Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 07/45
Afiliaciones élite: abiertas
Última limpieza: 07/06


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




El perro de la condesa (privado)

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ir abajo

El perro de la condesa (privado)

Mensaje por Geralt el Mar Oct 24, 2017 1:02 pm

Me adentré en Akershus cuando el ocaso alcanzaba su máximo esplendor, no conocía a ese hombre al que todos hacían llamar el salvador.
Ciertamente era una leyenda en el norte y haber sido convocado por este me llenaba de orgullo, seria su mas fiel súbdito.

Me adentré en palacio, no me costó entender que en Akershus el aire olía distinto, libertad era lo que soplaba el viento en sus rincones, era como un pedazo de tierra donde Ranfdulf no podía desplegar el poder de sus garras y admiré mas en ese instante la hombre que había conseguido dicha proeza.

Caminé tras un vikingo que se presentó como el general Lund hasta una sala bastante regia, con una mesa de madera rectangular, lo que venia siendo el típico salón de nuestras tierras, a su alrededor otras mesas redondas, allí debían de celebrarse ademas d las fiestas donde corría la hidromiel, las reuniones para trazar planes contra el rey.
Deslicé mi mano por la madera noble, sin duda me encontraba en un lugar mítico para cualquier hombre que se precie de portar sangre del norte en su venas.

No esperé que la que entrara lejos de ser el hombre que esperaba fuera una doncella de rubia melena.
Enarqué una ceja siguiendo su estela en el mas profundo de los silencios, la dama parecía ladear la sonrisa al ver mi sorpresa.
-He sido hecho llamar por el conde -dije con serenidad.
Mi voz retumbó en aquella sala de paredes llenas de tapices y trofeos de caza.
Una piel de oso frente a una lumbre encendida y la doncella seguía acercándose ignorando en esencia mis palabras.

La dama se detuvo para servir sendas copas, sin duda sus rasgos n oran del norte, aunque podría pasar por na de las nuestras por su atuendo, enmascarada en pieles por le frio se abrió paso hasta mi y dejó una copa de whisky ante mis ojos.
-No bebo cuando trato temas importantes -aseguré esperando que me explicara exactamente que hacíamos los dos allí.
avatar
Geralt
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 48
Puntos : 56
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 11/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El perro de la condesa (privado)

Mensaje por Valeria Cavey el Mar Oct 24, 2017 4:44 pm

En constante peligro, necesitaba alguien que se encargase de su seguridad cuando se encontraba en el Norte y eso, era gran parte del tiempo. Entendía que alguien se encargase de su seguridad, pues la de sus hijos ya estaba más que resguardada. Ninguno de sus hombres se prestaba a velar por la Condesa, nadie era capaz de estar con ella ni cinco minutos en la misma habitación. Nadie la soportaba o más bien, pasaba desapercibida en aquel lugar excepto por sus hijos.

Silenciosa, sigilosa en sus pasos, parecía flotar envuelta en pieles. El clima...con el clima ya se había ido acostumbrando, era un hecho de que no era París y sí la tierra donde crecerían sus hijos. Después de perder no solo a uno de los bebés que esperaba, se había vuelto más ausente y distante pero igual de cercana con sus hijos, en cierto modo los necesitaba.

El demonio había vuelto en toda su esencia, como si poco le importase nada. Sus esmeraldas buscaron aquel que lo esperaba, según su esposo era alguien no solo capaz de protegerla, un excelente guerrero y hombre. Poco le importaba eso, estaba a disgusto pues no necesitaba a nadie, se bastaba bien sola, ya no era esa dama frágil sin sentimientos, ahora...sabía perfectamente lo que quería.

Una vez apareció en escena con esa elegancia que le caracterizaba, su belleza seguía dejando sin habla y desnudar con tan solo una mirada. Sus esmeraldas se clavaron en la persona que aguardaba supuestamente al Conde, sonrió por ello. Llenó dos copas en silencio y al ser negada, la dejó a un lado , iba a necesitarla en breve. Una breve sonrisa, el desconcierto de aquel hombre no le extrañó... más esperaba que se negase y se largase como los otros.

-No es un tema importante en realidad -ni un saludo cortés, tampoco esperó que le besase la mano, sonrió divertida por ello, sus ojos lo observaban curiosos...admirando a quien seguiría sus pasos allá donde fuese -Ha sido llamado para un asunto importante para el Conde, no hay hombre que se haya atrevido a aceptar lo propuesto y seguramente de vos obtendré respuesta. Mi bienestar está en sus manos, sería velar mi vida aunque a vos le importe bien poco -suspiró, bajando la mirada hasta la copa, provocando que los hielos chocasen entre sí -Bien, ya puede marcharse, supongo que es un no. No esperaba menos -se giró hacia la ventana, en donde preparaban los caballos para una nueva salida.

Sonreía, victoriosa pues el demonio, había vuelto a las andadas... nadie quería estar a su lado, tampoco es que necesitase a alguien para que la protegiese cual dama frágil e inocente.

-No tiene nada que perder, yo tampoco -en esa frase, dijo demasiado.



Démon:

Merci:


Mon passé:

avatar
Valeria Cavey
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 394
Puntos : 412
Reputación : 86
Fecha de inscripción : 26/05/2016
Localización : Paris

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El perro de la condesa (privado)

Mensaje por Geralt el Miér Oct 25, 2017 4:40 am

Observé a la que debía ser la mujer del conde, al parecer necesitaba un hombre que la protegiera.
Sabia que era una dama de alta alcurnia francesa, no era una mujer fácil por los rumores que por el norte de ella corrían.
Había engendrado a los vástagos del conde y eso la ataba a unas tierras que no sentía como suyas.
No dudaba que esa mujer necesitaba alguien que siguiera sus pasos, peor yo no era un perro que podía usar para tonterías varias.
Si necesitaba mi acero lo tendría por el respeto que el conde ejercía sobre mi, pero no iba a ser el hombre que le llevara las bolsas de los vestidos que usaba.

Medite el modo de decirlo sin que fuera a sonarle muy rudo.
-Acepto -claro y conciso, no necesité meditar mucho para decir eso -pero si en algo no estoy de acuerdo os lo haré saber, no soy vuestro perro, soy un guerrero que os protegerá, nada mas.

Quizás lo que me hizo aceptar es que yo sabia lo que era perderlo todo, no pude proteger a mi esposa y desde entonces no había echo otra cosa que proteger la vida de los que no podían cuidar la propia.
Supuse que ese era el motivo por el que el conde me había hecho llamar, sabia que aceptaría, algo que no habían hecho ninguno de los demás.
-No voy a engañarla señora Cannif, no me extraña que nadie deseé trabajar para vos, los rumores que corren no la dejan en un lugar demasiado bueno, diría que Hela es mejor vista que vos y os aseguro que es la diosa de Hel, para vosotros, el infierno.

Esperé a que la mujer se pusiera en pie, desconocía que me depararía hoy el día, pero supongo que empezaba un trabajo que no sabia si podría soportar.
Me puse a la espalda para empezar mi trabajo cerrando así la comitiva a su paso.
Tal y como ella se movía por Akershus las miradas del servicio se cernían sobre ella y algunos rumores hablaban sobre la desgracia que le había caído al nuevo, algo que me hizo ladear la sonrisa con cierta diversión.
avatar
Geralt
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 48
Puntos : 56
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 11/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El perro de la condesa (privado)

Mensaje por Valeria Cavey el Miér Oct 25, 2017 9:37 am

Las esmeraldas se cerraron un instante al oír aquel “acepto”, no lo esperaba. No lo reflejó en su rostro pero le sorprendió, se giró mirándolo fijamente a los ojos como si nada existiese. La primera vez que reparaba en él, más atenta. Le dio un trago a su copa, sin emitir palabra alguno, le daba tiempo para que expresase lo que tuviese que decir. Y sus siguientes palabras no le sorprendieron lo más mínimo, conocía suficiente a los norteños como para saber que ese no era cualquiera, dejó claro que si algo molestaba lo diría.

La risa de la condesa, resonó en gran parte del castillo, como si lo que acabase de decir le provocase más risa que temor. No le temía, nunca había temido a nadie y esa vez no sería menos. Un nuevo trago que terminó la copa, la dejó a un lado de la copa que aún permanecía llena y le pertenecía a quien ahora era su protector. Curioso, desde Haytham Cross nadie se había atrevido a tan siquiera pensarse el trabajar para velarla ¿quién vela a un demonio?.

-No hace falta que me diga cómo ven los demás, si soy peor que el mismo demonio... y déjeme que le diga algo, ese del que hablas no tienen ni punto de comparación conmigo. Y ya que estamos, vamos a dejar algunas cosas claras -no iba a andarse con rodeos, estaba muy cansada de tener que explicarle todo a quien no entendiese lo que realmente deseaba -Por mí nadie tendría que velar mis espaldas pero si es algo que el señor desea, así será. No necesito que nadie me proteja, soy lo suficientemente pudiente para cuidarme. No soy una guerrera, no soy perfecta -se encogió de hombros como si aquello no le importase lo más mínimo. Dejó un espacio entre medias sin hablar, sopesaba las palabras antes , algo nuevo pues siempre dijo lo que pensaba...ahora podría decirse que era más prudente.

-Pero todo eso no importa. Si acepta, bienvenido a mi infierno -busqué su mirada, en ese instante, la puerta se abrió de golpe. La pequeña Valeska corría en su búsqueda, la tomó en los brazos, lloraba porque un hechizo le salió mal, miró al hombre desconocido. Besó su cabeza, susurrándole unas dulces palabras en francés, la calmó dejándola en el suelo, Sirius fue en su búsqueda.

El trato aún no estaba cerrado, acortó las distancias, desafiante...como si quemase el camino que pisase y le tendió la mano, para cerrar el trato.

-Lo dicho, bienvenido a mi infierno. Ahora necesito ir al lago, no hace falta que te metas conmigo en el agua... es el único sitio donde no oigo murmullos, me exaspera -no esperé nada, porque ya nada era lo mismo.



Démon:

Merci:


Mon passé:

avatar
Valeria Cavey
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 394
Puntos : 412
Reputación : 86
Fecha de inscripción : 26/05/2016
Localización : Paris

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El perro de la condesa (privado)

Mensaje por Geralt el Miér Oct 25, 2017 11:00 am

Fiera, la condesa hablaba como si ella fuera el demonio, lo que en otras circunstancias me hubiera provocado la risa pero por respeto al conde guardé un estúpido silencio que se reflejo en mi mirada parda.
Yo sabia lo que era el infierno, lo había vivido en mis carnes y no lo había olvidado.
Mi esposa fue una escudera, conocía el honor, el coraje y lo que representaban las mujeres norteñas, solo ellas parían vikingos.

Höor era el salvador del norte, así que aceptaba el trabajo de cuidar a una mujer que a todas todas se me antojaba difícil de entender.
La dejé hablar sin interrumpirla un gruñido que representaba un “bien” es todo cuando dije, no estaba allí para darle conversación.
Apuró ante mi mirada la copa antes de que la que debía ser su hija entrara.

Lloraba porque el hechizo no parecía haberle salido bien y la condesa la calmo por ello con besos y caricias.
-Así no se educa a un vikingo -dije sin mas.
Tras ella un niño de ojos claros entraba riéndose, al parecer porque él si había conseguido controlar ese hechizo, pero al verme se quedó quieto, parecía mas tímido que la otra niña que ni había reparado en la presencia de un extraño.

Valeria envió a los dos niños con la doncella a sus respectivas habitaciones y yo me limité a esperar ordenes.
-¿el lago? -pregunté.
Me parecía una autentica gilipollez lo que me había dicho de meterme con ella, yo no era su amigo, era su protector.
-No te preocupes -dije sin mas – no tengo intención de darme un baño, aun no apesto tanto -dije ladeando la sonrisa sin mas.



La seguí camino al carruaje que tomaría junto a otra doncella para acudir a bañarse, esta la ayudaría con ese pesado vestido que asomaba bajo sus pieles.

No emití ningún juicio de valor, pero quizás si pretendía dejar de escuchar susurros acerca de ella debería hacer por acomodarse en aquellas tierras.
avatar
Geralt
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 48
Puntos : 56
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 11/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El perro de la condesa (privado)

Mensaje por Valeria Cavey el Miér Oct 25, 2017 4:51 pm

Acostumbrada a la misma reacción que todos los demás norteños, una extranjera que había encandilado al Conde y sólo le dio hijos pues a más de una persona le oyó murmurar que lo hizo infeliz. Tenía que vivir no solo en una tierra que no era su hogar, creían que eso le pesaba y no era cierto pues de aquellas tierras era la persona que amaba.

-Nadie le ha preguntado. Necesita a su madre y la va a tener siempre, siento no ser uno de sus vikingos, eso sí que es incomprensible para usted ¿cierto? Sé que piensa que sólo las norteñas paren a guerreros, el tiempo... ya pondrá las cosas en su lugar. -una sonrisa breve en los labios carmesís, las orbes esmeraldas centellearon de rabia por las palabras insolentes de ese vikingo, podía leer en sus ojos la burla y la incomprensión.

[color=white]-No suelo dar explicaciones a nadie, menos se las daré a usted. Y no me tutee, no es mi amigo ni lo pretendo. Tenga cuidado., su insolencia puede costarle caro. Si no le interesa ahí tiene la puerta, no le obligo a estar aquí y no se equivoque.. Su olor repugnante me inunda las fosas nasales. Tiene incluso el cabello más largo que yo... a saber lo que habría ahí debajo de toda esa mugre y piojos-Si vas a protegerme, te darás un baño, no vestirás como un pordiosero y cerrarás el pico por tu bien, a nadie le importa lo que pienses, a mí menos -

un duelo de miradas, palabras... aquel maldito hombre había aparecido para que me hiciese la vida imposible. El castillo vacío, los pequeños en sus quehaceres, necesitaba un momento para mí y Oli, mi criada me preparó lo que dispuso, no esperando en absoluto que él viniese pero lo hizo subiéndose al carro como nada más importase.

Suspiró, mirando por la ventanilla del carruaje, sería un viaje corto aunque alejado del castillo. Durante el viaje no dijo nada y en cuanto el viaje terminó, se bajó sin esperar ayuda. No eran el lago precisamente lo que fueron a visitar, si no el cementerio. Höor le había dado sepultura a su pequeño pero ella, dispuso una tumba en representación de su pequeño guerrero. Bajo las pieles, unas dalias que había dispuesto a que le trajesen.

Se detuvo antes de llegar al lugar en cuestión, no dijo nada, dejó que la brisa meciese su cabello dorado, tapase sus ojos esmeraldas en donde no se apreciaba ninguna emoción, dejó las dalias frente a la piedra y guardó silencio. Una fecha, y una frase abajo “valiente pequeño gran guerrero”, volvió al carruaje, silencio sepulcral... el lago la esperaba.



Démon:

Merci:


Mon passé:

avatar
Valeria Cavey
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 394
Puntos : 412
Reputación : 86
Fecha de inscripción : 26/05/2016
Localización : Paris

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El perro de la condesa (privado)

Mensaje por Geralt el Jue Oct 26, 2017 5:57 am

La condesa hizo gala de su lengua afilada y ademas de llamarme bárbaro y guarro me dejó claro que para trabajar para ella iba a tener que modificar mi afilada lengua.
Guardé silencio, no iba a discutir con ella, mi trabajo era básicamente proteger sus espaldas y en algo tenia razón, los juicios de valor acerca de su persona podía tragármelos sin mas.
-Soy un vikingo -dije sin mas cuando dijo que no la tuteara, suficiente había hecho con no darle un manotazo en las nalgas para que dejara la actitud impertinente que se gastaba.

Subimos al carro que lejos de llevarnos al lago nos acercó a un cementerio donde la parecer esa mujer había dado sepultura a su hijo, me extrañó que el conde no enviara a su vástago en un drakkar al mar, pero supongo que la madre intercedió con su religión imponiendo su dolor.
Tampoco era asunto mio, así que guardé silencio y tras ver su pesar, en eso como padre podía entenderla perfectamente, nos fuimos al lago.

Bajo un árbol me dejé caer, saqué una pieza de fruta de mi petate y empecé a comer la manzana al tiempo que mis dedos arrancaban briznas de hierba.
De momento mi trabajo me estaba resultando un coñazo, tampoco sabia quien exactamente iba a atentar contra la vida de la duquesa.

Mis ojos batieron el terreno, aparte de lagunas mujeres lavando sus ropas poco mas.
La doncella que nos acompañaba se sentó a mi lado pendiente de la condesa para poder ayudarla en cuanto ella la requiriera.
-Condesa, tener cuidado, las aguas gélidas del norte pueden ser demasiado para vuestra piel de porcelana -apunté ladeando la sonrisa.
avatar
Geralt
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 48
Puntos : 56
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 11/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El perro de la condesa (privado)

Mensaje por Valeria Cavey el Jue Oct 26, 2017 2:15 pm

El pequeño rincón donde llevar flores al pequeño guerrero, a pesar de que el padre de la criatura hiciese lo propio de su cultura. No presenció la escena, simplemente lo dejó en las manos de la persona en quién más confiaba, amaba. Su gesto no cambió en absoluto, solo permaneció de pie, mirando la piedra tallada sin nombre en el que una caja vacía representaba quien fue su hijo. Pasaron unos meses, el pequeño Niels ya apuntaba a que sería fuerte y es que era insaciable, comía y se movía en la cuna como el que mas.

Nunca tendría intimidad absoluta, si no era la compañía de su criada personal...ahora se añadía la presencia de ese insolente vikingo de malas pulgas. Ya no importaba, se iba acostumbrando a no solo el clima, conocía bien los peligros que acechaban a su familia y en cuanto divisase peligro, sería la primera en protegerlos aunque no supiese de magia o no fuese una guerrera. Los murmullos la criticaban, llegó a sus oídos desde que “fue un capricho del Conde” como que “habrá hecho algún tipo de hechizo”, cuán equivocados estaban o no en cierto modo.

Al principio, sí fue la obsesión de una niña caprichosa y con el tiempo, maduró de tal forma que aunque para algunos siguiese siendo aquella joven rica, despampanante y orgullosa... ahora se consideraba una mujer que sabía lo que quería y de qué forma. El norte se convirtió en su segundo hogar, lo que más le importaba se encontraba allí y en sus viajes, los tenía en pensamiento y anhelaba ese trozo de paraíso salvaje, tan diferente a la distinguida París.

-Tendreis que sacarme si no salgo en unos minutos, mojaros eso que teneis entre las piernas y así al menos hago un favor a la humanidad, o al menos al servicio -la criada se echó a reír, Valeria le dedicó una sonrisa de suficiencia. Dejó caer primero las pieles, el vestido por consiguiente y con su fino camisón blanco, se hundió sin más. El frío del agua, arañó su piel, sus músculos se contrajeron a cada brazada para llegar a la superficie. Nunca decía dónde se dirigía, siempre acababa al final del lago, tras una madreselva en donde la temperatura amainaba pues descubrió una pequeña zona donde el agua inusualmente estaba caliente, con vapores.

Cerró los ojos, apartándose en lo más hondo y oculta tras una gran piedra, observó el agua de la cascada caer sin ningún control, recordándola a sí misma. Medio sonrió, recordando viejos tiempo, momentos y olvidándose de todos, ser invisible por unos instantes.



Démon:

Merci:


Mon passé:

avatar
Valeria Cavey
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 394
Puntos : 412
Reputación : 86
Fecha de inscripción : 26/05/2016
Localización : Paris

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El perro de la condesa (privado)

Mensaje por Geralt el Vie Oct 27, 2017 9:33 am

Cerré los ojos, la condesa iba a darse un baño y dudaba que entre esas gélidas aguas me necesitara en ningún momento.
-Lo lamento señora, soy alérgico al aguar -aseguré con una sonrisa de suficiencia mientras el árbol me daba sombra y mi cuerpo se acomodaba sobre la hierba fresca.

Una brizna de hierba seca entre mis labios, los brazos atrás, mis manos bajo mi cabeza.
La doncella recogía rauda las ropas de la condesa para que no se mancharan, desde luego esa mujer era muy capaz de intimidar a todo su servicio, peor yo era un vikingo y desde luego que su temperamento no iba a hacerme flojear.

El silencio reinaba en el lugar, apenas el canto de los pájaros convertían el paraje en algo idílico.
Bostecé, de seguir así este trabajo me iba a dar demasiados ratos de aburrimiento, por suerte había visto que en Akershus el patio de armas era inmenso y ocupado básicamente a todas horas del día, pues al amanecer unos y cuando llegaba el ocaso el mítico Erlend, siempre estaba aquello sonando como los dioses mandan, con acero, fuego y ganas.

Abrí un ojo cuando pasó un buen rato, la dama debía de seguir dentro del agua.
-Señora, va todo bien, con las veces que se baña, dudo tenga tanta roña que sacar de su piel -dije con la rudeza que me caracterizaba.
La doncella se echó a reír por mis palabras, peor llevando su mano a los labios intentó acallar su risa pues de ser oída posiblemente la ira de la bestia seria desmedida.
avatar
Geralt
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 48
Puntos : 56
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 11/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El perro de la condesa (privado)

Mensaje por Valeria Cavey el Vie Oct 27, 2017 4:08 pm

Silencio.

Solo el agua correr a su suerte, como la vida de Valeria en el Norte. Hacía un tiempo en el que dejaron de ser los que fueron, vivieron al máximo, sintieron al igual y el fuego, se había ido apagando pero sin llegar a esfumarse. Sentían por el otro aunque ahora sus vidas tuviesen distintos caminos, siempre se encontrarían en un punto en el que recordarían que se amaron y se respetaron.

No le pesaba estar en el Norte, al contrario, conocía aquel mundo aparte...tan distinto del que conocía. Tan diferentes y sin embargo, fue un segundo y sus vidas, cambiarían para siempre. Pensaba en todo y en nada al mismo tiempo. Se perdió en sus pensamientos, la pérdida de aquel hijo fue algo inesperado del cual no derramó ni una sola lágrima, la vida le estaba poniendo demasiados obstáculos y ni uno iba a volver a hacerla huir, eso era algo que tenía muy claro.

Era hora de volver, las gélidas aguas le habían hecho olvidar en tiempo y espacio, debía salir del agua antes de que anocheciera, volver a oscuras se hacía más complicado y con suerte, el maldito vikingo que la custodiaba ahora dejase de gruñir. Dio un par de brazadas, acercándose a la orilla, casi llegaba... cuando un estruendo la sobresaltó.

No supo qué ocurrió pero la tierra se abrió, como si la cascada se cerrase de golpe, dejase de emanar agua para en vez de eso, piedras enormes que comenzaron a impactar contra el agua. La única reacción fue introducirse en el agua y huir del lugar sin saber dónde ir... perdida, temiendo que fuese su fin pero ¿acaso rendirse era una opción? Las aguas volvían a arañar la piel, ahora los músculos, costaba más nadar pero si salía a la superficie terminaría se expondría al peligro directo.

No fue normal, aquello debió ser planeado pero no daría ese gusto. Volvería a ponerse en pie, aunque el oxígeno se le estuviese acabando, seguía nadando y nadando con fuerza... nunca, jamás iba a rendirse, era tan solo una francesa en tierra desconocida pero no, era Valeria, Valeria Cavey.




Démon:

Merci:


Mon passé:

avatar
Valeria Cavey
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 394
Puntos : 412
Reputación : 86
Fecha de inscripción : 26/05/2016
Localización : Paris

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El perro de la condesa (privado)

Mensaje por Geralt el Sáb Oct 28, 2017 11:17 am

Los gritos ahogados de la condesa llegaron, abrí un ojo, en principio pensando que podía ser una de esas bromas que podían divertirle dado que quería que me mojara fuere como fuere.
Me quité las botas desganado, la camisa y los pantalones tomándome mi tiempo. Al menos no iba a irme mojado a casa por un capricho de la dama francesa.
Mas en cuanto me sumergí en las cálidas aguas me di cuneta de lago, que aquello no era una broma que iba mucho mas allá de eso.

Nade ahora si con grandes brazadas que me llevaron hasta la cascada, la tierra parecía haberse abierto engullendo a la dama que luchaba contra tempestad por mantenerse a flote, al igual que las aguas que de la cascada caían, ahora parecían meteoritos empujados por los dioses por algún tipo de ofensa.

Mi brazo rodeó su cintura en cuanto la vislumbre, me costó lo mio separarla de los brazos de Hela pero finalmente emergimos a la superficie, ella medio ahogada se aferraba a mi brazo mientras yo luchaba por sacarla de aquellas marismas que no parecían quererla con vida.

Caímos sobre la arena, ella vomitaba agua, yo jadeaba girando el rostro buscándola.
-Debes haber cabreado mucho a los dioses condesa -le dije clavando mis pardos en sus verdes -claro que ¿quien soy yo para juzgarla? Mi trabajo solo consiste en salvarte esas nalgas.
Me alcé del suelo ayudándola a ponerse en pie.
-¿Estas bien? -pregunté alzando su rostro por el mentón para que me enfrentara.

Desconocía quien podía haber intentado matarla peor desde luego lo que había pasado no era algo natural, posiblemente la magia de alguien que quisiera deshacerse de ella.
-Encontrar gente que no os odie en el norte es buscar una aguja en un pajar.
avatar
Geralt
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 48
Puntos : 56
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 11/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El perro de la condesa (privado)

Mensaje por Valeria Cavey el Dom Oct 29, 2017 1:10 pm

El Norte fue y sería su perdición. La Valeria insegura, incapaz de mostrar nada quedó en el pasado y ahora, la mujer en la que se había convertido dejó en una sombra a la niña mimada y consentía, a la que creyó hacer lo correcto cuando se equivocaba. No se rendiría nunca, aún le quedaba mucho por vivir y aunque no poseía poderes sobrenaturales, ni fuese un ser especial, sus ganas de aferrarse a la vida pudieron más que aquel hechizo.

Piedras caían como manzanas sobre el agua, estruendo y gritos silenciosos bajo el agua, la corriente se había empeñado en arrastrarla a las profundidades. No, no podía acabar de una manera tan absurda, se agarraría con uñas y dientes al borde del cielo si era necesario, aunque se quemase las yemas de los dedos con el fin de devolverla a su infierno.

Mirada turbia bajo el agua, un destello de su vida en imágenes salteadas, momentos importantes y otros menos felices. Cuando el aire inundó de nuevo sus pulmones, lo primero en lo que reaccionó fue apartar a aquel que la había sacado de las gélidas aguas. Fue tal la fuerza de la corriente que parte del camisón se le había rasgado, semi desnuda.... sus ojos verdes centellearon reflejando rabia, una inmensa que no dejaba de aumentar a cada paso que a duras penas podía mientras se tambaleaba. Lo que menos necesitaba ahora mismo era la voz de fondo de aquel maldito vikingo.

-Ni me toques -rugió presa de la ira, sus ojos verdes se clavaron en quien debía protegerla a capa y espada, fue su trabajo y lo había cumplido -No vuelvas a tocarme, ni acercarte más de medio metro ¿me has oído? -estaba tan cabreada que la criada asustada, no se atrevió ni a acercarse. De nada le serviría los jirones de ropa que le habían quedado, de un tirón dejó caer los restos bajo sus pies, sin importarle mostrarse desnuda, era lo que menos le importaba en esos momentos.

-No te he preguntado. ¿Acaso crees que me importe lo que pienses? No estás aquí para hablar precisamente, si me odian o no...tengo cosas mejores en las que pensar. -caminó en dirección de la criada, colocándose como buenamente pudo el vestido, era lo que menos le importaba ahora mismo. Desde el cristal del carruaje, buscó algún indicio, nada... fue un hechizo hecho desde la lejanía, un vínculo... -Cuando encuentre a ese gusano, pienso matarlo con mis propias manos o de paso ya que estás y sirvas para algo, lo hagas. Al menos no huele a mofeta muerta, el agua hace milagros en tu caso y ¡qué pena! Has salvado a la única que quieren muerta, más que al propio rey del Norte -risa maliciosa, amarga y desafiante, alzó la barbilla altanera... su alma , volvía a oscurecerse... volvía a ser el demonio. -El Conde te recompensará por mantener a la madre de sus hijos viva, al menos tendrás una buena historia que contar en la taberna, una comedia que a las mujeres resultará atractiva. -no mencionó ser “la esposa del Conde” porque solo les unía justo eso, sus hijos.



Démon:

Merci:


Mon passé:

avatar
Valeria Cavey
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 394
Puntos : 412
Reputación : 86
Fecha de inscripción : 26/05/2016
Localización : Paris

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El perro de la condesa (privado)

Mensaje por Geralt el Lun Oct 30, 2017 3:33 am

Cuando me apartó de un manotazo para que la soltara gruñí, lo hice con tanta furia que la enfrenté directamente, pardos contra esmeraldas.
Quizás podía tratar así a otros, a su servicio que la temía, pero no a mi, yo era un vikingo, un guerrero y no estaba para sus gilipolleces.

Me alcé del suelo recuperando mi ropa sin mirarla ni siquiera distinguirle la palabra.
Escuchaba sus gilipolleces, ella iba a matarlo con sus propias manos, de poder hacerlo no me necesitaría para cubrir sus nalgas.
Bufé, gruñí y maldije entre dientes.
Entendía que la quisieran muerta, era insoportable, terca y arrogante. No era una norteña, era otra cosa que no me gustaba.

Volvimos al carruaje, mi gesto tenso, el suyo buscaba al asesino como si pensara que se iba a quedar allí para rematarla.
-El padre de tus hijos no necesita recompensarme, Höor lucha cada día por quien no puede, por un norte libre, yo admiro a tu marido -aseguré alzando mis pardos -y mas ahora que veo lo que ha tenido que aguantar durante todo este tiempo.

La rete, porque parece que a esa mujer nadie le decía lo que pensaba, su miedo a ella era aterrador para el servicio y eso era algo que no ayudaba.
-Tu actitud deja mucho que desear para ser la condesa de Akershus, creo que deberías dejar de preocuparte tanto por tus baños y no oler a mofeta y ocuparte y preocuparte de esos niños que como tu hijo, mueren a diario, de sus hermanos llenos de mugre porque no tienen una mierda que llevarse a la boca.
¿Has pensado alguna vez a que se enfrenta tu marido cada día? No, porque estas demasiado preocupada en peinar tus hebras de oro.

Podía ver la ira reflejada en su mirada, no parecía muy acostumbrada a escuchar verdades, no era de esas a las que nadie enfrenta por miedo a las represalias.
-Eres una niña mimada y consentida.
avatar
Geralt
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 48
Puntos : 56
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 11/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El perro de la condesa (privado)

Mensaje por Valeria Cavey el Mar Oct 31, 2017 5:49 pm

Las palabras de aquel que era ahora su protector, le recordaba a momentos vividos. Momentos en los que le recriminaban lo mismo, peleas y discusiones por no comprender ni entender a alguien por sus acciones e ideales. Y cuanto se equivocaban. Sus esmeraldas centelleaban, fijas en aquel que le daba igual su título, posesiones y dinero. Le estaba dejando claras las cosas, como al menos él las veía.

Y sonrió de medio lado, el demonio en todo su esplendor se arqueaba en su trono de hierro, envuelta y abrazada entre las sombras. La criada no se atrevía ni a moverse, temía a la señora más que un vikingo, cualquier otra criatura y es que así era Valeria. Se imponía sobre los demás, dejando claro que no era ninguna mantenida y menos alguien que se había casado por capricho, por interés.

Höor. Alguien que en cierto modo pensaba como aquel quien tenía delante. No hablaron nunca las cosas, dos personas tan diferentes que se encontraron en un punto en el que se amaron, se lo dieron todo en ese instante y ahora, solo era un recuerdo. En las gélidas aguas, apenas unos minutos, a modo de recuerdo...se sucedieron los momentos clave de su vida y en todos...estaba él.

Con fuerza, apretó los dedos, arrugando las pieles en las que se envolvía para sobrevivir al frío de aquel lugar. Y no se callaba, le dio igual si fuese o no quién era, estaba dando su punto de vista y para rematar la llamó de aquel modo que detestaba sobre todas las cosas. ¿Su reacción? Reírse, una risa que podía poner los vellos de punta a cualquiera y que sin embargo, para él pasaba totalmente desapercibido.

-No me conoces. No lo haces y deberías guardar silencio pues no te he juzgado ni lo haré nunca porque no es cosa mía. Estás aquí para protegerme, no me pase nada , no para que me des la charla como mi padre ¿es eso? ¿tienes complejo de padre? -chasqueó la lengua, odiaba ser vista de ese modo, alguien que solo le importaba estar perfecta y no lo demás. Cuánta equivocación y rencor en sus palabras, cuanta desaprobación en su mirada. Volvía a ver la misma expresión, a la Valeria que describía le hubiese dado igual pero a la de ahora... no.

-Sé perfectamente a qué se enfrenta cada día, a luchar por los suyos, proteger a su familia, combatir con seres que podrían quitarle la vida. Lo sé porque cuando se marcha cada amanecer, pienso en que puede ser la última vez que lo vea con vida, tener que enfrentarme a mis hijos y decirles cómo su padre ha muerto por el honor y la lealtad a los suyos -se calló, apretando con fuerza los labios rojos como la sangre, mejillas teñidas de rojo , sonrisa que no se borraba de su inmaculado y perfecto rostro...-Cuando hables de lo que no sabes, primero tendrías que informarte antes. Sé que me ves como una mujer caprichosa que toma lo que desea, está aquí por puro placer... y capricho, por supuesto, para ti no he parido vikingos porque solo vuestras mujeres pueden hacer eso. Y me da igual lo que pienses, lo que piensen ¿sabes por qué? -se inclinó hacia adelante, quizás él se lo esperase o quizás no... -Porque haga, deshaga, diga o actúe, siempre seré la extranjera que volvió loco a un Cannif , ser el demonio que destruye a su paso. Cuando alguien me conozca lo suficiente para corroborar todo eso... entonces me importará, mientras...que hablen. Me da igual -enfrentó su mirada antes de que el carruaje se detuviese, bajando como un ventisco... Höor y ella apenas se veían, cada uno tenían que hacer su vida.

Porque aún, nadie la conocía realmente como era en realidad.



Démon:

Merci:


Mon passé:

avatar
Valeria Cavey
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 394
Puntos : 412
Reputación : 86
Fecha de inscripción : 26/05/2016
Localización : Paris

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El perro de la condesa (privado)

Mensaje por Geralt el Miér Nov 01, 2017 4:27 am

Si algo tenia que reconocerle a la condesa era ese coraje que mostraba al hablar, como si tuviera esa razón absoluta y los demás nos equivocáramos al mirarla.
Yo no la juzgaba, solo era sincero y le decía exactamente aquello que veía ante mis ojos y si, para su desgracia era una niña malcriada.
Que hubiera vuelto loco a un hombre no era algo extraño, era preciosa. Ese era el pobre, siempre impecable, sus vestidos, sus joyas su inmaculada tez ¿como el pueblo iba a verla diferente cuando se moría de hambre y ella lucia con su perfecto maquillaje.
Höor se había ganado el respeto de todos porque se desangraba en el campo de batalla, quizás la diosa debería bajar de ese pedestal y simplemente sangrar.


Apoyé mi cabeza en la pared del carro y cerré los ojos ignorándola.
Era su guardaespaldas, y en esas no tenia porque tragarme sus payasadas. Ella no quería escuchar, solo tener la razón, y yo no era nadie para obligarla a abrir sus esmeraldas a otra realidad.
Por suerte llegamos a Akershus, desmonté de un salto, los hijos de la condesa corrían hacia el carro para ver a su madre.
Fio golpeó de un puntapié mi espinilla asegurándome que era mas feo que su padre, algo que me hizo reír.
Con su minúsculo dedo me apuntó frunciendo el ceño antes de volverse para ir con la condesa.
Me recordaba a mi hijo, era igual de inquieto que esa pequeña y con la lengua igual de afilada a decir verdad.


Otro niño se quedaba mas atrás, sus ojos claros delataban la timidez que presentaba hacia los extraños, creo que era Sirius, el niño que había visto antes.
Al parecer el enano vio pasar a una mujer de pelo rubio y ojos verdes y salió corriendo hacia ella gritando ¡tia!
La verdad es que en algo esa mujer me daba envidia, podía estar ciega pero tenia una familia.


En el patio de armas las espadas rugían, mis ojos volaron hasta la condesa.
-¿Os importa si voy a entrenar o tenéis otro interesante plan?
Esperé la respuesta de la dama, estaba a su servicio y si me requería, iría, pero la verdad, dudaba dentro de Akershus corriera peligro.
avatar
Geralt
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 48
Puntos : 56
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 11/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El perro de la condesa (privado)

Mensaje por Valeria Cavey el Miér Nov 01, 2017 1:51 pm

Silencio.

Solo el traqueteo del carro, la respiración pausada de la Condesa que intentaba poner sus pensamientos en orden, acababa de escapar de las garras de la muerte e intentaba imaginar quien estaba detrás de todo esto, aunque si bien había dicho aquel maldito vikingo, podría ser cualquiera.

Las risas de sus hijas, los espadazos, de Orn y los balbuceos de los pequeños Dritt y Sol. Cuando bajó del carruaje, la mirada esmeralda centelleó al verlos venir corriendo, esas sonrisas, la inocencia y cariño, tan pequeños y todo lo que podían llegar a dar sin esperar nada a cambio. En los labios de la condesa, se formó una sonrisa. Rió al ver el comportamiento de Fiolett con el vikingo, tanto a Orn como a la pequeña, les revolvió el cabello y a Valeska, la tomó de la cintura, susurrándole algo en el oído a lo que la pequeña asintió de forma muy efusiva.

A Sirius, fue ella quien se acercó, quedando de rodillas ante él y peinar su pelo despacio, apoyando la mejilla contra la ajena y susurrar al igual que con Valeska, recibiendo solo un asentimiento por su parte.

-Vaya. Voy a bañarlos a todo... -tomó a los más pequeños en brazos, Niels aguardaba durmiendo dentro, apenas era un bebé de unos meses. Valeria no era de dar besos, sí pequeñas muestras de afecto que eran mucho más sentidas que cualquier muestra más de cariño viniendo de alguien a quien aún apodaban “el demonio rojo”.

Y tras un baño en la que las risas, los enfrentamientos y luchas en el agua...terminó dentro de la tina, con Sol y Dritt encima, salpicando y poniéndolo todo perdido. Por hoy ya se había mojado bastante, lo suficiente para no tener que perder más tiempo en ciertos menesteres. La cena fue más tranquila, rendidos con toda la tarde jugando apenas cayeron fulminados en sus camas. Valeska la esperaba tras la puerta de la habitación, sus miradas se encontraron y sonrieron casi al mismo instante.

-Ven, ma petite, tenemos que viajar -se dirigieron a la sala contigua a la sala de reuniones, esa noche vacía. Como cada noche, una fiesta cerca del castillo, en donde la bebida y los bailes frente las hogueras no faltaban, sonrió al canto al unísono del gentío mientras danzaban. La pequeña Valeska, de la mano de su madre, se sentó en la alfombra de piel de oso, de rodillas y alzó sus pequeñas manitas para que su madre las tomase. Tras susurrar unas palabras en su idioma natal... Valeria las tomó con fuerza, el cabello dorado de ambas se movió ligeramente con una suave brisa... devolviéndola, por esa noche...a aquella en donde todo comenzó, a la niña le encantaban las historias vividas, más que un cuento leído.



Démon:

Merci:


Mon passé:

avatar
Valeria Cavey
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 394
Puntos : 412
Reputación : 86
Fecha de inscripción : 26/05/2016
Localización : Paris

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El perro de la condesa (privado)

Mensaje por Geralt el Jue Nov 02, 2017 4:44 am

Pase toda la tarde entrenando con lo soldados mas jóvenes.
Al parecer Hoor Cannif estaba de misión junto a Lund, Khayla y un tal capitán Morgan.
Así que entre Ulf, que se había convertido hacia poco en padre y Atharal se encargaban de regir, en ausencia del conde, Akershus y proteger a los aldeanos de cualquier improvisado ataque proveniente de Randulf.

Ayudé en lo que pude, pues en aquella fortaleza el trabajo era incesante, al igual que ese ambiente familiar que se vivía entre todos los presentes.
Distaba mucho ese lugar de lo que sucedía en otros condados, aquí la gente tenia fe, no abundaban las riquezas, pero Höor lo que tenia lo compartía, no había hambre entre los campesinos pues él no atesoraba riqueza.

Todos hablaban de él maravillas, era increíble escuchar a las madres hablar de como Höor les hacia la vida mas fácil, ver la lealtad de los hombres y a su ver a los niños espada de madera en mano soñar con algún día ser como Höor y sus generales.

Con el ocaso me dí un buen baño en la tina, me habían preparado una habitación contigua a la de la condesa, así que antes de dormir, decidí pasar a verla, desconocía si tenia algún tipo de plana para mañana o como la tarde la pasaría en la fortaleza.
Me acerqué a su cuarto y golpeé la puerta con los nudillos pero no obtuve respuesta. Iba a irme cuando una de las doncellas me informó de que a señora se encontraba en el gran salón.

Encaminé mis pasos hacia allí y pronto estuve frente a ella, que bailaba y no se que otras cosas hacia, con su hija Valeska, esa niña era idéntica a ella.
-Buenas noches, no quiero interrumpir, pero ...si no necesitáis nada de mi me voy a dormir. ¿Mañana? ¿vais a quedaros en Akershus o planeáis alguna salida?
avatar
Geralt
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 48
Puntos : 56
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 11/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El perro de la condesa (privado)

Mensaje por Valeria Cavey el Jue Nov 02, 2017 3:57 pm

Los recuerdos, fueron interrumpidos por unos pasos que la devolvieron a la realidad . Con fuerza, permaneció con los ojos cerrados, saboreando los últimos segundos y dejarse vencer en el suelo, aún con las manos de la pequeña Valeska enredadas en las suyas. Ambas esmeraldas se encontraron seguido de una sonrisa de complicidad, había vuelto a viajar a aquel momento y las sensaciones, aún perduraban en su cuerpo.

Contó mentalmente hasta diez, intentaba no perder los estribos, ese día fue demasiado intenso y ahora, solo quería paz y tranquilidad. Si durante el día no llegaron malas noticias, podría dormir durante toda la noche... como si eso fuese posible. No recordaba, la última vez que durmió más de cuatro horas seguidas, más bien no quería recordarlo.

-Bonsoir, ma petite. Descansa -la niña le dedicó a su madre una sonrisa y la abrazó a lo que Valeria aprovechó para susurrar algo al oído. No contestó a la pregunta de dónde iría mañana, pues no lo sabía. Ahora mismo, necesitaba un buen trago y olvidarse de todo el tiempo que pudiese, últimamente no parecía pensar en otra cosa más que en vender su alma, alma vacía.

-Pasa -le hizo un gesto con una de sus manos para que entrase en el salón, como la primera vez que se encontraron... sirvió dos copas, dejando una en la mesa central, la otra vez fue ella quien terminó con ambos vasos de whisky -Me quedaré en Akershus con mis hijos durante todo el día, es lo más responsable después de lo ocurrido, seguramente vengan heridos y me necesitarán, me encargo de guiar a las mujeres en las curas y demás. -no dijo más ni entró en detalles, el tiempo que pasaba con los heridos atendiéndoles, le ayudaba a comprender más la causa, esa lealtad que el pueblo le rendía a su marido.

Lo admiraba y se lo dijo la última noche, aquella de tormenta. Podía leer en la mirada de aquel hombre, esos ojos de burla y desconcierto, de por qué seguía allí si odiaba al Norte. No sería el único que se lo preguntase, tampoco le importaba lo que pensase. Aparte de sus hijos, el Norte la acogió sin importar más que amar a uno de los suyos, olvidando quién y de dónde venía. No supo apreciarlo al principio, ahora... en ese momento, acababa de darse cuenta de algo que había pasado totalmente desapercibido.

-No sé tu nombre. No hemos empezado con buen pie seguro que no quisiera estar allí, le animó a tomar de la copa, encaminándose hacia él y quedar de frente, tendiéndole el vaso sin dueño -Valeria -le dedicó una breve reverencia, una mirada fiera y esa sonrisa que podría tentar al mismo demonio.



Démon:

Merci:


Mon passé:

avatar
Valeria Cavey
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 394
Puntos : 412
Reputación : 86
Fecha de inscripción : 26/05/2016
Localización : Paris

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El perro de la condesa (privado)

Mensaje por Geralt el Dom Nov 05, 2017 8:43 am

Me adentré en el comedor cuando la condesa me hizo pasar. Por primera vez la mujer decía algo coherente, estaba dispuesta a permanecer en palacio, una decisión inteligente ya que hasta que diéramos con ese que había atentado contra ella, algo complicado pues muchos eran los que de un bando y de otro la podían querer muerta, era mejor que permaneciera en Akershus, cuidada.

Me pidió que me sentara con ella para al menos disfrutar de una copa en compañía, me hubiera negado pero sinceramente, la sentí sola, y no fue pena, sino mas bien que me vi reflejado en ella.
Me senté acercándole uno de los vasos para que lo repletara.
-Dormiremos mejor los dos -apunté guiñándole un ojo -esa niña es idéntica a ti -le dije al verla salir de allí correteando y riendo.

Dentro de sus planes hablaba de curar heridos, ciertamente no me veía a aquella mujer arremangada cicatrizando las heridas del pueblo norteño, pero no hice comentario de ningún tipo sobre ello.
Si tras mis palabras en el carro empezaban sus buenos propósitos hacia esa tierra que corría rauda por mis venas, no iba a ser yo quien se lo sacara de la cabeza.
-Geralt -dije sin mas, estrechando esa mano que me tendió asegurándome que habíamos empezado de mal pie -empecemos ahora con el derecho. Podrías ser mas de lo que a simple vista pareces ser.

Di un trago de la copa mirando a la condesa.
-Odias el norte ¿cierto? Pero tu familia te ata a unas tierras que no te hacen feliz. Muchas cosas he oído de ti en este tiempo, pero ciertamente y aunque reconozco que eres insoportable cuando vas de niña mimada, creo que podrías ser algo mas de lo que aparentas.

Di otro trago miradola fijamente, creo que en el fondo no le habían puesto las cosas fáciles, conocía ese carácter que nos gastábamos en el norte y estaba convencido que ella tuvo que demostrar demasiado por ser la mujer de Höor Cannif.
avatar
Geralt
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 48
Puntos : 56
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 11/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El perro de la condesa (privado)

Mensaje por Valeria Cavey el Sáb Nov 11, 2017 3:54 pm

-No. No es como yo. Es una oráculo , una vikinga -puntualizó observando como la pequeña abandonaba la estancia, esa sonrisa tan parecida a la suya y esa mirada tan intensa, igual que su padre. ¿Dormir? Hacía muchas noches que no dormía como solía hacerlo, en un estado de cansancio permanente, pasaba los días intentando servir de utilidad y no un estorbo. Por mucho Condesa y clase alta que fuese, la vida de señorita acomodada se quedaba en París, el Norte tenía otros aspectos que hacían a Valeria más “normal” y no alguien que dependía de su servicio hasta para respirar.

-Geralt -se recalcó en cada letra de su nombre, como si fuese un caramelo que saborease en su boca, un nombre muy común allá de dónde venía y le extrañó que no tuviese uno más vikingo, norteño. Desvió la mirada hasta la lumbre en donde un gran palo de leña se consumía a su amor, sus esmeraldas se quedaron fija en las llamas, perfectamente podía compararse la mirada de la señora con los del mismo demonio. Hermosos, fieros y salvajes.

De pie, junto al enorme sillón que presidía la sala, la francesa deslizó sus finos y delicados dedos por el cabezal, perdiéndose en la suavidad...como si estuviese acariciando un animal. Las palabras del que ahora era su protector, resonaron de fondo como si estuviese metida en una cueva y es que se rumoreaba demasiado sobre ella, verdades y mentiras, un conjunto que al final no decía nada de ella...pero ¿quién la conoció realmente?.

Una breve sonrisa en sus labios carmesís, podía significar cualquier cosa. Lo que hablasen de ella a sus espaldas le traía sin cuidado, no iba a perder el tiempo en nimiedades. Chasqueó la lengua, sin responder, dejando escapar un suspiro cuando un largo trago terminó con su copa...necesitaba más y no dudó en volver a llenar el vaso de manera despreocupada, como si no le hubiese escuchado ni quisiera responder.

-Odiar el Norte...-oírlo de su voz, sonaba diferente...como si cada palabra de esa frase tuviese un significado diferente -No odio el Norte. -se encogió de hombros, era cierto... la imagen que daba era justo la que había oído - ¿Qué crees que podría ser? No soy una vikinga, ni una guerrera pero eso no quita que no sepa luchar a mi modo aunque no lo hiciera cuando debía -cerró un instante los ojos, bordeando el sillón y sentarse en el brazo de éste, sabía de sobra que había perdido algo que realmente le importó, la idea de recuperarlo era imposible y la única verdad...saldría de los propios labios de Valeria -Tienen razón. No siento nada

desvió la mirada hasta buscar las ajenas, perdiéndose en ellas. Y así parecía ser, en aquella mirada no había nada. Sonrió de medio lado, riendo finalmente por lo bajo...

-Nadie puede comprender a un demonio, menos aceptarlo. -dio un trago a su copa, dejando ésta en la mesa de cristal, sus ojos verdes volvieron a fijarse en él -¿Qué se siente? Al ser quien tenga que protegerme. Sé que muchos me quieren fuera del Norte, muerta... y no les daré ese gusto, es más divertido hacerles ver que se equivocan -su voz fue descendiendo de tono...era mejor no hablar en alto, en esa frase dijo demasiado... -No tengo sueño, no recuerdo cuando fue la última vez que dormí, supongo que no estoy acostumbrada a dormir sola -su modo de dar mención a que aunque era la esposa del Conde, solo compartían título y los hijos de aquel amor desenfrenado y fatal. -¿No te espera una mujer en el lecho? Puedes ir, no tienes que quedarte... a mí no me espera nadie pero bueno, tampoco me lamento por ello



Démon:

Merci:


Mon passé:

avatar
Valeria Cavey
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 394
Puntos : 412
Reputación : 86
Fecha de inscripción : 26/05/2016
Localización : Paris

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El perro de la condesa (privado)

Mensaje por Geralt el Dom Nov 12, 2017 4:15 pm

Mantuve mis pardos fijos en sus esmeraldas, ella misma se hacia llamar demonio y eso lograba que no comprendiera su queja, menos aun su afirmación “no siento nada” y en cierto modo eso reflejaba su mirada mientras bebía para olvidar.
Repasé su figura de arriba a bajo, no parecía una mujer que no pudiera colarse en el lecho de cualquiera, aunque comprendía sobradamente que eso no sucedería en Akershus, nadie quería un encontronazo con el conde y aunque por lo que había oído, no estaban juntos, no era algo oficial, así que nadie en su sano juicio lo desafiaría.

Di un nuevo sorbo a mi copa escuchando como me mandaba al lecho de la que me esperara. ¿Si de verdad alguien me esperara no estaría aquí bebiendo con una mujer llena de contradicciones.
-Dices no sentir nada, pero ¿tratas de engañarme a mi o a ti misma? Sientes, pero el dolor es un afilada arma y supongo que es mas fácil creer que nada te daña.
Yo pasé por esa fase, la de estar muerto en vida y supongo que solo me mentía.
Me encogí de hombros -mas como habéis dicho con anterioridad, mejor me meto en mis asuntos, me habéis contratado por la facilidad con la que esgrimo el acero y no para daros sabios consejos.

De seguro no le faltaría de esto ultimo, gente que le daría su opinión sin tregua en uno u otro sentido.
El norte no la quería y aunque ella decía no odia al norte, lo fingía, otra de sus amplias contradicciones.
Tenia que hacerse respetar, era la madre de los hijos del conde, solo por eso los norteños la deberían respeto y lealtad, pero su arrogancia ejercía el efecto contrario.
La veían lejana, fría, sin interés por el sufrimiento de los que moraban en sus tierras y esos escudos que ante si ponía era la causa de ello.

No iba a decirle lo que debía hacer, supongo que los caminos los elegimos cada uno, pero estaba seguro de que el león no era tan fiero como lo pintaban y que tras esa mascara impertérrita de maldad suprema, existía una mujer asustada que solo quería ser aceptada y querida.
No diré que sentía lastima por ella, ese sentimiento en el norte era demasiado devastador, pero si veía a una muer frágil que simulaba poder con todo echándoselo a las espaldas como si no le importara.
-Bebed, seguro que os ayudará a dormir dije sin mas ladeando la sonrisa -nadie me espera en el lecho, así que no os preocupéis, tengo la noche entera para seguir bebiendo -bromeé dando un nuevo sorbo.



avatar
Geralt
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 48
Puntos : 56
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 11/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El perro de la condesa (privado)

Mensaje por Valeria Cavey el Mar Nov 14, 2017 10:38 am

La vida de la francesa no sólo había cambiado, las pérdidas le habían hecho madurar y centrarse, saber lo que no quería y a la vez sí en su vida. ¿Se mentía? La palabra exacta era aceptar, estaba aceptando las circunstancias, afrontarlo pues nadie la había enseñado ni advertido que podía sentirse tan pequeña en un lugar, tan perdida al mismo tiempo.

Aunque él no lo supiese, necesitó oír esas palabras, algo parecido que la reconfortase. No tenía amigos, aquellos que se quedaban toda la noche a su lado para divertirse, desaparecieron cuando los rumores se extendieron por toda París. Alguien que lo había tenido todo, sentía que le faltaba algo, lo esencial y era simplemente compañía, no necesitaba más. Ya conoció el amor, o al menos eso creía, no logró mantenerlo a su lado ¿cómo podría lograrlo alguien tan fría como ella? ¿Qué mayor regalo que aquellos niños? Nadie podría darle el amor que ellos le daban y correspondía de la mejor manera que sabía, estar allí, brindarles ese calor aunque ahora... no sintiese absolutamente nada.

-Ya dormiré cuando esté muerta -no dijo más, tampoco hacía falta. Se encaminó hacia la ventana empañada de vaho, el frío fuera azotaba con fuerza. Se encogió en sí misma, paseando una de sus manos por el brazo, darse calor...anhelando un abrazo ya inexistente. El tiempo transcurría y a cada día era peor que el anterior, no sólo había dejado de ser la que fue, ahora es que no encontraba su lugar en ninguna parte.

París no la acogió, solo estaba rodeada de gente falsa e hipócrita ¿acaso ella no lo fue? ¿qué esperaba? Tenía dos opciones, o seguir como si nada le importase y morir en vida o aceptar y seguir adelante. La perdida había devastado su vida, llevándoselo todo . No era la primera mujer en sus circunstancias, pero sí...se sentía sola. No dijo nada durante unos minutos, seguía esperando con su mirada esmeralda clavada en la gran puerta de roble de la entrada.

Esperaba una ilusión, algo que no ocurriría y ella misma, empezó a reír por lo bajo como si realmente hubiese perdido el juicio. Una risa incesante, no dejó una sonrisa en sus labios, el dolor era tal que se estaba convirtiendo en algo incontrolable.

-Nadie te espera en el lecho y estás aquí porque mi ….marido te lo ordena ¿no prefieres estar muerto? -bebía sin control, comenzaba a subir el alcohol...hacía demasiado que no se emborrachaba de esta forma. -Tranquilo, no voy a obligarte...-se giró de forma despreocupada, buscando sus ojos... al fin y al cabo era una de las únicas personas que aún no la habían abandonado -Cada uno es libre, sé que temen al Conde y dudo que nadie quiera tan solo mirarme de reojo. Hace demasiado tiempo que no ocurre, ya sabes... creo que hasta se me ha olvidado -volvía a reír sin control, en otro momento ...hubiese sido diferente.



Démon:

Merci:


Mon passé:

avatar
Valeria Cavey
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 394
Puntos : 412
Reputación : 86
Fecha de inscripción : 26/05/2016
Localización : Paris

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El perro de la condesa (privado)

Mensaje por Geralt el Mar Nov 14, 2017 12:22 pm

La condesa estaba borracha, bebía sin parar, reía descontrolada y yo ladeé la sonrisa mirándola. No es que el alcohol aquí estuviera mal visto, todos pillabamos buenas borracheras y si ella esa noche lo necesitaba ¿por que no?
Le serví otra copa mientras la escuchaba, parecía necesitada de desahogarse y cuando me dijo que ya no se acordaba de como se hacia me reí dando otro trago a mi jarra.
-pues eso nunca se olvida -bromeé viéndola reír.

Valeria se tambaleaba, así que me acerqué a ella con una sonrisa ladeada.
-Vamos condesa, creo que por esta noche has bebido bastante -ella negaba acabándose la copa mientras me miraba desafiante y juguetona.
Hundí mi hombro en la boca de su estomago y la eleve sobre mi hombro como si fuera un saco de patatas. Mi mano en sus nalgas mientras ella gruñía a mis espaldas y pataleaba.
-shhhhh -susurré subiendo escaleras arriba para que no despertara a todos los presentes en el castillo.

Su pelo dorado caía casi rozando el suelo ,reía a mis espaldas mientras subíamos los escalones y la madera noble crujía bajo mis pies.
-Hoy vas a dormir muy bien -aseguré tras recordar sus palabras sobre el tiempo que llevaba sin descansar.
Abrí la puerta de su cámara con el pie y la baje una vez dentro sujetándola porque le costaba mantenerse en pie.
La puerta se cerró a mis espaldas.
-vamos a la cama condesa -le dije llevando mi mano a las lazadas de su corseé para quitarle el pesado vestido.
Valeria seguía riéndose sin parar, sujetándose a mi cuerpo.



avatar
Geralt
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 48
Puntos : 56
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 11/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El perro de la condesa (privado)

Mensaje por Valeria Cavey el Miér Nov 15, 2017 12:32 pm

El elixir de los dioses, así tenía que llamarse aquel líquido ambarino tan delicioso. Quemaba en la garganta, dejándote esa sensación de desazón pero bienestar. Se sirvió... tantos que ya no llevaba la cuenta, apenas había comenzado el ritual , se prometió a sí misma acabar con la botella entera ella sola ¿acaso necesitaba acompañante? Aquel hombre sólo tomó apenas un par de tragos, no estaba por la labor de seguirle el ritmo.

Quería, necesitaba sentirse bien. Sonreír como si nada más importase, olvidar. Nadie le había enseñado a cómo hacer tal cosa, jamás tuvo que llegar a olvidar y era algo que tenía que encargarse ella sola. Aceptar y seguir. Aceptar que los caminos se bifurcaban pero antes de tomar el propio, debía de estar segura de elegir el correcto, tendría que esquivar piedras, escalar muros de piedra y no quedarse sólo en el intento.

-Shhhhh hablas alto -su risa, más escandalosa... moría en cada rincón de la estancia, intentaba no reírse pero le era tan imposible. La risa de Valeria se detuvo cuando todo comenzó a darle vueltas, se había pasado bebiendo pero se sentía bien, en paz. Fue ella quien siseó para que guardase silencio, entre risas...como si fuese una niña traviesa saltándose las reglas, travesuras a escondidas.

La risa de Valeria se iba apagando, hasta que cesó, convirtiéndose en una breve sonrisa. Labios rojos como la sangre, brillantes por el alcohol, tentadores que acentuaban cada palabra haciéndola aún más provocadora con su voz suave, incitante. Era la Valeria de al principio, una dama que se atrevía con todo, si algo le gustaba lo tomaba sin importarle lo que pensasen, disfrutar ese instante pues podría ser el último, o el primero de muchos.

-Valeria. Lo de Condesa déjalo para otro momento. -turbia mirada, buscó sus ojos y al encontrarlos, su sonrisa se ensanchó. Un dedo índice dibujó su mentón como si lo estuviese descubriendo, como no, a su manera. -Al menos no hueles a mofeta. -reprimió una risa, más cercana, mucho más ella de lo que la propia francesa recordaba. -Geralt -se acordaba del nombre, no titubeó, lo susurró con firmeza y sí, con cierto tono suplicante ...pues no quería que se marchase, y él...desde que él había aparecido, la sensación de soledad no pesaba tanto.

Dejó apoyada apoyada la frente en su hombro, buscaba refugio, calor y protección al menos por esa noche. Sus cuerpos quedaron a escasos centímetros, un calor envolvente desconocido que la llamaba a gritos.

-Quédate. Hasta que me duerma...-le costó decirlo pero el alcohol ayudó, su aliento cálido se perdió en el hueco de su cuello, cerró los ojos...dormiría bien.



Démon:

Merci:


Mon passé:

avatar
Valeria Cavey
Realeza Neerlandesa
Realeza Neerlandesa

Mensajes : 394
Puntos : 412
Reputación : 86
Fecha de inscripción : 26/05/2016
Localización : Paris

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El perro de la condesa (privado)

Mensaje por Geralt el Miér Nov 15, 2017 2:37 pm

La condesa se acercó a mi, el vestido cayó por su propio peso dejándola con aquel camisón blanco que llevaba debajo.
Su aliento impactó en mis labios que se entreabrieron en un acto reflejo, me relamí humedeciéndolos sintiendo como sus labios, húmedos y rojos como brasas me calentaban.
No era un necio, sabia cuando una mujer me buscaba, su cabeza cayó sobre mi hombro y después se alzó acariciando con su nariz mi cuello.
Mi respiración se torno pesada, era evidente que Valeria era una mujer muy bella, capaz de conseguir lo que se proponía de un hombre.

Alzó su vidriosa mirada pidiendo que me quedara, escasa la distancia entre nuestras bocas, mis ojos navegaban por sus labios delatando mis ganas.
-No pasara nada entre los dos mientras estés ebria y tampoco mientras estés casada -aseguré alzándola en brazos tras susurrar contra su boca esas palabras.

Mis valores eran férreos, también mi respeto por el conde de Akershus.
Si ella estaba borracha posiblemente implicara que al día siguiente se arrepentiría de esto, no es que yo no me acostara con mujeres tras una fiesta, ambos con mas copas de las que podíamos soportar, pero en este caso trabajaba para ella, no quería que me echara en cara al día siguiente que la había tomado aprovechándome de su estado.
Por otro lado y aunque los rumores decían que nada había ya entre ellos ,lo ciento es que a todos los efectos era la mujer de Höor Cannif y no quería problemas con un hombre que respetaba profundamente
-Vamos condesa -susurré sintiendo sus brazos enredados en mi cuello y su cabeza contra mi pecho -es hora de dormir la borrachera que llevas.

La dejé caer despacio en el lecho, sonreí al ver como me miraba, era muy tentadora la oferta de quedarme, agradecí que no fuera consciente de hasta que punto me costaba negarme, pero era lo correcto.
-Buenas noches Valeria -dije subiendo las pieles para cubrir su cuerpo semidesnudo.



avatar
Geralt
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 48
Puntos : 56
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 11/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El perro de la condesa (privado)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.