Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 07/45
Afiliaciones élite: abiertas
Última limpieza: 07/06


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




Podemos adquirir la libertad, pero nunca se recupera una vez que se pierde. → Libre

Ir abajo

Podemos adquirir la libertad, pero nunca se recupera una vez que se pierde. → Libre

Mensaje por Roland F. Zarkozi el Lun Oct 09, 2017 9:15 pm

Las cadenas de la esclavitud solamente atan las manos:
es la mente lo que hace al hombre libre o esclavo.


Franz Grillparze.-






A Roland le gustaban estos días. Cuando el sol se encontraba escondido, la brisa golpeaba contra su cuerpo, y el trabajo resultaba menos difícil o pesado que en otros días. No es que fuera perezoso, pero sabía que la vida se le iría trabajando para poder comer en el presente y tener momentos de calidad con sus Inquisidores le resultaba sin duda, una de las mejores inversiones, además, todos habían llegado a trabajar bien.

Los jóvenes habían hecho presencia en la plaza central de la ciudad ¿para qué? Algunos tenían pasos de baile que enseñar, otros alguno que otro retrato, incluso algunos trucos de “magia”, todos ellos eran un estuche de monerías, y antes de terminar sin ningún sólo peso para poder alimentarse los siguientes días, lo mejor que podían hacer era ganarse la vida como mejor se lo sabían hacer, y todo antes de que los guardas de la noche llegaran a joderles el acto, e intentar llevárselos a todos a los calabozos.

El joven que vivió bajo el legado de Gregory, de vez en cuando vitoreaba junto con el resto. ¿Para qué? Para llamar la atención de las personas, y las mismas intentaran acercarse, o hicieran que más se aproximaran a los actos. Con una sonrisa amplia Roland se detuvo al sentir un jalón. Observó a la chica, y se encogió de hombros para seguir caminando ¿Le abría entendido?

Siempre que tengas el alma libre, y el corazón enorme, puedes venir con nosotros — Aclaró el joven estirando su mano para tomar la ajena, simulaba ser parte del equipo. La calidez de la chica le arrancó una sonrisa cálida — Nosotros somos de la calle, no te juntes demasiado con esta gente o podrán verte mal — Señaló a los ojos llenos de prejuicio. Todos ellos personas de la clase alta — Me llamo, Roland, por cierto — Se presentó apresurando el paso porque los estaban dejando, y lo mejor era avanzar todos al mismo ritmo — Más tarde te presento a los demás, apúrate — Le tiró de la mano para que ambos comenzaran a correr.

Cuando llegaron a la plaza, una de las chicas cantaba, mientras otros dos tocaban una guitarra oxidada y unas castañuelas medio rotas. Roland se sentó en el suelo junto al resto. Le dio une espacio considerado a su nueva amiga para que se acomodara a su lado.
Se estaba haciendo pasar como alguien de la calle, estaba cometiendo una locura, deseaba poder ser alguien normal.


"Si le prestas atención a su mirada en vez de su sonrisa.
verás la tristeza en sus ojos."
Abigail&Roland:
Zarkozi:
Roland F. Zarkozi:
avatar
Roland F. Zarkozi
Condenado/Licántropo/Clase Alta
Condenado/Licántropo/Clase Alta

Mensajes : 83
Puntos : 135
Reputación : 62
Fecha de inscripción : 07/11/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Podemos adquirir la libertad, pero nunca se recupera una vez que se pierde. → Libre

Mensaje por Svetlana Alekséyevna el Dom Dic 17, 2017 12:29 am

Una mariposa sin alas ¿Dejaría de ser llamada mariposa? Porque si bien necesitaba de sus alas para poder volar y rasgar el cielo, aún tenía la oportunidad de ser libre de otras maneras, o al menos eso era lo que Loreto necesitaba creer en ese instante. Había cortado sus propias alas para poder salvar a Lioneta, aunque ella no lo supiese siquiera. Fue un acto de valentía aunque poseía ciertos ápices de venganza. Cuando tomó la decisión lo primero que le vino a la mente fue el saber que bajo ese riguroso “contrato” estaba salvando a los suyos. La vida de sus padres fue tomada de manera violenta y ella cuando supo los motivos no tuvo más remedio que empezar a maquinar un plan para devolverles el favor. Cuando era niña solo conocía un sentimiento y estúpidamente creyó que toda la vida sería un sueño en rosa. No obstante ella misma cayó en la cuenta que las cosas en este plano terrenal poseen diferentes matices.

Irónicamente el mismo joven que le ayudó a finiquitar esa vendetta, era el dueño de sus pensamientos y ella jamás iría en contra de él. La relación que se forjaba entre ella y el vampiro iba más allá de la seducción y la posesión que el a veces sentía. Un sentido de pertenencia que no era palpable, pero que ambos estaban conscientes de vivirlo. El inmortal nunca le negó nada y a pesar de eso Loreto no era una mujer caprichosa. Así que ese día en particular no pidió otra cosa que salir a caminar, a tomar el sol. Reacio en un inicio su compañero accedió con la única promesa de que volviera a su lado. Ella no tenía por qué huir pues después de todo no tenía a donde. Ya no era una gitana, ya no pertenecía al mundo de las caravanas y los cantos. Dejó de caminar descalza bajo la lluvia para enfundar su cuerpo en indumentaria fina y costosa.

Ese día volvió a ser ella misma, se vistió con un viejo vestido que ya no usaba, despeinó un poco su cabellera rubia y alejó el maquillaje de su rostro níveo. Loreto poseía una belleza natural que no necesitaba resaltar todo el tiempo. Quizás si regresaba a sus raíces encontraría una oportunidad de hallar a su hermana menor. Toda la mañana caminó con un grupo de desconocidos, cantantes y vagabundos que disfrutaban de ese modo la vida, cuanto estaba disfrutando de aquel reencuentro con la vieja Loreto, la mujer que reía más y no necesitaba de mentiras para sobrevivir.

Tomó de la mano sin pensarlo del hombre, jamás lo había visto pero se sintió extrañamente identificada con él.

–Soy Loreto, el gusto es mío Roland– susurró.

La naturalidad con la que ella se expresa jamás se veía afectada por su estado de ánimo.

–Tiene mucha razón, joven. Un alma libre y un corazón noble siempre caben en todos lados–

Suspiró con pesar, porque ella misma no lo era. Estaba muy lejos de convertirse en alguien así, pero solo por un día fantaseo con la idea de que todo podía ser como antes.

–Vamos Roland, no creo que todos estén llenos de prejuicios, dime ¿Hace mucho tiempo que vives en las calles? ¿Conoces a esos desconocidos?–

Inquirió mientras sus ojos cerúleos se iluminaban al verles disfrutar de esa fiesta pagana.




Will you find what lives behind my eyes?:
avatar
Svetlana Alekséyevna
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 30
Puntos : 20
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 22/03/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.