Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA THE BOND OF THE BLOOD - PARTICIPAN DRAKE ENDE Y JOSSETTE LOUVRE. LA LLAVE - PARTICIPAN POSEIDÓN Y CRYSANTHE KASTAROS. EL CAOS VISTE DE GUERRA - PARTICIPAN ORN, DRITTSEKK, BRÖKK TOLLAK, SOLEIL, KATTRINA. NOCHE DE HALLOWEEN - PARTICIPAN VLADIMIR ROMANOVS y MAGGIE CRAIG.




Espacios libres: 15/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 30/07/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas
» Inverse Midas Touch → Privado
Hoy a las 7:00 pm por Benedict Fripp

» night walk /Libre/
Hoy a las 6:49 pm por Lyriett Moon

» ¿QUIÉN ROLEA?
Hoy a las 6:04 pm por Faith Blackthorn

» Sonata en la noche //priv. Baran//
Hoy a las 5:50 pm por Arikel Voerman

» Dark Road to Arizona. [Ruta 66~2017]. (priv)
Hoy a las 5:42 pm por Elora Paine

» Drowning (Ephaste)
Hoy a las 5:29 pm por Ephaste Arkwright

» Orchid. {priv.Corbin}
Hoy a las 5:15 pm por Corbin Lockwood

» En viento en calma (privado)
Hoy a las 5:12 pm por Danielle Morgan

» Time out. {priv. Aletheia}
Hoy a las 4:55 pm por Anaé Boissieu



Chemin Du L'enfer ~ Privado

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Chemin Du L'enfer ~ Privado

Mensaje por Sunshine Denveraux el Vie Ago 11, 2017 11:32 am

Recuerdo del primer mensaje :

Salir de aquel templo había sido una verdadera tortura, conmigo llevaba ambos libros dejando atrás aquel lugar donde todo había sucedido de forma tan rápida que había sido imposible hacer algo por evitarlo. ¿Me culpaba? Por supuesto que lo hacía, mucho, a cada maldito segundo que pasaba me culpaba por lo que había pasado, ¿cómo no pude prever que iba a hacer algo tan estúpido como eso? Pensé que el sacrificio debía de ser yo, sacrificarme para que la marca dejara de existir y que eso no afectara para nada a Joe, Assur había vivido miles de años y él mejor que  nadie podría reponerse de lo que pudiera pasarme tras mi pérdida... sim embargo ahora me encontraba con la agónica y dura realidad de que el que se había marchado había sido él, encerrado en un mundo que no era aquel junto a aquella bruja, perdido, solo... gruñí mientras encontrándome mejor aceleraba el paso viendo de lejos aquel templo de las oráculos. Había tardado menos tiempo en volver de aquel maldito templo movida también por la sensación de aflicción que me recorría junto a la rabia y a la impotencia más amarga de no haber podido haber hecho nada. Entré al templo y cuando las oráculos me vieron ni siquiera preguntaron, directa pasé de ellas y me encaminé hacia donde estaba la que me había mostrado la visiones y que quería aquel libro que portaba entre mis manos.

No fue agradable las palabras que tuve con ella y en parte descargué parte de mi rabia, de mi ira y de todo mi dolor con ella... la hice la culpable de lo que había pasado directamente, sabía desde un principio cuál iba a ser el resultado de sus palabras, sabía que calaría en el vampiro y que él se ofrecería como ese sacrificio que me lo había arrebatado de mi lado. Quise matarla, quise hundir mis colmillos en ella y desangrarla de la forma más cruel  y dolorosa que conocía, hacerle pagar por lo que ella había propiciado pero sin embargo no lo hice, la necesitaba para que me dijera dónde encontrar exactamente a Joe, México era una información demasiado basta y supe que ella podría verlo, ella tenía poderes más fuertes e importantes que el resto y de alguna forma le obligué a que lo hiciera. Sus palabras habían sido que ella veía diferentes finales y futuros, pero que éramos nosotros mismos los que escribíamos con tinta el final de estos, que nuestros pasos y nuestras decisiones eran los que marcaban nuestro destino y que ella no sabía cuál de las opciones pasaría, reconoció que sí había visto aquel final pero que había sido uno de tantos otros porque ella veía “hipótesis”, posibles desenlaces.

No supe qué me frenó de matarla pero pareció que mi pena y mi dolor era grande y tras recibir el libro importándome una mierda sus agradecimientos por llevárselos me mostró lo que quería: el punto exacto donde encontrar a Joe. No le di las gracias ni me despedí siquiera, en cuanto tuve lo que había ido a buscar me alejé de allí para poner rumbo a la ciudad, acercarme al puerto y coger el primer barco que zarpara para ponerme en marcha cuanto antes fuera posible. Mi destino era encontrar a Joe, por lo que sabía estaba tras una pista que había encontrado para poder parar la maldición... sonreí sin ganas por ello, la maldición parecía haberse quedado “parada” porque desde que la bruja se había desvanecido junto al vampiro no había vuelto a sufrir como crecía, se había detenido y no supe realmente el por qué, quizás por no estar en aquel mundo y no tener su magia efecto alguno. Mientras la marca estuviera visible había esperanzas, iría a ese maldito infierno y traería yo misma al vampiro de vuelta a mí lado, mataría con mis manos a la bruja y la reduciría a cenizas para que jamás viera un nuevo amanecer. Había tocado lo único de mi existencia que era importante, lo único que tenía sentido y lo único que no debió de haber tocado: Assur. El vampiro era mío, mío por derecho, mío porque había luchado por tenerlo contra viento y marea y no iba a dejar que me lo arrebatara esa maldita zorra. Su cuerpo era mío, su alma era mía y su corazón me pertenecía. Todo, absolutamente todo de él era mío, así como todo cuanto yo era le pertenecía a él.

La semana que duró el viaje hasta que por fin llegamos a México fue desesperante, lenta, agónica y veía que no se acercaba el momento de llegar de una maldita vez. Pensar a cada minuto que no lo tenía conmigo y que no sabía dónde podía estar me mataba, su ausencia me mataba a cada instante que pasaba y me culpaba por no haber visto lo que él pretendía hacer para salvarme. Ahora debía de devolverle aquello, ir a por él y no dejar que nada más nos separara de nuevo porque no iba a permitirlo, suficiente tormento estaba ya sufriendo como para dejar que de nuevo pasara... me encargaría de ello, costara lo que costara. Por fin había llegado a México y mi búsqueda empezaba para encontrar a Joe, por suerte sabía la zona en la que estaba y eso reducía bastante el área por el que debía buscarlo. Incluso pensé en ir a París para buscar a Erlend y que me ayudara, era el mejor rastreador que conocía pero eso era perder tiempo que no tenía, mientras Assur estaba con aquella maldita zorra, y además con la preocupación que tenía hacia su mujer era mejor dejarlo junto a ella y no molestarlo. Me puse a buscarlo una vez recuperé fuerzas y energías alimentándome del primer pobre desgraciado que se cruzó en mi camino y aprovechando que era de noche empecé la búsqueda. Ni siquiera opté por quedar en algún sitio las horas de luz, solo necesitaba de mis poderes para ello y fue más que suficiente.

Al segundo día de estar en México y tras una incansable búsqueda apurando cada uno de los minutos que tenía de oscuridad di con su rastro, estaba cerca y podía notarlo además me di cuenta de que le acompañaba la cazadora y me hizo sonreír de lado por ello, así era mucho más fácil de seguir el rastro hasta donde se encontraban. Nos habíamos metido ya en la jungla y debía de encontrarlo sí o sí, así que fui todo lo rápida que mi condición me permitía y al cabo de unos veinte minutos siguiendo el olor de la humana... di con ellos. Me paré observándolo tan sólo unos segundos y pareció que él se dio cuenta de mi presencia porque, antes de que yo dijera nada, él se había dado la vuelta para mirarme. Su mirada me repasó por completo y siendo sincera jamás me había alegrado tanto de verlo. Nuestras diferencias eran notorias, no sabía por qué no le caía bien al vampiro pero eso no me había importado nunca, ahora lo necesitaba más que nunca. No dije nada, simplemente acorté la distancia y contra todo pronóstico... lo abracé. Él era la clave para ayudarme a salvar a mi demonio y tras aquellos días por fin parecía ver algo de luz en mitad de toda la oscuridad que me envolvía. Seguramente se sorprendió por mi acción pero al menos no me apartó de malas maneras y me dejó hacer mientras, seguramente, buscaba a su hermano con la mirada. Si yo tenía la marca de esa forma seguramente que él también la tendría igual, me separé para mirarlo y su primera pregunta fue clara: dónde estaba Assur.


-Assur... –hacía tiempo que no pronunciaba su nombre, no al menos en voz alta y hacerlo recordando lo que había pasado me provocó un sollozo que brotó de mi pecho, apoyé la frente en el pecho de Joe y aferré su camisa entre mis dedos con fuerza. No lo quería hacer ver pero estaba hundida y rota, perderlo había sido un golpe demasiado duro para el que no estaba preparada y todo pesaba sobre mí, como una carga que era incapaz de sostener ni de aguantar- la tiene ella... Dreifest –sabía que Joe quería y necesitaba respuestas pero no me azuzó en ningún momento, como si viera y comprendiera mi dolor dejó que me calmara y me separó para mirarme de forma fija pidiéndome que le contara qué había pasado. Lancé un suspiro y lo hice, desde que nos habíamos separado para ir al norte hasta que Assur había desaparecido se lo conté todo- por eso la marca está de esa forma, tú tampoco has tenido otros ataques ¿verdad? –Se le veía bien también y eso era porque la marca nos había dado un respiro- pienso patear su trasero de vuelta en cuanto lo encuentre –afirmé frunciendo el ceño, pareció una broma pero lo decía en serio- ese vampiro no sabe que es mío y que si tengo que ir al mismísimo y jodido infierno para traerlo de vuelta... lo haré. Lo necesito conmigo Joe y sé que estabas siguiendo una pista, necesito que me ayudes a llegar hasta donde él está para sacarlo de allí.




Mi querido demonio:

Gracias Niro:

Nothing Can Happen, If We're Together:

Look At Me:







avatar
Sunshine Denveraux
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 268
Puntos : 252
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 18/10/2015
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: Chemin Du L'enfer ~ Privado

Mensaje por Sunshine Denveraux el Dom Sep 03, 2017 7:16 am

Habíamos atravesado el último nivel y sin embargo parecía que estábamos cada vez más cerca del final, de ese momento en el que llegaríamos al centro y podríamos buscar a Assur, no solamente teníamos que buscarlo a él sino que para que la semidiosa nos dejara volver tendríamos que buscar al hombre que nos había enseñado y esperaba que no tardáramos mucho en encontrarlo porque una vez tuviera a Assur conmigo el resto no me importaba para nada, pero si queríamos salir era lo que había que hacer, en eso no había discusión posible y era el trato que hicimos con ella, ahora debíamos de cumplirlo. Dejamos atrás aquel río de lava donde los demonios empujaban a los pobres desgraciados que habían caído en sus aguas para no dejar que salieran de ella, para que cumplieran su castigo impuesto mientras se reían de ellos, como un buen demonio haría. La puerta que cruzamos nos llevó hasta un laberinto y al bajar por sus escaleras y pararnos en la puerta para entrar en él miré al vampiro, lo cierto es que no parecía que fuera un laberinto demasiado fácil y su aspecto era más bien tétrico, de su interior se oían las voces de los que allí se habían quedado atrapados, sus gritos y sus llantos desesperados pidiendo por ayuda y por auxilio. Sonreí de lado ante las palabras de Joe, si era tan bueno como decía en salir de laberintos entonces este no sería un problema demasiado grande para los dos. Torcí el gesto pero no quité mi sonrisa por sus palabras porque sabía que lo estaba diciendo en broma, solté una leve risa sin mirarlo todavía.


-No te ofendas Joe, pero lo cierto es que imaginar que nos quedamos aquí no es algo que entre en mis planes, y tener que soportarte a ti durante lo que me quede de vida creo que se me haría una eternidad demasiado pesada –sonreí de lado y lo miré negando levemente con la cabeza- mejor no lo sepas... –dije antes de ver que parecía indignado negando con la cabeza para luego adentrarse en el laberinto y yo seguirle a su paso para darnos cuenta de que el laberinto se movía, sus paredes cambiaban a placer y hacían que nos perdiéramos más de lo que ya estábamos, por eso era imposible de salir y por eso se quedaban allí los condenados para siempre, intentando hallar una salida. Lo cierto es que no era demasiado sencillo ni fácil pero nada lo había sido desde que habíamos atravesado aquel portal y nos había dejado en el infierno, pero pensar que iba a ser fácil era una idea bastante errónea y equivocada. Pero presentía que nos íbamos acercando al centro de todo donde podríamos encontrar al vampiro, habíamos pasado por varios niveles y aunque no habían sido fáciles porque habíamos tenido que pagar un precio por seguir adelante pero incluso así todo valía la pena si era para salvarlo y para finalmente acabar con la maldición, suponía que Joe estaría igual de cansado de ella como lo estaba yo misma, nos había hecho pasar por mucho y lo cierto es que quería olvidarlo de una maldita vez. Seguimos por el laberinto aprovechándonos de nuestra velocidad para colarnos entre las paredes que se movían mientras el calor allí no descendía, en todo momento era abrasador y conforme nos íbamos acercando al centro de todo más calor notábamos. Por el camino nos íbamos encontrando a los condenados que vagan sin rumbo por allí intentando hallar una salida, algunos habían muerto al intentar cruzar las paredes móviles fracasando en el intento y los demás vagaban sin rumbo mientras nosotros los esquivábamos e íbamos atravesando paredes con nuestra velocidad antes de que se cerraran del todo pues la velocidad era bastante alta, pero nada comparada con la nuestra. Miré a Joe de nuevo y enarqué una ceja cuando me dijo que desplegara mis encantos- ¿y qué quieres que haga, que me comunique telepáticamente con las paredes? –Ironicé negando con la cabeza pero sí estando atenta a cualquier botón, cualquier mecanismo que nos hiciera pensar que pudiéramos parar de alguna forma aquel laberinto para llegar hasta el centro y continuar con nuestro camino una vez saliéramos de aquel maldito lugar.

Por el momento no habíamos encontrado nada mientras llegamos a lo que parecía el centro de aquel laberinto, un lugar circular donde habían marcas en el suelo y las paredes seguían moviéndose, habían unas que eran fijas donde nos dimos cuenta que había un mecanismo dorado pero que era tapado continuamente para que nadie pudiera romperlo o desactivarlo, las paredes se movían mucho más rápido de lo que lo hacían en otros lugares y nos era casi imposible acceder al mecanismo. Aparte de eso parecía que las marcas del suelo eran como guías aunque no lo parecieran del todo e iban desde el centro de aquel lugar hasta algunas paredes, fijándote en sus patrones era como si algunos no llegaran a ninguna parte y otros sí, cuando seguías el camino te dabas cuenta de que algunas de las guías iban hacia las paredes que tenían el mecanismo dorado, en total eran cuatro aunque en las paredes –en todas ellas- había un mecanismo puesto- que seguramente fuera falso y que si lo presionábamos pasaría algo grave seguro. Así que solamente teníamos que romper cuatro de los ocho o nueve que había ya que eran los que realmente harían que se pararan las paredes y pudiéramos continuar. El problema, básicamente, era cómo hacer para que las paredes se frenaran el par de segundos suficientes para que pudiéramos destruirlos, de lo contrario nada podríamos hacer. Lancé un suspiro cuando me dijo de buscar algo y enarqué una ceja cuando me llamó princesa sin perder la sonrisa mientras miraba a mi alrededor.


-¿Princesa? Vaya Joe, ahora sí que voy a pensar que te caigo bien –lo miré un par de segundos y luego le señalé el suelo- ¿has visto esas marcas? Están por todas direcciones y van hacia todas las paredes, pero si te das cuenta solo cuatro de las marcas llegan hasta algunas de las paredes, las demás se pierden por el camino –hice una leve pausa- he contado que son ocho o nuevo los mecanismos dorados que hay y, si estas marcas solo guían a cuatro de ellos, quiere decir que solamente hay que parar esos cuatros y que los demás pueden ser una trampa, o a saber qué pasaría –miré de nuevo el lugar pensando qué podíamos utilizar para frenar el tiempo suficiente las puertas y darle a los mecanismos- no he visto nada por el camino que nos pueda ayudar y tampoco sé cómo hacer que... –me callé y miré al suelo, diferente del que nos habíamos encontrado hasta ahora estaba hecho del mismo material que las paredes pero... ¿y si había algo más que se ocultaba? ¿Y si las marcas estuvieran ahí por algo?- Tengo una idea –me arrodillé en el centro y con mis dedos recorrí las marcas que habían, los surcos que había en el suelo para darme cuenta de que era como si fueran pequeños canales que salían desde el centro e iban hasta las paredes, sin pensarlo demasiado cogí la mano de Joe y con mis colmillos le hice un corte en la muñeca al igual que hice en la mía y las junte ambas para que las gotas cayeran sobre uno de los surcos, uno que iba hacia una de las paredes. Las gotas comenzaron a caer y pronto se deslizaron por aquel pequeño canal cayendo hasta que finalmente llegó hasta la pared y, el mecanismo dorado en esos momentos se iluminó aunque la velocidad de las paredes no disminuyó y miré al vampiro- necesitamos sangre para pasar Joe, e imagino que no será poca la que... –un rugido de un animal salvaje, de una bestia primitiva emergió desde un lugar del laberinto pero que hizo temblar ligeramente el lugar. Ruidos como si fueran los cascos de los caballos al correr se escucharon cada vez acercándose más hacia donde estábamos, un rugido de nuevo lleno de furia se escuchó y los dos nos levantamos casi pensando qué era aquello que se acercaba- me parece que no va a ser tan fácil salir de aquí –ambos miramos en todas direcciones para saber de dónde saldría porque estaba claro que habíamos oído aquello justo cuando el botón dorado se encendió. A nuestra espalda, cayendo con una fuerza que hizo retumbar el suelo apareció aquel ser mitológico que había estado tallado en las columnas de la entrada. Cuerpo de hombre, cabeza de toro y hacha en mano... de sus fosas nasales parecía salir una especie de humo negro y su pecho subía y bajaba con rapidez, sus ojos rojos brillaban como con furia y no nos quitaba la vista de encima, todo su cuerpo era oscuro y parecía dispuesto a matarnos para que no saliéramos de allí, seguramente porque sería el guardián del laberinto y su función sería esa; impedir que nadie escapara- me parece Joe, que no nos va a dejar que salgamos de aquí




Mi querido demonio:

Gracias Niro:

Nothing Can Happen, If We're Together:

Look At Me:







avatar
Sunshine Denveraux
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 268
Puntos : 252
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 18/10/2015
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chemin Du L'enfer ~ Privado

Mensaje por Joe Black el Lun Sep 04, 2017 8:56 am

Tenia que reconocer que la vampiresa era una mujer inteligente, supongo que tenia que serlo para haber mantenido ese duelo con mi hermano durante siglos sin que este se aburriera en ningún momento.
Ella era su perdición, creo que por eso se largaba cada vez que estaba demasiado cerca de ella, para no caer en eso que padre nos hizo temer.
El amor no era un sentimiento permitido para los Black, padre se encargo de ello. Quizás no entendieran ninguna de ellas que crecimos entre torturas, fuimos vejados, sometidos y al final eramos los monstruos, los hijos de un demonio mayor.

Baje la mirada hacia esos mecanismos que Sun tocaba, parecía habersele ocurrido algo y no pidió permiso cuando sajo mi mano y la mezclo con la sangre que emanaba de la suya.
Al parecer tenia razón, la sangre activaba aquello, pero con lo que habíamos dejado caer no era ni de lejos suficiente y algo me decía que desangrarnos tampoco seria la mejor solución, pues aun logrando escapar del laberinto estaríamos demasiado débiles para encontrar a mi hermano y al otro tipo, por no decir que aun nos quedaba la ardua tarea de degollar a la bruja de los cojones, así que..
-Mala idea preciosa, prefiero conservar la sangre en mis vena..

No termine la frase cuando un gruñido que emergía de las entrañas de una bestia retumbó entre las paredes del laberinto.
Ladeé la sonrisa desviando mi mirada hacia la inmortal al ver aparecer al mino-tauro ante nosotros.
-¿no querías sangre? Pues tomemonosla -rugí como el demonio de ojos rojos que era antes de salir hacia la bestia disparado haciendo que el choque de nuestros cuerpos sonara atronador, haciendo que las paredes retumbaran con un eco sordo que acompañaba a los lamentos de los desgraciados en penitencia que carcomidos, con medio rostro convertido en calavera y devorándose a si mismos ante la falta de alimento y la locura que los asolaba caminaban como almas en pena sin descaso aparente.
-Lo siento toro, pero tengo una cita con mi mujer y odia que llegue tarde a la cena -gruñí dándole un zarpazo en su endurecido torso.

Era duro el hijo de puta, me envistió con sus cuernos, hundiendo uno de ellos en mi costado.
-Yo me lo haría mirar, creo que tu mujer es una de las miles que me he follado y al parecer a la tuya muchas veces por el tamaño de..
Gruñí al sentir que mi espalda impactaba en la pared del laberinto.
Mis huesos se quebraban pero gracias a la acelerada regeneración se soldaban de nuevo, fueron mis colmillos los que encontraron su tupida piel negra, los hundí allí desgarrando la carne.
Ambos sangrábamos en abundancia mientras nos enfrentábamos como las bestias que éramos.
-No querías sangre princesa -le dije a Sun – pues piensa que cojones hacer con ella -la instigué antes de hundir mi zarpa en su pecho con claras intenciones de sacar su corazón de cuajo y comérmelo de ser necesario.
Claro que el minotauro no parecía querer morir, así que volvió a embestirme haciéndome sangrar en abundancia, quebrando mis huesos mientras forcejeábamos entre gruñidos.



mi perdicion:

Blood Black:
avatar
Joe Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 271
Puntos : 252
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 16/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chemin Du L'enfer ~ Privado

Mensaje por Sunshine Denveraux el Mar Sep 05, 2017 11:15 am

Los mecanismos dorados parecían la clave para salir de aquel laberinto y lo cierto es que debíamos de buscar algo para poder pararlos y continuar con nuestro camino, estaba cansada de aquel lugar, de la marca que llevaba en el vientre y de estar separada del vampiro... solo pensaba en encontrarlo, encontrar al que la semidiosa nos había pedido, matar a Dreifest y terminar con toda aquella locura de una maldita vez para volver de nuevo a la normalidad, ¿hacía cuánto tiempo que no pasaba un día tranquilo sin ningún incidente? Ni siquiera me acordaba ya de ese día, quizás estaba demasiado lejano como para recordarlo ciertamente, el caso era que gracias a las marcas que había visto en el suelo y que había podido seguir nos dimos cuenta de que solo cuatro de todos los mecanismos que habían eran los buenos, los otros quizás activaran alguna trampa que sin duda alguna habría por el lugar porque me parecía extraño que solamente fuera un laberinto normal y corriente, no cuando se trataba de uno que estaba en el infierno... entonces ahí las cosas cambiaban demasiado. Sin pedirle permiso al agacharme para ver los surcos que habían en el suelo me di cuenta de que solo algunos terminaban en dichos mecanismos así que debíamos de simplemente hacer algo para llenarlos, ni siquiera lo pensé demasiado cuando le hice la herida en su muñeca e hice lo propio en la mía, nuestra sangre cayó para filtrarse por el canal y llegar hasta el mecanismo que se encendió como si se hubiera activado.

Miré al vampiro con una sonrisa ladeada ahora sabiendo lo que teníamos que hacer, el problema es que no teníamos tanta sangre entre los dos para llenar los tres surcos restantes que fueran a los mecanismos, con lo cual era un problema que debíamos de solucionar y casi iba a contestarle a su frase diciéndole que no tenía pensado gastar toda nuestra sangre porque entonces nosotros nos quedaríamos sin fuerzas cuando oímos aquel gruñido que parecía salir de las mismas profundidades del propio infierno , aunque él había pensado lo mismo que yo, necesitábamos sangre o cualquier otro fluido para llenar los surcos y aquel ser mitológico era lo que andábamos buscando. Joe se lanzó sin siquiera pensarlo hacia el minotauro que ya lo esperaba, parecía que era el guardián de aquel laberinto y que no nos iba a dejar salir tan fácilmente como nosotros teníamos pensado, pero nos proporcionaría lo necesario para salir de allí porque su sangre sería nuestra salvación... el único problema que veía y que él al parecer no había pensado era que si la sangre caía en cualquier otro de los surcos que necesitábamos... no sabría lo que pasaría, pero seguramente cualquier trampa se activaría.

El choque de sus cuerpo fue atronador y pronto comenzaron una lucha donde Joe intentó hundir sus garras en el torso del animal pero pareció que no le hizo demasiado, sin embargo sí que se llevó que sus cuernos se hundieran en uno de sus costados ante las palabras que le había dicho, ¿cómo se le ocurría sacar ese humor tan negro en esos momentos? La sangre cayó de nuevo estando el vampiro contra la pared mientras peleaba con el minotauro, la sangre de ambos comenzó a caer al suelo y para nuestra desgracia no llenó uno de los surcos que necesitábamos, sino que cayó en otro diferente que al llegar hasta el mecanismo se iluminó de color negro, las paredes se cerraron reduciendo el lugar y miré al vampiro pensando en algo que pudiera sernos de utilizado para llenar los diferentes surcos, debía de pensar rápido alguna forma de canalizar la sangre hacia los lugares que queríamos... pero allí no había nada y otra trampa se activó de nuevo de donde surgieron dos demonios negros, dos demonios como los que habíamos matado al principio y mientras el vampiro se ocupaba del minotauro yo me encargué de aquellos dos demonios que habían aparecido, al tener la daga que me había dado la semidiosa no dudé en utilizarla para reducir a esos demonios que se abalanzaron sobre mí haciendo que se redujeran a cenizas mientras Joe se encargaba del minotauro, debía de pensar en algo para que no se activaran más trampas o de lo contrario nuestra suerte podría cambiar de forma drástica.

Tras acabar con los dos demonios que aparecieron al activarse la segunda trampa me giré para contemplar que de nuevo los dos seguían en una lucha así que fui directa hacia el minotauro que ahora estaba dándome la espalda y sin pensarlo demasiado clavé la daga en su espalda no sin antes mirar al vampiro y hacerle un gesto para que me siguiera hacia uno de los lados donde debíamos de llenar uno de los surcos, sin pensarlo demasiado le dije al vampiro aprovechando nuestro poder que clavara sus cuernos en la pared para mantenerlo mientras la sangre caía, así que fue lo que hicimos y fue entonces que quité la daga para llenar el siguiente surco asegurándome de que no cayera fuera, no fue fácil porque no dejaba de moverse pero era la mejor idea que había tenido. Volví a incrustar la daga en la espalda del minotauro taponando la herida y volvimos a llevarlo hasta el siguiente donde estaba el tercero repitiendo la misma operación con los dos últimos de forma que los cuatro botones dorados se encendieron, ahora sí era el momento de acabar con aquel ser que parecía menguado en fuerzas y supuse que sería por el veneno de la misma daga, fue Joe quien acabó con la bestia mientras yo activaba los cuatro mecanismos y del centro del laberinto se abría una trampilla donde parecía haber una escalera de caracol, miré al vampiro y comenzamos a bajar por ella porque no había otra salida y no había vuelta atrás.



-Espero que se acaben los juegos de una maldita vez –el lugar estaba un poco a oscuras pero eso no era impedimento para ninguno de los dos, éramos capaces de ver en la oscuridad así que continuamos bajando a lo que eran las profundidades del infierno para toparnos con lo que parecía otro lugar totalmente diferente tras unas puertas, un lugar algo lúgubre donde parecían que estaban todos los allí condenados, vagaban sin rumbo fijo entre fuego y llamas que salían de diferentes lugares de aquel suelo parecido al que habíamos cruzado, desde donde estábamos se podía ver que el lugar era inmenso y que estaba plagado de los allí condenados, algunos más enteros que otros pero que todos vagaban por igual- esto es enorme –comenté pero no por ello perdí la esperanza, habíamos llegado hasta allí y solo quedaba encontrarlo- tiene que estar aquí, deberíamos de comenzar a buscarlo, matar a Dreifest y encontrar al hombre ese para poder largarnos de aquí... ya he tenido suficiente de este maldito infierno.




Mi querido demonio:

Gracias Niro:

Nothing Can Happen, If We're Together:

Look At Me:







avatar
Sunshine Denveraux
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 268
Puntos : 252
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 18/10/2015
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chemin Du L'enfer ~ Privado

Mensaje por Joe Black el Jue Sep 07, 2017 5:51 am

No se puede decir que matar al mino-tauro fuera precisamente fácil, pero después de que sus cuernos me dejaran como un colador y que la sangre de ambos fuera llevada allí donde la princesa morena que mandaba en demasía, se abrió la boca del averno y logramos escapar de aquel maldito laberinto que a decir verdad empezaba a sacarme de mis casillas.
-Tengo malos recuerdos en los laberintos -dije frunciendo el ceño -y tu amigo el cornudo me ha jodido el traje, esta aventura empieza a resultarme un tanto cargante.

Mi mal humor se incrementaba al paso que caminábamos por un lugar oscuro donde las lamas se cruzaban con nosotros como si nada vieran, almas errantes en una inmensidad de sufrimientos que las hacían lamentarse.
-Si Assur ya de por si es un penas, no quiero imaginarlo vagando por este mundo infinito.

Sun me dio un manotazo para que cerrara el pico mientras yo me limité a encogerme de hombros ladeando la sonrisa con cierta picarda.
-puedo hacer el esfuerzo Sun de manteneros saciadas y contentas a las dos, todo sea en memoria de mi hermano -bromeé riéndome a carcajadas cuando sus ojos enrojecieron clavándose en los míos -bueno, ya le plantearé a mi hermano la idea de hacer un cuarteto.

Esquivé su puñetazo mientras me sacudia la tierra de la chaqueta negando sin perder la sonrisa.
-Preciosa se te esta agriando el carácter, se nota que necesitas un polvo, o dos...
Esta comenzó a caminar sin mas mascullando entre dientes que me podía ir al infierno, algo que aun me hizo reír con mas ganas.
-¿donde crees que estamos princesa? -bromeé guiñandole el ojo mientras ella resoplaba y las lamas seguían caminando como desgraciados a nuestro paso.

Andamos por ese lugar durante horas, ni siquiera sabia cuanto tiempo había pasado desde que entramos, en aquel lugar el tiempo pasaba de un modo ilógico por completo.
Fue entonces cuando vi al hombre ese de la foto o si no era el era su doble porque joder se parecían, aunque este estaba mas demacrado, peor bueno, mientras la siguiera teniendo gorda dudaba que la diosa nos pudiera por eso problemas.

Le di un golpe a Sun señalando al tipo.
-vamos a cazarlo, quizás él sepa donde esta mi hermano.
Los ojos de la inmortal brillaron, supongo que porque eso implicaba que estábamos mas cerca de escapar de allí, apretaba con fuerza el cuchillo con el que mataría a la bruja, esa que le había arrebatado a mi hermano.
-lo encontraremos Sun, mi hermano no es de los que se deja vencer con facilidad, lo conoces bien.



mi perdicion:

Blood Black:
avatar
Joe Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 271
Puntos : 252
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 16/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chemin Du L'enfer ~ Privado

Mensaje por Sunshine Denveraux el Lun Sep 11, 2017 6:46 am

A veces Joe me sacaba de mis casillas y me enervaba enormemente, habíamos podido salir de aquel laberinto gracias a la sangre del minotauro que aunque no fue fácil logramos conducirla por los surcos que necesitábamos hasta que el círculo del suelo se abrió para dejarnos paso, nos encargamos del minotauro que cayó con la daga que llevaba guardada y que reservaba para Dreifest y descendimos por las escaleras a lo que parecía el centro del infierno, estaba todo un poco a oscuras y la extensión era completamente enorme en donde las almas perdidas y condenas vagaban por doquier, mis ojos se centraron en el vampiro cuando mencionó a su hermano y rodé los ojos intentando pasar de él aunque sí es cierto que le di un  manotazo para que se callara y siguiera andando, mi prioridad era encontrarlo y luego buscar al otro hombre para poder salir de allí, nada más me importaba. Pero parecía que Joe no se callaba porque siguió hablando con una sonrisa ladeada, ahora decía que podía hacer el esfuerzo de saciarnos y tenernos contentas tanto a Dan como a mí y lo fulminé con la mirada, con mis ojos de color rojos puestos en su figura haciéndole ver que para nada era algo que me gustara y que además comenzaba a cabrearme. Él se reía por sus bromas pero a mí no me hacía ningún tipo de gracia, terminó diciendo que ya le comentaría a su hermano de hacer un cuarteto y ni siquiera lo pensé, mi lancé contra él con el puño cerrado con la intención de darle y me esquivó pero luego mientras se sacudía el polvo de la chaqueta le di el puñetazo y lo miré de forma fija.


-Me gustaría ver cómo le dices eso a Assur solamente para ver cómo te destroza, sabes lo celoso que es y yo no soy una mujer que me guste compartir –cogí el cuello de su camisa y lo bajé lo suficiente para que me mirara a los ojos- céntrate en lo que hemos venido a buscar y deja a un lado tus jueguecitos, o de lo contrario le contaré a tú mujer no sólo que pretendes hacer un cuarteto sino que también le diré aquello que con tanto recelo le escondes y no le dices –si quería jugar bien, jugaríamos, yo también sabía dónde dolía- sí, estoy de muy mala leche y él único que puede quitármela es tú hermano así que sigamos buscando ¿te parece? –Lo solté maldiciéndolo para mis adentros y mandándolo al infierno entre susurros pero este me contestó que era allí donde estábamos llamándome princesa, como si fuera una mujer que necesitara de un hombre para rescatarla de cuando estuviera en apuros. Seguimos andando por aquel lugar infernal durante bastantes horas, cuántas era algo imposible de saber porque allí parecía que el tiempo era diferente. Pero no debería de quedarnos mucho tiempo para que se cumplieran las cuarenta y ocho horas, allí el tiempo pasaba de forma diferente y no había forma de saber cuánto estábamos ahí abajo, pero algo me decía que el tiempo se nos agotaba y que todo el viaje que habíamos hecho hasta llegar allí nos había quitado bastante tiempo. Andábamos rodeados por las almas en pena que allí habitaban con la esperanza de encontrar pronto al vampiro, no notaba su aura por ningún lado y eso me tenía ciertamente preocupada, además que no quería pensar en donde podría estar con la bruja, o si estaba junto a ella... pero si estaba con ella no quería ni imaginarme lo que podría estar pasando... mejor que no pensara en ello. Me giré para mirar de nuevo a Joe para darme cuenta de que me señalaba a alguien, al llevar mis ojos a ese lugar me di cuenta de que al que señalaba era el hombre que la semidiosa nos había mandado buscar para traerlo de vuelta de los infiernos, mis ojos brillaron porque eso significaba que estábamos más cerca de encontrar a Assur y matar a la bruja, volver a casa y que todo hubiera sido como una pesadilla de la que ya habíamos salido. Miré a Joe cuando me dijo que él no se daba por vencido y sonreí ligeramente- sé que tú hermano nunca se rinde, me preocupa no encontrarlo o en todo caso saber que está la bruja... pero sé que él no es de los que se rinden, jamás –eso era algo que conocía bastante bien del vampiro y no temía por eso- vayamos a por él, quizás logremos encontrar donde está Assur o quizás nos pueda llevar más hacia donde esté, dudo que este lugar tenga un fin y que esta sea la última “sala” –asentí con la cabeza para comenzar a andar hacia el hombre que estaba algo demacrado, a saber del tiempo que llevaría en aquel infierno y cuando me acerqué para cogerlo mi mano atravesó su cuerpo como si no tuviera forma corpórea- ¿qué narices? –Dije antes de volver a llevar mi mano hacia el hombre para atravesarlo de nuevo, no podíamos cogerlo y algo me decía que no iba a ser fácil llevárnoslo de allí, intenté coger a otro pero no podía tampoco, atravesaba a todos como si no tuvieran cuerpo como si solamente fueran almas que no se podían coger- esto no me lo esperaba –dije alzando la mirada a Joe pensando ahora en su hermano, ¿y si Assur también...? No, no hacía demasiado que había pasado aquello y él no había muerto, su cuerpo debería de estar en forma corpórea todavía- me parece que nos lo tendremos que llevar de otra forma que no sea por la fuerza –ahora estaba más preocupada- ¿y si tu hermano también está así? Tenemos que encontrarlo ya Joe, luego veremos la forma de coger a este –mi nerviosismo y desesperación eran palpables, lo cierto es que solamente podía pensar en que Assur estuviera bien y nos lo pudiéramos llevar de allí, ya encontraríamos la forma de coger al otro- quizás en su búsqueda hallemos algo para poder llevárnoslo, ya sabemos dónde está y yo voto por ir en busca de tú hermano –lo miré esperando en que él pensara también lo mismo.




Mi querido demonio:

Gracias Niro:

Nothing Can Happen, If We're Together:

Look At Me:







avatar
Sunshine Denveraux
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 268
Puntos : 252
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 18/10/2015
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chemin Du L'enfer ~ Privado

Mensaje por Joe Black el Lun Sep 11, 2017 2:37 pm

Admito que no fue muy ético cuando estallé en carcajadas ante la cara de desesperación de Sun, ese ente era inalcanzable para nosotros, todo se complicaba y la verdad creo que una parte de mi sacaba así su frustración.
También admito que ayudaba saber que Dan estaba a salvo, lejos de aquel puto infierno llamado Xivalba y que a mi se me antojaba dantesco.
Todo lo que por allí pululaba eran almas demacradas y en pena, torturadas por el paso de los siglos ¿como íbamos a atraparlo.

Sun propuso continuar en busca de Assun ¿acaso no habíamos venido a eso? A eso y a dar sepultura a la maldita bruja que nos había condenado a muerte a ambos.
No podíamos olvidar que aunque en letargo todavía eramos portadores de la maldición de los cojones y si no la matábamos y escapaba, se volvería a desatar la maldición y podíamos acabar en el eterno cadalso.
-Te imaginas que Assur es trasparente, la vas a tener complicada para sentirle la verga dentro cuando te folla.

Si las miradas mataran yo estaría mas que muerto, pero bueno, tampoco es que al resto del mundo le resultara mucho mas agradable mi humor negro, bueno, a Dan creo que le gustaba, al menos no me decía lo contrario, se reía de mis gilipolleces, sabia que en el fondo no las decía con un mal sentido.
Assur era mi hermano, lo quería aunque tampoco lo reconociera y si había aceptado esa maldición era para que él no la portara, Sun me importaba francamente una mierda.

Seguimos vagando por aquel lugar, entonces creo que lo entendí...si no volvíamos antes del plazo establecido nos convertiríamos en justo eso, lamas errantes sin presente, ni futuro, solo torturadas a vagar hasta el sinfín de los tiempos por aquel infierno.
¿Seria ya eso mi hermano?

Pronto saldríamos de dudas, pues al fondo, el fuego luchaba contra un hombre con el infierno en su mirada, llamas centelleaban de sus ojos rojos como el abismo.
La bruja no dejaba de lanzar contra este todo su repertorio mientras él luchaba con garras y dientes por seguir una implacable lucha en la que ninguno moría pero si se dañaban.
Charco de sangre de ambos se convertía en un mar bajo sus pies, pero seguían vivos, lo que me dio a entender que en ese lugar ya estabas muerto o al menos en esencia así era.
-Ahí tienes a tu demonio ¿que tal si lo saludas y nos cargamos a la puta que contra él pelea?

Nos acercamos corriendo, pero ambos parecían estar ajenos a todo, como si eso que los había engullido los hubiera llevado allí sin mas y la batalla se hubiera instaurado en sus corazones sin tomarse ni un segundo para respirar.

Sun trataba de alcanzarlo, pero un campo magnético la expulsaba de aquella cúpula de odio que encerraba a dos bestias sedientas de venganza.
Esa debía sin duda de ser una gran tortura, el dolor, la ira y la muerte se veía teñida en sus rostros...
-¿alguna idea princesa?



mi perdicion:

Blood Black:
avatar
Joe Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 271
Puntos : 252
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 16/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chemin Du L'enfer ~ Privado

Mensaje por Danerys Garnert el Mar Sep 12, 2017 7:32 am

Cuando abrí los ojos no sabía exactamente dónde me encontraba ni lo que había pasado, mi mano fue a mi cabeza ante el dolor que me atravesó y el mareo que sentí en esos momentos, miré el lugar que me rodeaba y me acordé entonces de lo que había pasado... el vampiro me había clavado algo en el cuerpo con una jeringuilla, no lo había visto venir y para cuando quise reaccionar la droga que me había puesto ya estaba haciendo su función y caí en sus brazos mientras él me decía que no podía dejar que fuera y que me necesitaba con vida, sus palabras habían resonado con eco cuando me drogó pero ahora las recordaba con claridad; había tomado la decisión de dejarme en aquel poblado para que no fuera con ellos y aquel era su modo de asegurarse de que se cumplía con lo que él pedía. Lo había maldecido cuando se alejó y volvía a hacerlo ahora de nuevo mientras el sopor se me pasaba así también como el mareo y puse los pies en el suelo, me levanté de aquella cama en la cabaña en la que me había dejado y finalmente abrí la puerta encontrándome con los demás miembro de la tribu que seguían sentados alrededor del fuego, algunos bailaban, otros cantaban mientras seguían el ritmo de un tambor que los acompañaba en aquellas cánticos. Estaba realmente cabreada y enfadada con el vampiro, ¿cómo se atrevía a drogarme y a dejarme allí tirada? Porque él sabía perfectamente que si me decía “no vengas” no le iba a hacer ni puñetero caso, y había tenido que recurrir a drogarme para poder dejarme allí con ellos.

Mi mirada cabreada y ceñuda buscó al jefe de aquella tribu quien me miró como si no esperara que estuviera despierta en esos momentos, así que con paso decidido me acerqué hasta él y un hombre bastante alto y corpulento me cortó el paso, elevé mi rostro para mirarle y darle a entender que no me intimidaba su estatura ni su tamaño, no cuando había bailado con el demonio en el infierno y había salido con vida, así que aquello no era ni la mitad de la mitad. Esperé a que se apartara y al ver que no me movía el jefe le dijo que se apartara para que me acercara, en realidad no tenía nada contra ellos porque sabía los trucos y lo persistente que podía ser el vampiro, así que mi furia realmente estaba con Joe y no con los miembros de la tribu. Me paré delante del jefe y le pedí explicaciones de lo que había pasado, me contó que había hecho un pacto con Joe para que me quedara allí y no fuera con ellos, que era peligroso, pero esa decisión se le olvidaba al vampiro que era mía tomarla y no de él. Aceptó el trato esperando que yo estuviera durmiendo hasta que ellos volvieran pero me había despertado antes de hora. Bufé negando con la cabeza recorriendo mi frente con mis dedos acordándome de lo que él había dibujado, de la ruta que debían de seguir para llegar al templo.


-Quiero que me digas cómo llegar al templo donde han ido ellos –vi el miedo reflejado en su rostro, quizás porque sabía lo que había si llegaba allí pero estaba decidida, ¿de verdad se creía el vampiro que me quedaría de brazos cruzados? Ni de coña, no me conocía en absoluto... aunque bueno, sí me conocía para haberme drogado como había hecho. Juré que le daría una paliza en cuanto lo viera por dejarme allí en contra de mi voluntad, y ya podría recompensarme bien luego para que le perdonara por ello. El jefe negó y yo volví a insistir de nuevo- tenemos dos opciones; o me dices dónde está el templo ese y voy a buscarlos, o voy por mi cuenta con la opción de que pueda perderme... y créeme, a mi marido no le hará ninguna gracia que me haya perdido por la selva –parecía que me creía y es que no mentía, así que al final acabó aceptando porque no quería problemas y asentí no sin antes pedirle un par de dagas para llevarme porque no llevaba arma alguna, tras indicarme el camino y darme lo que necesitaba así como agua para el camino me encaminé en busca de ese templo, recordaba que había dicho que estaba a una hora así que podría llegar en ese tiempo de ser necesario. Lo cierto fue que me costó bastante, incluso con las indicaciones, encontrar la maldita entrada a aquel lugar. La gruta apenas era visible incluso con la antorcha que llevaba pero finalmente tras seguir el rastro de esos dos vampiros, algo que como cazadora se me daba bastante bien, pude seguir sus pasos atravesando una gruta que daba a un valle bastante grande y que entendía por qué estaba oculto el templo. Se alzaba algo siniestro pero majestuoso en mitad de la selva como si esta se hubiera intentado apoderar del lugar pero no hubiera podido hacerlo. Subí los escalones mirando las estatuas que había que presagiaban peligro, dolor y muerte en advertencia para que no siguiera pero nada me detuvo. Me adentré en el interior y vi la trampilla abierta y ninguna salida más, así que bajé por esa escalera sinuosa de caracol hasta llegar a una primera sala, en el suelo descabezado alguien que se había cruzado en el camino de esos dos vampiros, la cabeza había sido arrancada a mordiscos y habían signos de lucha y de diferentes sangres en el suelo, aparte de la de aquel bicho y supe que seguía el rastro correcto. Me adentré en una sala mucho más grande y más iluminada donde sobre unos peldaños sentada en un trono con dos brazos que eran dos cabezas de dragones me miraba una mujer hermosa, su rostro estaba apoyado en su puño dejando el codo en el brazo del asiento y levantó la cabeza al verme entrar, sonrió de lado con cierta malicia y recorrí la sala viendo todos los objetos que habían allí.
-Vaya vaya, este día está lleno de sorpresas –me paré a los pies de aquellos peldaños y ella se levantó para bajarlos y acercarse hacia donde yo estaba- llevo milenios sin recibir visita alguna y en una misma noche me encuentro con dos vampiros y con una humana –me rodeó observándome mientras yo permanecía con la antorcha en la mano y la otra fue hacia una de las dagas pero ella se paró delante de mi rostro y me miró de forma fija y seria- yo no te lo aconsejaría, humana, salvo que quieras conocer toda mi furia –sus ojos resplandecieron cuando lo dijo y sonrió de lado- además, una daga no puede matarme mortal, deberías de tenerme un poco más de respeto humana, estás en presencia de una diosa –abrí los labios ante aquello y su risa resonó por la estancia- y bien, ¿qué puedo hacer por ti? ¿Qué vas a querer tú esta vez? –Me miró como si, en el fondo, supiera lo que iba a pedirle exactamente.
-Sé que han venido dos vampiros antes que yo y que, seguramente, les habrás dado alguna forma para llegar al... bueno, al infierno –ella sonrió de lado y llevó sus manos tras su espalda.
-¡Ah, sí! Esos que se han cargado a mi mascota... sí, les he abierto un portal para que vayan en busca de alguien y maten a... bueno, no presté mucha atención en realidad –matar a la bruja, sí, eso es lo que habían estado buscando- ¿son amigos tuyos? –Preguntó aunque no supe si lo hacía por curiosidad o porque de verdad lo quería saber.
-Mi marido y mi cuñada –apunté enarcando una ceja y ella se rió divertida por mis palabras.
-¡Una humana que se casa con un vampiro! Vaya, ahora me caes mejor... se supone que no deberíais de casaros, es antinatural... sin embargo, yo también cometí una estupidez como tú –ladeó su rostro como si recordara algo del pasado y luego me miró de nuevo- y supongo que tú deseo es ir a ayudarlos si estás aquí –asentí con la cabeza y ella lo pensó durante unos segundos- a ellos les he dado cuarenta y ocho horas para volver, pero ya llevan la mitad del tiempo consumido –no entendí eso- verás, el tiempo ahí abajo pasa de forma... diferente –movió sus hombros como si restara importancia- la única forma de regresar es con ellos, tendrás que darte prisa si quieres encontrarlos –se alejó unos pasos de mí y tras unas palabras abrió un portal que, en cierta forma, parecía que me quisiera engullir y tragar... ¿y ya estaba, así de fácil? Su risa sonó de nuevo y la miré- oh no querida, no va a ser tan fácil. Portarás mí marca y... ya lo descubrirás –tocó mi hombro donde sentí un pequeño escozor pero era imposible apartarme- buena suerte, humana –el portal me absorbió por completo y al atravesarlo me llevó directa a un lugar bastante oscuro, plagado de... ¿almas? El calor allí era asfixiante y había lava por todos lados, como si estuviera en mitad de uno de ellos. Gritos de almas en pena, gritos de dolor y de auxilio se escuchaban en el lugar, me levanté observando aquel siniestro lugar y suspiré, ahora solo cabía encontrar a Joe.



Encadenados para la eternidad:


Play with fire:






avatar
Danerys Garnert
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 148
Puntos : 139
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 28/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chemin Du L'enfer ~ Privado

Mensaje por Joe Black el Mar Sep 12, 2017 8:42 am

Mi hermano parecía ajeno a todo, en esa batalla sin fin rodeados por una cúpula que parecía no tener realidad distinta que su lucha encarnizada. No había forma ninguna de llegar a él, un campo los rodeaba haciéndolos ajenos a esta realidad.
Fue en ese preciso instante cuando percibí su aura, mis ojos enrojecieron presos de una rabia desmedida.
Gruñí tan fuerte que le infierno se detuvo y como si nada mas existiera esquivé las lamas en aquella oscuridad manifiesta hasta quedar de frente a ella.

Mi mirada turbia por la ira se hundió en sus pardos, no se como era tan terca, inconsciente y desobediente ¿no había quedado claro que no la quería aquí abajo? ¿que parte de que solo intentaba protegerla aun no había entendido mi prometida?
-¿Que cojones haces aquí? -rugí sacudiéndola del brazo plagado de ira.

Mi voz retumbaba entre las paredes si es que las había de aquel infierno mexicano, por suerte ni un solo alma se detuvo ante mis actos, era como si solo les importara la tortura a la que eran sometidos mientras daban cada paso.
-Te deje allí por algo Dan, porque esto es peligroso, te necesito viva ¿que parte no entiendes de que tu eres humana y yo un maldito demonio? -rugí rabioso sin soltar mi agarre.

Resoplé, lo hecho, hecho estaba, tiré de su cintura abrazándola, pegándola a mi cuerpo mientras mis dedos se paseaban por su pelo castaño.
-¿estas bien? -Pregunté en un susurró.

No podía perderla, la idea de eso me torturaba por dentro, necesitaba saber ¿como había llegado?¿que había pasado? ¿y que era eso que la diosa le había pedido a cambio?
Alcé su mentón perdiendo mis rojos en sus orbes.
-¿que has hecho Dan? -le pregunté -se que la diosa no te hubiera dejado pasar a cambio de nada ¿que has prometido?

Busqué sus labios con los míos, rozándolos, no soportaba la idea de poder perderla ahora que todo parecía estar mas o menos encauzado.
Tanto le costaba a esa maldita mujer quedarse fuera, nos casaríamos a la vuelta, la convertiría en mi mujer.
-Quiero que nos casemos Dan, tu decisión complica las cosas, si te dejé fue para protegerte.

La llevé tirando de su mano hacia donde estaba Assur y una preocupada Sun que ya no sabia que hacer por sacar de ahí a mi hermano.
-Tu y yo tenemos que hablar -le deje´claro mirando sus pardos



mi perdicion:

Blood Black:
avatar
Joe Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 271
Puntos : 252
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 16/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chemin Du L'enfer ~ Privado

Mensaje por Sunshine Denveraux el Mar Sep 12, 2017 10:35 am

Quizás el vampiro se pensaba que haciendo esa clase de bromas y de comentarios podría hacer que el ambiente fuera algo menos tenso y más distendido, pero lo cierto es que se equivocaba enormemente. Mis ojos, rojos como las mismas llamas que había en aquel lugar, lo contemplaron mientras deseaba con todas mis fuerzas cerrarle la maldita bocaza que tenía y matarlo para que dejara de decir gilipolleces. ¿Se creía que a mí me hacía alguna gracia encontrarme con su hermano en el estado en el que estaba aquel que debíamos de llevarnos ante la semidiosa? Pues lo cierto es que no me hacía ni puta gracia, y ya no por el maldito chiste verde que había soltado para de alguna forma hacer que me riera, sino porque pensar que de esa forma aunque lo encontremos jamás podríamos llevárnoslo de allí... me dolía y me quemaba por dentro. Significaría que habría pasado tanto tiempo que sería imposible llevárnoslo de vuelta, que no volvería a sentir su tacto de nuevo, sus manos sobre las mías, recorriendo mi cuerpo, sus labios besándome, haciéndome suya... eso iba mucho más allá de solamente que me tomara, quería decir que sería como un fantasma sin poder tocarlo y cada vez que lo intentara lo atravesaría... joder, eso no me ayudaba de ninguna de las formas posibles y por ello fulminé al vampiro de tal forma que de tener algún poder más lo habría matado con la mirada.

No hice caso de eso y dejé a aquel hombre que debíamos de llevarnos para otro momento, ahora mi mayor prioridad era encontrar a Assur y que no se hubiera convertido en lo mismo que ese o, de lo contrario, no sabía exactamente qué haría de ser así. Seguimos en la búsqueda de Assur hasta que tras un buen rato andando vagando por aquel lugar en pena fue la voz de Joe quien me paró, seguí su vista en la misma dirección en la que estaba él para encontrarme, a lo lejos, con la figura de mi demonio... pero no estaba solo, tal y como yo había temido estaba con aquella bruja en la que los dos no dejaban de pelear a muerte. La bruja le lanzaba sus hechizos que Assur esquivaba como podía, ambos se enfrentaban a muerte y pude comprobar que los dos estaban heridos, de su cuerpo manaba sangre que había formado ya un charco en el suelo. Un escalofrío me recorrió al comprender aquello a la vez que el alivio, por saber que estaba vivo, me azotó por partes iguales. La pregunta que me hizo Joe no fue siquiera ni respondida, eché a correr en su dirección dejándolo atrás para seguirme dispuesta a cargarme a la maldita bruja que nos había metido en todo aquel lío, que me había puesto indirectamente la maldición, aunque ella la había creado, y terminar con esa pesadilla de la cual ya estaba francamente cansada. Oh, cómo iba a disfrutar hundiendo la daga en su corazón notando como moría, o mejor, clavarle la daga, sacarle el corazón y estrujarlo entre mis dedos... sí, esa idea me gustaba mucho más.

Fui corriendo dispuesta a meterme en medio cuando me di de bruces contra una barrera que me impedía el paso, no me dejaba acceder hasta donde estaban ellos. Mi cuerpo rebotó pero pronto me rehíce volviendo a ponerme en pie para volver a acercarme pero aquello que los rodeaba y que los protegía me repelía con cada intento, cada vez que intentaba adentrarme. No solamente yo no podía entrar, sino que Joe tampoco y alzando la mirada pudimos ver que era como una cúpula, casi transparente pero de color negra que los envolvía por completo, ajenos totalmente a lo que les rodeaba no se habían percatado siquiera de nuestra presencia, como si los aislara por completo en aquel lugar. Me desesperé, ¿qué narices íbamos a hacer ahora para llegar hasta dónde estaban? Mientras, ajenos a todo, ellos seguían peleando en el interior de la cúpula sin que nosotros pudiéramos entrar. Llevé mis puños a aquel borde y di golpetazos pero nada, no había forma de romper aquello. Mis ojos no se apartaban de Assur en ningún momento, lo veía como luchaba de forma implacable contra la bruja hiriéndose mutuamente pero sin cesar en sus ataques, como si fuera lo único que los moviera y los motivara. Sus ojos estaban de ese color burdeos que tanto conocía, la bestia había salido a relucir y mantenía una encarnizada lucha contra la bruja, como si fuera lo único que pudieran hacer, como si de alguna forma estuvieran condenados a enfrentarse eternamente... al menos no estaba transparente como el resto, eso quería decir que podíamos sacarlo de allí. A ninguno se nos ocurría qué hacer y alcé mis ojos ante la pregunta de Joe. No tenía ninguna idea en concreto, pero algo teníamos que hacer.


-¿Si tengo alguna idea? Reventar la puta cúpula que nos envuelve, ¿te parece una buena y maldita idea? –Rugí, cabreada en aquel momento, desesperada porque por más que pensaba, por más que tratábamos de entrar no lo conseguíamos. Fue entonces cuando ambos sentimos un aura que ya conocíamos, Joe se fue como el alma que llevaba al diablo hacia la cazadora que había aparecido por arte de magia aunque supuse que lo que quisiera que hizo el vampiro para retenerla no había hecho efecto, y que además la semidiosa la habría mandado allí con algún objetivo que cumplir, con algo a cambio. Eso solo empeoraba las cosas y así se lo hice saber al vampiro cuando volvió a mi lado con Dan de su mano, los dos sabíamos que allí corría muchísimos más peligro de lo que ella jamás llegaría a pensar pero no me tocaba a mí decírselo- apartaos, aléjate, Joe –le pedí como último intento para intentar llamar su atención, esa maldita bruja me quería a mí por encima de todo para liberar mis poderes, su lucha con el vampiro era porque él le había privado de ello así que... ¿y si me ofrecía como cebo?- ¡Dreifest! –Ni siquiera lo pensé cuando elevé mi voz mientras andaba de forma que me alejaba de la pareja y bordeaba la cúpula, parecieron no oírme como si no les permitieran tampoco ver qué había detrás de la misma, así que volví a intentarlo otra vez, y otra vez, y una vez más- ¡DREIFEST! –Mi voz retumbó por todo el lugar y, no supe cómo, pero pareció que consiguió traspasar aquella cúpula que nos separaba, porque ambos dejaron de luchar al reconocer mi voz y miraron en la dirección en la que procedía, pero no lograban enfocarme. No supe por qué no se me había ocurrido antes, pero llevé mi mano hacia la daga que tenía guardada reservándola para cuando la encontrara y cogiendo el mango con fuerza apuñalé aquella maldita cúpula, la hoja entró y pude ver que era mucho más gruesa de lo que parecía a simple vista. Volví a arremeter contra la cúpula otra vez de forma que hice un pequeño agujero, lo suficiente grande como para que ambos me vieran, y sobre todo me viera ella- Dreifest –la llamé a lo que ella gruñó al centrar sus ojos en los míos, miré al vampiro de forma rápido y no supe si estaba pensando que era una alucinación o de verdad estaba allí, pero me enfoqué en ella- ¿me andabas buscando, maldita bruja? –Sonreí de lado a lo que ella se enfureció aún más, bien, alejaba de sus ataques al vampiro y era precisamente lo que pretendía.
-¡Tú! –Masculló con rabia en su mirada, con desprecio en su voz- maldita vampira, por tú culpa estoy aquí atrapada –me reí burlándome de ella solo para cabrearla y que se enfocara en mí, con la daga preparada para clavársela de una vez por todas.
-Hola, vieja zorra –mascullé aferrando la daga con fuerza- me buscabas para liberar los poderes que llevo en mi interior ¿no es así? Entonces ven a buscarlos –di un par de pasos hacia atrás, quizás si antes no supiera que estaban en aquella cúpula ella pudiera romperla definitivamente, momento que aprovecharía para clavarle la daga y darle muerte, quería alejarla de Assur y que se centrara en mí, al fin y al cabo era yo quien portaba la daga que la mataría. Gruñó, lo hizo tan fuerte que las paredes de la cúpula temblaron y comenzaron a resquebrajarse, alzó sus manos y lanzó al vampiro estrellándolo con fuerza contra la cúpula de forma que este con su cuerpo rompiera la pared en la que se había estrellado, luego unos rayos salieron de sus manos justo hacia arriba impactando en el centro de la cúpula que brilló con fuerza para romperse y estallar en miles de pedazos que, como si de una onda expansiva, recorrieron el lugar. Joe cubrió a la cazadora con su cuerpo de los trozos que saltaron y yo me cubrí preparándome para los impactos, lo que no esperé es que aprovechara ese momento para acercarse hacia donde yo estaba, su mano fue directamente a mi cuello y me alzó como si no pesara nada, sus ojos eran una mezcla entre ámbar y rojo que brillaban con fuerza, su otra mano fue directa a mi vientre donde tenía la marca y sentí como si hubiera atravesado mi piel y de alguna forma me robara la energía mientras ella se hacía fuerte. Gruñí de dolor y rápida con la daga rasqué su piel haciendo que me lanzara lejos soltándome, mi cuerpo rodó por el suelo y acabé boca arriba jadeando, dolía de nuevo la marca y me levanté para enfrentarla de nuevo, ella ya estaba de pie esperándome y, como la primera vez, había hecho una barrera con su magia como si estuviera electrificada, como si pequeños rayos azules la recorrieran y la protegieran, su mirada se clavó en mí en aquel espacio en el que ahora nos encontrábamos. De alguna forma siempre supe que aquello al igual que había empezado conmigo, también terminaría.




Mi querido demonio:

Gracias Niro:

Nothing Can Happen, If We're Together:

Look At Me:







avatar
Sunshine Denveraux
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 268
Puntos : 252
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 18/10/2015
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chemin Du L'enfer ~ Privado

Mensaje por Assur Black el Miér Sep 13, 2017 5:27 am

Un grito desgarrados entró en la cúpula, la voz de Sun llego clara a mis oídos, ambos cesamos en esa guerra que nos había tenido envueltos desde hace ya demasiado tiempo.
Ni un momento habíamos dejado de pelear, mi empeño por acabar con ella no solo residía en que no había espacio para esa bruja que me haba separado de Sun y para mi en este infierno, si no porque aun tenia la creencia de que mientras siguiera viva la maldición seguiría acechando a mi prometida y no estaba dispuesto a permitir que eso sucediera.

Creí ver una visión cuando mis ojos azules se clavaron en los de ella, fue un instante pues Dreifest no dudo en dirigirse a ella y acapara su atención por completo.
-¿Que demonios haces aquí? -rugí cabreado.
Mi sacrificio no era para que viniera a buscarme, era para que viviera.
Rugí explotando de ira, mis ojos rojos como el fuego se hundieron en los de mi hermano que había sido tan estúpido de traerla ¿acaso no entendía que mi decisión había sido por protegerla?

Sun era terca como una mula, incrustó la daga en esa cúpula para sacarme.
-¡Lárgate! -le pedí invadido por la rabia. Esa bruja era muy peligrosa, demasiado, y ella parecía decidida a ofrecerse como sacrificio, sacrificio que si tomaba despertaría sus poderes completos y nada podríamos hacer por contenerla.
-¡Llevatelas! -rugí a mi hermano que ahora cubría con su cuerpo a su prometida para que la cúpula que Dreifest había hecho estallar en mil pedazos no la rozara.

Drifest quedó libre, andaba hacia Sun mientras esta alzaba la daga para enfrentarla, nada había podido hacer yo en el tiempo que llevaba alli encerrado con ella, estábamos en unas tablas que no nos permitían matarnos pero si ofrecernos un dolor inusitado.
No me lo pensé, salí corriendo en dirección a Dreifest y me lancé a sus espaldas hundiendo mis colmillos en su yugular, un rayo me atravesó.
Aullé de dolor, aflojando el agarre de msi colmillos, mis ojos enrojecieron mas oscuros todavía.
-¡Corre! -le pedí a Sun mientras insertaba mi zarpa en el vientre de la bruja y esta sobre mi una bola de fuego que abrió un boquete en mi costado.

Joe se lanzó también contra ella, la bruja se defendía de los dos como podía, jadeé por el dolor, la bruja activó con mas fuerza la maldición, mi hermano apretaba los dientes sin ceder un ápice de terreno aunque de seguro la maldición lo carcomía por dentro.



Assur:

Mi pequeña debilidad:

El infierno arde:

Blood Black:
Assur y Hania:
avatar
Assur Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 232
Puntos : 234
Reputación : 16
Fecha de inscripción : 01/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chemin Du L'enfer ~ Privado

Mensaje por Danerys Garnert el Jue Sep 14, 2017 10:31 am

No sabía dónde me había dejado exactamente aquel remolino que me había engullido, de repente pasé a estar en aquella sola frente a la diosa que me había permitido cruzar aquel vórtice llevándome al infierno donde estaban Sun y Joe, y de repente cuando abrí los ojos me encontraba en otro lugar totalmente diferente donde el calor era francamente asfixiante, según lo que ella había dicho teníamos solamente la mitad del tiempo que les había dado para encontrarlos y volver con ellos, decía que solo así podría salir y que era la única forma de volver, junto con ellos. Me levanté de aquel suelo rocoso negro y me sacudí el vestido mirando hacia todos lados, no veía demasiado en aquel lugar pero si podía ver las almas que pasaban por allí, almas en pena que parecían ajenas totalmente a mi presencia y que al principio sacara las dagas que llevaba dispuesta a enfrentarme de ser necesario, de hecho cuando uno de los filos de las dagas fue a dar al primero de ellos me di cuenta de que lo atravesaba, como si no tuviera forma corpórea realmente, el filo atravesó su carne como si fuera aire, algo que me dejó en claro que seguramente no podría hacerles nada y del mismo modo esperaba que ellos no pudieran hacerme nada a mí tampoco. No podía ver demasiado lejos pero todo presentaba el mismo ambiente, roca negra como suelo y había algunos sitios de donde parecía salir lava como si fuera expulsada, como si fueran pequeñas fosas en forma de volcán... suspiré llevando mi brazo para quitar el sudor de mi frente que ya se había perlado en los escasos minutos que estaba allí, de hecho para poder moverme mejor porque no llevaba ropa de cazar hice una raja en el vestido para tener más movimiento.

Comencé a andar sin rumbo fijo pero por algún sitio tendría que empezar a buscarlos, no había mucho tiempo que perder y según lo que ella me había dicho solo junto a ellos podría salir de aquel lugar, así que lo primordial era encontrarlos. Esperaba que estuvieran bien y que hubieran podido encontrar a Assur, la verdad es que la idea de estar en aquel lugar no era algo que me gustara demasiado pero había ido allí con la intención de ayudar y el vampiro me había dejado al margen cuando yo ya había tomado mi decisión, debía de comprender que no podía dirigir mi vida de esa forma, que si yo decía que iba él nada podría hacer para hacerme cambiar de idea. No estuve andando mucho tiempo cuando lo vi, desde lejos, acercarse como alma que llevaba al diablo con los ojos totalmente rojos fijos en mi persona, andaba a grandes zancadas acortando la distancia que nos separaba esquivando a las almas que nos rodeaban y finalmente se clavó frente a mí, su mirada me dejaba en claro que estaba cabreado pero yo también lo estaba, su mano fue a mi brazo y lo agitó mientras me exigía preguntándome qué hacía allí. Su voz retumbó en el lugar por el tono en el que lo dijo, decía que me había dejado por algo que yo era humana y él un demonio mientras no soltaba mi brazo, y yo fruncí el ceño ante su enfado porque joder, la que debía de estar ahí enfadada realmente era yo y no él. Así que sin pensarlo demasiado elevé mi otro brazo y estampé mi mano en su rostro bastante cabreada y enfadada.


-Eso para que no vuelvas a drogarme de nuevo y dejarme triada atrás, no vuelvas a hacerlo nunca más –le dije furiosa yo también, no era la primera vez que me dejaba atrás y odiaba francamente que lo hiciera- ¿qué tú estás enfadado? ¡Enfada tendría que estar yo cuando me pinchaste con la maldita aguja para drogarme! –Le escupí para que viera que no me había gustado ni un maldito pelo, pero antes de que dijera nada volví a estamparle otro golpe en el rostro- ¡y esto por recibirme de esta forma! –Nos miramos de forma que volvíamos a desafiarnos de nuevo, él decía que era un demonio pero se le olvidaba que yo también podía hacerlo- tomo mis propias decisiones Joe, te gusten o no y tendrás que aguantarlas y digerirlas, asúmelo –terminé diciendo enfrentando nuestras miradas, al final acabó lanzando un suspiro y su brazo rodeó mi cintura pegándome a su cuerpo para abrazarme, ¿ahora me abrazaba?- ¿después de zarandearme me abrazas? Eres el mundo al revés, Joe Black –sus dedos comenzaron a recorrer mi pelo y en un susurro me preguntó si me encontraba bien, oh, ¿ahora se preocupaba? Podría haber sido incisiva y mordaz como la mayor de las serpientes venenosas, pero preferí dejarlo estar al ver que parecía realmente preocupado y solamente asentí con la cabeza. Sus dedos alzaron mi mentón para enfrentar nuestras miradas de nuevo y me preguntó qué había hecho a lo que fruncí el ceño sin entender, ¿acaso no era obvio?- Solo seguir vuestro rastro, he de decir que no sabes cubrir tus huellas vampiro –sonreí de lado pero luego lo miré de forma fija, ¿prometer? Yo no le había prometido nada- nada, no le he prometido nada –me miró como si no me creyera pero es que no había prometido nada- me abrió un portal para seguiros pero te prometo que no me pidió nada a cambio... –sus labios buscaron los míos rozándolos y yo dejé que me besara, mordí su labio inferior cuando dijo que nos casaríamos a la vuelta y sonreí de forma pícara ante sus palabras- ¿quieres volver a casarte, vampiro? ¿No te basta con una vez... o es porque quieres repetir la noche de bodas? –Quité hierro al asunto con aquella broma pero bien sabía por qué lo había hecho- no quería que me dejaras fuera Joe, sé defenderme –fue lo único que dije antes de que tirara de mi mano y me llevara de vuelta hacia donde él se encontraba para verme a una Sun preocupada y desesperada parada frente a lo que era una cúpula donde dentro veía a Assur peleando con lo que debería de ser la bruja, miré al vampiro cuando dijo que tendríamos que hablar y enarqué una ceja- ¿hablar sobre qué? –Eso me recordó a algo- Joe, solo tenéis menos de la mitad del tiempo que os dio para poder salir de aquí, me lo dijo antes de cruzar –le advertí cuando Sun le dijo que nos alejáramos, comenzó a llamar a la bruja y pareció que esta la escuchó aún dentro de aquella cúpula, Assur le gritó que se fuera después de quedarse sorprendido por verla allí y le dijo a Joe que nos sacara de aquel lugar a ambas, no supe exactamente qué fue lo que pasó pero esta se rompió en miles de pedazos y sentí que Joe me protegía con su cuerpo para que los trozos no impactaran en mi cuerpo, para cuando quise darme cuenta la bruja estaba libre y se encaminaba hacia Sun quien llevaba una daga en su mano preparada para encararse con la bruja. Assur se fue contra la bruja cogiéndola por detrás y Joe no tardó también en lanzarse a ayudarlo, de hecho yo misma iba a lanzarme a ayudarlos cuando sentí una presencia tras mi espalda, una presencia diferente a las que había sentido en cualquier otro momento y que me puso los vellos de punta.
-Te encontré –fue lo único que escuché antes de poder girarme, una voz que parecía sacada de ultratumba y que me erizó por completo el cuerpo, no entendía qué estaba pasando- por fin podré ser libre –fue lo que dijo antes de sentir un tacto sumamente frío, muchísimo más del tacto que podría sentir con el vampiro y al que ya estaba acostumbrada, tomarme del brazo mientras yo me giraba y me intentaba liberar de su agarre.
-Suéltame –llevé la daga hacia la mano que me aferraba pero esta no le hizo nada, aquella masa negra que no tenía una definición exacta en cuanto a forma se trataba se rió con fuerza y unos ojos totalmente oscuros se centraron en los míos.
-No tienes escapatoria ahora, humana –pensé en cómo podría estar tocándome y recordé que antes de atravesar el portal la diosa me había puesto una marca en el hombro... ¿sería a causa de ello? No pude hacer mucho más porque cuando fui a llamar a Joe para que me ayudara uno de sus dedos atravesó mi garganta y lo giró de forma que me quedé sin habla, no salía sangre ni nada era como si simplemente me hubiera cerrado las cuerdas vocales o las hubiera apagado. Me vi presa del pánico y el suelo se abrió bajo mis pies donde comencé a caer en mitad de oscuridad hacia la nada mientras en la caía oía la risa de nuevo y finalmente caí al suelo, pero para mi enorme sorpresa no me hice daño alguno, como si no estuviera en el mismo plano... era algo sumamente extraño. Oscuridad era todo cuanto me envolvía y de repente se iluminó una farola donde había una puerta roja, sin pared y sin nada más... oscuridad y más oscuridad, y yo no sabía qué hacer ni donde estaba.



Encadenados para la eternidad:


Play with fire:






avatar
Danerys Garnert
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 148
Puntos : 139
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 28/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chemin Du L'enfer ~ Privado

Mensaje por Joe Black el Jue Sep 14, 2017 1:23 pm

La batalla contra Dreifest era sangrienta, desgarrado por el dolor de la marca de mi vientre hacia lo posible por sujetarla en una lucha por controlar su poder que se incrementaba por la cercanía de Sun.
-¡Vamos clavale la daga a esta zorra! -rugí apretando los dientes mientras mi hermano la sujetaba de un lado y yo del otro con sendas manos adheridas a los costados de la bruja.
Tres demonios que no parecían decididos a ofrecer la bandera blanca al otro.
No existía rendición cuando la oscuridad de apellidaba Black.

El grito sordo de Dan llegó a mis oídos, giré la cabeza con el rostro desencajado para por encima del hombro verla caer por un agujero negro que parecía la engullo ante mis ojos.
Mi gritó resulto ensordecedor, aullé de dolor sintiendo mi alma quebrarse, mis entrañas despedazarse y soltando a la bruja corrí hacia el agujero que se cerraba.
Cuando llegué arrodillado como un perro escarbé con las uñas, gruñendo de pura rabia y frustración.

No se que se elevó del suelo, peor no era yo o si lo era, un parte muy oscura de mi persona, mis ojos rojo burdeos se hundieron en la bruja.
Caminé hacia ella mientras cada paso se incrustaba en el suelo haciendo que el infierno se partiera bajo mis pies.
Assur corrió hacia Sun protegiéndola con su cuerpo, nada me pararia, nada debía interponerse en el camino de Satan.

Devastación era cuanto portaba en mi alma, todo lo había perdido, era como cuando pasé siglos encerrado por los iluminatti sin que ninguno de mis hermanos viniera por mi, abandonado por mi familia el dolor quebró mis entrañas convirtiéndome en muerte.
Jinete de la apocalipsis dueño del infernó, nada me importaba si nada tenia.

Ladeé la cabeza mostrando a Dreifest una pérfida sonrisa, vacía, hueca.
Alzó su mano hacia mi, mi zarpa lo cerceno sin tan siquiera meditarlo. Mis dos manos se abrieron paso en su vientre, abrí sus costillas que sonaron de forma desquebrajada.
La bruja hacia llover sobre mi el fuego de las mil llamas, ardía mi cuerpo pero mas lo hacia mi alma.
Un rugido hizo que las almas se detuvieran, por primera vez en este tiempo no eran presas de sus miedos si no del mio, la había perdido.

Partí a Dreifest por la mitad, su corazón se salio de su pecho aun latiendo, yo era fuego pero no sentía el dolor de las llamas en ese momento
Sun hundió el puñal en el órgano palpitante alzándolo como si de una manzana ahora putrefacta se tratase.
Las llamas cesaron y la maldición con ellas.
-¡Dan! -rugí antes de desmoronarme sobre el suelo sumiéndome en la oscuridad de un profundo sueño.



mi perdicion:

Blood Black:
avatar
Joe Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 271
Puntos : 252
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 16/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chemin Du L'enfer ~ Privado

Mensaje por Sunshine Denveraux el Lun Sep 18, 2017 6:47 am

Si algo podía jurar en aquel momento es que Assur estaba realmente cabreado de que yo estuviera allí, podía verlo en la forma en la que me había mirado entre mitad sorprendido y mitad enfadado por encontrarme allí pero ¿qué esperaba, que lo dejara en aquel infierno? Su pregunta retumbó por el lugar y dejando mis ojos en los suyos apenas unos segundos desvié mi atención a la bruja ahora que sus ojos los calvaba en los míos, debía de centrarla en mí para que rompiera es cúpula y se liberara, cuando lo hiciera me encargaría de clavarle la daga que la semidiosa me había dado para acabar con su maldita vida. Mis palabras parecieron calar hondo en la bruja y sonreí de lado observándola con cierta diversión  mientras Assur no dejaba de pedir que nos largáramos, que me fuera de allí pero como no le hacía caso buscó a su hermano para pedirle que nos sacara a ambas... tarde, había hecho un descenso al infierno, había cruzado sus niveles, pasado sus desafíos y atravesado el mismo centro del infierno para encontrarlo, ¿se pensaba que me iba a largar? Qué poco me conocía ese demonio, entonces, o quizás sí me conocía y sabría que no me largaría sin él. Vanos sus intentos de alejarnos de allí cuando Dreifest estalló con todo su poder en aquella cúpula haciendo que estallara y volaran trozos que impactaron contra todos los que estábamos allí, ella aprovechó ese momento para acercarse hacia mí y alzarme por el cuello con una de sus manos como si no pesara nada, hundió su mano en mi vientre y me revolví por el dolor consiguiendo librarme al arañarle con la daga en el brazo.

Me lanzó lejos y rodé por el suelo quedando boca arriba jadeando, mi vientre dolía de nuevo como hacía unos días que no hacía y gruñí al notar que intentaba de nuevo obtener sus poderes, como de nuevo la maldición me robaba esas energías y esas fuerzas como hacía antaño. Me levanté para contemplar que se acercaba a mí, cubriéndose las espaldas había creado una protección en forma de capa que parecía estar electrificada mientras sus ojos se quedaban fijos en los míos y me miraba con una sonrisa de pura maldad, supe lo que pensaba, extraer todas mis energías y renovar sus poderes para tenerlos completos de nuevo. Assur fue el primero que se lanzó a por ella parando su avance, clavó sus colmillos en su cuello pero la protección que ella tenía era fuerte e hizo que se soltara, Joe acudió en su ayuda y yo me incorporé con aquel dolor de nuevo que me atenazaba, pero era ahora o nunca para acabar con ella, de allí no saldría con vida alguna. Assur me pidió que corriera mientras hundía sus zarpas en el vientre de la bruja a quien parecía que no le afectaba demasiado lo que él pudiera estar haciéndole.

Como respuesta a lo que le hacía de su mano salió una bola de fuego que estampó contra el costado del vampiro y gruñí por ello, sentía como activaba de nuevo la maldición y siseé ante el dolor que me atravesó por completo, la maldita hija de puta estaba dispuesta a sacar de mi sus poderes pero no pensaba dejar que lo hiciera, ni en aquel momento ni nunca, acabaría con ella y todo terminaría por fin. Joe y Assur trataban de contener a la bruja cogiéndola cada una de una parte e intentando dejarla quieta para que yo me acercara, podía ver que a Joe también le dolía la maldición de nuevo y lo cierto es que a mí me estaba doliendo más que nunca, notaba que mis fuerzas me dejaban y abandonaban mi cuerpo y era como si me desgastara rápidamente mientras aferraba con fuerza la daga y me acercaba hacia donde estaban como buenamente podía, miré a Joe quien me apremiaba para que le clavara la daga y le gruñí molesta por ello, ¿se pensaba que me quedaba así contemplándolo porque quería? Maldito imbécil



-¿Qué piensas que trato de hacer, imbécil? –Le espeté mientras me acercaba intentando ignorar el dolor solamente con la idea de clavar la daga en la bruja, pero cuando ya estaba llegando y me preparaba a insertar la daga en su pecho buscando abrírselo para sacarle el corazón un grito sordo llegó hasta nuestros oídos, reconocí la voz de Dan y fue entonces que Joe se separó dejando libre a Dreifest quien no dudó en aprovechar aquella ventaja y mandar con su mano ya libre a Assur lejos mandándolo a volar quedando las dos cara a cara, volvió a alzarme del cuello cansándome ya que me tratara de esa forma y volvió a hundir su mano en la maldición extrayendo más poder. Como pude clavé la daga en su hombro para que me soltara, gritó por el dolor y aferrando de nuevo la misma sin soltarla le di una patada para que me soltara dejándome caer al suelo y ella se miraba la herida que le había hecho, de ella salía humo y supuse que debía de ser por el veneno que impregnaba esta. Fue entonces cuando vi el cuerpo de Joe acercarse con los ojos puestos en la bruja, unos ojos color burdeos que conocía perfectamente de habérselos visto a su hermano, antes de que pudiera siquiera moverme sentí el cuerpo de Assur rodeando el mío alejándome del camino de Joe, lo sentí y respiré tranquila al darme cuenta de que a él sí podía tocarlo y no como al otro que debíamos de sacar de allí. Abrazada al vampiro contemplamos lo que Joe estaba haciendo con la bruja, como si no le doliera nada en absoluto y como si no fuera él cuando la bruja alzó su mano en su dirección él la cortó sin contemplaciones, metió sus manos en su vientre y abrió su carne separando su pecho en lo que sus costillas sonaron partiéndose, me mordí el labio sin perder detalle de lo que hacía aferrándome al vampiro como si temiera perderlo ahora que lo había encontrado, Dreifest no se quedó atrás y lanzó fuego sobre el vampiro quien no parecía inmutarse centrado en una única idea, rugió con tanta fuerza de forma desgarradora que retumbó por aquel lugar y acabó partiéndola por la mitad y sin siquiera pensarlo me separé del vampiro para atrapar aquel corazón que todavía seguía palpitando, lo cogí con mi mano y sentí la mirada de la bruja que no sabía por qué razón aún seguía con vida, sonreí con maldad apretando un poco el órgano entre mis dedos- te dije que algún día te arrancaría el corazón y te mataría –le recordé por mis palabras, feliz de haberlas cumplido, y con placer hundí la daga en el corazón atravesándolo. Un grito salió de sus labios mientras sentía que el corazón ennegrecía y comenzaba a arder en mis manos pero yo no me quemaba, lo contemplé hasta que se hizo cenizas y fue entonces que su cuerpo también se convirtió en cenizas. Las soplé dejando que cayeran de mi mano y sentí una liberación en mi interior, además de un dolor como si me estuvieran extrayendo algo y sentí que la marca desaparecía de mi vientre, ya no estaban los surcos negros, ya no estaban aquellas runas que tanto dolor me habían traído. Sentí que mis fuerzas volvían de nuevo a mí y por primera vez en aquellos meses... respiré tranquila. Lo primero que hice fue girarme al vampiro contemplándolo de forma fija, corrí en su dirección y salté sobre él ahora que todo se había acabado, ahora que habíamos acabado con la bruja. Mis dedos se enredaron en su pelo y mis labios de forma desesperada buscaron los suyos después de tanto tiempo sin tenerlo, después de haberlo echado tanto de menos, de necesitarlo... jadeé en el beso y me separé para mirarlo de forma fija rodeando su cuello con mi brazo- nunca, nunca, nunca, nunca vuelvas a hacerme algo como eso nunca más, ¿me has entendido? Nunca –afirmé sin apartar mis ojos de los suyos, mis dedos recorrieron su rostro y apoyé mi frente en la suya sin poder creerme que todo hubiera acabado y que lo hubiera encontrado después de haberlo perdido de esa forma- ¿pensabas que no iba a venir a por lo que es mío? He bajado hasta el maldito infierno a por ti Assur y lo volvería a hacer de ser necesario, nada me va a separar de ti, nada, así que espero que te quede claro de una vez –volví a besarlo de nuevo mordiendo su labio inferior con fuerza- no puedo vivir sin mi querido demonio –mis manos se quedaron en sus mejillas cuando el grito desgarrador de Joe nos hizo mirarlo, dándonos cuenta de que la cazadora no estaba y que el vampiro se había desplomado en el suelo. Nos acercamos hacia donde estaba para ver que estaba inconsciente, busqué a la cazadora pero no había rastro de ella- mierda, esto complica las cosas –miré al vampiro- tenemos que encontrarla pero no tenemos tiempo –además estaba al otro que debíamos de llevarnos con nosotros. Toqué el rostro de Joe y le di unos golpes para ver si despertaba- vamos maldito imbécil tenemos que buscar a Dan y no tenemos tiempo, no hay tiempo que perder... no me quiero quedar aquí así que venga, despierta de una jodida vez.




Mi querido demonio:

Gracias Niro:

Nothing Can Happen, If We're Together:

Look At Me:







avatar
Sunshine Denveraux
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 268
Puntos : 252
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 18/10/2015
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chemin Du L'enfer ~ Privado

Mensaje por Assur Black el Lun Sep 18, 2017 12:00 pm

La atrapé en el aire cuando saltó sobre mi magullado cuerpo, su boca apresó mis labios de una forma desesperada, mordiéndolos, jadeando mientras los míos se curvaron en una picara sonrisa al verla tan desenfrenada.
El tiempo de seguro había pasado de forma distinta en el infierno y en la tierra.
Yo no había dejado de luchar, para mi apenas llevaba unas horas en una guerra encarnizada.

Atrapé su rostro con mis manos, atrayendola mas para evitar que se separara, mi lengua se coló intrépida en su boca, lo devasté todo a mi paso mientras gruñía y nuestros cuerpos friccionaban presos del deseo que el contacto del otro nos producía.
Sus palabras susurradas sin apartarse un ápice me hicieron sonreír nuevamente.
-Bueno, algo me olía de que era importante para ti -bromeé atrayendola de las nalgas mientras recibía un suave mordisco en los labios -pero no me ha quedado del todo claro, creo que me lo tendras que explicar con calma ahí arriba -dije señalando lo que imaginaba seria la tierra.

Su sonrisa perfilo mis labios mientras nuestros ojos fuego se hundieron en los ajenos en un claro signo de excitación, de deseo contenido y de pasión.
Nunca lo habíamos hecho despacio, nos limitábamos a consumirnos amándonos sobre el lecho y creo que en este instante...necesitábamos sentirlo, sentirnos de un modo distinto.
Un demonio pensando en hacer el amor, padre me arrancaría la cabeza por blando y no lo culpaba por ello, siempre huí de esto..pero en un año haba sentido demasiado por dos mujeres...

Sun se deslizó por mi cuerpo, el gruñido de mi hermano nos hizo volver a la realidad, al infierno.
Joe se desplomó ante nuestras miradas y los dos corrimos a su encuentro.
Inconsciente posiblemente por haber sido quemado, por el derroche de energía empleado mi hermano no reaccionaba, su curación poco a poco iba haciendo efecto regenerando su piel.
Sun le dio un golpe instigandole a levantarse, la miré de soslayo.
-Tu estrecha lazos con mi hermano -bromeé antes de ver como la mano de mi hermano se alzaba cogiéndola del cuello y lanzandola varios metros allá.
Rugí encarnadolo y él hizo lo propio contra mi rostro.
Estaba desquiciado, entendía que el golpe en la cara le hubiera sobrado, pero no iba a consentirle una mas de esas, algo que mis ojos burdeos dejaron mas que claro.

Fue Sun la que se interpuso con tino entre ambos, eramos dos demonios y de entrar en combate el infierno podía ser engullido por nosotros.
-Buscaremos a Dan -aseguré tratando de calmarme, no nos largaremos sin ella, pero ahora relájate, hay que pensar.
Observé el suelo, por el que había sido engullida peor fue un alma si mal no recuerdo la que creó ese agujero negro ¿quizás solo teníamos que encontrarla.
La verdad es que no pude ver demasiado, estaba enfrentando a la Bruja.
-¿Quien puede necesitar una humana?
-Un alma que quiera abandonar este infierno con un cuerpo -aseguró mi hermano sin pensar -hay que encontrarla -rugió fuera de si.



Assur:

Mi pequeña debilidad:

El infierno arde:

Blood Black:
Assur y Hania:
avatar
Assur Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 232
Puntos : 234
Reputación : 16
Fecha de inscripción : 01/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chemin Du L'enfer ~ Privado

Mensaje por Danerys Garnert el Miér Sep 20, 2017 10:15 am

No sabía dónde estaba ni dónde me encontraba, lo último que sabía era que había pasado de estar frente a los hermanos que sujetaban a la bruja para que Sun la matara con la daga esa de la que habían hablado por el camino, a sentir como tomaban mi brazo y engullirme el suelo cayendo casi como por un abismo oscuro y frío el cual me había topado contra el suelo. Oscuridad era lo único que podía ver a mi alrededor, una oscuridad abrumadora que era como si te engullera y de repente una farola se encendió iluminando una puerta roja que parecía estar semi abierta, no entendía absolutamente nada y por más que miré y miré no logré dar con nada. Se oían susurros, murmullos que era como si estuvieran en el lugar, como si me estuvieran observando pero allí no había absolutamente nadie, estaba yo sola. Me levanté sin saber qué hacer, no veía nada y me pregunté si comenzaba a andar daría con algún lugar o caería por un vacío que no podía ver... pero también cabía la posibilidad de que me perdiera entre la oscuridad y jamás encontrara la salida. Miré hacia arriba viendo que no había nada, oscuridad solamente era todo cuanto me rodeaba y aquella puerta roja iluminada por una farola. Lo cierto es que llamaba demasiado la atención y que fuera lo único iluminado me daba mala espina, como si quisieran conducirme por un lugar y me estuvieran dejando migas de pan pero... ¿acaso tenía otra salida? No oía nada salvo los murmullos y recordaba que había caído mucho hacia abajo, ni siquiera sabía si el vampiro se habría percatado de que no estaba pero seguramente me estuviera maldiciendo y un “te lo dije” saldría de sus labios en cuanto me encontrara.

Tenía las dagas por si algo pasaba y allí parada y quieta no iba a quedarme a expensas de que me encontraran, en cuanto se dieran cuenta el vampiro empezaría a buscarme y allí no había nada, así que comencé a andar hacia la puerta escuchando risas de fondo, murmullos, susurros, voces que parecían decir cosas inteligibles y que no entendía para nada. Me paré frente a la puerta roja y vi el pomo de esta de un color cobre, llevé mis manos hacia la misma y rodeé el pomo para luego abrir la puerta encontrándome con un paraje totalmente extraño. Parecía un bosque pero, más bien, parecía un bosque sumamente tétrico, oscuro, misterioso, profundo y peligroso. No había cielo ya que tenía la misma oscuridad que me rodeaba, el bosque se extendía hasta donde alcanzaba la vista ya que la puerta estaba sobre una colina, los árboles negros y de color ceniza como si hubieran sido quemados, sin césped alguno, todo muy muerto y no parecía que hubiera nada rondando ese bosque. Me adentré en el lugar y en cuanto lo hice la puerta se cerró de golpe a mi espalda, miré hacia atrás para ver que la puerta había desaparecido y que más bosque se extendía a mi espalda. Seguía sin entender nada pero ya que estaba allí decidí encontrar la salida de aquel lugar y comencé a andar hacia el bosque, quizás no fue lo más sensato pero ¿me quedaba parada? Lo cierto es que no podía hacerlo, quizás encontraría una salida de aquel lugar.

Me adentré en aquel bosque sin hojas totalmente muerto, había una leve brisa que parecía traer murmullos de llantos y lamentos como si hubiera más gente en el lugar pero no había nada, no había nadie... De todas formas llevaba las dagas en las manos por lo que pudiera pasar y seguí andando. En un momento dado escuché una risa a mi espalda y como si algo pasara corriendo por detrás de mí, me giré para darme cuenta de que no había nadie, de que todo estaba en su sitio, miré un par de segundos más y seguí andando por aquel bosque. Sentía de vez en cuando como si me observaran pero yo no veía a nadie, no había nada en aquel lugar salvo yo... o quizás es que no lo veía, pero la sensación constante de que me miraban no me dejaba e incluso llegaba a erizarme la piel. Risas, llantos y murmullos era lo que traía la brisa y llegado un punto me encontré con un pequeño lago, me dirigí hacia allí pero al llegar me di cuenta de que sus aguas distaban mucho de ser eso, porque tenían un color plata y no me daba demasiada confianza. De nuevo esa sensación de que me observaban y me alejé del agua porque me daba mala espina para volver al bosque sintiendo que el aire parecía cargado y viciado, cada vez que me adentraba un poco más me costaba igual forma de respirar. Fue cuando escuché de nuevo un ruido que, al girarme, me encontré con una figura negra que me observaba, sus ojos negros brillaban y una fila de colmillos apareció por su boca, iba a girarme para empezar a correr cuando tras mi espalda del suelo emergió otra igual que me miraban de forma fija, como si fuera una presa y ellos los depredadores. Me preparé con las dagas dispuesta a plantarles cara cuando la que tenía frente a mí se lanzó con la mandíbula abierta y los colmillos asomando, esquivé el golpe y clavé la daga en la nuca de aquel ser viendo que se retorcía en el suelo hasta desaparecer como si fuera ceniza. La que tenía frente a mí estiró sus brazos con sus afiladas garras en mi dirección pero sin moverse, como si pudiera cambiar su cuerpo a voluntad y estirarlo y rodé por el suelo para esquivar sus zarpas, gruñó cuando no logró alcanzarme y volvió a intentarlo de nuevo pero esa vez consiguió darme en el brazo, siseé por el dolor viendo como la manga de la camisa se desintegraba y la herida comenzaba a arder y a picar como si fuera veneno, un veneno muy potente. Hice un corte para que no se extendiera y que supurara y la bestia gruñó por lo que hacía, me incorporé para enfrentarla cuando se abalanzó sobre mí y empezamos una lucha en la que le hería pero no llegaba a ser de muerte y esquivaba sus golpes, ya sabía que llevaba veneno y como me pillara podría acabar conmigo sin duda alguna. Hubo un momento en que casi lo consiguió pero, de pronto, volví a sentir esa presencia fría que había sentido antes de que me atraparan y una sombra pasó por delante interponiéndose al ataque, como una estela de plata en forma borrosa que acabó con aquel bicho hasta hacerlo desaparecer.


-Podrían haberte matado, humana –de nuevo esa voz que reconocí, el mismo que me había atrapado y arrastrado a aquel lugar. Iba vestido con ropaje oscuro y su pelo era de color plata, al girarse sus ojos también eran del mismo color y los fijó en los míos- muerta no me sirves de nada, he esperado demasiado este momento –comenzó a acercarse a mí y me alejé dispuesta a luchar.
-Ni se te ocurra acercarte –amenacé pero se rió por mis palabras y no paró en ningún momento- ¿qué quieres de mí, por qué me has traído aquí? –Se paró, entonces, y me miró con una sonrisa llena de maldad en sus labios.
-Para poder salir de aquí –se acercó tan rápido que no lo vi venir y ya lo tenía frente a mí, su sonrisa se ensanchó y llevó su mano a mi rostro cuando yo intentaba apartarlo. Perdí la consciencia en ese momento y es lo último que recordé de aquel momento.



Encadenados para la eternidad:


Play with fire:






avatar
Danerys Garnert
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 148
Puntos : 139
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 28/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chemin Du L'enfer ~ Privado

Mensaje por Joe Black el Jue Sep 21, 2017 5:32 am

Tenia que encontrarla, no pensaba largarme de ese lugar sin ella, así que lo tenia muy claro la buscaría en cualquiera de los niveles de ese maldito infierno aunque tuviera que derrumbarlo piedra a piedra.
El tiempo se nos agotaba, de eso también era consciente, había que cazar al alma esa que la diosa nos había exigido traer con nosotros y para ello teníamos que encontrar el modo de como coger algo que era incorpóreo.
Gruñí mirando a Sun, estaba muy cabreado algo que se reflejaba en la oscuridad de mis ojos.
-Id vosotros a por el alma esa, yo voy a buscar a Dan

Assur asintió, teníamos que dividirnos porque de no hacerlo no alcanzaríamos el final del infierno a tiempo y aunque admito que era tentador para un demonio quedarse en un lugar como este, la idea de volver con mi mujer a la tierra de las perversiones me motivaba infinitamente mas.
El suelo la había engullido, quizás otro mas calmo hubiera buscado una puerta por donde pasar, peor yo no era un hombre tranquilos, así que solo se me ocurrió una cosa, allí donde ella desapareció empecé a golpear el suelo con violencia, de nuevo las almas se quedaron quitas, no acostumbradas seguramente a ese derroche de violencia.

Una hora mas tarde y con las manos ensangrentadas abrí un boquete por el que me colé llegando a otro nivel de ese infierno, un bosque frondoso plagado de seres extraños que como bestias carroñeras hambrientas deseaban devorar mi cuerpo y mi alma.

La rabia se apoderó de mi, con ñas y dientes, a golpe de puños y arrancando las cabezas de un modo sádico me deshice de todo aquel que salio a mi encentro, me daba igual que fueran demonios, bestias mágicas o almas en pena,yo solo quería encontrarla a ella.

Tras recorrer aquel lugar me encontré con ella, su cuerpo tendido en el suelo, sus ojos cerrados y su rostro pálido.
Corrí hasta ella alzándola despacio asegurándome de que aun respiraba, le hubiera dicho lo imprudente que era, el cabreo que llevaba encima por haberme desobedecido pero lo único que hice fue hundir mi cabeza en su pelo y besarla despacio para que volviera conmigo.
-Vamos bella durmiente -susurré alzándola entre mis brazos -hay que salir de aquí y me debes una boda.

Caminé de nuevo hacia el agujero que había cavado a base de golpes mientras Dan se acurrucaba entre mis brazos exhausta, finalmente abrió los ojos parecía desubicada, ladeé la sonrisa mirándola fijamente.
-Cazadora ¿quien te iba a decir que tu príncipe azul era un vampiro -bromeé esperando a que reaccionara.



mi perdicion:

Blood Black:
avatar
Joe Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 271
Puntos : 252
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 16/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chemin Du L'enfer ~ Privado

Mensaje por Sunshine Denveraux el Mar Sep 26, 2017 11:17 am

Sabía que estaba herido por la batalla que había tenido durante todo aquel tiempo con Dreifest pero lo necesitaba, necesitaba sentirlo, besarlo, abrazarlo, pegarlo a mi cuerpo y saber que aquella horrible pesadilla se había acabado por fin, que la maldición había acabado y que mi vida ya no corría peligro de que se acabara con una fecha cercana, por eso mismo había corrido hacia él para saltar y rodearlo con mis piernas por su cintura y su cuello con mis brazos, había echado tanto de menos sus besos, sentir sus manos acariciar mi cuerpo, descendiendo por el mismo, su olor... joder, había extrañado cada maldita parte de aquel demonio durante el infierno que había sido casi el mes que había estado separa de él, extrañándolo a cada minuto a mi lado. Ahí me había dado cuenta más que nunca de lo que lo necesitaba, antes ya lo había pero había parecido para mi mucho más tiempo desde que había desaparecido frente a mis ojos sin poder haber hecho nada por salvarlo, pasando aquella tortura en la que no sabía si podría recuperarlo y por fin tras tantos niveles, tantas pruebas había dado con él. La bruja estaba más que muerta y mis labios eran incapaces de separarse de los suyos, mis manos aferraban su rostro y el agarre de mis piernas en su cintura era firme negándome a soltarlo. Sus manos me sujetaron de las nalgas, aunque no hiciera mucha falta, y mientras lo besaba, mordía sus labios y jadeaba contra estos noté esa sonrisa tan propia de él y que había echado tantísimo de menos.

Cómo lo había echado de menos, todo él, la forma en la que me miraba, me acariciaba, me besaba... justamente como me estaba besando en esos momentos, como si fuera un huracán, una tormenta que arrasara con todo devastándolo a su paso, así me dejaba a mí cuando me besaba de esa forma sintiendo sus manos en mis mejillas mientras las mías se aferraban entorno a su cuello y dejaba que me besara. Tras tanto tiempo era imposible no buscarnos, imposible que nuestros cuerpos no despertaran y se necesitaran como ahora mismo se necesitaban, era tenerlo cerca y calentar cada parte de mi cuerpo que pedía por tenerlo a él, aunque no era ni el momento ni el lugar pero ¿acaso alguien podía culparnos por ello? Mi frente estaba apoyada en la suya y mordía de forma juguetona su labio inferior apresándolo entre mis dientes, rozándolo con mis colmillos mientras mi lengua lo recorría de forma despacio deseándolo, lo que sentía por ese vampiro me volvía completamente loca, me arrastraba a su infierno con tan sólo una mirada y una sonrisa y no por nada era mi demonio, siempre había sabido llevarme por el camino de la perdición y del placer, al fin y al cabo todos y cada uno de mis caminos siempre me terminaban en él. Escuché sus palabras con esa sonrisa que se traía y se gastaba y enarqué una ceja cuando dijo que era “algo importante”, ¿algo importante? Reí contra sus labios divertida por sus palabras notando que me acercaba más a su cuerpo y yo mordía sus labios, para luego sonreír ante sus palabras.



-¿Aún no te ha quedado claro, eh? –Pregunté dejando mis labios sobre los suyos sin apartar ambos la mirada del otro- entonces tendré que dejártelo mucho más claro cuando salgamos de aquí, ha sido un mes que se me ha hecho muchísimo más largo que toda mi existencia junta... te he echado tanto de menos, me hacías tanta falta Assur... –a esas alturas a mí ya no me importaba hacerle ver ese tipo de cosas, no después de todo. Mordí mi labio cuando señaló hacia arriba como si quisiera referirse a la tierra y jadeé contra sus labios por lo que significaban sus palabras, lo quería, lo necesitaba y nuestros cuerpos se buscaban cada dos por tres. No éramos dado de hacer las cosas con calma, más bien éramos como dos demonios que arrasábamos con todo a nuestro paso, lo calcinábamos pero después de todo lo necesitaba, sentirlo sin prisa, con pausa, hacerlo mío más de lo que ya lo era en todos los sentidos. Fue entonces cuando nos percatamos de como estaba Joe y nos acercamos hacia donde él se encontraba, le hablé para que despertara y le di unos ligeros golpes para que reaccionara escuchando las palabras de fondo de Assur cuando sin esperarlo Joe se alzó, tomó mi cuello entre sus manos y me lanzó lejos de donde estaba. Caí para levantarme mirándolo con el ceño fruncido y me acerqué antes de que esos dos empezaran a pelearse porque entonces sí se desataría el infierno, me puse en medio de ambos a modo de separación- me gustaba más cuando me llamabas princesa, ahora dejadlo, tenemos que buscar a Dan y al hombre ese para salir de aquí y no tenemos tiempo –metiéndome yo por el medio podría lidiar un poco entre ambos o sino al menos calmar al vampiro que tenía tras mi espalda, escuché las palabras de ambos y asentí con la cabeza, no dejaríamos a Dan allí y sabía que Joe no permitiría que eso pasara- entonces dividámonos, Assur y yo encontraremos al hombre eso y veremos la forma de poder llevárnoslo, tú busca a Dan por el sitio que desapareció –los tres miramos aquel hueco que había quedado- o salimos todos de aquí o no salimos ninguno... aunque preferiblemente me he cansado de este infierno. Sé que encontrarás a Dan –le dije mirándolo sobre todo después de saber lo que sentía por ella- nos encontraremos aquí para salir todos juntos –enredé mis dedos en los de Assur y tiré de él para ir en busca de aquel hombre que teníamos que encontrar- debemos de encontrar a un hombre, creemos que podía ser alguien importante para la diosa que nos dejó entrar, pero el problema es que no podemos cogerlo... es como si solo fuera un alma que no se puede tocar –sabía que no entendería absolutamente nada, lo cierto es que se había perdido muchas cosas y cuando lo miré acabé parándome para mirarlo ahora que lo tenía frente a mí- aún no me creo que estés aquí, que te tenga delante de mí –mis dedos se deslizaron por su rostro- no ha habido ni un solo segundo que no pensara en ti –dije repasando sus labios con mis dedos y sonreí- sigamos –dije porque si me paraba me perdería de nuevo en él y no había tiempo. Tiré de su mano hasta donde recordaba que lo había visto por última vez y tras mirar lo encontré- es ese –dije acercándonos hacia donde estaba y cuando extendí mi mano igual que la otra vez lo traspasé- ¿ves? No tengo ni idea de cómo poder llevárnoslo, pero no podremos salir si no es con él –me mordí el labio pensando qué podríamos hacer.




Mi querido demonio:

Gracias Niro:

Nothing Can Happen, If We're Together:

Look At Me:







avatar
Sunshine Denveraux
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 268
Puntos : 252
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 18/10/2015
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chemin Du L'enfer ~ Privado

Mensaje por Assur Black el Miér Sep 27, 2017 5:17 am

Joe se largó en busca de Dan, lo conocía, no iba a volver sin ella, eso lo tenia muy claro, Joe no era de los que se rendía y por el estado en el que se ha puesto era consciente de que sacudiria el infierno hasta dar ocn su prometida.

Sun y yo nos fuimos caminando en busca de ese alma que la parecer y por lo que esta me iba contando era importante para una diosa.
La verdad es que no entendía nada de nada, pero ladeé la sonrisa con picarda sin cambiar el semblante.
-¿pero esta buena la diosa? -pregunté ensanchando la sonrisa al ver la cara de mala ostia que me ponía -que he pasado mucha hambre -aseguré llevando mis manos a su culo para tirar de ella hacia mi y que nuestros labios se encontraran nuevamente.


Mis dedos se deslizaron por su rostro hasta que quedaron anclados en sus labios color fuego que ahora mismo acaparaban toda mi atención, me relamí bajando con la yema de mi dedo su inferior y mi boca acabó acortando la distancia para paladear su sabor.
-Tengo mucha hambre confesé contra sus labios.

Ciertamente hambre de todo, de ella, de sangre, sentía vació en mi interior, mientras ella sonreía enredando sus dedos en el pelo de mi nuca como si entendiera perfectamente a lo que me refería.
-Cuando salgamos de aquí me pienso encerrar contigo en una habitación y no saldremos de allí en días, nos llevaremos un par de esclavas solo para alimentarnos y follaremos sin parar -le advertí con los ojos rojos y la voz ronca.


Ella tiró de mi sin darme una respuesta, teníamos prisa, era algo que nos quedaba claro a los dos, así que finalmente regresamos al ultimo sitio donde vieron aquella alma impía vagando por el infierno.
No nos costó volver a encontrar al torturado..pero no había modo de tocarlo, la mano de Sun lo atravesó.
-Solo conozco un modo de llevarte un alma y es en un cuerpo.


Me planté delante de ese ser desgraciado y mis ojos enrojecieron deteniendo su paso. Elevó la mirada observando al demonio que tenia delante.
-Tu imbécil, la diosa “x” -dije, no me había quedado claro su nombre -dice quererte, así que, ven conmigo y te devolveré a ella, saldrás del infierno y la cabalgaras durante horas, así que acomoda tu alma en mi cuerpo y estate quito hijo de puta que desde que estoy aquí mi humor es bastante volátil.

Esperé la respuesta de aquel ente que o me hacia caso o lo quemaría...necesitábamos salir de aquí y no había otro modo de hacerlo sin ese desgraciado.
Mis ojos se centraron en una preocupada Sun, mi mano acortó la distancia enredándose en la ajena.
Tenia claro que la quería y quería que una vez fuera conversáramos, lo necesitaba de laguna manera.



Assur:

Mi pequeña debilidad:

El infierno arde:

Blood Black:
Assur y Hania:
avatar
Assur Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 232
Puntos : 234
Reputación : 16
Fecha de inscripción : 01/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chemin Du L'enfer ~ Privado

Mensaje por Danerys Garnert el Lun Oct 02, 2017 3:24 am

Me encontraba cansada y extenuada y no podía recordar demasiado lo que había pasado después de que la oscuridad me envolviera, me acordaba de aquel bosque, del hombre que me había hablado diciéndome que me necesitaba, su mano acercándose a mi rostro y después... todo había sido oscuridad. No supe cuánto tiempo pasó hasta que sentí que alguien me acariciaba, alguien cuyo aroma era familiar estaba cerca de mí, escuché unas palabras pero me sonaban tan lejanas que apenas pude distinguir lo que me decían, sentí que me envolvían y como mi cuerpo se alzaba de donde quisiera que estuviera. Me costaba abrir los ojos y despertar, como si una neblina surcara mi mente y me hiciera ir algo más lenta, como si me ralentizara en todos los sentidos. Un beso en los labios fue también lo que sentí, uno que me supo familiar y conocido y sentí entonces que nos movíamos de aquel sitio. Me acurruqué moviéndome contra la persona que me había alzado entre sus brazos, sabía quién era, el vampiro había ido en mi búsqueda y me había encontrado finalmente. Luché por abrir los ojos y al final lo conseguí pero sentía que me pesaban horrores, el cuerpo lo sentía demasiado pesado y cuando abrí los ojos me encontré con su mirada rojiza puesta en la mía, me sonrió ladeando la sonrisa y sus palabras me llegaron claras mientras seguía andando, llevándome entre sus brazos y yo quedando recostada contra su cuerpo. Sonreí levemente por ello y me habría incluso hasta reído por lo que me había dicho pero solamente sonreí, me sentía cansada y mis brazos rodearon su cuello aunque con su agarre era más que suficiente.


-Más bien... creo que eres un príncipe oscuro, que uno azul... el azul destiñe –dije cerrando los ojos y dejando mi rostro contra su cuello escuchando su risa por mis palabras, intentaba recordar qué había pasado después de haberme caído pero lo tenía todo muy muy vago como para poder acordarme de algo- ¿qué ha pasado, Joe? –Pregunté antes de que se parara y se quedara mirando hacia arriba- ¿y la marca? –Dije para saber si esta ya había desaparecido del todo o por el contrario aun la seguían teniendo, esperaba que Sun se hubiera cargado a esa maldita bruja pero antes de siquiera responderme me dijo que debíamos de volver arriba, ¿arriba? Ah sí, había caído por un agujero uno que ahora podíamos ver el nivel superior en el que estábamos antes, Joe decía que debíamos de volver arriba donde su hermano y la vampira nos esperaban para volver, me preguntó si me encontraba bien y aunque estaba algo cansada asentí con la cabeza, dijo que si podía subir yo sola y miré hacia arriba y luego lo miré a él- creo que sí –me dejó en el suelo y aunque me tuvo que rodear la cintura los primeros segundos finalmente me mantuve en pie por mí misma, estaba cansada pero era una cazadora, se suponía que podíamos salir los dos y más si contaba con la ayuda de un vampiro como lo era él que podía ayudarme mucho más. El plan era volver arriba, él no tenía mucho problema y le preocupaba más yo y verme que no estaba bien del todo, dijo que me alzaría y yo asentí con la cabeza- estoy lista –dije asintiendo con la cabeza, él fue entonces quien me aupó hasta que pude llegar a pasar mis manos hacia el otro nivel, no estaba demasiado lejos y con un último empujón suyo fue lo que bastó para que terminara de subir por mí misma, seguramente él podría habernos subido los dos de una pero dado lo estrecho que era aquello no se la quiso jugar. Cuando me estaba incorporando ya estaba el vampiro a mí lado, sus manos fueron a mi rostro y me miró como si intentara ver o averiguar algo, sus ojos me recorrieron por entera en busca de algo, alguna herida o algo pero lo cierto es que estaba bien. Mis manos subieron hasta las suyas que seguían en mi rostro y lo miré- Joe, estoy bien. Algo cansada pero bien... supongo que es este lugar en sí –dije mirando a mi alrededor para centrar mi mirada en él otra vez, no parecía muy conforme y acabó por acercarme a su rostro y besarme igual que había hecho cuando me encontró allí, su beso fue abrasador y su lengua arrasó con todo a su paso. Cuando se separó su gesto cambió a uno totalmente enfadado y cabreado, me dijo que era imprudente y desobediente, que podría haberme pasado algo y lo cierto es que se le notaba muy enfadado a esas alturas, sus ojos rojos brillaban con intensidad y sabía que estaba cabreado de verdad conmigo, me mordí el labio mirándolo pero ¿Qué pretendía, que me quedara en aquel pueblo?- Me drogaste para que no viniera, ¿cuándo vas a entender que voy a hacer las cosas, que había dicho que iba a hacer, por mucho que no quieras que las haga? Soy cazadora Joe, sé los riesgos y los peligros pero también he sido entrenado para ello –mis manos fueron a su rostro- estoy bien, de verdad –lo miré durante unos segundos- no vas a perderme, Joe –aseguré con mi mirada puesta en la suya antes de buscar sus labios- y ahora deberíamos de buscar a tu hermano y a Sun, no me gusta demasiado este sitio.



Encadenados para la eternidad:


Play with fire:






avatar
Danerys Garnert
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 148
Puntos : 139
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 28/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chemin Du L'enfer ~ Privado

Mensaje por Joe Black el Lun Oct 02, 2017 11:21 am

Ladeé la sonrisa cuando dijo que el azul desteñía, posiblemente así era, o si no lo hacia, de seguro con alguien azul se aburriría enormemente, ella necesitaba mi oscuridad casi tanto como yo su luz.
Aun con ella entre mis brazos elevé la mirada hacia el agujero, evalué las opciones, podría saltar, pero el hueco era muy estrecho y me jugaba que en el intento Dan se llevara un golpe.
-Si te alzó crees que podrás cogerte y subir princesa -le pregunté hundiendo mis rojos en sus pardos.
Ella asintió, siempre lo hacia pero al final la realidad es que era una humana y por muy cazadora que fuera su cuerpo era mortal.
-La marca a desaparecido, estoy bien -aseguré mientras dejaba que sus pies se posaran en el suelo observándola tambalearse.
No solté su cintura hasta que noté que afianzaba sus pies y hasta que me aseguró estar lista.
Mis manos apresaron sus caderas y con facilidad la alcé por los aires elevándola, estiró sus manos pero no alcanzaba, si que de un empujón la hice volar hasta que sus dedos se agarraron a la tierra, la vi patalear mientras trepaba y de un saltó me colé tras ella en el agujero ayudándola una vez arriba a terminar de levantarse.

Dan jadeaba, mis ojos preocupados se perdían en la mirada ajena, no estaba bien, no era necesario que me mintiera, su ritmo cardíaco era mas lento ,estaba agotada.
-Joder Dan -dije mientras sujetaba su rostro y buscaba en su cuerpo algo que pudiera tenerla en ese maldito estado de letargo, pero no tenia heridas, nada y eso me desesperaba.
-No Dan, no me jodas, no estas bien -gruñí completamente ofuscado con mis ojos rojos como el fuego fijos en sus pardos.
La había dejado lejos del infierno, a salvo y su terquedad la había traído aquí, arrasaría esa puta aldea pro no cumplir mi voluntad, vigilarla era la única puta misión encomendada, cuidar de ella hasta que lo pudiera hacer yo.

Como si me leyera el pensamiento, la joven doncella me echo en cara que la había dejado atrás.
-¿y? ¿crees que me arrepiento? De lo único que me arrepiento es de haberte dejado en manos de unos inútiles como esos. No lo entiendes -aseguré desesperado.
No entendía que no podía permitirme perderla, seria mi fin, quizás mi acto fuera en el fondo mas egoísta de lo que ella creía, la necesitaba, no se en que momento empecé a depender de esto que teníamos y lo había intentado evadir por todos los malditos medios, pero aquí estaba, preocupado, postrado ante sus ojos aunque ella no lo viera así.

“No vas a perderme” aseguró buscando mi boca con ahincó, gemí dejando que nuestras lenguas bailaran, arrasé con cada resquicio de ella entre roncos jadeos mientras mis dedos se deslizaban lentos por su cuerpo.
-Busquemoslos y salgamos de este infierno de mierda.

Rodeé su cintura con mi brazo tirando de su precioso cuerpo para ayudarla a caminar, no me lo decía porque iba de dura cazadora peor sin duda alguna, solo era una humana, mi humana.
-Dan ¿que ha pasado ahí abajo? -pregunté buscando sus pardos.
Algo iba mal, era una maldita sensación que tenia.
Dicen que sabe mas el diablo por viejo que por sabia y ese era mi caso.
Lo que la había arrastrado ahí abajo tenia un motivo para hacerlo ¿cual? ¿por que demonios la había dejado pasar la diosa cuando a nosotros nos había pedido algo a cambio? Todo me rechinaba en la cabeza.
-Dan, recuerda que eres mi prometida, se que no soy el hombre en el que mas confías, pero te aseguro que siempre te cuidaré ¿que cojones a pasado ahí abajo?



mi perdicion:

Blood Black:
avatar
Joe Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 271
Puntos : 252
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 16/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chemin Du L'enfer ~ Privado

Mensaje por Sunshine Denveraux el Miér Oct 04, 2017 5:51 am

Joe se ocuparía de buscar a Dan y nosotros nos encargaríamos de dar con aquel hombre que la Diosa quería para llevárnoslo, el problema que veía es que no lo podíamos coger así que, ¿cómo nos lo íbamos a llevar? La cosa estaba bastante complicada y ciertamente por más que le daba vueltas no lograba hallar un modo para poder coger aquel alma y salir de allí, por ahora era lo que me preocupaba porque no pensaba quedarme mucho más en ese infierno, había tenido suficiente de este por el momento. Quería recuperar el tiempo perdido, había pasado un mes lejos del vampiro y lo echaba de menos, lo necesitaba más que un simple beso como nos habíamos dado, quería mucho más que eso y mi mirada lo buscaba cada dos por tres mientras andábamos cogidos de la mano sin todavía poder creerme que lo habíamos recuperado, que la maldición se había acabado y que por fin éramos libres de nuevo. Su mirada dio con la mía y sonreí tras explicarle de forma bastante rápida lo que había pasado y para qué queríamos aquella alma para poder salir de allí, su mirada se centró en mis ojos y me mordí el labio ante el deseo que me provocaba, ese maldito mes había sido como una eternidad y solamente iba a estar segura de que todo terminaba cuando estuviéramos fuera de aquel lugar. Su pregunta sobre si la diosa estaba buena o no fue algo que me hizo fruncir el ceño y mirarlo de forma fulminante tornándose mis iris de color rojo por la rabia que me produjo aquella simple pregunta. ¿Qué más daba si estaba buena o no? Se excusó diciendo que había pasado mucha hambre y le gruñí antes de que llevara sus manos a mis nalgas y me pegara a su cuerpo.

Dejé que me besara aunque fui yo quien marcó el dominio de ese beso dejándole claro sin necesidad de palabras que era mío y que por muy diosa que fuera y muy buena que estuviera no iba ni a tocarlo, y él muchísimo menos. Mordí su labio inferior con fuerza cuando se separó y mis ojos se quedaron anclados en los suyos que miraban mis labios, sus dedos se deslizaban por mi rostro hasta finalmente tirar con suavidad hacia debajo de mi labio inferior viendo que se lamía sus labios y sonreí antes de que volviera a besarme, mis manos ascendieron por su pecho dejándome hacer y lo miré cuando me dijo que tenía hambre, por la mirada que puso supe sin necesidad de preguntar a lo que se refería, sonreí llevando mis dedos a su nuca rozando mis labios todavía con los suyos. Sabía que tenía hambre pero no era ni el momento ni el lugar, yo también tenía mucha hambre de él y quería perderme de nuevo en su piel, en su cuerpo... pero primero debíamos de salir de allí. Sonreí con picardía ante sus palabras, ante el tono de voz ronco que puso al decirlo y sus ojos rojos como el mismo fuego... me parecía una buena idea y una muy buena forma de recuperar el tiempo perdido. No le contesté aunque con mi mordisco en sus labios mientras sonreía y no dejaba de mirarlo fue más que suficiente. Tiré de él porque conociéndonos éramos capaces de perdernos en el otro y el tiempo corría más que nunca, llegamos hasta donde estaba aquel ente y miré al vampiro para ver si entre los dos buscábamos una solución. Pero sus palabras no me gustaron en absoluto y fruncí el ceño.



-Tiene que haber otra forma de poder sacar a un alma que no sea en el cuerpo de alguien –y no era eso lo que me preocupaba, sino más bien el cuerpo de quién. Pero Assur parecía que lo tenía bastante claro porque sus ojos se volvieron de ese color burdeos que bien conocía y en el que moraba su bestia, se plantó delante de aquella alma que se quedó parado en seco cuando le habló y lo miré algo asombrada de que pudiera hacer eso pero claro, era un demonio. Sus palabras no me gustaron en absoluto y mucho menos cuando le dijo que se acomodara en su cuerpo para... joder, no, ni de coña dejaba que esa alma se metiera en el cuerpo de Assur para poder salir de allí, no iba a permitir que eso pasara y la idea no me gustaba en absoluto. Cuando sus ojos me buscaron pudo ver la preocupación de sus palabras pintada en mi rostro, sus dedos se enredaron en los míos como si quisiera tranquilizarme de esa forma pero no estaba tranquila ni en broma- No –fue lo que dije tirando de su mano para acercarlo a mí y que se alejara de aquel alma- ¿pero te has oído? No pienso dejar que ese alma se meta en tú cuerpo Assur, ya te he perdido una vez y créeme duele mucho más que el jodido infierno... así que no, no se va a meter en tu cuerpo –gruñí molesta, enfadada por la decisión que había tomado con mis ojos rojos por la rabia que tenía- ¿qué crees que pasará luego cuando lleguemos arriba? ¿Crees que esa diosa va a dejar su alma sin cuerpo alguno, crees que no tratará de que se quede con tú cuerpo? ¡Joder! No voy a permitir que lo hagas, así que encontraremos la forma de salir de aquí, otra manera diferente pero no vas a dejar que el alma se meta en tú cuerpo, olvídalo –le rugí cabreada por esa estúpida decisión que había tomado. Mis manos ascendieron hasta su rostro y mi pulgar recorrió sus labios antes de inclinarme hacia él acortando la distancia para besarlo de nuevo, necesitaba que entendiera que no podía dejar que hiciera aquello, que hallaríamos otra manera de salir y que él me importaba muchísimo más- dile que se vaya –le pedí en un susurro contra sus labios aunque sabía que, en el fondo, no lo haría. El alma había tomado su decisión, quería salir de allí y ahora sabía que iba a ocupar el cuerpo de Assur... pero yo no pensaba dejar que lo hiciera. Dejando un mordisco en el labio inferior y mirándolo a los ojos lo empujé, con rabia y con fuerza lo lejos que pude y que me daría el tiempo suficiente para ser yo quien se acercara al alma para que ocupara mi cuerpo, él ya se había sacrificado bastante. Claro que jugar con demonios era lo que tenía, que su palabra era la ley y siempre conseguían el modo de salirse con la suya, así que cuando ya el alma se iba a adentrarse en mi cuerpo su brazo rodeó mi cintura, me apartó alejándome mientras yo gritaba e intentaba que me soltara pero cuando lo hizo fue demasiado tarde- ¡No! –dije intentando acercarme pero fue imposible, observé frustrada como el alma se fusionaba con el cuerpo del vampiro y tras una luz que desapareció cuando el alma ocupó su cuerpo fue que me acerqué a él ya que me había soltado- ¡Assur! –Lo giré cuando llegué a su lado para mirarlo llevando mis manos de nuevo a su rostro, buscando sus ojos tratando de hallar la forma de saber que seguía siendo él, no entendía qué podría hacer aquel alma en su cuerpo pero confiaba en el demonio, no así como de la diosa que nos esperaba arriba- ¿qué has hecho, maldito demonio? Eres un maldito imbécil, ¡te dije que no volvieras a hacer algo así nunca! –le di un golpe en el pecho con mi puño- no puedo perderte Assur, no puedo... –sus ojos todavía de ese tono burdeos estaban fijos en los míos- así que más te vale que esa diosa saque el alma de tu cuerpo y no quiera nada más, porque no estoy de humor para juegos. Te quiero a ti sin esa alma, y todo lo que se salga de ahí no lo quiero.




Mi querido demonio:

Gracias Niro:

Nothing Can Happen, If We're Together:

Look At Me:







avatar
Sunshine Denveraux
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 268
Puntos : 252
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 18/10/2015
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chemin Du L'enfer ~ Privado

Mensaje por Assur Black el Miér Oct 04, 2017 11:06 am

Ni de lejos esperaba que Sun se lo tomara a bien, pero si no llevábamos ese alma al otro lado no íbamos a poder salir de allí y ese ahora mismo era el problema principal que teníamos. Ya nos encargaríamos después de lo demás, de si haba que sacar un alma o destrozarla en una lucha, pero ahora mismo, lo necesitábamos y también un recipiente. Yo sin duda era la mejor opción.
Ella y Joe habían llevado encima una maldición que los había debilitado, Dan era mortal, era el que en mejores condiciones estaba y eso no me lo podía negar.

Claro que hacerle comprender a Sun algo ,era como pedir a mi padre que se comportara como tal, imposible, así que me limité a tranquilizarla con caricias mientras protestaba.
A estas alturas ya debería de saber que yo era muy capaz de hacer todo cuanto me venia en gana sin preguntar.
Esta vez no iba a ser distinta, claro que tampoco esperaba que la dama no hiciera su jugada, una maestra, era buena desplazándose por el tablero de ajedrez, la diferencia es que yo era el rey.

Dan se abalanzó hacia el alma echándome a mi a un lado en un mal intento de ser ella el recipiente, peor mi rapidez y que francamente esperaba ese movimiento, hizo que la enganchara por la cintura y antes de que pudiera hacer nada mas que gritar, el ente se colo en mi fusionándose con mi cuerpo.
Gruñí ligeramente, la sensación era extraña, aun así, mi alma era mas fuerte y conseguía relegar a la otra a un hueco oscuro y decadente.

Los dedos de Sun paseaban por mi rostro, suplicaba con su mirada que estuviera allí, que le hablara.
Claro que pronto me insultó, rabio y me golpeó asegurándome que quería esa maldita alma fuera de mi cuerpo.
-¿Así es como te han enseñado a tratar al hombre al que amas? -bromeé -¿imbécil? -me eché a reír divertido -por menos he arrancado la cabeza a muchos -aseguré atrayendola de las nalgas para que nuestros cuerpos se incendiaran -claro que ni de lejos tenían esas tetas y esos ojos.

Sun negaba, aunque se que mas tranquila ahora que escuchaba mis palabras.
-Estoy aquí, no vas a perderme, no soy tan fácil de matar, así que lo siento, tienes demonio para toda la eternidad -bromeé guiñándole un ojo.
-Ahora busquemos a Joe, a su prometida y salgamos de aquí, aun he de verte matarte por un ramo con todas esas humanas encolerizadas por cazar marido -bromeé mordiendo su labio inferior -y si te portas bien..solo si te portas bien, podemos irnos de viaje, algo tranquilo, solos...casarnos y bueno..pues eso...

No sabia como decir, ni siquiera lo que decía, yo no sabia como hacer estas cosas, era hablar de sentimientos y me perdía, nunca me habia permitido sentir y ahora era incapaz de demostrar, de explicar..estos pasos pequeños eran muy importantes para mi y aunque los camuflaba con ciertos sarcasmos, yo no sabia como hacerlo.

Mi hermano y su prometida llegaron justo a tiempo, Joe me miró con cara de ¿donde esta el ente? A lo que respondí con autosuficiencia que ahí adentro asustado.
-¿Y ahora? -Les pregunté a Joe y Sun, peor no terminé la frase cuando una fuerza nos succionó lanzándonos hacia una de las paredes rugosas que atravesamos de golpe cayendo de bruces frente la diosa.
-Ya podías ser algo mas cuidadosa -le dije enarcando una ceja mientras ayudaba a Sun a ponerse en pie rodeando su cintura de forma posesiva.
-Si, que mi mujer está embarazada -puntualizó Joe muerto de la risa -bueno, saca a tu fantasma de dentro de mi hermano y aquí paz y no se donde gloria..nos largamos y todo arreglado. Un placer hacer negocios contigo.



Assur:

Mi pequeña debilidad:

El infierno arde:

Blood Black:
Assur y Hania:
avatar
Assur Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 232
Puntos : 234
Reputación : 16
Fecha de inscripción : 01/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chemin Du L'enfer ~ Privado

Mensaje por Danerys Garnert el Jue Oct 05, 2017 9:50 am

El vampiro estaba enfadado, enfadado de verdad y eso se podía notar por la forma en la que me miraba, sus ojos rojos estaban clavados en los míos y me miraba como si intentara buscar algo en mí, alguna herida o algo que tuviera porque parecía también bastante preocupado. Suspiré mirándolo estando algo cansada, lo cierto era que desde que había llegado a aquel lugar me sentía más cansada y extenuada de lo normal, quizás solamente ese era el efecto que tenía aquel lugar sobre mí ya que ellos eran más resistentes, tenían más aguante y podría ser una explicación bastante lógica. Decía que la marca había desaparecido y que estaba bien, eso significaba que habían matado a esa bruja y que Sun y Joe eran libres ahora y no tenían una cuenta atrás sobre ellos, había visto lo que esa marca les hacía y el dolor que les causaba, lo había visto sobre todo en el vampiro viendo cómo se extendía la marca y eso los debilitaba, me alegraba por ellos de verdad, tendría que decirle al vampiro mil veces “te lo dije” pero en esos momentos no era una buena idea, no cuando me miraba tan enfadado y sus manos apresaban mi rostro como si de esa manera encontrara la solución a sus problemas. Me decía que no estaba bien aun cuando le decía que sí, vale, estaba cansada y sentía mi cuerpo un poco ralentizado pero fuera de eso estaba  bien, no tenía ninguna herida y no me dolía nada aunque a él parecía no convencerle en absoluto mi estado. Seguía asegurándome que no me encontraba bien y rodó los ojos cambiando de tema, diciéndole que no me había gustado que me dejara allí atrás frunciendo el ceño mirándole.

Él me contestó que no se arrepentía de haberme dejado y yo le di un golpe por eso, odiaba que quisiera controlar y manejar mi vida o los pasos que daba en el camino, le había dicho que iba a ir y al final estaba allí frente a él, los de aquel pueblo no habían podido hacer nada para pararme porque sabía defenderme y no necesitaba e permiso de nadie, me había cabreado muchísimo que me drogara y me dejara atrás cuando yo estaba capacitada para ir con él, no era una princesa ni una damisela en apuros, sabía luchar y protegerme a mí misma aunque a veces a él se le olvidara ese pequeño detalle. Parecía enfadado por mis palabras pero es que tenía razón, no debió dejarme atrás y decía que solo se arrepentía de dejarme con ellos porque no pudieron pararme, rodé los ojos ante eso, hubieran sido otros y me habría ido igual... era algo que él tenía que aprender a entender aunque no le gustara, no me gustaba que me dejaran atrás como si fuera débil o como si fuera un incordio y un estorbo y aunque no se lo dijera con palabras me había hasta dolido un poco que hiciera eso, él siempre decía que era en parte para protegerme pero haciendo ese tipo de cosas era cuando más en peligro me ponía. Tenía que entenderlo y aunque siempre intentara hacerme lo mismo, al final, acabaría saliéndome con la suya y no entendía como no le había quedado claro todavía.


-Si hubieran sido otros habría venido igual, no han podido pararme Joe, ¿te recuerdo que soy cazadora y que tengo mis trucos? –Me gruñó nada conforme con mis palabras y mis manos encarcelaron su rostro para mirarlo de forma fija- no vas a perderme Joe, aún tengo que darte muchas más pesadillas y dolores de cabeza –sonreí de lado antes de acercar mis labios a los suyos y besarlo, no tardó en responderme al beso y comenzó a llevar él el ritmo tornándose algo más rudo sintiendo sus manos deslizándose por mi cuerpo. Me separé mordiendo su labio inferior, todavía teníamos que buscar a su hermano y a la vampira y sabía que no teníamos mucho tiempo. Su brazo rodeó mi cintura y tiró de mí, sus ojos buscaron los míos y no tardó en preguntarme qué había pasado ahí abajo, lo cierto es que no recordaba demasiado de lo que había pasado- no lo recuerdo bien –aseguré mirándolo mientras seguíamos andando, no le mentía, simplemente no me acordaba del todo. Me dijo que era su prometida y enarqué una ceja por ello, a ojos de los demás lo seguíamos siendo pero ya nos habíamos casado aunque no se lo dijéramos a nadie- ¿ahora soy tu prometida? ¿Te has olvidado de que nos hemos casado? Pero sí, mejor seguir con que eres mi prometido delante de mis padres y demás –quise desviar el tema pero volvió de nuevo al tema en cuestión, me decía que me cuidaría y no tenía duda alguna de ello porque ya lo había demostrado- yo... no lo recuerdo bien. Solo sé que había una puerta y que al cruzarla estaba en un bosque, salieron algunas criaturas que pude eliminar y... –me mordí el labio intentando recordar, el rostro de alguien vino a mi mente pero no lo recordaba con nitidez, no era capaz de saber qué había pasado- creo que me desmayé. No lo sé, tengo borrosas algunas partes –no le estaba mintiendo en ningún momento, había sido así y no recordaba mucho más de lo que le había dicho. Pronto nos encontramos con su hermano y con Sun y Joe preguntó por el alma a lo que su hermano respondió que estaba en su cuerpo, fue entonces que un vórtice nos arrastró a todos sacándonos de allí y haciendo que aterrizáramos en otro lugar diferente, uno donde yo ya había estado y que era donde se encontraba la diosa. Me puse en pie tras la caída y rodé los ojos ante el comentario de Joe esperando a que la diosa quitara el alma del cuerpo de Assur para poder irnos, había tenido suficiente de aquel lugar y de todo aquello. Los ojos de la diosa se posaron en mí de forma leve y efímera y luego miró al vampiro que estaba a mí lado y sonreí de forma ladina.
-Yo os dije que me trajerais su alma y eso es lo que habéis hecho, está dentro del cuerpo de tú hermano pero necesito un recipiente, ¿no sabías como se sacaba un alma del infierno? –Sonreí con cierta malicia- tú hermano se quedará aquí para que su cuerpo le de cobijo al alma que lleva en su interior –sus ojos se posaron en el vampiro y sonrió de lado- no es un mal recipiente, es atractivo... me gusta –ninguno nos habíamos esperado eso, mucho menos yo que no sabía de qué iba todo aquello pero no nos gustó la respuesta, sobre todo a la vampira que gruñó por ello ante la idea de volver a separarse del vampiro- un trato es un trato, yo os he llevado hasta el infierno y ahora vosotros tenéis que devolverme el favor –siguió hablando y de pronto movió sus manos de forma que el vampiro quedó como aislado por un extraño campo de color rojizo que lo envolvía como si estuviera en una urna, alzó sus manos para pegarlo al techo y que no pudiéramos llegar mientras una extraña niebla envolvía el lugar donde estaba el vampiro. Miramos hacia arriba viendo al vampiro suspendido en aquel lugar en el techo y los ojos de la diosa se posaron sobre mí, “muy pronto” fue lo único que escuché en mi cabeza antes de notar un pitido en los oídos que me hizo cerrar los ojos unos segundos pero recomponerme como si no hubiera pasado nada. Sabía que habría problemas porque al parecer la diosa no quería liberar al alma de su cuerpo y sabía que ni Sun, ni Joe, estarían de acuerdo con esa decisión que ella había tomado.



Encadenados para la eternidad:


Play with fire:






avatar
Danerys Garnert
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 148
Puntos : 139
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 28/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chemin Du L'enfer ~ Privado

Mensaje por Joe Black el Jue Oct 05, 2017 1:18 pm

Esto empezaba a tocarme francamente las pelotas y ademas a dos manos.
La “diosa” que se creía el centro del universo nos trataba como a desgraciados mortales, pero se equivocaba en algo, puede que un día eso fuera exactamente lo que fuimos, pero mi humanidad se desvaneció a fuerza de látigo cuando padre me convirtió en un monstruo.
Mi padre era un demonio, convertido por Lilith en vampiro y este pobló la tierra con sus elegidos, nosotros que a su vez emprendimos nuestro propio linaje de vampiros, eramos los primeros, eramos poderosos, eramos dioses y esa mujer iba a terminar arrodillada comiéndome la polla si no deponía esa actitud arrogante.

Mi hermano fue elevado hasta el techo mientras Sun rugía desde el averno ordenando a la diosa que lo bajara.
Con mi rapidez sobrehumana la enganche del cuello, mis ojos burdeos dejaban muy claro que se había terminado el maldito juego.
-Mira preciosa, si estas aquí encerrada es porque no eres tan poderosa como finges aparentar, así que vas a soltar a mi hermano antes de que él solo se liberé, algo que por como veo agrietarse esa cúpula con sus golpes pasara, vas a sacarle ese espíritu o se lo saco yo a golpes y después puedes metertelo por el culo o por donde te quepa ¿te parece? Ese es el único puto trato que voy a aceptar y si no lo haces te arrancaré la cabeza, te sacaré el veneno de esos colmillos de serpiente y usaré ese veneno para incendiar el puto infierno.
Estoy cabreado, mucho, te aconsejo que me obedezcas porque estoy siendo amable y dudo quieras verme sin amabilidad ninguna pidiéndote lo mismo

Algo mas me torturaba, había dicho algo de Dan, algo que no entendía, pero eso lo dije muy despacio, para que esta no se preocupara, susurrado en su oído.
-No se que mierdas le ha pasado ahí dentro a mi prometida, pero te juro que esa mujer es todo cuanto tengo en mi vida, si le pasa algo, si me la arrebatas, no existirá cielo, infierno o penitencia donde puedas esconderte, te daré caza, muerte y una tortura que durará para siempre, te doy mi palabra y quien me conoce puede decirte hasta que extremo llevo aquello que prometo.

La cúpula se rompió, mi hermano con los ojos burdeos quedó frente a la diosa, creo que pocas opciones le quedaban mas allá de ceder a nuestras exigencias o por ende morir en el intento porque nadie saldría de ahí sin mi hermano.
-¡Ahora! -rugí enfrentándola con violencia -suéltanos puta o atente a las consecuencias.



mi perdicion:

Blood Black:
avatar
Joe Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 271
Puntos : 252
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 16/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chemin Du L'enfer ~ Privado

Mensaje por Sunshine Denveraux el Lun Oct 09, 2017 12:42 pm

No había podido evitar que el vampiro llegara hasta el alma y este se fusionara con su cuerpo, lo había apartado y sin embargo él había hecho todo lo posible para que el alma se introdujera en su cuerpo por más que lo evité. Era lo que tenía cuando jugabas con demonios y tú prometido era el rey de ellos; que sabían todos los trucos habidos y por haber para moverse por ese tablero que él tan bien conocía y en su defecto moverme a mí también. Me había apartado en el último momento y había visto sin poder hacer nada como el alma entraba en su cuerpo mientras yo me intentaba soltar, solo lo hice cuando él me dejó libre y me acerqué a él girándolo para que me mirara, necesitaba saber que seguía estando ahí, sabía lo fuerte y poderoso que era pero desconocía qué podría hacer el alma dentro de su cuerpo. Mis ojos buscaron los suyos contemplando esos ojos rojizos que se gastaba el vampiro, mis dedos recorrieron su rostro despacio esperando a que me respondiera y me contestara, saber que estaba ahí conmigo y que no se había ido. Le reprendí por lo que había hecho, le di un golpe en su pecho enfadada por lo que había hecho mientras yo había tratado de evitarlo, ya lo había perdido una vez y no contemplaba bajo ningún concepto el perderlo una segunda, ya había tenido suficiente con la primera que no quería ninguna más, no me quería separar de él y haría lo que fuera necesario para cumplirlo. Lo necesitaba y quería a esa alma fuera de su cuerpo ya, era tan estúpido, tan idiota por haberse sacrificado de nuevo que no pude evitar enfadarme con él por eso.

Enarqué una ceja ante su pregunta si así era como trataba al hombre que amaba, claro que no, pero no podía evitar enfadarme con él por lo que había hecho. Joder, ya lo había perdido una vez y había sido lo peor que me había pasado así que no quería volver a sentirlo y revivirlo de nuevo. Sí, lo había llamado imbécil pero como también podría haberlo llamado de otra forma, salvo que esa fue la primera que se me vino a la cabeza y podría haber seguido con la lista, pero no teníamos tiempo así que solamente lo dejé en eso. Él se reía por mis palabras y aseguraba que había matado a muchos por mucho menos de lo que yo le había dicho, claro que el resto no era yo y no se podían dar las licencias que yo me permitía, como decirle esas cosas y hacer muchas más que solamente yo podría hacer o en caso decirle. Sus manos fueron raudas a mis nalgas para acercarme a su cuerpo asegurando que nadie había tenido ni mis ojos ni mis pechos y negué con la cabeza mirándolo con nuestros cuerpos pegados, al menos me quedaba algo más tranquila al darme cuenta de que era realmente el vampiro, porque solamente a él se le podrían ocurrir semejantes cosas en un momento con ese y sacaba ese particular humor que él tenía reservado para momentos ocasionales, momentos como el que nos encontrábamos en esos momentos. Sonreí levemente porque todavía no se me había pasado el enfado con él por lo que había hecho, pero era verdad que sabía cómo sacarme una sonrisa incluso en los peores momentos.


-Date por dichoso que te he llamado solamente imbécil y no he seguido una lista que podría haber ido aumentando con cada palabra –aseguré- pero no teníamos tiempo y es lo primero que me ha venido a la mente. Además, sé que no me vas a arrancar la cabeza porque te diga lo imbécil que eres y por eso me doy ciertas licencias... como otras muchas más –sonreí de lado dejando mis manos recorrer su pecho escuchando sus siguientes palabras- ya sé que no eres tan fácil de matar pero... no quiero volver a perderte otra vez, no me fío de esa diosa Assur –mordí su labio inferior- mejor, porque quiero tener a mi demonio por toda la eternidad –mis ojos buscaron los suyos cuando dijo de buscar a Joe y sobre todo que tenía que coger el ramo entre todas las humanas, algo que me hizo reír- ¿de verdad quieres que coja el ramo, demonio? Sería demasiado fácil arrebatárselo, ¿quieres que mate a la mitad de los invitados? Porque es lo que pasaría de ir yo a por el ramo, ninguna quedará con vida –mordió mi labio inferior y un leve jadeó salió de mis labios, lo necesitaba, lo había echado tanto de menos. Mis ojos se fijaron en los suyos ante sus siguientes palabras y sonreí- ¿cuándo me he portado yo bien, Assur? Soy especialista en portarme mal, sobre todo cuando estoy contigo –fui yo quien mordió su labio inferior dejando cerca nuestros rostros- ¿tú proposición.... sigue en pie? –Pregunté ahora dejando mis manos en su nuca, por una parte aunque sabía que era un hombre de palabra había pensado que lo dijo porque... no dije nada al respecto y simplemente lo miré sonriendo rozando sus labios con los míos- me gustaría que me enseñaras Rumanía de tu mano, irnos solos, sin prisas, disfrutando del viaje, hacerte mío por toda la eternidad... en salir de este infierno serás todo mío –sonreí justo cuando llegaron Joe y Dan, preguntó dónde estaba el alma y Assur le hizo un gesto que en su interior a lo que yo gruñí por ello. Pronto nos vimos envueltos en un vórtice que nos llevó de nuevo ante aquella diosa cayendo de una forma un tanto brusca, algo de lo que se quejaron los dos hermanos, Assur ayudó a levantarme y rodeó mi cintura pegándome a su cuerpo. Las condiciones estaban claras, sacar el alma de su cuerpo y largarnos... pero al parecer la diosa no iba a ponérnoslo tan fácil. Assur fue envuelto en una cúpula y elevado en el aire pegado al techo, gruñí mirando a la diosa- ¡Bájalo de ahí, maldita zorra! –Sabía que no podíamos fiarnos de ella, sabía que algo haría con el cuerpo de Assur, Joe se abalanzó hacia ella y la cogió por el cuello amenazándola para que lo soltara, haciéndole saber que la mataríamos mientras desde arriba Assur daba golpes en la cúpula para romperla, me tenía cabreada y hasta las narices todo aquello, primero la bruja, la maldición, llevarse a Assur, el viaje, el infierno y ahora esto... suficiente. Mientras Joe la amenazaba me acordé de que tenía la daga todavía en el cinturón que llevaba, así que justo cuando Assur rompió la cúpula y esta estaba frente a los dos hermanos yo me moví colándome con rapidez colocándome a la espalda de la misma, le clavé la daga pero la dejé justo antes de que tocara su corazón, gritó por el dolor y las miradas entonces se centraron en mí- dijiste que esta daga podía matar cualquier cosa, algo me dice que si te llega al corazón morirás también –dije en tono bajo y amenazador, cansada de las gilipolleces de todos y de todo lo que había tenido que aguantar- así que escúchame bien puta, porque no estoy para juegos tampoco –miré al vampiro que tenía frente a mí- suéltala Joe –le pedí rodeando mi brazo su cuello con la daga incrustada en su cuerpo- no va a hacer ningún truco ¿verdad que no? –Pregunté metiendo un poco más la daga de forma que ella gritó otra vez, el vampiro la soltó y yo seguí con mi agarre- muy bien, ahora que tengo toda tú atención vas a quitarle el alma que nos habías pedido a mi prometido y lo que hagas con ese alma, sinceramente, me importa una mierda –aclaré- pero se lo vas a quitar y nada de trucos o te atravesaré al corazón y aquí se acaba tú existencia –amenacé sin dejar que hablara- si no tienes dónde meter ese alma te jodes, no es mi puto problema, si necesitas a otros imbéciles para conseguir un cuerpo tampoco es mi problema, pero él es mío así que ni lo pienses, y ahora saca la jodida alma para largarnos –si me hacía caso era porque la daga también podría matarla a ella y le convenía hacer justo lo que le estaba pidiendo. Se acercó a Assur y extendió su mano hacia el pecho del vampiro, una luz brotó en cuanto puso su mano sobre el lugar y el alma salió de su cuerpo por completo hasta que lo dejó en una cúpula parecida a la que había encerrado a Assur- y ahora salid de aquí –les dije mirándolos a los tres- ¡qué salgáis! –les grité para que se movieran, Joe tomó a la humana de la mano tirando de ella y el vampiro se quedó de pie mirándome sin hacerme el menor caso, sabía que no me iba a dejar. Me acerqué hasta la puerta con el vampiro a mi lado y empujé a la diosa quitándole la daga, se la lancé de nuevo para ganar tiempo y tomé la mano del vampiro subiendo por esas escalares mientras se escuchaba su grito de fondo y todo el templo comenzaba a temblar, algo nos perseguía pero no me paré a mirar lo que era y solo paré cuando estuvimos fuera del templo de nuevo en la selva donde el vampiro y la humana nos esperaban, solo así me paré y me giré para mirar a Assur, ahora sí libre de todo, para abrazarlo y pegarlo a mi pecho sabiendo que ya no había nada que me lo arrebatara, nada que nos separara- te quiero, mi demonio –susurré en su oreja con los ojos cerrados enredando mis dedos en su pelo.




Mi querido demonio:

Gracias Niro:

Nothing Can Happen, If We're Together:

Look At Me:







avatar
Sunshine Denveraux
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 268
Puntos : 252
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 18/10/2015
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chemin Du L'enfer ~ Privado

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.