Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 07/45
Afiliaciones élite: abiertas
Última limpieza: 07/06


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




Navegando entre la verdad de una mentira (privado)

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ir abajo

Navegando entre la verdad de una mentira (privado)

Mensaje por Höor Cannif el Mar Oct 24, 2017 7:04 am

Recuerdo del primer mensaje :

No es que sobraran precisamente camarotes en el barco, así que junto a Danielle decidimos ubicarlos en un par de ellos. Lund pasaría a compartir lecho con Dani, algo a lo que no se opuso obviamente y Atharal me tocaba el culo bromeando sobre lo bien que íbamos a pasarlo mientras me lanzaba un bocado.
Me descojonaba mirando al Ave con una niña de dorados caballos en mis brazos que se había quedado dormida en el trayecto hasta el barco.

Atharal se ocupó de llevar a tres de las niñas a su camarote y yo hice lo propio con las otras tres, acomodándolas en la cama y arropándolas con las mantas.
En alta mar el frio calaba los huesos y esas criaturas iban descalzas y en harapos.
-Os llevaremos a una aldea cercana, hay familias que se ocuparan de cuidaros hasta que vuestros verdaderos padres aparezcan, no os preocupareis, mandaré misivas a vuestras aldeas y en breve estaréis en casa, ya ha pasado todo.

Deposite un beso en la cabeza de la niña rubia, la mas pequeña y que no dejaba de llorar incapaz de soltarme.
Ladeé la sonrisa, me recordaba a Valeska, una de mis hijas, ella era oráculo y bien podría haber caído en manos de esas brujas.


Levántate una y otra vez hasta que los corderos se conviertan en lobos.
Höor:
guerreras:
La pirata:
Valeria:
avatar
Höor Cannif
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 802
Puntos : 860
Reputación : 120
Fecha de inscripción : 21/09/2016
Localización : el placentero infierno de tus piernas.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: Navegando entre la verdad de una mentira (privado)

Mensaje por Höor Cannif el Jue Oct 26, 2017 9:14 am

Mis ojos se abrieron como platos al ver que lejos de tener a la pequeña sujeta entre mis brazos, tenia a la zorra de la bruja.
-Tú -rugí apretando la mandíbula mientras ahora era ella la que se pegaba a mi cuerpo como si nada mas existiera.
-voy a acabar con tu existencia si no es la mar la que te lleva a Hel -rugí buscando de mi bota el cuchillo que en ella portaba.
No acabé mi ofensiva pues antes una ola nos alzó a ambos de forma violenta lanzándonos hacia la diosa Hela.
“Imbécil” Por Odin que iba a tragarse esa palabra.



Abrí los ojos, bajo mi cuerpo dorada arena bañada por las gélidas aguas del mar del norte.
Enarqué una ceja, supuse que debería estar muerto, mas por contra,, había llegado a una costa, esto ni de lejos era Asgard mas bien parecía a todos los efecto una de nuestras islas.
Los dioses estaban conmigo, no tanto con la bruja que si no había muerto ahogada lo haría bajo el filo de mi acero.

Los golpes del oleaje habían reabierto la herida de mi pecho, una predicción del mismo engaño sobre la persona que la suturo.
Había creído en ella, confiado con fe ciega y enviado a los míos hacia la tormenta, seguramente a una muerte segura.

Rugí alzándome, mis pardos la buscaron afilados, iba a acabar con su existencia, apreté los dientes por el dolor, busque el acero de mi bota, la bastarda había quedado en el barco pero para matarla me bastaban incluso mis propias manos.
Su cuerpo varios metros mas allá, tendido aun sobre la arena y así llegué hasta ella, la volteé colocando la hoja en su cuello justo en el momento en el que sus ojos se abrieron y en un acto reflejo tomó mi muñeca buscando parar mi ataque.

Forcejeamos sobre la arena, ella tratando de huir me dio una patada en el pecho, justo donde tenia la herida, algo que me hizo aullar. Gateando trató de escapar, mi mano a su hombro derecho para volverla a atrapar y en ese vaivén de cuerpos rasgué la camisa que portaba dejando así su espalda al descubierto.
Una marca en su omóplato, uno que conocía pues Hela me lo había mostrado. ¿Mi sino?
El puñal en alto, tensé el gesto dudando, no porque me faltaran ganas si no porque contradecir a los dioses no era digno de un norteño.
-¿que es esa marca? ¿donde cojones has enviado el barco maldita zorra?


Levántate una y otra vez hasta que los corderos se conviertan en lobos.
Höor:
guerreras:
La pirata:
Valeria:
avatar
Höor Cannif
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 802
Puntos : 860
Reputación : 120
Fecha de inscripción : 21/09/2016
Localización : el placentero infierno de tus piernas.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Navegando entre la verdad de una mentira (privado)

Mensaje por Ingrid Östberg el Jue Oct 26, 2017 10:32 am

Ingrid despertó casi congelada por la temperatura del agua, por haber estado al aire libre a saber durante cuántas horas. Se ahogó en cuanto intentó coger aire con ganas, por lo que empezó a vomitar agua salada, tosiendo, intentó recuperar el aliento aun sin fuerzas para moverse lo suficiente. Cerró los ojos cuando finalmente el agua salió y pensó en lo ocurrido, el cuerpo le dolía horrores, mucho más que antes. El golpe del mástil no fue moco de pavo y tenía miedo de mover un solo músculo, la cabeza le pitaba. Se echó a un lado cuando Höor tiró de ella. Estaba agotada pero era más fuerte la adrenalina de la supervivencia que cualquier otro dolor y con ambas manos sujetó a la desesperada la muñeca que quería darle muerte, gritó por el esfuerzo de contener el cuerpo del vikingo, que era bastante más fuerte que el suyo.

-¡Para!¡Para, para!-No conseguía decir nada más forcejeando con el hombre, le pegó la patada intentando alejarle de ella lo suficiente para poder huir, apenas tenía tiempo para respirar, no quería pelear más ¿No podían hablar como gente civilizada? Al ver que la patada había dado en el objetivo se retorció en la arena buscando alejarse, pero en cuanto hizo un mal movimiento se llevó una mano al costado, donde sufría el intenso y palpitante dolor. No iba a llegar muy lejos así, pero tenía que luchar por permanecer viva, cuando le cogió el hombro, Ingrid volvió a gritar y se sacudió.- ¡Suéltame, animal!- Escuchó la prenda rasgándose, dejándole gran parte de la espalda al descubierto y volvió a gritar, asustada y rabiosa. No solo la marca de Pandemonium, también tenía las marcas de los latigazos.

Se quedó quieta, porque Höor le impedía moverse, sosteniendo lo poco que quedaba de la prenda con el puño cerrado, al mirar de reojo hacia atrás le vio con el puñal en la mano y se le encogió el corazón.- Prometiste que no permitirías que me hicieran daño. ¡Me lo prometiste!-Hablaba con energía, pero era más el pavor y el cansancio, el miedo a perder la vida en esa isla perdida. Apretó los labios.- No puedo respirar.-Le recordó, porque le estaba aplastando el pecho contra la arena y el costado le dolía horrores. Así nadie podría hablar y estaba muy poco por la labor. Apretó los dientes, furiosa.- ¡Te dije que no nos maldijeras más!


avatar
Ingrid Östberg
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 50
Puntos : 46
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 18/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Navegando entre la verdad de una mentira (privado)

Mensaje por Höor Cannif el Jue Oct 26, 2017 10:58 am

La desfachatez de esa mujer no conocía parangón, ahora me recordaba que prometí que no dejaría que nadie le hiciera daño.
La volteé enfrentándola a mi cuando aseguró no poder respirar y de un guantazo le giré la cara partiendole el labio.
-Respuestas, busco respuestas a mis preguntas, me importa una mierda tu estado y eso es lo único que ahora mismo te mantiene respirando, así que reza a Hela por tu alma pues si me intriga eso que portas a tu espalda es por ella.

Sin aflojar el agarre a su camisa elevé el otro dedo de forma inquisitiva en su dirección.
-Sin trucos ¿entiendes? O te mostraré hasta que punto puedo ser una bestia.
Tiré de ella poniéndola en pie junto a mi, pronto caería la noche y si no queríamos morir congelados necesitábamos encontrar dos cosas, refugio y algo para prender una lumbre que calentara nuestros cuerpos y secara las ropas.
-Camina zorra, las respuestas juro por Odin que me las darás.

La empujé para que empezara a caminar frente a mi, mis ojos surcaban su espalda, con la camisa rota, no podía cubrirlo todo y al parecer eligió hacerlo con sus pechos.
Esa maldita marca ¿que era? ¿por que mi sino se enlazaba en ella? Por Odin que las preguntas eran demasiadas y las respuestas escasas.

Caminamos durante un buen rato, por aquel páramo que empezaba a convertirse en un bosque mas frondoso, no dudaba de la existencia de caza en aquello lares y con ella la de depredadores, íbamos a tener que ir con cuidado si no queríamos acabar desmembrados por alguna bestia mas grande, mi única arma era el cuchillo que portaba en una de las manos.

Por suerte, antes de caer la noche dimos con una pequeña gruta, la empujé hasta el interior sin ningún tipo de miramientos.
-Escucha mal nacida, voy a ir a por leña, vas a quedarte quieta porque te aseguró que estaré recogiéndola en la puerta y juro por Thor que de verte salir por ella, voy a calentarme entre tus piernas ¿entiendes zorra?

Salí y apilé la suficiente leña como para aguantar la noche y de paso mantener alejadas las bestias.
-Desnúdate -le ordene sin miramientos mientras prendía la lumbre con cierta dificultad pues todo estaba húmedo y no saltaba chispa alguna.


Levántate una y otra vez hasta que los corderos se conviertan en lobos.
Höor:
guerreras:
La pirata:
Valeria:
avatar
Höor Cannif
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 802
Puntos : 860
Reputación : 120
Fecha de inscripción : 21/09/2016
Localización : el placentero infierno de tus piernas.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Navegando entre la verdad de una mentira (privado)

Mensaje por Ingrid Östberg el Jue Oct 26, 2017 4:52 pm

Ingrid recibió el golpe sin quejas pero el sollozo se le escapó solo. Su boca sabía a sangre pero era un precio pequeño en comparación con la vida de sus hermanas. Le miró a los ojos mientras le señalaba y aunque estaba dispuesta a no darle la satisfacción de escucharle suplicar, había algo de dolor y de incredulidad en su mirada. Cerró los ojos con fuerza cuando le arrastró de mala manera y ahogó otro nuevo sollozo, tuvo que apoyarse en él para ponerse al fin en pie.

No hacía falta el empujón, Ingrid ya se giraba y caminaba muy despacio con una mano sobre el costado que se había herido y cuyo dolor apenas soportaba, la prisa del vikingo solo hizo que estuviera a punto de tropezar de vuelta a la tierra, pero en vez de ello se apoyó en unas rocas espolvoreadas por la orilla. Cogió aire, poco pero rápido pues no podía respirar con comodidad. Sabía que a él le daría igual, de modo que siguió sin quejarse. Se cubría el pecho con la otra mano, sin pensar en que él se estaba fijando en la carne de su espalda y muy poco le importaba a esas alturas. Sus vestidos eran un conjunto de redes de pesca y telas rasgadas de las velas que llegaban a la costa arrastradas por las mareas, no le tenía especial cariño, pero era lo único que tenía.

Mientras pasaban las horas, Ingrid necesitaba detenerse y jadeaba con violencia, apoyándose en los troncos de los árboles para conseguir apoyo. Se metió en la cueva, siendo empujada nuevamente contra una de las paredes de piedra y no se molestó ni siquiera en maldecir a Höor o moverse de allí, tal cual había caído sobre la pared, tal cual se deslizó hasta el suelo, quedándose sentada a un lado de la mugrienta gruta. Demasiado cansada incluso para mirar el alcance de sus heridas. Miró el techo de piedra, sintiendo que los ojos se le humedecían, pero no iba a permitir que ni una sola lágrima cediera.

Tragó saliva cuando soltó la sarta de tonterías, sabía que Cannif no haría nunca algo así, tal vez acabaría matándola, meándose en su cadáver y a saber qué barbaridades más, pero no violándola, él no tenía ningún interés en ella y no le hacía falta preguntar a los huesos por ello. Se asustó cuando le vino a la mente. ¡Los huesos! Se rebuscó desesperada entre sus ropas, hasta que encontró entre los pliegues de su falda la bolsita que los contenía. Se relajó al instante e intentó encontrar una postura donde su costilla dejara de importunarle, pero no tuvo esa suerte.

Cuando Höor volvió a la cueva le ignoró con todas las de la ley, pero al escuchar sus frías palabras levantó la mirada con firmeza. No tenía ninguna maldita idea de desnudarse delante de él.- Vamos, Cannif. No me digas que no puedes decirlo con más candor..Si deseas verme desnuda, pídelo como toca.-Sabía que seguramente no era eso lo que deseaba, tan solo calentarse junto al fuego y secar las ropas húmedas que no hacían ningún bien a su cuerpo pero eso no le importó, solo quería provocarle. Susurró con suavidad, el viento se revolvió y la hoguera que Höor se afanaba por quemar se iluminó repentinamente.- Gírate y puede que me lo piense.


avatar
Ingrid Östberg
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 50
Puntos : 46
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 18/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Navegando entre la verdad de una mentira (privado)

Mensaje por Höor Cannif el Vie Oct 27, 2017 9:11 am

Enarqué una ceja y bajo ella mi mirada se convirtió en afilado acero ¿hablaba en serio? ¿Candor? No se que esperaba de mi esa mujer procedente del mismo Hel, pero desde luego no mejor trato del que merecía.
Solo la marca de su espalda y el desconocer a donde había mandado a mis generales y a la pirata mantenían esa preciosa cabecita suya, sobre los hombros.
-¡Vaya, la dama necesita candor! ¿Donde dejé mis modales? -ladeé la sonrisa alzándome del lado del fuego.
Hasta ahora me había mantenido acuclillado frente a este admirando el crepitar de los maderos.

Mis ojos en sus pardos, se alzó para enfrentarme, no era una cobarde, ni yo era un hombre de esos que de seguro se arrodillaban tremulantes al escuchar su apellido.
Sendas manso a sus ropajes, arrugué la tela entre mis dedos y de un tirón brusco acompañado por un rugido le ofrecí candor que había pedido..
-Necesitáis mas candor o podéis sola ocuparos del resto de la ropa, bruja.

Me di la vuelta, en algo tenia razón, yo no era un violador de mujeres, eso se lo dejaba a otros como el Rey con el que codo con codo de seguro trabajaba por destrozar mi amado norte.
Frente a las llamas me quité los empapados ropajes dejándolos extendidos para que se secasen, no desvié mi mirada hacia ella en ninguno de los instantes, mi mente estaba demasiado ocupada con asuntos mas importantes.

Esa maldita marca de su espalda, Hela me la mostró. Los dioses en ocasiones eran trípticos, jugaban con los pobres mortales y sus designios para nosotros siempre eran grandes.
Desobedecer y salirte de la partid era una desfachatez, mas en ese instante, no me preocupaba mi sino, ni si era o no “el salvador” o un necio con aires de grandeza desde que nació.
Mis amigos, esos que con fe ciega seguían mis pasos a la muerte de ser necesario, eran lo único importante en este momento.
-Dime bruja -mi mirada se alzó por encima de mi hombro -dime donde has enviado a los míos y consideraré el dejarte con vida.


Levántate una y otra vez hasta que los corderos se conviertan en lobos.
Höor:
guerreras:
La pirata:
Valeria:
avatar
Höor Cannif
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 802
Puntos : 860
Reputación : 120
Fecha de inscripción : 21/09/2016
Localización : el placentero infierno de tus piernas.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Navegando entre la verdad de una mentira (privado)

Mensaje por Ingrid Östberg el Vie Oct 27, 2017 10:33 am

Por supuesto que no hablaba en serio, el vikingo podría haberle pedido con la poca amabilidad que habría podido reunir para pedirle de rodillas una noche de pasión y el jarro de agua fría por parte de la bruja hubiera sido el mismo, era totalmente ironía. ¿No era capaz ni de notar ese tono? Se puso tensa en cuanto Höor se acercó a ella, pensó que iba a golpearla de nuevo y no tenía el ánimo para soportar más trato como ese. Se encogió, pegándose a la pared de roca pero en cuanto el vikingo alzó las manos para cogerle las ropas se retorció y le empujó intentando evitarlo. Peleó contra él pero el crujido de la tela al rasgarse le obligó a poner las manos sobre el torso para evitar que dejaran su cuerpo al descubierto. Le miró con una mezcla de incredulidad y odio.

Sintió un gran alivio cuando le dejó ser y le dio la espalda para quitarse sus propias ropas. Ingrid se incorporó despacio quitándoselas también, quitó las capas y capas de retales y redes que tenía encima, extendiéndolas para que se secasen antes. Al quitarse lo poco que quedaba de su camisa se miró el costado que le dolía. Las horas que habían permanecido inconscientes, tirados en la playa, no le habían hecho ningún bien y un inmenso cardenal cubría gran parte de sus costillas extendiéndose como una mancha oscura por su piel blanca. Cerró los ojos al saber lo que eso significaba, se había roto al menos una de las costillas con el golpe. Por fortuna no le había atravesado los pulmones.

Recogió su bolsa de cuero con los huesos y se sentó en el suelo sin saber dónde meterse. Tenía que elegir qué ocultarse, pero el frío era intenso y empezó a tiritar. Decidió que a estas alturas de nada le serviría ser pudorosa y que el vikingo habría visto tantas mujeres desnudas que a esas alturas ya todas le debían parecer iguales. Se encogió, despacio, intentando abrazarse las piernas, pero esa postura era infernal para su herida decidió darse la vuelta del todo, si Höor quería matarla había muy pocas cosas que ella pudiera hacer para impedirlo. Se tumbó en el suelo, dejando el costado herido hacia fuera y se abrazó el pecho, procurando encontrar algo de calidez.

- ¿Por qué iba a creerte una mísera palabra?..No has cumplido nada de lo que has dicho hasta ahora. Por lo que a mi respecta eres un mentiroso. Si te digo lo que quieres saber me matarás y si muero, juro por todos los Dioses que me han seguido desde niña que me iré sabiendo que tú te has quedado con la incertidumbre.


avatar
Ingrid Östberg
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 50
Puntos : 46
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 18/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Navegando entre la verdad de una mentira (privado)

Mensaje por Höor Cannif el Vie Oct 27, 2017 1:22 pm

La escucho removerse a mis espaldas como un animal salvaje preso en una trampa, me pregunto si ella como estos tendrá el coraje de arrancarse una pata por la libertad que el cepo le niega.
Ladeó la sonrisa ante sus palabras, mentiroso, lo dice con hastió, como si eso tuviera que afectarme viniendo de los labios de la que se ha ocultado tras la apariencia de una niña de diez años.

Mis ojos la buscan, los suyos me encuentran y en ese vaivén de afiladas miradas los depredadores se miden, se retan y se marcan evaluando la distancia.
-Podría calificarte de tantas formas que la palabra mentiroso viniendo de tu boca me parece una dulce caricia. No solo has matado a niños, te has alimentado de ellos, torturado y quebrado, si no que has tenido la desfachatez de trasformarte en una de ellas para salir viva de esa.
¿Mentiroso? Siempre fui esclavo de mi palabra y dueño de mis silencios, créeme, no soy un mentiroso, ni tampoco un cobarde, aunque después de tu engaño si me siento un necio.
¿Donde esta mi gente? -pregunté airado -¿donde diablos los has mandado? Maldigo tu apellido, tu linaje y a todos tus ancestros, maldigo tu existencia y la de los tuyos -rugí sin apartar mis ojos incendiados en ira de los suyos -si el barco ha encontrado su final, si mi geste muere ante ese destino incierto al que los has enviado juro por Odin que suplicaras tu muerte cada día y cada noche.

Gruñí como una bestia salvaje porque no solo tenia que encontrar el modo de salir de aquella maldita isla, si no porque tenia que cargar con mi enemiga.
No iba a dejar a los míos en la estacada, los traería de Hel de ser necesario, porque Hela me debía explicaciones, unas que tampoco escuchaba.
Los dioses perecían reírse de mi suerte y en ese instante me sentía tan insignificante que lo único que pude hacer es guardar un estúpido silencio mientras las llamas bailaban anaranjadas sobre mi cuerpo.
-Duerme, mañana nos espera un día duro y no pienso arrastrarte todo el camino -le dije sin mas.
Deslicé mis ojos por su costado, un hematoma lo cubría, síntoma de haberse roto alguna costilla.
Podía respirar con lo cual el pulmón no estaba tocado, una gran noticia pues de lo contrario tendríamos un gran problema entre manos.

Tomé mi camisa y desgarré la parte baja, la acerqué mas al fuego hasta que quedó seca y me acerqué a ella.
-Deja que te vendé eso, cuanto mas prieto e inmóvil este antes curará.
No lo hacia por ella, pero si pretendía moverla mañana, la necesitaba en las mejores condiciones posibles -levanta -ordené ¿o te lo pido con candor?


Levántate una y otra vez hasta que los corderos se conviertan en lobos.
Höor:
guerreras:
La pirata:
Valeria:
avatar
Höor Cannif
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 802
Puntos : 860
Reputación : 120
Fecha de inscripción : 21/09/2016
Localización : el placentero infierno de tus piernas.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Navegando entre la verdad de una mentira (privado)

Mensaje por Ingrid Östberg el Miér Nov 01, 2017 7:03 am

Había mucha razón en las palabras del Cannif, ni siquiera podía negar que había hecho atrocidades, pero alimentarse de niños y torturarlos era un comentario tan cateto que sus ojos se pusieron en blanco. No sabía ni cuántas veces había escuchado esa misma cantinela, los aldeanos inventaban tonterías, cada uno añadía un poco de su propia cosecha a las habladurías y desde luego la mayoría no se acercaban ni de refilón a la verdad. A la gente de las aldeas cercanas al pantano se les olvidaba comentar los motivos por los que sus hermanas tenían a los niños o tantas otras cosas, no solo humanos. Eran los pagos exigidos, si los aldeanos necesitaban la ayuda de las moiras, había que pagarles y cuando no había monedas, que era casi siempre, entonces se hacían trueques, trueques que tanto los aldeanos como las brujas consideraban justo, según la proporción de los pedidos.

Los aldeanos que acudían a ellas sabían a qué debían atenerse, sabían a dónde iban, que los resultados de sus peticiones a veces no fueran lo esperado era otro asunto y en todo caso, ella no participaba en ninguno de ellos, a no ser que realmente necesitaran de sus poderes y no tuviera más remedio. Ella prefería centrarse en sí misma y hubiera preferido vivir en paz, alejada del mundo, pero formaba parte del mundo, quisiera o no, algo que descubrió pronto.

Suspiró al escuchar las maldiciones, era realmente pesado escuchar una y otra vez las mismas cosas, pero para qué iba a hacerle callar. Ingrid se puso tensa cuando le vio acercarse y se incorporó del suelo pegando las rodillas a su pecho con el ceño fruncido. Levantó el mentón, muy poco convencida, pero finalmente dejó caer las piernas, se incorporó muy despacio y apartó el brazo para que el vikingo pudiera vendar su cintura, aquello iba a ser peor que un corsé pero sabía que en parte tenía razón y que aceleraría la recuperación de aquel hueso si se movía únicamente lo justo.

Le miró fijamente a los ojos, ya con hastío, aunque seguía enfadada.- No voy a perder el tiempo en negar tus palabras o contradecirlas, tampoco me voy a molestar en darte mi versión de las cosas, porque está claro que no vas a escucharlas y aunque lo hagas no te interesa. Cree de mi lo que desees, yo haré lo mismo sobre ti. Me negaba a creer que fueras un bárbaro ignorante que no ve más allá de sus narices, en el barco decidí que te daría el beneficio de la duda pero ahora veo quién eres Höor Cannif. Y Randulf no estaba muy equivocado.- Bajó las manos cuando terminó de vendarle el torso y se apoyó delicadamente una mano sobre la zona dañada.

Empezó a caminar hacia la salida de la cabaña, el frío era atroz, pero había cosas más importantes que hacer en esos momentos y sabía que si se rendía al cansancio no podría aguantar despierta y había cosas que se necesitaban hacer antes del ocaso.


avatar
Ingrid Östberg
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 50
Puntos : 46
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 18/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Navegando entre la verdad de una mentira (privado)

Mensaje por Höor Cannif el Miér Nov 01, 2017 8:04 am

Apreté con fuerza el vendaje, contra mas inmóvil quedara mejor podría moverse. Alcé varias veces mis pardos al sentirme observado por la bruja. Intuía que le estaba haciendo daño, pero no había otro modo de dejar esa zona inmóvil.
De nuevo sus palabras retumbaron en la gruta, no entendía que cojones esperaba de mi, eramos enemigos ¿su historia? Ya empezaba con la idea de que sus desdichas podían justificar las atrocidades que había hecho y había consentido que sus hermanas hicieran.
Todos eramos dueños de nuestros sino, todos eramos capaces de callar y no enfrentarnos, eso sin duda era lo mas fácil o por contra, alzarse contra el yugo.
-Si eso es lo que te dices a ti misma para sentirte bien con tu conciencia, que tienes otra versión de la historia, adelante, puedes contarla una y otra vez. Pobre niña asustada, la victima que no podía hacer nada -ironice.

Ladeé la sonrisa al escuchar como decía que Randulf opinaba de mi que era un bárbaro ignorante. Este bárbaro ignorante estaba siendo su peor enemigo, lo que no hablaba bien de un rey todo poderoso incapaz de parar la rebelión del ignorante de su sobrino.
En algo iba a darle la razón, me importaba una soberana mierda lo que ella pensara de mi y mas aun lo que pensara ese tirano que no hacia mas que joder el norte y a sus gentes.
-Prefiero ser un bárbaro estúpido, que un cobarde que lejos de luchar sus propias guerras utiliza a los hijos de los norteños que roba en la cuna y convierte en bestias.
Randulf es una plaga para el norte que pienso erradicar.

Quizás mi soberbia retumbaba en sus oídos, posiblemente pensando que tenia la batalla perdida incluso antes de librarla. Randulf contaba con fuerzas poderosas, con contactos,armas y con un ejercito de bestias y mercenarios, pero había algo de lo que carecía.
Lealtad, mis hombres eran mis amigos, creían en mi visión de futuro, luchaba por un norte libre.
Muchos de ellos lo hacían por sus familias, porque la injusticia no era por ellos concebida. Honor, orgullos, quizás eramos unos bárbaros estúpidos e idealistas, pero moriría blandiendo mi espada en el campo de batalla con los míos, pues yo no era un cobarde como ese que desde el trono se esconde.

Mis ojos siguieron su estela cuando caminó hacia el exterior de la gruta.
-La noche pronto se cernirá sobre nosotros, con la leña que he cogido hay suficiente para pasar la noche.
Mañana buscaremos el modo de salir de aquí, no voy a rendirme, no se donde has enviado el barco, peor te aseguró que si he de ir hasta Hel para traerlo de vuelta, iré.
Descansa, necesitaras las fuerzas para mañana mujer.



.


Levántate una y otra vez hasta que los corderos se conviertan en lobos.
Höor:
guerreras:
La pirata:
Valeria:
avatar
Höor Cannif
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 802
Puntos : 860
Reputación : 120
Fecha de inscripción : 21/09/2016
Localización : el placentero infierno de tus piernas.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Navegando entre la verdad de una mentira (privado)

Mensaje por Ingrid Östberg el Miér Nov 22, 2017 4:19 pm

La moira puso los ojos en blanco, qué típico era de los hombres, llenarse la boca de bravuconadas y estupideces, pero nada les llegaba a los oídos. No era el primero que presumía de poder, de integridad, esa historia se la conocía muy bien. Suspiró con desgana, había llegado a la conclusión de que era mejor que Höor pensase lo que deseaba. Ella sabía la verdad y le bastaba con eso, no era una niña inocente, pero tampoco era una arpía retorcida con sus hermanas, había hecho lo que había podido y nada más. A nadie le importaba su pasado salvo a ella misma. Dijo algo en voz baja, seguramente algún insulto, mientras salía de la cabaña ignorándole completamente.

Salió a la intemperie, donde las nubes grises cubrían el cielo y generaban una llovizna permanente. El cuerpo el dolía a horrores y no conocía la zona, de modo que tardó bastante más de lo esperado y le costó encontrar lo necesario. Al volver, se le notaba bastante más agotada de lo que se había ido. No esperaba que el Cannif fuera tras ella ni mucho menos, así que suponiendo que no se había movido de aquella cueva se acercó al fuego, temblando. Dejó primero las cosas que había recolectado en el suelo y luego alargó las manos hacia el calor, para ver si recuperaba la movilidad.

Levantó los ojos hacia él, fijamente. No era la mejor de las mujeres, eso estaba a al vista de cualquiera, pero tampoco era la peor. No tenía motivos para arrepentirse, había sobrevivido y eso era todo. Esos niños y niñas que Randulf convertía en bestias merecían la compasión de Höor, de lo que no se daba cuenta era de que su familia era una de esas bestias, solo que mucho más poderosas. Se moría por dormir y esperar al día siguiente, suplicaba porque sus ropas estuvieran totalmente secas y dejar de ir en cueros por todas partes.

Cogió lo que parecía un trozo de madera o el hueso de algún animal y varios trozos de hojas de color verde oscuro, a saber de dónde había sacado aquellas cosas. Empezó a manipularlas, afilando la madera contra las rocas del suelo, hasta que le dio forma de aguja. De las hojas, empezó a dar pequeños tirones sacando una a una finos hilos que entrelazó pacientemente, cuando enhebró aquellos hilos en la aguja que había hecho, estaba claro lo que pretendía y que la mujer sabía explotar los recursos por mínimos que fueran.- Yo tampoco pienso arrastrarte por toda la isla.- Extendió las manos despacio, para que el nórdico pudiera notar que no quería hacerle daño. Sus costuras se habían roto y las heridas habían vuelto a abrirse y a sangrar, no quería arriesgarse a que cogiera una infección.- No me importa que pienses de mi, Höor, pero ten claro que no pienso colaborar contigo. Necesitas salir de aquí, necesitas mi ayuda para derrotar a Randulf y, te aseguro, que pienso quedarme sentada viendo cómo tu y todos tus amigos perecéis, a no ser que me prometas, que vas a dejarme marchar.- Y lo exigió todo con al voz temblorosa por el frío y con los ojos fijos en la herida del noruego mientras le cosía por segunda vez el feroz corte-Créeme, tengo mucha práctica en mirar hacia otro lado mientras el mundo se destruye a mi alrededor.


avatar
Ingrid Östberg
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 50
Puntos : 46
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 18/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Navegando entre la verdad de una mentira (privado)

Mensaje por Höor Cannif el Jue Nov 23, 2017 7:26 am

La bruja era terca como una mula, cogiendo su dignidad del suelo y ondenandola como una bandera se largó de la cueva maldiciéndome.
Negué con la cabeza, no iba a ir tras ella, no la conocía y lo que sabia de ella no me gustaba. Sinceramente su sino no me importaba, no mas allá de que me ayudara a dar con Dani y mis hombres, por lo demás podía irse al mismo Hel y arder en él.

Sabia que ese tatuaje que llevaba la ligaba a mi, Hela quería algo de ambos, contradecir a los dioses era mal asunto, pero yo no podía olvidar lo que esas brujas habían hecho con esas criaturas que de no haber salvado hubieran devorado.
Randulf era un tirano y se aliaba con seres tan oscuros como su propia alma.

Ensimismado en mis pensamientos escuché sus pasos volver a mi lado, su cuerpo temblaba como una hoja, elevé la mirada hasta sus pardos mientras ella se acuclillaba a mi lado dejando caer unos cuantos instrumentos que había cogido.
Observé lo que hacia, tenia que reconocer que era ingeniosa, pues de la nada improvisó hilo y aguja.

Extendió hacia mi sus manos, dándome a entender que pensaba coser mi herida, no dañarme.
Su motivación una egoísta, no arrastrarme por la isla y eso era algo que no descartaba pues mi herida sangraba en abundancia.
Aparté el brazo para darle acceso mientras me recostaba contra la pared para dejarla hacer, no confiaba en ella pero necesitaría esa sangre que estaba perdiendo para dar con los míos y salvar sus vidas.

Sus siguientes palabras fueron las que llevaron a mi mano a detener su muñeca antes de que la aguja se hundiera en mi herida.
-Estas acostumbrada a mirar hacia otro lado – repetí sus palabras -¿mira ahora para otro lado? Si sigo sangrando así, no aguantaré mas de un día ¿por que no me dejas morir? ¿por que no lo haces? Serias libre, solo tendrías que encontrar el modo de salir de esta isla y si crees que yo tengo la respuesta a esa pregunta, te equivocas.
No tengo ni puta idea de como largarme de aquí, no te soy útil. Dices que solo me ayudaras si te doy mi palabra de dejarte marchar.
Muerto no necesitas esa promesa, yo te he ayudado porque para dar con los míos te necesito -reconocí con sinceridad.
Había otro motivo, ese tatuaje que Hela me mostró, pero de eso no dije una palabra
-Deja de mentirme, o de mentirte, quieres cerrar mi herida porque no quieres que me desangre ¡por que? -pregunté buscando en sus pardos la verdad que no me decía.
Quizás ella también había sido testigo de la visión de Hela, quizás ella sabia mas que yo de eso y no me lo decía.




Levántate una y otra vez hasta que los corderos se conviertan en lobos.
Höor:
guerreras:
La pirata:
Valeria:
avatar
Höor Cannif
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 802
Puntos : 860
Reputación : 120
Fecha de inscripción : 21/09/2016
Localización : el placentero infierno de tus piernas.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Navegando entre la verdad de una mentira (privado)

Mensaje por Ingrid Östberg el Jue Nov 23, 2017 11:20 am

Al no ver reacción en Höor pensó que se dejaría manipular la herida sin añadir nada más, que le cogiera de improvisto de la muñeca le asustó y le miró a los ojos. No era físicamente poderosa, ni siquiera su magia era del tipo que podía causar grandes daños, eran todos subterfugios y visiones, nada que en el fondo hiciera daño de verdad, para crear hechizos de ilusión potentes debía gastar muchos recursos y planearlo todo con mucho cuidado, no podía aparecer cualquier cosa de la nada, pues los sueños perdían su poder en cuanto se notaba que lo eran, la parte poderosa de las ilusiones era, precisamente, que no se notase que lo eran y, pese a lo que la gente podía imaginar, crear un mundo de ilusión convincente era harto complicado.

De modo que era bastante temerosa del dolor físico, porque no tenía ningún recurso para protegerse de ellos..y a ningún mortal cuerdo le gustaba el dolor. Pensaba que iba a partirle la muñeca o volver a cruzarle la cara, sabía que al vikingo no le temblaría la mano, pero sus palabras le desubicaron tanto como la imposición física. Le escuchó en completo silencio, cada vez más incómoda, ¿Era tan fácil ver a través de sus palabras? Se le daba muy bien fingir, la mentira esa su vida, su mantra. Miró hacia otro lado, literalmente, cada vez menos capaz de aguantar la mirada directa del Cannif.

- No tengo el corazón limpio, pero tampoco es tan oscuro como crees.- Dijo, al final. Le devolvió la mirada, le preocupaba que le volviera a llamar monstruo, pero en parte él tenía razón, no podía quejarse, ni siquiera esperaba compasión, porque nunca la había tenido de modo que..Estaba acostumbrada a fingir que no le importaba lo que pensasen de ella.- No necesito que hagas nada más por mi, te manipulé, es verdad, te engañé, como a mis hermanas, porque sabía que eras tú quien me liberaría de ellas. Estaba tan atrapada como esos niños, aunque tu no lo creas. Me gustes más o menos tú y tus hombres me habéis ayudado. Te necesitaba. Cumpliste tu parte, aunque lo hayas hecho sin conocimiento. Te debo mi vida y eso..Para los espíritus..Y para mi, todavía significa algo. No voy a dejar que mueras justo en frente de mis ojos, si puedo hacer algo para evitarlo, por mucho que te cueste creerlo..Siempre he hecho todo lo que estuviera a mi alcance. ¿Crees que es fácil vivir con todo lo que he hecho? No necesito un peso más sobre mi conciencia. Dejar morir al hombre que me ha salvado. Dioses. Hasta ellos me darían la espalda. No, Höor. Soy una arpía, una moira, he retorcido las mentes de los hombres y he hecho todo aquello que mis hermanas me pidieron que hiciera, pero ahora soy libre de elegir qué es lo que quiero. Y tu muerte no está en mi lista.

Sacudió la mano, para obligarle a que soltase su muñeca aunque la diferencia de fuerza era evidente y si él no quería no podría hacerlo. Tragó saliva, porque era la primera vez en su vida que decía algo sin pensar en las consecuencias, que era sincera.- No se dónde estarán tus hombres, ni cómo. Tal vez les guié por el camino menos peligroso, pero no ausente de él. Si hubierais avanzado, habríais muerto. Eso sí lo se. Veo cosas. A veces el futuro, otras el pasado...Y la mayoría de veces cosas que no tienen sentido. Los espíritus y los Dioses me hablan, pero solo me cuentan aquello que quieren no siempre responden a mis preguntas. Pídemelo, Höor. Pídeme que te ayude a saber qué ha sido de ellos. No con candor, pero si con sinceridad, dímelo..De corazón.-Le miraba a los ojos de vez en cuando.


avatar
Ingrid Östberg
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 50
Puntos : 46
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 18/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Navegando entre la verdad de una mentira (privado)

Mensaje por Höor Cannif el Vie Nov 24, 2017 3:37 am

Escuché su historia, al menos la que me contó como cierta. Ella decía haberme guiado hasta sus hermanas, de ser ciertas sus palabras era en parte también una victima.
No podía culparla por no tener el arrojo para alzarse contra ellas de frente, lo hizo a su manera y en instante me di cuenta de que había sido injusto con ella.
Yo también fui un niño en manos de un monstruo, no siempre pude hacer lo que me hubiera gustado, vi muchas cosas que prefería olvidar y aunque intenté evitarlo, solo era un niño que luchaba contra un demonio.

Sacudió su mano para que aflojara el agarre, mis ojos seguían fijos en ella escuchando que mi gente no estaba muerta, al menos no los había enviado a una trampa y aunque no podía garantizarme que no estuvieran corriendo peligros de haber seguido el barco abría sido engullido por el mar.
Solté su muñeca apartando mi brazo para darle acceso a la herida, elevó la mirada hasta mis ojos, fue una concesión que en parte ambos merecíamos.

Su mano se paseó por mi vientre desnudo que se contrajo ante el roce de su piel mientras buscaba unir con los dedos la herida para empezar a coser.
-Ayúdame -le pedí -no me importa perder mi orgullo si a cambio mis hombres salen de esta. Necesito encontrar a mis amigos y no voy a poder hacerlo solo.
Mis ojos seguían fijos en sus orbes que bajaban y subían de la herida a mis pardos.
-No se si estas de nuevo engañándome -dije dejando escapar el aire pesado antes de sisear ligeramente -pero no tengo opción, tu eres capaz de ver mas allá de esta isla, yo soy capaz de alzar el acero, aliemonos, no porque te deje escapar, si no porque quieres cambiar.

Sus ojos bajos, como si meditara mis palabras seguramente no esperadas.
Mi mano atrapó su mentón para que me mirara.
-ayúdame -susurré -demuéstrame que no me estoy equivocando contigo.
Deslicé mis dedos por su hombro hasta alcanzar el tatuaje de su espalda que repasé con mi dedo.
-¿que es? ¿que significa? Lo he visto antes, en sueños, Hela me lo mostró, no se porque pero creo que esto nos une de algún modo que no llego a comprender -confesé
Si quería verdad, empezaría siendo yo sincero.




Levántate una y otra vez hasta que los corderos se conviertan en lobos.
Höor:
guerreras:
La pirata:
Valeria:
avatar
Höor Cannif
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 802
Puntos : 860
Reputación : 120
Fecha de inscripción : 21/09/2016
Localización : el placentero infierno de tus piernas.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Navegando entre la verdad de una mentira (privado)

Mensaje por Ingrid Östberg el Miér Dic 27, 2017 3:30 pm

La bruja suspiró al escucharle, seguía cosiendo la herida con diligencia pese al frío que tenía.- No es cuestión de humillarte, no te pediría algo así. No lo entenderás, pero las palabras tienen más poder de lo que la gente se cree. Tienen un gran peso. Cuando alguien pide ayuda, cuando alguien acepta un trato o hace una promesa, dejan de ser simples palabras, tiene un poder especial, una conexión y esos lazos siempre son poderosos.- Terminó de coser la herida y se inclinó para morder el cordel improvisado.

En ese momento, Höor cogió su mentón y alzó la vista bastante sorprendida por el gesto, pero no se mostró asustada o sobrecogida, permaneció en estricto silencio, seria, escuchando atentamente sus palabras. No estaba muy acostumbrada a ese tipo de muestras, de modo que en cuando él rozó su hombro y tocó la marca, se puso en pie, con la disculpa de acercarse a las tiras que conformaban su falda. Buscó entre ellas, había escondido lo poco que realmente merecía la pena salvar de sus ropas, extrajo un pequeño saco, bastante inflado. Luego escogió varias de las tiras más largas, esperando que estuvieran lo suficientemente limpias antes de volver a sentarse junto a él con las piernas flexionadas. Empezó a vendar su pecho, cuidando así que la herida, demasiado fresca todavía, estuviera a merced de la intemperie.- ¿Hela? Ella y yo no nos llevamos muy bien. Supongo que es una mujer fría y dura, y dice las cosas tal y como son, le gusten a quien le gusten. Es un poco insensible.- Sonrió de medio lado e hizo un nudo en uno de los costados de Höor para que no le molestase.

- Hela me ignora la mayoría de las veces, así que si ella dice que deberíamos estar juntos es mejor no desafiarla. Tal vez fuera ella quien me enviase visiones tuyas, podría ser su plan..Aunque me temo que sus verdaderas intenciones nunca las sabremos.

Una vez que le vendó, abrió el saquito que había cogido antes, dejó caer el contenido en una de las palmas de su mano, eran un montoncillo de huesos, ramas, piedras y cáscaras de todo tipo, con formas dispares. Acogió la chatarra entre sus manos y le miró un momento a los ojos antes de acercar las manos a su rostro y susurrar a los huesos, las palabras no tenían ningún sentido y fueran arrastradas por el viento causando que la cueva se envolviera en una especie de silencio solemne, algo había cambiado y aunque nada se veía, si que se notaba. De algún lugar salieron más susurros como respuesta y acto seguido, dejó caer el montón de huesos que se esparcieron por el suelo entre ellos.

Ingrid observó las formas que conformaban, con ojos vivos y las pupilas dilatadas. Pasó los dedos por encima, sin llegar a rozarlos o moverlos y después de unos segundos logró interpretar algo.- Han encallado, no muy lejos de aquí, la tormenta les arrastró hacia unos arrecifes, justo aquí.- Señaló un montoncito de huesos de cangrejo que formaban las islas y una roquita de forma ovalada que estaba en una de ellas.- Parece entero...Pero no lo se. No hay temporal, de modo que si sus daños no son grandes, podrán zarpar en los próximos días.- Miró a Höor, algo cansada.- Lo siento, no veo nada más. Tal vez solo estén en esa isla para reparar el barco y zarpar de nuevo.


avatar
Ingrid Östberg
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 50
Puntos : 46
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 18/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Navegando entre la verdad de una mentira (privado)

Mensaje por Höor Cannif el Jue Dic 28, 2017 11:42 am

Ladeé la sonrisa al notar su reacción, huía del roce de la yema de mi dedo recorriendo aquel tatuaje que la ligaba a mi de un modo otro. No la culpaba, muchos podían ser los motivos y posiblemente el principal es que eramos enemigos.
Permití que me vendara, aunque la tela no estaba limpia seria mejor eso que llevarlo al descubierto estando la herida tan tierna. Ademas no nos esperaba precisamente descaso en estas tierras. Íbamos a contrarreloj, teníamos que averiguar el modo de escapar de esa isla.

Hablaba de Hela mientras terminaba de vendar mi pecho, según esta no tenia relación alguna con la diosa, en esencia la ignoraba.
-Mi relación con ella es intima -bromeé con cierta diversión - ya sabes, ella trata de llevarme a Hel y yo prefiero caer en brazos de las Valquirias para disfrutar mi gran cena en el Valhalla -bromeé.
-No se que quiere Hela de nosotros, pero tenemos que descubrirlo, algo me dice que si no lo hacemos y nos negamos a sus designios nada bueno va a sucedernos a ninguno.

La bruja sacó una bolsita ligeramente hinchada de entre sus faldas, sacó de ella unos huesos que miré enarcando una ceja, la magia era curiosa, al parecer con eso podía ver mas allá de aquella gruta.
La dejé hacer, observándola con mi cuerpo ligeramente ladeado hacia ella y aquel conjunto de huesos esparcidos sobre el suelo.
Señalé lo huesos donde decía que el barco de la pirata había encallado, según ella podrían volver a ponerse en marcha con unos arreglos.

Señalé los huesos con mi indice.
-¿seria posible desde donde estamos llegar ahí? Seria el modo de poder salir de esta isla.
Me deje vencer contra la pared, nos quedaban aun unas cuantas horas de oscuridad, hacia frio y nuestros cuerpos estaban calado de humedad, así que lo mas sensato era intentar descansar frente a la lumbre y con las primeras luces del alba ponernos en marcha.
-Ven -le dije - hace frio, demonos calor el uno al otro.

Observé el tatuaje, ese que me había mostrado Hela en la visión o sueño que tuve sobre la bruja.
-¿no me has dicho que significa? Sabes que Randulf vendrá por ti ¿verdad? -dije mirándola mientras esta se pensaba si acercarse o no -dudo mucho que tras perder a sus brujas, dejé ir a la única que sigue con vida. Te ofrezco una vida diferente a la que tenias, tu me ayudas, yo te ayudo ¿que me dices bruja?


Levántate una y otra vez hasta que los corderos se conviertan en lobos.
Höor:
guerreras:
La pirata:
Valeria:
avatar
Höor Cannif
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 802
Puntos : 860
Reputación : 120
Fecha de inscripción : 21/09/2016
Localización : el placentero infierno de tus piernas.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Navegando entre la verdad de una mentira (privado)

Mensaje por Ingrid Östberg el Sáb Ene 27, 2018 1:10 pm

Si en algo tenía razón el noruego era en ser un temeroso de los Dioses, la mayor parte del panteón nórdico eran de todo menos seres serviles y generosos, no sería buena idea provocarlos y la historia siempre nos recordaba que ser el campeón de los dioses no siempre era algo bueno, lo más sensato era mantenerse alejados de su mirada, pasar inadvertidos, servirles, cumplir las tradiciones y ritos, sin ser ostentosos ni escasos. Por desgracia esa no era una opción para Ingrid y tampoco para el Cannif, que había sido tocado por ellos, para bien o para mal, desde que era un crío. No les quedaba más remedio que intentar seguir el plan que tenían para ellos y ofenderles lo menos posible.

Observó las islas donde ellos se encontraban y luego el barco, intentó descifrarlo pero no era tan fácil como parecía, a menudo eran solo conjeturas, interpretaciones que era capaz de sonsacar de los huesos, pero muchas otras cosas escapaban a su visión. Negó con la cabeza.- No, no tengo ni idea, pero si tu tripulación tiene la mitad de interés que tu en reuniros de nuevo, entonces volverán a buscarte.

Le miró en silencio, sopesando si debería aproximarse o no, no estaba acostumbrada a la cercanía, necesitaba un espacio vital bastante holgado desde que era niña y no entendía muy bien la necesidad de la gente de tocarse y de estar cerca los unos a los otros, pero hacía rato que tenía los pies congelados y los pinchazos que recorrían los dedos de sus manos era una clara advertencia de que terminaría por perderlos si no se esforzaba por cubrirlos con algo. Aun un poco dubitativa, fue recogiendo los diferentes pedazos de huesos, rocas y demás materiales, los devolvió a la bolsita de cuero con runas cosidas en uno de sus laterales y se arrastró con naturalidad hasta colocarse al lado de Höor. Estaba tensa e incómoda, pero podía soportar un poco de eso a cambio de calor. Cerró los ojos apenas sin darse cuenta y se encogió sobre sí misma, pegando las rodillas a su pecho y rodeándolas con los brazos.- Tampoco yo se lo que significa. Hela marca a quien lo desea, pero ella nunca ha puesto interés en mi, es otro Dios el interesado y Hela solo quiere participar, supongo que para ella tu eres importante y necesitaba que nuestros caminos se cruzasen. El tiempo dirá si solo fue algo puntual o seguirá con el tiempo.- Le miró de reojo, tan cansada que apenas podía mantenerlos abiertos.- Está bien..Solo quiero..Llevar una vida normal.- Volvió a cerrar los ojos, humedeciéndose los labios, ni siquiera el frío podía superar lo agotada que estaba.- Randulf no es lo peor, el problema es quién le sigue. Tendrás que encontrar a Pandemonium primero, si deseas alcanzar a Randulf.- Y prácticamente mientras hablaba, se quedó dormida.


avatar
Ingrid Östberg
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 50
Puntos : 46
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 18/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Navegando entre la verdad de una mentira (privado)

Mensaje por Höor Cannif el Dom Ene 28, 2018 10:28 am

¿Pandemonium? ¿que era o quien era Pandemonium? Fuere como fuere, llegaría hasta Randulf aunque tuviera que atravesar las puertas de Hel, enfrentarme a Garm y así mirar de frente a Hela. Nunca temí a la muerte, supongo que porque bien sabia que no me alcanzaría sin acero entre mis manos y la suficiente sangre derramada por mi pueblo como para merecer a mi Valquiria.

Ingrid se había dormido abrazándose a si misma, estaba helada, cansada y francamente un trato era un trato, ofender a los dioses no era algo muy inteligente y si por algún motivo Hela quería que nuestros caminos se entrecruzaran, no iba yo a separarlo ,al menos por el momento.
Tiré de ella suavemente, la oí quejarse ligeramente, revolviéndose para acomodarse contra mi piel y así la afiancé entre mis brazos.
Su cabeza quedó posada en mi pecho, una de sus manos envolvió entre sueños mi cuello y dejando que los haces naranjas de la lumbre lamieran nuestra piel, ambos nos sumimos en un profundo sueño.

Cuando desperté mi cabeza estaba sobre la suya, mi brazo rodeaba su cintura y mi cuerpo quedaba completamente recostado sobre la pared rugosa sirviendole de improvisado lecho a la bruja.
-Ingrid -susurré moviéndome ligeramente -hay que despertar, ponernos en marcha, aprovechemos las horas de luz, hay que salir de esta isla.
Elevó su rostro somnoliento dándose de bruces con una picara sonrisa.
-Parece que soy un buen compañero de cama -bromeé con cierta sorna mientras esta negaba con la cabeza apartándose de mi.

Me revisó la herida asegurándose que no se hubiera infectado y tras cambiarme el vendaje manchado de lo que la herida había supurado durante la noche, comimos algo de fruta y raíces encontradas por las inmediaciones y nos pusimos en marcha.
Se agradecía que el sol estuviera fuera, el frio había calado en nuestro cuerpo, la isla parecía difícil de sortear, no solo porque desconocíamos su fauna, si no por lo espesa que era su vegetación que nos complicaba el avance a cada paso.

Fui abriendo con la espada paso entre las zarzas y matorrales, el sudor perlaba mi frente, estaba herido y no tener reposo alguno complicaba mas el asunto.
-¿quien es Pademonium? Dijiste que tenia que encontrarlo para matar a Randulf. Las brujas tendéis a hablar de un modo extraño, como en clave -apunté con una ladeada sonrisa -mi amigo Ulf esta casado con una de las vuestras, aunque esta tiene tites de guerrera, esgrime una sarten mejor que yo el acero -bromeé.

No me di cuenta en es momento que metía el pie en una tierra que me engulló por completo.
Arenas movedizas, tiré mis brazos para aferrarme a la maleza sin éxito pues cuanto mas me movía, mas profundo caía.
-¡Ingrid! -grité esperando que me ayudara.



Levántate una y otra vez hasta que los corderos se conviertan en lobos.
Höor:
guerreras:
La pirata:
Valeria:
avatar
Höor Cannif
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 802
Puntos : 860
Reputación : 120
Fecha de inscripción : 21/09/2016
Localización : el placentero infierno de tus piernas.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Navegando entre la verdad de una mentira (privado)

Mensaje por Ingrid Östberg el Mar Ene 30, 2018 10:38 am

El cansancio impidió a Ingrid despertarse mientras Höor le acomodaba contra su pecho, tampoco le importó sentir el calor que desprendía, algo que a ambos les hacía mucha falta y el cuerpo era muy sabio, no se movió en el resto de la noche ya que era la única forma de huir del frío. Las primeras horas pasaron rápido, pero en cuanto la fase más intensa del sueño llegó también lo hicieron las pesadillas. Revivía el pantano, ahora teñido de más sangre Östberg, primero traicionados por los Cannif y luego por los suyos propios, era una tierra maldita y marchita, pero aun así Ingrid sabía que era suya. Luego escuchó las voces de sus hermanas, reconoció en seguida la risa histérica de Brilda.- Misi, misi, misi. ¿Dónde está el oso que me prometiste? ¿Ya lo tienes? ¿Dónde está? Tengo taaantas cosas para él. Dámelo Ingrid..- ¿Creías que te habías librado de nosotras? Qué inocente eres. La sangre es más espesa que el agua.- Sangre, ¡Sangre!- Y de nuevo la risa estridente.- Traidora.- ¿Y mi osito, Ingrid? Me lo prometiste. Ingrid. Ingrid.- Cuando abrió los ojos estaba sudando y el corazón desbocado. La voz de Brilda se había tornado lentamente en la de Höor y aquello le devolvió a la realidad, alejando la pesadilla.

Se levantó ensimismada, seria y muy callada, primero se aseó lo mejor que pudo y luego se vistió, más tarde comprobó casi de forma automática las heridas de Höor, asegurándose de que estuvieran cicatrizando bien y que tuvieran buen color. El agua salada era desagradable pero hacía su papel. Le miró de reojo y sonrió de medio lado..- Eso aun está por comprobar.- La poca comida que pudieron encontrar se le antojó el mejor manjar, tenía un hambre atroz y agradeció tener algo con lo que llenar el estómago.

Para ella la travesía estaba siendo insufrible, avanzaba con una mano sobre la costilla rota aunque eso no le proporcionaba ningún consuelo, seguía con la pesadilla rondando su cabeza y lo real que habían parecido las voces de sus hermanas, incluso después de despertarse...Pero de eso se trataban los malos sueños, aunque algunos de ellos para ella tenían otro significado, los Dioses tendían a enviarle mensajes, como si en la inconsciencia fuera más fácil hablar con ella, de ese modo supo de la existencia de Höor. No estaba en su naturaleza quejarse, de modo que agradeció la conversación desenfadada y sonrió por el comentario. Le daba cierto respeto conocer a otras brujas, teniendo en cuenta que los pocos hechiceros que había conocido eran muy retorcidos, no sabía si era capaz de tener más de esos en su día a día. Antes de poder contestar a sus preguntas, vio cómo el guerrero se hundía y se sobresaltó tanto como para quedarse clavada en el sitio, paralizada.

Se inclinó hacia delante para intentar cogerle pero en cuanto notó el tirón de la costilla dolida supo en seguida que no iba a poder tirar y mucho menos sacar a Höor de allí, cuando pesaba bastante más que ella. Le miró en silencio, aunque su cabeza iba a mil por hora, por un momento podía parecer que le estaba viendo morir, de hecho, hasta se dio la vuelta y se alejó de su vista, le abandonaba. No tardó mucho en volver, pero para el Cannif podría haber sido una eternidad, mientras la arena alcanzaba ya su pecho y seguía tragándoselo. Ingrid rodeó un árbol cercano con una de sus lianas, haciendo un buen nudo y luego lanzó la cuerda hacia Höor sujetándola por el otro extremo para ayudarle a salir tirando de ella si fuera necesario.- ¡Cógela!- La liana era bastante escurridiza y era difícil de coger, pero al menos esperaba que fuera suficiente para sacarle de allí. ¡En esos momentos no se le ocurría de otra manera!


avatar
Ingrid Östberg
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 50
Puntos : 46
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 18/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Navegando entre la verdad de una mentira (privado)

Mensaje por Höor Cannif el Mar Ene 30, 2018 11:13 am

Incrédulo tras un primer intento de darme la mano sin éxito, pareció reaccionar, aunque no del modo que yo esperaba, se alzó mientras yo era engullido por aquellas tierras mojadas ansiosas de darme muerte.
-¡Ingrid! -volví a llamarla al ver que paralizada se limitaba a esperar mi muerte. Justo cuando escuchó su nombre me dio la espalda para largarse - ¡Joder! - rugí mirando a mi alrededor, buscando algún modo de salir de esta.
Me había enfrentado demasiados peligros acero en mano como para permitir que unas arenas me tragaran alejándome del Valhalla.
No debía haber confiado en ella, pero..¿que podía esperar de una puta Moira que se hacia pasar por niña para salir ilesa de esta?

Gruñí sintiéndome idiota, todo lo de la cueva había sido otra de sus artimañas y yo me había tragado todo cuanto había contado sobre el yugo que caía sobre su cabeza.
Intentaba alcanzar na rama bastante alejada, cuando de pronto y lejos de lo que yo esperaba, Ingid apareció ante mi con una liana que anudó con firmeza al tronco de un árbol y que me lanzó lo mas cerca que pudo para que me cogiera a ella impidiendo así mi clara muerte.
Me costó un poco coger la punta, moverse implicaba hundirme mas y en el intento, ya me llegaba casi al cuello aquella tierra pantanosa.

Enrosqué la maroma a mi mano y con fuerza empecé a tirar para salir, Ingrid desde el otro extremo trataba de ayudarme con la poca fuerza que le permitía hacer la herida.
Caímos sobre tierra firme ambos con la respiración agitada por el esfuerzo, ladeé la sonrisa clavando en ella mis pardos.
-Y yo que pensaba que la primera vez que te viera jadear seria de forma mas placentera y que estaría hundido en un vaivén de caderas.
Mi pecho subía y bajaba violento y mi voz sonaba entrecortada, pero la broma había roto la tensión entre ambos y acabamos riéndonos.
-Te confieso que pensé que me ibas a dejar morir -llevé mi frente hasta la suya de forma afectuosa -gracias.Y ahora, pongámonos en marcha, tenemos que salir de aquí -susurré con el vaho blanquecino que expulsaban mis palabras adentrándose entre sus labios.
Hacia frio, las temperaturas eran bajas en aquel lugar húmedo rodeado de agua por todas partes.

Me alcé y tiré de ella con delicadeza para no dañar mas su costilla.
-Apóyate, estoy bien y tu no aguantaras el ritmo -fui sincero, aunque la herida de mi pecho dolía, estaba mas acostumbrado que ella a las adversidades físicas.
Ella era una bruja poderosa, eso no lo dudaba, pero de tener magia para sacarnos de aquí, ya la habría utilizado.
-Tenemos que llegar al otro extremo de la isla antes del anochecer, si prendemos allí una fogata y la mantenemos viva, quizás Dani pueda verla y venir por nosotros.





Levántate una y otra vez hasta que los corderos se conviertan en lobos.
Höor:
guerreras:
La pirata:
Valeria:
avatar
Höor Cannif
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 802
Puntos : 860
Reputación : 120
Fecha de inscripción : 21/09/2016
Localización : el placentero infierno de tus piernas.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Navegando entre la verdad de una mentira (privado)

Mensaje por Ingrid Östberg el Miér Ene 31, 2018 3:42 pm

Ingrid no gritaba pero si alguien tuviera tiempo de fijarse se daría cuenta de que en su mirada había pavor, en cuanto vio que el Cannif se hundía más allá del pecho empezó a entrar en pánico y tiró con tanta fuerza como podía a pesar de los pinchazos de advertencia de su lastimada costilla, eso era completamente secundario si la otra opción era la muerte del noruego. Clavó los pies en la tierra y tiró con todas sus fuerzas, cuando finalmente él consiguió salir, se cayó hacia atrás por el esfuerzo y aunque tuvo ganas de gritar de dolor se contuvo, demasiado ocupada en recuperar el aliento. Aun estaba asustada, con la adrenalina recorriendo sus venas cuando escuchó la chanza de Höor. Al principio estaba incrédula, pero poco después aceptó que su actitud evitaba que ambos se relajaran, que las penas fueran menos penas.

Sonrió divertida y luego negó con la cabeza, aun jadeando.- Eres un imbécil. Me has dado un susto de muerte.- Aceptó, porque necesitaba exteriorizarlo, como si una vez dicho en alto el pánico que la había dejado como una estatua se esfumara. Apreciaba el carácter del moreno, siempre alegre, dispuesto a soltar una tontería sin importar las circunstancias. Se puso en pie despaciocon la ayuda de Höor, comprobó que el vikingo tenía todo en su sitio y le quitó algo de arena del pecho y los brazos para que luego no quisiera morir del picor. Le miró a los ojos cuando confesó lo que había pensado, pero no se sintió ofendida...teniendo en cuenta su historial, si fuera Skogull le habría dejado allí, Brilda sencillamente había disfrutado viendo cómo las arenas le engullían.- Es natural...La confianza se gana con acciones, no con palabras, soy paciente..Tarde o temprano te darás cuenta de que puedes confiar en mi.

Se apoyó sin dudar, estaba ya cansada antes de aquel accidente, pero ahora la costilla no hacía más que pegar punzadas de dolor, uno punzante y muy molesto que le hacía marearse, el terreno abrupto no ayudaba para nada y el sobre esfuerzo tampoco. Por eso mismo no le dio vergüenza asirse a él, rodeando su baja espalda con el brazo para usar su condición física superior. Al principio, no le pareció mala la idea, pero si Dani podría verlo.- Höor..¿Y si no es Dani quien nos ve?-Bajó la mirada, pensativa.- Bueno..Podrías ocultarte, esperaré con la hoguera y si es seguro, entonces te unes..De ese modo nos evitamos sorpresas.


avatar
Ingrid Östberg
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 50
Puntos : 46
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 18/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Navegando entre la verdad de una mentira (privado)

Mensaje por Höor Cannif el Jue Feb 01, 2018 12:25 pm

Con mi mano rodeando su cintura seguimos avanzando por la isla, el relieve iba cambiando, pero si algo estaba claro es que la noche empezaba a cernirse sobre nosotros de nuevo y de nuevo la humedad calaba en nuestros huesos.
-Tenemos que estar cerca de la costa, aguanta preciosa, si alguien puede sortear una tormenta y dar con nosotros esa es la capitán Morgan, es muy terca, nos encontrará.

Confiaba en esa mujer y en los hombres que la acompañaban, era muy consciente que no iba a abandonarme a mi suerte.
-No se, ambos podemos correr riesgos si nos quedamos solos frente al fuego, si es Dani la que da con nosotros bien puede meterte un tiro entre cejo y cejo si piensa que la has traicionado y si es alguno barco de Randulf, bajaran para darme caza, el precio por mi cabeza es elevado, así que..sentémonos ambos frente a la lumbre y disfrutemos de la noche cerrada que hará hoy.

Tras un par de horas mas llegábamos a la orilla, la dejé caer con suavidad, temblaba y las pieles de mis hombros cayeron suaves sobre los ajenos.
-Tranquila, estoy bien, voy a recoger leños para la fogata, necesitas entrar en calor.
Ella no era una guerrera no estaba hecha para las penurias..aunque algo me decía que había pasado muchas.
-ves chasqueando los dedos para prender fuego -bromeé guiñándole un ojo tratando de hacerla sonreír -tengo el culo congelado, ni queriendo se me alzaba la verga ahora mismo -bromeé mientras ella negaba por mis palabras.

Estábamos perdidos en medio de la nada, pero si algo sabia es que dejarnos vencer era el peor de los errores, así que yo pensaba luchar con positividad.
Confiaba en los míos, si prendíamos ese fuego haría las veces de faro y sabia sobradamente que Dani debía estar fondeando esos mares para dar conmigo.

Regresé tras acumular los suficientes maderos como para aguantar la noche con un fuego lo suficientemente alto como para ser visto a millas de distancia.
Los dejé caer frente a la bruja, mi respiración agitada delataba que yo también estaba cansado ,a fin de cuentas estaba herido como ella, pero si ambos nos dejábamos vencer por la adversidad acabaríamos muertos en aquel lugar.
-Venga brujita, calientame -bromeé guiñándole el ojo refiriéndome con un doble juego de palabras a que prendiera la lumbre. -lo que daría por una buena botella de whisky.






Levántate una y otra vez hasta que los corderos se conviertan en lobos.
Höor:
guerreras:
La pirata:
Valeria:
avatar
Höor Cannif
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 802
Puntos : 860
Reputación : 120
Fecha de inscripción : 21/09/2016
Localización : el placentero infierno de tus piernas.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Navegando entre la verdad de una mentira (privado)

Mensaje por Ingrid Östberg el Jue Feb 01, 2018 4:07 pm

Seguía sin estar convencida, además los barcos se veían desde lejos, aunque no durante la noche, lo más seguro era que se lo encontrasen cerca de las costas, porque ni el capitán más temerario osaría echar el ancla cerca de una orilla que no conocía. Miró hacia el cielo, despejado a medias pero con la luna creciente, si las nubes no molestaban tal vez sería factible enviar un bote hasta allí con la poca luz que brindase. Para cuando llegaron a la orilla, Ingrid estaba agotada, se dejó caer sin rechistar en la orilla y de nuevo se encogió sobre si misma procurando aportar calor a su cuerpo.

Levantó una ceja cuando le escuchó hablar de chasquear dedos, si le decía que en realidad ella no tenía esa capacidad iba a pensar que era una inútil, no sabía combatir, no sabía prender una hoguera con magia...Pero no todos los brujos eran capaces de manipular los elementos. Volvió a sonreír negando con la cabeza, preguntándose para qué querría que se le levantase teniendo en cuenta las circunstancias. Mientras Höor fue a por leña, ella se puso a buscar lo necesario para inicar fuego, como madera de diferentes tipos de árbol, con unas características específicas, ramitas secas,  hojarasca, etc, con la que hizo un pequeño montón, suficiente para encender una pequeña llamita. Le costó lo suyo, de hecho el Cannif encontró a la bruja girando una pequeña rama con las palmas de las manos presionando un extremo contra un tronco más grande, en ese momento apareció algo de humo y poco después la hojarasca se prendía iniciando la reacción.

Jadeando, Ingrid se apresuró a coger las ramas más finas que había traído el Cannif y las fue colocando como una pirámide, añadiendo una a una con lentitud, para evitar que se apagasen y no ahogar la llama. Se frotaba el sudor de la frente cuando miró de reojo al noruego.- Cómo puedes estar pensando en vergas y en calentamientos todo el día, cualquiera diría que pasas necesidades.- Una vez el fuego fue tomando tamaño, añadió uno de los troncos más grandes y ya pudo respirar tranquila sin temor a que se apagara, ahora solo quedaba estar pendiente para evitar que se quedase sin leña.- Con agua yo me conformaba.- Se humedeció los labios, mirando el fuego, que le recordaba a su hermana pequeña.- Brilda era la que tenía afinidad con los elementos. Mis poderes son..De otro  tipo.- Siempre había sido menospreciada por sus hermanas, pero después de todo fue su ingenio y su concentración la que venció tanto a la fuerza descontrolada de Brilda como a la astucia de Skogull. Ella resultó ser la más calculadora y fría de todas sus hermanas y eso que esa medalla la tenía colgada Skogull.


avatar
Ingrid Östberg
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 50
Puntos : 46
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 18/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Navegando entre la verdad de una mentira (privado)

Mensaje por Danielle Morgan el Vie Feb 02, 2018 5:24 am

La tormenta los engulló como si de un enorme kraken se tratase. La Venganza de la Reina Ana se debatió como un mosquito en una corriente de aire, como si fuera un barquito de papel. Los truenos y rayos restallaban en la oscura noche, la lluvia invadía la cubierta, los imbornales no cesaban de drenar agua para evitar que el barco se hundiese y los marineros iban dando tumbos por la cubierta, resbalando y tratando de maniobrar y mantener el control de la nave. Pero todo fue en vano, finalmente plegaron las velas para que no se rompieran y dejaron que el mar embravecido los agitase de un lado a otro hasta que se calmó. Cuando amainó la tempestad Danielle sacó los aparejos y trató de ubicarse por las estrellas trazando lineas en sus cartas de navegación hasta señalar con el dedo donde se encontraban exactamente. Estaban a unas veinte millas de una isla. Aunque se negaba a pensarlo, Höor podría estar muerto, arrastrado por la corriente, flotando en el mar...¿Dónde estaba Giuliana cuando se la necesitaba? con sus visiones podrían saber si al menos estaba vivo. Tenía que estarlo, ese vikingo era tan cabezota que no habría caido ni ante la furia de Poseidón.

Decidió hacer una batida, si estaba en tierra, sería listo y trataría de hacer señales. Ordenó arriar velas y navegaron paralelos a la costa en busca de alguna señal. Durante varias horas otearon el oscuro horizonte de la costa sin vislumbrar ningun signo de vida. Cuando empezaba a clarear el alba, a lo lejos divisó lo que en sus mapas era una isla pequeña y le pareció ver un puntito brillante, cambiaron el rumbo a toda vela, y cuando se fueron acercando constantó que era una hoguera. Pero no tenía por qué ser Höor, podría ser cualquiera. Sacó su pistolete y disparó una bala al aire, para exigirle señales a quien estuviera en esa orilla. Si era Hoor reconocería el mascarón de proa de la Reina Ana y al menos agitaría una antorcha para avisarles.




No hay manera ♡ VIDEO♡ :

☆ ● Gracias Will● ☆  :

Piratas y vikingos:

Navega, velero mío, sin temor que ni enemigo navío, ni tormenta, ni bonanza tu rumbo a torcer alcanza, ni a sujetar tu valor.

♡ VIDEOS ♡  :
avatar
Danielle Morgan
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 167
Puntos : 191
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 21/08/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Navegando entre la verdad de una mentira (privado)

Mensaje por Höor Cannif el Vie Feb 02, 2018 9:48 am

Enarqué una ceja al ver como hacia fuego, no quedaba tan épico como en mi mente lo había imaginado, un chasqueo de dedos y una enorme llama sobre los maderos, mas como lo hizo era del mismo modo en el que podía hacerlo yo, un humano.
Me dejé caer a su lado con una picara sonrisa en los labios.
-¿si lo prefieres hablamos del tiempo? -bromeé al decir que no sabia porque hablaba de vergas y de calentamientos. La verdad, porque así eramos nosotros los vikingos, trataba de quitar mierda a este asunto, estábamos jodidos, al menos trataba de bromear y olvidar la situación que teníamos.
-Si esta noche no nos encuentran, ahora que hemos llegado al lugar donde mas posibilidades tenemos, construiré una cabaña para poder refugiarnos, durante el camino he visto troncos lo suficientemente gordos como para hacer la estructura, hay lianas y con las ramas mas tupidas haré las paredes.
Quizás ella necesitaba no escuchar bromas, si no planes para sobrevivir y por Odin que yo los tenia, no iba a dejarme vencer por una isla.

Cazar no seria tan complicado, si había plantas, debían haber herbívoros, el agua...pues si la lluvia no nos la regalaba, había visto unos latos palmerales, lo malo es que los cocos estaban muy altos y cogerlos seria complicado, peor ayudándome con la camisola y trepando por el trono como si escalara quizás pudiera alcanzarlos.
Sumido en mis pensamientos sentí como la bruja caía rendida sobre mi hombro, ladeé la sonrisa acomodándola para que pudiera descansar, no nos vendrían mal las fuerzas para el arduo trabajo que nos esperaba mañana.

Fue en ese instante en el que escuché un tiro, me puse en pie caminando hacia la orilla con el fuego a mi espalda, tenia que ser Dani, y si no, que mas daba, mejor cualquier opción que seguir perdidos en la isla.
Corrí hacia la lumbre quitándome la camisa que enredé y até en uno de los palos mas largos que encontré y la prendí de la lumbre con rapidez.
La sacudí en el aire de un lado a otro, si era la Reina Anna se daría cuenta de que pedíamos auxilio.

Sin duda así fue, pues el barco empezó a buscar la costa donde nosotros nos encontrábamos.
-¡Vamos Ingrid, es Dani, nos vamos a casa!






Levántate una y otra vez hasta que los corderos se conviertan en lobos.
Höor:
guerreras:
La pirata:
Valeria:
avatar
Höor Cannif
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 802
Puntos : 860
Reputación : 120
Fecha de inscripción : 21/09/2016
Localización : el placentero infierno de tus piernas.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Navegando entre la verdad de una mentira (privado)

Mensaje por Ingrid Östberg el Sáb Feb 03, 2018 7:33 am

Sonrió sin comentar nada más, recordando que hasta para hacer un comentario sobre el tiempo soltó una de sus chanzas, empezaba a ser consciente de que esa era su forma de ser y que era mejor no darle más importancia a sus comentarios de las que tenía una broma cualquiera. No estaba acostumbrada a las risas, ni a la camaradería, era una mujer solitaria y fría, se había vuelto desconfiada con el tiempo, no era una bruja fuerte, era una que se valía de lo inesperado, de su inteligencia y de su enorme paciencia. Por eso mismo tampoco estaba apurada por sobrevivir, tal vez si por encontrar agua que era lo que más le preocupaba, como bien decía Höor allí había árboles suficientes para hacer un refugio, ese no era el problema.

Ingrid se veía afectada por la falta de agua, su condición física no era la mejor, de hecho vivía en un pantano si allí sobraba algo además de mosquitos era el agua y por raro que pudiera parecer, mientras había estado bajo el ala de sus hermanas y de su mentor nunca le había faltado de nada. De modo que se encontró matando la sed a base de la somnolencia que le provocaba y acabó de mala manera apoyada sobre el noruego, levantó la cabeza en cuanto él se movió, a pesar de que no estaba por la labor de ponerse en pie todavía miró hacia la orilla, donde un imponente navío se abría paso entre las olas.

Finalmente, se incorporó, mirando el lejano barco pero completamente aliviada, lo de volver a casa le pareció un eufemismo. ¿Casa? Qué casa, ella no tenía ninguna. Se acercó a la hoguera un tanto preocupada, mirando a su alrededor para estar segura de que nadie más había visto ni la fogata ni había notado el barco ni la llamada de atención, por suerte, el temporal había sido tan intenso que el único capitán que había osado enfrentarlo fue Danielle Morgan.


avatar
Ingrid Östberg
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 50
Puntos : 46
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 18/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Navegando entre la verdad de una mentira (privado)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.