Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 06/45
Afiliaciones élite: abiertas
Última limpieza: 07/06


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas
»  Masks of destiny | Privado
Hoy a las 3:25 pm por Dimitry L. Rudakov

» Min Skjebne, Min Doom ~ Privado {+18}
Hoy a las 3:11 pm por Nailah Zahir

» La elegida | Privado
Hoy a las 2:57 pm por Etel Bognár

» El recién llegado
Hoy a las 2:56 pm por Administración

» Gods of the Damned
Hoy a las 2:35 pm por Hedeon "Yakov" Demídov

» Ausencia de Leif
Hoy a las 2:16 pm por Administración

» Annabeth's Gallery
Hoy a las 1:48 pm por Annabeth De Louise

» Registro de Avatar [OBLIGATORIO]
Hoy a las 1:38 pm por Ragnarök Niflheim

» Sins Of The Night ~ Privado
Hoy a las 1:35 pm por Rashida



Shattered Memories ~ Privado {+18}

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ir abajo

Shattered Memories ~ Privado {+18}

Mensaje por Noctis el Dom Sep 10, 2017 1:07 pm

Recuerdo del primer mensaje :

La noche había acabado seguramente según lo que el vampiro había querido que sucediera y pasara, sabía que al final acabaría completamente exhausta y extenuada en cuanto supe que íbamos a hacer una mezcla de alcohol, su sangre y la belladona. Sabía que esas tres cosas jugarían a su favor y al final aunque no habíamos dejado de retarnos bajo ningún concepto había acabado de nuevo cediendo ante el “embrujo” de aquel vampiro, movida por el enorme colocón que había recorrido mi cuerpo y que había hecho que mi  mente dejara de pensar, dejara de oponerse constantemente contra él y empezara a pedirle cosas, que me hiciera cosas, mandar sobre él y dominarlo como había hecho en una parte de la noche. La sonrisa que traía en los labios era una enormemente arrogante que me daban ganas de descuartizarla, de borrarla de su rostro... había vuelto a caer justo como él quería, había cedido ante sus caprichos, había bebido de él porque yo así lo había querido, había dejado que jugara conmigo y lo peor de todo... es que había llegado al orgasmo cuando él me pidió que lo hiciera, para él. Eso era que me mosqueaba enormemente y que me reprochaba a mí misma, ceder a sus peticiones cuando yo solo quería rebelarme contra él en todo momento. Cerré los ojos ante ese pensamiento mientras le escuchaba decir que mientras lo odiara de esa forma íbamos por buen camino, le gruñí aun con los ojos cerrados por sus palabras mientras mi cuerpo reposaba contra el colchón recuperando el aliento por aquel acto salvaje y pasional, todavía estaba algo borracha y con algo del colocón también recorrerme, pero mucho menos que antes.

Me movió como quiso y me sentó sobre su regazo alzándome de los brazos mientras él parecía estar completamente fresco como si nada le afectara, y lo cierto es que con su condición de vampiro así era, soportaba y toleraba todo mucho mejor que yo algo que me hizo mirarlo con el ceño fruncido ante esa ventaja, pero incapaz de separarme porque estaba cansada tras la noche de salvaje pasión que habíamos tenido, y nunca mejor dicho. Decía de volver a la habitación y eso no se lo iba a negar en absoluto, quería irme de allí porque parecía que estar allí era como acrecentar aquel pecado carnal y no quería volver a caer en sus redes por mucho colocón que llevara en el cuerpo, ya había sido suficiente. Se regodeaba, al mismo tiempo que me picaba, con aquella situación y lo fulminé cuando dijo que podría volver a odiarlo en la habitación... pretendía hacer algo más que odiarle, pero no se lo diría porque “odiarlo” conllevaba a que me tomara, y no pensara que pasara. Vio algo en mis ojos, aún con el colocón corriendo por mis venas, decía que sabía lo que yo deseaba y me entraron ganas de mandarlo literalmente a la mierda pero me calló cuando dijo que los limpiara, entonces me fijé en que sus labios estaban todavía manchados con algo de su sangre y como si fuera incapaz de contenerme mi lengua lamió y recorrió el contorno limpiando las manchas de sangre en un gesto lascivo por completo, un jadeo escapó de sus labios y volvimos a besarnos de nuevo de forma pasional, casi devorándonos mientras jadeábamos y gruñíamos encendiendo casi de nuevo nuestros cuerpos, se separó finalmente y me ayudó a levantarme.

No solo me ayudó a levantarme sino que también me ayudó a vestirme viendo que yo era incapaz de sostenerme por mí misma, de hecho me dejó ver que no me lo tomara como costumbre porque a él se le daba mejor desvestir y que la próxima vez tendría que guardar fuerzas porque no lo haría de nuevo, dejándome ver que no era mi padre. Pretendía ser mordaz y en cierta forma cruel pero si pensaba en algún momento que iba a cambiar mi visión o la opinión que tenía sobre él por aquel gesto... estaba muy equivocado. Acabó por vestirse dejándome sobre la cama y cuando estuvo todo listo terminó de vestirme a mí poniéndome ese vestido que me habían dejado sus esclavas y que a él tanto le había gustado, sobre todo mientras me exhibía por las calles de París como si fuera un trofeo. Estaba cansada para discutir con él así que dejé que me alzara porque si no había podido vestirme mucho menos podría dar dos pasos sin caerme al suelo, lo cierto es que tenía cierto dolor como si fueran agujetas en las ingles, después de todo lo que habíamos eso por aquella noche. Comenzó a salir del local conmigo entre sus brazos y yo rodeé su cuello apoyando mi cabeza en su hombro dejando que me llevara de esa forma aunque, en cierta manera, me repateara por dentro. Mi nariz se movió por su cuello y ante su pregunta abrí los ojos dándome cuenta de lo que hacía y le gruñí contra su piel por ello.


-Hueles a muerto, a lo que eres –dije de forma mordaz para que evitara pensar que lo había hecho con alguna intención recorrer su cuello con mi nariz, ni siquiera me había percatado de ese gesto- quería dejar mi olor en tu piel así no tendría que oler la tuya, no me gusta oler cosas muertas –atajé con cierta brusquedad y en tono mordaz cortando cualquier cosa que pudiera decir sobre aquello, el resto del camino pasó en un silencio que lejos de ser incómodo incluso hasta agradecí, no era muy consciente de nada y antes de que llegáramos incluso a la habitación del hotel... acabé durmiéndome contra su cuerpo. No fui consciente de mucho más y para cuando desperté, para mi enorme sorpresa, el vestido ya no estaba en mi cuerpo y estaba solamente con la ropa interior puesta, todo estaba completamente a oscuras aunque se podía ver que fuera era de día y estaba en la enorme cama del vampiro, sentí su respiración a mi espalda y me di cuenta que me había dejado dormir con él en vez de dejarme en ese sito en el suelo. Al girarme despacio me di cuenta de que estaba durmiendo y no se había percatado de que estaba despierta y, con la poca luz que entraba, me quedé observándolo durante unos minutos y una idea pasó por mi mente; largarme. Ahora que era de día podía aprovechar el descuido que había tenido y con cuidado me levanté de la cama sin hacer ruido, fui hacia la puerta y la abrí un poco lo justo para colarme y cerrarla despacio a mi espalda. Ahora solo me faltaba encontrar ropa y sabía exactamente donde encontrarla, me colé en la habitación de las esclavas que no estaban y lo agradecí, seguramente se habrían ido a aprovechar el día dado que los vampiros no se activaban hasta la noche y les cogí algo de ropa para ponerme encima. Sin pensarlo demasiado salí de la habitación, bajé las escaleras y salí por el hall donde me saludaron los recepcionistas que la pasada noche me habían visto salir con Utukki, me adentré por las calles de la ciudad con la intención de recordar algo pero me fui imposible, a mi mente no venía ningún recuerdo y por más que buscaba y que buscaba nada me era familiar ni conocido... me sentí perdida en aquella ciudad a oscuras todavía en mi mente sin poder recordar nada, como si mi memoria se hubiera destrozado o estuviera rota, a oscuras... Al final, cansada de dar tumbos me paré en un puente asomándome por la barandilla del mismo viendo mi reflejo en el agua, ni yo misma sabía quién era así que ¿cómo iba a recuperar así mis memorias, tendría razón el vampiro? Joder, no quería que lo que me había dicho Utukki fuera verdad, una parte de mí no se lo creía pero por otra parte... encontrar una “atracción” semejante era complicado... era un maldito vampiro hijo de puta, pero era lo único que había encontrado. Cerré los ojos y lancé un suspiro, el tiempo había pasado bastante rápido y ya era completamente de noche, el vampiro ya se habría dado cuenta de que no estaba y seguramente su furia no tendría parangón pero no me importaba en absoluto, ahora solo me preocupaba recuperar mis recuerdos.


Última edición por Noctis el Miér Ene 10, 2018 2:08 pm, editado 1 vez


Behind the wolf:







avatar
Noctis
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 65
Puntos : 56
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 25/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: Shattered Memories ~ Privado {+18}

Mensaje por Utukki Black el Mar Nov 28, 2017 6:48 am

Ella no confiaba en mi, su instinto gritaba posiblemente que se largara y no la hubiera culpado si eso exactamente es lo que hubiera hecho.
-Deberías siendo un animal salvaje saber mejor diferenciar a Un potencial enemigo.
Soy un monstruo -no vacilé un ápice en hacérselo saber -posiblemente el peor que has conocido y que conocerás.
El paso del tiempo me ha arrancado toda humanidad.

Medité sus palabras, aseguraba no estar vació y quizás en parte era cierto.
-rencor, ira, orgullo, avaricia, soberbia, lujuria, creo que como buen demonio soy el recipiente de los siete pecados capitales. Quizás te este prometiendo lago que no tenga intención de cumplir ¿lo has pensado? ¿me ves capaz de aflojar el poder que ejerzo sobre ti? ¿quitarte el collar que portas en tu cuello? Me causa placer que seas mía ¿por que iba a dejar de satisfacerme a mi mismo.?

Sus ojos centelleaban ante los míos.
-Te he dicho que por un día quiero saber que es sentir..pero, no ves el juego de palabras que estoy usando contigo.
Aparté los mechones de su pelo con mis dedos contemplando sus ojos, su bello rostro.
-no soy capaz de sentir, por eso te aseguro que nunca obtendrás la libertad, por mucho que te esfuerces nunca podre sentir amor por ti, ni por nadie, porque en ese aspecto, si soy un recipiente vació por completo.

Recuperarme, según ella no empezaríamos hasta que me encontrara fuerte, lo que implicaba que aceptaba un reto perdido y eso me hizo ladear la sonrisa frente a sus ojos.
-Sigo pensando que para ser un animal salvaje no evalúas bien a tu enemigo.

Tiré de su cintura para tumbarla a mi lado, pronto los primeros rayos de luz golpearían el cementerio, no me llegarían pues estábamos bajo tierra, pero eso no implicaba que el sopor no me atenazara.
Cerré los ojos pegándola mas a mi, nada podía evitar que se largara mientras yo dormía, mas fue su pregunté la que de nuevo me hizo sonreír.
Deslicé mi dedo por su melena descubriendo su cuello al hacerla a un lado, mi nariz se hundió en su cuello y por allí se paseo aspirando el olor de su piel.
Jadeé cuando mis labios se apoyaron en su yugular, agitado el ritmo cardíaco corría violento por su vena.

Mordí con violencia, ella gruñó en un principio, para luego sucumbir a mi abrazo.
Tirones de esos ríos carmesí, el placer del calor de su torrente corría por mi cuerpo, excitado mi mano acarició su pecho despacio mientras seguía embebiendome de ella por completo.
Nunca había pedido permiso para alimentarme, desde luego eso no iba a cambiar ahora.






Blood Black:
avatar
Utukki Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 61
Puntos : 56
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 20/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shattered Memories ~ Privado {+18}

Mensaje por Noctis el Mar Dic 05, 2017 9:34 am

Me quedé mirándolo de forma fija cuando comenzó a hablar, según él, me había dicho que me dejaría irme cuando le ayudara a que sintiera lo mismo que sentíamos los demás, que era un demonio y que no conocía mayores sentimientos que los mismísimos siete pecados capitales, que todos aquellos años le habían quitado la humanidad que tenía y solo había quedado el demonio que era ese día, el que perduraba a lo largo del tiempo. Era como un cascarón vacío y carente de emociones que veía a los humanos en su corta existencia y ahora, después de todos los milenios que llevaba en el mundo, decía que quería sentir aunque fuera un día lo mismo que el resto. Lo que una vez pudieron sentir los amantes que se veían a escondidas en aquel lugar para dar rienda suelta a lo que sentían, algo que los terminó de destruir por completo porque dos razas enfrentadas era difícil que pudieran estar unidas a pesar de que por lo que él me había contado ellos sí se amaban. Sentir, él me decía que si lo ayudaba a sentir por un día me dejaría libre... pero yo no lo creía de esa forma, yo no sabía tampoco demasiado sobre “sentir” y mucho menos lo mismo que los amantes que habían ocupado esa cama y si lo había hecho no tenía noción alguna de esos recuerdos, mi mente estaba completamente a oscuras en ese aspecto y por más que intentaba ver un pequeño y diminuto rayo de sol era imposible. Pero no creía ni por un segundo que él fuera a darme esa libertad con lo que le gusta tenerme cogida y atada con esa correa que tenía, no cuando me había repetido cientos de veces que era suya así que ¿por qué iba a cambiar de idea? Pero yo nunca daba una batalla por perdida aunque ya lo estuviera antes siquiera de empezar, que aceptara no significaba que no supiera ver que era casi un imposible pero a mí no me achantaba nada ni nadie, claro había quedado cuando siempre me enfrentaba a ese vampiro que ahora me miraba tumbado en la cama guardando fuerzas por el veneno que recorría su cuerpo. Siempre estábamos en un tira y afloja constante, nos odiábamos pero al mismo tiempo nos deseábamos a partes iguales de una forma sobrenatural y poderosa.

Pero claro, ese demonio que tenía frente a mí era sibilino y engañoso y no dudó en hacerme ver la trampa que llevaban sus palabras, unas que aunque él dijera que me daría la libertad si lo conseguía el truco estaba en que quizás él no fuera capaz de sentir nada más de lo que había mencionado. Cuando tratabas con el demonio siempre había algo que lo hacía jugar a su favor y él no iba a ser menos, por supuesto, ya intuía que debía de haber algo tras sus palabras y no me pilló de sorpresa que me hiciera ver que jamás sentiría nada. Me decía que no sabía ver a un potencial enemigo cuando lo tenía frente a mí pero se equivocaba, sí lo hacía, otra cosa es que dejara ver que yo era inferior frente a ese enemigo y eso es algo que él jamás sabría, nunca. Sabía que era más fuerte que yo, más rápido y letal pero eso no me había parado, mi espíritu y mi fuerte carácter me hacían ser así y no tenerle miedo cuando otra en mi lugar se habría largado cuando él me lo había dicho. Me decía que era un monstruo, y yo, no tenía duda alguna sobre ello... pero hasta los monstruos tienen debilidades y al parecer claramente yo era una debilidad por el vampiro. Podía negárselo las veces que quisiera, negármelo cuanto se le antojara pero yo sabía la verdad... por eso me había curado, por eso no me había matado y quería mantenerme junto a él, porque de alguna forma le era importante. Más tiempo había tenido a sus esclavas y no había parado en llevarse a ninguna con él, quizás porque se había acostumbrado demasiado a que le obedecieran y cedieran en todo que encontrarse con alguien que le plantaba cara le gustaba, le gustaba ese desafío que yo le planteaba.


-Sé que no vas a dejar que me vaya tan fácilmente, incluso aunque me has dicho varias veces que me fuera, sé que en el fondo no es algo que desees que haga. Te gusta tenerme a tu merced, te gusta tenerme con este collar y engancharlo a esa correa para exhibirme como tu trofeo y de tu propiedad... es bastante fácil saber eso –aclaré mirándole mientras él apartaba unos mechones de mi pelo- entonces, dices que eres un cascarón vacío ¿es eso? –Sonreí de lado con una sonrisa divertida- oh Utukki, el día que empieces a sentir vas a oírme reír a carcajadas vampiro... no tientes tanto tú suerte porque algún día vas a perderla –comenté de forma contundente observándolo e iba decirle algo más cuando tiró de mi cintura para tumbarme junto a su cuerpo, podría decirme lo que quisiera pero sus gestos hablaban más por sí solos. En cuanto le lancé la pregunta yo misma sabía la respuesta, su mano entonces subió para apartar mi pelo de mi cuello dejándolo al descubierto, su nariz se paseó por mi piel sintiendo su respiración en cada lugar, sus labios se quedaron justo sobre mi vena mientras sentía que mi corazón bombeaba con fuerza porque sabía de sobra lo que venía a continuación; sentí sus colmillos afilados hundirse en mi carne con cierta violencia, un gruñido de total desacuerdo escapó de mis labios y su agarre se incrementó en mi cuerpo pegándome al suyo. Podía notar los tirones que daba al beber de mi sangre, podía notar cómo mi sangre me abandonaba con su mano enredada en mi pelo tirando mi rostro hacia atrás para dejar mi cuello más tenso. Cerré los ojos y solté un jadeo ante la sensación que el mordisco de un vampiro provocaba, esa sensación placentera que no hacía más que camuflar de alguna forma que sintieras que la sangre te abandonaba y no fueras capaz de pensar con claridad. Cada sorbo, cada tirón, era una corriente placentera por todo el cuerpo que me hizo abrir ligeramente los labios, aferrar su camisa con fuerza entre mis dedos y abandonarme a la excitación que comenzaba a recorrerme. Su mano bajó a mi pecho acariciándolo por encima de la tela de la ropa y mis caderas se movieron por sí solas contra su cuerpo- Utukki –un jadeo ahogado sintiendo que me iba quedando sin fuerzas, no es que yo estuviera del todo recuperada de la herida y no había comido nada en todo el día por lo que me sentía más débil y con un pequeño mareo sumado con la excitación por eso momento. Pareció entenderlo, o quizá ya había terminado de beber, cuando se separó lamiendo la herida de mi cuello dejando un jadeo sobre mi piel y yo continuaba con los ojos cerrados, caliente y excitada, pero algo más debilitada- maldito demonio –dije recostándome sobre la cama con su brazo rodeando mi cintura, sentía su miembro presionar mi vientre pero en realidad ninguno estaba para eso aunque nos hubiéramos excitado con lo que había pasado. Cerré los ojos y me dejé vencer por la debilidad y por el sueño sintiendo su aliento gélido impactar en mi rostro, en cuanto despertara tendría que buscar algo para alimentarme y más si él pretendía beber de mí porque no se había llevado a sus esclavas. Caí dormida y no me enteré de mucho más de lo que pasaba a mi alrededor, el sopor se apoderó de mí y me olvidé completamente de todo en esos momentos. No supe cuánto tiempo había estado durmiendo, aunque la sensación en realidad era de varias horas, cuando pequeños fragmentos algo confusos y difusos pasaron por mi mente como en una consecución corta de flashbacks que no supe distinguir muy bien. Rostros que no me sonaban de nada, un coro de varias personas a mi alrededor mientras yo las observaba en lo que parecía estar tumbada en algún lado, manos apresándome, golpes en mi cuerpo, risas, voces algo distorsionadas que no conseguía distinguir, gritos, el aire que me faltaba en mis pulmones... en sueños comencé a removerme como si intentara quitarlos y alejarlos, me movía en la cama y decía alguna que otra palabra hasta que finalmente me desperté levantándome de golpe, con la frente perlada en sudor, el corazón latiendo con fuerza, respiración agitada y una mano en mi cuello... confundida por aquello me quedé así unos segundos en los que el vampiro se había despertado por mis movimientos y seguramente mis palabras, preguntando qué había pasado mientras yo no era capaz de responderle con certeza y seguridad lo que había pasado, si había sido un sueño o un recuerdo.


Behind the wolf:







avatar
Noctis
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 65
Puntos : 56
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 25/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shattered Memories ~ Privado {+18}

Mensaje por Utukki Black el Mar Dic 05, 2017 7:01 pm

Beber de ella me excitaba de sobremanera, era deliciosa, ademas que se resistiera dotaba su sangre de cierta adrenalina que corría desaforada por mis venas.
A eso había que sumar la excitación que mi abrazo le producía, lo notaba, se mojaba y me sentí tentado de llevar mi mano a su centro y masturbarla para mostrarle el dominio absoluto que tenia de su cuerpo.
No lo hice porque ambos estábamos exhaustos , así que tras maldecirme acabé cayendo ko abrazado a ella en el lecho.

No se con exactitud las horas que dormimos, lo que si se es que una loba sobresaltada abrió los ojos murmurado nombres extraños.
La busqué, no había preocupación en mi, o al menos eso fingí, si no el egoísmo de pensar que si recuperaba la memoria podría intentar abandonarme, ella era mía, y no pensaba dejar que se largara por mucho que se lo propusiera.
-¿Que has visto? -pregunté.

Ella parecía dispersa, como si tratara de unir las piezas del puzzle.
Di un manotazo furibundo en el lecho.
-No vas a largarte, tenemos un trato y como no puedo sentir porque estoy vació te acabas de trasformar en mi esclava, nunca podrás abandonarme.

Negué con la cabeza, no me miraba, mis ojos estaban rojos como el fuego y ella parecía mas presa de lo que había visto que de mi.
Tiré de su mentón para que me enfrentara.
Como un niño trataba de reclamar su atención ,no iba a perderla aunque tuviera que matar a todo aquel que la conociera.
-Eres mía -rugí contra su boca -mía -recalqué con un gruñido

Ella de un manotazo trató de apartar mi mano, peor yo era mas fuerte y atrapé la mano ajena por la muñeca.
-Me escuchas, deja de recordar, porque nunca te voy a permitir escapar ¿lo entiendes?
Sus ojos enfrentaron los míos, ladeé la sonrisa al ver el odio pintado en ellos.
-Hemos hecho un trato, nunca vas a largarte -grité sacudiéndola frente a mi.



Blood Black:
avatar
Utukki Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 61
Puntos : 56
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 20/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shattered Memories ~ Privado {+18}

Mensaje por Noctis el Sáb Dic 16, 2017 1:01 pm

Lo que acababa de presenciar mientras dormía podría parecer un sueño más incluso con el trasfondo que tenía dicho sueño, lo que acontecía en este y lo que podría significar pero... había sido tan intenso, tan real que por un momento mientras me quedaba sentada en la cama con la respiración agitada y la vista perdida me pregunté si no sería algo más que un sueño, sino sería algún recuerdo que por alguna extraña razón había vuelto a mí mente rota, oscura y fragmentada con la intención únicamente de recomponer las piezas perdidas. Podía recordar con detalle y precisión lo que había visto en mi mente, lo que había “soñado” esa noche mientras mi respiración era agitada y mi pecho subía y bajaba de forma frenética. Decían que los sueños no se podían recordar con tanta precisión y con tanto detalle y yo era como si pudiera ver esa escena de nuevo en mi cabeza, los rostros, la sensación cuando me tocaban, las risas de fondo... todo como si estuviera pasando en esos mismos momentos, ¿sería entonces un recuerdo y por eso recordaba hasta el más mínimo detalle? Seguramente fuera eso, decían que iría recuperando la memoria poco a poco o eso es lo que me dijeron los médicos, no de golpe, pero sí en pequeños fragmentos y en pedazos que irían surgiendo... así que eso debía de ser un recuerdo pero no podía saber qué era lo que me había llevado a esa situación o porqué recordar exactamente eso, era extraño porque aunque sí lo concebía como algo que me había pasado no podía determinar nada más allá, era como si me lo hubieran introducido a fuerza en mi mente y ahora lo recordase... todo era sumamente extraño. El vampiro no se quedó atrás y se incorporó en cuanto notó que me levantaba de esa forma, me preguntaba qué había visto pero yo seguía con mi mano en el cuello mientras repasaba cada detalle, podía escucharlo pero es como si él estuviera demasiado lejos mientras no podía dejar de intentar entender qué era ese recuerdo y qué es lo que podría haber pasado. Utukki dio un manotazo en el colchón tras no recibir respuesta a su pregunta pero es que no sabía muy bien qué era lo que podía responderle en esos momentos, no entendía lo que había recordado.

Me volvió a recordar que no iba a alejarme de él y que no iba a largarme, que era su esclava y que como tal no podía abandonarle y mucho menos tras haber hecho el pacto en el que solamente me concedería la libertad si lograba que él sintiera algo, pero era un demonio vacío y desprovisto de sentimientos, un cascarón vacío que no albergaba absolutamente nada en su interior y que por ese mismo motivo se creía que yo jamás me alejaría de su lado y que me quedaría por el resto de mi vida como su esclava, pero yo no era alguien que pudiera permanecer “atada” durante mucho tiempo, era una loba y mi parte salvaje anegaba por la libertad así que eso de tenerme con correa y atada a él no iba a ser por todo el tiempo que él quisiera, porque aparte de recuperar mis recuerdos pretendía liberarme también del vampiro y volver a ser libre. Ni siquiera me digné a mirarlo cuando me dijo aquello porque ahora mi atención y mis pensamientos estaban en otra parte aunque eso no quitara que lo hubiera escuchado, volvió a gruñir de nuevo y su mano fue a mi mentón para girarme el rostro y que lo mirara, sus ojos rojos resaltaban en el lugar y los miré por unos segundos, su rostro se acercó al mío y sobre mis labios me volvió a recordar que era suya, un gruñido salió de ellos y volvió a repetir que era suya a lo que yo le respondí con un gruñido. No, no era suya y no lo sería jamás. Elevé mi mano para apartar la suya de mi mentón pero fue más rápido que yo y atrapó mi muñeca, me pedía que dejara de recordar porque jamás dejaría que me escapara a lo que yo intenté zafarme de su agarre pero él por ser vampiro tenía más fuerza que yo.


-¡Suéltame! Jamás voy a dejar que me tengas atrapada como tú esclava porque no lo seré nunca –le gruñí de nuevo intentando zafarme con mi otra mano de su agarre ahora que él tenía sus dos manos ocupadas, le di un manotazo con fuerza y lo empujé dejándolo sobre la cama para levantarme y poner una distancia con el vampiro mientras mi pecho subía y bajaba rápido, me cabreaba la actitud que este tenía y su empeño en que sería suya para siempre, mi pelo cayó por uno de mis hombros como una cascada mientras mis ojos brillaban de color ámbar con fuerza y apretaba mis manos en sendos puños- ¿de verdad te crees que me quedaré a tú lado por siempre? No pensé que eras tan ingenuo para ser un demonio –escupí mordaz sin dejar de mirarlo- si piensas que no intentaré recuperar la memoria, que no intentaré averiguar quién soy eres más imbécil de lo que te hacía –aun podía sentir la presión de esa mano en mi cuello mientras me intentaba dejar sin aire, pero entonces si era una loba ¿por qué no me defendí en ese momento? Estaba enfadada y cabreada por muchas razones y por muchos motivos, mis ojos se clavaron furiosos en los del vampiro- ¿quieres saber lo que he visto, eh? He visto a cuatro hombres sujetándome en una posición elevada mientras que yo parecía estar tumbada en el suelo, escuchaba sus risas de fondo, sentía los golpes en mi cuerpo y como eso les divertía –me fui acercando hacia la cama mientras hablaba con un tono bajo y frío- gritos que salían ahogados de mis labios y una mano apresando con fuerza mi cuello mientras me quedaba sin aire... mi muerte, o el intento de ella –dije sin dejar de mirarlo cabreada con él, con sus formas- ¿sabes lo extraño, confuso y duro que resulta recuperar una parte de tus recuerdos y que lo primero que recuerdes sea que intentan matarme? Ah pero claro, ¿qué vas a saber tú si tan sólo eres un demonio en un cascarón frío y vacío? –Pregunté con tono mordaz justo con mis rodillas tocando el colchón de la cama pegada a esta- tú no sabes una mierda, tú que te crees estar en la cima de toda vida, que miras por encima del hombro a todo aquel que se te cruza, que te crees con el dueño y la potestad para decidir quién vive y quién muere... –mi mano se alzó para llevarla a su cuello y rodear este mientras que mi pulgar alzaba su mentón- ¿qué vas a saber tú de lo mundano? Tú que solo te preocupas de tu egocentrismo y tu narcisismo porque todos los demás somos seres inferiores que debemos de estar a tus servicios y postrarnos a tus pies, ¿con qué derecho te crees para ordenarme que no recuerde quién soy? Tú no eres nadie –le recordé subiéndome a la cama quedando de rodillas, erguida en una posición que quedaba más alta que la que él tenía sentado, intentaba hallar algún sentido a ese recuerdo pero había sido tan breve y tan efímero que era imposible sacar una conclusión en claro. Odiaba al vampiro, odiaba que intentara retenerme a su lado como su esclava, que se pensara que era una propiedad que podía tener pero sobre todo, por encima de todo, odiaba que de entre toda la oscuridad que anidaba en mi mente él fuera lo único cierto, y real, que tenía en esos momentos. Al final, cansada de todo, apoyé mi frente en su hombro.


Behind the wolf:







avatar
Noctis
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 65
Puntos : 56
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 25/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shattered Memories ~ Privado {+18}

Mensaje por Utukki Black el Mar Dic 19, 2017 3:17 pm

Se soltó de mi agarre, furiosa me desafió con sus dos tempestades mientras en pie me miraba desde la distancia tiñendo en su mirada ese odio infinito que me regalaba.
No pude evitar ladear la sonrisa, nunca desperté amor, quizás si pasión, necesidad o enganche, mas lo que francamente estaba acostumbrado a ver en ojos ajenos era simplemente eso que la dama me regalo. Odio.

Sus palabras retumbaron en aquella catacumba, eran furibundas, cargadas de rabia, como si de algún modo pretendiera hacerme pagar su frustración ,el no haber podido recordar suficiente.
La contemplé en silencio, embebiendome de sus maldiciones, del modo que tenia de alzarse de sus cenizas cual ave fenix.
Ella era una mujer bella, mas no era eso lo que mas me atraía de ella si no el modo en el que luchaba por permanecer en pie, por nos ser sometida al yugo de un tirano que ademas de muchos milenios de ventaja le sacaba el poder de la fuerza.

Desafiante me aseguró no ser nada pese a que me sentía como un dios, que mi ego no conocía parangón y que por eso, por ser un demonio milenario me creía dueño y señor de todo y de todos.
-¿y? -pregunté mirándola con fijeza -he vivido mas que ningún otro inmortal, he visto pasar ante mis ojos civilizaciones, eras, he visto construirse roma y derruirse prendida en llamas. He participado en mas guerras que recuerdo y le he hecho competencia a la parca pues innumerables son las vidas que he arrancado.
Yo soy el hijo de Cain.

Ella gateaba por el lecho, dispuesta a enfrentar todas y cada una de mis palabras sus ojos ambarinos centellaban ante mis fuego gruñía desafiante, mas al final de todo eso, solo quedo una cosa...miedo.
Apoyó su cabeza agotada en mi hombro y yo cerré los ojos por un instante meditando que hacer en ese momento.
-A veces es mejor poder borrar quien fuiste y crear de la nada un nuevo tu. Olvida, somos lo que somos en este instante.

Tiré de su mentón para que me mirara.
-He conocido a lo largo de los tiempos infinidad de mujeres, todas bellas, hermosas, lujuriosas, mas ninguna me ha aguantado mas de un asalto.
No voy a permitir que te vayas, porque quiero seguir conociéndote, hay algo en ti que no he visto jamas y no estoy dispuesto a perderlo.

Fui sincero ¿por que no serlo? Ella era mía, me pertenecía desde el mismo instante en el que la encontré herida en el bosque. Mi boca plagada de urgencia se estampo en la suya, hambriento devasté sus labios mientras ella luchaba en principio por zafarse, luego por devorarme.
Podía huir de mi tanto como quisiera pero al final del camino ella y yo siempre nos encontrábamos en la misma postura.






Blood Black:
avatar
Utukki Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 61
Puntos : 56
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 20/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shattered Memories ~ Privado {+18}

Mensaje por Noctis el Miér Ene 10, 2018 2:07 pm

Odiaba a aquel vampiro más que nada en el mundo, odiaba la forma de ser que tenía y sobre todo la forma en la que se comportaba conmigo, el ego que desprendía, lo vanidoso egocéntrico, engreído, soberbio, arrogante, presumido y altanero que era... lo odiaba por encima de muchas cosas, el carácter que tenía y el genio que se gastaba, que me tratara como si fuera una de sus tantas esclavas que había tenido a lo largo de los milenios como si me pudiera manejar a su antojo, odiaba la sonrisa petulante y engreída que tenía en sus labios, esa sonrisa torcida que había odiado desde el instante en que la vi en sus labios y que siempre me daban ganas de quitársela a golpes y a puñetazos para que la borrara. Odiaba muchas cosas del vampiro, como por ejemplo que en esos momentos en los que le estaba atacando tuviera la sonrisa torcida en sus labios observándome mientras yo descargaba sobre él tras todo lo que había pasado, de que quisiera imponerse sobre mí como si fuera mi dueño cuando yo era libre como el viento, salvaje en todos y cada uno de los sentidos,  libre para ir y venir allá a donde yo quisiera. Pero él quería retenerme a su lado en contra de mi voluntad, me había puesto un collar para que no pudiera quitármelo y que de alguna forma me ataba a su lado, me observaba desde esa posición altiva que tenía como si fuera el rey del maldito universo y los demás tan solo fuéramos simples piezas de ajedrez, peones en su mayoría, para que él moviera a su antojo y que sacrificara llegado el momento como si nada le importara... odiaba eso de él. Yo no era ningún peón al que pudiera manera a su maldito antojo para decir por mí en cada uno de los aspectos, yo me consideraba más bien como una reina que tenía todo el potencial y que podía ser letal si así me lo proponía. Yo no me achantaba ante el vampiro ni me daba miedo, no huía de él sino que más bien le plantaba cara y no tenía miedo de sus reacciones, sabía que podía conmigo si así él lo quisiera pero eso no me había frenado nunca y no lo haría en esos momentos. Gruñí exasperada cuando me miró de esa forma mientras yo le atacaba diciéndole lo que pensaba de él, que se creía el rey de todo con la potestad y la voluntad de decidir quién moría y quién vivía cuando él, para mí, no era absolutamente nadie... y ahí estaba esa sonrisa que tanto odiaba.

No se quedó callado y me respondió recordándome que él había vivido por seis milenios en la tierra, que había vivido más que muchos de los vampiros que la poblaban, había visto cómo se construían civilizaciones y luego se destruían, imperios, eras... había vivido más que ninguno y me lo estaba recordando y echando en cara como si eso, para mí, tuviera algún tipo de valor. Para mí eso no quería decir nada salvo que era demasiado viejo, pero eso no le daba el derecho para ser el dueño de todo lo que él quisiera y mucho menos sobre mi persona... él se creía que, por haber vivido tanto tiempo era como si todos debiéramos de postrarnos ante sus pies y besar el suelo por el que pisaba, beber de sus aguas y bailar bajo su son mientras hacía y deshacía a voluntad. Negué con la cabeza porque no sabía exactamente quién se creía que era, pero yo no iba a dejar que me controlara y que me tuviera junto a él por el resto de mis días decidiendo por mí, en cuanto recuperara la memoria me largaría de su lado sin importarme lo que ello conllevara, si tenía que enfrentarme a él en un duelo a muerte aunque supiera que posiblemente tuviera las de perder lo haría, no me dejaría llevar por él y que decidiera mi sino y mi camino, solamente yo era mi dueña y yo decidía cada una de mis decisiones y de mis pasos. Pero él con solo argumentar que era el hijo de Caín ya era más que suficiente, como si esas palabras tuvieran algún significado para mí y diera por concluida aquella conversación, me importaba bien poco de quién fuera hijo o de quién no lo fuera, eso no cambiaba nada en absoluto y mi espíritu salvaje que quería ser libre no se doblegaría nunca, ni siquiera ante el mismísimo dios si se diera la ocasión. Sus ojos rojos me observaban con el fuego característico que desprendía con ellos y con la forma de ser que tenía de observarme mientras yo, en la cama me acercaba a él y tomaba su mandíbula entre mis dedos alzando con el pulgar su mentón para contemplarlo.


-Me importa una mierda que seas hijo de Caín, eso para mí no me dice absolutamente nada –le respondí de forma seca y mordaz, ¿por eso ya debía de temblar frente a él? No sabía con qué clase de mujeres había estado antes pero yo no era como ninguna de ellas, lo odiaba por intentar imponerse sobre mí y por hacer que siempre tuviera que luchar por mi libertad, en mí estaba el espíritu luchador pero me cansaba que me pusiera tantas trabas para ser libre, según él ahora sería su esclava de por vida porque él no podía amar y no podía sentir. Lo contemplé unos segundos y lancé un suspiro cansada de todo, cansada de mi situación, cansada de lidiar con él constantemente para poder ser libre, cansada de no recordar absolutamente nada acerca de mí y vivir en una penumbra... frustrada odiando que, lo único que tenía de verdad y de real en todo aquello era ese maldito vampiro en el que dejé caer mi frente en su hombro, cerré los ojos sintiendo que él no me apartaba y que por un momento tras aquella acalorada “discusión” reinaba el silencio en la catacumba, aquel lecho de amor fatal entre un vampiro y un licántropo, dos razas enfrentadas que casi se podría decir de forma irónica que era como si nos reflejáramos, no en el amor, pero sí en nuestra relación fatal. Él me aseguraba que a veces era mejor dejar atrás el pasado y crear una nueva versión de uno mismo, que lo olvidara porque en ese instante éramos lo que éramos. Me mordí el labio escuchando sus palabras que me hizo preguntarme si lo diría por algo en concreto, por algo que más bien él quería hacer- ¿eso es una opinión personal basado en la experiencia? –Pregunté aunque sabía que no me contestaría, pero es que yo no quería olvidar, yo no quería seguir con la duda de no saber siquiera ni cómo me llamaba realmente, no saber absolutamente nada sobre mí misma... aunque no lo pareciera era duro, y más después de aquel horrible recuerdo que había tenido. Sentí los dedos del vampiro que me levantaba el rostro por el mentón para que mis ojos se fijaran en los suyos dejando nuestros rostros cerca, me dijo que había conocido a infinidad de mujeres, bellas, hermosas y lujuriosas pero que ninguna de ellas había aguantado demasiado a lo que sonreí con sorna- soy la única que no cae rendida a tus pies vampiro, pero es que yo no soy como las demás –sus siguientes palabras me desconcertaron en cierta medida y me hicieron preguntarme qué había de verdad en ellas. Decía que no dejaría que me fuera porque quería conocerme, según él había algo en mí que no había visto jamás y no quería perderlo, enarqué una ceja ante sus palabras- oh, ¿el vampiro está interesado en una simple loba salvaje? Empiezo a pensar que no es casualidad que me hayas traído aquí –lo miré a los ojos durante unos segundos- ¿te he marcado con mis garras, Utukki?  -sonreí con cierta malicia con ese doble juego de palabras- yo no soy como las demás mujeres, yo estoy hecha de una pasta completamente distinta y diferente, y no, no voy a caer ni a ceder anti ti como las demás. Me gusta más verte desesperado porque te reto en cada cosa que me dices y porque no te hago caso en nada... me gusta tener ese poder sobre ti –sonreí de lado antes de que su boca buscara la mía para besarme de forma necesitada, arrasando con aquel beso como si pretendiera devorarme. Gruñí por la forma en la que tenía de hacer las cosas e intenté separarme pero su mano en mi nuca me apretaba contra su rostro, la otra en su cintura me pegaba a su cuerpo y seguía devorándome de esa forma en la que, al final, acabé soltando un jadeo y mis manos aferraron con fuerza su camisa correspondiendo al beso. Odiaba lo que el vampiro me hacía y me odiaba a mí misma por dejarme hacer por él, pero era lo único que tenía de real en esos momentos de mi vida, lo único que “tenía” con certeza en aquel momento en el que luces y sombras eran un completo caos en mi mente, donde no veía una salida al final de aquel túnel.

En esos momentos el vampiro, mientras me besaba, era como una salida de todo lo que estaba viviendo en esos momentos, de todo lo que me pasaba y que en cierta forma me abrumaba... odiaba que él fuera lo único cierto y real de mi vida pero el hecho es que cada vez que se ponía de esa forma mi cuerpo, sin que yo pudiera hacer nada, reaccionaba frente a él y me dejaba hacer por el vampiro. No iba a mentir en esos momentos; lo necesitaba. Una distracción, dejar de pensar, evadirme de lo que me estaba pasando y de lo que había “vivido” hacía tan solo unos minutos... no iba a negar que mi cuerpo deseaba al vampiro aunque eso me jodiera, una cosa era pensarlo y otra decirlo en voz alta, así que me dejé hacer y fui yo la que por esa vez abrió de un tirón la camisa del vampiro haciendo que los botones saltaran y cayeran por el suelo dejando su pecho al descubierto, aún tenía la herida que tenía que curarse y yo me olvidé de la herida de mi pierna, solo quería evadirme, solo quería... sentir. Lo necesitaba a él aunque eso me jodiera admitirlo en mi mente, moví mi cadera para que nuestros sexos se rozaran y recorrí su pecho con mis dedos quitándole la camisa y lanzándola lejos, él no tardó demasiado en quitarme la camisa que llevaba dejándome desnuda de cintura para arriba, su boca bajó por mi cuello hasta apresar uno de mis pechos entre sus labios lamiéndolo, recorriéndolo, succionando el pezón arrancándome un jadeo que me hizo arquear mi cuerpo y echar hacia atrás la cabeza cerrando los ojos. Necesitados, hambrientos, así era como nos encontrábamos en esos momentos y no tardó en quitar mi ropa interior rompiéndola sin mucho esfuerzo, sus dedos fueron a mi sexo acariciándolo y gemí aferrándome a él como si fuera todo lo que necesitaba, de hecho, es que así era. Movía mi cadera moviéndome sobre sus dedos y acabé por bajarle los pantalones llevando mi mano a su miembro duro y mojado, mis dedos se enredaron en su tronco y comencé a mover mi mano mientras nos mordíamos los labios y nos besábamos. Fui yo, también, la que apartó su mano de mi sexo y sin demorar demasiado necesitándolo como el aire que se necesita para respirar me coloqué sobre él y bajé notando cómo se hundía, como su miembro frío contrastaba con mi interior, ardiente y húmedo. Gemí aferrándome a él y comencé a moverme olvidándome de su herida, olvidándome de la mía sintiendo el inmenso placer por aquel contraste notando cómo me llenaba en cada subida y bajada. Cada vez iba más deprisa cogiendo un buen ritmo centrándome en el placer que me recorría todo el cuerpo aferrada a su cuello con él ayudándome en cada movimiento. Gemía presa del placer y me olvidé por completo de todo, solamente quería sentir y el único que conseguía que sintiera algo como lo que sentía en esos momentos era aquel maldito vampiro.


-Utukki -gemí presa del placer sin dejar de moverme, mis dedos fueron a su pelo enredándolos en él y tiré su rostro hacia atrás mientras él me ayudaba a marcar un ritmo rápido y duro, profundo que me estaba volviendo loca. Mi otra mano fue a su mandíbula para cogerla y apretar con algo de fuerza mientras gemíamos, gruñíamos y jadeábamos sobre los labios del otro presos del placer que sentíamos. Mordí con fuerza su labio inferior hasta hacerle una pequeña herida pero no bebí de su sangre, aún tenía algo de veneno en ella y dejé que se cerrara sola, bajé a su cuello donde dejé un par de mordiscos más y de nuevo volví a sus labios a punto de alcanzar aquel orgasmo, en una lucha de titanes en la que ambos nos contemplábamos sin dejar de movernos.


Behind the wolf:







avatar
Noctis
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 65
Puntos : 56
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 25/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shattered Memories ~ Privado {+18}

Mensaje por Utukki Black el Miér Ene 10, 2018 4:09 pm

La loba era salvaje, desafiante y no podía evitar que al acidez de sus palabras me causara placer, nunca jamas nadie se había atrevido a llevarme la contraria, ni siquiera inmortales con los suficientes siglos como para poder creerse con capacidad de hacerlo y allí estaba ella, bajo mi cuerpo, bailando entre jadeos por la intensidad con la que mi verga se adentraba en su averno.
Empapados nuestros sexos sonaban en aquel encuentro violento en el que me introduje tan dentro que la lleve a arquearse casi suplicando que me detuviera un momento.

Mis rojos como ascuas se fijaban en sus iris ámbar, los dos habíamos entrado en contacto con nuestra esencia, actuábamos por instinto.
Su boca se entreabría permitiendo a mi lengua colarse en ella, adentrarse húmeda, insaciable para crear un tornado de placer.
Mordió mi boca, enrojeciendo, engrosando mis labios, gruñendo como bestias guturales para volver a colisionar de un modo inimaginable.

De algún modo nos necesitábamos, ella porque creía no tener nada mas, yo porque siempre estuve solo, porque por mucho que mis esclavas me bailaran el agua solo el miedo a mi las ataba y ahora...bajo mi cuerpo tenia una mujer que me necesitaba, que me odiaba, peor que no se había largado porque se sentía tan vacía como yo en cada momento.
Me corrí en si interior con tanta virulencia que sentí estrangular mi polla por sus paredes, mi verga palpitaba escupiendo mi esencia mientras jadeaba gruñendo contra su boca.
Ella me silenciaba con mordiscos, deslizando su dedos por mi espalda cuando mi cuerpo cayó laxo sobre el improvisado lecho.
-No te vayas -le pedí apartado unos mechones de su pelo para mirar su rostro -olvida lo que tengas atrás. No voy a dejarte ir.

Cerró los ojos sonriendo, estaba agotada, había bebido varias veces de ella, por eso en esta última ocasión no lo hice, o por falta de sed o de ganas si no porque ella necesitaba recuperarse, comer y allí no había nada.
Su respiración pronto se tornó pesada, dormía placida entre mis brazos mientras yo la observaba en el mas profundo de los silencios.

No podía perderla, nadie me quitaba lo que yo deseaba y sabia que si empezaba a recordar su pasado, existiría la posibilidad de que tuviera marido, hijos, algo que la atara a una vida que no fuera conmigo.
Podría matarlos a todos, amenazarla y lo haría de ser necesario porque yo era un puto monstruo que ansiaba mas que a nada esa mujer.
Mis dedos se deslizaron de forma etérea por la delicada piel de su rostro, dibujando sus labios en aquel lienzo perfecto, ella era la bella del cuento y yo soñaba que por una vez eligiera a la bestia sin tener que obligarla a ello, no por miedo..por algo distinto.





Blood Black:
avatar
Utukki Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 61
Puntos : 56
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 20/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shattered Memories ~ Privado {+18}

Mensaje por Noctis el Jue Ene 25, 2018 1:35 pm

En esos momentos en mi fuero interno odié más que nunca al vampiro que tenía bajo mi cuerpo y del cual me estaba haciendo suya, o yo lo tomaba haciéndolo mío, en esos momentos. Lo odiaba por ser lo único en lo que tenía en esos momentos, por ser la única verdad que había encontrado en el tiempo que llevaba en París y ser el rayo de luz que aparecía en mitad de toda la oscuridad que me rodeaba. No pensé que perder la memoria podría ser algo tan frustrante y tan agotador, no saber quién eras, no saber a qué lugar perteneces, quién es tu familia era complicado de llevar y yo no me consideraba por ser una mujer que tuviera paciencia, más bien lo contrario, explotaba con facilidad y lo había descubierto porque con el vampiro estallaba a la más mínima, quizás es que era él quien tenía la capacidad de hacer que estallara tan pronto pero el caso es que no saber quién eres es más agotador de lo que uno pudiera pensar en algún momento. Odiaba que en esos momentos mis caminos llegaran a él o que el final de todos ellos terminaran en el que ahora me devolvía la mirada, con sus manos en mis caderas moviéndome marcando un ritmo que a los dos nos estaba volviendo locos, mi pelo caía como una castaña por mi cuerpo mientras movía mis caderas sobre el vampiro, sus manos fueron a mis pechos y los apretó acariciándolos, mi cabeza se echó hacia atrás y gemí por aquello tan placentero. Lo necesitaba en ese momento, lo necesitaba porque ansiaba sentir algo aunque fuera al vampiro en mi interior llevándome a la locura más placentera, porque desde que había despertado no había encontrado nada y porque solo quería dejar de pensar y centrarme solamente en sentir, como estaba haciendo que sintiera en esos momentos. Mi cuerpo caliente y ardiendo contrastaba con su piel más gélida, mi interior húmedo y cálido contrastaba de forma placentera con su miembro que notaba frío en cada embestida, haciendo que me retorciera de placer sobre él. Pronto cambiaron las tornas y el vampiro me movió como si no le costara, algo que seguramente fuera así, para dejarme bajo su cuerpo con mi espalda contra el colchón. Sus labios bajaron a los míos para besarnos en el que su lengua se adueñó de toda mi boca mientras se movía sobre mí embistiéndome, tan fuerte, tan duro, tan profundo que me olvidé de todo lo que me rodeaba en esos momentos y solo me centré en las embestidas poderosas del vampiro.

Arqueé mi cuerpo y gemí con fuerza mientras su cuerpo chocaba contra el mío, cogí aire cuando se hundió tan dentro que mi cabeza chocó contra el cabezal de la cama por la dura embestida, mis piernas se abrían para darle más acogida enredando estas en su cintura, mis manos arañaban su espalda y mis labios se entreabrían para gemir bajo el vampiro, sus ojos rojos como el mismo infierno estaban fijos en mis ámbar, gruñíamos, gemíamos y jadeábamos moviéndonos el uno contra el otro en aquella danza pasional y salvaje, perdiéndonos en el otro. Mordí sus labios engrosándolos y enrojeciéndolos, le hice una pequeña brecha con mis colmillos que cerró enseguida. Mi cuerpo se arqueaba hacia él y me tensé justo antes de alcanzar un potente orgasmo que hizo arquearse mi cuerpo y aferrarse al del vampiro como si fuera todo lo que tenía en esos momentos, quizás no iba demasiado desencaminada en ese pensamiento porque era la más absoluta verdad. Noté cómo se iba en mi interior y cómo dejaba un mordisco en mi cuello aunque no clavó sus colmillos en mi piel, simplemente dejó una marca como si quisiera decirme que le pertenecía. Sus labios fueron a los míos mientras nos recuperábamos del placer que nos recorría todo el cuerpo, aún seguía en mi interior mientras me mordía los labios y yo hacía lo mismo, mis dedos recorrieron la piel de su espalda hasta que se dejó caer a mi lado sin soltarme, su brazo rodeó mi cintura y me pegó a su cuerpo mientras yo quedaba tumbada de lado mirándolo recuperando mi respiración. Sus ojos rojos fijos en mis ámbar sin dejar de mirarnos, me pidió que no me fuera apartando unos mechones de mi rostro, me pedía que olvidara todo lo que tenía atrás asegurando que no iba a dejarme ir. Sonreí cansada por aquello, porque no había dormido bien en varios días, porque apenas me había alimentado y porque la herida en mi pierna seguía curándose de forma más lenta dada mi debilidad.


-Intento recordar quien soy aunque no lo puedo lograr, no viene nada a mi mente y nada de lo que encuentro en París me hace pensar que sea de aquí, no recuerdo nada... –dije dejando que su brazo me pegara a su cuerpo totalmente cansada y saciada- no puedo dejar de intentar averiguar quién soy Utukki, ¿no lo intentarías tú por todos los medios? Me gusta ser Noctis, aunque no me guste que un vampiro me tenga como su esclava, quiero saber qué me pasó ¿acaso eso es tan malo? ¿Por qué desperté sola sin nadie que cuidara de mí? ¿Por qué nadie fue a visitarme? –Lancé un suspiro notando que el sueño iba haciendo mella en mi cuerpo, sobre todo después del sexo que me había dejado cansada y saciada- solo quiero la verdad –mi mano subió a su rostro y mis dedos lo acariciaron mientras él me seguía sujetando contra su cuerpo- deja deponerme trabas y ayúdame –mis ojos se entrecerraban hasta que finalmente caí rendida entre sus brazos y me dejé llevar por Morfeo, el sueño fue bastante reparador y en esa ocasión no tuve ninguna pesadilla por lo que dormí plácida y de tirón entre los brazos del vampiro. Desperté y no supe cuántas horas habían pasado desde entonces pero me sentía hambrienta, allí no había nada de comer y ni yo podía recuperarme así ni mucho menos podía hacerlo el vampiro que dormía pegándome todavía a su cuerpo. Notaba su frialdad que contrastaba con el calor que desprendía mi piel, mi dedo dibujó su pecho y miré esa herida que tenía y que todavía no sanaba del todo. Decidí levantarme aprovechando que dormía y me convertí en una loba para salir al exterior, así me era más fácil moverme. Era todavía de día por lo que el vampiro seguiría durmiendo hasta que anocheciera, me adentré por el cementerio hasta que llegué al bosque donde esperaba encontrar alguna presa que me sirviera como comida, cacé un pequeño ciervo y como no podía convertirme en humana ni lugar donde cocinarlo tuve que comerlo como el animal salvaje que era, aprender de ello y sacarle provecho, me daría las fuerzas necesarias y me ayudaría a seguir curándome. Pero debía de encontrar algo más para el vampiro, no podía alimentarse de mí conforme me encontraba yo así que tuve que buscar alguna presa humana para que bebiera de ella, si se hubiera llevado a sus esclavas no tendríamos ese problema... pero ahora tenía que cazar para él. Encontré a una joven que vagaba por el bosque, aproveché mi condición humana estando desnuda para aparecer frente a ella que no tardó en acercarse a ayudarme pensando que me habían atacado, no se esperaba que en cuanto se acercó a mí le diera un golpe que la dejó inconsciente. Me puse su ropa y aprovechando el momento la llevé hasta el cementerio cuidando de que no nos viera nadie, encontré la entrada a aquella gruta y al bajar cogí parte de las sábanas que rasgué para atarla y amordazarla. Como sabía que no se iba a escapar aproveché y en el baño que había en aquel lugar me di un baño rápido limpiando de nuevo mi herida y volviendo a vendarla otra vez, me acerqué hasta la cama y me tumbé de lado observando al vampiro que dormía en los últimos instantes que había de sol, cuando este se escondió en el cielo fue que el vampiro como si de un reloj se tratara y supiera las horas abrió sus ojos, sus rojos se encontraron con mis ámbar y sonreí de lado- buenas noches, vampiro –su mano subió por mi pierna recorriendo mi piel, pasando por mis nalgas que apretó para seguir subiendo por mi espalda- tengo algo para ti –no sabía si había recaído o no en su presencia aunque seguramente sí lo hubiera hecho, me levanté de la cama y fui hasta la joven que nerviosa no sabía lo que pasaba ni porqué estaba allí. Sus ojos claros se fijaron en el vampiro que estaba en la cama, el miedo se hacía presa de ella pero también miraba con cierto encantamiento, ese que todos los vampiros ejercían sobre los humanos y más un vampiro tan milenario como lo era él- te teme pero también te desea, no es difícil verlo –quité las ataduras de sus manos y la mordaza de su boca, ella seguía mirando de forma fija al vampiro como si hubiera caído presa de un hechizo y no pudiera dejar de mirarlo, como si no hubiera nada más- necesitas alimentarte Utukki y de mí no puedes hacerlo, yo ya me he alimentado antes –di un empujón a la joven que cayó sobre la cama mientras yo la bordeaba y me sentaba de rodillas al lado del vampiro que se había sentado apoyando su espalda contra el cabezal- vamos vampiro, tienes hambre y tienes que alimentarte... soy una loba salvaje Utukki, no llevo demasiado bien estar encerrada bajo tierra por mucho tiempo, necesito salir de aquí, por lo que tus heridas tienen que sanar. Bebe de ella, no sé lo que has hecho pero parece desearlo más que a nada –la joven parecía esperar a que el vampiro se acercara a ella y bebiera de su sangre, mis labios mordieron los del vampiro tentándolo- ve Utukki, actúa como el depredador que eres –dije recostándome en la cama, la joven perdería su vida esa noche pero al menos sentiría el gozo mientras su vida se apagaba, no sería una muerte dolorosa y no se enteraría de nada una vez el vampiro la mordiera.


Behind the wolf:







avatar
Noctis
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 65
Puntos : 56
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 25/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shattered Memories ~ Privado {+18}

Mensaje por Utukki Black el Lun Ene 29, 2018 7:45 am

Cuando abrí los ojos ella estaba allí, no había venido sola, parecía que su papel de depredador la convertía en justo lo que yo necesitaba, una compañera de caza sin escrúpulos.
Admiré aquel espíritu salvaje fascinado. Las esclavas nunca me traían caza para que yo la despedazara, simplemente se ofrecían a si mismas como carnaza esperando a cambio recibir un premio o simplemente mantener sobre su precioso cuello la cabeza.

Tomó asiento mi lado en el lecho tras aflojar la mordaza y sogas de las manos y boca de la humana, no gritaba, había quedado presa del hipnotismo que todo vampiro era capaz de desprender sobre su victima y eso me dejó centrarme en la loba que acariciaba si labios pidiéndome que me alimentara.
-Lo haré - susurré buscando su boca.
Escasa la distancia que quedo cuando nuestros alientos se fusionaron delante de nuestros labios entreabiertos -con una condición -mis palabras acariciaron sus belfos -que participes en este momento..dos depredadores distintos y una presa...

Le estaba pidiendo que se trasformara en loba, sabia sobradamente que no seria ni de lejos su primera pieza cobrada y quería verla, ver como despedazaba un cuerpo humano, como rasgaba con sus dientes a piel y devoraba la carnaza.
-¿que me dices?

Mi lengua penetró entre sus labios, degustando aquel sabor único que la cambiante ostentaba, mi deseo crecía por momentos, también el suyo cuando nuestras lenguas se envolvieron y nuestros cuerpos se pegaron en un demencial baile del que salimos ardiendo.
Mi mano se extendió hacia la invitada que no dudó en tomarla y unirse a nosotros sobre aquella cama.
Hice a un lado su larga melena rizada deslizando por la piel tersa de su cuello mis labios, mis rojos se hundían en las cuencas de la loba.
Ámbar que excitado por ver mi lascivo acto se oscurecía, la sangre fluía violenta contra mi lengua y ella bien lo sabia.

Lleve mis manos a los pechos de la doncella, su ritmo cardíaco aumentaba conforme yo los arropaba, los apretaba y se los sacaba del sujetaros acariciando sus pezones, tirando de ellos hasta endurecerlos como astas.
Ofrecida abrió sus piernas entre jadeos, invitándome o invitando a la loba a penetrar en ella.
-Vamos Noctis, únete a nosotros -pedí sin apartar mis brasas de ella -quiere que te la folles.





Blood Black:
avatar
Utukki Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 61
Puntos : 56
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 20/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shattered Memories ~ Privado {+18}

Mensaje por Noctis el Vie Feb 23, 2018 12:38 pm

Había despertado antes que el vampiro ya que todavía era de día así que aproveché esos momentos de luz que tenía para salir un poco de aquella cripta y buscar algo de comida, el vampiro se alimentaba de mi sangre aunque no era algo que me hiciera especial gracia, pero yo necesitaba comer y alimentarme para curar y mantenerme fuerte ya que de su sangre todavía no podía beber porque seguía envenenada, la mejor opción era salir del lugar y buscar alimento. Como loba no me era demasiado difícil encontrarlo, solo tenía que ir al bosque y cazar alguna presa para comérmela, no era la primera vez que tenía que recurrir a eso dejando que mi instinto animal saliera a flote dejándole hacer para poder sobrevivir... había tenido que hacerlo cuando salí del hospital y llegué en barco a París, el viaje no es que fuera demasiado placentero pero nada más llegar no tenía dinero, ni sitio donde quedarme... fue así tras una noche de caza como me encontró el vampiro, cierto que pudo dejarme en aquel cepo para que me encontrara algún cazador y me matara pero sin embargo no lo hizo, me salvó y aunque quiso convertirme en su esclava –algo que no lograría pues mi espíritu indomable no me lo permitía- no había hecho otra cosa que cuidar de mí, alimentarme y darme un sitio donde quedarme. Sí, lo hacía bajo su propio egoísmo narcisista que tenía el vampiro pero para mí mayor pesar era lo único que tenía en esos momentos, mis recuerdos seguían rotos y fragmentados y lo que había recordado no es que fuera agradable. Él quería que me olvidara del pasado y me centrara en ser Noctis, pero yo anhelaba saber la verdad de quién era y qué me había pasado, a mí y a mí familia si es que la tenía después de todo. Me centré en cazar y como yo no podía seguir alimentando al vampiro porque no podía ya que seguía débil hice lo único que se me ocurrió más factible: cazarle una presa para que se alimentara. En otras condiciones no lo haría y pasaría de llevarle alguna presa, de hecho, podría haber cogido alguna de sus esclavas pero solamente salimos los dos de aquel hotel en donde nos estábamos quedando. Necesitaba salir de ese lugar porque no llevaba bien el llevar mucho tiempo encerrada, así que cuanto antes mejorara antes podríamos salir de esa cripta porque no soportaba sentirme confinada por mucho tiempo.

Fue fácil y sencillo llevarme a la joven y como era de noche no es que hubiera demasiada gente por los alrededores del bosque, mucho menos por el cementerio, así que la llevé dentro donde la dejé atada y amordazada para que no pudiera escaparse, aproveché para darme un baño y curar mi herida y luego me subí sobre la cama para esperar a que despertara el vampiro y viera lo que le había llevado. Sus ojos se abrieron enfocándose en los míos, sus iris rojos brillaban mientras me miraba como si de alguna forma se sorprendiera de que siguiera allí con él. Sonreí de lado y le indiqué que tenía algo para él, sus ojos se fijaron entonces en la joven que tenía atada y me acerqué a ella para desatarla observando que había caído en el embrujo del vampiro. Sabía que no se iría después de verlo y volví a la cama quedando de rodillas al lado del vampiro quien estaba sentado en la cama apoyando su espalda contra el respaldo. Mi rostro se acercó al suyo y mis labios rozaron su piel pidiéndole que se alimentara, que fuera a hacerlo porque ella ya lo deseaba... solo había que ver cómo lo miraba para darse cuenta de ello. Murmuró que lo haría y sonreí de lado, giró su rostro dejando sus labios a escasos centímetros de los míos para mirarme de forma fija, su aliento gélido chocaba contra el mío mucho más cálido, enarqué una ceja cuando dijo que lo haría con una condición y esperé para ver qué se le había pasado por la cabeza y qué iba a pedir en ese momento. Lo miré sorprendida cuando me pidió que me alimentara junto a él, como una loba, siendo una loba que me alimentara como tal mientras él bebía de la sangre de la joven. Al vampiro le gustaban los juegos morbosos y algo macabros, me quedaba cada vez más claro, y quería que me uniera a su festín ya que solo así se alimentaría. Gruñí contra sus labios porque no ponía ni hacía las cosas fáciles y sus labios apresaron los míos en un beso, su lengua se abrió paso hasta dar con la mía fundiéndonos en un beso arrasador y ardiente, fuego y hielo en una combinación más que explosiva que me hizo jadear mientras la humana nos miraba, su brazo rodeó mi cintura y me empujó contra su cuerpo con mis manos recorriendo su pecho al descubierto sin dejar de besarnos. Los mordí cuando nos separamos y él ya había extendido su mano hacia la humana que se había acercado quedando frente a él dándole la espalda, apartó su pelo de su cuello y sus labios lo recorrieron mientras ella cerraba los ojos y se dejaba hacer, los ojos rojos del vampiro se centraron en mis ámbar mientras lo observaba.


-Utukki –dije casi como advertencia dándole a entender que se alimentara y ya, para eso le había llevado a la joven, pero él estaba decidido a disfrutar y a jugar con su presa y pronto llevó sus manos a sus pechos acariciándolos, ella gimió arqueando su cuerpo y separó sus piernas invitándonos a que jugáramos con ella. Las palabras del vampiro sonaron altas y claras mientras ella se dejaba hacer más que gustosa, él me incitaba a participar. Lo joven subió su mano por mi cintura acariciando con sus dedos todo mi torso ya que iba en ropa interior, miré al vampiro que seguía acariciándola y mis manos se desprendieron de la ropa que ella llevaba dejándola desnuda de cintura para abajo, movía sus caderas entregada por las caricias del vampiro y lo miré a los ojos mientras ella me acariciaba a su voluntad- ¿y tú Utukki, lo quieres? –Pregunté con una sonrisa ladeada mientras él paseaba su lengua por su cuello sin dejar de mirarme, de rodillas sobre la cama pasé las piernas de la joven por ambos lados de mi cuerpo dejando sus piernas dobladas, una de mis manos subió acariciando su pierna por la cara interna hasta que mis dedos llegaron hasta su sexo sin apartar mis ojos del vampiro, como si respondiera a ese desafío que me había lanzado. La joven gimió aferrando las sábanas con sus manos y movió sus caderas para que no parara- está tan mojada –dije acercando mi rostro al del vampiro- seguro que te quiere dentro –aseguré a lo que él gruñó mostrando sus colmillos, sus manos acariciaban mis pechos mientras se deshacía en el placer que le brindábamos ajena a que pronto su placer daría paso a su muerte. Tomé con mi otra mano una del vampiro y la bajé hasta llevarla al sexo de ella, introduciendo uno de sus dedos en su interior. Se arqueó encendida sin apartarse recostada contra el vampiro- mira lo caliente que está –sonreí de lado por ello mientras él movía su mano tomándola de esa forma. Mis manos tomaron sus pechos acariciándolos, me incliné buscando los labios del vampiro para besarlo, para incitarlo a que siguiera haciéndolo hasta que la joven alcanzara su orgasmo que a ese ritmo no tardaría demasiado- dime, ¿te imaginas que soy yo a quien se lo haces? –Pregunté contra sus labios mordiéndolos, la joven nos acariciaba perdida ya entre tanto placer hasta que finalmente alcanzó el orgasmo, momento en el que el vampiro con un gruñido mostró sus colmillos y los hundió en el cuello de la joven que, excitada por su mordisco, gimió ante su orgasmo prolongado. Yo frente al vampiro mientras bebía de ella me convertí en esa loba de negro pelaje que había pedido y mostrando mis colmillos cuando ya ella ya estaba más que perdida, hundí mis colmillos en su pierna. Ni se enteró para esos entonces de lo que le estábamos haciendo, para ella sería una muerte dulce y placentera.


Behind the wolf:







avatar
Noctis
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 65
Puntos : 56
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 25/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shattered Memories ~ Privado {+18}

Mensaje por Utukki Black el Dom Feb 25, 2018 1:01 pm

La loba deseaba conocer mi voluntad, lo que me llevó a ladear de nuevo la sonrisa con cierta picarda.
-Quiero follarte, ella solo es el aperitivo -sentencié con mis ojos escarlata clavados cual estacas en los suyos.
Nunca mis palabras habían tenido mas sentido, ella ebria de deseo se dejaba hacer por mi diestra pero mi siniestra anhelaba la larga melena de la loba que atrapé con un tirón seco que la hizo gruñir de dolor y deseo.
-¿Seras una perra mala conmigo? -pregunté con la voz ronca, tanto como la misma noche que era aliada de mi camino.

Su sonrisa se dibujó en sus labios, el mapa de su cuerpo se quedó desnudo para ahora si, empezar el peligrosos juego plagado de desafíos.
La loba dispuesta a todo llevo su mano sobre la mía para juntos meter uno de nuestros dedos en el coño húmedo de la humana que bailaba desbocado manchando de elixir la palma de nuestras manos.
Incendiada, palabra interesante, que mostraba el estado de esa mujer que enloquecía moviendo sus caderas permitiendo ser follada.
Las caricias se sucedían a tres bandas, los labios hambrientos se buscaban hasta que las paredes de la rubia se sacudieron contra nuestros dedos, pechos alzados ofrecidos a la deliciosa boca de Noctis y mis colmillos se hundieron abriéndose paso en su cuello, desgarrandolo y haciéndola gemir como una loca, desbocada como un caballo.

Noctis excitada pro el tufo a sangre, por la visión de mis brasas en sus dos gigantes amarillos se transformó en una inmensa loba negra. Primero desgarró su muslo para alimentarse de ella, luego sus tripas y como animales devoramos la pieza cazada dejando el lecho teñido de carmesí y nuestros labios supurando ríos de sangre.
Recuperó su forma humana, la imagen mas bella jamas vista, la de la diosa del caos ante mis ojos.
Sus pechos llenos de trozos de carne, vísceras tripas, de un manotazo tiré los trozos mas grandes del lecho.
-Cometela, chupamela, quiero ver como la devoras -le ordené atrayendola de su mata negra contra mi alzada y excitada verga.

El glande brillaba, su lengua recogió un par de gotas de liquido pre-seminal paladeandolo sin poder apartar sus ámbar de mis fuego.
-Así preciosa, eres la diosa de las mamadas -dije antes de meterla de una cornada hasta el fondo de su boca tocando la campanilla con la primera embestida.
Noctis dio una arcad,a sus ojos brillaban mientras mi verga quedaba embadurnada de babas.
Empujé sin tregua, con rudeza, completamente descontrolado pro la imagen de esa mujer animal que tenia enfrente, los espasmos de su garganta me hacían enloquecer, su lengua amortiguaba los golpes de mi gran polla.
-No pares -pedí gruñendo.



Blood Black:
avatar
Utukki Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 61
Puntos : 56
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 20/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shattered Memories ~ Privado {+18}

Mensaje por Noctis el Mar Mar 20, 2018 1:09 pm

Sabía de sobra lo que quería el vampiro cuando me miró con aquellos ojos que presagiaban que aquella “caza” iba a ser algo que más eso, había traído a la humana para que se alimentara porque yo no podía seguir dándole de mi sangre o acabaría por estar tan débil que no podría hacer mucho, además de eso quería salir de aquel lugar porque para un animal salvaje como lo era yo no llevaba demasiado bien el estar enjaulada, ansiaba y necesitaba la libertad como el aire para respirar... el vampiro seguía algo débil por el veneno que llevaba en el cuerpo y dado que yo no podía alimentarlo al salir a hacerlo yo la traje a la humana, pero claro, se me olvidaba que el vampiro era un completo demonio y quería jugar con la comida como el depredador que era. Me había pedido una simple condición para alimentarse y era, ni más ni menos, que lo hiciera con él también para que jugáramos con la humana y seguramente le diera un toque más morboso. La joven ni siquiera sabía el destino que le deparaba en unos minutos, embelesada e hipnotizada por la magia que tenían los vampiros cayó en las redes de Utukki antes siquiera de que ella pudiera darse cuenta, ya no pensaba ni se rebelaba sino más bien al contrario, se prestaba y ofrecía su cuerpo para que hiciéramos con ella lo que quisiéramos. El vampiro fue el primero en que tomó la iniciativa tomando a la joven acercándola a la cama poniéndola entre ambos, las manos del vampiro surcaron su cuerpo mientras ella bajo el hechizo que había creado el vampiro se dejaba hacer y pedían que la tomaran. Mis ojos subieron a los del vampiro que ya jugaba con ella haciendo que la humana jadeara y moviera sus caderas incendiada, sus manos tocaron mi cuerpo como si me pidiera de forma muda que la tocara también mientras el vampiro me contemplaba y no perdía ni uno solo de mis movimientos. Las manos de la joven subieron por mi cuerpo hasta llegar a mis pechos mientras el vampiro la seguía acariciando, este me aseguró que ella solamente era un aperitivo pero que a la que quería tomara era a mí y todo era parte de su morboso plan. No se hizo de esperar y tomó con fuerza mi pelo entre su puño acercándome de un tirón que me hizo gruñir por la fuerza empleada, sus labios tomaron los míos mientras juntos masturbábamos a la joven que se deshacía por el placer que le proporcionaban nuestros dedos moviéndose en su interior, me preguntó si sería mala con él luego y solo pude sonreír de forma ladina sin contestarle alejándome de sus labios.

La mujer se arqueaba sin dejar de mover sus caderas y de aferrarnos con fuerza a punto de culminar, nuestros dedos entraban y salían con fuerza de ella. Sus pechos quedaban a mi altura y llevé mi boca a uno de ellos mordiéndolo sintiendo la mirada, de color ya rojiza, del vampiro puesta en mi persona... y yo lo hice solo porque sabía que le pondría. Justo cuando alcanzó el orgasmo hundió sus colmillos en su cuello llevándola a un poderoso orgasmo que la hizo gemir y gritar al mismo tiempo muerta de placer, contemplé desde fuera el poder que tenía el mordisco de un vampiro y sus efectos, los mismos que yo también había sentido en alguna ocasión. Se moría de placer, literalmente. El vampiro bebía de ella apagándole la vida pero ella no sentía nada, placer sin igual. Una mirada bastó para saber que me pedía que me uniera a la fiesta, mi parte salvaje salió a flote y la loba emergió acercándose a la mujer para como en animal salvaje que era desgarrar su carne, morderla y alimentarme cuando su vida ya se había apagado. Un festín, eso es lo que había sido para mí loba aquella humana que habíamos consumido entre ambos, dos animales salvajes dejándose llevar por sus instintos, dos bestias que juntas compartieron algo más que una simple comida. Volví en mi pasado un tiempo, la cama estaba más que manchada de sangre, habían trozos de la humana no solo por las sábanas sino también por nuestros cuerpos bañados de carmesí. Mi pecho subía y bajaba con rapidez y el vampiro dejó caer el cuerpo de la humana apartándolo, sus manos apartaron trozos de mi pecho mientras me contemplaba con sus ojos de color burdeos. Tenía la piel manchada de sangre al igual que el rostro y el cuerpo, de mis labios bajaba un hilillo que el vampiro se encargó de lamer antes de pedirme, más bien ordenarme, que le diera una buena mamada. Su mano fue a mi pelo y sin darme tiempo inclinó mi rostro para dejarlo frente a su alzado y duro miembro, cubierto en parte de sangre y de donde varias gotas salían de su glande. Ni siquiera lo pensé, estaba hasta arriba de adrenalina y sentía el subidón recorriéndome todo el cuerpo calentándome de una manera que jamás llegué a pensar sería posible. Mi lengua lamió la punta de su miembro a la par que también ese par de gotas que caían de forma lenta por su tronco, mis ojos ámbar subieron a sus burdeos viendo la expresión de su rostro. Mi boca tomó su miembro y sin esperarlo me embistió metiéndola por completo, sentí arcadas pero él aunque lo supo no tuvo compasión alguna incluso viendo mis ojos con un par de lágrimas y cómo presionaba su miembro, siguió embistiéndome escuchando sus jadeos y viendo sus ojos tornarse turbios por el placer. Me pidió que no parara y aun con todo sonreí, también me había dicho que fuera una perra mala con él. Aparté su mano de mi pelo y mis colmillos arañaron la piel de su miembro mientras alzaba mi cabeza, un corte que enseguida curó mientras lamía mis labios de la sangre del vampiro.


-¿No me habías pedido que fuera una perra mala contigo? Pues es lo que vas a tener –le había dejado a medias con todo el calentón, sí, pero es que era precisamente lo que andaba buscando. El vampiro seguía algo débil por el veneno así que empujé su cuerpo que cayó sobre el colchón manchado de sangre y yo me senté sobre su cuerpo- has sido muy malo –dije moviendo mis caderas de forma que su miembro alzado se rozaba contra mi sexo- voy a tener que darte un castigo –mi mano fue a su tronco para deslizar mis dedos arriba y abajo, pero no dejando que culminara del todo. Trepe por su cuerpo de forma que estando él contra el colchón dejé mis piernas a cada lado de su cabeza, lo miré con una sonrisa ladeada y mis dedos fueron a su pelo para acercarlo a mi sexo de forma que él supiera también lo que era que mandaran sobre su persona- lame –ordené pegando mi sexo a su boca como había hecho él con anterioridad, jadeé al sentir su lengua recorrer mi sexo y comencé a mover mi cadera sobre él separando más las piernas. Una de mis manos fue a mi pecho para acariciarlo mientras su lengua hacía estragos dándome placer- ah, sí –gemí arqueando mi espalda cuando fue más rápido, cuando me mordió y sentí sus colmillos atravesar mi piel apenas un par de segundos, los suficientes para catapultar mi placer. Me aparté de él y lo miré con la respiración acelerada volviendo a descender por su cuerpo dejando mi sexo rozando su miembro- tú también eres bueno con la boca –sonreí de lado acercando mi rostro al suyo para rozar nuestros labios, en ese punto estábamos a punto de explotar y ambos lo sabíamos. Tomó mi boca con rudeza enredando su puño en mi pelo, mi mano bajó hasta su miembro y me fui colocando para sentir su glande rozar mi entrada, apenas bajé mi cuerpo un poco, lo suficiente para que su glande entrara en mi interior haciendo que gimiéramos de forma ronca los dos- Vaya, así que el vampiro quiero follarme –murmuré con diversión mordiendo su labio inferior, moví mi cuerpo alzándome para sacarlo de mi entrada y lo miré- entonces pídemelo –le dije mirándolo mientras mi pelo caía por uno de nuestros lados, nuestros cuerpos se rozaban y notaba su glande presionarme con necesidad, sabiendo lo que quería el vampiro pero no dándoselo de primeras siendo mala como me había pedido.


Behind the wolf:







avatar
Noctis
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 65
Puntos : 56
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 25/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shattered Memories ~ Privado {+18}

Mensaje por Utukki Black el Mar Mar 20, 2018 3:11 pm

Eramos dos bestias sobre un lecho de sangre y trozos de carne, las vísceras se enredaban en nuestra piel bañada de carmesí, trepando cual enredaderas por la espalda de la loba dotándola de una imagen sádica. Si el infierno hubiera tenido que tener una forma hubiera sido esta, dos sucubos convertidos en marea roja follado sobre los mares de vitae.
Gruñí con los ojos rojos como el mismo fuego cuando la pequeña depredadora apartó su boca de mi verga, un hilo de saliva unía sus labios de mi punta formando hebras que aparto con la diestra dejando por un momento baja su cabeza antes de alzarla para mirarme de frente como si eso fuera posible.
Dorados sus ojos centellearon como una gigante roja y lentamente, gateó por mi piel permitiendo a mi lengua recoger los vestigios de la sangría que ambos habíamos ocasionado.

No me había equivocado con ella, quizás en otro tiempo fue una mujer distinta, pero ahora mismo presa de la adrenalina, de la confusión de la sangre obnubiladora, era exactamente un demonio de la noche y cuando detuvo sus piernas a cada lado de mi cabeza, supe que estaba perdida, ya no habría santos que la escuchasen y redención posible que no fuera yo y mi maldad absoluta.
Azoté con mis manos sus nalgas marcándola mientras ella gemía tirando de mi pelo ordenándome que lamiera su coño empapado en elixir.
No me resistí, no cuando era tan deliciosa su esencia, mi lengua se paseó de arriba a bajo por la raja del abismo, paladeando la oscuridad, masticando la carnaza humana que allí había quedado enganchada.

Sonreí cuando su cuerpo se arqueo preso de la devoción, sintiendo el rítmico baile de la lujuria mientras bajaba para que me hundiera cada vez mas en sus entrañas, y lo hice, me la comí entera, devorando su coño como si fuera mi presa.
Cuando su vulva tembló, cuando sus piernas no la sujetaban hundí mis colmillos en esta, ella grito y yo sentí la sangre resbalar por mi boca, llenarme de ella era un placer difícil de describir.
A tirones golpeaba su orgasmo, estaba furibunda, completamente caliente como la perra que era y así lo mostraba arañando las sabanas con las manos dejándose vencer ligeramente con las tetas rebotando y las astas alzadas, duras y exigentes.

Atice con mi diestra de nuevo en su culo, exigiendo lo mio, que me follara aun sangrando pues no me importaba nada, esa noche eramos demonios que solo añoraban una masacre. Y lo hizo, descendió con la lujuria tiñendo su tez de burdeos, con la lascivia marcada en su piel y con una sonrisa sádica prendida de sus labios que pronto invadieron los míos paladeando el pecado.

Sus caderas bailaron pegadas a mi verga, me exigía sin tregua que se lo pidiera mientras la sangre caliente se mezclaba con las gotas espesas de liquido pre-seminal que chorreaban por mi polla caliente, palpitante y engrosada.
-Follame loba, haz de mi hoy el único hombre que te ha dado placer en tu insignificante vida.
Gruño vencida sobre mi, mi boca se apiado de sus dos pezones que como lanzas me apuntaban salvajes, ofrecidos como frutas que prenden de una árbol prohibido. Mi boca engulló uno de esos frutos engrosando su aureola, chupando como si pretendiera sacar de allí leche, y no fue leche si no sangre lo que obtuve cunado mis colmillos se hundieron como afiladas agujas y sus gritos coparon el infierno.
La embestí llenándola de mi y ella loca por aquel ritmo devastador me monto como una puta perra en celo, hambrienta de follar sin tregua conmigo hasta que el sol nos hiciera arder en el maldito infierno a los dos.



Blood Black:
avatar
Utukki Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 61
Puntos : 56
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 20/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shattered Memories ~ Privado {+18}

Mensaje por Noctis el Lun Abr 16, 2018 11:32 am

Si había algo que me gustaba realmente era llevarle la contraria al vampiro, porque él estaba más que acostumbrado a que las mujeres, y todo aquel que había estado cerca suyo, le siguiera sus órdenes como si les fuera la vida en ello, aceptando todo lo que él les pedía y cumpliéndolo sin tan siquiera pensar en el hecho de que podían negarse. Utukki estaba acostumbrado a que todo lo que saliera por su boca fuera cumplido en un plazo de tiempo principalmente corto, todo lo que ordenaba se cumplía sin rechistar y sin que nadie le llevara la contraria... hasta que había aparecido yo en su inmortal existencia, cambiando las tornas de todo cuanto él conocía porque yo no era como las demás mujeres que habían pasado frente a él, y mucho menos era una de sus esclavas por más que él tratara de que así fuera, mi espíritu de loba salvaje no me permitía caer frente a nadie y mucho menos que me pusieran una cadena y unos grilletes privándome de mi libertad y de mi toma de decisiones. Suficiente que tenía aquel collar que no podía quitarme del cuello y que seguramente algún truco tendría porque no era normal que con la fuerza que poseía no lograra romperlo, eso era lo que me tenía presa del vampiro y era algo que no me gustaba en absoluto, aunque podía decir con orgullo que no me tenía comiendo de la palma de su mano como él quisiera, como él tenía a todas las demás mujeres que literalmente morirían por recibir la atención del vampiro aun cuando no le importaba ninguna de ellas en lo más mínimo. Sin embargo me había reconocido, contra todo pronóstico, que yo poseía algo que las demás no tenía y que por ese mismo motivo no iba a dejar que me fuera de su lado, no iba a darme la libertad por la que tanto estaba luchando, no me ayudaría a recuperar mi memoria porque para él era algo de lo que carecía de importancia. Me había dicho que tenía la oportunidad de empezar de cero y ser quien yo quisiera, y aunque no era una mala idea en absoluto, no me gustaba que tuviera puesto un collar que solamente él tenía la potestad y la voluntad de quitar a su antojo, marcándome como de su propiedad, un trofeo más que poder pasear y lucir frente a los demás hombres que sin duda lo envidiarían por tenerme a su lado. Por eso me gustaba desafiar al vampiro, plantarle cara y negarme a todo lo que me ordenaba como si yo fuera su esclava, porque yo no le tenía miedo y de querer matarme ya lo habría hecho... no, yo presentaba quizás una “debilidad” para el vampiro y la aprovecharía, de alguna forma me necesitaba y en esa necesidad es donde recaía mi fuerza y mi poder.

Quizás él no lo supiera pero había encontrado algo con lo que el vampiro era en cierto sentido “débil”, o lo más cerca que podría estarlo nunca de dicha palabra... y curiosamente era yo, había visto su furia cuando le dije que quería recuperar mi vida, el hecho de que me pedía que me “quedara” porque había visto algo en mí que no había visto en otras, cómo me retenía a su lado... de todas sus esclavas no había cogido a ninguna y se la había llevado a aquel escondite, no hizo nada por la humana que maté con mis propias fauces mientras se desangraba frente a sus ojos, sin embargo sí que me defendió cuando los cazadores intentaron matarme y nos sorprendieron en la habitación de aquel hotel. Había algo en lo que ambos coincidíamos totalmente pese a que yo, en todo momento, no lo diría nunca en voz alta porque era como aceptar algo de lo que no quería ser consecuente ni consciente: que necesitaba al vampiro. Porque pese a todo era lo único real que tenía en mi vida, lo único a lo que podía aferrarme cuando todo fallara... porque solamente quedaba él. Que nos atraíamos era innegable, aunque fuera una atracción fatal, pero mentir o negarlo era algo de lo que carecía de sentido porque era más que evidente que nuestros cuerpos ardían cuando estaban juntos, que encontraba un placer que hasta el momento –y debido a mis recuerdos- jamás había experimentado cuando él me tomaba como la bestia que era, cuando hacía que mi cuerpo ardiera de una forma muy diferente. Pocas veces, o ninguna, me había dejado tomar el control y en esos momentos había sucumbido dejándome que yo mandara por ese momento, que no respondiera a su petición y que le obligara a otorgarme placer con la lengua mientras mi cuerpo ardía, mis caderas se sacudían con mis piernas a cada lado de su rostro incitándolo a que me tomara, su lengua gélida lamía mi sexo mojado que ardía enredando mis dedos en su pelo para que no parara exigiéndole por más, y él obediente como quizás no lo había estado con ninguna otra cedió a mis peticiones. Sus manos se encargaron de dejar azotes en mis nalgas, mis caderas se movían contra su lengua mientras mis ámbar brillaban extasiada en aquel momento en el que sentía que el placer se arremolinaba en mi interior. Quería que el vampiro me pidiera que lo tomara, que me suplicara de alguna forma como quizás no estaba acostumbrado a hacer con las demás mujeres que habían pasado por su lecho, fue cuando estaba en el borde del abismo del placer que sus colmillos se hundieron en mi sexo, mi cuerpo se sacudió ante tal placer y gemí con fuerza cerrando los ojos dejándome hacer por el vampiro que bebía de mi sangre mientras mi orgasmo convulsionaba mi cuerpo, ardiendo y pidiendo por más, por mucho más. Quería que el vampiro me rogara aun con mi cuerpo temblando por el orgasmo que me había dado al morderme, por ese subidón de adrenalina y de placer que me recorría por entera... no cejé en mi empeño de que lo hiciera así que bajé por su cuerpo dejando su glande, mojado y duro, se rozara contra mi sexo manchado de sangre aunque ya sin la marca de los orificios de sus colmillos. Moví mis caderas inclinándome hacia delante dejando que mi pelo cayera como una cascada parda sobre su pecho en un contraste entre ambos, volvió a azotarme como si me exigiera que lo tomara pero yo disfruté de la sensación de poder que tenía sobre él en un cambio de tornas que él no había experimentado demasiado en su vida.


-Pídemelo, Utukki –rugí contra sus labios mordiendo el inferior mientras mis caderas lo tentaban pero no dejaba que me tomara como él quería y me exigía con cada azote a mis nalgas. Sus palabras sonaron en aquel lugar y sonreí con cierta malicia porque había conseguido lo que quería; que el vampiro me rogara. Me dejé vencer sobre él hasta que bajando se hundió en mi interior, reí triunfal por aquello moviéndome sobre él perdida entre el mar de sensaciones que corrían por mi cuerpo y ante la necesidad de saciar mi cuerpo hasta caer rendida. Mi mano fue a su cuello rodeándolo mientras me reí por sus palabras como si se creyera mi dueño, el único que podía darme un placer así y mi pulgar acarició sus labios- no eres el único hombre, vampiro en esta ocasión, que me ha dado placer –aunque sí el que más porque los mordiscos eran una droga potenciadora. Sus labios tomaron uno de mis pechos chupando mi pezón, lamiéndolo para luego engancharse a mi pezón como si fuera un niño pequeño en lo que sentí que hundía sus colmillos en mi piel y tomaba mi sangre, gemí por aquello ante el dolor y el placer que me provocó que me hiciera eso mientras me seguía moviendo sobre él, notaba cada succión que daba bebiendo de la sangre en mi pecho mezclando aquel placer delirante con lo que ya sentía. Éramos como dos animales en celo incapaces de parar, incapaces de mantenernos quieto... yo me había vuelto loca y me movía con ferocidad sobre el vampiro perdida entre mareas de placer. El vampiro comenzó a moverse marcando un ritmo devastador que yo seguí no queriendo quedar atrás, gimiendo con fuerza en cada embestida, penetrándome hasta el fondo llenándome de un placer que era difícil de describir pero que barrió cualquier atisbo de razón y dejó que la parte salvaje y animal saliera a flote. Mis uñas se marcaron en su piel sintiendo que alcanzaba el orgasmo y gemí gritando su nombre cuando lo hice, con mi cuerpo temblándome por aquel acto salvaje pero tremendamente placentero, mi corazón bombeaba con fuerza y acabé derrumbándome contra su cuerpo, temblando por el placer en lo que él me embestía un par de veces hasta que se corrió en mi interior. Mi cuerpo sudado con el pelo pegado a mi rostro, mi respiración entrecortada y el corazón que parecía que iba a salírseme del pecho. Maldito vampiro, maldito él por llevarme a ese estado, por ser lo único que era real en mi vida... porque parecía que mis caminos acababan siempre de la misma manera, con él- eres un maldito vampiro –murmuré alzando mi rostro hacia el suyo para contemplar sus ojos rojos- no te creas que has ganado porque no es así, sigo queriendo saber quién soy y por supuesto que no voy a ser tú esclava y voy a dejar que me pongas un bozal y una correa –bastante es que llevaba aquel maldito collar en mi cuello, estaba tan cansada que se me cerraban los ojos tras aquel salvaje encuentro, con nuestros cuerpos manchados de sangre- así que recupérate pronto porque tienes que ayudarme, quiero salir de esta maldita cripta.... salvo que quieras que tu familia nos encuentre aquí para que vean que te has enamorado de esta loba salvaje –comenté con cierto humor negro acordándome de lo que me había contado sobre el lugar- deberías de sanar pronto y de recuperarte a lo sumo mañana... –los párpados se me iban cerrando recostada contra su cuerpo- Utukki.... –fue lo último que balbuceé antes de que mi cuerpo sucumbiera al sueño y me quedara dormida recostada y acomodada sobre él. Quería información sobre mi familia y algo me decía que no sería tan fácil, y que la pérdida de memoria no era tampoco algo casual. Si alguien podría saber sobre todo ello era el propio vampiro así que haría porque me ayudara al día siguiente cuando hubiera despertado tras recuperar fuerzas.


Behind the wolf:







avatar
Noctis
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 65
Puntos : 56
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 25/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shattered Memories ~ Privado {+18}

Mensaje por Utukki Black el Lun Abr 16, 2018 3:09 pm

El lecho nos acogió a ambos, aun entre los dos nos batíamos en un duelo silencioso, un que la hembra había perdido hacía ya demasiado tiempo y tumbada sobre mi piel de mármol creo era consciente de que mi corazón no latía, estaba muerto, como lo estaban todos y cada uno de los sentimientos que tenía.
Dicen que en le amor y en la guerra todo vale y también que siempre pierde el que apuesta mas..pues yo era de los que nunca perdía y de los que siempre ganaba, seguramente porque no tenia escrúpulos, ni nada doloroso que empeñar.

Padre creó una bestia, una incapaz de sucumbir a las atrocidades del frio, del dolor o de cualquier tipo de maldición ¿que importaba si esa loba de correa en el cuello creía tener algún tipo de poder sobre mi? Al final del día se daría cuenta de que no era así.
Cerré los ojos y mis brazos resbalaron hasta dar con el lecho improvisado, como ella también sucumbí al sopor, necesitaba curar mis heridas y aunque ella pensaba me costaría un par de días se equivocaba, a la noche siguiente, con la puesta del sol estaría preparado para emerger de nuevo bajo el manto de las estrellas.

Con el ocaso abrí los ojos, ella aun dormitaba sobre mi cuerpo como si le costara despegarse de su gelidez, como si en mi encontrara el hogar que perdió y así debía de ser pues nunca le permitiría marcharse de mi lado, era mi juguete y yo solo aflojaba cunado las cosas dejaban de divertirme.
-buenas noches pequeña mascota -apunté con una sonrisa de oreja a oreja -espero no hayas llenado de pelos mi traje.

La escuché gruñir, mas pronto alzó la cabeza deslizando sus dedos sorprendida por mis cicatrices ya curadas.
-No soy un vampiro normal, me curo mas rápido, estoy preparado para salir de la cripta antes de que su maldición me lleve al gran error de enamorarme de ti.
Me hubiera reído de no ser porque esta no pudo cara de diversión precisamente.
-Tranquil,a es imposible, soy incapaz de sentir...al menos amor.

Mi padre se encargó de despojarnos de ese sentimiento ,así que era invencible pues las mas cruentas guerras las habían provocado ese sentimiento tan peligroso como el mismo odio.
-¿Nos vamos lobita?
Me incorporé acercándome a por mi traje y con parsimonia lo coloqué en mi cuerpo de forma escrupulosa.
-Siempre es necesario lucir una buena imagen -arréglate, parece que acabes de follar con un hombre de forma salvaje y de despedazar a una mujer con tus fauces.
Mi sonrisa se tornó ladina, era eso exactamente lo que había pasado allí.
-Es hora de presentarme ante Assur y Joe.



Blood Black:
avatar
Utukki Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 61
Puntos : 56
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 20/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shattered Memories ~ Privado {+18}

Mensaje por Noctis el Jue Mayo 10, 2018 8:01 am

Había caído rendida contra el cuerpo del vampiro tras aquel momento salvaje de lujuria que habíamos tenido tras haber matado a la joven que había llevado a la cripta para que se alimentara el vampiro, necesitaba tomar fuerzas y yo no podía darle constantemente de mi sangre para que se recuperara porque también necesitaba hacerlo de la herida que tenía en mi pierna, una que tardaba algo más en curar por el veneno que había tenido y que al parecer el proceso de curación incluso para un cambiante lo retrasaba. Igual le pasaba al vampiro salvo que este, a diferencia de una pequeña herida, por su organismo corría veneno de licántropo y por ese motivo también estaba tardando unos días más en curarse del todo. Reconocía que tener el control sobre el vampiro había sido el momento más excitante que había tenido, aunque por otra parte no recordaba nada de mi anterior vida tras el golpe que dijeron que recibí y que me había hecho perder la memoria... pero dudaba que hubiera algún momento tan morboso, excitante y salvaje como el que había tenido con el vampiro. Me había gustado tener el control sobre él y que por una vez no fuera yo la doblegada, tenerlo a mi merced aunque fuera en esos momentos en los que yo tenía el poder de los dos. Él se había dejado hacer y se había dejado guiar por mí en todo momento, dudaba que alguna vez le hubiera entregado tal poder a una mujer sabiendo que al vampiro le gustaba controlar todo y que, ejercer su dominio sobre los demás, era algo que siempre hacía con todas las personas que lo rodeaban para que viera quién mandaba. Tras ello había acabado tan rendida que, al decirle de nuevo que no cesaría en mi empeño por saber quién era, caí presa del sopor y del cansancio sobre su cuerpo pidiéndole que se recuperara de una vez porque era una loba salvaje y los encierros no era algo que fueran demasiado conmigo ni con mi carácter, ansiaba salir de aquella cripta en la que nos habíamos escondido para que el vampiro pudiera recuperarse de sus heridas. Me quedé durmiendo sobre su pecho y no supe cuántas horas habían pasado, solo que dormí de forma plácida hasta que oí sus palabras despertándome, parpadeé dando un bostezo y pensé que seguramente debía de ser por la noche de nuevo para que el vampiro estuviera despierto de nuevo. Me sentía con energías renovadas, le gruñí cuando me llamó “mascota” cerrando los ojos sin despegarme todavía de su cuerpo ya que me sentía bastante cómoda.

Quizás a cualquier humana le hubiera molestado un tanto lo gélido que estaba el cuerpo del vampiro, pero dado que mi cuerpo tenía una temperatura mucho más elevada de lo normal no me molestaba en absoluto, de hecho, creaba un contraste entre ambos cuerpos que me gustaba. Mordí mi labio por ese pensamiento y alcé mi rostro para observarlo con esa sonrisa que traía y que ya me conocía, era más que claro que no era su mascota y que no lo sería nunca por mucho que se empeñara en que así fuera, mi espíritu luchador no me permitiría nunca doblegarme ante nadie. Enarqué una ceja cuando dijo que esperaba que su traje no estuviera lleno de pelos y chasqueé la lengua por ello, ¿pretendía joderme nada más despertarme? Porque de seguir así no dudaría en convertirme en loba y morderle la yugular para que se callara de una maldita vez, no era demasiado inteligente cabrearme nada más despertarme. Me di cuenta de que sus cicatrices habían curado ya y mis dedos se pasearon por su pecho viendo que las heridas habían curado ya por lo que significaría que podríamos irnos de allí al fin, estaba deseando salir de allí. Llevábamos allí encerrados tres días y aunque el pasado día había salido en busca de alimento no era suficiente, necesitaba salir de ese lugar por completo porque quería que el vampiro me ayudara a buscar los pedazos rotos de mi memoria, juntarlos para saber quién era, dónde estaba mi familia y qué me había pasado. Él como había dicho tenía contactos, sus largos milenios daban para mucho y podía ser el que me ayudara a juntar las piezas que me faltaban, a despejar la oscuridad de mi mente en la que solamente había podido recordar una cosa y no fue precisamente agradable... pero algo me decía que el vampiro no lo haría, que no me ayudaría pese a que se lo pidiera millones de veces porque según él sería perder un dominio sobre mí que no quería que se desvaneciera, y yo deseaba arrojar algo de luz a la oscuridad que asolaba mi mente, porque por más que intentaba recordar algo era totalmente imposible hacerlo, no me venía nada a la mente. Me aseguró que no era un vampiro normal, algo que me había dejado más que claro en algunas ocasiones en las que me había dicho que era un vampiro “primigenio”, y que por ello su curación era más acelerada que la de los demás... al igual que estaba preparado para salir de allí y yo no pondría pegas en absoluto. Sus siguientes palabras fueron las que me hicieron fruncir el ceño observándolo, decía querer salir antes de que la maldición del lugar lo orillara al “enorme error” de enamorarse de mí. Mis ojos lo contemplaron de forma fija tras sus palabras recordando la historia que me había contado sobre aquel lugar, pero es que intuía que una parte de él sí había caído ante mí sin que él quisiera reconocerlo o no lo supiera todavía; me había pedido que me quedara con él porque quería conocerme, ¿a cuántas le habría dicho eso? A ninguna, porque todas las demás eran esclavas reemplazables y yo, sin embargo, no lo era.


-El día que de verdad sientas algo Utukki, y te prometo que sentirás eso de lo que tanto reniegas en estos momentos y a lo que tanto miedo parece que tengas de sentir –sonreí deslizando mi dedo por su pecho clavando mis ojos en los suyos de un tono rojizo- me reiré, oirás mis carcajadas y sabrás entonces que yo tenía razón y que al final del todo: has caído –murmuré sin perder la sonrisa porque sabía que yo tenía razón, que ese hombre sentía miedo de ese sentimiento y que se escudaba en que su padre había creado un monstruo para no permitirse sentir absolutamente nada. Sin embargo a lo largo de su existencia se había encontrado con miles de mujeres, y todas ellas, habían sucumbido a sus encantos y se habían dejado hacer concediéndole todo lo que salía de sus labios... yo, sin embargo, presentaba lucha y no sucumbía ante nada de lo que me decía, no era como todas las demás mujeres que caía a sus pies y lo adoraba como si fuera mi propio Dios, y eso era algo que al vampiro lejos de alejarlo lo acercaba más. ¿Por qué sino pedirme que me quedara y que quería conocerme más? Ah, el vampiro no sabía dónde se estaba metiendo y empezaba a sentir que mis garras, de verdad, empezaban a dejar una marca en su piel. Reí entre dientes por mis propios pensamientos y asentí cuando preguntó si nos largábamos de allí, por fin saldríamos de aquella maldita cripta- pensaba que no me lo ibas a preguntar nunca –lo vi levantarse acercándose al traje como si de verdad estuviera revisando que estaba impecable y sabía que ese hombre tenía un problema con ir totalmente impoluto y elegante- antes de eso deberíamos de darnos un baño y quitar la sangre de nuestros cuerpos –dije levantándome de la cama yo también, manchada totalmente de sangre de lo que habíamos hecho la pasada noche, mis ojos lo miraron por sus palabras cuando dijo lo que habíamos hecho con una sonrisa ladina en sus labios, me acerqué hasta quedar frente a él elevando mi rostro para dejar mis labios a escasos centímetros de los suyos- no será porque a ese “hombre” no le ha gustado que esta loba se lo follara de forma salvaje –mis ojos lo miraron y mordí su labio inferior tirando de este- antes tendremos que quitar la sangre de nuestros cuerpos –nos metimos al baño y de forma mutua nos quitamos la sangre seca hasta que el vampiro estuvo satisfecho con tener nuestros cuerpos impolutos e impecables de sangre. Allí yo no tenía más ropa que el vestido que había llevado la mujer que habíamos matado ambos, no es que fuera demasiado elegante para el vampiro y no le gustó demasiado porque sin duda alguna no era lo que él quería que llevase- no pienso salir desnuda, Utukki –aseguré colocándome el vestido mientras él aseguraba que al salir pasaríamos por alguna tienda para comprar un vestido que sí le gustara y rodé los ojos cuando dijo que era hora de presentarse ante dos hombres- ¿quiénes son Assur y Joe? ¿Hermanos tuyos? –Dije terminando de vestirme, me había dicho que fueron varios hermanos y supuse que si él estaba vivo sus hermanos también lo estarían- tenemos cosas que hacer antes de que vayas a encontrarte con ellos, tienes que ayudarme a mi primero... luego puedes tener ese reencuentro emotivo que dices –sus ojos me miraron brillando con ese tono rojizo aunque no le hice el menor caso y comencé a salir de aquel lugar para dejarlo atrás, no volvería a esa maldita cripta nunca más. Por fin salimos a la superficie donde nos encontrábamos en el cementerio, sentí la brisa nocturna y cerré los ojos al darme cuenta de lo que había echado de menos estar libre y no en un espacio cerrado. Volvió a insistir en que debíamos primero adecentarme a mí antes de ir a ver a sus hermanos y fruncí el ceño girándome para mirarlo- ¿qué maldito problema tienes con que vaya así vestida? –Aunque sabía la respuesta antes incluso de que me la dijera, obviamente, que no le gustaba cómo iba y teniendo en cuenta que le gustaba lucir y exhibir las mujeres que iban con él ese vestido no cumplía con sus exigencias, así que tomó mi mano y tiró de mí para salir del cementerio en busca del vestido que al vampiro más le gustara mientras yo gruñía para nada conforme con aquella idea- no vas a presentarme como tu trofeo Utukki, olvídate de eso –dije mientras podía notar que había algún que otro vampiro por la zona, supuse que al estar en un cementerio era algo bastante normal... sin embargo, había un grupo de personas que desprendían un olor algo extraño y que sentía que se movían en nuestra dirección- Utukki –llamé al vampiro porque seguramente él también lo habría notado, sus sentidos aumentados habrían captado lo mismo que los míos. ¿Cazadores de nuevo? Era una opción más que factible, para cuando tiró de mí el vampiro con intención de largarnos de allí comenzaron a salir cortándonos el paso los mismos hombres que había notado, rodeándonos con armas de plata de diferentes clases, al menos el grupo contaba con diez hombres rodeándonos.
-Vaya vaya, por fin te encontramos –una voz sonó de forma grave y un hombre se acercó hasta el círculo hecho por los hombres, manteniéndose detrás de estos pero fijando su vista en ambos. Su constitución fuerte daba la sensación de que era un cazador, preparado para la batalla, y además tenía una cicatriz que iba desde su ojo izquierdo pasando por su nariz terminando casi sobre el labio, pero en vez de recta la cicatriz la tenía en diagonal. No supe a quién se estaba refiriendo y supuse que sería al vampiro a quien andaban buscando- he de decir que nos ha costado dar contigo, eres bastante escurridiza loba –fruncí el ceño porque no sabía quién era, no me sonaba de nada y mucho menos entendía por qué querrían ir a por mí- matad al vampiro, a ella la quiero viva... –fue la única orden que dio sin decir mucho más al respecto mientras yo me preguntaba mil veces quién era y qué querría de mí, sin poder recordar absolutamente nada...


Behind the wolf:







avatar
Noctis
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 65
Puntos : 56
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 25/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shattered Memories ~ Privado {+18}

Mensaje por Utukki Black el Jue Mayo 10, 2018 10:19 am

Ladeé la sonrisa a escasos centímetros de su boca, ella quería que nos diéramos un baño, quería estar presentable, al parecer para que mis hermanos descubrieran
-Así me gusta, que quieras causar buena impresión -bromeé guiñándole un ojo mientras esta fruncía el ceño, así no podre lucirte, estas llena de sangre -dije lanzandole un mordisco que no toco sus belfos pues esquivó mi beso dejándome claro que ni de lejos se me ocurriera pensar que iba a presumir de ella como su fuera una fulana mas.
-Una mas no, mi fulana -apunté aguantándome la risa mientras esa se daba la vuelta para salir de allí maldiciendome.

No pude evitar dejar de reír , la loba en ocasiones era graciosa, ahora pensaba que cumpliría con esa absurda promesa que le hice estando moribundo y febril sobre lo de ir con ella a buscar su pasado ¿estaba loca? Era mía, mía y ya no había pasado solo presente y futuro, yo.
Íbamos hablando cuando nos salieron al paso unos cazadores locos que no solo pensaban iban a quitarme a mi mascota, si no que podrían darme muerte como si fuera un inútil.

Azoté su trasero delante de los cazadores mientras los miraba con una sonrisa ensanchada en el rostro.
-Una lastima -dije sin mas mientras el tipo este fijaba sus ojos en los míos -una pena estar hambriento y ya tener el traje sucio, una pena para vosotros -atajé a decir antes de salir disparado a por dos de los que con sus ballestas apuntaban a mi preciosa loba.


Mis dedos se hundieron en su traquea, tomé la yugular, y tiré hacia fuera sacandoles la nuez y las venas que salpicaron sangre en mi rostro directamente.
Divertido ladeé la sonrisa algo sádica, la loba aullaba a mis espaldas, flechas de plata en mi dirección que esquivé con una velocidad inusitada.
-Atácales, vengate, sean quien sean son pasado, yo soy tu dios -rugí lanzándome hacia la gran mole con los ojos rojos, los colmillos fuera dispuesto a matarlo, a silenciarlo, no quería que la loba descubriera nada acerca del pasado.



Blood Black:
avatar
Utukki Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 61
Puntos : 56
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 20/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shattered Memories ~ Privado {+18}

Mensaje por Noctis el Jue Mayo 31, 2018 11:19 am

Por fin el vampiro se había recuperado lo suficiente como para decidir salir del lugar en el que habíamos permanecido encerrados varios días esperando a que sanaran sus heridas, llevando veneno de licántropo lo que disminuía el ritmo de curación, lo que había hecho que estuviéramos allí ese par de días en los que se recuperaba al igual que lo hacía yo quien también sanaba de forma algo más lenta pero que al final ya estaba perfectamente curada y ansiando salir de aquella cripta donde había tenido lugar un trágico final entre dos razas que en teoría estaban enfrentadas. Como loba que era para mí era impensable estar tanto tiempo encerrada, mi pate animal gruñía por el encierro que había hecho de forma voluntaria junto al vampiro para que sanara, pero eso no quitaba para que igualmente me sintiera como “enjaulada” y la sensación de libertad pujara con fuerza. La pasada noche había caído rendida sobre la cama tras lo que había pasado con la humana y lo que habíamos hecho el vampiro y yo, era la primera vez que mi lado tan salvaje y animal salía a flote y no podía negar que hasta una parte de mí había disfrutado dominando al vampiro, porque sabía que él no era propenso a dejarse dominar con ninguna de las mujeres o esclavas que había tenido, porque ninguna se había rebelado como yo lo había hecho y eso hasta en cierto punto le fascinaba, porque no veía el miedo en mis ojos y tampoco veía que estuviera bajo su yugo como las demás de sus sirvientas, porque yo no era su esclava y distaba mucho de serlo, porque yo no besaba el suelo por donde él iba, porque yo no acataba todas y cada una de las órdenes que salían por su boca... y esa rebeldía la encontraba fascinante y por eso le gustaba tanto, además de porque parecía que éramos lo único que teníamos con respecto al otro o al menos en mi caso así era, para mí lo único verdadero y real que tenía era el vampiro, incapaz de recordar quién era o dónde vivía, quiénes eran mis padres.... como si todo estuviera a oscuras y borroso y no fuera capaz de adivinarlo. Solo había tenido ese “sueño”, que más bien intuía que era un recuerdo aunque fuera un tanto desagradable y me hubiera hecho pasar un mal rato tras despertarme, pero también sabía que con el vampiro podría encontrar la manera de saber quién era porque él tenía muchos recursos, tenía los medios que a mí me faltaban para despejar esa oscuridad que poblaba mi mente y descubrir las incógnitas que me asolaban desde que había despertado y que no podía responder. Aunque algo me decía que el vampiro no estaba demasiado dispuesto en ayudarme y que no me tendería su mano así como así, de hecho, ya me había recalcado varias veces que no dejaría que descubriera nada de mi pasado y que lo olvidara, pero no era tan fácil y tan sencillo como él lo hacía parecer porque ¿quién no querría saber quién era si no se recordaba nada? Necesitaba encontrar las respuestas, necesitaba saberlo porque me carcomían por dentro... porque no quería admitir que lo único que tenía era al vampiro pese a que a él esa opción le gustara demasiado, quería hallar respuestas y las lograría con o sin el vampiro aunque esperaba que sinceramente Utukki me ayudara para poder ir más rápida, porque yo no sabía siquiera por dónde empezar ya que había dado una vuelta por toda la ciudad y no había sido capaz de recordar nada, no llegó nada a mí mente.

Ahora decía que tras estar bien y recuperarse quería ir a ver a sus hermanos, o lo que yo entendí como estos porque me había hablado de ellos, y para colmo quería que me vistiera de forma impecable para presentarnos ante ellos... yo tenía la firme sospecha de que aquel hombre pensaba lucirme de nuevo de su brazo exhibiéndome ante sus hermanos como había hecho la noche que salimos a cenar, sin embargo tras darnos un baño en la tina que limpió nuestros cuerpos de la sangre de la joven y de nuestro acto de locura y placer salvaje al vampiro no le gustaba el vestido que llevaba y no entendía muy bien el motivo, aunque suponía que debía de ser porque él quería siempre lo mejor de lo mejor y estaba empeñado en pasar por un par de tiendas para comprar un vestido que fuera de su agrado para presentarme ante sus hermanos, en ese momento pensé que estos debían de ser igualmente como el vampiro en cuanto a ir impecable e impoluto se trataba, perfecto. Utukki quería siempre la perfección y no dudaba en que pararía en cada maldita tienda de lujo para encontrar el vestido que quisiera ponerme, a juego con sus zapatos para lucirme de su brazo como si yo fuera una de sus tantas esclavas que con aquellos “presentes” habían caído en sus redes y en su trama... pero yo no funcionaba de esa forma y ya se lo había dejado claro con rotundidad. El aire de la noche me calmó un poco pero no lo suficiente para el cabreo que llevaba por el hecho de que me tratara como un objeto de su propiedad a exhibir, yo no era nada del vampiro aunque él se pensara lo contrario y estaba muy equivocado, así se lo hice saber con palabras y gruñéndole estando para nada de acuerdo con él. Sin embargo mientras caminábamos por el cementerio noté la presencia de gente en la zona, bastantes más de lo habitual que se movían en nuestra dirección, seguramente fueran cazadores y no descarté la idea cuando nos vimos rodeados por un grupo de diez hombres con armas preparados para darnos caza a ambos, hasta que la voz de aquel “líder” de ese grupo se alzó quedándose tras el círculo que habían formado, su voz grave retumbó en el lugar y pude ver al hombre de constitución fuerte y una cicatriz que iba desde su ojo izquierdo pasando por su nariz terminando casi sobre el labio, pero en vez de recta la cicatriz la tenía en diagonal que me miraba y me hablaba directamente mí al referirse por “loba”. Me pregunté quién sería porque no me sonaba de nada mas al parecer él a mí sí me conocía y me quería con vida, ¿quién sería aquel hombre? Tras sus palabras el vampiro dejó un azote en mis nalgas que me hizo mirarlo y gruñirle por ello, ¿a qué estaba jugando? Sus ojos estaban fijos en el hombre y sus palabras dejaban en claro que le importaba bien poco que quisieran llevarme y que esa noche sería su final. Con esa velocidad que tenía fue a por dos de los hombres que me apuntaban con sus ballestas y, como de un experto con tantos milenios y guerras tras sus espaldas, arrebató la vida de aquellos hombres con una muerte horrible, grotesca y gore donde la sangre salpicó mientras él se hacía notar como el vampiro y el demonio que era.

Sus palabras resonaron en el lugar y quise rebatirle, ¿mi dios? Utukki tenía un problema con todo aquello pero no era el momento de solucionarlo ni de hablarlo, ahora tendríamos que luchar para salir con vida porque a él pensaban matarlo y a mí capturarme. Nada más hablar se lanzó a por el hombre que había hablado, quien parecía ser el “líder” del grupo quien se rió mientras esperaba el ataque del vampiro y yo me centraba también en pelear con algunos de los hombres que me apuntaban con las ballestas, pero eran demasiados y muy rápidos para esquivarlos aunque su función no era matarme, no como con el vampiro en quien la mayoría se centró para ir a por él y matarlo mientras tres hombres iban a por mí atacándome con armas de plata que intentaba esquivar cuanto podía para que no me dañaran, la plata era mi punto más débil y con lo que podrían capturarme y después de lo pasado no quería que me encerraran de nuevo, aparte de que no quería que me llevaran porque no sabía quiénes eran ni lo que querían aunque sí parecían conocerme, sino, ¿por qué molestarse en buscarme de esa forma tan minuciosa? Escuchaba los gritos de dolor mientras el vampiro se intentaba encargar de aquel hombre con la cicatriz que resultó ser un licántropo porque aguantaba mucho mejor los ataques del vampiro y le presentaba cara, algo que los demás humanos no podían hacer ya que el vampiro estaba dispuesto a matarlos a todos. Yo intentaba que las armas no me dieran pero era imposible que no me rozaran a veces provocando que siseara porque la plata quemaba y abrasaba mi piel a la par que me debilitaba, acabé con uno de ellos utilizando mi fuerza para romperle el cuello y quebrar su cuerpo, intentaba alejar a dos como podía para centrarme solamente en uno pero me disparaban con flechas de plata que provocaban que mis sentidos disminuyeran... aunque todo en realidad era un pequeño plan que tenían ya hecho para despistarnos luchando con ellos sin darnos cuenta de que habían un par más de hombres ocultos preparados para intervenir en el momento oportuno, escuché el silbido de varias “flechas” pequeñas disparadas con una cerbatana que se clavaron en el cuello del vampiro, había contado hasta tres en lo que me daba cuenta de que había disminuido su ritmo de pelea como si no fuera capaz de mantenerse en pie, los hombres ya no me atacaban sabiendo que la principal amenaza había sido neutralizada, el líder estaba parado a unos pasos del vampiro que había hincado una rodilla como si luchara contra lo que llevaran dichas flechas.


-No... ¡Utukki! –Aparté hundiendo mis colmillos en el cuello del hombre con el que estaba peleando dejando que cayera al suelo entre gritos de dolor para ponerme frente al vampiro viendo las pequeñas flechas que se había quitado y quedaban en el suelo, mis manos tomaron su rostro viendo que parecía ralentizar sus movimientos por momentos, aunque no olía a veneno como lo que habían utilizado los otros cazadores y luchaba contra aquello que le pasaba apretando con fuerza la mandíbula- Utukki... vamos, reacciona... –dije dando un par de ligeros golpes en su mejilla para que despertara como si se estuviera sumiendo en un sueño- no te dejes vencer –le dije mirándole para luego girar mi rostro hacia el licántropo- ¿qué le has hecho? –Pregunté gruñendo viendo que el vampiro lo maldecía y lo amenazaba luchando contra aquella sensación, la risa del lobo volvió a sonar en el cementerio.
-Sedarlo, ¿creías que no sabíamos que estabas con un vampiro tan peligroso como lo es él? Tenemos órdenes de llevarte con vida y tras habernos costado mucho dar contigo y saber con quién estabas no queremos correr riesgos... eres muy escurridiza loba –su labio se alzó en una sonrisa torcida- nos mataría a todos antes de que pudiéramos llevarte así que sedarlo con esos dardos tranquilizantes con esa toxina tan potente que lo mantendrá K.O por un par de horas es la mejor solución de todas –sus ojos nos contemplaban a ambos sin borrar su sonrisa- cogedla –fue la simple orden que dio antes de que varios hombres vinieran a cogerme para llevarme, aunque me resistí y los alejé luchando contra ellos, el vampiro también lo intentaba pero la toxina hacía su efecto y cada vez parecía que estaba más sedado.
-¡No, soltadme! –Con mi fuerza partí la muñeca de uno de los que me tenían cogida al haberme levantado y puesto en pie mientras intentaban tirar de mí, me revolví contra ellos para liberarme y cuando lo hice para ir hacia donde estaba el vampiro me di cuenta de que tenía una estaca contra su pecho, justo donde tenía su corazón- ¡dejadlo en paz! –Gruñí cabreada en dirección al hombre que estaba tras la espalda del vampiro pero vi que apretó la estaca hundiendo apenas la punta y me paré en seco escuchando la voz del licántropo.
-Yo que tú no lo haría, tal y como están las cosas tienes dos opciones: o te vienes con nosotros y lo dejamos vivir... o te resistes y le clavamos la estaca en el corazón, ¿qué opción eliges? –Su sonrisa ladina anunciaba que sabía bien lo que se hacía, miré al vampiro quien negaba con la cabeza y tras cerrar los ojos y lanzar un suspiro me preparé para con mi velocidad separar al humano cuando sentí un pinchazo en mi cuello, una jeringuilla que inyectaba en una dosis más pequeña lo mismo que le habían disparado con los dardos al vampiro.
-Hijo de puta –dije quitando esta de mi cuello cuando comencé a notar los efectos, sentía que mi cuerpo desfallecía cuando mis ojos se clavaron en los del vampiro- Utukki.... –fue lo último que dije antes de perder la consciencia y que todo se volviera oscuro, igual que mis recuerdos y mi mente.


Behind the wolf:







avatar
Noctis
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 65
Puntos : 56
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 25/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shattered Memories ~ Privado {+18}

Mensaje por Utukki Black el Jue Mayo 31, 2018 2:23 pm

La batalla se convirtió en una nebulosa de carmesí, sangre que salpicaba mi rostro, carnaza engarzada a mis ropajes y miembros cercenados por doquier pues cuantos mas vinieran, mas aniquilaría, nadie podría llevarse lo que me pertenecía.
La loba gruñía, mostraba sus fauces mientras nuestras miradas se encontraban salvajes, somera dos bestias sanguinarias, dos monstruos de la noche y aunque ella lo negara, era mía por derecho porque en el fondo así ella lo había impuesto.

Flechas, una lluvia de todas ellas mientras yo de un manotazo sajaba las varas y seguía mi particular matanza gruñendo. Los arqueros ocultos ente la maleza habían preparado con inteligencia el ataque y mientras un circulo de danzas me rodeaba tratando de buscar interponer distancia y ensaltarme con el palo de estas para empalarme.
Mis colmillos emergían amenazando al licano que cobarde como era se ocultaba tras sus soldados.
-Te mataré hijo de puta -aseguré como amenaza no velada.

Aguante lo que pude, la visión se me nublaba, era veneno de licano, con eso me podrían tumbar, no matar, nada me mataba excepto una estaca en el corazón.
Jadeando y con la rodilla el el suelo clavé mis ojos rojos como el fuego en los de ella.
-Vete -pedí antes de recibir una patada en el pecho que me dejo boca arriba sobre la hierba del cementerio -os matare.

Una estaca se hundió en mi piel, gruñí incapaz de moverme los ojos me pesaban se me entrecerraban y la visión se me nublaba.
Enfoqué a la loba que trataba de impedir que me mataran, negué con la cabeza exigiéndole que se fuera que no aceptara le trato y con las ultimas fuerzas salté sobre el licano hundiendo en su cuello mis fauces desgarrandolo.
Las lanzas se clavaron todas al unisono en mi espalda, aullé de dolor ientras me alzaban con estas crucificado salvando así la vida por poco de su amor.

Tiempo, eso había ganado para la loba, esperaba que se hubiera largado, mis ojos se cerraron de golpe cayendo inconsciente.

Al abrirlos de nuevo estaba en una mazmorra encadenado por las muñecas y tobillos pegado a la pared de piedra del fondo mientras un corte profundo en mi pecho que se empeñaban en mantener abierto me desangraba quitando toda capacidad de defenderme.
Mi mente estaba nublada por la perdida de sangre, débil por el veneno de licano que corría por mi organismo me costaba enfocar la estancia ¿quienes cojones eran esos que me habían cogido? ¿por que diablos la buscaban?




Blood Black:
avatar
Utukki Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 61
Puntos : 56
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 20/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shattered Memories ~ Privado {+18}

Mensaje por Noctis el Vie Jun 22, 2018 1:16 pm

Utukki era demasiado terco como para siquiera hacerme caso y dejar de pelear para que no lo mataran, las condiciones no estaban a nuestro favor pero eso parecía que no sería suficiente como para detenerlo bajo ningún concepto, se había propuesto matarlos a todos y en especial al licántropo con la cicatriz que surcaba su rostro y que había sido el que había hablado sobre el plan que llevaban, que sabían que estaba con el vampiro y que por eso mismo nos habían hecho esa emboscada. Sabían que contra él no tendrían muchas oportunidades y por eso mismo habían decidido urdir un plan para sedarlo y que no los molestara, su objetivo según había dicho era capturarme a mí con vida... lo que le pasara al vampiro era algo que no les importaba y algo me hacía saber que lo matarían sin contemplación alguna, y eso era algo que no podía permitir que pasara ni que sucediera. Pero Utukki no ponía las cosas fáciles porque no hacía más que atacarlos y el cementerio se llenó de sangre esa noche de las presas que él se cobraba, el suelo se tiño de carmesí y esta salpicó a las lápidas que había cerca de nosotros dándole un aspecto más gótico y gore por la masacre que se cobraba el vampiro. Le habían disparado unos dardos que llevaban sedantes, aunque más bien parecía que llevaban veneno para el vampiro que era sangre de licántropo para poder controlarlo y a mí me llevaran de forma más fácil. El vampiro había caído arrodillado al suelo mientras yo negaba con la cabeza, pero el licántropo no hacía más que provocarlo con sus palabras en lo que el vampiro lo miraba con sus ojos burdeos brillando en la oscuridad de la noche en una amenaza velada, los mataría y eso es lo que haría de tener la más mínima oportunidad empezando por el mismo licántropo que lo estaba provocando de esa manera. Los demás llevaban lanzas que apuntaban directamente al pecho de Utukki conscientes quizás de que el vampiro no se lo pensaría dos veces en atacar, y es que era precisamente lo que haría. El veneno comenzaba a hacer efecto en su cuerpo y lo sabía bien porque no era la primera vez que veía esos efectos en el vampiro. Incluso así, medio vencido con una rodilla en el suelo y la respiración agitada, pidió que me marchara y que no hiciera caso cuando pusieron una estaca contra su pecho con él tumbado en el suelo, ¿de verdad quería que me fuera y lo dejara así? Se había metido en ese lío por mi culpa por lo que no, no dejaría a su suerte cuando era también en parte mi culpa. La estaca se clavó en su piel aunque no lo suficiente para matarlo, me revolví cuando me cogieron e intenté ir hacia él solo para ver como negaba con la cabeza el vampiro y acto seguido se levantaba para arremeter contra ellos. Su objetivo el licántropo que lo había provocado saltando sobre él, hundiendo sus colmillos en su cuello aunque sus hombres actuaron rápido y clavaron las lanzas en el vampiro apartándolo, alzándolo con ellas en lo que yo intentaba soltarme pero me habían inyectado un sedante que me empezó a adormecer por completo, la última visión que tuve fue la del vampiro antes de que todo se volviera oscuro como la misma noche.

Para cuando desperté estábamos en un lugar bastante diferente del cementerio pero no podía decir la ubicación exacta, me dolía la cabeza y cuando intenté llevar mi mano a esta me di cuenta de que tenía esposas de plata rodeando mis muñecas, siseé por ello todavía sintiéndome mareada y débil por lo que me habían inyectado. Estaba en una habitación pequeña sin más que un colchón en el suelo, una palangana de agua para lavarme, una pequeña ventana en lo alto donde no alcanzaba a ver el lugar donde estábamos y una puerta cerrada, me levanté y fui hacia la puerta pero esta estaba cerrada con llave y no se abría, todavía me sentía mareada como para abrirla así que me quedé apoyada en la pared recordando lo que había pasado. Por mi mente pasó la imagen del vampiro siendo ensartado por las lanzas y me mordí el labio, cerré los ojos ante el recuerdo queriendo pensar que seguía vivo y que no le habían hecho nada. Sin embargo yo no sabía qué podían querer exactamente de mí y por qué me buscaban con tanto ahínco, no recordaba nada anterior a despertarme en el hospital por lo que no podría ayudarlos quisiera o no... quizás ellos hacían que pudiera recordar algo, quizás ello me daban información de quién era cuando me dijeran lo que buscaban de mí. Pasaron varias horas en las que quedé en esa habitación hasta que finalmente la puerta se abrió, seguía débil por la plata cuando vi que dos hombres corpulentos se adentraban en la habitación con cara de pocos amigos. No tardaron en venir en mi dirección en lo que les gruñí para que no se acercaran, intenté pelear y revolverme para que no me cogieran pero uno de ellos me dio un puñetazo en el rostro, tomándome de cada brazo me llevaron fuera de la habitación pasando por un pasillo apenas iluminado pasando por varias puertas también cerradas como la del lugar donde estaba hasta que abrieron una algo más sofisticada, subimos unas escaleras para llegar a una enorme sala donde habían varios hombres armados, parecían que eran mercenarios por las ropas que llevaban, había armas por todos lados y al final de la sala estaba el licántropo sobre lo que parecía un “trono”. Por el lugar habían varias mesas pequeñas rodeadas de sillones, los hombres estaban sentados y bebían con su mirada puesta fija en mí hasta que me dejaron frente al licántropo que seguía vivo aunque con una herida bastante fea en el cuello que le supuraba, el mordisco de Utukki. Sus ojos se clavaron en los míos en lo que fumaba un puro y soltó el humo en mi dirección haciendo un gesto a sus hombres que me dejaron en pie frente a él, me revolví para que me soltaran intentando golpearles lo que provocó la risa del licántropo quien con una seña sus hombres me soltaron y dieron un par de pasos hacia atrás. Les gruñí mirándoles en lo que intentaba quitarme las esposas tirando con fuerza, pero la voz del licántropo se oyó en el lugar con una advertencia en sus palabras.


-Yo que tú no lo haría, tengo a varios hombres apuntándome con dardos que contienen plata en su interior, salvo que quieras que te duerma de nuevo o en su defecto te mate me estaría quieta –parecía divertido con la situación en lo que yo le gruñí por ello sin saber qué querían de mí.
-¿Quién eres y qué es lo que quieres de mí? –Pregunté mirándolo de forma fija siendo observada por los dos hombres tras mi espalda, sus ojos ámbar subieron hasta mis azules mirándome de forma fija.
-Ahora no te intentes hacer la idiota conmigo... quizás hayas podido engañar al vampiro pero conmigo ese viejo truco no vas a poder utilizarlo. Sabes muy bien por qué he venido y lo que quiero, por lo que te sugiero que si quieres seguir viva y no sufrir termines con este juego absurdo y estúpido que te traes para que empieces a hablar. De lo contrario me obligarás a que te torture para sacarte la información que quiero –fruncí el ceño sin saber qué era lo que quería, no recordaba nada más allá de despertarme en ese hospital yo sola, ni siquiera sabía quién era, cómo me llamaba o dónde estaba mi familia. Con esas condiciones no podía decirle nada aunque me tortura hasta la muerte, era incapaz de recordar nada y mi memoria estaba rota, jodida.
-No sé quién eres ni lo que crees que puedo o debo decirte... pero no recuerdo absolutamente nada, mi memoria está tan negra como tu podrida alma y por mucho que me tortures jamás podría decirte nada –negué con la cabeza mirándolo directamente para que viera que no mentía- así que dado que soy la única opción que tienes para encontrar lo que quieres, o que te diga lo que necesitas oír... yo que tú me cuidaría con las formas de tratarme porque si en algún momento recupero mis recuerdos ten por seguro que no te diré absolutamente nada –él como toda respuesta se rió observándome dando caladas al puro que tenía entre sus dedos sin saber qué le hacía tanta gracias.
-Quizás tú puedas aguantar menos las torturas, sin embargo... ¿no crees que un vampiro tiene mucho más aguante? Sobre todo un vampiro que lleva existiendo desde hace seis milenios... –separé mis labios al darme cuenta de que Utukki estaba vivo y que lo tendría que tener en algún lugar encerrado- ¿crees que podrás soportar cómo lo torturo por no decirme lo que quiero oír? –Sonrió de forma ladina levantándose para quedar frente a mí- bien, veamos si es verdad que no te acuerdas de nada o solo es una burda excusa para no decirme lo que quiero –su mano subió a mi rostro para acariciarlo aunque me aparté para que no lo hiciera finalmente su mano atrapó mi rostro- eres muy bella como para dañarte el rostro, pero si no me dejas más opción que esa... –se rió paseando su nariz por mi mejilla bajando hasta mi cuello sujetándome para que no me moviera- hueles a vampiro –arrugó la nariz para subir mi rostro al suyo- creo que esto va a ser más divertido de lo que esperaba. Atadla, veamos de lo que es capaz de aguanta –los hombres volvieron a tomarme de nuevo sujetándome, había dos postes donde encadenaron mis muñecas una a cada lada para que no pudiera moverme, el licántropo se había quitado el abrigo dejándolo apartado y se subía las mangas de su camisa mientras me miraba con un deje divertido- veamos el aguante que tienes, loba –su sonrisa ladina me decía que la situación le divertía y no tardó en comenzar a hacerme preguntas para que yo las respondiera, al no obtener la respuesta que él esperaba oír golpeaba mi rostro con fuerza, tenía resistencia al dolor pero igualmente podía notar la sangre en mi boca de los golpes, sentir mi mejilla adormecida por el dolor, había dejado otro golpe en mi lóbulo izquierdo y la sangre bajaba de mi ceja así como no podía abrir bien el ojo por los golpes que me daba.

Repartía estos por mi cuerpo como le convenía riéndose porque veía que aguantaba, divirtiéndose con mi tortura. Me decía que el vampiro era uno posesivo, que había oído hablar de él y que sin duda sabía que tenía enemigos que pagarían un buen precio por tener su cabeza en bandeja de plata. Intentó quitarme el collar pero no pudo, me preguntó si era la perra sumisa del vampiro o simplemente era una zorra más que dejaba que cualquiera me pusiera un collar y me vendiera por eso mismo... no obtuvo respuesta a nada y eso es lo que más le jodía. Me preguntó por un lugar en concreto, por un objeto que quería y que se suponía que mi padre había guardado en un lugar del que yo solo conocía la ubicación  pues solo él me lo había dicho a mí... pero yo no recordaba nada de eso. Su enfado crecía con mis respuestas negativas hasta que finalmente tras una consecución de golpes que me dejó bastante aturdida por la pérdida de sangre pidió que me soltaran. Su mano se enredó en mi pelo y me arrastró tirando de mí con brutalidad por el lugar sin importarle que me cayera por la fuerza con la que tiraba de mí, me levantaba de un tirón brusco conduciéndome por el pasillo hasta que llegó a una puerta que daba a unas escaleras de caracol que conducían a un sótano, una mazmorra donde al fondo pude ver la celda donde tenía al vampiro encadenado. Tenía un corte en su pecho y parecía cansado y débil, pero al menos estaba vivo. Se plantó frente a la puerta y con la llave la abrió tirando de mi pelo hacia el interior dejándome de rodillas en el centro de la celda frente al vampiro, sus dedos en mi pelo mirando desafiante a Utukki, tiró de mi pelo dejando mi rostro a la vista para mostrar lo que había hecho conmigo como si me estuviera exponiendo, provocándolo con esa acción.


-No he podido evitar mirar el collar que lleva en el cuello... ¿se lo has puesto tú? –Preguntó con cierto tono “inocente” como si no supiera de lo que hablaba- no hemos podido quitárselo y eso me hace pensar que ¿ella es tuya? –Se rió divertido tirando de mí para levantarme y dejarme frente a él de cara al vampiro- tu lobita es demasiado terca como para decirme lo que quiero y este ha sido el resultado... es una lástima dañarla con lo buena que está –su mano se coló bajo el vestido que llevaba recorriendo mi piel hasta dejar su mano sobre uno de mis pechos- pero te prometo que no la mataré sin antes tomarla y marcarla como mía, una loba no debería de estar con un vampiro y yo puedo domarla para que sea solo mi perra eso último lo dijo de forma despectiva, giró mi rostro y sus labios tomaron los míos aun cuando yo trataba de resistirme, todo en un claro desafío al vampiro- ¿quieres salvarla, vampiro? Entonces haz que recuerde para que me diga lo que quiera, tú sino está sentenciado hagas lo que hagas... es interesante saber la cantidad de enemigos que uno puede coleccionar a lo largo de toda una existencia –sonrió ladino y me lanzó frente al vampiro con fuerza para que me estampara contra su cuerpo donde apenas pude sujetarme- disfrutad de vuestros últimos momentos juntos e intenta no comértela... –sentenció dejándonos solos de nuevo en la celda y se alejaba riéndose, yo apenas podía sostenerme por la pérdida de sangre y la golpiza pero sí subí mi rostro al vampiro.
-Utukki.... me alegra que estés vivo... –dije en un murmullo apoyando mi frente en su cuello cansada y débil- no sé qué quieren de mí..... No recuerdo nada..... –Murmuré intentando mantenerme consciente- estás así por mi culpa..... No debiste recogerme en ese bosque.... quieren matarte y es todo esto es por mi culpa –repetí rodeando con mi brazo su cuello- no quiero que te pase nada...


Behind the wolf:







avatar
Noctis
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 65
Puntos : 56
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 25/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shattered Memories ~ Privado {+18}

Mensaje por Utukki Black el Vie Jun 22, 2018 3:36 pm

Aun débil pude escuchar como el licano seguido de sus secuaces se acercaban a mi cámara, con ellos iba mi loba, podía olerla en la distancia.
Apreté los dientes al ver su estado deplorable pero si algo padre me enseñó es a no dejarme llevar por los sentimentalismos, elevé la mirada como si lo que veía me importaba una real mierda, en esencia porque de no hacerlo seguiría tocándola, seguiría torturándola y yo me cobraría esta venganza, pero lo haría a sangre fría.
-¿Sabes idiota cuantas putas como esa han pisado en 5000 años mi cama, te creía mas listo de l oque aparentas, si he vivido todo este tiempo es porque eres el errado ,el amor es una losa bajo la que yo aun no me he encontrado.
¿Quieres convertirla en tu perra? Hazlo, montarla aquí mismo, adelante, saca tu pequeña polla y dame un motivo para reírme, mas una cosa si te diré, no veras una nueva luna llena.

El perro mojado me lanzó a Noctis, no se si porque mi promesa le sonó a amenaza o porque se meó en los pantalones y necesitó ir a cambiarse los pantalones el caso es que nos dejo juntos y solos.
Su cuerpo había caído contra el mio, estaba débil, demasiado pero eso yo podía solucionarlo.
Mantuve la sangre fría, algo lógico, estaba muerto, ladeé la sonrisa pensando en mis propias ironías mineras el ceño de la loba se fruncía al verme sonreír.
-Has de hacer exactamente lo que te diga y te aseguro saldremos de aquí ¿de acuerdo?

Noctis asintió en inicio aunque la veía algo reticente a escucharme, seguramente porque sabía que no saldríamos de allí los dos.
-Bebe de mi sangre, el subidon será brutal por te recuperaras, lo necesitas, lo necesitamos para escapar de aquí.
Has de transformarte en loba, podrás hacerlo una vez tu cuerpo haya sanado gracias a mi sangre, te esconderás, no te será difícil en tu forma lupina y cuando entre el guardia para desangrarme pues si mi herida cierra y me recupero están perdidos, saldrás...correrás y no miraras atrás.

Negó con la cabeza, era terca y sentimental y ambas cosas la podían matar.
-Has de pensar con la cabeza, olvida tu corazón, no nos va a sacar de aquí tu amor, si no mi inteligencia.
Enarcó de nuevo una ceja y no pude evitar sonreír ahora que había acaparado negativamente su atención.
-Correrás, escaparas e iras a ver a Joe y a Assur, es importante que lo recuerdes, iras colocada, pero eso has de recordarlo, recuerda la ubicación de donde me tienen y recuerda mi olor, recuerda el nombre de mis hermanos y búscalos, ellos me sacaran de aquí ¿de acuerdo? -pregunté hundiendo en ella mis pardos.



Blood Black:
avatar
Utukki Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 61
Puntos : 56
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 20/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shattered Memories ~ Privado {+18}

Mensaje por Noctis el Mar Jul 03, 2018 3:40 pm

Después de haber intentado sonsacarme la información que él necesitaba y que quería no había podido hacerlo porque por más que me golpeara, por más daño que me hiciera incluso con mi resistencia al dolor no podría sonsacarme nada básicamente por la misma premisa que le había estado repitiendo todo el rato y era que no sabía nada sobre lo que me estaba preguntando, no tenía ni idea de dónde estaba ese objeto y mucho menos cómo dar con este ni siquiera lo que era... apenas recordaba nada tras mi despertar en el hospital y bastantes preguntas tenía ya con el hecho de que no sabía nada sobre mí o sobre mi familia como para intentar recordar algo que tampoco me sonaba. Todo era una neblina espesa y oscura de la cual no podía sacar nada y que por más que lo había intentado era como si me diera de bruces y de cabezazos contra la pared porque no conseguía sonsacar nada de nada. Sin embargo el licántropo parecía bastante divertido con el hecho de golpearme y es más, estaba convencida que lo hacía también para cabrear al vampiro aunque no se lo aconsejaba para nada, pero además de la interrogación disfrutaba con la tortura que me daba y que acabó golpeándome tanto que apenas fuerzas me quedaban. Decidió que si yo no hablaba por las buenas, supiera o no lo que él quería, quizás torturando al vampiro frente a mí lo lograba de alguna manera. No dije nada porque no quería hablar pero se equivocaba con Utukki, no era un vampiro normal y corriente y no conseguiría sus propósitos porque el vampiro no funcionaba igual que el resto. Igualmente tomó mi pelo y arrastrándome y tirando de mí me condujo hasta una mazmorra que tenía en la planta inferior donde bajamos por una escalera de caracol que nos conduzco a las mazmorras, varias puertas de celdas y una más grande al fondo del todo desde como pude observé que era donde retenía al vampiro apresado con cadena y con un corte en su pecho que drenaría sus energías teniendo los sedantes corriendo por sus venas, de lo contrario ya habría destrozado el lugar donde nos encontráramos y que no sabía dónde era exactamente hasta reducirlo a cenizas. Me paró en la puerta y tras abrirla me tiró haciendo que cayera de rodillas frente al vampiro pero a unos pasos de diferencia, apenas me sostenía pero él consciente de ello tomó mi pelo elevando mi rostro para que viera lo que había hecho conmigo, como una amenaza o una advertencia. Le preguntó si era suya por el collar que llevaba en el cuello y que aunque habían intentado quitarme no habían podido pues solo él era capaz de quitármelo. Sus palabras estaban dichas con toda la intención de provocar al vampiro para que saltara y viera una reacción en él de la cual aprovecharse, mis ojos azules lo observaron aunque uno lo tenía cubierto parcialmente por la sangre y este no denotó en ningún momento que se viera afectado por mi estado aun cuando el licántropo lo picaba con sus palabras. Decía de convertirme en su perra porque no debía de estar con un vampiro, pude observar el gesto de Utukki de apretar la mandíbula ligeramente, quizás gesto que pasó por alto porque movía su mano en mi pelo y me miraba con una sonrisa divertida. Sabía que él no iba a ceder ante el lobo por mucho que lo provocara, porque él no era como el resto y no caería en eso. Le dijo que si quería convertirme en su perra que empezara a hacerlo porque habían pasado muchas esclavas por su cama y yo era una más, sin embargo los dos sabíamos muy bien que yo no era como las demás esclavas que tenía y que poco tenía que ver con el hecho de que le obedeciera constantemente, Utukki me tenía por su “posesión, como suya” cuando en realidad sí lo hacía pero de una manera diferente al de una esclava... pero sí, se podría decir que me ordenaba constantemente, otra cosa es que yo le hiciera el menor de los casos.

El lobo le dio una advertencia que el vampiro no tomó en cuenta y que no le dio importancia, más bien, le amenazó él al lobo con que se llevara cuidado porque en cuanto se soltara, que lo haría, no vería otra luna llena... y aunque le hubiera dicho que me tomara y me montara delante de él sabía que no le gustaba que tocaran lo que él consideraba suyo y que aunque lo había dicho él sabía, que frente a él, no iba a hacerlo y por eso mismo le devolvió el golpe. El lobo se fue dejándonos solos no sin antes haberme tocado bajo el vestido y haciéndole ver que si no quería que me matara debía de hacer porque recordara. Me empujó contra el vampiro y mi cuerpo chocó contra este con fuerza, el contraste entre nuestras pieles era notorio porque la suya estaba a temperatura más baja que la mía que ardía, fue algo de alivio sentir ese contraste porque me venía bien. Mi rostro se apoyó en su cuello cansada y sin fuerzas sangrando todavía por las heridas y los hematomas que tenía de la paliza que me había dado el lobo y que tardaba más en curarse por la plata que había utilizado para ello. Mis ojos se habían alzado para contemplarlo cuando lo vi ladear la sonrisa sin decir nada pensando en sus cosas extrañándome por ello, no tardó en decirme que hiciera lo que él me dijera para salir los dos de allí... aunque yo sabía que esa opción estaba complicada porque los dos, en esos momentos, era difícil que saliéramos al mismo tiempo. Asentí para hacerle ver que escuchaba aunque tenía mis serias dudas sobre su “plan”. No tardó en contarme que bebiera de la sangre que tenía para así fortalecerme, me daría el subidón necesario y además cuidaría mis heridas recuperándome de la paliza que me había dado. Quería que me escondiera y que transformada en loba cuando el guardia entrara para seguir haciéndole la herida en su pecho y que su sangre manara para así no regenerase aprovechara para escapar de allí y me alejara corriendo sin dudarlo y sin mirar atrás. Negué con la cabeza porque eso era dejarlo a merced de ese licántropo que, en las condiciones actuales del vampiro, era como su sentencia de muerte. No, desde luego que no podía irme dejándolo atrás bajo ningún concepto porque ni lo contemplaba siquiera, ¿se había vuelto loco? Si yo escapaba el licántropo la tomaría directamente con él y de querer matarlo poco le bastaría para hacerlo aunque primero lo torturaría disfrutando y regodeándose de ello. No hablé demasiado pero negué repetidamente con la cabeza ante su plan para salir de allí, me rebatió alegando que pensara con la cabeza y no con el corazón, que mi “amor” no nos sacaría de allí pero sí su inteligencia. Sus palabras hicieron que entornara los ojos mirándolo hasta que esbocé una sonrisa como pude ya que también tenía heridas en la boca.


-¿Mi amor Utukki? ¿Quién ha hablado aquí de sentimientos o de amor? –Reí ligeramente pero pronto siseé por el dolor que eso me provocó, él sonreía por sus propias palabras y yo negaba con la cabeza haciéndole ver que no me gustaba su idea para nada. Insistía en que cuando escapara buscara a sus hermanos para que los llevara hasta él, que intentara recordar el camino y seguir su olor que me llevaría hasta él y así con sus hermanos lo liberaran. Pero primero tendría que buscar a sus hermanos y dar con ellos, luego traerlo... era todo demasiado peligroso y arriesgado, veía puntos flacos por todos lados- ¿ahora quieres salvarme? No me dirás que te preocupa lo que me pase y estás preocupado por mí –me había preguntado si estaba de acuerdo clavando sus ojos en los míos, incluso cansada y débil lo miré un par de segundos negando con la cabeza- no voy a dejarte aquí solo, te matarán si me escapo –eso si no pensaba discutirlo, correría mucho peligro y yo apenas sabía nada de sus hermanos como para buscarlos con rapidez. Sin embargo el vampiro insistía, insistía e insistía en que era lo que tenía que hacer si  queríamos tener una opción para salir de allí- no pienso hacerlo... y no puedes obligarme –dije débil todavía con el vampiro mirándome de manera fija, un gruñido brotó de sus labios advirtiéndome que llevara cuidado con sus ojos rojos fijos en mis azules, me pedía que bebiera de su herida y que era nuestra única opción porque si no hacíamos nada el licántropo seguiría torturándome y no escaparíamos de allí. Gruñí al ver que tenía razón pero no quería dejarlo- no quiero dejarte atrás... –porque era consciente de lo que pasaría, sin embargo el vampiro siempre tenía esa habilidad para restar importancia a las cosas y me instó a que bebiera- eres un mandón –dije colgándome de su cuello  sin saber cuánto más aguantarían mis fuerzas, conforme estaba teniendo su cuello a mi alcance no me moví por si me caía, así que mis colmillos presionaron contra la piel del vampiro hasta finalmente hundirlos, la sangré comenzó a manar y yo empecé a beber en lo que él me daba un mejor acceso a su cuello, sentí el ruido de las cadenas que lo tenían apresado y su cuerpo tensarse, un jadeo salir de sus labios y un gruñido del mío cuando su sangre que ya bajaba por mi garganta comenzó a hacer efecto tan poderosa como era y más de un vampiro tan antiguo. Cerré los ojos conforme sentí que mis fuerzas eran renovadas, mi agarre al vampiro se hizo más fuerte y mi cuerpo se pegó al suyo cuando el subidón de adrenalina corrió desaforada por mi sangre calentándola como si fuera lava líquida. Gemí llegado el momento moviendo mi cadera involuntariamente contra su cuerpo todo producto del efecto de su sangre en mí, mis dedos fueron a su pelo sintiendo que mis energías estaban llenas y que mis heridas cerraban poniéndome mejor. Dejé de beber porque él estaba más débil dándome a mí la fuerza con su sangre, me separé lamiendo su cuello y luego mis labios mientras lo miraba quitando las gotas de sangre de estos- estás loco, ¿lo sabías? –No quise decir mucho más al respecto, simplemente mirándolo acerqué mi rostro al suyo para buscar sus labios y rozar mi pecho con el suyo de manera intencionada, jadeé contra sus labios luchando por al calentón que llevaba y que era difícil de eludir incluso en esos momentos- si no estuvieras tan jodido me subiría sobre ti y yo misma te montaría –mis palabras salían solas, ni siquiera lo pensaba dejándome llevar por ese torrente potente de excitación que llevaba. Él me observaba y sonrió ladino consciente de que no era “yo” quien hablaba, sino el propio calentón- no sé si odio eso o no –dije cerrando los ojos con fuerza, la sensación era tan intensa que a veces incluso hasta dolía- joder... –solo podía pensar en eso que mi mente quisiera ir a lo que importaba sin embargo eso sacaba la parte animal y salvaje que tenía, que me hacía querer tomarlo incluso débil y encadenado como estaba- admito que tenerte encadenado tiene su morbo, habrá que probarlo.... –mis labios rozaban los suyos y él solo se sonreía consciente de lo que me pasaba. Luché contra la sensación apoyando mi rostro en su cuello rodeando su cuello sintiendo al menos su cuerpo contra el mío, fue jodido y mil veces pensé en tomarlo como otras mil veces pensé en satisfacerme a mí misma hasta que la sensación pasó poco a poco y pude recobrar el sentido para alzar mi vista a él- lo odio, sin duda alguna... es horrible cuando no te sacias –y lo era, horrible y dolorosa al mismo tiempo porque calambres recorrían tu cuerpo. Lo miré de manera fija ahora ya más calmada- ¿seguro de esto? –Sabía que seguro o no era la única forma, volví a besar sus labios sabiendo que era el momento- te prometo que vendré por ti cuando salga de aquí –mis ojos lo observaron y yo misma me quité la ropa dejándola escondida en un rincón quedando desnuda dejando que sus ojos me recorrieran por entera y frente a su visión cambié a mi forma lobuna, mi hocico tocó su cintura y su pierna y me fui al rincón donde esperé la oportunidad que tenía para cuando entró el guardia... salir por la puerta no sin antes destrozar su garganta con mis dientes, miré al vampiro y eché a correr subiendo por las escaleras hasta llegar arriba, corriendo busqué la puerta en la que un par de hombres me vieron y enseguida dieron la voz de alarma. Más cazadores comenzaron a seguirme en lo que yo maté a uno que me apuntaba esquivando la bala, mis dientes destrozaron su garganta sin perder tiempo atravesando la yugular perforándola, me moví por el pasillo y viéndome acorralada gruñendo sin pensarlo salté por la ventana sintiendo los cristales pero salí de allí aunque me seguían disparando, de hecho, es que logrando darme con varias balas de plata que me hicieron gruñir y aullar por el dolor mientras me alejaba y escuchaba una partida de caza que me seguía en lo que el licántropo ordenaba que me atraparan con vida. Corrí tan rápido como me dieron mis patas y en lo que aprovechaba que la plata no empezaba a hacer su función, pero acabé débil internándome por las calles parisinas esquivando las principales. El problema era, ¿cómo encontraba a sus hermanos? Como si de una revelación recordé que el vampiro siempre vestía con clase, eran milenarios y había querido ir a casa de su hermano... ¿qué me hacía pensar que no sería igual de pulcro, elegante y rico como Utukki? Me fui hacia la zona donde estaban las residencias con la esperanza de encontrar a alguno de ellos que no sabía cómo reconocer, para cuando llegué mis fuerzas eran menos e incluso la plata me debilitó tanto que no pude mantener la forma lobuna, como una humana débil y herida recorrí como pude la zona residencial con todas aquellas mansiones. Miré hacia atrás porque podía escuchar los gritos de los hombres que venían a cazarme cuando al girarme de bruces me estampé con un vampiro, mi cuerpo chocó contra el suyo en lo que su brazo paraba mi caída agarrándome de la cintura, sus ojos rojos como la sangre recorriéndome en lo que tan sólo pude entender de lo que dijo algo así como que olía a “él”, lo que me hizo pensar que quizá era eso lo que había hecho que el vampiro saliera y me encontrara. Mis dedos aferraron las solapas de su abrigo perdiendo las fuerzas por las balas de plata en mi cuerpo que me causaban herida sangrando y que no cerraban- Utukki.... –fue lo que pude murmurar, vi como sus ojos se fijaron más en los míos como si me prestara atención cuando se oía más de cerca la partida de caza que me seguía- ayuda.... –no supe si me entendió o no, solo que me dejó apoyada contra la pared tapándome con su abrigo mi desnudez y un “ahora vuelvo” en lo que mis ojos se cerraban pero de fondo pude oír la pelea, los gritos de los hombres de dolor y cómo todo parecía quedarse en silencio.


Behind the wolf:







avatar
Noctis
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 65
Puntos : 56
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 25/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shattered Memories ~ Privado {+18}

Mensaje por Utukki Black el Lun Jul 09, 2018 9:50 am

Noctis se caracterizaba por ser terca, demasiado para no conocerme de nada y lucir en su cuello un collar que la convertía en mi perra y a mi en su dueño.
Ladeé la sonrisa al escucharla repetir mil veces contra mis labios que no me dejaría, le hubiera recordado que sus actos contradecían sus viperinas palabras sobre que pro mi nada sentía y sin embargo me limité a mirarla completamente complacido por aquello que veía y que para mi era tan sumamente extraño, los Black no estábamos hechos para amar, ni siquiera para ser amados eramos demonios que pasábamos por la vida arrasando.

La loba se alzó como pudo y antes de que yo tuviera que volver a ordenarle un “¡Hazlo” hundió sus colmillos en mi cuello agujereandolo, noté los tirones de mi sangre abandonando mi cuerpo, lamia la herida tiñendo de carmesí sus labios.
No tardó en sentir el subidón, y con el ese calentón que empujó su pelvis hacia mi abultado miembro restregándose con un sinuoso movimiento de caderas.

Aseguraba odiarme por esto, mas yo creo que no era exactamente eso, no dejaba de besarme, se lo permití porque me gustaba el calor que desprendía peor tenia que moverse de allí, no había tiempo ahora para buscarnos y encontrarnos.
-¡ve! -susurré contra sus labios dejando un ultimo mordisco en estos antes de que la chica lograra salir de aquella estancia como habíamos planeado.

No se el tiempo que paso, solo que el lobito travieso volvió a mi celda, al parecer no poder maltratar a su perra lo obligaba a preguntarme a mi donde estaba, como un sádico, lo que era ciertamente, me reí de su estupidez.
-¡Estas muerto! -atajé a decir ladeando la sonrisa cuando una sombra apareció tras el y dos cuerpos, de esos que debían garantizar su seguridad acabaron desplomandose en el suelo perdiendo sus cabezas.
-¡Buu! -dijo Assur cuando el licano se giro para ver que pasaba.

La diestra de mi hermano se introdujo en el pecho de la bestia, se abrió paso en su carnaza y de cuajo arrancó un corazón que aun palpitaba.
-Tienes buena pinta hermano -dije al ver como se limpiaba la mano con un pañuelo tomándose con calma esto de liberarme.
-¡Me gustaría poder decir de ti lo mismo Utukki -bromeo caminando hacia mi.

Abrió las argollas con facilidad sujetando mi cuerpo que se desplomo por la ausencia de sangre.
-¿Nos vamos de copas? -bromeó Assur tirando de mi para salir de allí -tenemos mucho de lo que hablar hermano



Tras hacer una parada para alimentarme por la zona de furcias y vagabundos me llevó a su mansión,
Sun, que acaba de llegar de casa de una amiga fue la encargada de quedarse con Noctis para vigilar sus heridas, mientras Assur venia a mi encuentro.
Por lo que me comentó habían mantenido una reunión importante esa misma noche, el alba se acercaba y era nuestra hora de retiro, pero al llegar la noche Assur quería hablar conmigo.

Entré en la habitación donde reposaba Noctis y saludé a Sun, la conocía de las idas y venidas con Assur.
-¡vaya, algunas nunca aprenden! -bromeé recibiendo por parte de mi hermano un resoplido que me hizo reír -¿como está? -pregunté.



Blood Black:
avatar
Utukki Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 61
Puntos : 56
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 20/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shattered Memories ~ Privado {+18}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.