Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA CE QUI NOUS UNIT - PARTICIPAN DAMIAN ALARCÓN Y LORA BELLAMY. RELEASE THE BEAST - PARTICIPAN ASTOR GRAY Y GWANGJONG GOREYO. VANN STEIN - PARTICIPAN HÖOR CANNIF, ULF TOLLAK, GIULIANA MORDRAKE, DANIELLE MORGAN, LUND, STAN MCQUINN, KHAYLA. NOSTALGIA - PARTICIPAN SUNI KANG y GWANGJONG GOREYO.




Espacios libres: 05/48
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 28/11/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


Vår Begynnelse, Vår Ende ~ Privado {+18}

Página 5 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Vår Begynnelse, Vår Ende ~ Privado {+18}

Mensaje por Naitiri Zahir el Jue Sep 21, 2017 10:33 am

Recuerdo del primer mensaje :

Había sido un viaje bastante largo el que había hecho desde París hasta el Norte, allí estaba mi próxima parada durante los próximos meses, había decidido tomarme un pequeño descanso y viajar a ese lugar que tanto me había llamado la atención, hacía apenas unos días había llegado de Egipto para descubrir unos documentos que habían estado enterrados bajo la arena durante miles de años y sin siquiera esperar demasiado partía hacia el norte, a esa tierra y a esa cultura que me gustaba y que ya había estudiado aunque, para mí enorme desgracia, no lo había hecho visitando aquella tierra, algo que siempre quise hacer y que ahora se había presentado la ocasión perfecta para ello. Ser una vampira tenía bastantes ventajas si sabías utilizarlas, llevaba ya tiempo tras aquel viaje pero mi trabajo en el museo había dificultado el poder darme ese viaje de placer que tanto había ansiado, una cosa era estudiar la cultura y el idioma en el papel –idioma con el que me defendía bastante- y otra cosa era ver sus lugares con mis propios ojos, estudiar su cultura, ver sus paisajes, ver sus costumbres, sus ofrendas, sus rituales, su forma de vida... solamente adquirías esos conocimientos yendo al lugar y aprendiéndolo de sus gentes. No me costó demasiado convencer a mi jefe en el museo para que me dejara hacer un viaje al norte como muestra de “estudio”, de hecho, llevaba guardado en una carpeta una carta que tendría que presentarle al Conde Cannif en cuanto llegara para que me dejara quedarme allí con ellos lo que durara mi estudio, en la que por supuesto ellos no se hacían ni cargo ni responsables de lo que pudiera ocurrir durante mi estancia.

Sabía de la guerra que asolaba el norte, lo sabía desde que había empezado aquella revolución y por ese mismo motivo no había mucha gente que quería viajar hasta allí para estudiar su cultura y sus tierras, pero yo siendo vampira y no teniendo nada que ver con el lugar y sus gentes poco me importaba que estuvieran en guerra. Sabía defenderme, de eso se había encargado mi padre hacía ya algunos años, y aunque mi madre se negó en rotundo a que fuera mía era la decisión y no suya. Hacía demasiado tiempo que quería ir y aunque rondaba ya casi el siglo de vida me sentía como si fuera una niña pequeña con ansias de explorar y de descubrir, París ya lo tenía bastante visto y me resultaba tedioso y aburrido, Egipto era mi tierra y jamás me cansaría de mis raíces pero el norte... presentaba todo un desafío, tierras nuevas que explorar, nuevos lugares que conocer, ver las cosas con mis propios ojos, era una tierra de magia plagada de leyendas, de seres mitológicos, de dioses legendarios... ¿cómo no resistir la tentación? Al final había obtenido mi billete y junto con algún que otro baúl repleto de ropa y de cuadernos para apuntar y demás tras una semana y media llegué hasta tierras norteñas.

Noruega me recibió bajo un cielo cubierto de nubes negras que presagiaban una tormenta, ya habíamos atravesado una bastante fuerte mientras veníamos de camino y ahora me recibía con algo de lluvia a mi llegada, lluvia que no me importó en absoluto y que para mí me hizo más fácil el estar en ese lugar, siendo humana había vivido en un lugar algo mucho más caluroso y desértico, por lo que ver esas tierras plagadas de campos, de prados, de bosque y de tanta vegetación fue un regalo para los ojos. Tenía todo previsto para que me recogieran y me llevaran directamente hasta el castillo donde el conde Cannif me recibiría, ya había sido avisado con antelación por el museo en una carta que habían mandado por lo que estaba al tanto de mi llegada. Había oído hablar cosas de él, de lo que había hecho en sus tiempos de juventud por aquellas tierras que amaba y la verdad era que era de admirar que hubiera luchado –y siguieran haciendo- por ese norte libre en el que tanto se empeñaban. La travesía fue corta y sin ningún contratiempo, el lugar donde había desembarcado era el propio condado y este estaba fuertemente vigilado para que nada pasara, allí sus gentes residían con la esperanza de que la guerra pronto se terminara y el norte estuviera libre y en paz, lejos de la tiranía que soportaban en esos momentos. Una lucha encarecida y cruda que había arrasado con muchas zonas, podía ver a la gente en los campamentos que se habían habilitado porque era tal la mayoría de refugiados que no habían casas suficientes como para albergarlos a todos.

El carruaje paró frente al castillo y al parecer ya estaban al tanto de mi llegada por lo que unos sirvientes cogieron todas mis pertenencias y me indicaron el camino hacia los aposentos que ocuparía durante mi estancia en el castillo, también me dijeron que el conde estaba en una reunión importante y que en terminar me recibiría para hablar sobre mi estancia allí, debía de agradecerle que estando en guerra como estaban me dejaran quedarme, lo cierto es que pensaba molestar lo menos posible, hacer mi trabajo, recabar datos, alguna que otra excavación si él me lo permitía en su condado ya que había descubierto algunas pistas que me llevaban exactamente allí, a antiguos manuscritos, e integrarme entre sus gentes para que me contaran leyendas, historias y demás sobre aquellas tierras. Una vez todo preparado y listo para que me recibiera el conde tras haber terminado con su reunión salí con la carpeta donde tenía aquellos documentos que me había entregado el museo y que necesitaba que me firmara para poder permanecer allí, aunque no se había negado a que me quedara allí, pero igualmente necesitaba su consentimiento. Me habían explicado donde se encontraba así que me dirigí hacia allí mientras en el camino por los pasillos miraba la carpeta y revisaba por enésima vez que los papeles estuvieran correctos y no hubiera fallo ni error alguno. La gente pasaba por aquellos pasillos, algunos soldados que parecía que iban a salir mientras me mantenía ajena a todo lo que pasaba cuando, sin esperarlo, me di de bruces con alguien haciendo que los papeles que llevaba saltaran por los aires y quedaran esparcidos por el suelo.



-Joder –maldije al ver los papeles por el suelo me agaché para recogerlos viendo que la otra persona, a la cual ni había mirado, también me ayudaba a recogerlos. Los metí en la carpeta y me encontré con una mano masculina de piel algo pálida que me tendía los demás papeles que había recogido, mis ojos subieron desde sus pies estando acuclillado en el suelo por sus piernas, su torso, su brazo extendido hacia mí y dar a parar a su rostro, un joven de quizás más o menos la edad humana que yo tenía cuando me convertí en vampiro me devolvía la mirada, facciones marcadas, expresión seria y ruda, pelo rubio vestido con pieles de donde de su espalda asomaba el mando de una espada. Barba de unos días en su rostro y unos ojos azules como el mismísimo cielo que me devolvían la mirada, cogí los papeles que me tendía y nos levantamos a la vez una vez todo estuvo recogido, él era algo más alto que yo y tenía que elevar un poco la vista para observarlo, fruncí ligeramente el ceño- podrías mirar por dónde vas, ¿no te parece? –Pregunté en su idioma para que me entendiera sin despegar mis ojos de los suyos, dudaba que allí alguno hablara en francés y mucho menos en árabe, pero para algo me había aprendido su idioma. Su olor fue captado por mis sentidos y me mordí el labio al notar la sangre que, de forma rápida, bombeaba su corazón... hacía unos días que no me había alimentado y con toda la emoción del momento me había hasta olvidado de ello. Controlaba mis instintos pero cuando se me presentaba tal delicioso bocado a veces costaba incluso hasta contenerse, pese a eso mi enfado por el golpe en ese momento mermaba lo demás y por ende también encontraba cierto... captaba cierta esencia en él que me desagradaba, y que me hizo arrugar la nariz en cuanto su olor me llegó por completo.


Última edición por Naitiri Zahir el Jue Sep 28, 2017 5:45 am, editado 1 vez


Another Time, Same Way. Your Future, My Destiny:


I'm a survivor, I fight for what i want:
You Changed My Entire World:

Part Of Me:
Zahir Family:
avatar
Naitiri Zahir
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 538
Puntos : 547
Reputación : 54
Fecha de inscripción : 27/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: Vår Begynnelse, Vår Ende ~ Privado {+18}

Mensaje por Naitiri Zahir el Lun Nov 20, 2017 6:14 am

Sabía perfectamente lo que el vikingo se estaba proponiendo mientras le daba de cenar, mientras le había estado contando lo que había descubierto en la excavación sus manos no habían parado de acariciar mis muslos, de recorrer mi espalda y apretar mis nalgas haciendo que sonriera sin poder evitarlo sabiendo lo que le gustaba hacer eso, lo que le gustaba esa parte de mi cuerpo. Había accedido a darle la cena únicamente porque sabía que él no iba a cenar por sí solo, no porque no pudiera sino porque simplemente desviaría sus atenciones a otra cosa más urgente para él que el comer algo, se encontraba mucho mejor y sus ganas eran notorias. Yo también tenía ganas de estar con él y de fundirme con su piel, que me tomara solo como él sabía pero entendía que estaba herido y que de un mal movimiento la herida podría abrirse de nuevo, tenía que curarse bien para que no le presentaran problemas y no sabía del todo con certeza si el veneno se había ido en su cuerpo o si algo le quedaría a través de la herida que llevaba. Pero lo conocía y no me dejaría hasta que no le diera la cena como él me pedía, cedí porque tenía que comer algo para ver cómo le sentaba y así que fuera reponiendo fuerzas poco a poco, pero ese hombre no podía dejar pasar la oportunidad ni siquiera por un momento como ese y sabía de sus intenciones, de lo que se había propuesto cuando sus labios rozaban mis dedos con cada trozo de comida que le daba, cada vez que sus dientes rozaban la yema de mis dedos o su lengua lamía la salsa de la carne limpiando así mis dedos. Lo notaba también porque su respiración se había hecho un poco más pesada, su corazón iba un poco más rápido y su cuerpo se iba calentando por momentos, sus manos no dejaron de acariciarme ni un solo momento y eso hacía que con el juego que nos traíamos yo también me fuera encendiendo a su misma vez. Me tentaba a cada momento que tenía y yo sonreí divertida con la situación sabiendo cuál era su fin y su propósito, me hacía mucha gracia lo que estaba intentando hacer y que no escondía para nada, me repasaba con sus orbes azules, los dejaba en mis labios, mordía los suyos y luego sus ojos me recorrían entera entre bufidos como si no pudiera esperar por quitarme la ropa y verme desnuda.

Tras mi pregunta comenzó a reírse y yo sonreí de lado tras sus palabras, no se lo preguntaba como si no supiera lo que intentaba hacer sino más bien para hacerle bien que lo sabía, que sabía de sus intenciones. Finalmente apartó la bandeja a un lado dejándola sobre la mesita que había, su brazo rodeó mi cintura y me subió sobre su cuerpo dejándome a horcajadas encima de él, no tardó en buscarme con sus labios para besarme de forma urgente y necesitada, su lengua se abrió paso por mis labios hasta que se encontró con mi lengua donde ambas batallaron como titanes por hacerse con el control, hacía más de un mes que no estábamos de esa forma y ambos lo necesitábamos y lo queríamos. En el beso él no paraba de gruñir haciendo que yo sonriera y riera divertida mientras sus dedos de forma desesperada comenzaba a quitarme la ropa para dejarme desnuda, pero le estaba costando algo y su desesperación era palpable. Nuestras respiraciones eran pesadas y jadeábamos y gruñíamos constantemente mientras él me quitaba la ropa y yo recorría su pecho y su espalda desnudas salvo por la venda que llevaba en la herida, mordí su labio inferior cuando me dijo que por qué llevaba tanta ropa a lo que enarqué una ceja, no llevaba más ropa que cualquiera de allí aunque entendía que lo decía porque quería quitármela y le estaba costando. Estaba haciendo más esfuerzo del necesario para quitarme la ropa y me separé un poco de sus labios con las respiraciones agitadas cuando gruñó por la herida, seguramente de un mal movimiento que le había tirado, apoyé mi frente en la suya y lo miré para que parara un poco pero era imposible que lo hiciera, ahora solo tenía una cosa en mente y sabía muy bien qué era lo que quería.



-Ubbe
–lo llamé para que me mirara haciendo que sus orbes azules subieran a mis desiertos, quería un poco de calma para que no se hiciera daño- tranquilo, con calma –pero era imposible para él ir con calma en esos momentos en los que la prenda de ropa cedió cayendo sobre la cama dejando mi cuerpo de cintura para arriba desnudo, impaciente como él solo incluso vestido comenzó a embestirme incapaz de contenerse en esas ganas voraces que tenía, que nos teníamos después de tanto tiempo sin tocarnos, sin besarnos, sin sentirnos. Sus manos pronto tomaron partido de mis pechos y los tocaron arrancándome un jadeo ronco de mis labios, los tocaba, los acariciaba y pronto su boca también se apoderó de ellos en lo que yo arqueaba mi cuerpo para darle un mejor acceso. Me pidió que le liberara y mis manos bajaron por su pecho hasta llegar a la cinturilla de su pantalón, lo desabroché y se lo bajé dejando su miembro libre para que mis dedos lo acariciaran tomándolo en mi mano, notándolo caliente, mojado y duro. La necesidad era apremiante y ambos gruñíamos por sentirnos completamente así que no tardó en quitarme la falda sacándola por mi arriba de mi cuerpo en lo que mis dedos se deslizaban por su tronco escuchando sus gruñidos, apartó mis bragas para deslizarse en mi interior, gruñimos mientras se hundía y dejé mis manos en sus hombros. Comencé a moverme sobre él de forma lenta para que no le hiciera daño intentando ser yo quien llevara y marcara el ritmo pero con él era algo imposible, sus caderas se movían buscándome sin parar como si necesitara mucho más de todo. Mi mano en su pecho pidiéndole calma pero no me hizo caso alguno, su mano aferró mis nalgas y la otra la llevó a mi cuello moviéndose sin parar de forma ruda y salvaje, gemí por aquello y dejé una de mis manos en la que tenía aferrando mi cuello echando la cabeza hacia atrás, yo no necesitaba del aire para seguir con vida así que el que apretara un poco de esa forma me gustaba, separé un poco más mis piernas moviéndome sobre él y agaché el rostro para que él mordiera mis labios de forma necesitada, lo besé y después mi mano se enredó en su pelo para hacer su rostro hacia atrás y quedarme quieta sobre su cuerpo, mi otra mano cogió su mandíbula y mis labios besaron los suyos para morder su labio inferior y mirarlo- tranquilo vikingo, con calma –dije mirándolo de forma fija, no quería que se hiciera daño y de seguir así seguro que algo se haría en la herida- déjame a mí por una vez, Ubbe –pedí mordiendo sus labios, recorriéndolos con mi lengua sin dejar de mirarlo- inténtalo al menos –dije con una sonrisa mientras me movía sentada sobre él completamente dentro, mis caderas hacia un lado y a otro, haciendo pequeñas rotaciones para luego empezar a moverme sobre él de forma lenta- tú solo relájate y disfruta –mordí su labio inferior comenzando a moverme poco a poco sobre él, moviendo mis caderas rotándolas subiendo y bajando cada vez aumentando más el ritmo, le costó pero se quedó quieto dejándose hacer aunque sus manos fueron a mis nalgas para ayudarme a subir y a bajar sobre él. El placer cada vez era mayor al igual que mis movimientos eran más rápidos, más salvajes mientras nos besábamos y gruñíamos y gemíamos, nuestros pechos se rozaban y nuestros cuerpos se tensaban cada vez más hasta que juntos alcanzamos el orgasmo y mi frente se apoyó en la suya, ambos con las respiraciones agitadas y los ojos turbios por el placer, mis dedos enredados en su nuca y en el pelo de esta con los ojos cerrados unos segundos mientras nuestros cuerpos se calmaban- te he echado de menos, Ubbe –aseguré sobre sus labios- me alegro de haber llegado a tiempo antes de.... –me callé, no podía juzgarlo porque era parte de su cultura y de sus tradiciones, pero eso no implicara que me gustara en absoluto- lo importante es que estás fuera de peligro y que estás bien, ahora solo tienes que curarte, tomarte eso que tanto te gusta y la herida curará sin problemas –mordí su labio inferior observándolo.


Another Time, Same Way. Your Future, My Destiny:


I'm a survivor, I fight for what i want:
You Changed My Entire World:

Part Of Me:
Zahir Family:
avatar
Naitiri Zahir
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 538
Puntos : 547
Reputación : 54
Fecha de inscripción : 27/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vår Begynnelse, Vår Ende ~ Privado {+18}

Mensaje por Ubbe Cannif el Lun Nov 20, 2017 1:31 pm

“Con calma” palabras que no dejaba de repetir mientras cabalgaba sobre mi tratando de ralentizar mis embestidas par que no me abriera la herida.
Yo me volvía loco con su cuerpo, sus pechos, aquella cintura de avispa, la media luna de su ombligo, su piel de caramelo perlada en sudor y esas caderas que marcaban un trasero épico.
La deseaba tanto que la sola visión de su cuerpo me hacia gruñir, sentirla bailando sobre mi la danza de los siete velos no me permitía relajarme precisamente, para mi ella era una fuerte droga, el mas poderoso elixir.
Mi boca la buscaba, entre mordiscos, gemidos y lametazos dentro y fuera de nuestras bocas me intenté dejar hacer.

Calientes como ascuas, nuestros cuerpos se incendiaron como las fraguas del norte, nuestras bocas el combustible y la fricción basto para que el fuego se apoderara de dos cuerpos que convulsionaban violentos, henchidos en el placer de un bestial orgasmo que nos hizo caer laxos sobre el lecho.
Durante unos instantes nos miramos en silencio, mis dedos dibujaban su perfecta piel, sus rasgos egipcios, muy exóticos a mi parecer.
Ladeé la sonrisa cuando me aseguró que me había echado de menos silenciando aquello que creía que me molestaría oír.
-Se que te cuesta entenderlo, de no haber existido tu, te aseguró que mi decisión hubiera sido una bien distinta.
Los médicos aseguraban que no había esperanza, si moría por la enfermedad mi alma iría a Hel, allí me consumiría bajo las ordenes de Hela, diosa de la muerte. El acero me llevaría al Valhalla, lugar donde aceden los valientes, los guerreros ¿lo entiendes? Mi decisión se ha basado en la fe ciega que te proceso y en que si tenia una posibilidad entre mil de seguir a tu lado iba a aferrarme a ella, porque puedo prescindir del Valhalla, pero no puedo estar sin ti.

No pude ser mas sincero, me había enamorado de ella, esto solo había logrado afianzar mas lo nuestro y aunque no pensaba decírselo porque sabia que ella seguía plagada de dudas, la decisión no era fácil para ella. La egipcia tenia una vida que amaba, un trabajo que la hacia feliz, quedarse conmigo en Akershus era una decisión digna de ser meditada.
-¿En serio? Pregunté cuando dijo que tenia que seguir tomando esa mierda -me dan nauseas egipcia, ya estoy bien.
Ella reía por la cara de enfado que yo ponía, pero sabia que al final aunque me hiciera de rogar acabaría tomándolo si ella me lo daba.

Los días pasaron, fui recuperándome, poniéndome mas fuerte y llegó el día en el que Höor nos llamo a ambos al despacho, al parecer la egipcia había descifrado parte de esos documentos, pero necesitaba de unos diarios para seguir indagando en esos papiros y no teníamos tiempo, uno de los topos que el conde tenia en la fortaleza de Randulf aseguraba que este buscaba como nosotros ese artefacto.
-Ubbe, lo único que se nos a ocurrido en el concilio ha sido enviar a Hakon al pasado, dará con la Nai de esa época y junto a ella descifrara insitu los pergaminos, es el único modo de ganar tiempo.

Me negué, no quería que pusieran en peligro a la que en ese tiempo seria una frágil y humana mujer sumida en una vida apacible.
-Tiene que haber otro modo -aseguré.
La negativa de mi tío fue rotunda.
-En ese caso, seré yo quien acuda, no voy a dejar a Naitiri en manos de otro que no sea yo mismo.

Pude ver que la inmortal negaba, pero mi tío asintió concediéndome el deseo, la suerte estaba echada.


me:


mi presente, mi futuro:
 
cannif:
Nai y Ubbe:
avatar
Ubbe Cannif
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 234
Puntos : 235
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 25/02/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vår Begynnelse, Vår Ende ~ Privado {+18}

Mensaje por Naitiri Zahir el Mar Nov 21, 2017 11:32 am

Nos tumbamos en la cama descansando después de aquel salvaje y pasional encuentro tras tanto tiempo que habíamos estado separados, me cercioré de que su herida estuviera bien porque aunque lo intentó no había podido conseguir que se mantuviera quieto del todo, pero para su suerte no le había pasado nada en la herida y estaba bien. Yo entendía sus costumbres, las había estudiado y sabía lo que para ellos era el morir en el campo de batalla para subir al Valhalla, sabía lo que suponía para un guerrero morir por enfermedad y su padre no había estado muy desacertado con lo que dijo, si moría de esa forma iría a Hel donde sufriría un constante tormento. Lo entendía aunque no quería significar que me gustara, sabía que eran sus costumbres y que se regían por ellas pero para mí si había una mínima posibilidad de que pudiera salvarse yo lo intentaría, entendía que para ellos su honor de subir al Valhalla era lo que los movía pero no todo había estado perdido, sus médicos le habían dicho que no había nada que hacer y sin embargo lo tenía frente a mí tras todas esas horribles noches que había pasado en los que drené su sangre para darle de la mía y así depurarla, limpiarla del veneno... se había salvado y eso era lo más importante. Él intentaba explicarme que su padre lo había hecho para que no se perdiera en Hel, algo que comprendía perfectamente, pero se habían aferrado a que no había esperanza ni solución y ahora lo tenía frente a mí en buen estado, curado que era lo importante. Mis dedos recorrían su pecho y su cuello sintiendo sus dedos, cálidos, deslizarse por mi rostro mientras nos mirábamos, me gustaba sentir sus dedos por toda mi piel y como delineaba mi columna, como sus dedos me hacían leves cosquillas mientras yo mordía su labio inferior y dejaba que hablaba. No me pasó desapercibido sus palabras y lo que quiso decirme con ellas, él había dejado que lo curara en vez de que su padre lo llevara al Valhalla porque había confiado en mí y en mis palabras de que podía salvarlo, que de no haber estado yo y de no haber ido nunca al norte su decisión hubiera sido una muy diferente.

“Si tenía una posibilidad entre mil de seguir a tu lado iba a aferrarme a ella, porque puedo prescindir del Valhalla, pero no puedo estar sin ti” mis ojos se quedaron clavados en sus orbes azules mirándonos de forma fija. Me mordí el labio porque entendí, perfectamente, lo que me estaba diciendo con esas palabras y su significado. Para ellos lo más importante era ese Valhalla y que Odín los reclamara algún día para que se unieran en su mesa para cenar, que un vikingo dijera eso significaban palabras mayores que yo supe entender perfectamente. Lancé un suspiro, cerré los ojos y simplemente sonreí para besarlo de forma sentida en un beso largo con mi mano recorriendo su rostro. Para mí era más complicado, no porque no sintiera nada por él, sino porque yo sabía que él jamás se iría del norte y ya me había pedido una vez que me quedara, si nuestra relación continuaba tendría que tomar la firme idea de dejar todo lo que hasta ahora había tenido para quedarme con él. Eso suponía dejar mi trabajo, uno que él sabía que me encantaba, así como dejar atrás la vida que había construido en los últimos años, una vida tranquila en París aunque pasara largas temporadas en Egipto. Él no me dijo nada al respecto y fue creo precisamente por los mismos pensamientos que yo tenía, ya no era un “quédate a ver dónde nos lleva” más bien era un “quédate” con todo lo que ello implicaba. Por eso no me había hecho hincapié a que yo le dijera nada, para mí la decisión era más difícil y debía de meditarla antes de saber qué hacer, me había acostumbrado a estar allí con él pero lo cierto es que ninguno podíamos obviar que mi trabajo no estaba en Akershus por mucho que ambos quisiéramos... era algo que debía de meditar bastante bien. Sonreí de lado tras darle aquel beso cuando me dijo que no le gustaba y que lo vomitaba, pero eso le ayudaría a terminar de curarse.



-No me digas que estás bien cuando no lo estás, no vas a escaquearte de eso vikingo –le aseguré mordiendo su nariz mientras me reía por la cara que me ponía, si no quería tomárselo tenía mis trucos para hacer que se lo tomara por otras vías para convencerle. Como le había prometido le di el alta y pronto pudo salir de esa cama en la que había estado postrado varios días, yo seguí con mis traducciones con esa excavación y él poco a poco se iba recuperando, ganando fuerza y encontrándose mejor. Los ratos que pasábamos en la cama a veces le enseñaba alguno de los jeroglíficos, los más importantes mientras él decía que para él todos eran iguales, algo que a mí me hizo reír. Como no era de extrañar tuve que convencerlo para que se tomara aquel brebaje que había preparado porque decía que estaba asqueroso y que no le gustaba, pero era muy persuasiva y lograba convencerlo. Los días fueron pasando y con ello las semanas, dos semanas después de darle el alta le había presentado a Höor la traducción de lo que escondían aquellos pergaminos, no le había dicho nada al vikingo porque no quería preocuparle pero tras una reunión a solas con su tío le comenté que, por desgracia, no tenía allí el material necesario para seguir traduciendo aquello, lo poco que habíamos podido averiguar trataba sobre un artefacto de gran poder que fue usado hacía miles de años, causando un gran caos y devastación, pero que tenía un poderoso poder que no se mencionaba en los manuscritos, pero que tenía que ver con el hecho de algo sobre los seres de la noche, los seres de la oscuridad. Había consultado a su oráculo para poder averiguar algo más y sabíamos que en esa época la reliquia que buscábamos estaba destruida, solo estaba en un momento en concreto del tiempo. Ellos tenían que tomar la decisión a partir de ese momento sobre lo que quisieran hacer, yo no podía ayudarles mucho más con los medios que tenía. Pero si pensaba que se iba a quedar ahí la cosa me equivoqué, esa misma noche fuimos llamados por Höor y supe lo que nos iba a decir. Me quedé observando a su tío mientras este le decía que yo había hecho todo cuanto podía, que habían celebrado una reunión y que sabían que Randulf también buscaba dicho artefacto. Su idea era una idea que, aunque descabellada, podría ayudarlos: ir a la época donde la reliquia no estaba destruida, buscarme y descifrar en ese momento lo que necesitaban saber. Hakon sería el encargado de esa misión, pero el vikingo negó con la cabeza y lo miré mientras él negaba que debía de haber otra manera, seguramente porque no querría involucrar demasiado a mi otro “yo” en esa guerra, pero la negativa de su tío fue bastante tajante y por un momento pensé que dejaría el tema aparte... pero me equivoqué de nuevo. Se ofreció él mismo a ir a esa misión porque, según él, no podía dejarme en manos de ningún otro... lo miré de forma fija y cuando su tío le concedió tal petición fue que hablé- ¿pero qué estás diciendo Ubbe? –Le pregunté mientras lo miraba de forma fija- no puedes ir a esa misión, todavía no estás recuperado para enfrentarte a algo así –no era mentira, su herida no estaba curada todavía y si Randulf iba tras ella se encontraría con enemigos, tendría que luchar y el mínimo esfuerzo podría abrir la herida. Él único que se lo podía impedir era el mismo Höor, el mismo que le había dado el permiso para ir y mis ojos se centraron en él- ¿pero es que todo el mundo en este lugar está maldita y completamente loca? ¡No puede ir a esa misión! –Aseguré mientras lo miraba de forma fija- no pienso dejar que lo envíes cuando no está curado del todo, cuando el veneno de la herida aún está todavía en su cuerpo y pueda hacer que lo maten.... no pasé todos esos días cuidándolo para que ahora vengas tú y lo envíes a una muerte segura –mi tono dejaba claro mi enfado y en ese momento poco me importó estar hablando con el que mandaba allí- esto es una auténtica locura y no pienso dejar que lo mandes a esa misión teniendo a hombres que pueden cumplirla y que no están heridos –mascullé cabreada y me giré saliendo de allí sin querer escuchar una palabra más de lo que estaban diciendo. ¿Dejar que fuera a otra época, con una Naitiri totalmente igual a mí, pero siendo humana? Por Ra, ¡eso era un disparate! Él no sería claro con la misión y seguro que sus sentimientos se interpondrían en todo momento, por eso mismo se había ofrecido para ir él... pero no podía dejar que se fuera. No era ninguna necia ni ninguna estúpida, era arriesgado que se juntara con ella por los motivos obvios, si yo había sentido por él, ¿por qué ella no? Por Ra, estaba hablando por hablar pero.... él quería una vida que yo quizás no podría darle, pero que quizás ella sí. Entré a la habitación echa una completa furia intentando controlarme y calmarme sin éxito, me acerqué hacia la ventana observando el lugar cuando lo sentí entrar por la puerta, ni siquiera me giré para mirarle- es una completa locura lo que tratas de hacer –dije con tono cabreado- una vez me pediste que me quedara aquí en Akershus contigo, y yo acepté. Ahora soy yo quien te pide que te quedes conmigo y que no vayas, Hakon puede hacer la misión y lo sabes tan bien como yo –me giré para mirarlo- no quiero que vayas Ubbe, quédate aquí conmigo.


Another Time, Same Way. Your Future, My Destiny:


I'm a survivor, I fight for what i want:
You Changed My Entire World:

Part Of Me:
Zahir Family:
avatar
Naitiri Zahir
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 538
Puntos : 547
Reputación : 54
Fecha de inscripción : 27/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vår Begynnelse, Vår Ende ~ Privado {+18}

Mensaje por Ubbe Cannif el Miér Nov 22, 2017 11:48 am

Nai lucho con uñas y dientes para hacer cambiar de idea a mi tío, francamente no le faltaron argumentos, pero nosotros tenemos claras las leyes, Nai era asunto mio y si yo le pedía a mi tío ir para que nada le pasara, este no se podía negar, no cuando de pasarle algo a la egipcia en manso de Hakon representaría un fuerte encontronazo entre dos vikingos hermanos.

Agradecí a mi tío su confianza y aseguré que estaría dispuesto para cruzar el portal el día que así ellos lo estipularan, tenia claro que iba a proteger a esa humana, ella el día de mañana se convertiría en la mujer que amaba y si le pasaba algo malo, nunca llegaría a conocer mi yo futuro a la inmortal, eso era algo que no iba a consentir.

Nai se largó de allí echa un basilisco, no le faltaba razón y tras ella me despedí de mi tío y corrí para darle caza alcanzándola en nuestra habitación.
La abracé, pero ella muy sofocada intentó zafarse de mi casi sumida en le llanto. Finalmente cayó entre mis brazos, suplicando que me quedara, alegando que un día fui yo el que se lo pidió y ella lo hizo, era la hora de demostrar que era cierto y veraz mi amor.
-Te quiero Naitiri, pero no puedo dejar que Hakon vaya al pasado por ti. Volveré, te doy mi palabra que lo haré, solo te pido que me esperes. No puedo permitir que te pase nada, seras una humana joven, asustada, no enteras nada de nada y Hakon no te conoce como yo, yo te protegeré con mi vida de ser necesario. Hakon es un buen guerrero, peor yo te amo, no puedo permitir que te ocurra nada porque si eso pasa, mi yo futuro nunca te conocerá ¿lo entiendes?

Nai negaba con la cabeza acariciando mi rostro, asegurándome que estaba herido que me podía pasar cualquier cosa, que el veneno aun no se había curad por completo ,que necesitaba sus atenciones.
-Me las apañaré, pero mi decisión esta tomada Nai y ahora solo te queda una opción, apoyarme en esto o irte, porque en dos días cruzaré ese portal, no puedo permitir que te pase nada, no podría vivir con tu muerte acarreada a mis espaldas.
Te quiero demasiado, tu estas segura, aquí, en Akershus, pero ella, esta en peligro ¿lo entiendes?

La abracé deslizando mis labios por su cuello, acariciándola con mi nariz.
-No quiero irme de aquí estando enfadados, por favor.
Mis labios buscaron los ajenos, quería su bendición, quería que me entendiera aunque entendía sus miedos no iba a por una mujer cualquier, iba a salvarla a ella.

La busque con mi mirada, sus desiertos parecían un oasis en esos momentos, bese su nariz, lamí sus labios, busque adentrarme en el precipicio de su boca entre roncos jadeos, nada me apetecía mas que hacerle el amor ahora.


me:


mi presente, mi futuro:
 
cannif:
Nai y Ubbe:
avatar
Ubbe Cannif
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 234
Puntos : 235
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 25/02/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vår Begynnelse, Vår Ende ~ Privado {+18}

Mensaje por Naitiri Zahir el Dom Nov 26, 2017 6:15 am

No entendía cómo es que el vikingo había decidido ir él a esa misión tan peligrosa conforme estaba, era cierto que se iba encontrando mejor poco a poco pero también que no estaba curado del todo de la herida, que un mal movimiento y el veneno de su herida aún sin curar podría volver a hacerle efecto y podría estar en peligro de nuevo, sabía de lo cabezota que era y si no lo decía o no se curaba bien la herida podría volver a infectarse, y si no sabían cómo curarla sería el fin para el vikingo y yo no podía permitir que eso pasara, yo no podía dejar que fuera y que le pasara algo sin estar para ayudarlo... pero no era eso lo que más me tenía preocupada, sino más bien que conocía la versión de la Nai que se iba a encontrar cuando cruzara el portal, no era otra que yo misma pero veintiséis años antes, humana, débil... pero yo en toda mi esencia. Seguramente y por lo que recordaba él aparecería meses antes de que todo empezara, de que volviera a tener a mi madre de nuevo y de que mi padre tuviera que transformarme antes de que muriera. Se iba a encontrar con una Nai humana pero igual de fuerte que era yo ahora, sabía que en esa época ya había estudiado también la mitología vikinga y el idioma no sería el problema, pero no era eso tampoco lo que me preocupaba, era el hecho de que si era la misma persona que yo y yo había sentido por él, ¿por qué esa Nai no? Quizás era una locura pensarlo, quizás estaba hablando y pensando de más pero era inevitable que lo pensara puesto que me conocía lo suficiente como para saber que si ahora había pasado algo en ese momento también podría pasar. Y yo no era tonta, ella era humana y podía darle todo aquello que yo jamás lo haría siendo vampira, él quería linaje y tener hijos y yo eso por mucho que se lo pidiera a sus dioses jamás era algo que podría darle. Temía perderlo, pero temía perderlo en todos los sentidos posibles porque sabía de sus sentimientos, por eso mismo iba a ser él quien cruzara el portal para ir en esa misión y proteger esa Nai, también sospechaba que sus sentimientos interferirían durante el camino y teniendo a una Nai igual que yo, pero con la única diferencia de que era humana, dudaba que no se dejara llevar por lo que sentía.

Lo sentí llegar antes incluso de que abriera la puerta y se adentrara en la habitación, le daba la espalda mientras miraba por la ventana intentando calmarme sin éxito. Estaba bastante cabreada de que se hubiera ofrecido él y que además su tío le diera permiso de que fuera aun sabiendo en las condiciones en las que estaba. No me giré ni siquiera cuando se acercó hasta donde estaba y sus brazos rodearon mi cuerpo y lancé un suspiro porque no entendía qué se le pasaba por la cabeza al vikingo aunque me daban serias ganas de saberlo, deseaba poder leer la mente de ese hombre para así entender sus motivos y sus razones. Entre sus brazos me giró hasta que quedé cara a él y fue entonces que se lo pedí, le pedí que se quedara conmigo y que se quedara como él había hecho ya una vez, me pidió que me quedara con él y yo lo hice, ahora lo que quería es que él hiciera lo mismo y tampoco se fuera para quedarse conmigo, se lo pedí mientras lo miraba de forma fija y sus manos recorrían mi cuerpo. Me decía que me quería y que no podía permitir que Hakon fuera a esa misión, me prometía que volvería pero yo eso no lo tenía tan claro, me dijo que lo esperara y que iba porque yo sería una humana asustada que no entendería nada y que él me conocía mejor que Hakon. Decía que no podía soportar llevar mi muerte en sus espaldas y que por eso iba, que él protegería a esa Nai con su vida si era necesario y eso era algo que ya sabía que haría, algo por lo que había pensado también. Según él, si no me salvaba, el Ubbe “futuro” jamás me llegaría a conocer y parecía que eso lo mortificaba pero... ¿por qué arriesgar todo a algo incierto cuando ya tenía algo seguro? Yo estaba allí con él, me había quedado porque él me lo había pedido y porque yo así también lo quise, eso era cosa del pasado y lo que importaba era ese presente en el que nos encontrábamos los dos; hacía todo ese tiempo ni siquiera él había nacido.... no entendía nada, no entendía ese afán que tenía empeñado en que era él quien tenía que ir a salvarme.



-¿Lo vas a arriesgar todo por salvarme, aun cuando yo estoy en este presente contigo y ella pertenece al pasado? –Pregunté sin entenderlo todavía, de verdad que a veces quería entender sus motivos y sus razones pero muchas veces me costaba y esta era una de esas veces- puedes herirte en esa misión, el veneno puedo de nuevo volver a infectar la herida, ¿cómo vas a curarte entonces? ¿Y si no sabes cómo hacerlo, y si la fiebre vuelve de nuevo a consumirte y esta vez acaba contigo? ¿Cómo puedes pedirme que te espere tan tranquila sabiendo que te vas a esa misión estando todavía herido? Ubbe no te salvé para que ahora lanzaras tu vida al vacío sin comprobar o no si hay alguna red bajo para parar tu caída... ¿no entiendes que no puedo perderte, que me culparé siempre por dejar que fueras a esa misión? No quiero perderte Ubbe, por eso mismo me interpuse en la decisión de tu padre aquella vez para salvarte aun con la mínima probabilidad de que saliera con éxito –pero al parecer él ya tenía la decisión tomada, dijera lo que dijera o hiciera lo que hiciera él iba a ir a esa misión y según él solo tenía dos opciones: o quedarme y esperarlo, o irme. En eso se resumía todo, él iba a ir y yo solo me quedaba o me iba... cerré los ojos cuando me abrazó y fue entonces que supe que era probable que no lo volviera a ver de nuevo, que no lo tuviera más entre mis brazos aunque me estaba precipitando quizás pero era la sensación que me daba. Sus labios recorrieron mi cuello y también lo hizo su nariz para pedirme que no quería irse enfadado conmigo, sus labios buscaron los míos y aunque quise negarme a besarlo lo correspondí igualmente, dos días era lo que tenía para disfrutar del vikingo antes de que partiera y cruzara el portal, dos días era lo que iba a durar aquello. Sus orbes azules buscaron mis ojos y sus labios rozaron los míos, su lengua los lamió y pronto saqueó mi boca como tan bien sabía hacer, su lengua se encontró con la mía enzarzándose en una batalla que parecía titánica. Mis manos ascendieron por su pecho hasta dejar una enredada en su pelo y la otra acariciarlo mientras nos besábamos. Mi decisión estaba tomada, si dos días era todo cuanto me ofrecía los aprovecharía para estar con él porque un mal presentimiento tenía de todo esto, de su partida y de lo que pasara durante lo que durara aquella misión. Iba a disfrutar lo que me quedaba de tiempo y aprovecharlo al máximo, era lo único que podía hacer en esos momentos. Todavía besándonos di un pequeño salto para que él me atrapara y sus manos fueron a mis nalgas para sujetarme, mis piernas rodearon su cintura, mordí sus labios con esa desesperación que a ambos nos envolvía mientras él iba hacia la cama y me dejaba caer suavemente sobre la misma para luego sentir su cuerpo sobre el mío, sus manos ascendían por mis muslos acariciando la piel de estos subiendo así la falda que llevaba, mis manos se colaron bajo la camisola que llevaba acariciando también su piel hasta que finalmente se la subí separándonos un momento para poder quitársela, nos besábamos y nos devorábamos uno al otro entre besos y caricias, él ya me había despojado de la falda así que giré para quedar sobre él, aparté mi pelo a un lado y me incliné para buscar su cuello y recorrerlo con mis labios sintiendo su yugular latir con rapidez, el bombeo de su corazón, su sangre fluyendo por sus venas... era una delicia más que tentadora y mi lengua la recorrió despacio, sus manos ya se afanaban en quitar las lazadas de mi corsé y yo sonreí contra su piel por esa impaciencia que tanto caracterizaba al vikingo, mordí su cuello por ello aunque sin utilizar mis colmillos y me dio un azote por ello que me hizo gruñir contra su piel sin apartarme. Éramos expertos en solucionar las cosas en la cama que era donde mejor nos entendíamos y donde mejor nos llevábamos, nuestros cuerpos reaccionaban de una forma maravillosa ante el otro cuando estábamos así. Bajé hasta su pecho lamiendo y mordiendo a mi paso y mis manos bajaron hasta la cinturilla de su pantalón para comenzar a desabrocharlo en el mismo momento en el que él me quitaba el corsé, sus manos cogieron mi rostro y lo elevaron para besarme mordiendo mis labios a lo que yo sonreí, iba a olvidarme de que se iba en dos días e iba a disfrutar de él por completo, así que grabaría aquellos instantes a fuego en mi mente como si fueran un tesoro.


Another Time, Same Way. Your Future, My Destiny:


I'm a survivor, I fight for what i want:
You Changed My Entire World:

Part Of Me:
Zahir Family:
avatar
Naitiri Zahir
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 538
Puntos : 547
Reputación : 54
Fecha de inscripción : 27/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vår Begynnelse, Vår Ende ~ Privado {+18}

Mensaje por Ubbe Cannif el Dom Nov 26, 2017 1:29 pm

Dos días, a eso se reducía lo que nos quedaba de tiempo, aquella noche hicimos el amor de forma ruda, en la cama nos entendíamos, hablábamos el mismo idioma y aunque yo sabia que no entendía mis porqués, yo no podía permitir que esa humana desvalida, que a fin de cuentas era ella misma ,acabara muriendo por una guerra que no era la suya.
Quería a Nai, ella había salvado mi vida y si me juraba que me esperaría, regresaría a su lado, por Odin que quería conocerla, ver a donde nos llevaba esto.
Cierto era que tendríamos muchas cosas que sortear, entre ellas ese linaje que yo anhelaba y en principio ella no me podría dar, pero si de pactar con los dioses se trataba, lo haría a cambio de un vástago que garantizara mi hegemonía.

Los días pasaron demasiado rápidos, me embebí de cada centímetro de su cuerpo, le repetí tantas veces que mi deseo pro ella no conocía parangón y que la necesitaba allí, conmigo que creo que me quedé sin voz.
No eran suplicas desesperadas, pero si una necesidad ahogada que me quebraba.

Nai guardaba silencio, creo que se habia rendido a lo nuestro, simplemente me amaba durante esos dos días que nos quedaban, pero nunca respondía a mis peticiones de esperame, volveré ¿lo harás?
Luego simplemente dejé de preguntar.
El ocaso llegaba, mi viaje hacia el pasado empezaba y con ello la separación parecía marcar las ultimas horas de nosotros dos.
Me acomodé la armadura bajo la atenta mirada de la egipcia, podía leer dolor en su mirada, en la mía había exactamente lo mismo.

Acorté la distancia hasta que su pelo quedó en un puño encerrado tras su nuca, elevé su boca para que acariciara la propia, perdiéndome en el sabor de unos besos mudos que hablaban por los dos.
-Quédate -esta vez si hubiera suplicado de servir para algo -quiero conocerte, quiero saber si esto nos hubiera llevado o no a algo.

De nuevo silencio, uno que me quemaba, me devoraba y me quebraba.
-Mis sentimientos por ti están ahí, ven a despedirme y lo tomaré como un si, por contra, si cuando cruce el portal no estas allí entenderé que has preferido volver a tu vida y seguir tu camino.
No podía pedirle mas, cada uno era dueño de sus decisiones, yo de las mías, ella de las suyas y eso cambiaría el resto de nuestras vidas.


me:


mi presente, mi futuro:
 
cannif:
Nai y Ubbe:
avatar
Ubbe Cannif
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 234
Puntos : 235
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 25/02/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vår Begynnelse, Vår Ende ~ Privado {+18}

Mensaje por Naitiri Zahir el Jue Nov 30, 2017 12:35 pm

Había intentado mil veces encontrar un por qué o una solución al hecho de que hubiera aceptado él la misión conforme estaba de herido, con el veneno todavía en parte de su herida que podía infectarse en cualquier momento y más con su tendencia a meterse en problemas y en líos, si Randulf también estaba buscando lo mismo que nosotros no dejaría pasar la oportunidad y al final acabaría mandando a sus hombres para que fueran en su búsqueda, sabía que Ubbe correría peligro y que sus sentimientos se interpondrían en esa misión, que me salvaría a costa de todo porque ya me lo había dejado más que claro. Se jugaba su vida por un pasado cuando me tenía allí, en su presente, cuando había decidido quedarme allí cuando todo acabara. ¿No veía lo que quería decirle con ello? Si no quisiera, si él no me importara en lo más mínimo ni lo hubiera salvado sabiendo que era el Valhalla lo que buscaban todos los guerreros ni me hubiera quedado, pero ese hombre era de lo más obtuso que había además de obstinado y no veía más allá de sus propias y malditas narices. Me había pedido una vez que me quedara y yo lo había hecho porque de verdad que quería saber dónde podía llevarnos todo esto, yo se lo pedía y él sin embargo si largaba preocupado por ese pasado del que no podía hacer nada y obviando el futuro que tenía frente a él. Quizás, una parte de mí, me estaba diciendo que aquello no podía ser y que mejor era dejar las cosas y terminarlas así antes de hacernos más daño, antes de que la herida fuera tan grande que no pudiéramos curarla en mucho tiempo. Yo reconocía que no había sentido por nadie lo que había sentido por ese hombre, que nos complementábamos era un hecho, teníamos mucha química y demostrado había quedado y esa cama y esas sábanas habían sido el fiel testigo de ello. Nuestros cuerpos se entendían a la perfección pero aun así con todo eso lo mejor era que se terminara porque debíamos de ser realistas aunque nos doliera debíamos de serlo. Yo era vampira y el que sus padres hubieran podido tenerlos a ellos era caso como que un milagro, algo que ocurría una vez de entre miles de millones, él quería descendencia e hijos y yo no era algo que pudiera tener debido a mi condición... y me había preguntado si eso no nos pesaría más adelante.

Él decía y confiaba en sus dioses y en que algo se podría hacer pero yo no estaba tan convencida de eso, él quería un linaje que continuara su legado y para ellos eso era algo muy importante, ahora no parecía importarle pero ¿y más tarde? Ahí yo no podía hacer nada y no porque no quisiera, simplemente no podía darle hijos. No quería que se pasara arrepintiendo de ese hecho por haberme quedado y quizás es lo que podría llegar a pasar, y en el caso de que hubiera la mínima posibilidad de ello... ¿cómo iba a evolucionar mi embarazo si mi cuerpo estaba literalmente muerto? Yo entendía sus ganas y la forma de buscar una solución pero no la había, no para eso. Yo veía esas cosas que él parecía obviar y, la larga, nos terminaría pasando factura y mejor dejar las cosas ahora que no dentro de un tiempo cuando los sentimientos fueran más fuertes. Además tenía una mala sensación que me recorría todo el cuerpo ante el hecho de que se fuera a esa misión, no porque estaba herido, sino porque iba a protegerme a mí y aunque sonara descabellado yo allí era humana, si yo había sentido por el vikingo ¿por qué ella no? Los sentimientos de él eran más que claros, era factible que confundiera al ser la misma persona y al final... me mordí el labio con fuerza de solo pensarlo. Habían pasado ya los dos días desde que supo que partiría y esa misma noche cruzaría el portal y yo jamás volvería a verlo de nuevo. Me había dedicado esos dos días que me habían parecido muy cortos a disfrutar de él, a amarlo el tiempo que tenía queriendo guardar su recuerdo en mi memoria. No había dejado de repetirme que me quería y que lo esperara, que él volvería conmigo... pero se había encontrado con un muro de silencio por mi parte porque no podía decirle que no iba e esperarle, me dolía de solo pensarlo aunque él, en el fondo, intuía cuál iba a ser mi decisión. Lo veía cambiarse de ropa poniéndose la armadura y yo observaba cada uno de sus movimientos sabiendo que en cuestión de minutos saldría por la puerta y jamás lo volvería a ver. Sus ojos se quedaron en los míos y acortó la distancia que nos separaba, su mano cogió mi pelo en un puño y alzó mi rostro para que nuestros labios volvieran a rozarse y a besarnos. Volvió a pedirme que me quedara y lo que no sabía es que me rompía un poco cada vez que lo hacía, por eso era incapaz de responderle y esa vez no fue menos.



-Pase lo que pase quiero darte esto
–lo había estado pensando un tiempo, llevé mi mano al cuello quitándome el collar que tenía con el medallón que era de mi madre para ponérselo mientras él me miraba- sé que te ayudaré con esos manuscritos pero si en algún momento la cosa se tercia quiero que le muestres el medallón, te ayudará a que te siga ayudando, ¿lo has entendido? –Pregunté dejando mis manos en su pecho. Me quedé mirándolo a esos orbes azules que tenía y me mordí el labio, maldición, iba a echarlo tanto de menos que ya me dolía y no se había ido. Una última vez me pidió que fuera a despedirme para hacerle saber que me quedaba, si no iba a despedirme lo tomaría como que seguía con mi camino. Volvimos a besarnos de nuevo observándonos por unos minutos y luego se separó para terminar de coger las cosas, tenía una reunión antes de cruzar el portal y lanzándonos la última mirada desapareció por la puerta dejándome allí sola. Cerré los ojos y suspiré, era evidente que no iba a ir a despedirlo al portal, lo mejor era recoger las cosas y partir mientras la atención estaba centrada en esa misión importante. Me dolía, no podía decir lo contrario porque así era, me dolía tener que irme y dejarlo pero era lo mejor para los dos. Él estaba convencida de que encontraría la felicidad en algún momento, con una mujer humana que pudiera darle lo que él más anhelaba en el mundo. Me levanté de la cama sin mucho ánimo y cogí una hoja y una pluma, me senté en el escritorio y allí expuse mis razones y todo lo que había callado, ¿cobarde? Quizás, posiblemente sí fuera hacerlo de esa manera pero mejor así que no que él me viera con ese dolor ni verlo a él también de esa forma. Le deseaba lo mejor del mundo, era un hombre que se lo merecía aunque fuera un pazguato en muchas ocasiones y yo sabía que su felicidad no pasaba por mí, al menos no en forma de vampira. Doblé la hoja y la dejé sobre el escritorio para comenzar a recoger las cosas, mis libros y todo lo que había llevado al norte para irme de allí, y aunque en apariencia pudiera ser la misma por dentro me iba vacía y rota.


Another Time, Same Way. Your Future, My Destiny:


I'm a survivor, I fight for what i want:
You Changed My Entire World:

Part Of Me:
Zahir Family:
avatar
Naitiri Zahir
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 538
Puntos : 547
Reputación : 54
Fecha de inscripción : 27/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vår Begynnelse, Vår Ende ~ Privado {+18}

Mensaje por Ubbe Cannif el Jue Nov 30, 2017 3:53 pm

Cuando se quitó el colgante del cuello supe que era el final, admito que me costó mucho guardar el tipo, mis ojos brillaron húmedos pero no me permití que ninguna lagrima escapara de ellos.
Ella había tomado su decisión, su camino, yo supliqué hasta mi ultimo aliento por mantenerla conmigo, pero cuando los dioses se oponen nada se puede hacer, mi misión era ir al pasado a salvar a la humana que ella un día fue, la suya seguir con su vida y ser feliz algún día.

Bese sus labios con hambre, un beso que me supo a despedida y aunque mis palabras aun guardaban la esperanza de que se lo pensara, sabia que no lo haría o al menos eso gritaba mi fuero interno, ojala me equivocara.

La reunión había terminado y era la hora de atravesar el portal, con mi armadura colocada y poco mas en mi poder.
Tenia que viajar ligero de equipaje y ya portar los pergaminos era mas de lo que mi prima Valeska podía soportar.
Llegué a la sala donde mi prima tenia todo preparado para el conjuro que abriría la dimensión paralela a otro tiempo.

Me despedí de Synnobe y de mi hermano Hakon, Niels había cruzado hacia unas semanas y tenia la esperanza de dar con él aunque la misión no tuviera en eso nada que ver.
Mis ojos no dejaron de mirar la puerta, en silencio pronunciaba su nombre como si ella pudiera oírlo, si llegaba significaría que me esperaría y con ese gesto yo volvería...

Los minutos pasaron, para mi fueron horas y tras despedirme de padre y de madre, crucé esa masa negruzca y brillante que mi prima mantenía abierta con fuerza.
Mis esperanzas se cerraban al ritmo de aquel agujero negro, ya nada para mi seria lo mismo, era el momento de enfrentar mi sino y centrarme en una misión de vital importancia para nosotros.




me:


mi presente, mi futuro:
 
cannif:
Nai y Ubbe:
avatar
Ubbe Cannif
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 234
Puntos : 235
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 25/02/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vår Begynnelse, Vår Ende ~ Privado {+18}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 5 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.