Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA THE BOND OF THE BLOOD - PARTICIPAN DRAKE ENDE Y JOSSETTE LOUVRE. LA LLAVE - PARTICIPAN POSEIDÓN Y CRYSANTHE KASTAROS. EL CAOS VISTE DE GUERRA - PARTICIPAN ORN, DRITTSEKK, BRÖKK TOLLAK, SOLEIL, KATTRINA. NOCHE DE HALLOWEEN - PARTICIPAN VLADIMIR ROMANOVS y MAGGIE CRAIG.




Espacios libres: 15/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 30/07/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


Shattered Memories ~ Privado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Shattered Memories ~ Privado

Mensaje por Noctis el Dom Sep 10, 2017 11:07 am

La noche había acabado seguramente según lo que el vampiro había querido que sucediera y pasara, sabía que al final acabaría completamente exhausta y extenuada en cuanto supe que íbamos a hacer una mezcla de alcohol, su sangre y la belladona. Sabía que esas tres cosas jugarían a su favor y al final aunque no habíamos dejado de retarnos bajo ningún concepto había acabado de nuevo cediendo ante el “embrujo” de aquel vampiro, movida por el enorme colocón que había recorrido mi cuerpo y que había hecho que mi mente dejara de pensar, dejara de oponerse constantemente contra él y empezara a pedirle cosas, que me hiciera cosas, mandar sobre él y dominarlo como había hecho en una parte de la noche. La sonrisa que traía en los labios era una enormemente arrogante que me daban ganas de descuartizarla, de borrarla de su rostro... había vuelto a caer justo como él quería, había cedido ante sus caprichos, había bebido de él porque yo así lo había querido, había dejado que jugara conmigo y lo peor de todo... es que había llegado al orgasmo cuando él me pidió que lo hiciera, para él. Eso era que me mosqueaba enormemente y que me reprochaba a mí misma, ceder a sus peticiones cuando yo solo quería rebelarme contra él en todo momento. Cerré los ojos ante ese pensamiento mientras le escuchaba decir que mientras lo odiara de esa forma íbamos por buen camino, le gruñí aun con los ojos cerrados por sus palabras mientras mi cuerpo reposaba contra el colchón recuperando el aliento por aquel acto salvaje y pasional, todavía estaba algo borracha y con algo del colocón también recorrerme, pero mucho menos que antes.

Me movió como quiso y me sentó sobre su regazo alzándome de los brazos mientras él parecía estar completamente fresco como si nada le afectara, y lo cierto es que con su condición de vampiro así era, soportaba y toleraba todo mucho mejor que yo algo que me hizo mirarlo con el ceño fruncido ante esa ventaja, pero incapaz de separarme porque estaba cansada tras la noche de salvaje pasión que habíamos tenido, y nunca mejor dicho. Decía de volver a la habitación y eso no se lo iba a negar en absoluto, quería irme de allí porque parecía que estar allí era como acrecentar aquel pecado carnal y no quería volver a caer en sus redes por mucho colocón que llevara en el cuerpo, ya había sido suficiente. Se regodeaba, al mismo tiempo que me picaba, con aquella situación y lo fulminé cuando dijo que podría volver a odiarlo en la habitación... pretendía hacer algo más que odiarle, pero no se lo diría porque “odiarlo” conllevaba a que me tomara, y no pensara que pasara. Vio algo en mis ojos, aún con el colocón corriendo por mis venas, decía que sabía lo que yo deseaba y me entraron ganas de mandarlo literalmente a la mierda pero me calló cuando dijo que los limpiara, entonces me fijé en que sus labios estaban todavía manchados con algo de su sangre y como si fuera incapaz de contenerme mi lengua lamió y recorrió el contorno limpiando las manchas de sangre en un gesto lascivo por completo, un jadeo escapó de sus labios y volvimos a besarnos de nuevo de forma pasional, casi devorándonos mientras jadeábamos y gruñíamos encendiendo casi de nuevo nuestros cuerpos, se separó finalmente y me ayudó a levantarme.

No solo me ayudó a levantarme sino que también me ayudó a vestirme viendo que yo era incapaz de sostenerme por mí misma, de hecho me dejó ver que no me lo tomara como costumbre porque a él se le daba mejor desvestir y que la próxima vez tendría que guardar fuerzas porque no lo haría de nuevo, dejándome ver que no era mi padre. Pretendía ser mordaz y en cierta forma cruel pero si pensaba en algún momento que iba a cambiar mi visión o la opinión que tenía sobre él por aquel gesto... estaba muy equivocado. Acabó por vestirse dejándome sobre la cama y cuando estuvo todo listo terminó de vestirme a mí poniéndome ese vestido que me habían dejado sus esclavas y que a él tanto le había gustado, sobre todo mientras me exhibía por las calles de París como si fuera un trofeo. Estaba cansada para discutir con él así que dejé que me alzara porque si no había podido vestirme mucho menos podría dar dos pasos sin caerme al suelo, lo cierto es que tenía cierto dolor como si fueran agujetas en las ingles, después de todo lo que habíamos eso por aquella noche. Comenzó a salir del local conmigo entre sus brazos y yo rodeé su cuello apoyando mi cabeza en su hombro dejando que me llevara de esa forma aunque, en cierta manera, me repateara por dentro. Mi nariz se movió por su cuello y ante su pregunta abrí los ojos dándome cuenta de lo que hacía y le gruñí contra su piel por ello.


-Hueles a muerto, a lo que eres –dije de forma mordaz para que evitara pensar que lo había hecho con alguna intención recorrer su cuello con mi nariz, ni siquiera me había percatado de ese gesto- quería dejar mi olor en tu piel así no tendría que oler la tuya, no me gusta oler cosas muertas –atajé con cierta brusquedad y en tono mordaz cortando cualquier cosa que pudiera decir sobre aquello, el resto del camino pasó en un silencio que lejos de ser incómodo incluso hasta agradecí, no era muy consciente de nada y antes de que llegáramos incluso a la habitación del hotel... acabé durmiéndome contra su cuerpo. No fui consciente de mucho más y para cuando desperté, para mi enorme sorpresa, el vestido ya no estaba en mi cuerpo y estaba solamente con la ropa interior puesta, todo estaba completamente a oscuras aunque se podía ver que fuera era de día y estaba en la enorme cama del vampiro, sentí su respiración a mi espalda y me di cuenta que me había dejado dormir con él en vez de dejarme en ese sito en el suelo. Al girarme despacio me di cuenta de que estaba durmiendo y no se había percatado de que estaba despierta y, con la poca luz que entraba, me quedé observándolo durante unos minutos y una idea pasó por mi mente; largarme. Ahora que era de día podía aprovechar el descuido que había tenido y con cuidado me levanté de la cama sin hacer ruido, fui hacia la puerta y la abrí un poco lo justo para colarme y cerrarla despacio a mi espalda. Ahora solo me faltaba encontrar ropa y sabía exactamente donde encontrarla, me colé en la habitación de las esclavas que no estaban y lo agradecí, seguramente se habrían ido a aprovechar el día dado que los vampiros no se activaban hasta la noche y les cogí algo de ropa para ponerme encima. Sin pensarlo demasiado salí de la habitación, bajé las escaleras y salí por el hall donde me saludaron los recepcionistas que la pasada noche me habían visto salir con Utukki, me adentré por las calles de la ciudad con la intención de recordar algo pero me fui imposible, a mi mente no venía ningún recuerdo y por más que buscaba y que buscaba nada me era familiar ni conocido... me sentí perdida en aquella ciudad a oscuras todavía en mi mente sin poder recordar nada, como si mi memoria se hubiera destrozado o estuviera rota, a oscuras... Al final, cansada de dar tumbos me paré en un puente asomándome por la barandilla del mismo viendo mi reflejo en el agua, ni yo misma sabía quién era así que ¿cómo iba a recuperar así mis memorias, tendría razón el vampiro? Joder, no quería que lo que me había dicho Utukki fuera verdad, una parte de mí no se lo creía pero por otra parte... encontrar una “atracción” semejante era complicado... era un maldito vampiro hijo de puta, pero era lo único que había encontrado. Cerré los ojos y lancé un suspiro, el tiempo había pasado bastante rápido y ya era completamente de noche, el vampiro ya se habría dado cuenta de que no estaba y seguramente su furia no tendría parangón pero no me importaba en absoluto, ahora solo me preocupaba recuperar mis recuerdos.




Behind the wolf:







avatar
Noctis
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 49
Puntos : 44
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 25/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shattered Memories ~ Privado

Mensaje por Utukki Black el Lun Sep 11, 2017 1:14 pm

Ira, cruento sentimiento que te embarga cuando te das cuenta de que la traición se ha consumado ante tus ojos.
Le había permitido dormir desencadenada sobre mi lecho, anclada a mi cuerpo. Me busco en sueños durante gran parte del día, hasta que me quede completamente dormido, tiempo que la parecer aprovechó para largarse de mis dominios, me extrañaba que darme muerte no hubiera sido una de sus majestuosas ideas aquel día en el que a su merced tenia mi cuerpo completamente ofrecido para la muerte.

La noche fue mi compañera, la rabia mi alimento y así salté desde la balconada perdiéndome entre las sombras de la noche, con la clandestinidad de las estrellas.
La busqué con los ojos de la bestia, rojos como el fuego fui deslizándome por las calles, los tejados, las balconadas, mi mirada se perdió en cada escenario hasta que su olor llegó con fuerza, el latido de su corazón bombeando la sangre que corría por sus venas.

Rugí cuando aparecí frente a ella con la mirada turbia por la rabia y mi mano la alzó del cuello sin pensármelo un instante lanzandola por encima del puente al agua.
Pude ver su cara de pánico, un gesto que no esperaba por mi parte, pero que sin duda le iba a enseñar una lección, nadie huía de mi.

De un saltó bajé hasta la orilla, la vi salir agotada, con sus ojos plagados de ira fijos en mis rojos, un duelo de dos bestias, sus colmillos habían emergido, parte del pelo se le encrespaba en el lomo y del mismo modo sus zarpas se hundían en el suelo.
De un guantazo la dejé tumbada sobre la hierba y sin pensármelo dos veces enganche la cadena la eslabón tirando de ella.
-Me perteneces, eres mía, si no puedes ganarte mi confianza no la tendrás, se te a terminado las dosis de sangre en abundancia a partir de ahora suplicaras cada gota y si la quieres beber juro por mi apellido que vas a tener que ganártelo.

Tiré de la correa cabreado, era evidente que su actitud me había molestado, pero sinceramente lo que mas me jodió fue que deposité mi confianza en ella, algo que yo nunca daba y que no se bien porque lo hice después de esa noche en la que nos encontramos de un modo próximo.
Estaba enfadado conmigo, por ser tan necio como para confiar en una humana cuando siempre había sabido que la traición imperaba en este mundo.
Yo era un demonio, eso creo padre y se acabó el ser bondadoso con nadie.
Ella había sacado una parte débil de mi que no me gustaba, ahora enterraría mi vulnerabilidad con violencia demostrándole que yo no era un hombre afable si no un demonio de la noche capaz de todo.



Blood Black:
avatar
Utukki Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 49
Puntos : 44
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 20/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shattered Memories ~ Privado

Mensaje por Noctis el Jue Sep 14, 2017 11:24 am

Aquel paseo por las calles de París no me había servido para nada, había tenido la vaga esperanza de que paseando entre sus calles pudiera acordarme de algo de mí pasado, quizás que algunos recuerdos volvieran a mi mente pero no había sido así exactamente, no había podido recordar absolutamente nada a pesar de que había dado una gran vuelta por toda la ciudad, aproveché todo el tiempo que tuve desde que salí del hotel al medio día, ni siquiera me había parado a comer nada en tal de dar con algún lugar que me hiciera recordar por vago que fuera, si llevaba un colgante de aquella ciudad debía de ser porque allí ya habría estado, porque allí debía de estar mi familia o parte de ella sino ¿qué sentido tendría? Me sentía impotente sin poder hacer absolutamente nada para recobrar mis recuerdos y por más que lo pensaba no quería darle la razón al vampiro, odiaba lo que él me había presentado y deseaba que no fuera verdad pero... a veces me costaba no creerlo. No había encontrado nada y era más que evidente que nos atraíamos de una forma en la que jamás me había atraído nadie, no recordaba nada de mi vida y eso era cierto pero presentía que jamás había tenido tanto con un hombre como lo había tenido con él, claro que quizás influyera que era un maldito vampiro y que jugaba con sus poderes y con lo que su sangre provocaba cuando se bebía de ella... sinceramente, en esos momentos, me sentí bastante perdida sin una guía, sin un camino que recorrer del cual poder tirar aunque fuera de un hilo, no tenía nada y eso me frustraba a cada segundo que pasaba.

Contemplé mi reflejo en aquel puente y me di cuenta de que no sabía nada sobre mí, había descubierto gracias al vampiro que sabía bailar y eso era algo que jamás habría llegado a pensar que haría, solamente me había encontrado con él en la ciudad y aunque no me creía sus palabras de que habíamos estado juntos lo cierto es que, después de las noches que había pasado con él, ya no sabía qué pensar exactamente. Sus formas de tratarme distaban demasiado de ser las que tendría un hombre que quería a otra persona, así que en eso no tenía dudas pero... parecía que me sentía que era en cierto modo “yo” cuando estaba con él. Algo difícil de explicar y que no quería darle muchas vueltas porque en cuanto tuviera de vuelta mis recuerdos y mis memorias estaba más que claro que el vampiro no pintaría nada en mi vida y me alejaría de él, de momento era la única forma de recuperar mis recuerdos así que no me quedaba más remedio que quedarme junto a él para volver a recuperarlos. Lancé un suspiro observando mi reflejo en el agua, la luna en el cielo brillaba bañando el agua con su nacarada luz y eso me hizo darme cuenta de lo tarde que era, seguramente el vampiro ya se habría dado cuenta de que no estaba y habría salido a buscarme, seguro que su furia caería sobre mí pero a mí solo me importaban mis recuerdos, saber quién narices era y dónde estaba mi familia.

Fue cuando me giré al sentir el aura del vampiro que lo encontré parado tras de mí, lo había visto bajar de uno de los balcones con esa agilidad y habilidad que poseían hasta pararse justo frente a mí, mis ojos no pasaron por alto aquellos ojos rojos que traía como si fueran las mismísimas llamas del infierno y que me calcinaba con ellas con su mirada, su respiración era agitada y presentía que estaba enfadado como el demonio, fue a abrir la boca no sabía bien para decir qué exactamente pero no me dio tiempo ni siquiera de hablar, sin él decir nada llevó su mano a mi cuello y apretó con fuerza dejándome durante unos segundos sin respiración. Como si no pesara nada y fuera una pluma me alzó por el cuello cortándome más la respiración, mis manos fueron a la suya que se cernía en mi cuello con la intención de que me soltara pero fue imposible, su agarre era firme y me costaba quitármelo. Sin mucha más dilación me elevó por encima del puente y me lanzó hacia el agua, presa del pánico por aquello mientras caía hasta que mi espalda dio contra el agua en un choque brutal que me dejó sin respiración. Dolía pero gracias a que podía aguantar el dolor no me dolía tanto como a un humano cualquiera le habría podido doler. Las aguas estaban algo frías y erizaron mi piel por completo mientras me hundía en las aguas negras, el vestido pesaba demasiado y me costaba salir a flote pero haciendo acopio de fuerzas logré acercarme hasta la orilla intentando recuperar la respiración.

Salí del agua gateando por la orilla tosiendo el agua que había tragado y aparté mi pelo que se pegaba a mi rostro, ni siquiera me dio tiempo a levantarme cuando mis ojos plagados de furia y de ira que chocaban con los suyos rojos me dio tal guantazo que me lanzó de nuevo contra el suelo quedando boca arriba sobre la hierba, gruñí rabiosa como un animal cuando está enjaulado o acorralado mostrándole los colmillos preparada y lista para saltar sobre él cuando sin demora enganchó la maldita cadena al collar como si yo fuera su perra y tiró de ella para arrastrarme un poco y que me levantara, decía que era suya y que le pertenecía y eso más me cabreaba y más me enfurecía, aparte claro de haberme lanzado sobre aquel puente pero qué esperaba, ¿qué me quedara como si fuera una maldita esclava más? Jamás lo haría, se lo había dicho pero parecía que no le entraba en la cabeza. Dijo que se habían acabado las dosis de sangre y gruñí con fuerza por ello como si, de alguna forma, las necesitara para algo cuando no era así o cuando creía que no era así. Tendría que ganármelo y apreté los puños de mis manos casi haciéndome sangre en las palmas de la rabia y sin pensarlo demasiado me lancé contra él con rabia, con ira y con ganas de matarlo.

Mis colmillos crecieron al igual que lo hicieron mis uñas y ni siquiera lo pensé cuando su cuerpo cayó contra el suelo y el mío se quedó sobre el suyo, mis uñas se clavaron en su pecho arañándolo con fuerza haciendo jirones su piel con violencia importándome una mierda todo, quería matarlo y lo haría en aquel preciso momento, de alguna forma volqué toda mi frustración e impotencia sumado con la rabia y la ira y la descargaba todo sobre él. Cuando sentí que mis colmillos crecieron no dudé en hundir con saña y con fuerza estos en su cuello despedazando su cuello, arrancándole trozos de carne mientras parecía lo que era: un animal salvaje que se resistía y peleaba al estar arrinconado y al querer enjaularlo, mi mano apretaba su cuello hacia abajo y la otra giró su rostro para darme más acceso mientras destrozaba completamente todo su cuello y parte de la garganta, su torso corrió la misma suerte que con mis uñas largas y afiladas despedazaba sin piedad su piel, allí, en aquella orilla de aquel río de donde su sangre comenzaba a brotar manchando el lugar, manchándome con su sangre al salpicar.




Behind the wolf:







avatar
Noctis
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 49
Puntos : 44
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 25/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shattered Memories ~ Privado

Mensaje por Utukki Black el Jue Sep 14, 2017 3:24 pm

Gruñía siendo arrastrada de forma implacable por la corea tensa que sujeta por mi mano tiraba de ella a cada paso.
No tardó en revelarse, podría decir que no lo esperaba, mas mentiría, lo esperaba, es mas, lo deseaba.
Su cuerpo se lanzó voraz contra el mio, hubiera podido detenerla por el cuello, hubiera podido golpearla hasta arrancarle la vida con su ultimo aliento y después darle mi sangre y convertirla en un ser nocturno como yo mismo era.
Hubiera podido tomarla sobre esa hierba y arrancarle ese orgullo que ostentaba, pero...sinceramente quería ver hasta donde la loba llegaba.

Subió sobre mi con las zarpas fuera, arañó mi pecho alzando las manos con fuerza, hundiéndolas en mi carne, manchándose la cara de carmesí con sus ojos oscuros encolerizados ante mi.
No la detuve, no aun, porque cuando lo hiciera metería el rabo entre las piernas.
Sus colmillos buscaron desgarras mi cuello, tuvo acceso, la sentía gruñir dando tirones, como el animal preso en ella que quería demostrar su naturaleza salvaje, libre como las aves.
-¿Has terminado? -pregunté llevando mi mano a su cuello separandola de mi.

La carne de mi cuello estaba arrancada y me la escupió en la cara, su boca manchada de mi propia sangre, una imagen francamente deliciosa.
Un puñetazo fue mi respuesta, uno en la boca que la hizo aullar de dolor y esconder los colmillos de inmediato ante el impacto contundente.
La giré y me subí sobre ella, era mi turno, de demostrarle que aquí yo era el mayor de los monstruos.

Con mi camisa abierta por sus garras, desquebrajada y manchada de sangre me acerqué a ella lamiendo su mejilla, mi sangre sobre ella fluía.
Su cara de asco me dio un placer inusitado, mas no había ni de lejos acabado, es mas ni siquiera había comenzado.

Abrí su camisa con mis manos, los botones se perdieron en la hierba mientras sus manos buscaban agarrarme para que no lo hiciera.
Con una mano sujete las suyas por encima de su cabeza, su cuerpo expuesto bajo el mio y mi hombría alzada contra su vientre, mas no, no era eso lo que iba a hacerle, eso tendría que ganárselo también.

Mis colmillos crecieron ante su turbia mirada, los dibujé con mi lengua mientras ladeaba la sonrisa y sin mas preámbulos los llevé a su pecho derecho que sobresalía por encima de la ropa interior, allí los hundí de forma salvaje dando tirones con cada trago, ella jadeaba presa de la sensación que el mordisco de un vampiro producía.
Claro, que repetí la operación tantas veces que aquello placentero se convirtió en una tortura y su cuerpo un colador que iba perdiendo fuerza mientras luchaba contra la muerte que veía roja representada en mis ojos.

Se lo que pensaba, que la desangraría, tentado estuve de hacerlo, solo me detuve cuando su cuerpo cayó lánguido sobre la hierba húmeda.
Me relamí los labios ante sus ojos deslizando mis dedos por su preciosa mejilla.
-¿que hago contigo lobita? -pregunté con una mueca divertida demostrando mi superioridad-ahora que no puedes moverte, quizás debería de follarte, claro que eso te gustaría, quizás llevarte a un burdel y permitir que te folle un hombre tras otro hasta que olvides tu nombre..
Sujeté su mentón para que me mirara, le costaba mantener sus ojos abiertos, la heridas iban cerrando pero aun sangraban y llevaba muchas.
-No me desafíes, no soy un buen hombre -le recordé por si albergaba duda alguna.



Blood Black:
avatar
Utukki Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 49
Puntos : 44
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 20/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shattered Memories ~ Privado

Mensaje por Noctis el Lun Sep 18, 2017 10:12 am

Mis dedos se habían convertido en garras y ahora se hundían en la piel de su pecho, desgarrando su piel, haciéndola jirones, salpicando mi rostro con su sangre mientras las hundía de forma salvaje y furiosa llena de ira, lo único que quería era volcar todo contra aquel maldito vampiro y descargar mi frustración e impotencia contra él al no haber podido encontrar nada que me diera una pista para recordar algo, lo más mínimo que me hiciera recordar quien era al menos... pero no había encontrado nada, el día entero paseando por las calles de París y no había encontrado en ninguna maldita calle ni en ninguna esquina el más mínimo resquicio de lo que había en mi mente pero estaba completado rodeado de una neblina que no me permitía recordar nada. Gruñí dejando que mis colmillos crecieran y mientras desgarraba y hacía pedazos su piel, heridas profundas en su pecho, mis colmillos atravesaron la piel de su cuello girando su rostro hacia un lado para darme un mejor acceso y desgarrar la piel del lugar, mordí tan fuerte como pude y desgarre su carne tanto como se me antojó ahora que tenía libre acceso, la sangre comenzó a caer por el lugar y mientras seguía desgarrándolo y haciéndolo trizas su mano fue a mi cuello para separarme de su cuerpo, nuestros ojos se anclaron en ese momento y cuando me preguntó si ya había terminado el trozo de carne que había arrancado de su cuello se lo escupí en la cara dándole a entender que no, que no había acabado con él.

Lamí la sangre de mis labios bajo su atenta mirada y el golpe vino tan rápido que no lo pude ni esquivar, su puño me dio con fuerza en los labios e hizo que cayera a su lado en la hierba, gemí por el dolor del golpe y su pronto su cuerpo estuvo subido sobre el mío. Sus ojos rojos me contemplaron durante unos segundos y lo observé con la camisa abierta, su piel hecha jirones, la sangre cayendo por su pecho en ríos escarlata al igual que de la herida de su cuello, esa que tenía la marca de mis dientes y de la que me enorgullecía tanto. Se inclinó hacia mi rostro y su lengua se paseó por mi mejilla quitando algunos restos de su sangre a lo que yo hice una clara mueca de asco, algo que sin duda le hizo sonreír con cierta diversión en esa sonrisa que tanto odiaba de él y que parecía deleitarse con conforme me tenía. Sus manos abrieron de golpe mi camisa rompiéndola, los botones saltaron por el lugar perdiéndose entre la hierba y mis manos fueron a las suyas para pararlo, no quería que me tocara, no quería que me hiciera nada, tan solo quería seguir destrozándolo como estaba haciendo hacía unos segundos, quería descuartizarlo bajo mi cuerpo.

Me agarró con fuerza mis muñecas poniéndolas sobre mi cabeza ganando esa batalla porque aunque yo tuviera más fuerza que un human normal él me superaba mucho más en fuerzas, gruñí dejándole en claro que no me gustaba en absoluto lo que me estaba haciendo notando su hombría, dura y excitada contra mi vientre, pero lejos de lo que yo pensaba que iba a hacer vi que sus colmillos crecieron en sus labios, su lengua los repasó para que me cerciora de que iba a morder y con esa sonrisa que odiaba tanto en sus labios se inclinó hacia mi pecho derecho que sobresalía un poco del sujetador y allí clavó los colmillos con saña, gruñí al sentir que me mordía y que no solo eso, también daba tirones de mi sangre bebiendo a tragos de esta. Al igual que pasaba con las anteriores veces que me había mordido un jadeo escapó de mis labios, los vampiros tenían esa particularidad cuando te mordían, un placer recorría tú cuerpo como si de esa forma te engañaran, te embotaran los sentidos y no sintieras que realmente te chupaban la sangre, como alimañas que eran. No se quedó ahí la cosa y cuando terminó volvió a morderme con fuerza en otro lado de mi pecho, volviendo a beber de mi sangre, volviendo a hacer que jadeara otra vez mientras intentaba soltarme en vano.

No supe cuántas veces clavó sus colmillos en mis pechos bajando un poco mi sujetador, dejando mis pechos libres a su alcance, tenía mordiscos por todos lados e incluso había mordido mis pezones en lo que ahí sí que me había dolido de las veces que me mordió, convirtió aquello en una clara tortura donde me quería dejar claro que él mandaba, que se hacía lo que él quería y que para morder ya estaba él. Había bebido de mí en cada uno de los mordiscos y lo cierto es que aunque había sido poco me mordió tantas veces que comencé a debilitarme con cada mordisco, perdí la cuenta pero fueron demasiados y mis fuerzas menguaban aunque yo luchaba por soltarme, revolviéndome como la fiera salvaje que era... pero de nada sirvió. Sus ojos rojos me hacían ver que aquel era mi castigo y mi lección por haberme ido de su lado, por haberme escapado de él, por un momento llegué incluso a pensar que me desangraría hasta dejarme morir, quizás me convirtiera o quizás me dejaría tumbada en la hierba contemplando como la vida se escapaba de mi cuerpo, y realmente pensé que lo haría. Mi cuerpo cayó contra la hierba carente de fuerzas, mi mirada estaba un poco turbia por la pérdida de sangre y mi corazón bombeaba de forma lenta la poca sangre que tenía en mi cuerpo, la poca sangre que me quedaba.

Se relamió los labios cuando hubo terminado y su dedo se deslizó por mi mejilla, sentía su tacto ahora mucho menos frío y supuse que sería porque yo misma había perdido un par de grados de temperatura ante la falta de sangre. Se preguntó qué hacía conmigo ahora de forma divertida por como estaba, dijo que debería de follarme pero que eso me gustaría y gruñí con las fuerzas que tenía revolviéndome bajo él, dijo que mejor que eso sería llevarme a un burdel para que un hombre tras otro me tomara hasta que me olvidara de mi nombre y ante esas palabras le escupí a la cara dándole a entender que ni de coña, si era así lucharía con las fuerzas que me quedaban para librarme de él, aunque me matara en el intento, pero no iba a ser la puta de nadie y eso era algo que tenía demasiado claro. Aunque había algo que no me creía, sabía que no iba a hacerlo porque ya me había dejado en claro que era suya y, por lo que había podido comprobar del vampiro, no le gustaba que tocaran lo que era suyo... así que no, no lo haría porque simplemente no podría.


-No podrías hacerlo... –dije con la voz débil, cansada por la pérdida de fuerzas y con los ojos turbios, la piel un poco fría por los grados que había perdido al drenarme él la sangre- siempre dices que soy tuya y que te pertenezco... pero no compartes lo que es tuyo ¿verdad? –Reí entre dientes como pude- además, ya no recuerdo mi nombre y tú tampoco sabes cómo me llamo –le recordé porque había perdido la memoria, Noctis solo era un nombre que yo misma me había puesto. Su mano me cogió del mentón y lo alzó para que nuestras miradas se encontraran, o al menos lo que podían encontrarse teniendo en cuenta que los ojos se me cerraban y que iba perdiendo las pocas fuerzas que me quedaban, las heridas curaban pero algunas aún sangraban y había perdido mucha sangre. Me dijo que no lo desafiara, que no era un buen hombre y reí con ironía incluso en ese estado en el que luchaba por mantener la consciencia pero cada vez me era más imposible- no, tú no eres ningún hombre... eres un vampiro... y eres un hijo de puta –mis ojos contemplaron los suyos rojos y, aunque luché, acabé sumida en la inconsciencia por la pérdida de sangre, con el cuerpo frío no solo por el agua al tirarme por el puente, sino por la falta de la misma.




Behind the wolf:







avatar
Noctis
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 49
Puntos : 44
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 25/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shattered Memories ~ Privado

Mensaje por Utukki Black el Miér Sep 20, 2017 6:54 am

Cuando la loba abrió los ojos estaba encadenada a la columna, el collar era su única prenda de ropa, ella era mía y le iba a demostrar hasta que maldito punto la había cagado huyendo de mi tras una noche en la que me comprometí con ella demasiado.
La escuché gruñir, ladeé la sonrisa pasando la pagina del periódico que estaba leyendo sentado frente a la lumbre.
-Tienes comida y agua en la bandeja -le dije sin mas.

Estaba muy claro que no la pensaba soltar, intuía que estaría débil así que si de verdad quería lanzar la bandeja adelante, mas no tendría mas comida hasta la hora de desayunar.
Había acordado con mis esclavas que la alimentaran, pero no quería que hablaran con ella, ni la vistieran, nada, se limitarían a ponerle de forma consecutiva esa bandeja en sus respectivas horas
Si ella creía que con su carácter podía minar la voluntad de un demonio, se equivocaba, yo había sido infierno toda mi vida y no iba a convertirme ahora en ese hombre que ella necesitaba.

Seguí atento leyendo las noticias del periódico mientras la oía luchar debilitada por aflojar esa cadena que la aferraba a mi, a la habitación y que la hacia prescindir de la libertad que todo animal salvaje necesitaba.
Las cosas podían haber sido distintas, podía haberse portado bien y ahora estaríamos rumbo a un lugar donde cenar y quizás después a algún cabaret, opera o teatro.
Llevaba demasiado tiempo recluido y ahora ansiaba con devorar el mundo, supongo que tanto de forma literal como todo lo contrario.

Acabado el periódico lo doble dejándolo con tranquilidad sobre la mesa, que ella tuviera que vivir un encierro no implicaba lo mismo por mi parte, así que extendí el brazo y una de msi esclavas morena con ojos pardos como ella se colgó de mi brazo.
Sus caricias eran abrumadoras, sus labios rojos carmesí recorrieron mi cuello suplicando algo de sangre que beber.

Pensaba mostrarle como se conseguía el alimento que de seguro ella también sentía corroerle por dentro.
La mujer friccionaba contra mi cuerpo, jadeaba buscado mi entrepierna, deslizando su lengua por mis labios entre suplicas roncas por poder beber aunque fuera unas gotas de mi sangre, su droga.

No lo dudé, llevé mi muñeca contra mis colmillos sajando mi piel, la dama jadeo de forma gutural pegando sus labios a la herida, sirviendo de forma abrupta mientras sus piernas flojeaban, se excitaba con cada gota y su cuerpo hambriento de mi hombría me suplicaba que la tomara antes de irnos a la cena.

Aparté mi muñeca cuando creí que había consumido suficiente, sus piernas se apretaban fruto del deseo, su boca me buscaba, me provocaba con su lengua mientras gemía ofreciéndome sus pechos arqueando la cintura ante mis ojos.
-Ahora no -dije tirando de su pelo para depositar un mordisco en su labios inferior -quiero salir a beberme la noche



Blood Black:
avatar
Utukki Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 49
Puntos : 44
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 20/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shattered Memories ~ Privado

Mensaje por Noctis el Sáb Sep 23, 2017 1:34 pm

Para cuando desperté me encontré de nuevo en la habitación de aquel vampiro, salvo que esa vez en vez de estar en la cama estaba de nuevo en el suelo, con aquel collar que rodeaba mi cuello y del cual nunca me había podido quitar junto con la cadena que me ataba a esa columna y que me mantenía allí encerrado y prisionera, gruñí en cuanto me vi desnuda y atada como si fuera un perro que recibía un castigo por haberse portado mal, en parte era lo que el vampiro quería hacerme sentir y no pensaba darle el gusto para nada. Su sonrisa de nuevo se extendió por sus labios, esa que tanto odiaba y que me daban ganas de arrancarle de un mordisco o de un zarpazo. Estaba sentado en un sillón frente a la lumbre leyendo el periódico del día, gruñí por ello y fue entonces cuando me dijo que tenía agua y comida en la bandeja, mis ojos se dirigieron hacia la bandeja donde sí, tenía agua y comida, servida como si fuera un perro para que comiera y bebiera cuando me diera la gana... aquello no hizo más que cabrearme por cómo me tenía, por la forma en la que me trataba. Se comportaba como un hijo de puta, como ya sabía y él mismo me había dicho, y era mi “castigo” por haberme ido durante el día pero yo no era suya, no era de su propiedad y desde luego que no dejaría que se quedara con ese pensamiento porque yo era libre, salvaje y libre, y se lo pensaba demostrar con garras y colmillos si era necesario, ahora sí que me había cansado de aquel juego que se traía entre manos.

No pensaba tocar aquella bandeja por muy débil que me encontrara tras la pérdida de sangre, por mucho que necesitara comer en esos momentos, me negaba en rotundo. Tiré de la cadena de nuevo para intentar sacarla de la columna o en su defecto intentar quitarme el maldito collar pero comenzaba a pensar que debía de llevar algo de magia porque era imposible que no pudiera quitármelo, era imposible que no se rompiera con la fuerza que yo tenía y seguramente el vampiro era el único que podría quitármelo. Gruñí ante ese pensamiento mientras él, de forma tranquila, seguía leyendo el periódico. No supe cuánto tiempo estuve en esa forma hasta que finalmente dejó el periódico encima de la mesita que tenía a un lado, mis ojos se alzaron llenos de furia hacia él y simplemente le bastó llamar para que pronto acudiera una de sus esclavas, una de las que me había aconsejado la anterior vez qué vestido llevar, qué ropa ponerme y todo lo demás, entrar por la puerta vestida con un vestido que llamaba la atención, el pelo recogido dejando su cuello al descubierto aunque ella no tenía collar alguno, ella no era atada porque seguramente permanecían a su lado por propia voluntad. Torcí el gesto ante ese pensamiento observando que era morena como yo, aunque mi piel era algo más bronceada que la suya y sonreí de lado.


-¿Esa que es, mi sustituta vampiro? –Pregunté con tono mordaz porque tenía otras que eran rubias, sin embargo, había cogido a la única morena que tenía de todas ellas y eso hizo que sonriera con cierta mofa hacia él. La mujer se restregaba contra su cuerpo pidiéndole algo que sabía incluso hasta yo lo que era, sus labios se paseaban por su cuello y parecía que su cuerpo se calentaba solamente estando junto al vampiro pidiéndole, rogándole, que le diera de su sangre... y seguro que al vampiro le encantaba esa situación. Al final acabó haciéndose una herida en la muñeca y la mujer, rápida, llevó sus labios a la herida para comenzar a beber de ella sin dejar de restregar su cuerpo contra el vampiro, buscándole en todo momento para tener algo más que solo sangre. Arrugué la nariz ante la imagen, la imagen que me confirmó que yo ni de coña acabaría de una forma tan patética como estaba aquella humana, incapaz de resistirse ante la sangre del vampiro. Su olor entonces me llegó e inundó mis fosas nasales, tensé la mandíbula y apreté los dientes cuando mis colmillos crecieron por el olor de su sangre, aferré la cadena con fuerza entre mis puños y gruñí ante la necesidad que me entró de que me diera a mí también de aquel líquido carmesí, ante la necesidad de beber de nuevo de su sangre, sentir el subidón que te daba, el frenesí que experimentabas cuando la sangre bajaba por la garganta, esa sensación de euforia que calentaba cada célula del cuerpo... no, no podía pensar de esa forma, no podía desear beber de su sangre, eso era algo que no debía de pasar porque no quería acabar como aquella humana. Sus ojos, rojos en todo momento, no se apartaron de los míos mientras la humana bebía de su vena y finalmente acabó apartándola, ella quería mucho más y no solamente quería beber su sangre, su corazón bombeaba con fuerza y sus caderas buscaban el miembro del vampiro a cada roce. Él la miró y mordió su labio inferior diciendo que quería salir, así que tras una mirada que me dirigió de autosuficiencia en mi dirección, con la morena de su brazo, salió dejándome allí a solas.

Gruñí de nuevo y di un puñetazo al suelo mientras seguía sintiendo que necesitaba beber de su sangre como si fuera mi único alimento, acabé por comer un poco solamente para quitar esa sensación de mi cuerpo y aparté la bandeja, necesitaba liberarme de aquellas cadenas e irme de allí, el vampiro se creía que podría retenerme pero sin embargo no lo suficiente. Seguía estando débil por lo que descansar era la única opción en esos momentos, solo me desperté cuando sentí que una de las esclavas que tenía entró de nuevo para retirar la bandeja y lo vi claro, me levanté con fuerza y la cogí del cuello estampándola contra la pared, no por nada tenía algo más de fuerza que un humano normal. Mis palabras fueron claras- Libérame –fue lo que le dije clavando mis ojos en los suyos, parecía asustada así que presioné más su cuerpo contra la pared para que reaccionara- que me liberes –exigí pero ella negó con la cabeza alegando que no podía, que ellas no tenían ninguna llave y que no querían desobedecer sus órdenes porque sabía el destino que les deparaba, sonreí con maldad en mis labios- ¿crees que yo seré mucho mejor si no haces lo que te pido? Dime, ¿sabes lo que es que te estén despedazando mientras todavía sigues con vida? –Pregunté a lo que ella se alarmó- podría despedazarte con mis colmillos pero todavía estando viva, créeme, alargaría tu sufrimiento hasta que no pudieras aguantar más y morirías entre terribles dolores y sufrimientos... si piensas que el vampiro puede ser malo yo puedo ser mucho peor –veía el miedo en ella y, aunque insistí un par de veces, finalmente la lancé contra la cama con rabia, en cuanto se recompuso salió corriendo de la habitación dejándome allí a solas. Miré la cadena y volví a tirar de ella pero no conseguía romperla, hasta que una idea se pasó por mi cabeza. Estaba ya mejor después de comer y de dormir así que no dudé en cambiar mi aspecto por una loba, de esa forma tenía mucha más fuerza para tirar y tirando conseguí romper la cadena y liberarme, justo cuando oía movimiento al otro lado de la puerta así que parada frente a ella gruñí esperando a que esta se abriera, en cuanto lo hizo mis colmillos fueron directamente hacia la yugular de la esclava morena que tenía enganchado con sus brazos el cuello del vampiro, mordí con tanta violencia que las heridas que le hice fueron mortales y acabó en el suelo en un charco de sangre ahogándose con esta hasta que finalmente acabó muriendo. Gruñí, mostrando todos mis colmillos con el lomo erizado observándolo preparada para saltar sobre él, si yo no tenía libertad él no tendría esclavas.




Behind the wolf:







avatar
Noctis
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 49
Puntos : 44
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 25/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shattered Memories ~ Privado

Mensaje por Utukki Black el Dom Sep 24, 2017 10:43 am

Entramos a la habitación besándonos, jugando con nuestros cuerpos dispuestos a terminar la fiesta en el lecho, la noche había ido bien, ella cedía a todo cuanto le pedía y por una noche tener eso resultaba reconfortante.
Claro que como no, la loba tuvo que joderme el polvo, de un bocado atrapó a mi esclava, heridas en la yugular de la humana que se extinguió ante mis ojos mientras la loba me mostraba sus fauces decidida a dejarme claro que lo que hacia no le gustaba.
-¿celos? -pregunté con aire engreído mientras pegaba un portazo con los ojos rojos como el fuego.

Me desafiaba, lo hacia con cada maldita palabra, con cada gesto, con cada mirada, ciertamente ese espíritu rebelde me excitaba, el problema es que con ella no existía una de cal y otra de arena, con ella todo eran gruñidos y rugidos, nunca cedía un ápice y yo como el mayor demonio que era acababa deseando hacérselo pagar muy caro.

Me jodió cuando dijo que no la llevaría a un burdel a que otro se la follara, era cierto, no lo haría porque a esa perra la iba a doblegar para mi costara lo que me costara.
Mis pasos sonaron huecos en esa habitación, podía ver como lanzaba dentelladas al aire tratando de alcanzarme, mas con un rápido movimiento tomé la cadena con mi brazo tirando de esta para mantenerla a cierta distancia de mi rostro.

Ladeé la sonrisa mirándola fijamente, un guantazo fue la respuesta a su gruñido.
-Perra mala, no se le enseñan los dientes al amo -aseguré contemplándola -tenemos un problema, vengo animado de mas y aunque podría llamar a el resto de las esclavas y hacerte ver como me dan placer..creo que en el fondo eres tu la que deseas cabalgar sobre mi verga.
Hagamos una cosa..una muy sencilla, yo aflojaré la correa, seras libre en la habitación para venir al lecho y calmarte conmigo enredando nuestros cuerpos o si lo prefieres puedes de nuevo intentar huir, te pegaré tal paliza que gemirás durante horas y desde luego atada a esa columna me veras follar mientras lamentas no ser tu la que me abras las piernas ¿que me dices preciosa?

Liberé la cadena de su cuello sin mediar palabra y empecé a desabrocharme la camisa camino al lecho, mis rojos se perdían en su desafiante mirada y mi mano le indicó que se acercara, iba borracho, con ganas y para que mentir, la deseaba a ella y no a otra, pero en este duelo de egos yo nunca seria el perdedor, así que ella decidiría a que quería jugar hoy.

Además yo guardaba un as en la manga, su sed, se que deseaba mas que nada en este mundo volver a probar mi sangre, no lo decía pero el perlado sudor de su frente delataba el síndrome de abstinencia que empezaba a sentir cuando por sus venas no fluía mi elixir.
-ven -ordené



Blood Black:
avatar
Utukki Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 49
Puntos : 44
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 20/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shattered Memories ~ Privado

Mensaje por Noctis el Miér Sep 27, 2017 9:07 am

Había tomado la decisión de transformarme en loba, en esa loba con el pelaje negro que tenía para poder liberarme de las cadenas que me ataban a esa columna, de un tirón había roto el agarre de la cadena a la columna moviéndome con libertad por el cuarto, podría haber destrozado la puerta y haberme largado puesto que había tenido tiempo más que suficiente, también podría haber vuelto en mi forma humana y haberme largado de allí desapareciendo, pero algo me decía que el vampiro volvería a buscarme para encontrarme y llevarme de vuelta al hotel, creía que se había convertido en mi dueño y lo cierto era que yo no quería que se convirtiera en nada mío, que no quería nada de él y me largaría para buscar esas memorias perdidas, la forma de halla respuestas, en algún lugar tendría que encontrar la manera de recuperar esos recuerdos que había perdido y volver a recordar poco a poco, con eso me bastaba para empezar... pero me desesperaba conforme pasaban los días y a mí no venía ningún recuerdo, nada que me diera una pista de quién era. Decía que no había nada del vampiro que quisiera y sin embargo, sin saber por qué, la visión de la esclava lamiendo su cuello y posteriormente bebiendo de su muñeca vino a mi mente de forma clara, casi como si pudiera verlos frente a mí en aquel preciso instante. Gruñí, un gruñido que rebotó en aquella habitación con fuerza por pensar en cosas como esa, no, no podía pensar en la sangre de aquel maldito vampiro porque yo no quería nada de él y mucho menos su sangre, absolutamente nada de nada y sin embargo cuando vi a la esclava bebiendo de él... sentí que necesitaba también beber de su muñeca, probar de su sangre.

Moví la cabeza negando emitiendo un pequeño gruñido y fue entonces cuando me percaté del aura de ambos que se acercaban, me paré a unos pocos pasos de la puerta y finalmente cuando esta fue abierta y ambos, distraídos enredados en sus cuerpos, dieron el paso aquello fue el fatídico momento para la esclava en que me lancé hacia ella, mis colmillos atravesaron la piel de su cuello, la sangre comenzó a brotar y como si eso no me bastara ni fuera suficiente rasgué moviendo la cabeza hacia los lados desgarrando aún más su sangre, de forma que fuera imposible de sobrevivir a mi ataque. El vampiro no había hecho demasiado por soltarme de su cuello cuando mordí la primera vez, podría haberme apartado, podría haber cogido a la esclava y haberle dado de su sangre para recuperarla... sin embargo de desangraba entre sus brazos mientras él la observaba sin ningún resquicio de pena, como si su vida no importara en lo más absoluto y es que seguramente así sería exactamente, para él sus esclavas eran reemplazables totalmente, si una moría no tenía más que coger a una simple humana y hacerla adicta a su sangre y ya la tendría rendida a sus pies. La humana murió además de por el desgarro que le había hecho con mis colmillos por la pérdida de sangre de la misma, entre sus brazos hasta que él la dejó caer al suelo sin importancia ninguna.

Le gruñí cuando me preguntó si eran celos mientras lamía la sangre de mi hocico y de mis colmillos, sus ojos incendiados en llamas me contemplaban de forma fija cerrando la puerta con fuerza tras su espalda. Comenzó a andar acercándose de forma segura hacia mí y le gruñí advirtiéndole que no lo hiciera, que acabaría mordiéndole dando dentelladas al aire para hacerle saber exactamente lo que le haría. Cuando estuvo lo suficiente cerca me lancé hacia él pero de un movimiento rápido tomó la cadena tirando de esta hacia atrás de forma que no podía llegar con mis colmillos a rozarlo, me miró ladeando la sonrisa y su mano se estampó contra mi hocico dándome un fuerte golpe, con rabia, con fuerza, pero que a mí no me hizo todo el daño que él hubiera querido por el hecho de mi resistencia al dolor y me aseguraba que no debía de morder su mano, la de mi amo, haciendo que le gruñera con fuerza. Dijo que me soltaría y que sería libre para vagar por la habitación, que venía con ganas y que aunque podía llamar a sus esclavas él creía que era yo quien quiera sentirlo dentro de mi otra vez, algo que me hizo gruñirle con fuerza de nuevo. Decía que si me escapaba otra vez me daría una paliza que me dejaría gimiendo por días y que además me haría ver cómo se tiraba a sus esclavas... creía que podía chantajearme con eso pero estaba muy equivocado. Quitó la cadena, que no el collar, de mi cuello y comenzó a desabrocharse la camisa seguro de sí mismo, seguro de que yo no me lanzaría contra él ni me escaparía como seguramente él estuviera pensando. Se tumbó en la cama mirándome de forma fija y cuando estuvo recostado en esta me hizo un gesto con la mano para que me acercara y un “ven” salió de sus labios en forma de orden.

Lo contemplé como el animal que observa a su presa estudiando el momento perfecto para acercarme, él creía que tenía el juego dominado pero estaba realmente equivocado. Con un rugido subí de un salto a la cama y lo contemplé, yo no sería tan grande como un licántropo transformado pero sí que imponía y mis colmillos eran tan mortíferos como los suyos. Me acerqué sin prisa con mis ojos fijos sobre los suyos y me quedé sobre su cuerpo observándolo aún todavía en forma de loba, le gruñí dejando mi nariz casi rozando la suya y un hilillo de baba le cayó al pantalón mientras le mostraba los dientes y mi cuerpo vibraba por el gruñido, ese ronroneo peligros que advertía que debía de llevar cuidado porque no estaba en un modo amistoso sino más bien todo lo contrario. Elevé una de mis patas delanteras y mi zarpa quedó a la altura de su pecho, podía sentir bajo mis almohadillas lo gélida que era su piel mientras él me mantenía la mirada fija en mí, mis uñas rasgaron lentamente su piel pero él ni se inmutó por ello. Su mano subió para acariciar el pelaje de mi cuerpo por la zona del costado y tiré hacia atrás las orejas advirtiéndole, mis garras se clavaron más en su piel mientras su mano se paseaba libremente por mi pelaje negro. Acabé por transformarme de nuevo volviendo a ser humana y lo contemplé, ahora su mano recorría el perfil de mi torso e hice un mohín con la nariz.


-Dime vampiro, ¿cuánto tiempo crees que te durarán las esclavas que te quedan? ¿Días? ¿Semanas? ¿Horas, quizás? –Sus ojos se fijaron en los míos mientras esperaba una respuesta, si él me dejaba encerrada allí yo iría acabando con cada una de ellas.




Behind the wolf:







avatar
Noctis
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 49
Puntos : 44
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 25/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shattered Memories ~ Privado

Mensaje por Utukki Black el Miér Sep 27, 2017 10:52 am

La loba de un saltó subió sobre mi cuerpo, su actitud era de todo menos cariñosa, claro que a mi eso no me importaba en absoluto, no le temía. Mi sonrisa se ladeó cuando me mostró sus colmillos, era muy consciente de lo letales que eran, tanto como que en el suelo yacía mi acompañante de la noche, mi esclava de sangre muerta.
Gruñía con sus zarpas apoyadas en mi pecho desnudo, lo rasgó con rabia, pero bien poda haberme hecho mucho mas daño y por ende no lo hizo.
Los dos eramos letales, los dos nos odiábamos y nos deseábamos a partes iguales. Necesitábamos sentirnos superiores al otro y por mucho que ella lo intentase siempre chocaría contra lo mismo, conmigo.
Llevé mi mano a su lateral, el pelo escurrió lento entre mis dedos, su pelaje era tupido, oscuro contrastaba con mi piel clara y su calor con mi gelidez.

Ante mis ojos la loba se trasformó en mujer, desnuda su cuerpo se amoldó al mio mientras mis dedos sustituían el pelaje por la carne que se erizaba a mi paso.
-¿crees que me importa? -le pregunté desafiante – puedo conseguir todas las mujeres que desee, nadie de resiste a mi, mi voluntad es ley, la ley del mas fuerte.

La volqué esta vez convirtiéndome en la prisión de su cuerpo, mis manos sujetaron sus muñecas por encima de la cabeza, mi hombría se hundía en su vientre, alzada pero aun cubierta por los pantalones.
-La pregunta es ¿cuanto me deseas en este instante? -susurré acariciando sus labios con mi aliento -¿que estas dispuesta a hacer por beber de mi otra vez?

Mi lengua se paseo voraz por sus labios, descendiendo por su mandíbula, la loba ladeó su cabeza para darme acceso a su cuello de forma instintiva.
Gruñí preso del deseo que me hacia sentir su vena palpitante contra mis labios, tenia sed, sed de ella, la deseaba.
No esperé que la ventana de golpe se rompiera, me alcé como el demonio que era con los ojos rojos como el fuego.
Cazadores, las virutas de la ballesta quebraron mi carne haciéndome aullar de dolor, admito que no lo esperaba, mas aun así, mi venganza seria terrible, lo juraba.
De un manotazo rompí las varas.
Caminé hacia le primero con los ojos inyectados en sangre y alzándolo por la cabeza mi mano se hundió en su esternón buscando con tino su corazón que extraje de cuajo.

Fue en ese instante en el que me di cuenta que las virutas eraban impregnadas con una fuerte toxina, no me mataría, pero sin duda me ralentizaría pues era veneno de licantropo, a cualquier otro vástago lo hubiera matado.
Les mostré mis colmillos antes de lanzarme a por otro que recargaba su ballesta de nuevo, de un mordisco hundí mis colmillos en su yugular tirando de esta desgarrando su carne, sacando la vena de un tirón que empezó abierta a emanar sangre.
-Sal de aquí le ordené a la loba.
Eran cazadores, también ella podía correr peligro en esta gesta.



Blood Black:
avatar
Utukki Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 49
Puntos : 44
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 20/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shattered Memories ~ Privado

Mensaje por Noctis el Lun Oct 02, 2017 6:13 am

El vampiro me miraba de forma fija y desafiante mientras yo, todavía en forma de loba negra, merodeaba por la habitación sin quitarle la mirada de encima, como si fuera un depredador que está observando a su presa para ver cuando es el momento idóneo para atacar, de un salto subí sobre la cama y mostrándole todavía los colmillos y gruñéndole me acerqué hacia donde estaba para quedar con mi rostro cerca del suyo, sus ojos rojos me miraban de forma fija como si no temiera lo que pudiera hacerle en esos momentos, como si no pudiera hacerle daño con mis garras y mis colmillos. Mi hocico rozó su nariz sin dejar de gruñirle mostrándole esos colmillos que sin duda alguna podrían desgarrar su carne si yo así lo quisiera, si quisiera hacerle daño y me lo estaba pensando realmente. Subí mi pata a su pecho, podía sentir incluso con las almohadillas el frío que desprendía todo su cuerpo y dejé ahí mi pata arañando su piel con mis afiladas garras, cuando su mano subió para acariciar el pelaje de mi costado le gruñí más fuerte y un hilo de baba cayó de mi boca hasta su pantalón. Mis garras se hundieron en su carne haciendo que sangrara y eché las orejas hacia atrás en señal de amenaza, en señal de que no era un juego aquello y que si seguía así acabaría por morderlo. Sin embargo no apartó su mano y siguió acariciando mi pelaje, podía sentir incluso con este su mano fría recorriéndome el costado a voluntad, sus dedos se enredaban en mi negro pelaje igual de oscuro que la misma noche. Acabé volviendo a ser humana de nuevo y su mano siguió acariciando mi piel, sus dedos gélidos se paseaban por mi piel haciendo que se erizara ante el contraste de uno y otro.

Ante mi pregunta el vampiro sonrió con cierta altivez como si no le importara en absoluto las esclavas que le matara, de hecho, ni siquiera había lamentado de la esclava morena que yacía en el suelo sobre un charco de sangre. Su pregunta me hizo mirarlo de forma fija, la verdad es que dudaba que le importara alguna de las esclavas que tenía, dudaba que le hubiera importado una sola de las cientos que tendría que haber tenido a lo largo de los siglos. Afirmaba que podía conseguir todas las mujeres que deseaba, que nadie se resistía ni a él ni a su voluntad puesto que esta era la ley del más fuerte... y fue ahí cuando sonreí de lado. ¿Qué nadie se le resistía? Frente a él tenía a alguien que se le resistía porque no quería ser suya, todas las demás seguro que habían caído como moscas a la miel en cuanto les presentó aquel mundo diferente, sin embargo yo le ofrecía mucha más resistencia dado mi carácter salvaje, no me gustaba pertenecer a nadie y sin duda alguna no pertenecería jamás a ese vampiro. Yo me resistía a él y en parte por eso creía que le gustaba tanto, porque nadie le había presentado un desafío tal como se lo presentaba yo, las demás caían con solo chasquear sus dedos. Me volteó en la cama y se posicionó sobre mi cuerpo dejándome contra el colchón, apresó mis muñeca entre mis manos y las dejó sobre mi cabeza, fruncí el ceño ante ese gesto que no me había gustado en absoluto y lo miré de forma fija.


—¿Qué nadie se resiste a ti? –Me reí por sus palabras- creo que yo me estoy resistiendo vampiro, ¿no te parece? –Pregunté sin perder la sonrisa ladina que traía en los labios- tú voluntad me importa una mierda –aclaré sintiendo su miembro rozar mi vientre bajo su pantalón. Nos desafiamos de nuevo con solamente mirarnos y su pregunta me hizo mirarlo de forma fija, ¿qué cuanto lo deseaba? Era un maldito engreído de mierda que se pensaba que, como el resto de sus esclavas, lo deseaba de una forma ferviente... pero se equivocaba. Su aliento acariciaba mis labios ante aquellos susurros y le gruñí por sus palabras, sobre todo por la pregunta en la que me decía qué estaba dispuesta a hacer para poder beber de él otra vez... fue entonces que me revolví para que me soltara de nuevo gruñéndole nada contenta con sus preguntas. No quería volver a beber de él nunca, sabía que aquello era como una droga y cuanto más bebiera más adicta me haría y ni de coña quería estar igual que esas esclavas que tenía, muriéndose por poder probar su sangre una vez más... no quería resultar tan patética como la humana con la que se había ido, rogándole a cada segundo- ni en tus sueños, vampiro –le dije con los dientes apretados de la rabia- ni te deseo ni quiero beber de tu sangre, demonio del infierno –su lengua repasó mis labios de forma voraz y le di un mordisco en respuesta por eso, pareció no molestarle y sus labios continuaron el camino descendente por mi mandíbula hasta llegar a mi cuello, le gruñí pero aunque no quise hacerlo ladeé mi rostro dejándole libre movimiento, sentía sus labios sobre mi vena y su respiración gélida chocar contra mi piel erizándola, lamió el lugar y moví mi cadera hacia él como acto reflejo... justo cuando la ventana se rompió y se levantó raudo de la cama, habían entrado un grupo de cazadores y dispararon sus ballestas hacia su cuerpo, aulló por ello pero las rompió de un manotazo y se acercó al primero de ellos para alzarlo del cuello, su mano se hundió en su esternón y pude comprobar como sacaba su corazón del pecho de un movimiento rápido haciendo que muriera en el acto, en cuanto cayó al suelo desplomado se lanzó a por otro que recargaba la ballesta, hundió sus colmillos de forma violenta en su yugular y tiró de esta haciendo que la sangra manara por todo el lugar, se giró para mirarme con los ojos rojos como llamas incandescentes y me ordenó que me largara. Los humanos habían reparado en mi presencia pero seguramente pensaron que solamente era una de las víctimas de aquel vampiro, cuando fui a incorporarme de la cama uno de ellos me tomó del brazo y tiró de mí para alejarme de aquel lugar, ni idea tenían de que era una cambiante- ¡suéltame! –Pero el hombre seguía tirando de mí diciéndome que me pondrían a salvo, ¿a salvo? No me creía ninguna de sus palabras, me cansé del forcejeo que hacía conmigo y me giré para estamparle el puñetazo en su rostro, le rompí la nariz porque comenzó a sangrar de esta mientras los cuatro restantes atacaban al vampiro, pareció enfurecerle mi actitud así que sacó la daga que llevaba en su cinto e intentó atacarme con ella, evité los golpes y cuando uno me rozó gruñí con fuerza al notar la plata escocer en la herida, ni siquiera lo pensé cuando me transformé en loba y me lancé a su cuello mordiéndolo para desgarrarlo y acabar con su vida. Los demás se percataron también de que era una loba y centraron su atención en mí, de esa forma me podía mover con mayor rapidez y esquivar sus ataques, subí sobre la cama y me lancé directo a por uno mordiendo y desgarrando su cuello dejándolo en el suelo ahogándose en su propia sangre, el vampiro acababa con el resto mientras yo me movía por la habitación formando un verdadero caos, fui a por otro de los que llevaba ballesta pero no me dio tiempo a esquivarla, esta se incrustó en mi pata trasera y aullé por el dolor, aun así ni siquiera paré y fui a por el cazador destrozando su ballesta con mis zarpas, abrí su pecho con estas y escarbé abriendo su pecho de una forma sádica como si fuera una hiena que se comía a sus presas vivas y lo dejé desangrarse así. El vampiro se había terminado de cargar a los que quedaban y fue cuando me volví a transformar en humana, mi respiración era agitada y un sudor perlaba mi frente. Me dolía horrores la pierna y me sentía demasiado cansada y extenuada, llevé mis manos a la flecha clavada en mi muslo y la extraje de un movimiento siseando por el dolor, la sangre seguía manando y no entendía como es que no se curaba. Empecé a ver borroso, empecé a marearme y antes de siquiera buscar un apoyo me desplomé al suelo quedando inconsciente.




Behind the wolf:







avatar
Noctis
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 49
Puntos : 44
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 25/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shattered Memories ~ Privado

Mensaje por Utukki Black el Lun Oct 02, 2017 3:51 pm

La guerra fue encarnizada, salvaje, mi forma de moverme por aquella habitación creando el caos, la muerte y la destrucción se veía reflejada en el iris de la loba que en su forma animal devasto a su paso a los humanos resultando malherida en el encuentro por una flecha que impacto de lleno en su pierna.
Mi gruñido plagado de rabia, de ira y de descontrol hizo que mis ojos enrojecieran adquiriendo un peligroso tono burdeos y cuando eso pasó, no recuerdo bien lo que sucedió, solo que cuando recuperé la consciencia las tripas pintaban el lienzo de las paredes de la habitación y yo bañado en sangre caminaba hacia la loba pisando los minúsculos trozos de carne que habían quedado esparcidos por el suelo dotando a la cámara de un ambiente un tanto tétrico.

La dama en su forma humana yacía en el suelo, me agaché, podía escuchar el suave bombeo de su corazón, débil por el maldito veneno que fluía por su interior.
Rasgué mi camisa, un torniquete alrededor de su pierna, tenia que sacar la punta de la flecha y extraer el veneno antes de que pasara en mayor cantidad a su torrente sanguíneo.

La alcé del suelo depositando su cuerpo frágil sobre el colchón, no dudé en colarme entre sus piernas como tantas otras veces hice, claro que en esta ocasión con un motivo distinto, palpar el bulo de acero para ver si estaba entero.
Una palangana con jabón, un poco de las reservas de alcohol y uno de los cuchillos de filo que habían traído para su cena serviría, o al menos esperaba que lo hiciera, gasas y un vendaje completaban la operación.

En otras circunstancias darle de mi sangre la hubiera ayudado a cicatrizar, pero ahora mismo, el veneno corría por mis venas, lejos de ayudarla la dañaría aun mas.
Tenia que hacerlo como antaño, cuando era humano, el problema es que no recordaba que era ser eso exactamente.
Limpié la zona despacio, no quería que se infectase, tras esto tomé el cuchillo que desinfecté con un buen chorro de alcohol y lo entruje sin pensarlo en la cara interna de su muslo haciendo palanca hasta que la punta de la flecha salio, por suerte entera, lo que me hizo respirar aliviado como si necesitara aire en mis pulmones por algún extraño motivo.

Lleve mi boca a su herida, mis colmillos se hundieron de forma perfecta en la zona donde mas cantidad de veneno había y succioné por estos, escupiendo al suelo lo ingerido después.
No cesé hasta sentir su sangre mas o menos limpia.
Aguja e hilo enhebrado y procedí a coser con suavidad las dos partes de carne abiertas hasta unirlas en una hasta que la herida quedó cerrada.
Desaté la tela de la zona alta de su muslo permitiendo que de nuevo la sangre corriera por sus venas.

Cansado, con demasiado veneno corriendo por mi organismo me dejé caer a su lado, mis ojos no tardaron en cerrarse, me quedé allí en silencio dormido esperando que mi cuerpo por si solo actuase, aunque las fiebres no tardarían en producirse hasta que mi organismo eliminase el veneno por completo, no me mataría, no porque yo era uno de los primigenios.



Blood Black:
avatar
Utukki Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 49
Puntos : 44
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 20/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shattered Memories ~ Privado

Mensaje por Noctis el Miér Oct 04, 2017 6:48 am

Podría haberme ido de la habitación como él me había pedido, podría haberme largado y haberlo dejado allí con aquellos cazadores, sabía de alguna forma que no representaban mayor amenaza para él y que podría con ellos, pero tuvo que tocarme aquel humano arrastrándome como si de alguna forma creyera que yo era una simple humana que había caído bajo el influjo y las garras de aquel vampiro pero estaba bastante equivocado puesto que yo no estaba bajo su influjo y mucho menos era como alguna de sus esclavas. Intenté que me soltara pero no lo hizo, tiraba con más fuerza de mí y al final tuve que girarme y darle un puñetazo para que me soltara, me llevaba contra mi voluntad y cuando me gritó tras hacerle sangrar la nariz fue que me volví una loba para atacarles. Ni siquiera supe por qué lo hice, habría sido más fácil largarme y dejarlos allí bajo su suerte, terminarían muertos bajo, pero la daga de plata con la que me había atacado había sacado mi instinto salvaje y como animal que se ve acorralado siempre tiende a atacar y a matar. El caos se formó en la habitación mientras los cazadores intentaban acabar no solo con el vampiro sino ahora también conmigo, mi velocidad y mi fuerza hacía que fuera algo más fácil acabar con ellos hasta que uno de ellos me disparó una flecha en la pata trasera, dolía y picaba la herida pero aun así gruñendo como el animal salvaje que era me lancé a por aquel hombre que me había disparado abriéndole en canal con mis colmillos y despedazándolo con mis garras tumbado en el suelo como si fuera una hiena que se comía a sus presas vivas, salvo que yo no iba a comérmelo bajo ninguna circunstancia.

Cuando todo cesó perdí la forma de lobo ante las pocas fuerzas que me quedaban, comencé a respirar de forma acelerada y el sudor perló mi frente, sentía la pierna bastante adormecida y caí al suelo sin poder sostenerme de pie... y no tardé mucho más en caer en una inconsciencia profunda. Lo que pasó después fue algo que no supe, tampoco supe las horas que pasé en ese estado hasta que finalmente abrí los ojos. Lo primero que vi fue el techo de aquella habitación y sentí que en vez de estar en el suelo estaba sobre un colchón así que supuse que estaría sobre la cama, me moví dándome cuenta de que me dolía la pierna y cuando giré mi rostro me encontré con el vampiro manchado de sangre que descansaba a mi lado, me incorporé lentamente y siseé parando de moverme ante el dolor que sentí en el muslo, al llevar mi vista vi que llevaba una venda que envolvía la parte donde me dolía, sentía como si la piel me tirara al moverme y me mordí el labio por ello. Cuando mi vista se pasó por la habitación mis labios se entreabrieron por lo que veía: cuerpos, los cuerpos de aquellos cazadores convertidos en trozos que se extendía por toda la habitación, las paredes estaban salpicadas y no había trozo grande de aquellos hombres en ningún lugar, como si de alguna forma hubieran explotado... pero aquello era imposible. Mis ojos fueron hacia el vampiro sin entender nada, ¿cómo había hecho aquello? No lo entendía, igual que no entendía cómo es que me había curado y me había vendado, podrá haberme dejado a mi suerte y haber dejado que seguramente muriera como había pasado con la otra esclava, sin embargo me había curado, sacado la flecha y me había vendado... no lo entendía, no entendía nada de lo que hacía aquel vampiro.


-Utukki –lo llamé esperando a que abriera los ojos y me dijera qué había hecho para dejar los cuerpos en ese estado, o mejor no quería saberlo, pero sí por qué me había salvado y curado. No era la primera vez que lo hacía y lo cierto es que no lo entendía, nada de lo que hacía tenía sentido o explicación para mí. Aunque estaba convencida de que me diría que era porque era suya, pero también lo había sido la esclava y dejó que muriera, según él podría tener a todas las mujeres que quisiera así que ¿por qué salvarme? Al ver que no respondía fue que llevé mi mano a su rostro y cuando toqué su piel noté algo extraño: estaba caliente- estás ardiendo –eso era de lo más extraño para un vampiro, me fijé en que tenía pequeñas gotas de sudor en su frente y las quité con mi mano mientras lo miraba extrañada- tienes fiebre –recordé entonces que lo habían herido con flechas, con la misma flecha que a mí y entendí por qué estaba así: veneno. Así que a mí también me habían infectado con veneno pero sin embargo me encontraba bien, no tenía fiebre tan solo el incómodo dolor de la pierna. Me levanté de la cama para ir hacia el aseo, me dolía con cada paso que daba pero seguí sorteando los cuerpos hasta que finalmente llegué, mojé mi rostro con agua y me contemplé en el espejo un par de segundos, salvo por la herida de la pierna me encontraba bien. Tuve la tentación de irme de allí, de aprovechar que estaba débil para largarme y alejarme de aquel vampiro, sin embargo me encontré con que había cogido un paño y lo mojé en agua fría, volví sobre mis pasos y con cuidado me subí sobre la cama, me acerqué a él y le puse el paño frío sobre la frente, en cuanto lo dejé su brazo se alzó y rodeó mi cuello con fuerza dejándome quieta, mis manos fueron a las suyas para intentar quitarlas y solo cuando abrió los ojos aflojó el agarre que tenía sobre mí, como si hubiera sido un acto reflejo de defensa, lo miré frunciendo el ceño por ello y sus dedos acariciaron mi rostro y sobre mi cuello como si se disculpara por ello, me recosté con cuidado a su lado y lo miré- supongo que debería de darte las gracias por curarme –mi dedo repasó su pecho que subía y bajaba con rapidez- aunque me gustaría saber por qué lo has hecho –mis ojos subieron a los suyos- estás así por el veneno, ¿verdad? ¿Cómo es que te han podido dañar con veneno? ¿Tú sangre y tu sanación no deberían de depurarla? Te atacaron con veneno... ¿por qué? –Pregunté mirándole repasando su pecho con mis dedos.




Behind the wolf:







avatar
Noctis
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 49
Puntos : 44
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 25/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shattered Memories ~ Privado

Mensaje por Utukki Black el Miér Oct 04, 2017 7:57 am

Al sentir el paño sobre mi frente mi brazo se alzó enganchando a mi atacante por el cuello, peor entre jadeos cuando mis ojos se abrieron la vi mirarme fijamente, con el ceño ligeramente fruncido.
Acaricié su rostro como disculpa mientras mi brazo pesado se escurría cayendo de nuevo hasta el colchón.

Recogía el sudor con el paño, mientras me preguntaba cosas que ahora mismo no estaba dispuesto a responder.
-Porque eres mía -respondí sin mas jadeando mientras mis ojos volvían a cerrarse.
Me relamió los labios resecos, los ojos se me achicaban cuando los abría, sombras marrones bailaban ante mis ojos mientras mi cuerpo temblaba.


No estaba acostumbrado a sentirme débil, menos enfermo, así que me limité a mantenerme quieto intentando conservar la poca dignidad que me quedaba.
-Es veneno de licantropo, en dosis grandes puede enfermarme, me cuesta mas eliminarlo, es por eso que estoy así..pero necesitarían mucho mas que esto para matarme -aseguré gruñendo altivo.

Cerré de nuevo los ojos temblando.
-Vete -le pedí -no me debes nada -le aseguré -no te conozco de nada -vete -gruñí abriendo los ojos rojos como el fuego.
No podía soportar que nadie me ayudara, yo era un puto dios y ella una simple mortal.
No quería sentir su lastima, me odiaba, no entiendo porque seguía ahí cuidando de mi.

Me daba vergüenza que alguien me protegiera, yo no estaba acostumbrado a nada de esto si no a salvarme solo, a enfrentar a mis enemigos, a darles muerte y a no permitir que nunca nadie me desafiara.
Los mataría a todos, lo haría, odiaba sentirme vulnerable.
-Fuera -rugí antes de que una tos se apoderara de mi sacudiendo mi cuerpo sobre el lecho.

Mis esclavas que me conocían aterradas estaban en la otra habitación, una de ellas se asomo pidiéndole a la otra mujer que se fuera, que le haría daño si no me obedecía porque odiaba que me ayudara nadie.
Le suplicaban que se alejara aterradas, le pedían que no desatara a la bestia o acabarían pagandolo también ellas.



Blood Black:
avatar
Utukki Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 49
Puntos : 44
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 20/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shattered Memories ~ Privado

Mensaje por Noctis el Jue Oct 05, 2017 4:13 pm

El vampiro estaba tumbado en la cama y su cuerpo por extraño que pareciera ardía, la fiebre que tenía aumentaba la temperatura de su cuerpo y hacía que tuviera ese sudor en la frente y que se encontrara en ese estado débil en el que se encontraba, su cuerpo no podía con lo que le hubieran metido con aquellas flechas y por eso permanecía tumbado en la cama. Sus ojos se habían cerrado cuando su mano acarició mi rostro al ponerle el paño y tomar mi cuello con fuerza como acto reflejo, seguramente por cómo era el vampiro no quisieran que lo viera en ese estado, siendo siempre el depredador inmortal que podía con todo, el dios que decía que era y el demonio que pisaba la tierra, intuía que no le gustaría que lo viera en ese estado y por eso mismo había apresado mi cuello entre su mano al ponerle el paño, seguramente nadie hubiera hecho algo así por él en tiempo, tenía el complejo de que era inmortal y que era como un Dios, y los dioses no necesitaban de cuidado alguno. Me había recostado con cuidado a su lado para verlo mientras descansaba, su pecho subía y bajaba con rapidez denotando lo que la fiebre le provocaba y era extraño, pero gratificante, sentir su cuerpo caliente pero siendo franca... extrañaba esa frialdad propia del vampiro. No esperé que me respondiera de forma tan directa cuando le pregunté por qué lo había hecho pero un “eres mía” salió de sus labios como un gruñido que me hizo sonreír de lado, cómo no, no hubiera esperado otra contestación por parte del vampiro más que esa. Volvió a jadear y cerró otra vez los ojos como si fuera incapaz de mantenerlos abiertos, su respiración era algo pesada y vi como lamía sus labios que seguramente tendría algo secos, así que mojé mis dedos con el agua que había en el paño y los pasé por estos en forma de caricia.

Sus ojos pronto fueron hacia los míos y estos estaban rojos seguramente porque no le había gustado lo que le hice, al final acabó diciéndome que las ballestas llevaban en sus flechas veneno de licántropo, entendía que eso podía ser mortal para un vampiro y decía que en grandes dosis podía enfermarle pero algo me decía que también matarle. Había visto los agujeros de las flechas que tenía en el cuerpo, de ello los podía ver en esos momentos porque no estaban curados del todo y podía contar cinco agujeros repartidos por su torso, decía que costaba más eliminarlo y podía verlo porque sus heridas no habían cerrado del todo, por eso estaba así pero aseguraba que necesitaban más para acabar con él que simplemente eso. Su cuero comenzó a temblar levemente por la fiebre y por el veneno que recorría su torrente sanguíneo y cerró los ojos de nuevo, volví a pasar el paño por su rostro y por su pecho y fue entonces cuando me dijo que me fuera, mis ojos lo miraron enarcando una ceja por sus palabras. Aseguró que no le debía nada, que no me conocía de nada y volvió a pedirme que me fuera. Sus ojos se abrieron mostrando las llamas del infierno en ellos mientras me gruñía mirándome, entendía que no quería que lo ayudaran porque él decía ser un Dios, y aquello dejaba más que claro que también tenía debilidades, que no era tan poderoso como él decía.


-¿Ahora me pides que me vaya? ¿Ahora dices que no me conoces de nada? ¿Para qué, que cobre más fuerza el que me vaya?
–Le espeté mirándole frunciendo el ceño- no te creo –fue lo que dije sin moverme ni un ápice del sitio en el que me encontraba. Lo desafiaba con mis palabras y pude ver que la ira creció en su mirada cuando le dije que no le creía y veía que no me movía de donde estaba sobre la cama recostada a su lado- tú me cuidaste cuando me encontraste en el bosque, te devuelvo ese favor –dije como excusa mientras me levantaba lentamente y él pensaba que me iba a ir pero lejos de eso lo que hice fue ir de nuevo al aseo, mojar otro paño y volver cojeando por la pierna para limpiarle las heridas de su torso sentada a su lado. Me dio un empujón con fuerza que me hizo sisear por la herida de la pierna y volvió a rugir que me largara, que me fuera y lo dejara allí. Comenzó a toser y cuando elevé mi mano me dio un manotazo que me apartó justo cuando la puerta se abrió y aparecieron sus esclavas, se asustaron al ver aquella dantesca escena y me rogaron porque saliera y me alejara de él, asegurándome de que me haría daño si no me alejaba y la miré de forma fija. ¿De verdad? Me pedía que si no lo pagarían ellas y ante la insistencia del vampiro que me gruñía porque me marchara acabé levantándome, me acerqué a ellas que no dudaron en sacarme de allí y les pedí que me dieran algo de ropa para poder irme, que no iba a estar así desnuda. Se giraron y comenzaron a buscar algo para darme y aprovechando su descuido les di un golpe en sus nucas que las dejó inconscientes, cogí las llaves de la habitación y salí cerrando con fuerza. Volví a la habitación del vampiro y cerré ante su mirada como el fuego la puerta con llave, dejé las llaves lejos y me acerqué a él que me gruñía como un animal enjaulado, me gritó que me fuera y subí a la cama para gatear hasta quedar a su lado- no me voy a ir, vampiro –dije limpiando las heridas de su torso- ¿sabes? Eres un como animal que cuando se siente acorralado o enjaulado lucha por salir libre y preso... sé cuál es esa sensación, yo la he tenido todo el rato que he estado contigo –me apartaba cada dos por tres sin dejar que hiciera nada y bufé- ¿podrías estarte quieto? Eres peor que un niño pequeño de tres años –acabé cogiendo su mano con una mía apartándosela- cuanto más te resistas peor va a ser para ti, Utukki –le dije mirándole a los ojos, tenía un tono algo más oscuro que podía presagiar que el infierno se abriría bajo mis pies pero no me apartó, acabé subiéndome sobre su cuerpo sentándome en su vientre, mis manos cogieron sus muñecas con una de las mías y alcé su rostro- ¿qué tiene de malo que te ayude? Deja tú maldito y jodido ego a un lado, no me estoy riendo de ti –mi rostro descendió al suyo y mis labios rozaron los suyos- no te tengo miedo –murmuré sobre sus labios mirándolo- has podido matarme en incontables ocasiones, podrías haberme dejado morir dos veces y no lo has hecho, me has quitado el veneno de mi cuerpo –mis labios bajaron por su cuello perfilándolo- déjame ayudarte Utukki, no te resistas, no voy a salir huyendo como tus esclavas –mis labios bajaron por su torso y luego comencé a pasar el paño por sus heridas quitando lo que supuraba de ellas bajo su mirada de fuego.




Behind the wolf:







avatar
Noctis
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 49
Puntos : 44
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 25/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shattered Memories ~ Privado

Mensaje por Utukki Black el Lun Oct 09, 2017 9:57 am

Gruñí tratando de alejarla, no quería, no podía sentirme débil ante nadie, no cuando yo era un dios y cundo esta cerró la puerta con llave decidida a velar mi enfermedad mis ojos rojos como el fuego la desafiaron, le había dado una orden, una que debía cumplir como el resto de mis malditas esclavas de sangre.
-No te daré de beber -rugí entro de mi debilidad mientras esta gateaba por mi cuerpo con una divertida media sonrisa.

Apostaría a que esta situación le agradaba, verme así, a su merced. Gruñí de nuevo volviendo a dejarle claro que quería que se largara, es mas, quería que lo hiciera ya. Acabaría curando, los boquetes cerrarían, era cuestión de tiempo pero no podía soportar que nadie me viera flaquear, que pareciera necesitar la ayuda y menos la de esa mujer que me había retado de forma constante.

El paño húmedo volvió a apartar el perlado sudor de mi rostro, rugí apartándole la mano de un zarpado elevando el rostro desafiante hasta quedar casi contra sus labios mientras rugía furioso.
“No te tengo miedo” dijo sin mas mientras sus dedos se deslizaban por los boquetes de mi pecho.
Es mas, osó a decirme que me comportaba como un niño. Yo un milenario vampiro que había visto destrucción y construcción de civilizaciones tratado como un débil infante.

Sus labios rozaron mi boca de forma calma, su lengua los perfiló despacio, así que me dejé hacer mientras mis ojos se cerraban.
Los abrí al decirme que yo la había ayudado y que me tomara esto como un intercambio de favores.
-Eres mía -dije sin mas temblando como justificación a la ayuda recibida con anterioridad -yo no ayudo de forma desinteresada -gruñí sintiendo las caricias en mi piel, eran cálidas pese a que yo abrasaba.

Si algo tenia esa maldita mujer es que era tozuda como una mula, llevaba deseando huir desde que la encontré y ahora maldita sea, le decía que se largara y se quedaba, creo que era el espíritu de la contradicción.
Fruncí el ceño molesto gruñendo mientras esta inspeccionaba mis heridas detenidamente.
-¿por que lo haces? -pregunté -deberías ser lista y huir ahora que puedes -rugí de nuevo buscando intimidarla sin éxito ninguno.

Pasamos horas retándonos, ella pidiéndome que descansará y yo que se largara, hasta que finalmente sucumbí, no a sus exigencias si no al veneno que me tenia preso de fiebres altas y así acabé dormido sobre el lecho.



Blood Black:
avatar
Utukki Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 49
Puntos : 44
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 20/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shattered Memories ~ Privado

Mensaje por Noctis el Vie Oct 13, 2017 12:40 pm

Había cerrado la puerta con llave después de dejar a sus esclavas encerradas en su habitación con la idea de quedarme por mucho de que el vampiro no dejara de decirme que me largara, que me gruñera como si de esa forma hiciera que me fuera o me largara asustada como se habían ido el resto de sus esclavas. Grave error; yo no era su esclava para irme corriendo cuando él me amenazaba, yo no tenía por qué seguir sus órdenes porque no era una esclava de sangre más de él, yo era libre, indomable y salvaje y hacía y deshacía a mi voluntad sin pensar en nada más, hacía cuanto se me antojaba y no iba a irme porque él me lo pidiera mediante gruñidos ni me amenazara, no le tenía ningún miedo y era una forma de dejarle claro que no me iba a ir por mucho que él me lo gruñera cientos de veces, por mucho que me ordenara que lo hiciera encontrándose con una sonrisa socarrona de mi parte que le decía un “no” sin necesidad de palabras. Sus ojos estaban fijos en los míos y no apartaba su mirada de mí, de forma lenta me acerqué hasta la cama en la que él estaba tumbado sin poder moverse y gateé sobre ella hasta llegar a su cuerpo y dejarme caer recostada de lado, a pierna me dolía pero era un dolor que podía aguantar, más bien era como una sensación de ardor pero sabía que la sanación que tenía haría su trabajo y pronto estaría curada, sin embargo no podía decir lo mismo de las heridas del vampiro que no cerraban y que era exactamente por el veneno. Me dijo de forma clara que no me iba a dar de beber y mis ojos subieron para encontrarse con esa mirada rojo fuego que poseía y que presagiaba desatar el infierno si no me largaba, sonreí de lado e incluso me reí por sus palabras repasando su pecho con mi dedo bordeando las heridas que tenía de las flechas de forma distraída. ¿Se pensaba que me quedaba por su sangre? Me tomaba por una esclava de sangre más y ese era el mayor error que podía cometer, pues no lo era y jamás lo sería.



-Tú sangre lleva veneno vampiro, y además no la quiero –dije de forma firme casi auto convenciéndome a mí misma de que su sangre no era lo que quería y que por mucho que él lo dijera no era algo que quisiera, en cierta forma sí quería un poco de su sangre y apreté mi mandíbula durante unos leves segundos pero relegué ese pensamiento y me centré en mirarlo. Volví a mojar de nuevo el paño para volver a su lado y poder limpiar su rostro perlado en sudor y pasarlo por sus heridas que supuraban un poco. No se quedaba quieto ni tranquilo en ningún momento y no paraba de darme manotazos apartando así mi mano de su cuerpo, mi mirada subió a la suya y le fulminé con ella haciéndole saber que era como un niño pequeño que no se quedaba quieto, peor que uno de estos en realidad. Le dejé claro que no le tenía miedo y acabé acercando mi rostro al suyo para que viera que no le tenía miedo, que por mucho que me gruñera y me diera manotazos no iba a alejarme como lo habían hecho sus esclavas huyendo de él- no soy tú esclava para que puedas darme órdenes y que salga huyendo despavoridas como ellas, no te tengo miedo Utukki, por algo sigo así y no he huido –sonreí de lado sabiendo que eso le podría joder un poco y nuestros labios se rozaron por la afrenta desafiándonos constantemente, tenía sus labios cálidos y eso era por la fiebre que lo asolaba- así que pórtate como un niño bueno y estate quieto –sabía que eso también le jodería pero lo hacía por eso, porque sabía que no le iba a gustar lo que le dijera. Tenía sus ojos cerrados pero los abrió cuando me dijo que era suya, repitiéndomelo de nuevo, diciéndome que él no ayudaba de forma desinteresada- ¿ah no? ¿Entonces por qué me ayudaste a mí en el bosque? –Mis ojos lo observaron esperando una respuesta por su parte mientras pasaba a inspeccionar sus heridas para ver cómo las tenía, supuraba todavía un poco y volví a pasar el paño para limpiarlo, su pregunta llegó alta y clara al igual que sus palabras en donde decía que si era lista huiría ahora que podía, sonreí de lado por ello y aunque intentó de nuevo intimidarme no lo consiguió en absoluto- ¿y me ibas a dejar que me fuera, así sin más? –Pregunté enarcando una ceja- después de todo lo que has hecho por mantenerme a tu lado, después de encadenarme para que no pudiera irme, de ponerme ese maldito collar que me tiene atada a ti aunque no quiera estarlo... ¿de verdad dejarías que me fuera así como así? –Le pregunté ahora que su mirada estaba fija en la mía, me incliné para dejar cerca mi rostro con el suyo- en cuanto estuvieras bien saldrías a buscarme como hiciste ayer, admítelo Utukki, eres incapaz de dejar que me vaya de tu lado –aseguré observándolo repasando su pecho con mis dedos de forma leve- eres un vampiro, un demonio, egoísta que le gusta lucir y presumir de aquello que tiene, tú ego es demasiado grande como para permitir que algo que consideras que es “tuyo” se te escape... sino no me habrías atado en corto –sonreí contra sus labios viéndolo de esa forma y le quité lo que supuraba de sus heridas para ver que, tras muchos tiras y aflojas, desafiándonos constantemente se dejaba vencer por el sueño o por lo que el veneno le hiciera efecto, fuera lo que fuera sabía que no me lo iba a decir. Aproveché esos momentos para ir de nuevo al aseo para quitar la venda de mi pierna y ver como estaba la herida, parecía que tenía mejor aspecto y me pude dar cuenta de lo que había hecho el vampiro para curarme y para salvarme, la limpié de nuevo y puse otra venda nueva sabiendo que en un día aquello lo tendría más que curado. Cuando salí el vampiro seguía durmiendo, la habitación era un completo caos con los miembros esparcidos por todo el lugar, las paredes manchadas de sangre... una escena de lo más dantesca. Tenía algo de hambre así que ahora que dormía me puse una bata y bajé para pedir que me subieran algo de cena, no tardaron ni diez minutos cuando tocaron a la puerta, la abrí para recoger la bandeja sin que vieran demasiado el interior aprovechando que estaba medio a oscuras y me senté para comer y reponer fuerzas observando al vampiro que seguía durmiendo. No parecía tan demonio de esa forma, quizás es porque estuviera herido o quizás era porque no lo parecía de verdad. Terminé de comer y dejé la bandeja a un lado volviendo de nuevo a tumbarme en la cama, volví a limpiar de nuevo sus heridas mientras él seguía durmiendo y me quedé tumbada a su lado observándolo, no parecía tan demonio de esa forma, mi dedo se deslizó por su rostro de forma lenta y lo aparté cuando bajé a su pecho, al final acabé dormida yo también aunque no fue mucho lo que pasé durmiendo, desperté antes que el vampiro y cuando llegó la noche otra vez abrí las ventanas, no podía con la olor tan concentrada de la sangre que había en aquel lugar, quizás al vampiro no le supusiera un problema pero a mí sí, cuando me giré tras abrir la ventana me encontré con su mirada puesta en la mía- buenas noches vampiro, parece que has sobrevivido otro día más de tú larga existencia –dije volviendo de nuevo a la cama viendo que sus heridas estaban algo mejor pero que no estaban cerradas del todo- bien, y ahora que parece estás más tranquilo y seguramente te hayas cansado de repetirme que me vaya viendo que no surte ningún efecto por tú parte... ¿qué tal si me cuentas quiénes son? O bueno, eran –señalé el suelo donde seguían los cadáveres todavía- no creo que sea común para ellos que utilicen veneno de licántropo, seguro que con tú buen humor te has ganado muchos amigos –claramente lo decía de forma irónica y más bien me refería a enemigos.




Behind the wolf:







avatar
Noctis
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 49
Puntos : 44
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 25/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shattered Memories ~ Privado

Mensaje por Utukki Black el Jue Oct 19, 2017 3:31 pm

Abrí los ojos me costaba la vida moverme, el veneno fluía enérgico por mi cuerpo todavía pero lo que mas me sorprendió es verla aun allí a ella, pensé que cuando sucumbiera la sueño me liquidaría con una estaca, ciertamente hubiera sido lo mas inteligente, yo era un hijo de puta y no entendía porque cojones ella seguía allí.
-Deberías haber hecho lo que las esclavas, permanecer lejos de mi -repliqué con la voz entrecortada mirándola.

Tiré mi mano para cazar la ajena, la pregunta que me rondaba todo el tiempo fue acallada por sus preguntas.
-Son cazadores preciosa, el tema es que muchos intentan matarme o darme caza, así que tampoco es una sorpresa que de vez en cuando unos gilipollas se crean con poder suficiente para atrapar a un dios como yo.

Ladeé la sonrisa mirando a la loba.
-¿por que te has quedado? -pregunté sin mas, esa y no otra era la pregunta que no dejaba de repetirse en mi cabeza, yo no era el hombre que ella necesitaba y mucho menos la conocía de antaño, todo era una farsa, no me debía fidelidad y sin embargo era la única que permanecía a mi lado.

Hice ademan de levantarme peor me costaba, mi respiración errática delataba mi estado a otro vampiro lo hubieran matado en el acto.
-Hay que moverse, si acuden mas cazadores no podré defenderte, ni defenderme.
En París recuerdo que había un panteón en el cementerio, bajo este había una escondite bastante confortable que se había utilizado antaño por una familia de vampiros que huía de la inquisición en el medievo.

Hice un nuevo intento y su cuerpo se colo por debajo de mi brazo.
-Te diría que te largaras, peor asumo que no vas a hacerme caso, así que podemos ir juntos de vacaciones al cementerio, puede ser un nido de amor elocuente para comenzar un idilio con una loba ¿que me dices? -bromeé con picarda mientras ladeaba la sonrisa -espera -dije mientras nos acercábamos a la puerta como si me hubiera olvidado de algo -¿podrías acercarme la cadena?

Me eche a reír cuando su foribunda mirada se clavó en mis ojos, me parece que en esta ocasión mas bien era ella la que me paseaba a mi, apenas podía mantenerme en pie y aunque bromeaba para no aparentar tan débil ,estaba malherido y cansado y odiaba esa sensación de aturdimiento de todo el cuerpo.
-No te acostumbres, yo nunca estoy débil, pasara y seguiré siendo el hijo de puta que conoces.



Blood Black:
avatar
Utukki Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 49
Puntos : 44
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 20/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shattered Memories ~ Privado

Mensaje por Noctis el Miér Oct 25, 2017 10:58 am

Los cazadores que nos habían atacado se habían tomado demasiadas molestias para que el vampiro no pudiera regenerarse con el veneno de licántropo que tenían en sus flechas, yo había sufrido esa genialidad cuando me alcanzaron con una de las flechas y aunque la pierna curaba de forma lenta todavía podía sentir el picor y el ardor del veneno, o más bien de la herida que había dejado y que tardaba algo más de lo normal en curar, porque de lo contrario, ya estaría curada del todo. Pero Utukki tenía mucha más resistencia y no por nada era un vampiro que tenía seis milenios de vida, que se decía bastante pronto, y quizás por eso los cazadores habían acudido tantos a por él, después de haber estado todo aquel tiempo descansando y durmiendo parecía que la fiebre le había bajado un poco pero no lo suficiente como para estar bien del todo, aún tendría veneno en su sangre y hasta que no la eliminara si es que podía hacer eso se encontraría de esa forma. Él, con lo que le gustaba estar por encima, con lo que le gustaba que la gente estuviera bajo su control, ser de alguna manera el poderoso ahora se encontraba con que estaba herido en su cama y que a pesar de sus intentos de que me fuera y por más que me hubiera dicho que me largara allí seguía. Quizás porque de alguna forma era lo único que “tenía”, el único sitio al que “pertenecer” y por eso no me iba aun cuando debía de hacerlo, aun cuando quizás debí de haberle clavado una estaca mientras dormía y así haber acabado con su existencia... pero no lo hice y ahora se había despertado, sus ojos buscaron los míos y aunque trató de hacerme ver que estaba bien y que no estaba débil no lo consiguió en absoluto. Sonreí de forma socarrona cuando dijo que debí de haber hecho lo mismo que hicieron sus esclavas, pero el caso era que yo no era como ellas y que no iba a obedecer sus órdenes porque no mandaba sobre mí, no era mi dueño ni nadie para decirme que me fuera y mucho menos me lo ordenara.

Su mano cogió la mía y contemplé la dantesca escena que teníamos a nuestro alrededor, cuerpo mutilados en pequeños trozos, las paredes manchadas de sangre, el suelo... sin duda reflejaba bien lo que había pasado en aquella habitación. Decía que eran cazadores, que muchos iban tras él algo que no me sorprendía en lo más mínimo y que además creían que podían atraparlo, rodé los ojos ante ese complejo de Dios que se gastaba y no dije mucho al respecto. Habían ido bien preparados y el veneno sin duda alguna era lo que más les hubiera ayudado, quizás no contra Utukki, pero sí con el resto. Su sonrisa se ladeó, esa que tanto odiaba, y me preguntó por qué me había quedado a lo que yo simplemente lo miré sin responderle directamente. No había una respuesta concreta y exacta y yo también estaba sorprendida en parte por quedarme, porque no era algo muy lógico. Quizás porque él me había ayudado en dos ocasiones y le devolvía el favor, quizás porque me gustaba verlo de esa forma y no con ese complejo de Dios que tenía y que lo hacía estar por encima de todo y de todos, creyéndose el rey indiscutible. Me mordí el labio y al igual que él no había respondido a alguna de mis preguntas, por esa vez, fui yo la que me di el lujo de no contestarle. Vi que intentaba levantarse pero no podía y escuché sus palabras sobre moverse, quizás era buena idea irnos de allí porque si lo habían encontrado nada nos decía que no volvieran a hacerlo, enarqué una ceja mirándolo cuando dijo que tenía que protegerme.


-Puedo protegerme sola, vampiro –negué con la cabeza y lo ayudé cuando se puso de pie para colar mi hombro bajo su brazo ayudándole así a que pudiera moverse, claro que antes necesitaba vestirse así que le tendí primero algo de ropa y yo también me puse algo y lo miré- iremos al cementerio pues, dudo que estemos peor que aquí –negué ante sus mordaces palabras sobre un nicho de amor y cuando estuvimos listos volví de nuevo a ayudarle para comenzar a avanzar, se notaba que no le gustaba que lo vieran débil y mucho menos aparentarlo, era su forma de hacerme ver que no le gustaba que estuviera con él de esa forma y que en cuanto se recuperara volvería a ser el mismo hijo de puta de siempre- tranquilo, lo sigues siendo incluso hasta así –dije mientras salíamos por la puerta, en cuanto habló sobre coger la cadena lo miré como si pretendiera matarle sin hacerme gracia sus palabras- quizás me venga bien para tirar de ti y que sepas lo que se siente –dije mientras salíamos por la puerta, sin coger la cadena evidentemente, y bajamos por las escaleras pasando por el hall del hotel hasta salir a la calle, paré un carruaje para que nos acercara al cementerio mientras no dijimos mucho por el camino, quizás porque no había mucho más que decirnos en esos momentos, cuando paré frente a las puertas del mismo bajé la primera y esperé a que bajara el vampiro quien me fulminó con la mirada cuando fui a ayudarle para que bajara. Bajó y no evitó que pasara su brazo por mis hombros y comenzáramos a andar en busca de ese lugar que él decía, fue él quien dijo por donde teníamos que ir hasta que nos topamos con un panteón enorme que estaba cerrado, intenté abrir la puerta pero no pude- esto está cerrado vampiro, ¿seguro que es aquí? –Pregunté enarcando una ceja y fue entonces que me dijo que tendría que haber algún mecanismo que accionara la puerta y que me pusiera a buscar, rodé los ojos y miré por los alrededores hasta que al girarme di con una lápida que parecía un poco diferente, miré el nombre inscrito y cuando iba a llamar al vampiro al apoyar mi mano con fuerza esta se movió un poco y un “click” sonó en el lugar dándonos a entender que la puerta estaba abierta, volví a su lado y lo miré sonriendo de lado- de nada, por cierto –abrimos ahora sí la puerta y encendiendo una antorcha para iluminar el lugar aunque no nos hiciera falta nos adentramos cerrando tras nuestras espaldas la puerta. El lugar estaba claramente abandonado y presentaba claros signos de lucha en su interior- ¿seguro que es este el lugar? Parece que aquí tuvo lugar una batalla... –habían manchas de sangre en las paredes, marcas como de arañazos y de muescas en las paredes, todo era de lo más extraño.




Behind the wolf:







avatar
Noctis
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 49
Puntos : 44
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 25/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shattered Memories ~ Privado

Mensaje por Utukki Black el Miér Oct 25, 2017 12:38 pm

La loba no contestó ni una de mis mordaces preguntas parecía que como yo había aprendido a controlar los silencios para no ser esclava de sus palabras.
El hecho es que estaba allí, bajo mi cuerpo ayudándome a buscar un refugio, eso es algo que en parte me hacia ladear la sonrisa mirándola de forma engreída mientras atravesábamos el hall.
-Sabes lo que creo -dije sin mas -que puedes, pero no quieres vivir sin mi.

Ella rodó los ojos ignorando mi altivez, según ella era un hijo de puta ahora mismo, no iba a negar esa evidencia, seria un hijo de puta de por vida.
Paró un carro y pronto este con nosotros dentro emprendió camino hacia el cementerio, mis ojos se deslizaban por el cuerpo de la loba.
-cuando lleguemos te quiero desnuda -dije sin mas como si acabara de pedir la cuenta en un restaurante.

Ella me ignoraba, algo que francamente me estaba divirtiendo en demasía, así con ese tira afloja que nos traíamos los dos llegamos al lugar donde yo creía que estaba la cripta.
Estaba cerrada, pero pese a haber pasado mucho tiempo estaba convencido de que era allí y no en otro lado.

Le pedí que buscara el modo de abrirla, algún mecanismo mientras me dejaba caer en una de las lapidas para recobrar el aliento.
No tardó demasiado en abrirse la puerta, ladeé la sonrisa y su “de nada” sonó tan engreído como mis palabras.
-No te preocupes lobita, yo cuidaré de ti.

De nuevo bufó como respuesta, peor me ayudó a levantarme y a bajar las escalinatas que nos llevaban a la zona baja de la cripta.
Las paredes estaban decoradas de carmesí, una cuenta guerra se había producido allí hace tiempo pues la sangre estaba seca por completo y los esqueletos de licantropos eran la prueba de lo que sucedió hacia ya demasiado tiempo.
-Dicen que un licnatropo y una vampiresa se enamoraron, no me preguntes como, yo no he amado en la vida.
Este fue su refugio, el nido de amor que usaron para dar rienda suelta a la pasión entre el hijo de la luna y la bella doncella inmortal que cometió el peor de los sacrilegios posible, amar al enemigo.

Llegamos así a un gran habitáculo con un camastro donde me dejó caer, velas y candelabros.
-Como imaginaras, la historia tiene un mal final, el padre de la bella inmortal se enteró y la quemó viva bajo la luz solar.

El licatropo cegado por la rabia juró venganza y durante siglos se ha producido una batalla entre sendas familias que se destruyen sin pausa.
La guerra que se produjo aquí fue para capturar a la dama, no te preocupes lobita, soy lo único que has de temer aquí abajo.



Blood Black:
avatar
Utukki Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 49
Puntos : 44
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 20/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shattered Memories ~ Privado

Mensaje por Noctis el Vie Nov 03, 2017 7:24 am

Los cazadores podrían volver en cualquier momento con más armas como las que habían traído la pasada noche y ya había suficiente con que una de las flechas se clavara en mi cuerpo y no quería que volviera a repetirse, según el vampiro había un lugar en el cementerio donde podríamos escondernos para que los cazadores no fueran a por nosotros y dudaba que volviéramos a esa habitación de nuevo por lo que marcharnos de allí era el mejor de todos los planes. Lo ayudé a levantarse y a ponerse algo de ropa ya que él no era capaz por sí solo, algo que no le gustó en absoluto y que a mí me hizo sonreír de lado y mientras abandonábamos el hotel no pudo evitar comentar que sí que podía pero que no quería vivir sin él, rodé los ojos y no le contesté a sus palabras porque no iba a perder mi tiempo, dijera lo que dijera él iba a seguir pensando lo mismo así que pasé olímpicamente. Cuando llegamos bajo paré uno de los carruajes que nos llevaría hasta el cementerio y estando dentro yendo de camino me dijo, como si fuera lo más normal del mundo, mitad orden mitad deseo de que me quería desnuda en cuanto llegáramos. Primero me había pedido la cadena que obviamente no había cogido aunque seguía llevando el collar que no podía quitarme, así que sonreí de lado y negué con la cabeza y lo ignoré deliberadamente pasando de él y de sus palabras, si creía que me iba a encontrar desnuda nada más llegáramos estaba muy pero que muy equivocado, pero ya se daría cuenta en cuanto llegáramos al lugar. Nos bajamos en el cementerio, pasé su brazo por mis hombros mientras seguía las direcciones que me daba para encontrar ese panteón que me había dicho donde podríamos refugiarnos. Encontramos el lugar pero parecía estar completamente cerrado, así que me pidió que buscara la forma de abrir aquello y que seguramente debería de estar escondido. Tras un rato al final una de las lápidas cedió y la puerta se abrió concediéndonos el paso a su interior, rodé los ojos cuando me dijo que él me cuidaría.

Emprendimos el camino por aquel lugar, bajamos por unas escalinatas que nos llevaría a la cripta y pronto me di cuenta de que sus paredes estaban manchadas con sangre, el lugar estaba hecho un caos como si una lucha se hubiera producido en aquel lugar, viendo cómo estaba todo no parecía que fuera un lugar demasiado seguro para quedarnos por esa noche. Fue entonces que comenzó a contarme aquella historia sobre una vampira y un hombre lobo que se habían enamorado, enarqué una ceja por ello y dejé que continuara con su relato terminando de bajar por las escaleras y cruzando el lugar plagado de esqueletos que parecían ser de licántropos dando veracidad a sus palabras porque llevaban allí demasiado tiempo y las telarañas cubrían sus restos. Lo miré cuando dijo que se habían enamorado pero que no le preguntara porque él no se había enamorado nunca, reí entre dientes por ellos sin sorprenderme sus palabras y siguió contándome la historia que iba más allá del amor que sintieron el uno por el otro siendo dos razas enfrentadas. Aquel fue el lugar donde se escondieron para verse y dar rienda el amor que sentían y mientras me seguía contando aquella historia llegamos a una amplia habitación, me acerqué para dejarlo caer sobre la cama y comencé a encender las velas que había por todo el lugar mientras él seguía hablando sobre el sacrilegio que había hecho la vampira, amar a un enemigo. Una vez todo encendido volví para acercarme a la cama y sonreí de lado cuando me dijo que no tenía un final feliz después de lo que habíamos visto de camino allí, me senté en el borde de la cama para terminar de escuchar su relato.


-¿Y qué final, es feliz Utukki? Ninguno lo es –dije mientras esperaba a que continuara con la historia aunque sabíamos que no había acabado bien, al parecer el padre de la inmortal se había enterado y como castigo por amar al enemigo la había quemado viva exponiéndola al sol, el licántropo cegado por la rabia juró vengarse por la muerte de su amada y según él una guerra abierta entre ambas familias que se ha prolongado por el tiempo matándose unos a otros con el paso de este. Lo que habíamos visto había sido el producto de una batalla para capturarla a ella, toda esa sangre, esos esqueletos... enarqué una ceja cuando me dijo que me preocupara que él era lo más peligroso que podría encontrarme en aquel lugar y que era lo único que debía de temer, me reí por sus palabras haciendo que el eco resonara en la habitación y lo miré ladeando la cabeza- ¿no te has dado cuenta, vampiro, que no te temo ni te tengo ningún miedo? Pensaba que había quedado claro cuando me pediste varias veces que me marchara y no lo hice, ¿qué te hace pensar que te puedo temer ahora? –Lo recorrí con la mirada haciéndole ver que me refería al hecho de que estaba herido, algo que sabía que le iba a joder bastante, y yo me aproveché de ello- así hay dos familias que llevan mucho tiempo matándose por lo que ocurrió hace siglos, ¿no es así? –Miré el lugar decorado al detalle aunque habían muebles rotos, paredes marcadas por las garras, sangre, y todo bien cerrado para que no entrara la luz del sol. Había un cuadro, algo más grande que el resto, donde se podían ver a dos jóvenes y supuse que serían ellos... aquello era lo último que quedaba como prueba de su amor- como historia para contar alrededor de una hoguera no tiene desperdicio –comenté volviendo mis ojos al vampiro- ¿cómo supiste de esa historia? –Aparté unos mechones de mi pelo del rostro- dices que has vivido durante seis milenios, supongo que los vampiros y los licántropos de alguna forma siempre han existido, como si al aparecer uno hubiera aparecido el otro pero ¿siempre fue así? ¿Siempre hubo ese odio entre ambas razas? –Hice una pausa mirando el lugar recordando lo que me había contado- supongo que me has traído aquí por la similitud con la historia que me has contado –sonreí de lado- ya sabes, el inmortal enamorado de una bella loba –comenté con cierta ironía observándolo- ¿me has traído aquí para decirme que vas a dar rienda suelta a lo que sientes por mí? –Pregunté con cierta sorna porque ambos sabíamos que no era así, mis dedos abrieron los botones de su camisa para ver la herida que tenía, los vendajes estaban manchados con algo de sangre y supe que no se estarían cerrando bien del todo por el veneno que aún llevaría en su organismo- tendrías que haberte traído a tus esclavas para alimentarte, de hecho ¿Por qué no les has dicho nada, no temes que puedan ir por ellas también? Ah, es verdad, que decías que podías tener las esclavas que quisieras –mis ojos lo observaron- porque son reemplazables, eso fue lo que dijiste una vez ¿no? Entonces, si son reemplazables, ¿por qué me has dicho a mí de venir aquí y no se lo has dicho a ellas? –Me incliné un poco sin apartar mis ojos de los suyos que tenían un tono rojizo y sonreí- ¿soy irremplazable, Utukki? Deberías de admitir que soy la única mujer que se te ha resistido tanto, te ha retado y desafiado tanto y que eso, en cierta medida, te fascina ¿verdad que sí? Soy algo así como un reto para ti... ¿o debo de pensar en algo totalmente diferente? Quizás si deba de pensar en cierta similitud entre lo que me has contado...




Behind the wolf:







avatar
Noctis
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 49
Puntos : 44
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 25/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shattered Memories ~ Privado

Mensaje por Utukki Black el Dom Nov 05, 2017 10:15 am

Tomó asiento al borde de mi cama, algo que me hizo ladear la sonrisa ante su pregunta ¿y que historia termina bien?
Pues ciertamente la vida vista desde el punto de vista humano tenia que ser disfrutada y exprimida, pero cuando has vivido tanto tiempo como para ver pasar los milenios, las civilizaciones, las personas y sus distintas generaciones, te das cuenta de que la vida es mas bien una partida de ajedrez. Para tener una vida llena de placeres has de estar en lo mas alto de la cadena alimenticia, ser el depredador que se come al rebaño y no permitir que otro monstruo se alcé mas alto.

Durante siglos mis hermanos y yo habíamos sido justo eso, los dioses de la humanidad. La mayoría de vástagos que poblaban esta tierra descendía de nosotros directamente.
Fuimos los primeros, los hijos de Kane y aunque muchos nos tildaban de monstruos despiadados fuimos en cierto modo quienes instauramos la mascarada para no ser descubiertos.
Supongo que en ocasiones camuflar al lobo ente corderos era lo correcto, otras había que dar un golpe de efecto.
En este momento estábamos en un perfil bajo, demasiados enemigos pululando y tenernos lejos los unos a los otros nos convertía en seres mas débiles de lo previsto.

Sus preguntas llenas de curiosidad hicieron que me acomodara en el lecho dejandole un hueco para que pudiera tumbarse a mi lado.
-No, realmente fue mi padre el que empezó mucho antes de que nos convirtiera con la historia de los inmortales.
Padre mató a su hermano cuando solo era un humano, el primero en cometer un asesinato y bueno, digamos que a Dios no le gustó el camino que padre tomo y lo desterró.
Se cruzó con Lilith, la primera mujer de Adan, un autentico demonio..y bueno, la historia es larga y quizás es padre quien algún día debería contentarla.
Nos convirtió en babilonia, eramos hijos de una puta que por salir del burdel y no ver morir a otro de sus hijos en sus brazos sucumbió ante el demonio.

Me gustaba verla como me miraba, creo que por primera vez no nos estábamos, hablábamos, bromeábamos, sonreíamos y yo le contaba cosas de mis experiencias.
-Los licantropos surgieron antes de nosotros, pero después de padre y fue la magia la que ató a un mujer a la luna.
A partir de entonces, los licantropos fueron una realidad, pero no eran razas enfrentadas hasta muchos siglos después.
Supongo que el ansia de poder de unos y otros nos convirtió en aferremos enemigos.

Ladeé la sonrisa cuando me dijo que si le había contado la historia de amor por la semejanza con al nuestra, un inmortal enamorado de una loba.
Negué acercando mis labios a los suyos, depositando un beso casto sobre estos.
-Esperemos pues que no acabe esto en tragedia -apunté divertido sin negar ni afirmar lo dicho, lo que la hizo enarcar una ceja.
-Las esclavas son prescindibles, pero una mujer terca, que no logre quitarme de encima porque por mucho que dice que me odia. esta enamorada de mi hasta la médula, es algo mas complicado de encontrar.
Es difícil amar a un monstruo ¿verdad? -pregunté con arrogancia.



Blood Black:
avatar
Utukki Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 49
Puntos : 44
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 20/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shattered Memories ~ Privado

Mensaje por Noctis el Lun Nov 13, 2017 4:19 pm

Me había dejado un hueco para que pudiera tumbarme en la cama tras observar aquella habitación y lo que se había cometido en ella, asesinatos, muerte, traición, amor, pasión... una habitación que encerraba demasiadas cosas y que no hubiera conocido de no ser porque él conocía la historia, aunque todavía no me había dicho cómo es que sabía de esta, quizás porque fue algo bastante conocido en su mundo y se enteraron de lo que allí había pasado. Los vampiros y los licántropos eran enemigos naturales y se odiaban a muerte, sería sonado que dos enemigos se enamoraran de esa forma y luego fueran capturados, torturados y luego impuestos esos castigos para que nadie más pudiera enamorarse entre las dos razas, condenadas siempre a odiarse por toda la eternidad. Él era un vampiro de seis milenios que había visto el mundo evolucionar y crecer, destruirse y volver a crecer de nuevo, por su historia me aseguraba que fueron uno de los primeros vampiros y que cuando fue convertido junto a sus hermanos estos se encargaron de “dominar” la tierra, lo cierto es que no me costaba no creerme esa parte de la historia porque conforme era él y lo que me había dicho alguna que otra vez sobre su familia y lo que pretendían, y que ahora era volver a dominar el mundo como una vez hicieron, me lo creía totalmente. Su egocentrismo y ese narcisismo extremo que tenía me hacía pensar que me lo estaba diciendo totalmente en serio y que no lo decía por decir, era algo de lo que estaba totalmente segura con respecto al vampiro. Me acomodé en el hueco que me dejó y me tumbé de lado, mi codo se apoyó en el colchón y dejé que mi cabeza reposara en mi mano buscando una posición que no fuera molesta para la pierna que tenía vendada, veía que la venda que llevaba puesta tenía un poco de sangre y seguramente sus heridas no se estuvieran curando bien producto del veneno que llevaban las flechas, sangre de licántropo había dicho, y que ralentizaban su curación. A mí desde luego me había afectado ese veneno en mi sangre y seguramente de no ser porque estuviera el vampiro habría muerto a causa del veneno.

Por lo que él me estaba contando su padre era mucho más antiguo de lo que él me contaba porque decir ser el primer hombre que había matado y que se había cruzado con Lilith, un nombre que me sonaba de haber leído con anterioridad haciendo referencia a la primera mujer pero, aunque sí pude recordar eso, no me dio ninguna pista de quién era yo o por qué lo había escuchado. Sin duda era el hombre que más sabía y que había conocido absolutamente todo lo que concernía al mundo, seis milenios era demasiado tiempo como para seguir vagando en la tierra, él me había dicho que había salido de su exilio el que había vivido durante mucho tiempo y que su padre había vuelto a París, seguramente cualquier pregunta que le hiciera sobre el mundo él la sabría responder porque lo habría vivido seguramente. Decía que los licántropos habían surgido antes de que los crearan a ellos y que fue un hechizo lo que ató a una mujer a la luna y de ahí nació esa raza, y que el odio se fue gestando con el tiempo y por las ansias de poder. Tras mis palabras lo vi ladear la sonrisa y supe que no se lo había tomado en serio, que sabía que lo decía solamente para fastidiarlo tal y como él hacía conmigo, comenzó a negar con la cabeza y se elevó un poco para rozar sus labios con los míos, los sentía algo fríos pero no tanto como de normalidad por la leve fiebre que todavía tenía, sus palabra me hicieron arquear una ceja sin dejar de mirarle pero en ningún momento pensé que lo decía en serio, aunque no respondiera con claridad a mis palabras.


-Oh por dios, no puedes ser tan arrogante y engreído como suenas
–dije poniendo los ojos en blanco escuchando sus palabras- ah no, que sí que lo eres.... vaya, ni con las defensas bajas dejas esa parte tuya de lado –comenté con cierta ironía en mi voz por decir que yo estaba enamorado de él aunque dijera que lo odiara, ambos sabíamos que no era verdad que estuviera enamorado de él, lo odiaba y era cierto, odiaba de ese vampiro muchas cosas como por ejemplo que tuviera poder sobre mí en ciertos aspectos, dominante como él solo en cada minuto de su vida incluido en el sexo, pero odiaba que me dejara el collar puesto en el cuello y que yo no fuera capaz de quitármelo, eso me hacía pensar que era como su mascota y la loba que llevaba en mi interior rabiaba por ese pensamiento, yo era salvaje, yo era libre. Lo miré de forma fija cuando dijo que amaba a un monstruo y que eso era difícil, podía notar el tono arrogante de su voz pero me había dado cuenta que devolvérsela y seguirle la corriente en algunas situaciones le irritaba, así que es lo que haría en esos momentos- ¿eso es lo que piensas, que estoy enamorada? –Pregunté sonriendo de lado- lo cierto es que no sé si es difícil o no porque no me he enamorado ni he amado a uno, pero tranquilo que en cuanto lo haga serás el primero en saber si es cierto lo que dices o no –no se equivocaba en que era terca, porque lo era y mucho, pero para mí mayor desgracia solo lo tenía a él hasta que pudiera recordar poco a poco o encontrara a mi familia, quizás solamente éramos dos seres que no tenían nada más excepto al otro, él podría tener todas las riquezas que quisiera, miles de esclavas a su disposición... pero igualmente se sentía “solo”, sin nadie que le retara como yo lo hacía, que le supusiera un reto y que no acatara con un “sí, amo” todo lo que salía de sus labios- y como dices que eres un monstruo eso significa que nos has amado nunca ¿no es así? hasta ahora, claro. Me he tenido que cruzar yo en tu camino –apunté con un tono socarrón tal y como había hecho él- pero te equivocas en algo: sí te odio, te sigo odiando desde el momento en que desperté en aquella habitación del hotel con esta cadena en el cuello como si fuera tu mascota, algo que no soy ni de lejos, te odio porque me enervas y me sacas de mis casillas y haces que quiera matarte a cada instante... aunque dudo que mis palabras te sorprendan a estas alturas. Pero también odio el hecho de que quizás seas la única forma que pueda de dar con mi familia, sé que no lo vas a hacer por gusto ni mucho menos porque yo te lo pida pero tienes muchos más contactos que yo y quizás pueda tener una vía o un hilo por el que tirar. Eres lo único que tengo en esta maldita ciudad, ni siquiera sé de dónde soy o cómo me llamo y está más que claro que nunca fuimos pareja o estuvimos juntos... quizás te creí un poco al principio, pero tú mentira se fue haciendo cada vez más débil y ya no me lo creí en absoluto.




Behind the wolf:







avatar
Noctis
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 49
Puntos : 44
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 25/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shattered Memories ~ Privado

Mensaje por Utukki Black el Mar Nov 14, 2017 11:44 am

La miré fijamente cuando dijo que en algo me equivocaba, me odiaba y ciertamente no la culpaba por ello.
Despertaba sentimientos y nunca eran encontrados, miedo, odio, ira sed venganza, era un monstruo y como ella bien decía uno que jamas había amado.
No tenia ni idea de lo que significaba ese sentimiento. Kaine se esforzó en hacernos comprender lo inútiles que eran los sentimientos y aunque algunos de mis estúpidos hermanos parecían tentados en desobedecerle y contrariarlo, yo por contra entendía sus anhelos.
Quería lo mejor para nosotros y el amor era destructivo, casi mas que el infierno que nosotros sembrábamos a nuestro paso.
-No, no te conozco de nada -confesé

No vi sorpresa en su reacción, ella lo sabia, pero a fin de cuentas su explicación era lógica, no tenia odeón ir, yo era todo cuanto tenia y la verdad es que eso era algo bastante singular teniendo en cuenta que no era precisamente un alma de la caridad.
-Te ayudaré -le dije, mas su ceja enarcada me dejo claro de la desconfianza que le suscitaban mis palabras -pero a cambio, tu vas a enseñarme que es eso de sentir ¿eres humana verdad? Yo por contra soy un dios o un demonio o amabas cosas ¿quiero por un día, solo uno saber que se siente al sentir y después de ese día, te ayudaré a dar con tu familia y seras libre para irte donde te plazca.

Siempre me intrigó que era eso a lo que los humanos, incluso alguno de mis hermanos se aferraba con tanta fuerza, principalmente mi hermanita pequeña.
Era justo, yo sabia que no podía mantenerla eternamente en este sin sentido, si no se doblegaba acabaría matándola y era un ser demasiado hermoso para acabar muerto.
Su libertad a cambio de descubrir que trajo a esta vampiro y a este licantropo a morir, una historia que no comprendía porque nunca había vivido mas sentimientos que el odio o la ira.

Parecía dudar, no confiar en mi palabra, podía ser muchas cosas, pero nunca dejé de cumplir un pacto.
-Vamos ¿que puedes perder? Quieres saber quien eres y yo saber lo que sientes...
Me relamí los labios atrayendola de la nuca para que nuestras bocas se rozaran.
-Yo siento deseo, pero no hay calor, estoy vació -susurré contra su boca, siempre lo he estado, era el modo de mantenerme cuerdo. Un día y seras libre de irte allá donde este tu hogar, yo te lo mostraré.

Tenia contactos, podía dar con su vida pasada si ella así lo quería, pero antes esperaba que aceptara porque de no ser asi seguiría siendo mi esclava.




Blood Black:
avatar
Utukki Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 49
Puntos : 44
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 20/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shattered Memories ~ Privado

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.