Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA THE BOND OF THE BLOOD - PARTICIPAN DRAKE ENDE Y JOSSETTE LOUVRE. LA LLAVE - PARTICIPAN POSEIDÓN Y CRYSANTHE KASTAROS. EL CAOS VISTE DE GUERRA - PARTICIPAN ORN, DRITTSEKK, BRÖKK TOLLAK, SOLEIL, KATTRINA. NOCHE DE HALLOWEEN - PARTICIPAN VLADIMIR ROMANOVS y MAGGIE CRAIG.




Espacios libres: 17/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 30/07/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas
» Ciel et l'enfer
Hoy a las 11:59 am por Samael

» Vann stein (privado)
Hoy a las 11:38 am por Danielle Morgan

» Tiempo de ruina. (Privado)
Hoy a las 11:31 am por Axel Blackmore

» Le ressort || Libre
Hoy a las 11:31 am por Dragomir Negrescu

» Bloody crazy {privado} +18
Hoy a las 11:14 am por Ephraim Eichhorst

» Nuit de orageuse [Privado]
Hoy a las 11:04 am por Höor Cannif

» Una decisión valiente.{priv}
Hoy a las 10:49 am por Sirius Cannif

» Se busca dueño para Coco.
Hoy a las 10:42 am por Coco

» Vår Begynnelse, Vår Ende ~ Privado {+18}
Hoy a las 9:15 am por Naitiri Zahir



La Libélula Roja

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La Libélula Roja

Mensaje por Tsetsé Verte el Sáb Sep 02, 2017 2:55 pm

"My pain is constant and sharp and I do not hope for a better world for anyone.
In fact, I want my pain to be inflicted on others.
I want no one to escape."
"American Psycho"
Bret Easton Ellis



Los colores de los anisópteros tornan más brillantes conforme envejecen. Son paleópteros, incapaces de plegar las al-. De plegar las ala-. Plegar…alas…
Las palabras se enredaron, pelearon y desaparecieron bajo un manto carmesí. Incapaz de continuar su lectura, Tsetsé pasó la página de su atlas, algo en vano. La tinta se había mezclado con la sangre y al frotar la manga de su vestido en ella, empeoró la situación. Permaneció quieta, con los ojos clavados en las alas de la libélula roja, cuyo color se prendió cuando le alcanzó la sangre. El tiempo pasaba y las tonalidades de aquellos insectos les dejaban ver como realmente eran. Al igual que ella. El color carmesí brillaba en sus dedos, hasta su muñeca. Estaba tan caliente que en contraste con el resto de su cuerpo, le hacía sentir gélida. Se limpió la sangre con el chaleco del hombre, pero su mano continuaba caliente, ardiendo. Uno de sus dedos sufrió un espasmo y fue como si estuviera sujetando el corazón palpitante de nuevo. Bombeando sus últimos latidos entre sus dedos antes de detenerse. Para la eternidad.

En sus oídos la sangre traqueteó y bajó hasta su pecho. Fuerte. Golpeando contra sus costillas. Tsetsé dejó que el atlas resbalara y salpicara su vestido de sangre al caer contra el charco. Se cubrió las orejas con una mano ardiendo y la otra esquirlada. Y no se movió.

Había sido ella.

Había sido ella.

Si lo miraba, podía ver sus acusadores ojos abiertos de par en pan, clavados en la luna lejana. Tenía la boca abierta, desencajada en un grito de terror. No recordaba haberlo hecho, pero lo sabía. Sabía que había sido ella. Ella de verdad. Ella con sus colores rojos, como la anciana libélula.

En sus últimos momentos de lucidez, el mendigo había tratado de asaltarla mientras dormía. Tras un humillante contacto. Tsetsé había explotado y su ira la había consumido hasta desaparecer. La joven se había esfumado y había aparecido ella. Quién quiera que fuera realmente. Alguien que no deseaba conocer. Un demonio. Un ser del submundo. Ella, sin embargo, se había divertido. Lo sabía, puesto que al volver en si con sus dedos rodeando el corazón del mendigo, la sonrisa había mancillado su expresión. Dicha sonrisa se rompió el mil pedazos cuando el horror se desplegó antes sus ojos vírgenes. Tsetsé retiró la mano rápidamente y el corazón del hombre resbaló por los adoquines del suelo. Se sujetó a su atlas como punto de apoyo e intentó leerlo una y otra vez hasta que la sangre empañó sus páginas y no pudo ignorar lo sucedido.

Acurrucada sobre si misma, sus ojos la traicionaron y viajaron erráticos hasta el cadáver que descansaba a escasos metros de su cuerpo; caliente y frio. Una sonrisa trémula tomó posesión de los labios de la joven y por segunda vez desde que había llegado a París, lloró. Se rompió en mil lágrimas suicidas. Sollozó y sollozó a la espera de que su llanto se llevara consigo la sangre, al igual que la marea lo hacía con las palabras escritas en la arena. Pero la fortuna no le tendió su mano. Rota, rescrebajó su voz en hipidos descontrolados hasta convertirlos en afónicos quejidos que hicieron eco en los callejones parisinos. Un chasquido respondió a su llanto y Tsetsé se detuvo en seco.

No, no la podían ver así. Nadie la podía ver así. ¿Pero quién decía que no se lo merecía? La humillación pública ante semejante acto. Sin embargo, sabía que no era capaz de aceptarlo ante nadie. Lo negaría, aunque la colgaran por ello. Aunque limpiaran la guillotina con su cabeza. El pensamiento hizo que saliera de su estado de parálisis. Debía de alejarse de allí. Se levantó temblorosa y comenzó a caminar como un infante recién aprendido. Torpemente, se desplazó hasta la boca del callejón. Tan solo esperaba poder hacerlo antes de que los pasos del nuevo visitante la acorralan en la escena. Si tal cosa sucediera, en el mejor de los casos, saldría huyendo.
En el peor, ella regresaría.





Hell is empty:



All the devils are here:


avatar
Tsetsé Verte
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 52
Puntos : 46
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 13/05/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Libélula Roja

Mensaje por Jaecar Babenberg el Lun Sep 25, 2017 10:27 am

Tica-tac, tic-tac, es momento de que todo se torne crucial, la noche pronto cayó y debían tener precaución de quienes se encuentran en las calles de París, porque los monstruos acechan, van en busca de poder y existencia, de alimento y estasis. Anunciándose con el silencio, porque el verdadero dolor es silente, y aquel que logre emitir gritos ahogados, es un perfecto torturador, la penumbra es realmente fascinante de observar, él, Jaecar anda de ahí para allá, observando, es interesante las actuaciones de los humanos y los sobrenaturales; cada uno posee una llama que le atrae, porque su sentir se altiva y culmina un hilarante y magistral éxtasis en la piel, esa histeria que desprenden le emociona, le alteran para manipular, porque esa es su realidad, ¡Él es el despertar! Saca a los débiles de sus sueños baratos, sueños mundanos y despreciables energías, que se dejen llevar por prohibidos deseos, y acudan al desorden y el caos. Todo eso es lo que detesta el inmortal, la jodida debilidad ver, como aquella mujer a la que entre las sombras le persigue, su capa negra lo cubre, haciendo imposible de ser visible su faceta, como un demonio que nadie puede ver, pero sí sentir, y hasta olfatear, porque él infunda miedo, pavor y catástrofe.

Permaneciendo molesto, emocionado, excitado, un cúmulo de sensaciones que bien controlaba, no por algo es poderoso, no por algo juega con lo peor; la mentes es su especialidad, y ahí, un crimen, un nuevo camino le abren las puertas, alguien con sus necedades, porque eso es lo que le hace querer manipular a la persona que mantiene en su vista. Y no es un común humano, claro que no. Es algo más poderoso, algo que podría hasta herir su orgullo, ¿por qué? porque se trata de la misma demencia, y es todo una provocación esa bestia, ya que, ¿cómo controlas la locura? Solo Jaecar lo demostrara. Por eso, su mirada brilla, ve en ella una mirada maldita y a la vez temerosa, encendida y tramposa, despiadada y bondadosa.  ¡Una maldita bipolaridad andante! Porque es profunda su actuación, una asesina que resurgió de un acto vil e inhumano por aquel mendigo. Entusiasmado con el olor de la sangre, una escena preciosa y manchada de valor cuando no se terminó la defensa. Ella se protegió matando, pero lo disfruto, él reconoce el placer en las manos al desterrar un corazón, ella cedió a la violencia psicológica para disfrutarlo. ¡Mmm! Ese olor cadavérico añora en sangrantes deseos, eso siente la mujer, ¡endemoniada bruja! Su esencia es sumamente peligrosa, y su helada y fría sonrisa la delataba, hasta que esos ojos devastadores fueron posesionados por un llanto, y un terror. Perdiendo el control, un desorden donde  la confianza de su decisión, y la demencia siguen ahí, aunque huyendo de lo que acaba de hacer. Y antes de que escapara, emitió un chasquido. Claramente decepcionado, ya que le atrajo esa presencia superior, la que tomó dominio de la situación y jamás se situó en el vencimiento, y no llamó a la fragilidad, sino a la dureza. Y la quería ver a ella, por lo que comenzó a seguir su rumbo, hablándole para ver si el miedo era lo único en ella.

— ¿Te sorprende saber quién realmente eres? —, interrogó el inmortal, depositando una voz que nadie quisiese escuchar, doliente era porque le recordó lo sucedido y la alarmó de que alguien presenció el homicidio.

— No intentes remediar lo que no tiene solución, aquí ya no existe nada, lo mataste pero ¿por qué no terminaste tu escena de crimen? Te encargaste de matarlo, lo castigaste lentamente y sin piedad. Hiciste infames acciones pero, ¿por qué ser hipócrita contigo misma? ¿Por qué llorar cuando ambos sabemos que lo disfrutaste? ...¡No sigas huyendo!, no seas una cobarde, detente y afronta tus miedos, obsérvame y no huyas de mi presencia más, porque jamás desapareceré, y si crees que puedes matarme al igual que al moribundo, solo inténtalo, pero toma la decisión ya. Porque puede que te arrepientas, ya que te seguiré donde quiera que trates de esconderte, si crees que solo es una pesadilla, no seas tan patética. Tu única opción para seguir huyendo es deshacerte de mí, es lo único que falta para que logres escapar de tu sanguinaria elección.

Aclaro, juzgo y hasta sentenció, así como el dictaminador de su acto, se detiene porque se mostrara a ella, a ambas, y que mire lo que ocasionó. Sus irises de un oro imposible de olvidar se tornaron, lentamente fue descendiendo la capucha y su rostro comenzó a relucir, un momento de suspensión y pavor, ¿qué es lo que sucederá?...


«No apartes tus ojos del menesteroso a causa de la ira y no des lugar a los que te buscan de maldecirte por detrás»

sunset:
AWARDS:





avatar
Jaecar Babenberg
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 59
Puntos : 84
Reputación : 42
Fecha de inscripción : 04/11/2014

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.