Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 00/45
Afiliaciones élite: cerradas
Última limpieza: 16/01


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




Las horas distantes | Privado

Ir abajo

Las horas distantes | Privado

Mensaje por Filippo Di Bari el Sáb Oct 07, 2017 10:42 am

¿Qué estaba sucediendo últimamente? Filippo tenía más trabajo en las últimas dos semanas que en todo el verano pasado… Y eso que a la gente le gusta asesinar en verano, sabido era, el calor encendía las pasiones y las pasiones llevaban a los actos extremos y definitivos.

Lo vio desde lejos, venía cabalgando tranquilamente esa noche y desde la esquina vio que alguien lo aguardaba en la puerta de la comisaría. No era vanidad aquello que le aseguraba que lo esperaban a él y no a otro, pero quién acudiese de noche al lugar solo podría estar buscándolo a él porque era él quien se encargaba de la comisaría de la zona sur de París en el turno de la madrugada.

Instó a su caballo –caballo de la comisaría en verdad, pero como era él quien los lavaba y alimentaba creía que tenía derecho a tratarlos a todos como suyos- a que apurase el paso, creyendo que podía estar ante una emergencia… un imprevisto eso era seguro. Como buen policía, en el medio minuto que tardó en acercarse al hombre Filippo pensó decenas de panoramas. ¿Un asesino que se acercaba a confesar su crimen con las ropas aún manchadas de sangre? ¿Un filicida que acababa de matar a sus dos hijos degollándolos mientras dormían el sueño de la inocencia? ¿La víctima de un robo callejero? ¿Un turista perdido que buscaba orientación? ¿Un prometido que sufría amenazas de parte de la familia de su novia? Decenas de hipótesis para tan corto trayecto.


-Buenas noches, caballero –lo saludó y desmontó. Era más joven de lo que se había imaginado a la distancia… la hipótesis del prometido amedrentado le iba perfecta-. Soy el inspector Di Bari –se presentó y le tendió la mano-. Supongo que me estaba esperando, pase –lo invitó mientras abría la doble hoja del portón para poder entrar al caballo también-, ya me dirá en qué puedo ayudarle. Mire, allí tras esa puerta está el despacho, pase y siéntase cómodo y en un momento estaré con usted.

Por un instante, antes de que tuviese que alejarse de él para poder acomodar al animal en las caballerizas, la luz de la luna –casi llena- invadió el patio y alumbró el rostro del joven, dándole a Filippo la sensación de haberlo visto ya antes.


avatar
Filippo Di Bari
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 21
Puntos : 14
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 08/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las horas distantes | Privado

Mensaje por Vincent Sacheri el Dom Nov 26, 2017 5:00 pm

No dejaba de darle vueltas en su mente el asunto de su padre. La forma en la cual él se había adentrado en el mundo de lo paranormal le tenía fascinado. Muchos encontraban la hipótesis bastante fuera de foco, no obstante muchos otros defendían la misma postura que su padre. Vincent leyó con detenimiento todas y cada una de las cartas, de los reportes y diarios que su progenitor había escrito, con lujo de detalle hablaba sobre la existencia de vampiros, hombres lobo que sufrían transformaciones a la luz de la luna llena e incluso, sobre seres humanos capaces de mutar su cuerpo en formas fantásticas de quimeras.
Repasó todo aquello, la hipótesis, las probabilidades de como los hijos heredaban los “talentos” sobrenaturales de sus padres o los casos especiales cuyo origen era un completo misterio. Anexadas a esos diarios, se hallaba una sola imagen de su padre junto con otros dos médicos. Se les había visto por última vez un día 9 de Noviembre, fecha que coincidía con el último reporte escrito de su padre.

Lo que le llevó a conjeturar que pudo haberse perdido dentro de la espesa selva en el Congo o en algún punto perdido de Europa.

Quiso creer que todo aquello era una coincidencia, pero cuando su abuelo murió, él dejó una misiva más donde le revelaba todo acerca sobre su origen sobrenatural, de cómo había llegado al mundo a costa de la vida de su progenitora una bruja blanca. Las palabras exactas que su padre había dicho antes de partir en aquel viaje de donde nunca regresó. Las sospechas de Vincent incrementaron cuando leyó que existían muchos grupos detractores, enemigos de los pensadores liberales como su padre y lo posibles causantes de su desaparición.

Para el joven médico cada aspecto en la vida y en el mundo tenía una respuesta lógica, basado en experimentación y en la formulación de elementos químicos. Pero cuando el mundo sobrenatural apareció en el panorama hizo un esfuerzo sobrehumano por ampliar su mente y estaba consciente que no podía atacar el problema de forma directa con el resto de la sociedad gala. Dio inicio a esa investigación que ya tenía pendiente deforma pertinente, denunciando en la comisaria pero su petición fue ignorada en más de dos veces.

De entre los nombres que figuraban en aquellos textos pocos seguían viviendo en la capital, su único recurso era hallar a un hombre de nombre Filippo con quien aparentemente fue de las últimas personas en hablar con su padre. Aguardó con paciencia hasta que el hombre regresara, el cansancio le pesaba sobre los hombros pero no fue obstáculo para recuperar energías y asaltarle en cuanto lo vio. Irguió su cuerpo y de inmediato le saludó.

–Scuse me, il mio nome è Vincent Sacheri– extendió su diestra –El gusto es mío inspector Di Bari– asentó con la cabeza e ingresó a su despacho como le había sido indicado.

–Disculpe si llegué sin previa cita, a decir verdad me ha costado mucho trabajo hallarle, supongo que es muy bueno en lo que hace y por eso es difícil de encontrar–


Sin perder más tiempo le entregó la misiva donde se mencionaba su nombre.

–¿Usted debió haber conocido a mi padre, el investigador Vincent Sacheri Esposito–




We are just shadows in the cascades of history:

We drop from the sky And fill our lungs to feel alive:
avatar
Vincent Sacheri
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 101
Puntos : 89
Reputación : 37
Fecha de inscripción : 05/10/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las horas distantes | Privado

Mensaje por Filippo Di Bari el Jue Ene 11, 2018 7:17 am

Aprovechó para darle agua a los caballos y mientras intentaba acabar apresuradamente allí para no hacer esperar al visitante, Filippo no dejaba de pensar de dónde conocía al joven… ¿Un caso del pasado tal vez? ¿Algún testigo al que había interrogado?

Cuando volvió a la oficina del lugar, le sorprendió gratamente oír hablar en su idioma. No era algo frecuente por allí. ¡Y cuánto extrañaba Filippo Di Bari su tierra! Habían pasado tantos años, se consideraba un francés más a veces, pues se había amoldado bien a las costumbres y modismos de la ciudad capital, pero extrañaba su tierra, los aromas de su ciudad, la gente que se movía incansablemente. Intensos, así eran los italianos y él lo seguía siendo, pero lejos estaba de sentirse acompañado como estaba seguro que se sentiría si alguna vez regresase.


-Piacere! –dijo y estrechó su mano-. Sacheri…

¿De dónde le sonaba ese apellido? Filippo se rascó la cabeza mientras tomaba asiento frente al muchacho. Quizás se estaba poniendo viejo, por eso olvidaba nombres y rostros, cosa que antes jamás le hubiese ocurrido. ¡Es que estaba seguro de que lo conocía! Pero no sabía de dónde y quedaría mal como investigador si se lo preguntaba así sin más.

-Sacheri –repitió mientras leía la carta que Vincent le tendía.

Sus ojos pasaron por las palabras, pero no les prestaba la atención debida, lo primero que observaba Filippo siempre era otra cosa. Si el escritor estaba nervioso, apresurado o furioso… Si el papel había pasado por muchas manos antes de llegar a la suya. Si había cambiado de color -no solo el papel, sino también la tinta- producto del tiempo. Si las letras eran siempre parecidas. Todo aquello podía decir mucho más que las frases allí escritas, podía hablarle sobre el estado emocional de quien escribió aquello, del tiempo que había pasado, y si había sido todo escrito por una persona o más. Luego de eso, en una segunda o tercera inspección, Filippo leía lo que las cartas decían. Ah, el tiempo… todo se lo había enseñado el tiempo.


-Recuerdo a un Sacheri, sí –dijo finalmente-. Un hombre muy inteligente, apasionado me atrevería a añadir. ¿Así que usted es su hijo? –lo miró detenidamente y sonrió, otra vez su instinto respaldándolo… desde que lo había visto, en la entrada, su rostro se le había hecho conocido-. ¿Qué ha sido de su padre? Dígame que ese toro terco logró confirmar sus teorías al fin –le rogó más que nada en tono de risa, con confianza, pues tenía buenos recuerdos del hombre-. Ah, he dejado de saber de él hace mucho. ¿Cómo se encuentra?


avatar
Filippo Di Bari
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 21
Puntos : 14
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 08/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las horas distantes | Privado

Mensaje por Vincent Sacheri el Mar Ene 23, 2018 9:07 pm

No estaba seguro que esperaba encontrar en esa encomienda eterna. A decir verdad, el italiano nunca sopesó las consecuencias de la respuesta que el hombre pudiera darle. Si bien es cierto que sus esperanzas se anclaban a un lado positivo, existía la posibilidad que la balanza se inclinara hacia algo más oscuro. La incertidumbre seguía siendo un fuego ardiendo en su pecho y que por las noches no le daba tregua para descansar, era solo por eso que había decidido acabar con esa condena y saber de una vez por todas que era lo que realmente sucedía. Mientras estaba sentando en ese lugar, ciertas remembranzas de su infancia llegaron a golpearlo sucesivamente, ahí impaciente aguardando a que su padre volviera y le diera un abrazo cálido. Aquella escena nunca llegó consolidarse en su realidad y tan solo se convirtió posteriormente en un deseo fugaz antes de cerrar los ojos para ir a dormir. Se había hecho a la idea de que no era momento de volver y creció alejado de él y  aunque su abuelo estuvo a su lado hasta el último de sus días, Vincent seguía necesitado de la compañía de su padre.

Sacudió al cabeza y se puso de pie, mirando con ansias al hombre quien leía presuroso la misiva, por la reacción ajena, parecía que Vincent había acudido con la persona indicada. Meses atrás hizo un intento similar por contactar a personajes que aparecían en las agendas y los escritos de su padre, no obstante cada negativa de respuesta significaba una decepción monumental para el joven médico.

Asintió.

–Así es inspector Di Bari, mi padre como bien lo puede comprobar en la carta era viejo amigo suyo y dado que lo menciona en más de una ocasión, me tomé el atrevimiento de buscarle. Agradezco de antemano haya tomado tiempo para recibirme significa mucho para mí–

Su tono de voz era calmo, pero presentaba cierto ápice de avidez pues necesitaba ser escuchado. Finalmente y después de mucho tiempo, el comentario sarcástico del hombre le arrancó una sonrisa natural a Vincent, una línea fugaz en sus labios que hace mucho tiempo no mostraba.

Era cierto, aquellos adjetivos  bajo los cuales estaba siendo calificado su padre eran solo un par de los que las personas le tenían catalogado. Terco como pocos, se aferró hasta el último momento a sus teorías y aunque su hijo ya estaba siendo empapado por el tema mediante sus escritos, aún le costaba creer que realmente su padre dedicó su vida entera a ese tipo de investigaciones. Sin embargo la segunda pregunta logró difuminar esa felicidad fugaz pues se trataba ciertamente del mismo cuestionamiento que rondaba por la cabeza del joven italiano.

–Verá inspector Di Bari, yo tenía tan solo cinco años la última vez que vi a mi padre, crecí con mi abuelo en Florencia y durante todo ese tiempo nunca más regresó a casa, incluso un par de años después mi abuelo me contó que llegó a recibir dos cartas suyas y fue lo último que supimos de él. Cuando eso sucedió, comprendí que algo malo estaba sucediendo y decidí venir a la capital en búsqueda de respuestas, toqué puertas con amigos o conocidos de mi padre, pero tan solo me han dado la espalda. Esta carta que ahora sostiene en sus manos, es la única prueba que tengo, así que de no ser por usted y como bien sabemos su profesión, no tengo mucho más que hacer–

Suspiró. Los ojos que Vincent mostraba a Filippo eran los de un chiquillo asustadizo, expectativo a lo que el hombre pudiera responder.

–Dígame inspector ¿Cuándo fue la última vez que lo vio?–



We are just shadows in the cascades of history:

We drop from the sky And fill our lungs to feel alive:
avatar
Vincent Sacheri
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 101
Puntos : 89
Reputación : 37
Fecha de inscripción : 05/10/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las horas distantes | Privado

Mensaje por Filippo Di Bari el Miér Feb 21, 2018 10:15 pm

Siempre, desde pequeño, había tenido deseos de buscar la verdad. De resolver malos entendidos, de buscar respuestas a los grandes interrogantes… con el correr de los años eso no había desaparecido dentro suyo, al contrario: se había acrecentado, podía verlo cualquiera que lo conociera de toda la vida.

Desde que su esposa falleció, la obsesión de Filippo mutó. Ya no le bastaba con conseguir verdades, ahora necesitaba hallar a las personas que desaparecían porque por varios días su amor estuvo perdida… Nunca dejó de preguntarse qué estaba haciendo él cuando ella estaba agonizando, dónde estaba cuando a ella la mataban y qué podría haber hecho antes de llegar a todo eso, si hubiera podido detener su desaparición.

Y así como las personas desaparecidas eran su debilidad, también –gracias a los años trabajando en esa rama policial- se había vuelto su especialidad hallarlas, las estadísticas estaban a su favor y eso lo enorgullecía. Por eso aceptaría el caso que el joven le proponía, porque aunque últimamente no hacía más que resolver asesinatos, la pasión de Filippo Di Bari eran las desapariciones forzadas, eso no cambiaría con los años.


-No voy a mentirle, joven Sacheri… No me es de mucha ayuda esto, necesitamos algo más. Lo han visto por última vez hace tiempo, usted a penas lo recuerda… Yo dejé de verlo hace dos años.

Filippo se acarició la barbilla y dejó que su mente se moviera en libertad. Un investigador científico buscando respuestas sobre seres sobrenaturales que, misteriosamente, desaparecía hacía no más de dos años. El camino para comenzar a andar se abría ante sus ojos sin que necesitase demasiado…

Abrió el cajón de su escritorio y tomó su libreta. Tituló el caso como DESAPARICION DE SACHERI y debajo escribió todo lo que se le iba ocurriendo. Para comenzar resultaba apremiante averiguar quienes eran los sobrenaturales tras los que él andaba, tal vez se hubiera entrevistado incluso con algunos. Terrible error, se podría haber puesto en evidencia ante las personas equivocadas.


-Recuerdo que su padre tenía un compañero de investigaciones, ¿sabe usted su nombre? Ay, no lo recuerdo –se quejó, frustrado, porque Sacheri padre le había hablado de su amigo en más de una ocasión-. Dígame, ¿qué sabe usted sobre las investigaciones que su padre estaba haciendo? Creo que en ellas está la clave de su desaparición. Claro que no tengo pruebas, pero mi instinto me dice que debemos comenzar por ahí.


avatar
Filippo Di Bari
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 21
Puntos : 14
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 08/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las horas distantes | Privado

Mensaje por Vincent Sacheri el Miér Feb 28, 2018 3:30 pm

La tranquilidad resultaba ser un concepto efímero. Una ensoñación que de vez en cuando le asaltaba en momentos de agitación y violencia. Las horas se morían una vez más al vaivén y merced del tiempo y con ellas las esperanzas de aquellos desdichados que estaban siendo abrazados ya por la suave caricia de la muerte. Esa guerra interminable que Vincent no sabía cómo afrontar a pesar de no ser ya un niño asustadizo. Había pasado ya mucho tiempo desde que encaró una situación análoga y en cada uno de sus intentos se iba parte de su vida también, porque no había peor sensación que saber era el último recuerdo en la memora sempiterna de sus pacientes. Algunas noches se tornaban interminables, como una espesa capa de oscuridad cerniéndose sobre sus hombros, la locura arrancaba su estado de solaz  a jirones y prefería quedarse encerrado en casa, fumando o bebiendo para darse ese espacio necesario en su rutina.

Había estado en ese estado de aletargamiento, yendo del hospital a su casa y de regreso. Así habían transcurrido sus días y noches. No fue sino hasta un par de días previos a su visita que quiso tornar sus energías en algo que era un hecho a simple vista pero que le costaba afrontar o más bien que no quería encarar. Sabía que no siempre las respuestas eran favorables y aun así estaba de pie aguardando una por parte del hombre.

–Entiendo y siento mucho no poder darle más información al respecto, pensará que soy un hijo mal agradecido o desconsiderado que después de mucho tiempo inicia la búsqueda de su padre. Pero es solo que…– pausó sin dejar de mirar como el investigador buscaba su libreta de anotaciones.

Y al leer el encabezado fue casi imposible no sentir una opresión en el pecho. ¿Cuánto tiempo había estado ausente? ¿Qué tipo de horrores tuvo que haber enfrentado? Tan solo por aferrarse a una ideología que nadie más creía. ¿Habría valido realmente la pena? ¿Había su padre encontrado réplicas a esos enigmas que rondaban su mente? Vincent parpadeó para recuperar la línea de la conversación.

–Es solo que nunca estamos preparados para hacer frente a, usted sabe, el resultado de esas investigaciones–

Asintió de inmediato.

–Franceso DiDonato–

Buscó entre su saco un par de misivas más, aunque más que eso eran como piezas de un rompecabezas difícil de comprender.

–Mi padre– suspiró –Era un soñador despierto, amaba a su familia y a la vida misma, fue por eso que decidió conocer más sobre sus orígenes y sobre aquellas cosas que están en apariencia ocultas a la vista de todos los demás. Creía firmemente que existen otras, como decirlo, especies y formas de vida entre ellas los cambiantes, seres que son capaces de cambiar a formas animales– pausó por unos segundos. –Veo que el término no le resulta ajeno del todo, ser investigador quizás le ha dejado muchos experiencias ¿Me equivoco?–

Agudizó la mirada sobre la carta maltrecha escrita.

–Junio 19, estimado amigo Francesco una vez más me adentro en búsqueda de aquel sujeto denominado “El monstruo de Gens” las pistas indican que nació en las afueras de Gales y se ha asentado en Paris, espero reunirme contigo en menos de una semana para proseguir con lo planeado y poder conseguir una entrevista cara a cara–

Miró a Filipo entonces con más dudas aun dando vuelta por su mente.



We are just shadows in the cascades of history:

We drop from the sky And fill our lungs to feel alive:
avatar
Vincent Sacheri
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 101
Puntos : 89
Reputación : 37
Fecha de inscripción : 05/10/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las horas distantes | Privado

Mensaje por Filippo Di Bari el Vie Mar 23, 2018 8:48 pm

Algo que Filippo no hubiese deseado nunca ser era juez, y eso que a su modo los investigadores juzgaban todo el tiempo y no solo a las personas, sino también hechos, indicios, pistas, hipótesis…

-No soy yo quien pueda juzgar si ha sido buen o mal hijo, ¿quién puede saber eso? Además todos los vínculos son distintos, Sacheri. Le aseguro que usted tampoco podría juzgar la relación que tengo con mis hijas.

Suspiró cansado, la noche había sido larga y al parecer no tenía intenciones de acabar pronto. Por un momento se arrepintió de haber cruzado la calle, tendría que haberse quedado en su casa a descansar… pero no, no podía hacerlo. Además ya estaba lo suficientemente intrigado por el paradero del hombre en cuestión como para desistir del caso que se le presentaba.

-Di Donato, Di Donato –susurró, intentando en vano evocar algún recuerdo-. Ah, con que había algo más… Bien, vamos bien. –Inesperadas pistas se sumaban y algo le decía que, aunque tenían muy poco, ya se estaba abriendo ante ellos un camino.

Hizo algunas anotaciones en su libreta, palabras que llegaban a su mente y que él no desoiría pues su inconciente estaba entrenado, después de todo era toda una vida de seguir su instinto.


-No, no se equivoca. He visto de todo desde mi llegada a esta ciudad, los cambiantes no me sorprenden… criaturas magníficas, tanto que no se nota a simple vista su condición. De hecho usted podría ser uno sin que me dé cuenta, o podría serlo yo y usted no notarlo pese a estar aquí muy cerca de mí. No culpo a su padre por la fascinación que tenía con ellos… ¿quién no se sentiría atraído ante la idea de conocerlos en profundidad? ¿Quién no cedería a la tentación de ser el primero en descubrir las respuestas a las preguntas que muchos en silencio se hacen? –Se incorporó en el asiento-. ¿Desea usted seguir las investigaciones de su padre? –le preguntó, tal vez sonando algo entrometido-. Noto que le generan cierto interés, ¿es solo porque eran el desvelo de Sacheri o porque a usted también le atrae la idea de analizar a los cambiantes?

Escuchó con atención lo que el joven leía, una vez más anotó todo en su libreta. Como primer medida debía dar con Di Donato, luego ocuparse de hallar al galés, quien podría tener un móvil para procurar una presunta desaparición forzada de Sacheri, puesto que a él lo estaban investigando (molestando, tal vez). Aún así algo no escapó de Filippo:

-¿Por qué su padre tenía una carta que en verdad iba dirigida a Di Donato? Porque no llegó a enviarla tal vez, quizás algo no le permitió hacerlo cuando se disponía a ello.


avatar
Filippo Di Bari
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 21
Puntos : 14
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 08/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las horas distantes | Privado

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.