Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA THE BOND OF THE BLOOD - PARTICIPAN DRAKE ENDE Y JOSSETTE LOUVRE. LA LLAVE - PARTICIPAN POSEIDÓN Y CRYSANTHE KASTAROS. EL CAOS VISTE DE GUERRA - PARTICIPAN ORN, DRITTSEKK, BRÖKK TOLLAK, SOLEIL, KATTRINA. NOCHE DE HALLOWEEN - PARTICIPAN VLADIMIR ROMANOVS y MAGGIE CRAIG.




Espacios libres: 15/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 30/07/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas
» Inverse Midas Touch → Privado
Hoy a las 7:00 pm por Benedict Fripp

» night walk /Libre/
Hoy a las 6:49 pm por Lyriett Moon

» ¿QUIÉN ROLEA?
Hoy a las 6:04 pm por Faith Blackthorn

» Sonata en la noche //priv. Baran//
Hoy a las 5:50 pm por Arikel Voerman

» Dark Road to Arizona. [Ruta 66~2017]. (priv)
Hoy a las 5:42 pm por Elora Paine

» Drowning (Ephaste)
Hoy a las 5:29 pm por Ephaste Arkwright

» Orchid. {priv.Corbin}
Hoy a las 5:15 pm por Corbin Lockwood

» En viento en calma (privado)
Hoy a las 5:12 pm por Danielle Morgan

» Time out. {priv. Aletheia}
Hoy a las 4:55 pm por Anaé Boissieu



· La Dame en Blanc · Privé

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

· La Dame en Blanc · Privé

Mensaje por Eszti V. Cseszneky el Dom Sep 24, 2017 6:58 pm

Colarse en aquella fiesta no había sido demasiado difícil. A pesar de que había preparado de antemano una bolsa de monedas, por si necesitaba sobornar a los guardias, al final no había hecho falta hacer uso del soborno. Una batida de pestañas, una dulce y sensual sonrisa, y la provocativa promesa de compartir luego unos instantes juntos habían sido suficientes para convencer a aquellos dos hombres que guardaban la puerta de que no perdían nada por dejarlo entrar. Claro que ninguno de ellos había sospechado que lo que se escondía bajo aquel vestido blanco no era exactamente lo que imaginaban. Su cuerpo delicado resaltaba gracias a la forma de la prenda, y su busto, aunque en apariencia pequeño, aparentaba una firmeza envidiable. Nadie podría resistirse, y lo sabía. Pero el gran secreto eran esas dos pequeñas almohadillas que daban forma a un busto que en realidad era inexistente. Eso, y lo que se ocultaba bajo la falda, y entre sus piernas. No es que importase, ya que ninguno de los dos eran su tipo así que no iban a llegar tan lejos, pero siempre le resultaba divertido ver la expresión de aquellos que veían truncadas sus expectativas. Aunque debía decir que era sorprendente cuántos, a pesar de descubrir la verdad, seguían mirándolo igual de lascivamente. Por suerte para él, ya que esa era la mejor arma que poseía, y también a la que hacía uso con más asiduidad. 

Se mezcló entre damas y caballeros de la nobleza parisina sin mucho inconveniente. Su acento extranjero le dotaba de un toque misterioso, incluso exótico; y eso, unido con su deslumbrante belleza, lo convirtió en el centro de las miradas, pero también hizo que todos pasaran por alto el hecho de que se había colado sin invitación. Nadie sospechaba que estaba en aquel lugar con un propósito definido. Aquella noche se celebraba el compromiso de una heredera del norte de Francia con un Barón parisino, cuya fortuna estaba en peligro, y que había pactado obtener la mitad de ésta a cambio de dotar de un título nobiliario a la novia. Su misión era impedir que aquello ocurriese. Debía hacer que el novio fuese encontrado en una posición incómoda para que así se disolviera el compromiso. Su empleador era el otro pretendiente de la dama, quien tenía la vista fijada en su fortuna desde mucho antes, pero que a diferencia del Barón, no tenía nada que ofrecer. La muchacha, que aspiraba a obtener el título, había escogido al pretendiente en base a aquello, así que no sería fácil hacerla cambiar de opinión. Allí entraba en juego Eszti. Debía seducir al hombre para así lograr que la muchacha cambiase de perecer, al sentirse avergonzada. Habían muchas cosas que podían salir mal, pero lo que obtendría a cambio, información acerca del paradero de cierta persona, lo hacía querer esforzarse al máximo.

Por desgracia, antes de poder dar con el paradero del novio, se vio rodeado de parejas de baile, y la música comenzó a sonar. De pronto, unas manos se aferraron a las suyas y antes de poder negarse, ya estaba bailando con un completo desconocido. Esforzándose por poner su mejor cara, sonrió, escondiendo su fastidio e incomodidad. - Disculpadme de antemano, pero no soy muy diestra en cuanto a la danza se refiere. Siempre me dijeron que nací con dos pies izquierdos. -Bromeó, utilizando un tono más agudo de lo usual, que lo hacía ser completamente indistinguible de cualquiera de las otras damas que los rodeaban. De hecho, parecía una mucho más inocente que todas ellas. 

Las apariencias, a veces,  engañan. 



Última edición por Eszti V. Cseszneky el Mar Oct 24, 2017 6:17 pm, editado 1 vez


Cry me out:
My reason flies away like black smoke:
Even if you hurt me, I won't break:
Embrace the madness:
Heaven & Hell:
avatar
Eszti V. Cseszneky
Esclavo de Sangre/Clase Alta
Esclavo de Sangre/Clase Alta

Mensajes : 36
Puntos : 88
Reputación : 69
Fecha de inscripción : 23/03/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: · La Dame en Blanc · Privé

Mensaje por Ysgramir Gunnarson el Sáb Sep 30, 2017 2:51 pm

El compromiso entre el barón DuLac y la niña consentida del rey de Francia era un acontecimiento de alto copete, donde solo la élite podría asistir, las mujeres mejor vestidas, los hombres más distinguidos y, por supuesto, también los más poderosos. Ysgramir no era ni noble ni un asiduo en la corte pero si era uno de los comerciantes más respetados y ricos, sus redes se extendían a lo largo y ancho de todo el globo, la envidia de muchos no por la apariencia, si no por el poder que ostentaba. Había sido invitado por el futuro esposo, con quien tenía varios negocios apalabrados y por concluir una vez que los esponsales tuvieran lugar, por lo que era uno de los interesados en que aquello se celebrase y tan prontamente como fuera posible.

El norte era un terreno pantanoso, donde la gente era más arisca y reacia a socializar con extranjeros, él era uno de esos a pesar de tener todo cuanto alguien pudiera desear, las relaciones con el barón al que pronto pertenecerían patrimonios en el norte era una puerta al norte que no podía desdeñar, por ese motivo no fue capaz de negarse a asistir a aquella reunión, no le gustaban ese tipo de exhibiciones, pero algunas veces no tenía más remedio que dar la cara, puesto que al final era un hombre público y bastante conocido en las altas esferas. No podía mantenerse mucho tiempo alejado de ellas por mucho que le desagradase el ambiente. Le parecía aburrido y siempre lo mismo, nunca ocurría nada inesperado. Canapés, buena música, conversaciones sobre negocios, sobrias y aburridas, algún que otro baile, un par de nuevos conocidos y vuelta a casa.

Por eso mismo al descubrir que le llegaban ciertos pensamientos de lo más enloquecedores tuvo que buscar al dueño de los mismos. Por supuesto, echar abajo la boda de esos dos no era una opción para él, así que en caso de necesidad terminaría interviniendo. Su oído era bastante fino y podía escuchar con claridad casi cualquier conversación que se propusiera, los pensamientos eran otra liga completamente diferente, captaba cosas, a veces, sobre todo cuando se repetían una y otra vez con fuerza en la mente del susodicho, además también era agotador. Como hombre del norte, apreciaba el silencio y a menudo él mismo bloqueaba esa capacidad solo para obtener paz, no era un hombre cotilla, ni curioso en exceso, más bien en su justa medida y le importaban un auténtico comino lo que aquellas pomposas personalidades tuvieran en mente. Pero, a veces le llegaban sin darse cuenta, como quien escucha una conversación de forma inevitable y, desde luego, alguien que intentaba seducir al novio durante el compromiso además de una locura era realmente arriesgado, lo más interesante que ocurría en ese salón con diferencia.

Le resultaba divertido y no quería perdérselo por nada del mundo, cuanto más cerca estaba del objeto de sus pensamientos, más fácil era escucharlos y sonsacarlos, sobre todo cuando miraba a los ojos, de modo que decidió unirse al baile, en el que casi todos los presentes estaban incluidos puesto que era el tipo de coreografía en la que las parejas se intercambian constantemente y se vuelven a encontrar, una y otra vez, algo que le convenía enormemente si estaba buscando a la dueña del plan.  

Cogió a su pareja de baile, de rostro hermoso y figura deslumbrante, no se podía negar y él tenía un gusto cultivado, miró a los ojos a la joven cuando comenzó a hablar mientras daban vueltas con pasos calculados, él siempre era rígido hasta para la música, pero aun así conocía de memoria los movimientos, los ejecutaba con precisión aunque sin florituras y ejercía su dirección con firmeza y sin duda alguna, era un hombre de lejos confiado y seguro de sí mismo. La muchacha tenía una voz dulce y una sonrisa coqueta, llena de inocencia..Sin embargo..Sus ojos le decían algo completamente diferente. Ysgramir sonrió de medio lado, mientras movía a la mujer de un lado a otro siguiendo el compás.- Quien se lo dijo debió ser un gran mentiroso, tiene usted una mirada muy firme para ser torpe, señorita…-Dejó la pregunta en el aire, para que ella pudiera darle su nombre, con la esperanza de que la conversación llevara a la desconocida a pensar más en el plan que tenía y así poder captarlos con mayor facilidad.

Spoiler:
avatar
Ysgramir Gunnarson
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 35
Puntos : 33
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 01/08/2017

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: · La Dame en Blanc · Privé

Mensaje por Eszti V. Cseszneky el Mar Oct 24, 2017 6:25 pm

No era difícil darse cuenta de que, mientras bailaba, tenía otras muchas cosas en la cabeza. Su mirada vagaba por los alrededores, fingiendo estar distraída o poco centrada en la danza que comenzaba a desarrollarse, pero la realidad es que estaba buscando. Lo estaba buscando a él. La ansiedad por llevar a cabo su cometido la estaba comenzando a frustrar. A pesar de ello, se repitió mentalmente varias veces que necesitaba calmarse; ser paciente y encontrar el momento adecuado para actuar era también parte de su máscara. Prescindir de alguna de aquellos elementos haría peligrar toda su estrategia, y no podía permitírselo, no ahora que estaba tan cerca de su objetivo. El joven aleteó las pestañas con aire coqueto, pero sin llegar a ser atrevido, y sonrió cortésmente ante las palabras del desconocido. Ahora que finalmente se fijaba en su compañero de baile, se pudo dar cuenta de que destacaba incluso más que él mismo. Su figura era corpulenta, firme y fornida, y en un simple vistazo podía decirse que estaba un tanto fuera de lugar. No por su aspecto, que más o menos estaba en sintonía con los otros caballeros que los rodeaban, sino por dar la impresión de ser alguien procedente de un lugar bastante menos acostumbrado a formalidades como aquella. Demasiado carácter para una fiesta de la frívola élite parisina. 

Eso lo hizo sonreír nuevamente, esta vez de forma más sincera que antes, y centrar su mirada en la ajena por más de unos segundos cada vez, había captado su atención. Estaba demasiado acostumbrado a lo previsible de aquellos que se acercaban a su persona, de sus intenciones y orígenes, que cuando se topaba con alguien que se salía de esos patrones no podía evitar sentirse cautivado. Era un cambio que agradecía sin duda. Hombres reales, con personalidades marcadas, eso era lo que siempre le había atraído, y por desgracia, con lo que menos frecuencia tenía el placer de tratar. Se dejó guiar por la mano segura, aunque un tanto brusca, de su acompañante, dando las piruetas necesarias, los delicados giros, y los pasos, logrando que su cuerpo se moviera cada vez con ese deje delicado y sensual tan característico. Lo tenía más que practicado, más que aprendido, formaba parte de sí mismo. Más hermoso que muchas otras damas, más frágil que otras tantas. Él era Ella. Sin ningún atisbo de duda. - Muchos dirían que tener una mirada firme es un mal rasgo cuando se trata de una dama. Un exceso de carácter puede ser un problema cuando se habla de algo tan delicado como es la danza... -Susurró con una leve carcajada, aguda, graciosa, practicada.

Siguió danzando al ritmo de la música, meditando por un momento si era buena idea ofrecerle su nombre a aquel caballero. Muchas personalidades ya lo conocían, así que aunque no supieran de sus intenciones, sí que podían oírse habladurías. A pesar de que eso era algo a lo que no concedía mayor importancia, en aquel momento le parecía un inconveniente. Primero, porque podría fastidiar sus planes; y segundo, porque se sentía extrañamente inclinado a querer presentar una buena cara ante aquel desconocido. - Eszti Kirchner‎, monsieur. A vuestro servicio. -Mencionó tras unos instantes de silencio, ofreciéndole el apellido que hubo utilizado durante su estancia en Alemania, el de su protector por aquel entonces, y el que le serviría como tapadera en su misión. A punto estuvo de preguntarle cómo debía llamarle a él, cuando el barón  DuLac entró en su campo de visión, y el joven se repitió a sí mismo el motivo por el que estaba allí: provocar un escándalo que hiciera que el compromiso se rompiera, ¿cómo? Utilizando sus armas tan bien como sabía. Aprovechó el breve receso entre canción y canción para excusarse rápidamente y salir de la pista de baile, para luego dirigirse a paso ligero en dirección a donde el novio se encontraba.

Los acompañantes del novio fueron los primeros en darse cuenta de su presencia. Su mejillas se ruborizaron suavemente, dándole un aspecto casi angelical. No pudo escuchar lo que murmuraban entre ellos, pero no era difícil imaginárselo. - Disculpad mi atrevimiento, y más en un momento tan especial para vos como este, Monsieur DuLac, pero sería un honor para mi si pudiera ofrecerme unos minutos de su tiempo para hablarle de ciertos asuntos importantes que me han sido encargados por su cliente Herr Kirchner. -El Barón la observó de arriba abajo, de forma casi analítica, pero luego sonrió y asintió, haciendo que el joven se relajara visiblemente. Parecía no sospechar nada.

- Por supuesto, seguidme. Creo que es mejor hablar de esos temas en un lugar más privado. -Afirmó el hombre, quien le ofreció un brazo que él aceptó con timidez fingida, para luego comenzar a caminar en dirección al final del pasillo, que dirigía a lo que suponía que sería algún despacho o la biblioteca. Perfecto. Pensó Eszti, si la sugerencia de estar a solas procedía del propio objetivo, había menos lugar a las sospechas, o eso creía él...

Estaba equivocado. 



Cry me out:
My reason flies away like black smoke:
Even if you hurt me, I won't break:
Embrace the madness:
Heaven & Hell:
avatar
Eszti V. Cseszneky
Esclavo de Sangre/Clase Alta
Esclavo de Sangre/Clase Alta

Mensajes : 36
Puntos : 88
Reputación : 69
Fecha de inscripción : 23/03/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: · La Dame en Blanc · Privé

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.