Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA THE BOND OF THE BLOOD - PARTICIPAN DRAKE ENDE Y JOSSETTE LOUVRE. LA LLAVE - PARTICIPAN POSEIDÓN Y CRYSANTHE KASTAROS. EL CAOS VISTE DE GUERRA - PARTICIPAN ORN, DRITTSEKK, BRÖKK TOLLAK, SOLEIL, KATTRINA. NOCHE DE HALLOWEEN - PARTICIPAN VLADIMIR ROMANOVS y MAGGIE CRAIG.




Espacios libres: 15/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 30/07/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




La Letra... Con sangre entra (Gwangjong/Silke/Lee/Rois)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La Letra... Con sangre entra (Gwangjong/Silke/Lee/Rois)

Mensaje por Gwang So Goryeo el Mar Ago 29, 2017 7:06 pm

Gwanjong, caminaba por la alfombra de su amplio estudio, dirigiéndose de un lado al otro, como un león enjaulado que está a punto de atacar al primer desprevenido que intentara acercarse. ¿Que lo había llevado a tal mal humor? no era otra cosa que un hombre llamado Lee. Se encontraba tan molesto porque los informes sobre las actividades del funcionario coreano no eran para nada halagüeñas, parecía que las amenazas solapadas que él había hecho llegar a oídos del humano, habían caído en saco roto.

Soltó una maldición, en el instante en que su secretaria y mano derecha, - una joven de nombre Rois - entraba a la habitación, - Amo, ¿que sucede? - quiso saber la irlandesa, quien tenía un gran aprecio por el vampiro, no solo porque la había salvado de una muerte segura, hacía varios años atrás, sino, porque en todo el tiempo en que su relación como amo y esclava, se desarrollaba, había aprendido a quererle como a un familiar muy cercano.

Gwanjong, dejó escapar un suspiro, mientras destensaba su mandíbula, intentando controlar su mal humor. Giró su cuerpo, hasta quedar justo en frente de su esclava. Los ojos profundos y misteriosos del vampiro, se clavaron en los claros y vivaces orbes de la fémina - Rois, querida, ¿Cuantas veces  he de pedirte que no me llames así? no soy tu amo, o por lo menos jamás hemos llevado una relación así... - sonrió mientras golpeaba su mentón con la punta de su dedo indice, - si debería definir nuestra relación, la palabra justa seria... seria... - dudó al darse cuenta que no lograba definir que tipo de relación llevaban. Los grandes orbes de la rubia, parpadearon varias veces, - ¿Almas errantes? ¿Aliados en la soledad? - atinó a sugerir, aunque se cohibía cada vez que intentaba dar su opinión, ante un hombre tan imponente como su amo.

El embajador, sonrió, con una dulce sonrisa, que iluminó su rostro, dejando ver su blanca dentadura y sus colmillos, aunque a la joven jamás le habían causado temor, ya que con ella era un ser protector y bondadoso. Gwangjong, no entendía la razón, pero aquella humana, lograba borrar cualquier atisbo de mal humor. Asintió con un suave movimiento de cabeza, - Si, creo que has sabido definir ésta extraña relación... somos, sobrevivientes de una vida errante, tus palabras nos pintan de cuerpo entero - dijo sin poder contener su sonrisa. Se fue acercando a la joven, hasta estar muy cerca de ella, Tomó con sus manos, las ajenas, acarició las afiebradas mejillas y cerró los ojos, al momento de acercar sus fríos labios a la frente de su amiga. Tal  vez, nadie podría entender el tipo de relación que se había creado entre el inmortal y la humana, es vinculo único y preciosos que lograba unirlos, mezcla del cariño y la necesidad de la joven, puesto que necesitaba de la sangre del inmortal para poder sobrevivir a la terrible enfermedad que, agazapada, permanecía latente en el interior de la mujer. ese mal que había estado a punto de condenarla a una muerte horrorosa, no hacia muchos años atrás.

No pudo evitar, sentir la frete afiebrada de su amiga, ni olvidar el temblor que recorría el frágil cuerpo de la irlandesa. - ¿Hace cuanto que no te alimento? - preguntó, con un tono de voz que demostraba claramente lo preocupado que estaba. Rois, intentó separarse, puesto que no quería ser motivo de otra preocupación mas, en la vida del vampiro. - No pasa nada, es solo que de unos días hasta hoy, no he podido comer nada, el estomago está revuelto y la tos me quita las ganas de hacer cualquier cosa - se quejó, pero se apresuró a desdeñar la situación - ya verá como en pocos días me encontraré muy bien -, la joven sabía que su amo, no había sido el mismo, desde que volviera de una visita inesperada al Museo del Louvre, no había querido preguntar, pero estaba segura de que algo muy importante había sucedido, por esa razón, no había querido importunarlo con un problema personal.

No fue necesario que ella dijera algo mas, o intentara detenerlo, el vampiro, apretó con suavidad su mano derecha y tiró de ésta, haciendo que la humana le siguiera, hasta que le indicó que se recostara en una cheslongue que había en un rincón del estudio, para luego tomar asiento a su lado, en silencio, el inmortal se arremangó la manga de su camisa, con un puñal pequeño que extrajo de la bota,, realizó una incisión en su muñeca, para luego ofrecer su sangre a la escava, - Bebe... vamos... sabes que debes alimentarte - le reprochó, - tranquila, no me molesta - permitió que bebiera, instándola a hacerlo con calma. mientras ésta se alimentaba, con su mano libre, acarició los cabellos de la joven, sentía un gran cariño por la rubia, como si en verdad fuera apenas una criatura, tan pequeña, como lo había sido su hija, cuando descubrió que la niña que Soo había dado a luz, era suya, - te prometo que cuidaré de ti, como lo hice con ella, hasta el día de su muerte - caviló.

Con un suave movimiento, alejó los labios de Rois, de la herida que comenzaba a cerrarse, - Te sientes mejor? - quiso saber, aun preocupado por la debilidad de su amiga. Mientras ella asentía con el movimiento de su cabeza, él se limitó a limpiar la comisura de los labios femeninos con un pañuelo que estaban bordadas las iniciales del embajador. Su esclava se ruborizo, el amor que sentía por Gwangjong, no era el de una mujer hacia un hombre, sino el de una hermana menor, hacia su hermano mayor, pues para ella, el embajador, era su única familia.

Él la dejó descansar, mientras velaba su sueño, como lo había hecho siempre, cada vez que dejaba que ella bebiera de su sangre. Bien sabía que luego de consumirla, caía en un sopor extraño, con el cual podía hacer que los beneficios a la débil salud de la joven fueran mas efectivos. El embajador era el responsable de aquel extraño comportamiento, puesto que usaba su poder de confusión de mente, para hacerla dormir. Bien sabía, que mientras ella continuara consumiendo su sangre, la muerte estaría lejos de ella. Con delicadeza, la cargó en sus brazos, llevándola hasta la habitación que le había asignado, desde la misma noche en que llegara, moribunda a su morada.

Tras depositarla en el lecho y cubrirla con una gruesa manta, se volvió a su despacho, debía pensar muy bien los paso a seguir. Sentado en su escritorio, intentó encontrar una forma no tan agresiva, como para dar un escarmiento al rebelde miembro de la embajada.  Se frotó la nuca
- Lee... no me dejas otra alternativa - dijo frustrado - deberás aprender, que todo tiene un límite, y que si no entiendes por las buenas... la letra, con sangre... entra -.



Vuelve a mi, porque la vida sin ti, es un eterno sufrimiento:


avatar
Gwang So Goryeo
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 32
Puntos : 40
Reputación : 26
Fecha de inscripción : 26/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Letra... Con sangre entra (Gwangjong/Silke/Lee/Rois)

Mensaje por Róis Brady el Jue Sep 14, 2017 7:59 pm

Había pasado toda la mañana acomodando los papeles de su amo. Sentada en el sillon del escritorio del embajador de Corea, se dispuso a preparar los informes que apenas el inmortal despertase de su letargo, pediría revisar. Le conocía muy bien, sabía que se trataba de un hombre meticuloso, recto, formal, que por su carácter podía ser calificado como un ser frío, sin sentimientos, mas ella le había conocido en una etapa de sus vidas, en que tanto ella, como el vampiro, se encontraban sumidos en grandes tribulaciones. Ambos, se habían salvado de alguna manera, y creado un vinculo que muy pocos, o ningún otro vampiro, podría entender.

Sonrió al recordar, como en las primeras semanas en que vivió bajo el mismo techo del vampiro, ella fue cuidada, como si de una delicada muñeca se tratase. La había encontrado en un callejón obscuro, una noche en que la primera tormenta de nieve azotaba París. Nadie en su sano juicio, habría estado recorriendo las calles desoladas, ni enfrentado aquel frío que partía la piel al solo contacto con el viento. Mas un alma solitaria, milenaria, recorría las calles, los callejones, en busca de algún remedio para ese dolor que le traspasaba el alma, que comenzaba a volverlo loco, y hasta a pensar en dejar que el sol acabara con su existencia fútil. Esa misma noche, bajo el inclemente cielo, ella esperaba su postrera hora, el frío era tan intenso que todo su cuerpo temblaba, ya no poseía fuerzas ni para toser, sus labios blancos, se habían mancado de sangre, por la tuberculosis que no le permitiría vivir un día mas. Sus ojos, no tenían lagrimas que derramar, y un sueño imposible de contener, provocaba que Rois fuera cayendo en una inconsciencia de la que no saldría con vida. No pudo dar un paso mas, se afirmó en la pared del callejón y dejó que su cuerpo fuera cayendo lentamente al suelo. allí tumbada con su mejilla en la fría nieve, suspiró resignada, todo había terminado.

Cuando volvió en si, no se encontraba en el callejón, acomodada en una suntuosa cama, era vigilada por un hombre de rasgos orientales, que aunque no movía sus labios, parecía hablar claramente. Ella no tenía fuerzas para contestar, mas que con leves movimientos. Él, le dijo que era, y el destino que ella tendría, le dio a elegir, o ayudarla a morir, o convertirla en su esclava, y así, poder llevar una vida lo más normal posible. Ella, se preguntó, el porque la intentaba ayudar y él, le respondió, porque le recordaba a un ser que había sido importante para su vida. Aunque por un momento dudó, pronto su alma se aferró a la posibilidad de vivir, ¿quien desea en verdad morir? nadie, se había contestado mentalmente, en el instante que el vampiro se cortaba la muñeca y le daba de beber un poco de aquel sobrehumano y obscuro liquido.

Años había pasado de esa primera noche, en la que unieron sus destinos, en la que se encontraron como almas solitarias que decidían hacerse compañía. No los unía un amor romántico, pero si el amor filial, ese que ambos habían perdido hacía ya mucho tiempo atrás. Acarició la carpeta que había preparado para él. En pocas horas se la daría, temía lo que pudiera hacer Gwang So, con aquel humano, pero sabía que era un ser justo y que de seguro le daría la oportunidad de elegir su destino, de la misma manera en que se lo había dado a ella.

Cuando la noche llegó, se dirigió al despacho en donde encontró al embajador. El escucharlo tan alterado la preocupó, le conocía muy bien y sabía que existían secretos que él tenía con ella, pero se disponía a pedirle que no siguiera guardándolos en el corazón, ella estaba dispuesta a ayudarle en lo que fuera. Pero su salud estaba resentida, semanas hacía que él no le brindaba su sangre y la tuberculosis había vuelto a ensañarse en su cuerpo. Nuevamente Gwang So, volvió a cuidar de ella, como lo hiciera hacía años atrás, llevándola en brazos a su cuarto y quedándose a su lado, hasta que se quedó dormida. En lo último que pudo pensar, fue en pedirle al cielo, que él pudiera volver a ser feliz, y que su muerte llegara, luego de verle junto a una mujer que le amara, de la misma forma como él amaba a la mujer del retrato, que guardaba tan celosamente el vampiro en su recamara.


avatar
Róis Brady
Esclavo de Sangre/Clase Media
Esclavo de Sangre/Clase Media

Mensajes : 31
Puntos : 12
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 13/01/2016
Localización : Paris

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Letra... Con sangre entra (Gwangjong/Silke/Lee/Rois)

Mensaje por Lee Gyum el Sáb Sep 23, 2017 11:34 pm

Una pequeña arruga en su entrecejo, mostró la preocupación que le causaba recibir aquella invitación de parte del embajador de Korea. No se trataba de que no hubiera buscado la oportunidad de encontrarse con el enigmático político, claro que no, pero luego de la reunión que tuviera con uno de sus informantes, las perspectivas se veían bastante perturbadoras. Por un lado, el hecho de que jamás el embajador realizaba entrevistas por la mañana, ni por la noche. Por otro lado, la invitación era para asistir a la residencia del embajador. Para volver mas preocupante la situación, dicha invitación había llegado a su domicilio, el cual pocas personas, o casi ninguna, conocía, a excepción de Silkey, a quien jamás ocultaba nada, - bueno, casi nada - se corrigió, mientras recordaba como la rubia le había hecho prometer que no buscaría entrevista alguna con el misterioso caballero.

Se había levantado apenas pasadas las cinco de la mañana,  consultando su reloj de bolsillo, al observar que la obscuridad apenas comenzaba a retroceder dando lugar a la mañana. El cielo se presentaba totalmente despejado, como era de esperarse, teniendo en cuenta la altura del año en que se encontraban. Se preparó meticulosamente. No se trataba de una reunión estrictamente formal, pero como era de esperar, debía ir ataviado con el típico traje, un hanbok de muy buena calidad, traído desde Korea no hacía mas de una semana tras. Lee, extrañaba mucho su patria, por lo que no era algo fuera de lo común, que el asiático, encargara algunos trajes confeccionados en Seul, por lo que al saber que tendría aquella misma noche, un evento importante como ese, se dedicó a prepararse meticulosamente. Era la oportunidad justa para explicar al embajador, los beneficios que podrían obtener, si éste, permitía seguir con el contrabando silencioso y meticuloso que hacía mas de dos años, se llevaba a cabo, desde los diferentes reinos asiáticos, a Europa y en especial a Francia.

El día se le escapó como agua entre los dedos, y cuando quiso acordar, ya era hora de darse un baño y vestirse a la usanza de su país. Apenas pasadas las ocho de la noche, el coche estaba listo en la puerta de su mansión. Subió, si problemas, ya en el interior, se cercioró que la pistola que mantenía escondida en su cintura, se encontrara firmemente sujeta, lo que menos quería y esperaba, era tener que usarla, pero bien sabía que aveces, las reuniones podían terminar muy mal, por esa razón, había decidido protegerse. En todo el tiempo que le llevó realizar el recorrido. Lee, se la pasó pensando en Silkey, no le gustaba defraudarla, pero la situación se le había ido de las manos y ya no podía hacer nada, solo esperaba que la alemana comprendiera que existían situaciones a las que simplemente no se podían postergar, ni negarse a asistir.

Cuando por fin llegaron ante la entrada de la mansión del embajador, un escalofrío recorrió el cuerpo del coreano, algo le decía que la velada no se desarrollaría como lo tenía planeado y que definitivamente, el embajador, tenía un plan del que Lee no lograría salir indemne.



Todo tiene un precio en la vida... aun el amor o la muerte.
Lee music:


avatar
Lee Gyum
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 12
Puntos : 15
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 13/05/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Letra... Con sangre entra (Gwangjong/Silke/Lee/Rois)

Mensaje por Suni Kang el Vie Nov 03, 2017 11:39 pm

Ese día en el museo se habían recibido varias piezas para diferentes exhibiciones y cada uno de los encargados de sección debía revisar lo que recibiera, asegurarse de que se encontrara en buenas condiciones y buscar un lugar apropiado para ser puesto en exhibición. Suni había revisado piezas en su gran mayoría para la sección de antigüedades rusas, sin embargo, fue la única pieza que recibió para la exhibición de Corea la que la mantuvo tan fuera de si. Lo que recibía era un extravagante collar, perteneciente a la esposa del emperador Gwang So, un collar sumamente hermoso que por algún motivo desconocido la entristecía, como si cargarlo fuera estar aceptando que el amor de su vida le engañaba con alguien más. Sin saber por qué era que creía aquello, la Kang dejó el collar en su estudio y se concentro sobre todo en acomodar las piezas de la exposición rusa, siendo ya, cuando el sol se ocultaba que puso en su sitio la ultima de las entregas, un hermoso cuadro de lo que parecía ser un parque, completamente cubierto por la nieve. Satisfecha por lo logrado, Suni regreso hasta su estudio donde una vez más se encontró con el collar que aún no decidía en donde colocar. Un suspiro salió de los labios de la historiadora, quien tomó entre sus manos la valiosa pieza para así, contemplarla y no supo la Kang cuanto tiempo estuvo de esa manera, ya que no fue sino hasta que una descabellada idea le cruzo la mente que se movió de su sitio y con el collar entre sus manos abandono el museo, subió a su carruaje y ordeno al cochero que la llevara al hogar del único hombre que podría instruirla sobre el lugar apropiado para aquel collar.

¿Qué estoy haciendo? – se preguntó a si misma mientras avanzaba por las calles de París, con el collar descansando sobre su regazo. La realidad era que no es que no hubiera sabido donde quería poner aquella pieza, sino que lo que quería era mostrársela al hombre que desde conociera turbara tanto su mente. Gwangjong Goryeo, el embajador de Corea era un hombre al que cualquiera temería pues sus palabras siempre eran ofensivas y frías; él de hecho, ya había mostrado su lado más cruel a Suni durante su primera visita al museo, sin embargo, ella no le temía sino que por él, poseía sentimientos difíciles de explicar y eran esos sentimientos los que la habían llevado a decidir que esa noche necesitaba verlo, enfrentarlo. Apartó la mirada del collar a las calles que iba recorriendo, mientras que se repetía una y otra vez que estaba loca. ¿Qué era lo que iba a decirle al embajador? ¿Quería una explicación acerca de aquel collar que la hacía sentirse usada y engañada? ¿Para qué quería ella eso si no era más que una trabajadora del museo?. Preguntas para las que carecía de respuesta sensata siguieron rondando su mente, hasta que el carruaje se detuvo y el cochero le indico que habían llegado a su destino.

Con el corazón latiendo acelerado en su pecho y las ideas vueltas un caos, la Kang bajo del carruaje y se dirigió a la puerta de entrada. El pasado estaba por hacer su jugada maestra.


Nadie puede amar como amamos nosotros

Kang:

avatar
Suni Kang
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 16
Puntos : 19
Reputación : 10
Fecha de inscripción : 28/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Letra... Con sangre entra (Gwangjong/Silke/Lee/Rois)

Mensaje por Gwang So Goryeo el Lun Nov 06, 2017 5:46 pm

Gwang So, seguía en su despacho, pensando la forma en poder lograr que aquel endiablado joven, decidiera por fin hacer las cosas correctamente. ¿como podía ser, que un hombre, que descendía directamente de él, fuera capaz de estar metido en el tráfico de sustancias peligrosas? y no de cualquier producto, sino que de uno responsable de destruir miles de vidas, de familias, ¿acaso no era consciente de ese detalle? ¿Que había pasado en la vida del muchacho, para que no solo terminara enredado en ese problema, sino que cambiara su apellido, dejando a un lado el Goryeo? Mas esa pregunta fue respondida, al momento de escuchar los tambores tradicionales que eran ejecutados por su bella y letal sobrina. Aun con el informe sobre los movimientos de su descendiente en las manos, se dirigió a los enormes ventanales, desde donde podía observar el patio principal, allí, en mitad del lugar, se encontraban acomodado los tambores tradicionales coreanos. La bella joven, se movía con la rapidez y de un guerrero, golpeando los instrumentos, como si en cada golpe, estuviera defendiéndose o atacando a un enemigo. La había observado practicar, con una espada, una danza que a simple vista, parecía en extremo femenina, y delicada, en realidad, mostraba la destreza de la joven al momento de tener que moverse entre sus enemigos y usar aquella espada, con la fiereza y la brutalidad, de su mejor espadachín.

Sonrió, de lado, sentía un enorme orgullo por aquella joven, como lo había sentido, cuando al pasar los años, comprobó que su hija, aquella que tuviera con su amada, y que por seguridad, creció pensando que su verdadero padre era un hermano del rey, se había convertido en una mujer, tan delicada, pero tan peligrosa y valiente, como ningún ser que él hubiera conocido. Sus ojos, descendieron hasta posarse en un libro que descansaba en una mesa auxiliar, cerca de la ventana, allí, sus manos acariciaron la delicada encuadernación. Un libro de gran tamaño, forrado con seda pintada, escondía en su interior casi un centenar de dibujos realizados por el mismo embajador. Él, había dibujado a su hija, en diferentes etapas de su vida, desde la de una dulce e inocente niña, de tan solo cuatro años, a la mujer enamorada, que pronto se casaría. Como también a esa madre, que al ver el peligro, tomó la espada y defendió hasta la muerte a su descendencia. Gwang So, negó con la cabeza, si de algo se arrepentía en sus años como humano, había sido, no permanecer mas tiempo entre los humanos, en su trono, para intentar salvar a sus hijos. Pero su juventud eterna, su poder indestructible, la habilidad para lograr salir indemne de todos los atentados que recibió a lo largo de su vida como rey, lo llevaron a tener que dar un paso al costado. Como lo esperaba, como fuera en tiempo de su padre y de sus hermanos, la nación volvió a caer en el caos. Asesinatos, conspiraciones, traiciones y la masacre de todo aquel que llevara su sangre. Como hacía mucho tiempo ya, sus ojos se humedecieron de lagrimas, purpuras, como la sangre que su hija derramó, al entregar su vida por la de su hijo.

Tal vez por eso, no podía dejar pasar las ofensas que continuamente su descendiente cometía. pues la sangre de su hija, corría en la de Lee, y la valiosa ofrenda, era mancillada por las acciones del joven. Apretó la mandíbula, jurándose mentalmente, que aquel humano, no saldría de su palacio sin haber aprendido la valiosa lección. Volvió a llevar su mirada, al lugar donde su sobrina bailaba, y en su lugar contemplo a su hija, quien sonreía, sabiendo que su padre velaría por el bien de aquel hijo, que había quedado solo en el mundo, que no conocía su unión con el embajador, pero que pronto lo descubriría.


danza de cinco tambores - Tradición Coreana:



Vuelve a mi, porque la vida sin ti, es un eterno sufrimiento:


avatar
Gwang So Goryeo
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 32
Puntos : 40
Reputación : 26
Fecha de inscripción : 26/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Letra... Con sangre entra (Gwangjong/Silke/Lee/Rois)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.