Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA THE BOND OF THE BLOOD - PARTICIPAN DRAKE ENDE Y JOSSETTE LOUVRE. LA LLAVE - PARTICIPAN POSEIDÓN Y CRYSANTHE KASTAROS. EL CAOS VISTE DE GUERRA - PARTICIPAN ORN, DRITTSEKK, BRÖKK TOLLAK, SOLEIL, KATTRINA. NOCHE DE HALLOWEEN - PARTICIPAN VLADIMIR ROMANOVS y MAGGIE CRAIG.




Espacios libres: 20/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 30/07/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


Lost and found [privado]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Lost and found [privado]

Mensaje por Kishar Black el Jue Sep 14, 2017 10:19 am

En mi escaso tiempo de regreso en Francia di con una tranquila plaza localizada a unas cuantas cuadras de distancia de una de las múltiples zonas residenciales del norte de la capital. El manto nocturno ya había caído y mi andar me había llevado precisamente hacia ella. Como era de rigor en la ciudad que nunca duerme, a esas horas tempranas de la noche todavía se presenciaba bastante movimiento de parte de sus habitantes. 

Me encontraba en una banca, observando a un pequeño niño de unos diez años que jugaba con una pelota que incansablemente lanzaba una y otra vez al correr con su perro. Un labrador aún muy joven se lanzaba en pos de ella y se la llevaba de regreso. Emitió una insinuación de gruñido cuando al correr detrás de ella una vez más se topó con que se detenía a escasa distancia de mis pies. Clavé mi mirada en él cuando mantuvo sus oscuros ojos en mi, sabía que el pequeño can presentía lo que yo era. Sus ojos me observaron brillantes antes de que de su garganta brotara un ligero gimoteo y se marchara con la pelota en el hocico a toda velocidad.

Mi mirada deambuló hacia un lado, una pareja que andaría en la veintena se entretenía hablándose al oído y haciéndose arrumacos. Más allá de ellos se encontraba un vendedor con un pequeño puesto de comida para aquellos que pasaban por allí y que deseaban comer algo a buen precio antes de regresar a sus casas después de la jornada diurna. 

Desviando mi mirada hacia el lado opuesto descubría a una joven de grandes gafas que llevaba ya un buen rato leyendo tranquilamente bajo el abrigo de un árbol. La escena era sumamente mundana, y extremadamente pacífica, tan solo la brisa mecía mi oscuro cabello, instándome a alzar los dedos de vez en cuando para apartar unos mechones de mi rostro.

Abandoné la banca para acercarme a una mujer de avanzada edad que vendía semillas para las palomas que rodeaban un buen espacio de la plaza. Al verme me reconoció y de inmediato me entregó una pequeña bolsa de papel. -¿Otra vez por acá?-
 
Asentí al entregarle unas monedas, se le veía complacida y me sonrió de forma amable. La miré unos segundos, tenía la piel llena de arrugas, el cabello grisáceo, y la espalda ya algo encorvada por los años. En las tres noches en las que había visitado de corrido la plaza me la había topado con su semblante afable y su buen humor. Le di algo más del costo de las semillas y antes de que permitirle negarse y regresar las monedas, presioné suavemente mi mano sobre la suya, cerrándola sobre estas. -No diga nada, solo acéptelo.-

Me dirigí hacia las palomas y les lancé semillas para observarles corretear sobre el suelo y pelearse por picotearlas. Lanzaba otro puñado más cuando la imagen de un hombre atravesando la plaza causó que diera un respingo. Le había reconocido perfectamente aún cuando con la distancia que nos separaba tan solo se atisbara su silueta moviéndose con rapidez al caminar. 

No le había vuelto a ver desde cinco noches atrás, después de que cayera el cabaret incendiado por la demonio recreando de esa forma al mismo infierno en la tierra. Le dije que le daba la libertad y él la tomó con gusto. A la noche siguiente solo había quedado la habitación vacía, lo cual no me había sorprendido. Y después de eso... no esperaba volverle a ver. 

Entrecerré los ojos al seguirle con la mirada, con pasos rápidos había acortado camino por la plaza. Unos segundos bastaron para que con mi velocidad sobrenatural le interceptara después de que cruzara la calle y avanzara por unas cuantas más.

Coloqué la palma de mi mano sobre su pecho para detenerlo. -¿Se te ha perdido algo por estos rumbos Sahale?- Mi mirada se detuvo en la suya, en esta zona no encontraría nada bueno, únicamente le encontraría a él.


Última edición por Kishar Black el Jue Sep 14, 2017 7:25 pm, editado 1 vez


Dark Queen:
Black Blood Binds:
avatar
Kishar Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 21
Puntos : 10
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 15/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lost and found [privado]

Mensaje por Sahale Dasan el Jue Sep 14, 2017 12:33 pm

Mis heridas habían cerrado por completo gracias a la sangre que había corrido por mi organismo de Khisar. Me sentía en ese aspecto recuperado, sin embargo, la sed de mas sangre me llamaba como a un drogadicto con el mono.
Sentía la ansiedad de volver a paladear su vitae, de sentirme invencible con ella corriendo por mis venas.
La libertad que me otorgó era una falacia, sabia que volvería a por mi dosis, la necesitaba.

Con un sudor frio extendiéndose por mi frente y ciertos temblores que embargaban todo mi cuerpo me encontraba en un oscuro callejón cubierto por una manta raída.
Esos días había compartido “cuarto” con borrachos y sin techos, nada tenia que ver París con el lugar que me crie y sin un franco en el bolsillo y en le estado que me encontraba nada mas podía hacer.

Me alcé del callejón mugroso decidido a cometer mi asesinato, matar a aquel hombre que le dio la vida, que la convirtió en un monstruo.
Quizás no podía acabar con la vida de Khisar, mis motivos tenia, entre ellos un sentimiento que me devoraba por dentro y la sed, esa sed que me postraba a sus pies.
No había nada que no haría por conseguirla y eso a un guerrero orgulloso como yo lo minaba por completo.

Caminaba por la plaza rumbo al Cabaret Lenfern, sabia que allí lo encontraría, aferraba con mi mano la daga, mi aspecto debía de ser deplorable pues la gente se apartaba a mi paso, mis ojos fijos en la boca del infierno y de pronto una mano me interceptó.
Elevé mis pardos, turbios por la sed perdiéndome en ella, en sus labios, en su tranquila mirada.
Mi cuerpo temblaba, bajo su mano, mi temperatura mas alta que la de ella traspasaba a través de la camisola sudada.
-El infierno -fue mi sincera respuesta.

El infierno es lo que arrastraba desde que ese demonio quemó mi aldea, lo destruyó todo ante mis ojos y me convirtió en un esclavo, eso exactamente era.
Tenia sed, mucha sed, mi mirada se perdió en el sendero de su yugular y de mis labios escapó un jadeo ronco.
-Apártate -le dije intentando moverla con mi mano para seguir mi camino -mataré al que te ha convertido en lo que eres y seras libre de nuevo.

Quizás deliraba, quizás eran mis ganas de no hacerla a ella responsable de la masacre que yo mismo presencie, quizás era el deseo que sentía por ella o la necesidad que me orillaba a su cuerpo, fuera lo que fuera la quería dejar al margen de esto.

Me acerqué a ella, mi rostro recorrió su cuello oliendo su sangre, era un autentico esfuerzo el no pedírsela, creo que no estaba en mi sano juicio en ese momento.


avatar
Sahale Dasan
Esclavo de Sangre/Clase Baja
Esclavo de Sangre/Clase Baja

Mensajes : 15
Puntos : 10
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 16/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.