Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA THE BOND OF THE BLOOD - PARTICIPAN DRAKE ENDE Y JOSSETTE LOUVRE. LA LLAVE - PARTICIPAN POSEIDÓN Y CRYSANTHE KASTAROS. EL CAOS VISTE DE GUERRA - PARTICIPAN ORN, DRITTSEKK, BRÖKK TOLLAK, SOLEIL, KATTRINA. NOCHE DE HALLOWEEN - PARTICIPAN VLADIMIR ROMANOVS y MAGGIE CRAIG.




Espacios libres: 15/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 30/07/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas
» Inverse Midas Touch → Privado
Hoy a las 7:00 pm por Benedict Fripp

» night walk /Libre/
Hoy a las 6:49 pm por Lyriett Moon

» ¿QUIÉN ROLEA?
Hoy a las 6:04 pm por Faith Blackthorn

» Sonata en la noche //priv. Baran//
Hoy a las 5:50 pm por Arikel Voerman

» Dark Road to Arizona. [Ruta 66~2017]. (priv)
Hoy a las 5:42 pm por Elora Paine

» Drowning (Ephaste)
Hoy a las 5:29 pm por Ephaste Arkwright

» Orchid. {priv.Corbin}
Hoy a las 5:15 pm por Corbin Lockwood

» En viento en calma (privado)
Hoy a las 5:12 pm por Danielle Morgan

» Time out. {priv. Aletheia}
Hoy a las 4:55 pm por Anaé Boissieu



North's War {Privado}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

North's War {Privado}

Mensaje por Eileen el Vie Nov 03, 2017 11:11 am

Los siguientes días que pasaron se podría decir que habían sido tranquilos pese a lo extraño de esas palabras en el momento en el que nos encontrábamos, habíamos esperado a que Caleb curara sus heridas que sanaron bastante pronto mientras que las mías aun tardaron un poco más en cerrarse, también estábamos esperando a que el vikingo se recuperara de las heridas causadas por esa pelea para poder poner el plan en marcha, según me había dicho Caleb quedaríamos una noche antes de partir para ultimar los detalles del plan que llevaríamos a cabo y cada vez que lo pensaba en lo que él iba a hacer me venía a la mente su prometida, si yo estuviera en su situación querría por todos los medios evitar que cometiera una locura como esa pero al parecer él lo tenía decidido y así lo haríamos. Era una misión importante la que teníamos por delante, recuperar la reliquia para que el orbe no cayera también en malas manos y entonces lo guardaríamos y lo protegeríamos como habíamos estado haciendo tanto tiempo, en la orden podríamos ponerlo a salvo de que cayera en malas manos aunque estuvieran los dos juntos. Los días habían sido tranquilos desde esa noche y yo me acostumbraba al hecho de estar embarazada, al menos de hacerme a la idea y lo llevaba lo mejor que podía. Algunas mañanas me levantaba bastante mal e iba corriendo al baño, pero había que decir que Caleb tras haber tomado la decisión de no seguir mi camino y formar juntos una familia estaba de mejor humor y me mimaba bastante cuando me encontraba mal, lo cierto es que incluso me sentía algo sobre protegida por él y aunque le bufaba y le reñía porque no era una inválida se empeñaba en hacer la mayoría de las cosas él mientras dejaba que descansara y me recuperara de la herida.

De hecho habíamos discutido un par de veces sobre el tema de ir o no al norte, claramente él no quería que fuera con ellos pero era el único apoyo que tenía, la misión era entregar al vikingo como rehén y nosotros infiltrarnos en el castillo, luego vendrían su familia y desde dentro abriríamos paso como pudiéramos y fuéramos capaces y eso es lo que Caleb más temía. Él era protector con lo que era suyo y desde que sabíamos que estaba embarazada la idea de irme con ellos no le gustaba, podía entenderlo pero no iba a dejar que fuera solo y eso había sido motivo de discusión entre ambos, discusión que siempre terminaba con los dos en la cama tomándonos y haciendo el amor. Lo había convencido aún no sabía cómo de que me necesitaba con él en el norte y que no iba a poder impedir que no fuera, esa sería mi última misión ya que conforme fueran pasando los días el embarazo iría evolucionando y de seguro Caleb no me dejaría hacer nada, además de que así se lo había prometido pero a esa misión iría. Me costó hasta convencerle de que me dejara entrenar los días previos, necesitaba probar mis reflejos, mi velocidad, mis reacciones tras la herida y saber que estaba preparada, por suerte estaba en el primer mes de embarazo y además de que no se notaba solo sentía malestar por las mañanas, por lo que no sería un impedimento para la misión. El día de la reunión habíamos decidido olvidarnos del mundo y dedicarnos solo a nosotros para no pensar en la que se nos avecinaba, nos pasamos el día sin hacer prácticamente nada disfrutando del tiempo juntos y de esa paz que pronto se vería truncada, había decidido tomar un baño mientras él descansaba y al salir lo contemplé durmiendo sobre la cama, sonreí de lado y me acerqué sentándome en el borde para contemplarlo durmiendo, acabó despertándose y sonreí inclinándome para buscar sus labios y besarlo con calma.


-Dentro de un rato es la reunión pero quería que descansaras, ¿por qué no te tomas un baño antes de ir mientras yo me preparo? –Apartó algunos mechones de mi pelo mojados por el baño y dejó su mano en mi mejilla, ladeé mi rostro hacia su mano y cerré los ojos, suspiré y volví a abrirlos- anda ve, no querrás llegar tarde –sabía que para él la puntualidad era la base de todo, era correcto en todos los sentidos que habían y no se salía para nada, se levantó de la cama completamente desnudo no sin besarme primero y me mordí el labio observando su espalda que se perdía por el marco de la puerta, que ese hombre fuera mío y que encima llevara a su hijo en mi vientre era algo con lo que siempre había soñado, comencé a vestirme mientras él se daba un baño y frente al espejo que había comencé a peinarme justo cuando pasó por detrás de mí, sus brazos rodearon mi cintura y sus labios se pasearon por mi cuello repartiendo algún que otro beso y mordisco, me dejó para vestirse él y sonreí observándolo de vez en cuando a través del espejo. Me puse unos pantalones de cuero negro con los que había llegado a París y un corsé en rojo y negro encima, cogí mi espada colgándola a mi espada y cogí esa capa para que no se viera que íbamos armados, el cinto con algunas dagas, algunas estacas que habíamos preparado y además plata por si nos encontrábamos con hombres lobo, sabíamos que ese rey tenía de todo en sus filas y debíamos de estar más que preparados para cuando llegáramos al castillo. Listos y preparados con todo lo necesario lo miré buscando sus orbes con mis azules- ¿vamos? -Pregunté tendiéndole mi mano para salir de allí ya que la reunión sería en casa del vikingo, salimos de aquel lugar juntos de la mano para encaminarnos hacia aquella misión que nos llevaría a obtener la reliquia de las manos enemigas y ponerlo a salvo, por eso habíamos viajado hasta allí.




Lady Of Fire:







avatar
Eileen
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 61
Puntos : 53
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 02/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: North's War {Privado}

Mensaje por Caleb Montoya el Dom Nov 05, 2017 4:27 am

Desde que nos enteramos de la feliz noticia habíamos pasado una semana en la que apenas nos habíamos movido de la habitación.
Ella tenia que curar bien sus heridas, al no tener la curación acelerada, le dolía, y con las heridas aun tiernas y con mi hijo creciendo en sus entrañas, lo mejor era que me permitiera cuidarla.
Era una mala enferma, se empecinaba en moverse mas de lo debido y aunque yo me ocupaba de todo, ella se negaba a permanecer en la cama.

En mas de una ocasión acabábamos discutiendo, sobre todo por el monotema, en una semana nos habíamos citado con Ubbe para llevar a cabo el plan suicida que había trazado el vikingo.
El caso es que mi preciosa prometida, la madre de mi hijo insistía que iba a acompañarme, yo le recordaba que mi estatus estaba por encima del suyo, claro que ahora, ya no era mi aprendiz y no podía callarla de un gruñido.
Ahora eramos una familia, y como tal, mi futura mujer me dejaba muy claro que sto era un equipo, cosa de dos, que ella no iba a dejarme solo y con ese carácter que la caracterizaba me aseguró que vendría me gustara o no.

Siempre acabábamos en la cama, revolcándonos, haciendo el amor, enredados en el placer que nuestros cuerpos nos otorgaban en cada momento.
La amaba, ese era un hecho, algo que pese a ser parco en palabras, no dudaba en expresarle en todo momento.
Ella estaba llevándose la peor parte de esto, vomitaba muy a menudo y yo por mas que buscaba el modo de cuidarla, ella no me dejaba.

Llegó el día en el que habíamos quedado con Ubbe y su prometida, imaginaba que esa tal Naitiri debía de estar angustiada, sin duda en ese plan descabellado el que mas iba a sufrir era el vikingo.
Lo iba a torturar y por mucho que ella no quisiera pensarlo, todos sabíamos que esa era la realidad.
Un secreto a voces que de seguro intentaríamos eludir en la conversación que se acercaba.

Mi prometida con el pelo recién lavado besó mis labios, yo dormía desnudo cuando mi sonrisa se ladeó y mis manos repasaron sus curvas perfectas.
Me insistió en que me moviera, que si no llegaría tarde y aunque gruñí contra su boca porque yo tenia una idea mejor..no me dejó.
Al final con cuatro tonterías consiguió que me levantara de la cama rumbo al baño.

Con todo preparado abandonamos el hotel dirigiéndonos a la casa de la egipcia, ellos ya nos esperaban, no necesité ser muy hábil para darme cuenta del rostro desencajado de la mujer del vikingo y por mas que este besaba su cuello, la acariciaba y bromeaba con ella como si nada pasara, la angustia en ella era palpable y en parte, yo que quizás era mas parecido a él, también veía el dolor en la mirada de Ubbe, no era miedo, era ese sentimiento de culpa por dejar a su mujer temblando mientras se iba a la guerra.

Tomamos asiento, Ubbe nos acercó unas jarras, pero mi prometida la rechazó. Así que Naitiri le sirvió un zumo mientras le sonreía con cierta complicidad.
-Bien, vamos a lo que nos ha traído a vuestro hogar, no quiero arrebataros mas del tiempo preciso.
¿Que has pensado vikingo?


avatar
Caleb Montoya
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 58
Puntos : 54
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 31/05/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: North's War {Privado}

Mensaje por Naitiri Zahir el Mar Nov 07, 2017 12:23 pm

Había pasado algo más de una semana desde que habíamos celebrado la boda en aquel claro en el bosque, todo fue perfecto en cada detalle, desde la decoración del lugar, el vestido, la boda en sí... jamás habría imaginado una boda como esa, en realidad no había imaginado cómo sería mi boda pero desde luego que no podía estar más feliz desde ese momento. Había pasado de ser mi prometido a convertirse en mi marido, y joder, sonaba tan bien que me lo repetía un par de veces en mi mente como si no supiera o recordara que era “mi marido”, pero claro que lo sabía, sobre todo me gustaba que me llamara él de esa forma también en su idioma y con ese acento sexy y ronco que se gastaba y que me volvía loca, algo que él sin duda conocía y que utilizaba a su favor como as en la manga cada vez que quería, pero a esas alturas ambos conocíamos muy bien los puntos débiles de cada uno y siempre que queríamos salirnos con la nuestras los utilizábamos, aunque en mí caso lo tenía mucho más fácil porque ese hombre se contentaba solo con tocar mis nalgas así que me lo ponía bastante fácil. Habían sido unos días tranquilos y casi que de ensueño, no nos habíamos movido de París pero tampoco nos había hecho falta salir de la ciudad, yo había pedido unas semanas en el trabajo tras la boda que me habían concedido como les habían concedido al resto y esos días habíamos disfrutado de la calma, de la tranquilidad y del poder estar juntos sin que nada pasara, sin que nadie nos pudiera interrumpir. Estaba feliz y de vez en cuando me quedaba mirando el anillo que él mismo había hecho y no podía evitar sonreír recordando ese momento y las palabras que me dijo en la boda. Era como si no hubiéramos permitido que lo malo nos molestara y me gustaron esos días, pasábamos los días juntos ahora que podíamos y disfrutábamos aunque eso no quitaba de que se fuera con sus hermanos y su primo a cazar de vez en cuando, algo bastante típico en ellos y que dejaba que hiciera mientras yo aprovechaba y veía a mis padres o a Alessia a quien encontraba un tanto rara, pero no dijo nada al respecto y yo respeté su privacidad.

Los días pasaban con bastante rapidez y el día en cuestión iba llegando, no hablábamos demasiado del tema porque sabíamos que era motivo casi de discusión, no me gustaba en absoluto el plan que había tenido el vikingo y aunque quisiera cambiarlo sabía que no iba a poder hacerlo, yo me quedaría con sus padres en su casa a quienes conocería finalmente hasta que ellos acabaran con esa estúpida y suicida misión. No quería pensar demasiado en ello porque me cabreaba y no quería pasar los días previos a irnos enfadada con él, casi que fue de mutuo acuerdo aunque no lo dijéramos de no tocar ese tema... pero el día inevitablemente llegó y me levanté algo tensa y nerviosa, más de lo normal. Lo había dejado dormir hasta más tarde totalmente a posta y me había pasado algo más de una hora, con la luz entrando por la ventana, solamente contemplándole. Mis dedos se paseaban ágiles por su rostro en una leve caricia sintiendo su pecho subir y bajar tranquilo sobre el mío, me había quedado pegada a su cuerpo hasta que este finalmente despertó, sus orbes azules en mis desiertos y supimos que era el día, él no dijo nada y yo lo agradecí sintiendo sus dedos recorrer mi rostro, cerré mis ojos y nos besamos para luego fundir nuestros cuerpos en uno solo bajo las sábanas, disfrutando de la piel del otro, del calor, del placer que sentíamos cuando me hacía el amor y terminaba gimiendo su nombre. Esa vez nos habíamos recreado más quizás por las circunstancias, porque íbamos a estar días sin vernos y era algo que se nos hacía bastante difícil. Conforme fue avanzando el día más nerviosa me sentía y era algo que no podía evitar aunque no lo pensara, de hecho a media tarde presa de esos nervios acabé en el aseo vomitando entre náuseas pero le aseguré que estaba bien. No se separó de mi desde ese momento y trataba de calmarme con sus típicas tonterías y bromas, besándome, recorriendo mi cuello con sus labios.


-Te quiero –murmuraba una y otra vez sobre sus labios porque no sabía qué decirle exactamente, sabía que no quería que estuviera nerviosa y yo agradecía sus intentos enormemente, nos quedamos recostados en el sofá hasta que sonó la puerta y lo miré- es la hora –le dije antes de dejar un beso en sus labios y levantarme para abrir dejando paso a ambos, se sentaron en el salón y les ofrecí hidromiel que él si tomó pero que ella rechazó, así que preparé algo más ligero para ambas y se lo tendí mientras me sentaba al lado del vikingo que bebía también una jarra de hidromiel y entrelacé mis dedos con los suyos cuando Caleb le hizo esa pregunta, me mordí el labio y di un sorbo al zumo de naranja que había preparado mientras intentaba no prestar demasiada atención a lo que él les decía, sabía lo que harían pero no quería oír los detalles así que me evadí de ese momento hasta que terminaran de hablar, la sola idea de pensar que se iba a entregar como rehén me aterraba así que intentaba no pensar en ello. Me fijé entonces de nuevo en ellos en una escena algo conocida, la pasada vez los había tenido justo sentados donde estaban mientras urdían un plan pero a diferencia del anterior momento en ese parecían algo diferentes, no había demasiada distancia entre ambos y la mano de ella acariciaba su brazo cosa que antes no había hecho, volví a dar otro sorbo al zumo observándolos mientras ellos ultimaban detalles ya que yo poco podía aportar.


 

Another Time, Same Way. Your Future, My Destiny:



You Changed My Entire World:

Part Of Me:

Zahir Family:
avatar
Naitiri Zahir
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 526
Puntos : 536
Reputación : 53
Fecha de inscripción : 27/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: North's War {Privado}

Mensaje por Ubbe Cannif el Miér Nov 08, 2017 4:22 am

Hacia una semana que nos habíamos casado, aun saboreábamos las mieles de esa unión, cuando llegó el día de la reunión.
Sabia lo que implicaba eso para mi preciosa esposa, sabia el dolor que le producida y aunque intentaba sin parar bromear para hacerla olvidar, ella seguía angustiada porque la guerra de nuevo me llamaba y en esta ocasión iría sin el acero en mis manos y aun misión que ella tildaba de suicida.

Mi nariz se paseaba por su cuello, tumbados en el sofá nos mirábamos, acariciábamos y besábamos muy despacio.
Era como si necesitáramos grabar a fuego ese momento, pero yo llevaba tatuado en mi piel toda la semana vivida, una en la que nos habíamos dedicado nuestro tiempo como si pudiera ser la ultima.
Habíamos disfrutado de nosotros mismos, paseos por la playa, taberna con mis hermanos...
Fuimos al teatro, Nai me mostró un París que no conocía, pues era cierto que yo no era de ir a museo o a la opera y de su mano descubrí que aunque no era lo mio, compartir aficiones no era tan mala idea.
A mi con que me dejara apretar sus nalgas era feliz, así de simple y complejo era.

Cuando golpearon la puerta me alcé del sofá, esa misma mañana mi mujer había vomitado fruto del estado de nervios que ostentaba, algo que ciertamente me preocupaba.
La necesitaba fuerte, solo así podría irme con la mente clara y se que ella intentaba no mostrarme lo sumamente mal que se encontraba.
-Te quedaras con mis padres Nai, volveré antes incluso de que puedas echarme de menos.
Quiero casarme allí, así que mi madre te ayudará a preparar todo. -Besé sus labios con hambruna, mordiéndolos en un beso desesperado - No voy a plantarte frente a mis dioses, te lo prometo, te quiero y nadie va a cambiar eso.

Abrimos la puerta, tomamos asiento en la mesa, Nai y la pelirroja tomaron algo suave mientras que nosotros bebíamos hidromiel tratando de acordar los términos con los que íbamos a funcionar en el norte.
-Iré al grano, esto no es agradable para mi mujer, el plan es sencillo, básicamente porque ha de ser caótico y mal planeado para que no puedan las oráculos predecirlo.
Vosotros me llevareis ante Randulf, por supuesto vuestra intención a de ser llegar a un acuerdo sobre la reliquia que posee y yo un regalo para mostrar vuestra buena fe.
No os devolverá la reliquia, peor es sibilino y eso no os lo dirá..así que os enredará, os mareara y tratara de saber donde esta la otra parte de la reliquia que necesita.
Vosotros tenéis que dejarle claro en todo momento que si no volvéis vuestra orden tiene la orden de destruir el orbe que necesita.
Buscará el modo de pactar y por supuesto en su fortaleza se creara una fiesta pues el general de Akershus e hijo de Erlend esta capturado en el patio de armas.

Apreté la mano de mi mujer, parecía mareada y acaricié los nudillos, dejé de hablar, mis gestos delataban mi preocupación por ella.
-¿estas bien egipcia? -le pregunté
Intentaba no explicar que pasaría conmigo en ese patio de armas, pero estaba seguro que ella lo imaginaba.
-Nos hemos casado -dije cambiando de tema mientras la abrazaba, se que solo nos une obtener esa reliquia que perdimos en Egipto, pero mi esposa esta mal, espero entendáis que no quiero hablar demasiado de esto.
Mis hermanos llegado el momento se colaran en la fortaleza y me liberaran, desataran el caos y en ese momento es en el que vosotros tenéis que hui aprovechando el desconcierto.
A nuestro favor que seran muchos borrachos por la fiesta, pero no os descuidéis, Randulf tiene muchas bestias mágicas, experimenta y crea abominaciones, así que cuanto antes os hagáis con la reliquia, y salgáis de allí, mejor.


me:


mi presente, mi futuro:
 
cannif:
Nai y Ubbe:
avatar
Ubbe Cannif
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 225
Puntos : 225
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 25/02/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: North's War {Privado}

Mensaje por Eileen el Vie Nov 10, 2017 5:34 am

Cuando llegamos a la casa donde tendría lugar la reunión ambos nos recibieron para que nos adentráramos en su hogar, nos dirigimos al salón y nos sentamos en los sofás que allí quedando nosotros en uno y ellos en otro, en cuanto nos sentamos Naitiri nos ofreció unas jarras de hidromiel, una que Caleb sí que cogió pero que yo rechacé de forma educada mientras le daba otra al vikingo, a los pocos minutos volvió con dos vasos llenos de zumo y me tendió uno que cogí agradeciéndoselo con una sonrisa viendo como se sentaba al lado del vikingo, mejor un zumo que la hidromiel que seguramente me sentaría mal y que no debía de beber ahora que estaba embarazada, debía de cuidarme más a partir de ese momento y por ello esa misión iba a ser la última que hiciera, pero como ya le había dicho no pensaba dejar que él fuera solo a esa situación y entregara solo al vikingo a ese rey loco que reinaba en el norte porque no me fiaba en absoluto de lo que pudiera pasar, después de esta misión le había prometido que me retiraría para poder cuidar esos meses de embarazo pero a esa misión no iba a poder evitar que fuera, por ese motivo estaba allí sentada junto a él. Ambos esperamos a que el vikingo comenzara con su plan para explicarnos lo que teníamos que hacer cuando llegáramos con él como rehén y los pasos a seguir. Comenzó diciendo que no era un tema agradable para su mujer y podía entender el motivo, yo me había vuelto casi loca ante la idea de que Caleb me dejara aquí mientras él se iba a esa misión y eso que nosotros no nos íbamos a convertir en rehenes, así que imaginaba que para ella no debía de ser nada agradable sabiendo que él iba a entregarse como rehén al enemigo, di un sorbo al zumo mientras esperábamos el plan que él tenía trazado ya que él mejor que nadie conocía bien al enemigo y lo que nos podríamos encontrar. Mientras lo escuchaba hablar mi mano recorría despacio el brazo del lobo, ahora ya no hacía falta aparentar nada y me importaba bien poco que pudieran ver mis muestras de afecto hacia él, casi que tenía medio pie fuera de la Orden por lo que el hecho de que lo supieran para mí no era un problema alguna.

Podía sentir su piel cálida bajo la palma de su mano, no importara el día que fuera que siempre iba a tener esa temperatura caliente en su cuerpo y que podía sentir incluso a través de la ropa que llevábamos ambos, el plan según él debía de ser algo caótico para que los oráculos que él tenía no pudieran predecir nuestros movimientos, decía que nos enredaría para sacarnos dónde estaba la otra parte de la reliquia y la idea de que la Orden nos hubiera dado la orden de si no volver destruirla podría funcionar, podría colar aunque si no sabía que la teníamos mucho mejor en mi opinión. Según él daría una fiesta por haber capturado al general del ejército enemigo y que en mitad de la fiesta entrarían sus hermanos para liberarlo y formar el caos que nos haría conseguir la reliquia que les habían quitado en Egipto. Podía ver cómo la cara de ella cambiaba conforme él iba explicando el plan y aunque la notaba bastante ausente para no enterarse de lo que él decía parecía que no le daba resultado porque hasta él tuvo que parar para mirarla preguntándole si estaba bien y cómo se encontraba. El brazo de él la rodeó como si intentara animarla y los miré entonces en conjunto cuando dijo que se habían casado y me fijé entonces en las manos de ambos viendo los anillos que llevaban en sus dedos, se me había pasado que siempre había dicho prometida y ahora en cambio decía “mi mujer”, no me pillaba por sorpresa que estuvieran casados después de lo que habíamos visto el día que nos colamos en su casa y ver cómo se trataban.


-Enhorabuena, ¡felicidades! –Les dije sonriendo mientras él intentaba calmarla un poco, momento que aproveché para mirar a Caleb y hacerle un gesto que fue muy breve hacia ellos como para darle a entender lo que iba a hacer a continuación- Naitiri, ¿podrías mostrarme dónde está el baño, por favor? -Dije interrumpiendo a su marido quien había seguido hablando mientras daba un sorbo al zumo, miré a Caleb para que no se preocupara y que estaba bien, más bien lo hacía para sacarla a ella y que ellos pudieran hablar tranquilamente, el plan lo tenían que hablar ellos y él me lo podía contar más adelante. Parece que el vikingo entendió por qué había hecho eso y seguí a su mujer saliendo del salón dejándolos a los dos solos, me acompañó hasta el baño y cuando llegamos la observé durante unos segundos, parecía algo pálida y eso con tu tono de piel que tenía no era tan fácil- ¿estás bien? –Pregunté mientras me mojaba la cara y la nuca con agua y por hacer algo también porque la había llevado allí con una excusa inventada ya que no necesitaba ir al baño, me aseguró que se encontraba bien y que era solamente por todo el tema que nos ocupaba, a lo que lancé un suspiro entendiéndola- puedo entenderte perfectamente, Caleb no quería que fuera a la misión pero yo no podía dejar que fuera solo... esa idea me atormentaba –negué levemente con la cabeza- así que, ¿os habéis casado? –Pregunté por cambiar de tema y vi que sonreía un poco tras mi pregunta como si de alguna forma me agradeciera el cambio de tema, no éramos amigas pero sí entendía por lo que estaba pasando, me contó un poco sobre la boda y que llevaban una semana de matrimonio- debe de ser bonito casarte con la persona que amas –dije mirando hacia la puerta del salón cuando sentí que algo se movía a mis pies y al bajar mis ojos vi a un cachorro que jugaba con mis pies- vaya, ¿nuevo miembro en la familia? –Pregunté agachándome para cogerlo y mirarlo, asintió y me dijo que era de su marido mientras yo lo acariciaba, era bastante juguetón, luego fue su turno de preguntarme si estábamos los dos juntos, alcé mis ojos a los suyos y dejé al cachorro en el suelo- lo cierto es que sí, estamos juntos. Ese era uno de los motivos por lo que no quería que fuera a esa misión pero... no puedo dejarle solo –aseguré mientras esperaba a que ellos terminaran de ultimar detalles para volver a entrar.




Lady Of Fire:







avatar
Eileen
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 61
Puntos : 53
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 02/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: North's War {Privado}

Mensaje por Caleb Montoya el Vie Nov 10, 2017 10:42 am

La mujer del vikingo estaba pálida, su aspecto demacrado no pasaba en absoluto desapercibido i para mi, ni para el vikingo que paró la reunión al verla casi desfallecer ante nuestros ojos.
Ladeé la sonrisa escuchando que se habían casado, en otras circunstancias me hubiera importado poco, no olvidaba que ese hombre era mi enemigo, pero yo también estaba enamorado y comprendía mejor que nadie el sufrimiento que tenia el vikingo por ella, uno similar al que yo tenia por la pelirroja que gestaba a mi hijo y se iba a embarcar en esa locura de plan.

Mi prometida me miró de soslayo antes de pedirle a la egipcia que la llevara al baño, una excusa que creo que todos los de la mea agradecimos.
Fue hay cuando el vikingo fue mas honesto.
-Me van a torturar, el águila de sangre será mi condena, no hace fata que te explique de que se trata, pero conozco a Randulf, antes de ejecutarme me exhibirá, dejara que sus hombres, me golpeen sin tregua mientras enardecidos ante un hombre atado se pondrán hasta el culo de hidromiel celebrándolo.
Ese es el tiempo que teneos para buscar la puta reliquia.
Mi hermano Hakon se infiltrara, cuando crea que no pudo aguantar mas, dará el aviso y los otros tres me sacaran antes de que me maten, no puedo daros mas tiempo del que humanamente pueda aguantar mi cuerpo, amo a mi mujer y pienso volver a su lado, así que esto va a quedar en vuestras manos.

Sentí, seria suficiente, pero yo también tenia una cosa que pedirle y se que a mi prometida no iba a gustarle, pero esperaba lo entendiera.
-Quiero que cuando tus hermanos te saquen, ella salga de ese infierno en el que va a convertirse eso.
Sabes tan bien como yo que escapar no va a ser fácil y si nos dejáis allí dentro correremos peligro.
Yo os cubriré la retirada todo lo que pueda, soy un licantropo, aguantaré contra una horda de borrachos lo suficiente como para que vosotros toméis las monturas y escapéis.
Mi velocidad es mayor, puedo saltar con facilidad, huiré tras vosotros, pero no puedo cargar con una humana embarazada, eso reduciría mis posibilidades.
La quiero a salvo, como tu quieres a tu mujer a salvo y creo que eso eres capaz de entenderlo.

Sellamos así el acuerdo, dándonos la mano como dos hombres que entienden la compleja situacion del otro.
Reconocía su valor y creo que él apreciaba mi buena fe en esto.
-Felicidades -me dijo el vikingo por algo que a mi se me había pasado.
-Gracias -dije ladenado la sonrisa.
-Yo tengo ganas de que mi esposa me convierta en padre.
-Estoy seguro que pronto dios so concederá un heredero.
-Bueno, los dioses, Freya en este caso -apuntó ladeando la sonrisa.
En ese instante llegaron nuestras mujeres, Naitiri parecía mas calmada, así que todo parecía haberse encauzado.
-Nos vemos mañana pues para partir hacia el norte.
El vikingo asintió
-Freya abrirá el portal.


avatar
Caleb Montoya
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 58
Puntos : 54
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 31/05/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: North's War {Privado}

Mensaje por Naitiri Zahir el Dom Nov 12, 2017 10:47 am

Por mucho que no quisiera escuchar lo que estaban hablando y mi mente se centrara en otras cosas era imposible no escuchar lo que decían de fondo, por mucho que lo intentara y distrajera mi mente con algo totalmente diferente. Me fijé en Caleb y en Eileen, la forma en la que estaban pegados y cómo ella acariciaba el brazo de este con su mano de forma lenta, algo que la última vez no había visto y por unos segundos me quedé con la vista fija en ellos como si de esa forma pudiera evadirme por un momento mientras ellos hablaban, debería de haberme quedado en la cocina, o en la habitación.... simplemente no estar ahí para no escuchar porque tampoco es que yo formara parte de ese plan y ya bastante tenía con evitar pensar en ello como para escuchar, de primera mano, lo que pasaría en esa misión que consideraba de suicida pero que mi marido estaba empeñado en hacer para lograr esa reliquia de las manos de ese maldito rey del norte y recuperarla, porque él sentía que había sido culpa y fallo suyo el habérsela entregado, todo por salvar a mi madre de una muerte segura. Llegó el momento en el que dijo que él estaría preso y un repentino, pero leve, mareo me recorrió el cuerpo de forma que cerré los ojos durante unos segundos, sentí que sus dedos acariciaban mis nudillos cuando apreté su mano entre la mía y su pregunta me hizo abrir los ojos para mirarle, asentí con la cabeza haciéndole ver que estaba bien pero en realidad no estaba bien y seguro que él se había dado cuenta de ello. No quería preocuparlo con todo aquello, no quería que pensara que yo me encontraba mal por todo lo que iban a hacer así que intenté mostrarme lo más serena que podía, él también me necesitaba bien para poder irse tranquilo y yo debía de darle esas muestras de seguridad. No se tragó del todo que estaba bien porque enseguida y sus brazos me rodearon para intentar confortarme, él sabía que para mí aquello no era un tema de mi agrado precisamente.

Di un trago al zumo y apoyé mi rostro en su hombro intentando calmarme y que se me pasara, tenerlo cerca era como un bálsamo para mí y esos días habían sido simplemente maravillosos, tenía que quedarme con eso y no con otra cosa. Abrí los ojos cuando escuché la voz de Eileen que me llamaba, me pedía que le mostrara dónde estaba el baño y asentí con la cabeza, el vikingo dejó un beso en mi frente antes de que me levantara, dejé el zumo en la mesa y le pedí que me siguiera saliendo del comedor encarando el pasillo hasta que le mostré donde estaba el aseo, me quedé apoyada en la puerta agradeciendo haber salido de ese lugar mientras ellos hablaban y supe que quizá en parte ella lo había hecho por eso, la vi mojarse la nuca y el rostro con agua, lo cierto es que mirándome en el espejo tenía un poco la cara pálida y su pregunta de si estaba bien hizo que mis desiertos bajaran a sus azules para mirarla, lancé un suspiro ante esa pregunta y miré un momento la puerta del salón donde ellos dos estaban hablando y ahora ya no podía escuchar nada de lo que se estaban diciendo, volví mi vista a ella y me apoyé contra el marco de la puerta agradeciendo haber salido de allí, yo misma fui quien me mojé un poco el rostro cuando ella terminó y luego volví a mirarla de nuevo para asentir con la cabeza, Ubbe se preocupaba cuando me veía mal y no quería que se fuera con ese pensamiento en su cabeza, quería que me viera bien antes de que partiera.


-Estoy bien es sólo.... todo esto me afecta, yo no estoy echa para este tipo de cosas y aunque sé que es algo que él lleva en la sangre no puedo decir que estoy tranquila con esta misión. Sé lo que va a hacer, sé lo que le van a hacer aunque él no lo diga y... –me mordí el labio cruzando mis brazos bajo mi pecho- me afecta, lo pienso y se me revuelve todo, así que evito no pensarlo. Gracias por sacarme de ahí –dije a lo que ella negó con la cabeza, dijo que me entendía perfectamente y que Caleb no quería que fuera a esa misión, eso me hizo mirarla de forma fija un par de segundos mientras ella negaba con la cabeza asegurando que no podía dejarle ir solo, su pregunta sobre si nos habíamos casado me hizo sonreír, nos había felicitado y eso me cambió un poco la cara, a decir verdad- hace una semana que nos hemos casado, decidimos hacer una boda aquí y otra cuando vayamos al norte con su familia... es difícil juntar dos culturas en una boda y creo que sería justo que sus padres vieran como se casa su hijo –me mordí el labio- nos casamos en el bosque, algo íntimo, personal... solo la gente que importa, no queríamos hacer una gran boda. Para mí lo importa era unir mi vida a la suya y eso es lo que hicimos –me callé y escuché sus palabras con una sonrisa en los labios, la forma en la que miró al salón fue el detalle que me faltaba para confirmar mis sospechas, fue entonces cuando Thor, inquieto como siempre, apareció por el pasillo y vino corriendo para quedarse en los pies de Eileen, jugando con ella, la vi agacharse para jugar con él mientras sonreía y los miraba a los dos- sí, es el perro de Ubbe, es un pastor belga como mi perra –dije viendo que el cachorro tiraba del camal de su pantalón- Thor –lo llamé para que dejara de morderlo y apoyó sus patas en mis piernas para que lo acariciara, mis dedos acariciaron su cabeza y como si ya estuviera feliz por las atenciones volvió hacia su cama junto a Isis- así que... ¿ Caleb y tú estáis juntos? –Mi curiosidad como siempre hablaba por sí sola, ella alzó sus ojos a los míos y me sonrió alegando que ese era uno de los motivos por los que no quería que fuera con él- ¿uno de los motivos? –Dije aunque más bien no lo hice como pregunta, bueno en realidad sí- perdona, no tienes que responderme si no quieres –ella negó con la cabeza y llevando su mano a su vientre dijo que también esperaban un nuevo miembro en la familia, abrí mis labios ligeramente y luego sonreí al saber lo que me estaba diciendo- ¿estás embarazada? ¡Enhorabuena! –dije con una sonrisa- ahora entiendo que no quiera dejar que vayas con él, Ubbe está deseando que me quede en cinta para hacerle padre, lo cierto es que yo no tengo prisa alguna aunque si viene seré más que bien recibido –volvimos tras un rato al salón donde parecían haber terminado ya y ultimado detalles, se dieron la mano tras llegar a un acuerdo y quedaron en que al día siguiente partiríamos hacia el norte y que su prima nos abriría el portal, nos despedimos de ellos y volvimos a quedarnos solos de nuevo, mis brazos rodearon su cuello y dejé mis labios sobre los suyos- estoy bien –le dije antes de que me preguntara para tranquilizarlo, sus manos en mis caderas me pegaban a su cuerpo y sonreí mordiendo su labio inferior, me calmaba tenerlo cerca- lo cierto es que un poco nerviosa por conocer a tus padres, sé que me has dicho que les voy a caer bien y todo eso... pero no evita que me ponga un tanto nerviosa –le dije mirándole a esos orbes azules que tenía.


 

Another Time, Same Way. Your Future, My Destiny:



You Changed My Entire World:

Part Of Me:

Zahir Family:
avatar
Naitiri Zahir
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 526
Puntos : 536
Reputación : 53
Fecha de inscripción : 27/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: North's War {Privado}

Mensaje por Ubbe Cannif el Lun Nov 13, 2017 7:13 am

Nada mas se cerro la puerta aseguró estar bien, la conocía, estaba de todo menos bien, pero ¿podía culparla?
Sonreí buscando sus labios, acariciando su cuerpo con ternura, aquella noche no seria como otras, no porque la pasión que en mi ella despertaba no fuera incendiaria como el mismo fuego, si no porque esa noche ambos necesitábamos sentirnos de un modo diferente.
Quería recorrer su cuerpo despacio, memorizarlo, su olor, su sabor, su calor y el roce de cada trazo de su piel quería tomarla de forma calma, sin prisa, como si pudiera descubrir nuevos senderos desconocidos.
-Mi madre se pondrá muy comenta, estoy seguro de que van a acogerte con los brazos abiertos, a fin de cuentas eres la mujer de la que se a enamorado su hijo.

Mi nariz fricciono con la ajena antes de alzarla, esta vez no como si fuera un saco, si no mas bien una princesa, ella reía cogiéndose a mi cuello, sus ojos resplandecían, me gustaba verla feliz, aunque este instante fuera tan efímero como la noche que nos ofrecía una tregua antes de que las luces del alba nos encontraran y con ellas la batalla.
-Te quiero Nai -aseguré en una confesión sincera contra su boca mientras sus dedos se hundían en mi pelo sin pausa y sus labios silenciaban mis palabras con un sin fin de besos.

Ascendí las escaleras, besos, caricias, miradas que podían prometerse la luna de un modo que nadie entendería.
Recordé nuestra boda, sus promesas, las mías, apenas una semana había pasado desde que la había convertido en mía.

Aquella noche nuestro lecho se convirtió en la luz y la oscuridad, en paz y en guerra, en sentimientos encontrados, en una necesidad absoluta, en palabras silenciadas y en otras gritadas.
En risas y en lagrimas, en caricias que prometían una vida y en palabras susurradas que murieron en sus labios con un “volveré, tu solo espérame”

El día eclipsó a la noche, apenas habíamos dormido tratando de apurar los segundos, besos, confesiones y recuerdos de una vida que parecía haber comenzado el día que en el museo nos cruzamos.
Sus ojos repasaban mi cuerpo mientras me colocaba la armadura para la batalla, no quería preocuparla, mas sabia que lo estaba, aquella imagen me torturaba.





me:


mi presente, mi futuro:
 
cannif:
Nai y Ubbe:
avatar
Ubbe Cannif
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 225
Puntos : 225
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 25/02/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: North's War {Privado}

Mensaje por Eileen Ayer a las 6:13 am

Naitiri me miraba mientras me contaba cómo había sido su boda y las personas que habían acudido, como los dos eran de culturas diferentes habían pensado en hacer una en París y luego una en el norte junto a la familia del vikingo, decía que era difícil juntar dos culturas pero que la boda había salido muy bien, algo íntimo con las personas que querían y que les eran importante. No es que fuéramos amigas, en la propia palabra, pero sí sabía lo que sentía en esos momentos porque yo también estaba enamorada de un hombre que estaba hecho para la guerra. Antes podía acompañarlo y poder estar junto a él pero después de esa misión me alejaría de la Orden para formar esa familia que siempre quise, mi idea había sido ocupar el puesto de mi padre algún día y sentarme en esa silla, darle al consejo una visión de que las mujeres también podían luchar por lo que querían si así era su voluntad... pero me había quedado embarazada y eso cambiaba todo, Caleb no me dejaría seguir en la orden y yendo a misiones mientras su hijo creciera en mi vientre, haría lo que fuera necesario para alejarme de la orden y yo no quería pelearme ni discutir con él. Me propuso que dejara la orden y yo así lo había hecho pensando en qué sería lo mejor para mí, para él y para nuestro hijo... quería esa vida que siempre había soñado a su lado y aunque en parte me jodía abandonar la Orden lo que crecía en mi vientre era mucho más importante que mil sillas juntas, un hijo de ambos lo cambiaba todo y aunque no habíamos empezado de la mejor manera y que estábamos rompiendo y saltándonos muchas reglas era lo que quería. Sabía que él era nuestro líder pero temía por él y por lo que pudieran hacerle, por el hecho de que sabía que el consejo se le echaría encima en cuanto supieran que estaba embarazada de él, pero no pensaba dejar que lo tildaran y tacharan de algo que no era. Sonreí cuando llamó al cachorro que jugaba con mis pantalones y luego se fue feliz por el pasillo volviendo a dejarnos sola, no le pasaron por algo mis palabras y sonreí de lado cuando me preguntó, no me importaba decirle el motivo por el que Caleb no me quería dejar ir a esa misión peligrosa que teníamos.


-No tranquila, no pasa nada... lo cierto es que no es nada que no se pueda contar –miré por el pasillo por donde se había ido su cachorro- bueno, digamos que al igual que tú tienes a un nuevo miembro en tú familia yo, en cambio, estoy esperando a un nuevo miembro –mi mano fue a mi vientre acariciándolo de forma leve, era imposible que se me notara algo pero yo sabía que estaba ahí y que estaba creciendo en mi interior, no le hizo mucho para saber que estaba embarazada y me felicitó por ello, decía que entendía por qué Caleb no me dejaba y reí entre dientes- esta será mi última misión, cuando volvamos de ella dejaré la orden y me dedicaré a formar y cuidar de mi familia, eso también lo implica a él aunque siendo el líder es algo más complicado –lancé un suspiro para luego mirarla, su marido quería que se quedara en cinta para tener descendencia y por lo que sabíamos de los vikingos eso era algo muy importante para ellos, el linaje, así que no me extrañaba- apenas hace una semana que os habéis casado, disfrutad un poco antes de que te quedes embarazada –y se lo decía yo quien, precisamente, ni estaba casada ni nada- seguro que vuestros dioses os bendicen pronto –ella sonrió y tras hablar un rato más volvimos de nuevo al salón con ella más tranquila, al parecer ya habían formado y trazado un plan así que tras darse la mano nos despedimos de ellos, al día siguiente partiríamos hacia el norte a través de un portal que abriría su prima y pondríamos en marcha el plan. Nos fuimos de allí dejándoles solos de camino de vuelta al hotel, mi mano entrelazada con la suya podía notar el calor que desprendía su cuerpo con su piel caliente por su condición de lobo, sabía que habían trazado un plan así que era hora de que me enterara- así que, ¿has pactado ya todas las condiciones y habéis trazado un plan? –Pregunté mientras íbamos por la calle de vuelta al hotel esperando que me contara cuál era el plan exactamente a seguir, cuando me lo contó había algunas cosas que no me gustaron pero que tampoco dije nada al respecto porque así lo había pactado con el vikingo y así debía de ser, teníamos esa noche para disfrutarla antes de que el sol asomara por el horizonte y emprendiéramos viaje hacia el norte. Llegamos al hotel y pedimos la cena para subirla arriba en la habitación, cenamos de forma tranquila y solos entre bromas y risas como si quisiéramos dejar aparte y a un lado. La cena fue amena entre charlas de futuro, de lo que podría ser nuestro hijo y entre besos y caricias acabamos en la cama disfrutando de esa última noche que teníamos, de estar juntos, mis labios y mis dedos recorrieron su piel como si quisiera grabármela a fuego, me hizo el amor demostrándome así lo que sentía por mí y acabamos descansando unas horas hasta que la salida del sol hizo que nos moviéramos de la cama y nos levantáramos, aunque por mí me hubiera quedado allí todo el día. Como de costumbre mi visita matutina al baño no pudo faltar y aproveché de paso para darme un baño un rápido, para cuando salí me lo encontré frente al espejo que había en la habitación colocándose la armadura, me acerqué a él y le ayudé a vestirse aunque no hiciera falta puesto que él estaba muy acostumbrado, pero me aseguré de que la llevaba en su sitio y de que todo estaba bien cogido y solo así me separé para empezar a cambiarme yo también.




Lady Of Fire:







avatar
Eileen
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 61
Puntos : 53
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 02/06/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: North's War {Privado}

Mensaje por Caleb Montoya Hoy a las 1:13 pm

Con la armadura puesta me miré al espejo, no era la primera vez que acudía a un enfrentamiento que bien podría costarme la vida y sin embargo, si era la primera vez que sentí miedo.
No por mi, por la mujer del pelo de fuego que me devolvía la mirada acabando de ajustar la armadura a mi lado.
En su vientre se gestaba nuestro vástago, los amaba tanto a ambos que me resultaba imposible no sentir el desazón y en parte la culpabilidad de ponerlos en peligro en una misión suicida.
-Quédate -pedí acariciando con mis labios los ajenos con delicadeza -no estoy tranquilo -posé mi mano en su vientre -esto es mas importante que la reliquia, se que como el jefe de la orden que soy no debería decirlo, pero es mi hijo, nuestro hijo y no quiero que corra ningún peligro.

Mis labios se posaron tibios sobre los suyos.
-Quédate con la mujer del vikingo, daros fuerzas una a la otra y esperarnos porque regresaremos con vida.
Algo me decía que mis suplicas serian infructuosas, que ella no iba a ceder un ápice y que me acompañaría en lo que ella llamaba su ultima misión.

Dejé escapar el aire de forma pesada contra sus labios, cerré los ojos y deje que mi lengua se abriera paso entre su boca cruzando le precipicio de sus labios.
Ebrio de ella me embebí de sus besos, del sabor de su boca, del calor de su piel, beso que netre mordiscos se torno tórrido y apasionado.

Nos pusimos en marcha, de no hacerlo hubiéramos acabado tomándonos sobre aquel escritorio, mis sentimientos por ella eran fuertes y tal y como avanzaba hacia la casa del vikingo y la egipcia pensé en mil y una maneras de conseguir que no me acompañara.

Una vez allí llamamos la timbre, ambos nos esperaban al otro lado, decían haber quedado con sus primos, Freya estaría allí ,así que en un momento podría abrirnos el portal que nos llevaría de nuevo a nuestra realidad.
-No vengas -pedí mirándola fijamente.
Apreté los dientes -no vegas es una orden, iremos solo yo y el vikingo, el plan a cambiado -dije sin mas.
No estaba preparado para perderla.




avatar
Caleb Montoya
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 58
Puntos : 54
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 31/05/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: North's War {Privado}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.