Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 07/45
Afiliaciones élite: abiertas
Última limpieza: 07/06


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




Lo que el aburrimiento hace a una dama (privado)

Ir abajo

Lo que el aburrimiento hace a una dama (privado)

Mensaje por Nerine Donald el Mar Ago 29, 2017 8:40 pm

Harta, esa era la verdad, estaba harta de ser la niña educada, la jovencita que hacía las cosas correctamente, según lo dictaba el protocolo. Estaba hasta la coronilla de la sociedad, de sus discursos  y de los lugares prohibidos que parecían por demás atrayentes, para la mente imaginativa de una dama que aunque joven, deseaba, por primera vez en su vida, dejarse llevar y descubrir aquello que parecía estar reservado solo para los hombre.

¿que en otro momento de su vida, realizar una locura como ésta, hubiera sido una segura negación de su conciencia, ¡claro que si!, pero ahora, en éste periodo de su vida, en el que ningún hombre manejaba su vida, ni un padre - que había muerto hacía un tiempo -, ni hermanos - que no existían -, ni maridos que se creyeran con el derecho de tomar decisiones por ella. Nerine, había decidido que era tiempo de experimentar.

Por supuesto que no se presentaría en un lugar como el que pretendía acudir, con las ropas de una dama de sociedad, como tampoco lo haría, vestida como una mujer de clase media o baja, o una mujer de vida licenciosa. No, pensaba acercarse al lugar como un parroquiano mas, como un hombre, o mejor como un señorito, que había logrado unos cuantos francos para tomar alguna bebida y fumar unos cuantos cigarros, mientras observaba a las jóvenes que realizaban algún tipo de espectáculo.

Mientras se vestía había pensado en su disfraz, el que le parecía en extremo seguro, usaría un traje que había pertenecido a su padre, se recogería el cabello en una coleta, como los tantos marineros que solían pasear por el puerto, e intentaría pasar lo mas desapercibida que pudiera, se conformaba con pasar al menos una media hora, y descubrir en que consistía ese ritual que todos los hombre realizaban. Por seguridad, se hizo acompañar por uno de los empleados de la caballeriza de su padre, así, él podría defenderla si las cosas se ponían densas, - señorita, piénselo bien - le suplicó el joven, cuando se encontraron en la puerta del edificio, a poco de entrar al cabaret. Nerine, lo hizo callar con un chistido, - deja de tratarme así, o no vez que ésta noche, somos dos hombres que hemos decidido tomar unas copas y hablar de... bueno, de eso de lo que hablan entre ustedes - le dijo guiñando un ojo y haciendo relucir unas monedas de oro, - vamos que a la vuelta recibirás unas cuantas chicas de éstas -.




avatar
Nerine Donald
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 65
Puntos : 58
Reputación : 25
Fecha de inscripción : 26/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lo que el aburrimiento hace a una dama (privado)

Mensaje por Willow Osborne el Vie Sep 22, 2017 9:08 pm

Caminaba a paso calmo, no llevaba prisa alguna por llegar a donde acordara reunirse con un hombre que buscaba de sus servicios mágicos. Willow, en los meses que tenía en la ciudad, se había descarado en lo que respectaba a su magia; trabajaba ofreciendo hechizos y pociones a todo aquel que lo pedía, aunque claro, solo realizaba magia de verdad con unos cuantos pues a la gran mayoría, les mentía, eso a pesar de encontrarse confiada de que no existía inquisidor capaz de atraparla o más bien, que no existía a quien temerle más que a su propia gente, esa que dejó en América, lugar que prefería olvidar para lentamente convertir a París en su único hogar.

Esa noche en particular, tenía una cita con un hombre mayor, uno que aseguraba que su mujer, varios años más joven que él, le estaba siendo infiel y quería, que ella solo le amara a él, que no fuera capaz de mirar a otro hombre. La americana aceptó llevarle un brebaje que debía darle a su esposa, asegurándole al hombre que una vez que ella lo probara, no encontraría a ningún otro hombre más atractivo que él. Un suspiro salió de los labios de la bruja al contemplar el pequeño frasco en el que llevaba el brebaje, uno de los pocos que creaba funcional debido a que su cliente era un hombre sumamente importante, alguien que podría generarle la fama necesaria como para aumentar sus ingresos, si es que todo salía como él esperaba. Evidentemente Willow confiaba en sus habilidades pero la magia alguna veces era caprichosa y no actuaba de la manera en que los brujos esperaban.

Guardó el frasco dentro de sus ropas cuando estuvo a pocas calles del club nocturno donde su cliente le pedía reunirse. Un club nocturno, un lugar al que pocas mujeres accedían pues no deseaban ser juzgadas como libertinas, situación que a la bruja le tenía sin cuidado pues peores cosas se habían dicho de ella en otros tiempos. Apresuró el paso una vez que se cercioro que el frasco del brebaje se encontraba bien oculto y en su andanza, se cruzó con una peculiar pareja de hombres. Antes de llegar hasta donde se encontraban escuchó como uno de ellos llamaba “señorita” al otro, despertando eso su curiosidad. Al pasar a un lado de ellos, Willow les observo de reojo, sonriendo al mirar los ojos de la “señorita” que se encontraba disfrazada de hombre. El contacto visual entre ambas mujeres duró apenas unos segundos pues Willow giró el rostro para observar el camino que seguía y desaparecer girando en la siguiente esquina, dirigiéndose a “Il peccato nostro”, que finalmente aparecía frente a sus ojos.



Ansiaba a la vez morirse y vivir en París

The witch:

avatar
Willow Osborne
Hechicero Clase Media
Hechicero Clase Media

Mensajes : 32
Puntos : 28
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 03/05/2016

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lo que el aburrimiento hace a una dama (privado)

Mensaje por Nerine Donald el Sáb Oct 28, 2017 8:09 pm

-Shssss... no digas eso... ¿o acaso quieres que nos descubran?- reprendió a su chófer,  - creo que hice muy mal en pedirte me acompañes - refunfuño, al momento en que una joven de hermoso rostro pasaba al lado de ellos y sus miradas se unían. Aquella mira, hizo que Nerine tragara saliva, puesto parecía que la joven era capas de desnudarle con la mirada, como si nada pudiera ser ocultado a esa mujer - que extraño - se dijo al momento en que cesó el contacto visual y la misteriosa mujer proseguía su camino, con enérgicos pasos, alejándose de ellos.  

-¿Nos habrá escuchado? - dijo en voz alta, lo que llevó al joven que la acompañara a temblar levemente, - ay vamos, no seas cobarde, que al fin de cuenta, lo máximo que puede pasar, es que mi reputación quede un poco maltrecha, y eso me tiene sin cuidado - aseguró, sonriendo y guiñando un ojo, - vamos, disfrutemos de ésta noche - Mientras hablaba, había apresurado su paso, intentando descubrir hacia donde se dirigía la misteriosa joven, de pronto quería saber mas de esa mujer.

Apenas llegar a la esquina, pudo ver que la joven entraba aun edificio, -¿que lugar es ese? - preguntó a su acompañante, quien tragó salia y le suplicó que se dirigieran a otra lugar, ya que ése, ademas de ser muy inconveniente, para que entrara una mujer como Nerine, ademas, solía ser bastante peligroso, llegando a ser lugar en donde se habían producido algunos asesinatos. Pero para la joven Escocesa, ese lugar le atraía sobre manera, ya que parecía ser el lugar mas conveniente para conocer como los hombres se comportaban, y para ella que debía lidiar todos los días con hombres, necesitaba estudiarlos y conocer que era lo que lograba interesarlos, ademas del dinero y las mujeres.

Fue así que entraron al cabaret, Nerine quedó fascinada, jamás pensó que existieran lugares así, donde las mujeres se vistieran de forma tan provocativa, caminaran entre las mesas y se deshicieran en halagos para intentar conquistar a los hombres, o lograr que les pagasen sus tragos. Enarcó una ceja y se preguntó, donde se encontraría aquella joven, y podría estar haciendo, en un lugar tan particular.




avatar
Nerine Donald
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 65
Puntos : 58
Reputación : 25
Fecha de inscripción : 26/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lo que el aburrimiento hace a una dama (privado)

Mensaje por Willow Osborne el Jue Nov 16, 2017 10:11 pm

Al ingresar al cabaret, fue golpeada por el peculiar y nada agradable aroma del lugar, mismo que le llevó a cubrirse ligeramente la nariz mientras que su mirada vagaba por el lugar, en busca del hombre a quien debía encarar esa noche. Tras uno segundos, estática en su sitio, Willow echo a andar, buscando ampliar su campo visual y tras dar un par de pasos, sus ojos dieron no con el hombre a quien buscaba, sino con uno más peculiar. Una sonrisa divertida asomo a sus labios y con la mirada, siguió los pasos de la mujer vestida de hombre que hubiera visto a las afueras del cabaret. ¿Qué era lo que pensaba aquella muchacha al ingresar disfrazada? ¿No era más peligroso ser descubierta usurpando la identidad de un hombre que entrando como mujer? Definitivamente era de esa manera.

Devorada por la curiosidad, la americana avanzó en dirección a la muchacha, sin embargo, fue a medio camino cuando el cliente con quien esperaba encontrarse la intercepto.
Le he estado esperando desde hace rato – señaló el hombre, que si bien era un cliente importante para Willow, llegaba en el momento menos apropiado.
No era capaz de encontrarle, así que lamento el retraso – se disculpo, tratando de ver por encima del hombro del caballero la dirección de la dama disfrazada – afortunadamente me ha encontrado y yo he traído su encargo – con sumo cuidado, como si se tratara de un recién nacido, Willow tomo el frasco que contenía el brebaje para la esposa del caballero y tras entregárselo sonrió – Recuerde que ella debe beber todo el contenido del frasco, de otra manera la poción no surtirá efecto – aquel cliente levanto el frasco para mirarlo fijamente y tras un par de segundos, lo guardo cuidadosamente en el bolsillo de su chaqueta.
Esta misma noche me encargare de que lo beba – sonrió complacido el caballero, que sacó una pequeña bolsa con el pago para Willow, sin embargo, la hechicera tenía una mejor idea de cómo era que aquel hombre debía pagar por sus servicios.
Que le parece si me quedó solo con la mitad y a cambio de la mitad que le dejare, habla bien de mi ante sus amistades – satisfecho por lo que escuchaba, el hombre dejó la mitad del pago para después desaparecer y una vez que la bruja se encontró sola, decidió que era el momento de encontrar a la dama disfrazada.

Abriéndose camino entre los comensales y esquivando a alguno que otro hombre que la veían como una trabajadora de aquel lugar, la Osborne se hizo camino donde se hallaba la mujer a quien buscaba. Sigilosa, la hechicera se acercó a ella y en voz baja, audible solo para ellas dos pregunto.
¿No era más sencillo venir vestida como la dama que es?.



Ansiaba a la vez morirse y vivir en París

The witch:

avatar
Willow Osborne
Hechicero Clase Media
Hechicero Clase Media

Mensajes : 32
Puntos : 28
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 03/05/2016

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lo que el aburrimiento hace a una dama (privado)

Mensaje por Nerine Donald el Mar Nov 28, 2017 7:07 pm

Fascinada, esa era la palabra que debía describir a la perfección, lo que la escocesa sentía al estar en aquel lugar. Su mirada recorría sin disimulo, cada una de las mesas, de los hombres que allí se encontraban, y a pesar de que en cierta manera se sentía intimidada, la necesidad de aventura era mas fuerte que sus miedos. Quería experimentar, sentirse viva, comprender de que se trataba la vida, que de seguro, no sería estar toda la vida dentro de una jaula de oro, como le pasara a Nerine, quien recién descubrió lo que era el mundo real, cuando su padre murió de forma extraña, ella fuera secuestrada y posteriormente arrojada a las aguas heladas. Pensar en ello, le hizo recordar a ese hombre que salvara su vida, y del que no había tenido ninguna noticia, desde que le cobijara en su apartamento, para desaparecer de forma tan extraña y misteriosa como apareciera.

Un sentimiento de tristeza se apoderó de ella, mordió su labio inferior y bajó la mirada, ¿de verdad parecía un hombre? o su disfraz era tan ridículo que cualquiera se podía dar cuenta de su verdadera identidad? su cochero, no dejaba de estar a su lado, de vigilar a cualquier ser que se intentaba acercar a ella, puesto que había sido alertado de las amenazas que tuviera la joven, tan solo unos meses atrás. Había comenzado a trabajar apara Nerine, gracias a su contacto con un policía, quien le había pedido cuidara de la joven con su propia vida, de ser necesario. Claro que no era un extraño, pues en verdad se trataba de un conocido de Johan, o mas bien, de un ex compañero de fuerza, que se encontraba residiendo en la ciudad y que prefería pasar desapercibido, siendo un simple cochero, un joven que se dejaba arrastrar por las ideas mas descabelladas que la joven Donald decidía hacer, a un importante policía en la estación de policía, estaba arto de ese tipo de trabajo y ser guardaespaldas de una señorita como aquella, le permitía no pensar en su pasado, ni en las personas que ya no estarían a su lado.

Había aprendido a querer a la muchacha, como si fuera una hermana pequeña, por eso, no se molestó, cuando ella le pidió que se ocupara de buscar un lugar para ellos, y fue solicito en busca de lo pedido, suplicándole que no se metiera en peligro y que le esperara cerca de la puerta. Así, el joven policía se dirigió hasta la barra y pidió a un empleado que les consiguiera una mesa, algo alejada de las demás, pero desde la que se pudiera observar sin dificultad el espectáculo que en pocos minutos comenzaría.

Mientras eso ocurría, e la zona cercana a la barra, Nerine, continuaba observando el escenario, preguntándose cual sería la obra que presentarían en ese extraño lugar. Fue así que no se percató que una joven se colocaba a su lado, ni que tan cerca de su oído le dejaba deslizar aquella reveladora frase. Lívida del susto, con sus enormes y azules orbes, se giró para enfrentar a quien hablaba a su lado. Tras clavar la mirada en el bello rostro de aquella joven, pestañeo varias veces, antes de tragar saliva y sonreír tímidamente, -¿Entonces, mi disfraz no es convincente? - dijo ruborizándose al darse cuenta que había sido demasiado ingenua.




avatar
Nerine Donald
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 65
Puntos : 58
Reputación : 25
Fecha de inscripción : 26/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lo que el aburrimiento hace a una dama (privado)

Mensaje por Willow Osborne el Miér Dic 20, 2017 6:51 pm

Su misión de la noche finalizaba con éxito. La cita con su cliente no resultó ser alguna clase de trampa de inquisidores y el hombre se había ido del lugar satisfecho no solamente de recibir lo que tanto deseaba y permitiría finalmente que su esposa fuera del todo suya, sino que además, se iba contento de tener que pagar solamente la mitad de lo acordado. Aquel hombre debía ver el benefició a corto plazo para él, pero Willow veía el beneficio a largo plazo para ella. Después de todo, la americana deseaba darse a conocer en las altas esferas París como una excelente bruja, lo que le ayudaría a tener muchos mayores ingresos y una mejor vida, que era finalmente lo que fue a buscar a Francia.

Dejando de lado su gran ambición y al hombre que debía estar atesorando más que a su propia vida el brebaje que Willow le diera, la hechicera dirigió su atención a algo momentáneamente más interesante. La dama vestida de caballero a quien hubiera estado observando desde antes de encontrarse con su cliente.

Caminando entonces hasta la barra, la Osborne susurró al oído de la joven una pregunta, misma que alarmo evidentemente a la dama, pues al girarse ella para observar a Willow, ya se notaba algo pálida y bastante sorprendida. La bruja no pudo evitar soltar una risita ante la reacción de la joven, quien de manera tímida le pidió saber si su disfraz era realmente tan malo.
No es malo para nada, es solo que sus rasgos faciales son bastante femeninos y su voz – entrecerró los ojos – para ser sincera fue lo que la delató ante mi – sonrió entonces – pero no debe preocuparse, le aseguro que nadie aparte de mi se dará cuenta de que es usted una mujer – dicho eso, Willow tomo la libertad de sujetar la mano de la muchacha para así usar sus habilidades mágicas y poner sobre la joven un hechizo que impidiera que los demás se dieran cuenta de su identidad. Una vez que la magia corrió a cuerpo de la dama, la americaba apartó su mano – Lo que me intriga es, ¿Por qué venir como hombre? – observó a su alrededor – las mujeres parecen divertirse mucho más en este lugar.



Ansiaba a la vez morirse y vivir en París

The witch:

avatar
Willow Osborne
Hechicero Clase Media
Hechicero Clase Media

Mensajes : 32
Puntos : 28
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 03/05/2016

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lo que el aburrimiento hace a una dama (privado)

Mensaje por Nerine Donald el Jue Dic 28, 2017 6:20 pm

Aquello que dijera la joven, la hizo pensar, ¿porque había decidido explorar aquel lugar? ¿que había logrado atraer su atención? no estaba segura, tal vez, había sido el hecho de pasar varias veces por delante de aquella misteriosa fachada, y preguntarse que tipo de espectáculos se presentaban alli. O también, el hecho de haber escuchado a su padre, hablar con sus amigos y decir entre susurros y risas el nombre de aquel lugar. Mientras él había vivido, jamás pasó por su mente investigar aquel lugar, pero tras su desaparición física, Nerine, deseó conocer más sobre el hombre que había sido su padre. ¿Que tipo de hombres frecuentaban ésos lugares? ¿acaso la imagen de su padre, caería ante ella, al descubrir que el nombre del lugar, bien simbolizaba el tipo de personas que serían capaces de concurrir a sus espectáculos? Quizás su padre no había sido un total hombre probo, tal vez, las luces, las sombras de aquel tugurio, le enseñarían a ver a su padre, como lo que en verdad había sido, un hombre, con sus virtudes y defectos, con la necesidad de sentir entre sus brazos, la tibieza del cuerpo femenino, pero no por ello, dejaba de ser el padre amoroso que había cuidado de ella, desde que tras perder a toda su familia en Escocia, decidiera reconstruir su vida en París.

Sonrió mientras asentía a lo que ella joven había dicho, - Ya ve... me he equivocado, y mi disfraz no ha servido... - dijo, al tiempo que la mano de la joven tomaba la suya, una cálida sensación recorrió su cuerpo, mientras con asombro escuchó como su voz se volvía mas grave, giró su rostro buscando a quien era su guardaespaldas, cochero y amigo, pero le vio confundido, buscándola, por todos lados, - Hey, estoy aquí -, quiso decir, mas se dio cuenta que era inútil, la joven era alguien muy especial, ¿que había pasado? No tuvo tiempo de preguntarle, pues ya la estaba llevando a un lugar que no conocía, y aunque eso podía ser peligroso, los deseos de aventura, la llevaron a seguirla sin rechistar. Mas se propuso contestar a la pregunta que ella le hiciera, -La verdad, es que no lo sé, tal vez fue pensar que, llevando ropas de hombre, podría pasar desapercibida, que nadie notaría mis rasgos, ni mi tono de voz, mas usted pudo hacerlo, y esto me demuestra lo imprudente que fui, pero... no me arrepiento... deseaba conocer éste lugar... -, Sonrió divertida, - mas aún no nos hemos presentado - se detuvo, tirando suavemente de la mano de la joven. la soltó, hizo un ademan de saludo, presentándose, - soy Donald, Nerine Donald - dijo el nombre de mujer ya en un susurro.




avatar
Nerine Donald
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 65
Puntos : 58
Reputación : 25
Fecha de inscripción : 26/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lo que el aburrimiento hace a una dama (privado)

Mensaje por Willow Osborne el Miér Feb 14, 2018 11:21 pm

A la hechicera le intrigaba sinceramente conocer los motivos que orillaban a una dama como la rubia con la que se encontraba, a pasar tanto tiempo arreglándose para fingir ser un hombre, únicamente con la intención de entrar a un lugar como el club en el que ambas ahora se encontraban. Para la hechicera, desperdiciar tanto tiempo era innecesario, en especial considerando que se podía entrar como mujer y que al ir oculta como hombre, aquella mujer se exponía a ser más duramente juzgada si es que alguien la identificaba. ¿Era aquel lugar tan misterioso o interesante como para exponerle a tal riesgo? O ¿La mujer aquella iba en busca de alguien?, el deseo de develar la razón detrás de los actos ajenos, fue lo que llevó a Willow a permanecer silente, esperando la respuesta de la dama pero aprovechando el momento para hacer uso de sus habilidades mágicas y regalarle a aquella atrevida dama, una noche en la que nadie se percataría de su verdadera identidad.

No es que su disfraz no sirviera, es que yo soy demasiado perspicaz – la sonrisa que se extendió entonces por los labios de Willow, no se debía a la amena charla o a que su hechizo hubiera funcionado. La sonrisa en los labios de la Osborne se debía a que a lo lejos, veía al hombre que antes acompañara a la dama con la que ahora ella se encontraba. El caballero lucía tan perdido, tan desesperado por encontrarla y la dama se percato de ello, fue por eso que la hechicera la invito a seguirle a otro lugar, para evitar las distracciones, al menos de momento.

La joven que se presentaba como Nerine confirmo una de las teorías de Willow, quien volviéndose a la dama continuo con sus cuestionamientos.
¿Qué piensa entonces de este lugar Donald? – le llamó por aquel nombre solo para hacer que la rubia se sintiera más segura y cómoda, después de todo, el hechizo de la Osborne la mantendría completamente a salvo – ¿Es tan interesante como se imaginaba? – tras preguntar aquello, la americana observo a los hombres a su alrededor, quienes ebrios, trataban de lanzarse sobre cualquier mujer que pasaba cerca y sin compañía – Porque a mi no me parece encantador, pero es un buen lugar de trabajo – añadió.



Ansiaba a la vez morirse y vivir en París

The witch:

avatar
Willow Osborne
Hechicero Clase Media
Hechicero Clase Media

Mensajes : 32
Puntos : 28
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 03/05/2016

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lo que el aburrimiento hace a una dama (privado)

Mensaje por Nerine Donald el Lun Feb 26, 2018 10:37 pm

La joven que estaba frente a Nerine, no se presentó, solo se dispuso a seguir investigando a la escocesa, preguntando si aquel lugar le parecía interesante y que era para ella lo interesante. Neerine elevó una ceja, antes de responder, - mmm… en verdad, esperaba otra cosa de éste lugar, no se, tal vez fui una ingenua, pero creía que era un lugar en el cual los hombres venían a charlar de sus negocios, a ver un buen espectáculo, y nada más - dijo elevando sus hombros, para luego dejarlos caer como si se encontrara desilusionada, que en realidad ese era su sentimiento.

Nerine, clavó su mirada en la ajena, - ¿trabajo? - de pronto la curiosidad volvió a picar en su cabeza - ¿Usted trabaja aquí ?-  pregunto realmente interesada en la respuesta que la joven le fuera a dar, y sin esperar respuesta, de sus labios salió la siguiente pregunta - ¿cuál es su trabajo, en un lugar como éste? - todos sus movimientos, postura y gestos, mostraban el interés que tenía en saber más de la joven que la acompañaba. Mordió sus labios, de una manera provocativa, sin saber que los demás le veían como un hombre y no como una mujer que viste como hombre, por lo que se acercó al rostro de la mujer, tomó la mano femenina y clavó su mirada en la ajena, - dime, porque no me dices tu nombre, ¿acaso es un secreto? ¿no es que trabajas aquí? - dijo en un susurro en el oído de la joven. Divertida como estaba, no se dio cuenta de lo que ocurría a su alrededor, hasta que su mirada se reflejó en el espejo de la barra en donde el cantinero servía los tragos, de pronto descubrió que ese hombre de penetrante mirada que la observaba, no era un desconocido, sino su propio reflejo, asustada, hizo unos paso hacia tras, - pero, que demonios  - dijo casi en un grito.

apariencia de Nerine Hombre:




avatar
Nerine Donald
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 65
Puntos : 58
Reputación : 25
Fecha de inscripción : 26/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lo que el aburrimiento hace a una dama (privado)

Mensaje por Willow Osborne el Miér Mar 21, 2018 11:46 pm

Con atención escucho la expectativa de aquella muchacha sobre el lugar en el que se encontraban y aunque Willow sintió unas tremendas ganas de reír por el ingenuo pensamiento de la joven, se mantuvo en silencio, solo con la certeza de que aquel lugar no era para mujeres como aquella.
Bueno quizás no es del todo lo que esperaba, pero ha tenido razón en que los hombres vienen a charlar de negocios y vaya que ven buenos espectáculos – con sus ojos invitó entonces a la dama frente a ella a observar a su izquierda, donde un grupo de muchachas jóvenes entretenían a un par de hombres adinerados pero entrados en años – Todo podría ser más glamuroso pero bueno, esto es lo que hay y es lo que les agrada a los hombres – eso y comprar hechizos para mantener a sus mujeres cerca o en su defecto, para hacerle daño a otros hombres.

Sí, este es un buen sitio para trabajar – aseguró antes de escuchar la siguiente pregunta y negar – No es que trabaje aquí, es más bien que he tomado este lugar como un punto de reunión entre mis clientes y yo – sonrió. La muchacha era muy curiosa, tal vez demasiado para su propio bien – Mi trabajo es un secreto – le guiñó entonces un ojo, convencida de que a lo que se dedicaba, saldría a la luz más temprano que tarde durante la velada.

Antes de que la americana pudiera decirle su nombre a la Donald, esta se vio a si misma reflejada en el espejo que decoraba la barra y lo que encontró en su reflejo, fue muy diferente a lo que veía todos los días al levantarse. El gritó, seguido de la manera tan abrupta en que se levantaba provoco que un montón de miradas curiosas se posaran sobre la Donald y aunque la reacción de la dama le pareció divertida a la hechicera, esta se levantó de su asiento y dio los pasos que la separaban de su compañera de la noche, a quien tomó tranquilamente de la mano.
Mi nombre es Willow y lo que te he hecho ha sido para protegerte, así que tranquilízate, no tendrás esa apariencia para siempre solo por esta noche – y tras decir eso, le soltó – Ahora, ¿Nos sentamos o quieres seguir armando escándalos y que te saquen del lugar? – con un nuevo movimiento, indico a la dama a donde mirar. Uno de los encargados del orden del lugar, las miraba.



Ansiaba a la vez morirse y vivir en París

The witch:

avatar
Willow Osborne
Hechicero Clase Media
Hechicero Clase Media

Mensajes : 32
Puntos : 28
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 03/05/2016

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lo que el aburrimiento hace a una dama (privado)

Mensaje por Nerine Donald el Vie Abr 06, 2018 7:40 pm

Estaba completamente en shock, y eso que Nerine no era una mujer que se asustara por cualquier cosa. Mas de una vez, al dirigirse a la empresa de su padre, o volver a  la casa de la playa, tuvo que defenderse de marineros borrachos, o maleantes del puerto - claro, fueron situaciones esporádicas y que jamás reveló a su padre, quien de saberlo no le hubiera permitido ni poner un pie en el puerto -. Pasado unos momentos, y tras escuchar el nombre de la joven y sentir como la mano de la bruja tomaba la suya, afirmando que aquello era temporal, se fue moviendo lentamente, hasta que volvió a sentarse. - Mucho gusto señorita Willow, debo decirle que me ha sorprendido, jamás pensé que uno pudiera adquirir un don tan particular y necesario para sobrevivir en un mundo demasiado peligroso... mas para las mujeres - remarcó. Intrigada y muy entusiasmada, llevó su cuerpo hacia adelante acercando su rostro al ajeno, - y dime, ¿podría llamar a la camarera y ella no se daría cuenta de que en verdad soy una chica? - preguntó divertida. Cuando la joven bruja asintió, Nerine sonrió de oreja a oreja, necesitaba ponerse  a prueba, por lo que levantó su mano, hasta que logró captar la atención de un de las camareras, quien pronto se acercó diligente.

Nerine, miró a los ojos a la joven bruja, y acercó su rostro al ajeno, - Entonces, ¿todos aquí, me ven como un hombre? - una sonrisa de satisfacción se dibujó en su rostro, - vaya, creo que amaría poder hacer algo así a diario - dijo con total desparpajo, acomodándose en la silla con la desfachatez de un dandi. Su mirada burlona pasó de la que era su compañera de aventura y benefactora, a la joven camarera que se había acercado para tomar el pedido. Nerine, la miró a ésta última con ojos seductores, intentando comportarse como un hombre, - Señorita, quisiera pedir por favor, si no es molestia, dos bebidas, para mi y mi amiga... mmm... ¿dos whiskys? - dijo llevando su mirada a la bruja y sin darse cuenta que en su forma de expresarse, seguía siendo la dulce y educada señorita Donald, por mas que intentara ser otra cosa. La muchacha lo miró con ojos de desconfianza, de arriba a bajo, luego a la joven bruja, como pidiéndole una explicación. - vaya, parece que he metido la pata - pensó, - ¿he quedado como un afeminado? -, preguntó a Willow, - creo que poseer poderes semejantes no es tan fácil, y menos dominarlos - dijo en un susurro por miedo a que pudieran escucharla.

Suspiró un tanto frustrada, sentándose mejor, y apoyando los brazos en la mesa, - ¿como puedes hacer eso? - dijo casi sin pensarlo, - me gustaría aprender -, dijo con la mirada clavada en la bruja, - sé que recién me conoces, pero te aseguro que si pudiera convertirme en alguien que fuera capaz de hacer esos trucos, podría encontrar a los que mataron a mi padre, y así lograría vivir en paz, sin miedo a que vengan por mi - susurró, no por temor a que la escucharan, sino, porque jamás estaba segura si los asesinos de su padre la rondaban en todo momento.




avatar
Nerine Donald
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 65
Puntos : 58
Reputación : 25
Fecha de inscripción : 26/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lo que el aburrimiento hace a una dama (privado)

Mensaje por Willow Osborne el Sáb Jun 30, 2018 12:04 am

–¿Necesario? – La hechicera analizó aquellas palabras y la verdad es que no pudo encontrar lo necesario en la acción que ejercía sobre la Donald. Lo había hecho para la seguridad de la dama, porque su disfraz seguramente no le serviría de mucho cuando algún borracho le cayese encima o alguno otro caballero decidiera invitarle una copa mientras observaban a algunas mujeres; pero la verdad era que aunque aquello le facilitaría la velada a la humana, no era verdaderamente necesario – El mundo siempre es peligroso Donald, incluso con la apariencia que tienes ahora lo sería – sonrió entonces – y las mujeres tenemos más habilidades de supervivencia que los hombres, es solo cuestión de que sepamos aprovecharlas – eso si sabían usarse de manera prudente y correcta, no como si antepasado, quien creyó que exhibir sus habilidades mágicas la mantendría a salvo de posibles peligros.

Una sonrisa aún más amplia apareció en los labios de la bruja, quien después estiro la mano en dirección de una de las camareras, invitando a su acompañante a que intentara hacer que alguien la viera como la mujer que en realidad era pero que durante esa noche no aparentaba ser.
Todos te ven como un hombre, hasta yo, así que puedes estar tranquila y actuar como mejor te convenga esta noche – mencionó antes de que la mesera llamada llegará hasta el lugar donde se encontraban.

Willow contuvo una carcajada y desvió su mirada cuando la mesera la buscó.  Donald descubría pues que verse como un hombre era realmente sencillo pero actuar como uno resultaba una historia diferente. No fue sino hasta que escucho a la camarera alejarse que se volvió a su acompañante.
Has quedado como un afeminado – corroboró antes de sonreír – pero creo que he quedado peor parada yo al estar en compañía de un hombre con semejantes actitudes, así que descuida – y entonces, el deseo de la Donald llevó a la hechicera a callar.

En silencio, la hechicera de Salem escuchó el deseo de la fémina con figura de hombre.
Es algo que viene de nacimiento así que si no has nacido con él, no puedes adquirirlo por más que practiques – respondió con completa sinceridad – y aunque tuvieras la capacidad de adquirirlo, no sería algo que te enseñaría yo, porque quizás ahora veas esto como la posibilidad de escapar de tu situación, de encontrar a quienes dices que mataron a tu padre y no tener miedo de que ellos vengan por ti, pero es que si pudieras hacer lo que yo, esos hombres serian a lo que menos deberías temerle – a su mente vino de una vez más Sarah, su imprudencia y la manera en que con sus arrebatos de poder, maldijo a todas las suyas a sufrir, a ser juzgadas, ser perseguidas, a estar siempre solas. Sonrió con melancolía – Esta vida no es para un hombre afeminado.



Ansiaba a la vez morirse y vivir en París

The witch:

avatar
Willow Osborne
Hechicero Clase Media
Hechicero Clase Media

Mensajes : 32
Puntos : 28
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 03/05/2016

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lo que el aburrimiento hace a una dama (privado)

Mensaje por Nerine Donald el Mar Jul 10, 2018 11:21 am

Nerine, que hasta ese momento había sentido que era una buena idea, al ver la expresión de la joven, se entristeció. Bajó su cabeza, se acomodó, a la forma en que su padre solía comportarse, y con mucho mas aplomo, levantó su mirada para buscar la de aquella hechicera. - Disculpa, tienes razón. He sido una... ehmm... un imprudente, debería ser mas cuidadoso -, inspiró profundamente, dejó que su mirada recorriera las facciones de su compañera de rondas. Estuvo a punto de hablar, mas prefirió callar y solo escuchar todo aquello que la joven decía.

Elevó la mandíbula,  su mirada se tornó mas fría, tal vez mas calculadora. Intentaba asemejarse a su padre, pues no deseaba, hacer pasar malos momentos a la joven. Su mano, se deslizó lentamente hasta rosar la ajena, en un leve intento de consolar. El rostro de la joven había demudado en un semblante cargado de tristeza - No puedo saber lo que sufres, pero, comprendo lo que es estar solo y sentir que la vida se ha vuelto casi insoportable. Mas quedarnos en ese sentimiento, no nos ayudará a superarnos, a continuar viviendo, el resto de tiempo que nos toque recorrer éste mundo -. La miró a los ojos, le sonrió con ternura, -Entonces, a pesar de ser un afeminando... ¿aceptarás mi amistad? - contestó, con picardía, como si no hubiera acabado de decir algo realmente importante y que surgía de su alma atormentada. Ella era así, siempre intentando ver el lado positivo de las cosas, aún en mitad del mar, cuando se estaba ahogando, no dejó de luchar, por lo que no lo haría ahora, seguiría siendo la misma mujer dispuesta a salir adelante, a luchar por sus sueños, y por los de las personas que le importaban.




avatar
Nerine Donald
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 65
Puntos : 58
Reputación : 25
Fecha de inscripción : 26/08/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lo que el aburrimiento hace a una dama (privado)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.