Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA CE QUI NOUS UNIT - PARTICIPAN DAMIAN ALARCÓN Y LORA BELLAMY. RELEASE THE BEAST - PARTICIPAN ASTOR GRAY Y GWANGJONG GOREYO. VANN STEIN - PARTICIPAN HÖOR CANNIF, ULF TOLLAK, GIULIANA MORDRAKE, DANIELLE MORGAN, LUND, STAN MCQUINN, KHAYLA. NOSTALGIA - PARTICIPAN SUNI KANG y GWANGJONG GOREYO.




Espacios libres: 05/48
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 28/11/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


Fight For Your Life ~ Privado

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Fight For Your Life ~ Privado

Mensaje por Arisley Bouvier el Jue Sep 14, 2017 5:13 am

La noche ya se alzaba sobre el firmamento y la luna daba por la ventana con su nacarada luz iluminando todo a su paso, podía ver a mí perra tumbada en el suelo justo por donde el halo de luz entraba bañando su pelaje, que de normalidad era negro, ahora de color plata mientras me miraba cambiarme con esos ojos que tenía y que me produjo una risa al sentirme observada por ella. La tenía desde hacía unos años y me encantaba estar con ella, al menos el tiempo que podía estar en casa y no estaba “trabajando”. A veces pensaba que debía de dedicarle más tiempo, y por eso pasaba todo el tiempo libre que tenía con ella. Como si supiera que mis pensamientos estaban dirigidos hacia ella se acercó moviendo el rabo de un lado a otro hasta que su cabeza, que llegaba un poco por debajo de mí cadera, se rozó contra mí buscando un cariño y que le hiciera caso.


-¿Qué pasa, bonita? –Pregunté mientras miraba ahora qué vestido debía de ponerme, iba a dar una vuelta y a despejarme porque notaba que lo necesitaba, además aprovecharía para visitar a Nai que hacía tiempo que no lo hacía, a ver si tenía un poco de suerte y la encontraba en casa, desde que era directora del departamento de antigüedades egipcias en el museo tenía mucho trabajo que hacer al llegarle hacia unos días un cargamento con cosas que catalogar para el museo. Decidí ponerme un vestido sencillo de color azul que hacía juego con el color de mis ojos, acaricié a mí perra cuando ya estaba vestida del todo y salí por la puerta con la mirada de ella puesta en mí. Mañana iba a tener el día libre así que lo pasaría con ella y la llevaría al parque como sabía que le gustaba con su juguete favorito, quizás si Nai tuviera el día libre, o incluso si no, podría pasar por su perra Isis y que fueran las dos juntas, se habían hecho amigas y así podían pasar el tiempo juntas de vez en cuando.

El buen tiempo ya se iba notando por las calles de París y eso hacía que la gente saliera más por la noche, la ciudad comenzaba a cobrar más vida durante esta y los jóvenes salían a dar una vuelta, también podía ver a parejas cogidas de la mano y del brazo paseando por las calles… amor, algo a lo que yo no tendría nunca, o eso era lo que creía debido a mí trabajo. Fui caminando sin poner ningún rumbo fijo, dejé que mis pies por ese momento fueran los que decidieran a dónde ir. Las tabernas estaban llenas de gente porque incluso desde fuera se podía oír el jaleo que había dentro y negué con la cabeza, en su mayoría hombres que se juntaban para beber y contar sus “batallitas”, como las chicas del burdel las llamábamos.

No me di cuenta que al pasar por una de ellas hubo un hombre, de mediana edad, que salía y que había fijado sus ojos en mí. Seguí caminando sin pensar que podría ir tras mis pasos, incluso desde esa distancia podía oler el fuerte alcohol que desprendía. No miré hacia atrás en ningún momento y mucho menos cuando me llamó, y supe que era yo porque añadió un “pelirroja” notorio por el color de mí pelo. Aceleré el paso intentando despistarlo pero cuando quise darme cuenta, y a pesar del estado en el que el hombre estaba, cogió mí brazo y me empujó hacia el lateral de un callejón donde me estampó contra la pared.

Quise moverme y alejarlo pero me agarró una de las muñecas y comenzó a decirme de todo, iba bastante borracho y lo único que quería era que me soltara y que me dejara tranquila. Parecía empeñado en que quería, claramente, follarme como él había dicho. Lo alejé de un empujón y antes de que pudiera irme corriendo me cogió del brazo, tiró hacia él y me dio una bofetada para girarme y poner mí cara contra la pared. No paraba de decirme lo que era, una vulgar fulana, y que realmente lo que quería era aquello. Intenté revolverme pero cogió ambas muñecas con una de sus fuertes manos y las dejó sobre mí cabeza, podía oír como se desabrochaba el pantalón en una clara intención de lo que pretendía hacer. Por más que grité, chillé para que alguien me oyera y me ayudara… parecía que nadie fuera hacerlo. Lamenté ser tan débil en ese momento, incapaz de defenderme ante agresores como aquel cuando lo único que quería era darle una paliza por lo que iba a hacerme.  



Don't be afraid to the dark side:


Just Me:





avatar
Arisley Bouvier
Prostituta Clase Alta
Prostituta Clase Alta

Mensajes : 71
Puntos : 65
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 10/04/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fight For Your Life ~ Privado

Mensaje por Vashni Indih el Jue Sep 14, 2017 8:58 am

Mis ojos en el liquido ambarino donde dos peces chocaban entre si de forma abrupta. Apuré esa única copa, había perdido la cuenta de cuantas llevaba, pero esa seria la ultima.
Mi vida era caos, la venganza me llevo al palacio Royal, en busca de la niña que mordí cuando la venganza nos llevó a mi hermano y a mi frente a la familia Argent.
En las ondas de la bebida podía ver aquella noche, revivirla, una noche en la que todos nos convertimos en victima y verdugo.

Sacudí la cabeza bastante embotada por el alcohol, acabé depositando unos francos sobre la barra para pagar mi consumición y tambaleándome ligeramente encaminé mis pasos hacia el caballo que había dejado atado junto al abrevadero.
Ladeé la cabeza al escuchar los gritos de una mujer provenientes del callejón, no me lo pensé y corrí adentrándome entre aquellas estrechas paredes apenas iluminadas por una farola.

Un tipo la sujetaba de espaldas contra la pared, apestaba a alcohol, mas incluso que yo y con el manubrio fuera alzaba la falda de la joven chica que intentaba luchar en vano por librarse de aquel tipo.
-¡Suéltala! -ordené.
Su mueca me dejó claro que estaba demasiado cachondo como para hacerme caso, no abrió la boca para replicar y si lo hizo no escuche mas que un grito ahogado pues con mi velocidad sobrenatural enganche su cuello alzando sus pies del suelo estampandolo contra la pared del fondo.
-Te lo diré solo una vez y espero que te quede claro, vas a pedir perdón a la chica y después te subirás los pantalones y te largaras por donde has venido porque de no hacerlo.

De mi cinto saque una daga que se paseó rauda pro mis dedos hasta alcanzar su mejilla. Clavé allí la punta, un rio escarlata bajo por su piel mientras este sollozaba asintiendo.
Le había quedado claro que no jugaba, y que con facilidad usaría la daga para cortarle su arma y que no pudiera volver jamas a usarla.

Lo solté, el tipo sostenía sus pantalones mientras suplicaba el perdón de la mujer con los ojos aguosos por el pavor y un tembleque que lo llevó a mearse encima., dejando un charco maloliente en el suelo.
-¡Largo! -ordené mientras este salia corriendo callejón abajo.
Me acerqué a la señorita que se recolocaba la ropa aun asustada, yo también apestaba a alcohol y mi estado de ebriedad era claro, así que a medio camino me quedé y alcé las manos para que entendiera que no era mi intención hacerle daño.-
¿estas bien? -pregunté envainando el acero sin apartar mis ojos pardos de los ajenos.



Amara y Vashni:
avatar
Vashni Indih
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 79
Puntos : 64
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 03/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fight For Your Life ~ Privado

Mensaje por Arisley Bouvier el Lun Sep 18, 2017 9:31 am

Lo sabía, era mi fin. Nadie parecía oírme en aquel momento y nadie parecía acudir a mi llamada de auxilio desesperada, supe que aquel hombre acabaría consiguiendo lo que quería, mi rostro contra la pared al igual que todo mi cuerpo, su mano aferrando las mías con fuerza sobre mi cabeza incapaz de moverme y las lágrimas comenzaron a derramarse de mis ojos cuando entendí que no tenía escapatoria, que por mucho que me revolviera él era mucho más fuerte que yo y que podría hacer conmigo lo que quisiera. Me había dado un guantazo alegando que era lo que yo quería, que había pasado provocándole con mis movimientos y con aquel vestido que llevaba,recía haber sido el único que me había oído y centré mis ojos en su figura, castaño de piel morena, alto y de constitución miraba al hombre que ante su aparición chasqueó la lengua y negó con la cabeza, estaba demasiado cachondo y sabía que no iba a dejarme cuando estaba a punto de violarme, dijo que en el fondo solo era una puta que pedía que se la follaran con ganas y eso era lo que él iba a hacerme en esos momentos, terminó diciendo que me estaba haciendo un favor al follarme y que debía de darle las gracias. Me revolví de nuevo y sentí que se reía cuando mis vanos intentos se quedaron en nada, cuando vio mis lágrimas cayendo por mis ojos dejando su apestoso aliento a alcohol cerca de mi rostro. Cogió mi mentón con fuerza y giró mi rostro para darme un beso que me asqueó por completo, el sabor de los puros mezclado con el del alcohol casi me revolvió el estómago y no supe cómo aguanté, mordí su lengua para soltarme y finalmente lo hizo pero se rió, comenzó a bajar su pantalón liberando su miembro que restregaba contra mis nalgas dándome a entender que iba a follarme, en aquel callejón y contra mi voluntad.

Sentí sus manos ascendiendo con prisas el vestido rozando también así mi piel, sentía su respiración agitada y entrecortada diciéndome lo que iba a gozar al sentir lo que era una verga de verdad y no posiblemente la de jovencitos que habría probado, llevaba ya subido hasta mi cintura, tan solo mi ropa interior lo separa de que me hiciera aquello cuando una voz masculina sonó de pronto en el callejón pidiéndole que me soltara, miré al hombre parado que paun “vete a la mierda” un tanto raro por el alcohol en su cuerpo e ignoró la petición del joven que, en un abrir y cerrar de ojos, pasó de estar en la entrada del callejón a apartarlo de mi cuerpo cogiéndolo por el cuello estampándolo contra la pared de enfrente. Escuché las palabras que le dijo y me giré apoyando mi espalda contra la pared contemplando la escena, había sacado una navaja que deslizaba por la piel de su mejilla en advertencia, clavó la punta de la misma dejando que unas gotas cayeran por su mejilla teniendo atemorizado a aquel hombre que asentía con la cabeza.

Lo soltó finalmente y no pude evitar pegarme a la pared no deseando que se acercara en lo más mínimo hacia donde me encontraba pero comenzó a subirse los pantalones entre temblores, me rogaba que le perdonara pero yo no pensaba hacerlo de ninguna manera, ¿aceptar el perdón de alguien que no lo sentía y que lo hacía, únicamente, porque veía su vida atemorizada? No lo quería, no quería nada que tuviera con ver con aquel hombre. Acabó meándose encima muerto de miedo y en cuanto terminó el grito del joven fue suficiente para que saliera huyendo del callejón para perderse de nuestra vista, ahora solo quedábamos los dos en el callejón y mi mirada se paseó por aquel hombre que tenía a unos cuantos pasos, al único que había evitado lo que estaba a punto de ocurrir. Me fijé más en su rostro teniéndolo más de cerca y en su mirada parda mientras se acercaba hacia mí, pareció darse cuenta de que quizás podría asustarme y se paró guardando la daga en su cinto y levantando las manos para que entendiera que no iba a hacerme daño. Su pregunta de si estaba bien me hizo despertar del estado en el que estaba, mi cuerpo estaba tenso por la situación, mi corazón bombeaba sangre con fuerza y sentía que mi respiración estaba agitada. Seguramente estaría algo más pálida de lo que realmente era mi piel, aún tenía el miedo y el susto en el cuerpo, mordí mi labio con fuerza quitando los restos de los surcos de mi rostro por las lágrimas. ¿Si estaba bien? Maldición, no estaba bien, estaba realmente jodida.



-No... –mi voz sonó de forma trémula y con un ligero temblor en un tono bajo, como si me faltaran las palabras, ni siquiera sabía por qué le había dicho que no cuando realmente quería decirle que “sí”, aunque fuera mentira, sin embargo las palabras salieron antes de que pudiera controlarlas- si no llega a ser por ti yo... yo no... –quise apartarlo de mi mente pero era imposible, me había sentido tan vulnerable, tan delicada, tan frágil... tan débil en esos momentos. Aparté la mirada hacia otro lado mordiéndome el labio con fuerza, en esos momentos odié ser tan débil como para permitir que me manejara como quisiera, ser tan débil para no poder defender... lo odié con todas mis ganas- ojalá hubiera podido hacer algo para frenarlo, ojalá hubiera podido defenderme... sino hubieras aparecido... –me callé de nuevo y volví a fijar mis azules en sus pardos- Gracias, gracias por ayudarme –aún notaba las piernas un poco temblando pero di un paso en su dirección, a él no le tenía miedo, no cuando me había salvado- ¿podría... podría saber vuestro nombre? –Pregunté con cierta vergüenza en mi voz, algo tímida después de haberme visto en un momento como aquel- me gustaría poder agradecer lo que habéis hecho, has sido el único que ha aparecido para ayudarme –le di una ligera sonrisa- me llamo Alessia.



Don't be afraid to the dark side:


Just Me:





avatar
Arisley Bouvier
Prostituta Clase Alta
Prostituta Clase Alta

Mensajes : 71
Puntos : 65
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 10/04/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fight For Your Life ~ Privado

Mensaje por Vashni Indih el Mar Sep 19, 2017 10:55 am

La mujer trémula se acercó a mi ligeramente, agradecía una y otra vez mi intervención, algo en absoluto necesario, cualquier otro con un poco de cojones y dos dedos de frente hubiera intervenido.
-No ha sido nada, venia de la taberna -aseguré -me iba ya a casa, escuché tus gritos en el callejón y vine a ver que pasaba, no he hecho nada que no hubiera hecho cualquiera que te hubiera visto en problemas.

Sus ojos seguían anclados en los miso, miedo, eso leía en su aterrada mirada, un miedo que no se desvanecía por mucho que yo hablara.
-Debería señorita no andar sola a estas horas, menos por lugares como este, no son para una dama ¿necesita que la acompañe a casa? De seguro su esposo estará preocupado por vos

Me acerqué a ella pasando mi brazo por su espalda para animarla a caminar, apestaba a alcohol, pero yo no era como ese tipo por muy borracho que fuera.
-debería aprender a defenderse -le dije alzando la mirada -si has de pasar por estas calles, deberías ser al menos capaz de tumbar a alguien y salir corriendo para ponerte a salvo.

Llegamos frente a mi montura castaña, la joven seguía muy asustada, dejarla allí no era una buena opción.
-¿y si me invitas a un café? creo que me vendrá bien uno cargado antes de emprender rumbo a mi hogar.
Ella sonrió aceptando de inmediato, se notaba que necesita de algún modo pagar mi intervención, darme las gracias.

Subí sobre mi montura y le tendí la mano para ayudarla a montar delante de mi, mis brazos rodearon su cintura y cogiendo las riendas con fuerza fui siguiendo sus indicaciones hasta llegar a una modesta casa a las afueras.
La joven sonrió cuando tras apearme la ayude a bajarse, se notaba que estaba mucho mas tranquila ahora en mi presencia, su casa supongo le daba confianza, así que juntos atravesamos el umbral de esta.

Me invitó a tomar asiento en el sofá, agradecí su gesto poniéndome cómodo mientras esperaba que la doncella de pelos rojos me trajera el café para poder tomarlo y despedirme de ella, no era mi intención robarle mas tiempo del necesario.
No tardó demasiado en llagar con una radiante sonrisa y una buena cafetera con dos tazas.
-Con la que llevo encima me vendrá bien -bromeé acercándole la taza para que me sirviera.

El liquido negruzco calló en ella, su sabor era intenso, estaba caliente, de seguro podría alzar un muerto.
Me relamí los labios mirándola fijamente mientras conversábamos sobre temas no trascendentales que nada tenían que ver con lo sucedido aquella noche.
-¿esta ya mejor?-pregunté. Era consciente de que no estaba herida, de estarlo, olería a sangre y no lo hacia.
Me fui cada vez poniendo mas cómodo en el sofá, las risas se sucedían y el sopor de la borrachera empezaba a hacerme mella.



Amara y Vashni:
avatar
Vashni Indih
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 79
Puntos : 64
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 03/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fight For Your Life ~ Privado

Mensaje por Arisley Bouvier el Miér Sep 20, 2017 11:15 am

Aquel hombre que me había salvado de aquella horrible situación decía que no había sido nada, ¿qué no había sido nada? Joder, acababa de salvarme una violación... era mucho más que nada lo que había hecho, aunque para él no lo pareciera en absoluto. Quise decirle que había hecho más de lo que quizás cualquiera en su situación se hubiera atrevido a hacer, la parís profunda y esa que a veces no reparaba en lo moral y lo ético no hubiera hecho una mierda si me hubiera encontrado en la situación en la que él lo había hecho, es más, en cuanto hubieran intentado enfrentarse al hombre quizás se habrían echado hacia atrás y hubieran pasado de largo... o peor, se habrían quedado a mirar. Quizás tenía un muy mal concepto de esa París profunda y oscura, pero era producto de lo que me había tocado vivir a lo largo de mi vida. Había recibido palizas por parte de mi padre cuando era más pequeña, algo que no había contado a nadie, ni siquiera se lo había dicho a Nai porque no quería preocuparla más de lo que en su momento ya estuvo conmigo. Después había sido echada de mi casa como si fuera un perro abandonado a su suerte, vagabundeando por las calles en busca de algo que comer, algo que poder beber y cobijarme en algún lugar cuando tan solo tenía once años. Sí, fue la Madam quien me encontró pero incluso en esa bondad que había recibido de ella el pago fue que tendría que trabajar para ella, un trato parecido al que hizo con Nai salvo que a ella, directamente, la había comprado por salvar su vida. Cierto es que trabajé para ella limpiando y demás y que hasta los quince años no fue que tuve a mi primer cliente... de entre toda la oscuridad que había encontrado, lo único bueno, había sido Nai.

Lo demás solo habían sabido aprovecharse de la situación que se les presentaba en bandeja y quizás, por eso mismo, pensaba que cualquier otro no hubiera hecho nada por ayudarme sino que incluso habrían mirado porque sabía que había a algunos hombres que le gustaba más mirar lo que les hacían a otros antes de que se lo hicieran a ellos, también sabía que había por la ciudad algunos clubs donde pagaban para poder azotar, pegar y maltratar a jóvenes que, como yo, no tenían lugar a donde ir y habían caído en buenas manos... así que encontrar algo de bondad entre toda la oscuridad de la ciudad era de agradecer bastante. Él podría estar también algo borracho pero, sin duda alguna, me fiaba más de él después de haberme salvado que del hombre que había intentado violarme. Al fin y al cabo estaba acostumbrad a tratar con borrachos, era lo que tenía aquella profesión. Me mordí el labio cuando me dijo que no debería de andar sola a esas horas por las calles, pero intenté no reírme cuando dijo que quizás mi esposo estaría preocupada por mí, hice el intento de no reírme en esos momentos.



-Me temo que, por mi trabajo, debo de atravesar las calles a estas horas –iba a negarme sobre el hecho de que me acompañara a casa pero, siendo franca, me sentiría más tranquila si me dejaba en la tranquilidad y comodidad de mi hogar así que asentí con la cabeza aunque tuviera que agradecerle también eso- oh, no se preocupe, no hay ningún esposo que me espere en casa... –dije de pasada sintiendo su brazo colarse tras mi espalda y empujarme suavemente hacia donde se encontraba su corcel y alcé mis ojos para mirarle cuando dijo que debería de aprender a defenderme, lancé un suspiro mirando al frente- para mi desgracia no conozco a nadie, señor –dije en un leve murmullo acabando finalmente frente a una montura castaña, preciosa de piel brillante que esperaba para ser montada. Me encantaba montar a caballo y me acerqué para acariciar el hocico del animal tranquilizándome por ello para darme cuenta de que él ya había montado y que me tendía una mano, me preguntó si le invitaba a un café, miré su palma, luego lo miré a él y acabé asintiendo... así también le agradecería lo que había hecho por mí- tengo un café muy bueno, soy una adicta a el –dije antes de tomar su mano y con un impulso suyo acabé sentada delante de él, sus brazos rodearon mi cintura para tomar las riendas y pude sentir el calor que desprendían incluso con la ropa puesta. Unas indicaciones más tarde y unos minutos después acabamos frente a la puerta de casa, fue él quien bajó primero y me ayudó a bajar a mi después sintiéndome más tranquila, más calmada, le hice un gesto para que me siguiera y le dejé entrar cerrando la puerta tras de él, lo llevé hasta el salón y le pedí que se pusiera cómodo mientras me metía en la cocina, puse el café en la cafetera, puse esta al fuego y mientras lavé mis manos, mi boca y mis brazos cuando un maullido captó mi atención- Hola Stan –dije acariciando la cabeza de mi gato que venía a saludarme, se bajó saliendo de la cocina y cuando estuvo todo listo cogí sendas tazas, la cafetera y salí hacia el salón donde él estaba sentado en el sofá, sonreí por sus palabras y dejé la bandeja sobre la mesa- creo que te gustará, bueno, es de mis favoritos –dije sirviendo su taza primero y después la mía. El tiempo pasó entre conversaciones banales que me calmaron por completo sintiéndome más cómoda en su presencia, al cabo de un tiempo cuando me preguntó si estaba mejor asentí con la cabeza, lo cierto es que me encontraba cansada y lo mejor sería irme a dormir y que él pudiera volver a su casa, cuando me fijé de nuevo en él había caído vencido por el sopor incluso con el café que se había tomado, su cuerpo se había medio recostado en el sofá y acabé levantándome, me supo mal despertarlo y pensé que lo mejor sería dejar que descansara la noche allí. Con delicadeza quité la chaqueta que llevaba dejándola doblada sobre el sillón, cogí una manta aunque su cuerpo estaba caliente seguramente producto del alcohol y lo tapé con ella ya recostado en el sofá. Lo miré unos segundos y me mordí el labio, si no hubiera sido por él... lancé un suspiro, retiré la bandeja con el café y me fui a la habitación para dormirme. La noche pasó dando paso así al día y me levanté al día siguiente pensando que mi invitado, y mi salvador también, se habría ido así que fui para darme una ducha y cambiarme de ropa, tenía el día libre así que un paseo me vendría bien para aclarar mis ideas y pensar en las palabras que me había dicho sobre defenderme pero... ¿a quién podría yo pedirle algo como eso? Cuando salí mi perra, que me había estado esperando en la habitación todo el rato, salió conmigo fuera y se fue corriendo directa hacia el comedor, fue que oí un leve gruñido como el que yo hacía cuando mi perra se subía sobre mí sin ser consciente de su tamaño que, intrigada, me acerqué al salón para ver qué pasaba encontrándome con la imagen de mi perra con sus patas en el cuerpo de aquel joven que seguía durmiendo en mi sofá cuando pensaba que ya estaría en su casa- ¡Sora! –Dije corriendo para quitarla de encima mientras la perra lo miraba y movía el rabo e intentaba acercarse de nuevo a él una y otra vez haciendo que la cogiera para que eso no pasara- lo siento, no pensaba que estarías todavía aquí... –me excusé como pude dándome algo de vergüenza por fallo tan estúpido mientras controlaba a mi perra que quería ir hacia él- Sora, ¿pero qué te ha dado esta mañana? –Dije intentando controlarla- de normal no se pone así –dije volviendo a llevarla de nuevo a mi habitación y dejándola allí, al volver lo miré disculpándome de nuevo- es la primera vez que me hace eso –mordí mi labio- ¿estás bien? –Pregunté porque ayer había estado borracho y quizás no se encontrara bien del todo- Yo... gracias de nuevo por ayudarme, creo que seguiré tú consejo –hice una leve pausa- ya sabes, defenderme –dije por si acaso no se acordaba- buscaré a alguien aunque ahora mismo no conozco a nadie que sepa defenderse de esa forma –mordí mi labio con más fuerza, podría preguntarle a él si le interesaría hacerlo ya que vi que sabía defenderse también pero... quizás fuera demasiado, y yo no quería causar molestia alguna.



Don't be afraid to the dark side:


Just Me:





avatar
Arisley Bouvier
Prostituta Clase Alta
Prostituta Clase Alta

Mensajes : 71
Puntos : 65
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 10/04/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fight For Your Life ~ Privado

Mensaje por Vashni Indih el Miér Sep 20, 2017 12:17 pm

Gruñí al sentir las patas de una perra sobre mi pecho, abrí los ojos ligeramente, los rayos de sol entraban por los postigos del comedor forzándome a volver a cerrarlos por la resaca y el martilleo constante de mi cabeza me hizo llevar la diestra sobre mis sienes mientras me quejaba.

No era la primera borrachera, no seria la ultima, desde que los Argent entraron en mi vida olvidar a base de bourbon era una constante de mi día a día.
Tenia la boca pastosa y me costó un poco ubicarme, mas por la voz de la doncella que se disculpaba pronto caí en la cuenta de que me había quedado dormido sin querer en su sofá.
-Lo siento -dije alzándome de golpe intentando centrarme -perdón, debería de haberme largado anoche, pero..
Ella sonrió mirándome mientras yo me eche a reír revolviéndome el pelo, tenia que tener un aspecto lamentable.
-Bueno, de peores tipos habrás visto -bromeé riéndome de forma engreída – ayer me comentaste que tu trabajo te obliga a pasar por esas calles, no caí ayer, pero hoy estoy algo mas despierto. Trabajas en el burdel ¿cierto?

Trate de hacerle ver que sabia a lo que se dedicaba, intuía que por eso le borracho la había cogido, de seguro no era la primera vez que la veía, envalentonado por el alcohol y viendo la oportunidad se atrevió, había que reconocer que la doncella estaba de buen ver.
-No voy a darte el sermón como si fuera tu padre, todos tenemos fantasmas y cosas por las que no nos sentimos precisamente orgullosos. Si pasas por esas calles necesitas al menos saber protegerte, no me importaría ayudarte -dije con seguridad -a cambio puedes pagarme con café -bromeé guiñándole el ojo con picarda -estaba bueno y ahora no me vendría nada mal otro y un buen vaso de agua de paso.

Había encerrado a la perra que nerviosa había presenciado mi naturaleza, también el gato que ni de lejos se me había acercado claro que yo podía olerlos a ambos.
-¿que me dices señorita... -ladeé la sonrisa -¿me dijiste tu nombre? -pregunte -tenia ciertas lagunas ¿paso algo entre nosotros anoche? Ya sabes...¿follamos?
Iba borracho, ella era bonita, yo un hombre...vamos de normal las mujeres no se me resistían.
Me eche a reír por la cara que puso, deducía que no, peor la pregunta no era en absoluto descabella
-Entrenaremos cada mañana, vendrás a mi mansión, te aseguro que cuando acabe contigo sabrás protegerte.



Amara y Vashni:
avatar
Vashni Indih
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 79
Puntos : 64
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 03/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fight For Your Life ~ Privado

Mensaje por Arisley Bouvier el Jue Sep 21, 2017 9:50 am

Realmente no me había esperado que el hombre que me había salvado por la noche, que me había acompañado hasta casa y al que había invitado a un café en “pago” por lo que había hecho por mí siguiera estando en el mismo lugar que lo dejé al día siguiente. Pensaba que ya estaría en su casa y por eso mismo ni siquiera había ido al comedor cuando desperté, no quise despertarlo cuando se quedó durmiendo porque iba algo borracho y a mí no me molestaba que se quedara en mi sofá durmiendo, era lo menos que podía hacer cuando me había librado de una bastante gorda, así que cuando Sora salió corriendo en dirección hacia el comedor y oí ese sonido que yo hacía cuando se subía sobre mí mi sorpresa fue mayúscula. Se había despertado porque Sora se había subido sobre él, más bien, había clavado sus patas delanteras en su pecho y movía el rabo emocionada, con la lengua fuera, fijando sus ojos en mi invitado. Me costó quitarla de encima y tuve que encerrarla para que no lo molestara preguntándome qué le pasaría esa mañana para ponerse así porque jamás la había visto comportarse de esa forma con nadie. Cuando volví se había levantado del sofá y su mano se paseaba por su pelo, lo tenía un poco revuelto y eso me hizo sonreír de lado observándolo, parecía que sentía algo de dolor tras la resaca y no me extrañó para nada.


-No tienes por qué disculparte, no quise despertarte cuando te quedaste dormido, no me molesta que hayas dormido en mí sofá –sonreí levemente y luego solté una risita corta ante su comentario de que los había visto peores, si él supiera cuán de cierto era esa afirmación... pero la verdad es que no estaba tan mal como él se creía, el pelo un poco revuelto, la camisa un poco arrugada... sí, pero no tan grave como quizás él se pensara. Sus palabras continuaron dejándome en claro que, ahora que estaba algo más despierto y lúcido y que el alcohol no corría por sus venas y su cuerpo mermando su capacidad de atención y de raciocinio sabía que trabajaba en el burdel, no había que ser demasiado inteligente para darse cuenta de ello, era lo que había por aquellos lares y ya le había dicho que para volver a casa obligatoriamente tenía que pasar por allí. Aparté mis ojos de los suyos mirando por la ventana del salón, para mí no era algo agradable o sencillo el hecho de decir que era una prostituta y que trabajaba en un burdel, en uno de clase alta y de lujo, pero así era. París en ese sentido era demasiado liberal y no había tanta censura como en otros sitios, pero igualmente no me sentía cómoda cuando alguien me preguntaba a qué me dedicaba o cuando alguien descubría lo que hacía... no era algo que me enorgulleciera en absoluto. Volví a clavar mi vista en él cuando dijo que no me daría un sermón como si fuera mi padre, sonreí de forma algo amarga e hice un ruido con la boca cerrada parecido a un “já” irónico totalmente por ese comentario, si él fuera mi padre quizás con lo que tanto me odiaba me hubiera metido a prostituta muchísimo tiempo antes, o quizás estaría dándome palizas con el cinturón como a veces hacía cuando volvía borracho a casa. Sin embargo no comenté nada en absoluto pese al desacierto del comentario, él para nada sabía lo que pasaba con mi familia y era una frase bastante típica y común que no tuve en cuenta. Pero en algo tenía razón, no me sentía orgullosa para nada y lo llevaba como buenamente podía- todos tenemos que luchar por salir adelante con nuestras vidas ¿no es así? –Dije haciéndole ver que, en eso, estaba de acuerdo con él. Mi sorpresa sin embargo vino más tarde cuando dijo que él se prestaba para enseñarme a defenderme, mi boca se abrió ligeramente separando mis labios y lo miré con la sorpresa pintada en mis dos mares- ¿lo... lo dice en serio? –Y lo que yo pensaba era, ¿por qué él iba querría ayudarme, por qué de esa forma tan desinteresada? Me dijo que podría pagarle con café aunque sabía que me lo estaba diciendo totalmente en broma, pero no entendía por qué él querría ayudarme en algo como eso- ¿está seguro de eso? –Volví a preguntar porque éramos dos completos desconocidos y aunque sí era cierto que me había salvado y que sabía defenderse poco más podríamos decir que teníamos en común- yo... no sabría cómo agradecerte la ayuda, de verdad, ni el que quieras enseñarme tampoco... –fui hacia la cocina para coger un vaso de agua y ponerle otra traza de café que dejé sobre la mesa del comedor sin apartar mi vista de él, ladeando un poco la cabeza mientras lo veía beberse el vaso de agua de un solo trago. Sonreí de lado cuando me preguntó su nombre y solté una risa asintiendo con la cabeza- te dije mi nombre aunque vos no me dijisteis el vuestro –apunté con cierta diversión- Alessia Bouvier señor... –dejé las palabras a medias para que él mismo se presentara y poder llamarlo de alguna forma- anoche quise saber vuestro nombre pero no sé si no me oísteis o ibais demasiado contento como para responderme –alegué con cierto deje de broma hasta que vino la pregunta del millón: si nos habíamos acostado. Pese al trabajo que tenía mis mejillas se encendieron levemente y miré hacia otro lado, su risa llegó pocos segundos después tras mi reacción y lo miré mordiéndome el labio- fuiste respetuoso y caballeroso conmigo, al menos en ese aspecto y no, no hicimos nada –apunté para luego escuchar que cada mañana iría a su mansión a entrenar, ¿mansión? Vaya, así que debía de ser la clase alta para tener una mansión, y que cuando acabara conmigo sabría defenderme- yo... de verdad que no sé cómo agradecerte lo que estás haciendo por mí, pero si es café lo que me pides te prometo que te llevaré un buen termo cada mañana –dije con una sonrisa antes de que él me diera la dirección a la que debía acudir ahora sí volviendo a su casa quedando al día siguiente para comenzar a entrenar.





Como había tenido esa misma tarde libre había ido a comprar lo necesario para poder entrenar, lo cierto es que no sabía muy bien lo que debía de esperar pero lo más lógico es que con vestidos dificultaría el entrenamiento así que compré unos cuantos pantalones negros de cuero y algo para encima que fuera más suelto y que me ayudara con los entrenamientos. Estaba hasta en cierto punto nerviosa, yo jamás había hecho nada de aquello ni me había peleado nunca por lo que la idea de entrenar y tener que pegar a alguien me desconcertaba un poco. A la mañana siguiente tal y como habíamos acordado me enfundé en uno de esos pantalones de cuero negro que se ciñeron a mi piel, las botas negras y una camisa azul clara del mismo color de mis ojos. Tal y como le había dicho llevaba un termo donde portaba algo de café y parando uno de los carruajes le indiqué la dirección que debía de tomar para llevarme a la mansión. Esta estaba en las afueras de la ciudad y tardamos casi veinte minutos en llegar pero llegué justo a tiempo a la hora acordada, nada más llegar uno de los sirvientes que parecía estar esperándome me hizo una seña para que lo siguiera y lo acompañara, que me estaban esperando. Ojos observaron cada detalle de la mansión hasta que me condujo a un jardín en la parte trasera cubierto de césped, un jardín amplio de donde se oían algunos golpes y cuando se retiró observé que era como un campo de entrenamiento y los ruidos era los que producía él entrenando contra un tocón que tenía forma humana. Lo golpeaba centrado en sus ataques y yo no me atreví a romper aquel momento, también porque a veces la timidez me podía, y no quería distraerlo. Fue él quien, tras unos minutos en los que me quedé observando cómo se movía se giró para mirarme, desperté de aquel trance y le sonreí ahora que ya había parado.


-Buenos días –dije entrando finalmente al jardín observando el lugar de forma detenida hasta centrarme en él- no he querido molestarte, se te veía concentrado –sonreí y le tendí el termo con el café- aquí tienes tú café, espero que te guste –volví a contemplar el lugar y luego centré mis ojos en él- bueno... ¿empezamos? Estoy un poco perdida en esto –noté que miraba que no iba con vestido y me mordí el labio- supuse que sería mejor no venir con vestidos para entrenar, las faldas dificultan un poco los movimientos. ¿Y bien? –Dije, preparada para empezar aunque sabía que iba a ser algo bastante duro pero... era por mí bien.



Don't be afraid to the dark side:


Just Me:





avatar
Arisley Bouvier
Prostituta Clase Alta
Prostituta Clase Alta

Mensajes : 71
Puntos : 65
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 10/04/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fight For Your Life ~ Privado

Mensaje por Vashni Indih el Jue Sep 21, 2017 11:22 am

El mayordomo guió a la señorita hasta el patio de armas, le indicó donde me encontraba y yo me limité a ladear la sonrisa dándole golpes al tocón sin detenerme un ápice aunque bien sabia que me observaba.
Solo cuando terminé los movimientos de ese baile me detuve buscando a la dama de fuego con mis pardos.
-Buenos días -dije acercándome a por el termo de café.
Ella sonrió al verme abrirlo y olfatearlo cerrando los ojos casi paladeandolo mientras me relamía.
-ummmmm -me eche a reír al abrir los ojos y ver como me miraba fijamente.

Con mi dedo le indique que empezara a correr, la vi enarcar la ceja con cara de “¿en serio?”
-venga señorita Arisley, ponga su culo duro que lo veo -ladeé la cabeza mirando el culo que le hacían los pantalones, casi me tira el termo a la cabeza lo que me hizo reírme de nuevo -venga, a correr.

Puede que ella no lo entendiera pero lo primero tenia que coger forma física, de nada serviría que le enseñara a golpear si no cogía fuerzas, fondo y resistencia.
Al rato estaba echando el hígado literalmente lo que me hizo reír, me sequé el sudor que resbalaba por mi frente tras volver a golpear el tocón con golpes y brazos.
Acabado mi entrenamiento me uní a su carrera.
-¿corremos por el lago?

La joven se detuvo poniendo sus manso por encima de las rodillas jadeando sin parar, alzó sus azules clavandolos en mis pardos.
No podía evitar morderme el labio inferior para aguantar la risa, creo que me hubiera mandado de una patada al lago.
-Por hoy suficiente, creo que tu culo va mejorando -bromeé de nuevo -esta noche tengo que acudir a una fiesta ¿te apetece acompañarme? -le pregunté.

La joven dudaba, a fin de cuentas apenas nos conocíamos.
-Si vienes te diré mi nombre -apunté con aire engreído -las fiestas en el palacio Royal son un coñazo, al menos contigo podre pasar un rato entretenido y total ya me has visto borracho, no vas a asustarte ¿cierto?

Tenia cosas que hacer en las fronteras, los cazadores nos estaban asediando, los jóvenes, mas bravucones les plantaban cara y ya había enterrado a demasiados miembros de mi manada, así que el toque de queda estaba claro y estaba preparando un lugar donde poder encerrarnos en luna llena, al menos de momento. Hasta que culminara mi venganza con los Argent.
-¿que me dices señorita?



Amara y Vashni:
avatar
Vashni Indih
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 79
Puntos : 64
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 03/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fight For Your Life ~ Privado

Mensaje por Arisley Bouvier el Dom Sep 24, 2017 11:53 am

Lo que no esperé en cuanto llegué a la mansión es que me esperara un sirviente para llevarme a un jardín, bastante bonito, en el que estaba entrenando y esperé a que terminara esa serie de golpes porque no quería molestarle, la verdad es que el jardín era bastante grande y amplio y había sido adaptado para entrenar y habían diferentes cosas por todas ellas, lo cierto es que más que un jardín parecía un lugar de entrenamiento y me mordí el labio. Esperé a que terminara de ejercitarse y se girara para mirarme para darle los buenos días y, como me había dicho, traerle un termo de café. La verdad es que no sabía si me lo había dicho a broma o me lo había dicho realmente como “pago” por aquello, quizás por la mansión que tenía el dinero no fuera lo más preocupante para él y con un simple café, porque aunque el sabor estaba muy bueno el café era algo bastante simple, se conformara. Aún me costaba creerme que aquel hombre me pudiera ayudar pero lo cierto es que para las horas que salía del trabajo y los lugares por los que tenía que pasar era mejor aprender a defenderme. Le sonreí mientras le tendía el termo donde había traído el café viendo que lo tomaba y lo habría para dar un trago al mismo con los ojos cerrados, casi como si lo paladeara, y luego mirarme a lo que enarqué una ceja y él se reía seguramente de la cara que se me había quedad porque no me había esperado eso.

Pero lo que sí no me esperé es que me dijera que, para empezar, comenzara a correr... creo que debió de ver mi estupor reflejado en mi rostro porque no me lo esperaba, había pensado en enseñarme alguna serie de golpes o algo así pero ¿correr? ¿Cuándo había corrido yo? Más bien si me paraba a pensarlo no había corrido en mi vida y seguramente no durara ni cinco minutos corriendo, dijo que quería ver mi culo ponerse duro y pensé que aquello era una broma, pero no lo era cuando ladeó el rostro y sin descaro alguno lo miró haciendo que me sonrojara levemente y frunciera el ceño, era demasiado descarado ese hombre y esperaba que hubiera sido una broma y no comenzáramos a correr como él me había dicho pero... no, no era una broma y me pidió que diera vueltas entorno a lugar. Lancé un suspiro y comencé a correr a un trote que pudiera aguantar algunos minutos, menuda vergüenza sería no durar ni cinco minutos pero dado que no había hecho ejercicio en mi vida... seguramente es que no durase ni cinco minutos. Fue cuando iba a dar mi tercera vuelta por el lugar cuando notaba que me costaba respirar, tenía la frente perlada en sudor y seguramente tuviera las mejillas sonrosadas por el esfuerzo, podía escuchar su risa de fondo seguramente de verme como si estuviera corriendo una hora en apenas unos minutos e intenté aguantar todo lo que pude.

Mi corazón bombeaba con rapidez y quise calmarlo controlando la respiración, la base estaba en saber controlar la respiración así que mientras iba al trote lo llevaba como buenamente podía, pero no tardó demasiado cuando comencé a sentir un pinchazo en el costado que me fatigaba en demasía... incluso así no quería darme por vencida, él se había ofrecido desinteresadamente y no cedería a la primera de cambio, pensé que conforme me fuera acostumbrando aguantaría más y más y que la primera semana, o semanas, sería lo peor de todo pero luego iría todo mucho mejor. Terminó sus ejercicios y se unió a mi trote pero parecía que para él era demasiado lento porque decidió adelantarme e ir a su ritmo, lo veía moverse con destreza como si no le cansara el hecho de correr y cuando pasó por primera vez por mi lado me animó corriendo ahora de espaldas mientras me pedía que lo siguiera y yo suspiré porque si no podía ni con eso como para seguirle el ritmo... imposible. La segunda vez que pasó por mi lado pareció tener piedad y rebajó el ritmo mientras me decía que aguantara un poco más y a mí solo se me ocurría preguntarle cuánto más pensaba torturarme con aquello, a lo que él se reía por mis palabras y me animaba diciéndome que quedaba muy poco y que pararíamos a descansar, pero que tenía que ganar fondo físico y resistencia puesto que era más que obvio que no tenía. Fue cuando preguntó si corríamos por el lago que no pude más y me paré apoyando mis manos en las rodillas.



-¿Al... lago? –Respiré con dificultad mientras los pinchazos del lado no paraban y el corazón parecía que iba a salirse de mi pecho- ¿tú... tú quieres... matarme no? –Dije a lo que él se rió por mi pregunta y yo no le encontré la gracia alguna centrando mi mirada en la suya de forma fija, si no estuviera tan débil me habría acercado para pegarle sin duda alguna, suspiré aliviada cuando dijo que habíamos terminado y me dejé caer en la hierba recostándome cerrando los ojos, corría una leve brisa que agradecí, los abrí cuando habló sobre una fiesta- ¿una fiesta? ¿Qué clase de fiesta? –Pregunté sin saber muy bien para qué querría que fuera con él y me incorporé sobre la hierba mirándolo, fue cuando dijo que si iba con él me diría su nombre que me reí entre dientes- ¿eres así de misterioso siempre, o solo pretendes serlo conmigo? –Le había preguntado un par de veces su nombre y siempre lo había esquivado, lo cierto es que me vendría bien saberlo aunque ahora podía llamarlo “maestro”. Yo solamente había ido una vez al palacio y había sido a una fiesta como la que él describía- entiendo lo que dices, fui a una hace un tiempo y fue un completo aburrimiento... –lo miré de forma fija antes de levantarme- está bien, pero me tienes que decir tú nombre –lo señalé con el dedo dejando clara esa parte, era cierto que lo había visto borracho pero la verdad es que no me daba miedo ni iba a asustarme después de haberme ayudado y acceder a entrenarme- no tengo nada mejor que esta noche así que... –me encogí de hombros- bueno sí, descansar porque intuyo que mañana me vas a hacer correr otra vez y hoy casi me da algo –él se rió por mis palabras pero yo no le vi la gracia- es cierto, aunque espero que si bebo un poco mañana seas un poco condescendiente conmigo y no me machaques demasiado –limpié el sudor de mi frente con una toalla que había allí seguramente que había sacado cuando salió a entrenar y limpié también la nuca cogiendo agua de la jarra que tenía para aplacar la sed y la boca seca y pastosa que tenía, me había hecho una cola así que tiré un poco de agua por mi cuello para bajar así el calor y el sofoco- y bien, ¿a qué hora tengo que estar lista? ¿Debo de ir demasiado arreglada? Ya sabes, vestidos de esos que llevan las de alta clase para lucir y que a veces no son tan bonitos como ellas piensan –hice un gesto con mi mano, lo cierto es que a veces un vestido sencillo era más bonito que uno recargado como ellas solían llevar.



Don't be afraid to the dark side:


Just Me:





avatar
Arisley Bouvier
Prostituta Clase Alta
Prostituta Clase Alta

Mensajes : 71
Puntos : 65
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 10/04/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fight For Your Life ~ Privado

Mensaje por Vashni Indih el Lun Sep 25, 2017 3:28 am

Ladeé la sonrisa ante las preguntas de la dama, creo que estaba tan cansada que lo de la fiesta le pareció un plan perfecto con tal de que no la hiera correr por los jardines.
-Ponte uno de esos vestidos llamativos -le dije guiñándole el ojo -al menos así el tedio de la fiesta sera sustituido por unas buenas vistas.
Me atizó, esta vez si, un manotazo en el hombro que me hizo reír.
-Tengo mucho trabajo que hacer contigo -dije en tono burlón dejandole claro que el golpe había sido una soberana mierda.

Francamente la fiesta tenia su aquel, ademas de que se reuniría gente de la alta aristocracia, acudirían varios alfas de otras manadas, sellar una alianza contra los Argent nunca estaba de mas teniendo en cuenta que estos amenazaban todas las fronteras, no se detenían ante nada y empezaban a ser un peligro demasiado letal como para pasar inadvertido por las manadas de París.
Claro que mi miedo residía mas bien en que al unirnos, las cosas empeoraran para Amara, a fin de cuentas la plata acompañaba su nombre pese a que ella no era como los demás o al menos eso quería creer.

Me eché a reír cuando dijo que si bebía un poco si la iba a hacer correr la día siguiente.
-Claro, para sudar el alcohol -bromeé divertido -¿lo que tratas de decirme señorita es que esta noche me toca a mi cuidar de vos? -pregunté mordaz -suena prometedor -bromeé con un deje divertido.

…........................................................................................................................................

La noche sucedió al día, como desde hace muchas lunas antaño. Recolocaba el nudo de la corbata sobre mi blanca camisa frente al espejo que me devolvía una imagen elegante, mas alejada de mi propia realidad.
Odiaba las fiestas, odiaba todo aquello que representara un esfuerzo por relacionarme y aparentar ser como esos de clase alta y no el guerrero curtido en la batalla que era, el alfa preocupado por su manada.
Puede que las ropas engañaran, mas las cicatrices de mi cuerpo mostraban la cruenta realidad, esa que pocos conocían y que posiblemente jamas llegarían a descubrir por mi bien y el de los míos.

Los seres sobrenaturales existíamos desde el inicio de los tiempos, así como los inmortales nos acompañaban en nuestro trayecto.
No solía contar mi vida a nadie, era un hombre reservado, supongo que a eso es a lo que llegas tras muchas perdidas, tras muchos desengaños y tras una vida mas dura de lo que hubiera debido ser a mi corta infancia.
Alcancé la madurez tras demasiadas perdidas, todo me lo gane, resurgí de mis cenizas y todo por culpa de los Argent. Así que ahora, simplemente, tenia que pintar la mejor de las sonrisas y fingir quien no era.

Sobre mi espectro recorrí las calles de París rumbo a la casa de mi acompañante, con una sonrisa golpeé con los nudillos la puerta de madera que rechinó de inmediato.
Al otro lado la pelirroja que me miró de arriba a bajo encontrándose con mi sonrisa ladeada.



Amara y Vashni:
avatar
Vashni Indih
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 79
Puntos : 64
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 03/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fight For Your Life ~ Privado

Mensaje por Arisley Bouvier el Jue Sep 28, 2017 6:13 am

Estaba cansada y exhausta, fue en esa mañana cuando me di cuenta de que apenas tenía una mínima resistencia ante el ejercicio físico y que seguramente aquel hombre tendría mucho trabajo por delante para hacer algo provechoso conmigo, para que pudiera poder defenderme como él me había dicho que me enseñaría. Me había hecho correr durante un tiempo que a mí en lo personal me pareció eterno pero que seguramente apenas habría llegado a los cinco minutos, luego de entrenar con aquel tocón al que le daba golpes se unió para correr conmigo como si no le costara nada y yo lo maldecía internamente cada vez que me alcanzaba y me adelantaba riéndose porque yo apenas podía con mi alma y él parecía tener un aguante francamente envidiable, ya quisiera yo poder tenerlo... aunque si seguía entrenándome de rutina con él todas las mañanas al final lo conseguiría. Me paré cuando no podía más, me dolía el costado como si tuviera flato y apoyé mis manos en mis rodillas para luego tumbarme sobre el césped que tenía y descansar mientras intentaba normalizar mi respiración, él me miraba con una sonrisa en parte divertida y en parte burlona que me hizo bufar cerrando los ojos, solo los abrí cuando dijo si lo acompañaba a una fiesta en el palacio, lo miré sopesando mis opciones pero lo cierto es que no tenía que hacer nada por la noche y quizás me viniera bien distraerme un rato. Decía que me diría su nombre su acudía con él a la fiesta, algo que me hizo enarcar una ceja, mientras me incorporaba sentándome sobre la hierba para mirarlo. Pretendía mantener el misterio y eso me hizo sonreír de lado así que terminé aceptando pensando que, si bebía un poco, al día siguiente sería un poco condescendiente conmigo.

Pero me equivoqué porque aseguró que me haría correr más para sudar todo el alcohol que bebiera por la noche, no solía beber demasiado porque no era algo que me gustara pero eso no quitó para que me levantara y le diera un golpe que lo hizo reír burlándose porque no le había hecho el menor daño posible, acabé bufando de nuevo por sus palabras y dio el entrenamiento por terminado. Volví a casa y tenía el resto del día para descansar antes de que llegara la noche, me había dicho más o menos a la hora en que vendría a buscarme y me dediqué a estar con Sora, sacarla a dar un buen paseo aun cuando me dolían un poco las piernas por el ejercicio de la mañana y finalmente me di un baño en la tina completamente relajada, tenía tiempo de sobra para arreglarme antes de que él llegara. Miré en el armario un vestido que ponerme para esa fiesta en concreto, tenía varios que eran para fiestas más selectas y elitistas y finalmente acabé eligiendo uno que era negro pero con toques azules del color de mis ojos, me lo puse y luego resalté un poco mis ojos con negro y mis labios con un tono rojo aunque no demasiado fuerte, y ya estaba lista. Estaba sentada en el sofá con Sora a mi lado cuando se levantó un segundo antes de que tocaran a la puerta, se fue directa hacia ésta moviendo el rabo y cuando la abrí me encontré con aquel hombre vestido con un traje negro y camisa blanca, mi perra se acercó mirándolo.



-¡Sora! –La cogí del collar y tiré hacia atrás mientras la perra esperaba que la tocara y yo enarqué una ceja mirando al hombre que tenía frente a mí- de verdad que no sé lo que le haces a mi perra, porque con nadie se ha comportado así –dije metiéndola hacia dentro pero se quedó clavada en el sitio con la lengua fuera observándolo, algo que me hizo negar con la cabeza y luego mirarlo- vaya, qué guapo... casi no te he reconocido vistiendo de forma elegante –sonreí de lado y finalmente acabé por meter a mi perra dentro, cerrar la puerta y mirarlo observando de fondo su corcel- ¿vamos? –Pregunté andando hacia su corcel, me ayudó a subir con aquel vestido que llevaba y pronto emprendimos camino hacia el palacio royal. Igual que la pasada noche sentía su cuerpo caliente, la otra vez pensé que sería por el alcohol que sin duda alguna llevaría en su cuerpo pero esa vez... no sabía exactamente por qué. Llegamos finalmente a palacio y dejamos el corcel en las caballerizas, me ofreció su brazo y lo tomé comenzando a andar subiendo aquellas escaleras antes de entrar al interior del palacio. Todo estaba decorado y engalanado para aquella fiesta, una orquesta tocaba de fondo en el salón principal y habían camareros que servían algo de comida además como copas de champán, tomé una y un canapé puesto que tenía algo de hambre y miré a mi acompañante- bueno, y ahora que estamos aquí... ¿me vas a decir tú nombre o prefieres seguir en el anonimato? –Dije con una sonrisa tras dar un trago a la copa, lo cierto es que allí no conocía a nadie salvo quizás solamente de vista y mientras miraba el lugar, los vestidos pomposos de algunas de las mujeres terminando mi canapé fue que mi vista se fijó en un joven, uno que conocía de alguna que otra fiesta- oh, no –dije girándome para que no me viera, tomé del brazo a mi acompañante y tiré de él para escondernos tras una columna para que no me viera, podía ver en sus ojos la duda de porqué lo había llevado ahí y me asomé un poco- joder, ¿qué diablos hace aquí? –Pero claro, era de la alta clase así que lo normal es que estuviera en una fiesta como esa, los ojos de mi maestro me miraron como si esperara una explicación- sí, huyo de ese joven porque lo conozco y es un pesado, no me deja tranquila y ya no sé cómo decirle las cosas para que se entere pero... parece que no me oye porque sigue cortejándome e intentándolo... si me ve seguro que va a volver a intentarlo y, por dios, es realmente tedioso y cansino –parecía que aquella situación a él le divertía- dime que no me ha visto, como me vea no me va a dejar tranquila lo que estemos aquí y seguro, seguro, que se queda con nosotros... –hice un mohín, ese hombre no tenía un límite incluso cuando le había dicho mil veces que no.



Don't be afraid to the dark side:


Just Me:





avatar
Arisley Bouvier
Prostituta Clase Alta
Prostituta Clase Alta

Mensajes : 71
Puntos : 65
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 10/04/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fight For Your Life ~ Privado

Mensaje por Vashni Indih el Dom Oct 01, 2017 9:23 am

Nos adentramos en el palacio Royal, muchos fueron los ojos que se posaron en mi acompañante, supongo que ademas de porque era una doncella de gran hermosura era un autentico misterio para la mayoría.
Copa en mano caminamos entre el tumulto conversando, de seguro aun le dolería el culo por las carreras, aunque mas le iba a doler mañana después de que la hiciera sudar el alcohol que hoy consumiera.
-Estas preparada para cuidar a un borracho -bromeé alzando mi copa en su dirección antes de apurarla, fue entonces cuando la vi tirando de mi como si acabara de ver al demonio.

Pálida y mirando por encima de mi hombro sacando a golpes la cabeza de detrás de la columna miraba a un hombre de nuestra edad que conversaba bastante animado con otro grupo de caballeros.
No pude disimular la risa, una que fue cogiendo intensidad por la cara que esta ponía mientras llevaba la mano a sus labios para callarme.
Su explicación aun me causó mayor diversión, vamos un pesado que le tiraba los trastos y la pobre no sabia ya como quitarse de encima al baboso.

La miré fijamente, no podía evitar seguir con un tono de risa y diversión reflejado en mi rostro.
-Cuando aprendas a pelear, te aseguro que a ese desgraciado de un golpe lo tumbaras, peor ahora mismo..déjame ayudarte -dije poniendo una sonrisa engreída.
Tomé su copa dejandola sobre una mesa cercana y de un tirón la saqué de un escondite pegándola a mi cuerpo.

Su cara de sorpresa fue sustituida por un “te mataré” que leí a la perfección en sus labios cuando le desgraciado fijo sus ojos en los de la pelirroja.
-Esa es la actitud pequeña -bromeé alzando la mirada hacia la orquesta para pedir una sinfonía que no dudaron en empezar a tocar para mi y mi preciosa pareja.

Mi ladeada sonrisa dejó claro que después de este baile, ese hombre iba a desearla mucho mas, pero le iba a quedar claro, que me pertenecía a mi.
Bueno, no era así, pero..lo creería pues en estas tierras esa forma de bailar era un escándalo que no iba a pasar desapercibido a ninguno de los presentes.

Mi mano se posó en la parte baja de su espalda, nuestras diestras se enredaron y de un tirón brusco nuestros cuerpos quedaron tan pegados que ni una brizna de aire podría pasar entre ambos.
Ladeé la sonrisa de forma picara cuando empezamos a deslizarnos de forma ruda, agresiva por la pista, ella se dejaba llevar acompasada a mis pasos rápidos.
Vueltas, golpes secos y la cercanía de nuestros labios imitaba el baile del infierno, un tango que dejó a todos parados, en silencio y excitados.



Amara y Vashni:
avatar
Vashni Indih
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 79
Puntos : 64
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 03/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fight For Your Life ~ Privado

Mensaje por Arisley Bouvier el Miér Oct 04, 2017 9:36 am

El palacio estaba bien engalanado para aquella noche y aquella fiesta, la música sonaba de fondo dando lugar a una agradable charla amenizada por la orquesta que tocaba, todo estaba muy bien decorado no siendo para nada pomposo a diferencia de los vestidos de algunas de las damas que había en el lugar mientras paseábamos por el lugar tomada de su brazo. Lo miré cuando alzó la copa entre bromas diciéndome si estaba preparada para cuidar esa noche de un borracho, rodé los ojos ante la broma que hizo y fue entonces cuando lo vi, a él, a ese hombre que no me dejaba tranquila y que por más veces que le había dicho que no en todas las maneras y formas que conocía no se cansaba en absoluto. Tiré del codo de mi maestro, ya que no me decía su nombre conservando ese misterio que lo envolvía, para ponerlo tras una columna y ocultarme con su cuerpo para que no me descubriera, su cara era de una cómica mirándome esperando una respuesta que llegó mientras por encima de su hombro miraba para ver si me había visto o no, rezando porque no me viera porque si no era capaz de aguarnos la noche. En cuanto le dije los motivos por lo que lo había llevado tras la columna y le conté sobre aquel hombre... comenzó a reírse, ¡se reía en mi propia cara! Eso me hizo fruncir el ceño y mirarlo de forma fija por ello, a mí no hacía ninguna gracia aquel asunto mientras él frente a mí se reía, conforme más hablaba y más le decía mayor era su risa. Me crucé de brazos mirándolo y le hice un mohín por su forma de actuar... oh sí, qué considerado estaba siendo en esos momentos. A mí no me hacía gracia alguna y tampoco ayudó el que dijera que, más adelante cuando acabara conmigo, podría tumbarlo sin mayor problema. La cuestión es que no quería tumbarlo, quería que me dejara tranquila y que me olvidara de una vez, que le había dicho mil veces que no y siempre se llevaría un “no” por respuesta de mi parte.


-A mí no me hace gracia –aclaré bebiendo de la copa que llevaba en la mano- no quiero tumbarlo, quiero que me olvide –volví a dar otro trago a la copa y lo miré de forma fija cuando dijo que me ayudaría, enarqué una ceja porque no sabía en qué estaría pensando- ¿ayudarme? –Me aventuré a preguntar pero no me respondió directamente, dejó mi copa en una de las bandejas de los camareros que pasaban por allí y tomó mi mano para que lo acompañara- ¿qué? No –dije resistiéndome a que me llevara con él pero de un empujón teniendo más fuerza que yo me pegó a su pecho y lo fulminé con la mirada mientras avanzábamos hacia la pista y abrí ligeramente mis labios- esto es todo lo contrario a lo que quiero... no quiero que me vea –y él me llevaba al centro de la pista- te mataré –le dije entre dientes para que solo él me oyera cuando sentí la mirada de aquel pesado sobre mí. Hizo un gesto a la orquesta para que tocara una canción, un tango... ¿había pedido un tango? Ay dios mío, ese hombre iba a hace una declaración de intenciones con aquella canción y ese baile, ¡ni siquiera me había preguntado si sabía bailarlo! Iba a escabullirme de allí cuando una sonrisa surcó sus labios dejándome claro lo que pretendía hacer y que no había escapatoria. Su mano la llevó a la parte baja de mi espalda y la mía sobre su hombro, las otras se enredaron y la mano que en mi cuerpo me pegó de un movimiento brusco al suyo. Lo miré antes de que empezara la música fulminándolo por lo que me estaba haciendo hacer y pronto comenzamos a movernos sobre la pista de baile. Todos conocían aquella pieza exótica y sensual, sus connotaciones y su significado, el grado de bailar era uno demasiado personal pero que derrochaba sensualidad con cada paso. Me dejé guiar por él con esa sonrisa pícara que se traía en los labios como si dijera que se había salido con la suya, y así era sin duda alguna, moviéndonos por la pista de baile de manera sincronizada y ruda. Me guiaba en cada paso que iba, marcaba los ritmos, los giros, las vueltas, me alejaba de su cuerpo y me acercaba con dureza como era propio del mismo baile. Pensé que iba a ser más complicado, que me iba a resultar más patoso pero sin embargo fue sorprendentemente fácil dejarme guiar por él y por sus movimientos, me sumergí en aquel baile y me olvidé de dónde estábamos centrada en dejarme llevar y seguirle. La cercanía era efímera, el calor abrasador por el baile, nuestros rostros quedaban cerca pudiendo notar su aliento contra mis labios con estos rozándose levemente, mis ojos clavados en los suyos y viceversa. La canción fue llegando a los últimos acordes, de un movimiento pegó mi cuerpo al suyo de forma brusca y su brazo rodeando mi cintura hizo que mi espalda tras un giro cayera hacia atrás terminando así la pieza. El silencio se hizo en el lugar en los que mi respiración estaba agitada por el baile, con delicadeza me pegó otra vez a su cuerpo quedando uno frente al otro de nuevo- oh, joder –fue lo único que se me ocurrió decir en esos momentos- necesito... necesito aire... y una copa también –tiré de él saliendo de allí con las miradas puestas en ambos, el otro ni siquiera nos paró ni nos siguió y solo paré cuando llegué al balcón tras coger una copa de los camareros buscando por aire para refrescarme, lo necesitaba. Di un trago a la copa notando la ligera brisa de la noche, eso había sido demasiado intenso y demasiado cargado de sensualidad, mi cuerpo ardía y no solo por el calor de haber estado bailando- eso ha sido... joder, eso ha sido impresionante, no te hacía que supieras bailar así, resultas toda una caja de sorpresas maestro –dije volviendo a dar un trago a la copa- espero que haya funcionado, pero por dios, la próxima vez pregúntame al menos sí sé bailar o algo... menudo bochorno –dije mordiéndome el labio al recordar que se nos habían quedado mirando sin decir nada- menuda imagen acabamos de darles –comenté con una sonrisa divertida, con las mejillas sonrosadas por el calor apoyando mi cadera contra la balaustrada, aunque no me importara en absoluto- ¿quién te ha enseñado a bailar así? –Pregunté dando otro trago a la copa- ¿cuánto más piensas seguir con el misterio de tú nombre? O, ¿te gusta tenerme en ascuas e intrigada, quizá? –Pregunté enarcando una ceja- al final acabaré llamándote “maestro” como si ese fuera tú nombre –sonreí de lado y miré hacia el interior de palacio- ¿crees que habrá dado resultado?




Don't be afraid to the dark side:


Just Me:





avatar
Arisley Bouvier
Prostituta Clase Alta
Prostituta Clase Alta

Mensajes : 71
Puntos : 65
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 10/04/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fight For Your Life ~ Privado

Mensaje por Vashni Indih el Miér Oct 04, 2017 3:10 pm

La dama tiró de mi hacia afuera, sus mejillas rojas por el esfuerzo del baile y seguramente también por la vergüenza de haberse convertido en el centro de atención durante mas tiempo del que le hubiera gustado, eran ocultadas por su lacio pelo castaño.
Yo no podía dejar de reírme, para mi un hombre de clase alta, los bailes como el vals no tenían secretos, cierto era que el tango era infinitamente mas pasional, mas rudo, supongo que por eso siempre se me dio mejor que bailar otras piezas aunque de normal no lo bailaba porque se salia de lo estrictamente correcto.
-De seguro que ese no te molesta mas -bromeé muerto de la risa mientras ella clavaba sus ojos en los míos con la firma idea de fulminarme.

Una vez fuera apoyó su espalda en la baranda aun jadeante mientras apoyaba sus labios en el fino cristal para dar un trago tras otro.
-De esto saco claras dos cosas, una que odias llamar la atención, dos que he de hacerte correr mucho mas, estas echando literalmente la hiel -bromeé muriéndome de nuevo de la risa y llevándome como no otro manotazo en el pecho que sin duda merecía.
-Pues, lo aprendí en argentina, digamos que he sido bastante nómada por un tiempo, es complicado... -le dije esperando que no me preguntara.
Mi vida no había sido un camino de rosas, mas bien lo contrario y hablarle sobre mi naturaleza dudaba ayudara a que la dama se sintiera cómoda aquí, conmigo.

Me eche a reír por como decía las cosas toda acalorada, cacé una copa de una de las bandejas que llevaban unos tipos uniformados y di un trago.
-Vashni, es un nombre americano, de una tribu indígena, no me preguntes porque me lo pusieron, no tengo ni la menor idea.
Mi padre viajó mucho, quizás ese era el motivo ¿y tu? ¿que es de mi inquieta y vergonzosa aprendiz? Ademas de un don por atraer a los hombres en callejones y fiestas ¿que mas he de conocer de ti? -bromeé dando un nuevo trago de la copa.

Alcé la mirada hasta el firmamento, señalando con el dedo la constelación de Orion, la del cazador,
-Hoy brilla con fuerza -dije sin pensar ni en lo que decía.
Siendo lo que yo era, que esa constelación resplandecía solo traía malos presagios para los míos y eso me inquietaba.
-Después de este tango, deduzco que un vals podras bailarlo ¿cierto? -pregunté ladeando la sonrisa y devolviendo mi mirada a la dama.



Amara y Vashni:
avatar
Vashni Indih
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 79
Puntos : 64
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 03/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fight For Your Life ~ Privado

Mensaje por Arisley Bouvier el Vie Oct 13, 2017 12:00 pm

Después de lo que había pasado en la pista de baile dentro del palacio esperaba que aquel joven no me volviera a molestar más, que el bochorno que había pasado durante lo que duró la canción hubiera servido para algo más que ponerme colorada como estaba y para fatigarme tras el baile en el que había necesitado aire y una copa tras lo que había pasado. Ese hombre que se había convertido de la noche a la mañana en mi maestro tenía seguramente un don para sonrojarme y para verme de esa forma, quizás hasta me atrevería a decir poniendo mi mano en el fuego sabiendo que no iba a quemarme que hasta le gustaba y le resultaba gracioso verme de esa forma. Era una persona que no le gustaba demasiado llamar la atención más de lo que, quizá, ya lo hacía mi pelo rojo que resaltaba en mi blanca tez, y que tantos pares de ojos me estuvieran mirando mientras bailaba ese tipo de baile no era algo que me gustara para nada, de hecho no me había ido en mitad del baile porque no había podido y porque seguramente su agarre hubiera sido más fuerte como para no permitir que me fuera, tampoco lo comprobé y me dejé guiar bastante por sus manos, por su paso y por la forma estricta y ruda que había tenido de dirigirme durante todo el baile. Ahora, ya fuera en el balcón donde tenía una copa en la mano de la cual no paraba de beber para recuperar el aliento, lo tenía a mi lado riéndose mientras me veía como estaba y él sin embargo estaba más fresco que una rosa, como si no hubiera bailado también como yo. Pero si recordaba lo que había visto en el entrenamiento entendía que no estuviera fatigado, aunque me gustaría verlo con un corsé que oprimía su pecho y que a veces hacía que no pudieras respirar bien.

Mis ojos azules lo fulminaron en cuanto hizo la primera gracia estando ya los dos a solas en el balcón, había cogido él también una copa y mientras daba algún que otro trago me miraba con diversión, sonriendo divertido por lo que veía mientras yo lo fulminaba y trataba de recuperar el aliento. Decía que sacaba dos cosas en claro de aquel momento y enarqué una ceja para esperar a ver qué había sacado de aquello aparte de que él asegura que el joven no volvería a molestarme más y esperaba por dios que así fuera. Lo primero era que odiaba llamar la atención, algo que me hizo mirarlo de forma fija sin decirle nada pero que mentalmente asentí porque tenía razón, lo odiaba. Y dos, que necesitaba ponerme a entrenar más porque según él estaba echando la hiel y no le faltaba razón en ese tampoco, quise rebatirle alguna de las dos cosas pero tenía razón en las dos y me fastidiaba, en parte, que no pudiera contradecirle como estaba deseando hacer pero de hacerlo estaría mintiendo y sería tan obvio que me cazaría enseguida. Como respuesta bebí de nuevo de la copa que tenía pero no aparté mis ojos azules, fulminándole, ni un segundo de los suyos que me contemplaban con diversión en la mirada a lo que luego bufé, todo se lo tomaba a risa mientras que a mí no me hacía ningún tipo de gracia lo que había pasado.



-Te gusta verme así ¿verdad? Lo puedo ver en tu mirada –le dije dándole un manotazo en el pecho de nuevo que al igual que todos los demás le habría hecho cosquillas- no me gusta ser el centro de atención, y ya veo que no vas a tener piedad conmigo –comenté volviendo a dar otro trago a la copa- en mi defensa diré que ya me gustaría verte bailar a ti un tango con un corsé que oprime tú pecho y corta tu respiración a veces, a ver si después están tan fresco como ahora –sonreí de lado escuchando que lo había aprendido en Argentina, y que no le pregunta que era complicado pero yo solo sonreí- ¿complicado, eh? Me gusta lo complicado –le dije para hacerle ver que me contara más pero si no quería hacerlo no iba a obligarle, no nos conocíamos de nada y no iba a exigirle algo que él no quisiera contar. Finalmente me dijo su nombre y enarqué una ceja ante lo extraño que era ese nombre, según él de procedencia de una tribu indígena americana, como explicación me dijo que su padre había viajado mucho- es un nombre extraño, es la primera vez que lo oigo –dije antes de que pasáramos a hablar de mí, me dijo que era inquieta y vergonzosa y fruncí el ceño- no soy vergonzosa –dije mirándolo, pero mis palabras perdía validez cuando mis mejillas estaban del mismo color que mi pelo: rojas. Rodé los ojos y volví a darle otro golpe cuando me dijo qué más podría decirle de mí aparte de atraer a hombres en fiestas y en callejones- eso no es algo que haga por gusto ni porque quiera –dije porque, en el callejón, no fue nada agradable y podría haber acabado muy mal para mí- no hay mucho más que contar sobre mí, sabes donde vivo, sabes a lo que me dedico, has estado en mi casa, mi perra tiene una fijación contigo que no logro entender –fui enumerando conforme me acordaba- pocas cosas quedan, que me gusta montar a caballo, que me encanta leer y además me gusta cocinar... –me encogí de hombros, mi nombre verdadero no lo sabía salvo dos personas, siempre utilizaba Alessia porque no quería que nadie supiera cómo me llamaba de verdad, y mi historia era demasiado oscura y triste como para contarla- ¡ah sí! Quizás que tengo un maestro que piensa enseñarme a defenderme pero que, a veces, es un poco cabrón conmigo y le gusta verme sonrojada... pero creo que en el fondo es un buen hombre –sonreí de lado y di otro trago a la copa casi vaciándola. La luna tal y como él decía brillaba y resplandecía en esa noche y alcé mis ojos para observarla- me gustan las noches donde se ven tan llena y brillante, muchas veces me quedo mirándola absorta –comenté para luego desviar mis ojos a él cuando me dijo lo del Valls- después de eso no creo que sea ningún problema –aseguré terminando la copa y enganchándolo del brazo- vamos a comprobar si tu teoría ha dado resultado o solo ha servido para sonrojarme en exceso –comenté con cierto tono divertido, había acabado mi segunda copa de la noche y no solía beber, ya sentía que empezaba a subirme el alcohol. Nos fuimos hacia el centro de la pista donde ya estaban los demás y comenzamos a bailar aquel valls que sonaba tocado por la orquesta, su mano en mi cintura y la mía en su hombro, las otras enlazadas y comenzamos a movernos por la pista de baile junto a las demás parejas que habían, en uno de los giros pude ver al mismo joven que desde lejos nos observaba y que desvió la mirada en cuanto se cruzó con la mía, me mordí el labio y miré a mi maestro- parece ser que tenías razón, ha servido para algo más que para sonrojarme –comenté mientras bailábamos aquel valls mucho más sencillo que el tango y que sí sabía bailar con los ojos cerrados, la pieza terminó y los invitados aplaudieron mientras los camareros seguían sirviendo comida y bebida- y bien, ¿qué se celebra aquí esta noche?



Don't be afraid to the dark side:


Just Me:





avatar
Arisley Bouvier
Prostituta Clase Alta
Prostituta Clase Alta

Mensajes : 71
Puntos : 65
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 10/04/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fight For Your Life ~ Privado

Mensaje por Vashni Indih el Dom Oct 15, 2017 9:38 am

Ladeé la sonrisa dando un sorbo de la copa, la dama parecía querer saber de mi, lo que pasa es que había historias que no podía contarle, no sin que saliera corriendo muerta de miedo.
Tiré de su brazo para entrar a bailar ese valls, sus mejillas ligeramente sonrojadas por las copas de alcohol le dieron cierto valor para pegada a mi cuerpo seguir el ritmo.
Alegre me aseguro que el molesto joven ya no la buscaba, algo que me hizo sonreír con aire engreído mientras la hacia girar entre mis manso con suma facilidad.

Una vez volvimos a pegar nuestros cuerpo empezamos a conversar entre susurros, ambos dominábamos ese baile, no encerraba ningún secreto para nosotros.
-He pasado mucho tiempo lejos de París, perdí a mis padres aquí siendo apenas un niño...mi hermano y yo nos quedamos huérfanos de familia en general.
Supongo que eso es algo que les pasa a muchos niños en esta época en la que la enfermedad se lleva a la gente mas joven de lo normal, sin embargo en nuestro caso, no fue una enfermedad.
Mis padres murieron asesinados, ellos y gran parte de mi familia, puedes imaginar lo que es para un adolescente perder a los suyos, la ira me devoró...la venganza supongo que es lo que ha marcado el resto de mi vida.

No le conté todo lo que después aconteció, como perdí a mi hermano, lo que hicimos para vengarnos de la muerte de los míos una noche de luna roja de la que no me siento especialmente orgulloso y como el destino había marcado ahora mismo mi sino.
-He vuelto hace relativamente poco, he reconstruido la mansión de mis padres, he recuperado mi territorio y bueno...aquí estoy, recuperando todo aquello que me pertenece, supongo que la venganza todavía marca mi personalidad.

La joven me miraba, sus cabellos fuego danzaban al ritmo de aquel valls.
-Pero no quiero aburrirte hablando de guerra ¿cuéntame algo que no sepa de la dama vergonzosa que acapara la atención de todos los presentes? -bromee haciéndola girar nuevamente mientras ella reía.

La música termino, mi brazo sobrevoló su cintura tirando de ella hacia una de las esquinas.
-¿quieres una copa? Que cuente que mañana pienso hacerte sudar el alcohol -bromeé guiñándole un ojo.
Ella se reía dándome manotazos en el pecho por las bromas que iba dejando caer, la mayoría acerca de su culo.
-A tu perra le gusto -le dije si mas mientras ella estallaba en carcajadas -es verdad -dije de forma altiva -tengo a tu perra en el bote -bromeé mientras ella reía -es un truco que me gasto para ligar -bromeé guiñándole un ojo.

Pasamos la noche bebiendo y riendo, admito que necesitaba una noche así ,distendida, una en la que no pensara en la cantidad de problemas que me ligaba a los Argent.
Amara me había olvidado, maldije la magia que lo logró y sin embargo yo la tenia demasiado presente.



Amara y Vashni:
avatar
Vashni Indih
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 79
Puntos : 64
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 03/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fight For Your Life ~ Privado

Mensaje por Arisley Bouvier el Dom Oct 29, 2017 12:18 pm

Estaba algo más animada por las copas que llevaba en el cuerpo y no me preocupó entrar de nuevo para bailar un sencillo Valls después de haber bailado aquel tango que había dejado a todos enmudecidos por completo y que incluso yo misma me sorprendí de que podría bailarlo pero por la forma en la que él me había guiado había sido demasiado fácil dejarse llevar como para perder el control en algún momento. Me alegré de que el joven no me molestara de nuevo y él parecía que era algo que ya sabía por la sonrisa que me mostró tras mis palabras, dejando las copas a un lado volvimos a acercarnos para bailar de forma más tranquila como si fuera algo que hiciéramos todos los días, para mí ese baile no encerraba ningún tipo de secreto y al parecer a él tampoco. Fue cuando aprovechando la cercanía que teníamos, sin levantarme demasiado la voz, que me contó algo más de él y de su vida además de lo poco que ya sabía. Decía que había pasado un tiempo fuera de París y que ahora volvía para arreglar unos asuntos y en cierta forma recuperar parte de su vida aquí. Me contó que había perdido a sus padres cuando era pequeño dejándolo solo con su hermano, que fue un asesinato lo que se los arrebató cuando eran pequeños y ante ello me mordí el labio dejando que me girara con cierta facilidad y gracilidad, los dos nos desenvolvíamos bien en ese baile y no nos costaba para nada seguir el ritmo del mismo mientras hablábamos y nos conocíamos un poco más en aquel momento. Por un momento me recordó a mí pasado y a lo que me sucedió a mí y pude comprenderlo perfectamente porque, de cierta manera, habíamos pasado por lo mismo y sabía lo que se sentía y lo que era... aunque no fueran las mismas circunstancias.

Decía que había vuelto y había arreglado la mansión donde anteriormente vivía y que sería donde acudí para entrenar, básicamente volvía para recuperar lo que era suyo y tomar posesión de ello, no lo veía nada mal y lo cierto es que tenía sentido, si era suyo para que fuera de otra persona que le perteneciera a él, no veía nada malo en ello. No hizo hincapié ni mención especial sobre ciertas cosas y yo tampoco quise preguntarle porque no teníamos esa confianza todavía, quizás hubieran cosas que él no quería contarme y yo lo respeté, quizás no todo se pudiera contar y aunque era algo curiosa sabía cuándo no debía seguir preguntando y esa ocasión fue una de ellas. Decía que lo movía la venganza y me pregunté, durante unos segundos, venganza en qué sentido y hacia quién... pero fue algo que se quedó en mi mente y que no dije en voz alta, pero que me intrigó bastante y me mordí el labio ante las ganas de querer preguntarle para sacarle más información... quizás fuera también porque iba con un par de copas y me encontraba algo más relajada y tranquila y aunque no solía hacerlo en ese punto abrí mis labios tras darme una vuelta para mirarlo con la cabeza un poco ladeada.



-Pretendes encontrar a quien mató a tus padres
–no había pregunta en mis palabras, era una afirmación tácita, y no dije nada más al respecto y sonreí de lado cuando volvió a llamarme vergonzosa- no soy vergonzosa, es el alcohol y el calor que hace –desvié mi mirada durante unos segundos pretendiendo que colara pero sabía que no era así y que él sabía perfectamente que era vergonzosa, ya había quedado claro en alguna que otra ocasión. También era cierto que no me gustaba acaparar la atención de nadie demasiado tiempo, aunque mi pelo se encargara de ello de vez en cuando- quizás es que no han visto a nadie con el cabello rojo –le resté importancia aunque, en ese momento, nada me importaba. Terminamos el baile al mismo ritmo de la música y su brazo rodeó mi cintura para alejarnos de la pista de baile, otra copa más y su comentario de que al día siguiente pensaba ser igual de duro en el entrenamiento, le hice un puchero para ver si colaba pero no tuve suerte- oh vamos, eres tú quien me pidió que te acompañara y quien no para de ofrecerme copas –comenté con diversión- ¿no vas a tener piedad por un día conmigo? Empiezo a pensar que mañana va a ser todo un infierno para mí –me reí divertida cuando dijo que a mi perra le gustaba, no tenía que decirlo muy alto porque ya había visto cómo se ponía cada vez que él aparecía y mordí el borde de la copa- así que de alguna forma te ganas a las mascotas para luego ligar con la dueña, ¿algo así? –Negué con la cabeza y di otro trago más cuando me preguntó qué más podía contarle aparte de que tenía cierta fatalidad para atraer a los hombres y meterme en problemas, él me había contado algo cuando fue pequeño así que ¿por qué no? No solía hablar de ello con nadie, no era algo fácil de contar para mí incluso después de tantos años- yo... bueno, se podría decir que entiendo y sé lo que es perder a tus padres cuando eres pequeño, aunque a diferencia de tú historia a los míos no los asesinó nadie. Yo era pequeña, contaba casi con diez años cuando todo pasó, mis padre se casaron por un matrimonio de conveniencia y mi padre quería un varón que pudiera heredar su imperio, sus empresas... pero me tuvieron a mí, imagínate la decepción en su rostro cuando se enteró de que había tenido a una niña –di un trago a la copa- jamás me quiso, jamás me dio una muestra de cariño en toda mi vida y solo hacía que presionar a mi madre para que tuvieran otro hijo, pero por alguna razón mi madre no se volvió a quedar embarazada. No había amor en ese matrimonio y mi padre, ante la obsesión de tener un varón, pensó que mi madre estaba haciendo algo para no darle más hijos, a mí me despreciaba cada vez que intercedía por el medio para que no le pegara, además de que mi madre cayó en una horrible depresión en la que no era ni ella misma. Él siempre me amenazaba con tirarme de mi casa, me culpaba de sus desgracias y de no haber nacido hombre, se casó con mi madre por tener descendencia y se había encontrado conmigo. Un día no aguantó que intermediara entre él y mi madre que no se podía defender y fui yo la que se llevó la paliza, cuando terminó me cogió y me abandonó en los barrios bajos con la amenaza de que si volvía me mataría, así que tomé la decisión de o morir en la calle o morir por sus manos, lo sentía por mi madre pero prefería morir en la calle que bajo sus palizas, así que estuve bastante tiempo mendigando hasta que la Madam me encontró, ella salvó mi vida y desde entonces pago mi deuda... no tengo ese trabajo porque quiera –comenté bajando mis ojos hacia la copa- pero si volviera atrás tomaría la misma decisión, al menos encontré a alguien que me aceptó, me acogió y me quiso, de la otra forma solo era frialdad y palizas –hice una breve pausa- no he vuelto a saber de ellos, ni siquiera sé si mi madre está viva o no, jamás me lo he vuelto a cruzar pero si lo hiciera... de alguna forma me gustaría devolverle todo ese dolor que me hizo pasar, el desprecio, el odio.... pero dudo que pudiera hacerlo, después de todo no sería capaz.



Don't be afraid to the dark side:


Just Me:





avatar
Arisley Bouvier
Prostituta Clase Alta
Prostituta Clase Alta

Mensajes : 71
Puntos : 65
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 10/04/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fight For Your Life ~ Privado

Mensaje por Vashni Indih el Dom Oct 29, 2017 1:47 pm

Escuché su historia, como la de la mayoría de las mujeres que trabajaban en la noche, era triste, despiadada y lo peor es que aun creía que esa mujer la salvó cuando en mi opinión, solo la utilizo.
-Eso no es salvarte, cuando ayudas a alguien no la mandas a los brazos de hombres por dinero, no voy a juzgarla, quizás porque tampoco esa mujer tenia mas para ofrecer que una cárcel de carne y hueso.
¿Cual es tu precio?

Su mirada se alzó desencantada al tiempo que lo hicieron mis manos, me había explicado mal, quizás por el alcohol consumido.
-No, quiero decir, el precio de tu libertad ¿cuanto cuesta que puedas salir de ese mundo de mierda al que te has sumido? -pregunté sin mas.

No era un secreto mi fortuna y nada le estaba pidiendo a cambio por ayudarla, aunque bueno...
-Necesito a alguien que trabaje para mi, no exactamente para mi, un amigo hace poco a subido al trono de Rumanía, el caso es que tiene un sobrino pequeño, hijo de su hermano que corre allí peligro.
Su situación es muy comprometida, se ha casado con una hechicera que reina a su lado, pero Damon, mi amigo, esta enamorado de otra mujer madre de una hija.
El caso es que me ha pedido que me ocupe del niño hasta que al menos consiga ubicar de forma segura a su amante..no me ha dado muchos detalles, pero creé necesario sacarlo de allí, no sera mucho tiempo.

Ladeé a sonrisa viendo su cara de estupefacción.
-Vale, borracha no eres muy de fiar, pero ¿que me dices? Te necesito a tiempo completo y si acepta, pagaré lo que suponga tu libertad en el burdel, te dedicaras a cuidar a un príncipe, yo no dispongo de tiempo, tengo mis problemas, mi vendetta ¿recuerdas?
Esperé su respuesta con atención, francamente esa joven me gustaba, era una buena chica a la que la vida le había arrancado la oportunidad de una vida digna.
Yo estaba poniendo frente a ella justo eso.
-Seguiré entrenándote, eso no cambiará, de echo, vivirás conmigo, en mi mansión.



Amara y Vashni:
avatar
Vashni Indih
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 79
Puntos : 64
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 03/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fight For Your Life ~ Privado

Mensaje por Arisley Bouvier el Mar Nov 07, 2017 4:53 am

El ambiente en la fiesta se iba amenizando poco a poco y yo algo más distraída y relajada tomaba algunas copas mientras de alguna forma nos “conocíamos” un poco más, sobre todo porque apenas hacía dos días que lo conocía y que no sabíamos nada apenas el uno del otro, tampoco quería que me contara sus más oscuros y anhelantes secretos porque no teníamos esa confianza, pero sí al menos saber un poco más de él para saber con quién me juntaba y quién era la persona que se iba a encargar de entrenarme diariamente para ayudarme a saber defenderme en un mundo plagado de peligros, sobre todo por la noche y en trabajos como los que yo tenía donde algún cliente podría irse de las manos y acabar en una tragedia si yo no podía hacer nada por protegerme. Él me había contado algo de su vida y yo había hecho lo mismo contándole por qué me había metido a cortesana y trabaja de prostituta en un burdel, porque no me había quedado más salida que esa después de haberme visto en las calles y mis palabras eran verdaderas, prefería eso antes que volver con mis padres a un hogar frío y sin cariño, como si fuera un estorbo y alguien despreciable por no haber nacido varón y poder heredar el imperio de mi padre, tampoco es que lo quisiera, pero después de saber lo que era realmente un hogar no iba a consentir volver para que mi padre me siguiera dando palizas. No era la vida que yo hubiera imaginado tener ni que querría nadie pero hasta que pudiera pagar mi deuda tendría que trabajar en el burdel para la Madam, no me quedaba de otra al menos durante unos años hasta que pudiera reunir el dinero suficiente y así librarme del burdel y de tener que vender mi cuerpo aunque no quisiera. Mis ojos observaron la copa de cristal que tenía entre mis dedos, sus palabras no dejaban de tener razón y era algo duro escucharlas, pero era la más pura y dura de las realidades.

Mis ojos subieron para contemplarlo cuando me preguntó cuál era el precio y no pude evitar que la desilusión y el desconcierto brillaran en mis ojos en ese momento, al fin y al cabo él era un hombre más y quizás había sido una completa estúpida e idiota al pensar que no iba a hacerme esa pregunta que ya había escuchado tantas veces, vi que levantaba sus manos al mismo tiempo y que se excusaba en que había mal interpretado sus palabras, aunque no entendía qué había tenido que malinterpretar en un “cuál es tú precio”, más sabiendo a lo que me dedicaba vendiendo mi cuerpo. Rectificó sus palabras y aquello me dejó más desconcertada aún de lo que ya estaba en esos momentos, ¿mi libertad? ¿Para qué querría saber él el precio que conllevaba mi libertad? Francamente no tenía una respuesta para esa pregunta pero era mucho dinero, además seguía sin entender a dónde quería ir con sus palabras y por qué interesarse en ese dato que a mí me costaba saber porque sabría que me costaría de años para pagar tal cifra y tal cantidad, era como un imposible al que una se aferraba para soñar con una libertad... pero no siempre se podía y los sueños eran eso: sueños. Me explicó que necesitaba que alguien trabajara para él y seguí sin entender sus palabras, me explicó lo de su amigo y que necesitaba sacar de allí a su hijo porque corría peligro. Mis labios se abrieron ligeramente, ¿me estaba pidiendo que cuidara del hijo de su amigo, a un príncipe?



-¿Quieres que me encargue del cuidado de un niño, que además es un príncipe? Yo no sé nada de protocolos
–dije mientras en mi mente ordenaba esas palabras que me decía en esos momentos, decía que pagaría el coste de mi libertad para dejar el burdel y que además viviría con él en su mansión, que me seguiría entrenando a cambio de ayudarlo porque él tenía asuntos pendientes y su venganza que cumplir- yo... –me quedé callada durante unos segundos procesando toda la información que me había dado, y francamente sonaba bien eso de ser libre pero... por otro lado por muy bien que sonara no podía dejar que él pagara mi libertad cuando apenas me conocía, apenas sabía quién era. Y a eso se le sumaba que tendría que dejar mi hogar para irme a vivir con él a su mansión y no sabía qué pintaba yo en una mansión mucho menos cuando no era ni mía. Una cosa es que me entrenara para que yo pudiera defenderme, que eso no le costaba demasiado, y otra muy diferente era que pagara lo que costara mi libertad y me llevara a vivir con él solo porque le ayudara a hacerle un favor a su amigo. Me mordí el labio pensativa mirando la copa que tenía en la mano mientras él esperaba una respuesta. Cualquier otra sin pensarlo habría aceptado, yo sin embargo no tenía tanta cara y por mucho que me gustara la idea no podía aceptarlo, bastante estaba haciendo ya por mí- me agrada que quieras liberarme del burdel y de la vida que llevo pero... no puedo aceptar tú oferta –mis ojos subieron a los suyos y me mordí el labio, sí; era gilipollas- que me entrenes sin que te page nada a cambio es ya casi como que un milagro, pero otra cosa es que asumas el coste de mi libertad porque no es una cantidad pequeña precisamente... no puedo dejar que la pagues por ayudarte a cuidar un niño –cualquier otra hubiera aceptado e incluso le hubiera sacado mucho más, pero yo no era así- además ¿qué hay de mis mascotas? Quizás tú no quieras tener en tú mansión y yo no pienso abandonarlos como me abandonaron a mí... y no sé apenas nada de protocolo –negué con la cabeza- siento que me estoy aprovechando demasiado si hiciera eso y aunque de verdad aprecio el gesto porque sin conocerme apenas de nada te has preocupado más que otros que sí me conocen, no puedo aceptar tú oferta –era tonta, estúpida, idiota y demás calificativos similares a esos, mi libertad en la palma de su mano y la había rechazado.



Don't be afraid to the dark side:


Just Me:





avatar
Arisley Bouvier
Prostituta Clase Alta
Prostituta Clase Alta

Mensajes : 71
Puntos : 65
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 10/04/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fight For Your Life ~ Privado

Mensaje por Vashni Indih el Mar Nov 07, 2017 2:46 pm

La miré fijamente, estaba ofreciéndole la libertad, pero ella se negaba a tomarla, supongo que cualquier otra se hubiera intentado incluso colar en mi cama para sacarme hasta la médula viendo mi generosidad, sin embargo, ella aun sabiendo que podría pagarla prefería que no lo hiciera, ganárselo ella misma.
-Vale, hagamoslo de otro modo -le dije – a ver, tu dices no estar preparada para cuidar de un príncipe, pero ¿me ves ami mas preparado? Apuré la copa entre mis labios ladeando la sonrisa -es un bebe, no necesita de protocolo, solo esas cosas que hacen los bebes, yo que se, comer, cagar y dormir. Supongo que sea príncipe o no, todos lo hacen igual ¿no?

Me encogí de hombros mirándola.
-Baila conmigo -le pedí atrapándola de nuevo entre mis brazos, un buen truco para que no saliera corriendo -bien, yo te entreno, hasta ahí estas de acuerdo -susurré en su oído -y tu a cambio me ayudas a mi con el mocoso. Un intercambio justo. Te daré un pequeño sueldo, si no seria yo el que se aprovecharía de ti, eso durante el día, la noche pues bueno, si trabajas en el burdel y no deseas que yo te lo impida, pues bien, cederé. El pequeño se quedará con otra niñera cuando el sol se ponga y así tu podrás acudir a tu segundo lugar de trabajo.
Supongo que si ganas el doble de dinero, seras la mitad del tiempo esclava de vender tu cuerpo ¿que me dices?

La joven parecía no estar muy convencida, pero supongo que yo era muy convincente, así que acabada la noche la deje como todo un caballero en su hogar, íbamos algo ebrios, así que bromeamos, reímos y admito que por mi parte no sucedió mas porque estaba demasiado enganchado de mi enemigo, pero esa mujer era muy bella como para pasar desapercibida ante cualquier mirada lasciva.

A la noche siguiente con mi socarrona sonrisa me planté en el burdel, cuando ella me vio no se lo podía creer, frunció el ceño y se acercó a mi tirando de mi brazo hacia una esquina asegurándome que ese no era le trato.
-¿Cual no es el trato? -dije con cierto tono mordaz- has dicho que querías pagar tu deuda trabajando en le burdel, bien, soy tu cliente -dije ladeando la sonrisa -¡Sorpresa! He comprado tu cuerpo para todo el mes, así que bueno..¿que hacemos ahora? ¿una copa? Me dio un manotazo en el pecho mientras yo me reía.

No era de los que se rendían, debería de entender que me importaba y yo tendía a cuidar a esas personas que implican algo para mi.
Supongo que era esa parte de alfa que me llevaba a ser protector con los míos.
-Por cierto mañana llega el mocoso -dije pidiendo dos copas de Whisky doble -es para que nos entonemos -bromeé divertido.



Amara y Vashni:
avatar
Vashni Indih
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 79
Puntos : 64
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 03/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fight For Your Life ~ Privado

Mensaje por Arisley Bouvier el Mar Nov 14, 2017 11:09 am

Mi maestro parecía seguir empeñado en que de alguna forma aceptara el trato que él me había propuesto aunque no iba a aceptarlo, al menos no por entero. No iba a permitir que me pagara mi deuda por mucho que sonara tentadora la idea, quizás otra en mi lugar habría aceptado sin más pero yo no podía hacerlo porque no era así, apenas acababa de conocerme y aunque desde lo más profundo agradecía su acto... no podía, lo rechacé educadamente exponiendo los motivos por los que me había negado a aceptar, pero él me miró de forma fija como si de alguna forma estuviera buscando la manera de que aceptara, no lo sabía con certeza pero era la impresión que me dio en ese momento. Me dijo que no necesitaba saber de protocolo y que si no yo tenía idea mucho menos la iba a tener él para cuidar de un bebé, sería como un intercambio de favores; él me entrenaba y yo le ayudaba con el bebé. Lo cierto es que con esa parte no tenía problema alguno, podía hacerlo perfectamente y siempre me habían gustado los niños y me llevaba bien con ellos, pero lo otro era un tema algo más peliagudo para aceptarlo, solo me miraba de forma fija mientras yo daba otro sorbo a la copa de champán vaciándola así, no me dejó decirle nada cuando me tomó de la muñeca y me llevó a la pista de baile para que bailáramos, volvimos de nuevo a movernos por la pista mientras ahora sus labios estaban cerca de mi oído y comenzó a hablarme en voz baja no dándose por vencido en aquello. Hasta la parte en la que él me entrenaba estábamos los dos de acuerdo, sí, y yo le ayudaba con el bebé al que debería de cuidar el tiempo que permaneciera con él. Me dijo que me daría un sueldo por ello y aunque iba a negarme continuó hablando diciendo que sino se estaría aprovechando de mí, así podría ir por la noche si así lo quería al burdel para seguir trabajando allí y poder pagar mi deuda. Decía que si ganaba el doble de dinero podría salir antes de mi deuda y, lo cierto, es que en eso tenía razón y ya veía que me iba a dar el dinero dijera lo que dijera.

No pude negarme a esa parte pero al menos había conseguido que no pagara mi deuda y así librarme, eso era algo que me concernía a mí y que debía de solucionar yo, él me ayudaba ya bastante entre los entrenamientos y con lo del bebé que no sabía muy bien cuando debía de empezar. Por otra parte estaba el tema de mis mascotas, no iba a dejarlas abandonadas así que si quería que me fuera con él a su mansión debería de llevarme mis mascotas y no aceptaba un no por respuesta, dejarlas tiradas sería hacer lo mismo que hicieron conmigo mis padres y no pensaba permitirlo. Bailamos durante un rato más, bebimos, él bromeaba sin parar, bailamos de nuevo y finalmente volvimos a casa, me acompañó hasta ella sintiéndome algo contenta por las copas que me había bebido y me cuidó como si fuera mi hermano mayor que se preocupaba por mí, me dejó en la puerta de mi casa y se despidió con una sonrisa aunque bien sabía que al día siguiente iba a pagar caro las copas de más que me había tomado. Fue una noche diferente y divertida en la que salí de mi rutina y no estuvo para nada mal. Como ya pensaba al día siguiente no fue una sorpresa que me diera un duro entrenamiento y me hiciera correr casi el doble para según él “eliminar el exceso de alcohol de la noche”, mientras parecía estar fresco como una rosa, algo que envidié notablemente mientras corría y refunfuñaba hacia mi maestro que no tenía compasión ninguna. Sí fue una sorpresa, que no me esperaba, cuando por la noche me lo encontré en el burdel donde trabajaba, mis labios se entreabrieron ligeramente mientras él con una sonrisa socarrona me miraba acercándome hacia donde estaba, no era de extrañar que un par de jóvenes que trabajaban allí hubieran puesto sus ojos en él así que fruncí el ceño, tomé su muñeca y lo aparté de la vista de todas mirándolo extrañada y algo cabreada.



-¿Se puede saber qué haces aquí? Este no era el trato que habíamos hecho –fruncí el ceño esperando su contestación, pero no me esperé que dijera que era mi cliente- tienes que estar bromeando... además, ¿cómo sabías que trabajaba aquí? –Él sin embargo me respondió que me había comprado durante todo el mes lo que hizo que mi boca se abriera de la sorpresa y lo mirara incrédula- perdona, ¿qué has dicho? –Pregunté sin creerme que hubiera dicho exactamente esas palabras, ¿comprar? Por dios ese hombre estaba loco, encima se atrevió a preguntarme qué hacíamos a lo que yo le di un manotazo en el hombro- ¡estás loco! Esto no puede ser verdad –dije negando con la cabeza mientras él sonreía y cogiendo mi muñeca fuimos hacia la barra donde pidió dos vasos de whisky doble, miré a Rose que se encargaba esa noche de la barra- Rose, súbelos a la habitación ¿vale? –Los cotilleos en lugares como esos corrían más rápido que la pólvora, para ese entonces ya sabrían la mitad de las chicas que me había comprado todo el mes porque cosas así no solían pasar, así que ante todas las atentas miradas tomé su muñeca y tiré de él hacia arriba refunfuñando por el camino hasta que llegamos a la habitación, la abrí para que pasara y cerré la puerta apoyando mi cabeza en ella- Ay por dios, esto no puede estar pasando.... –ya no era solo la vergüenza de que mi maestro me viera con esa ropa que tenía que llevar en el burdel, sino el hecho de que me hubiera comprado- ¿tienes idea de lo que has hecho? Va a ser un mes muy duro... –dije esperando a que Rose subiera con la bebida y le entregué el vaso ya solos en la habitación- ¿y me preguntas qué hacemos? Eres tú el que me ha comprado, se supone que eres mi dueño durante todo este mes para hacer lo que quieras conmigo, se supone, que debo de servirte en todo lo que me digas para complacerte –di un trago al vaso dejándolo sobre la cómoda- Creo que no lo entiendes, se supone que esto es algo de lujo, lo que significa que pagan mucho dinero porque les demos placer y se aseguran de que eso pase. ¿Sabes lo cotillas que son aquí? Seguramente ya habrán jóvenes en la otra habitación esperando escuchar algo, y créeme, es así –afirmé dando otro sorbo al vaso, no solía beber allí pero en ese momento lo necesitaba- se supone que soy tuya, en todos los sentidos, durante este mes para satisfacer tus necesidades. No hace falta que me digas que no me has “comprado” para eso, sé que no lo has hecho con esa intención pero es lo que se espera que hagamos, quieren que los clientes salgan de aquí satisfechos y bueno... a la gente de aquí le va mucho el morbo –lo miré de forma fija- así que no me tengas esto que voy a hacer en cuenta –dije cuando ya habían pasado unos cuantos minutos mientras le preguntaba acerca del bebé y si quería que me fuera con él a la mansión que en el pack iban incluida mis mascotas, cuando vi que había pasado el tiempo suficiente me mordí el labio, fui hacia la cama y me subí sobre ella para comenzar a hacer ruido... con toda la vergüenza del mundo pero sí, para que al menos pensaran que me había contratado para lo que todos estaban pensando, es más, fingí algún que otro gemido que había perfeccionado con el paso del tiempo sin querer mirarlo demasiado porque me daba vergüenza lo que estaba haciendo, respiraba de forma un poco errática como si de verdad estuviera pasando aquello y al ver que él se quedaba callado le di un manotazo en el hombro y le hice una seña para que me ayudara, aunque viendo su sonrisa más bien diría que se estaba intentando no reír por aquello, pero así ambos manteníamos una fachada y a mí no me decían nada.



Don't be afraid to the dark side:


Just Me:





avatar
Arisley Bouvier
Prostituta Clase Alta
Prostituta Clase Alta

Mensajes : 71
Puntos : 65
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 10/04/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fight For Your Life ~ Privado

Mensaje por Vashni Indih el Mar Nov 14, 2017 12:48 pm

La pelirroja pidió que nos subieran arriba la botella, yo la seguí con cierta diversión escaleras arriba ella tiraba de mi mano y podía notar como las miradas de todas se perdían en mi, quizás porque no era el tipo de hombre que frecuentaba estos lares.
Para acostarme con una mujer no necesitaba ni de lejos estar aquí, pero no quería que tuviera que aguantar acostarse con otro, así que..esta es la única solución que se me había ocurrido dentro de nuestro “trato” sin quebrantarlo.

Cerró la puerta nerviosa, dando vueltas por la habitación como si fuera un animal salvaje encerrado.
Alegaba que la había comprado y que yo tenia que decir lo que quería hacer.
-Pues...
No me dejó acabar algo que me hizo reír mientras me servia otro vaso y lo llevaba a mis labios.
Me explico que tenia que complacerme, que ese lugar era un sitio de damas de compañía caras.
-no tienes que jurármelo ,me he dejado una pasta -apunté divertido.

Prodigio diciendo que teníamos que hacer algo, no podía salir de allí sin recibir placer.
-He soñado con esa frase toda mi vida -bromeé lanzandole un mordisco.
Me alcé con una ladeada sonrisa llevando mi mano al cinturón mientras ella que ya empezaba a conocer mis bromas negaba con la cabeza dándome un manotazo.
-¿entonces? -pregunté escapandoseme la risa mientras ella bufaba.
Quizás pensaba que no me atraía, no era eso, era una mujer muy bella, no estaba ciego, pero los lobos nos emparejamos de por vida y mi corazón ya había sido cazado, por mi enemigo, pero cazado.
Lo peor es que no sabia si estaría con ese otro lobo con el que se veía y eso en ocasiones me hacia plantearme si yo no debería hacer lo mismo.

Inmerso en mis pensamientos la vi subirse sobre el lecho, empezó a saltar fingiendo gemidos, me mordí los labios básicamente para no descojonarme allí mismo mientras ella me daba una palmada para que le ayudara.
Me lancé al lecho cayendo ambos sobre las sabanas, empujé varias veces gruñendo, la verdad es que en ocasiones ella tenia que poner su mano en mis labios para que no me diera la risa.

En ese instante en el que los dos hacíamos el caneo en le lecho ,la puerta se abrió un lobo joven entraba por la puerta cerrándola a sus espaldas llevando el dedo a sus labios para que guardáramos silencio..aunque luego pareció pensárselo mejor y nos indicó con la mano que continuaramos, parecía huir de alguien.
-¿Quien cojones era este?



Amara y Vashni:
avatar
Vashni Indih
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 79
Puntos : 64
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 03/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fight For Your Life ~ Privado

Mensaje por Lobbo Landvik el Miér Nov 15, 2017 10:55 am

El viaje había sido algo complicado, Valeska abrió el portal pero algo no termino de funcionar bien y caí en medio de la ciudad en bolas.
No se si me habían gastado una broma, algo que no descartaba por la cara de Sirius que aguantaba la risa mientras me desnudaba y Niels aseguraba que no había otro modo de cruzar el portal si no era así.
Caí enfrente de un burdel, al menos en eso si que había acertado la bruja, aquí en teoría era donde trabajaba la pelirroja que me cuidaba de niño, tenia que avisarla del peligro que iba a llegar tras de mi.

Saludé con arrogancia y en pelotas a todos los presentes y también a las preciosas mujeres semidesnudas que miraban como el pájaro me colgaba.
No me esforcé en taparlo, tenia un buen atributo así que no era necesario.
Pregunté a la madam cual era la habitación de la pelirroja, pero esta creía que era un loco y me mandó un par de hombres para darme caza y sacarme de allí.
Creo que no le molestaba tanto ni que fuera un loco, ni que no llevara ropa, si no que al no llevar bolsillos de seguro tampoco francos con los que pagar.

Segundo plan, correr...
Como si se tratara de una tragicomedia salí corriendo con dos hombres tras de mi intentando darme caza mientras yo saltaba de mesa en mesa y los demás me aplaudan como si fuera el bufón del día.
-Lo que hay que hacer para dar con una puta.
Subí escaleras arriba colándome en la primera habitación que pillé abierta.
Dentro una pelirroja y un lobo hacían cosas depravadas en la cama ¿pero quien era yo para juzgar los gustos de nadie?
¿Pelirroja?
-Tu -dije antes de ordenarles silencio pues oía los pasos de los hombres y con la mano animarles a seguir ¿follando de mentira?


avatar
Lobbo Landvik
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 47
Puntos : 44
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 16/08/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fight For Your Life ~ Privado

Mensaje por Arisley Bouvier el Lun Nov 20, 2017 10:13 am

Me daba cierta vergüenza hacer lo que tenía en mente pero era la mejor opción que teníamos para que pensaran que lo había subido a la habitación con las intenciones que se supone que deberían de ser ya que me había comprado por todo un mes, sería demasiado raro que no pasara nada así que como sabía que él no iba a ponerme un dedo encima mejor era fingir, algo que no se me daba nada mal y que había puesto en práctica durante ya un tiempo, para que nadie sospechara. Él podría irse de allí sin que le miraran de forma rara y a mí no me darían ninguna charla o sermón por no complacer a los clientes, más cuando se suponía que estos pagaban tanto dinero porque los complaciéramos. Así que con la decisión tomada de forma firme me subí sobre la cama y empecé a saltar sobre ella para hacer ruido como si de verdad estuviéramos haciendo algo. Para dar más credibilidad a las seguramente chismosas que estarían escuchando en la habitación contigua, que ya conocía como eran, comencé a fingir gemidos al mismo tiempo que saltaba en la cama, él se tapaba la boca e intentaba no reírse demasiado fuerte para no delatarnos pero a mí no es que me estuviera poniendo las cosas mucho más fáciles; ya me costaba no morirme de la vergüenza porque mi maestro no solo me viera con esas pintas, sino que además me hubiera comprado por todo un mes y ahora estuviéramos en esa habitación conmigo saltando sobre la cama y fingiendo gemidos para que nadie sospechara... si se reía y me miraba de esa forma no iba a ser capaz de seguir y de continuar y dado que nos convenía a los dos más le valía ayudarme y no quedarse mirando como saltaba y gemía sobre la cama. Le di un manotazo y lo miré haciendo una seña para que me siguiera la corriente, si él también se ponía a hacer lo mismo pues sería mucho más fácil que el que lo hiciera yo sola.

Pues no se quedó ni corto ni perezoso y en cuanto le miré para que me ayudara ni siquiera se lo pensó cuando se lanzó sobre la cama haciendo que cayera a su lado para comenzar a moverse entre gruñidos, siguiéndome la corriente, que me hizo morderme el labio para no reírme por aquello. Al menos el bochorno así era menor que de la otra forma, tuve que taparle la boca un par de veces con mi mano para que no se le escuchara reírse de esa forma mientras seguía moviéndose y yo daba algún que otro golpe con mi mano en la pared mientras evitábamos reírnos para que no nos pillaran. Con lo que no conté en esos momentos en los que estábamos haciendo los idiotas más que otra cosa, es que la puerta se abriera y por ella apareciera un joven apoyado contra esta que nos miraba desde ese lugar mientras nos pedía silencio y luego que continuáramos, lo más chocante de todo es que estaba desnudo y nos lo quedamos mirando sin saber muy bien por qué había entrado o por qué estaba desnudo. Miré a mi maestro cuando preguntó quién era y negué con la cabeza puesto que no lo había visto en mi vida y tampoco me sonaba de haberlo visto por allí, terminé de fingir aquello para que no sospecharan nada y fue entonces cuando sonreí de lado mientras miraba a mi maestro por lo que habíamos fingido aunque nos hubieran pillado.



-Es mi amante –dije de forma seria de tal forma que pareció creérselo, pero luego le di un golpe en su hombro y negué con la cabeza- no sé quién es –afirmé incorporándome en la cama para mirarlo, parecía que huía de alguien así que supuse que, al estar desnudo, intuía lo que podría haber pasado y por qué estaba huyendo, me levanté de la cama mirándolo- oye, para empezar no deberías de entrar sin llamar y pedir permiso, pero intuyo que si estás aquí desnudo y huyendo como parece que estás haciendo de alguien te diría que si no puedes pagar a una de las chicas del lugar es preferible que no hubieras entrado –había reconocido la voz de los guardias al pasar por la puerta hablando sobre donde estaría aquel joven desnudo- te buscan por eso, ¿te han pillado sin dinero? –No sería la primera, ni la última vez, que pasaba algo como eso. Me acerqué algo más al joven y le tiré una toalla para que al menos se tapara, seguramente habría salido corriendo y no habría cogido nada de ropa- y por dios, tápate –dije tras tirarle la toalla lanzando un suspiro- lo siento por ti, pero aquí no te puedes quedar.. esto es privado –dije acercándome a él para cogerlo del brazo dispuesta a abrir la puerta para llamar a los guardias y que se lo llevaran, no lo hice porque aparte de que no se dejó moverse me llamó por mi nombre haciendo que lo mirara de forma fija un par de segundos- ¿cómo sabes mi nombre? –Intenté repasar de qué lo conocía pero nada venía a mi mente- ¿quién eres y cómo es que me conoces?



Don't be afraid to the dark side:


Just Me:





avatar
Arisley Bouvier
Prostituta Clase Alta
Prostituta Clase Alta

Mensajes : 71
Puntos : 65
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 10/04/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fight For Your Life ~ Privado

Mensaje por Lobbo Landvik el Mar Nov 21, 2017 5:27 am

La chica se levantó de la cama para empujarme de allí y que me pillaran los guaridas.
-Tampoco es que haya irrumpido mucho -dije de forma mordaz riéndome entre dientes.
Me encontré con los ojos ámbar del otro lobo, eramos dos alfas y pocas veces dos de nosotros podían convivir en un mismo territorio sin lanzarnos contra la yugular del otro.
Alcé las manos en su dirección.
-No vengo con intención de pelear, no quiero usurparte nada, ni retarte, si me ayudáis os explicare hasta donde pueda. Entre eso el porque conozco vuestros nombres.

Mis ojos se centraron en los de la pelirroja.
-¿te han dicho alguna vez que pareces una sirena?
Esta frunció el ceño dándome una toalla para que me tapara, así que la tomé con la sonrisa ladeada.
-¿es porque mis atributos te ponen nerviosa? -Bromeé divertido. - ¿entonces soy tu amante?

Vashni se levantó con muy malos humos, rugió desafiante para que guardar silencio dejándome claro que la hembra estaba con él.
Bueno, tampoco es que estuviera aprovechando la hembra, claro que no pensaba discutir con él.
-Explícate muchacho o yo mismo te saco a patadas de la habitación de la señorita, a la que por cierto estas faltando el respeto.

Mis ojos centellearon en ámbar, pero fue Ari la que se metió entre los dos para que nos calmarnos y dejáramos de gruñirnos.
Según ella tenia que hablar o me largarían de allí.
-Esta bien -dije tomando asiento en la silla del escritorio -me ha enviado Damon Landvik para que allane el camino y me aseguro de que todo es seguro antes de enviar a su vástago -mentí.

Decirles que era Lobbo Landvik y que había cruzado un portal espacio temporal, era algo que no se iban a tragar, ademas me habían dejado claro que no debí cambiar nada, solo me encargaría de protegerme a mi mismo para que no me mataran.
-Me han atacado unos asaltadores de caminos y me han robado todo, hasta la ropa, así que he venido aquí porque me han avisado en vuestra hacienda de que os encontrabais apagando vuestros instintos en el burdel con una señorita.

Mi historia era mas o menos creíble, ahora solo tenia que ver como reaccionaban esos dos para saber si se lo habian o no tragado.



avatar
Lobbo Landvik
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 47
Puntos : 44
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 16/08/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fight For Your Life ~ Privado

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.