Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 00/45
Afiliaciones élite: cerradas
Última limpieza: 16/01


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


Ma vie, ma vôtre [Privado]

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ir abajo

Ma vie, ma vôtre [Privado]

Mensaje por Soleil el Jue Oct 12, 2017 5:25 pm

Recuerdo del primer mensaje :


Porque TÚ eres mi hogar.




Después de nuestras últimas palabras, no volvimos a coincidir nada más que en lo preciso. Siempre juntos, donde con una simple sonrisa o una mirada, terminábamos confesándonos cualquier tipo de sentimiento o secreto, menos el que llevaba a mis espaldas. Estaba tan enamorada de aquel guerrero que ya ni me preocupaba en ocultarlo, ¿para qué? Si yo misma acababa de sentenciarnos a ambos, mis palabras fueron duras y nunca, jamás tuvimos una pelea como esa.

Le echaba de menos a cada segundo, era ante todo mi mejor amigo, mi compañero desde que tuve conocimiento. Mi manía de verle entrenar por la misma ventana de siempre, limpiar la leonera que llamaba habitación, despertarle con la bandeja del desayuno y bromear entre risas. Lo echaba tanto de menos que dolía, dolía más saber que era mi culpa. Lo alejé de mí cuando más lo necesitaba y era algo que no me perdonaría nunca.

Me advirtieron que no fuera a ese entrenamiento en especial pero como siempre, hice caso omiso. Pasó tanto tiempo que me creó angustia, una que no me dejaba respirar en determinados momentos. Mi Drittsekk se había convertido en una gran parte de mí, crecimos juntos, compartimos tanto y más. Le echaba en falta, mi vida se había vuelto vacía sin él, el evitar encontrarnos...dejarnos perder por el orgullo, algo de lo que carecía pues siempre me lo tragaba y daba mi brazo a torcer, pues él era más importante que una disputa del tipo que fuese. Era mi guerrero, el mejor de todos y pudo demostrarlo, más lo haría.

Vestía de oscuro, prefería camuflarme que ser un blanco fácil. Caminé durante al menos una hora, dónde se encontraban estaba alejado de Akershus, me conocía esas tierras como la palma de mi mano pero de noche...no era tan fácil seguir un camino en cuestión. Al sur, llevaban días de entrenamiento y rastreo, asegurándose que todo estaba en orden y quedásemos a salvo. Mi guerrero custodiaba como ninguno, fuerte y voraz, seguro de sí mismo y enfadado con una pobre criada que no había hecho otra cosa que echarle de menos.

Vi a lo lejos a uno de los nuestros, me apresuré a caminar más aprisa. No sentía miedo de la oscuridad, sí de haber perdido la oportunidad de haberme pertenecido y yo mismo desecharlo como si no me importase. El miedo y el temor te jugaban malas pasadas, esta vez...volví a por él. Ya casi llegaba, solo veía un sendero a media luz, la luna apenas podía alumbrarme. Sonreí, le vi a lo lejos, su silueta la conocía a la perfección, alto y ese pelo endemoniado, rebelde como él. No debía estar allí pero cuando algo te importa vas a por ello aunque sea al mismo Valhalla.

-¡Dritt! Dritts..-mi sonrisa se congeló cuando me detuve de golpe, pude notar como mi ropa fue rasgada, la piel dejando entrar una flecha afilada a la altura de mi hombro, creían que era el enemigo y como si fuese éste, abatido...caí al suelo susurrando su nombre, una y otra vez.
avatar
Soleil
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 112
Puntos : 110
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 05/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: Ma vie, ma vôtre [Privado]

Mensaje por Soleil el Dom Feb 18, 2018 10:30 am

No podía apartar la mirada de él ni un mísero segundo, siempre había sido así, le hacía olvidarse de lo demás. Incontables veces se le cayó lo que llevaba en las manos por quedarse mirando y no detener sus pasos, sonreír y suspirar en silencio, ocultando lo que para todos los que la conocían no era ningún secreto. Se enamoró de él desde que la señora Valeria la dejó a su lado en la cuna y los pequeños dedos de ambos se enredaron para...no soltarse jamás. Y lo que no era un secreto, Soleil lo tenía guardado bien dentro en su pecho después de lo ocurrido, volver al lugar que le correspondía en la vida de aquel que sería el gran amor de su vida.

La decisión de seguir sus pasos supondría un antes y un después en la vida de la joven que fue acogida por Valeria Cavey. Ella misma decidió servirles, ser la joven de confianza del servicio pero jamás ser tratada como tal, si algo diferenciaba a esa familia era justo por eso, trataba a los suyos por igual aunque la clase social no fuese la misma... si no como realmente lo sentían en el corazón. Por él su cariño y afecto, tan diferente a cualquier otro de sus hermanos, para Soleil, Dritt era su rayo de luz en una vida tan diferente a la que habría tenido si la señora no la hubiese sacado de la calle.

Las bromas entre ellos seguían siendo las mismas, las miradas ancladas que duraban una eternidad y Sol...se conformaba. La sonrisa no se borraba de su rostro, la inconsciencia la obligaba a mirarle de reojo, perdiendo sus orbes oscuras en su cuerpo que delineaba a conciencia, dándose el placer y el capricho de obtener de él tan sólo su imagen desnuda, despeinado, perdida en su voz y amándole aún más a cada segundo en silencio. Tuvo que apartar la mirada cuando la atrajo hacia sí, de repente se asustó por si se había dado cuenta de que su mirada desvelase lo que realmente pensaba en ese momento y aquella noche con alcohol en sangre, dijo sin poder contenerse más, fue impulsiva por una vez cuando debió callar pues no fue el momento y lo aceptó.

Cuando regresó, abrió despacio la puerta, sus orbes oscuras buscaron su silueta dentro del agua. Entreabrió los labios al apreciarle en el interior de la tina, la piel del guerrero brillaba , gotas de agua que acariciaban su piel, dándole envidia. Necesitaba ese baño y ella...ella le necesitaba a él, aunque sólo fuese tocarle una vez más. Con un trozo de jabón en las palmas, sus delicadas manos comenzaron a darse el lujo de empezar a enjabonarle, desde su hombro derecho, paseándose por su brazo, perder las yemas en cada centímetro de su piel e imaginar en silencio, fantasear como cuando era niña. Imaginaba que la invitaba a no ser el único invitado a la tina, sus dedos se perdieron en su abdomen, hundiendo con suavidad y delinear cada cicatriz de guerra, su voz...le devolvió a la realidad. No lo esperó por lo que se sonrojó visiblemente, sus labios eran incapaces de emitir palabra alguna.

-Maldito borracho, calla y déjame acabar, no te muevas -no se estaba moviendo, no era ningún secreto que a Sol le perdiese ese joven, su compañero, su amigo. Con cuidado y mimo, trataba su piel como el tesoro más valioso, relajando sus músculos y contribuyese al descanso que merecía tras toda la noche de viaje. Soleil comenzó a temblar cuando la mano libre de la esponja aclaró su torso, tocarle se había convertido en algo tan prohibido como amarle.

No controlaba los sentimientos, se le escapaba de la razón. No le pedía nada, nunca lo hizo...sólo tiempo, uno que le costó aquella oportunidad de poder pasar una vida como siempre deseó pero si hubiese aceptado, él jamás se encontraría en sí mismo. Verdaderamente pensó que era su atadura a Akershus, lo que le impedía a conocerse a sí mismo por ello, ahora que eran libres, tenían ambos la posibilidad de buscar y encontrar una nueva vida, juntos o separados.

Inconscientemente, la voz de Sol comenzó a tararear una canción, como si fuese un susurro lejano, no era consciente de que la estaba oyendo, ni siquiera de si era mejor o no seguir con aquella tortura de recorrer su cuerpo. Sonrió de forma triste al imaginar que sus manos no serían las únicas que lo recorrerían, cerró los ojos para controlar sus emociones, no volver a cometer ninguna tontería. Ambas manos, se dirigieron a perfilar su rostro, dejando sentir su tacto mientras esas palabras susurradas en forma de canción llegaba a sus oídos, no atreviéndose a tan siquiera decir palabra que no fuese canción. Apoyó su frente en la ajena, cantándole desde el mismo fondo de su alma, sólo le pedía que la escuchase y volviese a dormir.

-Descansa, descansa amor.. voy a hacer los panecillos , como siempre. Para eso está Sol.-cerró los ojos, haciendo ademán de apartarse, ese baño le hubiese bastado para descansar, relajarse. Y ella, volviese a mimarle con sus panecillos de siempre, sólo que en este caso... ahora, sí que sabía defenderse. Acepta y seguir.

Spoiler:
avatar
Soleil
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 112
Puntos : 110
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 05/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ma vie, ma vôtre [Privado]

Mensaje por Drittsekk el Jue Feb 22, 2018 1:40 pm

Si algo podía leer en la mirada parda de la mujer de ébano que tenia frente a mi, es el amor que me procesaba. Sonreí divertido cuando sus manos se deslizaban despacio por mi cuerpo, enjabonandolo, limpiándolo no solo del barro del camino, si no del cansancio que entre caricias se iba relajando.
-¿panecillos? -pregunté adormilado.

Mis dedos se enredaron en el oscuro pelo de su nuca, que a través de mis dedos y como una cascada oscura caía sobre su hombro.
Tiré de ella hasta que nuestros labios se rozaron, mi aliento penetró en la cavidad húmeda de su boca fundiéndose con el ajeno mientras nos mirábamos en silencio.
Nos conocíamos desde que eramos unos niños, el deseo al que me arrastraba su cuerpo era demencial, mas lo mas peligroso eran los sentimientos fuertes que me ataban a esa mujer que tenia de frente.
Si bien era cierto que hubo un tiempo donde lo hubiera dado todo por desposarla, por mantenerla a mi lado, después entendí que ella necesitaba madurar y yo un camino lejos de Akershus para encontrarme a mi mismo. El amor es un sentimiento peligroso, por eso tenía que controlarlo, de no ser así terminaríamos ambos mal y yo no quería eso ni de lejos. Si el camino nos llevaba a unir nuestras vidas necesitaba la seguridad absoluta de que yo era lo que ella quería, pues ya cometí una vez el error de lanzarme al vació sin red y la ostia que me dí rasgo mi corazón con tanta fuerza que ahora ante mi había alzado una alta muralla que no le permitía traspasar.

Atajé la distancia, depredé su boca con hambruna, lamiendo sus labios, mordiéndolos entre jadeos.
-vamos a la cama -le pedí contra su boca.
Un reguero de agua sobre el suelo de madera, mis pies tambaleantes por el efecto del alcohol hasta que sobre el lecho caímos los dos.
Nuestros cuerpos se enredaron como la hiedra, besos húmedos, largos prolongados, plagados de deseo y promesas susurradas.
La fricción de nuestros cuerpos hacían saltar chispas, gemidos que inundaron aquella cámara mientras entre gruñidos sus caderas bailaban contra mi abultada entrepierna.
Rendidos al placer acabamos cayendo exhaustos sobre el lecho ,mis dedos acariciaron su rostro, mirándola fijamente, sintiéndome tranquilo y saciado en cuerpo y alma.

No se el tiempo que permanecí despierto, pero debió ser poco pues aun dentro de ella sucumbí a los designios de Morfeo dejandome mecer por el crepitar de las llamas.




avatar
Drittsekk
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 127
Puntos : 131
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 06/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ma vie, ma vôtre [Privado]

Mensaje por Soleil el Mar Feb 27, 2018 10:43 am

Describir lo que le hacía sentir, era completamente imposible. La mirada oscura de Dritt la desarmaba, como si con un simple pestañeo la desnudase y recorriese cada centímetro de su piel, sin tan siquiera tocarla. El tacto de sus dedos sobre la ropa, le quemó directamente la piel, entreabriendo los labios y recibir su beso, su ansiada boca a la que no le importaría devorar durante todo lo que le quedaba de vida. No podía evitarlo, menos controlarlo, lo que él provocaba en ella sobrepasaba más allá de la razón.

Desnudó su cuerpo con prisa pero con mimo, repasando cada línea de su piel, dibujándola con las yemas, sonriendo contra sus labios, susurrando palabras que murieron en cada gemido. Aún en ese momento cumbre, no le pidió otra cosa que la amase de ese modo, sentirse única y especial entre sus brazos, así había sido siempre. Sin pedirle nada a cambio, sólo unas horas en donde dejarle mostrarle todo lo que tantos años calló y por miedo de tenerlo todo de golpe, perderlo.

No cerró los ojos, verle perdido de deseo y ganas por ella, era lo que realmente significaba en esos momentos. Tan hermoso y rebelde, su sol resplandeciente. Sol, dejó un reguero de mordiscos en su labio inferior, tentada a devorarle por entero, la oportunidad de decirle sin palabras lo que él fue y sería para ella, pasase lo que pasase. El amor que mostraba sus ojos oscuros como el café, era tan infinito, tan difícil ocultarlo. En ese momento cumbre en el que fueron uno, no le importó lo más mínimo que leyese lo que realmente pasaba por su cabeza, cada descarga de infinitas sensaciones al sentirle suyo, dentro de ella...sí, completa y absolutamente suyo. Su Drittsekk, guerrero, compañero, amigo y amante.

Jadeó contra su boca, totalmente perdida en el orgasmo. Llegar a la cumbre y ser la única ante sus ojos, avivaba la esperanza de poder recuperarlo del modo que lo tuvo y se le escapó de las manos. Temblaba de emoción, piel de gallina por las emociones, los sentimientos que no dejaban de crecer y crecer. Drittsekk, su sol. Aún con la respiración entrecortada, sus manos atraparon el rostro ajeno, acariciándolo con mimo, dejando un camino de besos hasta llegar a sus ojos en donde besó los parpados cuando él cerró los ojos y se abandonó al sueño.

Y fue entonces , cuando en silencio, dos lagrimas cruzaron sus mejillas. Los dedos de la mulata, se pasearon por el rostro perfecto del amor de su vida, el único y verdadero. Sus labios tomaron vida propia, susurrando una y mil veces que lo amaba, así era, sería siempre. Y sin separarse de él, se quedó dormida entre sus brazos hasta que los rayos de sol se colaron por la vidriera de la ventana. Fue la primera en despertar, sin moverse, lo contempló dormido, seguramente con un dolor de cabeza monumental por haber bebido. Trepó por su cuerpo, quedando abrazada a él y dejar un beso en su frente y mejilla, uno corto en los labios.

-Bonjour...Dritt, vamos. Tenemos que emprender camino. -el remolón le hizo reír por lo bajo, echó la manta por encima, enredada en él y quedar sobre su cuerpo, tomándole de las muñecas para que no pudiese moverse -He aprendido mucho de las amazonas, con sólo un movimiento de rodilla, puedo tenerte a mi merced... -susurró bajito, juguetona, tan guerrera como siempre.
avatar
Soleil
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 112
Puntos : 110
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 05/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ma vie, ma vôtre [Privado]

Mensaje por Drittsekk el Jue Mar 01, 2018 10:28 am

Pasamos el día cabalgando recorriendo tierras norteñas, hasta alcanzar uno de los poblados.
Entramos en la posada cuando la luna se encontraba en lo más alto. Al entrar note un ambiente extremadamente cargado, hacia muchísima calor, por no hablar del humo de varias pipas con las que fumaban algunos de los viajeros. Unas cuantas mesas cuadradas distribuidas por el comedor daban sustento a muchos de los viajeros que cenaban y bebían alegremente. Frente a las mesas se encontraba una enorme barra de madera, con varios bidones de cerveza e hidromiel, de donde un hombre de mediana edad se esforzaba por llenar unas grandes jarras que lanzaba resbalando por la barra apresuradamente, hacia dos mujeres jóvenes de cabellos dorados, que las cogían y llevaban con un ritmo frenético a las distintas mesas.

Había todo tipo de viajeros, y de todas las razas conocidas. Aunque sin dudarlo lo que más abundaban eran los humano.
-Vamos a cenar, me muero de hambre.
No tardo ni un minuto en llegar una de aquellas jóvenes, su cabello rubio recogido en lo alto con un lápiz mostraba un brillo espectacular, gotas de sudor resbalaban por su rostro, sus ojos eran azules y sus labios de un color rojo intenso.
-Hola que os pongo –pregunto desenfadada.
-a ti –conteste guiñándole un ojo sonriente.
-Os traeré el menú de la casa, seguro que os saciara –sonrió de nuevo mirando a Sol por la cruz que le había caído a mi lado- ¿hidromiel y cerveza de beber?
-perfecto –le conteste.
-Trae agua también – pidió Sol.
-vale –sonrió la chica antes de alejarse de la mesa.

Acerque la jarra a mis labios y di un trago, que entro suavemente por mi garganta.
La chica no tardo en volver con toda la comida .
-Estaba de broma -aseguré ante el ceño fruncido de Sol.
Cogí un trozo de pan y me lo lleve a la boca, deboré la cena y seguí bebiendo.
Tras acabarme la jarra y el pan me serví la segunda, empezaba a sentirme un poco más animado, y a reírme con los absurdos comentarios de Sol que me decía que no tenia remedio.
-Luego podemos subir arriba y ..ya sabes -dije lanzandole un bocado.

Cuando todos los viajeros terminaron los turnos de cenas, las camareras ayudadas de algunos de estos apartaron las mesas pegándolas contra la pared, colocándolas formando otra barra supletoria. En el centro quedo un enorme hueco que dejaba al descubierto un suelo de madera rojiza lleno de migajas de comidas.
Una alegre música comenzó a sonar, desvié la vista hacia allí, dos hombres tocaban sendas violas, y una mujer de cabellos largos y negros cantaba al ritmo de ellas, con una voz angelical. Algunos de los viajeros subieron escaleras para arriba, otros sin embargo parecían animados a disfrutar de la música mientras apuraban sus vasos. Tal y como pasaba el tiempo, los viajeros comenzaban a animarse y salían a bailar, acompañados de algunas de aquellas mujeres de vida alegre que merodeaban la sala en busca de clientela.
-¿Bailamos morenita?
avatar
Drittsekk
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 127
Puntos : 131
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 06/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ma vie, ma vôtre [Privado]

Mensaje por Soleil el Dom Mar 04, 2018 10:20 am

La fortaleza de Akershus iba quedando atrás, cada vez más lejana pero en el corazón. Soleil nació en Paris pero su hogar era el norte, prácticamente se crió allí con sus hermanos, con él y por ende, le era incapaz dejar su tierra pues sería como enterrar una parte de ella. En la parada para pasar la noche y comer algo, emprenderían de nuevo el viaje, ¿si quedaba mucho? Difícil saberlo, no llevaban destino concreto, sí la brújula que eran ellos mismos. Desde que abandonaron Akershus, Drittsekk se había prestado a ayudar a aquellos que lo necesitaban y no pedir nada cambio, sólo gratitud sin importarle nada más que hacer lo correcto.

Eso era algo que Soleil le atrapaba de su compañero, su forma de ser y de actuar. Ese temperamento imposible e insoportable se mezclaba con la valentía de sus actos, un auténtico guerrero que no necesitaba título ni apellido. Y sus pensamientos la llevaron a evadirse de todo un instante hasta que la posadera se acercó a tomar nota, sabía lo que ocurriría y ¡voilá! Los piropos y el coqueteo constante de se hombre con toda falda que se le pusiese por delante, Sol sólo apartó la mirada con el ceño ligeramente fruncido, algo tan normal y predecible, no cambiaría nunca y tampoco se lo tomaba a mal, él era así...un conquistador nato capaz de encandilar a cualquier dama. De todas pero de ninguna.


-Lo sé. De broma pero en serio -tenía tanta hambre que lo de esa joven le trajo sin cuidado ¿qué iba a montar una escena? No era de esas y no iba a serlo ahora. Sus ojos pardos, le observaron en completo silencio, como de costumbre, sin perder ni un segundo. Mera espectadora y jamás la protagonista, así se sentía muchas veces, lo aceptó hacía mucho y no iba a pedir privilegios, menos a exigir nada. Soleil era diferente a cualquier otra mujer que pasó por los brazos de su amigo de la infancia, el amor anclado en su corazón.

-¿Morenita? ¿Qué clase de invitación es esa? -se echó a reír inevitablemente, siendo ella quién tomó la iniciativa y cogerle de las manos, tirando hacia sí para arrastrarle hacia la improvisada pista de baile. Nunca bailaron antes, Dritt era más de barra y de risas, no solía bailar con mujeres y eso , le hizo especial gracia. Junto los pies, tomando posición inicial y comenzar el baile cuando una nueva pieza de baile hizo eco en la alegre taberna. Gente de todas clases bailaban al son de unos músicos de calle que como ellos mismos habían pasado allí la noche resguardándose del frío.

La sonrisa de la mulata, se ensanchó al enredar los dedos en los ajenos, muy elegante pero muy diferente al paso siguiente. Tiró de él hacia sí, hundiendo las yemas de los dedos en el final de la espalda del guerrero para atrarle y sus frentes quedasen apoyadas, un beso inacabado...un roce en la comisura de la fuente en la que bebería hasta la última gota...los labios de su Drittsekk.

-Espero que sepas seguirme el ritmo. Me tendré que buscar a otro en ese caso -no avisó, empezó a dar vueltas con él, entre risas... dejándose guiar por la música. En medio de la canción, lo soltó para en medio de la pista, realizar ella sola unos pasos perfectos de baile que acaparó las miradas de alguno de los presentes. La alegre risa de Sol inundó la sala al igual que la música, sus ojos...anclados en los de él, buscándole a cada segundo, un momento importante...el primero de muchos.

Y un hombre, se animó a pedirle un baile a lo que Sol accedió, guardando las distancias. Un momento divertido en el que el hombre en cuestión aprovechó para deslizar las manos por su cuerpo, atreverse a tomar lo que no era suyo. En otro momento, hubiese temblado pero las cosas habían cambiado. Alzó la rodilla el momento perfecto para proporcionarle un golpe en la entrepierna, la mirada dedicada lo dijo todo y sus ojos ojos centellearon, no podía quitarle la vida con tantos ojos mirándole.

-Vuelve a tan siquiera pensarlo y te encontrarán flotando en el abrevadero -buscó a Dritt, no le importó que no quisiera, le cogió de la mano para subirse a una de las mesas, el cansancio del baile, la adrenalina que supuso ser ella quien sola se quitó al hombre de encima. Buscó sus labios con hambruna, dejando claro a quién pertenecía.

avatar
Soleil
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 112
Puntos : 110
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 05/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ma vie, ma vôtre [Privado]

Mensaje por Drittsekk el Mar Mar 06, 2018 12:39 pm

Comenzamos a bailar, al ritmo de la música, un hombre se lanzo solo felizmente junto a nosotros mientras se movía bruscamente a nuestro lado, la verdad es que resultaba muy divertido ver que carecía de todo ritmo.
Peor cuando tiro de Sol para aprovecharse de su cuerpo, mi gesto cambio a uno mucho mas sombrío, no era la primera vez que alguien buscaba hacer de ella lo que quisiera.
Al final no hizo falta que interviniera, pues ella misma lo puso en su sitio, su boca colisiono con la mía ansiosa, dejando claro que en esa pista era el único que tenia derecho a tocarla.
No me di cuenta pero besándome con Sol me choque con un humano de gran tamaño que se paró de golpe mirándome.
-perdona- le dije sin darle importancia y volviendo a coger a Sol por la cintura.
Note un empujón seco por la espalda, que me lanzó contra Sol haciéndola caer al suelo.
-¿estas bien? –le pregunte ayudándola a levantarse.
Me gire de golpe hacia el hombre que prácticamente me duplicaba en tamaño, portaba una espada a dos manos anclada a la espalda por una funda de piel, y mostraba una sonrisa burlona que enseñaba a un grupo de humanos, que a simple vista parecían tan imbéciles como él.
-tu gilipollas, como vuelvas a poner una mano encima de mi amigo –dijo Sol encarándose a el hecha una furia.
Al pasar por mi lado extendí la mano y la pare. Algo ardía en mi interior, tome aire.
-eh tu retrasado, porque no tratas de empujarme ahora que estoy de cara –dije clavando una mirada salvaje que salió de lo más profundo de mi alma.
Las risas de sus amigos cesaron, parece que nadie tendía a meterse con él.
Sol corrió frente a mí.
-¡Dritt que coño haces! –Dijo tratando de calmarme- perdónale -dijo dirigiéndose al humano- ha bebido demasiado y…
La cogí por la cintura y la aparte con suavidad.
-ya no te ríes mole de mierda, te lo repito porque parece que no me has oído ¿porque no tratas de empujarme ahora?
El tipo se acerco a mi apartando a todo aquel que se entrometía inconscientemente a su paso, me mantuve allí firme esperándole, su cara mostraba una terrible incredibilidad.
-¡voy a matarte! –balbuceo al llegar frente a mi, mientras en la posada se hizo un profundo silencio.
-supongo que no será con el mal olor de tu aliento –bromee desafiante.
Oí una carcajada proveniente de una de las mesas, un tipo seguía allí sentado, parecía extremadamente divertido, con una posadera sentada en sus rodillas.
-aquí no –gruño el posadero sacando una ballesta de atrás de la barra y apuntándonos- si queréis pelea salir fuera.
Asentí, mientras encaminaba mis pasos serenamente hacia el exterior.
-Dritt por favor esto tampoco te hará sentirte mejor, créeme –suplico Sol.
-ahora vuelvo –le dije apartando mi brazo suavemente de su mano.
El humano también salió hacia fuera seguido de todos sus compañeros que lo animaban, creyendo que la batalla la tenia ganada.
Sol salió tras de mi, al igual que una gran cantidad de viajeros sedientos de sangre.
-¿preparado para morir? –pregunto la mole lanzándose con la espada en alto contra mí.
Me quede quieto, y con un ágil movimiento esquive el golpe que cayó a plomo justo al lado de mi pie, hincándose en la húmeda tierra.
-de momento solo pareces poder matarme de aburrimiento –le conteste divertido.
El tipo parecía enrabietado ante las risas del resto de los viajeros, y alzo de un golpe seco su espada hacia mí, me agache y esta paso velozmente sobre mi cabeza, seguida del brusco movimiento del humano, que dejo al descubierto su costado. Lance mi pie con un golpe seco sobre este, haciéndole perder el equilibrio, y forzándole a apoyar su espada de nuevo en el suelo para no caer.
Las risas del resto volvieron a acompañarme mientras volvía a tomar mi posición inicial.
La gran mole, comenzó a dar golpes sin sentido con el único propósito de partirme en dos, pero para mí esquivarlos era tremendamente fácil.
-¡deja de moverte mequetrefe! –gruño el humano mientras le salía saliva de la boca fruto del cansancio
Clave mis ojos en los suyos poniéndome serio
-sigo aburrido, pensé que esto me haría sentir mejor, pero hasta peleando contigo no puedo dejar de pensar en otras cosas.
Alargue mi mano y saque mi arco, mientras mi pecho seguía ardiendo. El hombre corrió hacia mí de nuevo espada en alto, pero antes de que llegara clave sendas flechas en sus brazos, forzándole a soltar su espada.
Me miro jadeando frente a mí incapaz de dar un paso, su gesto era de profundo dolor, parecía esperar su final con resignación.
Apreté los dientes y volví a cargar una flecha. Estaba enfadado, dispuesto a acabar con la vida de aquel maldito hombre, que no me había dado una batalla digna.
-Basta Dritt –oí la voz de Sol que se acerco a mi- esto no hará que te sientas mejor, todo lo contrario.
Tense el arco mientras mi mano derecha temblaba fruto de la rabia. Recordaba como la habían violado y ...
-vamos Dritt, tú no eres así, baja el arco –repitió.
Deje volar mi flecha que paso a escasos centímetros de su mejilla clavándose salvajemente en la puerta de la taberna.
Colgué de nuevo el arco en mi espalda mientras el hombre caía de rodillas sabedor de que acababa de perdonarle la vida.
avatar
Drittsekk
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 127
Puntos : 131
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 06/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ma vie, ma vôtre [Privado]

Mensaje por Soleil el Miér Mar 14, 2018 1:45 pm

« Parce que tu es mon bouclier et que je suis à toi. “



El ambiente resultó ser de lo más agradable, el primer baile de ambos dejando atrás su niñez. Los amigos que ahora se miraban, en su caso, una mirada de absoluto y puro amor, uno imposible. Entre risas, dejó algún que otro beso en su mejilla mientras daba vueltas y vueltas con él tomado de las manos, enredados como deseaba que estuviesen durante toda esa noche. Se lo imaginó, entregándoselo todo, proclamándole suyo una vez por unas horas, minutos, segundos...disfrutando de cada uno de los momentos a su lado.

La disputa y el enfrentamiento, finalizó la velada. Siguió sus pasos, siempre a su espalda, temiendo que pudiese ocurrir cualquier cosa. Los ojos pardos de Sol se perdieron en la figura del rival que poco tenía que hacer, prefería dejarlo pasar y seguir el camino pero insistía, no se daba por vencido y la única solución era parar esa locura. La mirada de la mejor amiga del guerrero, aquella que siempre estuvo frente a él ofreciéndole su mano, curándole las heridas, su apoyo incondicional y siempre así sería.

-¿Estás bien, Dritt? -preocupada, deslizó las yemas de sus dedos por su rostro. La gente comenzó a disiparse pero aquel hombre y su séquito seguían allí, mirándoles como si fuesen gusanos que aplastar. Apenas a unos metros, aprovechar que el guerrero la miraba para calmarla, apenas un rasguño en la mejilla, el dedo índice de la mulata se paseó despacio por la herida, apenas unas gotas de sangre impregnaron sus dedos y éstos, los llevó a sus labios, limpiando el resto de sangre y en silencio, hacer una promesa.

El hombre, lejos de aceptar y agradecer que le acabase de perdonar la vida, se levantó raudo a acabar con aquel quien había interrumpido su tiempo de descanso. Sol, sobre el hombro del guerrero, divisó al individuo, sus ojos chispeantes de rabia y en su mano, empuñaba el arma. Todo pasó muy deprisa, apenas en un pestañeo, Fiolett le dijo un sin fin de veces que pensar las cosas dos veces, te llevaría a la elección equivocada. No tuvo que tan siquiera replanteárselo, actuó por instinto. Apartó a Dritt a un lado, a la vez que recogía la espada de su cinto, con decisión tomó el mango y el destino de la hoja fue el gaznate del infeliz.

Un corte limpio, un contra ataque por la otra parte. El corte de la bastarda de Dritt, condenó a una muerte segura al hombre quien cayó de rodillas mirando al cielo, las gotas de sangre marcaban el camino hacia los dos amigos que sólo se tenían al otro en esa gesta. El golpe recibido hacia ella fue un tajo en el costado, la respiración entrecortada de Soleil no le dejó oír nada más que su propio corazón palpitar aprisa, desbocado, sentía que se le salía del pecho.

La ropa comenzó a teñirse de carmesí, no importaba, sólo que ese malnacido se pudriese bajo tierra. Se giró hacia Drittsekk con una sonrisa, incrédula pues jamás había matado a nadie. Aún con la bastarda en la mano, volvió en sus pasos hacia su amigo, arrastrando la punta por el suelo, marcando el destino hasta estar frente a él.

-Te mentí, sí te hace sentir mejor. Estás bien -cerró los ojos, la herida no dolió hasta que le fue incapaz de andar más, la perdida de sangre le nubló la visión pero su sonrisa seguía permanente en sus labios, un par de pasos hacia él, sus manos buscaron como sustento a los brazos que siempre le habían arropado... y cayó sobre él. El cuerpo inerte en el suelo, era su escudo.
avatar
Soleil
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 112
Puntos : 110
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 05/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ma vie, ma vôtre [Privado]

Mensaje por Drittsekk el Vie Mar 23, 2018 2:22 pm

De espaldas al hombre al que le había perdonado la vida no me di cuenta del craso error cometido, apreté los dientes al sentir el empujón de sol y como el miedo por un instante se reflejaba en sus ojos mientras la diestra sobrevolaba la distancia que quedaba hasta mi cinto tomando la bastarda y desenvainandola de un certero movimiento.

No me dio tiempo a reaccionar, cuando me gire, Sol había hundido la punta en el ahora moribundo cadáver andante, mas eso no quitó que de igual forma el golpe hacia mi dirigido hubiera acabado asestado en su trémulo cuerpo que se desplomaba entre mis brazos sin perder una sonrisa que me arranco un gruñido de ira.
-Paños, agua hirviendo rápido -rugí mirando a la tabernera que de inmediato emprendió camino hacia las cocinas para traer la comanda que en esa ocasión era de vida o muerte.

Con el brazo lancé todo aquello que había sobre la mesa mas cercana, los platos se hicieron añicos, las jarras nada quedó excepto una botella que afiance con la zurda.
Subí el cuerpo de Sol con cuidado.
-Aguanta pequeña -pedí hundiendo mi cuello en su cuello dejando un reguero de besos por este.
-Rápido joder

Empecé a quitarle la ropa allá donde el tajo había quedado y pronto su torso quedo libre de toda tela mientras yo le examinaba la herida que sangraba en abundancia.
Apreté haciendo presión, una de las camareras me trajo el agua hervida, unos paños y le ordené que hiciera sobre la herida presión.
-Sol mírame, no puedes dormirte ¿me oyes? -besé sus labios -no puedo perderte, abre los ojos maldita sea.

Me acerqué sacando la daga de mi bota a la lumbre que prendía viva con sus tonos naranjas acerqué a ella la hoja hasta que este tomó un tono rojizo.
Regrese junto a sol aferrando su mano con la zurda.
-esto va a doler -aseveré -llevando el acero a su costado para cerrar la herida.
Había hablado de las mujeres que venían en mi busca, mas eso no era culpa mía así que no iba a darle explicaciones, hasta ese mismo día era libre, esto no iba a de amor...si no de intereses cruzados -quizás no has venido solo a darme las gracias -susurré contra sus labios dejando que mi aliento golpeara sus húmedos labios.
avatar
Drittsekk
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 127
Puntos : 131
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 06/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ma vie, ma vôtre [Privado]

Mensaje por Soleil el Lun Abr 02, 2018 1:35 pm

El tajo del acero le quemó la piel, desangrándola poco a poco. Sin perder la sonrisa, intentó mantenerse despierta mirándole a los ojos, para Soleil no existía nada más que su guerrero quién seguramente, si era su hora... le acompañaría hasta las puertas del Valhalla y él..seguir luchando, conseguir encontrarse con su verdadero yo.

Las yemas de Sol , acariciaron la mejilla de Drittsekk, como si fuese el único sustento. No le importaba morir en ese momento, él le regalaba besos dulces y sinceros, le pedía que aguantase y eso intentaba. La herida no sólo escocía, era profunda y con paños y agua no iba a cerrarse por arte de magia. Sintió cómo los labios se le quedaban secos, como las voces quedaban en un segundo plano y él se movía cada vez más lento. Sonrió, perdiendo los dedos en su pelo, no podía dormirse , si lo hacía quizás no podría volver a verle nunca más.

-No me duermo, aún no puedo dejar que cometas tonterías -bromeó en medio del desastre, la herida no dejaba de sangrar y Sol se sentía cada vez más y más débil. -Dritt, no grites, estoy aquí, no hables como si no estuviera, maldito guerrier -rió lo que provocó que se le formase un nudo en la garganta , arrancándose a toser sin medida, un hilo de sangre abandonó sus labios sonrosados y la mirada enamorada de la que fue dama de confianza de los Cannif, centelleó al tenerle tan cerca -Sólo es un rasguño. Eso me decías, ¿te acuerdas? Siempre en pie y no caído, mi ejemplo a seguir -para ella, él era un ejemplo de lucha y superación, no sólo era un buen guerrero, era el mejor de todos y un día se coronaría como el líder entre los que lo verarían, será quién desee ser.

-Has cuidado de mí, qué menos. Quita esa mirada, no me agrada, sólo necesito un momento y me pondré en pie, seguiremos hasta llegar al sur -hizo ademán de incorporarse pero... la herida no estaba por la labor, no dejaba de sangrar y Sol palideció, había perdido ya mucha sangre y por más que intentaba taponar la herida, era imposible. Dejó la mano sobre la ajena, buscando sus ojos, si iba a alcanzar el Valhalla como guía que fuesen sus orbes oscuras mirarla, el amor y cariño que nació entre unos niños, la amistad y la confianza siempre latiendo con fuerza, como su propio corazón apresurado.

-No tengo miedo porque estás conmigo. Eres mi sol, Drittsekk, el que me calienta y arropa, mi más fiel y único amigo y compañero, no voy a esconderlo, menos algo que...ya sabes. Te quiero, siempre te he querido y siempre será así -en la estancia aparecieron dos mujeres quiénes apartaron a los curiosos quiénes en vez de ayudar, observaban la escena como si de una obra de teatro se tratara. Los había visto luchar desde una de las grandes ventanas de la taberna.


Una de ellas llevaba la espada en la mano, manchada con la sangre de Sol. La otra mujer más anciana, apartó al joven guerrero para poder examinar la herida. A sus oídos había llegado la noticia de la muerte de aquel hombre que aún yacía en el suelo, acariciado con las gotas de lluvia y mecido por la tormenta, solo y abandonado. Un tajo limpio, con una forma peculiar en “s”, la mujer al ver tal cosa murmuró palabras en un idioma desconocido para los dos jóvenes, ambas llegaron a la misma conclusión.

-No es cualquier herida, hijo. Debisteis dejar la posada antes de que ocurriese lo peor...pero fue tarde -Sol luchaba por no cerrar los ojos pero el cansancio y la perdida de sangre no eran buenos amigos en estos momentos . -Sal y tranquilo, detendremos el tiempo o al menos, hasta que encontréis viestro sino. -palabras que decían mucho más de lo que parecían. Ambas, tomaron cada una la mano de Sol y comenzaron a susurrar palabras sin sentido. La más joven, presionó la herida con la palma y una gasa, consiguiendo que la hemorragia se detuviese poco a poco. En cuanto terminaron, buscaron al joven que aguardaba, no todo eran buenas noticias -El mango de la espada tiene la solución a esa herida de muerte, hijo. Busca quién sepa descifrarla , sólo así...no la perderás. Hemos detenido la herida, por un tiempo indeterminado, cada segundo cuenta, ahora...sólo depende de vosotros. El norte esta vez no tiene la solución, debes cruzar la frontera, no será un viaje fácil -el destino acababa de echar sus cartas, ahora solo faltaba ganar el juego -Drittsekk -murmuró Sol perdida, se encontraba mejor pero la herida seguía supurando, los segundos contaban.
avatar
Soleil
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 112
Puntos : 110
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 05/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ma vie, ma vôtre [Privado]

Mensaje por Drittsekk el Miér Abr 11, 2018 5:30 am

Dispuesto a desinfectar la herida tras ser cauterizada, a hacer lo que hiciera falta para no perderla mientras apretaba los dientes tanto que me rechinaban suplicaba a Odin que no se le llevara, yo no sabía vivir sin ella, así que les prohibía arrancarla de mi vida.
-Tranquila -susurré apretando su diestra -en el petate tengo un poco de opio, voy a traerlo, te calmará el dolor.
Estaba en manos de los dioses, si la infección actuaba se la llevarían con ellos y no pensaba ni de lejos permitir eso, iba a ir a por mi petate cunado dos viejas se abrieron paso ante mi mirada, una de ellas me aparto, gruñí desafiante mas esta me llamó a la calma asegurándome que la ayudarían, no se porque, pero la creí.

Asentí con la cabeza mirando fijamente a ambas, esperando que ellas pudieran hacer lo que yo no podía, sus palabras eran enigmáticas, como la de todas las oráculos que los dioses enviaban.
Baje la cabeza con respeto, salvarla era mi meta y si mi sino me llevaba lejos del norte con aquella espada en la mano para buscar respuestas, lo haría de inmediato.
Me fije en el grabado del mismo, un símbolo desconocido para mi quedaba en el reflejado.
-¿que es esto? -pregunté a una de las ancianas.

Ambas se miraron la una a la otra.
-¿estas seguro Dritt de querer empezar un camino del que quizas no vuelvas?
Asentí con la cabeza, para mi perder a Sol no era una opción.
-La Gorgona, es un símbolo de la mitología Griega. En la mitología Griega, llamada gorgo o gorgon la traducción "terrible" o de acuerdo con algunos, "rugiendo alto" era un monstruo vicioso femenino con colmillos afilados que era una deidad protectora de los principios de los conceptos religiosos. Su poder era tan potente que cualquiera que la mirara podría convertirse en piedra; por lo tanto, tales imágenes se ponían en las cráteras de vino dentro de los templos para protección. La Gorgona llevaba un cinturón con un broche de serpientes entrelazadas, confrontándose una con otra. Tres de ellas eran: Medusa, Esteno y Euríale. Solo Medusa era mortal, Las otras dos eran inmortales.

Clavé mis ojos en los de Sol.
-Nos marchamos.
Empezaba la contrarreloj y yo no era de los que se rendían, si mis dioses me ponían a prueba, la superaría, puede que por mis venas no corriera la sangre Cannif, pero me creí viendo como Höor luchaba contra las tempestades, no se esperaría menos de mi.
avatar
Drittsekk
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 127
Puntos : 131
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 06/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ma vie, ma vôtre [Privado]

Mensaje por Soleil el Dom Abr 15, 2018 10:45 am

"je suis moi-même quand je suis avec toi,
Rien et personne ne changera ce que tu étais,
tu es et tu seras dans ma vie "




¿Qué importaba cuántas heridas de muerte? Con tal de salvarlo y una y mil veces, por él había y haría tantas locuras, incluida se encontraba su propia vida porque él le daba sentido a su existencia. Los ojos vidriosos de Soleil no se apartaban del guerrero que desesperado, buscaba encontrar la razón para detener la magia, la maldición que tatuó la piel de caramelo. Negó con la cabeza, si iban en busca de dicho símbolo para cerrar la herida y curase, quizás no regresasen jamás. Ella ya estaba perdida y ponerle en peligro no se encontraba entre sus planes, él vengó su honor, luchó por ella sin ser nadie e importarle tan sólo que el nombre de la joven de confianza de los Cannif, quedase limpio e impune ¿cómo no iba a hacer ella lo mismo?.

-Dritt, espera...ya la has oído. Es peligroso. -las yemas de la joven acariciaron el rostro ajeno, con suma delicadeza y cariño -Diga lo que diga no te voy a hacer cambiar de opinión -se echó a reír, la herida molestaba pero con el sello temporal de cierre de ésta tan sólo molestaba, como si le pinchasen con una aguja -Al final el viaje se ha desviado hacia dónde no creíamos iríamos jamás. ¿No estás contentos? Las mujeres son muy hermosas... recuerdo que acogimos en la fortaleza a una familia de tierras itálicas, además...son grandes guerreros y no me mires así, ya guardo silencio pero guardo silencio si... me dejas que te cuide. Yo estoy bien

aún en su estado, se preocupó de que en los sacos el agua y la comida no faltase, sería un viaje muy largo. A las mujeres que le asistieron, pidió un momento a solas. Dritssek preparaba el caballo para dirigirse hacia el puerto más cercano y zarpar cuanto antes, cada segundo contaba, restaba tiempo para que ella herida no se la llevase.

-Protección, un objeto, un hechizo temporal en el que le proteja... a él, sé que de dos personas es complicado pero... -buscó en uno de sus bolsillos, una piedra natural para captar la energía, la llevaba consigo desde que era niña , su amuleto de la suerte. Una piedra de color ámbar que brillaba con intensidad cuando había luna llena. Una de las mujeres asintió, quizás no funcionara pero impedida poco podía ayudarle, qué menos que recurrir a la magia. Cuando Dritt fue a buscarla, sus ojos centellearon de esperanza, en las orbes oscuras como la noche podía leerlo, él no iba a rendirse, lucharía hasta el último segundo de su vida.

Con ayuda, se subió delante del guerrero, dejando apoyada la cabeza en su hombro y los labios tan cerca de su oído, podía sentir el olor a hierba fresca, a amanecer...el del propio Dritt que le volvía completamente loca. Rió divertida al atravesar un camino empedrado, le dolía pero el movimiento provocaba que sus cuerpos tomasen contacto. Tal como estaban, sus brazos la atrapaban en una silenciosa promesa, no iba a pasarle nada mientras estuviesen juntos.

-No me importaría morir ahora -dijo sin más, buscando la mirada ajena un segundo, fue sincera pero como él la conocía...no iba a rendirse -Aún tengo que hacerte muchos panecillos, coserte y lavarte la ropa, hacerte el amor...ah bueno eso si lo mereces. Y... creo que deberías acelerar el paso, llevan siguiendo el camino un par de kilómetros... a cierta distancia, no nos pierden de vista. -ocultó el rostro en su pecho, dejándolo apoyado y dejar escapar un largo y eterno suspiro -Si la Gorgona me ha marcado... si no llegamos a tiempo, quiero que me prometas algo. -la sonrisa no la perdía, confiaba en él pero quería que oyese cada una de sus palabras -No olvides nunca quién eres, de dónde vienes y lo que significaste para mí. Ahora...-alzó la mirada por su hombro, incorporándose un tanto para apreciar que el caballo que los seguía les pisaba los talones -Corre, Dritt. No creo que vengan a decirnos que tengamos un buen viaje, la espada es mucho más valiosa que nuestras vidas -aferró el mango de la espada con fuerza, si esos querían la espada, tendrían que pasar por su cadáver -Confío en ti -

El susodicho, aceleró el paso, apenas estaban cerca unos metros, conocían quién era ahora el dueño de dicha espada, no tenían nada que perder igual que ellos dos.
avatar
Soleil
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 112
Puntos : 110
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 05/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ma vie, ma vôtre [Privado]

Mensaje por Drittsekk el Jue Abr 26, 2018 1:53 pm

Mi cabeza daba vueltas mientras Sol, sujeta por mi diestra por la cintura y con su espalda apoyada en mi pecho hablaba quitando hierro al asunto de su herida.
No me conocía, no tan bien como creía, pues aunque ella pretendiera demostrar lo contrarío sabia que daba su vida por perdida, su única intención era proteger la mía y este viaje era peligroso, lo que implicaba que para ella mantenerse en pie necesitaba un aliciente, uno que sin duda pronto le daría.

Ladeé la sonrisa besando su cuello, recorriendo con mis labios su mandíbula dejando un par de mordiscos lascivos en el intento.
-Me harás el amor muchas veces -aseguré antes de sentir la tierra vibrar bajo los cascos de los caballos.
Viré sacando mi espada, al parecer la mitológica arma que llevábamos era de vital importancia para nuestros perseguidores, una lastima, pues jamas la conseguirían mientras la vida de Sol dependiera del mango de la mima.

Espoleé al caballo que emprendió veloz carrera hacía los enemigos, los Cannif nunca huíamos, yo era un guerrero y nunca olvidaría quien era ese que me había criado, pues aunque su sangre no corriera por mis venas, había aprendido de su honor, de su valor y de su tenacidad, ninguna de esas características eran para mi desconocidas, Höor era un buen hombre, un buen padre, quizás no conmigo, peor entendía que hizo lo que pudo, otro me hubiera dado muerte, yo era un insulto para él.

Mi bastarda silbó al viento al ser desenvainada y pronto los enemigos cayeron mordiendo el polvo, muchos de ellos con los miembros cercenados.
Voraz mi ataque hizo huir a unos cuantos y con calma viré de nuevo el caballo hacía la playa donde nos esperaba el navío que pondría rumbo a Grecia.
-Sol -la llamé con una sonrisa traviesa -me dejas tu mano.

Infeliz la morena me hubiera dado su mano, porque no su mano que pronto enlacé con la mía y sin mediar mas palabra una daga se interpuso entre ambas y con ella sajé la piel de ambos dejando que las heridas gemelas se encontraran.
-Sangre a la sangre, uno con este gesto nuestras lineas de vida.

Pude ver su desconcierto y un “no” que salió de sus labios apagado, lastimero, pero estaba hecho, esa mañana no solo fui a por los pasajes del barco, si no a por el aliciente necesario para que Sol entendiera que si ella se marchaba al valhalla no lo haría sola, así que mas le valía luchar por nuestras vidas.
ensanché la sonrisa.
-no tiene solución -aseguré por si creía que podría deshacer el conjuro -empieza bien la aventura -dije con una divertida sonrisa.
avatar
Drittsekk
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 127
Puntos : 131
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 06/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ma vie, ma vôtre [Privado]

Mensaje por Soleil el Jue Mayo 03, 2018 4:40 pm

Only time:


Verle luchar era un privilegio y vencer una auténtica victoria para sí misma. Él, velaba por ella, una promesa que en silencio le hizo desde que apenas tenían uso de razón. La mirada de Sol, se perdía en cada movimiento, buscando en el último golpe de gracia, las tormentas del guerrero, aquel que amaría por siempre. Las promesas que sin querer, oía de sus labios, prometiéndole más veces enredados, besos en los que se terminarían devorando y descubriendo, aún no se conocían del todo a pesar de haberse criado juntos.

¿Qué provocaba cuando la llamaba? El cosquilleo en el estómago, erizarle la piel y esa sonrisa permanente en el rostro moreno. Contaban con poco tiempo, llegar lo antes posible al lugar de donde provenía la espada y dar con la cura a la herida que imposible sería de curar, menos cerrar para que sanase. El hilo mágico tejido, alargaba la vida de la joven quien se aferró a la mano de su mejor amigo, el amor...y el desamparo. Desamparo al comprobar que selló con un corte ambas sangres, acababa de hacerle un juramento y no uno cualquiera, más que una promesa de amor... le acababa de regalar su propia vida.

Los ojos café de Soleil centellearon, las lagrimas anunciaban su salida. No, no podía haber hecho semejante locura y...si él supiese cuánto lo amó por ese gesto, el corazón le bombeaba tan fuerte y apresurado, incapaz de controlarlo. La mano libre, la dejó apoyada en su mejilla, sin apartar su mirada de él, llamándole loco sin palabras, prometerle algo más que un simple “te quiero”, ambos acababan de sentenciarse y no a morir, si no a luchar. La mano herida del guerrero, la tomó entre sus dedos, la dejó reposar entre sus carnosos labios quienes intentaron curar la herida a besos, impregnando sus bonitos belfos sonrosados.

-Sí la tiene porque vamos a conseguirlo pero eso no quita que seas un loco impulsivo al que...¡yo misma mataría por no pensar las cosas! -murmuró contra sus labios, apoyando ambas frentes pero la verdad, pronto escaparía de los labios rosados de la mulata -Hubiese hecho lo mismo, no lo dudes nunca, mil veces daría mi vida por salvar aunque fuese una vez la tuya. Y será...mejor que zarpemos, el viaje será largo. La aventura comienza, acabarla contigo es el mayor de los privilegios ¿fue una promesa eso de que te haré el amor muchas veces? No te lo creas tanto. -rió presa del nerviosismo, su cabeza no paraba de darle vueltas, acababa de firmar su sentencia de muerte y sin embargo, allí estaba, muy seguro de sí mismo y no arrepentirse de ello, no lo haría -Amar a un loco no es fácil

No pudo callarlo, prendada por el gesto, acababa de darle ese soplo de vida que necesitaba ella, más que encontrar el lugar y aquel que forjó la espada. El puerto no quedaba lejos, el caballo no les haría falta en cubierta, ya en tierra se harían con uno. A saber cuántas monedas le darían por éste, tras regatear y conseguir un pequeño saco lleno de monedas, se dirigieron al navío dónde les llevaría al lugar en cuestión. Soleil no le había soltado de la mano.

-Apenas tardaríamos un par de días, en un barco y con la espada, al final tendré celos que duermas con ella abrazado -bromeó con una sonrisa, la mano libre acarició la cintura ajena, buscando el mango de la espada -No puede haber nadie que custodie mejor un tesoro como ese, es una muerte segura pero...¿quién mejor que tú para mirar a los ojos a la muerte una vez más? Y volverás a vencerla. Y ya basta de tanto piropo, ...cuando me hirieron, pensaste que no me despertaría, te sentí tan mío, te siento tan mío que me da miedo perderte -con preocupación, buscó sus ojos y se perdió en ellos una vez más.

La espada sería la perdición, un tesoro al mejor postor pero ésta...ya eligió a su dueño, él mejor que nadie para llevar un arma forjada por los dioses. El camino no sería fácil, se tendrán que enfrentar a muchos peligros pero ¿Acaso hasta hoy no lo hicieron? no se fiaba de nadie, el barco navegaba con más pasajeros y el peligro, la muerte les pisaba en los talones.

-No podemos levantar sospechas, sólo ...serán un par de días y sé que no dudarás en matar a quién sea con tus propias manos pero piensa...piensa antes de actuar aunque sea imposible. Sé que nos siguen, no han sido los únicos pero... ten presente que voy a luchar contigo, soy tu espada y tú mi escudo
avatar
Soleil
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 112
Puntos : 110
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 05/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ma vie, ma vôtre [Privado]

Mensaje por Drittsekk el Vie Mayo 18, 2018 6:42 am

-Amar a un loco no es fácil, pero aun menos lo es amar a un muerto -apunté ladeando la sonrisa mientras la atraía de la cintura perdiéndome en sus labios, paladeando aquellos caminos ya explorados, sintiendo como nuestros cuerpos se buscaban necesitados.
Mi acto podía ser el de un loco o el de un hombre enamorado, pero fuere lo que fuere la cosa es que no quería vivir sin ella.

Embarcamos con los pasajes, el capitán en proa saludaba a los pasajeros dándole las gracias por elegirlos y deseándoles un buen pasaje. Ambos nos reímos mientras bajábamos las escaleras llave en mano y como dos jóvenes enamorados acabamos sucumbiendo al deseo entre caricias mientras arrugaba mi camisa con sus dedos y nuestras bocas se encontraban entre lamidas y mordidas.
Hicimos el amor cumpliendo así su promesa y mas relajados y por que no decirlo hambrientos fuimos al gran salón para alimentarnos.

En ningún momento me despegué de esa arma que era para ella de vital importancia, bueno y también para  mi ahora.
Nos sentamos en una de las mesas cercanas a un ojo de buey que nos daba unas grandes vistas de madre mar.
Pedimos una botella de vino blanco para acompañar el pescado que nos habían servido y mientras tanto fuimos hablando de todo y de nada mientras simplemente bebíamos y nos reíamos

Necesitaba un poco de paz, dejar atrás otros momentos peliagudos que habíamos vividos, ahora que su vida y la mía estaba en juego ambos apreciábamos mas cada momento juntos, así que nos limitamos a pasar de puntillas por los temas comprometidos, como cuando me negó lo de casarnos o mis encuentros con otras féminas y nos limitamos a contarnos recuerdos de infancia o como no cuando me traía esos panecillos tan deliciosos.

Teníamos una vida juntos, una que no se borraba de un plumazo, así que íbamos a superar esto juntos porque en mis planes no estaba ni perderla ni irme al Valhalla sin ser ese hombre que quería ser.

-¿quieres que subamos a cubierta? -le pregunté con una picara sonrisa
El firmamento aquel día se podía apreciar bien y desde alta mar las vistas serian perfectas.
Era el ultimo instante de paz que tendríamos pues en Grecia tendríamos que apretar los dientes y luchar.
avatar
Drittsekk
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 127
Puntos : 131
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 06/07/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ma vie, ma vôtre [Privado]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.