Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA CE QUI NOUS UNIT - PARTICIPAN DAMIAN ALARCÓN Y LORA BELLAMY. RELEASE THE BEAST - PARTICIPAN ASTOR GRAY Y GWANGJONG GOREYO. VANN STEIN - PARTICIPAN HÖOR CANNIF, ULF TOLLAK, GIULIANA MORDRAKE, DANIELLE MORGAN, LUND, STAN MCQUINN, KHAYLA. NOSTALGIA - PARTICIPAN SUNI KANG y GWANGJONG GOREYO.




Espacios libres: 05/48
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 28/11/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas
» Escuchando a la muerte susurrar (privado)
Hoy a las 12:22 am por Shannon Kincaid

» Shattered dreams [Privado]
Ayer a las 10:56 pm por Chantry Vilhjalmsdottir

» Give me adrenaline (privado)
Ayer a las 10:17 pm por Kattrina

» En fuga [Privado]
Ayer a las 10:08 pm por Darcell Aubriot

» CIERRE DE TEMAS
Ayer a las 9:44 pm por Drazel Sarbu

» Laburando, laburando. –Privado-
Ayer a las 9:41 pm por Drazel Sarbu

» Amistad gitana [Privado]
Ayer a las 9:29 pm por Rylan

» Relaciones de un actor suicida - Emerick Allard
Ayer a las 8:49 pm por Perséfone

» Registro de Avatar [OBLIGATORIO]
Ayer a las 8:40 pm por Jaecar Babenberg



Medicina en los callejones (Privado con Ryuu)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Medicina en los callejones (Privado con Ryuu)

Mensaje por Effy Murray el Miér Sep 20, 2017 3:12 pm

Effy ese día trabajaba, y por lo tanto iría al orfanato para cuidar de los niños enfermos, además ayudaba mucho el ser un ser sobrenatural para no pillar enfermedades y poder ayudarles más, era algo por lo que Effy amaba trabajar, a parte de que los niños eran muy buenos y había cogido mucho afecto a estos. Effy se puso su traje de enfermera y fue en su carruaje hasta el orfanato. Pese a que Effy era rica pues sus abuelos le pagaban los lujos por ser su única nieta, debía admitir que trabajaba más por encontrar a su pequeño hijo, o no tan pequeño hijo desaparecido, para así lograr el sueño de poder ejercer de madre, pues pese a haber sido violada, Effy quería conocer a su hijo al que no pudo conocer pues su frágil mente lo había llevado al lugar en el que las personas se deshacen de las personas, el orfanato.

Effy bajo de su carruaje y le dio ordenes a Gaspard, su cochero que le viniera a buscar al terminar su turno para volver a su mansión, pues no quería quedarse allí todo el día, el ver a los niños llorar también le deprimía pues creía que su pequeño hijo también habría sufrido así.

Effy fue caminando hasta escuchar un ruido de pelea y un gritó, rápidamente no espero ni un segundo para levantarse las faldas y sacar su espada que guardaba bajo está para emergencias y acercarse corriendo hasta allí, bueno corriendo como podía pues le costaba correr con falda, aunque la agilidad que le daba su condición de cambiante le permitía poder moverse a gran velocidad y hacer cosas increíbles. Effy vio a un hombre lobo, o más bien lobo pelear contra un hombre que ya tenía heridas por la pelea, era obvio que antes de convertirse en lobo había usado una navaja pues había una tirada en el suelo bajo el lobo.

Effy se lazó contra el lobo por la espalda y le atravesó el costado haciéndole un corte bastante profundo, aunque no lo suficiente para terminar con él así que lanzó el cuchillo por los aires y se convirtió en una tigresa peleándose brutalmente con el lobo entre zarpazos y mordiscos que terminaron en la tigresa empujando al lobo contra el humano para que este efectuará el golpe final y terminará con él.

Effy cogió su ropa convertida en tigresa con la boca y se la llevo hasta esconderse un poco del humano y vestirse de nuevo con las ropas, pero estás estaban desgarradas y hacían que se viera muy escotado y roto, haciendo que sus faldas llegaran hasta por encima de las rodillas y eso hizo que su ropa fuera muy extraña y incomoda pese a ser bastante cómoda.

Maldita sea... ahora tendré que ir con estás ropas rotas.— Dijo acercándose a recoger la espada y guardarla, pero está se veía bastante por los agujeros en las faldas de Effy.—¿Estás bien? Sé lo que es luchar contra un licántropo... es muy duro... y bueno... yo cazo...— Dijo Effy intentado no decir que cazaba muy pocas veces ya pues había abandonado por completo la inquisición e incluso había matado a cazadores pues estos habían venido a perturbarla.
avatar
Effy Murray
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 30
Puntos : 18
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 25/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Medicina en los callejones (Privado con Ryuu)

Mensaje por Ryuu Chandler Arkensow el Jue Sep 21, 2017 2:18 pm

Después de una semana investigando y rastreando a un licántropo por el que nos habían contratado a Anshy y a mi, finalmente encontré su paradero, o al menos donde él quiso llevarme: Los callejones.

Ántes de llegar allí, le había seguido desde que había salido de una de las tabernas, iba transformado en su forma humana, evidentemente. Y, por lo que parecía, no iba ebrio.
Yo me encontraba en una esquina, oculto, al ser de día era más difícil permanecer desapercibido, por ello había decidido seguirle desde los tejados de las casas, usando uno de los artilugios de mi hermana, que lanzaba un gancho, con una cuerda resistente, a una pared, donde lo atravesaba de forma que, aquel artilugio, similar a una pistola, empezaba a recoger la cuerda y me permitía subir al tejado de una forma veloz.
Desde luego, un invento que merecía la pena, ahora que lo había probado.

Desde lo alto, tratando de ocultar la sombra que pudiera reflejar al suelo, podía ver a aquél licántropo sin que él pudiera darse cuenta de que lo estaba siguiendo, al menos si no utilizaba su agudo olfato para conseguir localizarme, cosa que le sería más difícil desde la altura a la que estaba.

Después de largo rato caminando, el licántropo llegó a un callejón oscuro y poco transitado por los alrededores. Volví a utilizar el trepa muros para, ésta vez, volver al suelo. Situándome a pocos metros del hombre, que estaba de espaldas, pero quieto.


-François Babineaux, queda sentenciado a muerte por el asesinato de dos niños y una mujer. Por favor, no se resista o tendré que usar...-Ántes de que pudiera acabar de hablar, el hombre se giró, veloz, con una navaja en la mano, dispuesto a cortarme el cuello. Di un salto hacia atrás, esquivándolo por poco, pero después de aquello, empecé a notar en la mejilla derecha como un líquido caliente se deslizaba hasta llegar al cuello. Me llevé una mano a aquel corte, tocándolo, escocía, me miré la mano y ví aquél color carmesí que no hizo más que hacerme soltar un suspiro. Volví a mirar al hombre, ésta vez preparado para cualquier artimaña que pudiera tener lista.

-Tú lo has querido, usaré la fuerza.-Me acerqué a él, con paso firme, el hombre volvió a atacarme, ésta vez intentando clavarme la navaja en el pecho, di un paso a la izquierda, ya que la mano portadora del arma era su derecha, y con un movimiento circular, le propiné un golpe seco en el cuello con el perfil de mi mano. Éste golpe hizo que el hombre retrocediera, llevándose una mano al cuello, éste empezó a toser y finalmente escupió sangre. Me miró, con rabia, y yo le devolví aquella mirada con una sonrisa sarcástica.

François volvió al ataque, lanzando un grito casi gutural, debido al golpe del cuello, lanzando varios ataques en diferentes direcciones, que tenían intención de cortarme. Retrocedí esquivándolos, sin apenas esfuerzo, y, cuando cambió sus ataques por uno que intentaba apuñalarme, dí un paso, dispuesto a recibir la navaja, que se clavó en mi hombro. Pero cuando aquello pasó, le agarré de la muñeca de el mismo brazo del arma. Aquella puñalada dolía, pero la costumbre me había vuelto fuerte, resistente.
El hombre me miraba con sorpresa, pero aún con algo de rabia en sus ojos, le retorcí la muñeca con la mano contraria a la que él llevaba su navaja, a la vez que con mi otro brazo, le golpeaba fuertemente en el codo, nota como éste se quebraba y hacía salirse el hueso por el otro lado. Instantáneamente el hombre empezó a gritar, y retrocedió agarrándose el brazo partido, mientras lo hacía, yo me saqué con cuidado la navaja del hombro, tirándola al suelo, por suerte no parecía haberme dañado ninguna arteria o nervio que me pudiera impedir luchar en plena forma.


-Vámos, muéstrame tu verdadera forma, ésto empieza a ser un tanto aburrido, harás que me vaya y te deje con vida.-Había sido la primera vez que me había dirigido a aquella persona de una forma directa, sin utilizar el "usted" con el que se solía hablar en esta sociedad.
El hombre, finalmente quedó en silencio, mirándome, mientras sus ojos se empezaban a volver amarillos y el cambio que tanto esperaba se producía entre gruñidos extraños que finalmente se convertían en los de un licántropo, cuando la metamorfosis se completó, el lobo había crecido de tamaño, hasta sacarme tres cabezas o un poco más.


-Perfecto.-El licántropo soltó un rugido y finalmente se abalanzó directamente a por mi, al haber una distancia considerable entre nosotros, corrí hacia él, al tiempo que mi chaqueta se desprendía de mi cuerpo y caía al suelo, dejando mostrar una espada envainada en mi espalda. Ántes de que el licántropo pudiera alcanzarme, me agaché, deslizándome por el suelo de rodillas, cuando estaba justo debajo de la criatura, desenvainé la espada y la alcé, haciéndole un corte desde el pecho hasta la cintura gracias a que me estaba deslizando.
Me levanté del suelo de un salto, en el mismo momento que el licántropo aterrizaba también, de forma algo torpe. Ahora él estaba cerca de la salida y yo en el interior del callejón.
Nos miramos, en silencio, únicamente la respiración del lobo y los gruñidos que producía al respirar eran lo que se oía en aquel lugar.

Sin embargo, una tercera persona irrumpió en nuestra pelea, que primeramente le cortó al licántropo en un costado y finalmente se convirtió en un tigre, o más bien tigresa, ya que se trataba de una mujer, para pelear con el licántropo. Aquello no duró demasiado, pues la tigresa empujó al licántropo hacia mi, y yo, que estaba preparado, di un salto para dejarlo pasar, a la vez que lancé un corte dirigido a su cuello. El lobo dió dos pasos más, hasta frenarse por completo, yo aterricé elegantemente en el suelo, y miré de reojo al licántropo, ésta vez con un brillo en mi mirada de ira.


-Saluda a los tuyos en el infierno, escoria.-Su cabeza lentamente empezó a deslizarse hacia un lado, hasta finalmente caer al suelo, desprendida de su cuerpo. El cual, junto a dicha cabeza, empezó a volver a su forma humana.

Hice un movimiento con la espada para hacer sacudir la sangre del filo y finalmente la envainé, ántes de que apareciera aquella mujer que había intervenido, con sus ropas algo rotas por su transformación. Era una cambiante, eso estaba claro.
Me preguntó que si estaba bien, y asentí, de nuevo con mi típico rostro serio. Las heridas que tenía no eran nada importante.


-Éste era escoria, y por ello peleaba como lo que era.-Dije símplemente, acercándome a recoger mi chaqueta, que estaba al lado de aquella mujer, dispuesto a irme por donde había venido.
avatar
Ryuu Chandler Arkensow
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 141
Puntos : 137
Reputación : 26
Fecha de inscripción : 15/09/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Medicina en los callejones (Privado con Ryuu)

Mensaje por Effy Murray el Vie Sep 22, 2017 4:18 pm

Effy se sonrojo cuando este se agacho a por su chaqueta y rápidamente lo tomó por el mentón y justo cuando se levantó y le miró la herida, si no quería que se infectase tendrían que actuar rápido, y tal vez estaba siendo demasiado confiada e incluso algo maleducada por tomarle del mentón de esa manera, pero Effy no podía evitar sentir que debía desinfectarle la herida y curársela.

Haga el favor de venir conmigo.— Dijo Effy sin aceptar un no por respuesta y llevándolo hasta la enfermería sin ser vistos por nadie, además allí tenía un vestido que podría ponerse y así sustituir al roto.—Siéntate en la camilla, debo curarte esa herida, y no acepto un no por respuesta.— Effy metió de un empujoncito al hombre dentro de la consulta y cerró con llave para no ser molestados para posteriormente coger su nuevo vestido que estaba escondido en el armario de las medicinas.—Gírate, debo cambiarme.— Dijo Effy quitándose el vestido y poniéndose el nuevo vestido, el problema era que debía ser atado por la espalda.—¿Podrías atarme el vestido?— Dijo acercándose a él y dándole la espalda para que se lo atara.

Effy después de ponerse su nuevo uniforme fue a por un algodón y le puso alcohol para posteriormente limpiar la herida mientras posaba su otra mano en la mejilla del hombre que no tenía herida. Cuando terminó Effy tiró el algodón y sonrió satisfecha, pes seguramente no quedaría cicatriz.

No te preocupes, no quedará cicatriz así que ya estaríamos... señor...— Effy dijo lo de Señor para que le dijera su nombre y apellidos, así podrían hablar de una forma más de tú a tú.—Soy Elizabeth Murray, pero prefiero que me llamen Effy, o señorita Murray, como prefiera, pero Elizabeth no por favor, odio que me llamen así, demasiado formal.— Dijo con una sonrisa.


Effy:

Equipo de Cazadores <3:
avatar
Effy Murray
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 30
Puntos : 18
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 25/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Medicina en los callejones (Privado con Ryuu)

Mensaje por Ryuu Chandler Arkensow el Vie Sep 22, 2017 4:51 pm

Al ser sorprendido por la mujer cuando me cogió del mentón después de levantarme por haber cogido la chaqueta, estuve a punto de desenvainar el cuchillo y cortarla la mano de un solo movimiento, pero aquello no acabó ahí, me pidió que fuera con ella, obligado, la cambiante, desde luego, tenía fuerza. Pero, ya que había acabado mi caza, no tenía nada que hacer, así que ¿por qué no distraerse?

Me llevó a lo que parecía ser una enfermería, e incluso me metió en ella de un empujón. "-Maldita sea, parece un secuestro, o peor aún: Un intento de violación." pensé mientras terminaba por entrar.
La chica seguía dándome órdenes: Que me sentara, que me girase para no verla cambiarse de vestido... Hice aquello, mientras yo me quitaba la camiseta para dejar al descubierto la herida del hombro, además de otras muchas cicatrices y un tatuaje en cada brazo, que lo ocupaba por completo y otro en la cintura. Cada uno con un significado.

La chica se terminó de cambiar, y me pidió que la atara el vestido, lo hice sin problemas, procurando no atarlo en exceso para no hacerla daño. Cuando terminé, finalmente se puso con mis heridas, yo miraba a mi alrededor, analizando el lugar, observándolo. Sin apenas inmutarme de lo que le hacía a las heridas. Siempre en silencio.

Cuando terminó, la enfermera habló, diciéndome que no me quedaría ninguna cicatriz, cosa que tampoco me importaba, teniendo en cuenta que tenía otras muchas. Me pidió mi nombre, de una forma común: Intentando dirigirse a mi de forma algo más directa.


-Chandler, Ryuu Chandler.-Dije símplemente, ésta vez observándola a ella, quien se presentó como Elizabeth Murray, o Effy, como ella había dicho que prefería.
Y después de aquello, hechas las presentaciones, se hizo el silencio, la escena daba de qué hablar: Sentados el uno frente al otro, yo sin ninguna prenda de ropa de cintura para arriba, y en una enfermería cuya puerta había sido cerrada por la propia Effy.
Finalmente, después de unos largos segundos de silencio, decidí romperlo, sin dejar de mirar a la cambiante.


-Gracias por lo del callejón, y por curarme. Aunque lo de ántes fue muy arriesgado, podía haberte matado ese licántropo.-Dije seriamente, también a modo de reprimenda. Si algo había que no me gustaba, era que alguien interfiriera en mis peleas si yo no lo pedía o lo necesitaba. Y eso ocurría pocas veces.-No deberías arriesgarte tanto.
avatar
Ryuu Chandler Arkensow
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 141
Puntos : 137
Reputación : 26
Fecha de inscripción : 15/09/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Medicina en los callejones (Privado con Ryuu)

Mensaje por Effy Murray el Sáb Sep 23, 2017 6:53 am

Effy sonrió tras eso y se sentó al lado de Ryuu con una sonrisa, ¿Arriesgarse? Eran demasiados años peleando contra criaturas sobrenaturales como para sentir que se arriesgaba demasiado, estaba muy experimentada en el combate cuerpo a cuerpo como para no sentirse segura, por lo tanto para ella arriesgarse era no hacerlo.

Prefiero morir luchando a vivir huyendo.— Dijo Effy levantándose a hacer recuento de inventario.—Y no deberías darme las gracias... sentía que era mi deber, además he escuchado que ese hombre mató a dos niños y una mujer, y seguramente hubiera matado a un tercero e incluso un cuarto en este orfanato si no hubiera sido por ti.— Effy se apartó un mechón y se lo puso detrás de su oreja.—Así que gracias a ti, pues hubiera podido morir un inocente.— Effy le sonrió y sirvió un vaso de agua a Ryuu.—Deberías beber agua, la necesitaras.— Dijo dándole el vaso con una sonrisa.

Effy siempre intentaba ayudar a las personas, por lo tanto siempre iba a ayudar a los humanos que podía, así que cogió del brazo a Ryuu y sonrió sacando las llaves de su bolsillo para abrir la puerta, así iría caminando con él y le enseñaría la cara de los niños que había salvado ese día, le enseñaría a los inocentes que había salvado y así podría enseñarle por lo que ella estaba luchando, por cuidar a la gente.

Vamos, te enseñare a los niños a los que has salvado.— Dijo Effy llevándole a una salita donde los niños jugaban con juguetes que Effy les había comprado, pues al ser clase alta quería ayudarles dando mucho dinero.—Vivo por y para este orfanato, y estoy agradecida de lo que has hecho con el licántropo.— Effy sonrió y aún cogiéndole del brazo le acercó a una niña pequeña que jugaba con un peluche.—Está niña sufrió la muerte de sus padres, su padre fue asesinado por un vampiro que se había enamorado de la madre de está niña, y está se suicido al verse sin dinero, desde que vino no había hablado a nadie, hasta que le compre ese peluche y empezó a jugar con más niños, pero está no era su vida y luchó por vengar a los niños y niñas que sufren a diario por esto.— Dijo Effy seriamente pero no enfadada, más bien orgullosa.


Effy:

Equipo de Cazadores <3:
avatar
Effy Murray
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 30
Puntos : 18
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 25/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Medicina en los callejones (Privado con Ryuu)

Mensaje por Ryuu Chandler Arkensow el Dom Sep 24, 2017 3:20 am

Effy me respondió demostrando con aquella frase que era una loca, pues aunque pudiera tener toda la experiencia posible para acabar con seres como el de antes, no significaba que pudiera arriesgarse a la primera de cambio, y menos sin conocer a su enemigo. Sin embargo, de aquello que la convertía en una loca, también la hacía una persona honorable, pues derivar la lucha en otros, pudiendo ayudar, era de cobardes.

La cambiante se volvió a levantar, haciendo algo con los objetos de la enfermería, quizás un recuento. Y mientras lo hacía, me dijo que no debía agrsdecérselo, además de demostrar que se había enterado de quién era ese licántropo y qué había hecho. La chica entonces me agradeció a mi que me hubiera encargado de François, ya que si no hubiera sido así, hubiera podido atacar aquél... Un momento, ¿aquello era un orfanato?
Effy me ofreció un vaso de agua, y lo cogí, bebiéndome aquél líquido transparente de un par de tragos. La devolví el vaso y cuando cogió las llaves para abrir la misma puerta por la que habíamos entrado, supuse que ya podría irme. Sin embargo, la cambiante tenía otros planes, y pretendía enseñarme a aquellos niños del orfanato.

No me gustaba la idea, y sabía muy bien por qué, pero decidí aceptar, aunque era probable que si me negaba, acabaría insistiendo la mujer y llevándome por la fuerza, como cuando quiso curarme las heridas.
Me cogió del brazo y me llevó hasta una sala donde había varios niños jugando, me dijo que ella vivía para aquél lugar y me agradeció, de nuevo, lo que había hecho.
Me acercó a una niña, la cual Effy no tardó en contarme su historia, y al hacerlo, pequeños fragmentos de la muerte de mis padres recorrieron fugazmente mi mente, haciéndome cerrar un puño, algo tenso. Sin embargo, decidí ignorarlo, al menos lo que pude, y me centré en aquella niña esbozando una ligera sonrisa.


-Hola, pequeña.-Dije acariciándola el pelo, para después volver a mirar a Effy, con mi rostro serio, aunque no estuviera enfadado.

-Es muy noble lo que haces, Effy.
avatar
Ryuu Chandler Arkensow
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 141
Puntos : 137
Reputación : 26
Fecha de inscripción : 15/09/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Medicina en los callejones (Privado con Ryuu)

Mensaje por Effy Murray el Dom Sep 24, 2017 1:14 pm

Effy sonrió a Ryuu cuando este dijo que lo que hacía era muy noble por su parte, eso le hizo sentir que tal vez Ryuu sentía cierta empatía por los niños huérfanos. Effy cogió en brazos a la niña y sonrió mientras dejaba a la niña sobre una silla y le quitaba una venda que tenía en el tobillo para tirarla al suelo y cambiarla por otra venda mientras iba mirando de reojo a Ryuu.

¿Qué más puede decirme, señor Chandler Arkensow?— Dijo Effy con una sonrisa pícara en el rostro mientras le preguntaba.—¿Hay más enemigos?— Dijo Effy mirándole fijamente.—¿Ese malnacido trabaja solo?— Dijo tapándole los oídos a la niña para que no escuchara malas palabras salir de su boca, no quería ser una mala influencia.

Effy era una chica que siempre había cuidado a los demás y sido muy cariñosa, cosa que no estaba muy bien visto, por lo tanto la gente se sorprendía cuando le daba un beso en la mejilla o les abrazaba sin mucho motivo, pero ella era así y por eso mucho niños la tomaban como una madre llegándola a llamar mamá, lo malo era que ella no podía adoptarlos a todos pese a tenerlos viviendo con muchos caprichos.

¿Quiere ayudarme a distraer a los niños hasta que termine mi turno?— Dijo Effy con una sonrisa en el rostro pues tal vez alguien como Ryuu podría venir bien para hablarle a los niños sobre los seres que habían fuera y podría concienciarlos.—Cuéntales historias de tus cacerías y explícales un poco de ese mundo para que tengan cuidado.— Dijo Effy cogiendo a un niño pequeño en brazos y dándole un jarabe para la tos.—Mientras iré curando a los pequeños, te estaría muy agradecida.— Effy le sonrió seductoramente.—Por favor.— Pestañeo varias veces con ojos de corderito para que no se le resistiera, a ver si surtía efecto.


Effy:

Equipo de Cazadores <3:
avatar
Effy Murray
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 30
Puntos : 18
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 25/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Medicina en los callejones (Privado con Ryuu)

Mensaje por Ryuu Chandler Arkensow el Lun Sep 25, 2017 10:02 am

-Trabajaba solo, era una alimaña que sólo buscaba asesinar a inocentes... Pero me estaba esperando, nadie suele atacarme y pillarme por sorpresa.-Dije a modo de explicación en cuanto al corte de mi mejilla. Desde luego, era algo en lo que tenía curiosidad, bien podía haberme olido cuando ya estábamos acercándonos al callejón y empezaba a haber menos gente, pero eso, desde lo alto de un edificio, era tarea fácil, ya fuera para un licántropo, un vampiro o la criatura con mejor olfato: El olor, desde lo alto y al soplar el viento, se alejaba sin dejar rastro, no se mantenía cómo en el suelo, donde había edifícios, menos aire... Factores que habría que tener en cuenta y eran aburridos de enumerar. Lo que sí sabía era que no podía haberme localizado así, por lo que alguien que me conocía le había avisado anteriormente. O eso pensaba.

Effy me preguntó, a modo de petición, si quería ayudarla con aquellos niños, contándoles historias sobre lo que yo hacía. Fruncí el ceño, y miré a mi alrededor, a todos los niños, que parecían haberle oído a la cambiante y ahora estaban sentados en un corro, frente a mi, espectantes. No veía buena idea aquello, por la sencilla razón de que tampoco había por qué asustar a los niños con historias sangrientas y que únicamente tenían como plato principal la muerte. Demasiado habrían vivido ya cada uno de ellos con sus respectivas tragedias, como para empeorarlo.

-Tú también has vivido tragedias, como ellos, y aquí estás: Frente a niños que son como tú, que no tienen padres. Y ellos lo han perdido todo, menos la esperanza de vivir un día más.-Aquél pensamiento acudió a mi mente, curiosamente con la voz de mi padre. Respiré hondo, tratando de soportar aquella punzada en mi corazón que solo traía dolor. Ellos eran más pequeños que yo cuando perdieron a sus padres, y ahí estában. Ellos eran fuertes, y tendrían un futuro, de eso podía estar seguro.
Solté un gruñido, a modo de frustración, y cogí una silla para sentarme frente a mi público infantil. Tendría que hacerlo, a modo de favor por lo que Effy había hecho por mi.


-Os voy a contar la historia de cómo una vez cacé a un vampiro que secuestró a una mujer: Ocurrió hace ya unos años, yo era más jóven, y tenía menos barba que ahora...-Los niños se rieron con aquél comentario, al que además añadí un gesto acariciandome la barba como si fuera mucho más larga.-... Mi hermana, Anshy, y yo nos encontrábamos frente a la mansión de aquél vampiro, sí chicos, tenía una mansión, era una mansión oscura y tenebrosa, como el mismo dueño, con telarañas por todos lados e iluminada por velas que estaban muy cerca de apagarse. Daba mucho miedo. Entramos por la puerta, dándola una patada...-Continué mi relato, amoldándolo de forma que los niños no imaginasen escenas grotescas y sangrientas, añadiendo algún gesto o frase graciosa de vez en cuando que hacía sonreír a mi público y reír a más de uno. Cuando acabé, me aplaudieron, pidiéndome otra historia, pero ya era algo tarde como para otra, y miré a Effy, con una ceja alzada.

-¿No crees que deberían irse a dormir ya? He oído que al Conde Tragón le gustan los niños, sobre todo los que están despiertos hasta tarde.-Los niños, al principio, parecían confusos, y entonces empezaron a hacer un coro de voces, diciendo tódos al unísono un "Nooo". Temerosos del imaginario Conde Tragón.
avatar
Ryuu Chandler Arkensow
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 141
Puntos : 137
Reputación : 26
Fecha de inscripción : 15/09/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Medicina en los callejones (Privado con Ryuu)

Mensaje por Effy Murray el Mar Oct 03, 2017 11:13 am

Effy sonrió a Ryuu y cogió en brazos a un niño pequeño, le hizo una señal a Ryuu para que se quedará allí y otra a los niños para que le siguieran hasta una habitación enorme en la que dormían todos juntos en camas individuales. Effy le iba a ofrecer a Ryuu ir a comer algo con ella mientras está le hacía un interrogatorio sobre su vida personal, le gustaba saber cosas sobre la gente.

Effy le dio un abrazo a cada niño antes de irse de allí y dejar a una enfermera entrar para leerles algo antes de dormir. Effy se acercó a Ryuu y le sonrió de nuevo mientras se recogía el pelo acercándose a él.

Tengo un descanso por ahora, podríamos ir a comer algo.— Effy le sonrió y fue caminando hasta la enfermería de nuevo.—Por ejemplo... ¿Sabe de algún asesino que ande suelto cerca y podamos cazarlo mientras tanto?— Effy le miró sería.

Effy solía hacer pocas cosas en su vida diaria exceptuando lo básico, comer dormir... por lo tanto las pocas cosas que hacía las solía disfrutar, cazar, comprar cosas para los pobres y ir a misa o rezar, eso solía hacer, exceptuando el buscar información de su bebé perdido cuando era joven, o más que perdido... dado en adopción.

En la cocina podríamos coger fruta, hay muchas manzanas que he traído de los cultivos de mi mansión, además mis abuelos me han dado mucho dinero y sumando mi paga vamos a hacer muchos pasteles para que los niños tengan comida, ¿Quiere probar el primer dulce?— Preguntó Effy dándole un guiño de ojo y llevándolo hasta la cocina, pues cocinaría mientras charlaban y cotilleaba.

Effy entro en la cocina y del frutero cogió una manzana roja como la sangre para dársela a Ryuu y después se lavo las manos con agua y empezó a hacer la masa del pastel, iba a hacer magdalenas y tartas de manzana para los niños, y posiblemente en unos meses traerían su pedido de compota de fresas traídas de Escocia y podría hacer una tarta de fresa.

Lo que daría en momentos como este tener más dinero para comprarles dulces, pero esto me parece mejor que dulces, aunque el chocolate estaría bien.— Effy continuo haciendo la masa mientras miraba a Ryuu.—Háblame de ti.— Effy se mordió el labio.

Effy era muy curiosa, y muy de hacer las cosas muy rápido, de querer hacer muchas cosas y terminar haciendo más bien poco. Effy empezó a cortar a rodajas la manzana mientras tarareaba una canción de cuna y iba mirando a Ryuu.

Me encanta cocinar, y es algo que no suelo hacer, además tenemos cocinera, pero no ha venido hoy por lo tanto me he ofrecido yo, más bien no ha venido desde hace dos días, tal vez podríamos investigarlo después, no vive lejos.— Effy se hizo un corte en el dedo y soltó un gritó, pero rápidamente se regeneró, ventajas de ser una cambiante.


Effy:

Equipo de Cazadores <3:
avatar
Effy Murray
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 30
Puntos : 18
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 25/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Medicina en los callejones (Privado con Ryuu)

Mensaje por Ryuu Chandler Arkensow el Mar Oct 03, 2017 12:55 pm

Cuando Effy me indicó que me quedara allí, aproveché para mirarme la herida del hombro, que había sido curada por la misma chica, había dejado de sangrar, y estaba perfectamente cosida de forna que no pudiera volver a abrirse la herida, a no ser que hiciera un movimiento brusco. Desde luego, para ser una cambiante que se dedicaba a cuidar de niños huerfanos, aquello era un buen trabajo de enfermería digo de cualquier doctor, era algo que tendría que tener en cuenta.

Effy volvió de nuevo, y me informó de que tenía un descanso de momento, por lo que podíamos aprovecharlo para ir a comer.
La seguí hasta la enfermería, escuchando su pregunta y alzando una ceja.


-No me han informado de nada más a excepción del licántropo de ántes.-Respondí mientras observaba lo que hacía en la enfermería, sin fijarme en detalles, únicamente en ella, en sus movimientos. Volvió a salir, diciéndome que podríamos ir a la cocina, dándome explicaciones de que sus abuelos la habían dado, en resumen, la posibilidad de hacer dulces para aquellos niños. Cuando me preguntó sobre si quería probar el primero, me encogí de hombros, indicando que me era indiferente aquello. Aunque no era dado a comer dulce normalmente, siempre podía hacer una excepción.

Finalmente llegamos a la cocina, y Effy me ofreció una manzana roja, tan roja que me recordó a aquél relato cristiano sobre Adán y Eva. Aquél fruto prohibido que les hizo ser castigados por Dios, por ser tentados por una criatura maligna. Dí un vistazo rápido a la manzana, ántes de darla un mordisco y sentir el dulce sabor de ésta, recordándome por unos momentos a aquellos manzanos que tenían papá y mamá en casa y que mamá cuidaba tan bien que crecieron sanos y fuertes.
Aquellos recuerdos fueron interrumpidos por la voz de la cambiante, que me había pedido que la hablara sobre mi, me coloqué a su lado, apoyado en la mesa de forma que pudiera mirarla sólo girando un poco la cabeza, mientras ella cocinaba.


-Poco podría contarte sobre mí... No soy natural de aquí, si no de América...-Di otro mordisco a la manzana y cuando tragué, seguí hablando.-Soy cazador, como ya sabes, y me dedico a buscar a las criaturas más peligrosas que haya, aquí en París o en cualquier lugar. Criaturas que incluso los demás cazadores e inquisidores no podrían cazar. No solo porque sean las más peligrosas, si no porque saben esconderse muy bien.-Me terminé la manzana de unos cuantos mordiscos más, mientras Effy continuaba hablando, busqué un lugar donde tirar los restos de la manzana y cuando escuché el pequeño grito de la chica, me giré para mirarla, me acerqué de nuevo a ella, con un paso un poco más apresurado, parecía haberse cortado con el cuchillo, pero se había curado gracias a su condición sobrenatural.

-Deberías tener más cuidado, no se me da bien la medicina y no podría curarte un dedo amputado-Dije a modo de broma, aunque en mi tono no se había notado aquello, si no  más bien como una pequeña reprimenda.
Volví a apoyarme en la mesa como ántes, y la observé, igual que cuando estuvo en la enfermería, viendo cada uno de sus movimientos como si me distrajeran del resto del mundo. Suspiré y me metí una mano en uno de los bolsillos del pantalón, buscando mi cajetilla de cigarros, la saqué y la abrí, para después sacar un cigarrillo.


-¿Y tú? ¿Desde cuando das caza a gente peligrosa?-Pregunté con el cigarrillo en la boca, mientras sacaba del mismo bolsillo un mechero para encenderlo.
avatar
Ryuu Chandler Arkensow
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 141
Puntos : 137
Reputación : 26
Fecha de inscripción : 15/09/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Medicina en los callejones (Privado con Ryuu)

Mensaje por Effy Murray el Lun Oct 09, 2017 10:46 am

Effy se acercó a Ryuu cuando este encendió el cigarrillo y se lo quitó de las manos para darle una calada y devolvérselo tirándole el humo en la cara con un toque sensual y después volviendo a ponerse a cocinar la masa mientras pensaba como había ido a parar a aquello, a ser una cazadora, pues antes había pertenecido a la inquisición y por tanto era algo así como una cazadora más experimentada.

Ryuu, tengo mucha experiencia, hubo un tiempo en el que trabaje en la Inquisición, fui una condenada, hasta que decidí irme por libre por motivos personales.— Effy dejo de amasar el pastel.—Tengo cuarenta años, Ryuu, pero aún así sigo aparentando veinte.— Dijo Effy para que Ryuu supiera que tenía experiencia.—A lo mejor me ves ahora un poco mayor, pero te aseguró que me he quedado en los veinte años para todo, desde aspecto hasta maestría con las armas, además desde que mi madre se acostó con aquel Cambiante cuando era cazadora me ha enseñado a pelear para matar a los que hacen cosas malas.— Effy miró triste al suelo.—¿América es un lugar bonito? La verdad es que nunca me ha llamado la atención el nuevo mundo, soy más de ir a Edimburgo, pero mis abuelos no saben que soy cambiante y me cerrarían el grifo y matarían si se enterasen, pues tienen mucho dinero y eso es lo hace que sea una clase alta pese a ser una enfermera.— Effy terminó de hacer el pastel y lo metió en el horno.

Effy puso el pastel en el horno y mientras tanto se puso a hacer masa de magdalenas, mirando a Ryuu empezó a pensar en su nombre, pues muy americano no parecía, tal vez debería preguntarle por eso, pues Effy estaba cada vez sintiendo más curiosidad por él. Effy terminó de preparar las magdalenas y se sentó junto a Ryuu a esperar a que se hiciera el pastel para posteriormente hacer la compota de manzana.

¿Quieres probar la masa?— Le preguntó Effy a Ryuu cogiendo el cuenco en el que había preparado la masa.—Si quieres probarla tendrás que contestarme a unas preguntas... ¿Por qué tienes un nombre tan raro? Sin ofender... pero no parece muy americano.— Effy le dejo el cuenco enfrente y se puso a cocinar el resto de la compota hasta sacar el bizcocho, después puso la compota sobre este y dejo el bizcocho en la mesa.—Ahora hornearé las magdalenas y te daré una, pero de bizcocho no te puedo dar mucho... es más para los niños, además la compota de manzana es dulce y no comen mucho dulce, espero que no te importe.— Effy le sonrió y puso las magdalenas a hornearse mientras cortaba dos pequeño trozos de bizcocho con compota y los llevaba a la mesa para comer el bizcocho con Ryuu.—Toma, prueba.— Effy sopló el bizcocho antes de empezar a comérselo de manera refinada.


Effy:

Equipo de Cazadores <3:
avatar
Effy Murray
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 30
Puntos : 18
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 25/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Medicina en los callejones (Privado con Ryuu)

Mensaje por Ryuu Chandler Arkensow el Miér Oct 11, 2017 12:22 am

Las palabras de Effy me indicaron que la cambiante tenía experiencia en aquello de cazar sobrenaturales: Había estado dentro de los Inquisidores como una mascota de la organización, (así consideraba yo a los sobrenaturales que se hacían llamar Condenados) y después se había dedicado a la caza de forma personal. Además, decirme la edad que tenía solo le daba más mérito y experiencia.

Después de aquello, me preguntó sobre América, sobre si aquél lugar era bonito, sin embargo, no tenía mucho interés en el "Nuevo Mundo", como lo había llamado ella. Además de que, por lo visto, su familia podría matarla si se enteraban de que pertenecía al mundo sobrenatural.
Le di una calada al cigarrillo, manteniendo el humo por unos segundos en mi interior, para después expulsarlo por la boca, lentamente, formando una pequeña nube gris frente a mi, la cual se acabó esparciendo y desapareciendo al final.


-No está mal, al menos para la gente que es de clase media o alta... Para el resto, es incluso peor que aquí: La gente tiene fincas donde explotan a sus esclavos de forma cruel para conseguir diferentes materias primas y después exportarlas hasta España o paises diferentes... Pero preveo que todo eso terminará por llegar a su fin, lo sé, la gente es fuerte.-Di otra calada al cigarillo y me senté junto a Effy en una mesita que había cerca, me ofreció probar la pasta de lo que podía imaginar que eran las futuras magdalentas, me encogí de hombros mientras acababa de dar la última calada al cigarrillo antes de apagarlo y tirarlo junto al resto de la basura.
La cambiante me chantajeó con que debería responderle a algunas preguntas antes de dejarme probar aquella pasta, y únicamente esperé a que comenzara con el interrogatorio.


-Es japonés, significa dragón: Mi madre me lo puso porque amaba la historia y cultura japonesa. Era profesora allí en América antes de conocer a mi padre. Pero eso es otra historia.-Respondida aquella pregunta, cogí un poco de masa y la probé, saboreando aquél dulce sabor a magdalena casera, que no llegaba a recordarme a las de mi madre, pero, aunque fueran diferentes, estaban casi igual de buenas.
La cambiante me informó sobre que el bizcocho era para los niños, pero que me daría a probar un trozo, asentí y esperé a que trajera el trozo de bizcocho con la compota, cogí el trozo del esponjoso bizcocho y le dí un mordisco, sin soplarlo antes, aún estaba bastante caliente, pero era soportable, al menos para mi, ya que la chica estaba soplando para no quemarse.
Entre mordisco y mordisco, comencé a pensar sobre lo que me había dicho al principio, en cuanto a que había estado dentro de la Inquisición y aún seguía cazando, y pensé una cosa que quizás podría ser útil.


-Effy, se que a parte de cazar, estás cuidando de estos niños, y ellos lo son todo para ti... Pero, ¿qué te parece ayudarnos a mi hermana y a mi? Cazar los tres juntos, y buscar a más gente sobrenatural como tú, que puedan ayudarnos con sus habilidades... Quizás esa sea una forma de proteger no solo a estos niños, si no al resto de personas. ¿Qué te parece?



The Brothers:




The Guardian:


The League:
avatar
Ryuu Chandler Arkensow
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 141
Puntos : 137
Reputación : 26
Fecha de inscripción : 15/09/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Medicina en los callejones (Privado con Ryuu)

Mensaje por Effy Murray el Dom Oct 15, 2017 10:20 am

Effy se sorprendió cuando Ryuu dijo lo de trabajar en equipo, normalmente sufría mucha discriminación por ser mujer y ser Cambiante, por lo tanto se había sorprendido bastante de que un hombre quisiera combatir hombro a hombro con ella, y además una chica también iba a ser su compañera de caza. Un hormigueo de felicidad y nervios recorrió el estómago de Effy y lo único que pudo hacer es tocarse el vientre y mirar a Ryuu muy sorprendida.

Yo...— Effy se puso a deambular por toda la cocina nerviosamente sin saber que hacer o decir, lo único que podía hacer era moverse de allí a allá.—Creo que...— Effy cerró los ojos sintiendo que no debería decir lo que iba a decir.—Aceptaré con mucho gusto... pero con una condición.— Dijo Effy comiéndose una magdalena con ansia y nervios sin notar casi lo caliente que estaba.—Vendrás más veces a aquí, al orfanato... es que... a los niños les caes muy bien... ellos seguramente quieran estar mucho más contigo.— Dijo Effy terminando la magdalena y llevándole una a Ryuu.—Te preparé una bolsa con comida, seguro que tendrás hambre ahora, ir de caza a mí me da hambre.— Effy abrió una bolsa de cuero y la lleno con dos magdalenas y puso compota de manzana y también mermelada.—Toma, ahora háblame de lo que haremos y las próximas misiones, el lugar de reunión, todo, y también te daré mi direcció...— Effy paró en seco.—Bueno... un lugar cercano a mi castillo para que puedas saber el lugar al que me podéis venir a buscar...— Effy sonrió nerviosamente, no quería darle mucha información personal a Ryuu por si decidía jugársela.

Effy se puso a súper nerviosa cuando escucho a un niño llorar con su oído súper desarrollado y un golpe fuerte contra el suelo, rápidamente Effy miró a Ryuu y le hizo un gesto para que le siguiera mientras soltaba un gritó de sorpresa y se levantaba las faldas para correr más rápido hasta el cuarto de los niños y ver a una de las cuidadoras desmayada encima de una cama y varios niños llorando, sin duda Effy se había preocupado más de la cuenta.

Menos mal que solo ha sido un desmayo... Ryuu calma a los niños mientras llevo a está cuidadora en la enfermería, quedamos allí y me sigues contando.— Effy le guiño el ojo y después se llevo a la cuidadora a caballito hasta la enfermería, ventajas de ser una cambiante.


Effy:

Equipo de Cazadores <3:
avatar
Effy Murray
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 30
Puntos : 18
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 25/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Medicina en los callejones (Privado con Ryuu)

Mensaje por Ryuu Chandler Arkensow el Dom Oct 15, 2017 12:25 pm

La petición que le había hecho a Effy parecía haberle afectado, al menos por lo que vi en su rostro, en sus gestos nerviosos, incluso en su tono de piel que, aunque parecía no haberse dado cuenta, se había vuelto algo pálido. Pero no entendía si aquello era bueno o era malo... ¿Iba a rechazar la oferta? No podía hacerlo, no después de haberme dicho ella misma que se dedicaba a cazar sobrenaturales, además de estar allí en el orfanato.

Empezó a hablar, mientras caminaba de un lado a otro por la cocina, parecía que sus palabras iban a ser una negativa a la petición, al menos al principio. Pero después aceptó, imponiendo una condición por ello. Alcé una ceja, cruzándome de brazos y cruzando una pierna sobre otra, acomodándome, dispuesto a escuchar a la cambiante.
Las palabras de ésta me sorprendieron bastante, pues esperaba una condición diferente... Algo así como pagarla a cambio de sus servicios, u otorgándola algo que la beneficiase, sin embargo: Su condición era que tenía que visitar el orfanato más veces, pues, según ella, le había gustado a los niños.

-¿No habrá sido que la he gustado yo, más bien?

Mi increíble mente, como siempre, hizo de las suyas, dándome una información innecesaria para aquél momento, sin embargo, aquel pensamiento permaneció donde debía: En mi cabeza.
Effy me trajo una magdalena, y me la comí con mucho gusto, mientras me preparaba una bolsa con algunos de los dulces que había hecho para comerlos más tarde. A Aneu seguro que le gustaba.


-De momento, esperaremos, estoy reuniendo más gente, cuando estemos todos, recibiréis una carta y... Bueno, ésto lo hablaremos cuando estemos todos, pero deberías saber que...-No había terminado de hablar cuando Effy me indicó que la siguiera, me levanté, con todo el cuerpo tenso y preparado para lo que fuera que había alertado a la cambiante. Estaba listo para sacar mi espada y acabar con cualquier intruso que se hubiera metido en el orfanato.

Sin embargo, para mi sorpresa, no había pasado nada más que una de las cuidadoras de los niños había perdido el conocimiento, y por ello los infantes estaban asustados. Effy me pidió que los calmase mientras ella se llevaba a la mujer, y eso hice: Me puse en el pasillo que había entre las camas, colocadas en filas y en ambos lados, y comencé a hablar.


-No os preocupeis chicos, está bien, ha debido de escuchar la historia de El Conde Tragón y le ha dado miedo, vosotros en cambio sois muy valientes y os ireis a dormir, ¿a que sí?-Los niños se echaron a reir, primero unos pocos, y luego se fueron contagiando los unos a los otros aquella inocente risa, hasta que todos se calmaron. Sonreí ligeramente e hice una señal con el dedo índice, pidiéndoles silencio, mientras me retiraba lentamente y salía de la habitación.
Me dirigí de nuevo hacia la enfermería, donde Effy se estaba encargando de la mujer, que parecía recuperar poco a poco el color.


-¿Está bien? ¿Qué le ha pasado?Pregunté acercándome a la camilla donde estaba tumbada la cuidadora, analizándola.



The Brothers:




The Guardian:


The League:
avatar
Ryuu Chandler Arkensow
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 141
Puntos : 137
Reputación : 26
Fecha de inscripción : 15/09/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Medicina en los callejones (Privado con Ryuu)

Mensaje por Effy Murray el Lun Oct 16, 2017 12:30 pm

Effy se llevo a la cuidadora a la enfermería y la tumbo en la camilla, mientras tanto le abrió el parpado y se puso a mirar si le pasaba algo, si estaba consciente, pero no lo estaba, lo más probable era que hubiera sido un bajón de azúcar, por lo tanto Effy al ver a Ryuu entrar y preguntar por ella simplemente pudo hacer una cosa, enviarlo a la cocina a por una magdalena y un vaso agua, para que la cuidadora pudiera conseguir que le subiera el azúcar.

Es un simple bajón de azúcar, trae una magdalena y un vaso de agua, ya sabes como llegar a la cocina... ah y si puedes guarda la merienda en el horno, no me fío de dejarlo al aire, podrían venir ratones.— Dijo Effy mientras se paseaba por la enfermería.

Effy solía ser una chica tranquila, pero en ese momento estaba algo atacada de los nervios, aunque no hubiera pasado nada muy malo como tal, simplemente estaba nerviosa por volver a la caza seriamente, pues ella impartía justicia ella misma, pero no como trabajo ni misión, más bien en sus ratos libres y a los que rondaban el orfanato, por lo tanto se sentía como si estuviera volviendo de algún modo a la vida de Inquisidora que había dejado atrás. No, se negaba a pensar en esa época... odiaba esa época de su vida, se había llegado a odiar hasta a ella misma, simplemente odiaba pensar en eso, sobretodo porque ella era una cambiante que fue obligada a matar a todos los sobrenaturales hubieran hecho algo malo o no, y algunos eran muy buenas personas, y eso le rompía el corazón, le rompía el corazón de una manera demencial.

Effy se sentó en la camilla, a los pies mientras sostenía un libro de medicina en las manos y leía sobre las bajadas de azúcar, sin duda estaba concentrada en su lectura hasta que escucho a Ryuu acercarse, rápidamente Effy dejo el libro en la camilla y se puso de pie fingiendo estar tomándole el pulso a la cuidadora para darse cuenta de que tenía sangre en la frente, por lo visto con el golpe en la cama se abría dado contra algo de madera que le había hecho una brecha en el cuello cabelludo, rápidamente Effy cogió un trapo limpio y comenzó a limpiarle la herida mientrar Ryuu entraba.

Tiene una brecha, seguramente tenga que coserla...— Le dijo a Ryuu mientras iba a toda prisa a por su botiquín y sacaba una aguja y un hilo para coserle la brecha que tenía en el cuero cabelludo.—Por lo menos está dormida y sor rápida y buena cosiendo.— Effy se puso a coserle la brecha que tenía, y fuero dos puntos los que tuvo que hacerle, seguramente se despertaría escandalizada así que decidió que le pondría el gorro de enfermera sobre las vendas.—No creo que le quedé cicatriz...— Dijo Effy poniendo las vendas y después poniéndole su sombrero de enfermera a la cuidadora.—No tardará en despertar, por suerte.— Effy se sentó a los pies de la camilla.—¿Me continuas explicando sobre la liga de cazadores?— Dijo mirando fijamente a Ryuu.


Effy:

Equipo de Cazadores <3:
avatar
Effy Murray
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 30
Puntos : 18
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 25/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Medicina en los callejones (Privado con Ryuu)

Mensaje por Ryuu Chandler Arkensow el Lun Oct 16, 2017 1:46 pm

La cambiante me informó de que lo que le había pasado a la enfermera era símplemente una bajada de azúcar. Observé a Effy, sus movimientos, su tono de piel, e incluso analicé su tono de voz: Parecía estar nerviosa... ¿Pero por qué? ¿Era por la enfermera? ¿O por la petición que le había hecho en la cocina? Hablando de la cocina, me envió de nuevo allí para ir a por una de las magdalenas y a por un vaso de agua para la cuidadora, asentí y me dirigí a paso rápido hacia la cocina. Caminé por los diferentes pasillos, observando las paredes y los cuadros de paisajes parisinos que había esparcidos. Hasta que finalmente llegué a mi destino.

-Un vaso, Ryuu.

Busqué entre los diferentes muebles, hasta que conseguí hallar el de los vasos, cogí uno y lo llené con agua del grifo, a continuación cogí una magdalena y guardé el resto de los dulces dentro del horno, tal y como me pidió Effy. Una vez con todo lo necesario preparado, volví a la enfermería, casi de forma instintiva: Ya había memorizado los pasillos.
Entré a la enfermería y dejé el dulce y el vaso en una de las bandejas libres que había allí, mientras observaba a la chica hacer su trabajo.


-Ha sido un simple golpe, cosas que pasan... Debería controlarse el azúcar, he oído que ha habido gente que ha estado a punto de morir precisamente por eso.-Comenté observando, esta vez, a la enfermera herida, la cual estaba algo pálida, pero seguramente sería por el golpe.
Cuando Effy terminó su trabajo, se sentó a los pies de la camilla, algo más calmada al parecer, y me preguntó de nuevo por la oferta del "trabajo" que le había ofrecido. Me apoyé en otra camilla que había al lado y saqué mi cuchillo, símplemente para jugar con él entre mis dedos, mientras explicaba, de nuevo, a la chica aquél "trabajo".


-Actualmente, mi hermana y yo nos dedicamos a cazar criaturas que son un peligro para el resto de la sociedad. Llevamos haciéndoli durante años. Pero, por lo que he oído, hay criaturas mucho más peligrosas esperando a mover ficha... De hecho, algunas lo han hecho ya: El licántropo del callejón... Sospecho que símplemente era un peón de alguien más fuerte.-Dejé de mover el cuchillo, de golpe, para mirar a Effy seriamente, indicándola de esta forma que no se trataba de ningún juego, que aquello era importante.-Estas criaturas buscan algo, no solo reinar el caos aquí en Paris, si no por todo el mundo... Effy, si aceptas, no puedo asegurarte que todo salga bien... Si lo rechazas, lo entenderé, pero ten en cuenta una cosa: No es ningún juego.



The Brothers:




The Guardian:


The League:
avatar
Ryuu Chandler Arkensow
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 141
Puntos : 137
Reputación : 26
Fecha de inscripción : 15/09/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Medicina en los callejones (Privado con Ryuu)

Mensaje por Effy Murray el Mar Oct 17, 2017 4:12 pm

Effy sabía a lo que se enfrentaba, y que Ryuu le estuviera diciendo todas esas cosas era algo innecesario, ella sabía lo que estaba en juego, su vida estaba en juego, y por proteger a París, al mundo, a sus seres queridos... merecía la pena, era algo de lo que Effy estaba totalmente segura. Effy se paseo por la enfermería y miró por la ventana, fuera se veía pasar algunos carruajes de comida y nada más especial.

Ryuu... sé a lo que me enfrento.— Dijo mirando por la ventana y después girándose para mirar a la cara del cazador.—No te preocupes... pero... será mejor que dejemos el tema...— Effy señalo a la cuidadora que se estaba despertando de su desmayo.

Effy se movió lentamente hasta Ryuu y le miró seriamente a los ojos, y le cogió del brazo para arrastrarlo hasta fuera de la enfermería dejando más confusa aún a la cuidadora, que seguramente se estaba preguntando porque había aparecido allí y había un hombre desconocido junto a ella que había salido fuera de la enfermería con la enfermera.

Creo que no es muy conveniente que estés mucho más aquí, habrá rumores... sobre mí.— Dijo Effy mirando avergonzada al suelo.—Seguramente podrían pensar cosas impropias de mí... ya sabes que tú y yo mantenemos relaciones fuera del matrimonio... no quiero que me echen del orfanato... así que será mejor que nos veamos en secreto... ¿Vale? No te ofendas... pero es que estás compañeras mías son muy cotillas.— Effy le miró una última vez con sus ojos azules y le hizo una reverencia antes de abrir la puerta de la enfermería y entrar dedicándole una última mirada.—Ya sabes como llegar a la salida, señor Chandler.— Dijo antes de entrar intentando no sonar borde, pues desde luego no eran para nada sus intenciones.

Effy entro en la enfermería dándole la magdalena y el vaso de agua a la cuidadora que no paraba de decir cosas sobre Ryuu y hacer preguntas y montándose un poco el drama sobre si era su admirador secreto que había venido en su ayuda cuando se había desmayado y cosas así, esa enfermera tenía la fama de ser muy fantasiosa y dramática, por lo tanto era totalmente normal en ella.


Effy:

Equipo de Cazadores <3:
avatar
Effy Murray
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 30
Puntos : 18
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 25/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Medicina en los callejones (Privado con Ryuu)

Mensaje por Ryuu Chandler Arkensow el Mar Oct 17, 2017 4:55 pm

La cambiante se dirigió hacia una de las ventanas, donde se quedó para observar a través de ella. Me respondió asegurando que sabía a lo que se iba a enfrentar, antes de girarse para mirarme.
Después de aquello, iba a responderla, pero justo un ruido de la enfermerá nos avisó de que se estaba despertando, y Effy se apresuró a echarme de la enfermería de una forma algo fría, al menos a ojos de la otra enfermera, la cual ya estaba despierta, pero algo aturdida.
Ya en la puerta, sus palabras me hicieron alzar una ceja, extrañado: Si no quería que volviera por allí, ¿cómo iba a ir a visitar a los niños, tal y como me había pedido en la cocina? Se excusó a si misma explicando que si nos veían juntos, habría falsas habladurías sobre ella y una "supuesta" relación extramatrimonial, algo que no la beneficiaría para nada. Asentí lentamente, indicando que lo entendía perfectamente.


-Recibirás una carta, puede que en una o dos semanas, aún tengo que buscar a más gente. Mientras tanto, mantente fuera de peligro.-Dije en voz baja, sin llegar a susurrar, para evitar que la enfermera pudiera escucharme. La devolví la reverencia, de una forma algo menos elegante de lo normal, pero igual de respetuosa.-Hasta pronto, Señorita Murray.-Esperé a que cerrase la puerta y finalmente me di la vuelta, para volver a caminar entre los pasillos y llegar a la salida. Ya fuera, observé el cielo, y luego las calles, respiré hondo, saqué un cigarrillo y lo encendí ya en mi boca, después me metí las manos en los bolsillos y comencé a caminar. De vuelta a la tienda.

Había sido un día productivo.


FIN DEL ACTO



The Brothers:




The Guardian:


The League:
avatar
Ryuu Chandler Arkensow
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 141
Puntos : 137
Reputación : 26
Fecha de inscripción : 15/09/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Medicina en los callejones (Privado con Ryuu)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.