Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 00/45
Afiliaciones élite: cerradas
Última limpieza: 16/01


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas
» Frases memorables
Hoy a las 6:40 pm por Administración

» Amane Fay ֎ Cronología
Hoy a las 6:37 pm por Amane Fay

» Temas recomendados
Hoy a las 6:37 pm por Administración

» ¿Sabías que...?
Hoy a las 6:32 pm por Administración

» El recién llegado
Hoy a las 6:21 pm por Administración

» Duda un poco corta
Hoy a las 6:15 pm por Administración

» Duda revolución Francesa
Hoy a las 6:11 pm por Administración

» Reflejos en Do Menor [Privado]
Hoy a las 5:52 pm por Jeremy Legrand

» La belle et les bêtes (privado)
Hoy a las 5:45 pm por Bernard Favre



Perro callado muerde por dos +18 (privado)

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ir abajo

Perro callado muerde por dos +18 (privado)

Mensaje por Hastur el Sáb Oct 28, 2017 6:40 pm

Una noche más de vuelta a las calles para llevar a cabo el enésimo encargo de la bruja Storm. Se quejaría por no poder disfrutar de un merecido descanso si no fuera porque le debía todo a esa mujer, y más si finalmente lograba dar con la poción que le permitiera controlar al lobo. Tal vez ser un licántropo no era una amenaza para sí mismo, sino para el resto, pero su aún bondadosa mente no podría lidiar con el conocimiento de haber herido o matado a alguien. Storm podía pedirle que bajara al infierno y volviera que lo haría si con ello obtenía su pago al final. En esa ocasión no tenía que ir al infierno, pero resultaba igual de peligroso. Quería que le trajera un ingrediente muy especial y difícil de obtener, algo por lo que tendría que jugarse el cuello, metafórica y literalmente. El encargo que el último cliente le pidió requería de sangre de vampiro y la única forma de obtenerla era yendo directamente a por uno.

Si durante su infancia aprendió cultura y matemáticas, el periodo con la bruja le había cultivado en peores artes, como eran acechar y pelear. Robar, incluso, en los casos más necesarios -algo de lo que no estaba nada orgulloso. No es que le gustara, seguía en el fondo teniendo el deseo de convertirse en médico, pero saber defenderse no estaba tampoco mal. Y más en los tiempos que corrían. Así que ahí estaba, con pantalones y camisa viejos -pues no sacrificaría los buenos-, buscando a su posible presa cuchillo en mano.

No tuvo que esperar mucho para ver a un objetivo alimentándose de un vagabundo. Era el momento perfecto para atacar, aprovechando la distracción del acto de comer. Se abalanzó hacia él saltándole a la espalda, permitiendo que la víctima escapara mientras iniciaban el escarceo. La fuerza del vampiro lo estampó contra la pared, pero ni así se soltó de él. Cuchillo en mano intentó herirle, pero su piel era dura y el movimiento no ayudaba a encontrar un buen punto. Puede que un vampiro fuera un humano ya muerto, pero mientras siguiera andando era una vida y Hastur no quería sesgarla. Si fuera sencillo hablar con ellos simplemente se la habría pedido, pero sabía que no sacaría nada bueno de ello.

Pronto el cuchillo salió disparado por los aires y la pelea se convirtió en cuerpo a cuerpo. Cada ataque era respondido con mayor brutalidad. El odio de uno alimentaba la tenacidad del otro. Un par de buenos arañazos adornaron enseguida el rostro de Hastur, que sin quedarse atrás logró arrancarle un pedacito de brazo de un mordisco. Parecían un par de perros peleando, enganchados y rabiosos. Él era pacífico, pero el lobo en su interior era todo lo contrario y, tras meses y meses de estar encadenado durante la luna llena, en momentos como aquel parecía tomar fuerza en su interior buscando algo de satisfacción.

Se quedó en desventaja en el momento que otro vampiro vino a ayudar a su amigo. En ese instante Hastur se resignó sabiendo que tenía las de perder y, por mucho que intentó defenderse, entre ambos terminaron doblegándole al suelo. Uno le sujetaba por el cuello, manteniéndole la mejilla pegada a la húmeda y hedionda piedra, mientras el otro se preparaba para el golpe de gracia. El joven alargó el brazo, logrando alcanzar el cuchillo que yacía abandonado no muy lejos para clavárselo a uno de ellos en el tobillo, permitiéndole soltarse para ser agarrado una vez más.

Estaba perdido.


Última edición por Hastur el Jue Abr 05, 2018 4:26 pm, editado 2 veces
avatar
Hastur
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 33
Puntos : 31
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 04/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perro callado muerde por dos +18 (privado)

Mensaje por Hector Lebeau-Fortier el Dom Oct 29, 2017 5:14 am

-Hazlo rápido.
-Oh, vamos, ¿ya quieres acabar con la diversión?
-Falta poco para que salga el sol.
El vampiro que se preparaba para golpear a Hastur levantó los ojos hacia el cielo, que ya no mostraba el color tinta que les garantizaba la seguridad, sino el azul oscuro que degradaba hacia el púrpura que desembocaría en rojos y naranjas en el horizonte cuando el sol asomara sus primeros rayos.
Chasqueó la lengua con fastidio y miró a su compañero.
-¿Nos lo llevamos?
-¡Estás loco!
-¿Tú has visto los juguetitos del sótano?

-Sí. Y no me apetece que el jefe los use conmigo.
-Dudo que se enfade por que los usemos con un perro. -Agarró a Hastur de los pelos y tiró con fuerza para que le mirase a la cara, donde las garras del lobo habían dejado profundas heridas, con parte de la carne colgando asquerosamente por la mejilla. No parecía importarle, porque se recuperaría en cuanto le hincara el diente a alguno de los humanos que pululaban por la mansión-. Tú te vienes con nosotros. Lo vamos a pasar muy bien -le dijo con una sonrisa sádica que se veía convertida en una mueca macabra con sangre goteando de los bordes de la carne desgarrada. Le golpeó con tal fuerza que lo dejó inconsciente.

Cuando despertó, con la ayuda de un cubo de agua helada que le echaron a la cara, estaba encadenado de pies y manos, con gruesos grilletes de hierro, anclados al suelo y por encima de su cabeza, de forma que se veía obligado a manenter las piernas separadas y las manos sobre la cabeza.

Delante de él, los dos vampiros. Uno de ellos todavía con el balde de madera en la mano, goteando agua, igual que hacía su melena empapada.
-Buenos días, Bello Durmiente.
Ya no mostraban las marcas de la carne desgarrada, señal de que se habían alimentado bien de algún desgraciado humano y se habían tomado un rato para que sus cuerpos se reconstruyeran.

Un rápido vistazo alrededor le revelaría que no estaba precisamente en la habitación de invitados. Paredes de piedra, oscura y fría, igual que el suelo. La estancia estaba limpia, pero tenía un ligero rastro de olor a sangre, aunque no pudiera identificar a quién pertenecía.
Cerca de donde le habían encadenado había una mesa de madera, tosca, pero funcional, donde los vampiros habían esparcido varios instrumentos que incluso en la distancia y con la poca luz imperante podía ver que estaban hechos de plata.

En la oscuridad imperante de la mazmorra, el eco del cubo rebotando por el suelo quedó opacado por el quejido del vampiro que lo había sujetado. Se llevó ambas manos a la cabeza y se retorció como si fuera presa de un dolor inmenso. El otro lo miró un instante y, con ojos asustados, comenzó a pasear la mirada por la habitación.

De entre las sombras más negras, donde se encontraba la puerta de hierro que estaba en esos momentos abierta, llegó la luz de una antorcha que se encendió de repente, recortando una silueta a contraluz en el hueco del umbral.

Alto, de hombros anchos, con las manos en los bolsillos del pantalón de vestir que lucía y el gesto impasible.
-Jefe... -murmuró el que se mantenía en pie.

Héctor dio un paso al frente, llenando con su presencia imponente el espacio. Liberó a su subordinado, que cayó de rodillas en el suelo, apoyándose en las palmas de las manos. Con un cabeceo les indicó que se marcharan; una muda orden que los dos obedecieron al momento, uno tirando del otro, que apenas podía moverse.

El titán los siguió con la mirada hasta que los vio desaparecer. Cuando estuvo a solas con el prisionero se tomó la molestia de mirarlo de arriba a abajo. Lo único que varió en él fue la forma en que arrugó la nariz durante un segundo, con desagrado por tener un lobo bajo su techo, aunque fuera con el fin de torturarlo.
Después de todo, no podrían salir de casa hasta que el sol se marchara, eso les daba muchas horas en las que buscar con qué entretenerse.



Mi padre es el Cielo, mi madre es la Tierra.



El Viento me lleva a donde le ordeno y la Muerte no me toca.


Febe:

A THOUSAND YEARS:
H+H+H:
avatar
Hector Lebeau-Fortier
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 143
Puntos : 135
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 12/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perro callado muerde por dos +18 (privado)

Mensaje por Hastur el Mar Oct 31, 2017 11:01 am

No quería morir. Se repetía ese mantra mentalmente mientras seguía removiéndose para escapar. No quería morir. Aún tenía que volver a ver a su familia, decirles que estaba bien... o hasta ese momento lo había estado. Ver cuánto había crecido Alí, o si su madre había encontrado al hombre adecuado que cuidara de ella. No quería morir. Ese fue el último pensamiento antes de que le dejaran inconsciente, ajeno al turbio plan que tenían reservado para él, aunque podía hacerse una idea. Los vampiros, los pocos que había conocido, eran todos unos sádicos. Si salía de esa, tenía muy claro que iba a entrenar más, incluso a ir más preparado, y quién sabe si no le diría cuatro cosas a Storm y su maldita manía de mandarle a por los ingredientes más peligrosos de encontrar.


Despertó sobresaltado por el helado baño, pegando un brinco que le permitió saber enseguida que estaba encadenado. Y no era luna llena, de modo que aquello pintaba realmente mal. Al menos seguía llevando los pantalones, detalle que no le pasó inadvertido. Olía a sangre y humedad, una mezcla muy desagradable para su tan fino olfato, y aunque él no pudiera sufrirlo, hacía también frío. Miró hacia arriba, observando el anclaje de los grilletes con la leve esperanza de encontrar un punto débil donde pudiera tirar, pero estaban bien metidos en la piedra. Igual que los que sujetaban sus pies. Estuvo ignorando al par de vampiros, más preocupado por liberarse, hasta que escuchó los gritos y jadeos de uno de ellos.

Durante unos segundos pensó que la bruja oscura le había encontrado y acababa de llegar para rescatarle... pero la esperanza desapareció enseguida. Storm sería incapaz de entrar en la madriguera de un clan de vampiros, no por sí misma. Por no obviar el hecho de que, cuando se centraba en sus pociones, se le iba el santo al cielo. Dudaba incluso que fuera a darse cuenta de que todavía no había regresado a casa.

Tragó saliva, nervioso, y alzó la mirada lentamente una vez se quedaron a solas el recién llegado y él. El miedo que sentía ante la cercana muerte desapareció en el mismo instante que vio el rostro de quien tenía delante. - No puede ser... - murmuró reflejándose la sorpresa y el desconcierto en su rostro. ¡Era Héctor! Jamás podría olvidar su rostro, los recuerdos que este transmitía. Se ruborizó al darse cuenta de la posición en la que se encontraba ante él, atado y medio expuesto, pero entonces se dio cuenta de que el vampiro no parecía reconocerle. Aquello le hizo sonreír con algo de pena, pero al menos la situación había cambiado.

Ya no iba a morir.

-No recordaba que te fuera eso de atar a la gente... No es que lo desapruebe, pero empiezan a dolerme los brazos. ¿Serías tan amable de soltarme? - se dio el lujo de hablarle en confianza, aún a sabiendas que había crecido lo suficiente para no ser reconocido, sobretodo siendo ahora un hombre lobo.
avatar
Hastur
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 33
Puntos : 31
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 04/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perro callado muerde por dos +18 (privado)

Mensaje por Hector Lebeau-Fortier el Jue Nov 02, 2017 5:02 am

-¿Por qué debería? -sonrió de medio lado-. Los perros estáis mejor atados. O muertos.
Sin embargo, había algo en ese lobo. Se habían visto antes, aunque él no lo recordaba. ¿Cómo lo sabía? Porque los pensamientos del licántropo parecían flotar a su alrededor y veía claramente la sorpresa que le había supuesto verle, reconocerle. Había visto su nombre -ése que usaba desde hacía años- formarse entre exclamaciones en esa cabecita, como si su presencia fuera algo bueno, lo cual carecía de sentido, teniendo en cuenta que de todos era sabido que prefería tener a los hijos de la luna lejos de su morada.

Pero... ¿quién era él? ¿De qué se conocían? No podía ser de hacía demasiado, porque era un hombre joven. Incluso teniendo en cuenta el envejecimiento más lento de los lobos y suponiendo que fuera lobo desde su más tierna infancia... no contaría más de cincuenta años. Lo recordaría.

Pero no lo recordaba, no con ese aspecto, no siendo lobo. Tal vez se habían conocido mucho antes, siendo el otro aún humano... No iba a quedarse con las ganas de saberlo.

Agarró con fuerza la melena del lobo, por la nuca, sujetándolo con firmeza para mirarlo a los ojos. Esos ojos... Pero no se detuvo en ellos, pues sólo eran la entrada más rápida a su cabeza. Atravesó las barreras de la mente, sin molestarse en ser sutil o delicado para que el otro no notase la invasión. Podría hacerlo si quisiera, pero no quería. Le importaba muy poco que sintiera que violaba su intimidad o sus recuerdos, quería saber por qué lo conocía y quería saberlo en ese instante.

No tuvo que rebuscar entre cientos de recuerdos, porque inconscientemente, al reconocerle, el lobo los había traído a flote a su mente. Se vio a sí mismo, con el mismo aspecto que mostraba ahora, pero frente a un muchacho bastante más joven, humano, que le miraba con unos enormes ojos llenos de inocencia y que, por mero capricho, había adoptabo como su protegido.

Era algo habitual en el panteón al que había pertenecido. Los dioses y titanes tomaban protegidos o enemigos por mero azar, por algún sacrificio, por premiar actos heroicos o simplemente porque sí. Y Hastur había sido uno de esos porque sí para él. El chiquillo le había dado cobijo de las horas de luz y le había ofrecido comida, aunque él no la hubiera tocado. Había sido su protegido unos meses, con todo lo que eso implicaba a ojos de su cultura. Y finalmente lo había dejado ir, porque estaba demasiado apegado a su familia y Héctor demasiado apegado a su venganza.

Vio también el momento de su transformación y sintió cómo el odio crecía en su interior, cómo el deseo de destrozar a ese lobo y esparcir sus sesos y sus entrañas por la tierra le recorría el cuerpo, hasta el punto de hacerle perder su sempiterno semblante impasible.

Cuando salió de su mente, tenía los ojos brillantes, inyectados en sangre, y los colmillos asomando amenazadoramente en su boca. Rugió con toda la rabia que le bullía en esos momentos en las venas y odió un poco más a los lobos. Todo lo que tocaban lo mancillaban. Le habían robado a Febe y ahora habían convertido a ese niño tan dulce que él había dejado atrás porque no estaba listo para ser arrancado de su familia.
-Debí haberte traído conmigo.

Deslizó la mano hasta acunar su mejilla, de nuevo su rostro calmado, controlado su primer impulso. Le recorrió con el pulgar la punta de la nariz, el perfil de los labios, el mentón, el inicio del cuello.
-¿Qué te han hecho, mi dulce niño? Debí haberte traído... Hubiera evitado que te transformaran en... esto.


Mi padre es el Cielo, mi madre es la Tierra.



El Viento me lleva a donde le ordeno y la Muerte no me toca.


Febe:

A THOUSAND YEARS:
H+H+H:
avatar
Hector Lebeau-Fortier
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 143
Puntos : 135
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 12/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perro callado muerde por dos +18 (privado)

Mensaje por Hastur el Lun Nov 13, 2017 9:33 am

Sentir que violaban su mente no dolía. No de la misma forma que dolía una puñalada, ni siquiera con la mínima intensidad con la que dolían sus extremidades por la postura obligada por los grilletes. Era un dolor distinto. Punzante, sí, intenso también, un dolor que paralizaba por completo el cuerpo y cualquier raciocinio posible, sin embargo no causaba el mismo sufrimiento que una herida. No sangraba ni latía. Simplemente estaba ahí... embotando su mente, obligándole a revivir recuerdos del pasado, incluso el que más le hacía padecer: el día que fue mordido. Una silenciosa lágrima descendió por su mejilla ante los sentimientos que despertó aquel recuerdo, mas seguía serio como al principio, esperando a que Hector encontrara lo que buscaba y saliera de su cabeza de una vez por todas.

Se dejó acunar, incluso inclinó la cabeza buscando el contacto de esa mano que le abrió las puertas del placer a muy tierna edad. Sonrió, carente de la inocencia que le había caracterizado cuando se conocieron. Ya no era un niño, era un hombre, uno que cargaba su propia cruz. El trauma, los errores, la distancia con su familia y la soledad parisina habían interrumpido su inocencia.

-Nunca hubiera dejado a mi familia... - respondió a sus palabras con algo que ambos sabían muy bien. Él jamás habría abandonado a su madre y a Alí de no verse obligado. - Y tú tenías un camino que seguir, un niño te habría sido un estorbo.

Tener a Hector en frente alejaba a la Muerte. Iba a seguir viviendo y todo gracias a ese encuentro del pasado, días en los que desconocía el odio que el vampiro sentía hacia los lobos, igual que en ese momento. Pero ya habría tiempo para ponerse al día, en ese instante tenía otras prioridades que rápidamente le hizo saber.

-¿Vas a soltarme de una vez? Esto es incómodo... - arqueó una ceja con total obviedad, moviendo las manos para hacer sonar los grilletes, apremiándole a desatarlo. En su fuero interno daba gracias de que el vampiro se hubiera centrado en los recuerdos juntos y la transformación, no en el hecho de que no había intimado con nadie más desde él. No porque su recuerdo le hubiera marcado, simplemente no sintió tal necesidad de encamarse con otra persona. Aunque quisiera en un futuro formar una familia, antes de ello debía encontrar una solución a su problema de controlar la bestia. Pero si quería que le viera como un hombre, la falta de actividad sexual en ese tiempo sin verse podía hacer que le siguiera como un niño, algo que detestaría. Por otro lado, conocía la lujuria de Hector y, tal y como estaba expuesto, no estaba muy seguro de ser liberado de inmediato, de modo que le miró con esos ojos de cachorro que no había perdido del todo e insistió. - Siento haber atacado a uno de los tuyos... aunque viendo lo que le has hecho, creo que no te habrá molestado tanto. ¿Me sueltas?
avatar
Hastur
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 33
Puntos : 31
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 04/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perro callado muerde por dos +18 (privado)

Mensaje por Hector Lebeau-Fortier el Lun Nov 13, 2017 1:57 pm

Mantuvo la mano un poco más contra la mejilla de Hastur. Ese simple gesto ya denotaba lo que había cambiado su cuerpo, pues notaba cómo la piel raspaba por la incipiente barba. Sonrió de medio lado y se alejó, hacia la mesa donde estaban todos los "juguetes". Cogió uno de ellos, lo observó un momento en su mano y lo devolvió a su lugar, como si desechara la idea. Cogió las llaves que cerraban los grilletes y regresó frente al licántropo.

Subió los brazos para liberar sus muñecas. Mientras manipulaba los grilletes, era inposible que sus manos no se rozaran. La piel de Hastur le pareció tremendamente caliente. No pudo evitar preguntarse si se debía a la transformación o a que su recuerdo se había vuelvo menos vívido en esos pequeños detalles.

Cuando el cierre estuvo abierto, dio un paso atrás y le dejó algo de espacio. No había dicho más, como si le diera vueltas a algún pensamiento. En verdad lo hacía, quería descuartizar al lobo que había mordido al muchacho con sus propias manos. Pero era una rabia que se diluiría.

Le ofreció la llave para que pudiera liberar por si mismo sus tobillos, observándole mientras lo hacía. Le parecía mentira que fuera el mismo chiquillo, pero no podía negar la evidencia. Podría haberle dicho que no era un estorbo, que se hubiera quedado con él cerca de su familia... pero sería mentirle y no veía el sentido a hacerlo. Había tomado la mejor decisión en ese momento, simplemente las circunstancias habían cambiado.

-¿Vas a huir de mí o vas a seguirme a un sitio más apropiado?
A cualquier otro no le hubiera dado la opción de elegir. Ni siquiera le habría liberado. Habría marcado su cuerpo a hierro y plata y se habría regodeado en su sufrimiento. Pero Hastur no era cualquier otro y la debilidad que había sentido por él de niño pesaba más que el ser que era ahora. "Hastur" importaba más que "licántropo".

Con un gesto de la mano le invitó a seguirle, mientras abandonaba el sótano, sin prestar atención a si dejaba o no la llave, o si cogía alguno de los útiles de la mesa con idea de atacarle por la espalda. Caminaba despacio, pero no le esperaba a pie firme. Si quería marcharse y dar aquel reencuentro por terminado, le dejaría hacerlo.

Pero si le seguía, acabaría a su lado en la biblioteca, junto al hipnótico fuego de la chimenea, degustando vino y hablando de aquellos años que habían transcurrido separados. Quizás hasta podrían hablar de proyectos para el futuro. El suyo era predecible, en realidad; una eternidad viendo pasar las edades del mundo, jugando a ser el rey en el tablero, moviendo torres, alfiles y peones a su antojo. El de Hastur admitía más posibilidades.


Mi padre es el Cielo, mi madre es la Tierra.



El Viento me lleva a donde le ordeno y la Muerte no me toca.


Febe:

A THOUSAND YEARS:
H+H+H:
avatar
Hector Lebeau-Fortier
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 143
Puntos : 135
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 12/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perro callado muerde por dos +18 (privado)

Mensaje por Hastur el Lun Nov 13, 2017 3:33 pm

Pudo ver en su aura la furia que sentía por haberle reencontrado como lobo y, por un instante, se preguntó si le habría decepcionado. Aún quedaban en él rastros de aquel niño inocente que miraba a Hector cual héroe de cuento, asombrado por todas las historias que le había contado los días que pasó en su casa, deseoso de recibir su aprobación... Pero apenas le había tocado y él mismo odió nuevamente lo que era, lo que le obligaron a ser. Ojalá hubiera podido reencontrarle siendo ya un médico respetado, pero no había sido así, el destino quiso que no fuera así. Destino... ¿por qué venía esa idea a su mente si ni siquiera creía en ello? Tal vez por el vampiro, quien en el pasado le contó historias de titanes y dioses y que incluso ellos estaban sujetos a ese sino ya escrito. Hastur creía que todo aquello que le fue narrado no eran más que cuentos infantiles que a esas alturas costaba más creer.

Se frotó las doloridas muñecas antes de tomar la llave y agacharse para desatarse también los pies, siguiéndole en silencio con gesto serio, pero a la vez curioso mirando alrededor. Aquel era el sitio donde el cainita moraba, y su madre siempre lo decía: el hogar habla más de uno que su propia historia. Aquella mazmorra dejaba claro que su "héroe" tenía un lado oscuro y retorcido, un lado que quiso relacionar con el odio a los licántropos y no con el mundo en general. Se negaba a manchar la imagen que seguía teniendo de él en su cabeza, aunque solo fuera para mantener viva su inocencia infantil.

Su rostro fue un libro abierto cuando entró en la biblioteca. ¡Tantos conocimientos juntos! Su gusto por el saber le hacía desear devorar cada uno de esos tomos, mas se contuvo en actos, no en sueños. - Nunca había visto tantos libros juntos... - musitó acercándose al fuego, controlándose para no ir a leer los lomos o incluso a acariciarlos. La bruja tenía una pequeña biblioteca, pero nada en comparación de aquella en la que se encontraba. - ¿Los has leído todos?

Se tomó la confianza de sentarse en la otra butaca, pero rechazó el vino con un movimiento de mano. No bebía alcohol, como mucho cerveza muy de vez en cuando y en pocas cantidades. Le gustaba tener la mente despejada y bien despierta, en parte para controlar al lobo, en parte para poder seguir absorbiendo conocimiento de cuanto ocurriera a su alrededor. Suspiró y volvió a fijar la mirada en él, tomando la palabra. - Has visto en mis recuerdos cómo me convertí, pero no cómo llegué aquí. Poco después de que te fueras mi madre se casó y tuve un hermano, Alí - sonrió al pensar en él, lleno de nostalgia. - Cuando llegó la primera luna llena... le ataqué. No era yo mismo, la bestia dominaba. Por suerte no le hice nada, pero aquel suceso fue decisivo para hacer algo al respecto. Vine a Francia para alejar de ellos el peligro, pero también para encontrar un modo de controlar lo que soy. Al menos sigo teniendo una meta, aunque haya tenido que resignarme a no poder cumplir la otra. ¿Qué hay de ti? ¿Qué ha sido de tu vida? De haber sabido que vivías aquí te habría venido a ver mucho antes.
avatar
Hastur
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 33
Puntos : 31
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 04/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perro callado muerde por dos +18 (privado)

Mensaje por Hector Lebeau-Fortier el Lun Nov 13, 2017 5:11 pm

Héctor cerró la puerta de la biblioteca tras él. No la atrancó, pero no era necesario. Esa puerta cerrada era una clara señal para no molestarle. La mansión Fortier era grande y acogía bajo su techo a al menos una docena de acólitos del titán y un buen puñado de humanos. Todos podían ir y venir a su antojo, siempre que respetaran las normas de la casa. Salvo a tres lugares: la habitación del vampiro, el balcón que ocupaba la estatua de Febe y aquella biblioteca. Recientemente se había añadido la habitación de Hania a esa lista. Tenía un par de criadas que se encargaban de mantenerlo todo limpio y en perfecto orden, pero ninguna de ellas osaba traspasar una puerta que su patrón hubiera cerrado. Así que estaban solos.

Ocupó su butaca de siempre, junto al fuego. No tenía frío, pero le gustaba la luz que daban las llamas y el crepitar de la chimenea, el cómo el olor a leña quemándose casaba con el de la tinta y el papel de los libros o el cuero de las encuadernaciones. Echó un distraído vistazo alrededor.
-Casi todos. Algunos varias veces. Tengo demasiados años y mucho tiempo libre. No siempre me apetece ir a beber o buscar compañía.

Obvió el ofrecimiento a llevarse algún tomo si lo deseaba, porque estaba más interesado en conocer qué había pasado en aquellos años. Y prefería que se lo contara él. Podría leerlo en su mente, con la misma facilidad que cualquiera de aquellos libros, pero prefería pensar que podía mantener la confianza de Hastur como cuando era más joven. Un pensamiento nostálgico, pero agradable.

-París me está dando este año sorpresas. Puede que tenga que ver con la alineación de los planetas. -Y no, no sonaba irónico, porque no lo estaba siendo, creía firmemente en la influencia de la posición de los elementos del cielo, en la voluntad de los destinos-. Hace unos meses encontré a la última personita de mi estirpe. Ahora a ti. ¿Qué será lo próximo?

Entrecerró los ojos, mirando fijamente a Hastur. Sopesando pros y contras. Y se le ocurrió una idea descabellada, pero que podría dar muy buen resultado si salía bien. Posiblemente apremiada por esa sensación de sobreprotección que había saltado en su cerebro hacia aquel muchacho.
-¿Sigues queriendo ser médico? Porque tengo un proyecto entre manos, a largo plazo. Y quizás podríamos llegar a un acuerdo interesante.

En su cabeza, el pensamiento tomaba forma. El orfanato de Hania necesitaría personal sanitario. Él no iba a dejarlo en manos de alguien que no fuera de su entera confianza. El tema sobrenatural era un problema y no siempre podía arreglarse con un movimiento de capital. Podría funcionar.

Los dioses tenían sus predilectos, sus protegidos. Con motivo o por mero capricho. Y estaba claro que Hastur era el de Héctor.


Mi padre es el Cielo, mi madre es la Tierra.



El Viento me lleva a donde le ordeno y la Muerte no me toca.


Febe:

A THOUSAND YEARS:
H+H+H:
avatar
Hector Lebeau-Fortier
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 143
Puntos : 135
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 12/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perro callado muerde por dos +18 (privado)

Mensaje por Hastur el Lun Nov 13, 2017 5:40 pm

Tampoco él sentía frío, pero poco acostumbrado como estaba a los vampiros, encontrándose en una casa plagada de estos le hacía querer buscar algo de calor que alejara el frío mortuorio que se respiraba en el ambiente, algo que no le habría importado en el pasado, como humano, pero que sus sentidos de lobo no aceptaban igual de bien. Los libros dejaron de interesarle cuando habló de una "personita". ¿De quién se trataría? No hubiera imaginado jamás que Hector tendría familia, tal vez por la certeza de que como vampiro era incapaz de tener descendencia, y nuevamente, igual que de pequeño, sintió el abismo de los siglos y siglos que el vampiro cargaba a sus espaldas. ¿Tanto podía durar una herencia genética para haber llegado hasta esos días? El mundo seguía estando lleno de misterios.

-También para mí ha sido una sorpresa encontrarte. No mentiré diciendo que he estado todo este tiempo pensando en ti, aunque sí hubo momentos, pero las circunstancias de la vida han hecho que quedaras relegado a un simple buen recuerdo del pasado... - calló ante la atenta mirada que recibía del cainita, incomodándose un poco y haciéndolo saber al moverse inquieto en el asiento. Confiaba en él, no era ese el problema, pero su pasado se había resumido a cuentos y sexo, y esa mirada no encajaba en absoluto con el inicio de una historia de dioses y titanes. Sin embargo, se llevó una nueva sorpresa ante esa proposición, tan repentina que durante unos segundos balbuceó sin saber qué decir.

Se puso en pie, paseando indeciso por delante del fuego. Aunque en el fondo le gustaba que aún se acordara de sus deseos de niño. - Querer, quiero... pero ¿quién aceptaría a un lobo en el hospital? Ahora soy un peligro, no un sanador precisamente... - suspiró y se detuvo, mirándole, cayendo en que aún le miraba de aquel modo. Se llevó una mano al abdomen por inercia y le miró con suspicacia. - ¿Qué clase de acuerdo? Porque si hubiera querido ser puta lo habría sido, Hector... pero ambos sabemos que no estoy hecho para eso.

Jamás tendría estómago para vender el cuerpo. Hector le había enseñado en el pasado que el cuerpo era un templo y así seguía creyéndolo.
avatar
Hastur
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 33
Puntos : 31
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 04/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perro callado muerde por dos +18 (privado)

Mensaje por Hector Lebeau-Fortier el Lun Nov 13, 2017 6:24 pm

-Jamás te he considerado una puta y creo que nunca te he tratado como tal -la tensión en sus palabras fue evidente. Hasta podría verse su aura vibrar con un deje de rabia-. Siéntate. Y escucha, que se note que esos sentidos hiperdesarrollados que tienes ahora sirven para algo más que para sacarme de mis casillas.

No le había gustado esa reacción, lo entendía, sí, pero no le gustaba. Cuando volvió a hablar lo hizo con el mismo tono de siempre, como si el momento anterior no hubiera pasado.
-Estoy contruyendo un orfanato para Hania. Hania es la mujer que te he dicho que he encontrado. Para resumirlo, yo soy el inicio de mi línea de sangre y ella el final, hay demasiados grados en medio para ponerle un nombre. De cara a la galería soy su tío. Los mortales no comprenden ciertas cosas. Así que he comprado una propiedad y la estamos poniendo bonita. Y... aquí es donde viene el trato, si dejas de pensar estupideces... el orfanato necesitará personal sanitario permanente. Uno o dos médicos, un par de enfermeras... Obviamente tendrías que acabar los estudios primero, para mí esto es un negocio y tengo por costumbre invertir en activos rentables.


Mi padre es el Cielo, mi madre es la Tierra.



El Viento me lleva a donde le ordeno y la Muerte no me toca.


Febe:

A THOUSAND YEARS:
H+H+H:
avatar
Hector Lebeau-Fortier
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 143
Puntos : 135
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 12/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perro callado muerde por dos +18 (privado)

Mensaje por Hastur el Jue Nov 16, 2017 5:05 pm

-Solo quería dejar las cosas claras. En Francia me han propuesto cosas raras en muchas ocasiones, y ambos sabemos que no eres precisamente un santo... - y que él ya no era el niño inocente que aceptaba todo sin preguntar. Se relajó y volvió a sentarse, más curioso con ese trato. - ....hablas de ese orfanato como quien decide regalarle un ramo a una dama. No recordaba que estás colmado de dinero - frunció los labios, pero no le dio importancia. Solo le sorprendía la forma en la que hablaba la gente a la que el dinero no suponía en absoluto un problema. Hector era todo lo contrario a lo que Hastur había vivido. Para él, hubo una época en la que incluso un mendrugo de pan era cuestión de sacrificios. De hecho, antes de ser mordido por el lobo, su madre y él ya empezaron a ver qué milagros podían llevar a cabo para poder mandarle a él a estudiar.

-Así que tu idea... es educarme para en un futuro convertirme en médico de ese orfanato - torció el gesto con cierto gusto, meditándolo. Todo resultaba demasiado bonito y fácil para alguien que había crecido en la dura África. - Admito que suena muy bien, pero... te deberé entonces un gran favor - le miró fijamente a los ojos. Los suyos grandes, un tanto incómodos, y totalmente abiertos como un libro. A Hastur no le gustaba que le regalaran nada. - Sí, después estaría trabajando para ti, una inversión como tú dices, pero... me estás ofreciendo el sueño de mi vida así, con total facilidad... tanto que ni siquiera puedo creerlo. Y aunque mi vida ahora sea mucho más longeva, no sé si seré capaz de devolverte el favor. No me sentiría capaz de cobrar por mis servicios habiendo pagado tú mi carrera, y del aire no puedo vivir.
avatar
Hastur
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 33
Puntos : 31
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 04/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perro callado muerde por dos +18 (privado)

Mensaje por Hector Lebeau-Fortier el Mar Nov 21, 2017 10:10 am

-Creo que no lo estás entendiendo. No es un regalo, Hastur. Son negocios. Voy a hacerte un préstamo para estudiar y tú me lo devolverás con intereses, como corresponde. Y luego trabajarás para mí a cambio de un salario, como otros tantos de mis trabajadores. Voy a abrir ese orfanato por el mero capricho de Hania y, como comprenderás, prefiero que el médico encargado sea alguien que conozca su condición y que esté en posición de evitar un accidente. O de ocultarlo debidamente si ocurre.

Para el titán, aquella negociación parecía mero trámite. Estaba más que acostumbrado a ese tira y afloja, a hacer una oferta y recibir a cambio una contrapartida. Visiblemente cómodo en su butaca, junto al fuego, todos sus gestos se limitaron a cruzar una pierna sobre la otra y entrelazar sus dedos, sin despegar los ojos del muchacho que tenía delante.

Tenía dinero suficiente para pagarle los estudios de esa vida y de las cuatro siguientes si quería. Y no le dolía lo más mínimo gastarlo a espuertas. Llevaba demasiados siglos en la tierra y tenia contactos suficientes y le debían favores suficientes para poder dilapidar parte de su fortuna. Negocios rentables, tratos políticos. Héctor era en muchos casos el poder en la sombra, como ocurría con el propio Consejo de los Vampiros.

Demasiado inteligente para convertirse en una figura de poder visible, el titán prefería mover otros hilos con los que mantenerse siempre en esa posición privilegiada.

Además, quería tener a Hastur cerca. Ya le había dejado atrás una vez y no le había gustado nada el resultado. No iba a permitir que pasara de nuevo. Había tenido protegidos en el pasado, seguramente los tendría en el futuro. Pero ahora, en el presente, bajo el nombre de Héctor Lebeau-Fortier, su protegido sería ese niño de ojos grandes e inocentes que buscaba convertirse en médico.

-No tienes que contestarme ahora. Puedes pensarlo el tiempo que quieras. De todos modos, faltan algunos meses para que comience un nuevo curso en la universidad.


Mi padre es el Cielo, mi madre es la Tierra.



El Viento me lleva a donde le ordeno y la Muerte no me toca.


Febe:

A THOUSAND YEARS:
H+H+H:
avatar
Hector Lebeau-Fortier
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 143
Puntos : 135
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 12/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perro callado muerde por dos +18 (privado)

Mensaje por Hastur el Mar Nov 21, 2017 1:12 pm

No tenía ni idea de cómo le devolvería el dinero, pero estaba más tranquilo sabiendo que debía hacerlo, que solo era un préstamo. Empezó con una sonrisa que terminó en carcajada, inclinándose hacia adelante con los brazos apoyados en las rodillas. Sus ojos brillaban, pues después de tanto tiempo lamentándose por haber perdido cualquier oportunidad de cumplir su sueño, ahí estaba Hector para hacerlo posible. De pequeño le hizo compañía mientras su madre trabajaba en otro pueblo, y ahora volvía a aparecer para echarle otra mano.

-No necesito pensarlo, Hector, ¡por supuesto que acepto! Ser médico es todo cuanto siempre he querido desde que era bien pequeño. Me da igual si trabajo en un gran hospital, en un orfanato, o a la vuelta de la esquina. Ayudar al enfermo es todo cuanto quiero - se mordió el labio ansioso, emocionado. Daba igual si aún faltaban unos meses, pensaba ponerse a estudiar para llegar bien preparado a la escuela. - ¿Crees que debería decirles que soy un lobo? Aunque entonces no me aceptarían... pero los días después de luna llena siempre estoy débil y sospecharían... - habló rápido, mirando de un sitio a otro mientras le daba vueltas a los detalles. - ¿Debería cortarme el cabello? Me gusta tenerlo largo, pero tal vez lo vean con malos ojos. Los catedráticos son muy estirados. ¿Tú qué opinas?

Nuevamente se puso en pie divagando mientras andaba de un lado a otro. - Ya verás cuando se lo cuente a mamá. ¡Estará super contenta! Tal vez incluso pueda buscarme un pequeño piso para mí y traerlos a la ciudad, seguro que aquí vivirían mejor que en África... Aunque sigue estando el problema de mi transformación. Claro que puedo irme al bosque en esas noches - se quedó quieto y miró a Hector. - ¡No puedo esperar tantos meses! - rió. - ¿Me dejarás rebuscar en tus libros? Quiero empezar a prepararme. Bueno, si te parece bien. También puedo ayudarte a cambio aquí en casa.

En cuanto se dio cuenta de la diarrea verbal se detuvo y tuvo la decencia de verse avergonzado por la explosiva reacción. Se retiró el cabello del rostro con una mano y le miró más serio. - Gracias... - susurró - de corazón. Gracias por todo. Me da igual que lo veas como negocios, para mí es mucho más que eso. Es mi vida. Mi futuro. Y tú lo vas a hacer posible.
avatar
Hastur
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 33
Puntos : 31
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 04/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perro callado muerde por dos +18 (privado)

Mensaje por Hector Lebeau-Fortier el Miér Nov 22, 2017 1:14 pm

Frunció levemente el ceño, rompiendo su estoica e imperturbable expresión serena ante tanta carcajada. Recordaba la risa de Hastur bastante más infantil, más aguda, menos vibrante. El cambio era notable, ya no era la voz de un niño y el vampiro no tenía claro si le agradaba o no. Por un lado, era como mancillar un precioso recuerdo. Por otro, le pareció un sonido impactante, inesperado y atrayente.

Le dejó hablar sin interrumpirle, escuchando cómo brotaban esos pensamientos atropelladamente. Casi podía verlos en su mente antes que salieran las palabras entre sus labios. Ese entusiasmo le provocó una sensación placentera, como una droga. Cuando se detuvo y le miró, dándole las gracias, tuvo que hacer un verdadero esfuerzo para no agarrarlo de la nuca y arrancarle los labios a mordiscos. La imagen del muchacho encadenado en el sótano cobró de pronto un matiz realmente tentador.

Pero lo dejó correr. Acababan de reencontrarse y en su recuerdo Hastur era un niño dulce e inocente, moldeable entre sus manos, que respondía avergonzado a sus acciones y se esforzaba por complacerle, mientras que el hombre que tenía delante sería perfectamente capaz de resistirse a él. De qué forma tan visceral deseó seducirlo y someterlo al placer una vez más, como si el tiempo no hubiera pasado.

Mas lo había hecho. Y demasiado rápido. No quería convertir la oferta que le había hecho en algo con dobles intenciones. Eran cosas diferentes. De una parte estaba su deseo de protección, de ofrecerle un futuro mejor, de verlo conseguir su sueño y ser parte constante en esa vida. De otra, el deseo carnal más primario. No iba a negar lo evidente; había adorado el cuerpo de Hastur antes y podría volver a hacerlo hasta el agotamiento. Pero no era el objetivo que perseguía con su ofrecimiento, así que mantendría ese deseo sólo para sí.

Por el momento.

-Puedes coger los libros que quieras -aseguró, haciendo un ademán con la mano, poniendo la biblioteca a su disposición-, siempre y cuando los cuides y los devuelvas a su lugar cuando acabes con ellos. Estudia a fondo, porque no intercederé para que te pongan las cosas fáciles. Obtendrás el título por tus propios medios. Nadie en esa facultad debe saber ni lo que eres, ni que tienes relación conmigo. Tienes que aprender a guardar secretos.

Se levantó, con calma, con un movimiento fluido y elegante. Dio los dos o tres pasos que le acercarían a Hastur y metió los dedos en su melena, desde la raíz, junto a la sien, deslizándolos tras la oreja del lobo. Qué tentación más grande apretar con fuerza y devorarlo... Pero sus dedos siguieron su camino suavemente hasta escapar entre las sedosas puntas.

-No te lo cortes. Me gustas así.


Mi padre es el Cielo, mi madre es la Tierra.



El Viento me lleva a donde le ordeno y la Muerte no me toca.


Febe:

A THOUSAND YEARS:
H+H+H:
avatar
Hector Lebeau-Fortier
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 143
Puntos : 135
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 12/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perro callado muerde por dos +18 (privado)

Mensaje por Hastur el Jue Nov 23, 2017 9:11 am

Un fuerte latido rompió en su pecho cuando la mano de Hector se deslizó por su melena. Se había quedado prendado una vez más por esa profunda mirada. Los años habían pasado, pero seguía sintiendo la misma sensación cuando le miraba: que podía traspasarle el alma. Aquella creencia infantil se había convertido en una realidad, Hector era bien capaz de meterse en su mente, pero contrario a verlo como un punto más para admirarle, ahora era algo que rehuía totalmente. No tenía secretos, su vida era demasiado mundana para que hubiera algo de interés en su cabeza, no obstante sí guardaba con mucho recelo el sentimiento que aún guardaba dentro de sí por el vampiro.  Menos puro y más adulto.

-Está bien... - susurró sin romper el contacto con sus ojos. Pero como no quería verse cual cordero desvalido, se apartó fingiendo una serenidad que no sentía en ese instante. - Y no te preocupes, los libros para mí son sagrados, y más estos por ser tuyos. Pienso esforzarme al máximo con los estudios, eso no lo pongas en duda, aunque para ello duerma menos - sonrió infantil, pues sin decirlo directamente acababa de confesar que era un apasionado del noble arte de guardar reposo en cama. Ya fuera por el lobo o por estar aún creciendo, necesitaba dormir mucho más que cuando era un niño. También se debía a que la bruja oscura lo tenía todo el día y muchas noches trabajando sin descanso, ya fuera llevando a cabo encargos o aprendiendo alguna poción nueva.

Su mirada ya se estaba perdiendo en los lomos más cercanos, curioso por saber qué conocimientos le esperaban entre aquellas estanterías. Paseó acariciando algún que otro, sobretodo aquellos cuyas letras góticas y retorcidas resultaban más difíciles de leer. - ¿Cómo es esa Hania de la que me has hablado? ¿Se parece en algo a ti? - le miró de reojo con media sonrisa traviesa, recordando que le había dicho que era algo así como su nieta. - ¿Eres... sobreprotector con ella cuando se le acercan hombres? - su curiosidad en ese aspecto era totalmente sana, pero la tenía. Dejó los libros y volvió a tomar asiento, dándose cuenta que podía parecer que tanto paseo era una excusa para mantenerse alejado de su contacto. Que sí, que lo era, pues temía las consecuencias ante una nueva caricia. No se veía capaz de controlarse, no después de tanto tiempo sin verle.
avatar
Hastur
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 33
Puntos : 31
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 04/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perro callado muerde por dos +18 (privado)

Mensaje por Hector Lebeau-Fortier el Vie Nov 24, 2017 11:31 am

Volvió a ocupar su asiento, dándole espacio para que mirara los libros. Y tomándose espacio él mismo para no dejarse llevar y morderle la boca. Sería tan sencillo... Pero eso haría huir a Hastur y lo último que deseaba era perderlo de vista de nuevo.

-Hania es un rayo de luna. Es dulce e inocente. Y preciosa. Además tiene un gran potencial, pero le falta desarrollarlo. Encontrarla ha sido un inesperado regalo. -Esperó a que se sentase de nuevo antes de contestar a la siguiente pregunta-. De momento no me he tenido que poner especialmente sobreprotector, pero si llega el momento en que algún hombre la hace sufrir... -afiló la sonrisa con un claro deje de sadismo-, quizás le muestre por qué los mortales temían tanto a los dioses.

Sería muy capaz de hacerlo. Como deseaba descuartizar al licántropo que se había atrevido a convertir a Hastur. Pero el daño estaba hecho y tenía que elegir entre odiar a ese muchacho por lo que era o hacer una excepción con él por ser quien era. Meneó la cabeza, alejando el pensamiento; la debilidad que tenía por Hastur era mucho más grande que el odio que sentía por toda una raza.

-Te la presentaré cuando se propicie la ocasión -porque si iba a estar yendo y viniendo por su casa, era evidente que se conocerían en algún momento y prefería hacer las presentaciones como correspondía. Sobre todo para evitar que Hania entendiera que la presencia de un licántropo en la casa abría la veda para que otros accedieran al interior de sus muros.


Mi padre es el Cielo, mi madre es la Tierra.



El Viento me lleva a donde le ordeno y la Muerte no me toca.


Febe:

A THOUSAND YEARS:
H+H+H:
avatar
Hector Lebeau-Fortier
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 143
Puntos : 135
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 12/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perro callado muerde por dos +18 (privado)

Mensaje por Hastur el Vie Nov 24, 2017 3:52 pm

-Vaya, eres todo un padrazo ahora... - comentó con una sonrisa divertida. El recuerdo que tenía de Hector era muy parecido a lo que el cainita acababa de expresar acerca de esa tal Hania, bondad sobreprotectora, sin embargo era consciente que su inocencia de antaño podía nublar mucho la realidad. Recordaba muy bien los días que pasaron juntos, pero la experiencia de un niño no siempre reflejaba la verdad. ¿Hector habría sido así de sádico en el pasado, como lo presenciado en la mazmorra, o algo había cambiado en esos años? Sentía curiosidad, a la par que una extraña sensación de que debían conocerse de nuevo, una vuelta a empezar. Aquello era lo que le impedía bajar las barreras, la necesidad de saber, con la mente más adulta, quién era ese hombre.

El sonido lejano del campanario le recordó el tiempo transcurrido y se puso tenso de inmediato, alzándose en pie. - Tengo que regresar, la bruja se preguntará dónde me he metido - no es que esperara que la mujer saliera a buscarle, no era en absoluto su estilo, pero si tardaba demasiado estaría rabiosa por no traerle a tiempo el ingrediente encargado. Y entonces se acordó. La misión por la cual había salido y terminado reencontrándose con Hector. Se mordió el labio y le miró con curiosidad. Lo que iba a pedirle tal vez sería pasarse de la raya, pero no perdía nada por intentarlo. - ¿Crees que podrías... darme un poco de sangre de vampiro? - soltó con toda la inocencia que fue capaz de reunir, como el niño que pide un caramelo a sus padres antes de la cena. - La bruja para la que trabajo la necesita y si vuelvo con las manos vacías me castigará.

Castigar no era exactamente la palabra. O, más bien, no era la intención de la bruja. Básicamente no podría enseñarle la poción que estaban llevando a cabo y eso, el perderse un nuevo conocimiento, era para Hastur como un castigo. - De hecho he acabado aquí en tu casa en un intento de conseguirla por mí mismo, pero si pudieras ofrecérmela... sería de gran ayuda, Hector - usó su nombre con toda intención, igual que le miraba fijamente a los ojos con expresión vacía de toda seriedad. Como bien le había dicho, ya no era un niño inocente, sabía por dónde iban los tiros y qué trucos podía usar. Y, con Hector, empezaba a tener claro que usar los recuerdos era una buena baza. - No tiene por qué ser tuya, la de cualquiera me sirve.
avatar
Hastur
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 33
Puntos : 31
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 04/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perro callado muerde por dos +18 (privado)

Mensaje por Hector Lebeau-Fortier el Sáb Nov 25, 2017 4:08 am

Frunció el ceño ante la mención de una bruja y de la posibilidad de que hubiera un castigo para Hastur. Fuese quien fuese esa mujer más le valía no tocarle un pelo, porque retorcerle la mente como le había hecho a su subordinado en el sótano sería moco de pavo.

No iba a tener un arrebato de celos posesivos, porque el licántropo no era nada suyo. O sí, pero algún modo. Su protegido, porque así lo había decidido momentos antes. Pero no le importaba si esa mujer de la que hablaba era algo parecido a una madre o si compartían pasión y lujuria bajo las sábanas. Lo que no le iba a permitir era el "castigo".

Sangre de vampiro. Eso era algo fácil de conseguir. Y no podía negárselo a esos ojos y a la forma en la que pronunció su nombre. Un timbre diferente de voz, pero sentía esa necesidad subyacente en ella. Real o imaginaria, daba lo mismo. Asintió y entrecerró los ojos, fijos en la nada; su mente funcionando demasiado rápido, siempre extendiendo su control sobre todo lo que ocurría en su mansión y los alrededores, siempre conectado a todos sus acólitos.

Una orden que no necesitó ser pronunciada para ser acatada con premura. El mismo vampiro del sótano tocó la puerta de la biblioteca apenas un par de minutos más tarde, entrando cuando le fue indicado y avanzando varios pasos hasta detenerse a algo más de un metro de donde ellos estaban, con la mirada baja.

-Sírvete -invitó con un gesto de la mano. No iba a ofrecer su propia sangre a alguien desconocido, porque sabía lo poderosa que era la magia de sangre y, si bien su poder era suficiente para resistir una gran parte de conjuros... No había necesidad alguna de arriesgarse.


Mi padre es el Cielo, mi madre es la Tierra.



El Viento me lleva a donde le ordeno y la Muerte no me toca.


Febe:

A THOUSAND YEARS:
H+H+H:
avatar
Hector Lebeau-Fortier
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 143
Puntos : 135
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 12/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perro callado muerde por dos +18 (privado)

Mensaje por Hastur el Sáb Nov 25, 2017 7:40 am

Esperó paciente y con la incertidumbre punzando alrededor de su nuca; por la mirada seria de Hector era difícil saber si iba a acceder a su extraña petición o no, pero cuando el otro vampiro apareció no pudo más que reaccionar separando los labios, formando con estos un mudo "oh". La bondad que habitaba en Hastur le hacía sentirse incómodo ante aquella situación. El cainita, aunque le hubiera atacado previamente en la calle y más tarde encerrado en una mazmorra fría, tenía cierto perdón al hacerlo puesto que el lobo atacó primero. Había sufrido un castigo por parte de su amo, uno doloroso como bien fue testigo de ello, y ahora era obligado a entregar su sangre sin opción a réplica. Sintió pena. En África había visto muchas veces los esclavos maltratados, siendo arrastrados en contra de su voluntad y vendidos al mejor postor. Su madre había evitado que él y su hermano lo presenciaran, pero era el pan de cada día en aquellas tierras.

La compasión le hizo acercarse con cierta cautela al vampiro, mirándole al rostro antes de susurrar un suave "lo siento". Se sacó del pantalón una pequeña navaja, cuya empuñadura había sido remendada con cuerdas, y le cogió la mano, preparándose para hacerle el corte. Pero se detuvo y volvió a mirarle. - Perdóname por haberte atacado antes por la espalda... Por mi culpa has recibido un castigo duro y ahora te ves obligado a esto. A cambio de un poco de tu sangre te debo un favor, búscame y cóbralo cuando quieras... - le sonrió fugaz y procedió con el corte, metiendo una pequeña cantidad de su sangre en un botecito de cristal que sacó también del cinto.  Una vez listo, usó la bandana de tela beige que llevaba atada a la cintura para limpiarle la herida con delicadeza y le dio las gracias.

Una vez más miró a Hector y asintió con la cabeza con gratitud. - Gracias, Hector. Supongo que volveremos a vernos pronto... Hasta entonces, cuídate - con una última sonrisa, se dio la vuelta y salió de la estancia recorriendo los pasillos hasta dar con la salida.

El aire de la calle le quitó enseguida el frío mortuorio que se respiraba en la casa debido a los vampiros que allí dentro habitaban. No perdió tiempo en regresar con la bruja, quien -como era habitual- no se dio cuenta de la tardanza del lobo. Juntos llevaron a cabo la poción que tenían a medias, pero aquella noche no fue capaz de concentrarse tanto como otras veces. En su mente había vuelto a instalarse Hector y los sentimientos revoloteaban por su cabeza cual hervidero que le impedía pensar con claridad.




Conforme los días pasaron, Hastur empezaba a creer que aquel encuentro había sido producto de un sueño. O tal vez seguía siendo muy crédulo al pensar que Hector iría a buscarle. No tenía muy claro qué debía sentir acerca del vampiro, su mente seguía siendo una pelea entre la ilusión de volver a verle, y el recelo de caer en un abismo del que no sería capaz de escapar. El ataque del lobo y los acontecimientos posteriores habían aletargado su cuerpo, borrando de su interior cualquier deseo de intimar con alguien más, pero la reaparición del titán fue cual imán para sus hormonas, que parecían revolucionadas y le provocaban extraños sueños húmedos por las noches. Probablemente por el celibato impuesto por la comodidad de no involucrarse en problemas.

No obstante, no pensaba esperar más. Si el vampiro no iba a verle, sería él quien fuera, reclamando aquel trato al que llegaron y que tan importante resultaba para Hastur. Su futuro. Había estado preguntando y el inicio de la carrera de medicina sería en apenas dos semanas, de modo que si seguía en pie la propuesta de Hector, debían empezar a llevar a cabo los preparativos.

Aprovechando la noche libre que le dio la bruja, se puso ropa un poco más decente y salió directo a la casa. Nada lujoso, simplemente unos pantalones y camisa que aún no había hecho falta remendar por su poco uso. Habían sido de uno de los amantes de la bruja, pero era mejor eso que ir cual mendigo ante el vampiro. Al llegar se encontró de frente con el cainita que fue castigado por su culpa y su primer reflejo fue sonreír. Gesto que no fue devuelto en absoluto. - Vengo a ver a Hector... ¿se encuentra aquí? - cerró los dedos entorno a la bandana de su cintura, un tanto nervioso por si resultaba atacado ante la ausencia del titán.
avatar
Hastur
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 33
Puntos : 31
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 04/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perro callado muerde por dos +18 (privado)

Mensaje por Hector Lebeau-Fortier el Lun Nov 27, 2017 2:45 pm

No había sido necesario reunir a las personas que habitaban en su casa para que supieran que la férrea norma de no permitir a ningún lobo pasar más allá de la verja -a menos que su destino fuera el sótano- no se aplicaba a Hastur. Le bastaba implantar ese pensamiento en las mentes a las que tenía libre acceso bajo su techo.

-En la biblioteca -fue la escueta respuesta que recibió por parte del cainita.
No se alegraba de verle allí, sobre todo porque Hector estaba molesto con él y de todos era sabido que el rencor del vampiro no era algo que pudiera ignorarse. El castigo físico que sufrió en la mazmorra había sido momentáneo y su cuerpo sobrenatural había eliminado cualquier secuela en cuestión de minutos. Pero ya no se contaba entre sus favoritos y eso implicaba que era un peón prescindible y que debería esforzarse el doble para ganar de nuevo su favor y evitar a toda costa enfadarle de nuevo, porque el castigo entonces sería terrible. El último peón que hizo enfadar al titán estuvo atrapado una semana en el sótano, en una ilusión que le hacía ver amanecer. La ilusión recreaba fielmente el proceso, la piel quemándose, las ampollas, el dolor, el olor, las cenizas. A un ritmo tan lento que era toda una tortura. Sin embargo, aunque el dolor era real, la propia ilusión recreaba la llegada de la luna como un bálsamo que aliviaba y sanaba sus heridas... sólo para volver a ver salir el sol.
Ironías del Panteón Helénico.

Le dejó paso, pero no le acompañó. Prefería mantenerse lejos de él, porque estaba claro que era el predilecto de su señor. Cuando Hastur llegó a la biblioteca, Héctor estaba allí, sentado junto al fuego, con un libro en las manos, abierto más o menos por la mitad.



Al escuchar la puerta abrirse, levantó la vista de las páginas para gritarle a quien quiera que fuese que había dicho que no quería ser molestado. Pero antes incluso de que la hoja de madera le dejara ver a Hastur supo que se trataba de él y ese pensamiento murió con la misma rapidez con que se había generado.

-Hastur. Qué agradable sorpresa. Ya pensaba que no ibas a venir por aquí hasta que no empezaras a necesitar libros para estudiar. -Después de todo, el curso empezaba en unas semanas y él le había ofrecido todo lo que necesitara. Incluso había hecho que le enviaran un sobre con todos los documentos para la inscripción, por si acaso al muchacho se le pasaba presentar la solicitud.


Mi padre es el Cielo, mi madre es la Tierra.



El Viento me lleva a donde le ordeno y la Muerte no me toca.


Febe:

A THOUSAND YEARS:
H+H+H:
avatar
Hector Lebeau-Fortier
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 143
Puntos : 135
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 12/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perro callado muerde por dos +18 (privado)

Mensaje por Hastur el Mar Nov 28, 2017 5:08 pm

Miró alrededor con cierto disimulo, pues el vampiro acababa de dar justo en el clavo. La visita era precisamente por ese motivo, sus libros, quería empezar cuanto antes a estudiar para llegar con ciertos conocimientos con los que defenderse. Por supuesto, también había sido por el deseo de verle, pero ese deseo no se habría cumplido de no haber tenido otro motivo. - Eres un hombre ocupado, no quería aparecer de repente e interrumpirte, pero se acerca el inicio de la carrera y... bueno, aquí estoy - terminó de entrar, cerrando a su espalda antes de avanzar hacia donde estaba el vampiro sentado. De más está decir que tragó saliva con cierta inquietud ante la potente imagen que resultaba Hector leyendo un libro. Básicamente eran las dos cosas que más le gustaban al lobo, juntas.

-Por cierto... ¿podrías levantarle el castigo que sea que le hayas impuesto al vampiro de la otra noche? Me siento culpable por él y... si las miradas mataran, yo no habría llegado a pisar la biblioteca - dibujó una sonrisa y se dio el lujo de tomar asiento, sacando del morral que portaba el mismo sobre que recibió de él una semana antes. - Ya he hecho el registro, como eres quien va a costearlo supongo que necesitarás estos papeles - no eran más que comprobantes y fechas de ingresos. Tantos ceros habían hecho que Hastur se mareara la primera vez que lo leyó. Y la segunda. Pero ya empezaba a hacerse a la idea de que tendría que trabajar muy duro para devolverle todo.

Se pasó una mano por el cabello apartándose la larga melena del rostro, poniéndose un poco más serio. - De hecho, no venía solo a verte... La semana que viene empezaré mi primera clase y quisiera ir preparado. Me gustaría saber si tienes algunos libros de medicina para poder darles un vistazo. Mis estudios quedaron truncados cuando me convertí en lobo, no quiero ser el más retrasado del curso... - no era por ego ni soberbia, Hastur no pecaba de tales sentimientos. Era simple y llana humildad, por no querer que su falta de conocimientos retrasara al resto del alumnado por andar preguntando demasiado, algo que de todos modos acabaría sucediendo, pues siempre le buscaba los tres pies al gato. - Por supuesto, no los sacaría de aquí. Si me lo permites, los leería aquí para asegurarme que no les ocurra nada. La casa donde vivo no es muy segura que digamos... - si no era una explosión debido a alguna poción mal llevada a cabo, era algún vecino indignado por haber sido hechizado. Y Hastur no se perdonaría jamás dañar un libro, fuera de quien fuera.
avatar
Hastur
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 33
Puntos : 31
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 04/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perro callado muerde por dos +18 (privado)

Mensaje por Hector Lebeau-Fortier el Miér Nov 29, 2017 1:02 pm

-No le he impuesto más castigo que el saber que tu vida me importa más que la suya. -Seguía vivo, ¿no? Señal inequívoca de que lo había perdonado-. Se le pasará; ignóralo.

Alargó la mano para coger el sobre con documentos. Los extrajo y los revisó someramente y los dejó olvidados en el escritorio. Cuando Hastur se marchase, se encargaría de que los pagos se hicieran puntualmente. El dinero no era un problema y, si había accedido a hacer un préstamo de aquello, había sido por algo más que por dar rentabilidad al capital. Pero no quería que Hastur se sintiera en deuda con él. No hasta el extremo de condicionar sus reacciones. Había estado deseando verlo de nuevo y la imagen del sótano se había desvirtuado mucho en su imaginación. Por eso no quería ofrecerle a Hastur dinero a fondo perdido. No quería que pensase que era una burda manera de buscar meterse en sus pantalones. Si tenía que pasar, que no fuera porque se sintiera obligado, sino porque lo deseara tanto como le deseaba él.

Con otras personas, en otras circunstancias, no le hubiera importado convertir el sexo en una transacción. Sin embargo, con ese licántropo era diferente. No era un amante casual, una relación aleatoria, un encuentro sin concecuencias por puro placer. Quería ver en sus ojos que le deseaba, quería arrancarle suspiros a mordiscos, quería que no pudiera decir otra cosa que su nombre.

En parte era una forma de complacer su ego y su vanidad. Quería que Hastur le mirara con la misma adoración con que le había mirado siendo niño. Quería tener su corazón en la palma de la mano y poseer cada latido. Le daba igual si su cuerpo se regalaba a otras personas. Lo que Ceo deseaba era ser el dueño de su mente.

-Debo tener algunos por aquí con los que puedas empezar. -Se levantó, dejando el libro que leía sobre la mesita baja que tenía junto al sillón, y caminó hasta las estanterías. Leyó algunos lomos y, finalmente, sacó un libro, encuadernado en piel verde botella-. Comienza con éste. Fundamentos de anatomía. Te será muy útil para entender el resto de conocimientos. -Regresó hasta él y le tendió el libro. Volvió a sentarse. Había tenido la tentación de tocarle, pero no lo hizo. De algún modo, necesitaba dar los pasos sobre seguro, porque en esta ocasión sí le importaban las consecuencias-. Puedes venir aquí siempre que quieras, incluso cuando yo no esté. Lo que sí te pediría es que eligieras llegar a horas en las que fuera seguro para mis hombres abrirte la puerta. -Siempre podría dejar encargado a alguno de sus humanos, pero eso era una opción que plantearía más adelante si era necesario.


Mi padre es el Cielo, mi madre es la Tierra.



El Viento me lleva a donde le ordeno y la Muerte no me toca.


Febe:

A THOUSAND YEARS:
H+H+H:
avatar
Hector Lebeau-Fortier
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 143
Puntos : 135
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 12/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perro callado muerde por dos +18 (privado)

Mensaje por Hastur el Dom Dic 03, 2017 3:27 pm

Querida madre,
Sé que he dejado pasar mucho tiempo, te ruego me disculpes por la preocupación que te haya ocasionado. Estoy bien, mejor que la última vez que te escribí. Tengo noticias que van a gustarte y, espero, hacer que te sientas orgullosa. Recientemente he empezado a trabajar para un hombre muy bueno, Hector, quien me trata bien. Tanto que llegamos a un maravilloso acuerdo. Decidió pagarme los estudios de medicina que tanto deseaba a cambio de trabajar para él en un orfanato que está construyendo. ¿No es magnífico, madre? Si todo va tan bien como hasta ahora, tal vez en un tiempo pueda traeros a ti y a Alí aquí conmigo para que tengáis una vida mejor. Desearía tanto teneros aquí...

Empecé los estudios hace algo más de tres meses. No es sencillo, pero todo cuanto nos enseñan es asombroso y con los libros que me presta Hector estoy aprendiendo muy rápido. ¡Pronto seré capaz de curar resfriados! No sabes qué tan agradecido le estoy a este hombre...

Hay algo más de lo que quería hablarte. En parte ha sido el motivo por el que he tardado tanto en escribir. Quería aclararme las ideas y tomar la mejor decisión. He conocido a padre. Sí, el hombre del que me hablaste hace años... Ya no es un pirata, ahora es hombre lobo, como yo, y tiene una familia. Al principio me enfadé, ¿por qué te abandonó a ti y con otra ha creado un hogar? Pero entonces conocí a la que es hoy en día su esposa y ella me lo explicó todo. Nunca supo que yo existía... ¿por qué, madre? ¿por qué se lo ocultaste? ¿Fue porque abandonó puerto antes de que pudieras decírselo?

Nuestra relación es aún tensa. Me ha presentado a la familia que tengo aquí, pero a veces siento que está decepcionado. Y lo entiendo. No soy el hombre fuerte y aventurero que a él le gustaría, pero me ha aceptado. Ahora vivo con ellos, no en la misma casa, pero sí en su terreno. Al menos así tengo compañía en las noches de luna llena y no siento el pánico de acabar haciéndole daño a alguien.

Espero con impaciencia saber de vosotros. Ojalá pronto pueda ir a visitaros.
Os quiero con toda mi alma,
Hastur

Releyó la carta un par de veces y finalmente dobló el papel, dejándolo en el único espacio vacío de libros que quedaba en la mesa. No le gustaba mentirle a su madre, pero no podía decirle que Hector era un vampiro. La mataría de preocupación sin motivo, pues lo que sí era cierto es que el cainita lo trataba estupendamente bien. Había dejado de trabajar para la bruja en el momento que su padre le aceptó en su manada. La situación no había cambiado mucho, en lugar de ayudar a la bruja ahora ayudaba a su familia, pero se sentía más cobijado que con ella. Por las noches, escapaba a casa de Hector para encontrar el silencio necesario que le permitiera estudiar, pues en el bosque todo era ruidos por la noche.

Y aquella no fue distinta. Bueno, un poco tal vez, pues fue la primera vez que Hector no se encontraba en casa cuando llegó. Sus hombres ya le conocían, de modo que le dejaron entrar, no sin lanzarle miradas de advertencia. Como si esperaran la menor oportunidad para hacerle daño. Sabía que con la presencia del titán nunca ocurriría, pero no dejaba de resultar incómodo. Como incómodo era también el ambiente entre ambos. Había una tensión palpable cada vez que se miraban o rozaban. Ninguno de los dos daba el paso, en su caso por miedo. Al qué, no estaba seguro, pero tal y como había hablado con Esthia, solo quería lo mejor para el vampiro y eso era que lograra reunirse con su amada luna.

Vestido con pantalón de cuero y camisa oscura, ropas que heredó de su nuevo hermano Tavok, y la melena suelta, restaba sentado en una silla en el centro de la biblioteca. La mesa albergaba toda clase de libros de medicina, torres que ocultaban parcialmente su figura. En su mano, una pluma, la misma con la que escribió la carta y que ahora servía para avanzar con sus investigaciones. Estaba tan absorto en lo que hacía que no escuchó en ningún momento la llegada del vampiro, ni siquiera cuando entró en la sala donde se encontraba.
avatar
Hastur
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 33
Puntos : 31
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 04/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perro callado muerde por dos +18 (privado)

Mensaje por Hector Lebeau-Fortier el Dom Dic 10, 2017 1:14 pm

Le gustaba hacer negocios. Hacer una propuesta, recibir una contraoferta, regatear hasta llegar a un punto común. Punto que solía ser beneficioso para ambas partes en la mayoria de ocasiones, pero que nunca era perjudicial para el titán. Había acumulado a lo largo de los siglos tantas riquezas que realmente no valoraba el dinero más allá de lo que podía conseguir con él. Por ese mismo motivo, no le preocupaba ceder para que sus socios obtuvieran sustanciosas ventajas de sus tratos. Él obtenía una mejor que el dinero: información. Y, con ella, poder; nadie quería estar en el bando contrario al suyo. Políticos, empresarios, hombres de ciencia... todos se afanaban por mantener su favor.

Pero Héctor había sido una deidad, estaba más que acostumbrado a la adoración, a las peticiones, a los ruegos para llegar a una vida mejor. Sacaba provecho de su situación, pero moneda más, moneda menos... ¿qué importaba? Porque lo que atesoraba era el conocimiento, lo que amaba era el saber, lo que le atraía y cazaba su atención era la curiosidad.

Tal vez por eso entrar en la biblioteca y ver a Hastur con la nariz metida entre libros, con el olor a pepel, tinta, el cuero de las encuadernaciones, tan concentrado que ni se dio cuenta de que había entrado, le hizo quedarse quieto en la puerta, cerrándola a su espalda, observándole en silencio, sin respirar siquiera, para que nada perturbara esa preciosa estampa.

No podía negarse que deseaba a ese hombre. Más incluso de lo que lo había deseado de niño. Ansiaba perder los dedos en su melena, agarrarle con fuerza y devorar su boca. Había pensado en más de una ocasión en el momento en que lo vio, encadenado, con las manos inmovilizadas sobre su cabeza, expuesto e indefenso. Aunque con un cariz mucho más sexual. Sin embrago, al mismo tiempo, la idea de lastimar a ese niño que había acogido bajo su ala, por placentero que pudiera resultar ese dolor... Se negaba a hacerlo a menos que se lo pidiera. Dudaba que eso ocurriera. Si bien podía forzar su mente, en su interior sabía que Hastur, para eso, era como Hania: intocable.

Avanzó hasta detenerse al otro lado del escritorio, con las pilas de libros entre ellos, mirándole desde su posición más alta y dominante. Esbozó una media sonrisa cargada de seguridad en sí mismo y habló con esa voz de barítono que podía sonar como una vibrante caricia, inclinándose para apoyar ambas manos en el borde del mueble.
-Me agrada verte tan estudioso.

Le agradaba verle en su casa y si encima era con esa necesidad ávida de conocimiento que tanto le gustaba... Pensó en lo fácil que sería dejarse llevar y no medir las consecuencias. Pero precisamente por lo que había sido antes de convertirse en un vampiro seis mil años atrás, creía firmemente en los destinos. Si Hastur se había cruzado en su camino de nuevo era por algo y, hasta que no lo descubriera, iba a asegurarse de mantener al muchacho donde estaba, bajo su protección y preparándose para ser el gran hombre que podía llegar a ser. Lo que viniera después... lo sabría a su debido tiempo.

Ya había perdido todo una vez. A Febe, a sus hijas, esa parte de su esencia que le permitía volver al Cosmos. No iba a volver a hacerlo.


Mi padre es el Cielo, mi madre es la Tierra.



El Viento me lleva a donde le ordeno y la Muerte no me toca.


Febe:

A THOUSAND YEARS:
H+H+H:
avatar
Hector Lebeau-Fortier
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 143
Puntos : 135
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 12/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perro callado muerde por dos +18 (privado)

Mensaje por Hastur el Mar Dic 12, 2017 4:44 am

Un pequeño respingo dio muestra de lo tan concentrado que estuvo como para no verle acercarse. Sonrió ante su comentario, pasándose una mano por la frente para retirarse el cabello y aprovechó su llegada para tomarse un descanso. - Estaba tan concentrado que no te he oído llegar. Tus hombres no hacen nada de ruido y evitan entrar aquí, es un buen sitio para estudiar - cerró el libro que tenía delante y se puso en pie para hacer algunos estiramientos, puesto que todo su cuerpo parecía engarrotado de todo el tiempo que llevaba ahí sentado en la misma postura. Los huesos de su cuello y hombros crujieron ante el movimiento, soltando un suspiro de alivio al sentirse de nuevo activo. - Se me ha hecho extraño venir y que no estuvieras. Por un momento he pensado en volver a casa, pero ya que estaba aquí y que me dijiste que no te importaba... Ah, antes de que se me olvide - cogió la carta que había estado escribiendo y se la alcanzó - ¿podrías hacerme el favor de enviarla? Lo haría yo, pero ahora que no trabajo para la bruja no tengo con qué pagar al mensajero... - le había costado decidirse a pedirle aquello, Hector ya estaba haciendo suficiente pagando sus estudios, le daba vergüenza tener que pedir más, pero quería que esa carta llegara a manos de su madre.

-¿Cómo has estado estos días? - entre clases y manada, era la primera vez aquella semana que se veían. Mientras hablaban, aprovechó para devolver a su sitio los libros que ya no necesitaba, paseándose por la enorme biblioteca con total seguridad, habiéndose memorizado cada estantería hasta conocerse la sala como la palma de su mano. Corrió también las cortinas ahora que era de noche, pero se quedó estático ante la última.

La luna creciente entre los tejados de las casas le dejó hipnótico. Su tono anaranjado, reflejo del sol ya oculto, tenía algo que le llamaba muchísimo la atención. Mudo ante el ventanal, con los ojos clavados en ella y las manos aferradas aún al cortinaje, sintió una extraña llamada en su interior. Raramente se encontraba mirando al cielo, desde que fuera transformado evitaba volver la vista hacia la culpable de su descontrol, por lo que aquella parecía ser la primera vez que la veía con total claridad. Su corazón fue palpitando cada vez más rápido, así como su respiración se agitaba por igual. Un poder desconocido seguía llamándole, cada vez más fuerte, desconcertándole por no saber qué o quién rugía su nombre con tanta insistencia. Un deber le reclamaba, podía sentirlo en su interior, mas no tenía ni idea de qué se trataba. ¿Quién le necesitaba con tanta desesperación? ¿Qué clase de cometido estaba olvidando?

El sonido de tambores siguió creciendo hasta detenerse en el momento que Hector habló, devolviéndole a la realidad. Desorientado y algo confuso, se dio la vuelta. Pasándose una mano por el rostro olvidó lo ocurrido, achacándolo a tantas horas de estudio, y volvió a prestarle atención al vampiro. - ¿Te apetece que tomemos juntos una copa?
avatar
Hastur
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 33
Puntos : 31
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 04/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perro callado muerde por dos +18 (privado)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.