Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 07/45
Afiliaciones élite: abiertas
Última limpieza: 07/06


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




Navegando entre la verdad de una mentira (privado)

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ir abajo

Navegando entre la verdad de una mentira (privado)

Mensaje por Höor Cannif el Mar Oct 24, 2017 7:04 am

No es que sobraran precisamente camarotes en el barco, así que junto a Danielle decidimos ubicarlos en un par de ellos. Lund pasaría a compartir lecho con Dani, algo a lo que no se opuso obviamente y Atharal me tocaba el culo bromeando sobre lo bien que íbamos a pasarlo mientras me lanzaba un bocado.
Me descojonaba mirando al Ave con una niña de dorados caballos en mis brazos que se había quedado dormida en el trayecto hasta el barco.

Atharal se ocupó de llevar a tres de las niñas a su camarote y yo hice lo propio con las otras tres, acomodándolas en la cama y arropándolas con las mantas.
En alta mar el frio calaba los huesos y esas criaturas iban descalzas y en harapos.
-Os llevaremos a una aldea cercana, hay familias que se ocuparan de cuidaros hasta que vuestros verdaderos padres aparezcan, no os preocupareis, mandaré misivas a vuestras aldeas y en breve estaréis en casa, ya ha pasado todo.

Deposite un beso en la cabeza de la niña rubia, la mas pequeña y que no dejaba de llorar incapaz de soltarme.
Ladeé la sonrisa, me recordaba a Valeska, una de mis hijas, ella era oráculo y bien podría haber caído en manos de esas brujas.


Levántate una y otra vez hasta que los corderos se conviertan en lobos.
Höor:
guerreras:
La pirata:
Valeria:
avatar
Höor Cannif
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 802
Puntos : 860
Reputación : 120
Fecha de inscripción : 21/09/2016
Localización : el placentero infierno de tus piernas.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Navegando entre la verdad de una mentira (privado)

Mensaje por Ingrid Östberg el Mar Oct 24, 2017 7:17 am

Spoiler:
Doble post, borro este.


Última edición por Ingrid Östberg el Mar Oct 24, 2017 4:27 pm, editado 1 vez


avatar
Ingrid Östberg
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 50
Puntos : 46
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 18/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Navegando entre la verdad de una mentira (privado)

Mensaje por Ingrid Östberg el Mar Oct 24, 2017 7:17 am

No sabía cómo, pero al final Ingrid había conseguido salir de allí, cambiar de forma quemaba mucho sus energías pero había estado preparándose para ese momento. Estaba deseando irse con el otro animal barbudo, pensando que sería mil veces mejor que coincidir con un Cannif, era demasiado arriesgado y no podía olvidar que su linaje fue el que hizo caer en desgracia a su propia familia, si e abuelo de Höor se hubiera detenido a investigar, tal vez no habrían acabado así. No tuvo tanta suerte y aunque intentó colarse con Atharal, finalmente no cabían así que la llevaron con el vikingo.

Ingrid estaba incómoda, su apariencia era de una niña de diez años, como máximo, pero era la más mayor de todos, de hecho había alguno que tan solo tenía dos o tres, la mayoría vestían con lo que podían conseguir en el pantano. Plantas acuáticas secas, harapos de velas arrastradas por el mar y ella no era diferente, tenía el pelo hecho una maraña y no se sabía si era castaña o morena, sucios pero nada delgados, la mayoría estaban bien nutridos, alguno hasta gordito.

Ingrid estaba mirando a la niña que lloraba en brazos de Höor y como parecía no calmarse al fina se acercó y tocó la mejilla de la chiquilla.- Todo irá bien Brunilda.- Apartó el desastroso cabello del rostro de la niña.- Estarás en casa en seguida.- Le aseguró. Su voz y su toque pareció calmar un poco a la criatura, que se quedó sorbiéndose los moquitos pero sin llorar, aun en brazos de Höor.- Brunilda tiene miedo a la oscuridad.- Le dijo al vikingo. La otra chica que estaba con ellos se había ya quedado dormida en una esquina, envuelta en mantas.-..¿Es verdad que nos vas a llevar a una aldea? ¿Está muy lejos?


avatar
Ingrid Östberg
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 50
Puntos : 46
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 18/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Navegando entre la verdad de una mentira (privado)

Mensaje por Höor Cannif el Mar Oct 24, 2017 8:21 am

La niña de más edad se acercó a la pequeña que aún berreaba entre mis brazos. Una caricia amiga la hizo aplacar su llanto y no tardó Demasiado en caer profundamente dormida.
La deposite con cuidado sobre el camastro al lado de la otra niña y me alce hacia el mueble donde descansaba una botella de ron y vaso.
Servicios dos dedos en este acercándoselo a la morena, le vendría bien un trago y para que mentir, a mi También.
-hay una aldea bastante céntrica y grande rumbo a Akershus, mi intención es dejaros alli, es más seguro que llevaros hasta la fortaleza.
Mandaré a las aldeas de donde sois una misiva y pronto estaréis en casa.
Di un trago me dolía todo el cuerpo así que afloje los correajes de la armadura como pude.
- ¿llevas mucho tiempo presa? Esas perras de hel deberían haber sido enviadas con hela hace mucho tiempo- gruñi dando otro trago.
Me hervía la sangre solo de pensar cuantos críos habrían sido devorados por esas hijas de puta.


Levántate una y otra vez hasta que los corderos se conviertan en lobos.
Höor:
guerreras:
La pirata:
Valeria:
avatar
Höor Cannif
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 802
Puntos : 860
Reputación : 120
Fecha de inscripción : 21/09/2016
Localización : el placentero infierno de tus piernas.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Navegando entre la verdad de una mentira (privado)

Mensaje por Ingrid Östberg el Mar Oct 24, 2017 8:29 am

En cuanto Höor dejó a la niña y se movió por el camarote, Ingrid se echó hacia atrás, tensa. Le había pegado un susto de muerte. Era como si en cualquier momento fuera a soltarle un golpe o cortarle la cabeza, que por muy bruja que fuera, a eso no sobrevivía nadie. Apretó los labios, nerviosa, había pegado un brinco hacia atrás pero se quedó callada y le miró mientras iba y venía. ¿No podía estarse quieto? Le ponía muy nerviosa que no dejara de menearse por todos lados.

Se acercó, cohibida, muy poco convencida. ¿Sería veneno? ¿Una poción para dormirse y dejar de concentrarse en la alteración de su cuerpo? Extendió las pequeñas manos y cogió el vaso, bebió mientras le miraba de reojo, como si estuviera vigilandole constantemente. O esa chica estaba muy asustada o era muy desconfiada. Hizo una mueca rara por el sabor y luego le devolvió el vaso.-Puagh...- Levanté las cejas mientras empezaba a manejar las correas de su armadura...¿Ni quitarse la armadura solo podía? Menudo rey destronado...Se acercó a él despacio, siempre atenta por si tenía que echar a correr o protegerse y buscó las correas de su equipo para ayudarle a quitárselo, distraída. A medio camino de Arkeshus era exactamente lo que necesitaba, hasta tendría un poco de tiempo para alejarse y esconderse antes de que su apariencia cambiase, era perfecto, ni planeado.

Miró hacia otro lado, otra vez incómoda. Que le maldijeran no le hacía mucha gracia, sus hermanas estaban muertas, todo si linaje lo estaba..¿No era suficiente..? Höor era un hombre cruel, sin escrúpulos y vengativo. Ojalá hubiera puesto más trampas en el pantano. Se rascó la nuca.- Si..Llevo mucho tiempo..Se me da bien calmar a los demás.- Dijo, como simple excusa. Una vez le ayudó a soltarse los correajes volvió a dar un paso atrás. Poniendo distancia, mirándole de nuevo atentamente, era como si Ingrid no quisiera cerrar los ojos ni para pestañear.

Era lo más raro que le había ocurrido nunca. Höor Cannif, delante de sus narices, siempre supo que sería él quien la liberase del yugo de sus hermanas pero...Tenerle tan cerca era muy distinto, era como encontrarse con un ser que solo existía en la imaginación de uno. Un sueño. O una pesadilla.-...Nunca..¿Te has parado a pensar por qué son....eran....tan malas? Igual era por algo..


avatar
Ingrid Östberg
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 50
Puntos : 46
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 18/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Navegando entre la verdad de una mentira (privado)

Mensaje por Höor Cannif el Mar Oct 24, 2017 8:33 am

Ladeé la sonrisa al verla desconfiar, no podía culparla si como decía había pasado mucho tiempo con esas brujas.
Una carcajada escapó de mis labios al escuchar su “puaj” cosas peores habría bebido en ese lugar, puede que supiera un poco fuerte para un niño pero la ayudaría a dormir y de paso a calmar el dolor.
Di un nuevo trago mientras esta se acercaba despacio dispuesta a ayudarme con las correas, apenas quedaban un par por la espalda que soltó y por la cabeza saqué la armadura dejándola en el suelo para quedarme así solo con la camisola de debajo sucia y bañada en carmesí.
-¿Por que eran malas? -repetí meditando su pregunta.

No entendía su pregunta ¿estaba justificándolas? Enarqué una ceja sin comprender el porque, devoraban niños, los mataban, no había justificación para esos actos.
-Todos tenemos elección -le dije buscando su mirada – que nadie te haga creer lo contrario -aseguré hundiendo en ella mis pardos.
Yo lo sabia mejor que nadie, de no ser así, hoy seria un lacayo de Randulf.
Me quebró tantas veces en el patio de armas que no recuerdo cuantas me puse en pie.
-A veces es mas fácil ceder, compadecerte de tu suerte y con ello encontrar la escusa para no creerte responsable de lo que haces. Siempre tus actos te definirán, no lo olvides.
No se que te han contado esas brujas ni donde radica la perdición de sus almas que espero se pudran en Hel, pero te aseguro que todos podemos luchar para cambiar las cosas.

Revolví su pelo, ella me miraba atenta como si estuviera rumiando mis palabras, yo también había sido un niño en manos de un monstruo, pocos conocían mi historia mas allá de la leyenda forjada a fuego con mi nombre.


Levántate una y otra vez hasta que los corderos se conviertan en lobos.
Höor:
guerreras:
La pirata:
Valeria:
avatar
Höor Cannif
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 802
Puntos : 860
Reputación : 120
Fecha de inscripción : 21/09/2016
Localización : el placentero infierno de tus piernas.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Navegando entre la verdad de una mentira (privado)

Mensaje por Ingrid Östberg el Mar Oct 24, 2017 8:59 am

Devorar niños y usarlos para otros fines era una de las tantas cosas que sus hermanas habían hecho, pero no tenía por qué contarle el resto, además una niña no tenía por qué saberlas. Miró atentamente la camisola manchada de lo que parecía sangre..¿De otros o de él? No se movió del sitio, mirándole con intensidad, seria, demasiado seria para una niña pero no todos pasaban por la cabaña de tres moiras, así que podía estar justificado.

Tenía ganas de contestarle, de decirle que no todo el mundo tenía poder para decidir, para tomar decisiones uno tenía que ser libre, eso para empezar y se había dado cuenta de que no había sido dueña de sus acciones desde que Randulf las ocultó. Ella no decidió vivir, no decidió quedarse con Pandemonium. La única vez que intentó hacer uso de su libre albedrío acabó en la sala de torturas de la Inquisición, a punto de morir quemada en la pira central de la ciudad, con la muchedumbre clamando su nombre, su vida y su alma, justo la que él estaba condenando. ¿Siempre teníamos elección? Mentira. Los únicos capaces de tomar sus propios riesgos y decidir su destino eran los que tenían el poder para ejercerlo o los que tenían suficientes contactos para que le ayudaran a ello. Por lo que había visto, Höor tenía muchos amigos, pero para alguien completamente solo, no había opciones. La vida o la muerte.

Se encogió cuando Höor le revolvió el pelo, ya de por si hecho un desastre y bajó la mirada al suelo, incómoda. En algo tenía él razón. Siempre supo que sería él quien le haría libre, solo tenía que prepararse, centrarse en su poder y esperar...Su plan estaba yendo viento en popa. Había atraído a Höor a la isla, le había dicho a sus hermanas que él era la fuente máxima de su poder, cuando en realidad era su verdugo, protegió la isla para que sus hermanas no sospechasen de ella y para cuando lo hicieron, ya había sido demasiado tarde. Y ahora todo funcionaba según lo llevaba planeando años: Höor había matado a sus hermanas, liberándola así de ellas sin necesidad de mancharse las manos con sangre de su sangre, evitando que los espíritus y los Dioses se enfurecieran; pensaba que Ingrid Östberg estaba muerta y, por si fuera poco, le iba a dejar totalmente libre.

Todo salía a pedir de Ingrid, de modo que sí, siempre había elección. Había mentido y traicionado a su propia sangre, por supuesto había engañado a Höor para quedar libre, pero sus predicciones nunca mentían: Höor era su salvador.

- No digas eso.-Ya le estaba crispando tanto maldecir su alma. Apretó los dientes porque por un momento fue Ingrid y no la niña, quien habló.- No es buena idea maldecir a las brujas, aunque estén muertas..No les desees más mal......Por favor.-Cogió aire y le señaló las ropas manchadas de sangre, mejor cambiar de tema.- ¿Te han hecho daño?


avatar
Ingrid Östberg
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 50
Puntos : 46
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 18/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Navegando entre la verdad de una mentira (privado)

Mensaje por Höor Cannif el Mar Oct 24, 2017 10:10 am

La niña parecía aterrada pues me pidió que dejara de maldecirlas, quizás porque le habían dicho que eran inmortales y que siempre podrían dañarnos.
-No te engañes, las brujas están camino de Hel y si no las temo vivas ¿por que hacerlo muertas? No deberías seguir asustada -aseguré clavando la rodilla en el suelo para quedar a su altura -no voy a permitir que nadie te haga daño. Algún día te convertirás en una mujer y entenderás lo que te digo.

Sujeté sus brazos con mis manos para que me prestara atención.
-No se puede vivir siempre con miedo, el miedo es útil para seguir vivo, pero sus cadenas son pesadas y acabas convirtiéndote en su esclavo, ese día estas perdido.
Yo prefiero ser libre, si la muerte me llega será con una espada en la mano luchando por aquel que no es capaz de alzarla -ladeé la sonrisa -a fin de cuentas me esperan unas valquirias tetonas y una gran cena -bromeé guiñándole un ojo.

Me miré la camisola cuando la niña preguntó si me había hecho daño, sinceramente después de cada batalla siempre habían recuerdos que surcaban el cuerpo.
Las cicatrices hablaban de batallas ganadas.
-La mayor parte no es mía, tranquila, ahora me coseré las heridas.
Di un nuevo trago de la botella relamiendome después los labios.
-¿Como te llamas? -le pregunté -eres la mayor, necesito que me escribas los nombres de las niñas, así como la procedencia de estas si las conoces, también la tuya. Pronto estaréis en casa. Deberías dormir, debes estar cansada.

Por como había hablado parecía haber aguantado mucho tiempo junto a esas brujas, quizás la usaban para calmar al resto de niñas, así que algo me decía que tenia que saber lo suficiente de estas pues habría sido su paño de lagrimas.
En parte ella también se había rebelado como yo a las circunstancias, podría haberlas dejado a su suerte y sin embargo, dentro de sus posibilidades las calmó y las ayudó a hacer su estancia en ese infierno mas agradable, estaba orgulloso de ella y se lo hice saber


Levántate una y otra vez hasta que los corderos se conviertan en lobos.
Höor:
guerreras:
La pirata:
Valeria:
avatar
Höor Cannif
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 802
Puntos : 860
Reputación : 120
Fecha de inscripción : 21/09/2016
Localización : el placentero infierno de tus piernas.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Navegando entre la verdad de una mentira (privado)

Mensaje por Ingrid Östberg el Mar Oct 24, 2017 3:32 pm

Ingrid volvió a sentirse cohibida y se quedó sin aliento cuando él hincó la rodilla para hablar a la misma altura, cara a cara. No debía olvidar que todo aquello ocurría porque su cuerpo era el de una infante, si fuera Ingrid, la verdadera Ingrid, entonces no estaría siendo tan protector. Sonrió de medio lado cuando habló de valkirias y cenas copiosas, como todos los vikingos, él no era muy diferente. Tal vez debería empezar a temer, las Moiras eran fuertes y aun quedaba una viva.

Se quedó en silencio, no había pensado en su nombre, podría decirle el suyo pero las Moiras habían sido un murmullo entre las aldeas y habían llegado a todos los alrededores, no era tan difícil que alguien conociera a las tres.- Berenice..-Dijo el nombre de su madre, porque era el único que recordaba, era una hechicera, una druida, encargada más de la naturaleza que una magia oscura, como había retorcido Brilda la suya. El recuerdo de su madre instaló una presión en su pecho y bajó la mirada. Asintió con la cabeza, podía hacer todo eso, se sabía de dónde eran aquellas niñas, se alegraba de corazón que volvieran a casa sanas y salvas.

Podía haberse ido a dormir o a fingir hacerlo, pero en vez de ello se quedó mirándole. Si Höor iba a coserse las heridas él solo no pensaba perdérselo, algo de regocijo se merecía ella y era saber que ambos habían sangrado en esas tierras, tanto él como su familia. Sangre por sangre.- ¿Puedo escribirlo ahora? Se me olvidará si lo hago después.


avatar
Ingrid Östberg
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 50
Puntos : 46
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 18/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Navegando entre la verdad de una mentira (privado)

Mensaje por Höor Cannif el Mar Oct 24, 2017 3:56 pm

Le indiqué donde estaba el escritorio, allí encontraría, papel, pluma y secante, así que si quería escribirme ahora los nombres y ubicación del resto de niñas y la suya propia me parecía una buena idea.
Supongo que dormir era complicado cuando no estas acostumbrado al mar y sus vaivenes.
-Si hubieras bebido el sopor ya te tendría rendida en el lecho – apunté con una picara sonrisa mientras me quitaba la camisa para mirar las heridas frente al pequeño espejo ovoide.
Muchas eran apenas eran rasguños que cerrarían por si mismas, pero en el pectoral me atravesaba una que sangraba todavía, así que busque aguja e hilo y lanzando un chorro de ron por mi pecho que me hizo sisear fijando mis ojos en el espejo empecé a dar puntadas.

Después de tantas guerras uno se acostumbra a hacerse sus propios remiendos.
Mis ojos se fijaron en los de la niña que me miraba a través del cristal, supongo que intrigada por lo que estaba haciendo en ese preciso momento.
-tranquila, he bebido suficiente para apenas notar el dolor -le dije guiñándole un ojo.
No quería preocuparla, ya había tenido bastante con esas arpías.

Lo que no tardé en fijarme es que miraba mi espalda, también con restos de sangre, aunque lo que de seguro se estaba preguntando es como alguien de mi condición podía tener tantas marcas de latigazos.
-Desde que nací fui considerado una leyenda, pero para Randulf, mi tío, era el niño que hecho hombre acabaría con su reinado.
Asi que, intentó por todos los medios doblegarme ante un pueblo que me veía como la esperanza de un futuro incierto.
Lo mas fácil hubiera sido ceder, rendirme, caer y mirar hacia otra parte, compadecer mi suerte ¿que podía hacer un niño contra un rey que lo molía a palos? Pues supongo que solo una cosa, levantarse.
Por eso no debes creer a las brujas, todos podemos elegir, yo no tuve a mi favor nada y no me rendí, reconozco que suplique la muerte en silencio a los dioses mas de una vez.
Tu tampoco te has rendido y estas aquí..no somos tan diferentes ¿ no crees? -dije ladeando la sonrisa volviendo a centrar mis ojos en el espejo y en la herida.


Levántate una y otra vez hasta que los corderos se conviertan en lobos.
Höor:
guerreras:
La pirata:
Valeria:
avatar
Höor Cannif
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 802
Puntos : 860
Reputación : 120
Fecha de inscripción : 21/09/2016
Localización : el placentero infierno de tus piernas.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Navegando entre la verdad de una mentira (privado)

Mensaje por Ingrid Östberg el Mar Oct 24, 2017 4:09 pm

La niña se acomodó en la silla pero no había calculado su tamaño en ese cuerpo y apenas llegaba, se colocó al final de rodillas para poder escribir a gusto, aunque nunca había pensado en lo difícil que era escribir en una mesa que no dejaba de moverse por culpa de las olas, pero así parecía más una letra de niña. Apuntó los nombres y los apellidos de alguna de memoria, aunque muchos eran demasiado pequeños para esos detalles y al lado de cada nombre puso la edad aproximada y de dónde los habían recogido, alguno tenía una ubicación muy exacta, hasta el de la familia a la que se lo quitaron, pero otros solo la aldea,un par estaban totalmente en blanco. Si él supiera que no quería dormir, porque en cuanto entrase en la fase inconsciente su cuerpo volvería a ser el de siempre...

El olor de la sangre y el sudor le llegó como un mazazo, levantó la vista intentando concentrarse, pero vio sin querer el espejo que Höor estaba utilizando para coserse las heridas, no habían sido muchas teniendo en cuenta que se había enfrentado a la ira de sus hermanas, tal vez debió poner más énfasis en las trampas pero la idea era que le fuera difícil llegar, no imposible. Frunció el ceño al ver cómo se cosía la carne sin apenas hacer una mueca. Al final, suspiró y dejó la pluma, cerró el tintero para que no se cayera con el vaivén del barco y se bajó de la silla con torpeza, cubrió la distancia entre ambos en apenas unos pasos.- Estoy más preocupada por lo que te estás haciendo.-Extendió los brazos para alcanzar la aguja y el hilo que estaba usando y quitárselo de las manos. Llevaba un rato mirándole y se estaba poniendo negra viendo cómo se estropeaba la carne.

Usó la camisola de Höor para mojarla en ron y limpiarle la herida de sangre y que no dejaba de sangrar, después limpió también la aguja y el hilo con el ron, antes de empezar a dar puntadas en los bordes de la herida con suavidad, completamente concentrada en lo que hacía. Sus puntadas eran seguras, su muñeca no temblaba, pero alzaba los ojos cada vez que pinchaba más carne de la necesaria, sin querer, los puntos tenían el tamaño justo, ni más pequeño ni más grandes y la distancia entre ellos era equitativa. Había curado heridas así antes. Mordió el hilo para cortarlo y comprobó su trabajo con satisfacción, volvió a palpar la herida con la camisa.- Sería mejor con algo limpio y no con estos trapos..Podrías ponerte enfermo.-Le advirtió, antes de girarse, dando un rodeo. Le cogió de un brazo y le hizo sentarse en la silla que ella había estado usando antes, así podía llegar a su espalda donde tenía otra herida bastante fea, parecían marcas de garras..Y él ni se había dado cuenta. La hoja donde había estado escribiendo tenía todos los nombres de las niñas, menos un par de orígenes de los más pequeños, que desconocía, y el suyo propio, que no aparecía en lo que había escrito.

Empezó a desinfectar y a coser de nuevo, con infinita paciencia, limpiando cada vez que la sangre no le dejaba ver con claridad.- Una de las brujas decía, que en una historia siempre hay dos versiones.- Mientras cosía, sopesaba las palabras del vikingo.- ..No somos para nada iguales.- Dijo, a media voz. Él era Höor Cannif. Los dioses contemplaron su nacimiento, para bien o para mal su destino era grande, por eso su infancia también lo fue. Randulf hacía cosas horrorosas, pero también grandes. Ojalá ella tuviera una ínfima parte del valor que él tenía, no era cobarde, pero sabía de sobra sus límites. Ella estaba sola y el heredero al trono nunca lo estaría. Él se levantó contra Randulf, ella tuvo que esconderse y agacharse, dejar que la pisotearan y la menospreciaran con tal de sobrevivir. Höor era un lobo, ella una rata. Él era un rayo de esperanza y ella una nube cargada de tormenta.

Se fijó en las cicatrices de látigos, las reconocía muy bien, ella misma tenía una buena colección, pero eran mucho más recientes y dolían tanto en carne como en recuerdo. Acarició una de las marcas más profundas.- ¿Hablabas en serio?-Saltó, de pronto, cuando no venía a cuento.- Lo que has dicho antes... ¿No permitirás que nadie me haga daño? Incluso...¿Incluso cuando me convierta en una mujer?


avatar
Ingrid Östberg
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 50
Puntos : 46
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 18/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Navegando entre la verdad de una mentira (privado)

Mensaje por Höor Cannif el Mar Oct 24, 2017 4:21 pm

Ladeé la sonrisa cuando la niña acortó la distancia que nos separaba con cara de preocupación, según ella estaba haciéndome una carnicería, algo que francamente no dudaba de que era cierto, pero entre el vaivén del barco, el alcohol consumido y que no veía una mierda en ese espejo …
-Con que la carne se junte es suficiente -apremié a decir en mi favor antes de que me quitara la aguja el hilo y alzara sus ojos con cierta reprobación a mis palabras.

Asentí, supongo que peores coas que una herida abierta abría visto entre esas hijas de puta, así que me deje hacer.
Observé como limpiaba la herida despacio, apartando todo rastro de sangre de ello y bañándola en ron.
Sus ojos buscaban los míos tras cada punzada, apenas siseé un par de veces aplacandolo con otro trago de ron.
Su pelo rozó mi pecho cuando cortó el hilo con los dientes y lentamente sus pies descalzos bordearon mi cuerpo para proceder a coser al parecer otra herida que tenia en la espalda.

Tiró de mi hacia una silla y me dejé caer en esta, francamente estaba cansado, así que mientras cosía sentía el sopor que me iba cerrando los ojos. Cabeceé varias veces llevando mi barbilla la pecho y viviendo a despertarme de golpe
Creo que sucumbí al sueño cuando escuché la voz de la niña a mis espaldas.
Abrí los ojos de golpe ante su pregunta y giré el rostro para enfrentarla con una divertida sonrisa.
-También cuando te conviertas en una mujer, pero no sufras, para que deje de entenderte aun queda tiempo -bromeé haciendo clara referencia al mal humor que las mujeres se gastaban.
-La ira de una mujer es mas afilada que mil espadas -bromeé cuando esta volvió frente a mi -así que no tengas prisa por convertirte en una bruja– bromeé.

Me puse en pie, acercándome a una palangana de agua que había sobre un mueble bajo y me mojé la cara y el pelo para despejarme.
-Ahora si señorita, meta sus pies en ese camastro y a dormir -le dije en tono autoritario. El mismo que usaba con mis hijos y que a decir verdad, no acababa de funcionarme nunca.
Tomé la lista y le eché un rápido vistazo.
-¿y tu? -pregunté enarcando una ceja -no me has puesto de donde vienes.

Tiré una manta al suelo para acomodarme sobre ella.
No podía ser que no lo supiera a no ser que hubiera sido robada en su mas tierna infancia, pero de ser así llevaría con las brujas diez años y eso era imposible ...elevé la mirada del suelo hacia el camastro.
-Explícate -le pedí.


Levántate una y otra vez hasta que los corderos se conviertan en lobos.
Höor:
guerreras:
La pirata:
Valeria:
avatar
Höor Cannif
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 802
Puntos : 860
Reputación : 120
Fecha de inscripción : 21/09/2016
Localización : el placentero infierno de tus piernas.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Navegando entre la verdad de una mentira (privado)

Mensaje por Ingrid Östberg el Mar Oct 24, 2017 4:36 pm

No debería menospreciar las heridas frescas, la carne estaba cerrada, pero eso no le aseguraba que se pusiera mala y una buena fiebre podría matar a cualquiera si no se trataba correctamente. Nunca entendería a aquellos a los que no prestaban suficiente atención a los detalles. Si por lo menos estuviera en la cabaña podría mejorar lo que ya había hecho, solo el alcohol irritaba más que ayudaba, pero al menos limpiaba un poco la herida, aunque no fuera suficiente para evitar las infecciones.

Aunque sabía que estaba jugando con la realidad y con la ignorancia de Höor, se sintió algo mejor al escucharle aceptar la promesa, aunque suponía que esta no iba a valdría nada si descubriera quién era en realidad, pero eso no iba a ocurrir, no lo podía permitir. De momento se quedaba con sus palabras y prefirió creer en ellas. Suponía que había tenido sus problemas con mujeres, pero la verdad era que le daba muy igual, ella no era una mujer corriente y no era porque fuera especial, si no por la forma en la que había vivido y con quién se había criado.

Se acercó a él primero, pero en vez de meterse en el camastro junto a la otra niña, Ingrid recogió la manta del suelo y no le permitió tumbarse en el suelo. Se pasó la manta por los hombros, para cubrirse en lo posible y luego se fue a una esquina del camarote, donde poder estar recogida.- Duerme tu en la cama, lo necesitas más, a mi no me molesta el suelo.-Se acomodó lo mejor que pudo, con la espalda contra la pared de madera y se encogió de hombros, rodeándose las piernas con los brazos para mantener el calor.- No tengo a dónde volver, mataron a toda mi familia.- Bajó la mirada un instante, Ingrid tenía arte para mentir sin decir mentiras. Era cierto todo lo que decía, aunque no en el contexto que Höor creía, por eso no había dudado al contestar.-...Pero no pasa nada, me quedaré en el sitio ese donde nos vas a llevar y se hacer muchas cosas.-Dijo, con cierto entusiasmo.- Puedo limpiar y cocinar y se cuidar de niños y coser heridas..Bueno, eso último más o menos...¿No puedes dormir?-Antes se había quedado dormido mientras le cosía, si era capaz de hacer eso, seguro que estaba muy cansado, no entendía a qué venía el querer explicarle de dónde salía ella. Miró fijamente a Höor a los ojos.- Se una canción para dormir.


avatar
Ingrid Östberg
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 50
Puntos : 46
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 18/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Navegando entre la verdad de una mentira (privado)

Mensaje por Höor Cannif el Miér Oct 25, 2017 1:06 am

La niña tiró de mi manta para llevársela, según ella lo adecuado era que yo fuera el que se durmiera en el camastro lo que me hizo enarcar una ceja antes de ladear la sonrisa.
-¿y en que lugar dejaría eso al héroe? -bromeé antes de explotar en carcajadas viéndola como se hacia pequeña en una esquina.

Me acerqué a la niña y con un brazo la alcé del suelo con facilidad no pedí permiso, ni perdón por ellos.
-No voy pasarme la noche discutiendo con una niña sobre quien ha de dormir o no en el camastro, por Odin, soy el adulto de esta habitación -bromeé llevándola conmigo hacia el lecho.
Las niñas no ocupaban demasiado ,así que aunque era pequeño me dejé caer con la niña sobre el dispuesto a dormir.
Si algo sabia de las mujeres es que una discusión con ellas era infinitamente peor que una batalla a melé con una bestia. Siempre le daban la vuelta a las cosas y acababas sin saber exactamente porque estabas discutiendo pero sin duda tuya era la culpa y suya la razón absoluta.

Escuché sus palabras, decía haberse quedado huérfana, no tenia donde venir, ni a donde ir, su cabeza se apoyó con cuidado en mi pecho, tiré de las pieles para cubrirnos.
-Vente conmigo -dije adormilado -en Akersus hay un gran patio de armas, no puedes vivir con la idea de limpiar, coser y cocinar, eres lista, muy capaz de hacer mas cosas, puedo entrenarte y convertirte en una gran escudera. Podrás darte cuenta allí de la libertad por la que luchamos.

Quizás mis palabras de antes se habían quedado en nada, pero ahora le estaba dando una oportunidad, antes insinuó que nada podía hacer alguien como ella para cambiar las cosas, yo estaba dándole una opción de hacerlo.
-¿Una canción? -pregunté arrastrando las palabras mientras mi respiración pesada moría en su pelo.
Desconozco si la empezó, pues sucumbí al sopor del cansancio y el alcohol a los pocos minutos.


Levántate una y otra vez hasta que los corderos se conviertan en lobos.
Höor:
guerreras:
La pirata:
Valeria:
avatar
Höor Cannif
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 802
Puntos : 860
Reputación : 120
Fecha de inscripción : 21/09/2016
Localización : el placentero infierno de tus piernas.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Navegando entre la verdad de una mentira (privado)

Mensaje por Ingrid Östberg el Miér Oct 25, 2017 5:47 am

Puso los ojos en blanco sin querer. Héroes. Ingrid sabía mejor que nadie que no existían, que cada uno era su propio héroe, aunque..Si lo pensaba detenidamente, había estado esperando a uno durante mucho tiempo, años, desde que tuvo la primera visión, desde que los dioses le susurraron el nombre. Pasaron meses antes de poder averiguar todo lo que tenían que decirle, escuchar a los espíritus y entenderles no era exactamente lo mismo, sus poderes eran bastos y tenía facilidad para interpretar señales, pero lo era solo porque se había enfocado en ellos, sus hermanas sembraban el caos y se divertían, mientras ella se aislaba y aprendía a viajar por las ramas de Ygdrassil, recorriendo los diferentes mundos sin necesidad de moverse del suyo. Siempre había creído que ella era su propia heroína, ella escogió mentir a sus hermanas, ella escogió la libertad por encima de todo, seguramente tenía opciones a elegir, tal vez en Peltotunturo yacería el cuerpo de Höor Cannif de no ser porque ella escogió otro camino, pero sin él, ella no habría podido salir de allí jamás. Tenía que concedérselo, era su héroe, aunque no lo admitiera en voz alta jamás. 


Los movimientos de Höor levantaron sus sospechas y se puso tensa en cuanto se acercó demasiado, que alguien hiciera amago de acercarse tan directamente le ponía en alerta pero que le cogiera en brazos era lo que menos podía esperarse en el mundo. No se resistió, porque estaba boquiabierta, la incomodidad y el miedo fueron tan irracionales que ni siquiera pudo quejarse. Se quedó tumbada en la cama mirándole muy asustada, muy sorprendida. ¿Ir a Akershus con él? ¿De qué estaba hablando? No, claro que no iría, hasta allí apenas podría llegar con ese cuerpo, era una locura, nunca aceptaría, pero si su sorpresa no era inmensa ya, ahora era mayúscula. ¿Se llevaría a una niña desconocida hasta su hogar? ¿Así de sencillo? ¿Por qué..? Nadie era amable porque si. ¿Sospecharía algo..? No, por qué tendría que hacerlo. ¿Era así de altruista..? Podría haberle contestado con cualquier excusa, pero en ese instante ni siquiera le salieron las palabras.

Observó al Cannif mientras se quedaba dormido, a medida que el sueño le vencía ella se sentía menos tensa y se permitió volver a respirar. Durmiendo en la misma cama que el verdugo de la familia Östberg..Qué ironía. No le dio tiempo a cantar, él se quedo dormido en seguida y ella pudo contemplarle con toda libertad. Sería tan fácil acabar con él, las armas del noble estaban ahí, al alcance, tan sencillo como un corte en la garganta o atravesar algún punto vital, pero no era tonta, estaba en un barco y no tenía modo de escaparse si lo hacía.

No podía dormir si quería mantener esa forma, pero tenía su propia forma de descansar. Cerró los ojos y se concentró, se dejó llevar por el mundo onírico que le rodeaba, que susurraban secretos y le dejaban en trance, aparentemente dormida, pero sin estarlo.


avatar
Ingrid Östberg
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 50
Puntos : 46
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 18/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Navegando entre la verdad de una mentira (privado)

Mensaje por Höor Cannif el Miér Oct 25, 2017 5:57 am

Abrí los ojos cuando a través de la pequeña claraboya entraron las primeras luces del alba. Dejé escapar el aire y me removí ligeramente tratando de no despertar a las crías que dormían sobre el lecho.
Bostecé rascándome la nuca mientras me acercaba a la palangana y me lavaba la cara, mojándome después el pelo y la nuca.

Desabroché el pantalón dejándolo caer mientras me lo sacaba por las perneras lanzandolo al suelo mientras me acercaba moviendo el cuello que crujía por la tensión de los músculos hacia el armario.
Me coloqué los pantalones antes de que la puerta fuera abierta por Atharal que entraba con una bandeja de para desayunar.
-Conde te traigo el desayuno a la cama -me dijo lanzándome unos besos y pestañeando haciendo el merluzo como de costumbre.
Me acabé de colocar la camisa mientras me reía acercándome para pillar un pan y darle un mordisco.
-Besame conde -dijo este abalanzándose haca mi con cara de pervertido.
-Quita desviaó -dije muerto de la risa dándole un empujón.
-Que vergonzoso estas, todo porque tenemos publico -decía haciendo el papel de su vida estallando los dos en carcajadas.

Lund entró en la habitación con una sonrisa de oreja a oreja.
-Lund, besame tu, te he traído el desayuno -le dijo Atharal cambiando de objetivo y arrebatándome el pan de la mano.
-Quita maricón, se lo contaré a la condesa al llegar a Akershus -replicó cogiendo otro de los panes.
-¿Y Dani? -pregunté -quiero que ponga rumbo a la aldea de Welington, esta a medio camino, antes de llegar a Akershus dejaremos allí a los niños, tengo un listado de sus nombres, ubicación, y fecha aproximada de cuando fueran robadas, así que enviaremos misivas a las ladeas y los padres podrán acudir allí a buscarlas.
Ella se vendrá conmigo a Akershus, no tiene familia -añadí sin mas


Levántate una y otra vez hasta que los corderos se conviertan en lobos.
Höor:
guerreras:
La pirata:
Valeria:
avatar
Höor Cannif
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 802
Puntos : 860
Reputación : 120
Fecha de inscripción : 21/09/2016
Localización : el placentero infierno de tus piernas.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Navegando entre la verdad de una mentira (privado)

Mensaje por Ingrid Östberg el Miér Oct 25, 2017 6:01 am

No sabía exactamente qué había visto durante su trance, pero estuvo agarrotada y tensa toda la noche, los recuerdos y los remordimientos le acosaban, casi fue un alivio escuchar la puerta abrirse, le costó salir de las ramas de Ygdrassil, cuantas más horas entraba en ese mundo más le costaba salir, los espíritus le agarraban con fuerza, le retenían, como si la bruja fuera una fuente misma de poder. Se esforzó para salir de allí, retorciéndose y frunciendo el ceño sobre el lecho, antes de finalmente abrir los ojos, jadeaba y sudaba, totalmente agobiada, como si acabase de despertar de una pesadilla.

Escuchó las voces de los hombres en un segundo plano por un instante, hasta que se recuperó. Se incorporó despacio en el camastro y se frotó los ojos, completamente agotada y con la tez cenicienta. Tragó saliva, aquellos eran los guerreros que habían matado a sus hermanas, podrían aplastarla como si fuera un simple mosquito y estaban todos reunidos hablando de...Tonterías. Algunas ni siquiera era capaz de entenderlas. Permaneció en silencio, mirando fijamente la bandeja con el desayuno y notó un movimiento a su espalda. En la cama, la pequeña rubia, se estaba espabilando, algo confusa al principio.- Mira, Brun, tienes desayuno. ¿Quieres uno?-La niña, aun algo somnolienta, asintió con la cabeza y se levantó del camastro, pero al ver a los hombres se volvió tímida y les miró con duda. Ingrid sonrió y empujó a la más pequeña.- Vamos, ellos no te comerán si pides.- La pequeña finalmente se acercó, con ojos de cordero, para ver si le daban un bollo.

Ingrid aun estaba saliendo del estado que le provocaba el trance, se atusaba el cabello pensando seriamente en salir a cubierta cuando escuchó las palabras de Höor y desvió la mirada hacia él, muy atenta. ¿Aun se acordaba de eso? ¿Por qué? ¡Eso estropeaba su plan!-...¿No me puedo quedar con el resto de las niñas?


avatar
Ingrid Östberg
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 50
Puntos : 46
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 18/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Navegando entre la verdad de una mentira (privado)

Mensaje por Höor Cannif el Miér Oct 25, 2017 6:05 am

Las niñas empezaban a despertar, no era de extrañar con nuestros bramidos.
Acerqué la bandeja al lecho de estas donde la pequeña niña de cabellos de oro parecía hambrienta miraba los panecillos con ganas de devorar toda la bandeja.
-Coger antes de que Atharal os deje sin nada -bromeé riéndome entre dientes mientras este me lanzaba un trozo de panecillo a al cara que esquivé dejándome caer en el lecho mientras lo miraba con una ladeada sonrisa.

Elevé la mirada cuando la niña morena preguntó si podía ir con el resto a la aldea, al parecer acudir a Akershus conmigo no entraba en sus planes.
-Claro, si eso prefieres, eres libre de elegir tu camino -aseguré revolviendole el pelo.
Podía entender a la perfección que les hubiera cogido afecto al resto de niñas y que prefiriera quedarse con ellas pues a su lado se sentía mas en su hogar que en el mio.

Les robé otro pan a las niñas dando así el tema por zanjado y junto a mis generales subimos a cubierta para hablar con el capitán Morgan.
El navío pronto puso rumbo hacia las costas que le indiqué, aquella aldea era una ciudad costera bastante amplia donde había mucho comercio, ademas de que su situación era muy buena para recibir gentes de todos las zonas del norte.
Allí las niñas estarían a salvo.

Pasamos gran parte de la tarde deambulando arriba y abajo, en la mar poco podíamos hacer mas allá de mirar el horizonte y pensar en nuestras cosas.
Mi semblante era serio, sentado sobre uno de los barriles de hidromiel pensaba en las vivencias de este ultimo año.
Odiaba parar, creo que era incapaz de hacerlo, acostumbrado a ser requerido a todas horas en Akershus, estos eran los primeros momentos de paz que encontraba en todo este tiempo.

Noté la mano de la chiquilla en mi hombro, me giré para enfrentar su mirada insegura.
-Mira -dije señalando con el dedo el horizonte donde ya podía apreciarse tierra firme -ahí encontraras tu hogar, estoy seguro que algún día el destino nos volverá a juntar, para entonces te habras convertido en una mujer y yo podré cumplir mi promesa.


Levántate una y otra vez hasta que los corderos se conviertan en lobos.
Höor:
guerreras:
La pirata:
Valeria:
avatar
Höor Cannif
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 802
Puntos : 860
Reputación : 120
Fecha de inscripción : 21/09/2016
Localización : el placentero infierno de tus piernas.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Navegando entre la verdad de una mentira (privado)

Mensaje por Ingrid Östberg el Miér Oct 25, 2017 7:15 am

Sus ojos brillaron con esperanza, si, claro que prefería quedarse a medio camino, hasta le dedicó una ligera sonrisa, estaba realmente contenta con la noticia. Se inclinó, para recoger del suelo el panecillo que Höor había esquivado, lo limpió por encima con las manos y empezó a comérselo, no tenía sentido del escrúpulo. Las niñas comían con tranquilidad, no habían pasado hambre, así que no parecían una jauría, solo querían desayunar. La más pequeña se pegó a la pierna del vikingo y no se separó de él prácticamente en ningún momento, mientras que la otra niña fue a juntarse con el resto y ella, ella prefirió quedarse en el camarote, de ese modo podía concentrarse menos en mantener esa forma, cuando nadie estaba mirando y así ahorrar energías.

Pasó prácticamente todo el día allí encerrada, pero no sabía a qué tenía tanto miedo, Cannif no parecía sospechar de nada, cosa que le aliviaba y hacía mucho tiempo que no respiraba la brisa del mar. Decidió salir, las chiquillas estaban hechas un pequeño montón pero se atrevían a hablar entre ellas, Ingrid las saludó y las niñas le devolvieron el saludo con toda tranquilidad. Fuera hacía frío, así que se cubrió los brazos con las manos mirando también al horizonte. No tenía buen recuerdo del mar, ni de los navíos, la primera vez le llevaron en una bodega, oculta durante días de navegación sin ver la luz del sol, con la pérdida reciente de su padre, sin saber a dónde se dirigían ni qué sería de ellas. Recordaba que sus hermanas habían estado igual de perdidas, igual de desoladas y asustadas, no sabía en qué momento se convirtieron en unos seres tan retorcidos.

El pesar y la culpa le asaltaron. Era la responsable de la muerte de sus hermanas, del fin de su linaje, aunque hubieran sido manos ajenas las que ejecutaron tal destino. Miró a Höor, el descendiente del culpable que había desembocado todo esto, pero su padre también tuvo su parte de culpa..Si se paraba a pensarlo, ambos eran los culpables de la situación de los Östberg. Se acercó despacio, al notar que su mente divagaba por escenarios no muy felices, parecía profundamente enterrado en su mente. Tocó su hombro con un dedo, un pequeño toque, para llamar su atención y que dejase de poner ese gesto. Algo preocupaba al conde, era fácil de ver.

Miró hacia la tierra que se divisaba y volvió a sonreír, contenta. Se le escapó una suave risa y le miró.- Y tal vez no me reconozcas cuando sea una mujer, pero no te preocupes, la memoria prevalece siempre y cuando exista alguien para recordarla y yo no voy a poder olvidarte nunca.- Para bien o para mal, los Cannif habían entrelazado sus vidas con la familia Östberg, esperaba que el ciclo terminase allí, al separarse.


avatar
Ingrid Östberg
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 50
Puntos : 46
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 18/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Navegando entre la verdad de una mentira (privado)

Mensaje por Höor Cannif el Miér Oct 25, 2017 7:20 am

Revolví su pelo mientras me fijaba en esa pequeña, me parecía una niña madura, especial, pero supongo que era lo normal aquí en el norte, la guerra nos haca sacar lo mejor y a veces lo peor de cada uno de nosotros.
Orn, mi hijo mayor era de su edad, entrenaba en el patio de armas con nosotros acero en mano y pronto empezaría a acompañarnos en misiones de no mucha peligrosidad, tenia que forjarse en la batalla.
-Yo tampoco voy a olvidarte -aseguré viéndola tan contenta, supongo que porque sabia que el viaje concluía y pronto estaría en el seno de una familia -mira -dije cogiendo su mano y llevándola a las saturas de mi pecho -me has dejado marca -apunté guiñándole un ojo.

Mi mirada se alzó de los ojos de la niña hasta los de Dani que timón en mano gritaba mi nombre con premura.
Me alcé de un salto.
-Se terminó mi rato de paz -bromeé. Y en parte lo agradecía, Pensar no siempre era gratificante y tenia demasiadas cosas encima como para hacerlo sin derrumbarme.

Salí corriendo escaleras arriba hasta que llegué a su lado, una tormenta de dimensiones épicas venia hacia nosotros, de seguro nos alcanzaría al anochecer, pero si nos empeñamos en llegar a la aldea pesquera donde pretendía dejar a las niñas nos la encontraríamos de cara, por no hablar como me advirtió Dani que en esa zona era fácil encallar pues grandes cantidades de rocas sobresalían permitiendo muy poca maniobrabilidad.
Empujados por el vendaval estaríamos vendidos a nuestra suerte.
-Pon rumbo a Akershus -le dije sin mas -nos llevaremos allí a las niñas, mandaré las misivas para que sus padres las recojan en la fortaleza.

Dani asintió girando el timón mientras daba ordenes a los marineros para que soltaran velas, que cambiaran la dirección de estas y unas cuantas cosas que no entendí pero que de seguro eran necesarias
Bajé a cubierta encontrándome con Lund y Atharal que jugaba con las niñas y las hacian reír con sus sandeces.
-Nos vamos a Akershus, preparaos, esta noche dudo que nadie pueda dormir en este barco. Atharal conmigo -le pedí.
-Se te ha jodido el polvo Lund -le dijo el pájaro picando al general que gruñía maldiciendo su suerte y de paso a los dioses.
Pensaba sacar todos los muebles de uno de los camarotes, extender en el suelo los colchones para que las niñas pudiera todas juntas estas a salvo allí abajo.
No quería que fueran golpeadas en los vaivenes del barco.
Nosotros ayudaríamos arriba en lo que pudiéramos.


Levántate una y otra vez hasta que los corderos se conviertan en lobos.
Höor:
guerreras:
La pirata:
Valeria:
avatar
Höor Cannif
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 802
Puntos : 860
Reputación : 120
Fecha de inscripción : 21/09/2016
Localización : el placentero infierno de tus piernas.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Navegando entre la verdad de una mentira (privado)

Mensaje por Ingrid Östberg el Miér Oct 25, 2017 8:06 am

Ingrid se puso de puntillas para poder llegarle a la herida de su pecho, no llegó a tocarlas porque no quería que corrieran el riesgo de infectarse y ninguna de las niñas estaba especialmente limpia. Sonrió ampliamente, si él supiera hasta qué punto le había curado, era curioso que el responsable de infligirle aquellas heridas también fuera quien las cerrase. De paso, la niña comprobó si los puntos tenían buena pinta, no parecían tener mal color, solo rosadas, frescas, pero nada más, de momento cerraban como debían.

Apartó la mano, con cierto regocijo, se sentía..Feliz. Hacía tanto que no tenía ese sentimiento, que no era capaz de experimentar algo semejante, esas sensaciones eran prácticamente nuevas para ella y desconocía el motivo. Tal vez porque dentro de pocas millas sería libre por fin o porque él le había asegurado que jamás se olvidaría de ella. Al principio, había tenido a Höor como un desalmado y un cruento vikingo, pero ahora esa visión se distorsionaba y ya no estaba tan segura de lo que pensar, no le conocía y había juzgado al hombre sin conocimiento de causa. Iba a perder la oportunidad de conocerle mejor, pero ahora le daba el beneficio de la duda. No era oro todo lo que relucía y ni el malo era tan malo, ni el bueno tan bueno.

Prestó atención a la mujer y se separó del conde asintiendo con la cabeza, les dejó hablar y fijó la vista en el horizonte, allí donde las nubes se estaban juntando, aunque ella no conocía el mar, no le parecían una gran amenaza pero Danielle Morgan era una mujer del mar, conocía mejor que nadie los cambios del tiempo, lo caprichosos que eran los Dioses. Observando la formación de la tormenta, la felicidad de Ingrid se fue apagando, hasta convertirse en incertidumbre. Thor debía estar terriblemente enfadado..O muy contento.

Ingrid se encargó de reunir a las niñas, la mayoría no había estado en un navío tan grande que zozobraba a merced de las, cada vez más, furiosas olas. Las dejó en las mantas y les aseguró que no ocurriría nada, que eran seres inocentes y que no tenían nada que temer, calmó a los más pequeños, que asustados por el alboroto estaban al borde del llanto. Ella también quería llorar cuando escuchó a Höor dar las órdenes. ¡No! Por favor..Cuando había estado tan cerca, ¿Por qué las fortunas nunca se giraban a mirarla? Por una vez. Cogió aire, permaneciendo en el camarote, pero tenía una sensación extraña en el pecho, se le encogía, le advertía de que algo no iba bien.- No os mováis de aquí, tranquilas.- Sonrió a las pequeñas, aunque ni siquiera ella sentía esa tranquilidad, una e las pequeña le cogió del brazo.- No, Ingrid, no te vayas, tengo miedo. Nos van a comer.- Ingrid acarició la cabeza de la niña rubia, a la que Höor le había recordado a su hija.- Ya nadie os va a comer, no lo voy a permitir. Vais a encontrar a vuestras familias, vais a volver a casa, tenéis que prometerme que cuidaréis de vuestros padres y las unas a las otras. Ahora me tenéis que dejar ir.-La niña no parecía convencida, pero soltó a la bruja y esta se alejó corriendo camarote arriba.

La tormenta ya azotaba con furia el barco y la tempestad enviaba ráfagas de lluvia, las olas se estrellaban contra el casco. Un marinero le empujó sin querer, parecían hormigas alteradas y ni se había dado cuenta de la presencia de la niña. Ingrid se levantó y caminó tambaleándose, agarrándose a la baranda del barco mirando fijamente la tormenta, que estaba formada en el camino hacia la aldea, pero aquella..No estaba designada por los Dioses, las nubes se iban acumulando, la tormenta crecía, se tragaba el resto de las nubes, haciéndose cada vez más y más grande, si no se daban prisa alcanzaría La Venganza de la Reina Ana.

No dudaba de las capacidades de la capitana, pero aquello no era una tormenta corriente. Se agachó en la baranda, con la espalda apoyada en las paredes del barco mientras este se movía con violencia, amenazando con lanzarla. Se rebuscó con vehemencia entre los harapos hasta sacar la bolsita que contenía unos huesos que echó sobre la palma de su mano. Acercó las manos a sus labios y les susurró antes de tirarlos en cubierta, sus ojos repasaron el resultado con avidez, poniéndose tensa reconoció las islas que formaban. Miró hacia la tormenta, aquel no era Thor, era su maldito mentor. Recogió los huesos con rapidez y se dio la vuelta dispuesta a llegar a la capitana para advertirle de la situación, que aquello no era una tormenta predecible, que no seguía los designios de los dioses ni de las corrientes de aire. Se chocó contra las piernas de un hombre, que le hizo caer hacia atrás, al levantar la vista vio a Höor, se puso en pie con toda la rapidez que pudo y le cogió del brazo con fuerza, gritó para hacerse oír.- ¡No podéis esquivar la tormenta! Os está haciendo creer que podéis evitarla si vais hacia Akershus, cambiará de rumbo y os hará chocar contra los arrecifes, el navío es demasiado pesado.-Le advirtió, mirando con ansiedad hacia la tormenta y luego con preocupación hacia Höor.- Tenéis que cruzarla.- Era una locura, pero no había más opción. Ahora solo esperaba que Höor le hiciera caso y confiase en ella.


avatar
Ingrid Östberg
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 50
Puntos : 46
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 18/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Navegando entre la verdad de una mentira (privado)

Mensaje por Höor Cannif el Miér Oct 25, 2017 8:55 am

La tormenta azotaba el barco con furia, truenos y relámpagos que nos recordaban que el designio de los dioses estaba por encima del humano.
Nuestras vidas en manso de Danielle, la pirata que había surcado mil tormentas y que había sobrevivido a todas ellas.
En cubierta luchábamos por mantener las velas, Lund ayudaba con el timón pues moverlo parecía una autentica proeza.
Nuestros cuerpos chocaban contra los mástiles mientras buscábamos afianzarnos de una u otra manera.
El agua nos empapaba voraz y bajo la embarcación luchaba por engullirnos y convertirnos en pasto para los peces.

Un cabo se desató, así que me solté de la maroma donde me aferraba para ir a darle caza, fue entonces cuando choqué con la pequeña que muy asustada me suplicaba ser escuchada.
Según ella esta tormenta no la provocaba Thor si no la magia, la intención de aquel que la había convocado era justo esa, que huyéramos para darnos caza como ratas.

La alcé entre mis brazos pegándola a mi cuerpo, el viento nos azotaba.
-No ebrias haber salido del camarote -le dije afianzandome a lo que podía mientras daba tumbos con ella pegada a mi cuerpo.
La tormenta podría empujarte al mar y con ese oleaje ni yo podría salvarte.

Entendía su miedo, había convivido con brujas todo este tiempo y todo lo achacaba a eso, al poder de la magia.
-Te aseguró pequeña que estas a salvo, confía en mi, no es magia, son los dioses que nos ponen a prueba y saldremos de esta -le aseguré avanzando hacia los camarotes dispuesto a ponerla a salvo.

La niña seguía insistiendo en lo que a mi parecer era un estado de nervios incontrolado.
-Escúchame, te di mi palabra de que te iba a proteger -aseguré hundiendo mis pardos en los suyos -déjame cumplirla, ve a ese camarote, quédate con las demás, alivia su miedo, cantales esa canción y te doy mi palabra que cuando esto pase iré contigo, pero me necesitan ahí arriba y no puedo quedarme.

Iba a largarme cuando su mano aferró la mía, me giré para mirarla de nuevo, como si se debatiera entre contarme algo o por contra guardar silencio.


Levántate una y otra vez hasta que los corderos se conviertan en lobos.
Höor:
guerreras:
La pirata:
Valeria:
avatar
Höor Cannif
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 802
Puntos : 860
Reputación : 120
Fecha de inscripción : 21/09/2016
Localización : el placentero infierno de tus piernas.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Navegando entre la verdad de una mentira (privado)

Mensaje por Ingrid Östberg el Jue Oct 26, 2017 5:28 am

Se dejó coger por el vikingo, se sentía segura en sus brazos, porque al final eran mucho más fuerte que los suyos, se agarró a su espalda viendo el oleaje, el viento arrastrando la lluvia de un lado a otro. No se quejó cuando le llevó hacia el camarote, pero en cuanto le escuchó negar lo evidente empezó a patalear, a intentar bajarse de encima, aunque si él no se lo permitía con su fuerza iba a ser imposible.- ¡No, Höor! No, no, no. Tienes que hacerme caso, tu no entiendes. ¡¡No!! Bájame.

Una vez en el suelo miró al conde con verdadero pánico, no podía estar hablando en serio. Bien podía encerrarse en el camarote, tranquilizar a las niñas que de seguro estaban completamente aterradas, pero sabía dónde iba a acabar esto y por muy buque de guerra que fuera, la Venga de la Reina Ana seguía siendo un mascarón con un montón de velas, era muy pesad y acabaría encallando en las rocas cerca del arrecife al que la tormenta les estaba conduciendo. No podía permitirlo. Cogió a Höor de la muñeca con las dos manos, intentando retenerle. Le miraba a los ojos asustada, alguna forma tendría que haber de convencerle, pero si le decía la verdad..Entonces si que no le creería.- ¡Höor! Por favor, por favor, por favor. Confía tu en mi, se de lo que hablo. ¡Se de lo que hablo! Es una trampa..Me..-Se quedó callada un instante.- ¡Me están buscando!- Pandemonium era su mentor, aquel que había convocado la tormenta.- Puedo ver cosas..-Casi estaba a punto del llanto, podía parecer histérica pero tenía sus motivos.

Su poder no funcionaba como otros, tenía que invocarlos, hablar con los espíritus y eran caprichosos, no siempre respondían lo que se les preguntaba, hablaban de lo que deseaban, pero los huesos nunca mentían. Había visto los arrecifes, las traicioneras rocas enfrentándose a un gran barco.-Lo veo Höor. Si sigues por ese camino perderás el barco...Y sin la Venganza de la Reina Ana no tienes ninguna posibilidad contra Randulf. Por favor. ¡Te lo suplico!- Le cogía con fuerza la muñeca, con la mirada de alguien desesperado.


avatar
Ingrid Östberg
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 50
Puntos : 46
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 18/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Navegando entre la verdad de una mentira (privado)

Mensaje por Höor Cannif el Jue Oct 26, 2017 6:18 am

Enarqué una ceja cuando dijo que tenia visiones, que la estaban buscando ¿buscando quien? y en ese caso ¿por que no me lo había dicho hasta este instante? ¿por que rechazar en ese caso acudir conmigo a Akershus, un lugar infinitamente mas seguro para alguien con poderes?
Muchas eran las preguntas que rondaban en mi cabeza en este preciso instantes.
-Vas a tener que explicarme muchas cosas -aseguré sin mas – ve dentro, fuera es peligroso -aseguré dando la vuelta sobre mis talones para salir al exterior.
Ella me había dicho que confiara en ella, y aunque ahora mismo las dudas eran obvias no podía obviar que dos de mis hijos poseían magia, una de ellas tenia visiones desde niña, las oráculos existían en el norte, una de ellas era mi hija, quizás por ello las brujas no habían acabado con esa niña permitiendole cumplir los 10 años.

El viento azotó mi cuerpo, la lluvia nos empapaba por completo.
-¡Daní, deja de huir de la tormenta, enfrentala! -rugí clavando mis pardos en sus claros que me aseguraban sin palabras que estaba completamente loco – hazlo, confía en mi -le pedí sin mas antes de sentir como el barco viraba y su mano guiaba el timón con fe ciega en mi palabra para cometer la locura de su vida.
-¡Cogeos! -gruñí a mis compañeros para que se afianzaran como pudieran al barco.

Mi sorpresa vino cuando escuché los gritos de la niña, al parecer preocupada por que no creyera en sus palabras había corrido tras de mi para convencerme de lo que las visiones le habían revelado a ella.
La mala fortuna fue que el mástil que sustentaba la vela se movió cuando el barco viró y el palo mayor golpeó su pequeño cuerpo con violencia arrastrándola directa a las gélidas aguas del los bravos mares que nos azoraban.
-¡Berenice! -grité corriendo sin pensarlo hacia la barandilla. De un saltó subí sobre ella lanzándome a las aguas escuchando a mis hombres gritar mi nombre a las espaldas.

Había jurado protegerla y no pensaba dejar que una tormenta me arrebatara la vida de un inocente por muy mágica que esta tempestad fuera.
La niña se hundía, el oleaje y la marea la engullían mientras sus intentos por mantenerse a flote eran inútiles por completo.
Nadé como pude hacia ella, tragando agua, hundiéndome y saliendo de nuevo en una batalla contra los dioses y la magia.

No se el tiempo que tarde en alcanzarla, solo que su cuerpo se había rendido y se sumergía.
Mi brazo rodeó su cintura tiré de ella hacia arriba.
-Te tengo -aseguré -no me dejes ahora, batallemos
Danielle luchaba su batalla particular contra la madre mar sobre un navío, yo tenia una gesta no mucho mas sencilla.


Levántate una y otra vez hasta que los corderos se conviertan en lobos.
Höor:
guerreras:
La pirata:
Valeria:
avatar
Höor Cannif
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 802
Puntos : 860
Reputación : 120
Fecha de inscripción : 21/09/2016
Localización : el placentero infierno de tus piernas.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Navegando entre la verdad de una mentira (privado)

Mensaje por Ingrid Östberg el Jue Oct 26, 2017 8:31 am

Ingrid apretaba los dientes con fuerza, tenía que creerla o iban a acabar todos en el fondo del mar y era un flaco favor el que se estaba haciendo Höor si no le hacía caso. No tenía ningún motivo para mentir y ella también estaba en la tripulación, si el barco cedía al vendaval entonces no tendría nada que hacer, era a la que menos le interesaba que Pandemonium se saliera con la suya. Cerró los ojos con fuerza, tenía pánico al agua, pánico a que el barco se hundiera.

Quiso comprobar que Höor confiase en sus palabras, desobedeció sus órdenes, porque al fin era libre para escoger lo que deseaba y fue tras él con el corazón en un puño. Tenía que acercarse para oír sus palabras por encima de la terrible tormenta. No le dio tiempo a saber lo que decía Höor cuando escuchó el crujido del mástil al virar el rumbo. Se quedó anonadada viendo como el palo se cernía sobre ella y no pudo apartarse, ni cerrar los ojos, tan solo alcanzó a pensar: Por Odin..

Su cuerpo salió por encima de la baranda, llevándose tanto el golpe contra el mástil, que no fue ninguna broma y el que se llevó al chocarse con la baranda antes de caer al mar. Le daba pánico el agua, le daba pánico el mar cuando se enfurecía. Estaba muerta, lo sabía. Empezó a ser arrastrada por las olas mientras ella chapoteaba totalmente histérica, al borde del llanto. Al final era lo que se merecía, su familia había muerto por su culpa, había engañado a su propio salvador, todo el mundo tenía su castigo y el suyo era su peor pesadilla: morir ahogada.

No pensó ni un instante en que el vikingo estuviera tan loco como para saltar a por ella, nadie en su sano juicio lo hubiera hecho. Se ahogaba y el fuerte oleaje le impedía permanecer en al superficie lo suficiente, luchaba como una fiera contra su destino pero sabía cómo iba a acabar aquello. Las lágrimas de desesperación empezaron a fluir de sus ojos. Desesperada. Perdió rápidamente las energías, ya estaba agotada manteniendo la alteración de su apariencia de modo que empezó a ser arrastrada por la marea hacia el fondo del mar. Sus ojos empezaban a cerrarse, se rendía..Al menos había sido libre, durante unas horas.

Algo le arrastró hacia la superficie. Höor había cogido el cuerpo de Berenice, pero al sacarlo fuera del agua no fue el rostro de la niña lo que vio. Ingrid tosió, medio ahogada y confusa, mirando a Höor sin darse cuenta de que la alteración había fallado. Se esforzaba por sacar de sus pulmones el agua que ya había dentro. ¿Por qué se había tirado? ¿Estaba loco? Ahora morirían los dos y él, no podía morir.-Höor…-Ingrid se fijó en el barco donde Danielle estaba gritando órdenes como loca, una ola gigantesca empujó el navío y lo hizo meterse en la tormenta, se alejaba, no podrían volver a por ellos. Miró al vikingo, sobrecogida.- ¡Imbécil!-La misma ola los levantó y los lanzó metros más allá. Ingrid se aferró al cuerpo de Höor, porque las olas parecían querer separarles y les arrastraban de un lado a otro, golpeándoles.

----

La tormenta fue feroz y las olas les escupieron en las playas de una isla. El sol brillaba con intensidad, aunque no calentaba la tierra. El cuerpo de Ingrid yacía boca abajo en las arena.


avatar
Ingrid Östberg
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 50
Puntos : 46
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 18/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Navegando entre la verdad de una mentira (privado)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.