Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA THE BOND OF THE BLOOD - PARTICIPAN DRAKE ENDE Y JOSSETTE LOUVRE. LA LLAVE - PARTICIPAN POSEIDÓN Y CRYSANTHE KASTAROS. EL CAOS VISTE DE GUERRA - PARTICIPAN ORN, DRITTSEKK, BRÖKK TOLLAK, SOLEIL, KATTRINA. NOCHE DE HALLOWEEN - PARTICIPAN VLADIMIR ROMANOVS y MAGGIE CRAIG.




Espacios libres: 15/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 30/07/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas
» Registro de Nombre [OBLIGATORIO]
Hoy a las 10:16 pm por Amanda Smith

» Voices soft as thunder {Libre}
Hoy a las 10:16 pm por Faith Blackthorn

» REACTIVACIÓN DE PERSONAJES
Hoy a las 10:03 pm por Amanda Smith

» Registro de Residencia [OPCIONAL]
Hoy a las 9:59 pm por Amanda Smith

» Registro de Avatar [OBLIGATORIO]
Hoy a las 9:57 pm por Amanda Smith

» Breathe me in. [Libre]
Hoy a las 9:56 pm por Arikel Voerman

» Perro callado muerde por dos (privado)
Hoy a las 9:52 pm por Hastur

» La purga de los lobos
Hoy a las 8:32 pm por Lobbo Landvik

» ¿QUIÉN ROLEA?
Hoy a las 8:17 pm por Carolina Van de Valley



Du Er Min Skjebne ~ Privado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Du Er Min Skjebne ~ Privado

Mensaje por Naitiri Zahir el Miér Sep 06, 2017 11:34 am






Las casualidades no existen, se crean. Estábamos predestinados a encontrarnos unidos por un hilo rojo invisible que nos conecta de por vida sin poder romperse, sin importar lo lejos que estemos, ni el momento, ni el lugar. Como de dos fuerzas poderosas que se atraen sin remedio, mar y tierra que juntos forman un todo.


Naitiri & Ubbe



Code by Lucifer Morningstar










Habían pasado varias semanas desde que habíamos tomado la decisión de casarnos en París antes de que volviéramos al norte, quería hacer una ceremonia algo sencilla y privada con las personas que me importaban y que residían precisamente en la capital francesa y todas habían sido invitadas, me había alegrado muchísimo de que pudieran ir todas a la boda porque para mí eran como parte de mi familia, aquella que me había acogido de alguna forma en aquellos años que llevaba y con la que mejor me sentía. Todos habían ayudado a colaborar en la medida de lo posible para que aquella boda se llevara a cabo, evidentemente la ceremonia iba a ser por la noche porque de lo contrario mis padres no podrían asistir e iba a ser en aquel lugar al aire libre un poco apartado de la ciudad, más que en cualquier capilla o cualquier iglesia como debería de ser lo tradicional pero teniendo en cuenta que ni Ubbe ni yo éramos de dicha religión preferíamos hacerlo al aire libre, en un lugar apartado donde estuviéramos completamente a solas parte de su familia y la mía. Habían sido dos semanas tremendamente agotadoras, largas y extenuantes, yo no había dado casi abasto para preparar los detalles de la boda compaginándolo con el trabajo que tenía en el museo, un trabajo que no iba a eludir porque había sido uno de mis sueños y lo llevé como buenamente pude, así que agradecí la ayuda que tuve por parte de todos, en verdad su ayuda fue la que hizo posible que todo estuviera listo para aquel día, todo ya estaba dispuesto como debía de ser.

Los hombres se habían encargado de montar una pequeña carpa y de llevar lo necesario para poder sentarnos, dejar la comida y demás, también se encargaron de cazar lo necesario para aquella cena y por la tarde ya lo teníamos todo preparado, solo faltaba que nos cambiáramos y nos encontráramos allí por la noche, me despedí de él en aquel lugar dejando un beso en sus labios y lo dejé allí junto a su hermano y su primo mientras yo volvía a casa para comenzar a prepararme, seguramente yo tardaría mucho más que él en estar lista así que cuanto antes comenzara antes terminaría. Alessia ese día se había llevado el vestido que se pondría para la boda y se quedó conmigo el resto de la tarde ayudándome a prepararme con todo lo necesario, no sabía quién de las dos estaba más nerviosa en esos momentos si ella o yo, lo cierto es que me tranquilizó bastante su compañía mientras esperaba a que las demás llegaran, les había dicho a Synnove y a Devon que si querían podían ir directamente al lugar donde se haría la ceremonia en vez de llegar conmigo, eso fue algo que dejé a su elección. A quien sí esperaba era a mis padres, ya que mi padre se había pasado las últimas semanas confeccionando el vestido de boda tal y como siempre me había prometido desde que era pequeña, no tenía mucha idea de cómo sería pero sabía que en sus manos haría un trabajo maravilloso.

También sabía que mi madre junto a Alessia había encargado algo de flores para ponerme por el pelo pero cuando me ayudó a vestirme no me puso nada y se rió como si supiera algo que yo no sabía y aunque le pregunté no me dijo nada en absoluto. A quien también esperaba en casa era a Astrid, me hacía muchísima ilusión que pudiera venir a la ceremonia, lo cierto es que ella para mí era casi como una hermana aunque no tuviéramos la misma madre, habíamos pasado por mucho juntas y nuestra amistad se había ido haciendo más sólida con el paso del tiempo. Sabía que muchas de las noches salía a cazar pero había dejado esa noche libre para poder acudir a la ceremonia, me preguntaba si iría sola o acompañada y lo cierto es que no me había dicho nada al respecto. Para mí era un pilar muy importante en mi vida como lo podía ser Alessia, con ella había pasado por muchas cosas y siempre nos apoyábamos la una a la otra, cuando la conocí por primera vez en aquella fiesta hacía ya unos años no pensé que realmente pudiera tener en común tanto con ella, fue una maravillosa sorpresa y en cuanto la encontré leyendo aquel libro y recité una de las frases del mismo supe que surgiría una amistad que duraría y que sería difícil de romper. No nos veíamos mucho pero cuando lo hacíamos era como si el tiempo no hubiera pasado, y de ella era algo que me encantaba, aparte de la serenidad y tranquilidad que le caracterizaba, su saber estar y esa elegancia propia que desquiciaba a su tía porque no se vestía como ella quería.

Pensar en ella me hizo sonreír y recordar todas las tardes de té que habíamos compartido, la de veces que habíamos hablado sobre nuestros sueños y como siempre le había dicho que en algún momento me gustaría casarme y formar mi propia familia... y esa misma noche iba a hacerlo, iba a dar el primer paso para formar mi propia familia, si me hubieran preguntado en aquel entonces cómo sería dicha persona no sabría qué responder exactamente, pero lo cierto es que no se me habría pasado  por la cabeza que fuera un vikingo que revolucionó y puso patas arriba mi vida, sin duda alguna. Ya estaba casi lista a falta del vestido y Alessia corría de un lado para otro mientras se arreglaba por mi habitación y yo, sentada en el tocador, la miraba riéndome porque parecía que fuera a casarse más ella que yo de lo nerviosa que estaba. Tenía todo preparado, el anillo lo tenía en una cajita negra de terciopelo sobre el tocador, tan solo me faltaba el vestido y ya estaría completamente lista. Tocaron a la puerta y dejando a Alessia arriba bajé para encontrarme a mis padres tras la puerta, mi madre fue la primera que pasó abrazándome y dejando un beso en mi mejilla y la miré con aquel vestido que llevaba, uno azul que se amoldaba suavemente a su figura y que la hacía parecer más bella.


-Vas muy hermosa madre, ¿seguro que no quieres robarme protagonismo?
–Pregunté con una sonrisa a lo que ella rió por mi pregunta y subió arriba en busca de Alessia que seguía cambiándose, tras ella entró mi padre quien portaba el vestido aunque no podía verlo porque donde lo llevaba era de color negro y no dejaba ver su interior, él también iba muy guapo con aquel traje de color perla que contrastaba con su tez morena pero que siempre fue un color que le había favorecido. Le sonreí rodeando su cuello con mi brazo dejando un beso en su mejilla, su brazo me pegó a su cuerpo con fuerza y dejó un beso en mi frente. Le miré a los ojos sonriéndole ilusionada, siempre habíamos fantaseado con el hecho de que me haría el traje de novia pero... ahora se había vuelto una realidad- gracias, papá –me mordí el labio de forma suave- sé que él quizás no es lo que hubieras pensado o querido para mí pero... confía en mí, esta noche no quiero ver ceños fruncidos ni malas caras, ¿podrás hacerlo por mí? –Pregunté dejando una de mis manos sobre las suyas- hoy es una noche para celebrar la felicidad y el amor –dije para luego bajar mi vista donde estaba el traje, estaba algo nerviosa pero confiaba en mi padre, era un gran sastre y todos sus vestidos eran preciosos- ¿puedo verlo? –Él simplemente sonrió y finalmente me mostró aquel precioso vestido de novia que me dejó sin palabras, era sencillamente perfecto, no era demasiado ostentoso ni demasiado simple... era perfecto incluso en los pequeños detalles que tenía, me emocioné sin poder evitarlo y acabé abrazándolo y dejando besos en su mejilla en agradecimiento- es precioso papá, es... es perfecto, me hará parecer como si fuera una princesa –sonreí porque siempre me decía eso cuando era pequeña- es muy bonito el vestido, estoy deseando probármelo para ver cómo me queda –cogí el vestido con cuidado y lo miré- ahora bajamos, voy a ponérmelo –le sonreí y subí con cuidado para mostrarles el vestido aunque mi madre ya lo habría visto seguro, solo podía pensar en la cara que se le quedaría al vikingo cuando me viera aparecer así y eso me hizo soltar una leve risa mientras me ponía aquel vestido.


 

Another Time, Same Way. Your Future, My Destiny:



You Changed My Entire World:

Part Of Me:

Zahir Family:
avatar
Naitiri Zahir
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 527
Puntos : 537
Reputación : 53
Fecha de inscripción : 27/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Du Er Min Skjebne ~ Privado

Mensaje por Ubbe Cannif el Miér Sep 06, 2017 5:30 pm

Habíamos pasado un par de semanas plagadas de caos, Nai intentaba compaginar los preparativos de la boda con su trabajo en el museo, llegaba a casa muerta y se encontraba con un vikingo hambriento de su cuerpo que no le daba ninguna tregua.
Intenté quejarme menos cuando me hacia colaborar en hacer la cena, poner la mesa y demás menesteres femeninos, aunque creo que le hacia gracia el modo que tenia de fruncir el ceño y al final de la noche siempre acabamos los dos riéndonos con una copa de vino en el sofá acariciándonos y contándonos como habíamos pasado el día.

Si tenia que describir que era la felicidad creo que la encontraba en esas pequeñas cosas que antes pasaba por alto y a las que no daba ninguna importancia.
Con ella preparar una cena era una autentica utopía y creo que ahí me di cuenta que llevaba toda la vida esperando sentarme a la gran mesa de Odin para degustar la cena de los valientes y ahora por el contrario, solo quería que llegara mi prometida para mandarme hacer la cena, enfrentarme a sus desiertos mientras me daba ordenes como un sargento.

Ese día madrugué especialmente, Nai me cogió del cuello depositando un sinfín de besos en ms labios y tentado me quedé de mandar a mis hermanos a Hel y quedarme en el Valhalla de sus piernas, pero si quería dar de comer en esa boda a la horda de invitados mas me valía mover el culo a mi y al cachorro que dormitaba al lado de su perra y que al oír mi silbido para que se viniera a cazar con nosotros casi le da un pasmo corriendo bajo de la cama para ver si me despistaba y me largaba sin el.
-Ya estas malcriandolo mujer -gruñí mirando a mi preciosa prometida que me sonreía desde el lecho mientras yo pillaba al chucho por el pescuezo y lo empujaba entre risas escaleras abajo.

Aquella mañana mis hermanos y yo cazamos varios jabalíes, conejos y ciervos, sin duda carne mas que suficiente para alimentar a un regimiento.
Hakon y Synnove se encargaron de coger bebida en la taberna donde solían vender la caza que les sobraba, les hicieron un buen precio, así que se trajeron varios barriles de cerveza negra, hidromiel y algo de whisky, ron y demás bebidas alcohólicas que solían beber los habitantes de París.

Ademas días atrás pasé por una peletería muy conocida, encargué algo que en principio les pareció extraño pero que cumplieron exactamente con mis indicaciones y que juraron y perjuraron tener listo para el día de hoy.
Synnove se había encargado de recogerlo y tras ella darle unos últimos retoques encerando bien la piel, quedo perfecta para regalársela a mi futura mujer.

Niels y yo nos encargamos de montar la carpa blanca, Devon decoró todo el lugar de flores silvestres atadas.
Como asientos colocamos heno y unas sabanas blancas por encima, sinceramente el lugar quedó exactamente como lo queríamos ambos, algo familiar, en un entorno natural y que en parte hiciera un guiño a la cultura de ambos.
Cuando se despidió de mi sus ojos brillaban, me beso con ganas y mis manso aferraron sus mejillas prolongando ese instante, a la próxima vez que la viera seria para convertirla en mi mujer.
Niels me dio un empujón para que la soltara alegando que esa noche ya la podría montar suficiente, que después del duro trabajo nos tocaba beber, así que me pasó una jarra que cogí sediento despidiéndome de Nai con un guiño y un mordisco que le lance mientras ella se reía negando y yo me quedaba con los cabeza hueca de mis hermanos.



me:


mi presente, mi futuro:
 
cannif:
Nai y Ubbe:
avatar
Ubbe Cannif
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 227
Puntos : 227
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 25/02/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Du Er Min Skjebne ~ Privado

Mensaje por Arisley Bouvier el Dom Sep 10, 2017 12:17 pm

Tras dos semanas con muchos preparativos por fin había llegado el día tan esperado, debía reconocer que estaba bastante nerviosa mientras el día seguía su curso y se acercaba la noche. Había ayudado a Nai en todo lo que me había pedido, muchas veces me la había encontrado agotada entre su trabajo en el museo y preparar todo para el día de la boda, por eso me había ofrecido a encargarme de lo que pudiera incluso cuando yo también estaba algo liada pero ¿cuántas veces se casaba tú hermana? Porque para mí ella era lo que representaba, para mí era esa hermana que nunca tuve pero que me había acogido cuando más lo necesité, la que me enseñó todo lo que debía saber y la que sin ser nada de ella me abrió las puertas no solo de su casa, sino también de su vida. Reconocía que al principio no había sido fácil y que de adolescente había sido demasiado rebelde, sobre todo con la comida, pero la paciencia de esa mujer era infinita y me había ayudado en todo lo que necesité, pagó mis estudios, mi ropa... absolutamente todo cuando no debería de haberlo hecho, pero entendía por qué lo hizo y jamás podría recompensarle suficiente aquel gesto tan desinteresado que tuvo pero que a mí me marcó por completo. Así que ayudarle a organizar su boda era algo que no tenía ni que preguntarme porque en cuanto supe que se casaban me ofrecí antes de que dijera nada haciendo que riera. En esos días me había contado absolutamente todo, todo lo que no me había podido contar la última vez que nos habíamos visto y había que decir que me había quedado sin palabras, jamás hubiera esperado que Ubbe fuera de otra época y que decidiera quedarse aquí con Nai.

Vi el gesto que puso cuando dijo eso último y con mi mirad bastó suficiente para que me dijera que no le gustaba la idea de que se sacrificara por ella, ella ya había perdido a su familia y sabía lo que era eso, yo en parte podía decir que también había “perdido” a mi familia aunque más bien mi padre me había tirado de mi casa abandonándome a mi suerte... pero sabía lo que era y entendía que, tras verlos reunidos y cómo estaban de unidos en esa familia ella tuviera sus dudas ante la decisión de él. Alguna que otra noche había ido a cenar allí a su casa y los había visto juntos en una cena tranquila, había visto como se miraban, como se buscaban y las sonrisas que había en sus labios cada vez que se hablaban... era diferentes pero al mismo tiempo casaban bien juntos, sus pieles denotaban la diferencia de donde era cada uno, él más clara y ella más oscura, pero se podía ver con bastante claridad el amor que se procesaban en cada gesto y detalle que tenían. En cierta forma hasta los envidiaba, un amor así tan bonito... me gustaba verlos juntos y me divertía con las bromas, había que decir que Ubbe me caía muy bien y aunque fuera un poco rudo en sus modales y maneras era parte de él y lejos de asustarme una vez te acostumbras parece lo más normal del mundo. Me alegraba muchísimo por ella, por fin iba a cumplir su sueño de formar una familia y con lo que sabía que había pasado ya le tocaba a decir verdad.

Esa misma tarde había quedado con ella en su casa para ayudarla a cambiarse, peinarla, maquillarla... me había llevado de casa el vestido que me pondría para la ceremonia y cuando llegué a su casa ya estaba allí esperándome vestida con una camisón y una bata, debíamos de esperar a que cayera la noche para que su padre nos trajera el vestido de novia, por lo que sabía siempre le había dicho que le haría su vestido y no iba a ser menos ahora que estaban juntos, así que me encargué de ayudarla a peinarse y a vestirse, su madre traía en secreto algo para el pelo y cuando me lo preguntó no pude más que echarme a reír pero sin decirle nada, sería una sorpresa todo. Yo tampoco sabía cómo iba a ser el traje así que tendría que esperar a que llegara para verlo, pero mientras podíamos adelantar un poco. Al cabo de un rato ya le había peinado, aunque en verdad no le hice mucho, y estaba sentada en el tocador mientras me veía a mí ir y venir preparándome para cambiarme también completamente nerviosa. Ella me miraba y se reía viéndome de un lado a otro de la habitación porque quería cambiarme y estar lista antes de que llegara su padre, parecía que iba a casarme yo en vez de ella. Acabé finalmente ya vestida justo en el momento en que tocaron a la puerta y supuse que serían sus padres con el vestido y esperé arriba mientras ella bajaba y los recibía, a los minutos llegó su madre quien me miró con una sonrisa, estaba preciosa con ese vestido azul, yo llevaba uno de color rosa palo y me preguntó si le había dicho algo sobre el pelo pero negué con la cabeza riendo.



-Me he hecho la loca para que no me siga preguntando, ya sabes cómo es de curiosa tú hija –ella solo se rió asintiendo y ambas nos quedamos esperando a que subiera con el vestido, cuando lo hizo ya fuera de la funda y nos lo mostró me quedé asombrada, era precioso y desde luego que llevándolo ella estaría preciosa sin duda alguna. Pronto le dijimos que se quitara la bata quedándose en ropa interior y al verla ladeé la sonrisa, sin duda alguna esa noche Ubbe a disfrutar no solo con el vestido, sino con lo que había debajo del mismo, y le ayudamos a ponerle el vestido que le quedaba como un guante, estaba preciosa con aquel vestido de novia y para rematarlo le pusimos como una corona de flores en el pelo y su madre un colgante que caía hasta casi el centro de su pecho antes de que empezara el escote. Estaba preciosa, parecía una princesa pero de forma sencilla sin que fuera muy ostentoso, su padre había tenido un gran acierto con ese vestido- Nai, estás preciosa –no había otra forma de describirlo, y preciosa incluso se quedaba algo corto, le dije viendo como se contemplaba en el espejo para ver el resultado y pude ver como le brillaban los ojos de la emoción y sonreía, me acerqué a ella abrazándola y dejando un beso en su mejilla- ya quiero ver la cara que se le queda a tu futuro marido cuando te vea –ella se rió como si fuera lo mismo que estuviera pensando.



I'm In The Spring Of My Life:



Just Me:




avatar
Arisley Bouvier
Prostituta Clase Alta
Prostituta Clase Alta

Mensajes : 66
Puntos : 59
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Du Er Min Skjebne ~ Privado

Mensaje por Hakon Cannif el Dom Sep 10, 2017 1:38 pm

Había llegado el gran día, desde por la mañana, cuando quedé con Niels y Ubbe vi su cara de felicidad, admito que sentí cierta envidia, una sana, pero que no dejaba de ser eso.
Él, mi hermano pequeño había encontrado a esa persona con la unir su vida, hoy lo celebraríamos entre risas, bebiendo y agradeciendo a los dioses que pronto nos darían descendencia. Yo también había encontrado a esa persona, pero a diferencia de ellos no podía compartir mi felicidad, lo mio era un secreto, un pecado, hasta ella me había pedido que me replanteara la idea de contárselo a padre, a mis hermanos preocupada por la trascendencia que esa noticia tendría sobre mi persona.
Muchas eran las vueltas que le había dado a sus palabras, demasiadas ciertamente y un día como este me removía por dentro de un modo que me obligaba a estar … no se bien ni como estaba.

Ese día ofreceríamos a la diosa Freya tributos, nos consagraríamos a los elementos y de ese modo aseguraríamos un linaje prospero, esa noche era la boda de mi hermano y me necesitaba, así que me tragué mi situación personal y traté de dejarme envolver no solo con el alcohol si no con la felicidad del ambiente.
Synnove y Devon habían ido a vestirse tras haber estado ayudándonos a montar todo aquello.

Niels y yo teníamos la ultima sorpresa para Ubbe, no seria un traje como el que en París los hombres acostumbraban a ver, pero sin duda le recordaria a nuestras tierras, a nuestras costumbres y aunque no podíamos traerle el norte a París, convertiríamos este pedazo de París en el norte.
Cuando nos quedamos solos, Niels le sacó el traje, nos había costado lo nuestro conseguirlo, pero una costurera se apiadó de nosotros y lo cosió entro siguiendo el patronaje que nosotros y nuestras mentes poco dadas a los quehaceres de las mujeres le íbamos diciendo.

Ayudarla la ayudamos poco, marearla en exceso, ahora creo que la mujer no se había reído tanto en su vida y acabamos con una buena cogorza al menos nosotros.
Allí estaba, los tres nos fundimos en abrazos, golpes en la cabeza y frentes entrechocando, bromeábamos brindando con las jarras en alto, pronto nuestro hermano dejaría de ser un hombre libre ¿quien iba a decirlo? Ubbe el primero de todos nosotros.

Ubbe se vistió allí mismo, mientras el mordaz de Niels aseguraba que a su suegro le iba a dar alg al verlo con esa pinta.
Los tres nos descojonabamos, las jarras iban haciendo su efecto mientras esperabamos a los escasos invitados y como no a la preciosa egipcia que venia a volver loco para la eternidad a mi hermano.



Hakon:





Min største synd, ble jeg født min eneste kjærlighet.:


Cannif:
video:

video:
avatar
Hakon Cannif
Gitano
Gitano

Mensajes : 54
Puntos : 56
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 02/03/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Du Er Min Skjebne ~ Privado

Mensaje por Naeem Zahir el Lun Sep 11, 2017 3:20 pm

El día había llegado, mi Naitiri se entregaría a aquel vikingo para ser su esposa. No negaba que tenía cierta tristeza pues ya no era ninguna niña, no lo era desde hacía mucho pero ahora, más que nunca podía apreciarlo. Cuando la vi, tan radiante y repleta de completa felicidad, supe que por mucho que ese vikingo no me terminase de llenar... la hacía feliz y eso era algo incalculable. Tahirah y yo estábamos ilusionados, por mi parte lo mostraba mucho menos pero era compartir miradas con mi hija y esposa para saber que aquella unión, nos uniría a nosotros también.

Aún asimilaba la llegada de Tahirah, su vuelta... como si nunca la hubiese perdido, así al menos lo sentí. Nuestra complicidad y amor era absoluta , le deseaba lo mismo a mi hija. Sabía que ese hombre la amaría como merecía, solo habría que ver cómo la miraba, no era santo de mi devoción pero verla feliz y en completa felicidad, solo me daban aún más ganas de verla vestida de novia...fuese el mejor día de su vida.

Comencé la confección del traje de la boda desde que me enteré, fue mi promesa y ese día tan especial ¿cómo cualquier vestido? Sería mi mejor creación, aunque la mejor...era ella misma. Estaba tan orgulloso de ella que con solo intercambiar miradas y sonrisas...sabíamos justo lo que pensábamos.

Y ese día tan especial, llegó. Se pasó en un suspiro, ayudamos con los preparativos...mi presencia un tanto menos porque me la pasaba en el taller elaborando su vestido. Con infinito mimo y cuidado, mi obra de arte se exponía ante los ojos de mi esposa quien sin duda, quedó más que encantada con el resultado. Mi Naitiri dulce, solo podía ser del color del amor...rosa claro con el corsé bordado en distintas tonalidades. Flores, aquellas que siempre les había regalado.

El nervioso era yo cuando ella fue a ver su vestido, esperé su reacción...pero no pude hacerlo de otra manera, como la princesa que era. Tahirah, me ayudó a elegir las flores de la diadema y el ramo a juego. La abracé, perdiéndome en sus brazos y sonreí, mirando fijamente a Tahirah y esperar impaciente a ver cómo le quedaba...seguro que como un guante.

-Hoy y todos los días que quedan...solo puedo desearte felicidad. Mi promesa es ...estaré siempre a tu lado, pase lo que pase...y acepto a tu futuro esposo como de mi familia, porque se lleva a una auténtica princesa -




Busca siempre...tu camino:
avatar
Naeem Zahir
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 65
Puntos : 54
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 27/03/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Du Er Min Skjebne ~ Privado

Mensaje por Synnove Cannif el Sáb Sep 16, 2017 6:14 am

-No lo sé Devon… Ubbe, Hakon y Niels podrían reírse de mi.- dije dubitativa al observarme a mi misma en el espejo. Ella estaba de pie detrás de mi aferrándome de los hombros para obligarme a verme. El espejo me devolvía la imagen de una morena enfundada en un vestido verde oscuro que hacía juego con sus esmeraldas y las hacían relucir tornándolas más profundas. Nunca usaba vestidos, me sentía… algo inquieta al hacerlo. -Se reirán en mi cara.-

Ella negó enfáticamente, asegurándome que de hacerlo, les daría unos buenos coscorrones a todos. -A todos les encantara, te ves muy atractiva.- Me sonrió inyectándome confianza, ella también estaba muy guapa, con un vestido de un suave tono celeste. Entre las dos intentamos visualizar como luciría Naitiri esta noche. No teníamos ni idea pero seguramente atraería todas las miradas, no solo porque se vería radiante si no porque su felicidad sería el reflejo de lo que sentía por mi mellizo. Ubbe con toda seguridad la vería embobado, más que de costumbre, me imaginaba su rostro cuando la viera caminando hacia él en aquel espacio que habíamos preparado para esta noche.

Muy adentro tenía sentimientos encontrados con respecto a esta boda. No podía decir que desde la noche en el acantilado todo hubiese estado a las mil maravillas entre Ubbe y yo. Para mi seguía siendo un golpe fuerte el que se separara de nosotros, por más que dijera que no nos abandonaría. Sin embargo, no iba a exponer las razones del por qué otra vez, ya lo había hecho, y él desde mucho antes tomó su decisión.

Tomé asiento en una silla lateral con expresión seria y Devon se acercó a presionar mi mano. -Está bien que estés presente, es un día demasiado importante para Ubbe, de no hacerlo te arrepentirías después.- Asentí, ella daba en el clavo y esas eran las exactas palabras que necesitaba escuchar en este momento. Además, algo parecido me había dicho Hakon unos cuantos días atrás. -Me alegra que estés acá.- Aunque era poco el tiempo en que nos habíamos tratado nos llevábamos bien, había camaradería entre nosotras y ella me resultaba agradable.

Me puse de pie y le ayudé con su peinado, seguía pareciéndome raro embarcarme en estas faenas, no era muy mi estilo, lo mío era cazar y practicar en el campo de armas. Sonreí cuando ya estuvo lista. -Sé de un vikingo que quedará boquiabierto.- Me eché a reir cuando se le colorearon las mejillas, parecía mentira que los Cannif más mujeriegos se centraran al fin en una sola mujer y mucho más increíble que de entre todos nosotros fuera Ubbe el que contrajera primero matrimonio.

Durante unos minutos antes de salir fue Devon quien ahora pareció titubear aunque por razones distintas. Algo me había enterado sobre el incidente en casa de Naitiri. -Vamos, seguro no pasará nada. Además estamos todos nosotros para poner a raya a cualquier intruso.-  bromeé. Al parecer la convencí de que se lo tomara con calma y una vez estuvimos listas abandonamos la posada. Naitiri nos había indicado a qué hora llegar por lo que aún íbamos con buen tiempo. 

La noche era aún temprana cuando llegamos al sitio y vislumbramos la carpa blanca, encontrándonos con la imagen de los vikingos que ya estaban reunidos debajo de ella, tomando y claro, muriendo de risa y haciendo el tonto como de costumbre.

Mi mirada se posó sobre Ubbe, estaba muy guapo con su atuendo vikingo, cosa rara, su aspecto logró hacerme alzar la ceja antes de que mi mirada se desplazara hacia Hakon y se mantuviera clavada en él y en su perfil mientras reía. Aún no se habían percatado de que nos acercábamos y esa imagen de los tres logró traerme recuerdos de cuando éramos todos unos niños. 



Synnove:
kriger sjel:








deg og meg, en sjel, laget av den samme essensen:



Blodsbånd Cannif:
Brann i blodet:
Hakon & Synnove:
avatar
Synnove Cannif
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 61
Puntos : 50
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 11/03/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Du Er Min Skjebne ~ Privado

Mensaje por Niels Cannif-Cavey el Dom Sep 17, 2017 4:21 pm

Había llegado el gran día, la boda de mi primo Ubbe. Habíamos quedado temprano para cazar, teníamos que dar de comer a un regimiento, así que mas nos valía ser diestros.
Devon dormía a mi lado cuando abrí los ojos, ladeé la sonrisa deslizando mis manos por debajo de su camisón, estaba adormilada pero la vi sonreír dulcemente cuando mi martillo golpeó sus nalgas.
-Algo rápido -pedí incitándola con un reguero de besos por su cuello mientras apartaba sus bragas a un lado y tumbados de espaldas separaba ligeramente sus nalgas buscando la entrada de su laberinto con mi mojado glande.

La escuché gemir cuando entre arrasando con todo a mi paso, incluso con su sueño, pues pronto su boca me buscó por encima del hombro y en nada estábamos los dos haciendo el amor sobre el lecho entre gruñidos y roncos gemidos.
La gesta fue épica, los golpes de yunque y martillo fueron voraces como el encuentro de nuestros labios y así ambos acabamos perlados en sudor dejando caer nuestros cuerpos lánguidos sobre el lecho.
-Te quiero, ahora si que me voy preparado para la caza -bromeé mordiendo su boca con una picara sonrisa mientras esta rodaba los ojos mirándome fijamente mientras yo reía de forma traviesa como si acabara de hacer la primera maldad del día.
-He quedado con mis primos, nos vamos de cacería -le dije mientras me iba vistiendo a toda velocidad porque ya llegaba tarde -nos veremos allí -aseguré calzandome las botas.
Un beso de despedida y salí por la puerta derrapando mientras escuchaba la ria de Devon al otro lado.

Pasamos todo el día arreglando el lugar donde Ubbe la cagaría, quiero decir se casaría. Veía feliz a la pareja, Nai y Ubbe parecían no poder separarse cada rato se buscaban, se besaban lo que nos hacia a mi y a Hakon mirarlos haciendo comentarios irónicos mientras nos reíamos de esos dos agapornis.
Ubbe nos dio mas de una hostia, admito que bien merecida, pero cuando todo estuvo listo, por fin nos quedamos los tres solos.
Nosotros habíamos llevado allí la ropa para cambiarnos, era ropa vikinga y tampoco es que nosotros tuviéramos mucho arreglo, así que decidimos hacer lo que mejor se nos daba, beber, reír y bromear mientras la mujeres se ponían guapas.

Tras varias jarras, empujones y risas en las que parecíamos unos cachorros de león empezaron a llegar las primeras invitadas.
Mis ojos desfilaron por Devon y ese vestido celeste. De seguro me quedé con cara de gilipollas pues Ubbe me dio un codazo para que fuera y así con una ladeada sonrisa me acerque a ella atrayendola por la cintura con rudeza para colisionar mis labios en los ajenos.
-Estas preciosa -susurré contra su boca mientras esta reía - ¿vamos detrás del árbol? -pedí alzando sendas veces las cejas sin borrar una engreída sonrisa que hizo sonreír a Devon mientras aseguraba que no tenia remedio.
-¿Es un si? -pregunté mordiéndole el cuello antes de ser pescado del pescuezo por Synnove que tiraba de mi hacia el resto de los hombres para que dejara de meter mano a Devon.
-Joder Synnove si no te había reconocido hasta que me has puesto la mano encima, pareces una mujer y todo.

Un golpe en el pecho de Hakon es lo que me llevé por mi comentario.
Francamente Synnove era de las mujeres mas guapas que conocía, en el norte, junto a Fio iba partiendo cuellos, en los dos sentidos de esa palabra.
Pronto las dos damas tuvieron una jarra en sus manos mientras esperábamos al resto de los invitados.



Spoiler:

Paz en un mundo de guerra:
Cannif:

Spoiler:
avatar
Niels Cannif-Cavey
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 135
Puntos : 134
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 18/01/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Du Er Min Skjebne ~ Privado

Mensaje por Devon Pendragon el Vie Sep 22, 2017 4:37 am

Soy una causa perdida, pensé, al encontrarme trepada en una escalera colocando uno de los adornos festivos que colgarían de los troncos de dos árboles opuestos. No podía evitar pensar en Niels, que a esa hora andaba de caza con los hermanos Cannif y rememorar lo bien que se veía antes de marcharse a buscar todo lo que constituiría el festín de esta noche. Naitiri seguramente notó mi sonrisa boba cuando se dio una vuelta por el lugar para supervisar como iban todos los preparativos, y cuando mis pardos se cruzaron con los de ella sentí arder mi rostro que en mi blanca tez se había sonrosado hasta la raíz del tuétano porque justo me habló cuando estaba rememorando la manera en que habíamos despertado esa mañana.

La egipcia se veía radiante y aprovechando que estábamos a solas le di la enhorabuena, no podía ni imaginarme lo que se podía llegar a sentir el día en que te casas con la persona que has escogido para el resto de tu vida, aunque no podía evitar repasar en mi mente las circunstancias en las que lo hacían por su similitud con la mía y del vikingo. Esa encrucijada en el tiempo y espacio me inquietaba más de lo que expresaba cuando me encontraba a solas con Niels.

Terminados los arreglos me despedí de ella ya entrada la tarde y regresé a la posada, adonde me encontré con un pequeño pergamino enrollado que habían deslizado por debajo de mi puerta. Lo primero que me vino a la mente fue que finalmente llegaban noticias del rey de Irlanda o de mi tío, por lo que lo abrí con ansiedad pero en su lugar me encontré con una nota del jefe de la guardia que seguía en contacto conmigo y que me había redirigido una nota escrita por la ilustre lady Theagan, una de las nobles de la corte irlandesa, que estaba enterada de mi inminente llegada de Irlanda. Había sido instruida por mi abuelo sobre el propósito de este viaje y me instaba a presentarme en una fiesta al día siguiente, adonde me decía, habrían varios prospectos interesados en conocerme. Me enviaba incluso los apellidos familiares, sus señas, un aproximado de sus fortunas y demás datos que se consideraban pertinentes lo cual me hizo fruncir la nariz.

Escondí rápidamente la invitación detrás de mi espalda cuando alguien se presentó de improviso en la habitación, logrando pegarme el mayor de los sustos, y que resultó ser Synnove. Recuperé la respiración y la saludé antes de mirarla con ojo crítico. Iba a echarle una mano con su aspecto para esta noche, aunque ella estaba algo reticente. Al poco rato me di cuenta de que la verdadera razón de la inquietud que no dejaba de notar en su rostro radicaba en algo más por lo que me atreví a darle mi opinión al respecto y al final de la noche fue ella quien me devolvió el favor aplacando las mías acerca de mi presencia alrededor de otros.

Cuando llegamos al lugar de la boda, ya había caído la noche, lo cual acentuaba la belleza sencilla del decorado. -A él le gustará como luces.- dije mirando rápidamente a mi acompañante de reojo. -A ellos quiero decir.- La mirada de Synnove se cruzó unos segundos con la mia y se detuvo en ella antes de hacer un gesto asintiendo con la cabeza.

Mi mirada se desvió entonces para buscar a Niels entre los presentes y al detectarlo me dirigí hacia él. Mi corazón dio un brinco en mi pecho ante su imagen, especialmente cuando la sonrisa ladeada en su rostro se tornó amplia y llegó hasta sus esmeraldas que brillaron bajo la luz de las antorchas esparcidas estratégicamente para iluminar el lugar.

-¿El árbol qué?-
lo miré con los ojos muy abiertos cuando sugirió una breve escapada detrás de este y reí entre dientes. Bastante me trastornaba con tan solo saludarme con un beso y sentir su fuerte mano deslizarse al final de mi espalda. Afortunadamente Synnove me rescató cuando sintiéndome tentada, me mordía el labio ponderando su propuesta. La verdad, por muy loca que fuera, no sonaba tan mal.

-Shhh no bromees así, que la he convencido de que estaréis ciegos si no os gusta como se ve.-   Mi mano le golpeó también después de que una masculina golpeara su pecho. Le había prometido a la vikinga ponerlos a todos en su lugar si opinaban lo contrario y cumpliría con lo pactado aunque se tratara de Niels.

Saludé a Hakon y a Ubbe, a quien aproveché para felicitar y al rato ya estaba sentada escuchándoles reír a todos. Mi mano se entretenía alzando rauda la jarra de cerveza para beber alegremente. Nada, que desde que les conocí todos eran una mala influencia, ya comenzaba a competir con ellos en la facilidad con la que podía vaciar una. –¡A qué esta noche aguanto más jarras que todos ustedes!- exclamé señalando en alto a todos con mi dedo antes de unirme a las risas mientras esperábamos a los demás y a la novia.



Pendragon's Heritage:






Moments of happiness:

My Story:

Collision of time:
avatar
Devon Pendragon
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 58
Puntos : 48
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 04/02/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Du Er Min Skjebne ~ Privado

Mensaje por Naitiri Zahir el Lun Sep 25, 2017 12:00 pm

Si antes creía que no estaba nerviosa eso estaba comenzando a cambiar conforme se acercaba el momento, conforme aquel vestido hecho por mi padre se deslizó por mi piel cubriendo cada una de mis curvas hasta que finalmente me contemplé en el espejo, no lo hice hasta que mi madre y Alessia pusieron una pequeña corona de flores que había hecho mi madre y que colocaron en mi pelo tras darme aquel colgante que se quedaba justo encima de mi pecho, solo así pude observarme en el espejo con todo el conjunto y no pude hacer más que sonreír al contemplarme, mentiría si dijera que me había imaginado miles de veces aquel momento pero llegar hasta el era, sin duda alguno, algo completamente diferente. Podría imaginarme miles de trajes que pudiera haberme hecho mi padre, miles de situaciones, miles de supuestos novios pero sin duda el momento real, el que viví en ese momento no tenía precio, era algo sencillamente mágico y no pude evitar sonreír e incluso emocionarme porque aunque siempre había soñado con tener algo así no llegué a pensar que fuera posible. El vestido era sencillamente perfecto y se amoldaba a mi cuerpo, sonreí sin poder evitarlo ante el gran trabajo que había hecho mi padre y cómo me conocía al punto de no haberme tomado demasiadas medidas, tenía muy buen ojo para eso. Era como un pequeño corsé con escote en forma de corazón que dejaba mis hombros al descubierto donde se veía ese tatuaje que me había hecho el vikingo, y luego la falda que caía hasta los pies y que se abría conforme caía sin ser ajustada, mi madre me dio aquel ramo y en el espejo nos pudimos contemplar las tres mientras no dejaban de mirarme y sonreían.

Me reí ante las palabras de Alessia porque básicamente yo ya estaba pensando en la cara que se le quedaría al vikingo al verme y preguntándome, a su vez, qué llevaría él para aquel momento. Era hora de recoger todo y de ponernos en marcha hacia el sitio acordado, me había pasado por la tarde para ver cómo había quedado todo y darle el visto bueno y lo cierto es que había quedado perfecto con la decoración que habíamos puesto y que todos habían ayudado. Me mordí el labio mirándome una última vez antes de girarme y de comenzar a coger lo que necesitaba llevarme, el anillo que había comprado y algo más que había preparado así que una vez aseguramos que llevábamos todos bajé para encontrarme con mi padre y sonreírle dándole un abrazo dejando dos besos en sus mejilla, para él también era como un sueño hecho realidad el hacerme el vestido de novia y no podía haber elegido uno mejor que ese. Lo miré acariciando con mis dedos su mejilla cuando dijo que lo aceptaba en la familia, siempre albergué la idea de que mi padre y Ubbe se llevaran bien y deseaba con el tiempo mi padre se diera cuenta de que mi decisión era la correcta, y si en un supuesto no lo era la decisión habría sido siempre mía, pero lo cierto es que necesitaba tanto a ese hombre en mi vida y lo quería tanto en ella que ya no me imaginaba un solo maldito día sin estar a su lado. Deseaba que limaran asperezas aunque fuera poco a poco, quizás con el paso de los días y al ver mi padre que de verdad era feliz dejara esos pensamientos de lado y pudieran llegar a llevarse bien, era todo cuanto pedía.

Un carruaje ya nos estaba esperando en la puerta para acercarnos todo lo posible al lugar y tras unos minutos llegamos al comienzo del lugar donde estaba todo preparado, ellas se adelantaron dejándonos a mi padre y a mí más rezagados seguramente para ver que estaba todo preparado y que comenzara la ceremonia. Me estaba poniendo más y más nerviosa conforme pasaban los segundos y me mordí el labio mientras no dejaba de darle vueltas al ramo entre mis dedos cogiendo a mi padre el brazo, su mirada se clavó en la mía y me sonrió preguntándome si estaba preparada para aquello a lo que lancé un suspiro, no porque no lo estuviera, sino porque estaba demasiado nerviosa en ese momento y las ganas por ver cómo iba el vikingo podían conmigo. Contesté un sí que le hizo sonreír y dejó un beso en mi frente como si intentara tranquilizarme, lo cierto es que logró hacerlo y tras aferrar mi mano que estaba alrededor de su brazo me hizo una seña para hacerme ver que ya era el momento de acercarnos, asentí con la cabeza y juntos comenzamos a andar hasta que finalmente llegamos al lugar donde todo estaba ya preparado y listo, las antorchas distribuidas por todo el lugar lo iluminaban creando un ambiente algo más íntimo y perfecto, mis ojos lo buscaron en cuanto comenzamos a avanzar hacia aquel improvisado altar hasta que di con él, sonreí observándolo parado al final del camino que restaba y me mordí el labio, si no fuera porque iba mi padre tirando de mí me habría quedado parada. Llevaba un traje seguramente típico del norte y lo cierto era que estaba demasiado guapo con aquel traje vikingo.

Conforme me acercaba mi mirada se posó en Synnove y le sonreí viéndola con aquel vestido que le hacía lucir muy guapa, Devon también iba con un vestido y le sonreí para tranquilizarla, más después de lo que había pasado cuando nos conocimos, y reí entre dientes al ver a Niels y a Hakon que me devolvían la sonrisa y que, como no, ya llevaban sendas jarras en sus manos. Llegué finalmente frente al vikingo y lo repasé de arriba abajo ahora que lo tenía más de cerca y mordí mi labio, lo que sentía por ese hombre era algo que no se podía medir, tampoco lo que lo deseaba y de esa forma me daban ganas de lanzarme... pero eso tendría que ser más tarde.  Mi padre soltó mi brazo que rodeaba el suyo y cogiéndome de la mano para acercarme al vikingo y de alguna forma “entregarme”, lo miró solo unos segundos como si le dijera solo con la mirada que le entregaba lo más preciado que tenía, dejó un beso en mi frente y se fue a sentar junto a madre y a Alessia. Mis dedos se entrelazaron de forma nerviosa con los suyos, mis ojos se quedaron anclados en los suyos y sonreí de forma sincera y radiante.



-Estás muy guapo, Ubbe –dije sin dejar de mirarlo, habíamos encontrado a alguien que pudiera oficiar la ceremonia en aquel lugar y cuando comenzó a hablar sobre lo que era el matrimonio, el amor y todo lo que conllevaba lo cierto es que no presté demasiada atención porque no podía apartar mis ojos del hombre que tenía frente a mí con el que iba a casarme sin borrar la sonrisa de mis labios, repasándolo una y otra vez centrándome en sus labios que deseaba morderlos y besarlos así que como de momento no podía mordía los míos, y subir a esos mares azules que tanta vida me habían dado. Solo comencé a prestar atención cuando habló sobre los anillos que fue que me giré para ver que Alessia era la que se acercaba y me daba el anillo que le había comprado al vikingo, era un anillo que tenía como pequeños grabados de forma fina, lo cogí entre mis dedos dándole el ramo y cogí su mano donde le colocaría el anillo mirándole a los ojos- Mi vida se ha vuelto el centro de la tuya, escogimos juntar nuestras vidas sabiendo que la magia de nuestro amor es caminar juntos, en los buenos y malos momentos, en la prosperidad y en la adversidad. Seré tú amiga, tu confidente, tu amante, tu mujer, tu apoyo, la mano que nunca te deje caer, el mar en calma y el puerto al que conduzcan y terminen tus pasos. Todo lo que soy, y todo lo que tengo, es tuyo hasta el fin de la eternidad. Te amo, Ubbe –dije deslizando el anillo por el dedo dejando nuestras manos unidas, buscando sus ojos en todo momento.


Vestido:


Última edición por Naitiri Zahir el Lun Sep 25, 2017 3:44 pm, editado 2 veces


 

Another Time, Same Way. Your Future, My Destiny:



You Changed My Entire World:

Part Of Me:

Zahir Family:
avatar
Naitiri Zahir
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 527
Puntos : 537
Reputación : 53
Fecha de inscripción : 27/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Du Er Min Skjebne ~ Privado

Mensaje por Ubbe Cannif el Lun Sep 25, 2017 1:43 pm

Las luces de las antorchas resplandecían al paso que la egipcia presa del brazo de su padre caminaba por el improvisado pasillo entre ellas. Mis ojos se hundieron en sus desiertos, creo que no era la primera vez que la miraba así, atontado, estaba preciosa.
En ese momento me di cuenta de la suerte que tenia, demasiada ciertamente, esa mujer que bien podría convertirse en la esposa de cualquier hombre, había elegido a un bárbaro con el que compartir sus días hasta que nos separara la muerte.

Hakon me dio un golpe para que reaccionara, joder como hacerlo ¿acaso no tenia ojos en la cara?
-Uffffff -resoplé cuando llego a mi altura incapaz de dejar de mirarla.
Estaba seguro de que ese gesto acompañado de mi ladeada sonrisa le había dicho mas a Naitiri que un discurso.
-Joder -añadí por si no tenia suficientemente claro lo que pensaba de ella en este momento -no diré que no tengo ganas de arrancarte el vestido -desvié la mirada hacia el padre que me la entregaba -con el permiso de tu padre -añadí poniendo cara de “la he cagado de nuevo” -pero..estas preciosa en todos los sentidos.

Niels se partía el culo literalmente, lo que me llevó a darle un manotazo mientras Devon tiraba de él para que se comportase.
Negué riéndome mientras mis ojos se deslizaban a sus labios.
-No hagas eso -le pedí llevando mi dedo a su inferior para tirar de él y que dejara de mordérselo.
-Empiece ya -le dije al que nos iba a casar, porque si esta mujer sigue tentándome pienso pecar.

Las palabras salían del hombre que había hecho un serio intento por unir sedas culturas, Mi hermano me paso dos espadas cortas, le tendí una a mi prometida para que cruzara su acero con la que yo sujetaba.
Los anillos fueron puestos en la punta de ambas mientras la pregunta de si queríamos convertirnos en marido y mujer se hacia.
-Por supuesto -añadí dándole un manotazo en el culo de mi mujer.
Saqué el anillo de la punta de mi espada, tras dejarla a ella colocarme el mio con unas palabras, sinceras y que me hicieron besar su mejilla, deslizando mi nariz por su cuello.

Me separé para colocar mi alianza, ladeé la sonrisa al ver como encajaba en su dedo de forma perfecta.
-Niels y yo recorrimos todas las joyerías de París, nada me servia..nada me representaba.
Así que decidí hacer una de esas locuras que tiendo a cometer borracho, aunque juro por Odin que en esta ocasión no lo estaba.
Me fui a una herrería, me costó lo mio convencer al hombre de que no estaba loco y que me dejara usar su fragua, con el acero de una de mis dagas te hice esto.

Le mostré la alianza, algo tosca como yo mismo.
-Mientras la forjaba me di cuenta de que nuestro amor no iba a ser algo fácil, no solo nos separa la cultura que es distinta, si no el tiempo, pero también me di cuenta de que no había nada que no haría por ti, vamos, hasta quemarme los dedos -bromeé -. No te prometo una vida sin tormentas que sortear, pero juro ante Freya que capearé el temporal de tu mano porque estoy enamorado de ti.
Solo tenme paciencia en los malos ratos y recuerda este momento hasta que vuelvan los buenos tiempos.

Acabadas mis palabras tiré de su cintura para enredar nuestros labios en un beso profundo, húmedo y sentido que me arrancó mas de un jadeo, de fondo el que oficiaba aquello dijo que eramos marido y mujer y que podía besar a la novia, ¡a buenas horas!
Las carcajadas de los míos se escuchaban de fondo, así como la hidromiel corriendo.
Contemplé fijamente los disiertos de mi mujer sin aflojar el agarré de sus nalgas.
-¿Es ahora cuando puedo llevarte detrás de ese árbol? -bromeé llevándome un manotazo que me hizo sonreír mientras intentaba descubrir que me esperaba debajo del vestido.
anillo:


me:


mi presente, mi futuro:
 
cannif:
Nai y Ubbe:
avatar
Ubbe Cannif
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 227
Puntos : 227
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 25/02/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Du Er Min Skjebne ~ Privado

Mensaje por Arisley Bouvier el Jue Sep 28, 2017 2:43 pm

Teníamos todo completamente listo a falta del vestido que el padre Nai tendría que traer a casa para que se terminara de vestir, por suerte no tardaron mucho más en llegar porque la que consideraba como mi hermana no dejaba de hacerme preguntas sobre qué teníamos preparado para ella, yo solo sonreía y negaba con la cabeza divertida mientras ella sentada frente al tocador me miraba cambiarme e ir de un lado a otro de la habitación mientras me ponía el vestido azul claro que hacía juego con mis ojos. Saludé a su madre con un abrazo cuando se subió con una sonrisa, estaba realmente hermosa y me abrazó dejando un beso en mi mejilla, ya sabía de dónde había sacado ese carácter Nai y esa candidez, directamente de su madre. Le aseguré que no le había dicho nada y esperamos a que subiera para ponerse el vestido, se quitó la bata dejando ver el conjunto de ropa interior que llevaba bajo al que al vikingo le encantaría y la ayudamos a ponerse el vestido... estaba preciosa, no había otra forma de definirla. La contemplamos embobadas por como el vestido se amoldaba a ella con ese corsé de entorno a sus curvas y la falda que caía hasta abajo. Parecía una princesa y fue entonces cuando le dimos la corona de flores a juego y el ramo, la observé mirándose en el espejo con los ojos emocionados y sonreí pensando en la cara de bobo que se le quedaría al vikingo cuando la viera llegar hasta él. Ya teníamos todo listo así que recogimos todo y al bajar saludé a Naeem con un beso en la mejilla felicitándole por el vestido y nos montamos al carruaje sabiendo que no nos dejábamos nada mientras la notaba cada vez un poco más nerviosa conforme se acercaba el momento.

Bajamos en el linde del bosque y su madre y yo nos adelantamos algo más para que luego entraran ellos, no había estado en el lugar donde se iba a celebrar todo pero debía de reconocer que habían hecho un gran trabajo con el lugar, quedaba algo íntimo pero precioso, con las flores adornando la carpa, la mesa donde ya estaba listo todo, la decoración... y cómo no para cuando nos acercamos ya estaban todos bebiendo con sendas jarras en las manos. Me acerqué saludando a todos, los únicos que me faltaban por conocer era a los hermanos de Ubbe así que este nos presentó a su melliza y a su hermano a Tahirah y a mí, nos dieron una jarra a cada una y me acerqué a Ubbe con una sonrisilla ladeada divertida, lo cierto es que iba muy guapo y di unos golpecitos en su hombro pensando en la cara de bobo que pondría cuando viera entrar a Naitiri. Le pregunté si estaba nervioso y lo cierto es que si lo estaba no parecía estarlo, la madre de Nai se acercó para abrazarlo dejando un beso en su mejilla mientras lo miraba con una sonrisa, eran tan parecidas las dos que nadie podría decir que no era su hija, había sacado sus rasgos y ese pelo oscuro y rizado tan característico de Nai. Nos pusimos al otro lado de donde estaba Ubbe justo cuando apareció la novia por aquel pequeño recorrido que había hasta el altar, no tuvo pérdida alguna la cara que puso Ubbe cuando la vio y Hakon, al que por fin había conocido en persona, le dio un pequeño golpe para que reaccionara.

Cuando quedaron frente al otro sonreí observándolos viendo cómo se miraban, ciertamente me daban mucha envidia de la sana verlos así pero me alegraba infinitamente por ella, siempre había sido uno de sus sueños y tras pensar que jamás lo lograría ahí estaba, casándose con ese vikingo. La ceremonia empezó pero ese par no dejaban de mirarse mientras el hombre empezaba con ese discurso que había hecho mezclando como había podido ambas culturas, se les veía tan felices juntos que era imposible mirarlos y no sonreír por ello. Llegó el momento de los anillos y le cogí el ramo para que tuviera sus manos libres, no entendía mucho sobre tradiciones vikingas ni egipcias así que me sorprendió un poco ver las espadas y los anillos puestos en cada una. Dijeron unas pequeñas palabras antes de entregarse los anillos y sonreí ante lo bonito que les había quedado y su madre y yo coreamos un “oooh” ante las palabras de él y finalmente tras unas últimas palabras de aquel hombre se besaron dando por oficial que se habían casado y los demás aplaudíamos, vitoreábamos y nos reíamos por la impaciencia del vikingo. En cuanto se separaron me lancé sobre ellos envolviéndolos con mis brazos riéndome entre carcajadas por ser la primera en acercarse.


-¡Oh vamos tortolitos! Ya tendréis tiempo de sobra para quedaros a solas... ¡ahora toca celebrarlo! –dije besando a Nai en la mejilla mientras esta negaba divertida por mi actitud, rodeé el cuello del vikingo y dejé otro beso en su mejilla- ahora sí, bienvenido oficialmente a la familia, espero que sepas lo que haces –reí entre dientes porque, aunque no llevara el apellido Zahir yo me consideraba una más por todo lo que había pasado con esa mujer- venga, ahora toca hacerme tía –pedí riéndome para dejar que los demás se acercaran a felicitarnos y pasar a comenzar con la cena, había de sobra para todos los que habíamos allí y lo mismo con la bebida, era una noche para celebrar y para pasarlo bien.



I'm In The Spring Of My Life:



Just Me:




avatar
Arisley Bouvier
Prostituta Clase Alta
Prostituta Clase Alta

Mensajes : 66
Puntos : 59
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Du Er Min Skjebne ~ Privado

Mensaje por Hakon Cannif el Jue Sep 28, 2017 6:00 pm

Mis ojos recorrieron oscurecidos el cuerpo curvilíneo de la vikinga, ese vestido la convertía en algo que jamas había visto, creo que mi cara de idiota no fue muy diferente de la que mas tarde puso mi hermano al ver a su mujer, con la única diferencia de que él no tenia que disimular una mierda y por contra yo ante los ojos de todos los presentes solo era su hermano mayor, cuando ni de lejos era así como la sentía.

Cuando se acercó a mi pasándome una jarra nuestros dedos se rozaron, una caricia oculta, eso era lo que eramos, un burdo secreto, escondido nuestro amor como si estuviera mal, como si fuera pecaminoso.
Decirlo jodería el día a mi hermano, nos dejaría en evidencia ante los invitados y conociéndolo posiblemente esto acabaría en una pelea.
Acallé mis inquietudes con hidromiel y me limité a sonreír y a vocifera como un vikingo cuando la novia desfilo por el pasillo.

Las palabras de uno y otro reflejaban no solo sinceridad si no ese fuerte sentimiento que los unía y que había llevado a mi hermano a decidir quedarse en este tiempo y no regresar a nuestro lado.
Me di cuenta que pronto seriamos uno menos y que nuestros padres tendrían que lidiar con la partida de Ubbe y posiblemente con la vergüenza de que su hijo mayor amara a su propia hermana.
Todo era una mierda, rugí apurando la jarra ante las esmeraldas de Synnove que creo sabían bien lo que me pasaba.

Se plantó frente a mi recolocandome la capa que sobre mis hombros caía, una caricia que solo buscaba que me tranquilizara, es solo que no podía y el alcohol lejos de ayudar lo ponía mas difícil todavía.
De un tirón me sacó a bailar, la pareja de enamorados reía, bebía y bailaban besandose como si el mundo hubiera desaparecido y yo me limité a hacer exactamente lo mismo.
Mis manso se posaron en las caderas de la vikina, mis ojos me delataban pues bailaban de su mirada a su boca.

Niels se reía contra los labios de Devon, seguramente le debía haber hecho alguna trastada porque la veía darle palmadas en el pecho mientras él sonreía sin parar atrayendola por le pelo para besarla de forma profunda.
Rugí de nuevo, odiaba que todos pudiera, es mas tuvieran derecho de ser felices y yo, yo parecía condenado a guardar secretos como si mi amor fuera un agravio,


Hakon:





Min største synd, ble jeg født min eneste kjærlighet.:


Cannif:
video:

video:
avatar
Hakon Cannif
Gitano
Gitano

Mensajes : 54
Puntos : 56
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 02/03/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Du Er Min Skjebne ~ Privado

Mensaje por Naeem Zahir el Vie Sep 29, 2017 7:39 am

La espera eterna, aún más eterna de lo que llegué a imaginar. El vestido de novia, lo hice a conciencia, tracé cada centímetro a la perfección y el resultado fue más que el esperado. Como aquella princesa de las mil y una noches, así debía lucir en el mejor momento de sus vidas. Unirse a la persona que amabas, era la sensación más plena y completa que alguien pudiese sentir, más si eras correspondido.

Nervioso, inquieto... esperé el resultado. Cuando apareció, su imagen me embriagó y por unos segundos, todos los momentos vividos a su lado pasaron por mi mente, por la de mi hija... quería que se acordase todos esos momentos felices, lo inmensamente dichoso que me hacía tenerla como hija, ser parte de su vida después de todo lo ocurrido, más si era el día señalado en la que otro hombre la cuidaría, la colmaría de amor y estaba seguro que de lealtad.

Sonreí como un verdadero necio, embobado. Me acerqué con cuidado, como si con mi sola presencia pudiese dañar tanta belleza, irradiaba felicidad absoluta, luz. Tomé su mentón con dos de mis dedos, disculpandome por mi tacto frío. Reí como un verdadero loco, besando su frente y dedicarle mi bendición, fuera de eso...la tomé de la cintura para darle vueltas como si fuese esa niña, era la hora y debíamos ir cuanto antes al lugar donde se celebraría la boda.

Los presentes, gran parte de la familia del norteño, nos esperaban impacientes. De mi brazo, despacio...nos fuimos acercando a la posición donde Ubbe nos esperaba, vi el amor en sus ojos, su sonrisa y sin proponerlo se me contagió, la entregué, uniendo sus manos con un asentimiento de cabeza.

Oír sus votos me llenaba de alegría, busqué las manos de mi esposa, rememorando el día de nuestra boda...estaba tan feliz o más que ese día. Cuando afirmaron que ya estaban casado, sonreí y besé a Tahirah, era lo más hermoso que habíamos hecho...hacer a Naitiri quién era ahora, verla feliz formando su propia familia.

No solía bailar pero... lo hice, me movía con un poco de torpeza, mirando fijamente a mi esposa, disfrutaba de aquel día como si fuese yo el novio, en parte...así era. Estábamos todos juntos, mi esposa me hizo un gesto con la cabeza para que se la arrebatase al novio, el baile padre e hija. Sonreí negando con la cabeza y me acerqué a la pareja, le ofrecí la mano esperando su aceptación, no sin antes pedirle permiso al que era ahora..su esposo.




Busca siempre...tu camino:
avatar
Naeem Zahir
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 65
Puntos : 54
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 27/03/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Du Er Min Skjebne ~ Privado

Mensaje por Synnove Cannif el Sáb Oct 07, 2017 7:26 am

La ceremonia se llevó a cabo con una mezcla de las dos culturas, la de la novia y la nuestra, tan importante para nosotros, impresa en nuestra esencia y en el fuego de nuestra sangre, sin que dejara de faltar el enlace de las espadas. Observaba todo el ritual con detalle, el protagonista, mi hermano mellizo. Habíamos compartido el mismo espacio en el vientre de madre, habíamos crecido juntos, compartido juegos, peleas, heridas, batallas… y hoy unía su vida a la mujer que había escogido. Se le veía resplandeciente al mirar a Naitiri, lo mismo podía decirse de ella, había amor en ese enlace. 

De vez en cuando mi mirada se desviaba hacia Hakon, que se encontraba de pie al lado de Ubbe encargándose de entregar las espadas. Lo miraba fijamente perdida en mis pensamientos y luego devolvía la atención a mi mellizo. A madre le hubiera gustado estar presente en este momento, lamenté que se perdiera la boda de su hijo, lo mismo padre… No sabía cómo se tomarían la noticia inesperada de que él se quedaba a construir una vida en el pasado.

Al finalizar, corrió la hidromiel al igual que las carcajadas a nuestro alrededor. Mientras los novios se besaban mi atención regresó al vikingo que aún con una jarra en la mano, observaba a la pareja de recién casados y callaba sus inquietudes con un nuevo trago. Lo tomé de la mano para que me acompañase a bailar, le había reconocido esa mirada e intuía lo que estaba pensando.

Tiré de él hacia mi con la idea de tranquilizarlo, aunque sus inquietudes eran las mías y a los dos nos seguían por igual. -Estás muy apuesto hoy.- Toqué su rostro suavemente para que se enfocara en mi y dejara de mirar a Niels y a Devon, no me gustaba que se torturara así. -Sé lo que estás pensando.- dije, mientras le echaba los brazos al cuello y el descansaba sus manos en mis caderas para movernos al son de la música. Su mirada descendía a mis labios y la mía se concentraba en esas oscurecidas tempestades antes de descender a su boca. -Ubbe tiene suerte de tenerte como hermano…-

Había electricidad entre nosotros al bailar, la misma que se palpaba entre las otras parejas enamoradas, y es que él y yo lo estábamos también, con la diferencia de que a cada segundo era más difícil contenernos. -Ubbe se ha casado con la mujer que ama, a pesar de la locura que representa, no por los sentimientos, si no por las circunstancias. Ha desafiado el tiempo y espacio para hacerlo, y no recuerdo que nos haya pedido permiso para ello.-

Pasé mis dedos por los labios del vikingo, de ese hombre que amaba desde niña y que significaba todo para mi. Esto no podía seguir así, lo notaba en la manera en que se debatía por dentro, en sus gruñidos de frustración. -También Niels se ha enamorado de un imposible… ¿Y nosotros?-

Di una vuelta girando para luego regresar a él chocando contra su cuerpo, le acaricié la mejilla y le aparté un mechón de cabello oscuro que caía sobre su frente. Recordaba ahora todas nuestras vivencias desde niños, cada minuto de nuestras vidas que nos había traído hasta acá y mis esmeraldas brillaron ancladas a sus pardos. -Gritémoslo ya … tú y yo no somos un pecado… Te quiero, que se enteren todos y que se entere el mundo…-



Synnove:
kriger sjel:








deg og meg, en sjel, laget av den samme essensen:



Blodsbånd Cannif:
Brann i blodet:
Hakon & Synnove:
avatar
Synnove Cannif
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 61
Puntos : 50
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 11/03/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Du Er Min Skjebne ~ Privado

Mensaje por Astrid J. Bergès el Dom Oct 08, 2017 12:36 pm

Ver a Naitiri ser feliz es como respirar. Decir que no me cosquillean los dedos por el nerviosismo sería mentir,  la casa es un caos deliberado, el aroma de las flores y el dulce perfume de la novia vuelan por el lugar. La sensación de formar parte y sentirme lejos es familiar, estoy aquí por ella, nada más. Cuando me entregó la invitación en mano supe lo que era antes incluso de abrirla, el escándalo de risas y vítores fue tal que estuvieron a punto de echarnos de aquella cafetería que tanto solíamos frecuentar. El tiempo no espera por nadie, y esta ceremonia es una clara prueba de ello. Mientras Naitiro se viste dejo espacio para que su familia tome parte, el vestido que Naeem ha hecho para ella es espléndido y la describe a la perfección, su madre está llena de gozo. Permanezco más callada de lo normal, compartiendo con mi otra mitad esas miradas cómplices que tantas veces hemos compartido. Si hablo sé que lloraré por ella.

Después de ayudarla alisar su vestido en un último repaso antes de salir al altar sujeto su mano y le brindo la fuerza que al menos a mi, en este momento, me haría falta. Pero sé que ella no lo necesita, me lo dice el brillo de sus ojos y el aura que desprende. Jamás había visto a Naitiri enamorada, radiante de vida, con el corazón jugando en el pecho. De camino al lugar de la ceremonia compruebo que el arduo trabajo de los hombres no ha sido en vano, dejando cada uno de los detalles en su correcto lugar. Todo desprende sensibilidad, somos pocos los invitados y abarcamos más que cien. Ver a Ubbe por primera vez me crea incertidumbre e ilusión a partes iguales pese a que son incontables las ocasiones en las que ella me ha hablado de él, sin duda no es la clase de hombre que esperaba encontrar en el altar a la espera de Naitiri, tiene algo salvaje e impredecible.

Llega la novia y el mundo enmudece. Solo el hecho de observarlos juntos disipa todas mis dudas ya que veo en ambos la misma seguridad, un amor compartido y sólido, ardiente en él, dulce en ella. La ceremonia resulta un tanto peculiar y no por ello menos hermosa, los matices entre culturas la hacen única y una parte de mi desearía que durase un poco más. En cuanto termina el beso, la fiesta comienza. Sonrío casi incrédula de lo diferente que resulta todo ante las bodas a las que se suele asistir en París, no tardan en verse jarras de hidromiel y música comienza a sonar, un viaje entre Egipto y los países Nórdicos.  En cuanto veo el momento oportuno me acerco a Naitiri y le doy el abrazo que tanto deseaba darle, dura más de lo casual pero apenas puedo separarme.

-Soy tan feliz por ti-poso una mano en su mejilla-Después de todo por fin has encontrado tu lugar.



Queen of peace always does her best to please:


Team Hunter:
Astrid J. Bergès:
avatar
Astrid J. Bergès
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 134
Puntos : 112
Reputación : 19
Fecha de inscripción : 01/01/2016

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Du Er Min Skjebne ~ Privado

Mensaje por Niels Cannif-Cavey el Lun Oct 09, 2017 2:50 pm

Cedí cuando Devon me pidió que me portara bien con Synnove, realmente la quería mucho, era justo eso, la complicidad que nos traíamos lo que me hacia bromear con ella de esa forma aunque era muy evidente que estaba preciosa y que quien no lo viera estaba ciego.
Mi prima era una de las mujeres mas bellas que conocía, la prueba era que no había hombre en el norte que no se hubiera fijado en ella.

La ceremonia se produjo entre miradas cómplices, risas y celebraciones.
Solo era necesario ver como se hablaban para saber que en ese enlace había amor por sendas partes y sin duda mi primo había tomado la decisión correcta, siempre lo hacia.
Este viaje que empezaba no iba a estar exento de nuevos retos, empezar una vida en el pasado era algo complicado dada nuestra situación, ambos teníamos obligaciones en el norte de nuestro tiempo, unas a las que yo no podía renunciar y desconocía como lo haría si Devon me forzara a elegir entre ella y mi hogar.
Ubbe era el general del ejercito, sabia que su amor por Nai era fuerte, pero lo conocía, ese hombre no podía permanecer lejos de la batalla por mucho tiempo y supongo que los dos tendrían que terminar haciendo concesiones de algún modo para que todo encajara.

Enamorarse de extranjeras era complicado, debimos aprenderlo de padre, pero supongo que el ejemplo que tenia Ubbe era el de mi tío Erlend y a él siempre le resultó fácil amar a mi tía pues esta hubiera dado todo por mantenerse a su lado, lo convirtió en su hogar y los demonios de este en sus aliados, eran la pareja mas envidiable que jamas había conocido.
Les deseaba la misma suerte a esos dos, aunque creo que no iban a necesitarla.

Mis dedos sobrevolaron la cintura de Devon mientras reía contra sus labios danzando, haciéndola girar.
Estaba preciosa, sus ojos brillaban presos de la emoción y sus besos me sabían a alcohol y a verdad.
La dejé un instante para de un salto subirme a una de las mesas alzando la jarra para proponer un brindis por los novios.
Acaparada la atención de los presentes, mi sonrisa se ladeo y mis ojos se centraron en los de Devon.
-Llevo bromeando sobre el hecho de pedir la mano de esa mujer días, ella se rie porque a mi tomarme en serio es complicado.
Esta vez no llevo ni madera como escudo ni un palo que haga las veces de espada, tampoco mi improvisado casco que me daba un aspecto fiero -dije riéndome al tiempo que veía las mejillas de Devon arder -pero soy el mismo hombre enamorado, así que..- clavé mi rodilla en la mesa -¿te casas conmigo Devon? -le pregunté sin dejar de mirarla -por Odin, contesta rápido que esta mesa creo no va a aguantar mucho mi peso -bromeé al sentir que se tambaleaba mientras todos los presentes se reían esperando.



Spoiler:

Paz en un mundo de guerra:
Cannif:

Spoiler:
avatar
Niels Cannif-Cavey
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 135
Puntos : 134
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 18/01/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Du Er Min Skjebne ~ Privado

Mensaje por Devon Pendragon el Vie Oct 20, 2017 4:01 am

Synnove tuvo razón cuando me convenció de que asistir a la boda no pondría a todos en peligro. Poco a poco me fui relajando y me alegré de haber acompañado a Niels en un día que para él era tan importante como para el resto de su familia. Sabía lo cercano que era a Ubbe, me había hablado mucho de este día como si le asombrara y admirara que su primo y amigo de toda la vida diera el paso.

Por mi parte yo rodeaba su cuello con mis brazos mientras bailábamos, dándole alguna que otra palmada en el pecho cuando comenzaba a bromear con respecto a buscar algún lugar estratégico adonde escondernos para manosearnos mejor. Entre risas y negativas observaba por momentos al resto de los invitados. Contemplaba a los padres de la novia, me detenía en Hakon y Synnove, llamándome la atención algunos de sus gestos, y luego desplazaba la mirada hacia Ubbe y Naitiri y los observaba pensativa. 

Devolvía mi mirada a Niels y pasaba las yemas de mis dedos suavemente por su mejilla, pensaba en lo que había visto hoy, en sus raíces vikingas, pensaba en las mías, británicas, él amaba tanto su tierra, su norte, como yo amaba la mía, tanto a Irlanda como a Inglaterra. Sonreía al pensar en aquella visión que tuve, en la cual me vi en sus tierras, y deseaba conocerlas tanto como deseaba que él conociera las mías. Aunque se presentara en palacio con una espada y escudo de madera. Me echaba a reir otra vez al recordar aquello.

Al parecer Niels estaba de muy buen humor y no me extrañó que me dejara un momento para trepar en una mesa y dedicar un brindis a los novios. Me acerqué a la mesa para escucharlo mejor y luego de que diera sus felicitaciones a los recién casados lo miré con curiosidad cuando cambió el tema y lo dirigió hacia las bromas de los últimos días. Sonreí al recordarlas y me quedé completamente paralizada y con un estupor absoluto al escuchar la pregunta. Fue tan increíble lo que escuché que ni siquiera fui capaz de prestar atención a lo que dijo después de eso. -¿Te casas conmigo Devon? ¿Te casas conmigo Devon? ¿Te casas conmigo Devon?- era todo lo que seguía oyendo. Nunca me latió tan rápido el corazón, nunca, ni siquiera la otra noche cuando por primera vez hablámos de nuestros sentimientos.

Pero… ¿me lo estaba pidiendo en serio? ¿Sabía lo que me pedía? ¿Por qué me lo pedía aquí? Todo se desvaneció a mi alrededor, una emoción distinta a cualquier otra que hubiera conocido me colmaba el pecho, abrumándome. Solo podía ver sus esmeraldas, en las cuales hurgaba para descubrir si hablaba en serio o no. Un vistazo a ellas, a su sonrisa ladeada, a su figura con una rodilla sobre la mesa y nunca tuve más certeza de nada en toda mi vida. Sabía bien lo que quería responderle.

Avancé con rapidez trepándome a la mesa y dejándome caer frente a él. -Eres un atolondrado, ¿cómo me lanzas esa pregunta en la boda de tu primo?- Mis manos sobrevolaron la distancia para acariciarle el rostro, mi mirada anclada en su expresión, atrapada en su significado, me había olvidado de todo lo que nos rodeaba. -Más te vale estar hablando en serio Niels Cannif, que esto es una locura.- Me costaba respirar y contener lo que sentía crecer con una velocidad descomunal, abrumadora, tremendamente real.

-Si.- La respuesta brotó espontáneamente. Era una locura, una de lo más inesperada, una que no sabía exactamente como podría darse, pero ese si fue lo único que sentí que podía responder. ¿Acaso podría decir algo distinto? Si mi razón y mis sentimientos entraban en pugna nunca arrasaron más los sentimientos. La mesa cedió y los dos caímos entre risas. -¡Si!- 



Pendragon's Heritage:






Moments of happiness:

My Story:

Collision of time:
avatar
Devon Pendragon
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 58
Puntos : 48
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 04/02/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Du Er Min Skjebne ~ Privado

Mensaje por Naitiri Zahir el Mar Oct 24, 2017 10:58 pm

La ceremonia estaba resultando mejor de lo que yo misma había pensado, había sido un poco difícil encontrar una unión entre nuestras culturas pero al final todo había salido muy bien y era eso lo que realmente importaba, sonreí ante la forma que el vikingo tenía de mirarme y negué con la cabeza ante esa metedura de pata de la que mi padre no dijo nada, y así comenzó la ceremonia en la que había parte de su tradición como eran esas espadas cortas, me pasó una y ambos pusimos los anillos en la punta mientras decíamos nuestros votos. Lo había pensado durante un tiempo, qué decirle, cómo expresarlo... y al final después de todo lo que se me había ocurrido en el transcurso de los días acabé diciendo lo que realmente me salió, yo no era a veces muy dada a pensar lo que decía y me dejé guiar simplemente por lo que ese hombre me hacía sentir, sus orbes azules como dos mares era todo cuanto necesitaba mirar para que me diera fuerzas, para que me diera ese aliento y esa vida que me había dado desde que entró en mi vida y la puso patas arriba. Podría haberle dicho más cosas, quizás podría haber quitado algo o añadir algo pero me dejé llevar y eso fue lo que salió, el anillo entró en su dedo y ahora era su turno mientras lo miraba de forma expectativa y tenía curiosidad por saber qué iba a decirme. Lo conocía, sabía lo que le costaba expresar a veces lo que sentía y que muchas de las veces no lo hacía de manera convencional, a su manera siempre, por eso me quedé mirándolo de forma fija y ladeé ligeramente mi cabeza escuchando sus palabras, grabándolas en mi memoria. No podía decir que no me había sorprendido con el tema de la alianza y mientras hablaba y me mostraba el anillo mis ojos bajaron para observarlo de forma detenida, un anillo que como bien decía lo representaba, para luego subir mis ojos a los suyos y esperar a que continuara hablando.

Entendía lo que me estaba diciendo, lo que quería expresar con esas palabras que me decía... no iba a ser fácil y los dos lo sabíamos, sus palabras llevaban toda la razón del mundo pero eso no nos había frenado para casarnos y seguir adelante con un proyecto de futuro, hablado pero no planeado por completo, que enlazaría nuestras vidas. Tuve que sonreír cuando dijo que hasta se quemaría los dedos por mí y me mordí el labio volviendo a mirar ese anillo que portaba entre sus dedos para luego mirarlo, sabía que nuestra vida sería como esos orbes azules que tenía: una vez en calma y otra plagada de tormentas... pero únicamente las superaríamos juntos hasta que la calma volviera de nuevo, entendí lo que me dijo y sobre todo sonreí cuando dijo que estaba enamorado de mí, que le tuviera paciencia y que recordara ese momento y juraba por Ra y Odín que no me olvidaría de ese momento ni de esa noche tampoco. Me puso finalmente el anillo y antes siquiera de que el que oficiaba la ceremonia dijera que éramos marido y mujer y que ya podía besarme ya lo estaba haciendo. Sonreí ante esa impaciencia que caracterizaba siempre al vikingo mientras nos besábamos, rodeé su cuello con mis brazos y sonreí en el beso acercándolo de la nuca, las risas no se hicieron de esperar y cuando nos separamos para mirarnos y reírnos por aquello felices por el momento Alessia fue la que primero se lanzó a felicitarnos. Cómo no, su comentario sobre que le hiciéramos tía no faltó y se alejó mientras las jarras ya corrían para festejar el enlace, enredé mis manos en las suyas quedándome frente a él y lo miré sonriendo sin poder creerme que me hubiera casado, feliz por ese momento, enamorada del hombre que tenía delante.



-Te quiero –fue lo primero que se me vino a la mente y quizás esas dos palabras resumieran perfectamente todo lo que pudiera decirle- soy tan feliz Ubbe –mis dedos recorrieron su rostro antes de volver a besarnos de nuevo y reí cuando sus manos fueron a mis nalgas apretándolas con esa sana obsesión que tenía ese hombre, al separarnos su pregunta hizo que me riera divertida y le di un manotazo negando con la cabeza y giré pegando mi espalda a su pecho dejando que envolviera mi cintura para mirarlo por encima del hombro- se supone que eso es después de la cena, ya sabes, cuando estemos solos –me mordí el labio divertida- ¿crees que podrás aguantar? –Reí negando con la cabeza y finalmente me separé mientras todos nos felicitaban y empezaban ya a beber de todo lo que habían traído, pronto los bailes se sucedieron y mientras bailaba con el vikingo, nos reíamos, hablábamos bajito y nos besábamos fue mi padre el que se acercó para pedirle que pudiera bailar con él, esa vez fue el vikingo quien entregó mi mano y me abracé a mi padre para bailar conmigo en esos momentos- gracias papá, no solo por hacerme este precioso vestido sino por... bueno, por aceptarlo –hice una leve pausa- ya sé que no habéis empezado bien pero créeme que soy feliz cuando veo que vais limando asperezas, que entendéis que sois parte de la misma familia –rodeé su cuello con mis brazos y seguimos bailando un rato más viendo que era ahora madre quien bailaba con el vikingo y le sonreí cuando nuestras miradas se encontraron. Ya habría tiempo para el baile y comenzamos a acercarnos para empezar a cenar, fue entonces cuando mis ojos buscaron esos castaños que tan bien conocía y que pertenecían a la que se había convertido durante mucho tiempo en mi familia aunque no fuera de mi sangre, esa estrella que ha iluminado muchos de mis días y por qué no decirlo también de mis noches. Mis ojos la repasan mientras se acerca y cuando llega frente a mí nos abrazamos, mis brazos la aprietan contra mi cuerpo y ella hace lo mismo sin necesidad de que digamos nada, no hacía falta cuando se trataba de nosotras, las palabras a veces sobraban. Me alegraba tanto que estuviera allí conmigo, en ese momento tan importante que no lo concebía sin ella, tantas charlas sobre el futuro y ahora estábamos las dos juntas en ese momento, cuando se separó su mano fue a mi rostro y yo la tomé entre mis dedos sonriendo, sabía que era feliz por verme así ya que ambas buscábamos lo mismo para la otra: felicidad, pura felicidad- sabes que no concebía este momento sin ti –no era más que la pura verdad- para mí es muy importante que estés aquí As, sabes que hemos hablado mucho sobre este día pero también sabes que te considero como mi hermana aunque no llevemos la misma sangre corriendo por nuestras venas –aparté un mechón de su pelo colocándoselo bien y sonreí- sabes que algún día cambiaremos posiciones, si yo he encontrado mi lugar tú también lo vas a hacer, tú también te mereces ser feliz como lo soy yo –acabé abrazándola de nuevo estrechándola entre mis brazos sintiendo esa calidez y ese brillo que siempre desprendía, cerré los ojos dejándome envolver por esa esencia tan suya y dejé un beso en su mejilla separándome- venga, vayamos a cenar, a beber y a celebrar –dije guiándola hacia la mesa para sentarnos y ocupé mi lugar al lado del vikingo. Las risas se sucedían constantemente, las jarras iban y venían y lo que habían cazado estaba todo delicioso, miré al vikingo de soslayo cuando con su mano bajo la mesa intentó meterme mano a lo que le di un manotazo para que parara y lo miré riéndome negando con la cabeza- todavía no –le dije dejando un beso en sus labios que me hizo jadear ante la intensidad del beso y que solo nos separamos cuando Niels llamó la atención de todos, cuando lo busqué lo vi sobre la mesa y enarqué una ceja- seguro que va a hacer una de las suyas –dije con mis dedos enredados en los del vikingo y dando un trago a la jarra cuando no esperé sus palabras y mis ojos fueron hasta Devon para sonreír ante las palabras del vikingo, se arrodilló sobre la mesa para preguntarle si quería casarse con él y abrí ligeramente los labios escuchando sus palabras y miré al vikingo para hablarle por lo bajo- ¿ves? Así se pide matrimonio –reí contra sus labios mientras nos reíamos esperando la contestación de la joven quien no tardó en subir y decir un “sí” que nos hizo reír a todos y en cuanto bajaron de la mesa, que parecía no iba a aguantar mucho con ellos encima negué con una sonrisa por la situación- pensaba lanzarlo pero.... ¡Devon! –Cuando la joven se giró para mirarme le lancé el ramo para que lo cogiera y le sonreí por aquello, mi atención se fijó en el vikingo y mordí su labio inferior- vaya, quién iba a decir que de una boda iba a salir otra boda... ¿todos los Cannif sois igual de impulsivos y espontáneos? –Dije con una sonrisa y mordí su labio inferior para mirarle y hablarle de forma algo más baja- ¿sabes? Tengo un regalo para ti –sus ojos me repasaron por completo de forma lenta, con su brazo rodeándome la cintura, y sonreí negando con la cabeza- por Ra, ese no –reí contra sus labios- otro que no te esperas, en terminar de cenar te lo doy –sonreí con cierta malicia, quería ver qué era lo que pensaba que podría ser y ver su cara me hizo muchísima gracia.


 

Another Time, Same Way. Your Future, My Destiny:



You Changed My Entire World:

Part Of Me:

Zahir Family:
avatar
Naitiri Zahir
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 527
Puntos : 537
Reputación : 53
Fecha de inscripción : 27/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Du Er Min Skjebne ~ Privado

Mensaje por Ubbe Cannif el Miér Oct 25, 2017 10:21 am

Me reí contra su cuello cuando me dijo si me sentía capaz de aguantar hasta después de que todo aquello acabara, mis manos apretaban sus nalgas mientras mi sonrisa me delataba.
-Por supuesto -dije ofendido -que no -apunté haciéndola reír -por que tipo de hombre me has tomado.
Me dio un manotazo mientras los dos estallábamos en carcajadas, la felicidad podía reflejarse en como nos besábamos, como nos tocábamos y como nos mirábamos.
Esto no seria fácil, pero si nuestro y nadie había dicho que las cosas difíciles no acabaran siempre siendo las mas gratificantes.

Ella se fué con esa amiga de la que me había hablado en mas de una ocasión, al parecer eran como hermanas, habían compartido muchas vivencias y preferí dejar a mi mujer a su aire.
Me fui con Hakon y Synnové abriendo los brazos para pasárselos por encima de los hombros mientras sonreía a uno y al otro chocando nuestras frentes
-Voy a echaros de menos par de pazguatos -les dije estrechando mas el agarre.

Yo era un hombre muy familiar, supongo que como todos los Cannif vivir en Akershus, aunque fuera en nuestras propias casas una vez nos desposáramos nos hacia encontrarnos a todos en el patio de armas, o en el lago o para irnos de taberna..básicamente pasábamos el día juntos y eso iba a dejar de tenerlo.
Cuando ellos se marcharan a su tiempo habrían meses en los que no podría verlos, es cierto que pensaba viajar a menudo, ademas de que en los momentos en los que la guerra me reclamara, acudiría a ella, no iba a consentir a mis hermanos apoderarse de mis Valquirias y perderme el Valhalla, pero supongo que ya no viviría ese día a día con ellos.

Pasamos a comer, Nai regresó a mi lado, mis manos tocaron sus nalgas con hambruna mientras mis labios la buscaban sin poder dejar de besarla. Jadeé contra su boca llevándome otro manotazo que me recordaba que aun no era mi momento, algo que me hizo gruñir.
-Por Odin mujer, uno rápido -pedí en su oído mientras ella se reía negando contra mis labios.

Fue Niels quien acaparó la atención, Nai riéndose me aseguró que ya iba a liarla, yo me reía sin parar asumiendo como era mi primo.
-Tenlo por seguro -aseguré bajando mi mano por su cintura y dejándola en su culo.
-Ubbe -me dijo alzándola -por favor -supliqué. Algo que le hizo reírse mucho mas mirándome y negando.

Volvimos a mirar a Niels que ahora le pedía matrimonio a Devon, esta no dudó en decir que si, saltando a la m esa para besarlo atrapando su rostro y cayendo al final los dos al suelo tras partir la mesa.
Esto si era un celebración vikinga.
Devon atrapó el ramo y mi pésame, quiero decir mi enhorabuena, mientras me levantaba para saltar a la espalda de Niels y lo felicitaba.

Eso podía significar que Niels también decidiera quedarse, eso seria una gran noticia porque no estaría tan solo en tierras parisinas. Hablaría con él mas adelante aunque conociendo lo cabeza hueca que era, ni siquiera habría pensado en eso, solo en que Devon era la mujer con la que quería pasar el resto de su vida, una que siempre pensamos todos los Cannif que seria breve porque Niels de todos era el que estaba mas loco.


me:


mi presente, mi futuro:
 
cannif:
Nai y Ubbe:
avatar
Ubbe Cannif
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 227
Puntos : 227
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 25/02/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Du Er Min Skjebne ~ Privado

Mensaje por Arisley Bouvier el Dom Oct 29, 2017 5:47 pm

Hacía tiempo que no estábamos todos juntos en familia reunidos, la última vez había sido en esa cena donde conocí al marido de Nai por primera vez y donde además conocí a su familia, una cena que terminó de una forma bastante inesperada para todos y que nadie pudo prever, pero que por suerte no sucedió nada tan malo como para lamentarlo. Por fin se habían dado el sí quiero y ahora tocaba celebrarlo bebiendo y comiendo, todo tenía una pinta estupenda y había bebida para más de los que allí estábamos, pronto tras unos bailes todos nos sentamos en la mesa y comenzamos a beber y a comer lo que se había preparado, yo me centraba más en hablar con los padres de Nai y con Astrid ya que era con los que más tenía confianza, aunque las risas y las bromas por parte de la familia del novio no se hicieron de esperar y el ambiente se llenó de risas y de felicidad, se podía respirar en el ambiente y las caras de todos hablaban por sí solas, me gustaba estar así de esa forma en familia, yo que había crecido en un ambiente familiar bastante más diferente en donde las muestras de cariño y de afecto eran escasas estar así con ellos era como una bendición. De verdad que envidiaba a esa gente que crecía feliz junto a sus padres, o simplemente crecía junto a ellos... mi situación había sido demasiado diferente y había marcado un camino que yo no pensé tener nunca pero que al fin y al cabo era el que me había tocado. Sacudí la cabeza ligeramente dejando atrás esos pensamientos centrándome en el rostro de Astrid que me había comentado algo, no era el día de recordar algo así, era el día de estar feliz y de celebrar que la persona más importante para mí, la que me había cuidado y aportado todo lo que me había faltado se casaba con el hombre que amaba, se les veía a los dos muy felices y me entró una envidia, sana por supuesto, de verlos así.

Su camino había sido mucho más duro que el mío así que me alegraba que hubiera encontrado esa persona que la complementaba, solo hacía falta verlos juntos un par de minutos para darse cuenta de lo que sentían por el otro y sus miradas hablaban por ellos. Me reí negando con la cabeza al verla darle algún que otro manotazo mientras se reía como si él no se pudiera estar quieto, algo me había comentado en alguna que otra ocasión ella y volví a dar un trago a la copa antes de que el primo de Ubbe captara la atención de todos subiéndose a la mesa, enarqué una ceja porque a saber qué se le ocurría pero no fui la única a la que le sorprendió con esa petición de matrimonio que hizo sobre la mesa, miré a Devon con una sonrisa ladeada, sus mejillas estaban un poco sonrojadas por aquel momento y todos esperamos la decisión de ella quien no tardó en subirse a la mesa para darle el sí que todos esperábamos, celebramos aquello ante lo inesperado que había sido y brindamos por el nuevo enlace que había salido de la boda en la que estábamos. Brindamos por los novios y por los que se sucedían después de esa boda y nos acercamos todos para felicitar a la pareja, Nai en vez de lanzar el ramo directamente se lo lanzó a Devon mientras nos reíamos por ello. También los envidié a ellos por tener a alguien en sus vidas, mis ojos fueron a los de Astrid para hacerle un comentario divertido de que a ese paso íbamos a ser las únicas las que nos quedáramos solteras y enseguida me reprendió la madre de Nai por mi comentario, alegando que eso no era cierto y que nos llegaría nuestro momento, nos reímos de aquello ante el fervor con el que había defendido su madre esa idea, que de hecho seguía defendiendo, y pude comprobar lo parecidas que eran madre e hija no solo físicamente, si Nai me hubiera escuchado en ese momento también me habría dado una reprimenda por mis palabras.

Música que amenizaba el ambiente, buena comida, buena compañía y bebida más que de sobra para celebrar el momento, no se podía pedir nada más en esos momentos. Ese día había que celebrarlo así que no iba a medir las jarras que me tomara, como algunas veces hacía, pese a que no era dada a beber alcohol y la resaca del día siguiente podía esperar sin problema alguno, merecía la pena. Ahora que Ubbe estaba felicitando a su primo subido a su espalda por el nuevo enlace me acerqué hacia Nai para dejar un beso en su frente y darle un abrazo mientras cogía su mano y veía el anillo que le había hecho a mano el vikingo, le pregunté si le había dado ya el regalo que sabía tenía preparado para él y negó con la cabeza, reí entre dientes pensando cuándo se lo daría y ella sonrió divertida por mis palabras, la fiesta seguía y esta no había hecho más que empezar. Cuando el vikingo volvió a su sitio dejé que se sentara y le dije un “cuídala” que solo él pudo oír antes de irme a mi sitio y seguir comiendo y bebiendo entre risas, después de toda la comida había preparados un par de tartas ya que me encantaba cocinar dulce para el momento y comencé a partir algunos trozos para los presentes antes de que empezáramos a bailar y a beber.




I'm In The Spring Of My Life:



Just Me:




avatar
Arisley Bouvier
Prostituta Clase Alta
Prostituta Clase Alta

Mensajes : 66
Puntos : 59
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 11/04/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Du Er Min Skjebne ~ Privado

Mensaje por Hakon Cannif el Dom Oct 29, 2017 6:58 pm

Synnobé enredada en mis brazos me pedía que lo gritáramos, juro que por un instante estaba dispuesto a hacerlo, a que todos se enteraran del amor que yo le procesaba, que no era un pecado y si lo era, estaba dispuesto a pagar las consecuencias.
Que me maldijera Hela, que me llevara a Hel, me era indiferente si a cambio podía por un instante ser su hombre y no su secreto.

Pero en ese instante mi primo subió a la mesa, me quedé con los labios entreabiertos, se me adelantó por un momento y con esa naturalidad que se gastaba, con esa forma que tenia de ser que arrasaba y acaparaba la atención de propios y extraños le pidió matrimonio a Devon olvidándose al igual que Ubbe de que eran de otros tiempos.
A la mierda todo pensé, rugí para mis adentros, no porque no me alegrara por ellos, si no porque aquí todos hacían y deshacían y yo parecía un gilipollas callado.

La mano de Synnobe enredada en la mía, caricias en mi palma para que mi cuerpo, tan tenso como las cuerdas de un arpa, se relajara.
En cámara lenta vi como todo pasaba delante de mis ojos.
Nai le lanzaba el ramo a Devon, Ubbe saltaba en la espalda de Niels y ambos reían por la buena nueva que los ataba a este tiempo y yo parecía ser meramente un espectador de la felicidad de ellos.

El silencio me invadía, cansado, hastiado de todo y sin mas, me largué de allí, necesitaba tomarme mi tiempo.
Escuché a Ubbe preguntar a nuestra hermana, que mosca me había picado, la verdad es que no se que respondió ella, pero si me quedaba iba a joderles la existencia, la fiesta y lo ultimo que yo quería era que en la boda de mi hermano el caos se desatara, al menos se merecía ese respeto.

Escuché pasos a mi espalda, intuía que seria Synnobe que me buscaba, así que me detuve para esperarla, ella era la que menos merecía mi desplante, a fin de cuentas esto era tan desagradable para ella como para mi, los dos eramos victimas de una situación que no habíamos pedido.
-Maldigo a los dioses -rugí cabreado mientras daba un puñetazo a un árbol.


Hakon:





Min største synd, ble jeg født min eneste kjærlighet.:


Cannif:
video:

video:
avatar
Hakon Cannif
Gitano
Gitano

Mensajes : 54
Puntos : 56
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 02/03/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Du Er Min Skjebne ~ Privado

Mensaje por Naeem Zahir el Lun Nov 06, 2017 6:52 pm

Si había que describir con palabras aquel enlace era la palabra, perfección. Desde su posición, observó a los invitados, todos eran importantes de algún modo en la vida de los novios. Solo conocía a Alessia, la muchacha que compartió tanto con su hija y... como no, no podía pasar desapercibido el gesto de cariño entre las dos amigas. Sabía perfectamente que Naitiri ya no estaría sola nunca más, había encontrado la felicidad y solo podía brindar por ello.

De la mano de Tahirah, pasearon juntos por aquella felicidad ¿qué decir? En ese instante podía decir que lo tenía todo, era tan feliz como Naitiri pues ¿cómo un padre no iba a ser mas que feliz por lo radiante que lucía su hija? La mirada del que era ahora su marido, recordó las palabras que le había dedicado “gracias por aceptarlo”. Era lo que más le importaba, no incomodarla y ser partícipe del día más importante de su vida.

-No puedes ni hacerte una idea cómo me siento ahora mismo -lo tuvo que decir en voz alta aunque leyera su pensamiento, en un rápido movimiento, cazó a su esposa de la cintura alzándola por los aires y dar vueltas en el centro de la pista. En ese momento, uno de los vikingos parecía animarse a saborear los mundos del matrimonio. La risa del vampiro resonó en la sala y sus ojos oscuros, volvieron a fundirse en los de su esposa, dedicándole un dulce beso en la frente, dejando que sus piernas rodeasen su cintura.

-Estás preciosa, me gustará más...un poco más tarde cuando...-recordó que estaban en la celebración y se echó a reír de lo más divertido, esperaba que tal como comenzó, finalizase el evento, para sorpresas ya tuvieron cuando cenaron....ese pequeño infortunio que al final quedó reducido a un mal recuerdo.

-Hoy empieza una nueva etapa para todos, para ellos, nosotros... y solo nos queda disfrutarla, brindarles nuestro apoyo y total lealtad -abrazó a su esposa, hundiendo su rostro en su cuello, perdiendose en el aroma de su piel... volviendo a rememorar cada momento a su lado, esperar... todos los que estaban por venir.




Busca siempre...tu camino:
avatar
Naeem Zahir
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 65
Puntos : 54
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 27/03/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Du Er Min Skjebne ~ Privado

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.