Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 01/45
Afiliaciones élite: abiertas
Última limpieza: 07/06


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


Falsas promesas... Luna de Hiel - (Privado) 18+

Ir abajo

Falsas promesas... Luna de Hiel - (Privado) 18+

Mensaje por Yvonne De Bailleux el Miér Oct 18, 2017 9:12 pm

Ya era noche cerrada, cuando llegaron al que desde esa noche serìa su hogar. Si debía ser sincera, no había puesto demasiada atención, ni en el camino que habían recorrido para llegar a donde la enorme e imponente construcción se encontraba. De tal forma que si por alguna razón, ella tuviera que dejar aquel lugar, no sería capaz de reconocer, ni donde éste se encontraba, ni la  distancia que los separaba de la residencia de su padre. Su padre, solo pensar en el hombre que por tantos años le había mentido sobre su origen, sobre el nombre de su verdadero padre, la hizo fruncir el entrecejo y crear una mueca de fastidio, ocultando el rostro, para que su flamante esposo, no fuera capaz de descubrir el sentimiento que embargaba su alma.

En su mente, intentó acallar aquellos fantasmas y concentrarse en lo que verdaderamente importaba.  Estaba casada, con el hombre que en tan poco tiempo, había logrado conquistar su corazón, un hombre bueno, bondadoso, que por momentos parecía abstraído en sus propias preocupaciones, pero siempre atento y diligente hacia ella. ¿qué más podía pedirle a la vida?
-  Ademas de salud, y tiempo... un hijo... que sea fuerte, bueno, gentil y recto... como Konrad - caviló, llevando su mirada a los orbes que la contemplaban, de una maner extraña, tanto que por un segundo le hicieron dudar, sobre si había cometido una imprudencia y había ofendido de algún modo a su esposo. - No, no puede ser, no he cometido ninguna torpeza... creo - se dijo, mientras sonreía tímidamente a su esposo. Inclinó de lado su rostro, en un leve angulo, que le dió a sus facciones, un aire de niña, - Amor... ¿te encuentras bien? - preguntó con un dejo de timidez y angustia en su timbre de voz.

No esperó que le contestara, impulsiva, llevó sus manos hasta las ajenas, las tomo y acarició, -
No te enojes, puede ser que me encuentre enojada con mi padre... pero... aunque él no es el hombre que me dió el ser... me ha demostrado desde que era un bebé, que me ama, mas que a nada en la vida -, sonrió, intentando demostrar que se encontraba bien, - No debes preocuparte, mañana le mandaré una nota, diciendo que estoy bien, le contaré de nuestra unión y que desde ahora, tú cuidarás de mí... ¿verdad...  mi amado? - susurró intentando que él, dejara de comportarse de esa manera distante, casi fría.  ¿Porque de pronto, se comportaba así? acaso algo lo mantenía incomodó, distante? Todos esos eran sus pensamientos, mientras se desplazaban en un coche, que los condujo hasta la imponente morada. Cuando el coche se detuvo, un escalofrío recorrió el ser de la joven, un extraño sentimiento que le aceleró el corazón, hasta hacerla temblar, pues aquella mirada, cargada de odio y resentimiento, se hacía cada vez mas fuerte, mas incomprensible, - ¿que está sucediendo? - se preguntó, mientras la portezuela del coche se abría y un enjuto mayordomo, saludaba de forma cortes pero escueta  a su amo.



avatar
Yvonne De Bailleux
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 89
Puntos : 82
Reputación : 26
Fecha de inscripción : 01/03/2014
Edad : 235
Localización : Paris

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Falsas promesas... Luna de Hiel - (Privado) 18+

Mensaje por Konrad Zhivago el Miér Dic 20, 2017 6:55 pm

Sus ojos se mantenían fijos en la figura femenina sentada frente a él; esa a la que analizaba con detenimiento, únicamente para confirmarse que estaba casado con la hija de la mujer a quien continuaba amando más que a su vida misma. Un suspiro salió de sus labios mientras que apartaba la mirada de Yvonne y observaba el camino que recorrían, ese que los llevaría hasta la mansión del Zhivago, sitió donde la pesadilla de su ahora esposa comenzaría.

Convencer a Yvonne de que se convirtiera en su esposa esa misma noche no le resultó demasiado complicado, todo gracias a que el “padre” de la joven le decepcionó al decirle que no era su verdadero progenitor. Si bien en un inicio que Aramis le confesara su error a Konrad lo llevó a enfurecer, al encontrar a su joven prometida, vio el tremendo potencial del momento, ese que aprovecho a la perfección, logrando pues que la De Bailleux dejará de ser solamente su prometida pata convertirse en su esposa. Encontrar un padre dispuesto a casarlos a altas horas de la noche fue lo más complicado, así que como también fue difícil para el Zhivago verla dar sus votos de amor por él, sabiendo que ese amor no sería correspondido. De hecho, por un brevísimo momento, Konrad deseo verdaderamente poder amarla, quererla como alguna vez quiso a su madre, sin embargo, era el saber que su nacimiento acabó con la vida de su amada, lo que lo llevaba a odiarla y ahora, viajando juntos, sabiendo que nada ni nadie la podría alejar de él, el Zhivago permitía que su odio se sintiera.

Con movimientos lentos, Konrad volvió a mirar a su esposa, quien ligeramente temerosa sonrió para entonces preguntarle con gestos y voz infantil si es que estaba bien.
–  Me encuentro mejor que nunca – respondió él con un tono de voz frío, distante, carente de cualquier emoción que no fuera despreció, ese que se volvió mayor cuando las manos femeninas se aferraron a sus manos, en un intento desesperado por descubrir que era lo que estaba ocurriendo. Una sonrisa burlona fue lo único que Yvonne recibió tras su pequeño discurso, ese que a Konrad no le provocaba más que diversión. ¿Es qué de verdad era tan ingenua como para creer que él la quería y protegería? Todo parecía ser de esa forma, lo que volvería entonces el sufrimiento de la joven mucho más satisfactorio para el Zhivago, quien bruscamente apartó las manos cuando el carruaje se detuvo y descendió una vez que su mayordomo abría la portezuela y miraba con algo de intriga a Yvonne – Merkel, no seas entrometido, ve mejor a tornar decente mi habitación para mi esposa – una vez escucho eso, el mayordomo miró con pesar a la rubia y tras asentir, se alejó del carruaje – Y tú, ¿Piensas quedarte ahí toda la noche? – preguntó volviéndose a Yvonne – ¿Acaso no querías conocer todo de mi?, ¿No te dije que te lo diría cuando llegáramos a nuestro hogar? – y con el descaró de quien sabe lleva todas las de ganar, el Zhivago sonrió antes de estirar su mano a su esposa para ayudarla a bajar – Pronto conocerás todo de mi.



"La emoción de lo prohibido imprimía a sus actos rapaces un encanto indefinible"

Zhivago:

avatar
Konrad Zhivago
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 101
Puntos : 124
Reputación : 47
Fecha de inscripción : 03/07/2013

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Falsas promesas... Luna de Hiel - (Privado) 18+

Mensaje por Yvonne De Bailleux el Lun Ene 22, 2018 11:16 pm

¿Como podía ser que el hechizo que unas horas atrás, el que llevara a la rubia a pensar que su destino, solo podía brillar, al lado de aquel hombre, que de repente parecía tan frío y distante? ¿Adonde había huido aquel hombre que la mirara con un amor intenso, capaz de disolver el corazón helado o el hierro forjado que parecía su débil alma? aquellas miradas, mezcladas con gestos que demostraban un humor distinto al que ella había conocido del hombre que ahora era su esposo, lograron hacer que el estomago de Yvonne, diera un salto, por la angustia que se apoderó lentamente de su alma.

Desde el interior del coche, escuchó como Konrad, llamaba Merkel al mayordomo, que parecía estar con él, desde hacía muchos años. De pronto, las miradas de aquel hombre, lograban hacerla temblar, hasta causarle temor y espanto. Con su oído atento, escuchó como el Zhivago, pedía que prepararan una habitación para ella, ¿pero para qué pediría preparar una habitación, cuando debía ser acondicionada la habitación principal, la que usaba su esposo, o la que hubiera decidido convertirla en el nido de su amor, y en la que é la protegería del mundo, de su padre, de las intrigas que no comprendía y del miedo que lograba atenazar su corazón. - ¿Otra habitación? - logró decir en voz alta, - ¿es que no dormiremos juntos? - se volvió a preguntar.

Su mirada se movió desde el interior del carruaje, hasta el piso de piedras blancas y pequeñas, que cubrían todo el camino hasta la puerta principal de la mansión, que desde aquella mañana, sería su jaula de oro. El Zhivago, había extendido su mano y le pedía silenciosamente permitir que le fuera presentando a la gente que trabajaba y vivía en la mansión. Tomó la mano de aquel hombre y tras descender, se dedicó en acompañar a su flamante marido, para que pudiera hacerle una breve reseña del lugar en el que se encontraban. Sonrió complacida, - si amor mio, cuéntame la historia, dime todo aquello que me prometiste -.

-



avatar
Yvonne De Bailleux
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 89
Puntos : 82
Reputación : 26
Fecha de inscripción : 01/03/2014
Edad : 235
Localización : Paris

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Falsas promesas... Luna de Hiel - (Privado) 18+

Mensaje por Konrad Zhivago el Miér Feb 14, 2018 11:29 pm

Merkel se alejó de donde Konrad se encontraba, no sin antes lanzarle una mirada a su señor, una que le imploraba que no fuera un monstruo, que tratara bien a la joven que tan ingenuamente le había seguido hasta aquel lugar, decidida a convertirse en su esposa y no en su juguete personal de venganza. Pese a la mirada y a los recuerdos de charlas previas con Merkel, Konrad se limito a desviar la vista y dar una última orden a su mayordomo.
Y apresúrate que no tenemos todo tu tiempo–  sin que el Zhivago lo observara, Merkel asintió, seriamente entristecido por la manera en que su señor decidía actuar. Konrad tenía muy presente en su mente que si deseaba acabar con tanto odio, tenía que ser el quien diera el primer paso. Girándose entonces observo el rostro de Yvonne, aquel rostro idéntico a la de la bondadosa y noble mujer a la que alguna vez amará, mujer que fuera tan maltratada y arrebatada de su lado. La ira inundo entonces al Zhivago, quien más de manera exigente que amable, pidió a la ahora señora de la casa que bajara del carruaje.

Me has oído mal, le he dicho a Merkel que acomode mi aposento para recibirte – sonrió y la malicia se volvió evidente en su rostro – ¿Cómo podría desear que mi esposa pase la noche lejos de mi? – porque tenía planeado hacerla suya después de torturarla con la verdad, demostrándole así que se había equivocado terriblemente al confiar en él, en abrirle su corazón y su vida.

Una vez que la rubia bajo del carruaje, ambos comenzar a andar en dirección al interior de la residencia del Zhivago; el trayecto a la entrada lo recorrieron en silencio, siendo el momento en que la puerta de la mansión se cerraba a sus espaldas cuando su esposa, aún aferrada a un sueño, le pedía que le contase la historia que tanto había prometido.
Si eso quieres, eso tendrás – y con ella tomada del brazo, inicio su caminata por la enorme mansión. Konrad la presentó a los escasos sirvientes que mantenía en su hogar, sirvientes que estaban plenamente conscientes de quien era ella y el destino que la esperaba en aquel lugar. Tan enterados se encontraban todos, que no hicieron más que observar con sincero pesar a la mujer que se convertía no en su señora, sino de cierta manera en su prisionera.

De manera calma y paciente, Konrad la guió por la sala de estar, el comedor, los jardines, el estudio, la pequeña biblioteca que poseía y todos los lugares que podían resultar de interés para Yvonne, más fue, la habitación que ambos compartirían la que dejó al final.
Detrás de esta puerta, se encuentra el cuarto que compartiremos desde ahora – con las yemas de los dedos, el Zhivago acaricio el pomo de la puerta para después ponerse tras Yvonne y susurrarle – Abre la puerta, detrás de ella encontraras el motivo de todo lo que hasta ahora he hecho – la invitó a que cayera en la curiosidad pues una vez que abriera la puerta, la rubia se encontraría con nada más que un cuadro de su madre, uno que Zhivago había robado y atesorado durante todos esos años.



"La emoción de lo prohibido imprimía a sus actos rapaces un encanto indefinible"

Zhivago:

avatar
Konrad Zhivago
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 101
Puntos : 124
Reputación : 47
Fecha de inscripción : 03/07/2013

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Falsas promesas... Luna de Hiel - (Privado) 18+

Mensaje por Yvonne De Bailleux el Lun Feb 26, 2018 10:30 pm

Vivir cuidada como una princesa, en una burbuja que la protegía de todo posible peligro, solo hizo que Yvonne, fuera una joven que solía confiar en las personas, puesto que siempre pensaba que si ella se comportaba de cierta forma con los demás, éstos no harían otra cosa que devolver esa amabilidad. Pero como era de esperar, en la vida, nada es así de sencillo y en la mayoría de las veces, solo se recoge espinas y no rosas.

Fascinada, ante la cercanía de aquel hombre, quien desde que le conociera, había logrado conquistarla, se dispuso a entrar a esa mansión, que desde ese momento, podría llamar hogar. Sonrió ante el pensamiento de sentirse en casa, al lado de quien, desde hacía un poco más de una hora, era su esposo . su mano apretaba el férreo brazo de su amado, elevó su mirada buscando la ajena, más en la mirada de aquel hombre parecía que se escondía un dolor, un sentimiento que no concordaba con lo maravillosa y feliz de la ocasión. Algo confundida, llevó su mirada a los rostros de aquellos que desde aquella noche serían sus siervos, más en ellos encontró tristeza, incomodidad, culpa, - ¿que está pasando en este lugar? - se preguntó, más no se animó a preguntar. Se mantuvo en silencio, dejándose llevar por su esposo, por cada uno de los salones, habitaciones y jardines que formaban la elegante mansión, - es realmente hermosa - dijo apenas en un susurro, mientras, subía las escaleras acompañada de aquel a quien había decidido entregar su vida, su alma y su corazón. Al igual que su dueño, el lugar, parecía esconder varios secretos, lo que hizo que Yvonne temblara, como un pequeño pájaro en mitad del invierno. Cuando llegaron hasta la puerta cerrada de lo que se suponía era la habitación matrimonial, Yvonne, esperó que Konrad abriera la puerta, al igual como lo hiciera en todas la anteriores estancias de la mansión, más ésta vez, le pidió que lo hiciera ella. Algo confundida, sonrojada al pensar en que aquella recamara, esa noche ellos se convertirían en un completo matrimonio, puso su temblorosa mano en el picaporte y  escuchó el sonido del pestillo al destrabarse. Tomó aire en sus pulmones y abrió la puerta, caminó hasta el centro de la habitación, en total silencio, un gesto de total asombro se apoderó de su rostro, ¿porque Konrad poseía un retrato de ella? ¿cuando lo había encargado? pero al contemplarlo mejor, pudo ver que el traje que aquella mujer usaba, no era el que podía ser encontrado en las tiendas, además la fecha que poseía la firma, era más de veinte años atrás - Konrad… ¿qué es esto? - dijo girando su rostro, buscando la mirada de quien creía la amaba.



avatar
Yvonne De Bailleux
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 89
Puntos : 82
Reputación : 26
Fecha de inscripción : 01/03/2014
Edad : 235
Localización : Paris

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Falsas promesas... Luna de Hiel - (Privado) 18+

Mensaje por Konrad Zhivago el Miér Mar 21, 2018 11:36 pm

La guió hasta aquel momento a base de mentiras, de promesas que desde el primer momento él fue consciente de que nunca podría cumplir. En otro tiempo, hacerlo lo que ahora le hubiera llenado de culpa, pero ahora no y es que, ¿Cómo podría sentir culpa un alma que perdía aquello que le brindaba luz?. Cierto era que Yvonne y su inocencia sacudían su mente a ratos, llevándolo a desear una vida placentera al lado de la muchacha pero ya muchas cosas estaban puestas sobre la mesa como para que ahora se arrepintiera el Zhivago de todo.

La forma en que sus sirvientes lo miraban al pasar cerca de ellos le gritaba que estaba actuando mal, pero sobre todo, emitían a todo pulmón que él aún tenía el control de la situación. Aún podía cambiar el futuro. ¿Qué fue entonces lo que hizo? Lo que haría cualquier cobarde que teme ante la posibilidad de que su plan se desbarate en mil pedazos. Dar un paso del que no existiría escapatoria.  

Si bien la intención inicial de Zhivago era que él y su nueva esposa pasaran la noche en otra habitación, no en aquella en la que solía él sumergirse en su miseria; sin embargo, fue el temor a la posibilidad de arrepentirse lo que le llevó a detenerse frente a la puerta de su habitación y mientras acariciaba con delicadeza el pomo de la puerta, se dijo a sí mismo que ya no se podía dar marcha atrás. Con seductora voz entonces incentivo a Yvonne a abrir la puerta y tal como lo haría la princesa de cualquier cuento de hadas, ella obedeció, sin saber que detrás de aquella hermosa puerta, iniciaba su tormento.

En completo silencio, Konrad cerró la puerta tras ellos una vez que entraron y después siguió los pasos de Yvonne, manteniéndose en todo momento a una distancia que consideraba prudente, una que creía, la haría a ella creer que tenía la posibilidad de escapar pero como un animalillo inocente, pronto se daría cuenta de que el depredador que la tenía presa nunca la dejaría escapar.
¿Esto? – sonrió divertido al ver la conmoción en el rostro de su ahora esposa – Es un cuadro, ¿Qué no eres capaz de darte cuenta de eso? – se burlaba de ella con sus palabras. Le decía con su sonrisa que era una tonta, más no era suficiente, así que de un par de zancadas se puso al lado de ella y sujetándola con brusquedad del mentón la hizo volver el rostro a la pintura – ¿Acaso no es ella hermosa? – la pregunta era una daga más que se clavaría en el Yvonne, pues la mujer de la pintura era idéntica a ella, solo que aquella mujer tenía algo que su ahora esposa nunca obtendría, el amor del Zhivago – Ella es el motivo de que estés aquí este día – sus ojos fueron a posarse en el cuadro – es el amor de mi vida – susurró aquellas palabras antes de besarle la mejilla a su ahora esposa – ella es tu madre – entonces le soltó el mentón y se alejo de ella.



"La emoción de lo prohibido imprimía a sus actos rapaces un encanto indefinible"

Zhivago:

avatar
Konrad Zhivago
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 101
Puntos : 124
Reputación : 47
Fecha de inscripción : 03/07/2013

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Falsas promesas... Luna de Hiel - (Privado) 18+

Mensaje por Yvonne De Bailleux el Mar Abr 24, 2018 11:58 am

En aquel lugar donde Yvonne, pensó encontrar la felicidad y el refugio, solo encontró decepción y tristeza. El amor que había creído distinguir en la voz de aquel hombre que ahora era su esposo, solo había sido una trampa. Los ojos que tanto la habían cautivado, en ese instante mostraban su verdadero brillo, un brillo tan helado, punzante, como las dagas de un combate. Yvonne, no pudo decir ni una sola palabra, las dichas por él eran tan afiladas, que por un instante creyó que perdería el conocimiento, pues sus pulmones se negaban a respirar, como su el aire en esa habitación fuera veneno.

Su mirada, clavada en la ajena, intentaba en vano que le respondiera sus preguntas silenciosas. Al hacerla girar nuevamente, enfrentando a esa mujer que desde la pintura les contemplaba, el corazón de la joven dio un vuelco, - ¿mi madre? - susurró, al escuchar de los labios de su esposo aquella locura. Tembló al sentir que besaba su mejilla, ¿como podía estar pasando ésto? ¿cual era su pecado? ¿si él había amado a su madre, porqué la odiaba?

De pronto, sus piernas temblaron, al recordar que su padre jamás había querido decir el nombre de su padre biológico, ¿podía ser el hombre que la sostenía, su verdadero padre? pensar en ello le hizo sentir nauseas,¿ cuantas veces le había besado? mas pronto recordó que era su padre quien había deseado ésta unión y quien sabía quien era su verdadero padre y por as que la detestara, no podía cometer una aberración tan enorme. No, - Entonces, me odia porque maté a mi madre cuando nací - susurró, mientras las lagrimas corrían libremente por las mejillas.

Con las pocas fuerzas que tenía, se separó de él, - No me toque, no se acerque, maldito demente - dijo, mientras buscaba algún lugar por el cual huir, - Usted está loco - le gritó - Como puede haberse fijado en mi... ¿que deuda debo pagar? ¿de quien se quiere vengar realmente? - siguió gritando, mientras la desesperación y la amargura llenaban su corazón y su alma.



avatar
Yvonne De Bailleux
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 89
Puntos : 82
Reputación : 26
Fecha de inscripción : 01/03/2014
Edad : 235
Localización : Paris

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Falsas promesas... Luna de Hiel - (Privado) 18+

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.