Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 00/45
Afiliaciones élite: cerradas
Última limpieza: 16/01


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


Perro callado muerde por dos +18 (privado)

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ir abajo

Perro callado muerde por dos +18 (privado)

Mensaje por Hastur el Sáb Oct 28, 2017 6:40 pm

Recuerdo del primer mensaje :

Una noche más de vuelta a las calles para llevar a cabo el enésimo encargo de la bruja Storm. Se quejaría por no poder disfrutar de un merecido descanso si no fuera porque le debía todo a esa mujer, y más si finalmente lograba dar con la poción que le permitiera controlar al lobo. Tal vez ser un licántropo no era una amenaza para sí mismo, sino para el resto, pero su aún bondadosa mente no podría lidiar con el conocimiento de haber herido o matado a alguien. Storm podía pedirle que bajara al infierno y volviera que lo haría si con ello obtenía su pago al final. En esa ocasión no tenía que ir al infierno, pero resultaba igual de peligroso. Quería que le trajera un ingrediente muy especial y difícil de obtener, algo por lo que tendría que jugarse el cuello, metafórica y literalmente. El encargo que el último cliente le pidió requería de sangre de vampiro y la única forma de obtenerla era yendo directamente a por uno.

Si durante su infancia aprendió cultura y matemáticas, el periodo con la bruja le había cultivado en peores artes, como eran acechar y pelear. Robar, incluso, en los casos más necesarios -algo de lo que no estaba nada orgulloso. No es que le gustara, seguía en el fondo teniendo el deseo de convertirse en médico, pero saber defenderse no estaba tampoco mal. Y más en los tiempos que corrían. Así que ahí estaba, con pantalones y camisa viejos -pues no sacrificaría los buenos-, buscando a su posible presa cuchillo en mano.

No tuvo que esperar mucho para ver a un objetivo alimentándose de un vagabundo. Era el momento perfecto para atacar, aprovechando la distracción del acto de comer. Se abalanzó hacia él saltándole a la espalda, permitiendo que la víctima escapara mientras iniciaban el escarceo. La fuerza del vampiro lo estampó contra la pared, pero ni así se soltó de él. Cuchillo en mano intentó herirle, pero su piel era dura y el movimiento no ayudaba a encontrar un buen punto. Puede que un vampiro fuera un humano ya muerto, pero mientras siguiera andando era una vida y Hastur no quería sesgarla. Si fuera sencillo hablar con ellos simplemente se la habría pedido, pero sabía que no sacaría nada bueno de ello.

Pronto el cuchillo salió disparado por los aires y la pelea se convirtió en cuerpo a cuerpo. Cada ataque era respondido con mayor brutalidad. El odio de uno alimentaba la tenacidad del otro. Un par de buenos arañazos adornaron enseguida el rostro de Hastur, que sin quedarse atrás logró arrancarle un pedacito de brazo de un mordisco. Parecían un par de perros peleando, enganchados y rabiosos. Él era pacífico, pero el lobo en su interior era todo lo contrario y, tras meses y meses de estar encadenado durante la luna llena, en momentos como aquel parecía tomar fuerza en su interior buscando algo de satisfacción.

Se quedó en desventaja en el momento que otro vampiro vino a ayudar a su amigo. En ese instante Hastur se resignó sabiendo que tenía las de perder y, por mucho que intentó defenderse, entre ambos terminaron doblegándole al suelo. Uno le sujetaba por el cuello, manteniéndole la mejilla pegada a la húmeda y hedionda piedra, mientras el otro se preparaba para el golpe de gracia. El joven alargó el brazo, logrando alcanzar el cuchillo que yacía abandonado no muy lejos para clavárselo a uno de ellos en el tobillo, permitiéndole soltarse para ser agarrado una vez más.

Estaba perdido.


Última edición por Hastur el Jue Abr 05, 2018 4:26 pm, editado 2 veces
avatar
Hastur
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 33
Puntos : 31
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 04/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: Perro callado muerde por dos +18 (privado)

Mensaje por Hector Lebeau-Fortier el Dom Dic 24, 2017 1:58 pm

Tomó el sobre que le tendía. Sí, lo enviaría, pero no sin leerlo antes. Era una invasión a su privacidad, pero a Hastur no le haría daño lo que no supiera. Y él quería saber con quien se escribía el lobo y por qué. Podría haber preguntado, seguramente para las siguientes ocasiones, si se daba el caso lo hiciera, pero en ésa iba a hacerlo a su manera.

Necesitaba calmar esa desazón que le invadió de repente al pensar que Hastur pudiera estar compartiendo secretos con alguien más. Cuando viera que la carta iba dedicada a su madre y leyera las pocas palabras hacia su persona sentiría un deseo casi irrefrenable de asaltar la boca de Hastur. Mas esa invasión a su intimidad permanecería en secreto. enviaría la carta, con urgencia y asegurándose de que llegara a su destino.

Volviendo al momento en que se encontraban, se guardó la carta en un bolsillo interior de la chaqueta, para no olvidarla, y centró toda su atención en Hastur

-He estado ocupado con algunos negocios. -Fue toda su respuesta, mientras avanzaba hasta el lobo, deteniéndose a su lado, mirando a la luna.
Se quedó a su espalda, hablándole al oído, aunque no le escuchaba. Tampoco importaba, hablaba en voz alta, relatando ese pensamiento recurrente de añoranza.

Ambos volvieron a la realidad, escapando del embrujo del astro plateado. Héctor se quedó un momento más con la mirada perdida en el reflejo plateado que se extendía por el jardin trasero de su propiedad. Paladeó la respuesta, que dijo sin mirar todavía al lobo.
-¿Aquí para que puedas seguir estudiando después o prefieres salir un rato y despejarte?

Personalmente, prefería salir de allí. Porque con la excusa de caminar hasta algún local y mezclarse con otras personas tal vez consiguiera aplacar ese deseo de retener a Hastur contra los fríos cristales del ventanal, empañados por la diferencia de temperatura, besarle como llevaba deseando hacer desde que lo viera en el sótano y devorarlo allí mismo, bajo la atenta mirada de la Dama de Plata.


Mi padre es el Cielo, mi madre es la Tierra.



El Viento me lleva a donde le ordeno y la Muerte no me toca.


Febe:

A THOUSAND YEARS:
H+H+H:
avatar
Hector Lebeau-Fortier
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 144
Puntos : 136
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 12/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perro callado muerde por dos +18 (privado)

Mensaje por Hastur el Lun Dic 25, 2017 12:09 pm

Confiaba en Hector. La muestra estaba en que no había sellado siquiera la carta, supuso que el vampiro se encargaría de ello. De todos modos, no tenía nada que ocultar. Ni a él ni a nadie... bueno, tal vez a su madre, sobretodo con respecto al pasado de su relación con Hector. No quería preocuparla más de lo necesario, sobretodo en esos momentos en los que la distancia era de por sí un mal trago para ambos. La echaba de menos tanto como había echado de menos al cainita, con la diferencia de que a él lo dio por perdido cuando le dejó siendo nada más que un niño, pensando que todo había sido un sueño. Su madre, en cambio, era bien real y tenía el corazón en un puño pensando si estarían bien.

No preguntó por sus negocios, pues era algo que a él no le incumbía. Alguna vez habian hablado de ello tomando una copa, pero Hastur no mostraba interés más allá de saber si al cainita le iba todo bien. - La idea de salir y despejarme me parece estupenda. No sé ni cuánto tiempo llevo aquí encerrado - sonrió, mirándole de reojo antes de pasar de largo por su lado para terminar de colocar los libros. Cada noche, antes de marcharse, dejaba todo recogido tal y como se lo había encontrado. No solo por Hector y su gusto por el orden, sino porque en eso eran iguales y Hastur, aunque pareciera un chico callejero y además un lobo "feroz", era metódico hasta el punto de la obsesión.

Dejó que fuera el titán quien eligiera dónde ir, era bastante más sibarita que Hastur, a quien le servía cualquier sitio. No obstante, se arrepintió de ello nada más llegaron al local y se dio cuenta de que su aspecto, así como sus ropas, destacaban totalmente por los motivos inadecuados. Pudo notar la mirada de más de uno fija en él, todas ellas de censura y desaprovación, e inconscientemente se agarró de la chaqueta del mayor para detenerle y poder hablarle en susurros. - Creo que no ha sido buena idea venir aquí. Van a estar rumoreando sobre ti por ir con alguien como yo... - no había pena en sus palabras, más que el sentimiento de ser un inconveniente para el vampiro, a quien no quería causar problemas. Él no tenía reputación alguna que mantener, al contrario que Hector, y si eso iba a causarle futuros inconvenientes en sus negocios, lo mejor sería irse de allí. - Podemos ir a cualquier otro lugar, a mí no me importa - la parte "buena", si es que había alguna, de estar en aquel lugar es que nadie parecía reparar en que se trataban de un vampiro y un lobo. Sino estaba seguro que incluso antorchas les sacarían para guiarlos a la hoguera.


Última edición por Hastur el Mar Ene 09, 2018 2:07 pm, editado 1 vez




My Non-Blood Family:

avatar
Hastur
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 33
Puntos : 31
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 04/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perro callado muerde por dos +18 (privado)

Mensaje por Hector Lebeau-Fortier el Dom Ene 07, 2018 7:49 am

-Esta gente ama demasiado mi dinero como para cuestionar con quien vengo o dejo de venir. Y sí, murmurarán. Claro que murmurarán. Como llevan eones murmurando, como seguirán haciendo. Pero ya deberías saber que yo no me rijo por las leyes de los hombres. Es parte del privilegio de ser yo.

Razón no le faltaba, porque muchas de sus acciones eran cuestionadas. Las malas lenguas hablaban de su gusto por los placeres mundanos, de su poder para seducir y sobornar, de las veces que no había respetado uniones bendecidas por Dios -como si él fuera a respetar al Dios cristiano-, de su promiscuidad, de alcohol y drogas, de mujeres y hombres que pasaban indistintamente por sus brazos.

Mas todas esas lenguas callaban su furia ante el sonido del dinero. Los empresarios no juzgaban los sobornos o los placeres cuando invertía capitales en sus negocios, cuando los hacía rentables, cuando nadaban en la abundancia gracias a él. Las mujeres, casadas, viudas o solteras, deseaban esa promiscuidad, porque la fidelidad lo dejaba fuera de su alcance. Nadie osaba denunciar los pecados del titán, porque dejaría en evidencia los propios. Nadie quería tener a un hombre rico, poderoso e influyente de enemigo. Todo ello sin saber siquiera que era un vampiro. O que había sido una deidad.

-Vas a ser un médico. Uno que trabajará para mi. Y espero que lleves una vida acorde con tu nueva posición. Así que borra esa mirada insegura y tímida, porque no deseo verla esta noche.

Esas sensaciones inundando los grandes ojos del lobo deseaba verlas, sí. Quería verlo tímido e inseguro, quería verlo encogerse ante sus propias debilidades, quería verlo retorcerse en el miedo a la decepción. Quería que temblara, que fuera incapaz de sostenerle la mirada, que cerrara los ojos para fingir que no estaba allí, mientras sus otros sentidos eran plenamente conscientes de su presencia. Quería beberse cada suspiro, hundirse en esa piel, devorar cada rincón. Quería verlo bajo su cuerpo, a la luz de la luna. Lo deseaba tanto...

Pero no había llegado el momento de mover esa ficha aún. Hastur estaba demasiado emocionado por sus estudios, demasiado agradecido, demasiado vulnerable. El juego de la seducción sólo tenía gracia si era lento y tortuoso, si le permitía acrecentar el deseo hasta tal punto que lo hiciera estallar, hasta robarle la razón.

Para una noche de placer y sexo le sobraban opciones. Con Hastur quería mucho más que eso.

Le empujó el mentón hacia arriba, obligándole a adoptar un gesto altanero. Y encaminó sus pasos hacia el interior del local.


Mi padre es el Cielo, mi madre es la Tierra.



El Viento me lleva a donde le ordeno y la Muerte no me toca.


Febe:

A THOUSAND YEARS:
H+H+H:
avatar
Hector Lebeau-Fortier
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 144
Puntos : 136
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 12/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perro callado muerde por dos +18 (privado)

Mensaje por Hastur el Miér Ene 17, 2018 3:49 pm

"Es parte del privilegio de ser yo..."

Hastur cerró la mente a cal canto ante aquellas palabras para que el vampiro no pudiera oler la compasión que había despertado en él. ¿Realmente era un privilegio estar en su pellejo? El estudiante apenas pasaba de la veintena de años, no obstante pensar en la eternidad le creaba un inquietante e incómodo vacío en el estómago. La idea de que la vida pasaba y uno seguía igual, viendo morir a los seres queridos, obligado a adaptarse a las épocas que iban llegando... Olvidar rostros, fechas y eventos, pues la mente era incapaz de preservar todos y cada uno de ellos a lo largo de los siglos... Era abrumador. Cuánta soledad para un solo ser. ¿Sería aquel el verdadero motivo por el cual Hector evitaba cualquier vínculo mortal? ¿Por el que no se quedaba en ningún lugar concreto? Sentía el inminente deseo de hacerle saber que no estaba solo, que mientras él viviera no dejaría que eso ocurriera, sin embargo era consciente que su ahora mentor rechazaría cualquier sentimiento de pena como aquel, que incluso la sola idea crearía una gran distancia entre ellos. Al menos, pensó, había llegado Hania para ir con él de la mano.

La voz de Hector le devolvió a la realidad, menos preocupado por lo que pensaran tras sus propias reflexiones. Cierto era que no podía hacerle saber que se desvelaba por su soledad espiritual, pero sí podía permanecer a su lado el tiempo que tuviera en sus manos. Sonrió cuando le alzó el mentón y avanzó con él, mirando al frente hacia ningún punto en concreto.

-Aún me cuesta creer que voy a ser médico de verdad - sonrió más amplio, riendo con un ligero suspiro mientras tomaba asiento. - Estoy nervioso, emocionado, excitado... siento que algo quiere explotar en mi interior por la alegría - soltó otra ligera carcajada, relajándose en la burbuja que alrededor de ambos se creaba, alejando las voces que tenían a su alrededor -, la cual es tanta que no me importa en absoluto que mis compañeros me miren mal por ser "pobre". Mi posición social no es algo que me haya importado nunca, estoy orgulloso de dónde he nacido y cómo hemos sobrevivido mi familia y yo. Pero, como dice Leif, todos parecen tener un palo metido por el culo que les hace mirarte por encima del hombro.




My Non-Blood Family:

avatar
Hastur
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 33
Puntos : 31
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 04/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perro callado muerde por dos +18 (privado)

Mensaje por Hector Lebeau-Fortier el Dom Feb 04, 2018 3:55 am

-Mi hombro siempre será más alto -atajó, ocupando uno de los asientos junto al licántropo-. Y marcará la altura de tu cabeza.

No le había arrastrado tras él a uno de los rincones privados que se perdían entre las cortinas granates y que tantas otras veces había ocupado para cerrar negocios y perderse en los placeres que el Chateau podía ofrecer. Al contrario, quería quedarse a la vista, que todo el mundo le viera. Porque sí, le había prohibido a Hastur decir quién era su benefactor y hablar de cualquier relación con él en la universidad, bajo la premisa de que no quería influir en sus calificaciones o en el trato que recibiera.

Mas en el fondo, lo que buscaba era justo lo contrario. Quería que lo supieran, pero no de boca del lobo ni de la suya propia. Quería que nadie pudiera acusar a Hastur de intentar sacar provecho ni a él de abusar de su influencia. Porque no era necesario. Siempre era mejor la sutilidad para esas cosas.

-Tú esfuérzate por avanzar y por obtener buenas calificaciones. De lo demás me encargo yo.

Porque podía. Porque quería. Era su fortuna y la gastaba como quería y en esos momentos deseaba darle un futuro a ese niño que había tomado bajo su protección y que había crecido hasta convertirse en un hombre demasiado apuesto para ignorarlo. Esos ojos inocentes, esa boca cálida, esa piel suave que cubría unos músculos fibrosos...

Recordó por un momento cómo se definían mientras estaba encadenado en su sótano, pero desechó la idea. No aún.

-Pide lo que desees. Licor, opio, compañía... tenemos toda la noche.


Mi padre es el Cielo, mi madre es la Tierra.



El Viento me lleva a donde le ordeno y la Muerte no me toca.


Febe:

A THOUSAND YEARS:
H+H+H:
avatar
Hector Lebeau-Fortier
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 144
Puntos : 136
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 12/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perro callado muerde por dos +18 (privado)

Mensaje por Hastur el Miér Feb 07, 2018 2:01 pm

-Ya tengo la mejor compañía, no podría pedir más - respondió a su ofrecimiento con una gran sonrisa, vacía de cualquier instinto sexual, pero cargada de sinceridad. Y es que se sentía lleno de dicha con todo cuanto estaba ocurriendo en su vida. Y eso era gracias a Hector. ¿Cómo podría desear estar en ese momento con nadie más cuando aquel reencuentro aún era emocionante para él? Les quedaban muchas cosas de las que hablar. - Quisiera una cerveza y... ¿opio? - inclinó la cabeza con el ceño levemente fruncido. - Eso no es... ¿droga? Nunca lo he probado y no estoy muy seguro de que sea una buena idea... - se inclinó más adelante aún, encorvado sobre la mesa. - ¿No nos va a traer problemas si fumamos eso? - En efecto, tal y como demostraba su tono, había pasado de la incredulidad a la posibilidad para, finalmente, ganar la curiosidad por encima de todo.

-Está bien, quiero probarlo. Supongo que estando contigo no me va a pasar nada malo - se mordió el labio sin poder contener la emoción y dejó que la mirada viajara alrededor. Los recuerdos del pasado se mezclaban con las experiencias que vivía y que aún estaban por venir. No tardó en aparecer la nostalgia en sus ojos. - Sé que eres un dios y todo eso, pero... ¿tú tuviste padre? Yo acabo de conocer al mío y todo es muy raro. Somos dos desconocidos. Cuando era pequeño siempre pensaba que si conocía a mi padre nos iríamos a tomar mi primera cerveza juntos, me contaría historias de sus viajes... pero después de conocerlo creo que tú has sido más padre para mí que él.

Cuando alzó de nuevo la mirada tras divagar y la clavó en Hector se dio cuenta de la tontería que acababa de decir. Hector no era ni sería un padre para él. Tampoco él quería que así fuera. Si no lo tenía en frente su mente le mostraba la imagen fantasiosa que había tenido de pequeño, pero una vez veía frente a frente su rostro eran otras cosas las que despertaban. Recuerdos más turbios que encendían enseguida su rostro.

Y dio gracias de que la camarera se diera prisa y trajera sus bebidas en ese momento, porque se escondió de inmediato tras su jarra para dar un sorbo y ocultar su enrojecido rostro. Luego miró la pipa que les habían servido junto a lo que suponía era el opio y la curiosidad volvió a vencer la vergüenza. - ¿Cómo se toma eso?




My Non-Blood Family:

avatar
Hastur
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 33
Puntos : 31
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 04/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perro callado muerde por dos +18 (privado)

Mensaje por Hector Lebeau-Fortier el Sáb Feb 24, 2018 12:58 pm

-Estamos en un local donde precisamente se viene a eso; no habrá problema ninguno, a menos que te haga descontrolarte y, si eso ocurre, me veré obligado a irrumpir en tu mente para evitar que nos pongas en evidencia a ambos. Un mal menor.

Pidió que les sirvieran la bebida y todo lo necesario para disfrutar del opio. Para él era otro vicio más, un placer que ofrecía el mundo de los mortales y cuyas consecuencias se eliminaban de su cuerpo a base de sangre. Para Hastur no sabía qué consecuencias tendría, pero era algo que le intrigaba. Como para el licántropo, la curiosidad también fue la que terminó de inclinar la balanza.

Se inclinó hacia adelante, para hablarle muy muy cerca, mientras colaba la mano en su pelo, para molestarle. Estando con él, no tenía nada que temer. Retomó su pose relajada, echado contra el respaldo, cuando les llevaron la bebida. Había pedido vino.

-Claro que tuve un padre. Imagino que aún lo tengo, en algún lugar del Cosmos. Y tuve hijos, cuya estirpe se perdió por la tierra hasta llegar a Hania. Quien sabe, lo mismo hasta tú tienes parte de mi sangre
-porque por posible, posible era. Sonrió al ver el gesto azorado de Hastur y captar algún retazo de pensamiento que escapaba de su mente. Tampoco le hubiera importado ser su padre, el incesto era algo realmente muy común entre los suyos-. Es normal que os cueste un poco. A mí también me costó con Hania, pero ten paciencia y todo fluirá. Y si realmente quieres esa cerveza y esas historias, pídelas. Tal vez te vea demasiado mayor para que salga de él.

Ese tipo de consejos que quedaban reservados para Hania y Hastur... Su niña, su princesita, sangre de su sangre. Su niño, su protegido, su debilidad.

Comenzó a preparar la pipa y dio las primeras caladas antes de ofrecérsela a Hastur. Podía haber preparado otra, sí, pero prefería compartirla, le daba un carácter más íntimo y personal.
-Prueba. No demasiado, no queremos que te siente mal y tengamos que acabar la noche pronto.


Mi padre es el Cielo, mi madre es la Tierra.



El Viento me lleva a donde le ordeno y la Muerte no me toca.


Febe:

A THOUSAND YEARS:
H+H+H:
avatar
Hector Lebeau-Fortier
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 144
Puntos : 136
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 12/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perro callado muerde por dos +18 (privado)

Mensaje por Hastur el Dom Mar 04, 2018 2:44 pm

La idea de tener a Hector metido en la cabeza removiendo entre sus pensamientos le ponía nervioso. Cierto era que no ocultaba nada, era tan transparente como el mismo cristal de las copas que les sirvieron, sin embargo era consciente que en el fondo, más allá del tupido velo que él mismo creaba para ocultar los tabúes, había cosas que rápidamente le avergonzarían. Como, por ejemplo, que de ser Hector su verdadero padre no condenaría tan cristianamente el incesto. O que la tensión que se respiraba entre ellos era cada vez más sofocante. Había crecido, había madurado, pero su inocencia todavía ocupaba una gran parte de su personalidad.

Observó hipnótico el proceder del titán con la pipa, absorto por la forma en la que el humo danzaba al salir de entre sus labios. - ¿Qué efectos provoca el opio? He visto gente gastar sus últimas monedas en esta droga en lugar de comprar comida, pero cuando les miras... - echó una rápida ojeada alrededor - ...parece que simplemente pierdan las fuerzas - de existir la palabra en la época, diría que era un antro lleno de zombies. Seguía nervioso ante la idea de probarlo y no por Hector, de hecho su presencia era lo único que le hacía sentirse seguro a la hora de querer experimentar. Había cierto temor en perder sus facultades mentales y apartarse de la meta propuesta, la de ser médico.

Apretó los labios y miró una última vez al vampiro a los ojos antes de coger la pipa y dar la primera calada. Inexperto, cometió el error de succionar con fuerza inundándose los pulmones, lo cual provocó que tosiera expulsando bocanadas de niebla espesa en cada esputo. -Demonios, ha sido como respirar en medio de un incendio - tosió un poco más hasta que la carraspera alivió la quemazón.

Los efectos, obviamente, no fueron inmediatos. Hubo un momento, mientras charlaban, en el que empezó a creer que él era tan inmune a la droga como el mismo Hector. La realidad: Hastur no se dio cuenta en qué momento le fue entrando la ensoñación. Su cuerpo lentamente fue volviéndose más pesado y, sin pensar en ello, se apoyó en el vampiro para encontrar cierta estabilidad mientras una ligera sonrisa afloraba en sus labios. Empezaba a dificultarse su capacidad para formar frases largas y sentía que, si dejaba de mirar a un punto fijo, se marearía. Aquello no era solo por haber dado una profunda calada. Todo el ambiente estaba cargado por aquel humo narcótico. Todos en aquel local parecían moverse al mismo vaivén hipnótico.

-Recuerdo... la primera vez que te vi - sonrió con la cabeza aún apoyada en el hombro de su protector y con un suave rubor producto del calor -, nunca te lo he dicho, pero en el instante que fui testigo de tu presencia algo en mí me obligó a protegerte. No sentí miedo como con otros desconocidos. Fue... extraño. Mágico, incluso - una risa infantil escapó de entre sus dientes al ser consciente del tono onírico de su relato -. Y volvió a ocurrir cuando me encontraste en tu sótano. Como un latido en alguna parte de mi cabeza. ¿Estúpido, no? Yo, que no era y soy más que un crío, creyó que podría protegerte a ti, al hombre más poderoso que conozco.




My Non-Blood Family:

avatar
Hastur
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 33
Puntos : 31
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 04/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perro callado muerde por dos +18 (privado)

Mensaje por Hector Lebeau-Fortier el Dom Mar 11, 2018 1:43 pm

Dejó escapar una suave risa al escucharle toser. Le quitó la pipa y pasó la mano por su espalda, sin golpearle como hacía mucha gente cuando otro se atragantaba.
-Despacio, despacio. Saboréalo. Deja que llegue lentamente a tus pulmones y se extienda por ellos, hasta cada rincón. Respira profundamente, hasta que te duela. Te sentirás mejor.

Compartieron licor y droga en la intimidad de aquel rincón apartado del Chateau, donde nadie acudiría sin ser llamado, ni siquiera para ofrecerles más vino. Si deseaban algo llamarían, en caso contrario, sería que deseaban mantener su privacidad.

Conforme pasaban los minutos, la cercanía fue aumentando, hasta que la cabeza de Hastur reposó sobre su hombro y él pudo pasarle el brazo por la espalda, para retenerle contra su cuerpo. Esbozó una sonrisa y apoyó la barbilla en la cabeza del muchacho.
-Tú me salvaste ese día, mi precioso niño. Tú, tan pequeño, tan inocente, con esos ojos tan grandes que me miraban con una mezcla entre temor y admiración. Me ocultaste de la luz, me permitiste sobrevivir. Y desde ese momento quise protegerte.

Por eso iba a darle un futuro. Iba a pagar sus estudios y a garantizarle un trabajo. Además de que a él le venía de perlas tener un médico disponible en cualquier momento, que supiera lo que había tras el velo de la Mascarada, que pudiera percibir los peligros, que pudiera ser sus ojos y sus oídos durante el día, con más ahínco y devoción que cualquiera de sus acólitos.

-Soy muy poderoso, Hastur. Y tú alguien con suerte, porque voy a concederte privilegios. Serás un médico con un gran futuro, tendrás dinero, prestigio y posición. El mundo a tus pies.

Lo tomó del mentón, sonriendo al comprobar en sus ojos el efecto de las drogas. Seguramente no recordaría nada al día siguiente. Pero eso le daba opciones a aprovecharse un poquito de esa inocencia que tan loco le volvía. Inclinó la cabeza hacia él, hasta que sus labios se rozaban al hablar, pero no lo besó, no aún, sólo buscaba provocarlo. Se mojó los labios, haciendo que su lengua rozara suavemente los del lobo.

-Puedes pedirme lo que quieras, Hastur. Todo lo que desees, pídemelo. Si lo creo conveniente, te lo daré.


Mi padre es el Cielo, mi madre es la Tierra.



El Viento me lleva a donde le ordeno y la Muerte no me toca.


Febe:

A THOUSAND YEARS:
H+H+H:
avatar
Hector Lebeau-Fortier
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 144
Puntos : 136
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 12/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perro callado muerde por dos +18 (privado)

Mensaje por Hastur el Dom Mar 18, 2018 10:46 am

La áspera caricia del opio fue apartando lentamente la razón y alejando los límites. La cercanía de Hector era tal que el lobo sentía que saldría ardiendo en cualquier momento, aún cuando su piel marfilada estuviera tan fría a comparación. Igual que hielo sobre fuego, bajo el influjo de los opiáceos era capaz de ver el vapor liberado por la unión de sus cuerpos. Dirigió sus verdes ojos hacia los oscuros del vampiro y frunció levemente el ceño ante sus palabras. - No quiero prestigio ni dinero... - su lengua, algo pastosa, chocaba errática contra sus dientes obligándole a hablar despacio, casi como si midiera cada palabra que escapaba de sus labios. Nada más lejos de la realidad. No había filtros que controlaran lo que decía, estaba siendo más sincero y abierto que nunca. - Y no quiero tener el mundo a mis pies. Porque mi mundo eres tú... y siempre te tendré por encima de mí.

Aquel era uno de los pensamientos que Hastur ocultaba tras el velo. De niño no habría tenido problemas en decirlo sin necesidad de estar bajo el influjo de alguna droga. Pero el reencuentro con Hector llegado a su madurez le hizo darse cuenta del ego que este cargaba y, por mucho que le apreciara, no quería hincharlo más. Era algo aprendido de su madre, "no le des a nadie más poder del que ya tiene, no dejes que te vean débil". Sabía que Hector no se aprovecharía de él para hacerle daño, de modo que las palabras de su madre las transformó en algo para pinchar al vampiro y que este dejara de verle como un crío. No le daría el lujo de sentirse tan adorado. Claro que no contaba con que el opio le abriera la boca cual buzón.

La cercanía de sus labios había empujado con más fuerza esa frase. Y ante la palabra "deseo" un leve cosquilleo recorrió su cuerpo, que ondeó inconscientemente para pegarse más a él. Suspiró contra su boca mirándola como un oasis en el desierto. La tensión se podía cortar, quemar, incluso saborear. Separó los labios ante aquella propuesta y le miró a los ojos.

-Te quiero a ti esta noche - pidió sincero, al borde de la necesidad. Desde que el héroe abandonara al niño, este no había yacido con nadie más. Se había centrado en convertirse en un hombre de provecho que sacara adelante a su familia, dejando de lado los placeres ociosos. Además, Hector había dejado tal marca en su cuerpo que se había negado a que el tacto de otro hombre la borrara. Y siendo aún tan joven su biología requería ciertas satisfacciones.




My Non-Blood Family:

avatar
Hastur
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 33
Puntos : 31
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 04/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perro callado muerde por dos +18 (privado)

Mensaje por Hector Lebeau-Fortier el Sáb Mar 24, 2018 2:37 pm

Te quiero a ti esta noche. Cuánto había deseado escuchar esas palabras. Había contenido el deseo de devorar esa boca y tocar cada rincón de ese cuerpo para dejarle espacio, para que no pensara que cuando le ofrecía un futuro mejor, siendo médico, trabajando para él, lo que buscaba era aquello. Se lo hubiera dado aunque no hubieran compartido un mísero beso, igual que a Hania le había cumplido el deseo de tener un orfanato.

Sin embargo, no iba a desaprovechar la ocasión si se presentaba. Y acababa de servirse en bandeja de plata. Con movimientos suaves, como si temiera que el muchacho se asustara y huyera, deslizó la mano sobre su pierna, desde la mitad del muslo hasta la rodilla, colando los dedos tras la corva para poder tirar de ella sobre las propias.

La otra mano se abrió camino hacia la espalda del lobo, rodeando su cuerpo, para sostenerle y que no cayera al verse privado del apoyo de sus piernas mientras lo acomodaba sobre él, las rodillas en el mullido asiento, a ambos lados de su cuerpo, sentado sobre sus muslos a hoscajadas. Lo había tenido así muchas veces siendo niño, pero ahora era más alto que entonces y podría mantenerse si quisiera lejos de sus besos.

Hector se echó hacia atrás contra el respaldo, anclando las manos sobre los muslos de Hastur, acariciándole sobre la tela del pantalón. A pesar de la barrera de tejido, podía notar el calor que desprendía, el pulso.
-Aquí me tienes, Hastur.


Mi padre es el Cielo, mi madre es la Tierra.



El Viento me lleva a donde le ordeno y la Muerte no me toca.


Febe:

A THOUSAND YEARS:
H+H+H:
avatar
Hector Lebeau-Fortier
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 144
Puntos : 136
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 12/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perro callado muerde por dos +18 (privado)

Mensaje por Hastur el Jue Abr 05, 2018 4:26 pm

El opio había bajado las barreras y probablemente sería el culpable de que al día siguiente tuviera algunas lagunas acerca de esa noche, pero no era responsable de los deseos y acciones de Hastur. El joven era consciente de que despertaría por la mañana abrumado por una gran vergüenza... y aún así no se detuvo. El deseo pronunciado era una realidad que había estado conteniendo desde que se reencontraran en el sótano de la mansión y, una vez se vio sentado a horcajadas sobre el frío cuerpo del titán, no hubo vuelta atrás. Sus manos volaron a la nuca del vampiro; una enredada en su corto pelo, la otra apoyada en su espalda. Podía escuchar las conversaciones a su alrededor, prueba de que no estaban solos, pero le llegaban tan lejanas, producto de la nube espesa que embotaba su mente, que no podría importarle menos en ese instante.

No había vuelto a estar con nadie en la intimidad desde que se conocieron, años atrás cuando no era más que un crío inocente, pero su cuerpo no había olvidado el placer. El simple roce de las manos de Hector acariciándole los muslos hizo que la lívido despertara de su letargo y clamara victoria a través de una cálida exhalada, y sus ojos, que jamás perdían ese brillo infantil tan característico en él, estaban tan dilatados que el color de los iris resultaban una incógnita.

Pareciera que los años no hubieran pasado.

Descargó la necesidad contenida todo ese tiempo en los labios del vampiro en un beso que demostraba que ya no era tan niño. Su lengua, antaño siempre tan tímida y precavida, salió a explorar la cueva en la que muchas veces se había perdido. Igual que una flor en primavera, Hastur estalló. El opio y el arte de seducción que Hector dominaba tan bien le habían provocado un hambre insaciable de sus manos, sus labios... todo él en plano físico. Sus dedos, tan expertos ante cualquier trabajo que se le presentara, tropezaban con los botones de la camisa ajena en busca de más piel que acariciar mientras su boca, de una calidez febril, se dirigió a su oído alimentando más su ego.

-Te he estado deseando desde que me sacaste de ese sótano... - murmuró cual cachorro abandonado. - Nadie me ha tocado en todo este tiempo, mi piel aún siente tu recuerdo - siguió hablando, entre besos y lamidas repartidas por su cuello, con las caderas ondeando lentamente contra el cuerpo del vampiro. Le mordió el labio inferior mirándole fijamente a los ojos. Una sonrisa perdida adornaba su rostro mientras la carne roja resbalaba entre sus dientes. - Sigo siendo solo un niño embobado ante su dios...




My Non-Blood Family:

avatar
Hastur
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 33
Puntos : 31
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 04/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perro callado muerde por dos +18 (privado)

Mensaje por Hector Lebeau-Fortier el Dom Abr 08, 2018 2:37 pm

Todo el deseo que había acumulado en aquellas semanas desde que lo encontró en el sótano se desbordó como una copa que se llena demasiado. No importaba que hubiera tenido otros encuentros, el deseo por tocar la piel de Hastur no había menguado. Subió una mano, colándola entre la tela, para deslizar los dedos, fríos y pálidos como el mármol, contra aquella piel caliente y morena al contraste con la suya.

Su ego creció al escucharle, porque sabía que le decía la verdad y no palabras vacías para halagarle. Era suyo, su niño, ése al que había elegido como protegido, ése al que le ofrecía el mundo, un futuro brillante, una carrera, un próspero porvenir. No importaba si había compartido o no otras camas, ni siquiera si lo hacía en un futuro. Héctor no tenía la fidelidad como uno de sus principales valores. Pero sí la lealtad. Y que Hastur le fuera leal era un sentimiento maravilloso. Que le recordara tanto que no hubiera podido compartir otras pieles era un regalo. Aunque se aseguraría personalmente de enseñarle los maravillosos placeres que podían encerrar las curvas femeninas o la rudeza otros hombres. Tal vez un combinación de varios de ellos.

Pero no esa noche, no en ese instante, donde lo único que quería era besar esa tierna boca y adorar ese cuerpo con la misma devoción que veía en Hastur. Porque ese lobo no sólo tocaba su piel, sino que acariciaba su alma. No era sólo compartir el placer, era algo más profundo, más importante.

Le lagarró de la nuca con firmeza, alargando el beso con el que culminaron sus palabras, dejando que la respuesta vibrara entre ellos con demasiada intimidad.
-Entonces ven y toma lo que deseas.

Le dejó llevar la iniciativa, como muestra de que realmente deseaba complacerle a él tanto como a sí mismo. Empujó las caderas del lobo para sentir cómo rozaban contra las suyas, lenta y tortuosamente, una y otra vez, deleitándose con la fricción de las telas y la sensación de la carne latente debajo. Sus besos y sus caricias eran constantes, pero no dominantes.

-Vamos, mi dulce niño. Tienes a entregado a ti a un dios.


Mi padre es el Cielo, mi madre es la Tierra.



El Viento me lleva a donde le ordeno y la Muerte no me toca.


Febe:

A THOUSAND YEARS:
H+H+H:
avatar
Hector Lebeau-Fortier
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 144
Puntos : 136
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 12/04/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perro callado muerde por dos +18 (privado)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.