantenerlas alejadas mientras inutilizamos el mecanismo.



mi perdicion:

Blood Black:
avatar
Joe Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 271
Puntos : 252
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 16/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chemin Du L'enfer ~ Privado

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.