Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 00/45
Afiliaciones élite: cerradas
Última limpieza: 16/01


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




The demons greeting me - Libre

Ir abajo

The demons greeting me - Libre

Mensaje por Felicity Dittmar el Miér Oct 25, 2017 10:47 pm

Los ojos de Felicity se posaron sobre los documentos encima de su escritorio y un suspiro salió de sus labios al tiempo que los tomaba, se ponía pesadamente de pie y los llevaba hasta un pequeño estante de madera que le servía para guardar los archivos de sus pacientes. Ese día, la Dittmar estuvo particularmente ocupada ya que había atendido más pacientes durante esa tarde de los que hubiera atendido días anteriores enteros. Como psiquíatra se encontraba preocupada por lo que desencadenaba aquella cantidad de visitas repentinas pero como mujer y sobre todo como esposa que debía volver a su hogar, se encontraba más que feliz de extender su jornada laboral con tal de no encontrarse con Dastan.

El matrimonio de los Dittmar estaba atravesando un momento complicado y Felicity era incapaz de encontrar el motivo que detonará sus problemas. Poseía un montón de teorías pero le resultaba imposible encontrar una que encajara al cien con la problemática de su matrimonio. Suspiró una vez más y acarició con cuidado las hojas que aún sostenía entre sus brazos. Quería que el trabajo volviera a acumulársele, que debiera escribir más reportes de pacientes y tener que organizarlos uno por uno en aquellos estantes que poseía, sin embargo, la psiquiatra era tan dedicada a su trabajo que todo se encontraba en perfecto orden y al día; como prueba de ello, se encontraban las hojas que correspondían a los reportes de los pacientes vistos, hojas que con cierto pesar comenzó a colocar en sus respectivos sitios. Mientras que iba acomodando los reportes, pensó en Dastan, en si él se preocuparía si es que no llegaba a su hogar, en si iría a buscarla al sanatorio para acompañarla de vuelta a casa. Sonrió con tristeza. Sus pensamientos eran ingenuos pues la llevaban a crear hermosas fantasías que no sucederían y quizás, lo mejor era que su ingenuidad fuera pisoteada por completo, así tendría al fin el valor para dejar a su esposo.

Inmersa en sus pensamientos, Felicity continuo acomodando las hojas, coincidiendo el momento en que colocaba las últimas con un par de toques en la puerta de su consultorio.
Adelante, la puerta esta abierta – respondió, creyendo que quien entraba era alguno de sus compañeros médicos. Una vez más, que ingenua que era.



Nos aferramos a nuestros cuentos de hadas hasta que el precio se vuelve demasiado alto

Lovely wife:
avatar
Felicity Dittmar
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 25
Puntos : 21
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 29/01/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The demons greeting me - Libre

Mensaje por Hilda Eddowes el Vie Nov 10, 2017 10:35 pm

La eternidad podía ser un gran problema. En la época en lo que ellos vivían, ser vampiro podía tener grandes ventajas, viajar una de ellas, sin embargo resultaba también que la monotonía de una manera u otra, llegaba a fastidiar, a nadie le gustaba sentir que día tras día las cosas resultaban igual que la noche anterior. Así que Hilda se encontraba en esa etapa. Su locura la terminaría por hundir, sin embargo, ella no tenía intención alguna de terminar con su existencia, al menos no en ese punto, le faltaba mucha venganza, muertes y caprichos para cumplir.

La vampiresa se encontraba ansiosa, necesitaba salir de su hogar y poder hacer algo diferente, por eso en el momento en que los últimos rayos del sol se escondieron, decidió que debía apresurarse. Caminó hasta las calles principales de París, aún faltaban un par de horas para terminar las jornadas laborales. Las lámparas de parafina, eran un invento que sin duda, permitía a los humanos poder extender sus vidas y no simplemente dormir cuando las noches se asomaran.

Así fue como decidió que era momento de analizar los locales. Todos eran más de lo mismo, pero aquello no desanimó su ánimo enfermizo. Hilda caminó y caminó, hasta que la quietud apareció y las personas dejaban de transitar con frecuencia. “Sanatorio Mental”, leyó. Sonriendo de medio lado, se adentró al local, y olisqueó el ambiente. Sólo un par de mujeres se encontraban. Se adentró al que le pareció el olor menos apetitoso, agradable, pero para ella no apetitoso.

- Buenas tardes – Sonrió. Con lo poco que había pasado desde que el sol se ocultó, era un saludo apropiado aún. – Vengo por una cita médica, me dijeron usted es de las mejores. – Se sentó en lo que pareció ser el asiento del juzgado. - ¿Cómo empezamos? – Le miró expectante, no era muy común ver mujeres profesionistas.


avatar
Hilda Eddowes
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 22
Puntos : 26
Reputación : 12
Fecha de inscripción : 21/04/2016
Edad : 417

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The demons greeting me - Libre

Mensaje por Felicity Dittmar el Jue Dic 28, 2017 11:36 pm

La voz femenina y desconocida que escuchó a su espalda la sobresaltó, tanto que casi tiraba los papeles que llevaba en la mano, mismos que decidió hacer a un lado para girarse y enfrentarse a la dama que ingresaba en su consultorio.
Buenas tardes – saludo de manera amable, alejándose del librero donde mantenía sus expedientes para acercarse un poco más hasta la dama que decía estar ahí para una cita, suceso que provoco una sonrisa en los labios de Felicity, pues atender a una nueva paciente significaba que podría estar más tiempo en el hospital y que al menos durante una hora más, no tendría que ver el rostro de su esposo, rostro que amaba tanto como odiaba ahora. La sonrisa que apareció en los labios de la Dittmar se extendió aun más al escuchar la manera en que se había referido a ella, quien hubiera mandado a su nueva paciente hasta ella – Bueno, pues no creo ser la mejor, solo hago mi trabajo y que le resulte benéfico a algunas personas no significa que sea así para todas, sin embargo, tratare de que si lo sea para usted.

Antes de que la psiquiatra pudiera pedirle a la dama que tomara asiento, ella ya se encontraba sentada plácidamente preguntando como era que iniciarían.
Primero que nada debemos iniciar con las presentaciones – dijo la Dittmar antes de tomar asiento y mirar fijamente a la dama – Yo soy Felicity, aunque si la han recomendado conmigo, mi nombre no debe resultarle desconocido – sonrió – ¿Usted es? – iniciar conociendo los datos básicos de la persona a tratar era fundamental para la profesión de la psiquiatra, quien no solo esperaba poder saber la edad, los gustos y disgustos de aquella dama, sino también sus más oscuros secretos, esos que como una profesional de la salud mental la Dittmar se llevaría hasta la tumba – también me gustaría conocer su edad, a qué se dedica y qué es lo que la ha hecho buscarme.


Nos aferramos a nuestros cuentos de hadas hasta que el precio se vuelve demasiado alto

Lovely wife:
avatar
Felicity Dittmar
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 25
Puntos : 21
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 29/01/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The demons greeting me - Libre

Mensaje por Hilda Eddowes el Miér Ene 10, 2018 11:14 pm

Hilda no tenía idea si una sesión como esa iba a poder ayudarle. Su mente era un mundo lleno de sorpresas, de esos que parecen no tener orden, principio o fin. Estaba loca sí, loca de dolor, loca de resentimiento; nada de lo que hiciera la regresaría a ese momento, aunque había leído que existían formas de poner tranquilizar ese deseo incesante de causar el mismo dolor a los demás.

Observó con detenimiento a la chica. No fueron demasiados minutos en realidad, sin embargo era lo suficiente para poder entender que ambas se sentían en una zona segura; la humana no tanto, sin embargo no estaba con el ánimo de alimentarse, al menos aquella sangre que corría por las venas ajenas no era de su gusto. Así que lo mejor sería simplemente comportarse, fingir que era una humana común y corriente.

¿Hilda? ¿Aún podía decirse que se llamaba así? Se quedó pensativa, sí, pero no le quedó de otra que aceptar ese nombre.

Me llamo Hilda y tengo muchos más años de los que parecen, al menos más que usted sí — Bromeó. No estaba diciendo mentiras, pero tampoco estaba diciendo la verdad. Le gustaba compartir ese tipo de frases, así no negaba lo que era. — Me dedicó a vagar por el mundo, a ser esa hermosa esposa trofeo que todos desean tener. ¿No le parece eso gracioso? Usted debe ser una abominación para un gran número de mujeres — Se burló. Aunque estaba loca, también tenía momentos de lucidez y destellos de razón. 

Guardó silencio y remojó sus labios.

Aquel consultorio era muy bonito, pequeño pero con lo justo para poder comprender que aquella chica, nuera común y mucho menos tomaba a juego su trabajo. Estaban yendo por buen camino, aquello parecía que podría darle un poco de esperanza ¿Quién sabe? Quizá hasta una cura para poder volver a matar a mujeres que la recordaban antes de dar a luz.


avatar
Hilda Eddowes
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 22
Puntos : 26
Reputación : 12
Fecha de inscripción : 21/04/2016
Edad : 417

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The demons greeting me - Libre

Mensaje por Felicity Dittmar el Lun Mar 26, 2018 9:37 pm

Sus ojos se mantuvieron fijos en el rostro ajeno pero sus sentidos, se encontraban alertas, puestos en la totalidad que representaba la mujer sentada frente a ella. Cualquiera que la mirase creería que simplemente escuchaba y no sacaba conjeturas, pero su trabajo no era solo de escuchar las palabras que salían de la boca de sus pacientes, Felicity también tenía que escuchar sus cuerpos y juntar ambas partes para descubrir al final, ¿Qué era verdaderamente lo que ocurría con su paciente?. ¿Se hacía todo eso desde una sesión de presentación como la que ahora llevaba a cabo? Por supuesto, pues no existía información que llegará demasiado temprano cuando se trataba de la salud mental, esa que podía deteriorarse demasiado rápido y llevar a sucesos desafortunados como el suicidio del paciente o delirios que orillaran al homicidio.

Felicity se mantuvo pues atenta a toda la información que pudiera llegarle. Su nueva paciente se llamaba Hilda y al parecer no deseaba revelar su edad, información sobre la que la psiquiatra no insistió demasiado pues ya vendrían más oportunidades para averiguar esa clase de cosas.
Revelar la edad siempre es un problema para las mujeres, así que descuide, con saber que es mayor que yo me basta – de momento así era. La forma en que ella se describió como la esposa modelo para después burlarse atrajo por completo la atención de Felicity, quien sonrió – ¿En qué partes del mundo ha estado? y ¿Con cuantos hombres se ha casado para sentirse tan segura de que eso es a lo que se dedica? – Hilda se refirió a ella como abominación y aquello le causo gracia a la Ditmmar – ¿Qué le hace decir que soy una abominación para otras mujeres? ¿Mi profesión? – ella no veía problema alguno en lo que hacía. Sí, la psiquiatría era desempeñada sobre todo por hombres pero eso no iba a impedirle a ella hacer lo que disfrutaba, ya fuera hombre o mujer.


Nos aferramos a nuestros cuentos de hadas hasta que el precio se vuelve demasiado alto

Lovely wife:
avatar
Felicity Dittmar
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 25
Puntos : 21
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 29/01/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The demons greeting me - Libre

Mensaje por Hilda Eddowes el Lun Mayo 21, 2018 8:41 pm

¿Acaso le serviría a Hilda aquella sesión? Para nada, sólo estaba intentando poder perder un poco del tiempo infinito que poseía. Ella no tenía problema alguno en reconocer que en ocasiones desperdiciaba lo que muchos creían un privilegio sagrado. Así que se encontraba ahí, haciendo lo que se suponía no debía hacer, porque aunque las mujeres estuvieran profundamente preparadas, también portaban la intuición y el sexto sentido.

Sólo me he casado una vez, pero soy la esposa modelo que todos desean, algo que en ningún momento me resulta ser un halago, al contrario. — Bromeó; las mujeres de aquel encuentro no eran comunes, ambas estaban rompiendo estereotipos de alguna u otra forma. La especialista, para empezar, se estaba desarrollando en vez de parir y la vampiresa vivía en libertad cuando se suponía debía estar encerrada en una casa atendiendo a un marido.


Distintas, no lo eran demasiado. De hecho resultaban poco convencionales y quizá, si la locura de Hilda llegaba a permitirlo, pudieran convertirse en muy buenas amigas. Quizá.

Una abominación es tener deseos de asesinar a quien tiene lo que nosotros no podemos, ¿no lo cree? Una profesión no, las profesiones sólo dejan en claro el gran cerebro que alguien tiene. ¿Acaso usted ve mal lo que está haciendo? Creo que no, por eso continúa aquí, muy a pesar de poder ser castigada de la peor manera. — Se encogió de hombros. — Dime, Felicity, ¿qué estás dispuesta a sacrificar por conocimiento? — Los humanos poco le interesaban, pero resultaba admirable para ella, que alguien tuviera tanta ambición. Podría ser una excelente prospecto.


¿Acaso ella sabría de los seres de la noche? ¿Era el día indicado para que descubriera la verdad absoluta de la vida? Se sentía generosa, quizá y si veía que ella valía la pena, le diría un poco más de ese mundo y la invitaría a ser parte.


avatar
Hilda Eddowes
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 22
Puntos : 26
Reputación : 12
Fecha de inscripción : 21/04/2016
Edad : 417

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The demons greeting me - Libre

Mensaje por Nereza el Mar Mayo 22, 2018 9:43 am

Junta sus labios para soplar, preguntándose cómo es posible que, sin la necesidad de respirar, aun pueda pasar aire entre su boca para crear algo similar a la respiración, es un pensamiento tan vacío, tan tonto.

La última vez que estuvo en un lugar como estos, fue cuando la descubrieron en España, después de haber dejado a su hija con gitanos, no, después de haber dejado que un vampiro matara a su bebe, no, después de proteger a su bebe, no, la verdad no lo recuerda. Recién convertida, varios hombres de blanco la tomaron y la metieron en una carruaje hacia un sanatorio en las montañas, aunque tenía la fuerza para escapar, no lo hizo, no valía la pena vivir ya.

Este lugar le recuerda a ese rincón oscuro entre donde la arrojaron, donde trataron de abusar de ella y se defendió, destruyendo el lugar, matando a todos y quedando bañada en el color rojo que tanto ama. Ese recuerdo ya no le atormenta tanto como antes, al menos parece que le causa cierta medida de placer.

Lleva un vestido azul esta vez, pero en su cabello un arreglo rojo brilla contra los faroles de gas de la calle, mientras se inmiscuye en el edificio y entre las puertas, sin mucho interés en ser vista. Sabe que habrá más hombres de blancos, más personas perdidas en la locura, mas allá de la propia y la duda de haber matado a su hija o no. Por eso está aquí, los sanatorios que ha visitado, la hace dudar sobre si realmente está loca, si su apodo de la locura roja es acertado o no.

Esta noche no viene como inquisidora, no piensa enfrentarse a alguna criatura como ella, quiere investigar la gente, la locura que hay en ellos y encontrarse en los ojos de esos locos, tal vez este entre la mirada de alguno.

Pasa los pasillos que se han ido oscureciendo, lo hace lentamente, con sus zapatos haciendo un ruido sordo contra el suelo del hospital y con eso un aviso casi mudo de que alguien ronda entre ellos. Cuando por fin, sus pasos son callados por voces, se queda cerca del lugar, recargada a en la pared, dedicada solamente a escuchar, pero sabe que hay del otro lado.


-Vampiro- susurra para sí misma, sintiendo ese frio que los de su especie tienen, manteniendo su promesa a si misma de mantener la calma, se mantiene contra la pared, escuchando.



avatar
Nereza
Condenado/Vampiro/Clase Alta
Condenado/Vampiro/Clase Alta

Mensajes : 147
Puntos : 97
Reputación : 15
Fecha de inscripción : 20/03/2012

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The demons greeting me - Libre

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.