Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 00/45
Afiliaciones élite: cerradas
Última limpieza: 16/01


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


Blod samtaler blod (privado)(+18)

Página 5 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5

Ir abajo

Blod samtaler blod (privado)(+18)

Mensaje por Höor Cannif el Jue Sep 14, 2017 4:02 am

Recuerdo del primer mensaje :

La puerta del gran salón se abrió de golpe, Atharal se acercaba con una pequeña misiva entre sus manos dando zancadas hacia mi posición con el rostro desencajado.
-Señor, el cetrero me ha entregado esto, es urgente viene del condado de Hedmark.
Tomé el pequeño tubo donde se encontraba la misiva y sacándola lo desenrosque para leer su corto mensaje.
-Prepara las tropas Atharal -dije alzando la mirada hacia mi general -El condado de Hedmark esta siendo asediado y atacado por Randulf.

…........................................................................................................................................

El ruido del acero chirriaba furioso en nuestras vainas, las armaduras de placas anunciaban la inminente batalla.
Un día a caballo sin descanso separaba ambos condados, esperaba que aguantaran lo suficiente como para que por la retaguardia pudiéramos coger por sorpresa al ejercito de Randulf y salvar así al conde de Hedmark.

Pasada la primera luna ya podíamos ver las fronteras de Hedmark, así como el fuego que salia de sus tierras, la guerra había empezado y era cruenta, espoleamos los caballos mientras desenvainábamos a la carrera rugiendo de forma ensordecedora.
Los hombres que ya habían cruzado el rastrillo de la fortaleza se giraron al vernos llegar y alzando los escudos trataron de imponer un muro para evitar ser arrollados por nuestras monturas que al galope impactaron con los escudos.
Muchas de ellas cayendo ante las afiladas espadas que de estos emergían, otras traspasando la muralla y abriendo así la formación para facilitar el paso a los que desde atrás entraban a toda velocidad.

La batalla era a melé, acero contra acero, rugíamos los norteños por alzarnos con la victoria.
El patio de armas estaba lleno de cuerpos muertos, de sangre, una masacre en la que los hombres con el escudo del águila de Hedmark habían caído en su mayoría.
De seguro muchos de los bárbaros de Randulf ya habían emprendido el camino hacia la torre del homenaje, el lugar donde el conde y los soldados se habrían replegado.

Me fui abriendo paso a golpe de mandoble seguido por Atharal, Ulf y Kala mientras íbamos ganando posiciones ante los invasores.


Última edición por Höor Cannif el Miér Ene 31, 2018 6:36 am, editado 1 vez


Levántate una y otra vez hasta que los corderos se conviertan en lobos.
Höor:
guerreras:
La pirata:
Valeria:
avatar
Höor Cannif
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 790
Puntos : 844
Reputación : 118
Fecha de inscripción : 21/09/2016
Localización : el placentero infierno de tus piernas.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: Blod samtaler blod (privado)(+18)

Mensaje por Thyra el Miér Abr 18, 2018 5:49 am

Encerrados en esa atalaya sobre esa torre en donde yo no podía escapar por el demonio que quería dominar mi cuerpo, sobre la cama en la que había pasado ya tantas noches en solitario con el único consuelo de escuchar la voz del cambiante tras la robusta puerta protegida fuertemente por hechizos que era incapaz de romper ya que allí dentro no podía utilizar la magia, sobre ese mismo lecho nos entregamos de nuevo el uno al otro tras haber pasado tanto tiempo separados, manteniendo una distancia más que prudente porque el demonio pugnaba por controlar mi cuerpo y hacerse el dueño indiscutible, algo que no podía dejar que sucediera porque pondría en riesgo la vida de muchos a los que quería, en Akershus también estaban refugiados familias que conocía, amigos, seres queridos que estarían en un grave peligro de dejar que el demonio se hiciera con el control de mi cuerpo. Necesitaba al cambiante y no iba a negarlo, su visita era como respirar aire fresco y nuevo que me daba energía para seguir afrontando la dura realidad y el tiempo que restaba hasta que Eyra volviera con la cura y la solución para que el demonio de mi interior no se saliera con la suya, que pudiéramos destruirlo para que nadie más tuviera que pasar por eso, para que nadie sufriera lo que estaba sufriendo yo. La llegada de Atharal cambiaba mucho las cosas porque me dieron esas fuerzas que necesitaba y lo agradecí muchísimo, porque escucharlo a través de la robusta puerta no era lo mismo que verlo y tenerlo frente a mí, poder tocar su piel, deleitarme con sus manos más cálidas que las mías recorrer mi cuerpo, perderme en sus labios.... pero no quería que se quedara conmigo el tiempo que restaba encerrado con una mujer que en su interior se gestaba una lucha por el control de su cuerpo, porque el demonio iba poco a poco ganando algo más la batalla y lo que más temía era hacerle daño por mi culpa, no ser capaz de controlarlo y herirle sin ser consciente de lo que estaba haciendo. Sabía que se había saltado todas y cada una de las normas que Höor le había dado para cuidar de Akershus, él debía de estar junto con el resto para tranquilizarlos y no encerrado en una atalaya conmigo corriendo peligro de herirle, o peor aún, de hacerle algo mucho peor que una herida. Necesitaba saber que estaba bien y a salvo para yo poder continuar con aquella lucha, estando él allí no iba a poder centrarme y temía todo el rato porque algo le pasara.

Pero el pajarito era demasiado cabezota y obstinado como para hacerme algo de caso y ayudarme en cierta forma en eso, a estar más tranquila para que nada le pasara, su visita me había dado fuerzas pero no podía dejar que se quedara dentro conmigo y debía de convencerlo como fuera para que no se quedara, no porque no quisiera estar con él, sino porque tenía miedo de hacerle daño y no iba a poder soportarlo. Se me había ocurrido la idea del círculo, sabía que si el demonio tomaba fuerza en mi cuerpo él al menos estaría protegido en ese círculo que pensaba dibujar para que él estuviera a salvo, bastante era ya que se iba a quedar conmigo como para no hacer que además se sintiera seguro en todo momento... no iba a consentirlo. Pero él era bastante tozudo y cabezota y me decía que podía luchar y controlar al demonio, que lo haría porque si no acabaría haciéndole daño y no era eso precisamente lo que yo andaba buscando. Lancé un suspiro recostada sobre su cuerpo deslizando mi dedo por su pecho de forma lenta sintiendo el calor que desprendía el cambiante, su pecho subía y bajaba algo más calmado después de aquel encuentro salvaje y pasional en donde las paredes todavía emulaban aquel lugar donde lo hicimos por primera vez. Mordí mi labio inferior y alcé mi rostro para buscarlo y mirar sus ojos por unos momentos intentando hallar la forma de convencerlo, porque él estaba decidido a quedarse y yo no quería que lo hiciera bajo ningún concepto, temía por él y así no podría ser fuerte... pero él tenía otro punto de vista y parecía que hacerle cambiar de opinión iba a costar bastante, empeñado en quedarse conmigo. Sus brazos rodearon mi cuerpo y sus labios dejaron un beso en mi frente asegurándome que ambos cuidaríamos del otro, que no iba a hacerle ningún daño y yo recé a los dioses porque tuviera razón y nada malo le pasara. Elevé mi rostro para buscar sus labios donde dejé un beso intentando buscar la calma que me hacía falta en esos momentos rodeada por sus brazos, esa noche dormiría mejor con él allí así que me acomodé y dejé que el sueño me venciera. Al día siguiente cuando los rayos del sol se colaron nuevamente por la ventana abrí los ojos bostezando, sintiendo el calor del cuerpo del cambiante que seguía envolviéndome entre sus brazos, sonreí acariciando su brazo con mi dedo sin querer moverme de ese lugar, tranquila y relajada. Pero decidí que era momento de aprovechar que estaba dormido así que con cuidado me levanté y mientras él seguía descansando yo dibujé ese círculo que le había dicho, así me quedaría más tranquila. Para cuando terminé con lo que allí tenía preparé algo que desayunar, cada cierto tiempo me mandaban provisiones porque romper constantemente la barrera todos los días era algo peligroso.


-Buenos días –dije subiéndome a la cama con una bandeja preparada con comida para desayunar los dos, dejé la bandeja a un lado y trepé por su cuerpo hasta llegar a su rostro donde rocé mis labios con los suyos, mordí su inferior con una sonrisa antes de atrapar sus labios con los míos en un beso tórrido- he preparado algo para tomar, ¿te apetece desayunar conmigo? –Comenté con una sonrisa volviendo a morder su labio inferior otra vez, me senté en la cama y cogí la bandeja para ponerla entre ambos y así poder disfrutar de aquel desayuno en compañía como hacía tiempo que no lo hacía- ¿has dormido bien? –Pregunté tomando un gajo de uva llevándolo a mis labios- porque yo he dormido de maravilla, resulta que eres un buen colchón y eres calentito –reí divertida mordiendo un trozo de pan- ¿estás seguro de que quieres quedarte, Atharal? Tu gente y tu pueblo te necesitan también, no quiero que te pase nada estando aquí conmigo –mi mano se enredó en la suya y mis ojos fueron hacia donde había dibujado el círculo esperando a que él lo viera- necesitaba hacerlo, no porque no confíe en ti, sino porque no me fío del demonio que llevo en mi interior... no quiero hacerte daño –mi mano subió hasta su rostro acariciando su mejilla, iban a ser tres meses cargados de muchas emociones y de una constante lucha, nadie dijo que fuera fácil y eso era algo que ambos sabíamos. Terminamos de desayunar tranquilamente, se notaba que él estaba algo más relajado y tranquilo como si tampoco hubiera descansado los últimos días y no paraba de gastarme bromas que me hacían reír y darle manotazos en su pecho para que parara, recostados en la cama mientras contábamos “batallitas” y las locuras que habíamos hecho, conociéndonos un poco más a fondo. Era un momento agradable pero como todo lo bueno tenía que acabarse, comencé a notar de nuevo ese pinchazo en el pecho que era el inicio de algo que ya sabía: que el demonio intentaba vencer contra mí. Mi cuerpo se puso tenso y de repente corté toda risa de golpe mientras respiraba de forma algo más acelerada, él se dio cuenta y en cuanto mis gruñidos comenzaron a ser audibles y me arrodillé en la cama con la cabeza hacia delante aferrando las sábanas con fuerza supo qué era lo que pasaba. El dolor se extendía por mi cuerpo pero lo peor no era eso, sino el sentir como el demonio se intentaba abrir paso como si arañara las capas de piel de mi cuerpo, pero sin embargo lo más doloroso era notar cómo intentaba hacerse con el control de mi mente, sentía como si mi voluntad intentara ser desplazada para que no tuviera control sobre mí misma... y dolía, dolía muchísimo como si todo mi cuerpo se abrasara internamente- Atharal... –gemí respirando con dificultad con el cuerpo sudando, el pelo pegándose a mi espalda y a mi piel. De nuevo sentí como la piel de mi brazo cambiaba y se oscurecía subiendo hasta llegar a mi hombro como si tomara el control de esa parte de mi cuerpo que enseguida aferró el cuello del cambiante apresándolo con fuerza, fuera de mi total control- ¡Atharal! –Grité intentando liberarlo del agarre del demonio pero este, consciente de que eso me daba más fuerzas contra él, apretó un poco más el agarre a su cuello en lo que yo luchaba por tomar un control que por momentos, y algunas veces, se me escapaba de las manos.



Mer enn en trollkarl:



Wild:
avatar
Thyra
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 27
Puntos : 23
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 13/09/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Blod samtaler blod (privado)(+18)

Mensaje por Atharal el Miér Abr 18, 2018 7:36 am

Sentados en el lecho nos reímos, nos besamos y confesamos las travesuras, primero infantiles y luego picantes que habíamos llevado a cabo.
Sus dedos se pasearon pro mis cicatrices de forma delicada, cada una de ellas encerraba una historia, una que contaba que era un guerrero, un superviviente y que Freya me había bendecido.
Me dio una uva que mastiqué contemplando sus dos ojos cristalinos, de nuevo se había puesto sería y me pedía me marchara de allí, pero se equivocaba si creía la dejaría allí dentro con le demonio que encerraba su cuerpo.
-Si me quedo aquí, estoy protegiendo a los míos, porque sola el demonio se adueñaría de ti, te estoy dando un motivo para luchar conmigo y ganaremos esta gesta porque si bien es cierto el acero siempre deja marcas, después cuando las recordemos desde la distancia te darás cuenta de que solo son pasado y a ti y mi nos queda demasiado futuro todavía como para dejarnos vencer por esto.

Nuestras bocas colisionaron, nos deseábamos pero no solo eso, me gustaba compartir el tiempo con ella y aunque apenas la conocía, había prometido al conde que de ella y de nuestra gente cuidaría y por los dioses que no faltaría a mi promesa.
Fue entonces cuando la vi guardar silencio, la fruta se esparció por el lecho y jadeando esta apretó de rodillas las sabanas rugiendo, mi nombre escapó de sus labios ahogada.
-Tranquila dije incorporándome, acunando su rostro con mis manos -lucha contra eso, tu eres mas fuerte,vamos, mírame.

Mis labios se orillaron hacia los suyos, mas antes de que se encontraran su diestra atrapó mi cuello y con una fuerza inusitada me alzo en vilo como si solo fuera un muñeco de trapo.
-Aprieta -rugí para que el demonio me escuchara mientras mi sonrisa se ladeaba engreída -aprieta fuerte, porque cuanto mas daño me hagas antes vas a perder el poder sobre ella.

Lo desafié relamiendome los labios de forma ladina, intentando que por ellos se adentrara una brizna de aire que calentara mis pulmones y los hinchara.
-Aprieta -mi voz sonó ahogada -porque ella es mas fuerte que tu y va a mandarte al infierno, dale una razón para hacerlo y pateará tu culo maldito.

Era norteño, acostumbrado a la guerra y a las atrocidades de Randulf desde niño, había luchado sobre los cadáveres de los míos, el demonio tendría que esforzarse mucho mas si su pretensión era asustarme.
-aprieta hijo de puta.




avatar
Atharal
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 30
Puntos : 27
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 12/09/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Blod samtaler blod (privado)(+18)

Mensaje por Thyra el Miér Mayo 16, 2018 1:31 pm

No podía negar que disfrutaba de esos momentos de paz y de tranquilidad que tenía con el pajarito, como a veces lo llamaba haciendo referencia a la habilidad de cambiante que poseía y que había visto en varias ocasiones, pese a que le había pedido por activa y por pasiva que se marchara porque no quería hacerle daño, no quería que el demonio pudiera tomar control de mi cuerpo o parte de este con él allí dentro y le hiciera algo incapaz de controlarlo o contenerlo... porque sabía que, estando él allí el demonio seguiría intentando tomar control de mi cuerpo pasara lo que pasara. A veces podía notarlo en mi interior como si intentara la forma de ver cómo podía vencerme, no por nada era un ser de la oscuridad y sus trucos tenía para que cayeran vencidos ante su poder y su magnificencia... pero me daba mucho miedo que por eso Atharal se viera herido por mi culpa, ya bastante tenía con el hecho de intentar vencerlo yo sola como para saber que podía hacerle daño sin que yo pudiera hacer nada. Pero él era demasiado terco como para no hacerme caso en lo que le decía y estaba convencido de que se quedaría ayudándome a superar lo que debía de afrontar, que lo haríamos juntos durante los tres meses que teníamos por delante. Sabíamos que no iba a ser fácil y que era una prueba dura que debíamos de superar los dos juntos, porque si podíamos con eso podríamos con todo lo que se nos pusiera por delante y de eso no tenía la menor duda. Reconocía que su presencia me daba esos ánimos que me faltaban y necesitaba porque había estado yo sola luchando contra el demonio de mi interior cuando yo era una persona que siempre estaba con la gente, que era cálida y cariñosa algo que distaba mucho de serlo Eyra y estar sola encerrada por no hacer daño a nadie como si fuera un “monstruo” me dolía y me restaba esas fuerzas que debía de tener. Atharal era como un soplo de aire fresco que me ayudaba a darme esas fuerzas y ánimos que necesitaba, su sola presencia bastaba para sacarme una sonrisa por muy mal que estuviera, sabía que era peligroso pero tenerlo allí me hacía muchísimo pese al miedo que tenía porque no quería hacerle daño. Por eso había dibujado ese círculo en el suelo por si las cosas se torcían y se ponían mal, para que pudiera protegerse y el demonio no llegara a alcanzarlo... si le hacía algo jamás me lo perdonaría.

Estábamos bien y me reía con él que gastaba bromas mientras tumbados en la cama desayunábamos la bandeja que había dejado en el lecho contándonos pequeñas “batallas” que habíamos tenido desde que éramos pequeños ya que nos entrenaron en el arte de la guerra, yo tenía varias anécdotas graciosas que contar de cuando era más pequeña y empezaba a utilizar mis poderes cuando no los controlaba. Lo cierto es que había hecho alguna que otra trastada en casa e incluso a Eyra que siempre venía corriendo tras de mí gritándome cuando le hacía alguna de las mías, por suerte siempre me perdonaba y no me hizo nunca nada a pesar de que al principio fue el centro de todas y cada una de mis bromas con mis poderes, luego entendí que ella ya tenía bastante cuando recibía esos duros entrenamientos y los demás en cierta forma se metían con ella. No le conté nada referente a cuando murió mi madre porque fue, en realidad, uno de los motivos que dio un cambio drástico en mi vida y que hizo que esa parte “oscura” en mi interior naciera y mis poderes se descontrolaran a causa de ello sin que pudiera evitarlo, no habíamos sabido mucho sobre la muerte de nuestra madre ya que padre jamás nos contó demasiado sobre ello, pero cuando fuimos más mayores supimos que no fue tan “accidente” como nos hicieron creer... sabía que Eyra sabía más de lo que me decía saber sobre el caso pero nunca me dijo nada y aunque yo pregunté sus silencios era todo cuanto encontraba como respuesta a mis preguntas, supuse que no quería decirme el verdadero motivo por miedo a que lo que llevara en mi interior y que no sabía controlar saliera a la luz, eran cosas como por ejemplo la muerte de mi padre lo que hacía que mis poderes se descontrolaran y perdiera el control. Como me pasó justo en el momento en que estábamos juntos y sentí que mi cuerpo ardía y abrasaba como si lo estuvieran quemando desde el interior, mi respiración se hizo errática y aunque intenté avisarlo para que se alejara en cambio Atharal intentó tranquilizarme pero yo sabía que de nuevo el demonio intentaría tomar el control y esa vez le haría daño estando allí dentro, porque él por más que le pedí que se metiera en el círculo no me hizo el menor caso. Sus manos tomaron mi rostro intentando tranquilizarme pero yo sentí aquel dolor abrasador en mi brazo que se tornó de un color oscuro, el brazo del demonio que tomaba control de esa parte de mi cuerpo y que lo cogió del cuello apretándolo mientras yo intentaba soltarlo. Sin embargo él no perdió la calma en ningún momento sino que desafió al demonio para que le hiciera más daño mientras yo, incapaz de respirar con normalidad sentía que mi brazo fuera de control lo apretaba más y más.


-¡Atharal! –Grité en un intento porque se callara y no lo desafiara mientras luchaba por retomar el control perdido que se me había ido de las manos, sin embargo escuchaba sus palabras en las que me hacía ver que yo podía ser más fuerte que el demonio que lo tomaba del cuello, podía sentir como mi mano se cernía más y más apretando sabiendo que le faltaba el aliento, notaba como el demonio en mi interior se relamía de mi sufrimiento y se divertía apretando el cuello de Atharal quien aguantaba el embiste en un intento porque yo luchara. Decía que así le daba una razón para patear al demonio y quizás, solo quizás, tuviera razón en cierto sentido porque verlo así era algo que me dolía, gruñí con fuerza cerrando los ojos mientras sacaba fuerzas de no sabía donde pese al dolor que sentía para apartar al demonio y alejarlo del cambiante. Grité, grité llena de dolor intentando encerrar de nuevo al demonio y quitarle el poder que ejercía sobre mi haciéndole daño a él, justo cuando sentí que le faltaba el aire y que podía perder el sentido como siguiera apretando fue que algo en mi interior estalló y grité, un grito agudo lleno de dolor, de rabia y de frustración mientras algo en mi interior tomaba forma e intentaba encerrar al demonio para que me siguiera dominando. Sentí como una explosión de energía que brotaba de mi cuerpo como si fuera una energía “blanca” que hizo que la habitación se iluminara por breves momentos de un destello blanquecino en el que sentí que el demonio gritaba por tomar el control que se le iba escapando por momentos, pude retomar el control de mi brazo y solté el agarre que tenía sobre Atharal como si mi cuerpo desprendiera una descarga que lo alejó de mi cuerpo y el demonio dejaba de tomar posesión sobre mí. La luz que había iluminado la habitación se desvaneció dejándome a mí sobre la cama y al cambiante a unos metros en el suelo por la fuerza del estallido, mi respiración rápida y entrecortada en lo que alzaba mis ojos viendo a Atharal tendido en el suelo con la marca de mis dedos en su cuello, me sentí horriblemente mal por ello porque no era la primera vez que alguien a quien quería sufría daños por mi culpa, siendo pequeña tratando de controlar mi poder otros habían sufrido... ¿por qué todos los de mi alrededor sufrían por mi culpa? Mordí mi labio con fuerza sintiéndome culpable de ello sin poder aguantar haberle hecho daño simplemente por quedarse conmigo a ayudarme, cuando se levantó e intentó acercarse retrocedí alejándome de él negando con la cabeza mientras un par de lágrimas caían por mis mejillas- no soy buena para ti, Atharal –concluí poniendo distancia por miedo a volver a hacerle daño de nuevo ahora que el demonio sabía que con él podía hacerme un daño enorme, que por él podría incluso llegar a dominar mi cuerpo- solo sé hacer daño a las personas que quiero y están cerca de mí... no quiero hacerte daño de nuevo –volví a negar pegando mi espalda contra la pared sin poder poner más distancia en aquel espacio pequeño y reducido- no puedo soportar el hacerte daño, ¿y si toma de nuevo control de mi cuerpo? ¡Casi te mato! –Un sollozo brotó de mi pecho tapando mi rostro con mis manos- no puedo perderte a ti también –acabé deslizándome por la pared hasta acabar sentada en el suelo mientras las lágrimas caían por mi rostro.



Mer enn en trollkarl:



Wild:
avatar
Thyra
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 27
Puntos : 23
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 13/09/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Blod samtaler blod (privado)(+18)

Mensaje por Atharal el Miér Mayo 16, 2018 2:33 pm

Le provoqué, lo hice hasta casi perder la razón, podía ver en los ojos de la hechicera aquel combate entre su luz y su oscuridad y sabía bien que esa gesta solo se producía porque necesitaba salvar mi vida.
Las lagrimas rodaban por sus ojos, apagados los bordes querían aniquilarme y yo mantenía la mirada turbia por la falta de aire pero desafiante porque sabia que ella evitaría mi muerte.

Los dedos se marcaban en mi piel, tosí ahogado, empezaba a perder el conocimiento y ni una sola palabra podías ya brotar de mi garganta, fue solo entonces, cuando la muerte me miraba de frente, cuando un destello de luz invadió la cámara salvándome de Hela, arrancándome de sus manos con delicadeza.

El demonio quedó de nuevo recluido en sus entrañas, mas Thyra, aterrada reculó hasta la pared suplicándome sin éxito que  no me acercara.
Me tambaleé frente  sus ojos, dando bocanadas de aire como un pez fuera del agua pero con el firme propósito de alcanzarla.
-Shhhhh

Ella aseguraba ser mala para mi, mas no era exactamente así.
-No eres tu, tu eres perfecta para mi, es el Draugr, nada tiene que ver contigo y lo sabes, tu eres la única que puede evitar que eso se adueñe de tu razón y yo seré el que te ayude a que eso no pase ¿de acuerdo? -susurré contra sus labios -estamos juntos en esto recuerdas? -dije acariciando su boca con la propia despacio -no puedo salir, así que no intentes librarte de mi, si me quieres mantener a salvo ,lucha.

El Draugr es  un no muerto. El significado original de la palabra en nórdico antiguo es fantasma.
Los draugar estaban dotados de una fuerza sobrehumana, podían aumentar de tamaño a voluntad y llevaban consigo el hedor inconfundible de la decadencia. Su habilidad de crecer a voluntad era proporcional a su peso y el peso de un draugr se describe como extremadamente pesado.
Ellos mataban a sus víctimas usando varios métodos, aplastándolos con su cuerpo voluminoso, devorando su carne o tragándolos enteros en sus formas más enormes, también indirectamente volviendo locas a sus presas o bebiendo su sangre. Thyra tenia que luchar contra eso que llevaba dentro porque si se adueñaba de su cuerpo abriría Hel y traería muchos mas como él, sería nuestro final, no podíamos permitir que saliera de esa torre, así que mientras Höor y Eyra conseguían la flor, nosotros teníamos que aguantar.

Tiré de ella para llevarla  al lecho conmigo, sonreí de medio lado quitando importancia a lo que había pasado.
-Buen combate guerrera, y ahora puedes devolverme la imagen de ese bosque... -pedí mirando sus preciosos y asustados orbes.


avatar
Atharal
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 30
Puntos : 27
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 12/09/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Blod samtaler blod (privado)(+18)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 5 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.